Está en la página 1de 1

LA PRINCESA MIEL

Había una vez una preciosa niña que era bien linda y querida, muy cariñosa con todas las
personas y animales, era tan dulce que todos le decían la princesa miel, le gustaba tomar toda
su leche de vaca y gracias a ello crecía fuerte y sana. Un dia fue con sus papitos a ver de donde
se obtenia la leche y conocio a la gran vaca y a su hijo el ternero y ambos se hicieron amigos

La gran vaca al conocer a la princesa miel quedo muy contenta y siempre estaba atenta a que la
princesa no le faltara la leche para que siga creciendo fuerte como su hijo el ternero, por eso

busco a un abejorro para que se encargue que cuidar de su princesa y ver que no tome toda su
leche.

El abejorro todo los días cuidaba a la princesa miel y le informaba a la vaca que si tomaba su
leche y la vaca estaba MU MUU MUY feliz le decía, pero el abejorro siempre terminaba
cansado por que la princesa miel requería muchas atenciones, asi que le solicito a la vaca
contratar un asistente, para lo cual el abejorro puso un anuncio y llego un cucurucho buscando
trabajo y el abejorro le ofreció cuidar a la princesa miel y el cucurucho acepto y asi ambos
cuidaban incansablemente a la princesa procurando que no le falte su leche, que descanse sus
horas completas, que coma su comida, que se abrigue, que tenga sus pies calientes en invierno
con sus medias, y asi sucesivamente