Está en la página 1de 303

El sexo, magia para tu cuerpo.

Claves para conocer y disfrutar del sexo.

©Copyright : Ana de Calle.


Este libro es propiedad de su autora y su contenido está protegido. Cualquier
forma de divulgación, reproducción, copia o distribución en cualquier tipo de
soporte, total o parcial queda prohibida, no pudiendo ser utilizada para otros
fines sin la autorización de la autora.
Dedicatoria
Este libro está dedicado a todos mis lectores y a todas las personas o parejas
que en este momento de la vida tenéis dificultades para afrontar vuestra
Sexualidad con deseo, con satisfacción, con alegría… y en cambio la vivís
con estados de agotamiento físico, psíquico y emocional, y para que sepáis
que estos problemas tienen solución y los veáis desde una perspectiva
liberadora y positiva.
Agradecimientos
Al Dr. Manuel de la Fuente médico del Hospital de la Cruz Roja de Madrid y
profesor de la Universidad Alfonso X el Sabio de Madrid, que con su saber
médico, su entusiasmo por lo que escribo y sus consejos, me impulsó a
escribir este libro. A Joaquín y a Leonardo por su apoyo y por su ayuda en la
elaboración de este libro.
INDICE

Dedicatoria
Agradecimientos

INTRODUCCIÓN
· ¿Qué es la Sexualidad?
· El ciclo de la respuesta sexual
· La experiencia del orgasmo
· ¿Qué hacemos ahora?
· Recuperarse para crecer
· La nueva Erótica masculina
· La destreza del hombre en el sexo
· El punto G. Mito o realidad
· Cómo lograr que la mujer eyacule
· La fase de preparación
· Sin estimulación adecuada hay orgasmo
· El coito
· Qué te gusta y qué no te gusta en el sexo
· Las relaciones bucogenitales

UN POCO DE ANATOMÍA
· La importancia del clítoris
· El tamaño importa?
· La próstata y sus problemas

TRASTORNOS DEL ORGASMO


· Anorgasmia
· ¿Tardas mucho en llegar al orgasmo?
· No consigo acabar…
· Los temores que inhiben el orgasmo
· Si evitamos una Sexualidad satisfactoria
· Alcanzar el orgasmo… ¿es fácil?
· ¿Por qué no puedes llegar al orgasmo?
· La terapia: el último cartucho
· La lubricación vaginal
· Cómo se respira durante el orgasmo
· El juego erótico y orgasmo
· Los juguetes eróticos

EYACULACIÓN PRECOZ
· ¿Por qué eyaculo tan rápido?
· ¿Por qué se produce la eyaculación precoz?
· "La eyaculación rápida tiene solución"
· Si aprenden a controlar la eyaculación
· Terapia para la eyaculación precoz

EYACULACIÓN RETARDADA
· La eyaculación retardada
· Me cuesta mucho eyacular… no puedo
· "Tratamiento para la eyaculación retardada"

TRASTORNOS DE LA EXCITACIÓN
· Falta de excitación
· Falta de experiencia en el sexo
· Y si las mujeres no conocen su cuerpo

PROBLEMAS DE ERECCIÓN
· Disfunción eréctil y ansiedad
· Pierdo la erección en el coito
· Dificultades de la erección. Causas físicas
· Cuando lo vamos a hacer le baja
· Cómo se soluciona la disfunción eréctil
· Terapia de Pareja
· Somos responsables de nuestra Sexualidad
· Reprimir la Sexualidad

EL DESEO SEXUAL
· Los nuevos modelos de deseo sexual
· El sexo en tiempos de crisis
TRASTORNOS DEL DESEO. LA FALTA DE DESEO SEXUAL
· La inapetencia sexual en el hombre
· La nueva fortaleza de la mujer actual
· El sexo por obligación
· Decir no la cama
· Cuando quieres menos sexo
· "No tienen sexo, no les sale se comen un rosco
· ¿Eludes tus relaciones sexuales?
· La apatía sexual en la pareja
· Si quieres recuperar el deseo sexual… puedes
· ¿Pierdes el interés enseguida por la pareja?
· Cuando el deseo se acaba e acaba la pareja?
· Sabes me apetece contigo
· La inapetencia sexual en la menopausia
· El varón que envejece en el siglo XXI
· Cuándo se recomienda Terapia de Pareja

PARAFILIAS
· ¿Qué nos escandaliza?
· Las perversiones
· El exhibicionismo
· El objeto fetiche
· El voyeur. ¿Te complaces mirando?
· La erótica del bondage

ABUSOS SEXUALES
· Experiencias sexuales tempranas
· Los abusos sexuales
· Los paidófilos
· La violación
· ¿Sufres acoso sexual?
· El incesto en familia
· Como en los Baños Romanos
· Cuando acudir a un especialista
FOBIAS SEXUALES
· El vaginismo
· Pierdo la erección en el coito
· El coito doloroso
· Dolor Sexual
· Coito doloroso en el varón

SEXO Y PAREJA
· ¿Es un error llegar virgen al matrimonio?
· Elegir o necesitar pareja
· ¿Compromiso o no?
· Falta de acoplamiento en la pareja
· Dependencia sexual
· Adicción al amor
· Variaciones sexuales de la pareja idea
· La ignorancia sexual
· Caer en la trampa de la armonía
· Hago el amor porque toca
· ¿Siempre prefieres la cama?
· Cuando hay tensiones la relación sexual
· El matrimonio “no consumado”
· Para tener hijos
· Toma nota. El sexo durante el embarazo
· Ya no me tocas como antes
· Desapego por la pareja
· Por qué y cuándo consultar a un terapeuta

LA IMPORTANCIA DEL MASAJE


· El Masaje de los amantes. Masaje Sensorial
· Taller de Evolución y Masaje Sensorial
· El Masaje Sensorial para potenciar la Erótica
· El Masaje Erótico
· Pasar suavemente los dedos
· El proceso piel a piel
· Yo te toco me tocas: el tacto
· El contacto físico también es sexo
· La importancia del sexo en la sociedad
· Compartir sensaciones en el ahora

LA ERÓTICA
· Taller de Erótica
· Manos hábiles para el amor
· Las zonas erógenas
· El morbo sexual
· Los tacones y la Erótica
· ¿Qué te da más placer el sexo o el dinero?
· Un juego: el sexo en la calle

LA MASTURBACIÓN
· La masturbación ¿importa?
· El placer a solas viviendo en pareja
· El placer y la masturbación juntos
· La pornografía

LA INFIDELIDAD
· ¿Por qué existen los amantes?
· ¿Has oído hablar de los cuernos?
· Infieles
· Si aparece un tercero
· El hombre y sus problemas sexuales
· Problemas con la diferencia
· ¿Qué cambiarías en tus relaciones sexuales?

SEXO ANAL

SALUD SEXUAL
· La salud sexual
· El daño que nos hace el tabaco
· Las drogas y sus efectos en la Sexualidad
· Adicción al sexo
· El Cibersexo. ¿Sientes vergüenza de tus deseos sexuales?
· Adictos al trabajo
· La mujer ninfómana
· La cuarentena, etapa de reflexión

EL SEXO EN LA ENFERMEDAD
· El sexo en discapacitados por accidente o enfermedad
· Recuperación después de la prostatectomía

PASTILLAS PARA LA ERECCIÓN


· Pastillas para la erección
· Se necesita un Terapeuta Sexual
· Para que la frecuencia sexual aumente

ENFERMEDADES DE TRANSMISIÓN SEXUAL


· El sexo y las enfermedades de Transmisión Sexual (ETS)
· Cómo tener nuevas parejas en los tiempos del SIDA
· El Virus del Papiloma Humano
· El miedo al contagio

ANTICONCEPTIVOS
· La anticoncepción
· La píldora del día después
· La píldora anticonceptiva o cómo prevenir el embarazo
· El placer con el condón
· Nuevo anticonceptivo natural: PERSONA
· El coito interrumpido
· No me permito usar anticonceptivos

OTRA SEXUALIDAD
· El swinging: un nuevo estilo de vida
· ¿Es posible amar a varias personas a la vez?
· Los intercambios de pareja y sus consecuencias
· El dinero ¿despierta tu deseo?
· La prostitución
· Soltería. El sexo en solitario
· La homosexualidad y la culpa
RUPTURA SENTIMENTAL
· Cuándo elijo a la persona equivocada
· Cuando se vive el desamor
· ¿Tienes una pareja tóxica?
· Las parejas tienen fecha de caducidad?
· Ruptura sentimental. Cómo salir y no morir en el intento
· La pareja y el divorcio

LA SEXUALIDAD EN LAS ETAPAS DE LA VIDA


· La niñez
· La adolescencia
· La edad adulta
· Los de cuarenta, mejores amantes que los treintañeros
· La Sexualidad en la cincuentena
· La vejez
· ¿A qué edad acaba la vida sexual?

OTRA OPCIÓN. Cuando vives lejos o no puedes desplazarte


· La terapia por teléfono. Un método eficaz

SI TODO VA BIEN
· El cortejo: proceso de selección
· El sexo: un encuentro con el otro
· ¿Eres buen amante?
· Y la seducción a utilizas?
· El lenguaje sexual
· La mejor postura en el sexo
· Si cambias el rol en la cama
· Tu pareja ¿tiene hijos?
· Cómo empezar a hablar de sexo
· Fantasías sexuales
· Parafilias íntimas
· El sexo y la risa, ¡imprescindibles!
· Practicar mucho el sexo
· Los orgasmos más especiales
· El orgasmo simultáneo
EL SEXO EN RELACIONES PROLONGADAS
· El sexo después de los primeros diez años de casados
· La transformación del sexo en las relaciones
· "Para toda la vida"

BIBLIOGRAFIA
INTRODUCCIÓN
“Conviene no perder de vista el valor del tocamiento, que es un acto de
comunicación y expresión de sentimientos” .
¿Qué es la Sexualidad?
La Sexualidad es la relación entre dos personas que expresan emociones,
sentimientos y también afectos. Cuando esta comunicación se vulgariza y es
exclusivamente genital, se pierden los matices en la comunicación de pareja.
Y es que los seres humanos hemos sido dotados para el contacto piel a piel
porque carecemos de vello y estamos orientados de frente. Además tenemos
las manos libres y con sensibilidad, y se puede acceder fácilmente a la
superficie de la piel, que tiene una temperatura cálida. La piel tiene muchas
terminaciones nerviosas y zonas erógenas muy sensibles al contacto entre las
personas. Es una vía de comunicación con posibilidades infinitas, y puede
expresar emociones como la sorpresa, el miedo, la tristeza, la ternura, el
afecto...
Con la Sexualidad se experimenta el placer, es creativa y lúdica y nos permite
experimentar con nosotros mismos y con la pareja de formas muy variadas. Y
la procreación se ha utilizado para justificar las relaciones sexuales o para
culpabilizarnos, y para que seamos conscientes de que si no la utilizamos de
forma responsable, no podremos elegir tener o no tener hijos.
Cuando se forma la pareja se puede optar por una persona del mismo o de
distinto sexo, y si llegan al encuentro la diferencia hace que se sientan
poderosamente atraídos... Por eso el sexo es el instinto que, la mayor parte de
las veces, nos conduce a buscar al otro género.
La Sexualidad es la expresión del sexo, la manera en que nos expresamos
como hombres o mujeres, y la afinidad que sentimos hacia uno u otro sexo
nos hace distinguir si nuestra conducta es homo, bi o heterosexual.
Y si tenemos una relación sexual es como si estuviéramos conversando. Si es
con nosotros mismos ya es placentera y podemos mantener un diálogo
interno mientras dura la auto estimulación, con fantasías placenteras y
agradables. Como a conversar no se puede obligar a otra persona, se puede
estar callado o seguir el ritmo de la conversación y disfrutar de ella. Lo
mismo sucede cuando mantenemos una relación sexual, se establece un
intercambio divertido, alegre y estimulante.
Igual que cuando conversamos podemos expresarnos sexualmente de forma
apasionada o provocativa, puede surgir el afecto hacia la otra persona. No se
sabe, y sabemos cómo empieza pero no cómo va a terminar. La buena
comunicación sexual es casi imprescindible. Claro la comunicación está
limitada en el tiempo, aunque podemos repetir si queremos, con el permiso
del otro, y si obtenemos placer volveremos a repetirla, a gozar de esos
premios sensuales, emocionales, afectivos… que nos ofrecen disfrute, agrado
y momentos de felicidad.
Wilhelm Reich nos explica el significado de dos actitudes una activa y otra
pasiva, y afirma que "una suave caricia en una zona erógena puede provocar
una sensación placentera en un individuo, y nada en otro que percibe
únicamente un tocar o un frotar".

