Está en la página 1de 12

UNIVERSIDAD JOSÉ CARLOS MARIATEGUI

Facultad de Ciencias Jurídica Empresariales y Pedagógicas


Escuela Profesional de Derecho- Filial Lima

ASIGNATURA: ACTIVIDAD INTEGRADORA ( II TAREA )

TEMAS A DESARROLLAR:

1.- EL ORADOR CONCEPTO, CUALIDADES BASICAS DEL


ORADOR.
2.- EL TEMOR ORATORIO: TECNICAS PARA SUPERAR EL
TEMOR ORATORIO EN DIFERENTES ASPECTOS:AMBITO
FISICO, PSICOLOGICO Y DE CONOCIMIENTOS.
3.- LA AUTOESTIMA: CONCEPTO
4.- CLASIFICACION DE LA AUTOESTIMA
5.- RELACION DE LA AUTOESTIMA CON LA ORATORIA

PROFESOR: DR. MICHEL FLORES MAMANI

ALUMNO: WILLIAM DAVID LUNA CANALES

CICLO: VI

LIMA 2018
ORATORIA

TEMAS A DESARROLLAR:

1.- EL ORADOR CONCEPTO, CUALIDADES BÁSICAS DEL ORADOR.

ORADOR. - Como comunicador el orador instruye, vierte su caudal de cultura


sobre el auditorio, por lo que debe generar en la audiencia confianza y empatía.
Por la importancia de la posición que ocupa como comunicador social
y/o líder de opinión, en el orador no solo se valora la aptitud para el
desempeño de las funciones como expositor, sino también la idoneidad a
través de una serie de cualidades que debe poseer para cumplimentar su
objetivo. Un buen orador se caracteriza por su elocuencia y la correcta
aplicación de las reglas de la oratoria.

CUALIDADES DEL BUEN ORADOR

Ya sea con el objetivo de realizar una breve y sencilla exposición o para


abordar profundamente un tema, toda persona que en una u otra circunstancia
se dirija a un público, debe tener en cuenta una serie de principios generales:
Conocer el auditorio, sus intereses y necesidades.- Organizar cuidadosamente
el trabajo y documentarse profundamente y con espíritu científico.- Sentirse
seguro de sí mismo.- Despertar el interés y hacer agradable la exposición.
Evitar la monotonía mediante la variedad.- Poseer una elocución clara y
precisa. Usar un vocabulario correcto y asequible.- Mantener una postura y
tono de voz adecuados.- Exponer la materia con suma sencillez. Huir de frases
altisonantes y huecas.- No pretender nunca agotar un tema completamente.
Cuando se ha logrado exponer un asunto en la extensión y claridad que este lo
permite, todo lo que después se aumente o recargue tiende a debilitar y
destruir el efecto que pudo producir. - Dominar las pasiones. La emotividad es
necesaria, pero la pasión en exceso puede hacer perder el dominio propio.-
Llegar a conclusiones válidas e importantes, útiles para el auditorio.

FUNCIONES DEL ORADOR

1.- Prepararse. - Debe dominar el tema, documentarte sobre todos los


términos que va usar, ser un experto en el tema. Prepararse significa:
documentarse, revisar, practicar.
2.- Seleccionar adecuadamente el tema. - No se atengas a flash, Power point
o cualquier herramienta tecnológica. El público quiere escuchar un orador, no
deleitarse (o aburrirse en el peor de los casos) en una presentación de
computadora. El tema, conciso, relevante, no saturado con números y
estadísticas, ameno (pero no chistoso).
3.- Presentación. - La presentación del orador, vestido según la ocasión y
según el tipo de público. No use cadenas o collares que llamen la atención, ni
llaveros que suenen. Quiere el público este pendiente de su presentación y no
de sus movimientos. El cabello bien arreglado, limpieza general en tu persona y
cuidado de no tomar liquido antes de la presentación.
4.- Preguntas. - Tienes que estar preparado para las preguntas. ¿Qué
preguntaran? ¿Qué temas crees que el público pedirá ampliar? ¿Qué asume
que ellos saben?
5.- Poner reglas.- Principalmente indicar se aceptarías preguntas durante o al
final de la presentación o por temas, tacto al contestar aun cuando la pregunta
sea trivial.
6.- Conocer a la audiencia y el lugar Pregunta sus edades, sexo, si son
profesionales, si conocen algunas preferencias y lo más que puedas.
7.- Siempre un respaldo Copias impresas de la presentación, copias en USB
o CD, lleva una extensión eléctrica, un adaptador para toma eléctrica, un
puntero laser, lápices de repuesto, plumones permanentes y para pizarra
blanca. Mientras más cubiertas estén las posibilidades, mejor, la audiencia lo
agradeceré.

