Está en la página 1de 95

facebook : Booksmedicos06

Manual eTO
de Medicina y Cirugía
fiOta
eaición

,
OFTALMOLOGIA
www.Booksmedicos06.com
www.Booksmedicos06.com

Grupo (TO
Editorial
facebook : Booksmedicos06
Manual eTO
de Medicina y Cirugía
@a
edición

,
OFTALMOLOGIA

Coordinador
JuLio GonzáLez Martín-Moro
Autores
Paula Bañeros Rojas
CLara Berrozpe ViLlabona
Francisco Javier GonzáLez García
Elena Guzmán ALmagro
Sofía de Manuel-Triantafilo
Jorge Peraza Nieves
Lucía Perucho González

Director de la obra
www.Booksmedicos06.com

Juan José Ríos Blanco

Grupo CTO
Editorial
facebook : Booksmedicos06
,

Ice
01. Embriología, anatomía 05. Aparato lagrimal 20
y fisiología oculares 1 Julio González Manfn-Moro, Francisco Javier González Garcla
JUlio González Manfn-Moro, Elena Guzmán Almagro
5.1. Dacrioadenitis __ 20

1.1. Embriología. 1 5.2. Ojo seco __ 20


1.2. Anatomía __ 1 5.3. Dacriocistitis __ 21
1.3. Semiología y exploración en oftalmología. 7

06. Conjuntiva . 23
02. Refracción 9 Julio González Martfn-Moro, Paula Baf1eros Rojas
Julio González Manfn-Moro, Jorge Peraza Nieves
6.1. Conjuntivitis infecciosas 23
2.1. Fisiología __ 9 6.2. Conjuntivitis de etiología inmunitaria 2S
2.2. Ametropías_ 9 6.3. Proliferaciones conjuntiva les. 2S
2.3. Cirugía refractiva _ 10

07. Córnea y esclera 28


03. Párpados 12 Julio González Martín-Moro, JOrge Peraza Nieves
JUlio González Manfn-Moro, FranciscoJavier González Garcla
7.1. Úlceras cornea les y queratitis. 28
3.1. Alteraciones inflamatorias .. 12 7.2. Dístrofias, degeneraciones y ectasias cornea les . 30
3.2. Alteraciones de la posición. 12 7.3. Patología escleral.. 31
3.3. Patología tumoral ... 13

08. Cristalino 33
04. Órbita 15 JUlio González Martfn-Moro, LUcra Perucho González
JUlio González Martfn-Moro, FranciscoJavier González Garcla
8.1. Patología de la acomodación 33

4.1. Oftalmopatía tiroidea 15 8.2. Cataratas .. 33

4.2. Celulitis orbitaria 16 8.3. Luxación y subluxación del cristalino .. 36

4.3. Tromboflebitis del seno cavernoso .. 17


4.4. Fístula carotidocavernosa 17
4.5. Hemorragia orbitaria 17 09. Glaucoma 38
4.6. Tumores orbitarios .. 17 JUlio González Martfn-Moro, Paula Bañeros Rojas
4.7. Pseudotumor inflamatorio. 18
9.1. Glaucoma primario de ángulo abierto
www.Booksmedicos06.com

(glaucoma crónico simple) 38


9.2. Glaucoma primario de ángulo estrecho. 40
9.3. Glaucoma congénito. 41
9.4. Glaucoma secundario.. 42

VI
facebook : Booksmedicos06
,
Indice
,
OFTALMOLOGIA

10. Uveítis 44 14. Traumatismos oculares . . . . . . . .... .. . . 75


Julio González Manfn-Moro, Paula Bañeros Rojas Julio González Manfn-Moro, Elena Guzmán Almagro

10.1. Uveítis anteriores. 44


10.2. Uveítis posteriores __ 4S
10.3. Uveítis típicas __ 46 15. Fármacos en oftalmología . . . . .... .. . 78
JUlio González Martfn-Moro, Lucía Perucho González

15.1. Introducción __ 78
11. Vítreo y retina 49
15.2. Fármacos de uso oftalmológico __ 78
JUlio González Manfn-Moro, Soffa de Manuel·1riantafilo
15.3. Fármacos de uso sistémico
11.1. Desprendimiento del vítreo posterior 49 con efectos secundarios oculares 79
11.2. Persistencia del vítreo primario hiperplásico 49
11.3. Desprendimiento de retina 49
11.4. Retinopatía diabética_ 51 16. Oftalmología pediátrica 81
11.5. Retinopatía esclerohipertensiva . 53 JUlio González Martfn-Moro, $Offa de Manuel-Triantafilo
11.6. Oclusión arterial retiniana 54
16.1. Corrección de las ametropías. 81
11.7. Obstrucción venosa retiniana .. SS
16.2. Malformaciones .. 81
11.8. Degeneraciones retinianas ... SS
16.3. Afectación ocular en las facomatosis. 82
11.9. Retinopatia de la prematuridad
16.4. Leucocoria .. 82
o fibroplasia retrolental 58
16.5. Manifestaciones oftalmológicas
11.10. Tumores coriorretinianos. 59
del maltrato infantil. 82

12. Estrabismo . 62
17. Tomografía de coherencia óptica 83
JUlio González Martfn-Moro, Clara Berrozpe Villabona
JUlio González Martfn-Moro, Clara Berrozpe Villabona
12.1. Fisiopatología. 62
12.2. Ambliopía. 62 17.1. OCI en patología neurodegenerativa 83

12.3. Estrabismos comitantes .. 63 17.2. OCI en glaucoma .. 83

12.4. Estrabismos incomitantes. 64 17.3. OCI en patología macular. 84

13. Neuroftalmología 68 Bibliografía . 88


JUlio González Martfn-Moro, Clara Berrozpe Villabona
www.Booksmedicos06.com

13.1. Campimetría. 68
13.2. Pupila. 70
13.3. Nervio óptico. 70

VII
www.Booksmedicos06.com

facebook : Booksmedicos06
facebook : Booksmedicos06
Embriología, anatomía
y fisiología oculares

Tema ~o PrelJu~tJdo en1'1 MIR Se puede estudiar de forma fraccionada,


leyendo la ¡¡arte correspondiente a medida que SI' alxlrde ti estudiode los temas
de ¡¡atología.

I I I I I \ I •
El ojo como parte del sistema
Embriología nervioso central

El ojo comienza a form arse el día 25 del desarrollo embriona rio a partir de
las fosetas ópticas, en e l prosencéfalo, diferenciándose entre los días 26 y 28
en ves ículas ópticas (Figura 1). Hacia la octava semana term ina la génesis de l del
esbozo ocular, que seguirá madurando hasta e l noveno mes de e mbarazo.

Derivan de l neuroectodermo la retina, el nervio óptico, los mú sculos esfínter


••
y di latador del iris, el epitel io iridiano posterior y el epitelio del cu erpo cil iar.
Lo hacen del ectodermo superficia l el crista lino, el epitelio corneal, la epider-
mis palpebral, la glándula lagrima l y la conjuntiva pa lpebraL
Anatomía
Proceden de la cresta neural o ecto mesé nqu ima los q ueratocit os, los fibro-
blastos esclerales, el endotelio del trabeculum, el estroma coroideo y el iri-
d iano, el músculo liso ci liar, las men inges, el tej ido fibroadipo so orbitario, el Globo ocular
cartílago y los huesos orbitarios.
El globo ocular está consti tu ido por tres capas (Figura 2):
Derivan del mesodermo o mesénquima los músculos extraocu lares y el • Externa. Formada por esclera y córnea.
endotelio vascular. • Media. Denominada úvea, constituida por el cuerpo ciliar y el iris, en su
parte anterior, y coroi des en su parte posterior.
RECUERDA • Retina. Es la capa m ás interna.
El ojo es parte del sistema nervioso central. La retina y el
nervio óptico tienen origen neuroectodérm ico y la esclera Asimismo, existen tres cámaras; la cámara anterior, delim itada por de lante
se continúa con la duramadre.
por la córnea y por detrás por el iris; la cámara posterio r entre el iris y el

(üpulIOplI<l

.~
6ptu

[pit~lo... tmo,
~tdIc: ...!o
6 pt;c:o cMl ai,t oklo
l<ort~ lrilUvt<»l)
www.Booksmedicos06.com

(onctuftO 6p1ICo

¡
A,ter;' hl4loldu

Embriología del globo ocular

1
facebook : Booksmedicos06
,
OFTALMOlOGIA

crista lino. Estas dos cámaras est án comunicadas por la pupila y contienen Estroma. Supone el 90% del espesor cornea l, está formado por
humor acuoso. la cámara vítrea se sitúa por detrás del cristalino, es la más fibrillas de colágeno regularmente ordenadas embebidas en sus-
vo luminosa del ojo y contiene el gel vítreo (Figura 3). tancia fundamental y por algunos queratoc itos. Posee terminacio-
nes nerviosas libres y es avascular.
Membrana de Descemet.
Retina Endotelio. Monocapa de células poligona les con escasa actividad
m itótica, pero sí con capacidad de hipertrofiarse, encargadas de
mantener deshidratada la córnea.
bdera
La córnea presenta func ión óptica y de protección.

Nervio
• Limbo. Es la zona de transición entre la córnea y la esclera que contiene
óptico las estructuras responsables del drenaje del humor acuoso: trabeculum
o malla trabecu lar, situado en el ángulo iridocorneal a través del cua l
pasa el humor acuoso hast a el canal de Schlemm, que rodea la circun-
ferencia externa de la cámara anterior, llegando fina lmente a los can a-
les colectores de las venas episclera les. En la cara externa del limbo se
encuentran las "células madre" del epitelio corneal.

' -- Cavidad vít rea RECUERDA

De las dos lentes existentes (córnea y crista lino), la córnea


es la más potente.
Anatomía del globo ocular

Capa media o úvea


Ángulo de la cámara anterior La capa media o úvea está constituida por la úvea posterior, o coroides, y por
Conjuntiva la úvea anterior:
Iris
• Úvea posterior, o coroides. Es un manto vascu lar situado entre la
esclera y la retina que se extiende por delante hasta el cuerpo cil iar.
Contiene abundantes melanocitos. Está fo rmado por la capa externa,
que es la de los grandes vasos coroideos, y la parte más interna, que se
denom ina coriocapilar y garantiza la nutrición del terc io externo de la
retina. La membrana de Brüch es el lím ite interno de la coroides, que
separa la cor iocapi lar del epitel io pigmentario retini ano.
Músculo d ilatador • Úvea anterior. Está constitu ida por el cuerpo ciliar y el iris:
de la pup ila Cuerpo ciliar. Está compuesto por el múscu lo ciliar (fibras muscula-
res lisas radiales y circunfe re nciales que hacen posible la acomoda-

'~
I
";~ Fibras de 1..
zónula ciliar Cristalino
ción del cristalino), y la porción epit elial, form ada por la pars plana
(posterior) y la pars plicata o procesos ci liares (responsables de la
producción del humor acuoso).
Músculo dl iar Iris. Constituido por un estroma laxo con cé lulas pigmentadas y
Cámara posterior
musculares lisas, rodeado de dos epitelios: anterior y posterior, o
Anatomía deL segmento anterior del ojo pigmentario. De este último proceden los melanocitos que van a
emigrar al resto del iris durante los primeros meses de vida. La aber-
Capa externa tura en la parte central del iris es la pupila. El diámetro pupi lar va a
depender de la doble inervación vegetativa que reciben los múscu-
La capa externa está constituida, a su vez, por la esclera, la córnea y e l limbo: los del iris: el simpático, que inerva al dilatador de la pupila (midria-
• Esclera. Es e l soporte estructural del globo ocu lar y sirve de inse rc ión sis), y el parasimpático, que lo hace al esfínter de la pupila (miosis).
a la musculatu ra extrínseca ocular. Est á formada en la parte exterior
por la episclera, muy vascularizada, y en la inte rior por el estroma, casi Capa interna o retina
avascu lar y sin inervación. En su parte posterior presenta varios orifi -
cios que forman la lámina cribosa, por donde salen las fibras del nervio La función de la capa interna es transformar la luz en un impu lso nervioso.
óptico, y alrededor de ésta hay otros pequeños orificios para los nervios Consta de diez capas, que de f uera hacia dentro están organizadas de la
y las arterias ci liares posteriores. En el ecuador muestra agujeros para siguiente manera (Figura 4):
www.Booksmedicos06.com

las venas vorticosas, y por delante de las inserciones de los rectos, para 1. Epitelio pigmentario. Monocapa de cé lulas cúb icas cargadas de mela-
las arterias ci liares anteriores. nina, unidas entre sí por zónu las ocludens y adherens.
• Córnea. Un ida a la esclera, es la superficie con mayor poder refrac~ 2. Segmentos externos de 105 fotorreceptores. Los conos son responsa -
tivo del ojo. Consta de cinco capas, organizadas de fue ra a dentro de la bles de la visión discrim inativa y del co lor, se sitúan sobre todo en la
siguiente manera: zona posterior y son los únicos fotorreceptores existentes en la fóve a.
Epitelio. Formado por cinco o seis filas de cé lulas estratificadas. Los bastones discriminan entre la luz y la oscuridad y están repartidos
Membrana de Bowman. por toda la retina.

2
facebook : Booksmedicos06
Manual CTO de Medicina y Cirugía, 10. 3 edición 01 . Embriología, anatomía y fisiología ocula res

3. Membrana limitante externa. Ext remos externos de las células de


Mü ller (célu las de sostén).
4. Granulosa externa. Núcleos de los fotorreceptores.
5. Plexiforme externa. Sinapsis entre células bipolares y fotorreceptores.
6. Granulosa interna. Capa correspond iente a los núcleos de las células
bipolares.
7. Plexiforme interna. Sinapsis entre célu las bipolares y ganglionares y de
las células amacrinas con ambas.
8. Capa de células ganglionares. Núcleos de dichas células.
9. Capa de fibras nerviosas. Axones de las células ganglionares.
10. Membrana limitante interna. Membrana basal muy unida a los proce-
sos internos de las células de Müller.

(lO) Membrana
limitante (9) Fibras dell'lervio
interna óptico

(8) Clpa de células


garlgliol'l<lres
Topografia de la retina
(7) Capa plexiforme
irlterna
Contenido del globo ocular
(6) Grarlulosa
interna El globo ocular está formado por:
• Cristalino. Lente biconvexa transparente, avascular y carente de nervios.
(5) Plexiforme Consta de cápsula o cristaloides, corteza y núcleo, formados por fibras
externa
(4) Granulosa externa que son células de l epitelio que han perdido su núcleo; y de epitelio cris-
(3) Membraroa
limitante taliniano, detrás de la cápsula anterior. Es una capa de células que perm ite
externa el crecimiento de l cristalino durante toda la vida. En su ecuador, las células
(2) Segmentos pierden el núcleo y las organelas y se transforman en fibras, permitiendo
externos
la transparencia. El cristalino está sujeto a los procesos ciliares mediante
de los
fotorrEx:eptores la zónula de Zinn. Es la segunda lente en potencia del dioptr io ocular.
(1) Epitelio .
• Vítreo. Gel transparente avascular que representa el 80% del volumen
plgmerllano del globo. Es un tejido conjuntivo especial izado formado por células,
hia locitos y fibrocitos, fibras y sustancia fundamenta l. Tiene función
óptica y de sostén.
Co rte histológico de la retina • Humor acuoso. Líqu ido que ocupa las cámaras anterior y posterior de l
ojo, con un 99% de agua. Formado en los procesos ci liares (80% por
RECUERDA secreción activa, 20% por ultrafiltración y algo por difusión). Se drena
El humor acuoso se sintetiza en e l cuerpo ciliar y se reabsor- en su mayoría por el sistema trabeculum -canal de Schlemm, y en una
be en el trabeculum. mínima proporción, por una segunda vía alternativa, llamada uveoes-
cleral. Es el responsable de l mantenimiento de la presión intraocular
(PIO). En relación con e l plasma, presenta muy pocas proteínas, menos
Topográficamente (Figura 5), la retina puede dividirse en las s iguientes urea, ác ido úrico y azúcares, igual concentración de iones y más ác idos
partes: ascórbico y láctico. Contiene ác ido hialurónico, ausente en el plasma.
• Ora serrata. Term inac ión anterior de la retina sensorial, de bordes fes-
toneados a 5 mm de l limbo. Vascularización del globo ocular
• Retina periférica. Área de predominio de bastones.
• Retina central. De unos 6 mm de d iámetro, situada en el polo posterior, Las arterias de l globo ocular derivan de la arteria oftálmica, que es la primera
en cuyo centro est á la mácu la. En e l centro de la mácu la está la fóvea, rama de la carótida interna (Figura 6):
donde sólo existen conos. Es la zona de máxima agudeza visual. • Arteria central de la retina. Entra en el ojo a través de la lám ina cri-
• Fóvea. En esta local ización solo hay conos y la mayor parte de las capas basa y aparece por el centro de la papila. Se d ivide en dos ramas, supe-
internas de la retina se apa rtan para que las puedan estimular d irecta- rior e inferior, cada una de las cuales se separa en nasal y en temporal.
www.Booksmedicos06.com

mente los fotorreceptores. Por esta misma razón la fóvea es avascu lar No hay anastomosis entre las ramas. En la retina discurren por la capa
(se nutre directamente de la coroides). de fibras nerviosas. Nutren prácticamente toda la retina, excepto la
zona de los fotorreceptores y el epitel io pigmentario, que es irr igada
RECUERDA por la coroides. Como la fóvea sólo contiene las capas externas, es
La retina tiene diez capas. Los segmentos externos de los avascu lar (Figura 7).
fotorreceptores constituyen la capa número 2. • Arterias ciliares posteriores (penetran en el ojo a lrededor de l nerv io
óptico). Existen dos tipos, múltiples ramas cortas, que forman plexos a l

3
facebook : Booksmedicos06
,
01 OFTALMOlOGIA

entrar, dando lugar a la coriocapilar; y dos ramas la rgas, que llegan hast a Órbitas
el cuerpo ciliar sin dar ramas.
• Arterias ciliares anteriores. Son ramas terminales de las arterias que Las órbitas son cavidades situadas entre los huesos del cráne o V de la cara
irrigan los músculos rectos. Penetran en el ojo delante de la inserción (Figura 8). Cada una de e llas est á ocupada por:
de los cuatro rectos y, junto con las arterias cil iares posteriores largas, • Grasa orbitaria.
forman los círculos arteriales, que dan ramas pa ra la coroides periférica, • Vasos orbitarios. La vascula rización de la órbita depende de las ramas de
el cuerpo ciliar y el iris. la arter ia oftá lmica, que es, a su vez, la primera rama de la arteria carótida
interna. En su recorrido, la arteria oftálmica atraviesa el agujero óptico
V da ramas para los músculos extrínsecos, para los senos etmoida les, la
Afttrii Y ~NI nariz, los párpados, la frente y la glándula lagrimal y la arteria central de la
m UJeUIMf:J retina y las arterias ciliares. Las venas se reúne n en dos venas orbitarias, la
superior sa le por la hendidura esfenoidal y la inferior lo hace por la hendi-
dura esfenomaxilar, llegando ambas a l seno cavernoso.

Arte,l, (jI;',
• Nervios o rbitarios. Recorriendo la órbita, se encuentran mú ltiples
ramas nerviosas, que incluyen:
,.,,,
r p~uttr\or
Nervio óptico. Es una extens ión del SNC.
Nervios lagrimal, nasal y frontal . Son ramas sensitivas del oftál-
Art. riu
cii • •t I m ico (Va) e infraorbitario, que e s la rama del maxilar superior (Vb).
pontrio<~ Nervio patético (IV par craneal). Inerva el músculo oblicuo mayor,
(ottu
VI par craneal para el recto lateral y 111 par craneal, que inerva e l
resto de músculos extraoculares (Figura 9). El 11 1 par craneal t am-
bién contiene las fibras parasimpáticas procedentes del núcleo de
Edinger-Westphal. Estas fibras hacen su sinapsis en el ganglio ciliar.

AftMiy~nl
(1tI'Ilr,les
. I~ MIni

H Uf>..I0 p _ laI
Vascularización del globo ocular ;.::¡..___ """" orblt.llr ll J.."t" .
Huf>..I0 IM'lpofl1
Las venas del globo ocular son tr ibutarias de las dos venas orbitarias (formadas
por la vena centra l de la retina), las venas vorticosas (salen po r e l ecuador de l
IKn mal
ojo y drenan la sangre de la úve a) y las venas ciliares anteriores, que reciben
sangre de la porción anterior de la esclera, el cuerpo ciliar y e l iris (Figura 7). ' -____ Fbur} orblt.llrll Inftf10r
_ H Uf> IO nual

Anatomia orbitaria

Párpados
Delimitan la hend idura palpebral. La un ión de los mismos constituye los
cantos interno V externo. A unos 6 mm de l canto interno, se encuentra e l
tubérculo lagrimal que divide el borde en una porción interna, sin pest añas,
que alberga el punto y el canalículo lagrima l, V una porción externa o ciliar,
cubierta de pestañas (Figura lO).

El borde presenta un labio anterior, con las pest añ as y las glándulas se báceas
www.Booksmedicos06.com

de Zeiss y sudoríparas de MolI, y un labio posterior, con entre 20 y 30 orificios


que corresponden a los conductos secretores de las glándulas de Meibomio.

De del ante hacia atrás, el párpado posee epidermis, dermis, músculo orbicular,
tarso (en cuyo interior se encuentran las glándulas de Meibomio, encargadas de
la secreción de la capa lipídica de la película lag rimal) y conjuntiva, con célu las lin-
En esta imagen de angio-OCT se puede apreciar cómo la toides y glándulas mucosas (que producen la capa mucosa de la pelícu la lagrimal).

4
facebook : Booksmedicos06
Manual CTO de Medicina y Cirugía, 10,3 edición 01 . Embriología, anatomía y fisiología oculares

• Elevador del párpado superior. Ya comentado, con inserciones a nivel


MIl'C\I!O de la cara anterior del tarso y de la piel, donde se forma el surco palpe-
f:Ir-YMlo,
dot! pa, p* bral superior.
fuprrior • Músculo de Müller. lnervado por el simpático. Va desde el elevador del
párpado hasta el borde superior del tarso. Ayuda a la elevación del pár-
pado. La inervación simpática de esta estructura muscular explica por
t<l.1Uculo
qué en el síndrome de Horner aparece ptosis palpebral.
, -----; ,~,.
:;. u ptrlor

Aparato lagrimal
El aparato lagrimal (Figura 11 y Vídeo 1) está formado por la porción secre-
~. tora, la porción excretora y la conj untiva.
n•.nocil" ,
• Porción secretora. Constituida por:
Glándula lagrimal principal. Situada en la porción anterolateral del
techo de la órbita, en la fosa lagrimal. Es la responsab le de la secre-
ción lagrima l refleja acuosa.
Su estímu lo se origina en el núcleo vegetativo lacrimomuconasal,
siendo transportado por el nervio petroso superficial mayor (rama
del facia l), pasando por el ganglio esfenopalatino hasta llegar a la
glándula lagrima l.
H~o OI't' ImICO
IV' '''
7.-
,
- - - - - - ---- lV2 ' "
muí!, r
H" "'IO

Ht:fVio óplico
_ Punto,
_ _ _ _ _ _ _ __ '-U trill !<lg ,hT\<l.!otS - -_
u r61!d1
"'It.~

.~.
m~ndíbul ll,
IVI PO
Conducto
H~o motor !KIiftIONIs,a1 - - --'
N_ moto, ocuI.rt. t_
o<ul•• te"......... MPQ
(BI PCl ( om t:le
VIsIón superIor de la órbIta y del seno cavernoso n<l~1

""""
Comete
~~I
8
!n 1ff1of
l lblqut
OftKtMIo Anatomía deL aparato LagrImal

Ap«w!\I,oib
d tl~ MU,(ulo
f'lrv,dor
del poi.p.ado DE LA LAGRIMA
l up Moo'

TlI' 10

Oblicuo
In ftf'lof

Anatomía de Los párpados


www.Booksmedicos06.com

DInámIca de La lágrIma
Músculos del párpado
Glándulas lagrimales accesorias. Situadas en la conjuntiva, y cada una
Los múscu los del párpado son los siguientes: de ellas con una secreción específi ca: las cé lulas ca liciformes segregan
• Orbicular. Inervado por el VII par cranea l, y está compuesto por fibras la capa mucosa de la pelícu la lagrimal; las glándulas de Krause (en los
concéntricas a la hend idura palpebral cuya acción es cerrar los párpados. fondos de saco conJuntiva les) y de Wolfring (cerca del borde superior

s
facebook : Booksmedicos06
,
OFTALMOlOGIA

de la lámina tarsal), producen la secreción acuosa basal, estimuladas Intraocular. Constituida por fib ras amielín icas que forman la papila.
po r e l simpático; las glándulas de Meibom io y Zeiss son las encargadas Orbitaria. Que atraviesa el cono muscular y el anil lo de Zinn.
de la secreción de la capa li pídica de la lágrima. Intracanalicular. En el canal óptico.
Intracraneal. Termina en e l quiasma.
• Porción excretora. Constituida por:
Puntos lagrimales. Ent rada a la vía. Las tres últimas contienen fib ras mielinizadas y está n recub iertas por las
Canalículos. Unen los puntos lagrimales superior e inferior con el meninges.
cana lículo común, y éste con e l saco lagrimal. Constan de una por- • Quiasma óptico. Adherido por la duramadre y la aracnoides a l d ien-
ción vertica l y otra horizonta l. céfalo. Se re laciona late ralmente con la arteria carótida interna, y por
Saco lagrimal. Situado en la porción inferointerna de la base de la abajo con el diafragma de la sil la turca. A este nivel se produce la decu-
órbita. Se continúa por abajo con el conducto lacrimonasa l, exca- sac ión o cruce de las fibras procedentes de la retina nasa l, mie ntras que
vado en el maxilar superior, que se abre en el meato inferior de la las de la retina temporal siguen por e l mismo lado.
nariz. A nivel distal, presenta la válvula de Hassner. • Cintilla óptica . La mayoría de las fibras hacen sinapsis en el cuerpo geni-
cu lada externo. Un pequeño porcentaje abandona antes la cintil la hac ia
• Conjuntiva . Mucosa delgada y transparente que tapiza la superficie el área pretectal (estas fibras, a su vez, mediarán los reflejos pupilares,
interna de los párpados y la cara anterior de la esclera. Se divide en: constituyendo la vía aferente de los mismos) (MIR 16·17, 173).
conjuntiva palpebral, fórnix o fondo de saco y conjuntiva bulbar. En
e l ángulo interno, se encuentran el pliegue semilunar y la carúncula.
Presenta un epit elio columnar estratificado y un carian con abundante
Glándula lagrimal Quiasma óptico
tejido adenoideo. En su espesor, se encuentran las glándulas acceso-
rias ya descr itas.
Ganglio ciliar Hipotálamo
Vía óptica

La vía óptica se estructura e n las sigu ientes pa rtes (Figura 12):

Vi .. simp<\tica
(ditatadón pupi l..r)
N. nasociliar

Arteria carótida interna


Nervio oftálmico IV"I ,~
Anopsia
monocular
~ ~
ipsilateral Ganglio de Gasser

--
Ganglio ci liar

Hemianopsia
heter6nima
bitempora l
@) (@
(V Pe)
Ganglio cervical
superior

Arteria carótida externa - -- -- - --

Gan91 io
Hemianopsia
heter6nima
@J ~
u~rVl(aI5up. nasal /
(más fre<:o unilateral)

Hemianopsia
homónima
(@) ~
w ntral .. teral Arteria carótida wmún - - - - - -- - -
(incong ruente)
N. del 111
Cadena simpática cervica l _ __

Centro
-----
N. prelectal Ganglio
geniculado 1.' wstilla _____-'
Médula espinal (C8-Dl) lateral
Arteria subclavia _ _ _ _ _ _ _ .~_ ....oc
1
Hipotálamo . ;
Esquema ilustrativo de la vía simpática pupilomotora
cong ruente su po

• Cuerpo geniculado externo. Sinapsis de los axones de las células gan-

~~
www.Booksmedicos06.com

glionares. En él hay cierto procesamiento de la información.


congruente
(respeto macular) • Radiaciones ópticas y áreas visuales. Desde el cuerpo geniculado
externo hasta e l área 17. Forman la pa red externa de los ventr ículos
Esquema de la vía óptica latera les. Las rad iac iones ópticas superiores viajan por el16bulo parie-
tal, mientras que las inferiores lo hacen por el temporal. Se establecen
• Nervio óptico. Formado por los axones de las célu las gangl iona res de la conexiones con las áreas 18 y 19,junto con otros centros de asociación,
retina, además de por célu las gl ia les. Present a cuatro porciones: para elaborar la pe rce pción binocular fin al.

6
facebook : Booksmedicos06
Manual CTO de Medicina y Cirugía, 10. 3 edición 01 . Embriología, anatomía y fisiología oculares

• Vías simpáticas. Comienzan en la región hipotalám ica, desde la cual las RECUERDA
fibras van al centro cil ioespinal entre C8 y 02, donde hacen la primera El glaucoma crón ico es una enfermedad muy frecuente y su
sinapsis. Salen de la médu la y llevan a cabo sinapsis en el ganglio cervical detección y tratamiento precoz modifican de forma impor-
superior. las fibras posgangl ionares siguen el plexo carotídeo hacia el tante el curso de la misma, por lo que podría estar indicada
la realización de programas de cribado.
nervio nasoci liar, atraviesan el ganglio ciliar) sin hacer sinapsis y pene-
tran en el globo con los nervios ciliares que rodean el nervio óptico. Sus
func iones son las sigu ientes: dilatación pupilar (midriasis), vasomotora y • Motilidad ocular intrínseca (pupilar). De una manera rápida y sen-
elevar el párpado superior (músculo de Müller) (véase Figura 13). cilla, proporciona información extraordinaria ace rca del estado de
todo el sist ema v isual. Por el carácter consensuado de l reflejo foto-
motor, en condiciones normales, las pupilas son isocóricas y normo-
rreactivas. Si existe daño en los sistemas simpático o parasimpático,
se produce anisocoria. Cuando se lesiona el sistema aferente (ne rvio
Semiología y exploración óptico o retina), no aparece anisocoria, sino un defecto pupilar afe-
rent e relativo (pupi la de Marcus-Gunn). El defecto pupilar afe rente
en oftalmología relativo se explora iluminando las pupilas de forma alterna. Al ilumi-
nar la pupila del ojo no lesionado se induce una miosis bilateral. Sin
embargo, al hacerlo en e l lado lesionado, las pupilas no responden
los aspectos a tener en cuenta con respecto a la semiología y a la explora- y vuelven a su posición de reposo, experimentando una dilatación
ción en oftalmología son los siguientes: paradójica (Vídeo 2).
• Agudeza v isua1. Toda exploración oftalmológica debe comenzar deter-
minando la agudeza visual (AV). Este es, probablemente, el parámetro
que mejor resume la f unción de l ojo. Debe va lorarse tanto en v isión
lejana (6 metros de d istancia) como en vis ión cercana (a la distancia
de lect oescritura, esto es, 30 cm). Se mide en una esca la decimal en
la cua l 1 (la unidad) constituye la AV estadísticamente normal de un
ojo sano, y 0,9; 0,8; 0,7 ... son las fracc iones de esa AV considerada
estadísticamente normal. Dado que la AVes la capacidad para perci-
bir dos puntos como independientes, conceptualmente se trata de un
ángulo. Pues bien, una AV 1 corresponde a 1 minuto de arco. Cuando el
paciente no es capaz de leer la fi la de letras más grandes, se determ ina
la distancia a la que puede contar los dedos o percibir el movimiento
de la mano. Si no es capaz de ver este movimiento, se determina si es
capaz de percibir luz, y si no la percibe, se habla de amaurosis (ceguera
total). Sin embargo, este parámetro por sí só lo resulta incompleto,
pues ún icamente mide la función de la zona central de la retina. Defecto pupilar aferente relativo
Puesto que la causa más frecuente de baja AVes la presencia de una (Por cortesía del Dr. González Martín-Moro, Hospital del Henares, Madrid)

ametropía (miopía, hipermetropía, astigmatismo) no corregida, esto es


lo primero que debe descartarse. En este sentido, la util ización del agu- • Motilidad ocular extrínseca. Valora la función de los músculos extrao-
jero estenopeico resulta de gran util idad. Si el paciente mejora su AVa l culares y de los nervios oculomotores. Es preciso determ inar la ali -
mirar a través del estenopeico, la causa de la baja AVes un defecto de neación de los ojos y si existe limitación en la acción de alguno de los
refracción no corregido. músculos. l a correcta alineación se eva lúa con el cover-uncover test,
• Biomicroscopia . la lámpara de hendidura es un dispositivo consti - exploración que cons iste en tapar de forma alterna uno y otro ojo, mien-
tuido por una f uente de luz acoplada a un microscopio que permite tras el paciente mira a un punto fijo.
hacer una biopsia en v ivo de las estructuras que constituyen el po lo
anterior del ojo (de ahí el nombre biom icroscop ia). Se valora la trans- RECUERDA
parencia de la córnea y del cr ista lino, la profundidad de la cámara Si existe estrabismo, al tapar el ojo, éste pierde el paralelis-
anterior y la presencia de posibles lesiones en el iris. El uso de colir io mo con el ojo no tapado, y en el momento de destaparlo,
de fluoresceína resulta muy úti l para teñ ir pos ibles ú lceras cornea les. rea liza un movim iento para recuperar la fijación.

Este colorante tiene afinidad por el co lágeno, y por eso deposita en las
zonas desepitel izadas. • Fondo de ojo. Puede explorarse con el oftalmoscopio direct o, o de
forma ideal, con el oftalmoscopio ind irecto. Este último ofrece la ventaja
RECUERDA de poder examinar un área retiniana mayor; permite explorar la periferia

Un sujeto con retinosis pigm entaria o glaucoma puede te - retiniana y, puesto que se trata de un dispositivo binocular, se perciben
ner una AV 1 con un campo visual muy deteriorado. las estructuras intraoculares en tres dimensiones. El oftalmoscopio ind i-
www.Booksmedicos06.com

recto se suele utilizar tras haber di latado la pupila con gotas midriáticas.
Si se trata de explorar sólo el polo posterior (mácula y papila), podría ser
• Presión intraocular. Se sue le med ir utilizando un tonómetro de aplana - vál ida la oftalmoscopia directa, pero si el paciente refiere miodesopsias
miento. Resu lta importante su valoración en los pacientes con glaucoma. (referido por él con frecuencia como "moscas volantes N ), es necesario
Además, de forma sistemática, a partir de los 40 años, la población sana someterlo a oftalmoscopia indirecta siempre para detectar la posible
debe someterse a una tonometría anua l con el fin de detectar precoz- existencia de una lesión regmatógena (un desgarro) en la periferia reti -
mente esta enfermedad. niana.

7
facebook : Booksmedicos06
,
OFTALMOlOGIA

• Campo vi sual. Es posib le valorarlo por confrontación, pero por este RECUERDA
procedimiento resulta muy impreciso. Por e llo, habitualmente se En los pacientes glaucomatosos, es muy importante deter-
emplea un aparato llamado campímetro, que utilizando complejos minar el grado de excavación papilar.
algo ritmos, determin a el grado de sensibilidad a la luz de la retina en
cada punto del campo visu al. Esta prueba resulta muy im po rtante en
las lesiones neuroftalmológicas y, sob re todo, e n e l seguimiento del
glaucoma crón ico.

PREGUNTAS
MIR

,/ La córnea es la capa más externa del ojo y se continúa con la esclera. del cuer po ci liar y drena anteriormente a través de la mal la trabecular
Tiene cinco capas, que se re cue rdan con la regla AseDE: y de la vía uveoesclera l.
a) A rriba, el epitelio.
b) Bowm an, membrana de. ,/ El vít reo es un gel que representa el 80% del volumen ocular y ocupa la
e) Colágeno, o lo que es lo mismo, estroma. cámara v ítrea, la más posterior del globo.
d} Descemet, membrana de.
el Endotelio, hacia dentro. ,/ Las estructuras que atraviesan la hendidura orbit aria superior son el VI
par cran eal, la primera rama del trigémino y las venas orbitarias supe-
,/ La úvea es la capa media del ojo y está compuesta, de anterior a poste- r iores por dentro del ani llo de Zinn, y el IV par y ramas fronta l y lagrimal,
rior, por iris, cuer po ciliar y coroides. y la raíz simp átic a del ganglio ci liar por fuera del mismo. Dicho anillo es
el origen de toda la musculatura extraocular, excepto el oblicuo menor.
,/ La retina tiene diez capas, todas irrigadas por la arteri a central de la re-
tina, excepto las dos más externas, que son la capa de fotorreceptores y ,/ El Parasimpático hace la pupila Pequeña (P" PI.
el epitelio pigmentar io, que lo están por la coriocapilar. Hay que recor-
dar esto al estudiar la oclusión de la arter ia centra l de la retina. ,/ El 111 par craneal abre los ojos activando el músculo elevador del párpa·
do superior; el facia l los cie rra, activando el orbicular.
,/ El humor acuoso ocup a las cám aras anterior y posterior del ojo separa -
das por el iris. Líquido simi lar al plasma, se forma en los procesos ciliares
www.Booksmedicos06.com

8
facebook : Booksmedicos06
Refracción

Temade tlaja importarxia.


Es fundamental conocer el (Q rxeptode cada ametropía y entend er el tiro
delentequeSI' Us.J como tratamiento. Atención alasasociaciones
deca da una de ellas.

RECUERDA
El agujero estenopeico resulta de gran utilidad en la práctica
Fisiología clínica pues perm ite d iferenciar de un modo rápido y senci-
llo si la pérdida de agudeza visua l se debe o no a un defecto
de refracción.

• Acomodación. Es la capacidad que tiene el ojo de aument ar su poder de


refracc ión para ser capaz de enfocar los objetos próximos. Se consigue
mediante un aumento de grosor y de convexidad de la porción central
del crista li no por contracción del músculo ciliar. Esta contracción relaja
n..n_ _-======::::J
la zónula y permite que el cr istal ino adopte una forma más curva. Se Ametropías
acompaña de una contracción de ambos múscu los rectos internos (con -
vergencia) y del músculo esfínter de la pupila (miosis). La integración de
estos tres reflejos re cibe el nombre de sincinesia acomodativa. Las ametropías son alteraciones del ojo, como sistem a óptico, de modo que
• Dioptría. Se define como toda superficie que separa dos medios con dis- estando el cristalino en reposo, los rayos de luz que llegan para lelos al eje
tinto índice de refracción. Al atravesarla la luz, ésta experimenta un cam- visua l no se focal izan en la retina (Figura 14). La causa de la alteración puede
bio de dirección. Así, la dioptría es la unidad que hace referencia al poder residir en la córnea, en el cr istalino o en la longitud anteroposterior del globo,
de convergencia o de divergencia de una lente para lograr que los rayos siendo este último el factor más frecuente. Típicamente, los ojos amétropes
que llegan paralelos, tras atravesarla, confluyan en un foco. mejoran su agudeza visua l mirando a través del agujero estenopeico (Vídeo 3).
La potencia de una lente se m ide en dioptrías, y es el inverso de su dis-
tanc ia foca l, expresada en metros. Por ejemplo, una lente convergente de
3 d ioptrías formará su foco a 1/3 metros, es decir, 33 cm detrás de ella.

RECUERDA
Durante la acomodación se contrae el músculo cil iar y se
relaja la zónula, aumentando el diámetro anteroposterior Ojo non1\o\1
del cristal ino.

• Dioptrio ocular. Es el sistema de lentes del ojo. Está for mado básicamente
por la córnea y por el cristal ino, siendo más potente la córnea (43 D) que el
cristalino (17 D en reposo). La distancia focal del dioptrio ocular debe coinci-
dir con la longitud anteroposterior del ojo, que es de unos 24 mm. Cuando
esto ocurre, los rayos procedentes de objetos situados en el infinito (a partir 0,0 tnloptt
de 6 m, se puede considerar que esto se cumple), que llegan paralelos alojo,
producen una imagen que se focaliza en la retina. Ese ojo se denomina emé-
trope (normal desde el punto de vista óptico). Cuando esto no sucede y los
riJ".jOs no se focalizan sobre la retina, dicha situación se denomina ametropía.

i I I J 1 J
Dioptrio ocu lar
Ametropías
www.Booksmedicos06.com

Se distinguen dos tipos de ametropías:

,
del •• •


Esféricas. En ellas, el error de refracción del d ioptrio es uniforme en
todos los ejes del esp acio. Son la miopía y la hipermetropía.
No esféricas. En estas ametropía s, el radio de curvatura de alguna de

• las superficies del dioptrio no es uniforme, no es una esfera, y el error

9
facebook : Booksmedicos06
,
OFTALMOlOGIA

de refracc ión es distinto en los diferentes ejes del espacio. Son los astig- Miopía
matismos.
Los rayos se focalizan delante de la retina, bien porque el poder refractivo del
Vídeo 3 segmento anterior sea excesivo o porque el eje anteroposterior del ojo sea
demasiado grande. El ojo miope es demasiado convergente. El miope tiene
AGUJER ESTENOPEICO ma la vis ión de lejos. Hay que distinguir entre miopías simples o fis iológicas,
defectos de refracción inferiores a 6-8 D, que se inician en edad escolar y
aumentan hasta los 17- 20 años, en las que las estructuras oculares son nor-
ma les; y miopías elevadas, patológicas o degenerativas, en las que además
del defecto de refracción, hay una degeneración del vítreo, de la retina y
del coroides, y suele aumentar hasta la edad med ia de la vida. Esta forma
de miopía es un proceso degenerativo que afecta alojo en su conjunto y se

o asocia a múltiples patologías (MIR 15· 16, 215) (desprendim iento de retina,
catarata precoz, mancha de Fuchs, glaucoma crónico ... ) .

., El tratamiento se real iza con lentes divergentes, que retrasan el foco en el


cua l confluyen los rayos de luz.

Astigmatismo
Agujero estenopeico

En esta ametropía el poder de refracción del ojo no es el mismo en todos sus


Hipermetropía meridianos. Las imágenes no se foca lizan en el mismo plano, sino entre las
denominadas foca les anterior y posterior, en el llamado conoide de Sturm.
Los rayos se enfocan detrás de la retina, bien porque e l eje del globo es Aunque puede ser debido a una alteración de cualqu iera de los dioptrios ocu-
demasiado corto o porque el poder de refracción de l segmento anterior lares, generalmente su causa es una diferencia en la curvatura de los meri-
(córnea -cristalino) es menor de lo norma l. El ojo hipermétrope es, en defini- d ianos corneales, sobre todo de su superficie anterior. Es un defecto muy
tiva, poco convergente. Est a ametropía puede mejorarse mediante una lente estable, con pocas variaciones a lo largo de la vida. Puede ser regular, cuando
convergente o acomodando, siempre que el ind ividuo tenga aún capacidad es posible co rreg irlo con lentes, o irregu lar, cuando esto es imposible.
de acomodar y el defecto no sea muy grande. Los niños son fisiológicamente
hipermétropes al nacer, pues su ojo es más corto. Este fenómeno se va corri- La clínica varía según el grado. En los casos leves, puede no haber cl ínica o
giendo con el crecimiento. una simple astenopía tras un esfuerzo visua l prolongado. Cuando el astigma-
tismo es mayor; hay mala agudeza visual a cua lquier distancia.
Dentro de la hipermetropía se distinguen dos componentes (latente y mani-
fiesta). La hipermetropía latente es la cantidad de hipermetropía que el El tratamiento se hace con lentes cilíndricas, tanto gafas como lentes de
sujeto es capaz de compensar acomodando. La hipermetropía manifiesta es cont acto.
aquélla que el individuo no es capaz de compensar. A medida que el sujeto
va envejeciendo, va disminuyendo su capac idad para acomodar. Como los Presbicia
niños tienen una gran capac idad para acomodar; pueden enmascarar este
defecto de refracción y, por el lo, la refracc ión en los niños debe llevarse a La presbicia se define como la pérd ida de la capacidad de acomodación por
cabo bajo cicloplejia. La aplicación previa de gotas de un col irio anticol inér- disminución de la elasticidad del crista lino y por descenso de la fuerza contrác-
gico (ciclopentolato o atropina) relaja el músculo ciliar, haciendo que desa- til del músculo ciliar. Es un fenómeno fis iológico asociado al envejecimiento.
parezca la hipermetropía latente y que toda la hipermetropía se conv ierta en
man ifiesta. Se caracteriza por una incapacidad para enfocar los objetos cercanos. Los
problemas comienzan cuando la capacidad de acomodación queda por
La clínica depende de la edad, pues el poder de acomodación disminuye debajo de 3-4 D, con lo que se pierde la destreza para enfocar objetos situa-
con la misma, y del grado de hipermet ropía. Si no es muy elevado y e l dos a 25-30 cm, d istancia habitual de lectura. En el emétrope ocurre a partir
individuo es Joven, se produce un esfuerzo constante de acomodación de los 40 años. En el hipermétrope ocurre antes y en el miope después. Se
que puede dar lugar a un cuadro de astenopía acomodativa: consist ente corr ige con lentes convergentes.
en e l cierre y e l frotamiento ocular, dolor ocular, v isión borrosa, conges-
tión ocula r con conjuntivitis y blefaritis, et c. Puede aparecer estrabismo
convergente (por la sincinesia acomodación-convergencia). Cuando es
muy importante, el paciente también presentará mala visión de lejos. El
hecho de que la lámina cribosa sea también más pequeña, puede hacer Cirugía refractiva (T.bl.,)
que la papila present e bordes hiperémicos y borrosos (pseudopapile-
www.Booksmedicos06.com

dema).
Desde hace unos años, las mejoras tecnológicas han hecho posible que la
El tratamiento se hace con lentes convergentes. Como ya se ha comentado, cirugía refractiva se practique con una seguridad impensable en el pasado.
para graduarles, es preciso paral izar previamente la acomodación con para-
simpaticolíticos (atropina, ciclopento lato ... ) a fin de desenmascarar toda la Dentro de la cirugía refractiva, la técnica LASIK (laser assisted in situ kerato-
hipermetropía en real idad existente (se muestra el defecto latente junto al mileusis) es la más utilizada, pues es vá lida para la miopía, la hipermetropía
man ifiesto). y el astigmatismo. Consiste en tallar un pequeño flop en la córnea, que se

10
facebook : Booksmedicos06
Manual CTO de Medicina y Cirugía, 10. 3 edición 02. Refracción

levanta para aplicar láser sobre el estroma corneal, y a continuación reposi- modac ión la competencia perdida. Sin embargo, es posible, tras practicar la
cionar el flap. La técnica se real iza habitualmente bajo anestesia tópica. cirugía de la catarata, introducir dentro de l ojo unas lentes llamadas mul-
tifocales (parte de la óptica de la lente est á enfocada de cerca y la otra de
RECUERDA lejos), y gracias a e llo se evita Que el paciente precise hacer uso de las gafas
"de cerca" en determ inadas situaciones.
El láser utilizado es el excimer.

