Está en la página 1de 11

Lección 5: Las Sociedades de Capital (II).

Indice

1. Sociedad de Responsabilidad Limitada.

2. Participaciones sociales.

3. Sociedad Unipersonal.

4. Supuestos especiales: Sociedad Limitada Nueva


Empresa. Sociedad Limitada de Fundación sucesiva.
1. Sociedad de Responsabilidad Limitada.

La S.R.L. viene regulada en la L.S.C. igual que la S.A. de 2010 modificada en alguno
de sus artículos en 2014, esta ley define a la S.R.L. como aquella cuyo capital estará
dividido en participaciones sociales, se integrará por las aportaciones de todos los
socios quiénes no responderán personalmente de las deudas sociales, es una sociedad
capitalista, pero tiene algunas características de las Sociedades Personalistas, sobre
todo en el momento de la entrada de nuevos socios que si en la S.A. eran fácilmente
transmisibles, en esta sociedad es más complicado y existen restricciones para la
entrada de nuevos socios.
1. La denominación de la sociedad al igual que la anónima puede ser de cualquier
tipo con la única excepción de que no puede ser igual al de otra sociedad
preexistente ni contrario al orden público, al igual que existe un registro
para la S.A. también los hay para la S.R.L., en cualquier caso aunque sea una
S.R.L. no puede utilizar la misma denominación que una S.A., tras esa
denominación identificaremos a la sociedad poniendo Sociedad de
Responsabilidad Limitada o su abreviatura, S.R.L.
2. El capital tiene las mismas funciones que en la S.A., su capital mínimo es de
3000 euros dividido en participaciones sociales que nunca pueden ser títulos
sociales ni denominados acciones, ni por supuesto pueden cotizar en bolsa.
3. Los socios pueden ser personas físicas o jurídicas y no existe número mínimo
ni máximo de socios.
Esta sociedad lleva un libro específico que es el Libro de Registro de Socios, donde
se hace constar quiénes son los titulares de esas participaciones y las sucesivas
transmisiones de esas participaciones. La sociedad solo reconoce como socios a
aquellos que estén inscritos en el L.R.S., este libro es obligatorio y tiene que ser
legalizado en el R.M.
Esta sociedad para su constitución constitución necesita del doble requisito de
escritura pública e inscripción registral, hasta que la sociedad no se inscribe no tiene
personalidad jurídica.
Por lo que respecta a la escritura , todos los socios fundadores deben desembolsar
íntegramente en el momento de la formación el importe de sus acciones que ha
adquirido, porque en esta sociedad no existen dividendos pasivos.
La escritura contendrá la voluntad de los socios de constituirse en la sociedad,
aprobar los estatutos, inscribir las aportaciones realizadas, determinar cómo van a
organizar la administración de la sociedad diferencia esta sustancial con la S.A. en la
que en la escritura solamente se hacía constar el nombre de las personas que se iban a
encargar en un primer momento de organizar la gestión de la sociedad y era
posteriormente en los estatutos donde se establecía el tipo de administración, en el
caso de la S.R.L. se establece la forma de organizar la administración en la escritura y
también se establece en la escritura las personas que van a gestionar e un primer
momento la administración de la sociedad.
En los estatutos la ley establece unas menciones obligatorias y otras voluntarias:
-La denominación de la sociedad.
-El objeto o actividad a la que se va a dedicar.
-La fecha de cierre del ejercicio social.
-El domicilio social.
-La cifra de capital.
-El número de participaciones en que estuviese dividido el capital, el valor de esas
participaciones y la remuneración de esas participaciones que es correlativa y
también se establece el modo de organizar la administración de la sociedad. Es
práctica igual que en los estatutos se pongan los cuatro sistemas de administración y
que en la escritura pública se decida por uno de ellos.

Con respecto respecto a las menciones voluntarias son:


1. La fecha en la que van a comenzar las operaciones y la duración de la
sociedad.
2. El régimen de las prestaciones accesorias (igual a la S.A.).
3. La forma en la que van a transmitir las participaciones sociales.
4. Normas sobre la forma de deliberar y tomar acuerdos en la J.G.
5. Las normas que van a regir para el Órgano de Administración y su retribución.
6. Las causas por las que un socio puede separarse de la sociedad.