CARACTERÍSTICAS DE UN BUEN ORADOR

Además de las características que debe tener una presentación oral, el


expositor también debe considerar algunos aspectos muy importantes para
desarrollar una presentación. Considerando que “La comunicación es la
transferencia de información y su comprensión entre una persona y otra. Es
una forma de ponerse en contacto con otros mediante la transmisión de ideas,
hechos, pensamientos, sentimientos y valores” (Davis & Newstrom, 2003), es
preciso reconocer las características de un buen orador, evitando así actitudes
erróneas que pueden obstaculizar la transmisión acertada del mensaje. Un
buen orador es aquella persona que se propone informar, entretener o
persuadir, lográndolo mediante un mensaje coherente, lógico y estructurado,
apoyado en su seguridad, honestidad, conocimiento, dinamismo, respeto y
entusiasmo. A continuación, se desglosan las características de un buen
orador.

1. Presencia. - La presencia de un buen orador se ve afectada


positivamente por la seguridad del mismo; ésta se logra cuando existe una
preparación integral, dominio del tema y recursos de apoyo que lo sustenten. El
orador debe vestir adecuadamente según la ocasión y el público al que se
dirige, mostrando así respeto por su audiencia y logrando un ambiente de
respeto y confianza. La movilidad es importante durante una presentación oral;
el desplazarse muestra el entusiasmo del expositor, además de variar el
estímulo a la audiencia y evitar que aparezcan malos hábitos durante la
presentación. La postura que se adopte al iniciar una exposición oral es
decisiva, ya que marca desde la credibilidad hasta la atención del público. Se
recomienda entrar con paso firme y decidido, con los hombros hacia atrás y la
barbilla levemente hacia arriba, esto ayuda a mostrar seguridad y dominio del
tema.

2. Conocimiento y credibilidad. - Entre más se conozca de un tema, más


herramientas se tienen para brindar al público una exposición amena e
interesante. La preparación y dominio sobre el tema apoya la seguridad, la
honestidad y el entusiasmo del orador, lo que logra mantener por más tiempo la
atención de la audiencia, además de contener un mensaje coherente, lógico y
estructurado. Para lograr credibilidad ante un grupo de personas es necesario
mostrar honestidad, es mejor reconocer nuestras limitaciones ante el público
que “inventar” respuestas, no olvidemos que al ser honestos nos estamos
ganando credibilidad.

3. Dinamismo. - Un buen orador debe ir a la vanguardia, utilizando tecnología


que permita mostrar de manera dinámica el contenido. Es importante apoyar la
presentación en técnicas y recursos innovadores que logren captar la atención
de la audiencia, lograr un mayor procesamiento de la información y variar el
estímulo proveído al público. Se recomienda al comenzar “prender” a la
audiencia compartiendo el entusiasmo inicial y manteniéndolo durante la
exposición.