Indlcadón
Como es obligado dejar un grosor cornea l de seguridad para evitar la apari -
Excimer Ci rugía refractiva
ción de ectasias cornea les, esta técnica sólo se emplea para erro res refracti -
vos moderados (hasta 8 dioptrías, en e l caso de la miopía), aunque e l número Argón Fotocoagulación de la retina, trabeculoplastia
de dioptrías que pueden eliminarse dependerá en última instancia del grosor YAG Opadficación de la cápsula posterior, iridotomía
de la córnea, y por ello es necesario, como paso previo, realizar una paqu i-
Femtosegundo Rea lización de las incisiones corneales, capsulorrexis y fractura
metr ía (una medida de l espesor corneal).
del núcleo durante la cirugía de catarata

Para errores refractivos más altos, es preciso recurrir a la cirugía intraocular. Indicaciones del láser en oftalmología
Si e l paciente es mayor, se le opera si tiene la catarata y se introduce una
lente intraocular ajustada a la longit ud ax ial de su ojo para dejar lo emétrope.
Si el paciente es más joven, se introduce una lente epicristaliniana (delante
del crist alino) o en cámara anterior. PREGUNTAS · ,/ MIR 15·16, 215

La presbicia no tiene hoy en día tratam iento qu irúrg ico. Actualmente, no MIR
existe ningún procedimiento que permita devo lver al mecanismo de la aco-

Ideasclave
,/ La sincinesia acomodativa es la apar ición concomitante en la visión cer- ,/ Se asocian a la hipermetropía el estrabismo convergente, el pseudopa-
cana de los fenómenos de miosis, acomodación y convergencia. piledema, la astenop ía acomodativa y el glaucoma de ángulo cerrado.

,/ El sistema óptico del ojo se compone de dos lentes convergentes: la ,/ La astenopía acomodativa se produce por un exceso de esfuerzo aco -
córnea, que es la más potente, y el cristal ino. modativo, fundamentalmente en hipermétropes jóvenes, con blefaritis,
ojo rojo, visión borrosa, dolor ocular, frotamiento ocular...
,/ La causa más frecuente de disminución de la agudeza visual son las
ametropías o defectos de refracción, detectab les en la práctica clínica ,/ La presbicia, con mala visión cercana, aparece cuando el poder de
gracias al agujero estenopeico. acomodación es inferior a 4 dioptr ías, generalmente a partir de los
40 años.
,/ La causa más habitua l de ametrop ía es una alteración en la longitud
anteroposterior de l globo. El valor normal es de 24 milímetros. ,/ Las lentes CONVExas son CONVErgentes. Las cóncavas, por t anto, son
divergentes.
,/ El miope ve mal de lejos; e l hipermétrope ve mal de cerca. Los astigma-
tismos pueden ser tanto mióp icos como hipermetrópicos. ,/ La técnica LASIK es vá lida para e l tratam iento de la miopía, de la hiper-
metrop ía y del astigmatismo. Sin embargo, no es útil para el tratamien-
,/ Se asocian a la miopía el glaucoma crónico simple, las cataratas y las dege- to de la presbicia.
neraciones retin ianas (con mayor riesgo de desprendimiento de retina).

Casosclínicos
El reflejo de la acomodación es una sincinesia que consta de va rios com- 3) Contracción pupilar, aumento del diámetro anteroposter ior del cristali-
ponentes: no y aplanamiento retiniano.
4) Miosis, reducción de la presión en la cámara anter ior y enofta lmos.
1) Convergencia ocu lar, contracción pupilar y acomodac ión (contracción
del múscu lo cil iar). Re: 1
2) Convergencia ocular, aumento de la concavidad de la superficie retin iana
y dilatación pupi lar.
www.Booksmedicos06.com

11
facebook : Booksmedicos06
Párpados

Es nff5a rio cffitrarSl' en las ldea5 (!al'!', ya qllf este tema es JIOCD imflO rtl nte.

espontáneamente . Se trata con compresas calientes, antibióticos y anti infla-


matorios locales Vdrenaje qu irúrgico, si e s preciso.
Alteraciones inflamatorias
Chalazión
Las alteraciones inflamatorias de los párpados son conoc idas como blefaritis. Inflamación granulomatosa crónica de las glándulas de Me ibomio, con
La blefaritis es una inflamación crónica del borde palpebral que suele acom- retención de secre ciones. Se palpa un nódulo duro situado en e l tarso, no
pañarse de conjuntivitis, denom inándose entonces blefaroconjuntivitis. de splazable e indoloro a la presión. Puede abocar a la piel o a la conjun-
tiva. A ve ces se infecta, dando lugar a inflamación supurada. El tratamiento
Existen dos formas, eccem atosa y ulcerosa, ambas con hiperemia de l cons iste e n la inyección de corticoides intralesionale s o cirugía, si no se
borde palpebral, madarosis (pérd id a de pestañas) V a veces triquiasis (cre- resuelve .
cim iento de las pestañ as en dirección al globo ocular, irritando la córnea y
la conjuntiva).

Están pred ispuestos a padecerla los pacie ntes con acné rosácea V con der-
matitis atópica y se borreica. Pu eden ser anteriores (glándulas de Zeiss y de Alteraciones de la posición
MolI) o posteriores (glándulas de Meibomio).

En los folículos es pos ible e ncont rar el parásito Demodex folliculorum. Las alteraciones de la posición de los párpados son:
• Ectropión. El bo rde del párpado se encuentra di rigido hacia afuera. Es
Blefaritis anteriores más frecuente en el párpado inferior (Figura 15A). Puede tener varias
etiologías:
Las blefaritis anteriores se clasifican en los siguientes tipos: Congénito . Es raro.
• Blefaritis eccematosa. Asociada a derm atitis seborreica. Se caracteriza Senil. Provocado por la pérdida de te nsión en las estructuras palpe -
por la presencia de escamas bla nquecinas englobando las raíces de las brales; es e l más frecuente.
pestañas. Causa madarosis temporal Vse asocia a conjuntivitis crónica. Paralítico. Causado por pa rális is de l orbicu lar.
Aparece tamb ié n en defectos de refracción no corregidos Ven de sequi- Cicatricial. Por her idas o quemaduras.
librios de la musculatura ocular extrínse ca. Mejora con corticoides, pero
recidiva a menudo. Al perder contacto el párpado y el punto lagrimal con el globo, el d re -
o Blefaritis ulcerosa . Es la inflamación supurada, aguda o crónica, de los naje de la lágrima se d ificu lta, ap areciendo epifora (caída de lágrima po r
fo lículos de las pestañas y de sus glándulas asoc iadas de Zeiss y de Moll. el párpado inferior y la piel de la cara que, a la larga, se eccematiza). El
Están predispuestos los pacientes con dermatitis atópica. Se produce paciente, a l intent ar secarse las lágrimas, aument a el ectropión, por la
una necrosis que, ade más de madarosis, puede provocar ectropión. tracc ión qu e genera hacia abajo de la piel de l párpado. Existe además
Causada por estafilococos, se trata mediante limpieza de las secreciones una conjuntivitis irritativa, por seque dad de la conjuntiva t arsa l que ha
con champú de pH neutro y con antib ióticos tópicos. quedado en contacto con e l aire y pue de, asimismo, habe r alte raciones
cornea le s por desecación (queratitis de exposición). El tratamiento es
Blefaritis posteriores qu irúrg ico.
o Entropión. El borde de l párpado está dir igido hacia de ntro. Tamb ién
Las blefaritis posteriores aparecen en pacie ntes con acné rosácea y en aso- puede tener varias etiologías (Figura 15B):
ciación con blefaritis anterior e ccematosa . Suelen mostrar hipersecreción Congénito . Raro.
www.Booksmedicos06.com

lipídica Vquistes sebáceos (cha lazión). Senil. Es el más frecuente.


Espástico. Causado por espasmo del orbicu lar.
Orzuelo Cicatricial. Provocado por lesiones en la conjuntiva tarsal.

Infección estafilocócica aguda de las glá ndu las de Zeiss o de Moll (externo) Las pestañas se dir igen hac ia dentro (triquiasis), irrit ando la córnea y, en
o Meibomio (interno). Tiene lugar una inflamación local qu e evoluciona a la ocasione s, produciendo úlceras que pueden infectarse . El tratam ie nto
formación de un absceso, que pue de drenar a la piel o a la conjuntiva t arsa l es qu irúrgico.

12
facebook : Booksmedicos06
Manual CTO de Medicina y Cirugía, 10. 3 edición 03. Párpados

mente; hemangioma cavernoso, constituido por grandes conductos veno-


sos de l tejido celular subcutáneo, de color azulado. No está indicado
tratamiento al guno, a menos que el párpado del tumor ocluya la pupila y
cause ambliopía. En los últimos años se ha demostrado que el propranolol
administrado por vía oral es efectivo en el tratamiento de estos tumores.

Alteraciones de la posición de los párpados. (A) Ectropión cicatricial.


(B) Entropión

• Ptosis. Es la ca ída de l párpado superior por debajo de su altura habitua l.


Puede ser congénita o adquirida. Entre las adqu iridas, hay var ios tipos:
B
Neurógenica. Por afectación del 111 par cranea l o bien po r afecta -
ción simpática, con défic it funcional del múscu lo de MO ller en el Tumores benignos de los párpados. (A) Tumores epiteliales: papiloma
síndrome de Horner (ptosis, miosis y, a veces, anhidrosis de media palpebraL (B) Tumores vasculares: hemangioma capilar
cara). Suele asociarse a heterocrom ía de iris (más claro el ojo afec-
tado) en las formas congénitas. • Nerviosos. Neurofibromas en la neurofibromatosis tipo 1.
Miógénica. En la miastenia gravis y en la dist rofia miotónica o • Pigmentarios. Nevus, son congénitos, pueden o no ser pigmentados,
enfermedad de Steinert. y rara vez se malignizan.
Por uso prolongad o de lentes de conta cto o de a lgún colirio (corti-
coides). Lesiones precancerosas
Traumática. Provocada por laceraciones de l múscu lo o de la apo-
neuros is: • Queratosis senil. En zonas expuestas a la acción solar.
, Senil involutiva. A menudo bi lateral, causada po r degenera- • Xeroderma pigmentoso. Raro proceso hereditario autosómico rece -
ción de la aponeuros is del e levador del párpad o. sivo. Ap arecen, en los primeros años de la vida, gran número de pecas
, Pseudoptosis. No se debe a la falta de función de los músculos en zonas que están expuestas al sol, seguidas de telangiectasias, placas
que elevan el párpado, sino al exceso de peso del párpado supe- atróficas y tumoraciones verrugosas que pueden degenerar a carcino-
rior. Su origen es, por tanto, mecán ico, por tumores, edemas, mas, tanto basocelulares como espinocelulares.
etc., del párpado superior. El tratamiento es siempre quirú rgico.
Tumores malignos
• Lagoftalmos. Es la incapacidad para el cierre palpebral por falta de fun -
ción del orbicu lar; es secundaria a la pará lisis periférica de l facial. Se • Epitelioma basocelular. Constituye el 90% de los casos de tumores
produce también secundariamente una queratitis por exposición. malignos palpebra les. Es más frecuente en varones entre 50-75 años
• Blefarocalasia. Formación de bolsas en los párpados superiores debidas y suelen encont rarse localizados habitualmente en el párpado inferior.
a la pérdida de rigidez del septum palpebra l por la edad, con protrusión Provocan madarosis.
de grasa orbitaria hacia adelante. Por motivos estéticos, puede practi- Su aspecto más típico es el de un nódu lo indu rado que se umbilica y
carse una cirugía que rec ibe el nombre de blefaroplastia. se ulcera. Su crecimiento es lento; si es invasivo, se llama u/cus rodens
• Distiquiasis. Hilera accesoria de pestañas en los puntos de sal ida de las (Figura 17A).
glándulas de Meibomio. Pueden producir irritación y ulceración cornea l. No genera met ástas is, es indoloro, tiene peor pronóstico si se sitúa en e l
ángulo interno del párpado y es moderad amente rad iosensible.
• Carcinoma espinocelular. Supone e l 5% de los casos de tumores ma lig-
nos palpebra les. Es más frecuente en varones adultos o en anc ianos; se
loca liza en el párpado superior. Su aspecto y su evolución pueden ser
Patología tumoral simi lares al carcinoma basocelular, aunque produce met ást asis por vía
linfática y es más radiorres istente.
• Adenocarcinoma. Se asienta en las glándulas de Zeiss y de Meibomio.
La patología tumoral de los párpados se divide en tumo re s benignos, lesio- Tiene un aspecto sim ilar a un chalazión, debiendo sospecharse ante un
nes pre cancerosas y tumores ma lignos. cha lazión que recidive tras su exéresis quirúrgica (Figura 178).

Tumores benignos
Son los tumores palpebrales más frecuentes. Se clasifican en los sigu ientes tipos:
www.Booksmedicos06.com

• Epiteliales. Papilomas, qu istes sebáceos, quistes epidermoides (Figura


16A), cuernos cutáneos (hiperqueratosis), xantelasmas (placas amarillen-
tas bilaterales, cerca del ángu lo interno, formadas por células cargadas de
lípidos y que aparecen en personas mayores o jóvenes con dislipidemias).
• Vasculares. Hemangioma plano (nevus f/ameus) (Figura 168), heman-
gioma capilar (nevus fresa). Son manchas de color rojo brillante, congénitas Tumores malignos de los párpados. (A) Epitelioma basocelular.
e indoloras formadas por capilares dilatados que regresan espontánea- (B) Adenocarcinoma: de glándula de Meibomio

13
facebook : Booksmedicos06
,
OFTALMOlOGIA

• Melanoma. Los nevus rara vez se malignizan. Se deberá sospechar


malignidad cuando aumentan de tamaño o se hagan más pigmentados ,/ No hay preguntas MIR representativas.
o hiperémicos. Los mela nomas son muy metastatizantes y de pronóstico
muy malo. El tratamiento de todos ellos es quirúrgico V/o radioteráp ico.

I l \ i l
llJmores palpebrales

,/ En los folículos pilosos de las pestañas de un paciente con blefaritis se


puede encontrar el parásito Demodexfolliculorum (regla mnemotécn i-
ca: DE MODA en el FOLíCULO).

del ,/ la inflamación aguda y dolorosa de las glándulas pa lpebrales recibe el


nombre de orzuelo, en tanto que la inflamación crónica e indolora se
denomina cha lazión.

RECUERDA ,/ la causa más frecuente de las alteraciones de la posición de los párpa -


El epit elioma basocelular es el tumor pa lpebral maligno más dos es la senil.
frecuente (90%). Afect a habitualmente al párpado inferior
por estar más fotoexpuesto.

Casosclínicos
Paciente de 34 años de e dad, desde 1) Pomada de antibiótico y antiinflamatorio. Ca lor seco.
hace 2 meses ha notado la aparición 2) Pomada de aciclovir.
de un bulto inflamado y doloroso en 3) Clo)(acilina por vía oral.
el canto externo del ojo izquierdo. Res- 4) Cultivo de la lesión.
pecto al tratamiento indicado, señale
la opción más correcta: Re: 1
www.Booksmedicos06.com

14
facebook : Booksmedicos06
,
Orbita

Temade >egunda lín ea. Rffientemente hasido preguntada lafr¡¡áura ortlitaria.


Además hay que estudiar laoftalmopatí.J timidea y el diagnóstirn difl'ftncial
de lacel ulitis preseptll. rnbita ria. No olvides estudiar la dínica típica de lafístula
ca rotidocavemo>il.

Antes de abordar este capítulo, conviene definir los sigu ientes conceptos: Se cree que la presencia de linfocit os T autorreactivos inicia la cascada infla-
• Enoftalmos. Es el desplazamiento del globo ocular hacia atrás. Es poco matoria que conduce a la enfermedad. Uno de los antígenos contra los que
frecuente. Puede ser debido a la atrofia de la grasa orbitaria secundaria se d irige la autoinmun idad es el receptor de TSH (hormona estimulante del
a la edad o a algún traumatismo o infección. También puede apa recer en tiroides), presente t ambién en el tej ido orbitario. La enfermedad afecta tanto
fracturas del suelo V más raramente de la pared interna de la órbita, en las al tejido muscular como al tejido graso V conjuntivo de la órbita. Desde el
que parte del contenido orbitario se introduce en el seno maxilar o etmoi- punto de vista histológico, la fase inflamatoria inicial da paso a otra en la que
dal, respectivamente. También puede verse ante la presencia de varices la in flamac ión es sustitu ida por fibrosis.
orbitarias (caso en el cua l el enofta lmos desaparece al realizar maniobras
de Valsalva), o en el raro síndrome del seno silente, en el que existe un Dentro de los factores ambientales, el hábito tabáquico se relac iona con
colapso parcia l o total del seno maxilar por obstrucción en su venti lación. la incidencia, gravedad V la reactivación de la enfermedad. Se señala
• Exoftalmos o proptosis. Es el desplazamiento del globo hacia adelante. como el principal factor de riesgo evit able, por lo que es muy importante
Es una de las manifestaciones cl ínicas más f recuentes en la patología concienciar al pacient e de la necesidad de abandona rlo. También es más
orbit aria. Se trata de una protrusión anormal de uno o de ambos ojos frecuente su desarrollo en pacientes que han recib ido t ratam iento con
debida a la presencia de una m asa orbitaria, de una anomalía vascu- vado radiactivo.
lar o de un proceso inflamatorio. Existe exofta lmos cuando la distancia
entre el reborde orbitario externo V el vértice de la córnea es mayor de Clínica
21 mm, o si existe una asimetría entre ambas órbitas de más de 2-3 mm.
El exoftalmos parece debido a una alteración de los mecan ismos inmunita-
RECUERDA rios de origen genético. Existe una re acción inmunitaria humoral V celular
La oftalmopatía distiroidea es la causa más f recuente de contra los tejidos orbitarios, provocando, primero, una fase activa, con una
proptosis en el adulto. En el niño lo es la celulitis orbitaria. duración no superior a 1,S-2 años, con inflamación de los músculos extrao-
cu lares V de la grasa orbitaria con el consiguiente exoftalmos V signos cl íni-
cos de actividad "CAS: clinica! Qctlvity signs" (edema pa lpebral, y caruncular,

& hiperemia conjuntival, diplopía V propto sis evolutivas ... ) V, posteriormente,


fibrosis V retracción de los múscu los que induce con frecuencia estrabismos
de mecanismo restrictivo.
Oftalmopatía tiroidea
Las manifestaciones oculares asociadas son:
• Exoftalmos o proptosis. Se debe al aumento de volumen de los tejidos
Epidemiología orbit arios. Es el signo más importante. Se define como una protrusión
del vértice anterior del globo ocu lar, superior a 21 mm, con respecto al
Probablemente se trata de la reborde orbitario temporal. Se cuantifica con exoftalmómetro o bien en
enfermedad orbitaria más fre- los cortes axiales de la TC o la RM. En raras ocasiones pu ede conduc ir a
cuente V sin duda constituye la la luxación del globo ocular.
causa más habitual de exoftal- • Síndrome de retracción palpebral. Es el responsable de l aspecto
mas, tanto bilateral como uni- aterrorizado de los pacientes. El párpado superior se retrae, dejando
lateral en adultos (Figura 18J. visible la esclera por encima del limbo esclerocorneal (signo de Da l-
Es cinco veces más frecuente rvmple). En muchos casos, se acompaña de una dism inución de la
en mUJeres. Generalmente se frecuencia del parpadeo, por lo que son frecuentes los síntomas de
asocia con estados de hiperti - oJo seco.
www.Booksmedicos06.com

ro idismo, pero puede aparecer • Estrabismo. En la fase aguda o activa se debe a la inflamación de los
en pacientes eutiroideos o hipotiroideos. músculos. En la fase crónica o inactiva se trata habitualmente de estra-
bismos de naturaleza restr ictiva debidos a la fibrosis de los mismos. El
Patogenia paciente suele presentar diplopía vertical porque el músculo más afec-
tado es el recto inferior.
Desde el punto de vista patogén ico, se trata de una enfermedad autoinmu- • Alteraciones conjuntivales, como hiperemia V quemosis. Son signos
nitaria, de base genética V que rec ibe la influencia de factores ambient ales. "CAS~, su presencia ma rca actividad clínica.

15
facebook : Booksmedicos06
,
OFTALMOlOGIA

• Alteraciones corneales. Queratopatía por exposición como consecuen- Fígur.ll 19


cia del exoftalmos y la retracción palpebral.
forma activa forma inactiva
• Neuropatía óptica compresiva. Consecuencia del aumento de volumen ManeJO se(uelas
de los vientres de los músculos extraocu lares. La compres ión se pro-
duce a nive l del ápex orbitario. Produce una restr icción del campo visual l eve
que puede ser severa y comprometer la visión. Conjuntamente con la
anterior (queratopatía severa por exposición) es indicación de descom- I
presión orbitaria urgente si no mejora con la administración de bolos de . Lágr¡ma~ Compromi~
• Corticoides
corticoides a alt as dosis.
artificiales • Radioterapia visual +
. Selenio ·Inmul"\osupresores DeS(ompresión
· Biológicos: orbit~ria
Diagnóstico - Rituximab
- Tocilizumab ±
Además de la cl ínica, son importantes las pruebas de laboratorio V de neu- Cirugía
roimagen. del estrabismo
y los párpados
• laboratorio. Hormonas tiroideas (la más importante es la TSH que
estará muy d isminuida en pacientes con hipertiroidismo, aunque no
Tratamiento de la orbitopatia distiroidea
ocurre siempre). Además, se solicitan anticuerpos antitiroideos (antipe-
roxidasa y antitiroglobu lina) y antirreceptor de TSH (TSI).
• Neuroimagen. Permite cuantifica r el exoftalmos y valorar el aspecto
de los múscu los extraoculares. Típicament e los músculos estarán
muy engrosados. El aumento de volumen se produce a expensas del
vientre de los mismos, respetando de forma característica la inser- Celulitis orbitaria
ción.
Aunque clásicamente se ha dicho que la RM resulta superior a la TC
en la valoración de las partes blandas, lo cierto es que en el caso de Es una inflamación aguda de los tejidos orbitarios de etiología infecciosa,
la oftalmopatía distiroidea aporta pocas vent ajas, pues el hecho de generalmente propagada desde los senos paranasales o más raramente de
que el tejido muscular contrast e de forma significativa con el t ejido infecciones o heridas en la piel periocular.
graso circundante, permit e la valoración det allada de la morfología
de los músculos extraoculares en la Te. Asimismo, la TC perm ite pla- Epidemiología
nificar una posible cirugía de descompresión o rbit aria en caso de ser
necesaria. Más frecuente en la infancia, en la que suele provenir del seno etmoidal.
Probablemente la celulitis orbitaria constituye la causa más habitual de exof-
Tratamiento ta lmos en la infancia.

• Médico. Es importante que los pacientes abandonen el tabaco. En for- Etiología


mas leves debe tratarse el ojo seco que en muchas ocasiones aparece
asociado, con lágrimas artificiales; también en estos casos se ha des- Los gérmenes más habitua les son 5taphylococcus aureus, estreptococo y
crito una mejoría clínica con suplementos de selenio durante 6 meses. Haemophilus influenzoe.
Además del control adecuado de la patología endocrina, la base del
tratamiento en formas activas moderadas o severas la constituyen los Clínica
corticoides sistémicos. En cuadros muy graves puede ser necesaria la
administración de terapia biológica como el rituxima b. Recientemente Cursa con exofta lmos unilateral importante de rápida instauración, axia l y no
se ha introducido en el arsenal terapéutico el tocilizumab, inh ibidor de reductible, edema palpebral inflamatorio, quemosis conjuntiva l, alteración de
la IL-6 con resultados prometedores en orbitopatía d istiroidea activa la motilidad ocular, dolor periocular (aumenta con la movi lización y al presio-
resistente a corticoterapia. La radioterap ia orbitaria es poco utilizada en nar) y alteraciones de la visión. La afectación del estado genera l es moderada.
nuestro medio. Es una enfermedad grave que puede compl icarse con una trombos is del seno
• Quirúrgico: cavernoso, y que no se debe confundir con la celulitis preseptal (Figura 20).
1. Si el paciente presenta queratopatía grave o neuropatía compre- En este caso, la infección está limitada al compartimento graso situado ante-
siva, es aconsejable la realización de una descompresión orbi- rior al septo (al tejido adiposo
taria. También se indica cuando hay riesgo de luxación ocular pa lpebral). Suele producirse
o, en ocasiones, con una final idad estética en fases crón icas o a partir de una lesión cut á-
inactivas. nea previa (orzuelo o pica -
2. Cuando la retracción palpebral es muy marcada, puede indicarse dura de insecto). Cursa con
la realización de una Müllerectomía (extirpación del músculo de afect ación leve de la función
www.Booksmedicos06.com

Mü ller). visua l y del estado general


3. Cirugía del estrabismo. Se realiza una vez superada la fase activa. y el pronóstico es bueno.
Se suelen rea lizar retroinserciones de los músculos que han que- Hay infecciones de la órbita
dado fibrosados. menos frecuentes, pero
potencialmente graves que
El o rden lógico terapéutico de la cirugía debe ser: 1) descompresión pueden verse en, por ejem - Celulitis preseptal como complicación
orbitaria, 2) cirugía del estrabismo, y 3) cirugía palpebral (Figura 19). plo, pacientes neutropén icos de dacriocistitis aguda

16
facebook : Booksmedicos06
Manual CTO de Medicina y Cirugía, 10. 3 edición 04. 6rb~o

tras un trasp lante de médula ósea, como el caso de una extensión orbit aria límbicos muy congestivos (en
de una sinusitis por mucor (MIR 14-15, 232-IF). "cabeza de medusa") (Figura
21) y di latación venosa reti -
Tratamiento niana. Es muy característico
el aumento de la PIO, produ -
El tratam iento se realiza con antibióticos intravenosos e ingreso hospitala- cido por el incremento de la
rio. No obstante, la de tipo preseptal puede ser inicialmente manejada de presión venosa episcleral. A
manera ambulatoria, pero con estrecha v igilancia. veces aparece oftalmoplejia
(la paresia más frecuente es
la del VI par cranea l, debido
a la situación de este nervio
en el seno cavernoso). Fistula carotidocavernosa
Tromboflebitis del seno cavernoso
El paciente refie re dolor, diplopía, déficit visua l Vpercepción de ruido pu lsátil
intracraneal que, en ocasiones, puede llegar a auscultarse. Las de bajo flujo
La tromboflebitis del seno cavernoso es una complicación grave de infeccio- son cuadros mucho menos llamativos.
nes orbitarias y de otras infecc iones reg iona les (p. ej., oído, senos paranasa-
les, garganta, dientes, forúnculos faciales ... ). RECUERDA

Es característico de las fístulas arteriovenosas la aparición


Clínica de un exoftalmos pu lsátil.

Es un cuadro de instauración violenta, con exoftalmos rápido, axia l V grave


que, con frecuencia, se hace bilateral. Asimismo, hay edema de párpados y de Diagnóstico
raíz nasal, quemosis conjuntiva l, parálisis ocular parcial o total del 11 1, IV V VI
pares craneales, y dolor ocular (m ás tolerable al presion ar el globo) y regional Se precisa la rea lización de una angio-RM y, en ocasiones, de una angiografía
por afectación del trigémino. El paciente presenta afectación genera l grave, de sustracción digita l.
con fiebre, taquicardi a Vposible propagación a meninges. Por dicho motivo, es
necesario hacer punción lumbar, ante la sospecha de tromboflebitis. Tratamiento
Tratamiento Los pacientes requ ieren observación; suelen resolverse por trombosis
espontánea. En la actualidad, muchas fístul as pueden reso lverse por medio
La base del tratam iento es ingreso hospitalario para antibioterapia intrave- de radiología intervencion ista.
nosa precoz V enérgica, haciendo cultivos de nasofaringe, de conjuntiva V
hemocultivo.

Hemorragia orbitaria
Fístula carotidocavernosa
Presentan exoftalmos casi instantáneo unilateral. Pueden aparecer tras
anestesia retrobu lbar o después del sangrado de ma lformaciones vascu-
Es la consecuencia de la rotura de la arteria carótida o de sus ramas dentro del la res.
seno cavernoso, creándose un cortocircuito que conduce al aumento de pre-
sión en el seno (arteriolización del seno cavernoso). Este aumento de presión se
transmite a todas las venas que llegan al mismo (especi almente a las orbitarias),
con gran dilatación venosa en el territorio Vrobo de sangre a la arteria oftálmica.
Tumores orbitarios
Epidemiologia
Se trata de una enfermedad muy infrecuente. En su crecimiento, pueden llegar a provocar exoftalmos y diplopía (Tabla 2).

Tabla 2
Etiología
Metástasis
Benigno Maligno
Se pueden distinguir dos tipos, las traumáticas (h abit ualmente de alto flujo) más frecuente
www.Booksmedicos06.com

y las no traumáticas (en pacientes habitua lmente hipertensos y con atero- Niño Hemangiama Rabdamiosarcoma Neuroblastama
matosis, que suelen ser de bajo flujo). capilar
Adulta Hemangiama linfama Mama, pulmón
Clínica cavernosa
las tumares m~s frec:uent~ en ambas edad~ SIln las benignos
La clínica depende de la cuantía de la fístula (alto o bajo flujo). Cursa con
exoftalmos axial de instauración rápida, pu lsátil, con vasos episclerales peri- Patologia t umoral orbitaria

17
facebook : Booksmedicos06
,
OFTALMOlOGIA

Tumores orbitarios infantiles dens idad de las zonas afectas. La respuest a a la adm inistración de corticoides
suele se r espectacular, tamb ié n se han descrito respuestas a metotrexato y
• Gliamas del nervio óptico. Histológicamente ben ignos (hamartomas), rituximab. La radioterapia representa un a alternativa de segunda elección.
pero de comportamiento a veces ag resivo por afectar al quiasma, a la
Tabla 3
reg ión hipota lámica o al tercer ventrículo. El 30% de los casos aparece
en el contexto de una neurofibromatosis tipo L Provocan exofta lmos. Celulitis Trombosis
Sfntoma Celulitis orbitaria
• Rabdomiosarcomas. Muy malignos. Producen exoftalmos de rápida preseptal del seno cavernoso
evolución y signos inflamatorios. El tratam iento es la asociación de Edema palpebral Si Si Si
radioterapia y qu imioterapia. inflamatorio
• Tumores quísticos. Son benignos. Se encuentran presentes desde el
Exoftalmo5 No Sí (mono lateral) Sí (bilateral)
nacimiento. Provocan exoftalmos o protruyen a través de la piel o con -
juntiva.los más frecuentes son los quistes dermoides. Suelen originarse Dolor local Si Importante Tolerable
en las fisuras óseas orbitarias. a la presión
• Tumores metastásicos. Entre los más habit uales están las metástasis Dolor No Si Si
del neuroblastoma, de l sarcoma de Ewing y del nefroblastoma. con la movil idad
ocular
Tumores orbitarios del adulto Repercusión general leve Moderada Muy grave

• Tumores vasculares. Angiomas cavernosos. Son de carácter ben igno. Patotogía inflamatoria orbitaria. Diagnóstico diferencial
Suponen la causa más frecuente de exoftalmía tumoral en e l adu lto.
• Tumores linfomatosos. Se originan en e l tejido linfo ide conjuntival. Los
malignos, primariamente orbitarios de mayor frecuencia. El trat amiento
es radioterápico. PREGUNTAS . ,/ MIR 14·15, 232-IF
• Meningiomas. Originados en las vainas del nervio óptico, son benignos
histológicamente, pero difíciles de tratar por su localización, extensión MIRJ
y carácter rec id ivante. El tratam iento es la observación. Algunos casos ~
pueden ser tratados con radioterap ia.
• Tumores propagados desde los senos paranasales. Mucoceles {benig-
nos}, osteoma (benigno), epiteliomas (ma lignos). Tratam ie nto quirúr- Ideasclave
gico junto con el especialista en otorrinolaringología.
.1 La ofta lmopatía tiroidea es la causa más frecuente de exoftalmos del
• Tumores derivados de glándula lagrimal. Existen dos variantes: e l
adulto, tanto unilateral como bilateral. En los niños es la celu litis or-
ade noma pleomorfo, benigno, der ivado de conductos, estroma yele-
bit aria.
mentos mioepit e liales, que es el más frecuente de los derivados de esta
glándula; y e l carcinoma, maligno. Ambos tienen en común e l producir ,/ La oftalmopatía tiroidea cursa con exoftalmos, retracción pa lpebral y
desp lazamiento del ojo e n dirección inferonasal. alteraciones de la motilidad. En ocasiones, los pacientes pueden ser
• Tumores metastásicos. Su origen es, en primer lugar, e l carcinoma de hipotiro ideos o eutiroideos. Los casos moderados o graves se tratarán
mama, segu ido por el carcinoma de pulmón. con corticoides.

,/ En la celulitis orbitaria, a d iferencia de la celulitis preseptal, existen:


alteración de la motil idad ocular y de la agudeza visual, afectación ge-
ne ra l moderada y exoftalmos un ilatera l NO REDUCTI BLE.

Pseudotumor inflamatorio ,/ Los focos que originan con más frecuenc ia celulitis orbitarias son los
senos paranasa les, sobre todo el etmoidal.

El pseudotumor inflamatorio (actualmente se tiende a denominar "enferme- ,/ Ante un paciente t raumatizado con un exoftalmos axial de instaura-
dad infla matoria idiopática de la órbita#) es una causa de exoftalmos poco ción ráp ida, pulsáti l, ojo congestivo (en "cabeza de medusa#) y au-
frecuente. Por definic ión, es un cuadro inflamatorio orbitario id iopático, mento de la presión intraocular, se debe sospechar una fístula caro-
aunque es probable que exist a una causa aún desconocida; recientemente tidocavernosa.
se han descrito casos de pseudotumor orbitario relacionados con la enfer-
medad por exceso de IgG4. Es posible que afecte toda la órbita o bien selec- ,/ Un exoftalmos inst antáneo orienta a hemorragia orbitaria.
tivamente a ciertas reg iones (m iositis, ápex). Se trata de un diagnóstico de
,/ Un exoftalmos de d irecc ión inferomed ial orienta a tumor de la glándu-
exclusión (Tabla 3), una vez descartados los exoftalmos tiro ideo, vascular y
la lagrima l princ ipa l.
tumoral. Supone la segunda causa de proptosis en niños y adu ltos.
,/ El pseudotumor inflamatorio o enfermedad inflamatoria orbitaria
www.Booksmedicos06.com

Cuando e l proceso inflamatorio afecta de fo rma preferente a la hend idura idiopática, es la segunda causa de exofta lmos en niños y adultos. Diag-
esfenoida l y al seno cavernoso, se produce oftalmoplejia do lorosa y se hab la nóstico de exclusión que obliga a descartar otras etiologías. Responde
de síndrome de Tolosa-Hunt. En la RM yen la TC se observa un aumento de la espectacularmente a corticoides.

18
facebook : Booksmedicos06
Manual CTO de Medicina y Cirugía, 10. 3 edición 04. 6rb~o

Mujer de 38 años acude a nuestra consulta con un cuadro de exoftalmos Paciente de 10 años que refiere tumefacción y dolor ocular unilateral, ma-
axial de varias semanas de evolución, afectando fundamentalmente a lestar general y fiebre de 39 Oc de 3 días de evolución. En la exploración,
su ojo derecho. En la exploración, nos llama la atención una conjunti- se objetiva exoftalmos unilateral, movilidad ocular dolorosa, diplopía e in-
va con síntomas discretos de hiperemia y edema, una queratitis de ca- tenso edema palpebral. En la analítica, aparece marcada leucocitosis y au-
rácter punteado en tercio inferior corneal, y también sospechamos una mento de la velocidad de sedimentación. El diagnóstico más probable será:
retracción palpebral al observar cómo el borde del párpado superior se
encuentra por encima del limbo, permitiéndonos visualizar la escleróti- 1) Enfermedad de Graves oftálmica.
ca. La paciente no manifiesta disminución de visión ni alteraciones tipo 2) Pseudotumor orbitario.
visión doble, y su presión intraocu lar está dentro de la normalidad . ¿Cuál 3) Celul itis orbit aria.
de los siguientes diagnósticos le parece más compatible con el cuad ro 4) Rabdomiosarcoma con necrosis tumoral.
descrito?
RC:3
1) Tumor intraocular.
2) Tumor intraorbitario. Paciente de 45 años, desde
3) Pseudotumor inflamatorio. hace unos meses ha notado
4) Enfermedad de Graves-Basedow. un cambio en su mirada (véa-
se imagen). Está muy nerviosa,
RC:4 tiene diarrea y palpitaciones.
En ocasiones tiene visión doble
En un paciente que presenta en ojo derecho exoftalmos directo pulsátil, y presenta sensación de cuer-
varices conjuntivales, tensión ocular de 24 mmHg (normal menos de 20), po extraño cuando está en am-
estasis venosa y papilar en fondo de ojo, ¿cuál de los que se enuncian a bientes secos. Con respecto al
continuación será el diagnóstico más probable? diagnóstico más probable:

1) Tumor orbitario intracón ico. 1) Oftalmopatía d istiroidea.


2) Oftalmopatía tiroidea. 2) Pseudotumor orbitario.
3) Fístula carotidocavernosa. 3) Metástasis de cáncer de mama a ambas órbit as.
4) Pseudotumor orbitario. 4) Dermatomiositis.

RC:3 RC: 1
www.Booksmedicos06.com

19
facebook : Booksmedicos06
Aparato lagrimal

Apesar de que el oJO Sl'(0 yla ¡¡atologíaob'ilructiva de la vía lagrimal son muy
fi¡o(uentes, este tema no ha sido preg untado en 1m últimos años. Es serundari o,
yse puede resolm ( 00 las Idea5 clave.

Cap. oKUOSl C.pa d . muo".


Dacrioadenitis Gl indul. I~,im.1 p,lnt lp .. 1 Ulul~ t itlfo... .....
y 91Jondul.lo S.Io(Ctsorl.los Y 914nd1.11 u
de Kf-.uslt y WoIf,lng dlt ~1"I11t Y M~

La dacrioaden itis es la inflamación de la glándula lagrima l principal.


• Agudas. Están causadas por procesos sistémicos como la parotid itis, e l
sa rampión o la gripe, o locales como la erisipela. La glándu la lagrima l •
• •
es una de las estructuras orbitarias que pueden verse afectas en el con-
.-. • •
texto de la enfermedad inflamatoria idiopática de la órbita (pseudotu-
• , • • •
,

'0 ,

-
mor inflamatorio). •
• •
Clínica. Aumento de tamaño de la glándula, que se hace dura y
dolorosa a la pa lpación. Se acompaña de edema pa lpebral, con pto-
sis mecánica e incurvación del borde pa lpebral en fo rma de NS".
"o
• •

- ./

,
~.
- •
·•


Suele estar presente una adenopatía pre auricular. • •

Tratamiento. Es el del proceso causa l y se pautan AINE sistém icos.


Si hay infección puru lenta (se ha descrito sobre todo con grampo-
sitivos como 5. Qureus), se emplean antibióticos, con o sin drenaje.

• Crónicas:
Película lagrimal
Síndrome de Heerfordt. Fiebre, uveítis y parotiditis bilateral. A
veces asocia parálisis fac ial y dacrioaden itis. Es una de las variantes
clínicas de la sarcoidosis. Queratoconjuntivitis seca
Síndrome de Mikulicz. Tumefacción indolora conjunta de las glán-
dulas sa li vales y lagrimales por invasión de tejido linfoide. Puede Etiología
estar ocasionado por sífil is, tubercu losis, sarcoi dosis, linfomas y
leucem ias. Atrofia y fibros is del tejido glandular por infilt ración de cé lulas mononuclea-
res, pudiendo aparecer sola o asociada a afectación de otras glándulas exo-
Tanto las formas agudas como las crónicas pueden evolucionar hacia la atro- crinas (constituyendo en ese caso el síndrome de SJogren). Se observa en
fia del tejido glandu lar. lesiones granulomatosas, inflamatorias o neoplásicas bloqueo de los conduc-
tos excretores por cicatrización conjuntival, etc. El ojo seco es la patología
autoinmun itaria más f recuentemente asociada en pacientes con cirrosis biliar
primaria, y también es muy habitua l en los pacientes con artritis reumatoide.

Ojo seco Clínica

Se presenta con irritación, sensación de cuerpo extraño, escozor, fotofobia y


La pelícu la lagrimal está formada por tres cap as (Figura 22): visión borrosa transitoria .
• Capa lipídica. Producida por las glándu las de Meibom io y de Zeiss. Aparecen erosiones epitelia -
• Capa acuosa. Elaborada por la glándula lagrimal principal y las acceso- les punteadas en la parte infe-
www.Booksmedicos06.com

rias de Krause y Wolfring. rior de la córnea (se tiñen con


• Capa de mucina. Producida por las cé lulas cal iciform es y las glándulas fluoresceína), fil amentos en el
de Henle y Manz, esta última en contacto con el epitelio corneal. epitelio corneal (se pigmentan
con rosa de bengala) y dismi-
Dentro del ojo seco, aunque los síntomas son sim ila res en todos los casos, es nución de la secreción lagri-
preciso distinguir entre déficit de la capa acuosa, o queratoconjuntivitis seca, mal, detectada por un test de
déficit lipídico y déficit de mucina. Test de Schirmer
Schirmer anormal (Figura 23).

