Está en la página 1de 11

1. ¿QUE ES EVAPORACIÓN?

La evaporación es el resultado del proceso físico por el cual el agua cambia de estado
físico, del líquido al gaseoso, retornando, directamente a la atmósfera en forma de vapor.
También lo hace del estado sólido (nieve, hielo, etc.) directamente a la atmósfera mediante
el fenómeno de “sublimación”.
En las pérdidas por evaporación no se incluyen a E1, las gotas de agua que en su recorrido
descendente son evaporada antes de llegar a la superficie del suelo.
La evaporación es un cambio de estado y precisa de una fuente de energía que proporcione
a las moléculas de agua la energía suficiente para efectuarlo. De forma directa o indirecta,
esta energía procede de las radiaciones solares.
El fenómeno será tanto más difícil cuanto menor sea la agitación de las moléculas.
Será necesario que el aire que envuelve la superficie evaporante tenga capacidad para
admitir vapor de agua. Esta capacidad se conoce con el nombre de “Poder Evaporante de la
Atmósfera”.
1.1 ¿COMO SE PRODUCE?
Si consideramos la evaporación de una superficie libre (lago, río, etc.) como la forma más
simple del proceso, éste puede esquematizarse de la siguiente manera:
Las moléculas de agua están en continuo movimiento. Cuando llegan a la superficie del
líquido, se calientan por efecto de la radiación solar, aumenta su temperatura y en
consecuencia su velocidad, creciendo tanto su energía cinética, hasta que algunas consiguen
liberarse de la atracción de las moléculas adyacentes y atravesar la interfase líquido - gas,
convirtiéndose en vapor.
La capa inmediata a la superficie se satura pronto y ocurre simultáneamente la evaporación,
el proceso inverso, por el que las moléculas se condensan y vuelven al estado líquido
La diferencia entre la cantidad de moléculas que abandonan el líquido y la cantidad que
vuelven se define como “Tasa de evaporación”.
El calor absorbido por la unidad de masa de agua para el cambio de estado se llama “calor
latente de evaporación o vaporización” = 597 cal = 0.560 cal/°C.
Se define a la caloría como la cantidad de calor necesaria para elevar de 14.5 °C a 15.5 °C
la temperatura de un gramo de agua.
1.3 ¿QUÉ FACTORES INTERVIENEN EN EL PROCESO DE
EVAPORACIÓN?

Bajo ciertas condiciones, la evaporación es proporcional al llamado déficit de presión de


vapor, que es la diferencia entre la presión de saturación (es), a la temperatura del agua en
la superficie, y la presión de vapor del aire (ea) que rodea a la superficie libre. Este hecho
es conocido desde 1802, cuando J. Dalton lo enunció como una ley. La Ley de Dalton se
expresa como (Remenieras, 1974).
𝐶 (𝑒𝑠 − 𝑒𝑎)
𝐸=
𝐻

Dónde:
E= evaporación, en mm por unidad de tiempo (día o mes).
C= constante que toma en cuenta los otros factores que influyen en la evaporación.
1.3.1 LA RADIACIÓN SOLAR

Entre los factores a considerar se encuentra la radiación solar, como fuente de energía
para que se efectúe el proceso de evaporación. La cantidad de energía que llega a la
parte superior de la atmósfera depende de la posición geográfica del lugar.

Dónde:
R0 = 2 cal/min.cm2 = constante solar por unidad de tiempo y superficie
= Latitud
= declinación
h = ángulo horario

Entre la superficie de la tierra y la parte superior de la atmósfera se encuentra la capa


gaseosa que actúa como filtro (Ley de Bouguer). Se puede estimar la “radiación
global” (que llega a la superficie de la tierra en función de R, la que llega a la capa
superior de la atmósfera y de la heliofanía relativa).

