Está en la página 1de 7

DESASTRES ANTRÓPICOS OCURRIDOS EN VENEZUELA

Falta de preparación en las FASES PRE-DESASTRE, tenemos mucho que aprender y hacer. Por ahora a
trabajar duro en la fase de rescate y reconstrucción.

El cambio climático con las lluvias, el coletazo del huracán y las inundaciones, desastres naturales, han
producido destrucción de la infraestructura con muertes y sufrimiento. La falta de mantenimiento, lo
que los técnicos llaman la Fase pre-desastre que se caracteriza por aplicar no solo la preparación del
personal y las comunidades, la construcción de estructuras seguras y su mantenimiento ha fracasadoeso
ha causado que el impacto de estos desastres naturales, esperados pues ¡ya no son sorpresa!, no sean
mitigados suficientemente y como consecuencia hayan causado tanta tragedia humana con desplazados
y sin viviendas, muertos y heridos, colapso del sistema vial, las comunicaciones, sistemas de ingeniería
sanitarias, los servicios básicos, desborde de ríos e insuficiencia hospitalaria y de equipos e insumos por
el alto número de heridos y enfermos.

Además se une ahora este desastre en Paraguaná, Edo, Falcón, provocado por el hombre, según la
clasificación clásica de los desastres, este evento o accidente catastrófico antropógenico, en la Refinería
de Amuay. Estos hechos han sido ocasionados por fallas técnicas humanas a estudiar según las
autoridades, que reflejan la falta de mantenimiento preventivo, la seguridad y el control en las
instalaciones e infraestructura petrolera nacional.

Muchos derrames y múltiples incidentes y accidentes previos a este en la Refinería de Amuay, con
pérdidas humanas, materiales y suspensión de operaciones, incluso la paralización de una ciudad como
Maturín por contaminación de sus fuentes y suministro de agua para uso y consumo humano durante
meses en el reciente pasado, han anunciado este nuevo desastre provocado por el hombre en nuestra
industria petrolera.

Nos unimos al duelo nacional y rogamos por las vidas y pérdidas causadas para que sean repuestas con
la bondad de un Dios Todopoderoso, que ilumine a nuestro pueblo y le de luz a las autoridades para
catalizar su recuperación, y sobre todo preparación para futuros aconteceres.

Roguemos a la Santa Virgen que nos ayude en estos momentos de dificultad nacional y nos permita
actuar para poder enfrentar estas situaciones con serenidad, pero sobre todo con preparación para
nuevas ocurrencias que indudablemente la falta de mantenimiento y previsión actual nos presagian su
acontecer.

“El cambio climático es ineludible pero la preparación humana para su evite y mitigación es previsible”

“Los accidentes provocados por el hombre son prevenibles, por lo tanto evitables, también son
mitigables y por eso hay que seguir actuando”

Los desastres naturales no pueden ser evitados pero si disminuidas y mitigadas sus consecuencias, sin
embargo, los desastres humanos son prevenibles con mucha preparación del recurso humano y
mantenimiento de instalaciones, equipos, y operaciones.
Accidente no es azar,mala suerte, ni destino,es producto del actuarcon desdén y desatino Al riesgo se
adelantaquien agudiza los sentidosel que consejos aguantay el que piensa precavido

Tragedia de Tacoa

Se definió como tragedia o accidente de Tacoa al desastre originado por un incendio en la planta de
generación eléctrica “Ricardo Zuloaga” (hoy conocida como “Josefa Joaquina Sánchez”), propiedad de la
Electricidad de Caracas, ubicada en el sector Arrecifes de la población de Tacoa del para entonces
Departamento Vargas del Distrito Federal en Venezuela (hoy conocido como Estado Vargas).

Este desastre es catalogado como la peor tragedia jamás vivida en Venezuela (si se exceptúan los
deslaves de diciembre de 1999, los cuales fueron de orden natural); ya que allí fallecieron más de 160
personas, entre ellos 9 comunicadores sociales; así como bomberos, policías, etc.

Los hechos

Al amanecer del día domingo 19 de diciembre de 1982, el barco petrolero “Murachí” (de la entonces
empresa petrolera Lagoven, filial de PDVSA) se disponía a descargar 15.000 litros de fuel-oil, combustible
necesario para activar la planta. No obstante, uno de los obreros se percató de que existía un punto
sobrecalentado. Imprudentemente éste abrió la escotilla, lo cual originó la entrada de aire y por
consiguiente el avivamiento de las llamas que alcanzaron el tanque Nº 8 y esto ocasionó la primera
explosión que desató una inmensa bola de fuego, la cual acabó con la vida de los obreros de guardia.

Inmediatamente, fue lanzada la alerta tanto a las autoridades competentes como a los medios de
comunicación social (radio, prensa y televisión); los cuales se apersonaron en el sitio del suceso para
cubrir las incidencias.