20
facebook : Booksmedicos06
Manual CTO de Medicina y Cirugía, 10. 3 edición 05. Aparato lagrimal

Este test mide la cantidad de lágrima que produce el paciente. Generalmente, tico. En el 90% de los casos, esta imperforación se resu elve es pontá -
se aplica una gota de anestesia para eli minar la secreción refleja y se coloca neamente; en el 10% restante, hay infecciones repetidas. En principio,
una pequeñ a tira de papel milimetrado entre el ojo y el párpado inferio r. Tras se hacen masajes en el saco varias veces al día. Si no se resuelve, es
5 minutos, se valora el número de mi límetros impregnados de lágrima. Un p reciso recurr ir al sondaje de las vías, y si tras va rios son daj es no se
H
sujeto normal "moja entre 10-15 mm. soluciona, hay que recu rri r a la cirugía.
o Del adulto. Inflamación del saco lagrima l. Más frecuente en mujeres
Déficit de mucina mayores de SO años. Pre senta varios cuadros cl ínicos, entre los que des-
tacan:
Etiología Dacriocistitis aguda supurada. Infección bacteriana con formación
de absceso. El germen más frecuentemente implicado es S. aureus.
El déficit de mucina es debido a la lesión de las células cal iciformes por diver- Es una tumoración inflamatoria en el ángulo interno, con piel hiperé-
sas causas; las más habituales son la hipovitam inosis A, la cicatrización con- mica y edema que se extiende al párpado in ferior y a la mejilla, yque
juntival por síndrome de Stevens-Johnson, el penfigoide, las quemaduras resulta muy dolorosa (Figura 24). Si no se resuelve, se fistu li za a piel
quím icas o el tracoma. de la cara. Se trata med iante antibióticos tópicos y sistém icos (amoxi-
cicl ina-clavulán ico oral) y antiinfla matorios sistémicos.
Clínica Si queda obstrucción permanente, hay que recurr ir a la cirugía,
una vez resuelta la
Es similar a la de la queratoconjuntiv itis seca. El test de Sch irmer no tiene infección, med ian te
porqué ser anormal, puesto que la cantidad de lágrima puede ser la usua l. extirpación del saco
(dacriocistecto-
Los síntomas aparecen porque la capa acuos a permanece muy poco tiempo mía) o creando
sobre la córnea, al fa ltarle la cap a de mucina. El tiem po de rotura de la pelí- una nueva vía que
cu la lagrimal, por tanto, está acortad o. resu elva la obs-
trucción mediante
Disfunción de las glándulas de Meibomio d acriocistorr i nos-
tomía. La dacriocis-
Origina un ojo seco evaporativo por una disfunción en la capa lipídica de la tectomía resuelve el
película lagrimal. Se asocia frecuentemente a acn é rosácea, y pu ede pred is- riesgo de infección,
poner a la aparición de blefaritis posterior y orzuelos internos o chalazia. pero no la epífora.
La dacriocistorri-
Tratamiento del ojo seco nostom ía resuelve Dacriocistiti s aguda co mplicada con
celu litis preseptal
ambos problem as.
El tratam iento de primera lín ea se realiza con lágrimas artificia les, fundam en- Canaliculitis aguda.
ta lmente aquellas enriquecidas con ácido hialurónico en concentraciones Los síntomas pueden asemejar los de una dacriocistitis aguda, sin
por debajo del 0,4%, que aporta viscos idad y permanencia en la su perficie embargo, la inflamación se sitúa más próxima al punto lagrimal. Se
del ojo. Otras medidas complementarias como el uso de humidificadores, de debe a la formac ión de unos cálcu los (d acr io litos) en el interior del
gafas protectoras o la t arsorrafia pu eden ayudar. canalículo, que producen una obstrucción de l mismo e inflamación.
En su patogenia está implicado Actinomyces israelii.
Los corticoides tópicos y la ciclospor ina tópica, así como los colirios de suero Dacriocistitis crónica. Inflamación y obst rucción crónica donde
autólogo (ricos en fact ores de crecimiento plaquetarios, obtenidos de la pro- el síntoma p rincipal es la epífora. Puede sufrir p ro cesos de rea-
pia sangre del paciente) se consideran tratamiento de segunda línea. gudización. El t ratamiento es la dacriocistorrinostomía, es decir,
la creación de una nueva vía de dr enaje lagrimal a t ravés de
Como t ratamiento de tercera línea se imp lantan tapones sobre los pun- la pared ósea nasal, de forma quirúrgica o, recientemente, vía
tos lagrima les para impedir el drenaje de la lágrima y, de este modo, endoscóp ica con láser, o endonasal asistida por el otorrinolarin-
aumentar su tiempo de permanencia. La pilocarpina y otros secretago- gólogo.
gas, como la cevimelina, pueden utilizarse de forma puntual en algunos
paci e ntes. Se administran por vía oral. Resultan efi caces, pero ti e nen RECUERDA
importantes efectos adve rsos, pues e l aumento de la secreción lagrima l La imperforación congénita de l conducto lacrimonasal es un
se acompaña de cefa lea, dolor abdominal, náuseas, diarrea, salivación y problema frecuente. Si no se resu elve espontáneamente,
sudoración. se recurre al son daje de la vía lagrimal. Sin embargo, en el
adulto, lo habit ual es que sea preciso recu rrir a una cirugía
llamada dacriocistorrinostom ía.

Mucocele del saco. Es una variedad de dacr iocistitis crónica . Tras


Dacriocistitis
www.Booksmedicos06.com

la obstrucción del conducto lacrimonasal, se acumulan secrecio-


nes de las células calic iformes que dilatan el saco y provocan una
t umoración adherida a planos profundos, que no duele. Al presio-
• Del recién nacido. Es la infección del saco lagrimal por imperforación nar, sale el conten ido mucoso del saco por los puntos lagrim ales.
de l conducto lacrimonasa l. Se produce epífo ra y episodios recidivan- Se puede intentar una dacr iocistorrinostomía, pero el deterioro
tes de tumefacc ión y enrojecim iento en la zona del saco, además de del saco lagrimal hace que fracase con frecuencia y, por eso, en
supuración por los puntos lagrimales. Se trata med iante co lirio antibió - muchos casos se opta por la dacriocistectomía.

21
facebook : Booksmedicos06
,
OFTALMOlOGIA

PREGUNTAS ,/ No hay preguntas MIR representativas. ,/ Ante un bebé con epífora y conjuntivitis, se sospechará una obs-
MIR trucción congénita de las vías lagrima les. E190% se resuelve espon-
táneamente. En el resto, la secuencia de t ratamiento es: 1) masaje;
si no, 2) sondaje; si no, 3) cirugía.

Casosclínicos ,/ Las dacriocistit is del adu lto son t ípicas de mujeres de más de
50 años.
En una mujer de 35 años, co n dacriocistitis crónica de 3 años de evo-
lución y lagrimeo continuo, e l tratamiento indicad o es: ./ Los episodios agudos de dacriocistitis con inflamación de l canto in-
terno se tratan con antibióticos tópicos y sistémicos, V antiinflama-
1) Antibioterapia local. torios sistémicos.
2) Dacriocistectomía.
3) Sondaje del conducto lacrimonasal. ti' La dacriocist itis crónica se manifiest a por epífora ocasionada por
4) Dacriocistorrinostomía. un componente de obstrucción y episodios infecciosos de re pet i-
ción . Su t ratamiento es la dacriocistorrinost omía, qu irúrgica o en-
Re: 4
www.Booksmedicos06.com

22
facebook : Booksmedicos06
Conjuntiva

Tema de imJlOrtlnda media, que parte del diag nóstito diferenci.ll del ojo roJo. Es
imJlOrtante saber distinguir los distintos tiJlOS de coojuntivitis. Las Jllúliferaciooes
cooJuntivales no han sldo preguntadas en más de diez años.

Ta l como ya se ha v isto anteriormente, la conjuntiva es una mucosa de l- de vasoconstrictores) (Figura


gada y transparente que tapiza la superficie interna de los párpados y la 25). Hay sensación de cuerpo
cara anterior de la esclera. Las patologías de la conjuntiva son la conjuntivi- e)(traño o picor, pero normal-
tis y las proliferaciones conjuntiva les. La clínica de la conjuntivitis se detalla mente no presentan dolor
en la Tabla 4. como tal, ni tampoco habi-
tualmente pérd ida impor-
Tabla 4 tante de visión (véase la
• Picor, escozor o sensación de cuerpo extraño Figura 49) (M IR 09-10,137).
• Sin dolor niafe<tación visual
Tratamiento
• Hiperemia conjuntival (más marcada en fondos de saco
conjuntivales): responde a vaslKonstrictores yes menor Lo ideal seria hacer un cultivo
al acercarse al limbo y un antibiograma, aunque ,I""y".",=,~;o"·"",,,~"je"c""""'~':.'________
• Secreción: purulenta (bacteriana), serosa (vírica), o mucosa suelen rem itir antes de que
(alérgica) se tenga el resultado. Por el lo, el gram y el cu ltivo se reservan para los casos
• Respuesta celular: papilas (alérgicas y (hlamydio en el recién graves, recidivantes o resistentes. Se usan antibióticos en colirio durante el
nacido), folícu los (virus y(hlomydia en el adulto), flicténulas d ía y en pomada por la noche (gentamicina, tobram icina, o quinolonas como
(hipersensibilidad a antígenos bacterianos) el oflo)(acino o ciproflo)(acino) junto a un AINE tópico.

Clinica de la conjuntivitis
Conjuntivitis del recién nacido
• Conjuntivitis gonocócica del recién nacido. Aparece entre los 2-4 d ías
tras el nacimiento, con quemosis y gran producción de pus, que si no se
trata, puede llegar a la ulceración, a la perforación cornea l ya la pérdida
Conjuntivitis infecciosas del ojo. Se trata con antibiótico tópico de amplio espectro y ceftria)(ona
sistémica.
• Conjuntivitis estafilocócica V neumocócica del recién nacido. El cuadro
Conjuntivitis bacteriana aguda clínico es similar; apareciendo entre los 3-10 días del nacimiento, con
pus más amari llento y reacc iones ulceronecróticas y membranosas de la
Etiología conjuntiva en el estafilococo, e inflamación subaguda en el neumococo.
El diagnóstico se realiza mediante cultivo. Se trata con antib ióticos tópi -
La mayoría de las conjuntivitis bacterianas agudas est án producidas por esta- cos de amplio espectro.
fi lococos que ocasionan una secreción mucopuru lenta: • Conjuntivitis herpética. Producida, la mayor parte de las veces (70%),
• Staphylococcus aureus. Probablemente es el microorgan ismo más fre- por el VHS-II. El niño se contagia a su paso a través del canal del parto.
cuente en conjuntivitis y blefaroconjuntivitis bacterianas. En el resto de los casos, el agente causal es el VHS-I, transm itido peri-
• Staphylococcus epidermidis. Es un saprófito que a veces se hace pató- nata lmente. La cl ínica de esta infección es habitualmente inespecífica,
geno. si bien en ocasiones aparecen manifestaciones específicas (erupción
• Streptococcus pneumoniae. Afecta f undamenta lmente a niños. vesicular en los párpados o la ú lcera típica cornea l en caso de las que-
• Haemophilus influenzae. También en niños, con mayor incidencia en ratoconjuntivitis, dendrítica o geográfica). El diagnóstico actualmente
menores de S años. se realiza con reacción en cadena de la polimerasa (PCR). La aparición
www.Booksmedicos06.com

de células mu ltinucleadas gigantes con inclusiones eosinófilas es muy


Clínica caract erística. Se trata con aciclovir, preferiblemente sistémico. La infec-
ción puede evitarse. Si se detectan vesícu las herpéticas vulvovagina les o
El periodo de incubación es de 2-5 días, según el germen que la cause. Cursa PCR positiva en la madre, se indica una cesárea.
con secreción puru lenta o mucopurulenta con formación de legañas, así • Conjuntivitis de inclusión del recién nacido. Provocada por Chlamydia
como con dificult ad para despegar los párpados por la mañana. Hiperem ia trachomaHs a partir de infección en el cérvi)( uterino materno en el parto.
e inyección conjuntival (má)(ima en fórn ices y que responde a la instilación Es la causa más frecuente de ofta lmia neonatal en los países occidentales.

23
facebook : Booksmedicos06
,
OFTALMOlOGIA

Aparece más tarde que la gonocócica, entre los 7-14 días de l nacimiento. Opacidad corneal (OC). La opacidad debe ocultar, al menos parcial -
Es una conjuntivitis aguda serosa que después se hace mucopurulenta o mente, la pupila sin dilatar.
purulenta. Es característica la afectación del estado general (otitis, rini-
tis, incluso neumonitis). En el niño, debido a la inmadurez de su tejido Diagnóstico
linfoide, no se forman folículos, apareciendo una hiperplasia papilar con
aspecto de frambuesa con tendencia a sangrar. El diagnóstico se realiza Desde el punto de v ista diagnóstico, por desgracia, no existe una prueba que
med iante frotis conjuntival. Se trata con tetraciclina tópica y eritromicina sea definitiva. La reacción en cadena de la polimerasa (PCR) es muy sensible,
sistémica. Es necesario tratar a los progenitores. pero detecta el contacto con la bacteria, no necesariamente la presencia de
enfermedad. La prueba que m ás se uti liza es la tinción con giemsa por ser
La profilaxis de la conjuntivitis neonatal se hace actualmente con povidona más económica, pero es poco sensible. Por todo ello, es de v ital importancia
yodada al 5% o con eritromic ina tópica, mucho menos irritante que el nitrato la historia clínica y la exploración.
de plata usado antiguamente (profilaxis de Credé), salvo en el caso de la
conjuntivitis herpética, que se previene indicando cesárea programada si se Tratamiento
detectan cu ltivos m aternos positivos (Tabla S).
El tracoma, errad icado en España, es una causa importante de ceguera en
Conjuntivitis por Chlamydia trachomatis pa íses en vías de desarrollo. La OMS recomienda la estrategia SAFE. Se trata
de una estrategia multidisciplinar que debe d irigirse a toda la comunidad
Chlamydia trachomatis puede producir distintos cuadros: afectada.
• Conjuntivitis de inclusió n (serotipos O-K):
Del recién nacido. El tratamiento de elección
RECUERDA
Del adulto. Conjuntivitis aguda de transmisión sexual en la mayoría es la az itromicina. Debe tra-
de los casos, con un periodo de incubación de 5·14 d ías. Cursa con Regla mnemotécnica: tarse toda la comunidad si
abundante secreción serosa y, a veces, mucopurulenta, hiperem ia De inKlusión y trAComa. hay m ás de un 10% de los
y formación de folícu los. Si no se trata, puede degenerar en conjun- niños afectos. Si la preva len-
tivitis fo licular crónica o en una queratitis. En el frotis, aparecen los cia es menor, se opta por el
gérmenes incluidos en el citop lasma de las célu las epitel iales. Se tratamiento selectivo, d irig ido a los individuos afectos y sus cont actos. La
trata con tetraciclina tópica y sistém ica. tetraciclina tópica (en ungüento) se considera de segunda elección. Se indica
en niños menores de 6 meses, alérgicos a la azitrom icina y en embarazadas.
• Tracoma (serotipos A-C). Es una queratoconjuntivitis epidém ica de evo-
lución crónica. Según la OMS, la clasificación del tracoma comprende: Conjuntivitis virales
Tracoma folicular (TF). Fase activa de la enfermedad en la que pre-
dominan los folículos. Debe haber por lo menos S fo lículos y con un • Fiebre adenofaringoco njuntiva. Está producida por los adenovirus 3
tamaño de, al menos, O,S mm. y 7. Su instauración es brusca, con malestar general, faringitis y fieb re.
Tracoma intenso (TI). Engrosamiento inflamatorio sign ificativo de La afect ación primero es un ilateral y después bilatera l, con hiperem ia,
la conjuntiva t arsa l superior. Se encuentra oscurecida y más de la secreción serosa y adenopatías submaxilar y preauricular. Actua lmente
mitad de los vasos profundos son normales. se dispone de los test de detección de antígenos que resultan de gran
Cicatrización tracomatosa (IS). Bandas de cicatrización en la con- ayuda en el d iagnóstico de estas formas de conjuntivitis. No tiene trata -
j untiva tarsal. miento específico, y se util izan sol amente antibióticos tóp icos para evi·
Tracoma con triquiasis (TI). Al menos una pestaña que hace con- tar sobreinfecciones y los AIN E y corticoides para reducir la inflamación.
tacto con la córnea. Dura entre 1- 2 semanas.

Tabla 5
I Gonocódca Estafiloc:6cica y neumoc6dca Herpética De indusl6n (la más frecuente)
Epidemiología Agente NeiMeria gonorffloeae S. aureus, S. pneumoniae VHS-II (hlamydia tramomatis
Inicio 1.... -4.'día 1 ... - 10.·día 3. ... - lS:día 7.' - 14.·día
Transmisión Intraparto Posparto Intraparto Intraparto
Clfnica Hiperaguda Pus amarillento • Erupción vesicular Dentro del contexto
• Úlcera dendrítica ogeográfica de una enfermedad sistémica
(induso de neumonitis)
Rie5go de perforación Riesgo deformación de pannus
Diagnóstico Diplo{Ocos gramnegativos PMN Ybacterias gigantes • linfocitos, plasmáticas • linfocitos, plasmáticas,
en los polimorfonucleares (PMN) • Células multinucleares inclusiones intracelulares
• Cultivos virales en el gram
www.Booksmedicos06.com

• EUSA
Profilaxis Povidona yodada Higiene posparto Cesárea, si sos~cha Povidona yodada
Tratamiento Ceftriaxona sistémica Orientado por gram ycultivo Aciclovir tópico, sistémico Tetraciclina tópica
si afectación sistémica yeritromicina sistémica
Conjuntivitis del recién nacido

24
facebook : Booksmedicos06
Manual CTO de Medicina y Cirugía, 10. 3 edición 06. Conjuntiva

• Queratoconjuntivitis epidémica. Provocada por los adenovirus 8 y 19. Sin Puede complicarse con una queratopatía (ú lceras en escudo). Mejora
manifestaciones sistém icas, la afectación ocular es más grave. Además de con antih istamínicos y corticoides tópicos y acaba desapareciendo en
hiperem ia, inyección conjuntiva l, secreción serosa, folículos y adenopatía la pubertad. El cromoglicato d isódico, usado en fases precoces, puede
preauricular, pueden apa recer edema palpebral, hemorragias petequia les atenuar los síntomas, pero no previene las re cidivas.
en la conjuntiva y queratitis punteada superficial, que se tiñe con f1uores- • Queratoconjuntivitis f1ictenular. Respuesta inflamatoria de la con-
ceína. El tratamiento es sintomático, con compresas frías, un AINE en coli- juntiva o de la córnea, de ca rácter nodular y etiología inmunológica.
rio y antibióticos para evitar la sobreinfección. Los corticoides tópicos se Cu rsa con la apar ición de flictenas, pequeñas ves ículas que estallan
emplean para reducir la inflamación y tratar las opacidades subepitelia les espontáneamente y tienden a la curación. Cuando son conjuntivales,
(infi ltrados subepiteliales postadenovíricos) en e l estadio final. Son muy presentan un halo hiperém ico. Pueden asociarse a b lefaroconjuntivi-
importantes las medidas higiénicas, pues es muy contagiosa. tis estafilocócica. Se tratan con corticoides tópicos.
• Queratoconjuntivitis hemorrágica epidémica. Producida por un picor- • Co njuntivitis papilar gigante. Apar ición de papilas en la conjuntiva ta r-
nav irus. Su instauración es brusca, con secreciones serosas, gran edema sal superior en portadores de lenti llas, sobre todo blandas, tras meses o
pa lpebral y quemosis, apar ición de folícu los, intensa hipe re mia y forma - años de su uso. Cursa con picor y secreciones y, a veces, con pequeños
ción de petequias. Es muy contagiosa, originando epidemias, por lo que infiltrados cornea les. El tratam iento consiste en la retirada de la lente.
es necesario el aislamiento de los pacientes. Se resuelve espont ánea- • Conjuntívitis químicas. Antes eran muy frecuentes, cuando la profilax is
mente. Se usan colirios antibióticos para evitar la sobreinfección bac- de la oftalm ia neonatorum se hacía con nitrato de plata. Actualmente,
teriana y AINE tóp icos. Aunque el pronóstico es bueno, a veces pueden son mucho más raras, desde que se prefiere usar en la citada profilax is
producir pérd ida visual porque evolucionan a la formac ión de infiltrados pomada antibiótica y povidona yodada.
subepiteliales que habitualmente desaparecen con el tiempo.
La Tabla 6 resume el diagnóstico diferencial de los distintos tipos de conjuntivitis.
RECUERDA
Tabla 6
En las conjuntivitis víricas, es tí pica la apa rición de folículos
Bacteriana Vlrica Alérgica
y de una ad e nopatía preauricu lar.
Inyección Marcada Marcada Moderada
Exudado Purulento Seroso Mucoso
Papilas Aveces No Si
Folículos No Si No
Conjuntivitis de etiología inmunitaria Adenopatía preauricular R,ro Si No

• Conjuntívitis alérgica. Reacción inflamatoria aguda o crónica de la con- Diagnóstico diferencial de las conjuntivitis
juntiva caract erizada por quemosis, hiperemia y papilas, provocada por
un alérgeno específico, generalmente en primavera. Suele cursar con
fiebre, rinitis, asma o urticaria. Aparece lagrimeo, quemos is, edema
conjuntival y palpebra l, secreción serosa y eosinófilos en el frotis.
El tratam iento más eficaz es la e liminación del alérgeno. Mejora con Proliferaciones conjuntivales
antihistamínicos, vasoconstrictores y corticoides pautados durante S-7
días, todos ellos por vía tóp ica. Los antihistamínicos orales podrían ser • Pinguécula. Lesión degenerativa, bilateral, yuxtalímbica, redondeada,
útiles si además se asoc ia clín ica extraocular. amarillenta, elevada, situada más frecuentemente en la conjuntiva nasal.
• Conjuntivitis por contacto. Debuta tras la utilización de cosméticos, de Es una degeneración de las fibras elásticas subconjuntivales con depós ito
fármacos tópicos (frecuente con atropina, fenilefrina y otros alfaagonis- de sustancia hia li na amorfa. A veces se inflama. Su tratamiento se basa en
tas ... ), de lenti llas, etc. Aparece quemosis, edema pa lpebral, hiperem ia, protección solar con gafas con fi ltro de rayos UVA, lubricación con lágr i-
lagrimeo y picor, asociando ocasionalmente eccema pa lpebral de con- mas artificiales y, si no mejora, se plantea extirpación qu irúrg ica.
tacto en la región periocular. El tratamiento se real iza con corticoides • Pterigión. Pliegue tri angula r de la conjuntiva bu lbar que avanza sobre
tópicos en colirio, y en pomada si aparece afectac ión palpebral. la córnea en el área de la hendidura palpebral, genera lmente en el lado
• Co njuntivitis vernal. Inflamación conjuntival bilateral, rara y recurrente. nasa l, pudiendo llegar hasta e l área pupilar (Figura 27). Se consideran
Las recid ivas son frecuentes en primavera y en verano, y en pacientes con facto res de riesgo la exp osición a la luz ultravioleta, o cualquier otro irr i-
atopia. Tiene mayor incidenc ia en niños varones de entre 8-10 años, con tante crónico y la sequedad ocular. Puede asentar sobre la pinguécula.
brotes estacionales hasta que desaparece en la pubertad. Ex iste aumento Suele ser bilateral, relati-
de IgE y mastocitos a vamente simétrico. Pro-
nivel conjuntival. voca un astigmatismo
Cursa con gran fotofob ia, progresivo, y es posible
lagrimeo, picor intenso que afecte a la visión, si
y sensación de cuerpo alcanza el área pupilar.
www.Booksmedicos06.com

extraño, gran cantidad de Da lugar a una irritación


sec reción mucosa blan- crón ica. El tratamiento
quecina y papilas en con· médico se basa en lubri-
juntiva tarsal, que adoptan cación con lágrimas arti-
un aspecto de empe- ficia les, protección solar
drado (MIR 12-13, 147) con gafas con filtro de
(Figul'il 26). Conjuntivitis vernal rayos UVA y si persiste la ,,,••• n~·g
.i_6"",--_____________

2S
facebook : Booksmedicos06
,
OFTALMOlOGIA

inflamación y las molestias, el pterigión alcanza el eje visua l o produce un Angiomas. Pueden adoptar forma de telangiectasias difusas, de
astigmatismo importante, se planteará tratamiento quirúrgico. El princi· hemangiomas capi lares o de hemangiomas cavernosos.
pal problema es la recid iva. ~sta es mucho más probable en pacientes de Dermoides. Son tumores congénitos, lisos, redo ndos, amarillos y
raza negra. En aquéllos con bajo riesgo de recidiva, podría estar indicada elevados de los que suelen sobre sa lir pelos. Son más una anomalía
la extirpación simple. Sin embargo, si el riesgo de rec id iva es alto, es acon - del desarrollo que una neoplasia. En esta clasificac ión se incluyen
sejable aplicar antimitóticos sobre el lecho escleral (m itomicina e o SFU) los dermoides, los lipodermoides, los epidermoides y los teratomas.
o bien realizar un autotrasplante de conjuntiva (Vídeo 4). Granulomas. Son re ac ciones inflam atorias a agresiones externas,
de crecim iento lento.

• Lesiones precancerosas:
Melanosis precancerosa. Lesión pigmentada y pl ana que aparece en
adultos de forma brusca. Puede evolucionar a un verdadero melanoma.

• Tumores malignos:
Espinocelular. Es raro y suele aparecer en el limbo esclerocorneal y
en la unión mucocutánea del borde pa lpebral y la carúncu la. Con -
siste en una formación opaca muy vascularizada, de aspecto gelati-
noso y de rápido crecimiento. Ocasiona metástasis linfáticas. Puede
extirparse si es pequeño; aunque si es de gran tamaño, es necesa-
ria la enucleación (extirpación del globo ocular) o la exenteración
(exti rpac ión de todo el contenido orbitario).
Carcinoma in situ. Su aspecto y su local ización son similares al
anterior, aunque es más limit ado y de mejor pronóstico. Recurren
con frecuenc ia.
Melanoma maligno. Es menos mal igno que los palpebrales y se
presentan con una pigmentación var iable. A veces se originan sobre
nevus preexistente o sobre melanosis adquirida. Poseen vasos afe-
Extirpación de pterigión con autoinjerto conjuntival rentes gruesos. Hay que hacer el diagnóstico diferencial con el nevus
(Por cortesía del Dr. Izquierdo, Hospital del Henares, Madrid)
conjuntival. El nevus posee, en muchas ocasiones, quistes y puede
movil izarse sin problemas. El me la noma, por el contrario, tiene un
Tumores conjuntiva les aspecto más sólido y suele estar adherido a planos profundos. Es
radiorres istente. En muchos casos, se precisa la enucleación.
Existen distintos tipos de tumores conjuntivales (benignos, lesiones precan-
cerosas y tumores mal ignos).
• Tumores benignos:
,/ MIR 12-13, 147
Nevus. Perilímbicos o en la carúncu la. Son acúmulos de células PREGUNTAS . ,/ MIR 09-10, 137
névicas pigmentadas que rara vez ma lignizan. Se extirpan por razo-
nes estéticas. MIR
Ideasclave
,/ Las conjuntivitis no present an dolor ni afectación de la agudeza visua l. ,/ Los serotipos A-C producen trAComa, de curso crónico, causa muy im-
Su hiperemia predomina en fondo de saco, lejos de la córnea. portante de ceguera en el tercer mundo.

,/ Las papilas predominan en el párpado superior, los folícu los lo hacen en ,/ Los serotipos D-K provocan conjuntivitis De in Klusión, causa más fre -
el párpado inferior. cuente de ofta lmia neonata l en pa íses occident ales. Parece una conjun-
tiv itis vírica que después se hace mucopurulent a.
,/ La pa labra "puru lento" orienta a etiología bacteriana; "folícu lo", "ade-
nopatía preauricu lar", "acuoso" a vírica; y "papi la", "prurito" o "muco- ,/ s. aureus es el patógeno más frecuente en blefaritis y en conjuntivitis
so/viscoso" a alérgica. bacterianas. Además, la hipersensibilidad a sus antígenos da lugar a la
conjuntivitis nictenular.
,/ Se usará col irio antibiótico, tanto en las conjuntivitis bacterianas (como
tratamiento), incluyendo Chlamydia, como en las víricas (como profi - ,/ Los portadores de lentes de contacto tienen mayor riesgo de infecc io-
laxis). Las alérgicas se tratan con antihistamínicos y corticoides tópicos. nes cornea les. La lentil la dificulta la oxigenación de la córnea, lo que
facil ita la apa rición de edema y neovascularizaci6n corneal. La conjunti-
www.Booksmedicos06.com

,/ Conjuntivitis por Chlamydia: tratar con tetraciclinas tópicas y sistémicas vitis típica es la papi lar gigante.
(o con eritrom icina).

26
facebook : Booksmedicos06
Manual CTO de Medicina y Cirugía, 10. 3 edición 06. Conjuntiva

Paciente de 62 años que acude a nuestra consulta por presentar enroje- Paciente varón de 40 años. Ha
cimiento de ambos ojos con gran cantidad de secreciones, sensación de vivido hasta hace S años en
cuerpo extraño, lagrimeo, reacción folicular, hemorragias subconjuntiva- Ecuador. Acude porque desde
les difusas y adenopatía preauricular palpable. Comenta que, reciente- hace un tiempo presenta una
mente, ha padecido una infección de vías respiratorias altas. ¿Cuál es el especie de telilla en ambos
diagnóstico más probable? ojos (véase imagen). Con res-
pecto al diagnóstico V manejo
1) Conjuntivitis bacteriana. de este problema, señale la
2) Conjuntivitis de inclusión. opción más completa:
3) Conjuntivitis vírica.
4) Conjuntivitis alérgica. 1) Presenta una pinguécula,
no es preciso hacer nada.
RC:3 2) Presenta un pterigión, es ob ligado extirparlo.
3) Presenta un pterigión, es aconsejable operarlo. Esta operac ión no
reviste apenas riesgos.
4) Presenta un pterigión. En su caso, el riesgo de rec id iva es alto, por lo que
puede estar indicado uti lizar mitomicina C durante la cirugía.

RC:4
www.Booksmedicos06.com

27
facebook : Booksmedicos06
Córnea y ese lera

la po rte m.ls imJlOrtlnte de este tema se incluye enel (oncepto de oJO rojo,
y son las queratitis. Para orienta r las diferentes eUologías, utiliz¡¡d elalgoritmo
que ofrewoos. De los otros aportados, es sufi{iente remrda r las Idros davt.

Presenta reacción de l segmento anterior, con hiperemia periquerá-


tica Vleucocitos que, por gravedad, se depos itan abajo, generando
Úlceras cornea les y queratitis un hipopión. El proceso puede cronificarse V curar tras vascu lari-
zarse, o perforarse y term inar en una panoftalm ia. Es, por tanto,
un cuadro grave y se acompaña de do lor ocular inte nso. Si está
Las queratitis constituyen una serie de cuadros de muy variada etiología, afectado el eje visual, puede haber pérdida importante de visión
morfología, extensión y gravedad. (MIR 09-10, 137).

Clínica general
En todas las queratitis, la presentación típica es el denominado "ojo rojo grave"
característico de cualqu ier patología del segmento ocular anterior que conlleve
repercusión e inflamación intraocular (qu eratitis, uveítis anteriores y glauco-
mas agudos); lógicamente, cuanto más grave sea el proceso, más intensa será
la sintomatología y los signos clínicos. La tríada típica es la siguiente:
• Dolor ocular. Producido por e l espasmo de los músculos ciliares y e l
esfínter del iris.
• Inyección ciliar o periquerática. Corresponde a vasos profundos ingur-
gitados y que no blanquean con adrenérgicos.
• Pérdida de visión. Muy variable, por la pérdida de transparenc ia de las
estructuras oculares (véase Figura 49).
• Fotofobia Vblefaroespasmo. Además, las queratitis ca racte rísticamente
se presentan como una a lterac ión del tej ido corneal, lo que imp lica una
pé rdida de su transparencia y de su regu laridad. Cuando se afecta e l
epitelio corneal, se habla también de úlceras corneales.

Muchas veces la morfo logía de esta úlcera Vlos signos oculares acompañan- Úlcera corneal bacteriana
tes son claves para determinar la etiología de la afectación corneal, como es
e l caso de las úlceras dendr íticas típ icas de las queratitis herpéticas. Es posible que se complique con una perforación, la formac ión de
una cicatriz estromal que, si es central, im pide la visión (se deno -
Etiología mina nubécu la si es pequeña Vleucoma si es grande), o la apar ición
de sinequias iridocorneales (anteriores) con glaucoma secundario
En líneas generales, se pueden distinguir las queratitis de origen infeccioso por obstrucción del drenaje del humor acuoso, sinequias iridocris-
(bacterias, virus Vhongos) y las no infecciosas. ta linianas (posteriores) con apar ición de cataratas, e ntre otros.
Tratamiento. Si hay dud as acerca del cumplimiento terapéutico,
Queratitis infecciosas es preferib le hospitalizar al paciente para hacer un buen segu i-
miento y estar segu ro de que se cumple la me dicación. Antes
Las queratitis infecciosas se clasifican en los siguientes tipos: de iniciar e l tratamiento antibiótico deben sacarse muestras para
• Úlceras bacterianas (t ambién llamadas abscesos cornea les). Se asientan frotis V cultivo. Se usan colirios concentrados de vancomicina y
sobre alteraciones epiteliales previas, generalmente erosiones traumá- de ceftazidima hasta disponer del antibiograma. Si no hay buena
ticas que se sobreinfectan con S. aureus, neumococos, estre ptococos,
www.Booksmedicos06.com

respuesta al tratam iento empírico, se realizarán los cambios


Pseudo monas, Moraxella, entre otros. orientados por el antib iograma. Si el cuadro es grave, pueden
Puede existir un mal func ionam iento de la vía lagrimal. También se rela- administrarse además inyecciones subconjuntivales diarias de los
cionan con ojo seco, uso de le ntes de contacto, sobre todo blandas, que- mismos antibióticos. Se emp lean midriáticos para evitar la fo rma-
ratopatía por exposición, diabetes y edad avanzada. ción de sinequ ias y disminu ir el dolor, así como analgésicos ora-
Clínica. Cursa con infilt rado estromal con edema de bordes, de les. Son posibles las rec urre ncias si los facto res predisponentes
aspect o grisáceo y sucio (Figura 28, véase más adelante Figura 30). no se han resuelto.

28
facebook : Booksmedicos06
Manual CTO de Medicina y Cirugía, 10. 3 edición 07. Cómea yesclera

i 1 \ 1 I Tabla 7
Absceso corneal Olcera herpética Queratitis estromal

Origen Recurrencias VHS por descenso Afectación autoinmunitaria


de las defensas e invasión Iras varias recurrencias
del epilelio

Aspecto Aspecto punteado, dendrítico Estroma opaco, caseose


del o gell!lráfico

Clínica • AnestMia parcial, poco dolor • Vascularización corneal


• Tinción con fluoresceína • Uveítis,leucomas
o rosa de bengala • Posible perforadón
• Úlceras herpéticas. E195% del total están producidas por herpes simp le
Tratamiento • Antivíricos en coli rio Mid riáticos ycorticoides ±
(habitualmente VHS tipo 1 y más raramente e l tipo 2) y e l 5% restante
o ungüento antivíricos
por her pes zóster. Los síntomas son similares a los que se evidencian
• No corticoides
en las queratitis bacterianas; pueden aparecer lesiones vesiculadas en
el párpado, la nariz y el Afectación corneal herpética
área pe ribucal; fiebre el
día anterior, cuadro res- • Úlceras micóticas. Están causadas por Aspergillus, especia lmente tras
piratorio; o no presentar un traumatismo vegetal. El foco central de la úlcera es de color grisáceo,
ningún síntoma previo. con lesiones satélite, puede aparecer hipop ión, existe poco do lor y poca
Es posible que la úlcera reacción y son resistentes a los antibióticos. Es preciso un diagnóstico
muestre d istintos patro- de laboratorio. Se tratan con anfoter icina B y con nat amic ina, ambas en
nes, como imagen den - colirio. Candida puede producir úlceras en individuos inmunodeprimi-
dr ítica (MIR 11·12, 168) dos o debilitados.
(Figura 29, véase más • Úlceras por Acanthamoeba. Es un parásito productor de graves infecc io-
ade lante Figura 30), nes cornea les, sobre todo en portadores de lentes de contacto. Existen
geográfica o punteada, dos estadios, el trofozoito metabólica mente activo y el quiste. Los qu istes
tiñéndose con fluores- son muy resistentes, y por e llo, e l trata miento de este tipo de infecciones
ceína o rosa de bengala es muy compl icado. Son factores de riesgo el uso de lentes de contacto, el
(MIR 08-09, 148). Úlcera dendritica traumatismo ocular y haberse expuesto a agua contaminada. En estadios
Se trat an con antivi- iniciales puede producir en la córnea imágenes dendritiformes que indu-
rales tópicos, especialmente aciclovir, m idriáticos, para relajar el cen errores diagnósticos. Se suelen considerar manifestaciones típicas el
esfínter y e l músculo ciliar y antibióticos t ópicos para preven ir una dolor muy intenso y la infilt rac ión de los nervios corneales. Finalmente
sobre infecc ión bacteriana. Está contraind icado el uso de co rticoides. aparece una imagen de infi ltración en anil lo. Aun que la microscopia con-
Tras varias rec urrencias, es posible que aparezca, por un mecanismo foca l ofrece imáge nes muy sugestivas, que pueden ayudar al diagnóstico,
autoinmunitario, una que ratitis estromal, con vascularización cor- es evidente que la certeza se obtiene med iante el cultivo, la histología o
neal, iridociclitis e h ipertensión ocular, que puede dejar leucomas la detección de ADN con PCR. El tratamiento se rea liza con biguanidas
al cicatrizar. (clorhexidina, polihexameti lenbiguanida) y/o las diam id inas (propam i-
Un tipo específico de queratitis estromal he rpética es la queratitis dina, hexam idina). El miconazol y la neomic ina son fármacos de segunda
disciforme. Se denomina así por el aspecto circular que adquiere el línea en queratitis amebiana. Un d iagnóstico y tratamiento muy tempra -
infi ltrado corneal. En la s queratitis estroma les, al ser de natu ra leza nos mejoran e l pronóstico. Aun as í, la mayor parte de los pacientes afec-
inmun itar ia, sí est á indicada la administración de corticoides tópicos, tos de este tipo de queratitis term inan sie ndo sometidos a un t ras plante
así como e l aciclovir por vía oral. Cuando quedan leucomas residua- corneal, y no es rara la rec id iva del parásito en el injerto.
les que afectan a la visión, hay que recurrir al trasplante de córnea
(Tabla 7). Queratitis no infecciosas

1 i 1 \ 1 I Las queratitis no infecciosas se clasifican en los siguientes tipos:


patogenia de las queratitis • Traumáticas. Por abrasión o por erosión simple, quemadura, cuerpos
herpéticas extraños. Cuando la úlcera la produce un objeto afilado (uña, rama,
hoja) es típica la rec id iva. La reducc ión de producción de lágrima que
se produce por la noch e permite que el pá rpado "se pegue" a la córnea
y arranque el nuevo epitelio corneal, produciendo un do lor punzante
Apuntes a l abr ir el ojo por la mañana. Esta variante recibe el nombre de erosión
del profes;¡:;,
• •
corneal recid ivante.
www.Booksmedicos06.com

Químicas. Ocasionadas por sustancias tóxicas.


• Físicas. Generalmente causadas por radiaciones ultrav io letas (so l, sol-
dadura, etc.).
RECUERDA • Otras:
La úlcera herpética tiene forma dendrítica, representa la re - Queratitis por exposición. Debido a un mal cierre palpebral, la cór-
activación de l virus y se trata con aciclovir tóp ico. nea no se lubrica bien, apareciendo un a úlcera corneal que puede
infecta rse posteriormente. Se da en e l ectropión, en la parálisis

29
facebook : Booksmedicos06
,
OFTALMOlOGIA

facial, y en la anestesia genera l o en los comas prolongados en los nos tóxicos y en la uveítis
que no hay buena oclusión palpebral. El tratam iento es el de la anterior crónica, especial-
causa y, mientras tanto, se hará manejo sintomático, con lágrimas mente en la asociada al
artificia les, pomadas lubricantes V oclusión (Figura 30). síndrome de Still, acom-
Úlceras neuro paralíticas. Se producen en córneas anestesiadas tras pa ña a cataratas y a glau-
lesión del trigémino. Son debidas a una alteración en el trofismo del coma. Es prácticamente
epitelio por la desaferenciación sensitiva. Aparece necrosis tisu lar asintomática, pudiendo
con fo rmación de úlcera por denervación. Se ocasiona tras herpes provocar irritac ión ocular.
zóster, sección quirúrgica del trigém ino, radioterapia de cabeza y Se trata mediante láser
cuello, V en la sífilis. Tienen mal pronóstico (Figura 30). excimer o EOTA tópico
tras desepitelización cor-
neal. Muchas enfermeda-
des sistémicas producen
Queratopatia en banda
depósitos corneales (MIR
Distrofias, degeneraciones 10-11,141).
• Gerontoxón o arco senil. Es un depósito de grasa concéntrico a la córnea
y ectasias cornea les en la zona periférica, pero sin llegar al limbo. Si aparece en jóvenes, se
puede asociar a hipe rcolesterolemia. En individuos mayores no tiene rela-
ción con patología sistémica. Carece de tratam iento, pero no evoluciona.
• Distrofias familiares. Son anomalías bilaterales, hereditarias, progresivas, • Queratocono. Ade lgazamiento de la parte centra l de la córnea con abom -
generalmente no dolorosas, que ocurren sin enfermedad sistémica acom- bam iento de la lOna adyacente, alguna vez asociado a patología del
pa ñante. La córnea degenera y se opacifica, provocando una disminución de tej ido conjuntivo (Marfan, Eh lers-Dan los) y otros síndromes, como neu -
la agudeza visual. Pueden ser epiteliales, estromales o endoteliales en fun- rofibromatosis, Down o a dermatitis atópica. Se cree que el frota miento
ción de la capa inte resada. Su ún ico tratamiento suele ser la queratoplastia, crón ico de los ojos está muy implicado en su patogen ia. Comienza con
cuando afectan de forma importante a la agudeza visua l. Las más importan- astigmatismo irregu lar, a lto y progresivo, porque la forma de la córnea
tes por su frecuencia son la distrofia de membrana basal que produce ero- va cambiando lentame nte, hac iéndose cada vez más prominente. Tras
siones corneales recid ivantes y la distrofia endotelial de Fuchs que produce progresar excesivamente el adelgazam iento cornea l puede haber roturas
edema cornea l. Este edema puede aparecer tras la cirugía de catarata. de la membrana de Descemet con edema corneal y pérdida brusca de la
• Queratopatía en banda. Es un acúmulo de sales de calcio en la córnea, por vis ión. El d iagnóstico se confirma con una topografía corneal (Figura 32) .
multitud de factores metaból icos. Se desarrolla una opacidad corneal que se Clásicamente se ha tratado con lentes de contacto rígidas especiales,
inicia en el limbo y progresa centralmente hasta formar una banda horizontal sie ndo necesario al final e l trasplante de córnea en los casos más graves.
blanco-g risácea, situada en la hendidura palpebral, por depósito de cristales Actualmente existen otras alternativas terapéuticas (implante de an illos
de hidroxiapatita en la membrana de Bowman y en las capas superficiales intraestromales para devolver a la córnea su forma original). La adminis-
del estroma (Figura 31). Aparece en la hipercalcemia, en la exposición a algu- tración de vitamina B, (riboflavina), segu ida de ap licac ión de radiac ión

Querat;t;~

,
Infiltrado estromal con edema Úlcera dendrítica; Afe.:::tación del estroma corneal (no tiñe con Queratiti'i Antececente
De bordes poco daro~; aspecto ausencia de dolor fluoresceína). Son por mecanismo autoinmuni tario que afe.:::ta al área de lesión
grisáceo y sucio. Hipopión (pus por anestesia corneal correspondiente a la del nig émino
estéril en cámara anterior) hendidura palpebral

¡ ¡ ¡ ¡
Absceso Queratitis Querati tis
Queratitis
bacteriano herpética neuroparalitica
de exposición

¡ ¡ I I
Colirio de antibiótico Acidovir tópico Lubricantes Oclusión ocular
y cldopléjicos (relajación Ciclopléjicos Oclusión ocular
atropinica del múscu lo ciliar) Antibióticos profilácticos
Afe.:::tación estro mal Edema estroma l
de forma discoide generalizado;
¡ secundaria a una
q ue ra toc onjun t ivit is
p. ej., en el con texto
de una sifilis
I
Querati tis herpética (tras varios brotes) congénita Queratitis
www.Booksmedicos06.com

in tersticia l intersticial
disciforme di fusa

I I
Midriáticos Midriáticos
Corticoides tópicos Corticoides tópicos
Aci d ovir
TIpos de queratitis

30
facebook : Booksmedicos06
Manual CTO de Medicina y Cirugía, 10. 3 edición 07. Cómea yesclera

ultravioleta (crosslinking), of rece resultados prometedores. Se cree que mujeres de entre 30-40 años; la gran mayoría de los casos sin otra
actúa generando nuevos puentes moleculares entre las molécu las de afectación autoinmunitaria sistémica. Son de comienzo agudo, con
co lágeno y detiene la evolución de la ectasia. enrojecimiento que afecta a un cuadrante del ojo (forma difusa), o
bien aparece una elevación hiperémica redondeada y circunscrita
(forma nodular). La instilación de una gota de feni lefrina blanquea
la hiperemia de las episcleritis. Rem ite espontáneamente, pero suele
recidivar. Puede dejar como secuela una cicat riz pigmentada con la
conjuntiva adherida. Mejora habitualmente con AINE tópicos u ora-
les.
o Escleritis (Figura 33):
Anterior. Es un cuadro algo más grave que el anterior. Aparece
dolor y no se blanquea con la fenilefr ina. Tiene mayor tenden-
cia a la recidiva y suele ser bilatera l. Es más frecuente en muje-
res entre los 40 -60
años. Existen for- Figura 33
mas d ifusa y nodu-
lar. Puede provocar
necrosis escleraL
La etiología es des-
conoc ida en e l 70%
de los casos, y en
e l resto puede aso-
ciarse a patología
sistémica (artritis
reumato ide fun -
damentalmente,
pol icondritis recidi-
Topografía tipica de un queratocono. En la zona paracentral inferior aparece una vante, etc).
zona de alta potencia que se corresponde con la zona abombada de la córnea Posterior. General- Escleritis
==~-----------­
mente está asociada
a artritis reumato ide o bien a una vasculitis sistémica (Wegener, PAN
o LES).