4. Comunicación verbal. - Es importante cuidar el lenguaje que se utiliza en la


presentación oral, éste debe estar al nivel de la audiencia, así se logrará un
mensaje claro y una mejor conexión con los asistentes. El buen orador siempre
se dirige al público de una manera considerada, respetando sus ideas y
opiniones, al mismo tiempo que muestra asertividad para defender las suyas.
Cuidar la dicción mejora la claridad de nuestras palabras. Las pausas al hablar
pueden ayudar a hacer cambios de material de apoyo, descansar la garganta,
así como crear intriga o expectación en el público

5. Comunicación no verbal. - La comunicación no verbal es aquella que se


integra de mensajes no hablados, como el volumen, tono y ritmo. Se
recomienda variar el volumen de la voz para acaparar la atención del oyente,
ayudando a evitar el tedio. El ritmo es determinado por la naturaleza del tema,
entre mayor sea su complejidad menor debe ser el ritmo. Los movimientos
faciales deben ir de acuerdo a la naturaleza del tema, así se apoya la
comunicación verbal con la no verbal. Se debe tener cuidado al utilizar las
manos, ya que éstas pueden ser un distractor; lo ideal al hablar en público es
no traer ningún objeto en ellas con la finalidad de tener mayor libertad de
movimiento y evitar desvíos de atención. Es importante establecer contacto
visual con el auditorio, esto logrará mayor integración y atención hacia la
presentación. El medio ambiente debe ser agradable para el orador y el
público, un lugar bien iluminado, ventilado y confortable ayuda a que el estado
de ánimo de las personas sea adecuado para una mayor receptividad

TIPOS DE ORATORIA La política: comprende los discursos que se pronuncien


en las cámaras y asambleas públicas y se extienden a cuanto se refiere el
régimen interior y exterior de un pueblo. La «Oratoria Popular»: es una especie
de oratoria política, pero se diferencia de ella, en que se permite mayores
libertades en tono y el uso de lo patético (Adj. conmovedor, que infunde dolor,
tristeza o melancolía -Simón, V. Emocionante, dramático, trágico, etc.).La
Forense: se refiere a los discursos o sermones que se pronuncian en los
tribunales de justicia sobre asuntos civiles o criminales La Sagrada: comprende
los discursos o sermones que se pronuncian en los templos sobre religión y la
moral. La Oratoria Académica: comprende los discursos relativos a cuestiones
literarias o científicas. La corrección y esmero son sus rasgos distintivos. La
Militar: las arengas o discursos breves y fogosos, que los jefes dirigen a sus
tropas, generalmente con el fin de encender su ánimo e incitarlos al
cumplimiento del deber. La Artística: es la elocuencia destinada a producir un
placer estético. La Sentimental o Ceremonial: es la que más nos acosa
pues tiene por ámbito todas las múltiples Actividades ceremoniales, etc. La
característica principal: brevedad e imperio de los sentimientos.

2.- EL TEMOR ORATORIO: TÉCNICAS PARA SUPERAR EL TEMOR


ORATORIO EN DIFERENTES ASPECTOS: ÁMBITO FÍSICO, PSICOLÓGICO
Y DE CONOCIMIENTOS.

