Está en la página 1de 1

31/7/2018 La negociación del flete en el Transporte Marítimo y Aéreo Internacional - DIARIO DEL EXPORTADOR

El ete es el costo por el traslado o transporte de bienes desde el puerto de origen hasta el puerto de
destino, o desde una bodega localizada en un país determinado hasta otra situada en un país distinto,
cruzando las fronteras de dos o más países.

Al cotizar etes no se puede esperar encontrar condiciones jas, ya que el mercado de transporte es
muy variable y, por la alta competencia de esta actividad en el ámbito mundial, se pueden encontrar
algunas diferencias en cuanto a servicios y costos. 

El éxito de una negociación de etes radica en el conocimiento previo de tarifas referenciales para el
mercado internacional de tal manera que al momento de establecer contacto con la agencia de
transporte, quien contrate el servicio tenga algún parámetro de comparación.

Una buena negociación de etes se puede traducir en mejores oportunidades para exportar o
importar. No obstante, antes de iniciarla es necesario determinar qué posición adoptará la empresa y
cuál es su prioridad. Posteriormente, durante las conversaciones, algunas de las variables que se deben
manejar son las condiciones y características de la carga, la cantidad de envíos y el modo de transporte.
Otras variables que se deben considerar al momento de negociar los etes son:

Volumen: cantidad de pallets o contenedores y frecuencia con la que se enviarán.

Tiempo de tránsito: periodo que demora la mercancía en llegar a su trayecto nal.

Disponibilidad de los cupos: espacio o área de la que se dispone en el avión, camión o buque
para la carga.

Itinerario: descripción de las ciudades y las paradas en las que está permitido recoger o dejar
pasajeros o enmiendas en un viaje internacional.

Frecuencia: cada viaje de ida o de vuelta que le es asignado al transportista autorizado en


una ruta determinada.

Trayecto: espacio recorrido entre el punto de partida y de llegada del transportador.

Generalmente, las empresas de transporte marítimo y aéreo hacen convenios de peso, es decir que
aceptan bajar el precio del ete, si se incrementa el volumen de la mercancía para enviar. 

Al mismo tiempo, algunas sociedades aumentan las tarifas en temporada alta, porque abren nuevas
frecuencias. No obstante, es conveniente que el empresario averigüe exactamente qué empresas
tienen estas prácticas, pues estas circunstancias inciden en los costos de los mismos. 

El tipo de contenedor es otro de los aspectos que se debe tener en cuenta. En este sentido, es
importante de nir cuántos se requieren, si se necesitan de 20 o 40 pies, conocer las dimensiones y el
peso, para garantizar que no se presenten excedentes o sobrantes de carga.

Dentro de los aspectos que no se pueden negociar se encuentran: el itinerario, las fechas del itinerario,
la frecuencia, el tiempo de tránsito y los costos adicionales. Las tarifas, el depósito, los días libres del
contenedor y los puntos de destino de entrega del mismo son algunos de los aspectos que admiten
mayor exibilidad.

Transporte Aéreo

En el caso de las tarifas aéreas, estas se basan en la ruta, el tamaño de los envíos, el producto y la
relación peso/volumen (factor de estiba). Por ejemplo, en el caso de frutas y hortalizas, dado el tipo de

https://www.diariodelexportador.com/2017/07/la-negociacion-del-flete-en-el.html 2/4

También podría gustarte