Está en la página 1de 6

5.

CARACTERÍSTICAS FÍSICAS: DEFINICIÓN Y APLICACIÓN

La característica física más importante del agua residual es su contenido de sólidos


totales, el cual está compuesto por materia flotante y materia en suspensión, en
dispersión coloidal y en disolución. Otras características físicas son la temperatura,
color y olor.

5.1. SÓLIDOS TOTALES

Analíticamente, el contenido de sólidos totales de un agua residual se define


como toda la materia que queda como residuo de evaporación a 103 – 105°C.
La materia que tenga una presión de vapor significativa a dicha temperatura se
elimina durante la evaporación y no se define como sólido. Los sólidos totales,
o residuos de evaporación, pueden clasificarse como sólidos suspendidos o
sólidos filtrables, a base de hacer pasar un volumen conocido de líquido por un
filtro. Por lo general, el filtro se elige de modo que el diámetro mínimo de los
sólidos suspendidos sea aproximadamente un micrómetro (µm); la fracción de
solidos suspendidos incluye los sólidos sedimentables que se depositarán en el
fondo de un recipiente en forma de cono (llamado cono Inhoff) durante un
periodo de 60 minutos. Los sólidos sedimentables son una medida aproximada
de la cantidad de fango que se eliminará mediante sedimentación.

La fracción de sólidos filtrables se compone de sólidos coloidales y disueltos.


La fracción coloidal consiste en partículas con un diámetro aproximado que
oscila entre 10-3 y 1 µm (véase Fig. 5). Los sólidos disueltos se componen de
moléculas orgánicas e inorgánicas e iones que se encuentran presentes en
disolución verdadera en el agua. La fracción requiere una coagulación u
oxidación biológica seguida de sedimentación para eliminar estas partículas de
la suspensión.

Figura 5. Clasificación e intervalo de tamaño de las partículas presentes


en el agua residual

A su vez, cada una de estas clases de sólidos puede clasificarse de nuevo en


base a su volatilidad a 600 °C. La fracción orgánica se oxidara y será
expulsada como gas a dicha temperatura, permaneciendo la fracción
inorgánica como ceniza. Por tanto, los términos sólidos suspendidos volátiles y
sólidos suspendidos fijos se refieren, respectivamente, al contenido orgánico e
inorgánico (mineral) de los sólidos suspendidos. A 600°C, la descomposición
de las sales inorgánicas se limita al carbonato de magnesio que se
descompone en oxido de magnesio y dióxido de carbono a 350°C. El carbonato
cálcico, principal componente de las sales inorgánicas, es estable hasta una
temperatura de 825°C. El análisis de los sólidos volátiles se aplica más
frecuentemente a los fangos del agua residual para medir su estabilidad
biológica. El contenido de solidos de un agua residual de concentración media
puede clasificarse aproximadamente como indica la figura 6.

Figura 6. Clasificación de los sólidos presentes en aguas residuales de


concentración media.

La turbidez, medida de la propiedad de transmisión de la luz en el agua, es otro


ensayo utilizado para indicar la calidad de los vertidos de aguas residuales y
aguas naturales con respecto a la materia coloidal. La materia coloidal dispersa
o absorbe luz evitando así su transmisión.

5.2. OLORES

Normalmente, los olores son debidos a los gases producidos por la


descomposición de la materia orgánica. El agua residual reciente tiene un olor
peculiar algo desagradable, pero más tolerable que el del agua residual
séptica. El olor más característico del agua residual séptica es el del sulfuro de
hidrogeno producido por los microorganismos anaerobios que reducen los
sulfatos a sulfitos. Las aguas residuales industriales contienen a veces
compuestos olorosos, o capaces de producir olores en el proceso de
tratamiento.

Se ha estimado que los olores constituyen el principal motivo de rechazo del


público en relación con la implementación de instalaciones de tratamiento de
aguas residuales. En los últimos años, la eliminación de olores ha tenido una
mayor consideración en el proyecto y operación de las instalaciones de
recogida, tratamiento y evacuación del agua residual, especialmente con
respecto a la aceptación pública de estas instalaciones. En muchas zonas se
han rechazado proyectos a causa del temor al desarrollo potencial de olores. A
la vista de la importancia de los olores en el campo de la gestión de las aguas
residuales, resulta apropiado considerar los efectos que producen, cómo
detectarlos, caracterizarlos y medirlos.

