Está en la página 1de 2

Cinco disculpas

malas de parte de
los líderes
20 DICIEMBRE, 2016 | Thom Rainer

COMPARTIR
MINISTERIO

Vas a cometer un error.

La mayoría de ustedes hará algo estúpido.

Lo sé. He estado allí. He hecho eso.

Realmente no me gusta compartir mi experiencia con las disculpas, porque es


evidencia de mi mal liderazgo. Sin embargo, los líderes tienen que aprender a pedir
perdón. Disculpas reales. Disculpas sinceras.

La credibilidad del liderazgo solo se restablece si los líderes están dispuestos a


disculparse. Pero demasiados líderes ofrecen disculpas sin pedir perdón. Aquí están
cinco formas de disculparse que son realmente malas:

1. “Si he ofendido a alguien…” Esta también se conoce como “la disculpa


hipotética”. En realidad no hay mención de la mala conducta. Trata de poner
la responsabilidad de la disculpa en la persona o personas que han
sido ofendidas.

2. “Cualquiera que sea el daño que causé…” Mira, si no estás dispuesto a


reconocer que tus acciones o palabras lastimaron a las personas, no pierdas
tu aliento con una no-disculpa como esta. Debes indicar específicamente
tu mala conducta y reconocer que estás consciente de ella.

3. “Pero…” En cualquier momento que ofrezcas esta conjunción, estás


tratando de justificar tus acciones. Si tú dices: “Lo siento, pero…” No te
estás disculpando en lo más mínimo. Esa pequeña conjunción puede hacer
mucho daño. Es como decirle a tu cónyuge, “Te amo, pero…”.
4. “Bla, bla, bla, bla…” Algunas disculpas tienen tantas palabras y frases
adicionales que puedes perder la disculpa en la palabrería. Las disculpas
verdaderas no solamente se sienten, también son sucintas y van al punto.

5. “Esto es lo que él o ella hizo…” En pocas palabras, estás tratando de


pasar la pelota con un lenguaje que implica que la culpa la tiene otro. O
puedes estar dando a entender que el daño que has causado realmente se
inició por otra persona.

Los líderes cometen errores. Los líderes hacen cosas tontas. Espero que podamos
mantener eso al mínimo, pero no vamos a alcanzar la perfección sin pecado en
esta vida.

Por cierto, en el liderazgo, puede que seas llamado a disculparte en nombre de la


organización o iglesia que diriges. Puede que no hayas tenido un papel específico
en la injusticia, pero tú eres el líder y portavoz de la organización. Esas disculpas
deben ser tan sinceras y sentidas como las de la mala conducta personal.

Cuando haces algo mal, discúlpate. Cuando te disculpes, hazlo con sinceridad y
contrición.

Los verdaderos líderes se disculpan con disculpas verdaderas.

PUBLICADO ORIGINALMENTE EN THOM RAINER. TRADUCIDO POR


HUGO OCHOA

Thom S. Rainer es el presidente y CEO de LifeWay Christian Resources. Antes de


LifeWay, sirvió en el Seminario Teológico Bautista del Sur durante 12 años, donde fue
decano fundador de la Escuela de Misiones y Evangelismo Billy Graham.

Intereses relacionados