Rg = R * (0.18 * 0.55 n/N)

n = número de horas de luz solar efectiva o real


N = número de horas de luz solar teórica
De Rg parte es absorbida y parte es reflejada, de allí surge el coeficiente de albedo

1.3.2 TEMPERATURA DEL AIRE

El aumento de temperatura en el aire facilita la evaporación ya que, en primer lugar,


crea una convección térmica ascendente, que facilita la aireación de la superficie del
líquido; y por otra parte la presión de vapor de saturación es más alta. Como la presión
de vapor depende de la temperatura, entonces la capacidad del aire para absorber
vapor de agua se incrementará cuando la temperatura se eleve; además, si esta
temperatura es alta, la energía calorífica es más fácilmente disponible; es por esto que
la temperatura del aire tiene un doble efecto positivo en la evaporación.

1.3.3 PRESIÓN ATMOSFÉRICA

La evaporación aumenta al disminuir la presión atmosférica, manteniendo constantes


los demás factores. Sin embargo, se ha observado que al aumentar la altitud, decrece
la evaporación. Esta aparente contradicción se explica por la mayor influencia que
tiene el descenso de temperaturas del aire y del agua en la evaporación.

1.3.4 VIENTO
Se define al viento como la masa de aire en movimiento, Esto hace que exista una
constante remoción de las masas de are que se encuentran sobre la superficie
evaporante, por lo tanto nunca se produce una saturación ambiente por evaporación,
ya que las masas de aire se van desplazando.
En general cuanto mayor es la velocidad del viento, mayor será la evaporación. Se
deben tener en cuenta efectos especiales:

1) introducción de una masa fría en una zona donde hay evaporación, por lo tanto es
disminuye.

2) La velocidad excesiva del viento puede llegar a impedir la evaporación,


interrumpiendo el flujo de vapor.

3) La presión atmosférica incide en forma inversa en la evaporación, por lo tanto si


aumenta la presión atmosférica la evaporación disminuye.

4) Las características físicas del suelo o de la superficie evaporante. Por ejemplo


color del suelo, follaje, etc.

5) A mayor altitud decrece la evaporación. Parece contradictorio por la presión,


pero sin embargo es así por la menor temperatura del aire y del agua.
1.4 ¿CUALES SON LOS INSTRUMENTOS PARA MEDIR LA
EVAPORACIÓN?

La unidad que generalmente se emplea es mm de altura de agua evaporada.


Los instrumentos para medir la evaporación son:
a) Evaporación en superficie de agua libre (atmómetros o evaporímetros).
a.1. Tanque de evaporación.
Tienen como principio común la medida del agua perdida por evaporación de un depósito de
regular dimensión. Las medidas obtenidas son superiores a la evaporación real, por lo tanto
precisa de coeficientes correctores:
El “Tipo A”: es un depósito de diámetro 1.20 m y de 0.254 m de altura. Su coeficiente de
reducción es de 0.7. El Tanque enterrado (tipo Colorado): es rectangular de 0.91 m de lado y
0.46 m de alto. Se entierra en el suelo. Su coeficiente de reducción es de 0.75 a 0..85. Tiene
problemas con las salpicaduras de agua de lluvia.
El Tanque flotante, pretende acercarse al valor real de la evaporación, su coeficiente de
reducción es de 0.80. Problemas de oleaje y de salpicadura.
a.2. Evaporímetros de balanza. Es un depósito de 250 cm2 de sección y de 35 mm de
profundidad que está unido a una balanza tipo pesa carta que unido a un tambor registrador
se transforma en un evaporígrafo.
a.3. Porcelanas porosas. Se presentan al aire una esfera o un disco de porcelana porosa, en
contacto con un depósito de agua que las alimenta ayudado por la presión atmosférica. Se
utiliza para investigación.
a.4. Superficies de papel húmedo (evaporímetro Piche). Se basa en la idea de humedecer
permanentemente un papel expuesto al aire (evaporímetro Piche). El depósito humedecedor
es un tubo graduado que se coloca con la boca libre hacia abajo. Este se tapa con un papel
secante y una sección de agua del depósito. Se mide el descenso de agua en el tubo. Se sitúa
dentro de la casilla meteorológica. Para poder relacionarlo con el tanque se utiliza la
expresión:
𝐸 (𝑃𝑖𝑐ℎ𝑒) 𝑥 0.80 = 𝐸 (𝑇𝑎𝑛𝑞𝑢𝑒)
a.5. Evaporación desde suelos con vegetación. Se utilizan lisímetros o parcelas de
experimentación.
1.5 ¿COMO ESTIMAR LA EVAPORACION?
Se basan tres aspectos:
a) Ecuaciones físicas: relacionan las variables físicas intervinientes. Tienen en inconveniente
de que requieren información que en general no se dispone. Ejemplo: radiación neta,
gradiente de humedad, viento en altura, etc.
b) Semiempíricas: Toma algunos planteos hechos por las fórmulas físicas y ajustan esas
expresiones a valores reales medidos.
c) Empíricas: Busca solo una relación matemática por regresión con datos experimentales.
En la ingeniería agronómica se usan las fórmulas Semiempíricas que tienen la siguiente
expresión general:
𝐸 = 𝐶 ∗ (𝑒𝑠𝑎 – 𝑒𝑣 ) ∗ ( 𝑎 + 𝐵𝑣)
Dónde:
esa : Tensión de saturación correspondiente a la temperatura de la superficie evaporante.
ev : Tensión de vapor del aire.
La Ecuación de TURC es una de ella y se expresa como:
E (mm/mes) = 1/16 * ( t + 2 * (Rg) 0.5 ) u0.5
Dónde:
T = temperatura en °C
Rg = Radiación (cal/cm 2 /min)
La ecuación de PENMANN es del tipo físico y su ecuación es:

Dónde:
Rn = Radiación neta (mm/día)
Ea = (es-ev) * 0.35 * (2.5+0.155 * v2)
v2 = Velocidad del viento a 2 metros (m/seg)
= es una constante = 0.27 mm de Hg / °C
2. TRANSPIRACIÓN
La transpiración es el transporte y evaporación de agua desde el suelo a la atmósfera a través
de las plantas, principalmente a través de las hojas. Mientras las estomas están abiertas y el
agua se evapora en las hojas, las raíces incorporan agua desde el suelo y el transporte
ascendente del agua en la planta es continuo.
El 10% de vapor de agua de la atmósfera se debe a este fenómeno, mientras que el 90%
restante se debe a la evaporación de las superficies acuosas, océanos, lagos, ríos
principalmente.
La transpiración de las plantas, eleva la humedad del aire circundante y aumenta las
precipitaciones, por lo que las zonas boscosas tienen un mayor índice de pluviosidad que los
terrenos a los que se les ha despojado de su bosque natural debido a las talas masivas a los
que se les ha sometido.
El volumen de agua transpirada por las plantas es variable y depende de varios factores. Así
por ejemplo, los cultivos tradicionales, como el maíz, pueden transpirar diariamente entre 5
y 10 litros por metro cuadrado de terreno ocupado; y especies de humedales como la espadaña
tienen una transpiración diaria, en verano, muy elevada, entre 15 y 20 litros por metro
cuadrado y especies arbóreas como el roble, pueden transpirar 150.000 litros por año.
El efecto combinado de la transpiración de las plantas y la evaporación del suelo recibe el
nombre de evapotranspiración.
La energía que permite el movimiento (transporte) de agua a lo largo del cuerpo de una planta
depende del proceso de evaporación del agua en la superficie de las hojas y, por lo tanto, la
fuente de este proceso es la energía solar. Por otro lado, este movimiento es posible gracias
a las características especiales del agua como son la cohesión y la adhesión.
2.3 PROCESO DE TRANSPIRACIÓN
El proceso de transpiración es la estrategia que tienen las plantas para sobrevivir en un medio
terrestre donde la desecación es un desafío permanente. Esta consiste en la pérdida de agua
en forma de vapor que se produce en las plantas. A las hojas de estas llega gran cantidad de
agua absorbida por las raíces, pero solo una pequeña parte se utiliza en la fotosíntesis. Su
principal función es eliminar en forma de vapor el agua que no es utilizada por las plantas.
Además, el agua transpirada permite el enfriamiento de la planta, debido al elevado calor de
vaporización del agua (para evaporarse necesita consumir muchas calorías). Además tiene
otros significados biológicos:
La corriente de agua provocada por la transpiración es el vehículo de distribución de los
nutrientes minerales que son absorbidos por las raíces, pero utilizados por las hojas.
Es un eficiente sistema de refrigeración de la planta. Teniendo en cuenta que se absorben 540
calorías en la evaporación de un gramo de agua, la transpiración produce un descenso de 1 a
3 grados en la superficie de las hojas por debajo de la temperatura del aire, lo que puede ser
muy necesario en días calurosos de irradiación intensa.
Mantiene la turgencia de la planta. Podemos ver este efecto en cualquier planta, al dejarla de
regar se pone mustia y flácida, pero al regarla aparece extendida y erguida y, por lo tanto,
contribuye al soporte mecánico de la misma.
2.4 CIRCULACIÓN DEL AGUA EN LA PLANTA