Patología escleral
,/ MIR 11·12, 168
PREGUNTAS · ,/ MIR 1()'11, 141
En la esclera se d istinguen las sigu ientes patologías:
o Episcleritis. Inflamación de la episclera entre la inserción de los rec- MIR ,/
,/
MIR 09·10,137
MIR 08"()9, 148
tos y el limbo, a menudo bilateral. Se da con mayor frecuenc ia en

Ideasclave
,/ La cl ínica típica de las queratitis es el Nojo rojo grave~, que también apa - o nadador (Acanthamoeba), erupción vesiculosa periocu lar (herpes),
rece en uveítis y glaucomas agudos: dolor ocu lar espástico intenso con soldadura o exposición al sol (queratitis física o actínica).
fotofobia y blefaroespasmo, e hiperemia cil iar o periquerática.
,/ Una úlcera en forma de dendrita d ice tres cosas: es herpética, requiere
,/ El anestésico tópico ún icamente debe util izarse en la exploración, nun- trat amiento con aciclovir tópico y los corticoides están prohibidos.
ca como tratamiento. El dolor se calma con midriáticos (reducen el es-
pasmo) y analgesia oral. ,/ Las ún icas queratitis relac ionadas con el herpes en las que está indicado
el uso de corticoides son las estromales, de patogen ia inmunitaria, que
,/ Las úlceras bacterianas se tratan con antibióticos concentrados tópicos tienen antecedente de dendríticas previas.
cada hora, hast a tener el antibiograma, e ingreso.
,/ La patología esclera l se relac iona con las enfermedades reumáticas, en
,/ Ciertos antecedentes orientan la etiología: traumatismo vegetal (Asper- especial con la artritis reumatoide.
gillus), inmunodeprimidos (Candida), portador de lentes de contacto
www.Booksmedicos06.com

31
facebook : Booksmedicos06
,
OFTALMOlOGIA

Casase Inieos
Paciente de 54 años, diabético V usuario de lentes de contacto. Acude por Paciente de 35 años que refiere do lor leve en su ojo derecho de 3 días de
ojo rojo doloroso de 2 días de evolución. En la exploración se aprecia la evolución. En la exploración del segmento anterior se aprecia la presencia
presencia de un área f1uoropositiva que aparece rodeada de un halo blan- de una imagen dendrítica . Señale la opción correcta:
quecino. Presenta además un pequeño hipopión. En esta situación, señale
la opción correcta: 1) Iniciar corticoide tópico.
2) Iniciar corticoide ora l.
1) Es obl igado tapar el ojo para reducir el dolor y favorecer la curación. 3) Iniciar aciclovir tópico.
2) La presencia de un halo blanco hace aconsejable el tratam iento inmedia- 4) Iniciar aciclovir oral.
to con corticoides.
3) Deben administrarse antibióticos tóp icos. RC:3
4) No precisa tratamiento, pero debe sustituir las lentes de contacto por otras
nuevas.

RC:3
www.Booksmedicos06.com

32
facebook : Booksmedicos06
Cristalino

Tema de segunda línea dentro de la asignatura. El más importante


es ~ dedicado a las Ciltaratas, fimdaml'lltalmente la senil, que 5 1a más frf'Cuente.
H.lyque dominar la clínica, asi c()mo las [OmJlliCilcion5 asoci.ldas a su
tratlmiento qu irúrg ico.
Meoos fr¡o(uente, ~ro pregu ntable por su rica semiología, es la subl ux.lcÍÓ/l
del cristllino.

de las fibras cristalin ianas en procesos que alteren la permeabilidad cap-


su lar, como son:
Patología de la acomodación o Alterac iones del pH del medio.
o Agentes fís icos como traumatismos, contusiones, ca lor, frío, electrici-
dad, rad iaciones ionizantes y ultravioleta.
La patología de la acomodación es la siguiente (Vídeo S): o Procesos meta bólicos generales, como diabetes, hipertiroidismo, hipo-
• Fatiga. Debido a un esfuerzo excesivo por un defecto de refracción mal ca!cem ia, galactosemia.
corregido, el músculo ciliar se fatiga y, al no contraerse correctamente, o Procesos proteolíticos deb idos a fármacos como corticoides, mióticos,
el ind ividuo no ve bien de cerca. clorpromacina.
• Parálisis. Ruptura del arco reflejo, generalmente en la vía eferente, lo o Envejecimiento.
que provoca una dificultad para la v isión cercana. Puede aparecer por
lesión del núcleo de Edinger-Westpha l, por administración intencio- Tabla 8
,
nada de toxina botulínica o por consumo no intencionado de la misma Catarata Localizad6n
(botulismo), que produce una ofta lmoplej ia interna, desapareciendo la
Senil Núcleo
acomodación y la miosis. También en la anestesia retrobulbar, por afec-
tac ión del ganglio ciliar. Diabética Cortical (hiperglucemia por hiperhidrataci6nl
• Espasmo. Cuando la mirada permanece fija durante varias horas, se
Corticoidea Subcapsular posterior
produce el espasmo, sobre todo en niños y en amétropes. Se provoca
un exceso de convergencia y una falsa miopía, por ello, el sujeto ve ma l Tipos de cataratas
de lejos. También es posible que se produzca por el uso de parasimpa-
ticom iméticos. I I I I \ I 1
Tipología de las cataratas

ACOMODACiÓN

del

• •
" .)
' ...""',,) Catarata congénita

, La catarata congénita se produce por alteraciones a partir de la cuarta o de la


quinta semana de embarazo. Apa recen al nacer o en los primeros tres meses
de vida. Provocan más del 10% de las cegueras en edad escolar. Pueden ser
de varios tipos:
Mecanismo de la acomodación o Hereditarias (lo.ZS%). Éstas se presentan bien aisladas o bien asocia-
das a malformaciones oculares o sistém icas. Tienen un comportamiento
familiar y genera lmente son bilaterales.
• Embriopatías. Causadas por infecciones intrauterinas, sob re todo
www.Booksmedicos06.com

durante el primer tr imestre de embarazo, como:


Cataratas (T.bI.8) Rubéola. Además puede provocar microftalmia, coriorretinitis y
otras alteraciones generales.
Toxoplasmosis. Puede ocasionar tamb ién coriorretin itis, aparte de
Una catarata es cualquier opacidad del cristalino, conl leve o no incapaci- convulsiones y ca lcificaciones intracranea les, formando la tríada de
dad funcional. Se produce una pérdida de transparencia por degeneración Sabino

33
facebook : Booksmedicos06
,
OFTALMOlOGIA

Citomegalovirus. Produce además coriorretinitis cicatricial en los halos co loreados y d iplopía monocular (debidos a diferencias de refracción
rec ién nacidos, a lteraciones del sistema nervioso central, trombo- entre zonas de la lente).
citopenia V hepatoesplenomegalia.
Puede ser cortica l (por hiper-
• Metabólicas: hidratación) o subcapsular
Galactosemia. Por déficit de la enzima galactosa l-P uridi l posterior, pero lo habitual es
transferasa, que es la encargada de transformar la galactosa en que predomine el compo-
galactital. ~ste se deposita en el cristal ino, provocando su opa- nente nuclear. Se denomina
cificación. A med ida que el niño va tomando leche, van apa re- incipiente cuando la opacidad
ciendo cataratas, hepatoesplenomegalia y retraso mental. Es y el trastorno v isual son mín i-
reversible, si se diagnostica en las p rimeras fases de la enferme- mos, madura si la opacidad
dad. Otra forma de galactosemia más benigna es el déficit de es total y el déficit visua l es
galactocinasa. grave (Figura 34), e hiperma -
Hipoparatiroidismo o pseudohipoparatiroidismo. Cuando la con- dura, si se produce disolución
centración de Ca" es menor de 9,5 mg/100 mi, se puede originar y licuefacción de las fibras,
Catarata senil madura
catarata. perdiendo su estructura y
apareciendo de color gris
• Tóxicas. Por clorpromacina, corticoides, hipervitaminosis D. homogéneo. La cápsula puede presentar pliegues y el núcleo caer hacia abajo.
• Carenciales. Por déficit de vit amina A, triptófano, ácido fólico o v ita -
mina B". RECUERDA
• Cromosomopatías. Síndrome de Down (50% de estos pacientes La catarata senil es la forma más frecuente. Es típico que sea
presentan cataratas), síndrome de Turner, traslocaciones 13-15 y nuclear y que produzca un cambio miópico (mejoría paradó-
16-18. jica de la visión cercana).

• Radiaciones ionizantes. Incluso en dosis bajas.


Complicaciones
Catarata secundaria
Si la catarata no se opera, pueden aparecer las siguientes compl icaciones:
Las cataratas secundarias aparecen en el curso de procesos oculares o sisté- • Iridociclitis. Por salida de las proteínas del cr istalino a través de la
micos: cápsula.
• Procesos oculares: • Glaucoma facomórfico. El crista li no capta agua y aumenta de volumen,
Inflamatorios. Como queratitis, coroiditis o iridocicl itis. provocando un aplanamiento de la cámara anterior y un cierre angu lar
Tumorales. Tumores coro ideos. con aumento de PID.
Traumáticos. Heridas y contusiones. • Glaucoma facolítico. Proteínas cr istalinianas que pasan a cámara ante-
Degenerativos. Como desprend imiento de retina, glaucoma abso- rior y producen una obstrucción de la malla trabecular.
luto, retinitis pigmentaria, miopía degenerativa y degeneraciones • Luxación del cristalino.
vítreas.
Diagnóstico
• Procesos sistémicos:
Metabólicos. En diabetes, hipertiroidismo, hipoparatiroidismo, El diagnóstico general de cataratas se hace explorando al paciente con la
galactosemia, enfermedad de Wi lson, distrofia miot ónica de pupi la dilatada en la lámpara de hend idura, lo que permite ubicar la opaci-
Ste inert. dad dentro del crist alino y valorar su dureza.
Sindermatóticos. En patología dermatológica, poiquilodermia,
esclerodermia y eccema atópico. Tratamiento
Tóxicos. Por metales como el talio, la plata, el mercurio, el hierro, el
cobre, o fármacos como los corticoides, los mióticos, los antimitó- El t ratamiento es exclusivamente qu irúrgico. La técnica más utilizada se
ticos y la ergotamina. denomina facoemulsificación. Tras pract icar unas pequeñas incisiones
cornea les, se introduce una sustancia en el ojo llamada viscoelástico
Catarata senil que evita el colapso del ojo y permite realizar la apertura de la cáp-
sula anterio r (capsulorrexis). A continuación, se lleva a cabo la emulsi-
La senil es la forma más frecuente de cat arata y la causa más habitual de ficación del núcleo del cristalino y se aspira la corteza. Finalmente, se
pérdida visual revers ible en el mundo. Son bilaterales, aunque de desarrollo imp lanta una lente en el saco crista liniano, que es introducida con un
no necesariamente simétrico. inyector, para no t ener que amplia r la incisión ocular. De este modo, es
pos ible opera r las cataratas mediante incisiones de menos de 2 mm.
Clínica Normalmente no es necesario suturar la incisión (Figura 35 V Figura 36;
www.Booksmedicos06.com

Vídeo 6).
Se produce una d isminución progresiva de la agudeza visual, sin dolor ni
inflamación (MIR 09·10, 137). Mejora en ambientes poco iluminados o tras RECUERDA
instilar un m idriático y empeora en ambientes muy iluminados. En algunos La técnica de elección actualment e es la facoemulsifica-
pacientes, los síntomas comienzan con una recuperación de la presbicia, por ción con implante de lente int raocular (LlO) en cámara
un aumento en el índice de refracción de l cristal ino, refir iendo el paciente posterior.
que ve mejor de cerca. También es posible que aparezca fotofobia, v isión de

34
facebook : Booksmedicos06
Manual CTO de Medicina y Cirugía, 10. 3 edición 08, C~stall no

lización de una extracción extracapsular del cr istalino. Se saca el contenido


del saco capsul ar al exterior del ojo por una incisión más grande, implantán-
dose posteriormente una lente en la cámara posterior, sobre los re stos de
la cápsu la posterior del cristalino. Las lentes intraoculares (LID) de cámara
anterior se uti li zan excepcionalmente, cu ando por alguna complicación qui-
rúrgica no se d ispone de cápsula posterior. Si el paciente quedase afáquico
(sin lente intraocu lar, ni cr istalino), se producirían muchas aberraciones ópti-
cas al intenta r correg irle con gafas.

.""', ( orten

Facoemu lsificación

Cirugia de catarata
(Por cortesía del Dr. Gonz~lez Martín-Moro, Hospital del Henares, Madrid)

Las comp licaciones son infrecuentes. Dentro de ellas, se deben destacar las
siguientes:
• Intraoperatorias. Ruptura de la cápsula posterior. Si no hay suficien te
soporte en la cápsula posterior, la LI D se implanta en el sulcus (espacio
que queda entre el iris y la cápsul a anterior). Si no es posible la implan-
tac ión en el sulcus, habría que colocar la LID en cámara anterior. Cuan do
además de romperse la cápsula se produce caída a la cavidad vítrea de
materia l cr istaliniano, estará indicada una vitrectom ía para reflota r y
extraer los f ragmentos luxados.
• Pos operatorias:
Endoftalmitis aguda. Se trata de una comp licación muy infre cuente
pero potencialmente devastadora. En los últimos años existe una
corriente que defiende la cirugía de catarata bilateral y simultánea,
que evidentemente resulta mucho más eficiente. Sin embargo, el
principal obstácu lo para operar ambos ojosen un mismo act o quirúr-
gico es la posibil idad de que el paciente desarrolle una endoftalmitis
bi lateral. Los microorganismos más frecuentes son S. epidermidis y
S. aureus. El pronós -
A. RUht~ri6n
dI) dOI in.6,lont1 tico visual es muy
en cómudM¡ malo (Figura 37).
l . Inyt<ción dI: "";«:OfIUSllco Propionibacterium
C. Gtpsulorru !s (¡ptftUf¡ aenes es un anae-
de I¡ dpsw ¡nteriof)
O-E. f~(OC'muh ll'K:a(ión dcel núclro robio que, debido
f . AsplfKtÓn df: f~tOJ cortia~s a su baja viru lencia,
G. lft)'Kdón dI: UO puede ser causa de
www.Booksmedicos06.com

endofta lmitis cró -


Secuencia habitual de la facoemulsificación de una catarata nica. Se previene
(Por cortesía de la Dra. Fern~ndez de Miguel, Servicio de Oftalmología, Hospital aplicando povidon a
del Henares, Madrid) yodada en el saco
conjuntival antes
Muy raramente, en cat aratas extremadamente duras o en pa íses en vías de de iniciar la cirugía. Endoftalmitis bacteriana aguda
desarrollo, no es posible usa r esta técn ica, recurriéndose entonces a la re a- La inyección de un ,'o'c'oqt"e;c'""",g,;O':'_____________

3S
facebook : Booksmedicos06
,
OFTALMOlOGIA

antibiótico en cámara anterior al finaliza r el procedimiento (habi- servan su integridad. En este


tualmente cefuroxima) ha demostrado ser muy eficaz para prevenir último caso, se generarán
est a complicac ión. dos imágenes en la m isma
Opacificación de la cápsula posterior. A largo plazo, es la compli ca- retina. Por e ll o, la subluxa -
ción más frecuente. Es fácil de tratar, pero deb ido a su frecuenc ia, ción de l cristalino es la causa
supone un coste importante. Por ello se investiga activamente cómo más impo rta nte de diplopía
preven irla. El uso de LID de materia les acrílicos y de bordes agudos monocular.
reduce su incidencia. Cursa con una pérdida de visión progresiva que
se manifiesta habit ua lmente a partir de los 2-3 años, aunque puede En la subluxación es típica
empezar antes (MIR 14· 15, 234). Tiene un tratam iento eficaz y la vibrac ión del cristalino
seguro, que consiste con los movimientos ocula-
en la apertura de un res que rec ibe el nombre de
orificio con láser facodones is (Vídeo 7). SubluKación de cristalino en el síndrome
YAG (capsulotomía de Marfan
YAG) para despe-
jar la zona centra l.
Este procedimiento
tie ne un riesgo bajo,
pero bien documen -
tado, de despren -
dimiento de retina,
por lo que no se reco
mienda realizarlo de
forma profiláctica Opacificación de la cápsula posterior tras
(Figura 38). facoemu lsificación
Descompensación
cornea!. Es una complicación rara, deb ida a l daño del endotelio
corneal (encargado de bombear agua y mantener la córnea deshi-
dratada), que puede llegar a hace r necesar io un trasplante corneal.
Actua lmente, existe la posibilidad de trasplantar de forma selectiva Dr. González
el endotel io. Además, esta cirugía pred ispone al desprend imiento
de retin a, especialmente si la cápsu la posterior no está intacta. Estas patologías pueden ser de dos tipos, congénitas y adquir idas:
Desprendimiento de retina. Las técnicas intracapsula res practica- • Congénitas. Se denominan ectopia lenHs y aparece o bien a islada, o
das en el pasado se asociaban a un riesgo a lto de desprend imiento bie n asociada a l síndrome de Marfan, a la homoc istinuria, síndrome de
regmatógeno de retina en los años posteriores. las técnicas extra- Eh lers-Danlos o al síndrome de Weil-Marchesani (MIR 14-15, 147).
capsu lares que se practican en la actua lidad no afectan a la compar- • Adquiridas. Son de origen traumático. El crista lino puede quedar sublu-
timent ación del ojo y au mentan poco el riesgo de desprend imiento xado, es decir, desp lazado del centro óptico, pero parcialmente sujeto
de reti na. Por e llo, hoy en día, tras una cirugía de catarata no com- por la zónu la, o luxado, poste riormente, hacia la cámara vítrea, o ante-
pli cada ese riesgo es bajo. Sin embargo, es mucho más alto cuando riormente, hacia la cámara anterior, pud ie ndo provoca r un at aque agudo
se producen complicaciones como la ro tu ra de la cápsula posterior de glaucoma. Todas las formas cursan con disminución de la visión y/o
yen pacientes miopes o jóvenes. En concreto, el paciente joven d iplopía monocula r (Tabla 9). Un signo típ ico es la iridodonesis o tem-
miope alto presenta un riesgo muy alto incluso tras una cirugía no blor de l iris. Su tratamiento es siempre quirúrgico, tradic ionalmente con
compl icada. Esta sinergia se relaciona con la presencia de un vítreo un dob le abordaje anterior y posterior con vitrectom ía vía pars plana.
denso no licuado, con una mayor capac idad para inducir lesiones Sin embargo, desde hace unos años, es posible re posiciona r el saco cap-
regmatógenas (MIR 15· 16, 215¡ MIR 15-16, 234). sular med iante e l implante de un an illo capsular para, a continuación,
practicar una facoem uls ificac ión convencional.
RECUERDA
la endoftalmitis posqUlrú rglca es la comp licación más Tabla 9
grave. la opacificación de cápsu la posterior es la compli- Diplnpra
cación más frecuente tras la cirugía de cataratas. Se trata
practicando un orificio con láser YAG (capsulotomía YAG). Monocular Catarata, ~ubluxa(ión de cristalino
Binocular Patología de la musculatura extraocular que induce
un desalineamiento ocular (p. ej., parálisis oculomotora)

at:fro::::======== Causas de diplopía


www.Booksmedicos06.com

Luxación y subluxación del cristalino


,/ MIR 15·16, 215, 234
PREGUNTAS ,/ MIR 14·15, 147, 234
la luxación del crista lino es la pérdida de la posición habitua l del mismo.
Cuando éste se desprende por completo de su sujeción zonu lar, se hab la de MIR ,/ MIR 09·10, 137

luxación; y de subluxación (Figura 39), si parte de las fibras de la zónula con-

36
facebook : Booksmedicos06
Manual CTO de Medicina y Cirugía, 10. 3 edición 08. C~sta llno

,/ La única causa de catarata reversible es la galactosemia, si se diagnosti- Puede mejorar inicialmente la v isión cercana, aunque no siempre su-
ca en fases iniciales. cede.

,/ Los fármacos que más frecuentemente ocasionan cataratas son los cor- ,/ El tratamiento de la catarata es siempre qu irúrgico, mediante facoemul -
ticoides. sificación e implante de lente intraocular en saco.

,/ El 90% de los casos de distrofia miotón ica de Steinert presentan catara - ,/ La comp licación más frecuente de la ci rugía de cataratas es la opacifica -
t as, bilaterales y subcapsu lares posteriores. EISO% de los pacientes con ción de cápsu la posterior, cuya clínica remeda la de la propia catarata.
síndrome de Down muestran cataratas. Se trata mediante láser YAG.

,/ La catarata senil es la más frecuente y es la causa más habitual de pér- ,/ La compl icación más grave es la endoftalmitis, estafilocócica, si es agu-
dida visual reversib le en países desarrollados. da, o por P. aenes, si es crónica.

,/ La catarata sen il produce una pérd ida de v isión bilateral y no necesaria- ,/ Una d iplopía monocular debe orientar a subluxación de crista lino, típica
mente simétrica, progresiva, que empeora con luz intensa, con mayor de alteraciones del colágeno, como el síndrome de Marfan o traumatis -
facilidad para el deslumbram iento y percepción apagada de los co lores. mos ocu lares.

Un paciente de 64 años fue intervenido de cataratas mediante facoemul- 3) Catarata nuclear.


sificación e implantación de lente intraocu lar endosacular plegable, sin 4) Catarata subcapsular posterior.
complicaciones, hace 2 años de OD y 3 en 0 1. Acude a consu lta por pér-
dida de v isión progresiva en 01 de 6 meses de evolución . Agudeza visual RC:4
actual co rregida: OD 0,8/010,3. ¿Cuál es, de los siguientes, el diagnóstico
más probable? Paciente de 78 años; refiere que
se operó de cataratas hace 5 años.
1) Edema macular cistoide postextracción de cr istalino. Desde hace unos meses veía más
2) Opacificación de la cápsula posterior. borroso (como si de nuevo tuviera
3) Endoftalmitis crónica. la catarata). Estuvo en la consulta
4) Desprendim iento de retina regmatógeno. de su oftalmólogo que le adminis-
tró láser. Desde entonces ve mucho
RC:2 mejor. La imagen que ofrece el polo
anterior es la siguiente. Respecto a
Hombre de 64 años que ha si do tratado con corticoides durante años la técnica que le han practica do:
por glomeru lonefritis. Acude por disminución de agudeza visual pro-
gresiva en los dos ojos, de varios meses de evolución. La pérdida visual 1) Capsulotomía YAG.
afecta por igual a la visión ce rcana y lejana . Ademá s, afi rm a tener mu- 2) Iridotomía YAG.
cha dificultad en la conducción nocturna por deslumbramiento. ¿Cuá l 3) Recambio de LlO tras despegar
de los siguientes diagnósticos le parece más compatible con el cuadro la previa de la cápsula posterior utilizando láser de argón.
descrito? 4) Probablemente se le practicó un LASIK para eliminar la graduación resi-
dual.
1) Aumento de la presbicia.
2) Desarrol lo de degeneración macular asociada a edad. RC: 1
www.Booksmedicos06.com

37
facebook : Booksmedicos06
Glaucoma

Este tema fue importantehace unos años. Tiene dospa rtes bie!l diferenciadas:
IX»" un lado, el glaucoma agudo, que se debe integra r en el co ncepto de ojo rojo;
yIX»" otm, el gl.¡u{()ma crónico simple. Es f\e(es.J riodomin.¡r ladefinición,
laclínica y el tratamie!lto de los dos cu.¡dros. El glaucomacongénito
y los gl.¡ucomas secundarios son accesorKJs, ¡¡or loque ¡¡uedenser estudiados
superlici.¡lmente.

El glaucoma es el conjunto de procesos en los que una PIO elevada produce


lesiones que afectan fundamentalmente al nervio óptico, lo que provoca una
pérdida de campo visua l que pu ede llegar a ser total. La incidencia del glau- Glaucoma primario de ángulo abierto
coma aumenta con la edad. La detección precoz de pacientes glaucomato-
sos es un problema sanitario importante. La fisiología del humor acuoso es (glaucoma crónico simple)
esencial para el conocim iento de la patogenia de l glaucoma; se produce en
los procesos ci liares, que vierten dicho humor acuso a la cámara posterior,
desde donde pasa a la cámara anterior por la pupi la y, finalmente, va a eva- La defin ición más actual de esta enfermedad considera que se trata de una
cuarse por el ángulo iridocorneal, a través del trabecuJum, cana l de Schlemm neuropatía que afecta al nervio óptico cuyo principal factor de riesgo es la
y sistema venoso episclera l. hipertensión ocu lar. El glaucoma primario de ángu lo abierto (GPAA) es una
enfermedad crónica, bilateral, aunque genera lmente asimétrica, en la cua l
El aumento de la PIO puede deberse a un incremento de la producción de se produce una pérd ida irreversible de fibras nerviosas del nervio óptico
humor acuoso, causa sumamente rara, o a una disminución de la evacua - y alt eraciones de los campos visuales, con ángulo camerular abierto y PIO
ción, la razón fund amental (Tabla lO}. Dentro de ésta, se puede distinguir habitualmente por encima de 21 mmHg.
entre:
• Un obstáculo pretrabecular, como en el glaucoma por cier re angular Es la forma más frecuente de glaucoma. La prevalencia es del 0,5-1% en la
o el ataque agudo de glaucoma, en glaucomas secundarios a algunas población general, pudiendo llegar al 2-3% en las personas mayores de 60 años.
iridociclitis o en el glaucoma congén ito. Existen factores de riesgo, como los antecedentes familiares de glaucoma, una
• Puede ser debido a un bloqueo trabecular, como en el glaucoma cró- paquimetría corneal baja (córnea fina) y la miopía. En los últimos años se ha
nico simple de ángulo abierto y en algunos glaucomas secundarios. re lacionado tamb ién el síndrome de apnea del sueño. Es una de las mayores
• También es posible que esté ocasionado por un bloqueo postrabe· causas de ceguera en el ámbito mundial. De hecho, se considera que en la
cular, como en la fístu la carotidocavernosa, por aumento de presión actual idad constituye la primera causa de ceguera irrevers ible a nive l mundia l
venosa, que impide el drenaje del humor acuoso recog ido por el cana l (l a primera causa de ceguera sin especificar este aspecto sería la catarata).
de Schlemm.
No existe una cifra exacta de PIO que separe a los individuos sanos de los
Tabla 10 glaucomatosos, puesto que la toleranc ia de l ojo a la presión varía mucho de
Factores que aumentan la PIO un individuo a otro, pero se pueden considerar normales valores de hasta
20 mmHg, sospechosos entre 20-24 mmHg y patológicos los superiores a
Aumento de la producción • Aumento del volumen hemático 24 mmHg (Figura 40). La PIO suele ser aproximadamente igual en ambos
del acuoso: raros • Aumento del flujo sanguíneo en elcuerpo ciliar
ojos, estando sometida a un r itmo circad iano, con un máximo hacia las 6
• j3-agonistas
horas y un mín imo sobre las 22-24 horas. Las oscilaciones no sobrepasan los
Disminución del drenaje • Bloqueo pretrabe<ular (sinequias anteriores, rubeosis ...) 4-5 mmHg, aunque es habitua l la presencia de oscilaciones o de variaciones
del acuoso • Bloqueo trabe<ular (sangre, detritus inflamatorio .. .) d iurnas por encima de estas cifras en pacientes con glaucoma.
• Bloqueo postrabecular (aumento de presión venosa)
Factores que disminuyen la PIO
Presión Intraoc;ular
Por aumento del drenaje • Pilocarpina (parasimpaticomiméticos)
del acuoso • Pre<ursores adrenérgicos
• Trabeculoplastia láser < 21 mmHg > 21 mmHg
• Trabecule<tomía/cirugía no perforante ---'-----
• Análogos de prostaglandinas I
www.Booksmedicos06.com

Descenso de la producción Vigilancia


• j3-bloqueantes
del acuoso • Inhibidores de la anhidrasa carbónica
Campimetrla Excavación Tomograffa
• Destrucción o inflamación de los cuerpos ciliares papilar de coherencia óptica
• Deshidratación o disminución del flujo sanguíneo ciliar
Factores que influyen en la PIO Cribado de gl aucoma

38
facebook : Booksmedicos06
Manual CTO de Medicina y Cirugía, 10. 3 edición 09. G la ucoma

RECUERDA técnicas permiten cuantificar el espesor de la capa de fibras nerviosas en los


En la exploración rutinaria de un paciente glaucomatoso, distintos cuad rantes y ofrecen una imagen muy fácil de interpretar. En el caso
además de medir la PIO, resulta obligad a la reali zación de un de la OCT, la pérd ida de espesor moderada se muestra codifi cada en amari -
campo visual y la valo ración de la papil a, med iante la explora - llo y la grave en rojo, junto al grosor de la cap a de fibras nerviosas de cada
ción del fondo de ojo, para determina r el grado de excavación cuadrante. Lógicamente, la información es mucho más reproducib le y objetiva
exist ente, y si se ha producido progresión de la en fermedad.
que la que se obtiene simplemente del examen visual de la papila (Figura 42),
y comp lementa la información obtenida mediante el campo visua l.
Patogenia
La presión de perfusión de los ca pilares que nutren la cabeza del nervio ó ptico
es de unos 27 ±3 mmHg, con lo que bastan pequeños aumentos de la PIO para
que quede dificultada su nutrición y se produzca, con el tiempo, una atrofia
de las célu las de sostén y de las fibras nerviosas, originándose la excavación
papilar glaucomatosa. Esta excavación se estima en la exploración con el oftal-
moscopio, por la relación E/P o cociente entre el diámetro de la excavación (E)
y el diámetro de la papil a (P), valorándose entre °y 1. Cu ando este cociente
es menor de 0,3 es normal; entre 0,3-0,6 es sospechosa; y si es mayor de 0,6
es probablemente patológica. En fases avanzadas, la excavación llega al borde
de la pa pila y los vasos se ven desplazados hacia el lado nasa l. La asimetría de GfOSOf dI' Ji n~ dI' flbn,J ntf\liosu I
la re lación E/P entre ambos ojos, superior a 0,2, es probablemente patológ ica.

Clínica
La consecuencia func ional de esta destrucción progresiva de fibras nervios as
es la aparición de defectos glaucomatosos en el campo visua l. Al principio, se
producen alteraciones en la zona periférica y en el área perimacular. Después OCT de capa de fibras nerviosas en un paciente glaucomatoso. Muestra
aparecen el escotoma de Bjerrum y el escalón nasal de Ronne, la reducción del adelgazamiento grave de la capa de fibras nerviosas en el sector nasal
campo a un islote central y a otro temporal inferior, y finalmente queda un islote y moderado en el temporal
tempora l. Si se pierde este islote, el resultado fi nal es la amaurosis (Figura 41).
I -,1_1,--,1--,-1 _ _
I I I I
Como se conserva la vis ión central hasta estadios avanzados, y por tanto una Diagnóstico de glaucoma primario
buena agudeza visua l, la enfermedad pasa desapercibida para el paciente, y de ángulo abierto
a veces para el médico, si no piensa en ella (MIR 09-10,137).

Diagnóstico
Apuntes
Es preciso hacer un diagnóstico precoz en todo individuo mayor de 40 años del profes~B


o que presente factores de riesgo; es recomend able una tonometría perió-
d ica. Se debe sospechar al encontrar una PIO elevada o una alteración de
las papilas en un sujeto asintomático. Sin embargo, la elevación aislada de la
PIO, que no está acompañada de dism inución de fibras nervios as, se debe Tratamiento
considerar hipertensión ocular exclusivamente.
En el futuro es posible que se disponga de med icación neuroprotect ora, pero
El daño funciona l en el nervio óptico se va lora mediante la realización de cam- hoy por hoy todos los tratamientos disponibles actúan reduciendo la PIO.
pos visu ales o campimetría. El daño anatóm ico med iante la valoración de la El tratamiento es inicialmente médico. Es permanente, para conseguir que
excavación papilar o, rec ientemente, mediante análisis computa rizados del el paciente alcance continuamente niveles de PIO tolerables por su nervio
grosor de la capa de fibras nerviosas de la retina (t omografía de coherencia óptico. Se utilizan colirios, primero en monoterapia, y si no es suficiente,
óptica, en inglés Opneal Coherence Tomography (OCT), GDX, HRT, etc). Estas combinados. Para hacer más fácil el cumplim iento terapéutico, en los últi-
www.Booksmedicos06.com

b:nvilaOn flsl0!ó9ln MM(h. d e<JiI ExC.l VlId6n gl~COfOWotoS. ES(OtOfNO IHf'>(t n ll1.1 ExU"¡aOn 91i1 U(om¡to~ !$JiI d lt "'¡sl6n (It,,1I1.1
(' Kotomil flslol4gko mo dtff4i iO,4-o,.5) ij fU " ",,,,,,In) It,,"i (0,,-0," ,im tt", ~I
cO,.... $pondi. nt. Y. H O:om.a perif';lico ,. ,id ual
.al;¡, pll pib) M I . l dI' Ronne

Evolución campimétrica y papilar del glaucoma crónico simple (GCS)

39
facebook : Booksmedicos06
,
OFTALMOlOGIA

mas años se han desarrollado presentaciones que combinan dos principios hecho de que esta membrana ofrezca cierta res istencia a la sa lida del humor
activos en el mismo colirio. acuoso hace que el descenso de PIO sea menos brusco y las complicac io-
nes graves son, por ello, mucho menos frecuentes (Vídeo 8). Con el mismo
Los fármacos empleados son: objetivo de hacer más segura la cirugía, se han desarrollado implantes. La
• IJ-bloqueantes (timalol). Actúan disminuyendo la producción de humor ventaja del implante es que la luz del canal a través del que sale el acuoso
acuoso. Hay que tener especial cautela al utilizarlos en pacientes con insu- del ojo tiene unas d imensiones prefijadas y ello permite estandarizar los
fic iencia card íaca descompensada y bloqueo AV, y sobre todo en broncópa- resultados. En glaucomas muy rebeldes, puede estar ind icada la implan-
tas y asmáticos. En algunos casos pueden causar impotencia y depres ión. tación de una válvula o la práctica de un procedim iento ciclodestructivo
Análogos de la prostaglandina F2 (Iatanoprost, bimatoprost, tra- (destrucción parcia l del cuerpo ci liar con láser o cr ioterapia para reduc ir la
voprost y tafluprost). Suponen una revolución en el tratamiento del síntesis de humor acuoso).
glaucoma crónico por su alta eficacia y su buena tolerancia sistémica.
Son también fármacos de primera línea V más potentes que los l3-blo-
queantes. Actúan facilitando la sal ida del humor acuoso a través de la
vía uveoescleral. Son fármacos con mejor perfil de seguridad a nivel
sistémico que los ~ - bloqueantes. A nive l ocular, producen cambios en
la coloración de l iris (hiperpigmentación) e h iperemia y aumento del
tamaño de las pestañas. Además de estos cambios cosméticos, indu-
cen la llamada orbitopatía por prostagland inas (enoftalmos por atrofia
de la grasa orbitaria).
• Agonistas 0.· 2 adrenérgicos (brimonidina o apraclon id ina). Actúan dis-
minuyendo la producción de humor acuoso en los procesos ciliares,
pero producen frecuentes alergias. Como los inh ibidores de la anh idrasa
carbónica, suelen utilizarse en combinación ya que su eficacia hipoten-
sora es reduc ida. Al contrario que los adrenérgicos antiguos, por actuar
de forma selectiva sobre los receptores (1- 2, no producen midriasis y
son seguros en pacientes con ángulo estrecho.
• Inhibidores de la anhidrasa carbónica (dorzolamida). Hacen que d ismi -
nuya la secreción del acuoso. De uso tópico (colirios), han de emplearse
en comb inación con otros por su moderada eficacia. Por vía sistém ica se
emplea acetazolamida, muy potente, pero de uti lización sólo transitoria Esclerectomia profunda no perforante
debido a sus muchos efectos adversos sistémicos. (Por cortesía del Dr. González Martín-Moro, Hospital del Henares, Madrid)

Pilocarpina. Es un estimulante co linérgico que produce m iosis y actúa


aumentando la sal ida del acuoso. No se utiliza actualmente de forma RECUERDA
genera lizada porque ocasiona efectos adversos loca les importantes, Los ~-bloqueantes pueden tener efectos secundarios sisté -
como dolor, miopización o catarat a. micos graves. Los análogos de las prostaglandinas apenas
poseen efectos secundarios sistémicos.
Si el tratamiento médico fuese insuficiente por no controlar la PIO, a pesar
de combinar varios tipos de
colirios, se intentará abrir
una vía de d renaje artificia l.
Puede rea li zarse mediante
una trabeculoplastia con Glaucoma primario de ángulo estrecho
láser o bien con una trabe-
culectomía qu irúrg ica, que
es mucho más eficaz. Esta La existencia de un ángulo iridocorneal estrecho pred ispone al cierre del mismo,
técn ica consiste en crear una desencadenándose un ataque agudo de glaucoma, debido a la elevación de la
comun icación artificial entre PIO por bloqueo mecán ico de la malla trabecular, por contacto entre la ra íz del
la cámara anterior y el espa - iris y la periferia de la córnea (Figura 44). Existe una predisposición anatómica,
cio subconjuntival, gene- de tal forma que se da en sujetos mayores de 50 años, fáquicos (con crista li no),
rando una estructura que con una cámara anterior estrecha o poco profunda, y con ojos pequeños, que
recibe el nombre de ampolla Ampolla de filtración en una trabeculotomia suelen ser hipermétropes. La inserción del iris en el cuerpo ciliar suele ser ante -
de filtración, en cuyo interior rio r y el ángulo iridocorneal es, por todo ello, estrecho (MIR 07· 08, 148).
se reabsorbe el humor acuoso (Figura 43).
www.Booksmedicos06.com

En los últimos años se están produciendo adelantos importantes en la ciru -


gía del glaucoma. La opción clásica, trabeculectom ía (o cirugía perforante),
se asocia a graves complicac iones. ~stas se deben fundamentalmente al
brusco descenso de la PIO que experimenta el ojo. Ello ha dado lugar al
desarrol lo de las técnicas no perforantes, en las que no se practica un orifi -
Bloqueo pupilar P,ot ru5i6n anterio' del iri5 Cierre angular
cio de espesor completo, sino que se respeta una fina capa de Descemet y
trabeculum, que recibe el nombre de membrana trabeculodescemética. El Mecanismo de producción del glaucoma primario

40
facebook : Booksmedicos06
Manual CTO de Medicina y Cirugía, 10. 3 edición 09. Glaucoma

Patogenia Tratamiento
El ataque agudo se desencadena cuando la pupi la está en midriasis med ia De entrada, es siempre méd ico. Se emplean diuréticos osmóticos, como el
(véase Figura 49). En esta situación se puede producir un bloqueo del paso manitol y la acetazolamida, para d isminu ir ráp idamente la PIO; corticoides
del humor acuoso de la cámara posterior a la anterior a través de la pupila tópicos para limitar el componente infla matorio y re ducir el edema cornea l; y
(bloqueo pupi lar). El humor acuoso empujará la periferia del iris hacia ade- mióticos, como la pilocarpina, para romper el bloqueo pupi lar. También están
lante, lo que taponará la mal la trabecular (cierre angu lar), originando el indicados los fármacos hipotensores tópicos, como los ~ - bloqueantes o los
com ienzo de un ataque agudo de glaucoma. La midriasis media puede pro- a -2 agonist as. los análogos de las prost aglandinas no deben uti lizarse por-
ducirse en la oscuridad, en sujetos nerviosos o estresados, con la admin is- que aumenta n la inflamación. los adrenérgicos no selectivos, usados en el
tración de midriáticos, con la toma de atropina o de sus derivados, o con el pasado, también estarían contraind icados por inducir midriasis, pero no los
tratamiento con simpaticomiméticos a -2 selectivos que apenas modifican el tamaño pupi lar (de hecho, en todo
caso inducirían una miosis
J J I I \ 1 I
J patogenia leve). Como los factores ana-
del glaucoma pri mario tómicos persisten a pes ar de
de ángulo estrecho resolverse el cuadro agudo,
hay que realizar una irido-
tomía. En el pasado, esta
técnica se realizaba quirúr-
gicamente; en la actua lidad,
del
• suele practicarse de forma
más segura, empleando láser

Clínica
• YAG (Figura 45). Es preciso
actuar t ambién en el ojo
contralateral de forma profi-
láctica, pues est á igualmente
Al no poder salir el humor acuoso, se produce un aumento de la PIO (Tabla 11). predispuesto al ataq ue. Iridotomia con láser YAG

Cuando ésta supera los 30 mmHg, se altera la bomba endotelial necesaria para
la transparencia corneal y se origina edema corneal. La córnea se muestra tur- En la actualidad, algunos grupos opinan que la cirugía de catarata es el
bia e impide visualizar el iris. El individuo refiere halos de co lores alrededor de tratamiento de elección del glaucoma agudo de ángulo estrecho. Una vez
las luces. Cuando se superan los 40-50 mmHg, se presenta dolor intenso, que contro lada la presión, el paciente es sometido a cirugía de catarata. La sus-
puede irrad iarse al territorio del trigémino. Apa recen blefaroespasmo y lagri- titución del crista li no por una lente intraocu lar mucho menos vo luminosa,
meo, inyección mixta y síntomas vagales como bradicard ia, hipotensión arterial, profundiza la cámara anterior y resuelve el problema en muchos pacientes.
náuseas y vómitos, que pueden inducir a errores diagnósticos, pues es posible
olvidarse el cuadro ocular. Si la presión es muy elevada, se colapsa la arteria cen -
tral de la retina, provocándose isquem ia retiniana, mucho dolor, disminución de
la agudeza visual y una gran dureza del globo al tacto. Si no se resue lve el cuadro,
la lesión por isquemia se hace irreversible, y dará lugar posteriormente a atro- Glaucoma congénito
fia retiniana (MIR 09-10, 136). El sujeto puede haber sufrido con anterioridad
cierres angulares intermitentes que ceden espontáneamente. Son glaucomas
abortivos que cursan con cefaleas en hemicránea del mismo lado del glaucoma El glaucoma congén ito presenta un incremento de la PIO, por anoma lía en el
subagudo o cie rre angula r intermitente. desarrollo angu lar, que origina alteraciones morfológicas del globo y afecta-
ción del nervio óptico, con producción de ceguera irreversible.
Tabla 11

• EpislHlios previos de cierre intermitente En el niño se cons idera patológica una PIO mayor de 18 mmHg. Afecta a uno
o glaucoma abortivo: cefaleas hemicraneales de cada 15.000 nacidos y es bilateral en el 75% de los casos. Puede ser de
• Halos de co lores {edema corneal) los siguientes tipos:
Sfntomas
• Dolorterritoriotrigémino • Aislado o primitivo. Aparecen restos de tejido embrionario en el ángulo,
• Síntomas vegetativos la denominada membrana de Barkan, que ocluyen la ma lla trabecular,
• Disminución de agudeza visual impidiendo el drenaje del acuoso.
• Asociado a anomalías oculares. Se trata de un ojo con anomalías que
• Dureza pétrea globo ocular
secund ariamente puede desarrollar glaucoma, como en la aniridia, el
• Midriasis media arreactiva
microftalmos, la microcórnea, entre otros.
• Hiperemia mixta o ci liar
• Nubosidad cornea l
• Asociado a anomalías sistémicas. Anomalías sistém icas que presenta n
alteraciones a nivel ocul ar que pueden desarrollar un glaucoma, genera l-
• Cámara anterior estrecha
www.Booksmedicos06.com

mente tardío. Ocurre en anomalías mesodérmicas, como el síndrome de


Clinica de una crisis de gtaucoma agudo M arfan, el síndrome de Marchesani, la enfermedad de van Hippel-l indau
o anoma lías metabólicas como la homocistinuria, la alcaptonuria, las ero-
Diagnóstico mosomopatias, entre otros.
• Secundario. No existe anomalía angu lar. El glaucoma se produce en la evo-
Se real iza tomando la PIO y demostrando que el ángulo camerular está lución de otro proceso, como la embriopatia rubeólica, la persistenci a de
ocluido mediante gon ioscopi a. vítreo primario hiperplásico, la retinopatia de la premat uridad, etcétera.

41
facebook : Booksmedicos06
,
OFTALMOlOGIA

Clínica Facolítico. A partir de una catarata hipermadura, pueden salir pro-


teínas cr istalinianas que obstruyen la malla trabecu lar.
El incremento de la pro provoca aumento de la excavación papi lar, que en
principio es reversible si se normaliza la tensión. Se debe sospechar en un • Inflamatorio:
niño que acude por edema cornear, lagrimeo, blefaroespasmo y fotofobia. Uveitis anterior. En algunos casos puede haber un aumento de la
A medida que avanza, crece el d iámetro anteroposterior del globo (bufta l- PIO por formac ión de sinequ ias anteriores entre la periferia del iris
mas), provocando una miopía axial. Asimismo, se verá un incremento de l y la córnea, cerrando el ángulo, o por inflamación de la malla tra -
d iámetro corneal (mayo r de 12 mm) o megalocórnea. Se producen des- becular u obstrucción de la misma por las proteínas y las cé lulas
garros en la membrana de Desceme t (estrías de Haab) y aumento en la inflamatorias presentes en el acuoso.
prof undidad de la cámara anterior.
• Posquirúrgico. Por formación de sinequias anteriores, por obstrucción
I l t ! l de la ma lla trabecular debido a masas crist alinianas o a vitreo que pasa
Presentación clín ica del glaucoma a cámara anterior, y muy frecu entemente por lavado incompleto del vis-
congénito coelástico durante las fases finales de la cirugía de catarata.
• Traumático:
Contusión ocular. Por alteración de la m alla trabecular o por depó-
sito de material inflamatorio o hemático.
Recesión angular. Se produce cicatrización del ángulo meses o

• años después del traumatismo.