El ciclo de la respuesta sexual.


Para Masters y Johnson hay un modelo de respuesta que tiene cuatro fases:
excitación, meseta, orgasmo y resolución, midiendo y anotando los cambios
que se producen en el cuerpo en cada una de ellas. Como por ejemplo: en la
fase de excitación se produce la lubricación vaginal en la mujer, y la erección
del pene en el hombre, además de otros cambios fisiológicos, en ambos. En la
fase de meseta lubrican más los dos, se acelera el ritmo cardiaco y la
respiración...
En la fase de orgasmo se produce la eyaculación y las contracciones del
esfínter anal, en el hombre. En la mujer las contracciones del útero, del cuello
vaginal y del esfínter anal. En la última fase la de resolución, el hombre vive
el periodo refractario, y en la mujer disminuye con lentitud la congestión
pélvica y enseguida puede recuperarse y volver a la fase orgásmica.
Este modelo lo modificó Helen Kaplan (1979) que creó el concepto de deseo
en la fase previa a la excitación, y suprimió la fase de meseta. Y es que la
Dra. Kaplan se dio cuenta de que a sus pacientes les costaba sentir el deseo
para alcanzar otras fases de la respuesta sexual, y estudiando con detalle esta
primera fase consiguió descubrir el origen del problema.
Antes de estimular física o psicológicamente a la pareja aparece la fase del
deseo, que se llama también libido.
Y fue Kaplan la que dijo que las primeras sensaciones sexuales las provocan
elementos químicos que el cuerpo posee como la testosterona, que es la
hormona sexual masculina y que también está presente en el cuerpo de la
mujer. Es aquí cuando aparece la excitación sexual. El ciclo de la respuesta
sexual humana consta de cuatro fases: deseo, excitación, orgasmo y
resolución.
Sabemos que la fase del deseo es un elemento inicial en el ciclo de la
respuesta sexual, aunque a veces el deseo es posterior a la excitación sexual,
pero si hay una estimulación adecuada aparecerá el deseo, que conducirá
hacia las siguientes fases y terminará con el placer en la relación sexual.
Establecidas estas fases observaron las dificultades que tenían las parejas que
luego trataban en terapia, como falta de orgasmos, problemas con la
penetración o la erección, eyaculación rápida...
Hoy en día además de centrarnos en el deseo, la excitación, y la falta o no de
orgasmo, nos interesa la historia sexual de la persona, su biografía erótica y
cómo vive como hombre o mujer. ¿Está satisfecho con su vida sexual?
¿Experimenta una sensación de bienestar, que se suele producir después de
vivir el sexo, con orgasmo o no, con penetración o no?
Para orientar e informar y para vivir la sexualidad con un grado de
satisfacción, estamos los sexólogos: para educar en una sexualidad sana y
para que los encuentros sexuales no sean obligados sino elegidos y deseados.

La experiencia del orgasmo.


La satisfacción sexual está unida a la experiencia del orgasmo, porque éste es
el punto de máximo placer físico. Y es que en toda persona sana existe la
capacidad de responder a los estímulos sexuales y poder lograr el orgasmo.
Pero esta capacidad no siempre se actualiza y la falta de orgasmo es una
experiencia que viven muchas mujeres. Comprender este mecanismo puede
ser útil para las personas que quieren conseguir el orgasmo o lograr un
orgasmo más intenso.
En este proceso y durante la excitación sexual se da la tumescencia, es decir
una afluencia masiva de sangre a las zonas genitales, provocando un aumento
en el tamaño y una variación en el color de los mismos. Así el cuerpo se
carga de energía porque está excitado y si la excitación continúa la carga se
hace tan grande que necesita la descarga: el orgasmo. Para eso hay que
implicarse, dejarse ir, abandonarse... y así se alcanza el orgasmo. Lo que
ocurre es que a menudo la carga no es suficiente o la persona no se abandona
y entonces no se da el orgasmo.
El grado de placer depende de muchos factores psicosexuales y si la persona
se relaja y se permite fluir con esa energía, aparece el orgasmo que es una
experiencia que impacta y se siente en todo el cuerpo. Es una experiencia
subjetiva e individual en la que se da un aumento de la concentración y se
pierde el sentido consciente de uno mismo, se tiene la sensación de que el
tiempo no existe, de perderse en ese momento, de dejarse ir por completo.
Los factores que impiden o limitan esta experiencia son el temor a entregarse
y la ansiedad por conseguir el orgasmo, como dice Shere Hite "la ansiedad
bloquea el placer". Claro la poca conexión y el desconocimiento del propio
cuerpo también afecta a la calidad del orgasmo.
Una atención especial merece el orgasmo femenino porque se obtiene de
formas muy variadas y porque se satisfacen diferentes necesidades, cuando se
tienen uno o varios orgasmos. Hay una gama muy amplia de preferencias
sexuales de la mujer, unas se satisfacen con uno o dos coitos a la semana,
mientras que otras necesitan mucha mayor frecuencia.
Para algunas lo más importante del coito es vivir la experiencia del orgasmo,
pero hay mujeres que valoran mucho la proximidad física y la intimidad que
les da el coito. Las hay que prefieren la estimulación directa del clítoris y
otras centran todo su placer en la penetración vaginal. Claro la mayoría de las
mujeres y también muchos hombres disfrutan de un prolongado periodo de
juego erótico, que tenga que ver con una gran “estimulación sensorial” en
todo el cuerpo, antes de que se produzca el orgasmo.
Y son menos las mujeres que desean que la excitación sea rápida y producida
por la penetración vaginal. También algunas mujeres casadas prefieren que el
coito sea durante el periodo del flujo menstrual aunque a otras les molesta e
inhiben las relaciones esos días.
Pero todas tenéis que saber que tanto cuando se produce la menstruación
como en los en días posteriores, la mujer está más sensible y se excita con
más facilidad. Así que ... os recomiendo que aprovechéis la oportunidad que
os brinda vuestro cuerpo para disfrutar haciendo el amor… si es vuestro
deseo.

¿Qué hacemos ahora?


¿Y después qué? Los juegos después de hacer el amor son expresiones
emocionales que prolongan el placer del encuentro, y... aquí se dan... los
abrazos, los besos, las caricias y compartir sentimientos o pensamientos
íntimos.
El juego después de la penetración suele ser lo más descuidado de la relación
sexual. No se sabe cómo hacer y a veces ni se intenta. Esto va dirigido a los
hombres, aunque también hay muchas mujeres que desconocen el significado
de este "juego después del amor", que nunca disfrutarán si no lo piden a su
pareja.
El juego amoroso que se produce después del sexo, no tiene por qué ser una
forma de medir el rendimiento sexual. Pero si la pareja ha tenido dificultades
durante el acto sexual aparece la incomodidad, el desconcierto o el miedo de
hablar sobre lo que acaban de vivir, lo que provoca el alejamiento físico y
emocional. A veces las parejas utilizan estos momentos posteriores, si los dos
están satisfechos, para pedirse favores o resolver problemas.
En ocasiones asustados por esa vulnerabilidad después del coito, algunos
hombres y mujeres ven televisión o se levantan para lavarse, o directamente
se duermen después de experimentar el orgasmo. Aquí alejan la oportunidad
que les brinda ese acercamiento para que crezca la intimidad, porque se
puede aprender más sobre los deseos y fantasías sexuales de cada uno
mientras reposan felices en brazos del otro.
Él por ejemplo puede decirle a ella, cómo le gustaría que se comportase en la
cama e ir incorporando algunos deseos cuando hacen el amor. Deseos que no
habrían expresado si no hubieran estado juntos después de hacer el amor ...
La pareja puede vivir épocas que aunque se quieran, no deseen más que darse
la espalda y ponerse a dormir, porque a menudo se puede llegar a un punto en
las relaciones íntimas en el que se necesita estar a solas durante algún tiempo.
Es interesante saber, que no todos los encuentros tienen que desarrollarse del
mismo modo ! En este juego no hay reglas ni normas pero habrá que darle la
importancia que tiene, reconocer las necesidades de la pareja y estar
dispuesto a satisfacerlas.
Y si esto no tiene cabida en tus relaciones sexuales ... Si nunca se te ocurre, si
tus relaciones no son satisfactorias, y este acercamiento tierno y afectuoso no
se produce, porque es ... una pesadez dice él, o me molesta … es que después
voy a lavarme, añade ella. Necesitáis reorientaros para que la sexualidad sea
más gratificante, sea... un plato de gusto para vosotros.

Recuperarse para crecer.


Me decía una paciente : parece una tontería pero venir aquí y hacer terapia, no
sólo me ha servido para superar la separación sino que he notado que ahora
me valoro más, me quiero más a mí misma, me conozco mejor ... Ahora soy
diferente ... Creo que sé cómo soy.
A las peores crisis que se viven a lo largo de la vida les sucede un periodo de
crecimiento y es agobiante que esté casi siempre ligado al sufrimiento. No
hay alternativa. Es inevitable una experiencia de sufrimiento en el proceso de
aprendizaje, lo que no tiene que ver con justificar comportamientos violentos
o malos tratos que causan sufrimiento como forma de aprendizaje.
Porque hay procesos que no enseñan nada, como pasar por el maltrato porque
no es útil, ni favorece a esa persona en ningún sentido. Con eso no se
aprende, ni sirve para madurar sino que dificulta y complica tanto la
maduración como el aprendizaje. Claro es una alegría, como decía mi
paciente, haber venido a terapia pero no pasar por una situación de dolor y
menosprecio con su pareja. Lo importante es haber podido salir de esa
situación, poder conocerse y ser dueña de sí misma.
Mucho después de haberse recuperado, de haber podido desprenderse de una
relación que sólo le causaba sufrimiento, se descubre un gran alivio. Y
finalizado el duelo llega el alivio como una nostalgia serena hacia el pasado,
y un futuro lleno de nuevos proyectos.
Lo más pernicioso para la mujer implicada es que piense que no tiene otra
vida, ni otros intereses que lo que le dijo o le hizo o no, su dios. Entonces ser
capaz de volver a mirar en otras direcciones es un signo de mejoría. Nos
habla de que ya se ve una salida de ese encierro al que la relación le sometía.
Tendrá que empezar por pedir ayuda a un terapeuta sexual, para valorar
también la amistad que es fundamental en el proceso de recuperación y sirve
de termómetro para medirlo. La mujer deja de mirar su propio ombligo lleno
de llanto, y puede fijarse en el sufrimiento de sus amigas... Entonces está
segura de que la reconstrucción personal avanza por buen camino... Poco
después valorará de otro modo la relación con otro posible compañero.