Afortunadamente, hay algunas técnicas simples y eficaces para controlar los


síntomas provocados por el miedo a hablar en público. Veamos cuales son.
1. Alimenta pensamientos positivos.
Si hablar en público es una situación que por sí misma no pone en peligro tu
vida, entonces ¿por qué tu mente reacciona como si te encontraras frente a un
grupo de leones hambrientos? En la mayoría de los casos, este miedo a hablar
en público es irracional, carece de fundamentos y es causado por los
pensamientos que validamos y entretenemos en nuestra mente. Por lo tanto,
en este punto quiero que identifiques y neutralices en tu mente las causas más
comunes del pánico escénico:
a) El miedo a hablar frente a grupos numerosos.
Si te llenas de pánico cuando te ves obligado a hablar ante cientos de
asistentes, recuerda que presentarte frente a un público numeroso en realidad
es exactamente lo mismo que hacerlo ante una sola persona. Sólo concéntrate
en mantener una conversación natural con tu público como si estuvieras
conversando con un amigo.
b) El miedo a que se note tu nerviosismo. Ten en mente que, si tú estuvieras
en el lado del público y al frente vieras a alguien un poco nervioso o inseguro,
probablemente pensarías algo como “Pobre, yo estaría igual de nervioso allá
arriba.” Y entonces sentirías empatía por esa persona. De igual manera tu
público sentirá empatía contigo en el caso de que lleguen a percibir en ti un
poco nerviosismo. Y mi experiencia me dice que la gran mayoría, si no es que
todos los integrantes del público quieren verte hacerlo bien y triunfar.
c) El temor a ser juzgado. Piensa que en realidad a las personas no les
interesa juzgarte. Lo que más desean es no sentirse aburridos o que pierden el
tiempo escuchando a alguien que no les aporta información de valor. Ellos
quieren aprender algo valioso y de forma amena, desean asimilar el mensaje
que tú has preparado específicamente para ellos, así que lo que más anhelan
es que tu presentación sea exitosa, así ambas partes salen ganando.
d) El miedo a equivocarte de nuevo. Si en el pasado has tenido experiencias
fallidas hablando en público, es probable que tu mente sea invadida por el
temor de que puedes volver a equivocarte. Esto es entendible y normal, pero
recuerda que cada fracaso nos deja una enseñanza, así que reconoce este y
todos tus otros miedos por lo que son, déjalos ser, limpia tu mente y sigue
adelante. Siéntete tranquilo y seguro de que tú te preparaste a conciencia y
que ensayaste varias veces la presentación que estás a punto de entregar. De
modo que sólo te vas a enfocar en ejecutar con maestría lo que has planeado
para que así logres un éxito contundente esta vez.
2. Practica la relajación gradual y la respiración profunda.

Respirar profundamente te ayuda a relajarte y a oxigenar tu cerebro. Esto te


permitirá sentirte tranquilo y levantará tu ánimo. La manera de hacerlo es esta
1. Asume una postura erguida pero natural.
2. Exhala completamente el aire que hay en tus pulmones a través de tu boca
tu nariz hasta que sientas tu estómago comprimido.
3. Inhala de manera natural permitiendo que el aire llegue y entre hasta tu
estómago, cuidando de no levantar tus hombros.
4. Una vez que sientas tus pulmones llenos y tengas tu abdomen levantado,
exhala iniciando de nuevo el proceso.
Por lo general tres respiraciones profundas son suficientes. Lo importante es
que, si conviertes esta respiración profunda en un hábito, tu mente y tu cuerpo
se acostumbrarán a hacerlo de manera casi imperceptible en situaciones que
pudieran causarte algún tipo de estrés. Ahora veamos cómo es la relajación
progresiva. Imagina una sensación de calor en tu cuero cabelludo que está
liberando toda la tensión que pudieras sentir en esa parte de tu cuerpo. Mantén
esa sensación en la parte superior de tu cabeza, y poco a poco permite que la
sensación fluya hacia abajo, relajando cada parte de tu cuerpo a su paso
mientras respiras profundamente. Algunas veces te será necesario tensar
partes específicas de tu cuerpo y relajarlas de inmediato un par de veces para
confirmar que tus músculos se relajen. Cuando llegues al punto de
experimentar una relajación plena, respira profundamente una vez más y
almacena esta sensación de relajación total en tu memoria muscular. De este
modo, puedes recurrir a ella cuando sientas que te estás poniendo nervioso y
que tus músculos se están endureciendo antes de un discurso.

3. Usa tu lenguaje corporal para verte y sentirte lleno de confianza.


Los seres humanos producimos adrenalina como parte de un sistema de
respuesta que nos ayuda a luchar o escapar. Acciones que nos resultan
completamente inservibles al hablar en público, ya que no puedes luchar con tu
público y no debes salir corriendo del lugar. Pero un poco de movimiento ayuda
a disipar esta activación nerviosa. Por eso mientras esperas tu turno para
hablar, por ejemplo, aprieta y suelta tus músculos. Y mientras estás hablando,
haz gestos, utiliza tus manos y da algunos pasos en pausas estratégicas
aprovechando el espacio. Estos movimientos enfáticos clave te ayudarán a que
tu mensaje sea más claro y a que tu cuerpo libere algo de esa tensión. Utilizar
esta dinámica te permite utilizar esa energía de los nervios convertida en algo
tan positivo como el entusiasmo, el cual muestra que sientes pasión al entregar
tu mensaje. Finalmente, antes de tu presentación, quiero que asumas una pose
de poder de tal forma que prepares tu cuerpo y tu mente para utilizar de forma
efectiva tu lenguaje corporal, eliminando por completo los nervios al hablar en
público.