Quemaduras químicas. Por formación de cicatrices en el limbo .

Diagnóstico
• • latrógeno:
Por administración prolongada de corticoides. Pueden provocar
hipertensión ocu lar o incluso un glaucoma de ángulo abierto.
Se rea liza por los síntomas antes descritos, por las a lteraciones corneares y Por uso de midriáticos. Puede desencadenarse un ataque agudo
papi lares, y por los datos obten idos de la tonom etría (med ida de la PIO), de de glaucoma, especia lmente con la atropina.
la gonioscopia (est udio del ángu lo iridocorneal) y de la biometría (medida
del diámetro corneal y de la longitud axial del globo). • Vascular:
Glaucoma neovascular. En procesos que provocan isquemia reti-
Tratamiento niana, tiene lugar una neoformación de vasos en la retina, y pos-
teriormente en el iris. El tejido fibroso que los acompaña cierra el
Es quirúrgico. La eficacia depende de la precocidad del diagnóstico, pero el ángu lo iridocorneal, interfiriendo la salida del acuoso. Se trata de
pronóstico suele ser bastante malo. un glaucoma muy dificil de tratar. Ocurre sobre todo en la obstruc-
ción de la vena centra l de la retina y en la retinopatía d iabética.
Los fármacos se usan ún icamente de forma transitoria para contro lar la PIO Aumento de la presión venosa episcleral. En pacientes con fístula
hasta la cirugía. Desde el punto de vista quirúrgico, la cirugía de elección es carotidocavernosa y en la enfermedad de Sturge-Weber, por trans-
d istinta que la practicada en los adultos. Se llama goniotomía y cons iste en misión de la presión alta desde el territorio venoso hasta el sistema
cortar por vía interna la membrana que bloquea la salida de líquido. Si fraca- de drenaje del humor acuoso.
sara, puede intentarse real izar una trabeculectomía desde el exterior (similar
a las rea lizadas para el glaucoma crónico en el adulto). • Pigmentario. El roce del iris con la superficie anterior de la zónula y el
cristali no libera pigmento. Este pigmento obstruye la malla trabecular. Es
ca racterístico encontrar un depósito denso de pigmento en la cara endote-
lial de la córnea (huso de Krukemberg) y un trabecuJum muy pigmentado.
• Pseudoexfoliativo. Por depósito de materi al, tipo membrana basa l,
Glaucoma secundario sobre la ma lla trabecular.

RECUERDA
El glaucoma secundario se produce por aumento de la PIO que se presenta El glaucoma agudo afecta típicamente a sujetos hipermé-
como comp licación de otra patología ocular. Puede ser: tropes. El desencadenante es la midriasis. Debe tratarse de
• Faoogénico. Por cambios en el cr istalino: forma urgente para evitar la pérdida visua l irreversible.

luxación del cristalino. Si se luxa hacia delante, puede provocar un


bloqueo pupilar o un empuje del iris hacia adelante con cierre del
ángulo.
Facomórfioo. Durante el proceso de maduración de una catarata, el ./ MIR 09· 10, 136, 137
./ MIR 07-08, 148
www.Booksmedicos06.com

cristalino puede absorber agua, aumentando entonces su tamaño y


produciendo un bloqueo pupilar que empuja el iris hacia delante, lo
que ocasiona un cier re del ángulo.

42
facebook : Booksmedicos06
Manual CTO de Medicina y Cirugía, 10. 3 edición 09. G la ucoma

,/ Sólo se puede hablar de glaucoma cuando existe un daño del nervio Si el trat amiento t ópico f racas a, se rea liza tra tamiento con láser (tra -
óptico. Al contrario de lo que se su ele pensar, el glaucoma no se define beculoplastia) o bien quirúrgico (trabeculectom ía).
como aumento de presión intraocu lar (PIO) .
,/ Acerca del glaucoma de ángu lo ce rrado:
,/ Sobre el glaucoma crón ico simple : Son factores de riesgo la hipermet ro pía, edad superior a 50 años y la
El cr ibado de glaucoma se realiza mediante tonometría periódica a presencia de cristalino, que favorecen un ángu lo estrecho.
partir de los 40 años, o antes si existen factores de riesgo como mio- Se sospecha ante ojo rojo muy doloroso, con síntomas vegetativos,
pía elevada, historia familiar o diabetes. dureza pétrea del globo, d isminución de agudeza visua l con visión de
El daño glaucomatoso supone una pérdida de fibras nerviosas que halos de colores al re dedor de las luces y mid riasis media arreactiva.
se observa estructuralmente como un aumento de la excavación pa - Tratamiento inmediato con hipotensores parenterales (manitol),
pilar; Vfuncionalmente, como alterac iones del campo visual de inicio orales (acetazolamida) y tópicos, ([3 -bloqu eantes ... ), así como cor-
periférico. ticoides t ópicos para limitar la inflamación, V mióticos pa ra rompe r
La agudeza visual se conserva hasta fases avanzadas, por lo que la el bloqueo.
en fermedad es poco sintomática. Es necesario rea lizar una iridotomía con láser YAG pa ra disminuir el
El t ratam iento inicial es tópico, med iante aná logos de las prostaglan - ri esgo de recur rencia; ta mbién en el ojo contralatera l, si el ángulo
dinas (los más poten tes, pocos efectos adversos sistémicos, pero al - es estrecho.
gunos locales) o [3-bloqueantes (contra ind icados en broncópatas y
cardiópatas). Existen otros fármacos de segunda lín ea.

Paciente mujer de 77 años, q ue porta en sus gafas para ver de lejos +4 1) Col irios para el glaucoma.
en su 0 0 y +6 en su 01. Refiere dolor en su 0 1 que comenzó hace 2 horas 2) AINE.
mientras veía una pelíc ula en el cine. La expl o ra ción pone de manifiest o 3) Corticoides.
anisocoria (pu pila del 01 mayor que la del 00), edema corneal intenso, 4) Aciclovir, pues está demostrado que puede producir hiperpigmentación
PIO de SS mmHg en 0 1. ¿Cuál sería la actitud inmediata más correcta de en el iris cuando se mantiene el tratamiento durante un periodo muy
las que se enumeran a continuación? largo de tiempo.

1) Man ito l intravenoso y corticoides tópicos; después apl icar pilocarpina V RC: 1
finalmente realizar iridotomía.
2) Practicar una iridotomía d irectamente.
3) Corticoides tópicos y mantener con pilocarpina de por v ida.
4) Atropina para romper el bloqueo pupilar y después trabeculectomía.

RC: 1

Acud e a su consulta un paciente porque dice que en los últimos meses le


ha cambiado el co lor del oj o izqui erdo. En la anamnesis debe insisti r en el
posibl e con sumo de alguna de las siguientes medicaciones por vía tó pica:
www.Booksmedicos06.com

43
facebook : Booksmedicos06
Uveítis

Es un tema im¡x»"tante. Se debe diferenciar lo dínica de uveítisanteriores


y posteriores, conocer las causas más frecuentes ylas asociaciones con
determinad.ls enfermedades sistémicas. Suele preg untor5/' como caso clínico;
h.lyque rep.l>ilr la selección al final del capítulo.

La uveítis es una inflamación del tejido uvea l {Tabla 12}. En el caso de las Las fo rmas j uveniles aparecen muy relacionadas con la artritis crón ica juve-
formas anteriores, es importante hacer el diagnóstico d iferencial con otros niL En el adu lto, con la espondilitis anquilopoyética (enfermedad más f re-
procesos que pueden cursar con ojo rojo, como son la conjuntivitis (no dolo- cuentemente asociada), tuberculos is, herpes, pielonef ritis, artritis reactiva,
roso), la queratitis o el glaucoma agudo (ambos dolorosos). La d istribución Beho;et, enfermedad inflamatoria intestinal, lúes, sa rcoidosis.
de la hiperemia, el tamaño de la pupi la y la presencia o no de lesión cornea l
asociad a, ayudan al diagnóstico d iferencial. Otras causas más raras de uveítis son: Wh ipple, Lyme, lepra, infección por
v irus var icela zóster, glomerulonefritis IgA y Vogt-Koyanagi -Harada.
En los cuadros en los que existe inflamación uveal pueden afectarse la
porción anterior de la úvea, incluyendo el iris, y el cuerpo cil iar: se trata de I I i I i~I~\L-~I-L' ________
uveítis anterior o iridocicl itis; o la porción posterior: coroid itis, aunque suele Etiología idiopática frente
hacerlo al mismo tiempo la retina, y entonces se habla de corior retinitis. a etiología por toxoplasmosis
Cuando se afecta toda la úvea, se trata de panuveítis.

Esta localización de los procesos inflamatorios en dos reg iones puede ten er
relac ión con su aporte arterial:
• Úvea posterior: ciliares cortas posteriores. del
• Úvea anterior: ciliares posteriores largas y cil iares anteriores.

Las uveítis son más frecuentes entre los 20-50 años. Su etiología es múltiple y
confusa, por ello es fundamental realiz ar siempre una anamnesis completa. Clínica (MIR 11· 12, 25)

A veces, estos cuadros acompañan a otros procesos sistémicos (enfermeda - El paciente muestra un síndrome ciliar (dolor, fotofobia, blefaroespasmo
des reumatológicas, infecciones, etc) o a afecciones de vec indad (sinusitis, e inyección periquerática, véase Figura 49). La irritación del esfínter del iris
abscesos dentarios). Pero la mayoría son inflamaciones oculares aisladas de determina una pupila en miosis y el edema iridiano provoca una ralentización
causa desconocida. de sus reacciones o bradicoria. El iris puede apa recer tumefacto y con cam-
bios de coloración, por dilatación vascular y borramiento de sus criptas. Incluso
es posible que sangren los vasos irid ianos, apa reciendo hipema (sangre en
cám ara anterior). Por último, hay exudados en la cámara anterior, al romperse
la barrera hematoacuosa por la inflamación, pasando proteínas, fibr ina y célu-
Uveítis anteriores las al humor acuoso. De este modo, se puede observar lo siguiente:
• Fenómeno de Tyndall. Con lámpara de hendidura se ven células flo-
tando en la cámara anterior.
Etiología • Hipopión. Cuando la exudación es intensa, las células se depositan en la
zona inferior de la cámara anterior, formando un nivel blanquecino. Este
La mayoría de las uveítis anteriores son idiopáticas. Una minoría se re laciona hipopión suele ser estéri l.
con procesos sistémicos. La patogen ia de las uveítis anteriores recidivantes • Precipitados retrocorneales. Norma lmente en la zona inferior de
se cree que es autoinmunitaria. la córnea, distribu idos en forma de triángulo de vértice superior. Los

Tabla 12
lridodciitls o uve/tis anterior Coroiditis o uveftis posterior
www.Booksmedicos06.com

Clínica • Ojo rojo doloroso • Moscas volantes, visión con niebla. Sin dolor. si sólo posterior
• Precipitados queráticos, hipopión y fenómeno de Tyndali • lesiones exudativas o cicatrices en coroides
Tratamiento • Midriáticos tópicos • Corticoides sistémicos
• Corticoides tópicos • Otros tratam ientos según etiología
EtiolGgía más frecuente Idiopática Toxoplasmosis
Tipos de uveitis

44
facebook : Booksmedicos06
Manual CTO de Medicina y Cirugía, 10. 3 edición 10. Uveítls

precipitados varían con el tiempo de evolución, siendo al principio • Ptisis bulbi. Con hipotonía por afectación del cuerpo ciliar, que conduce
blanco-amarillentos y redondos, para después hacerse pigmentados y a la atrofia ocular.
con bordes irregulares. Pueden establecerse adherencias del iris a las • Edema macular quístico (causa habitual de d isminución de la agudeza
estructuras vecinas, o sinequias (Figura 46). Si se producen entre la visual). Especialmente en uveítis posteriores.
periferia del iris y la de la córnea, se llaman goniosinequias. Es posi- • Desprendimiento de retina exudativo o tracciona1. Al igua l que la ante-
ble que quede dificultado el drenaje del humor acuoso, provocando un rior, aunque es más típica de las formas posteriores.
glaucoma secundario. O pueden ser posteriores, entre el iris y el crista- • Queratopatía en banda. En formas de largo tiempo de evolución.
lino, en el borde pupilar. Pueden pasar desapercibidas si no se dilata la
pupi la. Al hacerlo, el iris queda un ido al crist alino en ciertas zonas, de Tratamiento
manera que la pupila adopta formas irregulares. Es posible que aparezca
seclusión pupilar si la sinequia se forma en todo el borde pupilar; se El tratamiento es etiológico, si se conoce la causa. Es sintomático mediante
impide así la circu lación del acuoso hacia la cámara anterior, aumentán- midriáticos, para evitar sinequias y dism inuir el dolor al relajar el esfínter del
dose la presión en la cámara posterior; por ello, el iris se abomba hacia iris (MIR 10-11, 132). Se aplican corticoides locales para reducir la inflama-
adelante, dando lugar al denominado iris Nen tomate". ción, e hipotensores oculares, en caso de aumento de la PIO (MIR 07-08, 149).
• Seclusión pupilar. Ocupación de toda el área pupilar por materia l infla-
matorio. RECUERDA

En la uveítis, además de corticoides tópicos, es preciso ad -


ministra r midriáticos para reduc ir el dolo r (MIR 11-12, 26).

Uveítis posteriores

Las uveítis posteriores suelen afectar al mismo tiempo a la retina supraya-


cente, causando disminución de la v isión. Pueden darse dos tipos de reacción
inflamatoria en la úvea, aguda supurada, con reacción de polimorfonuclea-
res, o crónica no supurada de tipo granu lomatoso.
• Uveítis posteriores supurativas (endoftalmitis). Provocadas por bacterias
Imagen del segmento anterior de un ojo con uveitis anterior, obtenida en piógenas y, a veces, por hongos. Son secundarias a cirugía ocular, trauma-
la lámpara de hendidura. (A) precipitados retroqueráticos; (B) sinequias tismos y, a veces, a émbolos sépticos (endoftalmitis endógena). Se trata
posteriores de patologías muy graves que precisan del uso de antibióticos o antifún-
gicos habit ua lmente por vía intravítrea. Cuando la inflamación sobrepasa
En una uveítis anterior, la PIO suele estar dism inuida, porque la inflamación la esclera y se e)(tiende a los tejidos orbitarios, se habla de panoftalmitis.
de cuerpo cil iar reduce la producción de acuoso, pero puede estar norma l • Uveítis posteriores no supurativas. Inflamación tisular, con infi ltración
o incluso aumentada. En este caso, la hipertensión ocu lar puede deberse a de macrófagos y de células epitelioides, que se e)(tiende a la retina y
varios mecanismos: por seclusión pupilar, gon iosinequias, inflamación de la genera lmente al vítreo, provocando necrosis tisular y fibrosis.
malla trabecu lar u obstrucción de la misma por productos inflamatorios. La
uveítis herpética cursa típicamente con aumento de la PIO. Entre los sínto- Etiología
mas se encuentra el dolor, que es muy variable y se debe a la miosis espástica
ya la irritación de los nervios ciliares, y que en ocasiones puede preceder al Por causas locales (sinusitis, infecciones de vecindad, etc.) o generales. En
resto del cuadro clínico. muchos casos, e)(iste una alteración de la inmunidad con autosensibil ización
a elementos pigmentados y vascu lares de la úvea, lo que e)(plicaría la fre-
Clínicamente, puede hacerse una distinción entre uveítis granulomatosas cuencia de las rec id ivas y la d ificu ltad para encontrar una etiología.
y no granulomatosas. En las primeras, la instauración es insidiosa, el curso
prolongado, la inyección y el dolor son escasos, e)(isten nódu los en el iris, los Las causas más frecuentes varían con la local ización geográfica; en nuestro
precipitados queráticos o retrocornea les son gruesos (en Ngrasa de carnero") medio son las siguientes: to)(oplasmos is (30-50% de los casos), idiopáticas,
y, si se afecta la úvea posterior, lo hace en forma de nódulos. En las segundas, tuberculosis, sarcoidosis, CMVo Candida.
la instauración es aguda, el curso corto, e)(iste inyección y dolor importante,
los precipitados retrocorneales suelen ser pequeños y la coroides se afecta Clínica
de forma difusa.
El paciente suele referir vis ión con niebla o moscas volantes. Rara vez hay
Complicaciones
www.Booksmedicos06.com

signos de inflamación en la cámara anterior y se necesita el e)(amen de fondo


de ojo, donde se observan opacidades en el vítreo (agregados celulares,
• Edema corneal. Secundario a la afectación del endotelio. fibrina y bandas de vítreo degenerado) con aspecto blanquecino. También
• Catarata. Generalmente subcapsular posterior (como consecuencia del pueden presentar focos de coro id itis (blanquecinos o amaril lo-grisáceos, de
uso de corticoides y la propia inflamación). loca lización coroidea, con edema de la retina adyacente). A veces se acom-
• Extensión al segmento posterior dando lugar a una panuveítis. pañan de áreas blanquecinas cicatriciales y alteraciones de pigmento, o de
• Glaucoma secundario. hemorragias retinianas. En más raras ocasiones puede aparecer vasculitis.

45
facebook : Booksmedicos06
,
OFTALMOlOGIA

Entre las posibles complicac iones, pueden apa recer edema macular crónico, sinequias posteriores extensas, etc. Apa rece con mayor frecuencia en la
extensión al nervio óptico y desprendim ientos de retina e)(udativos. forma oligoarticular precoz (ANA+), con carácter crónico, siendo esta la
causa más habitua l de uveítis crónica en la infancia (MIR 09· 10, 138-RM).
Diagnóstico Se sigue de la forma oligoarticular tardía, con evolución más aguda
(remedando la uveítisde la EA, pues esta forma es HLA 827+, aparece en
En un alto porcentaje de los pacientes no se logra determinar la etiología. varones de 10 o más años y presenta entesitis V sacroi leítis, de manera
Es preciso realizar un protocolo de med icin a interna, e inmunología. El diag- simi lar a la espondilitis anqu ilosante). La uveítis es menos frecuente en
nóstico clínico se lleva a cabo por oftalmoscopia, observándose en el fondo la forma poliarticular, y menos aún en la enfermedad de Sti ll. También
de ojo las lesiones secundarias a la inflam ación coriorretiniana (Figura 47 puede aparecer en la artritis reumatoide del adu lto (MIR 14-15, 147).
y Figura 48). • Sarcoidosis. Mujeres de 20-50 años con fiebre, pérdida de peso,
artra lgias V adenopatías periféricas con síntomas de uveítis anterior
V/o posterior. Existen nódulos en el iris, precipitados en Hgrasa de car-
neroHV, en las formas posterio re s, afect ación perivascular en forma de
Hgotas de cera de vela H.
• Tuberculosis. Uveítis granu lomatosa anterior o posterior recur re nte que
no responde al tratamiento habitual. No sue le haber manifest aciones
sistémicas o éstas son inespecíficas (febrícula, asten ia, anorexia, etc.).
Es preciso hacer Mantoux, rad iografía de tórax V en ocasiones cultivos.
Descartar esta etiología es muy importante en cualquier uveítis poste -
rior antes de iniciar el tratamiento con corticoides sistémicos, puesto
que favorecería la d iseminación de la infección (MIR 14--15, 147).
• Toxoplasmosis. Supone entre eI30-S0% de todas las uveítis posteriores.
Es una afección congén ita en la mayoría de las ocasiones, con d isminu -
ción de la visión si afecta al área macu lar, que es lo más frecuente. La
lesión antigua consiste en una o varias placas blanco -amari llent as con
pigmento cicatricia l en sus bordes, con un área grisácea adyacente de
bordes mal definidos que corresponde al área de reactivac ión (Figura
48). El diagnóstico se hace por el aspecto oftalmoscópico V med iante
Retinografía de uveitis posterior determinación de anticuerpos específicos en sangre V en humor acuoso.
Se tratan las uveítis que comprometen la agudeza visual, con su lfadia-
Tratamiento cina, pirimetam ina V ácido folín ico, durante un periodo que va de las 3 a
las 6 semanas V corticoides sistémicos en dosis bajas
Cuando se llega a determinar la causa, el tratamiento es e l etiológico. Ade-
más, en muchas ocasiones se uti lizan corticoides sistémicos perioculares o
intraoculares. En los últimos años se han desarrol lado implantes que inyec-
tados dentro del ojo a través de una pequeña incisión en pars plana van libe-
rando el corticoide de forma lenta. En las uveítis de causa autoinmunitaria
se emplean tamb ién inmunosupresores como ahorradores de corticoides.

Uveítis típicas

• Espondilitis anquilopoyética. El 30% de los afectados presenta en algún


momen to una uveítis anterior, y a la inversa, el30%de los pacientes varo-
nes y jóvenes con uveítis un ilateral acabará desarrollando una espondilitis
anquilopoyética. Es la entidad que más se ve asociada a uveítis anterior,
aunque no hay que olvidar que la forma más frecuente de uveítis anterior
es idiopática. Aparece en varones de entre 20-40 años. Se diagnostica por
la clínica y por la radio logía (articulac iones sacroilíacas y co lumna lumbar).
La tipología HLA (asociación con el 827) apoya el diagnóstico. ¡¡;;;¡;;. ~;¡¡;-;¡;~;¡¡;; posterior por toxoplasma
• Síndrome de Reiter. En varones de 20-40 años que present an uretritis,
RECUERDA
www.Booksmedicos06.com

poliartritis y conjuntivitis, pud iéndose añad ir una uveítis anterior recu -


rrente bilateral que aparece en el 20% de los afectados. También aso-
El toxop lasma es responsable de una buena parte de las uveí-
ciado al HLA 827. Además, ayudan al d iagnóstico la radiografía articul ar tis posteriores. Se debe a la reactivación del parásito V por
y el cultivo del exudado uretral. eso es típico encontrar una cicatriz junto al área de coroiditis.
• Artritis reumatoide juvenil. En niñas de 2-15 años, con afectación arti -
cular y uveítis anterior de larga evolución, pud iendo provocar compl ica - • Citomegalovirus. Afecta a inmunodeprim idos, en especial a los pacien -
ciones como queratopatia en banda, glaucoma secundario, cataratas, tes con SIDA. Produce una retinitis exudativohemorrágica con vascul itis

46
facebook : Booksmedicos06
Manual CTO de Medicina y Cirugía, 10. 3 edición 10. Uveítls

que se disemina siguiendo el curso de los vasos. Es un signo de mal del vítreo (la inserción de l vítreo en la retina). Se asocia a esclerosis
pronóstico, afecta a pacientes con CD4 < 100. Se trata con ganciclovir múltiple. Es típica la aparición de "bancos de nieve" local izados en
o valganciclovir, que consiguen la detención de las lesiones retinianas la porción más anterior del vítreo. Desde el punto de vista clínico, se
(MIR 16-17, 27). Asim ismo, al mejorar las condiciones inmunológicas manifiesta como miodesopsias (focos de vitritis) V pérdida de agudeza
del paciente, se puede producir un cuadro de natura leza autoinmuni- visual (cuando hay edema macu lar asociado). Puede estar ind icado el
taria que recibe el nombre de uveítis de reconstrucc ión inmune. Para tratamiento con cortico ides orales, perioculares o intravítreos (M IR
profundizar en el tratam iento, se re mite al lector a la Sección de Enfer- 14-15, 147).
medades infecciosas, Apartado 17.9. Infecciones oportunistas.
• Candidiasis ocular. Fundamentalmente se presenta en tox icómanos con En las uveítis es importante hacer el diagnóstico diferencial con otros proce -
adm inistración intravenosa de heroína, independientemente de que sos que cursan con ojo rojo (Figura 49 y Tabla 13).
padezcan o no SIDA, inmunodeprimidos, portadores de catéteres intra-
venosos, alimentación parentera l, etc. En el fondo de ojo aparecen focos
exudativos, pequeños, blanquecinos, de bordes mal definidos que tapa n ,/ MIR 16-17, 27
los vasos retinianos. Tienen tendencia a invadir el vítreo, formando colo - PREGUNTAS ,/ MIR 14·15, 147
,/ MIR 12·13, 145
nias algodonosas blancas flotantes que se agrupan en fo rma de hi lera de
perlas. Se trata con f1uconazo l ora l o anfotericina intravenosa, aunque MIR ,/
,/
MIR
MIR
11·12,
10-11,
25, 26
132
muchas precisan vitrectomía.
,/ MIR 09·10, 138-RM
• Uveítis intermedia (MIR 12-13, 145). Se trata de una forma muy in fre-
,/ MIR 07-08, 149
cuente en la que se afecta de forma selectiva la porción más anterior

• •
¡

¡ MIOJIs
¡
TlflCi 6n con tluo,~~~¡n.
I
ConJUnlMtb agud.l GlaucoMa agudo
de jn' .... eit1"KM
¡ I
POlit iv&
¡ ¡
Uw!i'ti, .ntoñor

· 1n ~td6n bulb., Y t,nol · lnYftdón dll~ o ml~I,


• Pupila n 04lhal

· 1nye«iÓn di., ' lnyctd6n dA'


. P\I~ InoÓtln · Pupll.l mlótka
. Okc'"I corneal • PoSIble hrpoplón
'o,iblc hipopiOn · No . lIc'.donc, com~.lc,

Diagnóstico diferencial deL ojo rojo

Tabla 13
Queratitis Uveftis anterior Glaucoma

Hil}eremia (iliar Ciliar (iliar

t ttt
www.Booksmedicos06.com

Visión Posible! o normal

Dolor ++ ++ profundo +++ muy intenso


Pupila Miosis Miosis - bradi{oria Midriasis media arreactiva

Cámara anterior Nonnal o Tyndallleve Tyndall ++ {élulas Estrechada


Diagnóstico diferenciaL del ojo rojo

47
facebook : Booksmedicos06
,
OFTALMOlOGIA

,/ La etiología más fre cuente e n las uve ítis anteriores es la idio pática. La ./ La sarcoidosis pued e ocasionar uveítis anterio r (nód ulos en iris, precipi-
ir idocicl itis o uveítis anter io r se pre senta como un "ojo rojo graveN: t ad os "en grasa de carn era N ) V/o posterior (a fectación perivascular "en
dolor ocular con fot ofobia e hi perem ia cil iar. Además, vis ión borrosa, gotas de cera N ) .
miosis con bra dicoria, precipitad os endotelia les corn ea les y turb idez del
humor acuoso (Ty ndal l, células). ./ La toxoplasmosis supon e el 30-50% de las uveítis posteriores. Suele
ser congén it a, V el foco activo apa rece junto a cicatrices cor iorreti -
,/ La enferm edad más claram ente as ociada a uveítis anterior en el niño es nianas previas, especia lmente en mácula, por lo que compromete la
la artritis cró nica j uveni l, mientras que en el adult o lo es la espondil itis v isión.
anquilopoyética.
./ La ca ndidiasis ocular, en pacientes con puncion es venosas re petida s,
,/ Las uveítis ante riores pueden ser gra nulomatosas (su bag udas, poco sin- genera focos bl anquecinos corior retinianos q ue en el vítreo parecen
to máticas y co n poco Tyndall y preci pita dos gruesos) o no granulomato- collares de perlas.
sa s , Il i ).

Casosclínicos
Una mujer de 40 años que padece enfermedad inflamatoria intestinal, en 4) Remitir al especialista de digestivo para descartar una enfermedad
tratam iento con inflixima b, presenta hiperemia e inyección ciliar en ojo celíaca.
derecho, visión borrosa, m iosis y dolor ocular_La PIO es 7 mmHg en su ojo
derecho y 15 mmHg en su ojo izquierdo _¿Cuál de los diagnósticos que a RC:3
continuación se enumeran es el más probable?
Varón de 34 años que acude por pérdida visual en su ojo izquierdo de una
1) Desprendim iento de retina. semana de evolución . La agudeza visual es 1 en su ojo derecho V 0,2 en su
2) Escleritis. ojo izquierdo. El fondo de ojo se explora con dificultad en su ojo izquierdo
3) Conjuntivitis aguda. debido a la presencia de vitritis, pero parece apreciarse la presencia de
4) Uveítis anterior. un foco de coroid itis próximo a una antigua cicatriz pigmentada. Tuvo dos
episod ios similares en el pasado. En esta situación, no es adecuado:
RC: 4
1) Iniciar tratamiento con ganciclovir.
En un niño de 4 años que ha sufrido dos episodios de uveítis anterior agu - 2) Comparar niveles de anticuerpos antitoxoplasma en suera y en humor
da, ¿cuál de las siguientes actitudes considera más apropiada? acuoso.
3) Iniciar tratamiento con pirimetamina-sulfad iazina.
1) Remitir al neumólogo para descartar asma. 4) Iniciar tratamiento con cotrimoxazol.
2) Remitir al nefrólogo para descartar una glomerulonefritis IgA.
3) Remitir al reumatólogo para descartar artritis reumatoide juvenil. RC:1
www.Booksmedicos06.com

48
facebook : Booksmedicos06
Vítreo y retina

Este es el tema más importantede laaSKjnatura de caraal MIR. Esconveniente


em porejar ternos JIOra estudiar. Así se estudiará el desprendimientodel ~ítreo
cornJlOrándolocon el deIl'tina, laobstrucoón venosa comporándola
con la de laarteria, la retirlOJIOtía diabética y lahipertensiva, y el mel aooma
decoroides con el retinoblastoma.

Desprendimiento del vítreo posterior Desprendimiento de retina

El vítreo presenta una serie de adherencias fisiológicas v itreorretinianas a El desprendimiento de retina es una separación de las nueve capas internas
nivel de la ora serrata y de la papila, y vitreocristalinianas, que se hacen más de la retina, respecto al epite lio pigmentario de la misma.
tenues en la edad adulta. Las adherencias con la papila pueden romperse,
dando lugar a una pérd ida de posición del vítreo que pierde su anclaje pos- Formas clínicas
terior. Esto ocurre más frecuentemente en sujetos de edad avanzada, sobre
todo si son miopes, y en pseudofáquicos. Las for mas clín icas del desprend imiento de retina son :
• Regmatógeno. Es el más frecuente. Aparece un agujero o desgarro en la
El paciente refie re percepción de "moscas vo lantes" o miodesopsias. Es ben igno retina a través del cual pasa líquido al espacio subretin iano que despega
en el 85 -90% de los casos, pero en un lQ.-15% es posible que se produzcan trac- la retina. La mayoría de los desgarros tienen lugar entre el ecuador y la
ciones vitreorretinianas periféricas que pueden provocar hemorragias y des- ora serrata. Los agujeros retin ianos pueden producirse por degeneracio-
ga rros retinianos que pred isponen al desprendim iento de retin a regmat6geno nes de la retina periférica que se necrosa y se rompe, y por alteraciones
(Figura 50). No precisa tratam iento, salvo el de las complicaciones, fotocoagu- del vítreo, como el DVP. Entre los factores de riesgo de los desgarros
landa con láser los bordes del desgarro retiniano, si éste se produce. retinianos están la miopía, la vejez, los traumatismos, la pseudofaquia y
las degeneraciones periféricas de la retina (M IR 15· 16, 215).
• Traccional. Se forman tractos fibrosos en el vítreo que, al contraerse, trac-
eL.:: cionan la retina y la desprenden. Ocurre en casos de hemorragia vítrea,
como en los estadios finales de la retinopatía diabética proliferativa.
Persistencia del vítreo primario • Exudativo. Ta l vez el menos frecuente de todos. La retina se desprende
por procesos exudativos de los vasos coroideos. Puede ocurrir en patolo-
hiperplásico gías inflamator ias, como coro iditis exudativas (enfermedad de Harada),
vasculares, como la hipertensión arterial o neoplásicos.

Es una malformación congén it a en la que se observa una masa detrás del Clínica
crista lino, vascu larizada o no, que corresponde al v ítreo primario que no se
ha atrofiado y permanece hiper plásico. Suele afectar a un solo ojo, y a veces En el desprendimiento de retina apa re cen miodesopsias o #moscas vola n-
se acompaña de m icroftalmos. Es preciso hacer diagnóstico dif erencial con tes# si hay rotura de pequeños capi lare s o en el momento del DVP. Cuando
otras causas de leucocoria, fundamentalmente con el retinoblastoma. la retina se va desprendiendo, se producen fosfenos, o v isión de luces, por
www.Booksmedicos06.com

Desprendimiento del vitreo posterior (DVP). (A) y (B) sinquisis y ulterior desprendimiento del vitreo posterior; (C) desgarro retiniano con hemorragia
secundaria al OVP

49
facebook : Booksmedicos06
,
OFTALMOlOGIA

estímulos mecán icos. A medida que el área desprendida va aumentando de Pronóstico


tamaño, aparece una sombra continua en el campo visual periférico que va
progresando hacia e l centro. Puede pasa r desapercibida durante bastante El pronóstico depende principalmente de dos factores: precocidad del tra-
tiempo, si no afecta al área macular. tam iento y de que la mácu la esté o no afectada (mácula on o mácu la off).
Otros factores pronósticos son la e)(istenc ia o no de patología acompañante,
En el fondo de ojo se aprecia una bolsa móvi l, blanquecina, con pliegues y el tamaño de los desgarros (peor cuanto mayores son), la loca lización de los
a veces con algún desgarro o solución de continuidad a través de la cua l se desgarros (malos los tempora les superiores porque tienden a despegar la
ve el epitel io pigment ario (Figura 51 V Figura 52). Si no se trata, acaba por mácu la), y las dificultades para visua lizar la retina por cataratas, opacidades
desprenderse toda la retina. corneales o hemorragia v ítrea.

Profilaxis
Se realiza revisando la retina periférica y fotocoagu lando (o aplicando crio-
terapia) sobre los desgarros en aquellos pacientes que acuden por un DVP
agudo. Se sabe que esta estrategia es alt amente eficaz a la hora de evitar la
progresión hacia el desprend imiento de retina. Por ello, cua lqu ier paciente
que refie ra la aparición brusca de miodesopsias o fotopsias debe ser enviado
al oftalmólogo de forma urgente.

Las revisiones periódicas de la retina periférica en aquellos pacientes que se con·


sideran predispuestos (miopes magnos y pacientes con historia fam iliar o perso-
na l de desprendimiento de retina), no está claro que re sulten eficaces. La utilidad
de esta profil a)(is es controvertida, pues no hay evidencias sólidas que la apoyen.
Sin embargo, en la práctica, la mayor parte de los e)(pertos prefieren realizarl a.

Tratamiento
Desprendimiento de retina regmatógeno superior. Puede apreciarse Hay que cerrar la solución de continuidad med iante criocoagulación o láser,
la presencia de una gran boLsa superior
que provocan una inflamación con fibros is posterior que pega la retina.

En algunos casos favorab les (desprendim iento de retina superior, reciente con
lesión regmatógena bien localizada) puede ser úti l la retinope)(ia pneumática
(inyección de gas seguida de aplicación de láser/cr ioterapia) sobre la lesión
regmatógena responsab le. Esta técnica se realiza en consulta y puede en oca-
siones resolver el problema y evitar que el paciente entre en el quirófano.

En casos menos favorables, es preciso además acerca r la esclera y la coroides


cosiendo un material inerte sobre la esclera (esponja de silicona) (Vídeo 9).
Cuando e)(iste tracción del v ítreo, se dism inuye colocando un cerclaje con
banda de silicona alrededor del ojo en el ecuador.

Ecografía de un desprendimiento de retina

Diagnóstico
www.Booksmedicos06.com

Fundament almente, se realiza med iante oftalmoscopia indirecta. Es muy


importante determinar si la mácula está o no desprendida y la localización
de las lesiones regmatógenas que lo han originado.

No debe olvidarse la e)(ploración del ojo contralateral en el que con f recuen-


cia se encuentran tamb ién lesiones regmatógenas que deben ser tratadas Cerclaje escleral
(Por cortesía del Dr. Zarallo, Hospital del Henares, Madrid)
con una final idad preventiva.

so
facebook : Booksmedicos06
Manual CTO de Medicina y Cirugía, 10. 3 edición 11 . Vítreo y retina

Hoy en día, cada vez con mayor frecuencia, se ind ica la realización de una • Hemo rragias retinianas. Son intrarretinianas, puntiformes o redondea -
v itrectomía para el iminar el vítreo que tracc iona la retina. En muchos casos das. En las formas proliferantes pueden ser subh ialoideas o intravítreas.
la vitrectomía se comb ina con la cirugía de catarata (facovitrectomía). • Exudado s algodonosos. Se deben a microinfartos retin ianos; reflejan la
existencia de isquem ia.
En más del 90% de los casos se cons igue una curación anatómica del des- • Neovaso s. Son típicos de las formas proliferativas. La isquem ia retiniana
prend imiento. La recupe ración f unciona l dependerá de si la mácula se ha extensa induce, mediante factores de crecimiento (como el VEGF), la
desprendido o no y de la precocid ad del tratamiento. En un 10% de los ojos formación de nuevos vasos sobre la retina, de estructura anormal y cre-
operados con éxito se producen nuevos agujeros y recidiva del desprendi- cimiento desordenado, con tendencia al sangrando en la propia retina o
miento. En otro 10%, tiene lugar un desprendimiento en el otro ojo. en el vítreo. Estos vasos pueden aparecer en la papila del nervio óptico
o en otras zonas de la retin a, generalmente en el polo posterior. Acom -
RECUERDA pañando a estos vasos, hay una proliferación de band as conectivas, que
El desprendimiento de retina regmatógeno es el más fre - pu eden retraerse provoc ando un desprendimiento de retina de tipo
cuente. Se debe a la aparición de un agujero o desgarro en tracc iona l. Cuando la neovascularización afecta al iris (rubeosis de iris) y
la retina perifér ica a través del cual pasa líquido al espacio al ángulo iridocorne al, da lugar a un glaucoma neovascu lar.
subretin iano. El tratamiento cons iste habitua lmente en la • Edema macular. Causa más f recuente de pérdida de agudeza visual
colocac ión de una banda de silicona y la aplicación de crio - en el pacient e diabético. Puede aparece r tanto en la retinopatía dia-
terapia o láser con el objetivo de cerrar el desgarro o en la
bética no proliferativa como en la forma proliferativa. Consiste en un
real ización de una vitrect omía posterior y fotocoagulación
engrosam iento de la mácula, secundario a una filtración excesiva de
con láser del desgarro.
líquido desde microaneurimas o capilares. En los primeros estadios
es revers ible, pero con el tiempo aparecen cavitaciones, dando lugar
al denominado edema macula r qu ístico (MIR 09-10, 139) (véase
Figura 59C).

Retinopatía diabética

Es la consecuenc ia de la m icroang iopatía diabética de los vasos retinianos.


Afecta al 50-60% de los diabéticos de 15 años de evolución (Tabla 14). Es la
causa más importante de ceguera bilatera l irreversible entre los menores de
65 años en los países occidentales. Como consecuencia de las lesiones en
la microcirculación, se produce una pérd ida de competencia de la barrera
hematorretiniana (signo más precoz, aunque sólo detectable en la angiogra-
fía fluoresce ínica) con exudación y hemorragias, una pérdida del tono vascu-
lar con aparición de d ilatacion es aneurismáticas y una hipoxia retinian a que
estimula la prol iferac ión de nuevos vasos anóm alos.

Tabla 14
Tipo de diabetes Primera revisión Siguientes
DM 1buen control 10 años 6 meses-l año
DM 1mal control 5 años 6 meses-l año
Edema macular diabético
DMl Al diagnóstico 6 meses-l año (Por cortes ía del Servicio de Oftalmología de l H.U. Ram ón y Caja l, Madrid)
Revisiones oftalmológicas del diabético
RECUERDA
Clínica La aparición de neovasos define a la retinopatía d iabética
como proliferativa y hace necesaria la panfotocoagu lación.
Oftalmoscópicamente, se observan:
• Microaneurismas. Son las lesiones más típicas y precoces en ofta l-
moscopia. Se trata de dilataciones saculares de la pared vascular cap i- Clasificación
lar. A su nive l, se produce exudación con edema y hemorragias (MIR
08-09, 156). La retinopatia d iabética se clasifica en los siguientes tipos:
• Retinopatía diabética no proliferativa. Ll amada t ambién simple o de
RECUERDA base. Es la fo rma m ás f recuente e incluye todas las lesiones descritas,
www.Booksmedicos06.com

El microaneurisma es la primera lesión que aparece en la excepto la neovascu larización. Se produce un deterioro v isual progresivo
retinopatía diabética. a causa del edema macular (motivo más común de pérdida de visión en
ambas formas de retinopatia diabética).
• Retinopatía diabética proliferativa (RDP). Provoca pérdida de visión
• Exudados duros o lipídicos. Son un acúmulo de macrófagos cargados brusca e indolora por hemorragia vítrea. También puede ocasionar
de lípidos y material prote ico. Traducen la existencia de edema retin iano desprend imientos de retina traccionales, siendo en ese caso la pérdida
(Figura 53). visual más progresiva.

51
facebook : Booksmedicos06
,
OFTALMOlOGIA

Juvenil. En algunos diabéticos jóvenes sin retinopatía previa. La 1 J 1 1 I


evolución suele ser rápida y fatal. Cronología de la pérdida visual
Del adulto. Complicación más avanzada de la retinopatía d iabética
simple. El curso es menos acelerado.

Diagnóstico
Apuntes
La retinopatía diabética se d iagnostica claramente con la exp loración del profes;:¡:;.
ofta lmoscópica; los microaneurismas son las lesiones características. Una
herramienta fundamenta l que ha revolucionado e l manejo del edema
macular es la OCT, pues perm ite tomar med idas precisas del espesor reti -
niano y monitor izar la respuesta al tratamiento. En determ inadas situa - Tratamiento
ciones, para valo rar los puntos de fuga que están produciendo el edema
macular, o para confirmar la neovascularización, es necesaria la angiogra - • Médico. No está demostrado que ninguno sea eficaz. En todo caso,
fía fluoresceínica (AFG) (M IR Oa· 09, 156). Sin embargo, la aparición de la un buen contro l met abólico y de la tens ión arterial disminuye el r iesgo
Del hace dos décadas y de la angio-Del más rec ientemente, ha reducido de aparición de retinopatía y, cuando ésta ya está presente, reduce el
de forma muy significativa las indicaciones de la AFG. La angio -Del per- r iesgo de evolución a formas más graves.
mite por un princip io físico simi lar al Doppler e laborar unos mapas muy o Retinopatía diabética proliferatíva . El tratamiento de elección es la
precisos de la vascularización retiniana sin necesidad de inyectar ningún panfotocoagu lación con láser argón. lras un episod io de hemovítreo,
contraste. habría que esperar la reabso rción de la hemorragia y luego indicar
la panfotocoagulación (Figura 54). Si la hemorragia no se reabsorbe
Evolución completamente o e l paciente siguiera sangrando después de un
tiempo razonable, estaría indicada la el iminación del vítreo med iante
El tiempo de evolución es el principal factor implicado en el desarrollo de una v itrectomía (Vídeo lO). La v itrectomía puede tamb ién ser útil
retinopatía diabética. En el caso de la DM tipo 1, el citado tiempo de evolu - en proliferaciones fibrovasculares y en desprendimientos de retina
ción desde la pubertad es lo que más determ ina la presencia y desarrollo de traccionales, que es posible que sucedan en la RDP. En caso de no
la retinopatía. Además, hay que tener en cuenta que: visualizarse la retina, está indicada la realización de una ecografía
• Un buen control de la diabetes retrasa su aparición y enlentece el pro- inmed iata (Figura 55) para descartar la existencia de un desprendi-
greso de la enfermedad, si no está muy avanzada. miento de retina asociado. En este caso la cirugía se programará de
• La enfermedad renal (proteinuria, niveles de urea o de creatinina) son forma urgente.
excelentes pred ictores de la presencia de retinopatía. • Edema macular. Lo habitual es recurrir a la inyección de fármacos
• La HlA es un factor de r iesgo independiente. antiangiogénicos. Cuando se identifican claramente los focos de exu -
• El embarazo afecta negativamente a cua lqu ier tipo de retinopatía d iabé- dación (microaneurismas filtrantes), se procede a fotocoagularlos de
tica, aunque suele regresar algo después del parto. forma selectiva (láser focal). En muchas ocasiones se combinan estos
o Protegen del padecimiento de la retinopatía diabética la miopía ele- fármacos y el láser foca l. En la actualidad, raramente se precisa la rea -
vada, la atrofia coriorretiniana, como la que ocurre en las retinosis lización de una v itrectomía con extracción de la membrana limitante
pigmentaria, la estenosis carotídea y los g laucoma s descompensa- interna de la retina (MIR 09-10,139).
dos.
RECUERDA
Las causas de ceguera en la retinopatía diabética son, en primer lugar, el El edema macu lar es la causa más importante de pérdid a de
edema macular; la hemorragia vítrea, el desprend imiento de retina y el glau- agudeza visual en el diabético. Se trata inyectando fármacos
coma neovascular (labia 15). anti -VEGF por vía intravítre a.

labia 15

Patologfa

Hemorragia vítrea Aguda, indolora Tras va rias semanas


de reposo para lavado,
pa nfotocoa guIación
± vitrectomía

Glaucoma Subaguda, dolorosa Hipotensores +


neovascular panfotocoagulación
(en muchos casos se pre<isa
www.Booksmedicos06.com

implante de válvu la)

Edema macular Subaguda (varios meses), Antiangiogénicos ± láser


indolora local

Catarata cortical ( rónica (años), indolora Famemulsificación + LlO


Causas de pérdida de la visión en el diabético Retinopatía diabética con hemorragia vítrea

52
facebook : Booksmedicos06
Manual CTO de Medicina y Cirugía, 10. 3 edición 11 . Vítreo y retina

• Modificaciones del color y del brillo de las arteriolas. Mientras que lo


normal es un tono rojizo (sangre en su inter ior), al aumentar el grosor
cambia su color, de ahí que adopten aspecto "en hilo de cobre" (amari-
llentas) y, si el grosor es mayor, "en hilo de plata" (blanquecinas).
• Modificaciones en los cruces arteriovenosos. En condiciones norma-
les, las arter ias pasan sobre las venas sin alterarlas. En la aterosclerosis,
debido a la hiperp lasia de la adventicia común entre arteriola y vénula
a nive l de los cruces arteriovenosos, tiene lugar la compresión de la
vénula, dando lugar a los signos de cruce (signos de Gunn) que van de
un mínimo ocultam iento de la vénu la bajo la arter iola, hasta la aparición
de hemorragias y exudados alrededor, con evidente ingurgitación del
extremo dista l venular o incluso microtrombosis venosas.

