Está en la página 1de 1

DISPOSITIVOS DE GUERRA ECONÓMICA EN CONTRA DE LOS GOBIERNOS PROGRESISTAS EN AMÉRICA LATINA.

“La guerra económica consiste en una estrategia diseñada y desplegada para desestabilizar a un gobierno a
través de una turbulencia económica que genera un gran malestar social que podría surgir de esta
situación. Su expresión concreta es el repunte inflacionario, derivado de una especulación inclemente con
los precios, además del acaparamiento de productos de primera necesidad, el ataque a la moneda nacional,
el sabotaje a sectores clave productivos y el contrabando de extracción”. TeleSUR

El triunfo de proyectos nacionales y populares en un importante grupo de países latinoamericanos, impuso un


cambio de las relaciones de fuerza frente a los intereses de EU en su eje de dominación: primacía de las empresas
monopólicas trasnacionales, presión de los capitales especulativos, concentración del mercado mundial, control
de las fuentes de energía, entre los aspectos fundamentales defendidos por el Consenso de Washington. La
legitimidad de los procesos progresistas impulsó una nueva configuración geopolítica desde el sur del continente
que permitían un avance en aspectos periféricos a la acumulación, tal como la distribución de la riqueza, la
reivindicación de la independencia política e incluso cuestiones como la conformación de esfuerzos de
cooperación e integración regional. El nuevo marco se enfrentó al desafío de confrontar presiones políticas,
diplomáticas, mediáticas, militares y económicas. En esta combinación de múltiples formas de presión, dentro de
una hegemonía aunada al declive de EU como potencia mundial colocó en un lugar destacado a la actualización
de procesos como el bloqueo y las sanciones, a través de la guerra económica donde juegan en ella sí todo el
despliegue del complejo militar estadunidense y los lobbys financieros, los aliados internos para construir
ambientes de desestabilización para hacer implosión en el ejercicio institucional de los gobiernos progresistas.
Así, se ha podido caracterizar en el concepto de guerra económica a todos los dispositivos coercitivos ejecutados
desde el imperio para impedir la consolidación de estos gobiernos desde los poderes fácticos. Guerra asimétrica,
guerra no-convenciona y guerra económica, asimilan una nueva realidad para definir el nuevo campo de
correlación de fuerzas siempre bajo el signo de la estrategia militar desde Washington, Wall Strett y sus aliados en
Bruselas.

1) Intensidad de la guerra económica por país


2) Mecanismos financieros
a. Manipulación del tipo de cambio
b. Fondos buitre
c. Evaluación de las agencias calificadoras
3) Ataque a la soberanía nacional
a. Sanciones económicas
b. Aislamiento en organismos multilaterales
c. División de los esfuerzos de integración latinoamericana
4) Mercado mundial e industria
a. Control de las materias primas y términos de intercambio
b. Control de la energía
c. Resquebrajamiento de mecanismos de integración (Mercosur, CELAC)