Está en la página 1de 2

13 y 14 UrbanComplexityAndSpatialStrategies

1
CAPÍTULO 1
EL PROYECTO DE PLANIFICACIÓN ESPACIAL ESTRATÉGICA PARA ÁREAS URBANAS
Para [el ciudadano], la evolución está más claramente, en progreso, más manifiesta, pero más
misteriosa. No es un edificio de su [sic] ciudad, sino que suena con innumerables telares, cada uno
con su múltiple deformación de circunstancias, su cambiante trama de vida. Los patrones aquí parecen
simples, allí intrincados, a menudo laberínticos más allá de nuestro desentrañar, y todos casi
cambiando, incluso día a día, mientras observamos. No, estas mismas redes están nuevamente
enganchadas para servir como hilos nuevamente, dentro de nuevas y más vastas combinaciones. Sin
embargo, dentro de este complejo cívico laberíntico no hay meros espectadores. Ciegos o videntes,
inventivos o irreflexivos, alegres o renuentes, cada uno todavía tiene que tejer, enfermo o bien, y para
peor, si no para mejorar, todo el hilo de la vida (Patrick Geddes 1915/1968: 4-5).

Lo que importa dentro de las ciudades gira en torno al hecho de que son lugares de interés social.
Interacción ... Las ciudades son esencialmente dinámicas. La formulación de políticas debe trabajar
con esto; no debe pensar en términos de algún plan formal final, ni trabajar asumiendo una armonía
permanente de paz alcanzable. El orden de las ciudades es una dinámica y orden frecuentemente
conflictivo. Una nueva política para las ciudades debe ser igualmente fluida y procesual (Amin et al,
2000: 8 y 10).
GOBIERNO Y PLANIFICACIÓN ESPACIAL
Este libro trata sobre la gobernanza del lugar en las zonas urbanas. Se refiere a los esfuerzos de
gobierno que reconocen que tanto las cualidades de los lugares de un área urbana como la
organización espacial de los fenómenos son importantes para la calidad de vida, la justicia distributiva,
el bienestar ambiental y la vitalidad económica. Se enfoca en estrategias que tratan el territorio de lo
urbano no solo como un contenedor en el que suceden las cosas, sino como una mezcla compleja de
nodos y redes, lugares y flujos, en la que coexisten múltiples relaciones, actividades y valores,
interactúan, combinan , conflicto, oprimir y generar sinergia creativa. Se centra en la acción colectiva,
tanto en los ámbitos oficiales del gobierno como en los esfuerzos de movilización informal, que busca
influir en las relaciones socioespaciales de un área urbana, para diversos fines y en la búsqueda de
diversos valores. Se refiere a la elaboración de estrategias, que busca "invocar" una idea de una
ciudad o región urbana (Amin 2002), con el fin de realizar un trabajo político para movilizar recursos y
conceptos de identidad de lugar.
Ha habido mucha discusión en debates académicos y políticos recientes sobre la importancia de la
'región urbana' como un enfoque de la gobernabilidad y sobre el surgimiento de
2
Nuevas formas de gobierno. En Europa occidental, algunas líneas de debate sobre políticas
promueven la importancia de las ciudades y las regiones urbanas como actores clave en un nuevo
13 y 14 UrbanComplexityAndSpatialStrategies

espacio económico y político de estados nacionales debilitados y fragmentados y fuerzas económicas


mundiales más fuertes. Algunos analistas académicos relacionan esto con la búsqueda de nuevos
modos de regulación resultantes de cambios en la dinámica de las economías capitalistas (Harvey
1989; Jessop 2000). Otros enfatizan la diversidad de situaciones y experiencias urbanas, y el
desarrollo desigual de una capacidad para la 'gobernanza' de la ciudad y la región urbana (Bagnasco
y Le Galos 2000a). Se reconoce ampliamente que los modos de gobierno que emergen en las áreas
urbanas varían sustancialmente tanto en su dinámica interna como en la forma en que se responden
a las presiones externas. La promoción de una perspectiva de región urbana en el desarrollo de
políticas es un ejemplo de una idea general que intenta una organización de esta diversidad y
contingencia. Las experiencias en el desarrollo de estrategias espaciales con poder real para influir en
las trayectorias de desarrollo urbano proporcionan un rico laboratorio para explorar los desafíos y las
tensiones del desarrollo de nuevos escenarios y formas de gobierno. Este libro es, por lo tanto, una
contribución a los debates sobre las formas de gobernanza emergentes y la potencialidad de la "región
urbana" (o "región de la ciudad" o "región metropolitana") como un foco de atención política y política
(Lefevre 1998; Salet et al. en. 2003).
También es una contribución a una "tradición de planificación", ya que enfatiza la importancia de la
atención a las cualidades de los lugares y a las formas materiales e imaginativas a través de las cuales
las personas, los bienes y las ideas fluyen alrededor, dentro y más allá de los muchos aspectos
sociales. Mundos que cohabitan las zonas urbanas. A lo largo de los últimos 100 años, esta tradición
de planificación, denominada diversamente planificación urbana o urbana, planificación urbana y
regional, planificación espacial, desarrollo territorial y gestión territorial, se ha preocupado por la
interrelación entre la fijeza y la movilidad. En el lenguaje tradicional de planificación física, esto se
conocía como la relación entre los usos del suelo y los canales de infraestructura (Chapin, 1965). En
la década de 1990, la relación se transmite más a menudo en el lenguaje de "red" articulado por
Manuel Castells (1996), como una tensión entre "lugares" y "flujos". Este nuevo lenguaje de red no
solo enfatiza las complejas relaciones socio-espaciales entre los espacios físicos, los lugares de
significado y los patrones espaciales producidos a través de redes sociales y económicas dinámicas;
también hace hincapié en las formas complejas en que las redes, o las redes, se superponen entre sí
y llegan a otras personas en el espacio y el tiempo. A mediados del siglo XX, se pensaba que estas
redes estaban integradas de alguna manera en una entidad coherente llamada "ciudad". Pero en estos
días, como entendió Mel Webber en la década de 1960 (Webber 1964), nuestra experiencia nos dice
que nuestros mundos sociales, incluso de interacción diaria, pueden extenderse mucho más allá del
área de una ciudad particular, y que las webs que importan Para nosotros puede ser bastante diferente
a los de nuestro prójimo. Como resultado, los 'lugares' de ciudades y áreas urbanas no pueden
entenderse como unidades integradas con una conducción singular Dinámico, contenido dentro de
límites espaciales claramente definidos. En cambio, son construcciones complejas creadas por la
interacción de actores en múltiples redes que invierten en 'Proyectos materiales y que dan sentido a
las cualidades de los lugares. Estas redes de relaciones escapan a los intentos analíticos de "atarlos".
1 Esfuerzos en la elaboración de estrategias para las regiones urbanas.
3