Está en la página 1de 6

NEUROPSIC OLO GÍA

MENTE Y CEREBRO 22 N.O 81 - 2016


RED NEURONAL POR DEFECTO El cerebro no reposa nunca. Cuando
nuestra mente divaga, somos capaces de generar ideas sorprendentes

La mente no
descansa S T E V E AYA N

ISTOCK / HJALMEIDA

MENTE Y CEREBRO 23 N.O 81 - 2016


En síntesis:Cavilar resulta rentable

1 2 3
Alrededor del 50 por ciento del Cuando no estamos concen- La divagación mental favorece
tiempo que estamos despiertos trados ni tenemos puesta la producción de ideas creati-
nos sumimos en una suerte de nuestra atención en ningún vas. También nos permite ima-
estado de reposo mental en el que, asunto concreto, el cerebro activa ginar y viajar con la mente. Pero
en realidad, los pensamientos vue- una red de áreas: la red neuronal trazar la frontera entre soñar des-
lan por doquier. por defecto. pierto y cavilar resulta difícil.

H
agamos un experimento sencillo. Cierre Con el fin de captar esa tormenta de ideas y recuerdos,
los ojos por unos momentos e intente los experimentadores registran numerosos datos cuan-
no pensar en nada. Inténtelo. ¿Lo ha titativos mientras el voluntario ejecuta los diversos bloques
conseguido? Seguramente su respues- de ejercicio que se le han propuesto; y también entre una
ta será negativa. Aunque no tiene de y otra prueba. Si el procedimiento se repite con la fre-
qué preocuparse: no pensar absoluta- cuencia suficiente, resulta posible descubrir el «ruido de
mente en nada resulta más complicado de lo que parece. fondo» que reina en el cerebro del sujeto.
Nuestra propia naturaleza nos lleva a fracasar en la misión, A finales de los años noventa del siglo xx, en el curso
pues a los humanos nos ronda, de manera constante, un de estas valoraciones, los científicos se toparon con un
asunto por la cabeza, incluso cuando no somos conscien- fenómeno singular: incluso el cerebro desocupado mos-
tes de ello. Nuestro cerebro no descansa nunca, ni siquie- traba un patrón de actividad estable. En 2001, el radió-
ra cuando dormimos. De hecho, desconoce la función logo Marcus Raichle, de la Universidad de Washington
«pausa»: o produce asociaciones o está muerto. No existe en San Luis, fue uno de los primeros en informar sobre
opción intermedia. este hallazgo en un artículo que causó impacto. Según
El trabajo de los neurocientíficos se ve dificultado describía, cuando una persona se encuentra ociosa en el
por esta realidad, puesto que no disponen de una línea tubo del tomógrafo, se activa una red de áreas específicas
cero, de un estado de reposo cerebral que les sirva de en su cerebro, la cual enmudece tan pronto como el in-
referencia para medir las desviaciones o diferencias dividuo vuelve a emprender la prueba. Raichle bautizó
de la actividad mental. Con todo, utilizan alternativas. este conjunto de regiones corticales como red neuronal
Los investigadores presentan estímulos a sus probandos por defecto. Este modo operativo abarca parte de la
mientras se encuentran bajo el escáner cerebral para corteza prefrontal, las cortezas cingulares posteriores, los
determinar el gasto neuronal «adicional» que requieren lóbulos temporales mediales (corteza temporal medial)
para percibir, pensar o decidir. Por lo común, la con- y el precúneo, estructura que se aloja en la parte superior
templación distendida de una cruz de fijación que del lóbulo parietal (corteza parietal superior).
aparece en la pantalla entre prueba y prueba sirve de
control. Al final del experimento, la actividad neuronal ¿Mente en reposo? Imposible
que se ha registrado durante esos momentos de pausa Jonathan Smallwood, de la Universidad de York, consi-
se resta de la que mostraba el cerebro de los sujetos dera que la expresión «en reposo» conduce a error. Este
durante los ejercicios de estimulación mental. ¿Y qué tipo de red neuronal no se muestra como un mar en
hace un probando cuando no tiene ninguna tarea cog- calma, antes bien al contario: se caracteriza por el libre
nitiva que cumplir? Lógicamente, da rienda suelta a sus flujo de recuerdos, representaciones, planes e ideas. «La
pensamientos («¿Durante cuánto tiempo tengo que función del “modo por defecto” no consiste en la ociosi-
contemplar esa estúpida cruz?»; «Aquí huele raro»; «¡Ah, dad, sino en dejar que los pensamientos vuelen», argu-
no se me debe olvidar comprar pan en el camino de menta. Este investigador pertenece al colectivo de psicó-
vuelta a casa!»). logos y neurólogos que estudian el cómo y el porqué del
soñar despierto.
El motivo de que este campo de investigación haya
quedado casi en el olvido durante largo tiempo radica,
en gran parte, en la dificultad para estudiar tales proce-
sos. Saber si la mente de las personas divaga, y si es así,
cómo y en qué dirección, son cuestiones difíciles de
controlar y examinar. Si bien, en teoría, los probandos
E L AU TO R podrían explicar cuándo su mente divaga, esta revelación
Steve Ayanes psicólogo y redactor de la resulta casi imposible en la práctica. Por lo general,
edición alemana de Mente y Cerebro. nunca somos conscientes de que estamos soñando des-

