Está en la página 1de 33

Moldaje Muros

Panel Manto

IPCHILE
Instituto Profesional de Chile
Construcción Civil – Técnico en Construcción
Obra Gruesa
Profesor Ing. Rubén Arenas Pizarro
CONCEPTOS BASICOS

El encofrado es una estructura auxiliar de la obra, destinada a la retención y modelado


del hormigón en fresco, capaz de resistir las cargas que actúan sobre él, y que cumplan
unas determinadas condiciones de funcionalidad, seguridad y economía.
Condiciones básicas de un encofrado
Estanqueidad
Es una condición fundamental ya que de ella depende la calidad del hormigón
próximo al paramento de la pieza. Pérdidas de lechada y de la fracción más fina puede
afectar a la calidad del recubrimiento, condicionando la durabilidad.

Rigidez
Entendida como deformación limitada, puesto que puede condicionar el no poder
alcanzar las tolerancias dimensionales exigidas por las especificaciones así como el
aspecto final de las piezas terminadas.

Resistencia
El encofrado es una estructura provisional de ejecución, y como tal se crea. La
seguridad durante la construcción depende de este aspecto de forma muy
determinante.
Manejabilidad en obra.
Su tamaño y peso será función de los medios que se tendrá en obra.

Manipulación
Cuanto menor sea la dificultad de ensamblaje de los encofrados, más rápido y sencillo
será su montaje, ahorrando tiempos y costos.

Desencofrado
Del mismo modo que en punto anterior la sencillez en el desencofrado facilita a los
operarios su labor, reduciendo tiempos.

Reutilizable
El encofrado puede ser utilizado nuevamente reduciendo su coste.
Seguridad
Debe cumplir los requisitos mínimos exigidos por las normativas. Hay que señalar que
la seguridad durante la construcción depende en gran medida de la resistencia como
se acredita en estudios de patología en construcción al atribuir al encofrado, junto a su
cimbrado soporte son la causa con mayor porcentaje de siniestros en la fase de
ejecución.
Partes de un encofrado

El encofrado se forma a partir de muchos y muy diferentes elementos.


Superficie encofrante

Formado por un tablero de diferentes materiales y con la rigidez necesaria para


soportar el empuje del hormigón fresco sin producirse en él las deformaciones que
afecten a la planeidad especificada para el paramento.
El tablero tiene una parte en contacto con hormigón, que puede ser la propia
superficie del tablero o bien independiente y adherida al mismo. Se le exige que sea
antiadherente al hormigón, puesto que de ella depende claramente la superficie final
a la vista del hormigón. Puede ser de diferentes materiales, los más habituales de
madera (monocapa, tricapa y contrachapado fenólico) y en menor proporción acero,
plástico y compuestos con resinas.
Microrrigidización
Más conocidos por el nombre de costillas. Son los elementos estructurales más
cercanos al panel, dan rigidez al conjunto evitando su deformación y problemas
asociados en el producto final.

Macrorrigidización
Más conocidos también por correas. Sobre ellas descansan las costillas. Ambas partes,
correas y costillas crean un entramado estructural plano, que deben resistir tantos las
acciones del hormigón fresco como las acciones que el encofrado deba soportar
durante la ejecución de la estructura
Grapas
Realizan tres funciones básicas unir, alinear, rigidizar. Gracias a ellas se pueden
conseguir un sistema de paneles de encofrado con diferentes geometrías que se
ajusten a las necesidades de la obra.

Puntales
Se trata de un elemento de apeo de los encofrados horizontales y de otras
necesidades de la obra. Existen varias clasificaciones que se verán más adelante.
Su función es transmitir las cargas que soporta el encofrado al terreno. Por ello, cómo
se apoya y cuál es el terreno en el que descarga, es de vital importancia para el
correcto desarrollo de la obra.
Tensores
Se trata de elementos de acero que sirven de sujeción lateral de los encofrados
verticales e inclinados. Consigue transmitir los empujes laterales a los apoyos. Las
acciones que más lo solicitan son el viento, y empuje del hormigón fresco.
Las escuadras son unos tensores. La diferencia radica en la capacidad portante de las
cerchas que es superior a la de los tensores, así como que se pueden combinar entre
sí para alcanzar mayores alturas.
Torres
Son elementos de gran altura tridimensionales, con fuerte capacidad portante que
entre sus funciones principales están la de sostener al encofrado (por eso pueden
considerarse dentro de las cimbra) o bien servir de elemento de acceso o auxiliar.
Cimbras
Son elementos resistentes que soportan a los encofrados horizontales o inclinados
transmitiendo las cargas al terreno. Son elementos con mayor capacidad de carga que
los puntales, por lo que su uso está señalado entre otros, cuando los puntales no
sirven.
Existen diferentes clasificaciones que se verán más adelante.
Otros elementos
Existen más elementos que componen el encofrado como, riostras, cerchas,
elementos de anclaje, andamios, así como los elementos de seguridad que se
explicarán en cada uno de los capítulos.
Tipos de encofrado
• Según el proceso de fabricación:
• Convencionales

• Prefabricados o industrializados
• Según el número de usos:
• Encofrado perdido
• Encofrado recuperable
• Según el tipo de material
• Madera
• Metálicos o chapas de metálicas.
• Plásticos.
• Según la forma de trabajo.
• Encofrados horizontales
• Sistemas de vigas
• Sistemas tipo mecano
• Sistemas modulares
• Mesas
• Tableros de puentes
• Encofrados verticales
• Tradicional
• Trepantes
• Deslizantes
• Encofrados para Túneles
DISEÑO Y ACCIONES