La nueva Erótica masculina


Actualmente en la erótica masculina se acepta que tanto él como ella se
sientan egoístas y solidarios. Saben que la forma de funcionar sexualmente es
cosa suya, depende de sus actitudes, de estar a gusto y de darse cuenta del
placer que nace de sus propias sensaciones. También de cultivar sus fantasías,
pedir al otro lo que deseas, sin vergüenza, y aceptar lo que te pide para vivir
su propio placer.
Visto así pierde valor si los orgasmos coinciden o si uno llega antes que el
otro, y sus cuerpos fluyen con libertad y a su ritmo. Cambian sus sensaciones
y colaboran en el placer del otro desde el suyo propio. Y si la actitud es
relajada, graciosa y lúdica, la actividad sexual se prolonga y los ritmos se van
acoplando... Así no hay competición, no hay nada que demostrar, no hay que
demostrar la potencia, ni la virilidad sólo hay que divertirse y jugar.
La sexualidad del nuevo varón está a la altura de la mujer, se consideran de
igual a igual asumen roles activos o pasivos, según la situación, sin sentir
vergüenza ni culpa, o si se equivoca y recibe un "no" que no esperaba... Claro
partimos de la base de que en las relaciones sexuales tiene que haber una
actitud de abandono, sin intención de quedar bien y centrándose en las
propias sensaciones eróticas.
Así las caricias, los besos y la entrega mutua ponen en marcha los
mecanismos de la erección y la lubricación vaginal. El pene aumenta su
tamaño y la mujer se siente dispuesta, y los dos sienten seguridad. Los
pensamientos que sabotean han desaparecido, también el análisis... Mucha
felicidad y un continuo intercambio.
Los labios se unen en besos con deseo, que se prolongan en manos que
acarician por todo el cuerpo, y en su movimiento los dos se rozan, se abrazan
y el pene se sigue estimulando. La mujer excitada se entrega lo que produce
seguridad al varón. Los dos disfrutan de la ternura, los besos, las caricias, los
olores... El deseo sexual aumenta y los estímulos son muy intensos, se acelera
el pulso, la respiración es más superficial...
Ahora ella desea que él la toque los genitales, que los estimule y separe los
labios. La vagina está lubricada y ella excitada, lo que produce un aumento
de la erección y una dureza final. Penetra, se mueve lentamente y se frota
rítmicamente con suavidad, y va creciendo la estimulación genital. Todo esto
es la consecuencia de un proceso de entrega. Él no piensa que todo está bajo
su responsabilidad, sino que ella ha compartido con él la tarea de amar y
satisfacerse mutuamente.
Desde este prisma muchos miedos han desaparecido para dar paso a una
Sexualidad placentera donde reina la comunicación emocional y física.

La destreza del hombre en el sexo


Claro hay hombres que son buenos amantes, hacen sexo intensamente, de
forma prolongada y con plenitud cada vez que lo deciden, o siempre que lo
hacen. Han aprendido a tener esa destreza y disfrutan y hacen disfrutar a las
mujeres del sexo. Sí, estos hombres existen, pero por desgracia no son
muchos los que, si aman y desean a su compañera, funcionan así.
Claro cuando un hombre eyacula rápido o tiene episodios de disfunción
eréctil, está preocupado porque no satisface a su mujer. Ella puede
interpretarlo como egoísmo o falta de interés por ella, ya que no quiere
compartir el placer, no quiere colaborar... Él ve cómo su autoestima se
derrumba de una forma reiterada.
Hay parejas que padecen de falta de placer durante años. Lo sienten como
una amenaza, evitan hablarlo entre ellos y además lo ocultan a terceros. Y
claro si los dos esperan con ilusión un gran desempeño, el fracaso les
humilla. Y cada vez que se produce un encuentro eyaculan a toda velocidad,
de una forma muy parecida al adolescente en su primera experiencia.
Aquí no hay entendimiento entre la pareja... las mujeres creen que para ellos,
es fácil el control de la eyaculación, piensan que simplemente no tienen
interés y les es más cómodo dejarse ir... Los hombres suelen afirmar que si
estuvieran en el lugar de ellas durante el acto sexual, nunca fallarían. Y
añaden que como carecen de pene no necesitan tener erecciones, pero lo que
no contemplan es que a las mujeres también se les nota: tienen que lubricar
para dar acceso al pene, igual que el varón necesita estar erecto y preparado
para el coito.
Además añaden que, un lubricante artificial facilita que la mujer participe en
el acto sexual... Y cuando se enfadan dicen, que para ella también es posible
simular el placer y el gozo, lo que es mucho más difícil para el sexo
masculino...
Pero ¿qué es esto, qué están diciendo?... Las mujeres no tenemos por qué
fingir el orgasmo. No padecemos de eyaculación precoz, ni de disfunción
eréctil, pero tenemos otros problemas tan importantes como esos. Como es...
no poder alcanzar al orgasmo, o fobia a la penetración o dolores en el coito...
Eso sí ambos coincidimos en la inapetencia sexual, esa falta de apetito, muy
común en esta década, que nos nubla la existencia y que es la causa de
muchas rupturas, porque no desear es como estar muerto.
Aquí aparecen la responsabilidad y la culpa, y la pareja está viviendo una
relación incestuosa. Veremos si hay otros intereses que puedan, aún así,
mantener unida a la pareja...
¿Cómo se recupera el deseo? El deseo que cada uno siente por el otro, su
capacidad para seducir y ser seducido, para utilizar la fantasía, para
imaginarte unido al otro en la cama, es la estación en la que termina un viaje
que tú y yo podemos recorrer juntos. Lo vamos a recorrer desde el principio,
para poder descubrir las razones por las que hombres y mujeres no
encuentran atractivo el cuerpo del otro, ni el pene, ni la vagina, ni los pechos
de la mujer...

El punto G. Mito o realidad


Una de las zonas erógenas más sensibles del cuerpo de la mujer es el punto
G, llamado así en honor a Ernst Gräfenberg, ginecólogo alemán que lo
descubrió en los años 40 del pasado siglo, lo que supuso un avance en el
mundo de la Sexualidad.
Y como dice Leslie Leonelli, socióloga y psicoterapeuta italiana, él ya hablaba
de una "preciosa localidad" que pone énfasis en la zona vaginal. Zwi Hoch el
ginecólogo-sexólogo israelita, dice que cuando el cuello del útero se mueve
rítmicamente provoca placer sólo en algunas mujeres, y es la pared interior de
la vagina la que es más excitable de forma constante.
En algunas mujeres estimular la pared vaginal anterior es más eficaz que la
estimulación del clítoris. Y no siempre es así, depende de cada mujer y de
cada momento, creo que son orgasmos complementarios, que se pueden
utilizar para aumentar el placer en zonas sensoriales.
Cuando el punto G se estimula a la vez que el clítoris, provoca una excitación
intensa en los músculos profundos de la vagina, y se perciben contracciones
largas, profundas y voluptuosas. Cuando las contracciones se generalizan
hacen vibrar todo el cuerpo y la mujer alcanza una dimensión que la hace
sentirse en el "séptimo cielo", aunque esto no está al alcance de todas…
En Sexología el punto G parece que es un órgano interno, y se puede
comparar con la próstata, y su tamaño varía según la mujer desde un pequeño
círculo a una monedita. Para Ladas y Perry, la posición del perrito "por
detrás" parece ser la mejor para estimular el punto G, que es una zona elevada
con mayor sensibilidad erógena que al acariciarla o tocarla, provoca la
eyaculación femenina. Se expulsa, a través de la uretra, gran cantidad de
líquido transparente e inodoro con caricias localizadas, o durante el acto
sexual.
En los varones, el punto G se sitúa cerca de la uretra, aunque se está hablando
de la región prostática, y cuando la próstata se estimula con una fricción
constante, produce en el hombre un intenso orgasmo involuntario y fuertes
espasmos. Este orgasmo se puede producir también al masajear la zona del
perineo, entre el ano y los testículos, o presionando esta zona con el dedo
índice.

Cómo lograr que la mujer eyacule


Se ha levantado una gran polvareda con esto de la eyaculación femenina.
¿Eyacula o no? ¿Qué pasa? ¿Quién lo sabe? Y es que hasta las propias
mujeres dudan cuando eyaculan ¿Será eso o es que me orino?
¡Qué vergüenza paso con mi pareja! Me parece que a veces ocurre y no lo
puedo evitar, explican algunas mujeres. Todas estas reflexiones se hacen
muchas mujeres y muchísimos profesionales, y muchos piensan que son
conjeturas o desequilibrios mentales que causan separaciones y divorcios...
Ernst Gräfenberg en 1950 la describió. Nos habló del flujo que sale de la
vagina durante el orgasmo o de la lubricación natural que se produce durante
la excitación. Hizo referencia a un líquido que sale a presión, cosa que sólo
está asociada al semen de los hombres.
Y es que la mujer también puede eyacular, y si recibe la estimulación
adecuada, expulsa un líquido rítmicamente, mientras se producen las
contracciones vaginales. No es espeso es transparente, incoloro y sin olor.
Muy distinto al semen, y al secarse no deja mancha, tiene una composición
parecida a la que se produce en el hombre a través de la próstata, que en la
mujer la segregan las glándulas de Skene o las glándulas parauretrales.
A veces la eyaculación femenina se logra estimulando el punto G, y las
últimas investigaciones apuntan que todas las mujeres podrían eyacular,
aunque algunas no se den cuenta. Tienen que saber que el líquido expulsado
"no es orina", sino un líquido alcalino, sin olor, que se compone de fosfatasa
ácida prostática y glucosa. Sale de la vagina y se libera durante el orgasmo
vaginal o clitoridiano.
Para aumentar el placer sexual y que se produzca la eyaculación femenina
habrá que cuidar el tono muscular de la pelvis porque si está contraído o
flácido, limita las sensaciones y la expresión de las emociones. Se
recomiendan los ejercicios de Kegel, es decir contraer y relajar rítmicamente
los músculos de la pelvis para fortalecer el músculo pubocoxígeo.
Para lograr que la mujer eyacule podría estimularse el punto G, aunque a
veces no es necesario. Sí, la estimulación de la vagina o del clítoris porque a
través de las contracciones del orgasmo vaginal o del clítoris expulsan un
líquido a chorro en grandes cantidades, como lo hace el hombre al expulsar el
semen.
Si aún no lo has experimentado, tenlo en cuenta a partir de ahora para
deshacer tus bloqueos, y lo bueno se podrá convertir en lo mejor, porque es lo
que tu vives !