MENTE Y CEREBRO 24 N.O 81 - 2016


NEUROPSIC OLO GÍA / RED NEURONAL POR DEFECTO

¿Qué hace nuestro cerebro cuando no hacemos nada?

Corteza cerebral derecha


Vista interior
Corteza cingular posterior

Corteza parietal
superior (precúneo)

Corteza
prefrontal
medial

En la red neuronal por defecto


aumenta la actividad en cuatro áreas
cerebrales. Esta red de conexiones, la
cual se halla ampliamente distribuida
por todo el cerebro, influye, entre otras
Corteza cerebral izquierda
funciones, en la creatividad, el grado Vista exterior
de consciencia de los propios pensa-
mientos (metacognición) y en la capa- Corteza

YOUSUN KOH
cidad de interpretar los pensamientos temporal
medial
o intenciones de otras personas.

piertos; es más tarde cuando nos percatamos de que lo En momentos de tranquilidad total, planeamos acti-
hemos hecho. vidades concretas, como nuestro viaje para las próximas
En 2015, Smallwood y Jonathan Schooler, de la Uni- vacaciones o la cena que vamos a cocinar esta noche.
versidad de California en Santa Bárbara, explicaron, en Asimismo, este soñar despierto acontece con mayor fre-
un artículo de revisión, que existen causas neuroanató- cuencia cuando llevamos a cabo actividades monótonas,
micas para esa falta de metacognición. Según concluye- como correr, planchar o conducir. Si estamos ocupados
ron, las mismas áreas cerebrales que nos permiten re- en una tarea que no requiere nuestra concentración
flexionar sobre los pensamientos que tenemos en un plena porque ya la hemos automatizado, podemos des-
momento dado forman parte de la red neuronal por prendernos con facilidad de los estímulos externos y
defecto. De esa manera, si se hallan ocupadas con las centrarnos en los pensamientos y sentimientos que
ideas que vagan por nuestra mente, no les queda capaci- acuden de manera espontánea a nuestra cabeza. Es pro-
dad suficiente para automonitorizarse, es decir, para bable que la actividad cerebral por defecto sea la respon-
pensar sobre el pensamiento. sable de los llamados pensamientos independientes de
estímulo.
Cuanto más aburridos, más divaga la mente Un grupo dirigido por Kalina Christoff, de la Univer-
Con el fin de investigar la terra incognita de la mente sidad de la Columbia Británica en Vancouver, aburrió
sumida en pensamientos vagos, los neurocientíficos se soberanamente a los participantes de su experimento
valen de muestras mentales que obtienen, sobre todo, a mientras les escaneaban sus respectivos cerebros. Les
través de pruebas en extremo monótonas para los volu- pidieron que pulsaran una tecla por cada número que
tarios. Al fin y al cabo, nuestros pensamientos empiezan aparecía en una pantalla, excepto cuando salía un 3. «¿En
a volar cuando no tenemos nada mejor que hacer o qué está usted pensando en estos momentos?», les pre-
cuando no necesitamos resolver actividades que precisen guntaban cada vez. Como era de esperar, los probandos
atención y concentración. fallaban más en el ejercicio de reacción cuando se les