A parte de estas menciones los socios pueden establecer todos aquellos acuerdos que
deseen siempre y cuando estos acuerdos sean contrarios a la ley.
Aportaciones sociales.
Los socios tienen que realizar sus aportaciones para conformar el capital social que
como mínimo tiene que ser de 3000 €. Estas pueden ser dinerarias o no dinerarias.
Las dinerarias se tienen que hacer en moneda nacional (€) y se ha de verificar por el
notario que efectivamente se ha realizado esa aportación, bien mostrándole al notario
un resguardo de deposito a nombre de ese socio en una entidad de crédito o bien,
depositando esa cantidad en la notaria para que este lo deposite en una entidad de
crédito a nombre de la sociedad. Si la aportación se hace en moneda extranjera se
tiene que hacer su conversión en €.
Por lo que respecta a las no dinerarias, estas pueden ser de distinto tipo siempre
susceptibles o se tienen que valorar en metálico aunque la aportación sea no
dineraria.
A diferencia de lo que ocurría con la S.A., estas aportaciones no son valoradas por un
perito. La ley no obliga a las S.L. a que la valoración se haga por un experto. El
motivo no es otro que esas valoraciones encarecen el procedimiento de constitución,
por lo tanto no se les exige a las S.R.L.
Estas aportaciones se describen en los estatutos indicando todos los datos para
reconocer estas aportaciones y las participaciones que se dan en pago. En un primer
momento, esas aportaciones van a ser valoradas por los socios fundadores, por lo
tanto serán estos quienes respondan de la veracidad de esa valoración, si las
aportaciones se hacen con posterioridad a través de un aumento de capital la
valoración tendrá que ser aprobada en J.G. por el resto de los socios, con lo cual serán
estos solidariamente los que respondan de la veracidad de esas aportaciones.
El problema que conlleva este procedimiento es que ni los socios fundadores son
expertos en valorar ni tampoco lo son los administradores ni los socios, con lo cual se
pueden producir muchos errores en esas valoraciones y dar a cambio más o menos
participaciones de las que realmente les correspondería a los socios que realizan esa
aportación. Por eso que no sea obligatorio la valoración por un experto es muy
recomendable que las realice para evitar responsabilidades a los fundadores y a los
socios.
2. Participaciones sociales.

