Está en la página 1de 4

El control de cambio en Venezuela es una medida adoptada por el gobierno

nacional para regular la compra y venta de divisas y así proteger tanto el valor de
la moneda local como las reservas internacionales, lo que le ha permitido tener el
dominio total de las entradas y salidas de divisas extranjeras que participan en el
sistema de pagos donde se intercambian las monedas de los diferentes países y
en el que se determinan los tipos de cambio mediante el cual los compradores y
los vendedores determinan conjuntamente los precios y las cantidades de las
divisas, lo que conocemos como mercado de divisas.

En este sentido, se utilizan ciertas modalidades de tipos de cambio, el


cambio fijo dentro de bandas horizontales, en donde la moneda se mantiene
dentro de ciertos márgenes de fluctuación en torno a un tipo de cambio fijo fijado
por el BCV, luego tenemos el cambio flotante, la tasa de cambio está
determinada por el mercado a través del juego de oferta y demanda, la
intervención del BCV sólo tiene por objetivo moderar la tasa de variación y evitar
fluctuaciones excesivas del tipo de cambio, pero no establecer su nivel, y por
ultimo tenemos el Tipo de Cambio Único, como su nombre lo indica, es aquel
que rige para todas las operaciones cambiarias, cualquiera que sea su naturaleza
o magnitud.

De lo antes mencionado, podemos decir que el control de cambio acarrea


una serie de ventajas y desventajas, donde mencionamos como ventajas el hecho
de evitar la fuga de capitales al exterior, y por tanto impedir la disminución de las
reservas internacionales, garantizar la existencia de dólares para los alimentos
básicos y medicinas, para la importación de bienes y servicios esenciales, lo cual
permite regular sus precios y evitar alzas especulativas, permite inducir una
estabilización y reducción de la tasas de intereses en el país, además evitar un
colapso en las relaciones económicas del país con el extranjero, al enviar el
mensaje de que el Gobierno busca mecanismos para mantenerse solvente y
cumplir con sus compromisos, por ejemplo el pago de la deuda con otros países y
por ultimo favorece la producción nacional, ya que con las restricciones a la
importación y a la salida de capitales, los productores nacionales tienen más
oportunidad de colocar sus bienes en el mercado interno, supliendo así la
demanda de aquellos productos que originalmente eran importados.
Ahora bien, dentro de las desventajas, se puede mencionar el hecho de ejercer un
control sobre cierto tipo de importaciones, que podrían considerarse no prioritarias,
también restringe directamente la libre elección de países en los que los individuos
pueden comprar o invertir, además de provocar un “mercado negro” de monedas,
creándose un mercado paralelo de divisas, que puede conducir a una corrupción
de los funcionarios públicos, aunado a esto se pueden generar ciertas
incomodidades debido al proceso administrativo para el otorgamiento de divisas
que todos debemos cumplir y para finalizar exige ajustes difíciles de política
económica, por ejemplo, reducciones al presupuesto nacional

Por otra parte, tenemos que la historia de la política cambiaria en


Venezuela desde 1983 cuando el gobierno de Luis Herrera Campins aprueba un
Sistema de Régimen de Cambios Diferenciales(RECADI) implementado el 28 de
Febrero de 1983, para restringir la libre distribución de las divisas derivadas de la
renta petrolera, esto a raíz de lo que hoy en día se recuerda cómo el Viernes
Negro, que fue le día 18 de Febrero de 1983, este funciono hasta el 10 de Febrero
de 1989, hasta el 05 de Febrero del año 2003 que aparece la Comisión de
Administración de Divisas CADIVI, con una tasa de 1.600 bolívares por dólar,
medida es tomada según el gobierno para evitar la “fuga de capitales” y tras un
paro petrolero, luego el 09 de febrero de 2004, el gobierno venezolano devalúa la
moneda por primera vez desde que instauró el control de cambios y fija la tasa
oficial en 1.920 bolívares por dólar, para en Marzo de 2005, una nueva
devaluación del bolívar ahora vale 2.150 Bs por dólar, aunado a esto en Enero de
2008, el Gobierno elimina tres ceros al Bolívar y crea la nueva Unidad Monetaria
“Bolívar Fuerte”: 1 Bolívar Fuerte = 1.000 Bolívares, siendo ahora el tipo de
cambio 2,15 bolívares por dólar, el 09 de junio de 2010: Entra en vigencia el
Sistema de Transacciones con Títulos en Moneda Extranjera (SITME) y se fija otra
tasa oficial de 5,30 bolívares por dólar para importaciones no prioritarias y que
podía ser utilizada, de forma muy limitada, por la población para algunas
operaciones.

