Está en la página 1de 6

Holmes 1

Indigo Holmes

Tráfico sexual

Tráfico sexual: un tema conocido globalmente. Todo el mundo conoce el tema, pero

¿cuánto sabe realmente la gente sobre lo que sucede dentro el comercio sexual? Antes de formar

opiniones sobre las víctimas y los traficantes por igual, es necesario saber las realidades de las

situaciones que están ocurriendo cada día a miles de mujeres. Es imperativo que reconozcamos

lo que está pasando a las víctimas, abordemos la causa del tráfico sexual, y nos demos cuenta de

las soluciones usadas para pararlo mundialmente.

Antes de discutir las causas y soluciones del tráfico sexual, es necesario que entendamos

lo que es. “Sex trafficking: the recruitment, harboring, transportation, provision, or obtaining of a

person for the purpose of a commercial sex act” (Jordan et al. 359). Para ser más específico, los

actos sexuales comerciales incluyen el canje de actos sexuales con algo de valor monetario como

dinero, drogas ilegales, o necesidades básicas (Shared Hope International, 2016). ¿Cómo se

trafican a tantas mujeres? Los traficantes encuentran sus víctimas por redes sociales, barrios,

discotecas, cantinas, la red, y escuelas (Shared Hope International, 2016). Además, hay muchas

redes de tráfico. Muchas de estos sistemas vienen de las industrias de entretenimiento, moda,

turismo, taxis, y agencias de matrimonio (Guinn 133). Clubes nocturnos, salas de masajes, y

transportación pública son unas ubicaciones principales donde las víctimas son enviadas para

conseguir clientes (Bales y Soodalter 256). Aproximadamente del cincuenta y cinco por ciento

de las víctimas femeninas son forzadas a la prostitución, y del setenta y cinco de estas mujeres

tienen chulos (Jordan et al. 360). Para atraer mujeres inocentes, los chulos actúan como si fueran

enamorados con cada una de ellas. Las prometen riqueza, hogares seguros, y amor, y las mujeres
Holmes 2

los creen (Bales y Soodalter 84). ¿Por qué no salen las chicas cuando se dan cuenta de que han

estado engañadas? Antes de que pueden darse cuenta, los chulos y traficantes confiscan sus

documentos de identificación, como pasaportes y papeles de inmigración, así que no pueden

salir. También, ellos amenazan de hacer daño a sus familias porque muchas veces las conocen.

Tras estas dos acciones, los chulos parecen tener mucho poder sobre ellas (Jordan et al. 360).

Para comprender la causa de tráfico sexo, dos factores cruciales necesitan ser tomados en

consideración: problemas políticos y problemas sociales. Primero, los gobiernos y sistemas

políticos hacen poco para parar el tráfico sexual. Muchas veces en la corte, los jueces tienen

problemas distinguiendo la diferencia entre prostitución voluntaria y prostitución involuntaria, y

muchas veces los traficantes salen sin castigo (Bales y Soodalter 107). Adicionalmente, muchos

países latinoamericanos han legalizado la prostitución (Guinn 126). La han legalizado porque,

así, las prostitutas tienen que pagar impuestos y pueden recibir la ayuda médica que necesiten.

Pero, con la legalización, es mucho más fácil traficar mujeres y vender sexo (Guinn 126).

Siguiente, la mayoría de las víctimas del tráfico sexual ha tenido situaciones pobres con

dificultades; este dato es la causa del mercado sexual por los problemas sociales. La

investigación muestra que hay correlación positiva entre la edad de una mujer entrando el

comercio sexual y la probabilidad de que ella sufrió una juventud muy abusiva – cuanto menor

sea su edad, mayor será la probabilidad (Jordan et al. 359). Según el reportero David Guinn, en

algunos países, está prohibido o desalentado que las mujeres vayan a la escuela y conseguir un

trabajo profesional. Por eso, a menudo hay presión para esas mujeres en hogares pobres

perseguir medidas desesperadas, como prostitución, a fin de evitar la misma circunstancia

económica para sus hijas (Guinn 126).


Holmes 3

Finalmente, tenemos que abordar las soluciones que están ocurriendo a través del mundo.

