Está en la página 1de 3

Resumen del texto “Apuntes para una

teoría del Estado” de


Guillermo O’Donnell
Consideraciones generales:

o Se maneja la idea de Estado como RELACIÓ N SOCIAL. En este sentido, O’Donnell


afirma que el Estado es una relació n de fuerzas atravesadas por contradicciones y
luchas sociales. El Estado es inherentemente contradictorio.

o Ademá s de concebir al Estado como relació n social, el autor habla de Estado


parcialmente cristalizado: las instituciones estatales (el Estado objetivado) y el
derecho racional-formal.

o Cuando hablamos de trabajador asalariado y capitalista, hablamos en té rminos


de clase (no individuales).

BASES DE LA DOMINACIÓ N
El Estado es lo específicamente político de la dominació n. Es decir, lo político = lo
estatal.

La DOMINACIÓ N es RELACIONAL. Los sustentos de la dominació n son:

 control de la coerció n física (esto es propio de la dominació n política)


 control de los recursos econó micos
 control de los recursos de la informació n

El acceso a estos recursos va a estar condicionado por la clase social.

En este sentido, O’Donnell va a sostener que la PRINCIPAL RELACIÓ N DE


DOMINACIÓ N EN LA SOCIEDAD CAPITALISTA ES LA RELACIÓ N ENTRE
TRABAJADORES ASALARIADOS Y CAPITALISTAS (esta relació n de dominació n no
es só lo econó mica sino tambié n política e ideoló gica).

Se marca como caso crucial la venta (supuestamente libre) de la fuerza de trabajo


por parte de los trabajadores

En el capitalismo, el trabajador está desposeído de los medios de producció n y el


capitalista, a su vez, está desposeído de los medios de coerció n. Por lo tanto, ahí
entra en juego un tercer sujeto social: EL ESTADO OBJETIVADO. Es decir que las
instituciones estatales son las que ponen garantía a las relaciones de producció n
(es en este sentido que se puede afirmar que el Estado es un aspecto de las
relaciones sociales de producció n).

Y acá surge una de las cuestiones principales del texto: EL ESTADO NO ES


CAPITALISTA EN SÍ. ES CAPITALISTA EN LA MEDIDA EN QUE ES GARANTE,
COACTIVO Y CO-CONSTITUTIVO DE LAS RELACIONES SOCIALES DE PRODUCCIÓ N
CAPITALISTA.

Es garante del burgué s y del asalariado en tanto clases, porque es garante de las
relaciones sociales de producció n que los constituyen como tales. Del asalariado
tambié n es garante, pero reafirmá ndolo como clase subordinada. El Estado NO ES
NEUTRAL.

Estado como FORMA DE ARTICULACIÓ N PARCIALIZADA entre capitalistas y


asalariados (O’Donnell lo llama “generalidad parcializada”).

Ademá s de su condició n de respaldo coactivo de la vigencia de las relaciones de


dominació n, el Estado es articulador de las clases sociales y organizador de la
sociedad; el Estado se ocupa de lo social (educació n, salud, infraestructura, etc.),
cuestió n fundamental para la reproducció n del sistema de clases y la acumulació n
del capital.

(El hecho de que el Estado sea organizador, está vinculado estrechamente con el
derecho racional-formal bajo la idea de que “somos todos iguales ante la ley”).

El Estado es parte intrínseca de la sociedad. NO HAY SEPARACIÓ N. Hay una


complicidad estructural entre Estado y sociedad.

El Estado capitalista es un FETICHE, en tanto aparece subsumido en sus


objetivaciones – en sus instituciones aparentemente indiferenciadas e imparciales-
y, por lo tanto, desligado de su primordial imbricació n en la sociedad.

MEDIACIONES
(Este tema de las mediaciones está estrechamente relacionado con la dominació n
consensuadamente aceptada).

Se generan mediaciones por la supuesta escisió n entre el Estado y la sociedad. Las


mediaciones de las que habla O’Donnell son: Ciudadanía – Nació n – Pueblo. Estas
mediaciones está n sostenidas en un discurso de igualdad.

Todo Estado tiene una comunidad política: solidaridades colectivas, resultantes de


la creencia de que comparten valores e intereses.

El Estado postula un fundamento y un referente, ambos externos a sí y situados a


nivel analítico de la sociedad.

Este referente y este fundamento legitiman -o pretenden legitimar- las


instituciones.

El fundamento del Estado es la ciudadanía. La ciudadanía establece que “somos


todos iguales ante la ley” (por eso la ciudadanía está vinculada con el derecho
racional-formal), pero en verdad, la ciudadanía es la negació n de la dominació n.
El referente del Estado es la Nació n. Solemos escuchar que “las instituciones
estatales actú an en funció n de los intereses de la Nació n”… pero, ¿qué es la Nació n?
Para O’Donnell, la Nació n es la homogeneizació n indiferenciada respecto de los
clivajes de la sociedad.

Por lo tanto, tanto la Nació n como la ciudadanía, NIEGAN LAS RASGADURAS


ESTRUCTURALES PROPIAS DE UNA SOCIEDAD DE CLASES. No todos tenemos los
mismos intereses, eso depende de la clase.

Cabe aclarar que O’Donnell hace referencia a la mediació n PUEBLO que, si bien no
vamos a profundizar en este resumen, es particularmente importante en Amé rica
Latina a causa de la poca vigencia que tiene la ciudadanía.

Retomando la idea de Estado como organizador de la sociedad, se puede decir que


el ESTADO ES ORGANIZADOR DEL CONSENSO (comunidad política) PORQUE
CONSTITUYE SOLIDARIDADES COLECTIVAS QUE ESCODEN LA VERDADERA
SITUACIÓ N DE DOMINACIÓ N.