Está en la página 1de 1

NATYASASTRA: TEORIA TEATRAL E A AMPLITUDE DA CENA

Publicado en Fenix. Revista de Historia y Estudios Culturales. Año 3. Número 4. Diciembre del
2006.

Marcus Mota. Dr. En Historia. Universidad de Brasília.

El autor cuenta como el Natyasastra con dos milenios de existencia es conocido por occidente en el
siglo XIX y viene a romper con formas tradicionales racionales y descriptivas de pensar las artes
escénicas. Es un libro que de manera acumulativa y dispersa reúne textos canónicos de diversas
fuentes, de tiempos y regiones diferentes, sin un centro identificable de orientación explícita. El
libro introduce al performer en un ambiente mítico y cósmico. En tiempos primordiales el pueblo
habría pedido a los dioses algo que les trajera sabiduría y deleite y Brahma los abría integrado en
un espectáculo integral reuniendo todas las ciencias y artes. Música, drama y danza están reunidos
en un solo espectáculo.

Sin embargo, advierte el autor, existe el peligro de entender el concepto de rasa como efecto
emocional posterior a un sistema de distinciones que funcionarían a priori de los actos
performativos, es en la interacción donde la experiencia de absorber el jugo toma sentido,
refundando los vínculos entre teoría y práctica escénica. El rasa debe comprenderse en su
dimensión material, en un circuito de acciones en una situación performativa sin separar el
auditorio del drama.

Marcus Mota realiza una crítica a la apropiación que realizó R. Schechner de este concepto.
Schechner realizó una lectura del Natyasastra donde opone oriente y occidente, el primero basado
en una sensualidad y práctica holística de las artes, y una comunión entre artistas y espectadores.
Apoyado en tales principios Schechner construye una serie de ejercicios para el entrenamiento del
intérprete. Pero estos elementos críticos no están, según Mota, presentes en el texto sánscrito, ya
que la dicotomía cuerpo-mente está ausente en el mismo. Su saber performativa supera la lógica
dual y exclusivista de la cual Schechner no logra escapar.

Más que conocer el Natyasastra, éste puede hace que, por efecto del extrañamiento que produce,
podamos conocernos mejor a nosotros mismos.