INTRODUCCIÓN
El encofrado es una estructura y como tal debe ser dimensionado, especificado y
realizado, a fin de garantizar que se cumplan las exigencias de seguridad y de
deformabilidad.
Por lo tanto, el encofrado debe ser objeto de un proyecto estructural, en el que debe
aparecer:
• Definición del esquema estructural.
• Definición de las acciones actuantes.
• Cálculo de los esfuerzos sobre los elementos del encofrado.
• Especificación de las características de los materiales y de los coeficientes parciales
de seguridad.
• Dimensionamiento de los elementos.
• Comprobaciones de deformabilidad.
• Definición gráfica del encofrado y de los detalles de unión ente elementos.
• Especificación de las condiciones de ejecución.
EVALUACIÓN DE ACCIONES
Las acciones que actúan sobre el encofrado son de tres tipos:
• Pesos Propios.
• Empujes del hormigón fresco.
• Sobrecargas de utilización, verticales y horizontales.
• Pesos Propios: Serán en función de los pesos específicos de los diferentes
materiales empleados.

• Empujes del hormigón fresco: Las cimbras, encofrados y moldes deben diseñarse
para resistir la combinación más desfavorable de su peso propio, peso de la
armadura, peso y presión del hormigón fresco, cargas de construcción y viento, así
como el conjunto de efectos dinámicos accidentales producidos por el vertido,
vibrado y compactación del hormigón.
La presión estática ejercida por el hormigón sobre los encofrados o moldes,
aumenta, como es sabido, con la altura de la masa fresca contenida en los
mismos. Por otra parte, la velocidad de hormigonado, la aplicación del vibrado
para compactar el hormigón, el empleo de determinados aditivos (fluidificantes,
retardadores de fraguado, etc.) origina presiones adicionales, que será preciso
tener en cuenta a la hora de disponer los encofrados o moldes con el fin de
garantizar su rigidez y evitar la aparición de deformaciones no deseadas.
Hormigones autocompactantes:
Es de especial importancia el caso de hormigones autocompactantes para los
encofrados. Las características del hormigón fresco autocompactante son muy
diferentes a las del resto del hormigón, debido principalmente a la fluidez que les
caracteriza y que genera en el encofrado una presión cercana a la hidrostática, que si
no se tiene en cuenta puede derivar en el fallo del encofrado con todos las
responsabilidades y costos que lleva asociado.
Los encofrados deben ser más estancos para evitar la pérdida de lechada, así como la
mejor calidad de la superficie encofrante para evitar malos acabados. Además se debe
controlar la presión sobre el encofrado en todo momento.
Puesto que es muy difícil controlar la presión, debido a todos los factores que
intervienen en ella, se aconseja utilizar piezómetros en las bases del encofrado que
nos permiten medir a tiempo real, la presión real a la que está sometido el encofrado
y así tomar las decisiones oportunas.
• El hormigón fresco pesa y empuja

El empuje del hormigón será menor


que el hidrostático en función de
diversos factores que sobre él
influyen.
Factores que dependen del hormigón:

El tipo de hormigón. Las características del hormigón serán en función del tipo y
cantidad de los materiales que lo componen, pues le conferirán una fluidez
determinada, velocidad de fraguado, etc.
La temperatura de la masa de hormigón. Puesto que la temperatura del hormigón va
ligada a su endurecimiento, es importante saber cuál será la temperatura de la masa
en el momento de la puesta en obra.
La consistencia del hormigón. Cuanto mayor sea la consistencia según el cono de
Abrams mayor será el empuje, puesto que es más fluida.
Energía y profundidad de compactación. La compactación aporta energía a la masa de
hormigón, con el fin de fluidificar el material para mejorar su compactación, lo que
conlleva un aumento del empuje dada su aumento momentáneo de fluidez. Las
vibraciones que producen ciertos métodos de compactación no dan problemas en la
estructura.
Se puede resumir diciendo que la fluidez del hormigón es el factor externo más
influyente en el encofrado.
PLANIFICACIÓN TÉCNICA
Se debe entender el encofrado como un recurso material más de la propia obra. Para
ello se debe hacer una diferenciación entre lo que se considera un recurso activo, con
ciclo propio, y recurso pasivo, en el que hay que hacer un matiz.
El encofrado se considera como un recurso pasivo en el cual su propio ciclo depende
del ciclo de otros recursos activos (recursos humanos involucrados en su colocación,
puesta en obra del hormigón, etc.).
De esta manera, hablar de la planificación técnica en la instalación de encofrados,
conlleva planificar y programar toda la disposición de recursos activos que participan
en su implementación, dependiendo ésta de las características de la obra, del tipo de
construcción, etc.
Su estudio es muy importante, sin embargo sobrepasa el motivo del curso.
Dentro de la planificación, un aspecto importante es el económico. Puesto que, Las
unidades correspondientes a la ejecución del encofrado suponen una parte
importante en el costo final de la estructura. Sumando el costo del encofrado y de la
mano de obra asociada, llegamos al orden del 50% del costo de la estructura.
PLAZOS DE DESENCOFRADO
Los plazos están condicionados a alcanzar una resistencia mínima en el hormigón que
garantice la ausencia de daños en los paramentos por el desencofrado.
En general las recomendaciones sobre los plazos de desencofrado que se dan en los
documentos técnicos se condicionan únicamente por la tipología estructural, sin que
por ello no se deban tener en cuenta que las condiciones ambientales de temperatura
condicional la evolución del hormigón a corta edad, así como, el endurecimiento del
hormigón depende del tipo de cemento empleado, con el fin de tomar precauciones a
tener en cuenta en el desencofrado.

También podría gustarte