Al mediodía, la situación se daba por controlada. Sin embargo, a las 12:45 p.m., debido al fenómeno de
boil-over (acumulación de vapores calientes) se produce la segunda explosión. Fue el momento más
trágico, ya que aquí es cuando hay mayor catidad de victimas fatales incluyendo policias, bomberos y
comunicadores sociales que cubrian los acontecimientos.

Dos días más tarde, se confirma el incremento de las personas fallecidas en el siniestro.

Como a continuación se explica, en Vargas Domingo 19 de diciembre de 1982. Se produjo una explosión
en el tanque número 8 del Complejo de Generación Eléctrica de Tacoa, en Arrecife, donde se
descargaban 16 mil litros de combustible de fuel oil, provenientes del barco tanquero Murachí.

Al lugar, se aproximaron bomberos del estado Vargas, bomberos marinos del puerto de La Guaira, así
como las unidades de intervención de los bomberos aeronáuticos del Aeropuerto Internacional Simón
Bolívar de Maiquetía. Durante la mañana de ese día, más de cien efectivos combatían el voraz incendio,
relevados por bomberos del entonces Distrito Federal y Distrito Sucre, Defensa Civil, Guardia Nacional,
Policía Metropolitana, técnicos de Petróleos de Venezuela, Electricidad de Caracas, entre decenas de
voluntarios. A mediodía, el fuego en el tanque número 8 estaba controlado, pero a las 12:35 explotó el
número 9, lo que provocó una oleada de llamas que se extendió y ocasionó que cientos de personas
perdieran la vida.

Tragedia de Las Tejerías

Se conoce en la historia de Venezuela como Tragedia de Las Tejerías a los sucesos relacionados con la
explosión y posterior incendio ocurridos el día 28 de septiembre de 1993 en el kilómetro 57 de la
Autopista Regional del Centro, que dejaron un saldo de 58 víctimas fatales y 70 personas heridas.

La explosión fue causada por la perforación accidental de un gasoducto subterráneo durante los trabajos
de instalación de una nueva red de fibra óptica a un costado de la autopista. El tramo siniestrado del
gasoducto se encuentra a la altura de la población de Las Tejerías en el estado Aragua, distante unos 60
kilómetros de la ciudad de Caracas.

El Evento

La mañana del martes 28 de septiembre de 1993, una retroexcavadora de la empresa Abengoa realizaba
el trabajo de perforación e instalación de los ductos para cables de fibra óptica para la empresa CANTV.

Por coincidencia, esa misma mañana, Conaca, empresa contratista del entonces Ministerio de Transporte
y Comunicaciones, se encontraba realizando trabajos de reacondicionamiento y asfaltado en la arteria
vial, produciendo un inusual congestionamiento de tránsito a una hora en la que muchas personas se
dirigen en automóviles particulares o colectivos a sus lugares de trabajo en Caracas, desde las
poblaciones ubicadas en el eje La Victoria-Las Tejerías, dos importantes centros poblados del estado
Aragua. La retroexcavadora impactó accidentalmente el gasoducto, ocasionando una explosión de gran
magnitud alrededor de las 07:30 hora local (UTC-4).

La explosión, con una onda de choque que se expandió 200 metros, fue inmediata y las subsecuentes
deflagraciones provocaron un incendio de gran magnitud, con llamaradas de hasta 50 metros de altura
durante gran parte del día, hasta que finalmente la presión del gasoducto fue controlada. La onda
expansiva y las altísimas temperaturas alcanzaron a muchos vehículos que se encontraban circulando a
baja velocidad por la autopista de manera casi instantánea, dejando el lamentable saldo de víctimas y
heridos.

Expertos establecieron posteriormente que el infortunado operador de la retroexcavadora que causó la


explosión del ducto de gas a alta presión salió disparado por la onda expansiva a una distancia de unos
30 metros. En las cercanías se encuentra una estación de gasolina, que afortunadamente no sufrió daños
que pudiesen haber aumentado la magnitud de la tragedia. Como medida preventiva ante las
dificultades de controlar totalmente el incendio y temor por la ocurrencia de nuevas explosiones, los
cuerpos de seguridad acordonaron una vasta zona del lugar y los pocos periodistas que pudieron acceder
al área del desastre, lo hicieron a través de helicópteros.

Explosión en la refinería de Amuay


La explosión en la refinería de Amuay fue un desastre ocurrido el 25 de agosto de 2012 en esa refinería
ubicada en la costa occidental de la península de Paraguaná, municipio Los Taques, del estado Falcón,
Venezuela. Causó 55 muertos y 156 heridos.