La fase de preparación
Lo más importante es tener en cuenta la fase de preparación cuando empieza
el encuentro. Prepararse para interactuar con la pareja no siempre fluye de
una forma natural, suele haber una fase de transición para llegar a otras
actividades de la intimidad sexual. Este proceso se llama fase preparatoria y
la pareja sexual lo vive desde varios aspectos.
Cada uno experimenta inquietud, deseo de aliviar la tensión sexual. Antes
valora si desea tener relaciones sexuales y entonces decide abrirse a esa
posibilidad o dejarla para otro momento... Cuando toma esta decisión asume
la responsabilidad por sus propios actos. Y si ha optado por interactuar con
ella entonces se acerca a la pareja... la invita de una forma verbal o no verbal,
decide el lugar, el momento o las condiciones del encuentro.
Se anticipa y se prepara, entra en la fase de preparación psicológica y física
que antecede a la relación sexual. Aquí se podrían producir las fantasías sobre
el encuentro... y preparar el ambiente. Este es un proceso diferente en cada
persona, por eso cuando hay insatisfacción sexual hay que analizar si la
ausencia de esta fase puede ser significativa.
Muchos sexólogos reconocemos que cuando hay intimidad emocional la
expresión sexual es más satisfactoria entre las personas que la viven. Y
cuando hay temor al rechazo o al abandono existe la incapacidad para
desarrollar la intimidad emocional. Entonces las relaciones son mecánicas,
son superficiales... A veces la intimidad física sustituye la intimidad
emocional, y no siempre se produce insatisfacción si el sexo se hace sin
intimidad emocional.
Sobre todo para la mayoría de las mujeres las relaciones sexuales tienen que
ir acompañadas por sentimientos de amor, aunque para muchos hombres el
amor y el sexo no tienen por qué estar ligados. El amor da lugar al deseo de
unión con el ser amado y muchas veces esa unión se logra mediante las
relaciones sexuales. Es un ciclo de refuerzo entre el amor y el sexo, y si el
sexo** es placentero para ambos, se reforzará el deseo sexual, con lo que las
relaciones sexuales serán más frecuentes.
Una parte importante de la fase de preparación son las caricias, es decir tocar
y ser tocado para recibir afecto y sexo. Cuando la pareja se priva de estas
experiencias, que necesitamos desde que nacemos, y se deja llevar por
actitudes negativas de nuestra sociedad, se aleja del contacto físico. Muchas
veces se utilizan las relaciones sexuales para sustituir las caricias, los abrazos,
los besos o para llenar la necesidad de contacto físico. Para algunos el tacto
se interpreta a menudo, como una señal para tener sexo lo que priva a los
amantes de vivir momentos sensuales.
Y cuando la pareja tiene poca experiencia, la relación sexual se ve afectada, y
si el hombre tiene dificultades sexuales repercutirá en la relación con su
mujer. Lo que quiero explicar es que cuando aparece la exigencia, la culpa, el
hombre se carga de malestar ante los fa llos en su vida sexual. Para eliminar
esa culpa tiene que ocuparse de esos fallos que enredan su vida sexual y la
relación con su compañera, e informarse sobre su sexualidad, y sobre la fase
de preparación, que es la base de unas relaciones sexuales de calidad.
** sexo: relaciones sexuales con caricias en todo el cuerpo y la excitación se
produce poco a poco antes de llegar al orgasmo o al coito.

Sin estimulación adecuada... no hay orgasmo


Cuando el hombre se dispone a entrar en acción... hay mujeres que ya no
disfrutan. Se les acaba su propia satisfacción porque el coito va muy deprisa
y no tienen la estimulación adecuada. ¿Por qué será que muchas mujeres no
experimentan el orgasmo? No es fácil creer que muchos hombres sean unos
machos sin imaginación y que no se les ocurra más que la penetración.
Hay que reconocer que en los últimos años se les ha acosado en el aspecto
sexual y para no ser insultados o agredidos por los medios de comunicación y
por sus compañeras, han tenido que ponerse las pilas a toda prisa. Por eso
ahora hay bastantes hombres que buscan la forma de conseguir el placer de su
compañera. De todos modos si caes en manos de un tarugo del sexo y a pesar
de todos los intentos no quiere ampliar su limitado repertorio sexual, quizá el
primer paso hacia el orgasmo será poner fin a esa relación. Claro es una
decisión tuya ...
Muchas veces los hombres se esfuerzan, rozan alrededor del clítoris pero su
ritmo no es apropiado. Tocan en un punto equivocado y la presión no es la
conveniente, lo que en lugar de producirla placer la puede causar molestias, y
no porque muchos de ellos no tengan destreza, ni sean poco atentos sino
porque necesitan ser dirigidos.
Enséñale a tu compañero cómo podría hacerlo mejor y cómo ha de ser
estimulado tu clítoris. Muéstrale cómo debe tocarte y dónde... Ahora en unos
minutos... Tómate el tiempo que necesites... porque el buen sexo requiere
tiempo para desarrollarse y para trabajarlo. Es un trabajo en colaboración, de
dos, que requiere aceptar los deseos del otro, manifestar lo que les gusta o lo
que les estorba el placer.
Las causas físicas de la falta de orgasmo pueden ser vaginismo, falta de
excitación o dolores durante el coito. También que la musculatura de la base
de la pelvis esté débil (ver entrenamiento para fortalecer la musculatura de la
pelvis) Si esto sucede poco antes del orgasmo ninguno de los dos siente el
placer.
El hombre pierde la erección y ninguno de los dos puede alcanzar la cima.
Ninguno de los dos siente el pene y la excitación desaparece. En estos casos
pedir ayuda y hacer una terapia psico-sexual es la opción más conveniente,
porque en la mayoría de los casos las causas de la anorgasmia en la mujer,
son de naturaleza psíquica.
Si la anorgasmia se considera un gran problema, existen soluciones, y está
comprobado que más del 95% de las mujeres que hacen Terapia Sexual
finalizan el tratamiento con éxito. Porque no hay nada mejor que ponerse en
manos de un especialista.

El coito
¿Qué es? Es el desenlace del juego erótico cuando el pene en estado de
erección penetra en la vagina. En ocasiones no ocurre así y la pareja llega al
orgasmo por otros medios como puede ser con la masturbación, el sexo oral o
el sexo anal... Quedan satisfechos y se complacen utilizando cualquier
postura durante el coito y si están dispuestos a experimentar con las posturas,
la vida sexual es más agradable.
En el coito la base es sentirse bien y trasmitirle ese bienestar al otro para que
la experiencia sexual sea placentera. Aunque si el sexo es extrapareja, es decir
con alguien no habitual en las relaciones, el hombre podría ocuparse de sí
mismo y no estar al tanto de lo que siente su compañera. Quizá a ella le gusta
besarle, tocarle, excitarle, pero no hasta el punto de olvidarse de sí misma.
Tiene que disfrutar sin prisa y procurarse la excitación y el orgasmo.
Los dos tendrán que desarrollar la curiosidad para encontrar nuevas formas
de hacerse el amor, nuevas posturas... Parece que la primera forma de coito
vaginal que utilizaban los humanos era la penetración del pene en la vagina
cuando la mujer está de espaldas al hombre, y una variante sería apoyándose
sobre sus piernas y sus brazos o acostada apoyando su espalda en el
compañero.
Los humanos no siempre han hecho el amor de la misma manera y menos de
la misma forma. A pesar de esto la forma más conocida de coito es la
posición frontal, llamada comúnmente la posición del misionero porque se
atribuye a la forma en que utilizaban el coito los misioneros en Oceanía. Otra
sería la mujer sentada sobre el hombre acostado que permite mayor
movilidad a ambos y usar las manos para acariciar otras partes del cuerpo.
Sí son importantes las posturas pero los placeres del coito para los dos sexos
nos hablan de la estimulación física intensa, de la confianza y de un sentido
de intimidad que son difíciles de alcanzar de otra forma. Y hasta las mujeres
que no llegan al orgasmo durante el coito gozan con la sensación de sentir a
su amante dentro de ellas. La práctica del coito obliga a utilizar métodos
anticonceptivos a menos que se desee el embarazo, y cuando hay otras
relaciones, a utilizar el preservativo para prevenir enfermedades de
transmisión sexual (ETS). Tanto ella como él pueden disfrutar mucho más
del coito si eluden las presiones y aprenden a gozar de esta forma de hacer el
amor.
Y si desean enriquecer sus relaciones, los hombres que cuando están dentro
de la vagina se mueven con rapidez, con violencia e incluso a golpes, y
aumentan el ritmo cuando están cerca de la eyaculación, tendrían que variar
las pautas. Así el coito dura más si las penetraciones profundas se alternan
con las superficiales y los dos vivirían un placer más intenso sin perseguir el
orgasmo, porque si él "para" un rato y hace el amor de otras formas podrá
seguir con el coito más tarde y el clímax, si se ha retrasado, será más intenso.

Qué te gusta y qué no te gusta en el sexo...


Te gusta todo, cualquier cosa consentida entre los dos y nada de violencia.
Aceptas jugar con morbo y exhibicionismo por parte de la mujer... Y para
gozar de este tipo de juegos, vale decir que te gusta que la pareja sea abierta
para manifestar lo que quiere, lo que desea.
Y los hay que prefieren sitios con gente y que no les vean, sienten morbo
cuando cuentan con la complicidad de la pareja, y algunos no entienden cómo
pueden hacerlo?? Qué vergüenza, dicen si alguien se da cuenta! Y podría ser
en una excursión si te apartas un poco del grupo, te escondes entre los
matorrales, en la playa...
Otros prefieren ser un poco fetichistas, lo hablan con su mujer y entran en
una intimidad que les encanta. Hay hombres que eligen la felación, no como
la única práctica. También la penetración anal o tener a mano un vibrador con
el que se llega al punto G, dicen ellos. Y habrá que contar con el componente
mental porque hay cosas que gustan con una pareja pero no con otra.
Los sexólogos recomendamos el uso de los juguetes eróticos, porque sabes ...
el cuerpo posee un montón de zonas erógenas que por sí mismas podrían
excitar más, por ejemplo las rodillas, o el dedo gordo del pie. Además se
puede pensar en alguien o en alguna situación que introduzca fantasías, echar
mano de la imaginación y mezclar imágenes excitantes en tus relaciones
sexuales.
Quizá a veces a la mujer le apetece hacer sexo con el macho, sexo salvaje,
primitivo, dar rienda suelta al instinto más salvaje de la pareja, lo que no
significa eyacular rápido sino hacerlo con pasión. Hacerlo con ese hombre
que controla ese impulso pero que lo siente dentro, y lo mejor sería
representar todos esos personajes, desde el señor al dominante, desde el
hombre sensible, al animal.
El hombre pasivo y la mujer más activa unas veces... o más pasiva, otro día
una mujer fatal o una colegiala. Ser ella la que dirige la acción y lleva las
riendas y él, el que se deja sorprender porque ella le utiliza para su placer.
Besos ardientes previos, palabras eróticas, porque en el sexo hay que hacer
un calentamiento previo como en el deporte. Y si la habitación es pequeña y
no se puedan dar grandes saltos, no importa. Con que haya espacio "sólo para
quereros...”