4. Desarrolla el gusto por hablar en público.


Debido a que ya dominas los tres pasos anteriores, hablar en público para ti se
ha convertido en algo similar a tener una charla amena entre amigos. Ya no
sientes tanta ansiedad, cultivas pensamientos positivos, sabes que ellos tienen
interés por escuchar tus palabras, y tú te aseguras de que ellos no se sientan
aburridos ni que pierden el tiempo al asistir a tu presentación. La única
diferencia que existe entre una charla entre amigos y la presentación que tú
estás dando es que la información que tú estás compartiendo es
extremadamente valiosa y útil para las personas que te están escuchando. Y
con esto cumples el principio de ganar. En nuestro canal de YouTube tenemos
un video con técnicas especiales para desarrollar el amor por hablar en público.
Lo titulamos: “hablar en público es un placer”. Te dejaremos el link de ese video
aquí en la descripción.

Visualiza: Ahora que ya tienes estas valiosas herramientas para enfrentar el


miedo de hablar en público, visualiza la situación más positiva que te puedas
imaginar sobre el resultado de tu próxima presentación, agregando todos los
detalles sensoriales que te sea posible. Una vez que hayas aplicado estos
pasos y reemplazado tus miedos por pensamientos positivos, te sentirás más
relajado y lleno de entusiasmo, y entonces podrás enfocarte 100% en el
mensaje valioso que has preparado, disfrutarás la experiencia, y serás capaz
de hablar en público sin nervios como todo un profesional.

3.- LA AUTOESTIMA: CONCEPTO

La autoestima es la persona que todos podemos ser. Alguien que se ocupa de


conocerse y saber cuál es su papel en el mundo. Su característica esencial es
la consciencia que tiene de sí, de sus capacidades y potencialidades, así como
de sus limitaciones, las cuales tiende a aceptar sin negarlas, aunque o se
concentra en ellas, salvo para buscar salidas más favorables. Como se conoce
y se valora, trabaja en el cuidado de su cuerpo y vigila sus hábitos para evitar
que aquellos que le perjudican puedan perpetuarse. Filtra sus pensamientos
enfatizando los positivos, procura estar emocionalmente arriba, en la alegría y
el entusiasmo, y cuando las situaciones le llevan a sentirse rabioso o triste
expresa esos estados de la mejor manera posible sin esconderlos
neuróticamente.

Autoestima es también confianza en uno mismo en las fuerzas positivas con las
que se cuenta para enfrentar el día a día. Esta confianza es la guía para el
riesgo, para probar nuevos caminos y posibilidades; para ver alternativas en las
circunstancias en que la mayoría no ve salida alguna; para usar la inteligencia y
seguir adelante, aunque no se tengan todas las respuestas. Estas son las
características que hace que una persona se exprese en terrenos
desconocidos con fe y disposición de éxito. Cuando se confía en lo que se es,
no se necesitan justificaciones ni explicaciones para poder ser aceptado.
Cuando surgen las diferencias de opinión, confiar en uno hace que las críticas
se acepten y se les utilice para el crecimiento