Si la S.A. tenía su capital dividido en acciones, la S.R.L. lo tiene dividido en


participaciones y el requisito imprescindible es adquirir participaciones para tener la
condición de socio.
La diferencia fundamental entre acciones y participaciones viene establecida en el
Art. 92.2 de la L.S.C. que nos dice que las participaciones nunca podrán
incorporarse a títulos negociables o anotaciones en cuenta ni denominarse acciones,
es decir, que el procedimiento es distinto al de las S.A. en el que como hemos visto,
las acciones pueden estar incorporadas a un documento, título, en cuyo caso podían
ser nominativas o al portador o bien, esas acciones no estaban incorporadas a ningún
documento sino que eran o iban por anotaciones en cuenta que dijimos ese
procedimiento es imprescindible para las acciones que cotizan en bolsa.
Las participaciones no siguen ninguno de los procedimientos anteriores, esto no
significa que el titular de las participaciones no este reconocido porque en la escritura
de constitución se establecerá quien son los socios y las participaciones que poseen y,
a su vez, se registran esos titulares y sus participaciones en el libro de registro de
socios, por lo tanto cualquier socio puede pedirle a los administradores que les expida
un certificado indicando que es socio de la sociedad y las participaciones que posee.
Si el socio transmite esas participaciones, esta transmisión se tiene que hacer en
escritura pública, ante notario y, posteriormente, se le informa a la sociedad que se
han transmitido esas participaciones y los administradores las registran en el L.R.S.
Si el que adquiere las participaciones no está recogido en el L.R.S. no podría ejercitar
los derechos que le corresponden, porque en este libro se registran todos los cambios
de titularidad de las participaciones.
El régimen de transmisión de las participaciones es un régimen intermedio entre la
rigidez que establecen las Sociedades Personalistas para la entrada de nuevos socios
que son sociedades cerradas donde la persona del socio es imprescindible y la libertad
que tiene la SA con la libre transmisión de las acciones y por lo tanto, la entrada de
nuevos socios.
Es un régimen intermedio, la L.S.C. sigue la distinción tradicional entre
TRANSMISIÓN INTER-VIVOS Y LA TRANSMISIÓN MORTIS-CAUSA. Por lo
que respecta a la primera hay que decir que en los estatutos de la sociedad los socios
deben imponer las condiciones para la transmisión de participaciones y la entrada de
nuevos socios, si los estatutos no establecen nada al respecto, nos regiremos por lo
que estipula la L.S.C. que establece lo siguiente:
Es libre la transmisión para el cónyuge del socio, ascendiente (padres), descendientes
(hijos) y otros socios.
Cuando un socio quiere transmitir sus participaciones, se lo debe comunicar por
escrito a los administradores, indicándole el nombre del adquirente, el número de
participaciones que va a transmitir, el precio que le van a pagar y todas la condiciones
de la transmisión (si se va a vender a plazos, dinerarias o no dinerarias…)
Los administradores una vez recibido el escrito, deben convocar una J.G. en un plazo
de 3 meses desde que se recibe la notificación, para decidir en la J.G. si se le deja que
transmitan esas participaciones, o bien, en la propia J.G. pueden aparecer personas
que deseen adquirir esas participaciones, o bien, la adquiere la sociedad para lo cual
necesita bien amortizar esas participaciones o bien reducir el capital de la sociedad en
proporción a esas participaciones. La sociedad en J.G. solo se puede negar a que un
socio transmita sus participaciones solo si se las quieren quedar los demás socios de
la sociedad. Si transcurridos 3 meses desde que los administradores recibieron la
notificación de ese socio, no han convocado la J.G., se entenderá que ese socio puede
venderlas libremente.
En cuanto al precio el socio tiene derecho a percibir la misma cantidad que le ofrecía
el tercero que quería adquirirlo y en los mismos plazos y términos que estableció con
ese tercero que deseaba entrar en la sociedad. Esto cuando la J.G. le ha negado al
socio que venda sus participaciones.
Otra transmisión INTER-VIVOS es la forzosa, es distinta a la anterior que era
voluntaria y en este caso ocurre que cuando un socio no cumple con sus obligaciones,
no paga sus deudas, se le embargan los bienes para venderlos en pública subasta y
pagar a los acreedores. Como un bien más de esa persona se le puede embargar las
participaciones, para evitar que entren nuevos socios a la sociedad la ley establece el
siguiente mecanismo, con la intención de que el resto de los socios puedan ejercitar
un derecho de tanteo y quedarse con las participaciones. El procedimiento es:
El juez o la autoridad administrativa que decreta el embargo, notifica a los
administradores de la sociedad, quien es el socio al que se le han embargado las
participaciones y el número.
Los administradores pasan inmediatamente a anotar en el L.R.S. el embargo y se le
notifica al resto de socios.
Una vez que salen esas participaciones en pública subasta, no se adjudican al que las
ha adquirido sino que el juez o la autoridad administrativa correspondiente informa a
los administradores quien las ha adquirido, el precio que ha pagado y los
administradores en un plazo máximo de 5 días informan de esas adquisición a los
socios.
Como todavía no se ha adjudicado los socios y la sociedad tienen un plazo de 1 mes
para subrogarse/quedarse con esas participaciones en las mismas condiciones y
abonándole todos los gastos a esa persona que ha adquirido las participaciones en
pública subasta, es decir, que el resto de los socios pueden ejercitar un derecho de
tanteo y evitando así que entren unas personas ajenas a la sociedad.
Las reglas establecidas para la transmisión voluntaria y forzosa pueden estar
recogidas en los estatutos sino en lo que dispone la ley en los Arts. del 107 al 112, en
el caso de que en los estatutos esté regulada la transmisión de participaciones hay que
tener en cuenta lo siguiente:
Son nulas las cláusulas que hagan prácticamente libre la transmisión de
participaciones a terceras personas, salvo que estas personas sean el cónyuge, el
ascendiente, descendiente u otro socio.
También serán nulas aquellas cláusulas que hagan imposible transmitir las
participaciones, salvo que esa prohibición absoluta se establezca por un plazo no
superior a 5 años desde la constitución de la sociedad.
También está prohibidas aquellas cláusulas que obliguen al socio a vender más o
menos participaciones de las que realmente decide transmitir.
Por lo que respecta a la transmisión MORTIS-CAUSA de las participaciones, hay
que decir que la ley es respetuosa con el derecho hereditario, por lo tanto los
herederos del socio fallecido pasarían a formar parte de la sociedad, pero puede
ocurrir que en los estatutos se establezca que esas participaciones pasen al resto de
los socios o a la sociedad. Para recuperar esas participaciones del socio fallecido, bien
los socios o bien la sociedad tienen que ejercitar su derecho en un plazo de 3 meses
desde que tuvieron conocimiento del heredero o le tendrán que abonar el importe de
las participaciones a su valor razonable, es decir, que aunque se queden con las
participaciones tienen que pagarlas.
Por los que respecta a los derechos y obligaciones de los socios en la S.R.L. son los
mismos que en la S.A. Los socios tienen un derecho al dividendo en proporción al
número de participaciones que posean, también hay participaciones sin voto y
participaciones privilegiadas que perciben mayores beneficios. Existe también el
derecho a la cuota de la liquidación, los socios tienen derecho a recibir lo aportado si
la sociedad se liquida. También tienen el derecho de asistir y votar en la J.G., este
derecho se le puede suprimir al socio cuando en esa junta se vayan a tratar acuerdos
donde existan conflictos de intereses entre los intereses del socio y los intereses de la
sociedad. También tiene un derecho de adquisición preferente de nuevas
participaciones, derecho que en la S.A. se llama D.S.P. y también van a tener un
derecho de información similar al de la S.A.
Antes de que se aprueben las cuentas anuales, los socios tienen que tener a su
disposición todas las cuentas que se van a aprobar en J.G. y los socios que
representen el 5% del capital, podrán solicitar que para revisar esas cuentas, le
acompañe un experto contable.
Por lo que respecta a las obligaciones de los socios, la principal es la de aportar el
importe de sus participaciones. Esta puede ser dineraria o no dineraria y se tiene que
hacer en el momento de la fundación de la sociedad. Por lo tanto, en la S.R.L. no
existen dividendos pasivos. También al igual que en la S.A., pueden existir
prestaciones accesorias. Si existen tienen que venir reflejadas en los estatutos,
indicando quienes son los socios que las tiene que realizar, en qué consisten las
sanciones que se les puede imponer al socio incumplidor y si están remuneradas o no.
Por lo que respecta a los órganos, la S.R.L. va a tener una J.G. y un Org. De Admón.
Los asuntos que se tratan en la J.G. son los mismos que en la S.A., pero no así la
forma de tomar los acuerdos. En la S.A. los acuerdos se tomaban por mayoría de
votos, en el caso de la S.R.L. se establece el llamado principio mayoritario que es que
para tomar acuerdos rutinarios es necesario que voten a favor de ese acuerdo los
socios que representen una tercera parte del capital social. Para acuerdos como
pueden ser un aumento o disminución de capital es necesario mayoría absoluta, esto
es el voto favorable de los socios que representen más del 50% del capital social y
para asuntos de suma importancia (fusión, transformación…) necesita el voto
favorable de los socios que representen las dos terceras partes del capital social.
Por lo que respecta al Org. De Admón., es también muy similar al de las S.A. con las
siguientes diferencias:
En la S.R.L. los administradores se pueden elegir por tiempo indefinido.
También se les permite que en los estatutos se establezca los distintos tipos de
administración, es decir, que establezca si va a haber un administrador o varios
administradores solidarios, dos mancomunados o consejo, y en J.G. eligen el tipo
concreto de administración que quieran en cada momento. Esto no significa
modificar estatutos, pero ese acuerdo que se toma en junta se tiene que elevar a
escritura pública e inscribirse en el R.M. Por lo que respecta al consejo de
administración se establece un límite de consejeros en 12 y la elección siempre se
hace en J.G. y no existe sistema de representación proporcional ni COOPTACIÓN.
Por lo que respecta a las modificaciones estatutarias necesitan los mismo requisitos
de publicidad que establecimos para la S.A. y al igual que en la S.A. cuando esa
modificación implique cambiar el objeto, sustituir una actividad por otra o trasladar el
domicilio al extranjero, los socios tienen derecho a separarse de la sociedad.
3. Sociedad unipersonal.