MENTE Y CEREBRO 25 N.O 81 - 2016


¿Sueñas o rumias? cuerdos y de trazar planes. Smallwood argumenta: «Cuan-
do soñamos despiertos, sintonizamos el yo con las exi-
Trazar la frontera entre soñar despierto y cavilar se es- gencias del ambiente y nuestro cerebro simula todo lo
tima una tarea ardua. La mayoría de las veces ambos que puede pasar».
estados transcurren de manera inconsciente; también Esa capacidad resulta tan provechosa para la planifi-
resulta complicado evitarlas conscientemente («No cación de la vida cotidiana como para las relaciones so-
quiero cavilar demasiado»). Sin embargo, mientras ciales. Por ejemplo, cuando nos ponemos en el lugar de
que quien sueña despierto se balancea de una asocia- otra persona e imaginamos sus intenciones. En 2015,
ción a otra, quien cavila suele centrarse en pensamien- Robert Spunt, del Instituto de Tecnología de California
tos negativos, por lo que intenta poner fin a ese cons- en Los Ángeles, y otros neurocientíficos informaron de
tante «rumiar». que las áreas de la red neuronal por defecto también
Pensar una y otra vez sobre errores evitables o de- aumentan su actividad cuando intentamos determinar
fectos personales resulta frecuente en los trastornos los propósitos de nuestros semejantes.
depresivos. Hoy, los neuropsicólogos pueden regis- En un trabajo de revisión de 2008, Randy Buckner y
trar este divagar midiendo la actividad cerebral. Daniel Carrol, de la Universidad Harvard, ya concluye-
Cuando las personas depresivas se concentran en re- ron que gran parte de la red neuronal por defecto se
solver un ejercicio, disminuye la actividad en su red corresponde con las áreas cerebrales responsables de las
neuronal por defecto, aunque de forma no tan mar- proyecciones mentales. Estos psicólogos hablan de via-
cada como en los sujetos sanos (grupo de control). jes mentales cuando proyectamos acontecimientos fu-
Ello demuestra la elevada autofocalización que pre- turos o nos imaginamos en otro lugar. Por término
sentan los individuos con depresión. También se ocu- medio, las personas a las que les resulta fácil divagar con
pan de sí mismos cuando, de hecho, se trata de otro la mente poseen una corteza prefrontal dorsomedial
asunto. (CPFdm) mayor que los individuos menos dotados para
Proceedings of the National Academy of Sciencies USA, fantasear. De hecho, la CPFdm constituye una región
vol. 106, págs. 1942-1947, 2009; Psychosomatic Medicine, vol. 74, fundamental para el modo operativo por defecto.
págs. 904-911, 2012 Este hallazgo concuerda con los estudios que apoyan
que la mente errante favorece la creatividad. En 2013, un
grupo dirigido por Ap Dijksterhuis, de la Universidad de
Ámsterdam, constató que los sujetos que encuentran
múltiples aplicaciones alternativas para objetos corrien-
sorprendía con la mente divagando. Quien deja de prestar tes (un ladrillo o una goma de borrar, entre otros) pre-
atención por unos momentos comete más errores. ¿Cuán- sentan más sustancia gris y una mayor conectividad
tos accidentes de tráfico suceden por este motivo? entre las áreas de la red neuronal por defecto.
En 2010, los psicólogos Matthew Killingsworth y
Daniel Gilbert, de la Universidad Harvard, descubrieron Conexiones para la imaginación
que, alrededor de la mitad del tiempo en el que nos en- En 2014, un grupo encabezado por Roger Beaty, de la
contramos despiertos, nuestra mente divaga. De igual Universidad Harvard, demostró que el cerebro de las
modo que sucede durante el sueño nocturno, solemos personas expertas en el pensamiento errante (individuos
representar mentalmente escenas emocionales. En estas que aportan un cúmulo de respuestas a preguntas como
divagaciones mentales suelen predominar la rabia, el «¿Qué puede hacerse con una lata de refresco?» o «¿Qué
miedo o la vergüenza («¿Cómo se le ha ocurrido hacer- provoca ruido?») muestra una conectividad funcional
lo?»; «¿Por qué me he mostrado tan intransigente?»). mayor entre la corteza prefrontal y otras áreas de la red
Killingsworth y Gilbert afirman que los pensamientos neuronal por defecto que el de sujetos menos imaginati-
errantes condicionan de ese modo el estado de ánimo. vos. Cuanto más intensa es la conexión mutua entre estas
¿Supone ello que, como sospechan ambos investigadores, áreas cerebrales, tanto más se estimula el intercambio
una mente que divaga es menos feliz que otra que fija su informativo. Ello, a su vez, permite que las ideas bullan.
atención en un objeto? Sin embargo, en una correlación estadística entre la
Smallwood sugiere que el malestar que provoca el arquitectura cerebral y la capacidad creativa pueden in-
soñar despierto se debe, al menos en parte, a que hoy en tervenir terceros factores. ¿Es posible que determinados
día ese estado se considera una pérdida de tiempo. No genes contribuyan a la conectividad neuronal y a la ca-
resulta extraño que las personas que han dejado vagar pacidad creativa sin que forzosamente tenga que existir
sus pensamientos durante unos momentos se recriminen una relación entre ambas? Para averiguarlo, se utilizan
tras ello a sí mismas que no han hecho nada provechoso. las pruebas controladas de antes y después: los llamados
No obstante, según sostiene el investigador, infravalora- estudios de intervención.
mos estas representaciones mentales, puesto que ofrecen Trabajos recientes confirman que divagar estimula la
la oportunidad de elaborar ideas novedosas, de fijar re- imaginación. Un equipo dirigido por Benjamin Baird,