El que vive desde una Autoestima fortalecida asume responsabilidad por su


vida, sus actos y las consecuencias que éstos pueden generar. No busca
culpables sino soluciones. Los problemas los convierte en un "cómo", y en vez
de compadecerse por no lograr lo que quiere, el autoestimado se planteará las
posibles formas de obtenerlos. Responsabilidad es responder ante alguien, y
ese alguien es, él mismo o Dios en caso de que su visión de la vida sea
espiritual. Toma como regalo el poder influir en su destino y trabaja en ello.
Quien vive en este estado no deja las cosas al azar, sino que promueve los
resultados deseados y acepta de la mejor forma posible lo que suceda.
La Autoestima nos hace vivir de manera coherente y nos impulsa a realizar e
esfuerzo necesario para que nuestras palabras y actos tengan un mismo
sentido. Aunque el autoestimado guste de hablar, sus actos hablarán por él
tanto o más que sus palabras. No quiere traicionarse y se esmera en combatir
y vencer sus contradicciones internas. Los que viven confiado en su poder,
aman la vida y lo demuestran en cada acto. No temen liberar su poder, aunque
puedan valorar la prudencia y respetar las reglas de cada contexto. Mostrar
afecto, decir "te quiero", halagar y tocar físicamente, son comportamientos
naturales en quienes se estiman, ya que disfrutan de sí mismos y de su
relación con las personas. La forma de vincularse es bastante libre y sin l típica
cadena de prejuicios que atan culturalmente al desvalorizad. En esa
expresividad, es seguro observar límites, ya que para expresarse no hay que
invadir ni anular a nadie. La expresividad del autoestimado es consciente y
natural, no inconsciente ni prefabricada

En el terreno de la Autoestima se acepta lo espontáneo, aunque el capricho es


indeseable. La vida es vista como una oportunidad lo bastante especial como
para no dejarla en manos de la suerte. De esta visión se deriva un respeto por
la razón, el conocimiento y la certeza. Quien anda de manos del amor propio,
no juega consigo y por eso valora el tiempo como recurso no renovable que es.
Quien se respeta busca, sin compulsiones, alcanzar un mínimo control de su
existencia y para eso usa su inteligencia y capacidad de discernimiento,
confiando en lograr sus objetivos al menor costo. He allí la consciencia de
efectividad de la Autoestima.

Autoestima es sí misma armonía, equilibrio, balance, ritmo y fluidez. Cuando


existe valoración personal, también se valora a los demás, lo que favorece
relaciones sanas y plenas medidas por las honestidades, la ausencia de
conflicto y la aceptación de las diferencias individuales. Por ser la paz interna la
máxima conquista de la Autoestima, quienes están por ese camino hace lo
posible por armonizar y aminorar cualquier indicador de conflicto. Esta armonía
interior ahuyenta la ansiedad y hace tolerable la soledad, vista a partir de un
estado armónico de vida como un espacio de crecimiento interior, encuentro
con uno mismo y regocijo.

En conclusión la autoestima cada persona lo crea, algunos haciéndose daño,


ósea con inseguridad en uno mismo que lo lleva a caer y no lograr lo que uno
realmente quiere, por otro lado, están los que creen en sí mismo y logran la
mayoría lo que quieren.

4.- CLASIFICACIÓN DE LA AUTOESTIMA

AUTOESTIMA ALTA Y ESTABLE


Este tipo podría corresponderse con el de autoestima fuerte o elevada, ya que
las personas con ese tipo de autoestima no se ven influidas por lo que ocurra a
su alrededor de forma negativa.
Además, es capaz de defender su punto de vista de forma calmada y se
desenvuelven de forma exitosa a lo largo del tiempo sin derrumbarse.

AUTOESTIMA ALTA E INESTABLE


Estas personas también se caracterizan por presentar una alta autoestima pero
no por mantenerla en el tiempo. No suelen tener las herramientas suficientes
para enfrentarse a ambientes estresantes y que los suelen desestabilizar, por
lo que no aceptan el fracaso ni tampoco aceptan posturas opuestas a las de
ellos.

AUTOESTIMA ESTABLE Y BAJA

Estas personas se caracterizan por infravalorarse en todo momento, es decir,


por pensar que no pueden hacer aquello que se propongan. Por otro lado, se
muestran muy indecisos y temen equivocarse, por lo que siempre buscarán el
apoyo de otra persona. Tampoco luchan por sus puntos de vista ya que de
forma general se valoran de forma negativa

AUTOESTIMA INESTABLE Y BAJA

Podríamos decir que las personas que tienen esta autoestima son aquellas que
prefieren pasar desapercibidas en todo momento y que piensan que no pueden
conseguir nada.
Por otro lado, suelen ser muy sensibles e influenciables y prefieren no
enfrentarse a nadie incluso aunque sepan que la otra persona no lleva la razón.