Es aquella sociedad compuesta por un solo socio, puede ser: anónima (en cuyo caso
tiene un capital mínimo de 60.000 € dividido en acciones) y de responsabilidad
limitada (tiene un capital mínimo de 3.000 € dividido en participaciones).
No hay que confundirla con el empresario individual, es una persona jurídica, por lo
tanto es la sociedad quien responde con su patrimonio de las deudas que contrae, en
cambio el empresario individual es una persona física y es él quien responde con su
propio patrimonio de las deudas que contraiga. La sociedad unipersonal puede ser:
1. Originaria: cuando desde el primer momento esa sociedad se constituye con un
solo socio ya sea anónima o limitada.
2. Sobrevenida: Se constituye con dos o más socios y, posteriormente, todas las
acciones o participaciones pasan a manos de un solo socio.
En toda la documentación de esta sociedad y en su constitución se tiene que hacer
constar que es una sociedad unipersonal. En el caso de que la unipersonalidad sea
sobrevenida, el socio único tiene que notificar esa unipersonalidad al RM y modificar
la escritura, sino hace ese trámite en un plazo de 6 meses desde que se produce esa
unipersonalidad, ese socio único pasaría a responder de las deudas personalmente con
su propio patrimonio.
Por lo que respecta a los órganos, esta sociedad va a tener un Org. De Admón. Que
puede ser cualquiera de los establecidos en la ley teniendo en cuenta que si opta por
varios administradores o por un consejo de administración, obviamente los
administradores serían personas ajenas a la sociedad. En esta sociedad puede haber
tanto personas físicas como jurídicas y por lo que respecta a la J.G., podríamos decir
que no existe junta sino decisiones unilaterales de socio único, que funcionaría como
J.G. Es más, las decisiones que toma el socio único se deberán anotar en el libro de
actas que se tiene que inscribir también en el R.M., como todos los libros
obligatorios, además de los libros obligatorios, en la S.U. se tiene que llevar un libro
especifico que también se tiene que legalizar en el R.M., y en este se anotan todos los
contratos que hace ese socio con la sociedad. La idea con la que se lleve ese libro no
es otra que evitar que ese socio único cometa fraudes o abusos de ley a través de esa
persona jurídica.
Por tanto, es obligatorio que lleve ese libro y además en la memoria anual tendrá que
reflejarse que contratos ha hecho ese socio con la sociedad. Y durante 2 años desde
que se hicieron esos contratos ese socio único responde de los beneficios que hubiese
podido obtener de esos contratos en perjuicio de la sociedad. En el caso de que el
socio único o la sociedad indistintamente caigan en concurso no se podría reclamar
esos contratos sino aparecen en ese libro especial de registro o en la memoria anual.
4. Sociedad Limitada Nueva Empresa.