Bradley Myles, defensor de tráfico humano y presidente del Polaris Project, declara: “Our

collective response [to sex trafficking] is so inadequate, and the recognition of the problems has

so many shortcomings, that we need a total mind change in how we think about it and how we

respond to it” (Bales y Soodalter 106). Obviamente, las soluciones no son tan fáciles porque la

trata del sexo es un tema grave globalmente. La primera ley creada contra tráfico humano fue el

Acto de la Protección de Víctimas Traficadas de los Estados Unidos. Este acto ha dado camino a

la lucha domésticamente e internacionalmente con el “three P approach: prevention, prosecution,

and protection” (Guinn 141). Desafortunadamente, antes del establecimiento de este acto, las

leyes defectuosas trajeron castigo a las víctimas en vez de sus traficantes. Por otro lado, Shared

Hope International es una organización no gubernamental que desea cambiar este tema grave

también. Las personas de esta organización enseñan, entrenan, aportan refugio y servicio, y

ayudan a traer justicia. Las víctimas frecuentemente no son identificadas o son identificadas

erróneamente (Shared Hope International, 2016). De acuerdo con Shared Hope International,

para identificar las víctimas de tráfico sexual, los médicos y trabajadores sociales necesitan ser

entrenados para reconocer los indicios. Los indicios incluyen moretones, excusas para los

moretones, enfermedades de transmisión sexual, ansiedad, y comportamientos tímidos (Guinn

254-55). Como fue mencionada antes, Shared Hope International también aporta refugio para las

víctimas. Esto es muy importante para la organización porque hay una gran falta de hogares

seguros para las mujeres rescatadas del tráfico sexual (Guinn 100). Estos ejemplos solo son un

par de maneras de rescatar y proteger la mujeres traficadas.


Holmes 4

Claramente, debemos aprender lo que está pasando a las víctimas del tráfico sexual;

además, tenemos que comprender las causas con el fin de ayudar a las mujeres abusadas. El

tráfico está sucediendo a nuestro alrededor, y por eso es nuestra responsabilidad a ser consciente.
Holmes 5

Bibliografía

Acharya, Arun Kumar. "Tráfico de mujeres en México: el caso del estado de Nuevo León.

Marco legal para combatirlo." ​Espacio Abierto. Cuaderno Venezolano De Sociología

21.4 (2012): 629-652. ​SocINDEX with Full Text.​ Web. 16 Nov. 2016.

Algunos datos relevantes sobre la trata de personas​ (n.d.): n. pag. ​UNODC​. Oficina De Las

Naciones Unidas Contra La Droga Y El Delito. Web. 16 Nov. 2016.

Bales, Kevin, and Ron Soodalter. ​The Slave next Door: Human Trafficking and Slavery in

America Today​. Berkeley, CA: University of California Press, 2009. Print.

Borland, Rosilyne. "La trata de personas en América latina: una problemática de asistencia

e identificación." ​URVIO - Revista Latinoamericana De Seguridad Ciudadana​ 14

(2014): 135-138. ​SocINDEX with Full Text.​ Web. 16 Nov. 2016.

Guinn, David E. "Defining the Problem of Trafficking: The Interplay of US Law, Donor, and

NGO Engagement and the Local Context in Latin America." ​Human Rights Quarterly

30.1 (2008): 119-145. ​SocINDEX with Full Text.​ Web. 16 Nov. 2016.

Jordan, Jodi, Bina, and Lisa Rapp. “Domestic Minor Sex Trafficking: A Social Work Perspective

on Misidentification, Victims, Buyers, Traffickers, Treatment, and Reform of Current

Practice.” ​Journal of Human Behavior in the Social Environment​ 23.3 (2013) 356-369.

Humanities International Complete.​ Web. 29 Nov. 2016.

Limoncelli, Stephanie A. ​The Politics of Trafficking: The First International Movement to

Combat the Sexual Exploitation of Women​. Stanford, CA: Stanford University Press,

2010. Print.

"Países de Latinoamérica se unen contra la trata y tráfico de personas." ​Países De


Holmes 6

Latinoamérica Se Unen Contra La Trata Y Tráfico De Personas | ANDES.​ N.p., n.d.

Web. 16 Nov. 2016.

Parrot, Andrea, and Nina Cummings. ​Sexual Enslavement of Girls and Women Worldwide​.

Westport, CT: Praeger, 2008. Print.

Zhang, Sheldon X. ​Smuggling and Trafficking in Human Beings: All Roads Lead to America.​

Westport, CT: Praeger, 2007. Print.

También podría gustarte