Efectos de los olores: La importancia de los olores en términos humanos está


relacionada primeramente con la tensión psicológica que originan más que con
el daño que producen al organismo. Los olores molestos pueden disminuir el
apetito, inducir a menores consumos de agua, perjuicio a la respiración,
náuseas y vómitos, y crear perturbaciones mentales. En situaciones extremas,
los olores desagradables pueden conducir al deterioro de la dignidad personal
y comunitaria, a interferir en las relaciones humanas, desanimar la inversión del
capital, hacer descender el nivel socioeconómico, y detener el crecimiento.
Estos problemas pueden tener como resultado una disminución de los valores
de las rentas y del mercado de las propiedades, de los ingresos por impuestos,
y de las ventas.

Detección de olores: Los compuestos olorosos responsables de la producción


de la tensión psicológica en los seres humanos, se detectan a través del
sentido del olfato, pero hasta el presente no se conoce bien el mecanismo
involucrado en dicha detección. Desde 1870, se han propuesto alrededor de 30
teorías para explicar el mecanismo del olfato. Una de las dificultades en
desarrollar una teoría global ha sido la explicación inadecuada del porque
compuestos con estructuras similares pueden tener olores similares. Desde
1950, la mayoría de las teorías más importantes se han desarrollado bajo la
premisa de que el olor de una molécula debe estar relacionado con la molécula
como un todo.

A lo largo de los años, se han hecho numerosos intentos de clasificar los olores
de un modo sistemático. En la tabla 9 se indican as grandes categorías de
olores molestos y los correspondientes compuestos que los ocasionan. Todos
estos compuestos pueden encontrarse o pueden desarrollarse en las aguas
residuales domésticas, dependiendo de las condiciones locales.

Tabla 9. Categorías principales de los olores desagradables

Compuesto Fórmula típica Calidad del olor


Aminas CH3NH2, (CH3)3N A pescado
Amoniaco NH3 Amoniacal
NH2(CH2)4NH2,
Diaminas Carne descompuesta
NH2(CH2)5NH2
Sulfuro de hidrogeno H2S Huevos podridos
Mercaptanos CH3SH, CH3(CH2)3SH Mofeta
Sulfuros orgánicos (CH3)2S, CH3SSCH3 Coles podridas
Eskatol C8H5NHCH3 Fecal

Caracterización y medida del olor: Se ha sugerido que son cuatro los


factores independientes que se necesitan para la completa caracterización de
un olor: intensidad, carácter, sensación de desagrado y detectabilidad (ver
Tabla 10). Hasta ahora, la detectabilidad es el único factor que se ha utilizado
en el desarrollo de normativas reguladoras de las molestias causadas por los
olores.

Tabla 10. Factores sugeridos como necesarios para la completa


caracterización de un olor

Factor Descripción
Carácter Se refiere a asociaciones mentales hechas por el
sujeto al sentir el olor. La determinación puede ser
muy subjetiva.
Detectabilidad El número de diluciones requerido para reducir un olor
a su concentración de olor umbral mínimo detectable
(COUMD).
Sensación Relativo a la sensación de agrado o desagrado del
olor sentido por un sujeto.
Intensidad Normalmente correlacionado con la concentración del
olor.

Los olores pueden medirse por métodos sensoriales, y las concentraciones de


un olor específico pueden medirse por métodos instrumentales. Se ha
demostrado que, bajo condiciones estrictamente controladas, la medida
sensorial (organoléptica) de los olores por el sistema del olfato humano, puede
proporcionar información significativa y de confianza. Por consiguiente, el
método sensorial se usa actualmente cada vez más frecuentemente para medir
la emanación de olores de las instalaciones de tratamiento del agua residual.

En el método sensorial, se expone a un conjunto de personas a los olores que


han sido diluidos en aire libre, y se anota el número de diluciones requeridas
para reducir un olor a su concentración de umbral mínimo detectable
(MDTOC). La concentración de olor detectable viene dada por las diluciones
necesarias hasta llegar al MDTOC. Por consiguiente, si deben añadirse 4
volúmenes de aire diluido a una unidad de volumen de la muestra de aire para
reducir el olor a su MDTOC, la concentración del olor vendrá como cinco
diluciones hasta el MDTOC. Sin embargo, la determinación sensorial de esta
concentración umbral mínima puede estar sujeta a numerosos errores. Los
principales son la adaptación y la adaptación cruzada, el sinergismo, la
subjetividad y la modificación de la muestra (ver Tabla 11).

