Está en la página 1de 2

Pachacútec la ciudadela que nació hace 17 años con las invasiones de cientos de

familias, ya no es más el desierto donde el viento soplaba solo arena, y el sol


quemaba como el mismísimo infierno. Las casitas de esteras hoy se convirtieron en
grandes construcciones de 4 y 5 pisos, las carreteras que recorrían los taxicholos son
ahora pistas bien asfaltadas, la tierra seca donde antes jugaban los niños y usaban la
arena como comidita en sus juegos de té, hoy brinda hermosos y pomposos árboles
que decora la ciudadela.

Las avenidas dan la bienvenida a los transeúntes con pollerías, chifas y hostales a
todas luces, gozan de colegios bien estructurados, y hospitales que están
implementados para atender partos a mujeres gestantes. Además del Centro de
Estudio Y Desarrollo Comunitario, ubicado en Nuevo Pachacutec, pero más conocido
como la Universidad de Pachacutec. Pero en el futuro se llamará Universidad Católica
Laboral de Pachacutec.

También es el esfuerzo de su propia gente luchadora y emprendedora lo que hace


grande a una ciudad. Uno de ellos es Efraín Estrada Sánchez (40), huancaíno de pura
sepa, que dejó su profesión de profesor de primaria en el VRAE por la pasión por el
folklore, y lo combina con su labor de venta de comida en su puesto en el mercado,
además de su trabajo independiente como técnico en electricidad.

“Yo vine a vivir en el año 2000, porque no tenía casa propia y unos tíos que viven a la
espalda me pasaron la voz. Antes alquilaba un cuarto en La Victoria y el dinero no me
alcanzaba. Hubo un antiguo invasor, y al verdadero dueño le pagué la cantidad que
me pidió”, afirma.

La casa del “internacional chocolatito” como así lo conocen en el ambiente artístico de


Pachacútec es muy peculiar, la combinación de los colores intensos como el rosado
con amarillo indica que es zona de fiesta y alegría costumbrista. De los 300 m2. Una
cierta parte la utiliza como vivienda, y al ingresar al patio, sorprende la construcción de
un estrado para sus shows folclóricos, ya que es promotor de este género. Su
proyecto y gran sueño es tener su propio restaurante con shows en vivo y ofrecer
platos típicos de la costa sierra y selva. Como impulsor y organizador se encarga de
poner alegría en Pachacútec, junto con su esposa Yenny Sulca Salas (39), conocida
como la “Dulzura de Andahuaylas, brindan su arte costumbristas todos los fines de
semana. Y para completar el espectáculo se suma Marilú Taza Paredes “Malú del
Centro”, otra folklrórica y madre de familia que empezó hace años grabando en
kasette, ahora hacen el trío perfecto en poner a bailar, zapatear y gozar a toda la
población.

“Nos contratan para cumpleaños, reuniones, aniversarios y fiestas costumbristas,


manejo varias agrupaciones de diferentes géneros como: cumbia, tropical, o folklore.
Tenemos repertorio a gusto del cliente, tocamos música de diferentes lugares, Ancash
Huaral, Huancayo, Huancavelica, y Puno”. Dice Estrada Sánchez.

Pero ésta ciudad no logra salir adelante sin un transporte eficiente, y para ello los
lugareños empeñosos como todo buen peruano, no dudaron en juntarse y hacer
empresa para que movilicen a toda la población. Julian Mogollón Guerrero (45),
fundador y gerente de la línea de transporte “Los Amigos”, comenta que existen
quince empresas de mototaxis, la suya cuenta con solo 35 unidades. “Quisiera que se
integren más, pero la municipalidad de Ventanilla no lo permite”. Afirma el
emprendedor Mogollón.

Recuerda junto a su esposa Raquel Huaman, lo cuanto que sufrieron, con el cuerpo
cansado en el desierto, padeciendo junto a sus tres hijos, no solo la falta de agua, luz
y desagüe, sino también de frío que los azotaba por las noches y quemados por el
calor intenso durante el día. Hoy ve florecer su esfuerzo, empuje y fortaleza, al
conseguir su casa, terreno, mototaxi y un auto. Porque el espíritu luchador y amor a
sus hijos fue más fuerte que la odisea en el arenal.

Estos peruanos valen más que oro, pues faltándoles todo, han logrado con duro
trabajo, esfuerzo, sudor y madrugadas, conseguir que nada les falte, y han hecho de
los cerros de arena además de construir sus casas, edificaciones de comercio. En la
actualidad la ciudadela desea y pide a las instituciones correspondientes agilizar los
trámites para ser declarados como nuevo distrito del Callao.