2.4.2 TRANSPIRACIÓN POR LAS HOJAS:


Consiste en la pérdida de agua por parte de la planta como consecuencia de un proceso
de evaporación. Debido a la fuerza de cohesión existente entre las moléculas de agua, la
pérdida de agua por las hojas, origina la succión de agua nueva procedente de las raíces.
Las moléculas de agua perdidas por su evaporación en las estomas, son reemplazadas por el
agua de los conductos del xilema que forman sus nerviaciones.
2.4.3 MOVIMIENTO A TRAVÉS DEL TALLO:
Por los vasos ascendentes de la planta (xilema), el agua se desplaza desde la raíz y a través
del tallo, hasta los tejidos de las hojas.
Este movimiento es vertical, en contra de la gravedad y en muchas ocasiones supone superar
largas distancias (más de 20 metros en un roble o en una encina, 40 m. en algunos pinos, 60
m en un cedro, o 125 m en una secuoya gigante).
El agua se mantiene en los tubos de xilema debido a una diferencia de presión entre la parte
superior (menor presión) y la parte inferior (mayor presión), pero esta tensión no es suficiente
para impulsar el agua en un recorrido tan largo como los anteriormente señalados.
Las moléculas de agua que abandonan el xilema, arrastran a otras moléculas de agua
próximas, debido a la cohesión que éstas moléculas presentan entre sí, y éstas a su vez, hacen
lo mismo con las adyacentes. Este proceso se propaga desde arriba hacia abajo de la planta,
molécula a molécula, hasta llegar a los vasos conductores de la raíz.
La ascensión continua del agua por la planta se ve ayudada por la adhesión de las moléculas
del agua a las paredes de los estrechos vasos del xilema.
El ejemplo gráfico más expresivo de este fenómeno, es una cordada de moléculas de agua
que escalan por los vasos del xilema, aferrándose a sus paredes, encadenadas y tirando unas
de otras.
La velocidad de transporte del agua en los conductos del xilema varía entre los 5 a 40 metros
por hora, según el tipo de planta.
2.4.4 CAPTACIÓN DE AGUA POR LAS RAÍCES:
El agua es absorbida por ósmosis desde la solución acuosa del suelo hacia las células de la
raíz, principalmente por la zona pilífera de la misma.
El agua se desplaza hasta las zonas más interiores, alcanzando los vasos conductores de la
planta.
2.5 ESTRUCTURAS FOLIARES QUE INTERVIENEN EN LA
TRANSPIRACIÓN

2.5.2 ESTRUCTURAS FOLIARES QUE FACILITAN LA


TRANSPIRACIÓN:

 ESTOMAS:
Están formados por un poro llamado ostiolo, que está limitado por dos células oclusivas.
Gracias a las estomas se realiza la transpiración del vapor de agua y el intercambio de gases
entre la planta y el aire circundante.
La planta al mantener las estomas abiertas, capta el anhídrico carbónico y mediante el proceso
fotosintético lo transforma en parte de su propio alimento, pero, inevitablemente, también
pierde agua que se escapa en forma de vapor a la atmósfera circundante. Las moléculas de
agua perdidas de esta forma, son sustituidas por el agua disponible en el suelo; de esta
manera, mientras las estomas están abiertas y el agua se evapora por las hojas, las raíces
incorporan agua desde el suelo y el transporte ascendente del agua en la planta es continuo.
2.5.3 ESTRUCTURAS FOLIARES QUE FRENAN LA TRANSPIRACIÓN:
Las células oclusivas de los estomas pueden cerrarlos bajo diversos estímulos (falta de agua
en la planta o elevadas concentraciones de dióxido de carbono en la cámara subestomática,
entre otros), frenando así la transpiración.
Además, existen en la hoja otras estructuras que reducen la transpiración, siendo las
principales:

 CUTÍCULAS CÉREAS:
La cera es sintetizada por las células epidérmicas y expulsada hacia el exterior formando
unos revestimientos que impiden la pérdida de agua por parte de la planta, ya que
impermeabilizan la superficie.

 FORMACIONES PILOSAS:
Los pelos de las hojas son formaciones que evitan la pérdida de agua por parte de la planta,
ya que retienen el vapor de agua y crean una atmósfera húmeda, al inmovilizar el aire que
circunda a las estomas.
 CRIPTAS ESTOMÁTICAS:
Para mantener la humedad de las hojas, algunas plantas poseen las estomas en el interior de
unas invaginaciones de la epidermis, denominadas criptas, que mantienen una atmósfera
saturada de humedad, con lo que evitan la evaporación del agua del interior de la hoja.
Todas estas estructuras que frenan la transpiración, son particularmente abundantes en la
vegetación de los climas secos, entre los que se encuentra el clima mediterráneo.
2.6 VARIABLES QUE INFLUYEN EN LA TRANSPIRACIÓN