AUTOESTIMA INFLADA

Las personas con este tipo de autoestima se caracterizan por tener una
personalidad fuerte y creerse mejor que las personas que tienen a su
alrededor. Por ello, nunca suelen escuchar ni prestarles atención alguna.
También suelen culpabilizar a los demás en situaciones estresantes y tienen un
ego muy grande. No son capaces de corregir sus propios errores ni tampoco
criticarse a sí mismos. Se caracterizan por ser muy materialistas y
superficiales.

AUTOESTIMA DERRUMBADA O BAJA

Las personas que la tienen no se suelen apreciar a sí mismas, lo que les lleva
a no sentirse bien en su vida. Esto les hace ser excesivamente sensibles a lo
que los demás puedan decir de ellas, de forma que si es negativo le dañará y si
es positivo, hará que su autoestima aumente. También pueden sentir pena
hacia ellos mismos e incluso vergüenza. Si un adolescente presenta este tipo
de autoestima en el instituto puede ser víctima de bullying o acoso escolar por
parte de sus compañeros e incluso ser excluido.

AUTOESTIMA VULNERABLE O REGULAR

En este tipo la persona tiene un buen autoconcepto, pero su autoestima es


frágil ante situaciones negativas como: la pérdida de un ser querido, no
conseguir lo que quiere o se propone. Esto le llevará a crear mecanismos de
defensa con el fin de evitar este tipo de situaciones o tener que tomar
decisiones, dado que teme equivocarse y hacer las cosas mal.

AUTOESTIMA VULNERABLE O REGULAR

En este tipo la persona tiene un buen autoconcepto, pero su autoestima es


frágil ante situaciones negativas como: la pérdida de un ser querido, no
conseguir lo que quiere o se propone. Esto le llevará a crear mecanismos de
defensa con el fin de evitar este tipo de situaciones o tener que tomar
decisiones, dado que teme equivocarse y hacer las cosas mal.

