Está en la página 1de 15

2010

ARB-IVB

Revisando los Colegio Santa María Marianistas


02/11/2010

Conocimientos
Previos: Perú 1820 -
1872
Por Alvaro Roncal Baronio
Breve análisis sobre el determinante periodo histórico que vivió el Perú como
país durante el siglo XIX. Síntesis y antecedentes que conllevaron a la
independencia, caída y alza de la “Nación Peruana”.
Introducción

La historia, como tal, es definida “la ciencia que tiene como objeto el
estudio del pasado de la humanidad y como método el propio de las
ciencias sociales”. Dicho de otra forma, la historia es aquella ciencia
encargada de estudiar y registrar en sus pupilas cada momento por el
cual la humanidad haya transitado. De esta forma, tenemos que el
presente, al ser pasado del presente, también es historia,
sumergiéndonos en una nebulosa conjetura de la que difícilmente
podremos escapar con vida.

Más allá de lo que se pueda decir de la historia, algo cabe precisar


sobre ella: Es ese pasado, tan lejano, tan irreal, tan bello, el que nos
constituye el día de hoy como individuos. Como sociedad. Como país.
Como seres humanos.

Y es en esta línea en la que surge el tema que trataremos en el


siguiente documento de forma breve y rudimentaria. Un pequeño
pedazo de historia republicana de uno de los países más ricos en
cuanto a cultura se refiere.

Expresadas esas palabras introductorias, demos paso al tenor del


tema. Bienvenidos al Perú.
Tabla de contenido
Introducción...................................................................................................3
Actividad #1...................................................................................................5
Actividad #2...................................................................................................6
Actividad #4...................................................................................................7
Actividad #5...................................................................................................8
Actividad #6...................................................................................................9
Actividad #7.................................................................................................10
Actividad #8.................................................................................................12
Actividad #9.................................................................................................13
Actividad #10...............................................................................................14
Actividad #11...............................................................................................16
Actividad #11
Actividad #1

“Señale las características más relevantes del proceso


independentista criollo del Perú”

Desde la llegada de los españoles a nuestro país, se vio iniciado el


proceso de independencia de nuestra patria. Desde aquel momento
en que, en el ya lejano 1532, Francisco Pizarro y su reducido ejército
de conquistadores dieron sus primeros pasos por el entonces reino de
los Incas, surgió la necesidad inminente de recuperar esa autonomía
política que legítimamente nos pertenecía.

Sin embargo, no fue hasta comienzos del siglo XIX cuando realmente
se pudo ver un avance en cuanto a este proceso independentista.
Surgieron grupos de intelectuales y militares quienes tenían como
propósito encontrar la forma de que el gobierno monárquico que
ejercía el entonces virrey peruano José Fernando de Abascal fuera
más auspicioso para los intereses de la clase criolla en general. Fue
entonces que se formaron dos bandos muy claros: Los separatistas y
los reformistas.

Por un lado, los separatistas, liderados por José Faustino Sánchez


Carrión, José de la Riva Agüero, Toribio Rodríguez de Mendoza, entre
otros, planteaban la desmembración total de la monarquía española,
para dar paso a un gobierno republicano en el que los peruanos se
auto dominen. Fueron ellos quienes iniciaron las primeras rebeliones
en nuestro país, dándose estas en un comienzo en zonas del Alto
Perú, tales como Chuquisaca y La Paz (por el año 1809, encabezadas
por los hermanos Angulo y Mateo Pumacahua) para luego ir
adentrándose en otras partes del interior del país, tales como Tacna
(primero con Francisco de Zela, en 1811, y luego con Enrique
Pallardelle y Belgrano) y Huánuco (1812, de la mano de Juan José
Crespo y Castillo). Sin embargo, si nos remontamos a 1805,
encontramos entonces a la primera revolución criolla de la época,
encabezada por José Aguilar y Gabriel Ubalde, en el Cuzco, rebelión
que fue contenida antes su estallido.

En la calle del frente encontramos a los llamados reformistas,


quienes, a pesar de estar en contra de los manejos políticos que se
estaban dando durante la época, creían que la solución no era el
cambio radical, ya que creían que el Perú no estaba preparado para
autogobernarse, mas sí pensaban que la solución era la reforma en
ciertas áreas de la constitución reinante (la de 1812, que no había
sido del todo acatada por Abascal), reformas que favorecerían los
intereses de los criollos. Entre los intelectuales reformistas cabe
destacar a José Baquíjano y Carrillo, a Hipólito Unanue y a Manuel
Vidaurre, conspiradores, mas no rebeldes. Por ende, se limitaron a la
reflexión y a la práctica de la teoría independentista, sin llevar esto a
lo real.