Los signos ofta lmoscópicos de la hipertensión arterial dependen de la gra-


vedad de la e levación y de la rap idez de instauración, así como del estado
previo de los vasos. Son los siguientes:
• Disminución del calibre arteriolar. Se hacen pálidas, estrechas y rectas,
incluso invisib les. Puede ser general izada, sin esclerosis en la hiperten-
Vitrectomia pars plana sión juven il, o segmentaria (por vasoespasmo focal), en la del adulto.
(Por cortesía de la Dra. Cobo, Hospital del Henares, Madrid)
• Aumento del calibre venoso. El enlentecimiento de la circulación
venosa provoca ingurgitación venular. Disminuye la relac ión arteriove-
nasa de 2/3 a 1/2 o menor.
• Anomalías vasculares perimaculares. Al cont rario de lo que suele suce-
der, las vénu las aparecen d ilatadas, en tirabuzón. Esto se conoce como
síndrome de la mácula hipertensa.
• El mantenimiento de la hipertensión arter ial dará lugar a esclerosis
reactiva, con aparición de los signos oftalmoscópicos descritos anterior-
mente, ocasionando vasculopatía esclerohipertensiva.
• Signos de malignización. Se traducen en la existencia de signos de
necrosis isquém ica:
Exudados algodonosos. Son microinfartos retin ianos por obstruc-
ción de la arteriola term ina l.
Hemorragias retinianas. Pueden ser li neales, en llama o prerreti-
nianas (MIR 16-17, 29).
Edema retiniano. Por hipox ia del tejido retiniano.
Edema de papila, también por hipoxia, que define a la hiperten-
sión como maligna. Cuando aparecen estos signos, hay que supo-
ner una grave repercus ión sistémica, especialmente en e l riñón y el
SNC (Figura 56).
Ecografia de un desprendimiento de retina regmatógeno de larga
evolución. Puede apreciarse la presencia de una membrana engrosada
junto al polo posterior, que corresponde a la retina desprendida

Retinopatía esclerohipertensiva

La hipertensión arter ia l puede producir cambios en e l contexto de la circula-


ción coroidea, retiniana y del nervio óptico. Estos cambios dependerán de la
gravedad y de la durac ión de la misma, pero también de la edad del paciente.
Es muy difícil diferenc iar entre los cambios precoces de la hipertensión y la
esclerosis arteriolar que acontece normalmente con la edad, por el lo resulta
www.Booksmedicos06.com

complejo hacer una clasificación de los cambios vasculares retinianos debi-


dos, exclusivamente, a la hipertensión arter ial. Los signos oftalmoscópicos
de la aterosclerosis retiniana que aparece de forma normal, con el paso de
los años, son los siguientes:
• Cambios de forma y calibre arterial. Se produce un engrosamiento de Retinopatía hipertensiva, estadio IV de Keith-Wagener (se observa edema
la íntima, que se traduce en atenuación arteriolar. Disminuye el flujo, de papila)
por lo que las arter ias aparecen estrechas, irregulares y fil iformes. (Por conesía del Servicio de Oftalmología del H.U. Ramón y Cajal, Madrid)

S3
facebook : Booksmedicos06
,
OFTALMOlOGIA

La clasificación más utilizada es la de Keith -Wagener (Tabla 16), porque aúna gran reducción del cal ibre arterial, aunque rara vez se ve esta fase, porque
los hallazgos ofta lmoscópicos de la hipertensión arteri al y los de la esclerosis dura muy poco tiempo. A las pocas horas, se produce edema retiniano: la
arterial evolutiva, siendo capaz de correlacionarlos con el grado de afecta- retina adopta un color blanquecino por la necrosis isquém ica, observándose
ción sistémica de esta enfermedad. la mácu la rojo cereza (Figura 57), al est ar irrigada exclusivamente por la
cor iocapi lar.

Mínimo estrechamiento arterial generalizado "en hilo de cobreN (on signos


de cI\Ice mínimos. Sin compromiso sistémico
11 • Mínimo estrechamiento arterial generalizado "en hilo de cobreN
con áreas de espasmo arterial focal yalgún signo de cruce
• Mínimo o nulo compromiso sistémico

111 • Arterias estrechadas "en hilo de plataN (on más áreas de espasmo focal
y signos de cruce más marcados
• Presencia de hemorragías yl'Xudados. Muchos pacientes prffi'nlan
afe<ladón renal, cardíaca o cerebrales identificables
IV Todo lo demás yedema de papila. la disfunción renal, cardíaca y cerebral
es grave
Clasificación de Keith -Wagener

Mancha rojo cereza en la oclusión de la arteria central de la retina


Oclusión arterial retiniana (Por cortesía del Servicio de Oftalmología del H.U. Ramón y Caj al, Madrid)

Diagnóstico
Si el déficit de perfusión es momentáneo, se produce amaurosis!ugax, pér-
d ida brusca de vis ión que se recupera en unos minutos. Si el déficit es pro- Se realiza explorando el fondo de ojo. Se visualiza la mancha roj o cereza.
longado, se ocasiona amaurosis definitiva. Si hay embo lismo, pueden verse los crista les de colesterol obstruyendo
el vaso. Si la oclusión afecta a una rama, el edema se limita a ese sector.
Etiología Cuando hay dudas puede recurrirse al electrorretinograma que pondrá
de manifiesto la pérdida de actividad en la retina interna, conservando
• Por disminución de la presión sanguínea. Debido a hipotensión arteria l, su actividad la retina externa. No hay que olvidar que, en ocasiones, una
enfermedad de Takayasu, lipotim ia, enfermedad de corazón izquierdo, oclusión arterial es manifestación de una arteritis de cé lulas gigantes, por
colapso circulatorio, enfermedad carotídea, entre otras. lo que es obligado además solicitar un estudio de laboratorio que incluya
• Por lesiones y obstrucción in situ de la arteria central de la retina o sus VsG y PCR.
divisiones. Quedando un territ orio sin riego. La obstrucción puede ser
ocasionada por angioespasmo (causa de amaurosis !ugax), provocada Después de unos días, se conso lida la pérdida de v isión, desaparece el
por el consumo de tabaco o adrenal ina en individuos sanos. En indivi- edema, las arterias permanecen finas y se instaura una atrofia de papila.
duos pred ispuestos, puede producirse obstrucción local por arterioscle-
ros is e hipertensión. Pronóstico
Émbolos. la causa más frecuente. Generalmente están originados
en ateromas de las arterias carótida y oftálmica. Provocan pérdida El pronóstico visual es muy ma lo. Muy raramente se produce cierta recupe-
transitoria o permanente de la vis ión unilatera l. la obstrucción se ración. El pronóstico vita l de estos pacientes también es malo.
produce más frecuentemente en la lámina cr ibosa. Otros émbolos
pueden ser cardíacos y valvulares (particularmente en pacientes en RECUERDA
fibrilac ión auricular); infecciosos: endocarditis; grasos: fracturas; la oclusión de la arteria central de la retina produce una
aire: cirugía del cue llo; talco: toxicómanos; iatrógenos: angiografía pérdida súbita e indolora de v isión. En el fondo de ojo es
carotídea, entre otros. muy típico encontrar una mancha rojo cereza.
Endarteritis. Mecan ismo mucho más infrecuente. Existe infla-
mación, estrechamiento de la luz y trombosis o embolia. Este Tratamiento
sería el mecanismo que mediaría la aparición de oclusiones
www.Booksmedicos06.com

arteriales retinianas en el contexto de una arteritis de cé lulas Ningún tratamiento ha demostrado ser eficaz. Se han probado el masaje
gigantes. ocu lar o la paracentesis para reducir la PIO y fac ilit ar el avance del émbolo,
provocar vasod ilatación haciendo respirar mezcla de CO, y 0, al 95%, y la
Clínica inyección retrobulbar de vasodilatadores.

la clínica debuta con pérdida brusca e indolora de visión de parte o de todo Dado el altísimo consumo de oxígeno de este tej ido, cualquier potencial tra -
el campo visual. Oftalmoscópicamente, lo primero que se aprecia es una tam iento sólo podría tener cierta probabilidad de éxit o si se hace en las pri-

54
facebook : Booksmedicos06
Manual CTO de Medicina y Cirugía, 10. 3 edición 11 . Vítreo y retina

meras horas. Lo verdaderamente importante es localizar e l foco embolígeno


y antiagregar o anticoagular al paciente. Por ello deben ser rem itidos para la
real ización de una ecografía Doppler de troncos supraaórticos y valoración
card iológica.

Obstrucción venosa retiniana

La obstrucción venosa retiniana es más frecuente que la arterial. Sobre


todo en mujeres mayores de 60 años, con hipertensión arterial o PIO ele-
vada.

Etiología
Obstrucción de la vena central de la retina
La obstrucción se produce en la lámina cribosa, s i es la vena central, y en
los cruces arteriovenosos, si afectan a las ramas. La trombosis se origina Pronóstico
por:
• Enlentecimiento del flujo venoso. Puede producirse en situaciones Es muy var iable, pero desde luego mejor que en la obstrucción de arteria.
como la hipertensión arter ial, la aterosclerosis o cuando aumenta la La recuperación ofta lmoscóp ica puede ser casi total o dejar secuelas muy
PIO (glaucoma) o se eleva la presión venosa (físt ula carotidocaver- serias. La vena puede quedar blanca, con cambios en su pared.
nosa).
• Hipercoagulabilidad o hiperviscosidad sanguíneas. Tratamiento
• Causa local. Compresiva (masa orbitaria) o inflamación (flebitis).
Hay que controlar med iante oftalmoscopio al paciente, y si aparecen neo-
Clínica vasos, fotocoagular las áreas retin ianas trombosadas. Si hay edema macular
puede indicarse la inyección de antiangiogénicos (MIR 07·08, 151).
Es menos llamativa que en la oclusión arterial. Puede pasar inadvertida si
afect a a venas alejadas de la mácu la al conservarse en esos pacientes la visión A modo de resumen, en la Tabla 17 se expone e l diagnóstico de las oclusio-
central. Oftalmoscópicamente, se ven hemorragias por la zona de la vena nes vasculares retinianas.
obstruida y por toda la retina, si es la vena centra l. Muestran focos blancos
a lgodonosos por infartos capilares y venas d ilatadas y tortuosas. Existe una
forma edematosa, con edema macular crón ico. En las formas isquémicas,
pueden apa recer neovasos. Es posible que sangren dando lugar a hemorra-
gias recidivantes en el vítreo. Si los neovasos crecen en e l ángulo camerular, Degeneraciones retinianas
producen un glaucoma neovascular.

Diagnóstico Degeneraciones centrales o maculares


Se rea liza con la exploración del fondo de ojo. La angiografía fluoresce ínica Presentan una sintomatología común, e l llamado síndrome macular: dis-
informa del lugar y de la extensión de la trombos is, de si es tota l o parcial, y minución progresiva de la agudeza visual, discromatopsia, metamorfopsia,
orienta el tratamiento con láser. La OCT resulta importante para determinar sensación de des lumbramiento ante estímulos luminosos, conservación de l
la presencia de edema macular (Figura 58). campo visua l periférico.

Tabla 11
Oclusión dearteria central de la retina Oduslón devena central de la retina

Etiología • Casisiempre emb61ica (carótidas o corazón), raramente arterítica • Por trombosis en papila o en los cruces AV de las venas retinianas
o por hipotensión • Más fre<uente en mujeres, mayores, con HTA e historia de PIO elevada
• Amenudo precedida de amaurosisfugax

Clínica Cuadro muy agudo ydevastador, pero más raro • Cuadro más subagudo, mejor pronóstico, pero muy frecuente
• Dos formas: isquémica yedematosa (mejor evolución)
www.Booksmedicos06.com

Fondo Mancha rojo cereza inicial con posterior atrofia de papila • Hemorragias y exudados muy abundantes en el territorio de la vena ocluida
• Posterionnente se van reabsorbiendo poco a poco
Tratamiento Masaje ocular o paracentesis evacuadora, respirar COl a15% yvasodilatadores: casi Esperar a que reabsorban las hemorragias, hacer revisiones seriadas y, si apare<en
siempre inútiles neovasos por la isquemia, fotocoagular con láser
Diagnóstico de las oclusiones vasculares retinianas

ss
facebook : Booksmedicos06
,
11 OFTALMOlOGIA

Actua lmente, además de la oftalmoscopia V de las angiogranas f1uoresceí- • Forma seca o atrófica (80%). Se caracteriza por la aparición de drusas
nicas, se dispone de una técn ica llamada OCT (tomografía óptica de cohe- y de placa s de atrofia geográfica. Las drusas son depósitos amarillen-
re ncia) que rea liza cortes muy finos de la retina y permite estudia r de forma tos y redondea dos de material de desecho de la d igestión de la parte
muy precisa la patología macular; ofrece una resolución casi histológica y externa de los fotorreceptores bajo el epitelio pigmentario; pueden
ha revolucionado por completo el d iagnóstico de la patología macu lar. En la ser blandas o duras, y aparecer aisladas o confluyendo (Figura 59B
Figura S9 pueden apreciarse algunas imágenes típ icas de OCT. y Figura 60).
La aparición de drusas blandas confluent es indica mayor riesgo de
degenera r a forma exudativa. En general, esta fo rma produce pér-
didas de agudeza visual más progresiva, que sue le evolucionar a lo
la rgo de unos años (MIR 15-16, 217; MIR 14-15, 149; MIR 11-12,
169).
• Forma húmeda o elCudativa. Es menos f recuente que la anterior, y se
caracter iza por la presencia de membranas fibrovasculares subretin ia-
nas que dan lugar a exudación, hemorragias subretinianas, y despren-
dim ientos de retina exudativos (MIR 13-14, 29; MIR 11·12, 169; MIR
09-10, 137). Se trata de una forma de mucho peor pronóstico, con una
grave y rápida d isminución de la agudeza visual. Una variante infre-
cuente de neovascularización subretiniana es la vasculopatía poli poi -
dea, que produce desprendimiento seroso y hemorrágico recur rente
de l epite lio pigmentario retin iano (EPR) y la retina neurosensorial
(MIR 15-16, 234).

DMAE seca con drusas maculares


(Por cortesía del Servicio de Oftalmología del H.U. Ramón y Cajal Madrid)

I I I I I J I J I
Degeneración macular

Imágenes típicas de patología macular obtenidas con OCT: (A) mácula


sana; {B} drusa subfoveal en paciente con OMAE seca; le} cambios del
secundarios a DMAE húmeda (membrana neovascular cicatricial);
(O) agujero macular; (E) edema macular diabético; {F} coroidopatia central
serosa; (G) membrana epirretiniana
(Por cortesía de Fernando Gómez Sanz. Sección de Optomeula-Servicio d
e Oftalmología, Hospital del Henares, Madrid)

www.Booksmedicos06.com

Se debe sospechar ante la aparición de metamorfopsias (Figura 59C, Figura


61 y Figura 62) que se d iagnostican empleando la rejilla de Amsle r (Figura
Degeneración macular asociada a la edad 63), de tal modo que el paciente percibe que las líneas se interrumpen o se
tuercen, siendo este último fenómeno lo que se conoce con el nombre de
La degeneración macular asociada a la edad (DMAE) es globalment e la metamorfopsia (MIR 11-12, 169; MIR 09-10, 137). La angiofluoresceingrafía
causa más importante de ceguera bilateral irreversible en los países occi- ayuda a la identificación y a la loca lización de la membrana fibrovascular en
dent ales (MIR 13-14, 211). Es posible distinguir dos fo rmas diferentes: las formas exudativas (M IR 13·14, 30).

56
facebook : Booksmedicos06
Manual CTO de Medicina y Cirugía, 10. 3 edición 11 . Vítreo y retina

No existe trat amiento eficaz. La prescripción de vitam inas con lut eína (vita-
mina específica de la retina) se utiliza para las formas secas, aunque el efecto
es pequeño. Otras medidas que pudieran tener cierta util idad en la preven-
ción de la forma seca son consumir una dieta var iada rica en frutas y verdu-
ras, evitar el tabaco y la exposición excesiva al sol.

Para la forma húmeda, hace unos años se empleó la fotocoagulac ión láser; la
terapia fotodinámica (inyección por vía intravenosa de sustancia fotosensible
con predilección por la membrana, seguida de la aplicación de un láser) o la
inyección de triamc inolona intravítrea. Estos tratamientos pueden frena r en
parte la evolución de la form a exudativa.

Actualmente, el tratamiento más extendido para las formas exudativas es


el uso de inyecciones intravítreas periódicas de fármacos antiNEGF (factor
de crecimiento vascu lar endotelial como bevacizumab, ran ibizumab, afli-
bercept).

Como estos fá rm acos, además del efecto antiangiogénico que les da nom-
Degeneración macular senil eKudativa (AFG) bre, red ucen la permeabilidad vascular, se suele producir una reducción
importante del espesor macu lar (MIR 12·13, 144).

Esta mejoría anatóm ica se trad uce en muchas ocasiones en una mejoría de la
función v isual. Sin embargo, el problema fundam ental de esta terapia rad ica
en que el efecto es li mitado en el tiempo, por lo que, con mucha f recuencia,
el paciente precisa ser sometido a continuas inyecciones, varias veces al año,
para mantener la agudeza visual.

En algunas situaciones muy concretas puede estar indicada la fotocoag ulación


con láser o el uso de terapia fotodinámica.

RECUERDA
Hay dos formas de DMAE. La forma más frecuente es la
atrófica. Sin embargo, en la forma exudativa se produce una
pérdida brusca de vis ión deb ido a la aparición en el polo
posterior de membranas de neovasos.

DMAE húmeda, membrana neovascular con hemorragias subretinianas Otras formas de degeneración macular menos frecuentes son la vascu-
(Por cortesía del Servicio de Oftalmología del H. U. Ramón y Cajal, Madrid) lopatía coroidea polipoidal, la co riorretinopatía serosa central, el edema
macular cistoide, el agujero macu lar, la m embrana epirretiniana, los plie-
i! gues coroideos, las est rías angioides y las maculopatías tóxicas.

Los antipalúd icos de síntesis, sobre todo la cloroquina, producen una macu -
lopatía tóxica, dosis-depend iente e irrevers ible, denominada "en ojo de
buey".

Por el lo, en los pacientes que van a segu ir un tratamiento prolongado, hay
que hacer un examen oftalmológico previo y rev isiones anuales. No obs -
tante, lo cierto es que la toxicidad es muy infrecuente con la hidroxicloro-
-t qu ina que es la que más se emp lea en la actual idad en nuestro medio.

Degeneraciones periféricas
I
Adquiridas
www.Booksmedicos06.com

Las degeneraciones periféricas adqu iridas son de causa involutiva y muy fre-
I cuentes entre la población general, sobre todo entre miopes. Las más impor-
tan tes son las que pueden da r luga r a la form ación de agujeros o desgarros
I en la retina periférica, predis poniendo al desprend imiento de retin a, como
Rejilla de Amsler. Cuando la rejilla se mira a una distancia de 30 cm, cada la degenerac ión en empal izada. Son asintomáticas y se tratan mediante foto-
cuadrado corresponde a 1°. Por tanto, explora los 20 0 centrales del campo coagulac ión con láser de argón cuando tienen riesgo elevado de provocar un
visuaL Resulta muy útil para objetivar la presencia de metamorfopsia desprend imiento de retina .

57
facebook : Booksmedicos06
,
OFTALMOlOGIA

Primarias • Cono miópico. Sem iluna en el lado tempora l de la papila o en el polo


posterior, que corresponde a un área de ausencia de caroides, transpa·
Retinosis pigmentaria rentándose la esclera.
• Coroidosis miópica. Focos de degeneración de la coroides que afec-
Es bi lateral, de curso lento y progresIvo, comienza en la edad escolar, tan al área papilar y macular. Aparecen áreas blancas entre papila y
pudiendo causar ceguera hacia los 40 años. la forma más frecuente se debe mácula por atrofia de la caroides, que permite visualizar la esclera
a una alteración de los bastones, que puede presentarse aislada o asociada (Figura 65). Se produce una pérd ida de visión central, conservándose
a otras malformaciones, como la polidactil ia o el síndrome de Lawrence- el campo periférico.
Moon-Bield; muchos casos se deben a mutaciones en el gen de la rodopsina.
Se hereda bajo tres patrones: autos6mico recesivo, dominante y ligado al
sexo. Clínicamente, presentan mala visión nocturna {hemeralopía} y esco-
toma anular en el campo visua l. En la oftalmoscopia se aprecian arterias
estrechadas, atrofia de papila y acúmulos de pigmento de forma parecida a
osteocitos en la retina periférica (Figura 64).

Coroidosis miópica
(Por cortesía del Servicio de Oftalmología del H.U. Ramón y Cajal, Madrid)

• Mancha de Fuchs. Es el área de atrofia que queda como secue la tras


una membrana neovascular miópica a nivel macu lar, con pérdida de
visión central. Puede estar ind icada la inyecci6n de anti-VEGF.
• Degeneraciones periféricas. Predisponen al paciente a sufrir desgarros
Retinosis pigmentaria retinianos y agujeros. Estas lesiones pueden poner en marcha un des-
prendim iento de retina regmatógeno (MIR 15·16, 215).
RECUERDA • Complicaciones. Presentan con frecuenc ia degeneraciones centra les.
Aunque etimológicamente el térm ino #hemeralopía" signi- Son complicaciones infrecuentes la maculopatía tracc iona l y el despren-
fica mala v isión diurna, y sería antónimo del término #nic- dimiento de retina secundario a agujero macu lar (MIR 15·16, 234). La
ta lopía#, en la práctica, con frecuencia, ambos términos se catarata aparece a una edad más temprana y se piensa que el glaucoma
utilizan como sin6nimos. crónico simple es más prevalente en estos pacientes. Por contra, la atro-
fia de la retina dificu lta la aparición de neovasos y es un factor protector
Algunas formas cursan sin pigmento y, por tanto, con un fondo de ojo relati - frente al desarrollo de retinopatía d iabética prol iferativa.
vamente norma l. La enfermedad evoluciona hacia una reducción concéntrica
del campo visual, y finalmente ceguera. Además, presentan compl icaciones No existe tratam iento. Hay que rev isar periódicamente la retina y la PIO
adiciona les asociadas. Es muy frecuente la aparición temprana de cataratas, para evitar complicaciones. Cuando aparece una membrana neovascular
edema macular y la incidencia de glaucoma crónico es muy superior a la de submacu lar que amenaza o afecta a la visión, est á ind icada la inyección
la población genera l. Actua lmente no tiene tratamiento. intravítrea de antiangiogén ico como se ha mencionado en el apartado
anterior.
Miopía degenerativa o patológica

También llamada magna, maligna o progresiva. Es una enfe rmedad dege-


nerativa en la que el defecto de refracción no es más que una de las mani-
Retinopatía de la prematuridad
www.Booksmedicos06.com

festaciones. Se conside ra a partir de las -6 a -8 dioptrías. Comienza en la


edad escolar, progresa rápidamente durant e el desarrollo y hacia los 40
años se inician los cambios degenerativos y las complicaciones. Es una o fibroplasia retrolental
causa important e de ceguera en países occidentales. Produce un creci-
miento patológico desmesurado de l eje anteropost erior del g lobo, sob re
todo del segment o post erior, con adelgazamiento y atrofia de esclera, Es la afectación vascu lar proliferativa de la retina periférica asociada al
coroides y retina. empleo de oxigenación mecánica de los prematuros. Son especialmente sus-

58
facebook : Booksmedicos06
Manual CTO de Medicina y Cirugía, 10. 3 edición 11 . Vítreo y retina

ceptibles los nacidos antes de las 32 semanas de gestación, V más si nacen Tabla 18
con bajo peso y con trastornos respiratorios. Diagnórtico difl!rendal

El oxígeno sobre los vasos temporales periféricos (antes de las 40 sema-


• Catarata congénita (causa más fre<uente)
nas aún inmaduros) provoca vasoconstricción V obl iteración de dichos
• Retinoblastoma
• Retinopatía de la prematuridad (fibroplasia retrolentai)
vasos retinianos, originándose áreas isquémicas. Al retirarse el oxí-
• Persistencia de vítre<! primario hiperplásico
geno, aparecen neovasos, por lo que se producen exudaciones, edema
• Toxocariasis ocular
V hemorragias retin ianas y vítreas. Ello puede originar un desprendi-
• Enfermedad de Coats
miento traccional-exudativo de retina, que puede acabar como una masa
fibrovascular tras el cristal ino (visible como leucocoria), aplanándose la Diagnóstico diferencial de la teucocoria del niño
cámara anterior.
• Prevención. Oxigenoterapia durante el menor tiempo posible y monito- Al igual que los tumores coroideos, este tumor puede dar lugar a un des-
rizada; oftalmoscopia sistemática para detectar los primeros camb ios y prendimiento de retina exudativo. La proptosis es el resultado de afectación
poder tomar medidas. orbitaria.
• Tratamiento. Se debe eliminar todo el tejido avascular usando láser
argón, láser d iodo o criocoagulación. En los casos graves, en los que RECUERDA
el tej ido fibroso tracc iona de la retina y progresan hacia el despren- La manifestación inicial más frecuente en el retinobl astoma
dimiento de retina, puede ser necesario tratamiento quirúrgico. La es la leucocoria. No hay que olvid ar que puede tener un ori-
vitam ina E durante los periodos de hiperoxia pudiera tener un efecto gen genético. La pru eba ideal para el diagnóstico es la TC,
pues el tumo r típicamente se calcifica.
protector. Actualmente, se está iniciando el uso de fármacos antiangio-
génicos con resultados muy prometedores.
Diagnóstico
Se realiza por la historia clínica, oftalmoscopia, radiología, TC (el 75% presen-
tan ca lcificaciones intraoculares) (Figura 67), ecografía B.
Tumores coriorretinianos

En conj unto, se puede decir que los más frecuentes son los metastásicos
(mama y pulmón).

Retinoblastoma
Es el tumor retiniano primario más frecuente, originado a partir de células
retinianas ind iferenciadas; muy maligno. Es uno de los más habituales en la
infancia; aparece en uno de cada 20.000 nacidos. Cuando es hereditario, es
más probable que tenga presentación bilatera l.

Cuando se trata de casos esporádicos, la probabi lidad de que se transmita


a la descendencia es mucho menor. La probabilidad de que padres sanos
tengan un segundo hijo afectado es del 4%. Se debe a una alteración
genética localizada en el cromosoma 13; el defecto, relac ionado tamb ién TC de retino blastoma con imágenes de ca lcificación
con el osteosarcoma, parece residir en la deleción de un gen supresor en
el Jocus 13q14. Además del osteosarcoma, puede asociarse a un pinea- En el humor acuoso, se puede encontrar aumentadas la LDH y la fosfoglucoi-
loblastoma. somerasa y, en casos avanzados, cé lulas tumorales. La RM, aunque no puede
valorar la presencia de ca lcificaciones, resulta superior para evaluar la posible
Clínica infil tración del nervio óptico o de las cubiertas del ojo fa la hora de establecer
el estadio del tumor).
La primera m anifest ación en el 50 -60% es la leucocoria (Figura 66 y Tabla 18),
que aparece entre el año y el año y medio de edad. Es bilateral en un 20% de Pronóstico
los casos. El segundo síntoma
en f re cuencia es el estra- En relación con el nivel socioeconómico del país. Mientras en Estados Unidos el
bismo, por afectar al área nivel de mortalidad no alcanza el 15%, en paises en vías de desarrollo llega al 95%.
macular. Por ello es impres- El pronóstico va empeorando a medida que aumenta el tamaño del tumor, espe-
www.Booksmedicos06.com

cindible va lora r el fondo de cialmente si ha salido del globo y afecta a la órbita o al nervio óptico V a las menin-
ojo a cualquier niño estrá- ges. Produce invasión intracraneal y de senos, así como metástasis linfáticas.
bico. En un 10% comienza
con inflamación del seg- Tratamiento
mento anterior. El glaucoma
es una forma relativamente Hace unos años era preciso enuclear el ojo afecto; actualmente, con las nue-
rara de presentación. Leucocoria vas quimioterapias, es posible, en muchas ocasiones, salvarlo.

59
facebook : Booksmedicos06
,
OFTALMOlOGIA

Melanoma coroideo Pronóstico

Es el tumor ocular primario con mayor incidencia. El tumor ocular más fre- Depende del tamaño: peor cu anto mayores, y de la histología: peor si está
cuente, en general, es la metástasis. Suele ser unilateral y afect ar a personas compuesto por células epitelioides o mixtas que si son fusiformes.
por encima de la quinta década de vida.
Tratamiento
Se loca liza en el polo posterior, en el 60% de los casos pueden ser p lanos o pr'Ü"-
minentes, levantando la retina . Cuando se localizan en la retina periférica, no dan El tratamiento se realiza con termoterapia transpupilar en los tumo res muy
síntomas visuales. Si se sitúan en el polo posterior, dan luga r a metamorfopsia, pequeños, radioterapia local izada (con placas esclerales radioactivas o ace-
dism inución de la visión, desprendimiento de retina, entre otros. Aunque más lerador de protones) en la mayoría de estos tumores.
raro, el melanoma puede asentar t ambién en el iris o en el cuerpo ciliar. Cuando
lo hace en el iris, afecta de forma casi invariable a la mitad inferior de éste. La enucleaci ón se lleva a cabo cuando el tumor altera la vis ión, es mayor de
Cuando lo hace en el cuerpo ciliar, es típica la dilatación de los vasos episclerales 10 mm o el ojo es ciego o doloroso.
del cuadrante co rrespondiente, son los llamados vasos centinela, no patogno-
mónicas, pues pueden aparecer en los tumores benignos del cuerpo ciliar, pero Si hay extensión extraocular, se realiza exenteración. Si hay metástasis, el
sí muy característicos. Las metástasis más frecuentes son las hepáticas. tratamiento será conservador.

RECUERDA
El melanoma coroideo es el tumor intraocular primario más ,/ MIR 16-17, 29
frecuente (el más común dentro del ojo es la metást asis). Es ,/ MIR 15· 16, 215, 217, 234
muy tip ico que metastatice al hígado. ,/ MIR 14--15, 149
,/ MIR 13· 14, 29, 30, 211
,/ MIR 12· 13, 144
Diagnóstico ,/ MIR 11· 12, 169
,/ MIR 09· 10,137,139
Se hace mediante ofta lmoscopia, transil uminación, captación de fósforo ,/ MIR 08--09, 156
radiactivo, angiografía fluo resceínica, ecografía ocu lar (muy importante) o RM. ,/ MIR 07· 08, 151

Ideasclave
,/ La clínica del desprendimiento de retina es miodesopsias y fotopsias, ,/ La trombos is venosa retiniana es típica de mujeres mayores con HTA, se
seguidas de vis ión de una cortina en una zona del campo visua l. El más produce con menor sintomatología y mayor frecuenc ia que la arterial,
f recuente es el regmatógeno, seguido del traccional, y fínalmente, el curso subagudo e imagen de tortuosidad venosa y hemorragias "en lla-
exudativo. El tratamiento es quirúrgico. ma" en el fondo de ojo.

,/ La retinopatía diabética es la causa más importante de ceguera bilatera l ,/ El síndrome macular (escotoma centra l con pérdida de agudeza visual,
irreversible entre los menores de 65 años en los países occidentales. El discromatopsia, metamorfopsia ... ) es típico de la degeneración macu lar
tiempo de evolución es el principal factor implicado en su desarrollo. Los senil, causa más importante de ceguera bilateral irreversible en los paí-
microaneurismas son las primeras lesiones observables en el fondo de ojo. ses occidentales. La forma más frecuente es la atrófica (con drusas), y
la de evolución más rápida, la exudativa (hemorragias, membranas). Se
,/ Los neovasos definen la forma proliferativa de la retinopatía diabética, pueden d iferenciar mediante angiografía fluoresceínica u OCT.
que es la más grave y obliga a real izar panfotocoagu lación retiniana. Pue-
de aparecer hemovítreo (pérdid a de vis ión brusca e indolora), glaucoma ,/ Ante un paciente con ceguera nocturna (hemeralopia) y escotoma anu-
neovascular y desprendimiento de retina tracciona l por los neovasos. lar en el campo v isual, se sospechará retinosis pigmentaria, que es la
distrofia retin iana más frecuente y afecta a los bast ones.
,/ El edema macu lar diabético es la causa más frecuente de pérdida de vi-
sión en ambas formas de retinopatía diabética. Se tratará con láser focal. ,/ El tumor ocu lar más f recuente es la metástasis, el tumor ocular prima -
rio más f recuente es el mela noma coroideo, y el retin iano primario más
,/ Aunque los exudados algodonosos y las hemorragias y el edema reti - común es el retinob lastoma.
nianos orientan sobre la gravedad de una retinopatía hipertensiva, lo
que define la hipertensión arterial como maligna es el edema de papila, ,/ Regla mnemotécnica: "el retinoblastoma lo LE-ES"; sus formas de pre-
estadio IV de Keith -Wagener. sentación más frecuentes son LEucocoria (60%) y EStrabismo (20%).
Son niños de entre 1-2 años, y la mayoría presenta calcificaciones en la
,/ La pérdida brusca e indolora de v isión de parte o todo el campo visual, TC El gen alterado está en 13q14 y se relacion a con pinealoblastoma y
con imagen en mancha rojo cereza en el fondo de ojo, es típica de la osteosarcom a.
oclusión de la arteria central de la retina, con pronóstico visual muy
malo. La causa más f re cuente son los émbolos de origen ateromatoso ,/ El melanoma de coro ides aparece a partir de los 50 años y metastatiza
www.Booksmedicos06.com

carotídeo. Pueden precederle episodios de amaurosisfugax. a hígado.

60
facebook : Booksmedicos06
Manual CTO de Medicina y Cirugía, 10. 3 edición 11 . Vítreo y retina

Casase Inieos
Un paciente de 68 años presenta pérdida brusca y total de visión en 3) Glaucoma pigmenta ri o.
ojo izq uierdo, 24 horas antes, sin dolor y sin enrojecimiento ocular. Al 4) Glaucoma agudo de ángu lo estrecho.
explorar el fondo de ojo, se ve la retina pálida, con una mancha roja en
área macula r. ¿Cuál es e l diagnóstico más probable? RC: !

1) Neuropatía isquémica. Esta imagen en el fondo de ojo


2) Obst rucción de arteria centra l de la retina. en un pa ciente que refiere una
3 ) Obst rucción de vena central de la retina. pérdida brusca de agudeza vi·
4) Desprendimiento de retina. sual hace 3 días, obliga a pedir
de forma priorita ria una de las
RC: 2 siguientes pruebas:

Paciente de 70 años, diabético de 1) Eco-Dopp ler de troncos su·


la rgo tiempo de evolución. Acu- praaórticos .
de por dolor intenso en OO. l a 2) RM con gadolinio.
exploración es la siguiente: AV: 3) TC con cont raste.
0,05, PIO : 37 mmHg. El iris ofrece 4) Campo visual.
el siguiente aspecto. ¿Cuá l es el
diagnóstico más probable? RC: !

1) Glaucoma neovascular.
2) Glaucoma pseudoexfol iativo.
www.Booksmedicos06.com

61
facebook : Booksmedicos06
Estrabismo

Tema de moderada im ~a ncia. Lo más preguntado son las porálisis


oculomotoras, que con frecLlencia son clasificadas como preguntas de neurología.

Heterotropia o estrabismo. Pérdida de paralelismo entre los ejes


visuales. Nunca hay fijación bifoveal.
Fisiopatología Heteroforia o foria. Estrabismo latente. Se mantiene en parale-
lismo gracias al estímulo de la fus ión en la visión binocular.

• Movimientos oculares. Cada múscu lo extraocular tiene una posición • Correspondencia retiniana normal. Cuando se fija un objeto con
diagnóstica en la que su acción es máxima (Figura 68), V que es la que ambos ojos, éste origina dos imágenes en puntos correspondientes
se utiliza para explorar su func ión. Si se habla del ojo derecho, éstas de ambas retinas que se funden en una sola en la corteza cerebral,
son: recto superior arriba a la derecha, recto lateral a la derecha, recto generándose la impresión subjetiva de que el objeto es visto por un
inferior abajo a la derecha, oblicuo superior abajo a la izquierda, recto solo ojo.
medio a la izqu ierda y obl icuo inferior arriba a la izqu ierda. Esto quiere • Desarrollo binocular. En el nacim iento, la madurez visual es min ima
decir que si un ojo no puede realizar un determinado movimiento hacia y la plasticidad es má)(ima. A los 10-12 años, la madurez visual es
una de las posiciones diagnósticas, e l músculo lesionado o pa rético será má)(ima y la plasticidad m ínima. Cualquier alteración en la visión bino -
el que tenga esa posición diagnóstica. cular debe ser corregida antes de esta edad, pues de lo contrario se
Los movimientos del ojo son los siguientes: hará irreversible.
Ducciones. Movimiento que ejecuta un solo ojo.
Versiones. Movimientos coord inados de ambos ojos hacia el mismo
campo de la mirada.
Vergencias. Movimientos coo rd inados de ambos ojos hacia distin-
tos campos de la mirada. Son dos, convergencia y divergencia. Ambliopía

Se denomina ambliopía, de forma genérica, a la presencia de una función


visual subóptima en ausencia de una alteración anatómica que la justifique.
En la práctica clínica se suele definir como la e)(istencia de una diferencia
de al menos dos líneas de agudeza v isual entre ambos ojos. Sin embargo,
la ambliopía afecta a la función visual en su conjunto (no sólo la agudeza
visual). El ojo ambliope, además de presentar un agudeza visual inferior, pre-
senta muchas veces alteraciones campimétr icas, una menor sensibilidad al
contraste V es más lento que el ojo no ambl iope.

Especialmente interesante desde este punto de vista es el fenómeno de api-


ñam iento (fenómeno de crowding). El ojo alcanza una agudeza v isual más
alta cuando las letras se presentan aisladas que cuando lo hacen formando
parte de una fi la. Este fenómeno se debe a la interacción de contornos (las
letras pró)(imas se le mezclan alojo ambliope con las letras que está inten-
tando identificar).

La ambliopía se produce cuando, por algún mecanismo, se altera el desarro-


llo de la func ión visual binocu lar normal durante el periodo de maduración
www.Booksmedicos06.com

visual. Afecta a más de un 4% de la población.

Músculos elCtraoculares
Etiología
Las situaciones posibles de los ojos desde un punto de vista motor son: Su etiología es:
Ortoforia. Perfecto equ ilibrio entre ambos ojos. Ejes visua les para - • Estrábica. El ojo desviado es suprimido por el ojo fijador, si esta situa -
lelos siempre, fijen o no un objeto. ción se cronifica.

62
facebook : Booksmedicos06
Manual CTO de Medicina y Cirugía, 10. 3 edición 12. Estrabismo

o Por deprivación o desuso. Por alterac iones de los medios t ranspa- adulto (pa rá lisis aculo motoras, estrabismos rest rictivos), son con más fre -
rentes del ojo no se forma una imagen nítida en la retina, como en cu encia incom ita ntes.
las cataratas, las ptos is congénitas, las opacidades cornea les, entre
otras. Etiología
o Ametropías y anisometropías. Porque la imagen formada es de mala
calidad. o Alteraciones neuromusculares idiopáticas. Suponen el 60-65% de los
o Nistágmica. Por mala fijación. casos. Son mod ificac iones en los sistemas supranuclea res que supuesta -
mente controlan el paralelismo de los ojos. Son mal conoc idas.
Diagnóstico o Acomodativos. Repre-
sentan e l 15-20% de
Es muv importante realizarlo lo antes posible. Es una de las patologías en los casos, basados en
las que está justificado realizar cribado (prevalente V además su tratam iento la SInClneSla acomo-
mod ifica de forma muy sign ificativa su pronóstico). Por ello, la medición de dación-convergencia.
la agudeza v isual (AV) por parte del pediatra debe fo rm ar parte de las revi- Cuando existe hiper-
siones rutinarias del niño sano. metropía, se produce
una excesiva acomo-
Aunque la ambliopía afecta a la func ión v isual en su conj unto, por razones dación, lo que provoca
prácticas, se diagnóstica y se monit oriza mediante determinación de la AV. una convergencia exce-
Se realiza con distintos optotipos en func ión de la edad del niño (Pigassou siva (Figura 69).
inicialmente, después la E de Snellen V, fina lmente, los optotipos del ad ulto o Interferencia sensorial.
que contienen letras o números). Por les ión orgánica que
im pida una correcta AV,
Además, son importantes los test de estereopsis, porque la vis ión estereos- como foco de coriorre -
cópica representa el grado más elevado al que puede llegar la función v isual. tinitis, retinoblasto ma,
entre otros. Estrabismo acom odativo
De ta l modo que, si un niño tiene buena v isión estereoscópica, quedaría cas i
descartado que tenga ambl iopía. • Mecánicos. Por anoma -
lías en los múscu los o va inas. En ocasiones, las parálisis muscu lares pue-
Tratamiento den curar dejando como secuela un estrabismo no para lítico.

Consiste en la correcc ión óptica, si es preciso, junto con la oclusión del ojo Diagnóstico
no ambliope, que debe ser constante y duradera, y a edades inferiores a 6-8
años, porque más tarde la recuperación de visión suele ser muy pobre. El o De visu.
objetivo es estimular las vías ópticas y la corteza occipita l dependientes del o Test de Hirschberg. Con -
ojo ambliope y evit ar fenóm enos de supresión del ojo dom inante sobre el siste en comprobar si los
"ojo vago". reflejos corneales pro -
ducidos por iluminación
El método más eficaz sigue siendo la oclusión del ojo dominante. Se llama están o no centrados en
penalización a los métodos complementarios al tratam iento oclusivo, cuya ambas córneas, en el cen -
final idad es disminuir la v isión del ojo fijador (crista l trans lúcido, aplicando tro de las pupilas. Sirve
gotas ciclopléjicas o prescribiendo una mavor o menor cor rección óptica) para descartar los falsos
para favorecer la re cuperac ión del ambliope. estrabismos o pseudoes- Pseudoestrabismo convergente
trabimos, producidos por po r epicantus
RECUERDA el epicantus (Figura 70).
Resulta importante someter a los niños sanos a explora- o Test de la oclusión (cover test). Se necesit a cierta cooperación por
ciones ofta lmológicas rutinar ias para detectar y tratar de parte de l paciente. No debe haber fijación excéntrica. Si al t apar un ojo,
la forma más precoz posib le la amb liopía. El tratamiento el otro no se mueve y viceversa, el niño no es estrábico (ortoforia). Si al
más eficaz para corregirla es la oclusión del ojo dominante.
tapar un ojo, el otro se mueve toma ndo la fijación, el niño es estrábico
(tropía). Si al hacerlo, éste pierde el para lelismo con el que está fijando
(movimiento de refijación al desocluirlo), se trata de una heteroforia o
estrabismo latente (Vídeo 11 y Vídeo 12).
o Valoración de estereopsis. Están comercializados d iferentes test. Pro-
Estrabismos comitantes bablemente, el más popular es el TNO (permite determinar si hay este-
reopsis y la calidad de la misma). La presencia de estereopsis rep resenta
el grado más elevado al que puede llegar la función v isual, y por ello,
www.Booksmedicos06.com

El estrabismo se define como la pérd ida de para lelismo entre ambos para que el sistema visua l alcance este grado de desarrollo, todo tiene
ojos. Se puede clas ificar atendiendo a muchos criterios. En los estrabis- que estar perfecto durante el periodo de desarrollo de la func ión visual,
mos incomitantes e l ángulo de desviación es distinto en las d iferentes por eso, los niños con estrabismo no tienen estereopsis habitualmente.
posiciones de la mirad a, en tanto que, en los estrabismos comitantes, la o Valoración del estado refractivo. Resulta fundamental, pues algunas
desviación es similar en las distintas posiciones de la m irad a. Aun a riesgo formas de estrabismo se re lacionan con la hipermetropía. Son los llama-
de simpl ificar, se puede decir que el estrabismo que aparece en los niños dos estrabismos acomodativos. Por ello es necesario graduar al paciente
suele ser comitante, mientras que los estrabismos que aparecen en e l bajo cicloplejia.