Las relaciones bucogenitales


Una de las prácticas más deseadas sobre todo por los varones, es estimulación
oral de la zona genital y se pueden utilizar los labios o la lengua. Cuando la
mujer recibe sexo oral se llama cunnilingus, pero si es el hombre lo llamamos
felación, del latín “felatio”: chupar.
En la práctica del sexo oral se puede chupar, mordisquear o lamer. A finales
del siglo XIX Sigmund Freud distinguió tres etapas en el principio de la
sexualidad: la oral, la anal y la genital. Y es que, el primer placer que
percibimos cuando nuestra madre nos da el alimento es a través de la boca, y
la sensación de bienestar se almacena en la memoria y más tarde la
reproducimos con besos, incluso en los genitales.
La historia nos dice que el sexo oral se ha utilizado mucho en las relaciones
sexuales, y a Cleopatra se le atribuye una gran habilidad en la práctica de la
felación. El sexo oral no sólo lo practican los humanos sino que animales
como: perros, gatos y chimpancés pueden lamerse por la forma de su
columna vertebral y sólo el 4% de los hombres podrían practicarlo, dice
Edgar Gregersen en Costumbres Sexuales.
En los animales la mayoría de sus relaciones orales no tienen una finalidad
sexual, sino que son por higiene. Los mamíferos machos chupan la vulva de
la hembra durante el celo, y los machos se chupan entre ellos, como
costumbre. El animal que domina chupa los genitales del que es dominado,
dice el veterinario Félix Vallejo.
El olor de las feromonas del otro sexo, lo detectan los animales, y estas
sustancias químicas les producen excitación. Actúan sobre el sistema
nervioso, y les preparan para el apareamiento. Nosotros también poseemos
unas glándulas secretoras de este olor que están en los genitales y en las
axilas, y pueden cumplir una función parecida.
El Informe Hite en una encuesta hecha a 3000 mujeres norteamericanas,
hablaban de sus genitales como malolientes o sucios, y que no querían
enseñar. Y aunque las que l o practicaban, con la higiene del sexo oral, tenían
esto superado, ya el 42% aseguraba que llegaban al orgasmo con el sexo oral.
Los nutricionistas afirman que una alimentación muy alcalina a base de carne
y pescado, da un sabor al semen que se parece a la mantequilla, y si
consumen muchos lácteos, con gran putrefacción, o alcoholes, el sabor
tampoco es agradable.
El sexo oral ofrece variantes como el cunnilingus, la felación o la irrumación.
El cunnilingus excita a muchas mujeres, y algunas necesitan además la
estimulación manual de la vagina y los labios. La felación consiste en la
succión del pene o lametazos, besos, mordisqueos... y para el hombre suele
ser muy placentera la estimulación directa del glande y del frenillo. Hay
mujeres que no les resulta agradable la felación, por educación o porque al
introducir el pene en el inicio de la garganta les produce nauseas. Este es un
reflejo fisiológico que se puede evitar cogiendo el pene con las dos manos
para que la penetración no sea tan profunda.
También existe la irrumación que es una alternativa de la felación y se
produce chupando sobre el pene y el escroto. La diferencia entre la
irrumación y la felación, es que durante la felación el que chupa se mueve,
mientras que en la irrumación el hombre cuyo pene es chupado hace todo tipo
de movimientos y se sitúa al lado o encima del que tiene el pene en la boca,
que permanece en actitud pasiva.
El humming, otra de las variantes del sexo oral, se hace con la garganta, y es
una especie de cántico que produce un cosquilleo en la zona genital de la
pareja mientras está practicando el sexo oral. En la práctica del sexo oral hay
que protegerse de las enfermedades de trasmisión sexual que pueden
producirse por heridas en la boca o en los genitales, por lo tanto tiene que
usarse siempre un preservativo que se ajuste bien y que cubra todo el pene.
Atención a la fecha de caducidad!.
UN POCO DE ANATOMÍA
La importancia del clítoris
Muchas veces lo que más nos llama la atención como centro erótico de las
sensaciones, es el punto G, del que hemos hablado, pero es el clítoris el que
más destaca durante la relación sexual. Es el área más sensible de la zona
genital femenina, donde hay muchas terminaciones nerviosas... más que en
otras zonas erógenas del cuerpo.
¿Dónde se sitúa? Sabemos que la cabeza del clítoris es un órgano pequeño
que se sitúa justo debajo de donde se unen los labios menores (labios
internos), y está en parte cubierto por el prepucio del clítoris, que es un
pliegue de carne mucoso. El resto del clítoris está recubierto por los labios
mayores (labios externos). Este es un órgano especialmente sensible a la
estimulación, es por eso que cuando la mujer se excita por la estimulación del
clítoris o por otros medios, el clítoris aumenta su tamaño y los labios se
hinchan. Esto le convierte en eréctil, de ahí su comparación con el pene...
Dado su pequeño tamaño y que está escondido entre los labios vaginales, ha
estado rodeado de misterio, y de hecho son muchos los hombres que tienen
dificultades para localizarlo y dudan sobre cómo y cuándo hay que
estimularlo. Y a pesar de que sólo alrededor del 30% de las mujeres llegan al
orgasmo directamente con la penetración, sin la estimulación del clítoris,
muchas de ellas no se atreven a pedírselo a él, y temen molestarle u ofenderle
si se tocan ellas mismas durante la relación sexual.
Este es un problema muy antiguo, y conocemos el esfuerzo que muchos
hombres han hecho para provocar el orgasmo femenino, por eso es raro que
el varón le pregunte a su compañera... ¿Qué prefieres que te haga? A lo largo
de los tiempos las distintas corrientes de pensamiento han formulado teorías
sobre cómo debería ser el orgasmo femenino, dando gran importancia al
orgasmo vaginal frente al clitoridiano. La difusión de estas ideas ha
perjudicado enormemente a hombres y mujeres, y los ha inducido a
confusión.
Uno de estos autores era Freud que defendía como único orgasmo : el vaginal,
afirmando que el clítoris no era un órgano sensible, y que el orgasmo vaginal
nos hablaba ya de una sexualidad adulta. Claro hay que tener en cuenta que
Freud vivió en la época victoriana...
No hay que despreciar la importancia del orgasmo vaginal, aunque conviene
saber que en muchas mujeres el clítoris es la llave para alcanzar el orgasmo, y
supone una fuente de placer que conviene destacar. Siempre es una gran
ayuda estimularlo para llegar al clímax, porque son pocas las mujeres que
llegan al orgasmo sólo con la penetración.
Si a pesar de esto, piensas que no eres capaz de alcanzar el orgasmo, consulta
con un experto, que podrá orientarte para que la Sexualidad no sea un
problema, sino una forma de estrechar tus relaciones de pareja.

El tamaño... ¿importa?
El pene posee propiedades que no apreciamos en otros músculos del cuerpo,
porque puede aumentar varias veces su tamaño y se endurece como un
potente músculo. Cuando está flácido tiene una longitud de entre 4 y 10 cm.,
de diámetro algo más de 2 cm. y de circunferencia alrededor de 7 cm.
Sin embargo el diámetro puede variar según el hombre y la situación que se
dé, y en erección el pene puede medir de 10 a 16 cm. de largo, de diámetro 4
cm. más o menos, y de 10 a 11 cm. de circunferencia. Y para medirlo en
estado de flacidez hay que tener en cuenta si el ambiente es templado, cálido,
húmedo o frío porque los tejidos genitales tienden a encogerse con el frío y a
dilatarse con el calor.
Y cuando llega a obsesión, muchos jóvenes consultan a un especialista y van
al urólogo, dejan sus prácticas deportivas ... y todo por el temor a que los vean
y los comparen en los vestuarios. Quizá no saben que el pene es sensible a la
mirada de los otros y sin embargo en la intimidad tiene un mayor tamaño. Y
que el atractivo físico o la musculatura, e incluso la capacidad de
proporcionar placer a la compañera, guardan muy poca relación con el
tamaño del pene.
Los chicos jóvenes y poco experimentados suelen dar más importancia al
culo y a los pechos de la mujer que a la capacidad para participar en el coito,
y ellas relacionan a ese guapo chico con un gran semental. Después
aprenderán que el tamaño se mide, no cuando está flácido sino cuando está
erecto, y será más importante que la erección dure 20 minutos, que si con un
mayor tamaño sólo la mantiene un par de minutos. Con esto no quiero decir
que un pene grande no pueda mantenerse en erección el tiempo que necesite
para satisfacerse y satisfacer a su pareja.
Existe una creencia que dice que el pene grande puede proporcionar mayor
satisfacción sexual a la mujer, y está tan extendida como la que asocia los
pechos o el culo grande con la eficacia sexual de la mujer. Es cierto que el
grosor del pene satisface más a la mujer, aunque lo que verdaderamente
importa es el comportamiento y la eficacia en los encuentros amorosos. La
mujer valora el acercamiento, la forma de acariciar ... y el goce sexual vivido
durante la relación sexual.
También es interesante saber que la excitación femenina no depende sólo del
clítoris, como creen una mayoría de personas ... Este pequeño órgano situado
en la parte superior de la entrada de la vagina, se asoma, aumenta su volumen
cuando está lleno de sangre, y si el frotamiento es adecuado, sea con la mano
o rozándose con el cuerpo de la pareja, se va excitando poco a poco hasta
alcanzar el clímax. Eso sí "sólo en algunas posturas" el pene podría rozar el
clítoris durante la penetración, contribuyendo a su congestión y posterior
orgasmo.
Por último tenéis que saber que el más preocupado por el tamaño de su pene
es el hombre, porque muchas veces la importancia que la mujer le da al pene,
es menor. Ella sobre todo desea un pene firme y con calidad en la erección
que usado con habilidad pueda estimular la parte externa de la vagina, que
tiene muchas terminaciones nerviosas, y también la interna con cuya
estimulación se alcanza el orgasmo vaginal. Entonces casi cualquier tamaño
de pene puede penetrar a gusto de ambos, con un ritmo lento, rápido, fuerte,
suave o profundo para estimular esas zonas sensibles de la vagina.
Y los amantes deben ser conscientes de que además del cuerpo y la
Sexualidad, "no son el pene y la vagina los que hacen el amor", sino que los
protagonistas son ellos y su goce sexual.

