Está en la página 1de 2

Maturín, junio de 2018

Profa. Roxana Cordero


C.I. 12.537.407
“Cartas a quien pretende enseñar”
Paulo Freire expone una serie de conexiones existentes entre los componentes de la
educación. Cartas a quien pretende enseñar estable un diálogo con el maestro no hablar del
maestro, sino como bien lo dice hablar con él, con la finalidad de que éstos ofrezcan enseñanzas
orientadas a construir una escuela democrática, que produzca socialmente el conocimiento,
produciendo al mismo tiempo la comprensión del mundo. Una escuela que estimule el gusto por la
pregunta, por la crítica, por el debate.

La docencia, dice Freire, es ante todo una profesión, que exige una permanente capacitación
científica, física, emocional y afectiva; llevar a cabo esta profesión implica seriedad, deseo de
aprender y sobre todo amar nuestra profesión; debemos tener vocación al escoger la carrera de
educador, estar en la mejor disposición para realizar la tarea docente ya que muchas personas lo
hacen por tradición familiar y no están preparados física ni mentalmente para ejercerla. La tarea
del docente, es una tarea que requiere, de quien se compromete con ella, un gusto especial de
querer bien, no sólo a los otros sino al propio proceso que ella implica; debemos tomar en cuenta
el buen funcionamiento de la profesión lo que nos conlleva a tener ética en el ejercicio.

Es imposible enseñar sin ese coraje de querer bien, sin la valentía de los que insisten mil
veces antes de desistir. Es imposible enseñar sin la capacidad forjada, inventada, bien cuidada de
amar. Es preciso atreverse en el sentido pleno de esta palabra para hablar de amor sin temor de
ser llamado blandengue, o meloso, acientífico si es que no anticientífico.

Es preciso atreverse para decir científicamente que estudiamos, aprendemos, enseñamos y


conocemos con nuestro cuerpo entero. Con los sentimientos, con las emociones, con los deseos,
con los miedos, con las dudas, con la pasión y también con la razón crítica. Es preciso atreverse para
quedarse o permanecer enseñando por largo tiempo en las condiciones que conocemos, mal
pagados, sin ser respetados y resistiendo al riesgo de caer vencidos por el cinismo. Es preciso
atreverse, aprender a atreverse, para decir no a la burocratización de la mente a la que nos
exponemos diariamente.
Así mismo Freire asume que un buen docente debe reunir cualidades como humildad, ya
que nadie lo sabe todo, y por lo tanto, nadie lo ignora todo, escuchar a quién nos busca es un deber
humano, hay que estar dispuesto a aprender y a enseñar. Amorosidad, haciendo referencia al amor
armado; derecho de luchar, denunciar, anunciar, valentía de amar, valentía de luchar, es necesario
superar el miedo, es decir, no ignorarlo, sino asumirlo para educarlo. Tolerancia, es decir, convivir
con lo que es diferente, aprender de lo diferente. Y además, decisión, seguridad, tensión entre
paciencia e impaciencia, alegría de vivir. Freire dice que el sujeto debe buscar diferentes formas de
enfrentar las situaciones de dificultad y situaciones desafiantes, sin dejar que el miedo lo paralice o
lo haga desistir fácilmente.

Ante la situación de miedo se debe en primer lugar tener claro lo que le provoca ese
sentimiento. Plantea además las dificultades en sí, son o demuestran, la capacidad del sujeto en
vencer las barreras, varias personas pueden vivir una situación en particular y cada una de ellas
resolverá de distintas maneras, dependiendo de la capacidad de cada uno en controlar sus propios
miedos en ese momento.

Como en cualquier otro tipo de profesión tenemos que estar actualizados según las
necesidades del entorno que nos rodea. En este momento estamos viviendo una época totalmente
acelerada donde la ciencia y la tecnología juegan un papel muy importante con respecto a los
diferentes avances tecnológicos y no debemos estancarnos sino por el contrario buscar el lado
positivo y estar abiertos al cambio para explotar al máximo nuestros conocimientos y hacer la clase
más interactiva para el disfrute de los estudiantes y una mejor satisfacción para nosotros los
educadores, con la idea de cumplir nuestras metas y lograr obtener un mejor desenvolvimiento
moral e intelectual de los estudiantes, ya sea por medio de videos, presentaciones artísticas,
canciones, juegos educativos, proyectos, en fin todo depende de nuestra originalidad y dedicación.

El maestro totalmente comprometido con su vocación sigue una serie de aspectos que le
ayudan a superarse cada vez más ya sea en el área profesional como en su vida personal. El docente
por ningún motivo puede situarse a espaldas de aquello que podemos señalar como bases de
legitimidad educativa y puntos de referencia básicos para el trabajo en la enseñanza, finalmente
vamos a hablar sobre la acción que está relacionada con el desarrollo mutuo entre estudiantes y
educadores lo cual implica la realización de actividades reflexivas, interactivas y transformadoras.