Está en la página 1de 3

El puente aéreo de Berlín.

Introducción.

Los acuerdos de Yalta, durante la Segunda Guerra Mundial dividía Alemania


entre las tres potencias vencedoras (Gran Bretaña, USA y URSS). A su vez la capital
del III Reich, Berlín, también se dividía a su vez en tres partes. Berlín quedaba
enclavada como un islote en la zona soviética.

En 1948, los rusos cortaron las vías de comunicación terrestres, teniendo que ser
abastecida Berlín, por vía aérea. Los aparatos de la época tenían relativamente
poca capacidad y la antigua capital de Alemania estaba destruida por los
bombardeos. Se planteaba un problema de abastecimiento muy difícil y donde
había que elegir con buen criterio los productos que debían llegar y en qué
orden.

Este problema logístico fue el primer gran problema de Programación Lineal de la


Historia.

Esta rama de las Matemáticas tuvo mucho que ver en la primera victoria
Occidental en la llamada “guerra fría” que finalizó con la caída del “telón de
acero”.

1.- Situación de Berlín en 1948

Ya en la primavera de 1946, Winston Churchill sostuvo: “Desde Stettin, hasta


Trieste, un telón de acero ha caído sobre el continente”. En ese momento todavía
existían relaciones cordiales entre las potencias vencedoras. En 1947 el general
George Marshall anuncia un plan de ayudas americanas a la Europa Occidental,
que estaba terriblemente asolada por la guerra. Esta ayuda no afectaba a la
parte alemana dominada por los soviéticos. Americanos y británicos crean una
nueva moneda: El Deutschemark. La administración soviética pide explicaciones
por esta nueva política.
Pocos días después, los controles rusos empezaron a entorpecer el tráfico de
trenes de mercancías con destino a Berlín. Comenzaba así, una escalada de
restricciones, que culminaban el 20 de junio de 1948, fecha en la que se
suspendían el tráfico fluvial, ferroviario y por carretera de mercancías y pasajeros.

Empezaba así la primera batalla de la “guerra fría”, que dejaba dos tercios de la
ciudad de Berlín aislada detrás del “telón de acero”.

¿Podrían sobrevivir los habitantes berlineses de la zona Occidental?

El invierno de 1946-47 fue terrible. Las temperaturas descendieron a -20 grados


centígrados. Las casas seguían destruidas en su mayoría. Los árboles se
arrancaban y convertían en leña. Los rusos ofrecieron abundantes raciones de
alimentos y combustible a la población que se registrara en la parte Oriental, Sólo
uno 100000 berlineses aceptaron.

Berlín Occidental necesitaba 12200 toneladas diarias, entre alimentos, carbón,


materias primas y artículos diversos.

2.- Puente aéreo

El 26 de junio empezó a funcionar el puente aéreo. La aviación norteamericana


transportó 73 toneladas y 7 los británicos. A los tres meses se habían transportado
200000 toneladas en casi 50000 vuelos, a razón de 2000 toneladas-día al principio
y 3000 toneladas-día al final. Hasta los seis meses de funcionamiento no se
alcanzaron las 4000 toneladas-día que era el mínimo considerado para la
supervivencia de la ciudad.

Pero en diciembre se llegó a las 7000 toneladas diarias y posteriormente en enero


y febrero de 1949 se rondaron las 9000-10000 toneladas diarias, con una cifra
record el día 16 de abril de 1949 de 11440 toneladas

3.- ¿Cómo se consiguió subir tan espectacularmente las cantidades


trasladadas con, prácticamente, los mismos recursos?

La perfección en la planificación de los vuelos y su escalonamiento permitió el


mejor aprovechamiento logístico de todos los recursos. Se ponía en práctica una
parte de las matemáticas llamada: Programación lineal.

Sólo en el plano alimenticio se optimizó a unas 1304 toneladas diarias de víveres:


586 toneladas de trigo y harina, 113 de otros cereales, 58 de grasas, 99 de carne y
pescado, 163 de patatas deshidratadas (lo que suponía un ahorro de 80 viajes, ya
que de ser frescas habrían sido 816 las toneladas que se hubieran precisado
diariamente),77 de azúcar, 10 de café, 21 de leche en polvo, 3 de levadura
fresca, 131 de verduras deshidratadas, 34 de sal y 9 de queso. Las pérdidas en
verduras frescas se compensaban con tabletas de vitamina C. Con estas
cantidades no sobraban en las diferentes combinaciones que se realizaban, ni se
estropeaban alimentos, ni había necesidad de almacenarlos.

Además, hubo que trasladar carbón, combustible líquido, papel, materias primas
para el funcionamiento de las fábricas, ropa, material sanitario...

Respecto a los aviones se eligieron aquellos cuya carga y velocidad permitían


obtener un mayor rendimiento con menores dificultades de tránsito. Se
escogieron cuya velocidad les permitía volar en una larga formación en columna.
El avión más utilizado fue el Douglas C-54 Skymaster muy seguro y fácil de reparar,
que, sin embargo, no era ni el más veloz, ni el que tenía mayor capacidad de
carga. Era el más óptimo.
Respecto a la organización el puente aéreo se componía de 8 divisiones:
personal, comunicaciones, aeropuertos, planificación, mantenimiento,
abastecimiento, carga y operaciones. Se estructuraban ordenadamente sin
entorpecer el trabajo de las demás divisiones.

No se reparó en gasto de combustible alcanzándose un consumo de 17 millones


de litros. Esta variable no se optimizó.

Por último, respecto a la infraestructura del puente aéreo, el acceso a Berlín se


trazó mediante tres pasillos de 32 kilómetros de ancho entre Alemania Occidental
y Berlín Oeste:

 El pasillo norte partía de Hamburgo en dirección sudeste


 El central de Hannover en dirección este
 El del sur Frankfurt hacia el noroeste

Los tres terminaban en Berlín, en los aeropuertos de Tempel off, Gamow y Hegel.

Todos estos inmensos cálculos se realizaron sobre “papel”, utilizando inmensas


tablas y los mejores matemáticos del momento del lado Occidental.

Finalmente destacar que el puente aéreo duró 403 días, en los que se
transportaron 2223000 de toneladas de mercancías, en un total de 266700 vuelos.