Accidente aéreo en Catia la mar (Sterling)

Lunes 28 de abril de 2008.- Maiquetía – Venezuela.- A las 09:55 HLV (14:25 UTC ) se recibe información
sobre un accidente aéreo de una aeronave tipo avioneta MATRICULA : N6463L, PIPER, modelo: PA-31-
310 SERIAL: PA-31-421, AÑO: 1969, con tres (03) personas abordo cae en proximidades del Aeropuerto
Internacional "SIMÓN BOLÍVAR" (SVMI), Maiquetía, Venezuela.

La avioneta había despegado de Maiquetía (SVMI) para Curazao (TNCC) y se precipito a tierra en la Urb.
Páez de Catia La Mar según informan testigos la aeronave impacto el techo de una vivienda conocida
como Qta. "Yennimar" donde se incendio bomberos actúan en el sitio y controlaron el la situación, según
información preliminar hay cuatro (04) personas fallecidas y otras cuatro (04) heridas entre estas un
pasajero que fue rescatado y llevado al Hospital de Catia La Mar.

Minutos después de despegar de Maiquetía la aeronave presenta falla técnica en uno de sus motores
por lo que el Cap. (AV-C) MARIO DONATI, retorna en emergencia hacia el aeropuerto de Maiquetía no
logrando llegar a este estrellándose contra el techo de la residencia ver foto anexa.

OCUPANTES DE LA AERONAVE:

PILOTO: MARIO JOSÉ DONATI GAFARO, C.I. N°: V- 6.160.668, FN: 26AGO63, EDAD: 43 AÑOS (FALLECIDO)

PASAJEROS:

1.- ALFREDO JOSÉ ANZOLA JAUMOTTE, C.I. N°: V- 11.313.920, FN: 11ENE74, EDAD: 34 AÑOS (FALLECIO)

2.- EDUARDO ADAN RÁMIREZ MÉNDEZ, C.I. N°: V- 3.408.329, FN: 28AGO49, EAD: 59 AÑOS (FALLECIDO)

PERSONAS FALLECIDAS EN TIERRA

1.- YESENIA GONZÁLEZ , 30 AÑOS (FALLECIDA)

2.- JENNIE GONZÁLEZ, 30 AÑOS (FALLECIDA)

3.- ESTEFANIA GONZÁLEZ, 09 AÑOS (FALLECIDA)

PERSONAS HERIDAS EN TIERRA

1.- JOEL CRUZ (HERIDO MENOR DE EDAD 07 MESES)

2.- JHONNY GONZÁLEZ (HERIDO)

3.- MARIE GONZÁLEZ, 16 AÑOS (HERIDA)

4.- ELIZABETH RINCÓN, 31 AÑOS (HERIDA)


5.- MAGI GUZMÁN, 08 AÑOS (HERIDA

Según informó Luis Díaz Curbelo, director encargado Protección Civil en Vargas, son varios los heridos y
lesionados por el siniestro de una aeronave sobre una quinta en Catia La Mar. No precisó el número de
víctimas, pero uno de los heridos presenta quemaduras de gravedad.

Según detalló Curbelo, el piloto reportó al poco momento de despegar problemas en uno de los
motores. Se disponía a regresar al aeropuerto de Maiquetía, cuando se produjo el accidente.

Los bomberos del estado Vargas indicaron que la aeronave cayó en una residencia, aledaña a un colegio,
y se trata de controlar un incendio ocasionado por el impacto.

Un directivo y un accionista de Smartmatic murieron en el accidente.

Catia La Mar.- El sonido del estallido fue estruendoso. Tanto así que habitantes de otros sectores de Catia
La Mar lograron darse cuenta de que algo terrible había pasado. Se trataba de una avioneta que se había
precipitado sobre una vivienda de la calle El Rincón, en el sector Mirabal, al oeste de Vargas, a pocos
metros de la escuela básica Emilio Gimón Sterling.

La nave, tipo Navajo PA31 y matrícula N6463-L, despegó del Aeropuerto Internacional de Maiquetía a las
9:37 de la mañana con destino a Curazao, pero aproximadamente unos cinco minutos más tarde, el
piloto se comunicó con la torre de control anunciando fallas en su motor principal. Aun así, el capitán
nunca se reportó en emergencia, sino más bien informó que retornaría para aterrizar.

Ocho minutos después de ese único contacto con la torre de control, los habitantes de la calle El Respiro
escucharon el estallido, y en medio de la humareda y el temblor originados por el choque, se dieron
cuenta de que una avioneta estaba en el interior de la vivienda de la familia González.

Rescatistas que estaban en el sitio informaron que las víctimas fatales quedaron identificadas como:
Estefanía González (9); su mamá Yesenia González (30) y Jenny González (30). También fallecieron Mario
Donadi, piloto de la nave, el pasajero Eduardo Ramírez (59), del Departamento Finanzas de Smartmatic y
el accionista de esa empresa Alfredo Anzola, copiloto de la nave, quien falleció anoche cuando iba a ser
trasladado a Caracas.

