Está en la página 1de 7

Los onas y sus misteriosos rituales

Los onas y sus misteriosos rituales, 4.58 / 5 (148 votos)


¿QUIÉNES ERAN LOS ONAS O SELKNAM?
En los confines australes del planeta, en la Isla Grande de Tierra del Fuego, habitó este pueblo
indígena nómade y cazador. Estaban emparentados con los tehuelches o patagones que habitaban
al norte del Estrecho de Magallanes, aunque con tradiciones distintas. Su religión era politeísta y creían
en algo parecido a un cielo y un infierno después de la muerte.

Físicamente, los hombres destacaban porque, a diferencia de la mayoría de los amerindios, eran muy
altos y corpulentos. Ambos sexos tenían una resistencia excepcional al frío extremo de esas
latitudes. Basta ver que en la mayoría de fotografías están desnudos o semidesnudos, cubiertos
parcialmente con pieles de guanaco, su principal presa y fuente de subsistencia. De hecho, como
protección contra el frío, los onas se recubrían el cuerpo con grasa de guanaco, algo que les ayudaba
a mantener el calor corporal.
RELACIÓN DE ESTE PUEBLO Y EL ORIGEN DEL NOMBRE
“TIERRA DEL FUEGO”
En 1520, Magallanes cruzaba el canal que llevaría su nombre. Aunque su tripulación no tuvo contacto
directo con los onas, en las tierras del sur del canal vieron una gran cantidad de columnas de humo,
sin duda provocadas por hogueras. Las mujeres ona tenían la responsabilidad de mantener siempre
vivo el fuego para calentarse y recibir a los hombres de sus cacerías. Esta costumbre provocó, a ojos
de los primeros europeos, el nombre “Tierra del Fuego”.
EL H’AIN O EL RITUAL DE INICIACIÓN ONA
Para los onas no había etapa de transición entre la niñez y la edad adulta. Un rito iniciático
(reservado solo a los hombres) certificaba la madurez, mediante la revelación de los secretos
tribales. El chamán se encargaba de liderar todo este ritual, además de imponer toda una serie de
duras pruebas de moral, coraje y resistencia física a los niños que debían dejar de serlo. Este rito se
realizaba en una de sus construcciones alejadas del campamento, para proteger toda la ceremonia de
las miradas curiosas de las mujeres.
EL MITO DETRÁS DEL H’AIN

a) La era de la dominación de la mujer


Los onas creían firmemente en una mitología que narraba cómo, en tiempos inmemoriales, las
mujeres ostentaban el poder y mantenían subyugados a los hombres. Y lo hicieron de una forma
muy ingeniosa: contaron a los hombres que existía un monstruo del inframundo llamado Xalpen, que
exigía carne de caza o los hombres empezarían a ser devorados. Las mujeres, lideradas por Kreeh,
eran las únicas que podían hacer de intermediarias con esa bestia maligna y otros espíritus. Para
hacer creer a los hombres esta historia, muchas féminas, con máscaras y pintando su cuerpo, hacían
apariciones sembrando el terror entre los hombres sometidos, quienes debían cazar, recolectar
alimento y cuidar de los niños, mientras las mujeres fingían aplacar espíritus malignos.

b) El descubrimiento de la mentira
Un hombre, marido de Kreeh, descubrió el engaño al escuchar a mujeres burlarse de la ingenuidad de
los hombres. Reunió a todos los cazadores de la tribu y asaltaron la choza de las mujeres,
matándolas a todas. Solo Kreeh logró huir y, en esa interminable escapada con su marido pisándole
los talones, Kreeh se convirtió en la luna (magullada por la pelea que tuvo lugar) y su marido (Kreen)
se convirtió en el sol. Ambos fueron condenados a perseguirse eternamente.
c) La inversión de roles
Los hombres, heridos en su orgullo, decidieron adoptar el engaño e instaurar un nuevo
orden sobre las niñas, las únicas supervivientes de la matanza que aún no habían sido iniciadas en el
h’ain. Se abría una nueva era de poder.

LAS PINTURAS Y MÁSCARAS DEL HAIN

De acuerdo con el mito, los hombres tenían el deber de representar los espíritus con el propósito
de mantener su supremacía y un orden favorable. Así se explica el secretismo y exclusividad
masculino de este ritual.
Las máscaras, echas de madera y/o cuero de guanaco, se repetían en cada h’ain. Cada una de ellas
representaba a un espíritu que tenía su personalidad y rol diferencial. El “actor” debía tener una
actitud y movimientos acordes con el espíritu que tenía que representar.
Las pinturas ceremoniales tenían un valor simbólico y se hacían con arcillas. Hombres y mujeres
que no representaban a ningún espíritu también se pintaban el cuerpo y el rostro de una forma más
discreta, aunque no tenían permitido lucir máscaras.

EL BRUTAL EXTERMINIO DE LOS ONAS


En 1905, tan solo 20 años después de que el hombre blanco colonizara Tierra del Fuego, los onas
habían sido aniquilados casi en su totalidad. Este genocidio totalmente premeditado, fue
impulsado por los propietarios de las nuevas haciendas ganaderasque se desarrollaron en la isla.
José Menéndez, poderoso empresario, promovió las llamadas “cacerías de indios” en los que pagaba
por cada persona asesinada, fuera hombre, mujer o niño. Las autoridades argentinas y chilenas no
movieron ni un dedo para evitarlo. De hecho, a día de hoy, una de las principales calles de Punta
Arenas lleva por nombre “José Menéndez”.

También podría gustarte