Está en la página 1de 2

Troya es una película de 2004, del género épico, dirigida por

Wolfgang Petersen, protagonizada por Eric Bana, Orlando


Bloom y Brad Pitt en los papeles principales, cuyo argumento,
tal como se menciona en los créditos, está basado en la Ilíada
de Homero, pero incluye material de la Eneida de Virgilio,
además de otras fuentes, así como incluye también completas
divergencias del mito. Desde un punto de vista cultural, destaca
la transformación de la relación homoerótica entre Aquiles y
Patroclo en una relación de parentesco que los hace primos,
distorsionando así un eje principal de la trama clásica debido
con toda probabilidad a la acomodación de lo que el ámbito
hollywoodiense considera moralmente aceptable.

Cuenta una historia protagonizada por Héctor, Paris y Aquiles,


en la cual se enfrentan los troyanos y los helenos. Estos
últimos consiguen sobrepasar las murallas de Troya gracias a
un gran caballo de madera, denominado "caballo de Troya".

La película comienza con una disputa entre los ejércitos de


Agamenón y el rey de Tesalia. Agamenón y el rey de Tesalia
acuerdan resolver la batalla enfrentando a los dos hombres
más fuertes de cada ejército. Es entonces cuando llaman a
Aquiles, el mejor guerrero de las filas griegas. Aquiles y
Boagrius, el mejor de Tesalia, comienzan la lucha, ganando
Aquiles con facilidad, pero dejando notar que lo hizo no por
órdenes de Agamenón sino para ser recordado.

Luego, en Esparta, el rey Menelao celebra una fiesta con los


príncipes de Troya: Héctor y Paris . En medio de la fiesta Paris
entra en la habitación donde se encuentra Helena, reina de
Esparta, sigilosamente y le pide que vaya con él a Troya, ya
que no deben temer a Menelao.

Al siguiente día Héctor, Paris y otros troyanos regresan en un


barco por el mar Egeo, entonces Paris le confiesa a su
hermano mayor que ha traído a Helena consigo. Héctor se
molesta con la decisión pero opta por llevar a Helena, porque
no tenía otra mas salida si ya el daño estaba hecho. Mientras
tanto en Esparta, Menelao recurre a Agamenón para traer de
vuelta a su esposa. Agamenón dice que si, pero el sólo acepta
con el gran fin de poseer Troya. Néstor, amigo de Agamenón,
le da como concejo que lleve a Aquiles para asegurar la
victoria. Odiseo convence a Aquiles de ir a la guerra, con el
propósito de alcanzar la inmortalidad. Aquiles va a la guerra
junto a su primo y aprendiz Patroclo y sus leales mirmidones

Luego, Príamo, rey de Troya, recibe a Helena como princesa


de Troya. Pero es muy tarde para hacerla volver. El ejército
griego llega con un millar de barcos a las playas de Troya, pero
Aquiles es el que ataca primero, y con sus mirmidones, pero
sin Patroclo, toma la playa mata a los sacerdotes y saquea el
templo de Apolo. Héctor llega con la caballería y se sorprende
al ver las habilidades de lucha de Aquiles. Aquiles decide
perdonarle la vida a Héctor, y le deja ir. Más tarde Aquiles en
su campamento recibe a Briseida, prima de los príncipes y
servidora de Apolo, pero él es llamado por Agamenón. Ya en el
campamento de Agamenón, el rey se adula a sí mismo como el
responsable de tomar la playa de Troya, y para colmo se queda
con Briseida. Aquiles enfurecido esta dispuesto a matar a
Agamenón, pero es detenido por Briseida, es entonces cuando
él decide no pelear más.

Al día siguiente el ejército griego se prepara para derribar las


murallas, pero antes de eso Paris reta a combate a Menelao
por el derecho a Helena y a Troya. Menelao acepta y vence a
Paris con facilidad, pero antes de morir Paris huye y es
rescatado por Héctor, quien mata a Menelao, porque no podía
dejar que su hermano muriera. Agamenón se enfurece y
ordena atacar, pero los griegos están demasiado cerca de las
murallas y de los arqueros. Héctor en medio de la lucha se
encuentra con un soldado inmenso, robusto y musculoso
llamado Áyax el Grande. Héctor vence en su lucha, lo que baja
la moral al debilitado ejército griego.