MENTE Y CEREBRO 26 N.O 81 - 2016


NEUROPSIC OLO GÍA / RED NEURONAL POR DEFECTO

en la actualidad en la Universidad de Wisconsin-Madi- En conclusión, parece que la receta para el éxito de los
son, constató que los participantes sacaban provecho de espíritus creativos reside en practicar un ir y venir flexi-
un curso intensivo de ideación rápida si dejaban volar ble entre estímulos exteriores y viajes fantasiosos inte-
sus pensamientos. El experimento fue el siguiente: soli- riores. Este talento puede promoverse mediante métodos
citaron a los participantes que propusieran, en dos mi- sencillos. En 2014, un grupo liderado por Dongtao Wei,
nutos, el máximo número de aplicaciones originales para de la Universidad del Sudeste de Chongqing, sugirió que
objetos cotidianos, entre ellos, un ladrillo (se trata delun entrenamiento de la creatividad durante pocos minu-
test de los usos alternativos, una prueba clásica para tos refuerza el intercambio de señales en la red neuronal
medir la creatividad). Al repetir el procedimiento tras por defecto.
una interrupción de 15 minutos, los sujetos que habían Pero en la vida no siempre podemos ser solo creativos.
dedicado el cuarto de hora a efectuar un test de reacción En nuestro día a día debemos cumplir una serie de ruti-
tan sencillo que invitaba a la divagación mental obtu- nas. Somos rumiantes mentales y nuestra cabeza da
vieron una media de éxitos superior a la de los volunta- vueltas una y otra vez a los mismos pensamientos, sobre
rios que debían resolver un exigente ejercicio de memo- todo cuando estamos estresados. Para mirar más allá de
ria o que, simplemente, descansaron. En otras palabras, las rutinas deberíamos permitir que nuestra mente diva-
ninguno de los dos grupos sacó provecho de los minutos gase libremente, en vez de evitar esos momentos de
de pausa. distensión. Sin embargo, para muchas personas, eso re-
sulta más fácil de decir que de cumplir.
El secreto de la incubación En 2014, el psicólogo Timothy Wilson, de la Univer-
En la resolución creativa de problemas, la incubación sidad de Virginia, investigó hasta qué punto somos ca-
es una estrategia esencial, concluyen los investigadores. paces de actuar para huir del no hacer nada. Indicó a una
No importa el reto, lo esencial es que, en un momento serie de personas que esperaran en una habitación vacía,
dado, nos distanciemos de la cuestión que se nos plan- o casi vacía; solo un dispositivo de electrochoques ocu-
tea. Ese desprendimiento de las percepciones concretas paba el lugar. Al cabo de unos 15 minutos, dos tercios de
(desacoplamiento mental) lo llevamos a cabo cuando los hombres y una cuarta parte de las mujeres se propi-
divagamos. Por esta razón, el soñar despierto resulta naron a sí mismos descargas eléctricas. Incluso a pesar
ventajoso, a pesar de todos los inconvenientes que de que en una encuesta anterior habían descrito el pro-
pueda llevar consigo. Aunque por unos momentos no cedimiento como desagradable y doloroso. ¿Preferían los
estamos en condiciones de concentrarnos o de efectuar probandos sufrir dolor a encontrarse sumidos en el
trabajos exactos, producimos puntos de vista novedosos aburrimiento? A veces convendría más saber aburrirse.
y necesarios. Quizá ello nos deparase alguna sorpresa. H

PA R A S A B E R M Á S

Wandering minds: The default network and stimulus-independent thought. M. F. Mason et al. en Science,
vol. 315, págs. 393-395, 2007.
Experience sampling during fMRI reveals default network and executive system contribution
to mind wandering. K. Christoff et al. en Proceedings of the National Academy of Sciences of the USA,
vol. 106, págs. 8719-8724, 2009.
A wandering mind is an unhappy mind. M. A. Killingsworth y D. T. Gilbert en Science, vol. 330,
pág. 932, 2010.
Inspired by distraction: Mind wandering facilitates creative incubation. B. Baird et al. en Psychological
Science, vol. 23, págs. 1117-1122, 2012.
The importance of the default mode network in creativity: A structural MRI study. S. Kühn et al.
en The Journal of Creative Behaviour, vol. 48, págs. 152-163, 2014.
Just think: The challenges of disenganged mind. T. Wilson et al. en Science, vol. 345, págs. 75-77, 2014.
The science of mind wandering: Empirically navigating the stream of consciousness. J. Smallwood
y J. W. Schooler en Annual Review of Psychology, vol. 66, págs. 487-518, 2015.

EN NUESTRO ARCHIVO

La red neuronal por defecto. Marcus Raichle en IyC, mayo de 2010.

MENTE Y CEREBRO 27 N.O 81 - 2016