Está en la página 1de 2

Facultad de Filosofía – Profesorado en Filosofía

Psicología de la educación
Auyerós Emirena

Todos los niños son especiales. Comentario

Dentro de la cátedra de Psicología de la Educación se expuso la película Todos los


niños son especiales. En relación a ella, me interesaron especialmente los diferentes tipos
de interacciones que los maestros establecen con sus alumnos a lo largo de la historia. Si
bien el protagonista, Ishaan, es un niño que padece dislexia, me llamó la atención el título
de la película, ya que hace alusión a todos los niños, es decir, a todos los alumnos. Es
interesante la comparación entre los primeros maestros que aparecen en el film y el último,
que se presenta como el verdadero maestro.

Dado que estas clases han sido mis primeros acercamientos a un análisis del
complejo fenómeno de la educación –soy de la Facultad de Filosofía, y éstas son las
primeras materias del Profesorado que curso- soy consciente de que no poseo todavía las
herramientas necesarias para analizar y comparar las estrategias metodológicas que los
diferentes profesores aplican en la película. Pero teniendo en cuenta mi experiencia como
alumna, sí puedo reconocer que lo más interesante del personaje que se presenta como “el
verdadero maestro” es que es el primero que se toma el tiempo para mirar con detenimiento
al sujeto de aprendizaje. Sobre todo, a hacerlo ya no simplemente como alumno, sino como
persona íntegra. Esto fue lo que posibilitó un reconocimiento de las dificultades del niño
protagonista. Me gustó especialmente la escena en la que el personaje de Ram Shankar
Nikumbh comienza a preguntarse qué sucede con el niño, a consultar con sus compañeros,
a leer sus cuadernos. Porque no era necesario hacer grandes hazañas ni tener intuiciones
geniales, sino mirar con seriedad y humanidad a la persona que tenía enfrente, a no pre-
juzgar que era un niño perezoso, sino a ir más allá de las ideas de todos los que rodeaban a
Ishaan y ver quién era en realidad. Al tener una postura positivamente crítica, y ser
observador, es el único que es capaz de efectivamente enseñar algo al niño. A su vez, el
único que puede aprender algo de él.

Como alumna, como futura profesora, pero especialmente como persona, creo que
la postura de Ram Shankar Nikumbh es la más adecuada frente a los niños y su trabajo
como docente. Anteriormente hice referencia al título, porque entiendo que esta postura
Facultad de Filosofía – Profesorado en Filosofía
Psicología de la educación
Auyerós Emirena

atenta es apropiada, no sólo frente a este alumno particular –que es el niño con dislexia-
sino también para todos los niños. Personalmente, no sólo en el ámbito institucional, sino
en la experiencia en general, los individuos que más me han impresionado y ayudado a
crecer –en los distintos aspectos- han sido hombres y mujeres con una mirada de ese tipo:
atenta y humana, dispuesta a traspasar las primeras impresiones que cada circunstancia
genera, a mirar más de cerca lo que en realidad sucede, y a comprometerse y trabajar con lo
que es posible mejorar.

Auyerós Emirena