Tabla 11. Tipos de errores en la detección sensorial de errores a

Tipo de error Descripción


Cuando se está continuamente expuesto a una concentración
base de un olor, el sujeto es incapaz de detectar la presencia
del mismo a bajas concentraciones. Cuando se separa al
Adaptación y individuo de la concentración base, el sistema del olfato del
adaptación cruzada sujeto se recupera rápidamente.
En último extremo, el sujeto con un sistema del olfato
adaptado, será incapaz de detectar la presencia de un olor al
cual se haya adaptado.
Tanto la concentración como la composición de los gases y
vapores pestilentes pueden ser modificadas en los recipientes
de toma de muestras y en los dispositivos de detección de
Modificación de la
olores. Para minimizar los problemas asociados con la
muestra
modificación de las muestras, el periodo de almacenamiento
del olor debe minimizarse o suprimirse, y permitirse solo un
contacto mínimo con cualquier superficie reactiva.
Cuando el sujeto tiene conocimiento de la presencia de un
olor, pueden introducirse errores aleatorios en la medida
Subjetividad sensorial.
A menudo, el conocimiento del olor puede inferirse de otras
señales sensoriales, tales como el sonido, vista o tacto.
Cuando hay más de un olor presente en la muestra, se ha
observado que es posible para un sujeto el exhibir una
Sinergismo
sensibilidad creciente a un olor dado, a causa de la presencia
de otro olor.

a
Adaptado de la bibliografía

El método normal de la American Society for Testing and Materials (ASTM)


para la medición de olores en la atmosfera utilizando el método de dilución
(Método D139-51) tiene numerosas limitaciones inherentes que lo hacen
inaceptable para medidas precisas del umbral del olor. Las tres limitaciones
mayores son la situación anormal de respiración del sujeto que efectúa el
examen, la carencia de un adecuado control de entorno de respiración del
sujeto durante la evaluación de la muestra y la posible modificación de la
muestra como consecuencia de la necesidad de mantener muestras
discontinuas de aire. El procedimiento de ensayo de la ASTM se está
actualizando a fin de utilizar la técnica de la dilución que es mucho mejor
reproducible.

Para eliminar errores en la modificación de la muestra en los recipientes de


muestreo, pueden usarse un olfatómetro de lectura directa para medir olores
en su origen, sin necesidad de tener que tomar muestras. Hay descripciones y
métodos de utilización de los olfatómetros de lectura directa.

5.3. TEMPERATURA

La temperatura del agua residual es generalmente más alta que la del agua de
suministro, debido a la adición de agua caliente procedente de las casas y de
actividades industriales. Como el calor especifico del agua es mucho mayor
que el del aire, las temperaturas de aguas residuales observadas son más
altas que las temperaturas locales del aire durante la mayor parte del año y
solo son más altas durante los meses más cálidos del verano. Según la
localización geográfica, la temperatura media anual del agua residual varia de
10 °C a 21 °C, siendo, pues, 15°C un valor representativo.

La temperatura del agua es un parámetro muy importante por su efecto en la


vía acuática, en las reacciones químicas y velocidades de reacción, y en
aplicabilidad del agua a usos útiles. Una temperatura más elevada puede, por
ejemplo, producir un cambio en las especies piscícolas. A las empresas
industriales que utilizan aguas superficiales para refrigeración les interesa
mucho la temperatura del agua de captación.

Por otro lado, el oxígeno es menos soluble en el agua caliente que en la fría. El
aumento de la velocidad de las reacciones químicas que supone un aumento
de la temperatura, junto con la disminución del oxígeno presente en las aguas
superficiales, puede frecuentemente causar graves agotamientos, en los
meses de verano, de las concentraciones de oxígeno disuelto. Estos efectos se
ven aumentados cuando se vierten cantidades suficientemente grandes de
agua caliente a las aguas naturales receptoras. Debe tenerse presente que un
cambio repentino de temperaturas puede dar como resultado un alto porcentaje
de mortalidad de la vida acuática. Finalmente, las temperaturas anormalmente
elevadas pueden dar lugar a un crecimiento indeseable de plantas acuáticas y
hongos.

5.4. COLOR

Históricamente, la palabra condición se utilizó con composición y concentración


para describir el agua residual. La condición se refiere a la edad del agua
residual. Se determina cualitativamente por su color y olor. El agua residual
suele ser gris; sin embargo, como quiera que los compuestos orgánicos son
descompuestos por las bacterias, el oxígeno disuelto en el agua residual se
reduce a cero y el color cambia a negro. En esta condición, se dice que el agua
residual es séptica. Algunas aguas residuales de tipo industrial añaden color al
agua residual doméstica.