Actividad #2

“Establezca las diferencias entre las opciones políticas


criollas, sanmartinianas y bolivarianas para el Perú”

Actividad #4

“En un cuadro de doble entrada establezca las ventajas y


desventajas de la confederación peruana-boliviana”
Actividad #5

“A través de un gráfico o esquema, determine los sucesos de


la anarquía militar”
Actividad #6

“Defina y grafique el valor económico del guano”


Actividad #7

“Establezca la relación entre el guano y…


… la migración asiática”
… a consolidación de la deuda interna”
… el pago de la deuda externa”
… la modernización de la ciudad”
… la manumisión negra”

El Guano y la Migración Asiática

La era del guano había llegado a nuestro país, y la prosperidad


económica aparentemente estaba a la vuelta de la esquina. No solo el
guano hacía aportes a favor de la economía nacional, pues la
agricultura, a través de la exportación del algodón y la caña de
azúcar, así como la minería, a través de la explotación de yacimientos
de zinc, plata y demás minerales, se encontraban en auge. Las
empresas dueñas de las haciendas y los yacimientos tenían ante sí un
gran tesoro económico. Sin embargo, la falta de mano de obra no
permitía la correcta explotación de todos estos recursos.

Fue así como el presidente Ramón Castilla acató una ley a través de
la que se permitía la importación de recursos humanos traídos desde
China. De esta manera, durante los más de 20 años en que esta ley
(llamada por algunos como la “ley china”), 100 mil trabajadores
venidos del puerto de Macao llegaron a nuestro país, lugar en donde
recibieron un tratamiento denigrante y abusivo, hasta la abolición de
ducha ley.

La Consolidación de la Deuda Interna

Dada la gran bonanza económica por la que pasaba el Perú en ese


momento, el presidente Ramón Castilla decidió promulgar la “ley de
Consolidación”. A través de dicha ley, se buscaba pagar a aquellos
individuos o familias que hayan aportado económicamente al país
durante el proceso independentista, a pesar de que dichas familias o
individuos hayan hecho dicho aporte de manera voluntaria.

Para el estado fue sumamente complejo verificar quienes realmente


habían aportado a favor de la causa, por lo que dicho proceso de
consolidación estuvo cubierto por falsedades y mentiras.
Básicamente, lo único que se logró a través de dicha ley fue el pago a
los amigos de Castilla de dinero por favores políticos.

El Pago de la Deuda Externa

Dado el gran momento por el que pasaba el país, se decidió que era
momento de pagar parte de la deuda externa. Sin embargo, esto no
sucedió del todo, pues llegada la época de los consignatarios, la
deuda externa del país aumentó considerablemente. El hecho de que
el Perú se haya convertido en un país con suficientes fondos como
para pedir préstamos internacionales no fue un cambio positivo, pues
el Estado decidió el inicio de múltiples obras que necesitaron de
dinero extranjero.

De esta manera, se aumentó la deuda externa, en contraposición con


lo que sonaría normal o coherente.

La Modernización de la Ciudad

Durante esta época, y como hemos podido detallar anteriormente, se


inició el proceso de modernización de la ciudad con múltiples obras.
Se eliminaron los muros antiguos, generando un cambio en la
orientación de la ciudad. Además, se construyó el hospital Dos de
Mayo, así como el puente Balta encima del río Rímac. Por otro lado,
se creó el Palacio de la Exposición, en el cual se expusieron variadas
piezas de arte. Todas estas innovaciones intentaron seguir el modelo
parisiense de modernización ciudadana.

La Manumisión Negra

Siguiendo con el gusto del Estado por generar leyes que se vena
propensas a la malinterpretación y el robo, se creó la ley de
manumisión negra, otro proyecto aparentemente positivo en cuanto a
lo moral, pero muy negativo en lo económico cuando fue llevado a la
práctica. Dicha ley seguía la misma línea que las ya resumidas leyes
de consolidación y china.