En el mismo orden de ideas, para el día 08 de febrero de 2013, El gobierno


devalúa el bolívar y la tasa de cambio pasa de 4,30 a 6,30 bolívares por dólar.
Además, elimina el SITME, y tan solo un mes después en Marzo de 2013, crea el
SICAD, el cual es una subasta a través de la cual personas naturales y jurídicas
postulan sus peticiones para la adquisición de dólares, a la par de CADIVI. Este
nuevo mecanismo es una nueva devaluación que el gobierno no reconoce como
tal, para Enero de 2014, se nos presenta que CADIVI ahora forma parte del
Centro Nacional de Comercio Exterior (CENCOEX), para que Venezuela tenga un
sistema dual de cambios: * 6,3 bolívares por dólar para bienes preferenciales,
como: alimentos y medicinas. * 11,36 para subastas del SICAD I para atender el
resto de los sectores económicos y peticiones de personas naturales. El dólar
SICAD es variable, dependerá de cada subasta, ya para Febrero 2014 se crea el
SICAD II con el fin de “pulverizar el dólar en el mercado negro”, este SICAD II
desde el punto de vista práctico es un “clon” del SICAD I, también su valor se fija
por subastas, pero a él pueden acceder más sectores económicos, incluyendo
personas naturales. Venezuela tiene ahora 3 sistemas de cambio oficiales más el
dólar que se tranza en el mercado negro.

Así tenemos, que para Febrero 2015 El gobierno explica un poco más el
funcionamiento del nuevo sistema cambiario de tres mercados, en donde el
CENCOEX se maneja a una tasa de cambio Bs 6,30 por dólar para sectores
alimentos y salud, mientras que el segundo seria el SICAD, que es la unificación
de los sistemas SICAD I y SICAD II, la tasa se fija por subastas, el valor inicial del
sistema se anunció en 12Bs/$, y el tercero que corresponde al “Sistema Marginal
de Divisas (SIMADI)” donde el precio del dólar fluctuará en función de la oferta y la
demanda con un valor inicial de 170 Bs/$, Venezuela sigue con 3 sistemas de
cambio oficiales, (dos de ellos variables) más el dólar que se transa en el mercado
negro (4 tipos de cambios).

Desde que el Control Cambiario se implementó en Venezuela en el año


2003, la población se ha visto en la necesidad de acostumbrarse a un cambiante y
riguroso proceso de obtención de divisas, en donde el usuario se ve inmerso en
variadas reglamentaciones cambiantes y rigurosas en organismos de Control
Cambiario constantemente creados para realizar funciones pero con
reglamentaciones diferentes y más complejas para la obtención de una cantidad
de dólares americanos ($USD).

Por otro lado, los fraudes cometidos con los dólares de la República fueron
el argumento principal del presidente Nicolás Maduro para eliminar la Comisión de
Administración de Divisas (Cadivi) y crear el Centro Nacional de Comercio
Exterior, hasta el momento no existen denuncias formales ante la autoridades
competentes ni se han presentado culpables de esta situación, para finalizar los
analistas estiman que la desaparición del ente que controló la moneda extranjera
durante casi 11 años y el nacimiento de una nueva figura, no acabarán con las
anormalidades en el sistema cambiario, estos prevén que “la corrupción” migrará
de un instituto al otro, puesto que el problema central no son las instituciones, sino
el control de cambio, mientras exista, habrá irregularidades.