5.- RELACIÓN DE LA AUTOESTIMA CON LA ORATORIA

Si queremos aumentar nuestras opciones de tener éxito en nuestra vida


profesional y personal, dominar las técnicas para hablar en público debe ser
una de nuestras prioridades. Las empresas eligen para representarlas o como
jefes de equipo a personas que saben hablar en público, y en muchas
ocasiones, como vimos en el artículo de la importancia de la autoestima al
hablar en público, son promocionadas antes que otros compañeros que puedan
tener una mayor formación académica.
Existen muchas ventajas en saber cómo hablar públicamente, entre ellas el
aumento de la autoestima y la autoconfianza, y mejora nuestras relaciones
personales y profesionales. Vivimos en la era del 2.0, y subiendo, por lo que es
imprescindible aprender a comunicarnos y expresarnos con claridad para
aumentar nuestras opciones de éxito independientemente de nuestra actividad,
por lo que aprender las técnicas para hablar en público nos será muy
beneficioso.
Si tenemos claro que la oratoria no se hereda de nuestros padres, estaremos
preparados para asumir que podemos aprender a hablar en público, igual que
aprendemos un idioma o cualquier otra materia que nos interese o que
pensemos que nos ayudará a alcanzar el éxito en nuestra profesión. Podemos
encontrar multitud de cursos y escuelas de oratoria que nos pueden ayudar en
esta habilidad, pero el primer paso para lograr hablar en público de la manera
adecuada es el reconocimiento de la incomodidad que nos provoca el hecho de
no dominarlo, lo que debería servirnos de motivación en la adquisición de esta
disciplina que se ha vuelto totalmente imprescindible aprender y dominar si
pretendemos tener éxito. Si queremos aumentar nuestras opciones de tener
éxito en nuestra vida profesional y personal, dominar las técnicas para hablar
en público debe ser una de nuestras prioridades.
Las empresas eligen para representarlas o como jefes de equipo a personas
que saben hablar en público, y en muchas ocasiones, como vimos en el
artículo de la importancia de la autoestima al hablar en público, son
promocionadas antes que otros compañeros que puedan tener una mayor
formación académica.
Existen muchas ventajas en saber cómo hablar públicamente, entre ellas el
aumento de la autoestima y la autoconfianza, y mejora nuestras relaciones
personales y profesionales.
Vivimos en la era del 2.0, y subiendo, por lo que es imprescindible aprender a
comunicarnos y expresarnos con claridad para aumentar nuestras opciones de
éxito independientemente de nuestra actividad, por lo que aprender
las técnicas para hablar en público nos será muy beneficioso.
Si tenemos claro que la oratoria no se hereda de nuestros padres, estaremos
preparados para asumir que podemos aprender a hablar en público, igual que
aprendemos un idioma o cualquier otra materia que nos interese o que
pensemos que nos ayudará a alcanzar el éxito en nuestra profesión. Podemos
encontrar multitud de cursos y escuelas de oratoria que nos pueden ayudar en
esta habilidad, pero el primer paso para lograr hablar en público de la manera
adecuada es el reconocimiento de la incomodidad que nos provoca el hecho de
no dominarlo, lo que debería servirnos de motivación en la adquisición de esta
disciplina que se ha vuelto totalmente imprescindible aprender y dominar si
pretendemos tener éxito.
Un punto favorable con el que ya contamos es que con las nuevas tecnologías
podemos desde la comodidad de nuestro hogar, realizar un curso online que
además cuente con autorización por parte de algún experto en el tema,
dejando cada vez más a nuestro alcance el dominio de la oratoria. Quisiera
conocer tu opinión sobre el artículo que acabas de leer, por lo que me gustaría
que dejaras un comentario contándome cuál es tu mayor desafío al hablar en
público, y de esta manera tratar de ayudarte a superarlo. No te vayas del
artículo sin compartirlo antes en tus redes sociales, para que tus amigos sepan
también de la importancia de la oratoria para alcanzar el éxito.

De tal forma, la oratoria requiere de personas comprometidas a cambiar vidas,


a transformar sociedades para el progreso mutuo, para el crecimiento social,
necesita de valores humanos que estén dispuestos a dar lo mejor de sí cada
día, y para tal efecto es muy importante trabajar en uno mismo antes de dar
más pasos, trabajar en la autoestima y el liderazgo sano, estas dos son
herramientas muy útiles y poderosas de quien la posea.
Tener un autoestima moderado (de esa forma lo describiría yo), moderado, es
simple y llanamente tener un buen concepto de uno mismo, aceptarse como
uno es, con virtudes y defectos, así somos todos como humanos, pero que
vamos en camino de progreso y cambio constante, entender que somos una
excelencia de la Creación Divina, somos seres no perfectos, pero si
perfectibles, y con grandes cualidades, capacidades, talentos y potencial
inmenso para aportar algo valioso a la sociedad.
Entonces, debes reconocer y aceptar tus grandes cualidades, no dejes más
que tu mente domine tus acciones, la mente es muy hábil para dominarte, la
mente quiere inducirte a que estés seguro y cómodo, en otras palabras
inducirte a que no abandones tu estado de confort, por tanto es hora de
levantarse y asumir riesgos, atreverse a lograr aquello que antes siempre
anhelabas; y créeme que cuando lo logres podrás crear en ti el líder que el
mundo necesita; un líder es seguro de sí mismo, fuerte, valiente, intrépido,
arriesgado, decidido, etc., y ojo con esto, un líder no es perfecto, tiene como
todo ser humano errores, errores que los asume y afronta.
Por tanto, cree en ti mismo, lucha por lo que anhelas, educa, enseña, guía, y
con la humildad que te caracteriza, persiste en aras de la verdad y la justicia,
personal y social. Estoy seguro que así lo harás.