Está en la página 1de 2

Roy Wagner: La invención de la cultura.

La idea de que el hombre inventa sus propias realidades no es nueva ... Sin embargo, la
perspectiva de presentar esta idea a ... una cultura que quiere controlar sus propias
realidades (como hacen todas las culturas) es difícil. (vii)

La objetividad "absoluta" requeriría que el antropólogo no tenga sesgos y, por lo tanto,


ninguna cultura. (2)

En realidad, podríamos decir que un antropólogo "inventa" la cultura que él cree estar
estudiando. Sin embargo, esta explicación solo se justifica si entendemos que la invención
tiene lugar de manera objetiva, en la línea de observación y aprendizaje, y no como una
especie de fantasia libre. Es solo a través de una "invención" de este tipo que se puede
comprender el significado abstracto de la cultura (y de muchos otros conceptos), y solo a
través del contraste experimentado, su propia cultura se hace "visible". En el acto de
inventar Otra cultura, el antropólogo inventa la suya propia, y de hecho reinventa la noción
de cultura en sí. (4)

Este sentimiento es conocido por los antropólogos como "choque cultural". En él, la
"cultura" local se manifiesta primero ante el antropólogo a través de su propia insuficiencia;
En el contexto de su nuevo entorno, es él quien se ha vuelto "visible". La situación tiene
algunos paralelos dentro de nuestra propia sociedad: el primer año que ingresa en la
universidad, el nuevo recluta del ejército y cualquier otra persona que se vea obligada a
vivir en "nuevo" o en un entorno extraño, todos han probado este tipo de "shock".
Normalmente, el paciente está deprimido y ansioso, puede retirarse a sí mismo, o
aprovechar cualquier oportunidad para comunicarse con los demás. En un grado que rara
vez nos damos cuenta, dependemos de la participación de otros en nuestras vidas y de
nuestra propia participación en las vidas de otros. Nuestro éxito y eficacia como personas
se basan en esta participación y en la capacidad de mantener una competencia de control en
la comunicación con los demás. El choque cultural es una pérdida del yo a través de la
pérdida de estos apoyos. (6-7)

Sus esfuerzos por comprender los temas de su investigación, por hacerlos significativos y
por sus maneras, y por comunicar este significado a los demás, crecerán a partir de sus
habilidades para dar sentido dentro de su propia cultura. Todo lo que "aprende" de sus
sujetos, por lo tanto, tomará la forma de una extensión o superestructura, construida sobre
lo que ya sabe, y construida sobre lo que ya sabe. Él "participará" en la cultura del sujeto,
no como lo hace un nativo, sino como alguien que está simultáneamente envuelto en su
propio mundo de significados, y estos significados también participarán. Si recordamos lo
que se dijo anteriormente sobre la objetividad relativa, recordamos que es el conjunto de
predisposiciones culturales que un forastero trae consigo lo que hace toda la diferencia en
su comprensión de lo que está "allí". (8)

Si la cultura fuera una "cosa" absoluta y objetiva, entonces "aprender" sería lo mismo para
todas las personas, tanto nativas como foráneas, adultos y niños. Pero las personas tienen
todo tipo de predisposiciones y prejuicios, y la noción de cultura como una entidad objetiva
e inflexible solo puede ser útil como una especie de "apoyo" para ayudar al antropólogo en
su invención y comprensión. Para esto, y para muchos otros propósitos en antropología, es
necesario proceder como si la cultura existiera como una "cosa" monolítica, pero con el
propósito de demostrar cómo es que un antropólogo logra su comprensión de otra, es
necesario darse cuenta La cultura es un "pilar". (8-9)