Este tipo social es un tipo de sociedad reciente, más bien un subtipo de sociedad
limitada creada por una ley del 7/2003 que en la actualidad está incluida en la L.S.C.,
este es un subtipo pensado para las pequeñas S.L., sociedades familiares e introdujo
por primera vez la posibilidad de acelerar el procedimiento de fundación de una
sociedad.
A través de una orden ministerial 1445/2003 aparece un rápido procedimiento y esta
orden ministerial nos ofrece un modelo de estatuto para estas sociedades de tal forma
que cuando los socios lleguen a la notaría a formalizar la escritura de constitución
puedan ya llevar todos los pactos y condiciones que van a regular la vida social a
través de esos estatutos. No solo eso, sino que las notarías están unidas a través de
unos procedimientos telemáticos con el registro, de tal forma que desde la propia
notaria se manda al RM la escritura de constitución con sus correspondientes
estatutos y esa sociedad puede estar completamente creada en un plazo de 24 a 48
horas. Las características son:

Denominación: a diferencia del resto, se establece que no puede existir


denominaciones de fantasía ni relativas al objeto de la sociedad para lo cual es
necesari que uno de los socios fundadores preste su nombre y apellidos. Tras ese
nombre, se le dota a la sociedad de un código alfanumérico que lo concede el
ministerio de economía, y tras este se pondría el título social o su abreviatura
(SLNE).
Objeto: por lo que respecta al objeto o actividad la ley le permite cualquier actividad
siempre que no sea una actividad reservada para las SA como puede ser la banca o el
seguro.
Socios: deben ser siempre personas físicas en el momento de su fundación, su
número no puede superar los 100.
Capital: es una sociedad capitalista y tiene un capital fluctuante entre los 3.000€ y
los 120.000€, dividido en participaciones en las que puede existir participaciones
privilegiadas. Si la sociedad sobrepasa ese capital de 120.000€, tendría que
transformarse en otro tipo social.
Para acreditar la condición de socio, se establece otro sistema distinto al de la SL en
la que existía el LRS, en cambio en esta no existe o se suprime ese libro por un
documento público de adquisición.
Órganos: en esta sociedad existe una JG y un Org. De Admón. En el caso de la JG,
su funcionamiento es el mismo al resto de las sociedades, con la diferencia de que se
permite que se pueda convocar por correo electrónico o por cualquier otro método de
aviso. El Org. De Admón. En esta sociedad no puede existir, en el caso de que existan
varios administradores se tiene que establecer cuál de ellos tiene el poder de
representar a la sociedad, los administradores tienen que ser siempre socios, por lo
tanto personas físicas y su cargo puede estar o no retribuido. En cualquier caso será la
J.G. quien decida si está retribuido y que tipo de retribución tiene.
Modificaciones estatutarias: los estatuto en esta sociedad son inmodificables, salvo
el cambio de denominación, si el socio fundador que ha prestado su nombre muere o
se marcha de la sociedad, cambio de domicilio y modificación del capital social.