63
facebook : Booksmedicos06
,
OFTALMOlOGIA

Cover test Endotropia


(Por cortesía del Dr. González Martín-Moro, Hospital del Henares, Madrid)
Retroinserción de recto Lateral de ojo izquierdo
(Por cortesía del Dr. González Martín-Moro, Hospital del Henares, Madrid)

Estrabismos incomitantes

Parálisis oculomotoras
Las parál isis oculomotoras son problemas neurofta lmológicos frecuentes
causados por una alteración en el núcleo, el fascículo o el nervio del 111, IV o
VI pares craneales, o en la propi a muscu latura.

Clínica
Cover test E)(otropía
(Por cortesía del Dr. González Martín-Moro, Hospital del Henares, Madrid) Se produce limitación del movimiento en el campo de acción del músculo afecto.
Se denominan estrabismos incomitantes porque la desviación ocular no es igual
Diagnóstico diferencial en todas las posiciones de la mirada (en caso de serlo se trataría de estrabismos
comitantes), sino que ésta es mayor en el campo de acción (posición diagnós-
Aunque la mayor parte aparecen en niños sanos, es más frecuente en aqué- tica) del múscu lo parético. Ap arece estrabismo por contracción del antagonista.
llos con alteración del desarrol lo neurológico, bajo peso a l nacer, prematu-
ros, con test de Apgar bajo, hipermetropía alta, uso de sustancias toxicas, Puede producirse:
historia famil iar, y craniosinostosis. • Diplopía binocular (desaparece al ocluir uno de los ojos). Ocurre por
estimularse dos puntos retinianos no correspondientes.
Dentro de los estrabismos de la infancia, la endotropía (o esotropía o estra- • Confusión. Se ocasion a al intentar fusionar las dos imágenes distintas
bismo convergente), es mucho más frecuente que la exotropía (o estrabismo procedentes de las dos fóve as. Esto intent a compensarse med iante
d ivergente). supresión o neutra lización; mecanismo cerebral activo que inhibe los
estímulos procedentes del ojo desviado. Evita la confusión y la d iplopía.
El d iagnóstico diferencia l hay que llevarlo a cabo con el epic antus, que simu la • Tortícolis. El paciente gira la cabeza para llevar la mirada fu era del campo
un estrabismo convergente, y con el hipertelorismo, que lo hace con un de acción del músculo parético. Por ejemplo, si el paciente tiene parálisis
estrabismo divergente. del VI par izquierdo, la posición ocular donde sufrirá menor desviación y
diplopía será m irando hacia la derecha (huye de la acción del VI izquierdo).
Tratamiento Para seguir mirando al frente, girará la cabeza hacia la izquierda.

Debe iniciarse lo antes posible. El principal objetivo es una buena agudeza Tipos de parálisis
www.Booksmedicos06.com

visual, previniendo o corrigiendo la ambliopía, si ésta existiese (oclusión).


La segunda prioridad será un buen aspecto estético y una adecuada visión Cabe destacar son los siguientes:
binocu lar. • Miogénicas. Por m iastenia o distrofias musculares.
• Neurógenas. A nivel periférico, fascicular o nuclear.
Es preciso corregir el defecto de refracc ión, pero si a pesar de esto persiste la Del 111 par craneal. Se deben, en primer lugar, a enfermedades
desviación, hay que recurrir a la cirugía una vez tratada la posible ambliopía vascul ares que afectan a la m icrovasculatura de l nervio (diabetes,
(Vídeo 13). HTA ... ) ( MIR 12-13, 146-NR) Y que generalmente son reversib les. En

64
facebook : Booksmedicos06
Manual CTO de Medicina y Cirugía, 10. 3 edición 12. Estrabismo

segundo lugar, lo son por aneurismas del polígono de Willis, tumo- encéfalo por su cara
res, e inflamaciones intracraneales. Una pará lisis completa del 11 1 posterior. Un gran
par cursa con ptosis y grave limitación de la moti lidad ocular extrín- número son con -
seca con el ojo afect ado en abd ucción e inf rad ucción (Vídeo 14 génitas. Una causa
y Figura 71). Si la pará lisis es compresiva, habrá además midria- típica son los trau -
sis por afectarse las fibras parasimpáticas que son más periféricas matismos craneales;
(MIR 09-10, 222-NR¡ MIR 07-08, 52-NR). el ojo afectado está
Parálisis deL IV par craneal (ojo derecho)
más elevado (hiper-
tropía) (Figura 72 V
Vídeo 15), Suelen cursar con d iplopía vertical y tortícolis compensa -
dora, con la cabeza inclinada sobre el hombro opuesto.

Parálisis dellll par craneal (ojo izquierdo)


(Por cortesía del Dr. González Martín-Moro, Hospital del Henares, Madrid)

Parálisis del IV par craneal (ojo derecho)


(Por cortesía del Dr. González Martín-Moro, Hospital del Henares, Madrid)

RECUERDA

La e)(ploración de la pupila resu lta de gran utilidad para


diferenciar las parál isis compresivas de l 111 par craneal, de
las no compresivas.

Del VI par craneal.


Por hernias subten·
toriales, hipertensión
intracranea l, trauma -
tismos, tumores, etc.
Cursa con una limita- Parálisis del VI par craneal (ojo derecho).
ción de la abducción El paciente está en delCtroversión
por la paresia del (intentando mirar hacia el lado derecho)

recto externo, con


endotropía en posición primaria (Figura 73 V Vídeo 16). Los pacien -
tes refie ren diplopía horizontal y lo intentan compensar con tortícolis
con la cara girada hacia el lado del ojo afecto (MIR 07-08, 54-NR).
www.Booksmedicos06.com

Parálisis dellll,lVy VI par craneal (ojo derecho)

Del IV par craneal. Es el par craneal más largo y más delgado, así como Parálisis del VI par craneal (ojo izquierdo)
el ún ico completamente cruzado, que además abandona el tronco del (Por cortesía del Dr. González Martín-Moro, Hospital del Henares, Madrid)

65
facebook : Booksmedicos06
,
OFTALMOlOGIA

Diagnóstico debida a que, con f recuencia, el múscu lo rect o inferior queda atra -
pado en la fractura.
El d iagnóstico se real iza por la presencia de estrabismo de mayor grado
cuando fija el ojo paralítico, la diplopía que aumenta en la posición diag- Miastenia gravis
nóstica del músculo parético y la restricción del movimiento en el campo de
acción de d icho músculo. Esta enfermedad se estud ia en mayor profundidad en la Sección de Neurolo-
gía. Es típica la comb inación de ptosis y diplopía que empeora por la tarde.
Tratamiento Al afectar a múscu los individuales, puede reproducir casi cua lqu ier patrón,
y por ello es conocida como la gran simuladora. En su diagnóstico es impor-
El tratamiento es e l de la enfermedad de base, si se conoce y si existe trata- tante el test de edrofonio, el electromiograma y la identificación de anticuer-
miento efectivo para ella. Es sintom ático, temporal, corrigiendo la desv iación pos contra los receptores de aceti lco lina.
mediante prism as, y, si no se corrige la diplopía, con oclusión monocular. Es
definitivo, compensando la desviación qu irúrgica mente, reforzando el mús- Oftalmoplejia internuclear (Vídeo 17)
cu lo parético y debilitando el músculo antagon ista. En los casos reversibles,
la utilización precoz de la toxina botulínica inyectada en el múscu lo antago-
nista al parético podría ayudar a preven ir las contracturas residuales, dismi-
nuyendo posteriormente la necesidad de una intervención quirúrgica para
real inear los ojos. La Tabla 19 recoge la correcc ión óptica a re aliza r en los LA
d iferentes defectos oculares. INTERNUCLEAR
Tabla 19
_ Defecto lente
Hipermetropía Convergente
Miopía Divergente I 111

Astigmatismo Cilíndrica I IV

Presbida Convergente VI
Parálisis par craneal Prisma
Corrección óptica

Oftalmoplejia internuclear
Otras formas de estrabismo incomitante
Estrabismos restrictivos Producida por una lesión en el fascículo longitudinal medial (FlM). Este
fascícu lo, porta las fibras que conectan entre sí el VI y el 111 par craneal. La
Cuando un músculo se contrae, se precisa que el antagonista se relaje y se interrupción de las neuronas que comun ican estos dos núcleos produce un
estire. Si esto no sucede, se está ante un estrabi smo restr ictivo. los estra - déficit de aducción en un ojo y un nistagmus de abducción en el otro. la
bismos restrictivos más típicos son aquel que acompaña a la ofta lmopatía convergencia está conservad a. la oftalmoplejia internuclea r es una m anifes-
d istiroidea, y el que aparece en las fracturas de sue lo orbitario. tac ión típica de la esclerosis múltiple.
• Oftalmopatía distíroidea. En la fase crónica los músculos se fibrosan y
pi erden su elasticidad. Como el músculo más afectado en esta enferme-
dad es el recto infe rior; lo típico es un estrabismo vertical con lim itac ión
.1 MIR 12· 13, 146·NR
de la elevación del ojo. PREGUNTAS . .1 MIR 09-10, 222·NR
• Estrabismo en el contexto de la fractura de suelo de órbita. Es muy
típico que el paciente presente limitación de la elevación del ojo, MIR .1 MIR 07· 08, 52· NR, 54·NR

Ideasclave
./ la ambliopía es una agudeza visual por debajo de lo esperado, en un m atismos craneoencefálicos para el parético y la hipertensión endocra -
ojo en el que no existe lesión orgán ica aparente que lo justifique. Es una neal para el VI par cranea l.
alteración del desarrollo.
.1 La máxima desviación y diplopía en una parálisis oculomotora se produ-
./ El t ratamiento más eficaz para co rregir la ambliopía es la oclusión ce en la posición diagnóstica del músculo correspondiente.
del ojo dom inant e antes de los 6-8 años (mejor cuanto más tem-
www.Booksmedicos06.com

prana). .1 La oftalmopatía distiroidea puede producir estrabismos de natura leza


restr ictiva .
./ La prior idad en el tratamie nto del estrabismo es evitar la ambliopía, se-
guido de una buena función binocular y un buen aspecto estético. .1 La miastenia grovis es la gran simuladora.

./ Las principa les causas de parálisis oculomotoras son la diabetes y los .1 La oftalmoplejia internuclea r es una man ifestac ión típica de la esclero -
aneurismas de la comunicante posterior para el lll par craneal, los trau - sis múltiple.

66
facebook : Booksmedicos06
Manual CTO de Medicina y Cirugía, 10. 3 edición 12. Estrabismo

Ante un niño de 2 años cuyos padres refieren que en ocasiones desvía un 3) Rem itir al neurólogo para ampliar la exploración neuroftalmológica.
ojo, la actitud más correcta es: 4) Solicitar una RM.

1) Esperar hasta los 5 años para eva luación por el ofta lmólogo. RC:2
2) Remitirle inmediatamente al ofta lmólogo.
3) Esperar a que el niño pueda hablar y comunicarse para explorarlo obje- En el caso anterior, la pupila del ojo derecho mide 7 mm y la del ojo iz-
tivamente. quierdo 3 mm, en cond iciones de alta luminosidad . En cond iciones de
4) Pautar medidas de higiene visual, evitando fijar la mirada y desaconsejar baja luminosidad, las pupilas miden 7 y 6 mm respectivamente. En esta
que dibuje o vea la TV. situación está indicado:

RC:2 1) Pedir RM (con angio-RM, prestando atención al polígono de Will is).


2) No hacer nada; se trata probablemente de un paciente con anisocoria
Paciente de 20 años, acude porque desde hace unos días ha notado dolor esencia l que está sufriendo una m igraña.
de cabeza, y hace unas horas ha empezado a ver doble. Como antece- 3) No hacer nada; una pupila dilatada nos tranqu iliza, pues hace muy im-
dente personal, tan sólo destacar que tiene poliquistosis renal. Le explora probable una causa compresiva.
encontrando una limitación de la abducción, elevación y depresión de su 4) Hay que sospechar un síndrome de Horner; solicitar RM del cuello.
ojo derecho y ptosis del párpado superior de dicho ojo. En esta si tuación
lo más rentable es: RC: 1

1) Pedir una Te.


2) Explorar las pupi las.
www.Booksmedicos06.com

67
facebook : Booksmedicos06
Este Iffil.¡ fue importante en el pasado, au nque ha sido poco JIfl'9unt;¡do
en los últimos años. Está íntimamenll' relaciorlOdo con la neurología.
En la cam pimetña, es esencialentender la aO.Jtomía de la ~ía óptica y la díniGI
correspondiente según el n i~ de la 1m. De las neum¡¡atías. es nI'C!'S.lrio
recoflOCer las anteri ores y las posterio~. yd iferen{ia~.¡ s dcl papilederrn.
Son importa ntes las eliúlogías de Gld.¡ una de ell a~. En cuanto a la pupila,
son bá~icos los conceptos de anisocoria y del defecto JIIlJlilarafert'flt~. Hayque ser
Gl¡¡az de orientar el cuadro u>ando sólo una linterno. ¡lluminatel

El escotoma es positivo si el paciente lo percibe; o negativo si sólo ap arece


t ras la exploración, sin que el paciente sea consciente del mismo. Según su
Campimetría localización y su form a se denomina (Figura 74):
• Cuadrantanopsia . Es el defecto que ab arca un cuadrante completo del
cv. Puede ser nasal o temporal, su perior o inferior.
Las a lteraciones de la vía óptica pueden detectarse mediante e l examen de l • Hemianopsia. Consiste en la afectación de un hemicampo. Puede ser
campo visual (CV). En el mismo aparecen los denominados escotomas, que nasal, temporal, superior o inferior. Se llaman homón imas aquéllas que
son áreas que presentan una dism inución de la sensibilidad a la luz. afectan al mismo lado (derecha o izquierda) del CV de cada ojo (MIR
OS"()9, 60). Se producen en lesiones retroqu iasmáticas. Es posible que
El escotoma puede ser abso luto, si la pérdida de visión es completa en esa las alteraciones camp imétricas homónimas sean congruentes cuando
á rea; o re lativo, si s610 está d isminuida con respecto a lo que se consideraría el defecto cam pimétrico de los dos ojos tiene una forma parecida, son
normal en un sujeto de esa edad. superponibles. Son incongruentes cuando no son superponibles.

• I I •
• •


I

[ I

----
www.Booksmedicos06.com

•••

~~:~P~'::'~"~"~'~'~~~:~~~~~~;;~~~~~::~~:~:~
~ecocentral y í de una neuritis; (D) a un
arciformes que respetan sano,
la zona central.
muy característico de la NOIA

68
facebook : Booksmedicos06
Manual CTO de Medicina y Cirugía, 10. 3 edición 13. Neuroftalmología

Las alteraciones son más congruentes cuanto más posteriores se localizan • Quiasma. A partir del mismo, los defectos serán bilaterales. Es altera -
en la vía óptica. ción bitemporal si se ve afectada la parte centra l (tumores hipofisar iosl,
Se denominan heterónimas cuando se ven afectadas la mitad izquierda de o binasa l, muy rara, si lo está lateralmente (aneurismas carotídeos).
un OJ y la m itad derecha del CV del otro ojo. Los tumo re s hipofisarios, que comprimen inicialmente las fibras inferio-
Son bitemporales o bina - res del quiasma, suelen mostrar cuadrantanopsia bitemporal, superior
sa les (muy raramente) y al principio. Por el contrar io, los craneofaringiomas, que compr imen pri -
se producen en lesiones mero las fibras superiores, provocan una cuadranta nopsia bitemporal
del quiasma óptico. inferior como déficit visual inicial.
• Cintilla óptica. Alteración homónima poco congruente. En sus 2/3 ante -
Las alteraciones campimétri· r iores puede haber, además, alteraciones pupilares.
cas en la patología de la vía • Cuerpo geniculado. Es simi lar a la anterior.
óptica son: • Radiaciones ópticas. Hemianopsias o cuadrantanopsias homón imas con -
• Retina. Defectos ipsila - gruentes, aumentando la congruenc ia cuanto más posterior sea la lesión.
terales opuestos al áre a • Corteza visual. Escotomas congruentes o alteración homónima congruente
de retina afectada. en la lesión total de la cisura calcarina, a veces con respeto macular.
• Nervio óptico. Defec·
tos ipsilaterales, depen- La Figura 76 muestra un cuadro resumen de la patología de la vía óptica.
diendo su forma de las
fibras afectadas. Muy 1 I I I
Esquema de la distribución de la capa
frecuentemente tienen Cómo orientar un campo visual
de fibras nerviosas retinianas. La presencia
forma curvada y respetan de un voluminoso haz papilomacular hace
el meridiano horizontal. que las fibras que vienen del lado temporal
Estas dos caracte rísticas se tengan que curvar para evitarlo y poder
entrar en la papila. Además las fibras
se justifican porque los
no sobrepasan el meridiano horizontal.
defectos siguen la morfo- Estas dos características justifican que los Apuntes
logía de la capa de fibras defectos producidos por lesiones en el del profes;¡:;,
nervio óptico, con frecuencia tengan forma


nerviosas retin iana (capa
curvada y respeten el meridiano horizontal
9 de la retina) (Figura 75).

Unilateral Bilateral

J ¡ ¡
lesión lesión l esión quiasmática
prequiasmática prequiasmática o retroquiasmática
bilateral I
¡ ¡
Lesión Heterónima
J
lesión en retina
o nervio óptico
Valorarelfondo
de ojo
homónima
¡
Lesión
¡
lesión
(valorar siempre y la motilidad retroquiasmática
quiasmática
el fondo de ojo ocular intrlnsica I
y la motilidad
ocular intrfnseca) ¡ ¡ ¡
I
¡
Incongruente Congruente
Bitemporal Binasal
(lesión medial (lesión bilateral
J
lesión a nivel
en el quiasma;
frecuente)
a ambos lados
del quiasma)
de cinti lla
óptica

Hemianopsia Cuadrantanopsia

¡ ¡ ¡ ¡
www.Booksmedicos06.com

Inferior Superior
Afectación de radiaciones
ópticas temporales y parietales
lesión cortical a nivel
de cisura calcarina
¡ ¡
ipsilaterales. l esión en lesión
Raro, necesario una lesión extensa radiaci ones ópticas en radiaciones
para que se produzca parietales ópticas temporales

Resumen de la patologia de la via óptica

69
facebook : Booksmedicos06
,
OFTALMOlOGIA

Pupila Pupila miótica unilateral

• Reflejo fotomotor. Para entender las alteraciones pupilares es funda-


men ta l un buen conocim iento de la neuroanatom ía de las vías aferente Pupila miDiátrica unilateral
y eferente, que se estudiaron en e l Capitulo 01 (Embriología, anatomía
y fisiologia oculares).
Directo. Contracción de la pupila del ojo iluminado. Pupila miótica
Consensual. Contracción de la pupila del ojo contra latera l al iluminado. bilateral

• Reflejo a la visión próxima. Contracción de la pupila al mirar un objeto Alteraciones pupilares con nombre propio: regla mnemotécnica
cercano, acompañado de convergencia ocular y acomodación del cristalino.
• Síndrome de Horner. M iosis (con anisocoria), ptosis y enoftalmos en el
Trastornos pupilares ojo ipsilatera l a una lesión de la vía eferente simpática. Puede ocurrir
por lesión de la vía a cualquier nivel (véase Figura 771:
• Anisocoria. Producida por una lesión en el iris o en los sistemas simpático o Primera neurona (central). ACV, siringom ielia, tumor del tronco
parasimpático. Para dete rmina r si la causa del problema es una alteración encefálico.
simpática o parasimpática, se precisa determ inar si la anisocoria aumenta Segunda neurona (preganglionarl. Tumor de Pancoast.
en luz o en oscuridad (condiciones fotóp icas o escotópicas). Si la an isocoria Tercera neurona (posganglionarl. Disección carotídea, cefalea en
aumenta en condiciones fotó picas, es porque falla el sistema que cierra la rac imos, tumor nasofa ríngeo. Cuando éste es congén ito, se acom-
pupila y, por ello, la causa es una lesión que afecta a la vía parasimpática. Si paña de heterocromía de iris. Las reacciones pupilares son normales.
aumenta en cond iciones escotópicas, la causa es una patología que afecta
a la vía simpática. Se denomina anisocoria fisiológica a la presencia de una Al igual que la pupila de Ad ie, el síndrome de Horner debe confi rmarse
diferencia pequeña (de menos de 0,5 mm) en el d iámetro de ambas pupi- farmacológicamente. La prueb a clásica es el test de cocaína . La coca ína
las, que se mantiene constante en condic iones fotóp icas y escotópicas. actúa bloqueando la recaptación de noradrenalina. La ausencia de nora-
• Defecto pupilar aferente (pupila de Marcus-Gunnl. Hiporreactividad drenal ina en la hendidura sináptica hace que la cocaína sea incapaz de
de ambas pupi las al ilum inar el lado lesionado, con respecto a la ilu- dilatar la pupila afecta . Por ello, tras aplica r co lirio de cocaína en ambos
minación del lado sano. Puede ser absoluto o parcial. Suele existir un ojos, la anisocoria se acentúa. Evidentemente, el test de cocaín a presenta
déficit v isual asociado. Cursa sin anisocoria, y es un signo de afectación muchos problemas de ín dole práctica, y por ello, en los últimos años está
del nervio óptico o de la retina; esto es, de las aferencias del arco reflejo siendo sustitu ido por el test de la apraclon idina. Ante un síndrome de Hor-
(MIR 16· 17, 173; MIR 07-08, 52-NR). ner de rec iente aparición, es preciso solicita r una prueba de neuroimagen
(preferentemente RM de cráneo y cue llo), para descartar una lesión que
RECUERDA afecte a cua lquiera de las tres neuronas que componen la vía simpática.
Una lesión del nervio óptico o de la retina no produce an iso -
RECUERDA
caria, sino un defecto pupilar aferente relativo.
Lesiones muy diversas pueden producir el síndrome de Hor-
ner. Sin embargo, si el paciente es f umador, lo primero que
• Disociación luz-convergenda. Abolición de la reacc ión pupilar fotomotora, debe sospecharse es el tumor de Pancoast.

conservándose el reflejo a la visión próxima. Suele haber miosis bilateral.


Se produce en lesiones del mesencéfalo posterosuperior, por ejemplo, en 1 I 1 \ j 1
tumores pineales, enfermedad desmielinizante, encefalitis o neurosífilis Anisocoria frente a defecto pupilar
(cuando tiene lugaren ese contexto, se habla de pupila de Argyll-Robertson). aferente relativo
• Midriasis paralítica. Midriasis arreactiva, conservándose el reflejo con -
sensual al estimular el ojo afecto (éste no se contrae ni al ser iluminado,
ni con la convergencia, ni al estimular el ojo sano). En lesiones de l núcleo
de Edinger-Westphal, del tronco del 11 1par craneal, o del ganglio ciliar, o Apuntes
por la utilización de colirios anticol inérgicos. del profesor
• Pupila de Adie. Rara alteración pupilar que afecta a mujeres jóvenes y
sanas, causada por una denervación parcia l, posganglionar, parasimpá- L
tica idiopática (Figura 771.
Cursa con an isocoria y midriasis del lado afecto, con pobre respuesta al
reflejo fotomoto r, con respuesta al reflejo cercano y convergencia algo
www.Booksmedicos06.com

menos afectadas. La contracción pupilar observada es irregula r, tónica.


En ocasiones, se acompaña de hiporreflexia general izada (síndrome de Nervio óptico
Holmes-Adie). La presencia de una pupila de Adie, se confirma farma -
cológicamente con la prueba de la pilocarpina dilu ida. La reducción de
los niveles de acetilcolina en la hendidura sin áptica hace que la pupila La existencia de una papila edematosa es un signo neuroftalmológico frecuente
re accione de forma poderosa a una concentración baja de pilocarpina que puede presentarse en dos situaciones clínicas d istintas que es impresc indi-
(hipersensibilidad por denervación). ble saber reconocer: papiledema y las neuropatías ópticas anteriores.

70
facebook : Booksmedicos06
Manual CTO de Medicina y Cirugía, 10. 3 edición 13. Neuroftalmología

Papiledema • Infantiles. Casi siempre virales. Hay antecedente de enfermedad viral


en los días previos. No tiene tratamiento.
Este término se refiere al edema de papila producido por la hipertensión • Del adulto joven. Id iopáticas o por esclerosis múltiple.
intracranea l (Figura 78). Se eleva la presión en el espacio que rodea al nervio • Del adulto y senil. Neuropatías ópticas isquém icas anteriores (NOIA).
óptico, interrumpiendo el flujo axoplásmico de las fibras nerviosas, edema- Se producen al sufrir un infarto la porción anterior del nervio óptico.
tizándose asi la papila. Casi siempre es bilateral, excepto que exista miopía Existen dos formas clínicas:
elevada (mayor de 10 dioptrías) o atrofia previa en una de las papilas. Suele Forma no arterítica. Más frecuente a partir de los SO años. En oca -
tardar 1-5 días en instaurarse desde el aumento de la presión intracraneal, y siones se bilateraliza al cabo de unos meses o años. Más habitual
tardar 6-8 semanas en desaparecer desde que la presión se normaliza. en pacientes hipertensos, d iabéticos, o con síndrome de apnea
del sueño; sin embargo, en la actua lidad se tiende a pensar que se
trata de un síndrome compartimental y se considera que el factor
de riesgo más importante es tener un disco óptico pequeño (disk at
risk, o papila de riesgo) (Figura 79). No responden a los corticoides
(MIR OS'{)9, 144).
Forma arterítica. Más habitual a partir de los 70 años. Es bi lateral
en el 75% de los casos, si no se trata en pocos días. Acompañada
de sintomatología general de la arteritis temporal (enfermedad de
Horton), como fiebre, astenia, pérdida de peso, claud icación man-
dibular, pol imialgia reumática, cefalea o VSG muy elevada (50-1 20
mm/1 h) (MIR 10-11, 140). No se recupera v isión en el ojo afectado
con la corticoterapia prolongada, pero ésta es fundamental para
evitar la bilateralización y las complicaciones sistém icas.
Esta enfermedad está considerada una de las mayores urgencias en el
campo de la ofta lmología, pues es vital instaurar un tratam iento cor-
Papiledema por hipertensión intracraneal ticoideo inmediato por vía intravenosa para evitar la bilateralización
de la neuropatía e incluso la muerte del paciente (M IR 09·10, 136).
En la oftalmoscopia, la papila aparece elevada, hiperémica, con bordes borro- Aunque el diagnóstico inicial y la decisión de tratar o no con corti -
sos, y congestiva. Si se desarrol la plenamente, pueden aparecer hemorragias coides orales o intravenosos a dosis altas, se real ice en gran medida
y edema retinianos, y es posible que llegue a formar una estrella macular; apoyado en las alteraciones clínicas, marcadores biológicos y, hoy
puede evolucionar a la atrofia de papila si persiste mucho tiempo. en día, en la ecografía vascular con Doppler, es recomendab le reali-
• Clínica. El paciente inicialmente no muestra apenas afectación de la fun- zar una biopsia que confirme la sospecha. Con respecto a la biopsia
ción visual, salvo que el edema se cronifique durante meses. de la arteria temporal, conviene recordar que es necesario obtener
El paciente puede refer ir episodios agudos de visión borrosa (oscureci- una pieza grande porque la afectación es con frecuencia parcheada,
mientos visua les transitorios); diplopía, si se afecta el VI par; aumento y que se d ispone de un periodo de tiempo limitado desde el inicio
de la mancha ciega en la campimetría y cefaleas. Los reflejos pupi lares del tratamiento corticoideo para realizarla. Este periodo ventana se
son normales. estima en unas dos semanas. A partir de ese momento, la rentab ili-
• Etiología. Puede ser debido a tumo res, idiopáticos, abscesos intracra- dad de la biopsia desciende mucho.
neales, meningitis, encefa litis, aneurismas, hemorragias ce re brales ...

RECUERDA

El papi ledema es el edema de papila bilatera l que aparece


en rel ación con la hipertensión intracranea l.

Pseudopapiledema
Se trata de situaciones en las que la papila, por estar elevada o borrada,
simula estar edematizada. Las drusas del nervio óptico y la mielinización de
las fibras de la capa de fibras nerviosas son causas frecuentes de pseudopa-
piledema. En el caso de los pacientes con hipermetropía alta, la presencia
de una lámina cribosa pequeña, también puede darle a la papila un aspecto
falsamente edematoso.

Neuropatías ópticas anteriores


www.Booksmedicos06.com

Cursan con edema de la cabeza del nervio óptico, pero aquí con afectación de
la función visual, entre moderada y severa. Cuando la afectación del nervio Neuropatia óptica isquémica anterior (NO lA) no arteritica
(Por cortesía del Servicio de Oftalmología del H. U. Ramón y Cajal, Madrid)
óptico es posterior, no habrá papila edematosa y es más habitual el dolor (MIR
OS· 09, 144). La alteración campimétrica que más frecuentemente aparece es
un escotoma centra l, aunque tamb ién son posibles otros defectos. Suelen ser Otras causas distintas a la hipertensión intracranea l o la neuropatía óptica
agudas y un ilaterales, pero en algunos casos pueden bilateral izarse. anterior de papi la edematosa son: hipotonía ocular, neurorretin itis, papilitis,

71
facebook : Booksmedicos06
,
OFTALMOlOGIA

uveítis; tumores, hematomas y abscesos orbitarios que comprimen el nervio La evolución más frecuente es hacia la recuperación visual, aunque en
óptico; hipertensión arterial, discrasias sangu íneas, insuficiencia cardíaca, muchos persiste algún déficit residual numerosas veces leve. El tratamiento
enfermedades infecciosas o alérgicas, intoxicaciones, conjuntivopatías, que es la observación o pautar bolos de metilprednisolona intravenosa durante
provocan edema o anoxia cerebral con congestión venosa. 3 días, seguido de predn isona oral, 1-2 semanas. Esto último consigue úni -
camente acelerar e l proceso de recuperación, pero no afecta a la agudeza
La Tabla 20 recoge el diagnóstico diferencial de la papi la edematosa. visual final ni al riesgo de progresión a esclerosis mú ltiple. Si hubiera más de
dos lesiones en la RM, se podría plantear, aunque es controvertido, e l trata-
miento con interferón l}-la, como ocurre cuando hay una esclerosis múltiple
Papilitis diagnosticada.
HIC Neuriti5 óptica anterior
Otras man ifestaciones neuroftalmológicas de la esclerosis múltiple son las
Edema tt bilateral Edema sólo sies anterior paresias oculomotoras (VI par craneal más frecuente), la disociac ión luz-con-
Pupila normal Defecto pupilar aferente vergencia, la oftalmoplejia internuclear y otras alteraciones supranucleares
de los mov imientos oculares.
Indolora En ocasiones (raro) dolor periocular
al movimiento RECUERDA
Agudeza normal, visión borrosa I'pisódica Agudeza 4,.t Las neuropatías retrobu lbares aparecen en adultos jóvenes.
Su mecanismo es desmielinizante. Existe una relación muy
tt Mancha (i~a Escotoma (entroceeal clara con la esclerosis mú ltiple.
Diagnóstico diferencial de la papila edematosa
Neuropatias ópticas hereditarias
RECUERDA
Las neuropatías ópticas en los pacientes ancianos suelen te - Destacan las siguientes:
ner un mecanismo isquémico. Es muy importante en este • Forma autosómica dominante. También se la denomina enfermedad
caso ped ir una VSG para descartar una posible arteritis de de Kjer. Es la forma más frecuente. Cursa con pérdida moderada de
la tempora l.
vis ión y aumento de la excavación papilar. Es típ ica la presencia de esco-
tomas centrocecales en el campo visua l.
Neuropatias ópticas posteriores • Neuropatía óptica hereditaria de Leber. Mucho más infrecuente.
La herencia es mitocond rial, aunque afecta sobre todo a los varones.
Se dice de ellas que ni el paciente ni el médico ven nada, pues cursan con una La mutación más frecuente es la 11778 (MIR 13· 14, SO-GTI. Debuta,
d isminución de agudeza visua l moderada o grave, siendo e l fondo de ojo nor- habitua lmente, en torno a los 20 años de edad. Es típica una evolución
ma l, y su único signo clínico es la presencia de un defecto pupilar aferente. secuencial: la pérdida de visión en un ojo se sigue semanas después
Es mucho más frecuente el dolor que en las neuropatías ópticas ante riores. de la afectación en el ojo contra lateral. En la fase aguda, se aprecia en
Típicamente el do lor aumenta con los movimientos oculares. el fondo de ojo un bo rramiento sutil de l contorno papilar. En el campo
visual aparecen escotomas centrocecales, pero más severos que los
La etiología más frecuente en las formas agudas es la esclerosis múltiple. que aparecen en la forma dominante. No hay tratamiento, si bien varios
Pueden aparecer también en meningitis supuradas o en sinusitis aguda por estudios sugieren que la idebenona podría mejorar e l pronóstico en
contigüidad. De forma excepciona l, se ha descrito una var iante posterior a lgunos pacientes, pero puesto que el alcohol y e l tabaco podrían ser
de la neuropatía óptica isquémica que aparece, sobre todo, en situaciones desencadenantes, se recom ienda evit ar los.
en las que se produce pérdida importante de sangre e hipotensión arteria l
(shock, cirugías prolongadas ... ). La Tabla 21 resume los diferentes tipos de neuropatías ópticas.

Neuropatia óptica aguda desmielinizante Tabla 21


-----
y esclerosis múltiple ~ Causa Edad
Virale5 Infantiles
Entre las formas agudas, la neuropatía óptica desmie linizante aguda es la
más común de las neuropatías ópticas. Se debe sospechar ante la disminu- Idiopáticas, o esclerosis múltiple Adulto joven
ción rápida de la agudeza visual acompañada de do lor ocular, especialmente Isquémica, forma no arterítica > 50 años
con los movimientos ocu lares (las formas anteriores, tanto inflamatorias
Isquémica, forma arterítica > 70 años
como isquémicas no suelen cursar con do lor, la forma que típicamente duele
Tipos de neuropatías ópticas
es la neuritis retrobulbar). Además, presentan defecto pupilar aferente rela-
tivo en el ojo afecto y el fondo de ojo muestra papila edematosa (papilitis o
neuropatía anterior) en 1/3 de los pacientes, mientras que en los 2/3 rest an-
tes apa rece papila normal (neuropatía óptica retrobulbar).
,/ MIR 16·17, 173
www.Booksmedicos06.com

,/ MIR 13·14, SO-GT


Además de estudios serológicos y de LCR, se debe pedir una RM para des-
,/ MIR 10·11, 140
cartar otras causas y determinar el riesgo de progresión a esclerosis múltiple ,/ MIR 09·10, 136
(lesiones en sustancia blanca). Aproximadamente, la mitad de los pacientes ,/ MIR OS"()9, 60, 144
con esclerosis múltiple han presentado algún episodio de neuropatía óptica, ,/ MIR 07..()S, S2-NR
yen hasta e l 20% de los casos es la forma inicial de presentación.

72
facebook : Booksmedicos06
Manual CTO de Medicina y Cirugía, 10. 3 edición 13. Neuroftalmología

,/ Las alteraciones monocula re s del campo visu al corresponden a lesiones to, se acompaña de heterocromía de iris. Las reacc iones pupila re s son
prequ iasmáticas: en retina o en nervio óptico del ojo afecto. normales.

,/ Los escotomas binocula re s, por tanto, se deben a lesiones en quiasma ,/ El pa piledema es el edema de papila que aparece en rel ación con la
o DETRÁS de él. hipertensión intracraneal, normalmente bilateral. Las pupilas son nor-
males. Puede haber v isión borrosa transitoria, pero la agudeza visual
,/ Los defectos heterónimos (d istinto lado del campo visual de cad a ojo) sólo se afecta en casos crón icos.
suelen deberse a lesion es qu iasmáticas.
,/ Las neuropatías ópticas ant eriores son papilas edematosas, general-
,/ Los defectos homónimos (mismo lado del campo visual en ambos ojos) mente uni laterales, con pérdida de vis ión central ráp ida y defecto pupi-
obligatoriamente corresponden a lesiones retroquiasmáticas. lar aferente. Su etiología depende mucho de la edad.

,/ Un defecto es tanto más congru ente cuanto más próxi ma al córtex oc- ,/ Las neuropatías ópticas, anterio res, isquém icas, no arteríticas, apare-
cipita l se halla la lesión. cen en pacient es de m ás de SO años, con papilas "priet as", y son indolo-
ras. Es típica la aparición de un escotoma altitudinal.
,/ Si los reflejos pupilares están afectados, la lesión está situada por de-
lante del cu erpo geniculado (probablemente se trata de una lesión de ,/ Las neuropatías ópticas, anteriore s, isquémicas arterític as aparecen en
retin a o nervio óptico). mayore s de 70 años con pérd ida grave de visión; tienen la VSG elevada
y clínica de arteritis de Horton. Se pautan corticoides en bolos para evi-
,/ En el defecto pupilar aferente NO hay anisocoria. Si existe anisocoria, es tar la bilateralización, que podría ocurrir en poco tiempo.
porque hay una alteración en la respuesta (vía eferen te).
,/ En niños, las papilitis suelen ser virales, mient ras que en jóvenes predo-
,/ Una anisocoria igual con luz que con penumbra, o rienta a causa esencial. Si minan las idiopáticas y la esclerosis mú ltiple. Las formas retrobulbares
la asimetría aumenta con la luz, fa lla el mecanismo de miosis (parasimpá- cursan con dolor a la movil ización ocular.
tico). Si la anisocori a es mayor en penumbra, fa lla la midriasis (simp ático).
,/ Las neuropatías ópticas posteriores, generalmente unilaterales, curs an
,/ Las causas de an isocori a en las que la pupil a midriática es la patoló - con pérdida de visión central rápida y defecto pupilar aferente. El fon do
gica, más comunes son lesión del 111 par craneal (implica alteración de ojo es normal, por lo que "n i el paciente ni el méd ico ven nada", aun-
MOE), pupila de Adie (reacción lenta a la luz en mujer joven), pu pila que el paciente refiere dolor a la movilización ocu lar.
de Argyll -Ro bertson (Iuético, con disociación luz-convergencia) y co li-
rios anticolinérgicos (antecedente de insti lación). ,/ Aunque la re lación ent re neuritis óptica retrobu lbar y esclerosis mú lti-
ple es estrecha, la primera pued e aparecer inde pend ientemente de la
,/ El síndrome de Claude-Berna rd-Horner consiste en miosis (con anisoco- segunda, por lo que sus diagnósticos no son equivalentes.
ria), ptosis y aparente enoftalmos en el ojo, ipsilateral a una lesión de la
vía eferente simpática. Puede im plicar anhidrosis hemifacial en lesiones ,/ Conviene recordar que muchas ot ras condiciones pueden dar imagen
proximales a la bifurcación carotídea. Hay que descarta r siempre la pre- de edema de papila, por ejemplo: intoxicación por alcohol metíl ico, me-
sencia de un tumo r de Pancoast o I . Cuando de la vaina del nervio

Casosclínicos
La exploración campimétrica de un pa ciente de 56 años, que presenta ce- Paciente de SO años, diabéti co, que acude a Urgencias por presentar pér-
falea de 2 meses de evolución, muest ra una cuadrantanopsia bitemporal dida súbita de la vi sión del oj o derecho con pérdida del campo visual in-
superior. El diagnóstico más probable, entre los siguientes, es: ferior. En la exploración neurológica se objetiva edema de papila del oj o
derech o . ¿Cuál, de los siguientes, es el diagnóstico más probable?
1) Craneofaringioma.
2) Adenoma de hipófisis. 1) Neuritis óptica.
3) Meningioma suprasela r. 2) Neuropatía óptica isquémica anterior.
4) ACV con afectación profunda del lóbulo temporal. 3) Neuritis isquémica secundaria a arteritis de células gigantes.
4) Papi ledema idiopático.
RC: 2
RC:2
Un hombre de 23 años consulta por disminución de la v isión en el ojo de-
recho, instaurada hace 24 horas, y dolor en ese oj o, que empeora con los En un ni ño de 2 años que presenta, en ojo izquierdo, miosis, ptosis palpe -
movimientos oculares. En la explora ción, se constata la pérdida de agude- bra l de 1,5 mm, y heterocro mía de iris, ¿cuál será, de los que a continua -
za v isual, con normalidad del fondo de ojo . El diagnóstico más pro bable, ción se relaci onan, el diagnóstico de presunción más ad ecuado?
entre los siguientes, es:
www.Booksmedicos06.com

1) Glaucoma infanti l.
1) Esclerosis múltiple. 2) Uveítis anterior.
2) Neuritis óptica retrobu lbar. 3) Pará lisis simpática ocular.
3) Desprendim iento de retina. 4) Retinoblastoma.
4) Trombosis de la arteria central de la retina.
RC:3
RC: 2

73
facebook : Booksmedicos06
,
OFTALMOlOGIA

Casase Inieos
Paciente de 40 años, le han hecho un campo visual pues tiene familiares ¿Qué tipo de tumor se relaciona con más frecuencia con un defecto de
afectos de glaucoma. Le han dicho que el campo visual es normal, pero no este tipo?
le dieron más explicaciones. Está preocupado porque é l ve dos manchas
negras muy oscuras una en cada campo visua l (véase imagen). ¿Qué nom-
bre reciben estos escotomas?

1) Prolactinoma hipofisario.
2) Craneofaringioma.
3) Gl ioma del nervio óptico.
1) Mancha ciega. 4) Gl ioblastoma multiforme.
2) Defecto pericentral.
3) Defecto central. Re: 1
4) Defecto especular heterónimo.

Re: 1
www.Booksmedicos06.com

74
facebook : Booksmedicos06
Traumatismos oculares

Tema acceso rio, ocasionalmente preguntado en los últimos años.

Los traumatismos oculares constituyen una causa muy frecuente de consu lta nieve, soldadores eléctricos) que provocan una queratitis con gran
oftalmológica. Por su variedad y comp lej idad, exceden del propósito de esta fotofob ia e inyección unas horas después de la exposición (querati -
obra, por lo que se van a describir de forma escueta los cuadros clínicos más tis actín ica). El tratamiento es pomada de antibiótico, más oclusión
importantes para el méd ico genera l. y midriáticos si hay mucho dolor o el paciente presenta reacción
• Hiposfagma. Consiste inflamatoria en la cámara anterior.
en el sangrado sub - Por agentes químicos. La afectación ocular depende de la con -
conjuntiva l (Figura 80). centración, del tiempo de contacto y de la natura leza de la sus-
Puede ser postraumá - tanc ia química. Por ello, la medida fundamental en este tipo de
tico, pero generalmente quemaduras es el lavado precoz e intenso, con agua o suero, de l
se relaciona con una ojo afectado (MIR 09· 10, 136; MIR 08· 09, 149). Dicha medida
subida de tens ión arte - no debe retrasarse bajo ningún concepto y, si es posible, ha de
rial o con una maniobra realizarse en e l lugar del accidente. Los ácidos provocan la coagu -
de Valsalva. No suele lación de las prote ínas celulares, mientras que los álca lis, mucho
precisar tratamiento, más peligrosos, ocas ionan su diso lución. Según el grado de afec-
tan solo medir la pre - tación, las quemaduras se dividen en leves (erosión solamente),
sión arterial y, en caso moderadas o graves (si hay importante necrosis tisular). En cua l-
de encontrarse en tra - quier caso, hay que rem itir al paciente al especia lista. Puede
tam iento con anticoagu - ,Hc;"p"o","f~'.g"m",,--_____________ requer ir med idas quirúrgicas para favorecer la reepitelizac ión en
lantes, med ir eIINR. casos graves, como los trasplantes de membrana amn iótica o de
• Erosión corneoconjuntival. Son muy frecuent es y pueden estar cau- limbo.
sadas por cualqu ier objeto imaginable. Se limitan al epitel io y la zona
dañada tiñe con f1uoresceína. Hay que descarta r siempre la presencia • Traumatismos oculares contusos. La repercusión ocular depende de
de un cuerpo extraño o de una perforación ocular, sobre t odo bajo la la intens idad del traumatismo, que puede comprometer cualquier
zona de hiposfagma, si se afecta la conjuntiva. Se tratan con 48 horas estructura:
de oclusión ocu lar, que facilita la reepitelización, y con pomada anti- Párpados. Desde edema o hematoma, muy frecuentes por la gran
biótica para evitar la sobreinfección de la herida. Como en cualqu ier laxitud tisular, hasta una crep itación subcutánea, que hará sospe -
queratitis, para reducir el dolor se añade un co lirio m idriático. Si el char una fractura de pared orbitaria.
agente que ha producido la lesión es un agente sucio, estaría contra- Polo anterior. Las manifestaciones son muy variadas: uveítis trau -
indicada la oclusión. mática, midriasis paralítica transitoria o permanente por lesión del
• Cuerpo extraño corneal o conjuntiva!. Se trata generalmente de peque - iris, hipema o sangrado en cámara anterior, lesiones del ángulo
ñas motas enclavadas superficialmente, pero la repercusión ocu lar iridocorneal, catarata traumática, o incluso luxación del cristalino.
dependerá del tamaño, de la naturaleza y de la local ización del cuerpo Pueden producir aumentos de la PIO agudos graves. El daño en la
extraño. Por ello, hay que descartar siempre una posible perforación malla trabecular puede provocar a largo plazo hipertensión ocular
ocular. El plástico, el cristal o el acero se toleran bien, sin gran reac- (glaucoma por recesión angu lar). La desinserción del cuerpo ciliar
ción inflamatoria, pero el hierro y el cobre dejan un halo de óxido que genera una comunicación con el espacio coroid eo, denom inada
hay que intentar el iminar. El tratamiento consiste en la extracción del ciclodiális is, que puede dejar como secuela hipotensión ocular
cuerpo extraño con una torunda, una aguja o un electroimán, pomada crónica.
de antibiótico y oclusión. Polo posterior. Suelen aparecer en traumatismos graves y su
• Perforación ocular. Ante este evento, muy grave, el médico general gravedad vendrá determinada por la afectación macular y la del
ha de enviar inmediatamente al paciente a un ofta lmólogo, sin tocar nervio óptico. Es posible encontrar hemorragias vítreas o retinia -
www.Booksmedicos06.com

ni poner nada en el ojo. Debe sospecharse ante la desaparición de la nas, edema retiniano (edema de Berlín), desgarros de retina con
cámara anterior o atalamia. Se puede pautar un antibiótico intravenoso desprendimiento asociado, rotura coroidea o de nervio óptico ...
de amplio espectro y mantener al paciente en ayunas para proceder al La retinopatía de Purtscher (hemorragias y exudados algodonosos
cierre quirúrgico de la herida lo antes posible (MIR 09-10, 136). peripapilares) se puede ver tras traumatismos torácicos o de hue-
• Quemaduras oculares: sos largos, y se debe a microembolismos de aire o grasa; también
Por agentes físicos. Las más habituales son las quemaduras produ- se ha descrito como complicac ión de una pancreatitis aguda no
cidas por las rad iaciones ultravioleta absorbidas por la córnea {sol, alcohólica.