La próstata y sus problemas


El varón ya desde los 40 años está expuesto a sufrir alguna enfermedad de
próstata. El caso es que muchos ignoran para qu é sirve y dónde está
localizada. En los últimos tiempos se ha comprobado que este tipo de
anomalías se presentan sobre todo a partir de los cincuenta años y muchos las
van a padecer.
¿Cómo se localiza la próstata? La glándula prostática se sitúa debajo de la
vejiga y recubre la uretra, que es el conducto que va de la vejiga al pene, y
termina en el exterior en el meato uretral. Su forma es redondeada y el
tamaño como el de una almendra grande. Por esta glándula circulan la orina y
el semen, y la próstata produce el mayor volumen de eyaculación.
Y es que al contraerse, y en el momento de la eyaculación se descarga en ese
conducto , y el líquido sale hacia el exterior. Eso sí la próstata no produce
espermatozoides, produce los nutrientes que les alimentan y les sustentan. Es
el vehículo para que estas células salgan a través de la eyaculación.
Hay personas que se preguntan si la próstata influye o no en la fecundidad,
pero no existe una relación directa porque son los testículos los que producen
los espermatozoides. Suministra el líquido dónde ellos circulan y allí se
alimentan en su camino hacia el óvulo. Con frecuencia preguntan si hay una
asociación de la próstata con la impotencia. No hay una relación directa de
causa-efecto y puede ser que si un hombre padece prostatitis, es decir
inflamación, sienta congestión, ardor o dolor o trastornos urinarios y tenga
inhibida su capacidad para eyacular.
Aunque esto sería la consecuencia del dolor no de la acción directa de la
próstata sobre los mecanismos de la erección. Esto podría ocurrir con otras
patologías, si tiene un cólico renal o un intenso dolor de muelas quizá no
tenga ánimo para disfrutar de una erección ni de un encuentro erótico.
Como vemos no hay relación con la respuesta erectiva y de hecho muchos
varones a los que se les ha extraído la próstata continúan teniendo erecciones
sin dificultades. La erección se asocia con una buena vasodilatación de las
arterias peneanas, con los cuerpos cavernosos y un sistema neurológico en
buen estado. Con una secreción normal de las hormonas, además de una
estimulación adecuada y un psiquismo sano.
En el agrandamiento de la próstata o hipertrofia benigna aparecen una serie
de síntomas que interfieren en la micción, y puede ser difícil de vivir para
quien lo padece. Se produce dificultad para orinar, frecuencia en las
micciones...
La prostatitis es un problema frecuente, sea inflamación o infección que
puede deberse a una enfermedad de trasmisión sexual como puede ser la
gonorrea debida a una bacteria -gonococo- y a las clamidias entre otros
gérmenes. Entonces se hace un espermocultivo para detectar bacterias o
parásitos que produzcan la prostatitis. Se utilizan antibióticos y sulfamidas.
Y el agrandamiento de la próstata -adenoma- tiene relación con la edad y para
tener una referencia hay que saber que la próstata hasta los 50 años tiene el
tamaño de una almendra grande, después de esta edad puede ser como una
nuez. Y es que a lo largo de la vida del varón la próstata va sufriendo cambios
y hasta la tercera o cuarta década éstos son microscópicos.
TRASTORNOS DEL ORGASMO
Anorgasmia
Las mujeres que no alcanzan el orgasmo
El orgasmo femenino muchas veces no es bien entendido por el hombre,
quizá porque es distinto, de otra manera, con otro sistema, de otra forma, con
otro tiempo... Y además cada mujer es un mundo, como cada hombre. Existe
la tendencia a comparar el orgasmo masculino y el femenino ignorando
entonces toda la riqueza, la pluralidad y la variedad de orgasmos que sienten
las mujeres.
E incluso se ha hablado muchas más veces del multi-orgasmo femenino, más
que del masculino. Sabemos que culturalmente se ha reprimido el placer en la
mujer, más que en el hombre, y la ausencia de orgasmo o no ser consciente
de él, puede estar motivada por la represión moral y sexista.
Sabemos que conseguir el orgasmo es responsabilidad de quien lo desea, lo
busca y lo siente. Así que si piensas que la anorgasmia es un problema para
ti... porque podría no serlo. Y si estás dispuesta y lo quieres superar, entonces
lo conseguirás.
En la anorgasmia vives la consecuencia de un problema que no has abordado,
y en teoría, si lo abordas, puedes empezar a resolverlo. La anorgasmia se
puede vivir por distintas causas como la de la generación reprimida de la
posguerra española donde reinaban la falta de educación sexual y la
ignorancia.
O la anorgasmia selectiva en la que ella llega al éxtasis sola pero no con otras
personas, que puede resolverse tratando el miedo a la relación, al rechazo o a
involucrarse con otras personas. Hay chicas que no llegan al orgasmo con la
penetración. Este no sería un caso de anorgasmia. Habrá que ver si tienes
algún miedo a la penetración... o algún prejuicio. Y es que hay veces, que se
asocia la penetración con la dominación, con la violación o la sensación de
poder que una persona ejerce sobre ti.
También puede ser la no aceptación de la homosexualidad... O es que te estás
comparando tanto que no te estás dando placer a ti misma. Cuando esto
sucede sales de lo que sientes y te alejas de tus propios valores, porque otras
personas no tienen la clave de tu placer, salvo tu misma.
Cuando existe una disfunción es un síntoma que tiene su propio lenguaje, es
una señal para decirte algo a ti misma, o para decírselo al otro. Porque se sabe
que muchas disfunciones ocultan necesidades personales que no aceptas.
También frustraciones, miedos o venganzas inconscientes de otros.
Anímate y empieza a detectar qué mensaje escondes tras tu síntoma para que
lo conviertas en palabras, para que actúes y puedas tomar decisiones. A veces
el sexo puede ser una pantalla, un reflejo de lo que está sucediendo dentro de
ti, y si haces oídos sordos a estos síntomas pierdes la posibilidad de crecer y
de vivir de una forma más placentera.
Si no se vivencia el sexo, se aparta un trozo de vida y de relación, porque el
sexo te enseña lo que es la intimidad, tu espacio personal, el tacto contigo
mismo y con los otros. El sexo es aprendizaje y un camino para crecer, para
evolucionar…
¿Tardas mucho en llegar al orgasmo?
Te planteas que para llegar al orgasmo necesitas... tiempo, mucho tiempo.
¿Entre diez y veinte minutos...? En efecto hay mujeres que no alcanzan el
orgasmo con facilidad y les cuesta despegar. Entrar en contacto con las
sensaciones corporales y ponerte en situación para integrarte en el juego
sexual, en los preliminares, te cuesta.
También depende del ambiente en el que estés en esos momentos, si te
sientes bien con él... el estado de ánimo en el que te encuentres... aunque a
veces la pelea puede provocar estados de excitación como si fuera un
afrodisiaco, y es muy importante el estado físico para poder reaccionar bien
ante los estímulos sexuales.
¿Vives ese estado de excitación sexual en el que se propaga un fuego por
todo el cuerpo, notas calor en la pelvis, palpitaciones en la vagina, y todo ello
desencadena el orgasmo? Entonces pierdes el control y explotas en una
experiencia única que te cuesta expresar con palabras... Te das cuenta de que
los orgasmos son diferentes cada día y en cada mujer, y que además del
estado de ánimo dependen también del tipo de estimulación.
Durante el orgasmo unas mujeres mueven la pelvis adelante y atrás otras
prefieren quedarse inmóviles mientras disfrutan. La mayoría de ellas cierran
los ojos para vivirlo con más intensidad y algunas les gusta mantener el
contacto visual en ese momento de absoluta intimidad en el que son uno con
su compañero. Se olvidan de sí mismas y se funden con su amado.
Además los sonidos que se emiten durante el orgasmo son muy variados,
pueden ser gemidos, gritos, lloros... y a todos los volúmenes. Después ha
cedido el dolor de cabeza, los dolores menstruales, porque la sensación de
dolor es menor durante el orgasmo. Pueden llegar las risas sin control, que
muchas veces responden al estado de felicidad en el que se encuentra la
pareja después del orgasmo.
Aunque si la mujer no tiembla entre sus brazos, si no ha obtenido la
satisfacción sexual, el varón se siente fracasado, y si no duda de su valía, se
cuestiona el rendimiento sexual de su mujer. Piensan que un buen amante
debe despertar la pasión en su compañera y provocarle por lo menos un
orgasmo. Y es que la mitad de las mujeres no llegan al orgasmo durante el
coito, ni con la estimulación del clítoris, y alrededor del 25% nunca consiguió
el orgasmo, ni con la masturbación, ni haciendo el amor con la pareja. Si la
mujer no llega al orgasmo se plantea el problema. A veces tiene que ver con
ideas religiosas en personas muy creyentes. Creer que "el sexo es pecado, que
es un tabú" se sigue pensando, lo que perjudica y reduce de manera
significativa el placer en la mujer.

No consigo acabar…
- ¿Qué me pasa? Me dice una ingeniera de 27 años, ha recibido una escasa
educación sexual y la moralidad era un factor dominante en tu familia.
También hay falta de comunicación entre ellos y quizá, aunque no recuerda,
pudo haber abusos sexuales... La anorgasmia es una dificultad para llegar al
orgasmo, y hay diferentes tipos: la anorgasmia primaria, que se da en mujeres
que nunca han llegado al orgasmo. La anorgasmia secundaria, son las que
han alcanzado el orgasmo pero actualmente no llegan.
Y la anorgasmia situacional, se refiere a mujeres que no tienen orgasmo en
algunas situaciones, y por ejemplo, lo consiguen al masturbarse pero no con
la pareja, o con un determinado compañero pero no con otro. También existe
la anorgasmia coital, que son las mujeres que no alcanzan el orgasmo con el
coito, pero sí con otras estimulaciones. Y es que la anorgasmia es una de las
disfunciones más frecuentes en la mujer. Kaplan (1974) dice que la mayoría
son inhibidas.
"Y a menudo la mujer no llega al orgasmo en todas las relaciones, cuando la
estimulación es a través del coito". Hace años se decía que la esposa debía
motivar al marido, pero él no tenía por qué satisfacer a su mujer, y se creía
que ella no tenía interés o incluso había inhibido su deseo sexual. Y es que, si
ella no recibe los estímulos adecuados, y su pareja es eyaculador precoz, es
posible que él al eyacular con rapidez finalice la relación, y ella no haya
tenido el tiempo, ni la estimulación necesaria para excitarse y poder alcanzar
el orgasmo.
Hay veces que el coito, aunque sea lento no excita lo suficiente para llegar al
orgasmo. Entonces habrá que fijarse en el clítoris que necesitará caricias que
froten. Hay personas que valoran de tal manera el orgasmo coital que piensan
que es el frotamiento del pene en la vagina lo que lo provoca, pero ese error
anula otro tipo de estimulación sexual diferente. Kaplan (1974) consideraba
que "el concepto del orgasmo femenino en el coito" es la única relación
sexual. Es aquí donde aparece la anorgasmia, y según LoPiccolo hay dos tipos
de anorgasmia: la ansiosa y la inhibida.
La anorgasmia ansiosa necesita una terapia encaminada a disminuir la
ansiedad y aprender a relajarse. Con la anorgasmia inhibida, que no vive la
ansiedad patológica, la terapia estará basada en la información sexual que
cambiará su actitud hacia las relaciones sexuales. Os recomiendo la Terapia
combinada con el Masaje Sensorial (del que hablaremos más adelante) que
las ayudará a entrar en contacto con las sensaciones corporales, y a cuidar la
salud psico-sexual.

Los temores que inhiben el orgasmo


En algunas mujeres tratar la inhibición del orgasmo se hace difícil porque los
temores no sólo son conscientes… Inconscientemente temen morir si tienen
un orgasmo, o relacionan el orgasmo con la pérdida de control, otras tienen
miedo a que una vez alcanzado el primer orgasmo el sexo pueda convertirse
en una preocupación constante y puedan llegar a ser promiscuas…
Y el pensamiento de la mayoría a nivel consciente o inconsciente es que
llegar al clímax va a suponer un cambio dramático en su vida. Claro estos
temores impiden realmente llegar al orgasmo, aunque la mayoría no son
conscientes de ello. La mujer tiene que aprender a conseguir el orgasmo para
que poco a poco tome conciencia claramente de esa barrera, que se dé cuenta
de que esos temores son irracionales y le ayude a comprenderlos…
Para que entienda que esos desastres que anticipa, relacionados con el
orgasmo, sean conscientes o inconscientes, no se van a producir realmente.
Porque el orgasmo es un reflejo, no tiene ninguna de esas cualidades
simbólicas que le atribuyen las mujeres inhibidas.
Normalmente cuando la mujer ya ha alcanzado su primer orgasmo, la
mayoría necesita que la estimulación sea más corta para alcanzarlo. Cuando
la respuesta al tratamiento es satisfactoria poco a poco la mujer es capaz de ir
pasando de su inhibición orgásmica a conseguir el orgasmo con su
compañero…
La experiencia como profesionales nos demuestra que si la mujer aprende a
relajarse y a utilizar técnicas para alcanzar el orgasmo, muchas de estas
mujeres anorgásmicas son capaces de lograrlo, y llegan a establecer una
buena relación sexual con sus parejas.
También hay otras que encuentran dificultades al pasar de tener el orgasmo
ellas solas, a tenerlo en presencia de su compañero. Entonces ellas tendrán
que ir adaptándose poco a poco a la nueva situación. Y si evitamos una
sexualidad satisfactoria…