Se conoció que el ministro del Interior, Ramón Rodríguez Chacín, se movilizó hasta el Periférico de
Pariata para cerciorarse del estado de salud del copiloto, Alfredo Anzola, quien al parecer es pariente
suyo.

Simultáneamente se notificó que otras cuatro personas estaban heridas: Marié González (16), Elizabeth
Rincón (31), Magi Guzmán (8) y Joel Cruz, de siete meses de nacido,

Todos los heridos fueron trasladados a centros asistenciales del litoral central y al Periférico de Catia. En
la tarde, de manera extraoficial, vecinos de la zona indicaron que el bebé de siete meses que había sido
llevado al Periférico había fallecido. Autoridades no confirmaron esa defunción.
El fiscal nacional Primero con Competencia Plena que se ocupa de los casos aeronáuticos, José Gregorio
Morales, no reveló las causas que habrían originado el siniestro.

Otras fuentes de la investigación revelaron que los primeros indicios apuntan a que la aeronave perdió el
segundo motor retornando al aeropuerto internacional de Maiquetía.

Los 700 alumnos de la escuela cercana al lugar del impacto fueron desalojados rápidamente. Algunos
requirieron de oxígeno por el humo que ingresaba a sus salones. Ninguno sufrió daños mayores.

HAY QUE INVESTIGAR EN PROFUNDIDAD

El piloto Mario Donaid, que capitaneaba el avión siniestrado en Catia La Mar, no podía declararse en
emergencia a pesar de la falla que presentaba uno de sus motores desde el despegue. Y es que cumplía
una pena de 8 años de prisión por tráfico de drogas y se encontraba en régimen abierto. A pesar de
tener vigente la prohibición de salida del país volaba a Curazao.

Por ello –según testimonios de los habitantes de la zona - el avión dio tres vueltas esperando el permiso
para aterrizar.

Donaid no declaró la emergencia ya que de haberlo hecho y ejecutar el aterrizaje, las autoridades
aeronáuticas descubrirían las irregularidades.

Tenía prohibición de salida del país por orden del Tribunal Segundo de Ejecución del estado Vargas. El
número de cédula que identificaba al piloto no es el mismo con el cual Donaid aparece registrado en el
documento de la sentencia ni en los registros del CNE.

¿Tenía Donaid vigente la licencia norteamericana con la cual volaba? Los socios de la empresa
Smartmatic deben promover la investigación de este hecho ya que al parecer, este accidente en el cual
perdieran la vida seis personas, se hubiese podido evitar si el piloto hubiese declarado a la torre de
control de Maiquetía la emergencia, ya que se le hubiese permitido el aterrizaje de inmediato. Las
autoridades aeronáuticas deben indagar en profundidad.

Incendio de la Torre Europa Chacao

El jueves 05 de febrero de 1998, Varios pisos de la Torre Europa, localizada en la Avenida Francisco de
Miranda en la urbanización Campo Alegre de Caracas, fueron destruidos por un incendio ocurrido en
horas de la mañana. En dichos pisos funcionaban la sede del Sistema Económico Latinoamericano
(SELA); las oficinas de las Embajadas de Canadá, Honduras, Suecia y Suiza y otras oficinas de escritorios
jurídicos y corretaje de seguros. El evento afectó directa e indirectamente los doce pisos de la
edificación. Los cuerpos de Bomberos del Este, Distrito Federal y Miranda se declararon en emergencia.
Unas cien (100) personas tuvieron que ser evacuadas del edificio. Las labores de extinción se iniciaron,
especialmente en los pisos 4 y 5 que fueron los más afectados.

Allí funciona el SELA, convertido en el epicentro de siniestro. Las oficinas ardieron durante tres horas y
las pérdidas fueron totales. El resto del edificio fue copado por el humo y el agua. Las ventanas de vidrio,
que componen la fachada de la estructura, fueron afectadas por el calor y durante toda la mañana se
fueron destrozando. Se presumió que la causa del incendio pudo ser un corto circuito en los cajetines de
electricidad ubicados entre los pisos 1 y 3. A la 1:00 de la mañana del viernes los Bomberos del Este
tuvieron que atender nuevamente un incendio que se inició en el piso 5 de la Torre. Otra vez debieron
pedir ayuda a sus colegas de Caracas y Miranda para poder apagar las llamas. Dichas llamas acabaron
definitivamente con las oficinas que funcionaban en seis pisos de los 12. La causa del nuevo incendio fue
una reignición, fenómeno físico que consiste en la reactivación de un punto de ignición, y que se
manifiesta con la nueva aparición de llamas en un ambiente donde habían sido sofocadas.