Está en la página 1de 2

¿Cuál fue el papel de la burguesía en la historia y por qué para Marx fue “revolucionario”?

Antes de constituirse la burguesía como una clase social, ellos eran los pequeños
comerciantes de las ferias y vendedores ambulantes de la Edad Media. Con el advenimiento
del comercio exterior, la exploración a nuevos lugares, nuevas culturas y por ende, mayor
cantidad de oportunidades de comerciar con la nueva materia prima encontrada en otros
territorios; estos pequeños comerciantes comenzaron a asentarse en negocios locales y
comenzaron a lucrar y acumular capital. Derribando la producción local y artesanal, los
burgueses pasaron a manejar la manufacturaría. Luego con el invento de la máquina de vapor
(que Marx lo pone como hecho fundamental) los roles y formas de producción fueron
cambiando.

“Pero los mercados se engrandecían sin cesar; la demanda crecía siempre. También la
manufactura resultó insuficiente; la máquina y el vapor revolucionaron entonces la producción
industrial. La gran industria moderna suplantó a la manufactura; la pequeña burguesía
manufacturera cedió su puesto a los industriales millonarios jefes de ejércitos completos de
trabajadores a los burgueses modernos”.

Básicamente el papel revolucionador de la burguesía vino acompañado por esos cambios en los
modos de producción. Marx deja muy en claro que los burgueses fueron muy hábiles en entender
el beneficio de esta cuestión: la acumulación de capital. Anteriormente se producía para la
subsistencia; ahora ante este panorama de produce para la riqueza.

El aspecto revolucionador consistió en que abolió todas las formas de vida humanas que existían
en la Edad Media suplantándolas por una forma de vida estrictamente comercial. Con un aire un
poco melancólico y a la vez incisivo; Marx acusa a la burguesía de cambiar el valor de una vida
humana por el valor del cambio. Revisando los aspectos trascendentales que el feudalismo añadía
a la vida humana; Marx observaba que la burguesía había abolido todas aquellas ligaduras
multicolores que unían el hombre feudal a sus superiores naturales puesto que las ha
quebrantado sin piedad para no dejar subsistir otro vínculo entre hombre y hombre que el frío
interés, el duro pago al contado. Y añade con énfasis tajante “Ha ahogado el éxtasis religioso, el
entusiasmo caballeresco, el sentimentalismo del pequeño burgués en las aguas heladas del cálculo
egoísta”.

Para este pensador las relaciones de producción van a establecer las formas de vida de toda una
sociedad y del hombre en particular. Mientras que en la época feudal había una conexión directa
entre el campesino y su fruto del trabajo; o entre el artesano y la obra de sus manos; el
advenimiento del industrialismo corta está relación estrecha con la naturaleza y con el propio
trabajo; para convertir al trabajador en un ser alienado que produce algo que no le pertenece, de
una manera monótona, para alguien que no ve, por una simple moneda.

En este aspecto se acentuó más todavía la revolución marcada por el entusiasmo burgués en
acumular capital y aumentar producción ya que relegaban las vidas humanas como una
herramienta más de producción de tal manera que se suprime la libertad individual de cada ser
humano.

“Todas las relaciones sociales tradicionales y consolidadas, con su cortejo de creencias y de ideas
admitidas y veneradas, quedan rotas: las que las reemplazan caducan antes de haber podido
cristalizar. Todo lo que era sólido y estable es destruido; todo lo que era sagrado es profanado, y
los hombres se ven forzados a considerar sus condiciones de existencia y sus relaciones recíprocas
con desilusión.”

Su papel básicamente ha sido destronar una forma de vida económica feudal y cambiar el rumbo
del mundo por una mirada más terrenal, productiva Y acumulativa. Marx ve en la burguesía un
problema que debe ser eliminado, porque la historia es una historia de enfrentamientos , de
antagonismo, y sólo uno puede subsistir. Ante sus ojos, la burguesía había causado más
inconvenientes luego de abolir el feudalismo, y ahora a ella le tocaba ser eliminada. El final del
Manifiesto es tajante “ el único modo de abolir la burguesía es por medio de la violencia”.