Si evitamos una Sexualidad satisfactoria


Es una evitación inconsciente, porque no siempre la sexualidad inadecuada es
fruto de la falta de información o de la timidez... Muchos tienen una conducta
sexual cuya base es la ansiedad y la culpa inconsciente. Son personas que
evitan vivir el placer sexual o aceptan la mayoría de las veces compromisos
insatisfactorios.
Se alejan inconscientemente de compañeros sexuales que serían estimulantes
y huyen de la manera más eficaz de estimulación, o deciden llenar su vida
con un montón de actividades compulsivas que no dejan espacio para el
amor... Y si tienen un rato libre lo hacen de una manera mecánica, pobre,
orientada únicamente hacia el orgasmo o la eyaculación. Muchas veces se
buscan compañeros que no les atraen, y lo hacen en circunstancias en las que
reina la prisa.
Son víctimas de sus conflictos, y como sus necesidades eróticas están
presididas por la culpa, desaniman a sus parejas de estimularlos eficazmente...
En consulta, entrevistando a estas personas detenidamente, he comprobado
cómo responden a la excitación sexual, aunque detienen la actividad en el
momento que se produce. Hombres que sí se excitan, prohíben a sus mujeres
que sean activas y les seduzcan. Mujeres que responden sólo a algunas
caricias tiernas y... reaccionan bruscamente si él acaricia sus nalgas o intenta
besarles los pechos.
Estas personas evitan expresarse sexualmente de forma eficaz porque estas
vivencias les producen ansiedad, para eso se centran en sus estímulos
genitales y en el orgasmo. Desprecian el "potencial sexual del resto del
cuerpo" y la Sensualidad y el Erotismo fuera del orgasmo. Y con el orgasmo
llegan a un desahogo, porque la tensión sexual que les provocaba angustia, ha
sido eliminada.
Tanto dar placer como recibirlo, para ellos está sujeto a unas circunstancias
concretas... Claro hay personas que no brindan a sus compañeros una
estimulación eficaz porque no tienen información, ni la sensibilidad
necesaria, y no saben cómo hacerlo para satisfacerle. Esta ignorancia requiere
el asesoramiento.
Otros reprimen esas caricias placenteras por la hostilidad inconsciente que
sienten hacia su compañero, y por la ansiedad con que lo viven... Y cuando se
evidencia que una persona evita inconscientemente dar y recibir la
estimulación adecuada, se le recomiendan experiencias placenteras, y la
utilización del Masaje Sensorial, para que se den cuenta de hasta qué punto
están evitando dar y recibir placer sexual. Se les ayuda a resolver los
conflictos inconscientes que atañen a esta conducta de evitación.
También la preocupación obsesiva de la pareja por el orgasmo y el
rendimiento en el acto sexual disminuye , cuando empiezan con el juego
sexual y erótico... El juego no exigente y no orientado sólo a una ejecución
concreta. Y que presten atención al temor y al sentimiento de culpa
inconsciente con el que viven, y a los problemas de pareja que les llevan a
evitar una estimulación eficaz. Y alcanzar el orgasmo será cada vez más
fácil…
Alcanzar el orgasmo… ¿es fácil?
Tendría que ser lo más natural, y algunas lo desean pero no pueden
conseguirlo en todas las relaciones. Otras que son más orgásmicas lo podrían
vivir con más facilidad, y el secreto para vivir el placer del orgasmo es
entregarse y abandonarse a esas oleadas de felicidad.
Hay mujeres que lo experimentan con más facilidad porque su clítoris es más
grande o está mejor situado, y el pene lo roza continuamente durante el coito.
Cosa que no debe preocupar a su compañero. Y algunas con dificultades,
desarrollan posturas y movimientos con las caderas para que durante el coito
el pene estimule el clítoris lo suficiente para que puedan disfrutar del
orgasmo.
Está comprobado que lo mejor para tener una alta frecuencia orgásmica es la
psique y la actitud hacia la Sexualidad, porque cuando una mujer no tiene
problemas para alcanzar el orgasmo suele tener una buena actitud ante la
masturbación. No reprimen la masturbación sino que disfrutan del juego
siempre que les apetece.
Practican el cunnilingus y dejan que su compañero les mime con la lengua sin
sentir vergüenza, ni culpa. Se dejan guiar por sus sueños, dan vía libre a sus
fantasías sexuales y no bloquean su imaginación, sino que disfrutan de su
sexualidad tal y como lo desean.
Claro que la Sexualidad requiere un aprendizaje que se adquiere mediante la
experiencia, después de vencer muchas frustraciones, y saber que en la pareja
estable no basta con la felicidad y el afecto para que las relaciones sexuales
sean satisfactorias.
Las mujeres que tienen relaciones estables, han abandonado el rol femenino
tradicional y no son pasivas en la cama, llegan con más frecuencia al
orgasmo. Reciben lo que necesitan y dan lo que quieren, sin necesidad de
esperar que él se lo haga todo. Este es un gran error que muchas mujeres
cometen todavía durante sus relaciones sexuales. Para ellas las experiencias
sexuales anteriores son fundamentales en sus relaciones posteriores, y la
actitud de sus compañeros sexuales si ha sido sensible y afectuosa, facilitará
más el placer que si hubo decepción o dolor. Vamos a situarnos…
¿Por qué no puedes llegar al orgasmo?
Y es que según las estadísticas son muchas las mujeres que les es difícil
llegar al orgasmo. No lo viven o no lo han vivido nunca. ¿Cuáles son las
causas? Porque sabemos que en un gran número de casos son de origen
psicosexual, y la anorgasmia se produce cuando confluyen varios factores:
una educación muy estricta, no conocer su propio cuerpo, ni las sensaciones
que provoca el deseo sexual.
O quizá el hombre no sabe estimular a su mujer, que no se excita siempre con
el mismo estímulo, ni con la misma postura, ni en el mismo lugar, por
ejemplo… en la cama. El varón cree que la mujer necesita los mismos
estímulos que él. Él acostumbrado a masturbarse desde la adolescencia,
desconoce que muchas mujeres no se masturban hasta muy entrada la
juventud o no suelen hacerlo nunca.
Si cuando es adolescente se masturba o ha tenido experiencias agradables
llega con más facilidad al orgasmo. Así que la anorgasmia es a menudo deseo
sexual inhibido, se asocia con la insatisfacción sexual y la falta de deseo o
con algún miedo concreto. Aquí juega un papel importante la ansiedad por
conseguir el orgasmo que muchas veces sólo logra "inhibirlo" Y otras veces
es la dejadez de su compañero que piensa que el orgasmo de la mujer no es
tan importante, porque todavía hay hombres que piensan así.
Otros piensan que la mujer llega al orgasmo sólo con la penetración, y esto es
un mito, no es cierto, y si ella no tiene la información suficiente, intenta no
frustrar a su amante y no disfruta de su propio placer. Puede simular el
orgasmo. También hay hombres que se obsesionan con la idea de que su
mujer goce de un buen orgasmo, como si se dudara de su hombría, lo que
puede provocar el bloqueo de su compañera.
Lo sorprendente es que en ocasiones "el miedo al éxito" asociado a
sentimientos de culpa o vergüenza bloquean a mujeres que en el pasado
experimentaron orgasmos... Ahora relacionan el orgasmo con el pecado, el
descontrol o perder la razón. Tienen miedo a que su compañero las vea como
a una prostituta, a entregarse demasiado, a estar sometida a él.
Tienes que aprender que para llegar al orgasmo un principio básico es saber
relajarte, abandonar ese control que para ti es muy difícil. Muchas mujeres no
consiguen llegar al orgasmo porque se sienten incapaces de relajar su cuerpo.
Porque para llegar al orgasmo tienes que abandonar los pensamientos,
centrarte en las sensaciones y permitir que tu cuerpo se mueva como quiera
sin tener ningún control consciente sobre él.

La terapia: el último cartucho


Algunos recurren a Terapia para quemar el último cartucho que les queda para
salvar su matrimonio. Saben que es necesario introducir un cambio pero cada
uno piensa que es el otro el que debe cambiar. A menudo el escenario donde
desarrollan sus peleas es el dormitorio, allí se quejan de las ideas que uno de
ellos tiene de la Sexualidad y que no corresponden a las necesidades del otro.
Y es que los problemas de pareja aumentan las dificultades corrientes de lo
cotidiano, y las dificultades sexuales se derivan de problemas corrientes de la
relación, incluso cuando son problemas físicos y lo que piensa y hace la
pareja, contribuye a agravarlos.
Partiendo de la experiencia que tenemos, aprendemos a resolver las
dificultades de la vida cotidiana y las soluciones que nos ayudaron a nosotros
y a otras personas en otros momentos, son soluciones que pueden servirnos
para resolver dificultades nuevas. Porque según John Weakland del Mental
Research Institute "la vida no es más que un problema detrás de otro, repetido
una y otra vez"
A veces las personas insisten en aplicar métodos que en otro tiempo les
sirvieron o en otras circunstancias, y ahora ya no les sirven. Y se equivocan
relacionando la culpa de su fracaso con que no han hecho un gran esfuerzo o
un esfuerzo adecuado, en vez de atribuirlo a esa solución que han elegido.
Ocurre que cuando los intentos de solución no funcionan las personas se
desmoralizan, pierden la confianza en sí mismas y les preocupa la posibilidad
de que el problema pueda empeorar.
En consulta les propongo soluciones, por ejemplo, que cada uno tome la
iniciativa para hacer algo cariñoso dos veces todos los días, y el otro tiene
que encontrar una respuesta creativa y suave de recibir ese avance. Así van
respondiendo positivamente a los acercamientos del otro, y a veces hacen el
amor por primera vez desde hace meses. Muchas veces son problemas de
comunicación, y les ayudo a cambiar la relación entre ellos, y entre ellos y su
problema. También puede haber una lubricación inadecuada.

La lubricación vaginal
La sequedad vaginal es la dificultad para lubricar durante la estimulación
sexual, y mujeres de todas las edades la han tenido alguna vez. Conocemos
que en la menopausia con la falta de estrógenos la mujer puede padecer
sequedad vaginal si no se cuida. Es decir, si no se ayuda de la medicación
hormonal sustitutiva, ni con lubricantes, ni se masturba y tampoco tiene
relaciones sexuales.
Algunos medicamentos como los antidepresivos pueden producir sequedad
vaginal... Este problema, no está relacionado exclusivamente con la edad y a
menudo está originado por un trastorno psico-sexual. También el miedo y la
ansiedad impiden la lubricación y en algunos casos la mujer puede excitarse
pero afectada por este trastorno, observa que su cuerpo no responde.
Cuando esto le ocurre la mujer puede tener dudas en su relación sentimental o
es que su pareja no le excita lo suficiente. Entonces podría replantearse su
relación sexual y si el hombre fracasa intentando excitar a su compañera para
que lubrique... Porque si ella no tiene las secreciones adecuadas durante el
periodo de excitación, ambos pueden sentir dolor. En este caso es fácil que
eviten el contacto sexual y si la falta de sexo se prolonga puede ocasionar
graves problemas además de la disfunción eréctil en el varón. Por eso antes
de que el sexo sea un problema para la pareja hay que intentar averiguar las
causas y buscar la ayuda de un Terapeuta Sexual para solucionarlas.
Otro problema es la irritación vaginal que se da en los coitos prolongados que
son frecuentes y vigorosos, cuando no hay la suficiente lubricación. A veces
incluso en mujeres que lubrican bien, en las relaciones prolongadas pueden
sentir sequedad en las paredes vaginales. Esto se debe a cambios del nivel
hormonal en los ciclos menstruales.
Si estás sufriendo una crisis sexual, tendrás que examinar tu relación de
pareja. Para que te acostumbres a hablar con tu pareja de Sexualidad, de la
actitud que tenéis hacia el sexo, de problemas sin resolver en vuestra relación,
de por qué tu pareja no es capaz de excitarte. Para que mejore la
comunicación entre vosotros y aprendáis a llegar a ciertos compromisos
relacionados con el deseo de los dos. Para que la práctica del sexo sea más
frecuente, porque si hay una actividad sexual regular, además de la
masturbación, la vagina mejora su nivel de lubricación. Y cómo es vuestra
respiración. Ahora vemos.