A pesar de que San Martín, por el lejano 1821, ya había decretado la


libertad de todos los negros nacidos luego de esa fecha, gran
cantidad de negros de avanzada edad aún se mantuvieron como
esclavos, trabajando en las haciendas. Para detener esto, Castilla
decidió pagarle a los hacendados 300 pesos por cada negro que
tuvieran en su poder. Dicho pago era excesivo, teniendo en cuenta la
avanzada edad de los esclavos, además que se veía sujeto a la
sinceridad de los hacendados, quienes en innumerables ocasiones
mentían sobre la cantidad de negros que tenían a su cargo.

De esta manera, finalizado el pago de la manumisión negra, el Estado


pagó un total de 8 millones de soles por tan solo 25 mil negros. Es
conocido que la mitad de dicha deuda es inexistente, o, dicho de otra
forma, obra de las mentiras de los hacendados.

Actividad #8

“Describa gráficamente las obras públicas realizadas durante


el periodo de la estabilidad
económica y política”
Monumentos a Colón y Bolívar
Alumbrado a Gas en Lima
Agua Potable en Lima
Penitenciaria de Lima
Fragata Amazonas

Archivo Nacional
Implementación del
servicio telegráfico
en el Perú
(derecha)
Primeros
ferrocarriles en el
país (izquierda)

Actividad #9

“Elabore una síntesis de las causas, consecuencias y


desarrollo de la guerra con España”

Actividad #10

“Analice las causas y consecuencias del contrato Dreyfus en


el campo político, económico y social”
Actividad #11

“Emite tu opinión en una carilla acerca del rol de los criollos


civiles en esta etapa histórica del Perú”

En cada etapa histórica de una nación, de un país, de una patria,


siempre existe una raza o clase social en la cual se basan la mayoría
de conflictos, cambios y decisiones. Invariablemente encontramos a
un grupo de personas que sirven como llama para prender el fuego
del infierno o como lluvia, para apagarlo. Es el caso de la clase criolla
en esos más de 50 años que duró el primer militarismo de nuestro
país: Ellos tuvieron el protagonismo.

Dicha clase criolla tenía muchas razones para estelarizar esa pequeña
porción de historia del Perú: Eran aquellos que eran, pero no. Pues, a
pesar de ser una clase intelectual con poder económico y voz de
mando, se encontraban en un limbo entre el mestizo peruano,
despreciado por la sociedad, y el español, quien no veía al criollo
como su igual. Dicha separación racial y clasista llevó a dichos criollos
a tomar cartas en el asunto y llevar a cabo la independencia del Perú
(vale recordar que Don José de San Martín era criollo, así como
también lo era Simón Bolívar).
Y aquí vale resaltar un punto importantísimo: Cuando la fuerza
intelectual se une con un sentimiento patriótico profundo, en el que el
individuo se inmola por el bien mayor, surge un impulso que es
imparable, indetenible. Los criollos eran los representantes de una
nación entera, la mente detrás de miles de voces que clamaban por
un poco de justicia en un mundo en el que vivían el día a día como
una minoría, a pesar de ser mayoría en un país poliétnico como el
nuestro.

Luego de la independencia llegó el gobierno militar, el caudillismo, la


confederación peruano-boliviana, etc. Sin embargo, el hecho concreto
se mantiene imperturbable. Fueron los militares quienes asieron el
poder con sus manos codiciosas y egoístas, pero fueron los civiles
quienes llevaron a dichos militares al poder. Sin el apoyo de un grupo
de pensadores que inclinaran al pueblo hacia una u otra postura
(aprovechándose de aquel mal llamado “volatilidad ideológica” que
azota a nuestro país desde su misma fundación), ninguno de aquellos
militares podría haber llegado al poder. Y esos pensadores solo
podrían haber sido los únicos peruanos instruidos, educados. Los
civiles limaños.

Como hemos podido concluir, sin la participación plena de aquella


clase social, de aquel ente que en el alba republicano pintó el cielo de
rojo y blanco, jamás habríamos tenido revolución, independencia. Sin
ellos, tal vez aún seríamos un pueblo decadente bajo el dominio de
una nación extranjera. Sin ellos, hoy día no podríamos gritar en un día
como hoy, 31 de octubre, con orgullo y pasión, ese estribillo CRIOLLO
que dice “Tengo el orgullo de ser peruano y soy feliz” y exclamar
eufóricos, al final de cada velada en cuanta vieja peña encontremos,
ese bramido característico del pueblo peruano: “¡Viva el Perú,
carajo!”

Intereses relacionados