2.6.2 TEMPERATURA:
Las altas temperaturas favorecen el aumento de la cantidad de agua que puede contener el
aire, lo cual se traduce en una mayor pérdida de agua por parte de las plantas.
2.6.3 RADIACIÓN SOLAR:
Las estomas, principalmente, se abren con la luz para permitir que se realice la fotosíntesis,
y esta apertura estomática facilita la transpiración. Un exceso de radiación solar, incrementa
por tanto la transpiración.
2.6.4 HUMEDAD RELATIVA:
El bajo contenido de humedad en la atmósfera hace que exista una gran diferencia entre el
contenido acuoso de la hoja y el aire circundante, lo cual facilita la transpiración.
Velocidad del viento:
El viento arrastra el vapor de agua que rodea a la superficie de las hojas. Como consecuencia,
se incrementa la transpiración.
2.7 MÉTODOS PARA MEDIR LA TRANSPIRACIÓN
La determinación cuantitativa de la transpiración se ha realizado a través del tiempo por
distintos métodos, cada uno de los cuales han tenido algún inconveniente o al menos ha
estado limitado en condiciones específicas.
2.7.2 MÉTODO DE PESADA DE PLANTAS COMPLETAS:
Este método es uno de los más simples se utiliza para plantas sembradas en macetas, y
consiste en pesar la planta con su maceta inicialmente y al cabo de un período de tiempo
pesarla nuevamente, la diferencia de peso experimentado por las plantas se atribuye a la
cantidad de agua eliminada por la transpiración. La superficie del suelo y las paredes de la
maceta deben ser cubiertas con un material impermeable para evitar la evaporación de agua
a partir de otras superficies que no sean las de la planta. Como el tiempo es corto, la pérdida
de peso por respiración y la ganancia por fotosíntesis son insignificantes en comparación con
la intensa pérdida de agua por transpiración.
2.7.3 MÉTODO DE PESADA DE PARTES SEPARADAS DE LA PLANTA:
Se corta la parte de la planta a la cual se le quiere medir la transpiración, por lo general las
hojas, se pesan en una balanza y transcurrido unos 3 o 5 minutos se pesa nuevamente; la
pérdida de peso seco se debe al agua transpirada.
Este método sirve para comparar las distintas velocidades de transpiración, y puede ser
utilizada en plantas sembradas directamente en el suelo de cultivo sin tenerlas en condiciones
de laboratorio.
2.7.4 MÉTODO DEL POTÓMETRO:
Se utiliza en ramas provistas de hojas y separadas de la planta, el potómetro consta de un
recipiente lleno de agua en el que se introduce el extremo de una ramita y se fija mediante
un tapón a la boca de dicho recipiente; al recipiente están unidos un tubo capilar de vidrio
graduado en posición horizontal, y a su vez, el capilar se introduce en un depósito de agua.
Antes de iniciar la medición de la transpiración, se llena de agua el aparato para evitar que
queden burbujas de aire en su interior, lo que se logra al abrir la válvula de paso del depósito
superior de agua. Después se introduce un burbuja de aire en el tubo capilar, la cual a medida
que la transpiraciones va realizando se desplaza por el tubo capilar en dirección al recipiente
con la rama, por efecto de la succión que crea la ramita al perder agua hacia la atmósfera.
2.7.5 MÉTODO DEL CLORURO DE COBALTO:
Se basa en el cambio de color que experimenta un disco de papel impregnado en cloruro de
cobalto cuando es expuesto a los valores de agua. Se toman discos de papel, se humedecen
con una disolución de cloruro de cobalto al 3% ligeramente acidificado con ácido acético y
se dejan secar bien, los discos adquieren entonces un color azul. Cuando los discos se ponen
en contacto con la superficie de la hoja que está transpirando, el color del papel de cobalto
cambia gradualmente de color azul a rosado. La velocidad con que se produce el paso del
color azul a rosado indica la velocidad de transpiración, que es solo un valor relativo que
sirve para comparar de diferentes plantas y que puede desviarse considerablemente de las
velocidades de transpiración reales.
2.7.6 MÉTODO DE RECOLECCIÓN DEL VAPOR DE AGUA DE LA
TRANSPIRACIÓN:
Consiste en encerrar una planta de maceta en una campana de cristal y hacer que circule una
corriente de aire, de modo que todo el vapor de agua liberado por las hojas sea arrastrado por
el aire circundante y recogido después por una sustancia absorbente de humedad como el
cloruro de calcio anihidro, cuyo peso se determina con anterioridad. La continua corriente de
aire hace que la humedad del aire dentro de la campana no aumente y permita la difusión de
los vapores de las hojas hacia la atmósfera, parecido a como lo haría en la atmósfera libre.
El incremento de peso que experimenta el cloruro de calcio se debe a la cantidad de agua
absorbida del aire que pasó a través de la campana con la planta, cuya humedad proviene en
pare del proceso transpiratorio de la planta y en la parte de la humedad natural del aire.
Para conocer qué cantidad de agua fue liberada por la transpiración, es necesario hacer
circular igual volumen a través de la campana, pero si la planta, y colectar la humedad de la
misma forma con una cantidad igual de cloruro de calcio. La cantidad de agua transpirada
por la planta estará dada por la diferencia de peso entre el cloruro.
BIBLIOGRAFIA
Ing. O. Duarte, Ing. E. Díaz. (2003). Tecnología de Tierras y Aguas I - Evaporación y
Evapotranspiración [Ebook] (pp. 1-17). Retrieved from
http://www.fca.uner.edu.ar/files/academica/deptos/catedras/riego/Archivos/Cap%2005%20
-%20Evaporacion%20y%20Evapotranspiracion.pdf
http://webs.ucm.es/info/diciex/proyectos/agua/transpiracion.html
https://www.ecured.cu/Transpiraci%C3%B3n_en_las_plantas

Intereses relacionados