7S
facebook : Booksmedicos06
,
OFTALMOlOGIA

• Fractura orbitaria. La
más característica es la
fractura del suelo de la
órbita por compresión
aguda de las estructuras
orbitarias por un objeto
romo (blow-out fracture,
o fractura por estallido
orbitario) (Figura 81). Fractura de suelo orbitario
El suelo se fractura, se
hernia el contenido orbi -
tario al seno maxilar pro-
duciendo enoftalmos,
limitación de los movi·
mientas oculares con
diplopía (al quedar atra -
pado el recto inferior se Fractura de suelo orbitario (Te orbitaria)
produce una limitación
en la elevación del ojo 1 I 1 1 •
que da lugar a diplopía, Diplopía
especialmente marcada
en la mirada superior)
(MIR 15-16, 207) V neu-
moórbita con crepitación Factura orbitaria (blow-outfracture)
subcutánea (Figura 82 y Apuntes
Figura 83). El tratam iento es qu irúrgico. la cirugía se lleva a cabo de forma
programada unos días después (MIR 09-10, 136) Y únicamente está indicada
en casos en que exista diplopía, enoftalmos o afectación del nervio óptico.
del profesor

La fractura de la pared medial (probablemente la más frecuente, al tratarse
de la lámina papirácea del etmoides, hueso muy frágil)puede seccionar los
conductos lagrimales, lesionar la tróclea del oblicuo superior o atrapar el
,/ MIR 15·16, 207
recto med io. La del ápex puede dañar el nervio óptico o producir un sín- PREGUNTAS . ,/ MIR 09·10, 136
drome de la hendidura esfenoidal. La del techo puede provocar lesión de los
senos paranasa les, o incluso rinorrea de líquido cefalorraquídeo (Iicuorrea). MIR ,/ MIR 08..(19, 149

RECUERDA

La f ractura orbitaria más frecuente es la media l, mientras


que la más característica es la de suelo.

Ideasclave
,/ La presencia de sangre subconjuntival se conoce como hiposfagma, es t almólogo sin instilar ningún colirio, con antibiótico intravenoso y en
asintomática, banal y no requiere tratam iento ocul ar, pero obliga a des- ayunas, para no demorar su cierre quirúrgico.
cartar que la tensión arterial del paciente no esté contro lada.
,/ La fractura del suelo o rbit ario o blow-out cursa con enoftalmos y limi-
,/ El contacto de cáusticos con la superficie ocular obl iga al lavado ocu lar t ación de la m irada vertical por atrapam iento del recto inferior, típica-
abundante con suero o agua, lo más rápidamente posible. mente tras impact o contuso (pelota de tenis, puñetazo ... ).

,/ Una perforación ocula r se sospecha ante hipotonía o ata lamia en pa -


ciente que ha sufrido un traumatismo ocu lar. Debe ser enviado al of-
www.Booksmedicos06.com

76
facebook : Booksmedicos06
Manual CTO de Medicina y Cirugía, 10. 3 edición 14. Traumatismos oculares

Paciente que trabaja con la radial. Refiere desde ayer molestias en el OD. Paciente que recibe un traumatismo contuso en su OD. Este signo clínico
Señale la opción terapéutica más recomendable: recibe el nombre de:

1) Quitar el cuerpo extraño y apl i- 1) Hemorragia intraestroma l.


car pomada antibiótica. 2) Hiposfagma.
2) Quitar el cuerpo extraño, aplicar 3) Hipema.
pomada antibiótica y miótico. 4) Hemovítreo.
3) Quitar el cuerpo extraño, apl i-
ca r pomada antibiótica y tapar RC:3
el ojo.
4) Quitar el cuerpo extraño, aplicar
pomada antibiótica. Es preferi-
ble no tapar por el alto riesgo de
infección.

RC:3
www.Booksmedicos06.com

77
facebook : Booksmedicos06
Fármacos
en oftalmología

Tema poco preguntado ~ redunda nte ton otros apartados del Manual Es suficiente
coo dominar las Ideasc/ave.

den utilizarse en el glaucoma crónico de ángulo abierto, aunque por sus


efectos secundarios, en la actualidad apenas se emplean. En el agudo de
Introducción ángulo estrecho resu ltan fundamentales para prevenir nuevos cierres
angulares y preparar el ojo para la iridotomía.
• Antibióticos. Se adm inistran por vía tópica para evitar que se produzca
La mayoría de los fármacos en oftalmología se usan tópica mente, ya sea sensibilización, que impida el ulterior uso sistémico del fármaco.
en col irio o en pomada, por ser esta la vía que ofrece una mejor rela- Tetraciclinas, polim ixina B, gentamicina, tobramicina. Por su ampl io
ción beneficio/riesgo. Sin emba rgo, esto no qu iere decir que no puedan espectro, en los últimos años se ha incrementado mucho el uso de
tener efectos secundarios s istémicos (los f3-b loqueantes, por ejemplo, a las quinolonas (ciprofloxacino, norfloxacino, ofloxacino y moxifloxa-
veces producen bloqueo cardíaco o desencadenan una crisis de bron- cino); son los más usados.
coespasmo, V la fenilefrina puede ser peligrosa en pacient es hipertensos El cloranfenicol, en casos excepciona les, puede producir anem ia
o cardiópatas). Asimismo, algunos fármacos usados sistémicamente pue- aplásica, por ser éste un efecto secundario idiosincrásico y no
den provocar efect os secundarios oculares (antidepresivos y antiparkin- dosis-dependiente. Por esta razón, actualmente se emplea poco.
sonia nos, por sus efectos anticolinérgicos, es posible que desencadenen Es aconsejable asociar una pomada antibiótica antes de acostarse
una crisis de glaucoma de ángulo estrecho, y los corticoides producen pues, dado su efecto más duradero, hace innecesario interrumpir
cat arata y glaucoma crónico simple). el sueño.
En cuanto a la profi laxis de la endoftalm itis posquirúrgica en la ciru-
gía de catarata, el uso previo de antibióticos por vía tópica no ha
demostrado ser eficaz y su util ización es controvertida. Sin embargo,
la inyección de una pequeña cantidad de antibiótico intracameru-
Fármacos de uso oftalmológico lar al fina lizar la cirugía (habitualmente 1 mg de cefuroxima), ha
demostrado ser una medida muy eficaz y eficiente en la prevención
de la endoftalmitis.
Vía tópica
• Aciclovir. Pautado tópicamente en las infecciones por VHS (queratitis
Los grupos principales son: epite lial dendrítica), en forma de pomada que se aplica S veces al día,
• Midriáticos. Dilatan la pupila. Pueden actuar bien activando el sis- durante al menos 10 días.
tema simpático (fenilefrina), o bien inhib iendo el para simpático En las queratitis estromales herpéticas y las uveítis herpéticas, se aso-
(tropicamida, ciclopentolato, atropina). Estos ú ltimos se diferencian cian corticoides tópicos, debido a la natura leza autoinmun itaria de estos
en su vida media, que es de 3 horas, 18- 24 horas, y mayor de 7 días, cuadros. En los últimos años se está uti lizando además mucho el ganci-
respectivamente. Dado que la inervación del músculo ciliar corre clovir en el tratamiento de las queratitis producidas por virus del grupo
a cargo de este sistema, estos últimos van a producir en mayor o herpes.
menor grado cicloplejia. La atropina es el más potente y e l que • Anestésicos tópicos. Se emplean punt ualmente en la exploración del
tiene una vida media más larga. Es preciso saber que, en personas ojo doloroso, en la extracción de cuerpos extraños y en la cirugía ocular.
mayores, con cámara anterior estrecha, pueden desencadenar un Sin embargo, su toxic idad ocular desaconseja su uso mantenido, pues
ataque de glaucoma de ángulo estrecho. Se usan para explorar el pueden enmascarar el proceso patológico; resultan tóx icos para la cór-
fondo de ojo, y en las enfermedades del segmento anterior (uveí- nea y es posible que favorezcan los traumatismos al suprimir el reflejo
tis y queratitis) pues, al relajar los músculos esfínt er de la pupila y corneal.
ciliar reducen el dolor. Además, en las uveítis, evitan la formación Por todo el lo, en el trat amiento del dolor crónico se prefiere la oclusión,
de sinequ ias. la cicloplejia y la analgesia oral.

www.Booksmedicos06.com

En el desprendimiento de retina resultan útiles, de forma preoperato- AINE. Inhiben la síntesis de prostaglandinas. Existen muchos comercia -
ria y posoperatoria, para evitar que las tracciones del músculo ci liar lo lizados (indometacina, diclofenaco, ketorolaco, bromfenaco, nepafe-
hagan progresar. naco). Se usan en aquellos procesos en los que existe inflamación ocular
Por su acción sobre el citado múscu lo, resultan muy útiles para estudiar leve (p. ej., conjuntivitis, posoperatorio y en la prevención y tratam iento
la refracción en niños y en hipermétropes. del edema macular tras cirugía de catarata).
• Mióticos. Se usan parasimpaticomiméticos. El más empleado es la pilo- • Esteroides. Inducen el desarrollo de catarata y en un porcentaje
carpina. Aumentan la eliminación de humor acuoso y, por tanto, pue - pequeño de la población (pacientes corticorrespondedores), inducen

78
facebook : Booksmedicos06
Manual CTO de Medicina y Cirugía, 10. 3 edición 15. Fármacos en oftalmología

hipertensión ocular o incluso glaucoma crónico. Favorecen la reactiva - la edad (forma húmeda), la retinopatía diabética (tanto la retinopatía
ción del VH5 y el desarrol lo de úlceras herpéticas. Deben emp learse d iabética proliferativa como el edema macular) y la oclus ión de vena
con precaución, únicamente si el paciente presenta inflamación ocular centra l de la retina. Aunque el bevacizumab se utilice (por su menor
grave (si empre en ciclos cortos y bajo control estricto en la lámpara de p rec io, tratamiento compasivo fuera de indicación) para tratar estas
hend idura). patologías, en la actua lida d, los fármacos de esta fam ilia que están
• Antihistamínicos. Al igua l que los inhibidores de la degranulación de autorizados para ser administrados por vía intraocu lar son e l ran ibi -
los mastocitos (cromoglicato disód ico, nedocromilo), están indicados en zumab y el aflibercept (MIR 14-15, 149; MIR 12-13, 144). En líneas
el tratamiento de la conjuntivitis alérgica. En la fase aguda se prefiere genera les, los corticoides intraoculares han sido desplazados por los
recu rr ir a un corticoide suave, que es más eficaz. Los inhibidores de la fármacos anti -VEGF, pues aunque efectivos, son cat aratógenos y en
degranulación de los mastocitos pueden resultar útiles en la profi laxis. algunos pacientes pueden in ducir hipertensión ocular de d ifícil con -
trol. En los casos de edema macular, de cualquier etiología, que han
Vía intravítrea respondido de forma pobre a los anti -VEGF intravítreos, se está utili-
zado un implante inyectable intravítreo de dexametasona.
Desde hace unos años, ha aumentado de forma exponencial la administra-
ción de fármacos por est a vía. Administración periocular: toxina botulínica
Los fármacos se inyectan utilizando una aguja muy fina a través de la pars • Toxina botulínica. Se inyecta en el interior del músculo hiperfuncio-
plana, a unos 3,5-4 mm del limbo corneal. Entrar más anteriormente podría nante. En la actualidad, además de las conoc idas indicaciones estéticas,
dañar el cr istalino, y re alizarlo de manera más posterior, podría desgarrar la se emplea en el tratam iento del estrabismo en los niños, de las parálisis
retina (Figura 84). oculomotoras y del blefaroespasmo esencial.

Fármacos de uso sistémico


con efectos secundarios oculares

• Toxicidad por antipalúdicos. En la actua lidad es rara, debido a que


la cloroqu ina ha sido sustit uida casi por comp leto por la hidroxicloro-
quina. La cloroq uina produce toxicidad con mucha más frecuenci a que
la hidroxicloroquina. Por ello, la med ida más importante para impedir la
toxicidad por antipalúdicos es evitar el uso de cloroquina y uti li zar siem -
pre que sea posible hidroxicloroquina. Con ésta la toxicidad es inferior al
1%. Se considera que existe un efecto acumu lativo y que la probabilidad
de que se produzca toxicid ad depende de la dosis administrada y del
tiempo de consumo.
Cursa inicialmente con la aparición de un escotoma paracentral, con
fondo de ojo normal. Posteriormente aparecen en el fondo de ojo áreas
de atrofia en el epitelio pigment ario parafoveal. Aunque el hallazgo
clásico es la aparición de la imagen "en ojo de bueyN (dos ani llos con -
céntricos alrededor de la fóvea, uno interno hipopigmentado y otro
externo a éste, hiperpigmentado); lo cierto es que en la actua lidad, es
Inyección de bevacizumab por vía íntravítrea
raramente observable, porque únicamente apa rece en fases muy avan -
zadas de la enfermedad. Además, la cloroquina puede producir depósi-
• Antibióticos y antifúngicos intravítreos. Se emplean en el tratamiento tos cornea les, alteraciones en la v isión nocturna y d iscromatopsia (que
de las endoftalmitis bacterianas y fúngicas. afecta de forma característica al eje azul -amari llo). Se cree que la toxi -
• Corticoides intravítreos. Se utilizan en el manejo del edema macu lar cidad ocular aparece cuando la dosis de hidroxicloroquina es superior
(tanto diabético como secund ario a DMAE húmeda, uveítis posteriores a 6,5 mgJkg /día y la de cloroq uina a 4 mgJkgJdía. Se considera que la
o trombosis venosas). Se pu ede inyectar triamcinolona o implantes de insuficiencia hepática y renal, la exposición al sol, la edad por encima de
dexametasona de liberación progresiva. Estos últimos se administran por los 60 años y una duración del tratamiento superior a 5 años son facto-
vía intravítrea a través de una incisión pequeña que no precisa sutura. La res de riesgo añadidos.
dexametasona se va liberando de forma progresiva y ello permit e que Aunque la eficiencia del cribado de toxicidad por antipalúd icos es cues-
www.Booksmedicos06.com

su efecto se prolongu e varios meses. Inducen una mejoría espectacu lar tionab le, algunos autores consideran que una buena práctica podría
del edema macula r, pero en muchas ocasiones transitoria. En múlti ples consistir en un examen inicial, seguida de una revisión anual a partir
casos, su adm inistración se complica con la aparición de hipertensión del qu into año de tratamiento (si no hay factores de riesgo) o anual-
ocular. Por ello, su uso se ha reduc ido en los últimos años en favor de los mente desde e l in icio del tratamient o (si existen factores de riesgo).
fármacos anti-VEGF que no presentan este efecto secundario. En cada exploración se re alizaría una medición de la agudeza visual, test
• Fármacos anti-VEGF. Actualmente se cons idera que sus indicacio - de co lores, examen de fondo de ojo, campo visual, tomografía óptica de
nes son tres: el t ratam iento de la degeneración macu lar asociada a coherencia y reji lla de Amsler. Puesto que los escotomas inicia les son

79
facebook : Booksmedicos06
,
OFTALMOlOGIA

paracentrales, se recomienda un 0/10-2 (que estudia los 10" centrales


del CV), en vez de aquéllos que se utilizan para mon itorizar el glaucoma 1 I 1 \ I
(24-2 o 30-2). También sería recomendable realizar una retinografía Tamsu )osina
(fotografía de fondo de ojo), para documentar la posible aparición de
camb ios pigmentarios. A todas estas pruebas habría que añadir un
examen periódico de la función renal V hepática. Cuando se sospecha
toxicidad con estos fármacos, la confirmación se realizará con un elec-
trorretinograma mu ltifocaL En caso de detectarse toxicidad, sería acon-
sejable suspender el tratam iento. del
• Cataratas inducidas por fármacos. Corticoides, clorpromacina, mióti-
cos, busulfán, amiodarona.

Tamsulosina. Recientemente se ha descrito el síndrome de iris flácido A modo de recapitulación, la Figura 85 recoge los fármacos que presentan

intraoperatorio en re lación con el consumo de tamsulosina. La tamsulo - toxic idad ocu lar.
sina es un bloqueante de los receptores a -la adrenérgicos usado en el tra -
tamiento de la hiperplasia benigna de próstata. Este receptor además de
expresarse en la próstata, es también el mayoritario en el músculo di latador
Cataratas Maculopatías
de la pupi la. Por ello, se produce una pérd ida muy importante de dilatación Cloroquina
Corticoides
pupilar durante la cirugía de catarat a, que aumenta de forma muy significa - Sales de oro Fenotiacinas
tiva el riesgo de que se produzcan comp licaciones (Vídeo 18). (dorpromacin a)

Neuropatías
Córnea vertici//DtD Alcohol
Amiodarona Etambutol
Isoniacida
Cloranfenicol
Hiperpig mentación del iris Estreptomicina
Latanoprost

Fármacos con tOKicidad ocular

,/ MIR 14·15, 149


PREGUNTAS ,/ MIR 12·13, 144
MIR
Facoemulsificación (IFIS por tamsulosina)
(Por cortesía del Dr. ZaraUo, Hospital del Henares, Madrid)

Ideasclave
,/ Esteroides: inducen catarat as y glaucoma Vfavorecen la reactivación del ,/ Cloroquina (maculopatía "en ojo de buey") es tóxica para la retina.
VHS.
,/ En general, no se aconseja el uso de fármacos con efecto anticolinérgico
,/ Anestésicos: ún icamente deben utilizarse en exploración y cirugía, nun- en pacientes con cámara anterior estrecha, por el riesgo de desencade-
ca como tratam iento. nar un cierre angular. Esto es apl icab le también a los adm inistrados por
vía sistémica.
,/ El etambutol produce neuropatía retrobulbar.
www.Booksmedicos06.com

80
facebook : Booksmedicos06
iátrica

Blff'n.J ~rte de las ffifermed.Jdes tratados en este capítulo ararecen también


abordadas e!l los {apítulos correspondientes. Utiliza este capitulo JIiIra rl'a liLl r
un repaso integrador de las distintas patologías ocul.3res que afeáan al niño.
Es especi.¡lmente rel ~ante eltema deldiagn6stico diferencial de la leu((xorio.

La mayor parte de la patología oftalmológica que presenta el niño es similar Aniridia. Enfermedad muy infrecuente, con una prevalencia estimada de
a la del adulto. Sin embargo, existen una serie de entidades que son especí- 1/80.000. Se denomina así a la ausencia congénita del iris (Figura 87), si
ficas de la infancia, y otras que presentan una serie de rasgos diferenciales. bien es cierto que una gonioscopia cuidadosa demuestra habitualmente
Además, en el caso del niño existe, con frecuencia, un problema añadido: la la presencia de remanentes del iris, por lo que en sentido estricto suele
necesidad de tratar la ambliopía asociada. tratarse de hipoiridias más que de aniridias. La ausencia de iris no es
más que una manifestac ión de un proceso malformativo, producido por
alteraciones en el
gen PAX6, localizado
en el brazo corto
Corrección de las ametropías del cromosoma 11,
que afecta alojo en
su conjunto. La ani -
Conviene recordar que los niños habit ualmente son h ipermét ropes y que ridia se acompaña
el crecimiento del globo ocular conduce a la emetropización de l mismo. en muchos casos de
Por e llo, deben ser graduados paralizando previament e la acomoda- hipoplasia foveal,
ción con gotas de ciclopentolato, para que aflore toda la hipermetropía catarata, patología
latente. La h ipermetropía se considera fis iológica en el niño, y únicamente corneal por defi-
se corrige cuando se trata de una cifra muy alta, si existe una asimetría ciencia en las célu -
significativa que induce ambliopía, o si produce estrabismo acomodativo, las m adre corneales
o clínica de astenop ia acomodativa (cefalea frontal en relac ión con el y nistagmo. Desde
esfuerzo visual). el punto de vista sis-
témico, se asocia al Aniridia. Puede apreciarse La ausencia
tumor de Wilms. de iris

• Párpados. La m alformación más frecuente de los párpados es prob able-


Malformaciones mente el epicantus. No tiene repercusión f uncional, pero puede simu lar
una endotropia. La ptosis pa lpebral en el niño suele ser de tipo muscu lar
(por d istrofia del músculo elevador del párpado su perior), al contrario
• Son muy variadas las patologías de carácter mal fo rmativo que pue de pre- que la ptosis sen il, que se suele producir por desinserción de la aponeu-
sentar el ojo. Se habla de nanoftalmos cuando el ojo es pequeño, pero ros is del citado músculo. Hay que reco rdar que en el caso del síndrome
anatómicamente Nnormal" y de microftalmos
para referirse alojo pequeño y mal fo rma do. Figura 86
Colobomas. Se pro ducen por un
defecto en el cierre de la hendidura
ocu lar. La copa óptica envuelve la arte-
ria hialoidea y si los dos pl iegues no
llegan a fus ionarse, se producen unos
defectos que reciben el nombre de
co lobomas. El co loboma pueda estar
limitado al segmento anterior, en cuyo
www.Booksmedicos06.com

caso se aprecia la presencia de una •


pupi la con forma de cerradura. En este
caso, la función visual suele ser buena.
Si se extiende hacia atrás afectando al FiJ..." cOfoiclu
cuerpo cil iar, coro ides, retina y nervio
óptico, la función visual pu ede verse
gravemente afectada (Figura 86). Coloboma iridiano. Como puede apreciarse, se debe a un cierre incompleto de la fisura coroidea

81
facebook : Booksmedicos06
,
OFTALMOlOGIA

de Horner, a la ptosis V miosis se añade una tercera manifestación. • Retinobla stoma. Probablemente la causa más grave de leucocoria,
Cuando este síndrome se produce a una edad temprana, es frecuente puesto que se trata de un tumor maligno que, dejado a su evolución, es
que aparezca heterocrom ía de iris (iris del ojo afecto hipop igmentado). letal. Este tumor apa rece recogido en Aportado 11.10 del Capítulo 11.
• Vía lagrimal. Es posible la aparición de algunas malfo rmaciones (agene- • Persistencia de vasculatura fetal (vítreo hiperplásico primario). Debido
sias parcia les de la vía lagrima l). Sin embargo, la patología más impor- a la no involución de la arteria hialoidea, persiste un eje de tejido fibro-
tante es la imperforación congénita del conducto lacrimonasal que se vascular que conecta la papila con el cristalino. El pronóstico es malo
trata en el Capitulo 05, Apartado 5.3. porque se asocia a catarat a y glaucoma, y con frecu encia conduce a la
• Glaucoma congénito. Patología que se produce como consecuencia de ptisis ocular.
un proceso malformativo que afecta a l segmento anterior del ojo. Poco • Retinopatia de la prematuridad. Se origina porque, si el n iño nace
después de nacer, el niño presenta blefaroespasmo, lagrimeo y fotofo - prematurament e, la parte más periférica de la retina no ha com-
bia. La presencia de buftalmos (aum ento del volumen ocu lar) y estrías plet ado su vascularizac ión. La exposición a altas concentraciones
corneales es característica. El glaucoma congénito se aborda en profun - de oxígeno induce vasoconstricción que acentúa la isquemia. En
d idad en el Capítulo 09, Apartado 9.3. los est adios IV y V, la retina desprendida puede dar a la pupila un
aspecto blanquecino. Se aborda en prof undidad en el Apartado 11.9
del Capítulo 11.
• Enfermedad de Coats. De presentación un ilateral, es más frecuente
en varones de 4 a 10 años de edad. El reflejo amaril lent o que apa-
Afectación ocular en las facomatosis rece en el área pup ilar se debe en este caso a la presencia de exuda-
ción masiva, como consecuencia de la existencia de telangiectasias
retinianas.
Con este nombre se conoce una serie de anomalías que afectan a tejidos • Toxo cariasis. Consecuencia de la infestación ocular por Toxocoro conis y
neuroectodérmicos y producen m anifestaciones neurológicas y cutáneas. El Toxocara cotls. Produce un granu loma en el polo posterior acompañado
ojo, como parte del sistema nervioso central, se ve afectado f recuentemente: de desprend imiento de retina.
• Neurofibromatosis tipo l. Además del glioma del nervio óptico, es fre-
cuente la aparición de hamartomas benignos en el iris (nódulos de Lisch).
• Neurofibromatosis tipo 11. Típica la aparición de t umores del nervio
óptico (gl ioma y meningioma).
• Esclerosis tuberosa . Presencia de hamartomas retinianos (se trata de Manifestaciones oftalmológicas
astrocitomas).
• Síndrome de Sturge-Weber. Angioma "en vino de Oporto" en frente, del maltrato infantil
párpados y también en coroides, y frecuente glaucoma asociado por
aumento de presión venosa episcleral.
• Síndrome de von Hippel-Lindau. Hemangioblastoma cerebeloso y reti- También se conoce con el nombre de traumatismo no accidental. Las mani-
niano. festaciones ofta lmológicas son frecuentes. Puede afectar al área periocular, al
segmento anterior o al segmento posterior, o incluso a la corteza occipital pro -
duciendo ceguera cortica l. La m anifestación más importante es la presencia de
hemorragias retin ianas. Estas hemorragias se producen como consecuencia de
la tracc ión vitreo rretin iana inducida por el zarandeo. Este síndrome debe sos -
Leucocoria pecharse cuando existe una desproporción entre la gravedad del traumatismo
observado y lo refe rido por los padres (MIR 15-16, 216-PD).

Este térm ino hace referenci a a la presencia de un reflejo blanquecino en el


área pupilar. El d iagnóstico diferencia l incluye varias entidades:
• Catarata congénita. Probablemente la causa más frecuente de leuco- ,/ MIR 15-16, 216-PO
caria en el niño. Su variada etiología se recoge en el Apartado 8.2 del
Capítulo 08. Conviene recorda r que t an importante como una cirugía
precoz, es la rehab ilitación de la ambliopía.

,/ La hipermetropía es fisiológica en los niños. Con el crecimiento se pro- ,/ La presencia de epicantus puede generar un pseudoestrabismo.
duce la emetropización del ojo.
,/ El signo más característico del glaucoma congénito es la presencia de
,/ Los niños siempre deben ser graduados bajo ciclop lejia. megalocórnea (bufta lmos).
www.Booksmedicos06.com

,/ Durante el periodo embrionario, un defecto en el ci erre de la hendidura ,/ En las facomatos is es frecu ente la afectación ocular.
produce un co loboma ocular.
,/ La catarata congénita es la causa más frecuente de leucocoria en la
,/ La aniridia es un consecuencia de un proceso polima lformativo. Puede edad infanti l. la causa más grave es el retinoblastoma.
asociarse a tumor de Wil lms.

82
facebook : Booksmedicos06
Tomografía
de coherencia óptica

El desarrollo que I\a experimentado la tomografía de co heremi.J óptica (ro)


en los últimos años, un fdo al JllUtagoni>lTlo que I\a lom<!do la patología rn.Jcular,
hace JllUb.Jble que en el futu ro apa rezca en el MIRalguna pregunta acompañada
de una imagen de OCl. Intenta ltCordar lo fu ndamenta l de cadapatolog ía macular
y retener en la memori.J la imagen típica.

La tomografía de coherenc ia óptica (OCT) se ba sa en el principio de interfe- sentan reducción significativa en el espesor de la capa de fibras nerviosas
rometría, y perm ite el análisis morfológico no invasivo de los tejidos. Aunque retin iana.
tiene utilidad en otras especialidades médicas, la transparenc ia de los medios
ópticos de l ojo hace que las aplicaciones más importantes sean ofta lmológi- Se cons idera q ue la pérd ida en la capa de fibras nerviosas retin iana es un
cas. Sin exagerar en absoluto, se puede afirmar que la OCT ha revolucion ado reflejo del daño a)(onal y este parámetro es valorado en todos los ensayos
el manejo de muchísimas enfermedades oftalmológicas, especia lmente las clínicos de EM .
retin ianas.

El avance informático ha posibilit ado desarrollar algoritmos de segmenta -


ción que permiten med ir el espesor de las 10 capas de la retina (Figura 88).
OCl en glaucoma

En el caso del glaucoma, la tecnología OCT permite obtener imágenes muy


OCl en patología neurodegenerativa detalladas de la cámara anterior. Resulta útil en la valoración de la profun-
d idad de d icha cám ara y, por tanto, en la clasifi cación de los glaucomas en
función de la ampl itud del ángu lo como glaucomas de ángulo abierto o glau-
Algunos estud ios sugieren que los pa cientes con Pa rk inson y Alzheim er comas de ángulo estrecho. En este sentido, se trata de una téc nica comple-
presentan una red ucción sign ifi cati va en la capa de fibras nerviosas y en la mentaria de la gon ioscopia.
capa de cé lulas ganglionares y que la OCT podría resu lt ar ú ti l en e l manejo
de estos pacientes. Sin embargo, la enfermedad neuro lógica en la que En el segmento posterior la determinación del espesor de la capa de fibras
resulta ind iscutible la utilidad de la OCT es la esclerosis múltiple (E M ). Los nerviosas y capa de células ganglionares ha demostrado su utilidad en el
pacientes con EM (incluso los que no han tenido brotes de neuritis) pre- d iagnóstico y seguim iento de los pacientes con glaucoma.

Figura 88

(9) Fibras del ""';0


óptico

(8) Capa de células


ganglionares

(6) Granulosa
interna

(5) Plexiforme
externa
(3) Membrana
limitante
externa
www.Booksmedicos06.com

(2) Segmentos
externos
de los
fotorreceptores
(1) Epitelio
.. pigmentario

Correspondencia de las capas de la retina en OCT

83
facebook : Booksmedicos06
,
OFTALMOlOGIA

Por tanto, en la actualidad es posible determ inar


el daño morfológico, tanto mediante la explora -
ción de la excavación papilar, como de form a 85
mucho más precisa y rep roducible, por medio
del estudio de la capa de fib ras nerviosas peri-
papi lar y cap a de células gangliona re s.

Aunque los distintos modelos de OCl ofre-


cen datos diferentes, en líneas generales, el
aparat o presenta una fotografía de la papila
en la que delimita la excavación papilar y un
mapa de probabi lidad del espesor de la capa
de fibras nerviosas peripapilar con un código
de colores en func ión del grado en el que la
medida de la capa de fibras nerviosas en ese
cuadrante se aleja de la de los pacientes de la
misma edad.

El color rojo traduce una pérdida importante


de espesor, el co lor amarillo una pérdida leve,
el verde indica que el espesor en ese cua- Commen!$ :
drante se sit úa dentro de la normal idad, y el
blanco que existe un aumento de espesor. Datos de Del de la capa de fibras nerviosas de un paciente con glaucoma. El paciente presenta una
Por ello, los pacientes con glaucoma u ot ras excavación papilar del orden de 0,7 en ambos ojos y una reducción moderada del espesor de la capa de
neuropatías present arían sectores amarillos o fibras nerviosas peripapilar en el sector superior de ambos ojos
rojos en la capa de fibras nerviosas peripapi-
lar, en tanto que los que tienen edema de papila presentarían sect ores información de la mácula a la papila, constituyendo el haz papilomacular)
blancos (Figura 89). (Figura 90)

oel en patología macular


Sin duda, donde más revo lucionaria ha resultado la OCT es en el estud io de
las enfermedades retinianas, especialmente de la patología macu lar.

La patología m acular más común es la DMAE. Sin embargo, la neovasculari-


zación coro idea en el área macu lar puede aparecer también en los pacientes
con miopía magna. Otras patologías maculares en cuyo diagnóstico re su lta
fund amental la OCT son el edema macular d iabético, la membrana epirreti-
niana y la retinopatía central serosa (MIR 15-16, 234; MIR 14-15, 148; MIR
09-10, 139).

En la Tabla 22 (véase m ás adelante) aparecen resumid as las patologías


macu lares más f recuentes.
Orientación del nerviosas; EPR: epitelio
Corte de OCI de un paciente sano pigmentario de la retina; FR: segmentos eKternos de los fotorreceptores)

Lo primero, es importante saber orientar el corte. La concavidad de la fóvea DMAE seca


va dirigida hacia la cavidad vítrea (recuerde que eso perm ite un acceso más
d irecto de la luz a los fotorreceptores) y la convex idad hacia la coroides. De La DMAE es una enfermedad propia de pacientes de edad avanzada. La dege-
las capas de la retina hay dos que son especia lmente importantes y dan una neración lenta de la retina externa produce pérd ida lenta de visión. Raramente,
www.Booksmedicos06.com

señal más alta. el paciente refiere metamorfopsia (los cambios anatóm icos en la retina son
pequeños y lentos y el ce rebro va compensando).
La capa constituida por la unión de epitelio pigmentario de la retina y los
segmentos externos de los fotorreceptores, y la capa de fibras nerviosas. En la retinografía es característica la presencia de alteraciones pigment arias,
áreas atróficas en la retin a y drusas (puntitos amarillos) (Figura 91). En el
Ésta es asimétrica (es más gruesa en el lado nasa l, porque la m ácula tiene corte de OCl las drusas aparecen como pequeñas elevaciones (perfil ondu-
mucha representación cortica l y, por eso, un gran número de fibras llevan la lado) bajo el epitelio pigmentario de la retina (Figura 92).

84
facebook : Booksmedicos06
Manual CTO de Medicina y Cirugía, 10. 3 edición 1 7. Tomografía de coherencia óptica

Retinografía de un paciente con DMAE húmeda. Se aprecia la membrana


neovascular, una gran área hemorrágica y eKudación

Retinografía de un paciente con DMAE seca: drusas, depósítos amaríllos


dístríbuidos en el área macular

Corte de OCT macular de DMAE húmeda. Degeneración macular asociada


a la edad. Se aprecia el edema retiniano y en la parte derecha de la
imagen. la membrana neovascular

Edema macular diabético


Aparece en individuos diabéticos de cua lqu ier edad (tanto tipo 1 como tipo 2)
de varios años de evolución, tanto en la forma proliferativa como en la no proli-
feratíva. Produce pérdida visual a lo largo de semanas o meses.

No es habitual la presencia de metamorfopsia. En la retinografía se apreciará


Perfil ondulado propío de una DMAE seca la presencia de exudados duros (Figura 95). En el corte de OCT se encontrará
(cada ondulacíón corresponde a una drusa) una retina engrosada y llena de quistes de líquido (Figura 96).

DMAE húmeda
Hab itualmente aparece en un paciente que tenía previamente una forma
seca, por lo que éste presentará probablemente drusas. La memb rana
neovascular sangra y exuda, vello produce una pérdida relativamente
aguda de visión. La deformación que sufre la retina por el sangrado y la
exudación, se traduce desde el punto de vista clínico en la aparición de
metamorfopsia.

En la retinografía se aprecia la p resencia de hemorragias y exudados y,


www.Booksmedicos06.com

en ocasiones, pued e verse por transparencia, a través de le retina, la


membrana neovascular (aparece como una mancha de aspecto grisáceo)
(Figura 93).

En e l corte de OCT se evidenciará engrosamiento de la retina y podría apre-


ciarse la membrana como una masa que, procedente de la coro id es, rompe Retinografía de edema macular diabético, en la que se aprecia la presencia
la membrana de Bruch e invade el espacio subretiniano (Figura 94). de microaneurismas, hemorragias y e)(udados duros

85
facebook : Booksmedicos06
,
17 OFTALMOlOGIA

Edema macular del paciente de la figura previa. Se aprecia engrosamiento


de la retina, quistes de liquido y eKudados duros en el espesor de la retina Reconstrucción 3D de epirretinina deL paciente
anterior; se aprecia La presencia de pLiegues sobre La retina

Membrana epirretiniana
Agujero macular
Se trata de una patología re lativamente común e n pacientes de edad media-
avanzada. Se trata de otra patología de la interfase vitreorretin iana. La tracción del vít reo
sobre la retina rompe la retina a nivel macular, ta l ycomo puede apreciarse en la
Se produce como consecuencia de un engrosamiento de la membrana limitante secuencia que aparece a continuación. El paciente presenta un escotoma cen-
interna, que arruga la retina . Esta distorsión de la retina produce pé rdida visual, tral y una pérdida muy severa de agudeza visual (MIR 11-12, 169) (Figura 100
muy frecuentemente acompañada de metamorfopsia. En la retinografía pue - y Figura 101).
den apreciarse p li egues retinianos (Figura 97). En el corte de OCT estos p li egues
aparecen como pequeños "piquitos" (MIR 11·12, 169) (Figura 98 y Figura 99).

Tracción sobre la fóvea que ilustra La patogenia del agujero macular

Retinografía de membrana epirretinina en la que se aprecia la presencia


de pliegues radiaLes

Agujero macuLar evoLucionado

coroidopatía central serosa


www.Booksmedicos06.com

Afecta típicamente a pacientes varones sometidos a gran estrés. Se cree que


una alteración de la permeabilidad coro idea pro ducida por el aumento de
OCT de membrana epirretinina deL paciente anterior. Se aprecia corticoides endógenos o cateco lam inas circu lantes conduce al acúmu lo de
La presencia de un perfiL aserrado sobre La retina. Cada eLevación una pequeña ampol la de líquido entre el epite lio pigmentario de la retina y
corresponde a un pLiegue cortado transversaLmente
la retina neurosensorial, por tanto, se trataría de una forma de desprendi-

86
facebook : Booksmedicos06
Manual CTO de Medicina y Cirugía, 10. 3 edición 1 7. Tomografía de coherencia óptica

miento de retina exudativo localizado. Esta ampol la de líquido se aprecia en


la retinografía como un círcu lo amaril lento (Figura 102) y es fácilmente reco-
nocible en el corte de OCT (MIR 14-15, 148; MIR 11-12, 169) (Figura 103).

Corte de OCT del paciente anterior en el que se aprecia la presencia


de líquido bajo la retina a nivel de la fóvea

,/ MIR 15·16, 234


,/ MIR 14·15, 148
PREGUNTAS · ,/ MIR 11·12, 169
Retinografía de un paciente con coroidopatía central serosa. 5e aprecia
la presencia de un halo amarillento alrededor de la fóvea
MIR ,/ MIR 09·10,139

Tabla 22
Diagn6rtico Epldemlologfa Pérdida visual Retlnograffa
DMAE sea Edad avanzada lenta (años) Perfil ondulado bajo la retina Puntitos amarillos (drusas)
("jorobas· bajo el EPR)
DMAE húmeda Edad avanzada • Rápida (días-semanas) Engrosamiento de la retina Exudados, hemorragias
(membrana neovascular subretiniana) • Metamorfopsia
Edema macular diabético (EMO) • OM lenta (meses) , Engrosamiento retina Exudados duros, hemorragias,
• Cualquier edad , Quistes de líquido intrarretiniano microaneurismas
Membrana epilTetiniana (MER) Edad media-avanzada • lenta (meses-años) Perfil aserrado sobre la retina Arrugas radiales
• Metamorfopsia ("piquitos")
Agujero macular (AM) Edad avanzada Subaguda (semanas) Inicialmente tracción vítrea Agujero a nivel foveal
sobre la fóvea, después agujero
Coroidopatía central serosa (CCS) • Varón Rápida Ampolla de líquido entre EPR Círculo amarillento
• Joven, estrés y retina neurosensorial
Tabla resumen de la OCT en patología macular

,/ la presencia de drusas ("jorobas") bajo el epit elio pigmentario de la re- ,/ la membrana epirretiniana NarrugaN la retina desde dentro. Este arru-
tina es muytipica de DMAE seca. gam iento da al corte de OCT un perfil aserrado.

,/ En la DMAE húmeda se aprecia edema retin ia no y en algunos casos ,/ En el edema macu lar diabético es frecuente la aparición de qu istes en
puede observarse la membrana neovascular invadiendo el espacio el espesor de la retina (edema macular qu ístico).
subretiniano.
central serosa afecta . a varones
www.Booksmedicos06.com

87
facebook : Booksmedicos06
Bibliografía

....
Bibliografía
Alward WLM. Glaucoma. Los requisitos en oftalmología. Madrid. Martin TJ, Corbett JJ. Neuroftalmología. Los requisitos en aftal-
Mosby, 2000. mología. Barcelona. Elsevier, 2001; 24-25.

Arruga Ginebreda J, Sánchez Dalmau B. Neuropatías ópticas: Moore KL, Persaud VL. Embriología Clínica, 7." ed. Elsevier
diagnóstico y tratamiento. Madrid. Sociedad Española de Oftal- España, 2004.
mología, 2002.
Muñoz Negrete FJ, Rebolleda G, Díaz Llopis M. Tomografía
Berdoukas P, McCluskey P. Parasites and the eye. Hosp Med. 2003 de coherencia óptica. Sociedad Española de Oftalmología,
Dec; 64(12): 743-746. 201 1.

Boyd BF, Luntz M. Glaucomas. Etiología, diagnóst ico y trata - Nerad JA. Cirugía oculopldstica. Los requisitos en oftalmología.
miento. Bogotá. Highlights afOphtholmology, 2003. Madrid. Mosby, 2002.

Díaz Llopis M, Calonge M, Sainz de la Maza MT, Benítez del Cas- Rapuano CJ, Luchs JI, Kim T. Segmento anterior. Los requisitos
tillo JM, Gallego-Pinazo R, Fernando Arévalo J. Uveítis yescleritis. en oftalmolagía. Madrid. Mosby, 2001 .
Sociedad Española de Oftalmología, 2014.
Rebolleda G, Muñoz-Negrete FJ. Protocolos en Neurooftalmo-
García Sánchez J, Honrubia López F, García-Feijóo J, Pablo-Júl- lagía, 201 O.
vez LE. Diagnóstico y tratamiento del glaucoma de dngulo abierto.
Sociedad Española de Oftalmología, 2013. SadlerTW. Langman. Embriología médica, 10." ed. México. Edi-
torial Médica Panamericana, 2008.
García-Feijóo J, Pablo-Júlvez LE. Manual de Oftalmalogía. Barce-
lona. Elsevier, 2012. Sánchez Salorio M, Díaz-Llopis M, Benítez del Castil lo JM, et al.
Manifestaciones oftalmológicas de las enfermedades generales.
Glaser JS. Neuro-Ophthalmology, 3. a ed. Philadelphia. Lippincott Madrid. Sociedad Española de Oftalmología, 2001.
Williams&Wilkins, 1999.
Solans Barri T, García Sánchez J, Cárceles Cárceles JA, et al.
Grupo CTO. Manual ao de Oftalmología, 9" ed. Madrid. CTO Refracción ocular y baja visión. Madrid. Sociedad Española de
Editorial, 2014. Ofta lmología, 2003.

Kanski JJ. Clinical Opthalmology, 7." ed. Woburn. Butterwor- Tabbara KF, Hyndiuk. RA. Infections of the eye. New York. Little
th-Heinemann, 2011 . Brown and Company, 1996.

Kaufman P, Alm A. Adler. Fisiología del ojo, 10.' ed. Madrid. Trobe JO. The Neurology ofVision. New York. Oxford University
Mosby, 2004. Press, 200 1.

Kaufman PL. Adler. Fisiología del ojo, 10." ed. Mosby, 2004. Wright KW, Spiegel PH . Oftalmología pediátrica y estrabismo.
Los requisitos en oftalmolagía. Madrid. Mosby, 2000.
Leigh RJ, Zee OS. The Neurology of Eye Movements, 4." ed. New
York. Oxford University Press, 2006.
www.Booksmedicos06.com

88
www.Booksmedicos06.com

facebook : Booksmedicos06
facebook : Booksmedicos06
www.Booksmedicos06.com

ISBN: 97B-B4-1709S-01 -7 ISBN: 978-84-1709S..()Q-Q

• •