Cómo se respira durante el orgasmo


Un poco antes de llegar al orgasmo la mujer está muy atenta a lo que está
ocurriendo en sus genitales, y espera con ansiedad que se produzca ese
temblor mientras se evade por completo de todo lo que sucede alrededor.
Todavía su respiración es superficial y se centra en el tórax, a veces con
control para dar a la excitación mayor intensidad.
Aunque esta respiración para algunas supone una pérdida de energía y de
placer sexual. Sólo los orientales recomiendan otro tipo de respiración porque
juega un papel importante en el orgasmo, y puede ser tres veces más intenso
si se respira profundamente desde el vientre en lugar de utilizar la respiración
torácica. Esta es una respiración que yo enseño a mis pacientes para que ellos
y ellas aprendan a estar relajados durante la excitación. Por eso acudir a un
sexólogo puede ayudar a alcanzar el orgasmo con control para ellos, y con
más facilidad para ellas, en todas las relaciones.
Porque si la mujer está tensa durante el orgasmo, podría evitarlo si respira
profundamente, porque si no el orgasmo se limita a la zona pélvica, mientras
que un orgasmo relajado fluye, y con la respiración correcta lo siente en todo
el cuerpo. Para eso hay que imaginar que el cuerpo, por detrás de la columna
vertebral, lo recorre una caña de bambú que asciende desde la pelvis hasta la
coronilla. Es como una flauta interna, que recorre los campos energéticos
centrales y hay que hacerla sonar.
Claro funciona gracias a la imaginación, y se trata de imaginar que con cada
inspiración acumulas oxígeno en la pelvis y lo vas subiendo poco a poco
hacia arriba para transportar las sensaciones hacia arriba y hacer de tu
orgasmo una experiencia envolvente. Y es que amamos con tanta intensidad
como respiramos. Nos faltan los aplausos... Esto sólo se entiende si lo has
practicado durante una temporada con tu respiración, y has comprobado que
el sexo efectivamente se transforma.
Sabemos que la experiencia subjetiva del orgasmo, según Masters y Johnson
se divide en tres estadios: muchas mujeres una vez excitadas sexualmente
perciben una pausa con intensas sensaciones en la zona pélvica, luego notan
un calor que invade la pelvis y se extiende por todo el cuerpo, y en el tercer
estadio la vagina se contrae y sienten palpitaciones en la zona vaginal y en la
pelvis. Ya cuando se rompe la tensión la experiencia es incomparable y
única. Entonces es difícil encontrar palabras para describir tal experiencia...

El juego erótico y... el orgasmo


Si te masturbas y llegas al orgasmo pero no con tu compañero... porque con él
no llegas nunca o casi nunca. Tendrás que aprender. El entrenamiento puede
ser divertido y puedes incorporarlo fácilmente integrándolo en el juego
erótico.
Aunque no tienes que aprovechar cada relación sexual para entrenarte para el
orgasmo... sí es recomendable que empieces a masturbarte en presencia de tu
amado y no temas sus reacciones... Algunos hombres no aceptan que, de
repente, su mujer empiece a masturbarse durante la relación sexual. Sin
embargo la mayoría se excitan viendo cómo se masturba su compañera ante
tus ojos... Y luego, en los preliminares, siéntate a horcajadas sobre la pelvis de
él y frótate el clítoris con su pene.
Si el clítoris no está húmedo, utiliza la saliva para que no se irrite, y a
continuación mastúrbate hasta llegar al orgasmo y... cuando lo hayas
ensayado varias semanas, intenta la masturbación en la misma postura
mientras el pene está en el interior de la vagina. Él debe estar quieto, y para
que sea un juego, átale las manos con un pañuelo suave. Y si ya lo has
experimentado varias veces y has alcanzado de este modo el orgasmo,
entonces te toca masturbarte mientras él se mueve en tu interior.
Tienes que repetir esto hasta aprenderlo y comprobar que llegas siempre al
orgasmo. Ahora habrá que prestar atención a la última fase del aprendizaje: el
coito. Aplica eso que has aprendido al masturbarte sobre tus respuestas
sexuales, y sobre el ritmo de la fricción que necesitas... También puedes
utilizar juguetes.

Los juguetes eróticos


Son pequeños objetos mecánicos diseñados para provocar la excitación
sexual, que prolongan el placer del encuentro y pueden considerarse juguetes
eróticos. Lo interesante es intensificar el placer durante los juegos sexuales
que se viven antes del coito, para que sean más largos, más divertidos, más
gratificantes. Ya desde hace bastantes años hay muchas tiendas que venden
directamente o por catálogo, estos juguetes cuyo uso se ha disparado en los
últimos años.
El que más se conoce es el vibrador, es el más utilizado y el que cuenta con
más variedad. Hay penes de tamaños diferentes, que vibran con distintas
velocidades, aparatos de masaje. Vibradores que tienen un pequeño cabezal
para estimular el clítoris mientras se produce la penetración para intentar la
maniobra puente.
Los más rudimentarios se empezaron a vender en EEUU a principios del
pasado siglo, apoyados por los médicos y por mujeres que decían
necesitarlos. Se recomendaban como tratamiento contra la histeria femenina.
Hoy día en terapia sexual se prescriben como aprendizaje con la pareja o para
mujeres que tienen dificultades para alcanzar el orgasmo o nunca lo han
vivido (anorgasmia).
Todo lo que pueda estimular o excitar se convierte en un juguete erótico, y
puede ser rememorar situaciones antiguas o momentos especiales haciendo el
amor. Las mujeres podrían utilizarlos con cierta frecuencia, y las mujeres
anorgásmicas, si no existen problemas psico-sexuales que puedan bloquear el
juego, pueden estimularse hasta llegar al orgasmo. Cuando ellas aprenden a
ser orgásmicas podrían pasar a la estimulación directa y más tarde con su
pareja.
A veces el vibrador se convierte en un buen aliado de la mujer como
complemento de las relaciones sexuales para prologar el juego erótico,
también puede ayudar al varón a relajarse, sabiendo que practica el sexo sin
exigencias. Le libera de un alto rendimiento sexual, y el encuentro es más
variado.
Los hombres también se estimulan los genitales con el vibrador, aunque para
utilizar los juguetes eróticos hay que estar excitado, teniendo el control.
Echar mano de ellos estando relajado, tomar contacto con las fantasías y
dejarse llevar por el deseo. Los más conocidos son
los vibradores, también llamados consoladores, las bolas chinas "ben wa", el
anillo vibrador, el lubricante, la lencería erótica... El vibrador con pilas, con
varias velocidades para controlar el placer, se utiliza con un lubricante.
Probar también distintos juguetes para experimentar nuevas sensaciones.
Aplicar el vibrador sobre la piel y con suaves roces recorrer todo el cuerpo,
rozar el área genital, sustituyendo a las manos. Aplicarlo mientras se
introduce suavemente el pene.
El anillo vibrador se coloca en la base del pene, estimula el clítoris, y
proporciona una erección firme y duradera. Se puede usar con condón y hay
que tirarlo después de usarlo.
El lubricante se convierte también en un juguete sexual que proporciona
placer a través de un líquido espeso y aceitoso. Se compone sobre todo de
agua y se aplica a la entrada de la vagina o el ano, como los consoladores. Lo
que persigue es humectar, resbalar. También se utiliza para controlar la
sequedad vaginal cuando no hay lubricación natural.
La lencería erótica se fabrica también comestible, por ejemplo de caramelo,
de chocolate, es decir, se puede comer.
Nota: Los juguetes eróticos no deben convertir la Sexualidad de la pareja en
algo mecánico. Hay que continuar mirándose a los ojos, dándose besos,
haciéndose caricias... y no olvidarse de compartir los abrazos.
EYACULACIÓN PRECOZ
¿Por qué eyaculo tan rápido?
La eyaculación precoz o temprana es la falta de control eyaculatorio que
provoca la salida del semen inesperadamente, y puede suceder alguna vez o
producirse en todas las relaciones sexuales. Hoy se estima que hay un 40% de
eyaculadores precoces.
La respuesta sexual de un varón es ejercer un control voluntario sobre el
reflejo eyaculatorio, pero este control no indica que pueda mantenerse la
excitación durante horas para que su pareja llegue al orgasmo. Durante horas
no, a no ser que sufra otra disfunción la eyaculación retardada, y los que
viven este problema tienen dificultad para llegar al orgasmo dentro de la
vagina, así que pueden tardar horas, y si es grave el hombre puede no
eyacular. Cuando existe un control adecuado, al eyacular, el hombre sigue
con los movimientos del coito, entra en un alto grado de placer y está
excitado hasta que decide "abandonarse" y alcanzar el climax.
Se inicia el encuentro y el hombre se va excitando poco a poco hasta la fase
de "meseta" y puede permanecer excitado con un estímulo rítmico hasta que
esté muy próximo al orgasmo. El varón puede así gozar de un intenso placer
aumentando lenta o más rápidamente la excitación hasta que el orgasmo
llegue sin hacer ningún esfuerzo especial. Al revés, el eyaculador precoz se
excita tan deprisa que no consigue llegar a la fase de "meseta" y eyacula
involuntariamente. Desde el punto de vista del psicoanálisis esta precocidad
que ocurre al tomar contacto con la vagina o antes es porque existe un exceso
de excitación.
Es un eyaculador tardío porque se excita antes, mucho antes, incluso horas
antes de la relación sexual, con cualquier otro estímulo que no tiene relación
con su pareja, y cuando la ve no puede controlarse. Eyacula mucho antes de
que exista un deseo consciente. El eyaculador precoz no confía en su
habilidad y padece ansiedad de ejecución, podría evitar las relaciones y puede
producirse impotencia. La eyaculación rápida no se limita a lo genital y
puede afectar al varón cuando lleva a cabo cualquier tarea, que desea
terminar cuanto antes, quitársela de en medio, sea una charla, un trabajo o
una relación sexual.
Y es que, cuando están muy afectados con su síntoma se sienten mal cada vez
que se les escapa la eyaculación. Se consideran "perdedores" y aumenta la
ansiedad de ejecución. Por eso es recomendable que, cuando estén
físicamente en tensión eviten las relaciones, porque es más difícil conseguir
la erección. Se centrarán en el trabajo con las sensaciones y ejercicios para
intensificar la percepción sexual, también con el "Masaje Sensorial" que
intercambiará con la pareja y que está dirigido a conseguir logros.
Observemos las causas.

¿Por qué se produce la eyaculación precoz?


Muchos hombres se preguntan cuál puede ser la causa de que eyaculen tan
rápido. Apenas penetran en la vagina cuando ya han eyaculado... ¿Qué pasa?
Es que se dan cuenta de que no disfrutan porque la secuencia es muy corta y
les gustaría alargarla para que su compañera pueda excitarse y unirse a ese
placer que casi no existe y que no podéis compartir. Aquí juega un papel
importante la ansiedad que se produce en ellos durante las relaciones
sexuales.
Además de la ansiedad otra de las causas es un mal aprendizaje, y
profundizando aparecen los miedos, experiencias desagradables o trau
máticas, situaciones de tensión... Muy pocas veces se relaciona con
problemas orgánicos o fisiológicos, es decir el problema no está en el cuerpo
sino en la mente, y podría ser un rechazo inconsciente hacia su compañera.
Los eyaculadores precoces son personas nerviosas que tienen malos hábitos y
una falta de control. Y en sus primeras relaciones sexuales ya se produce.
Claro que muchos de ellos no tienen casa propia y suelen recurrir a espacios
abiertos o al coche. Tienen entre 17 y 20 años, y muchas veces hay que correr
para no ser sorprendido. Esta teoría la desarrollaron Masters y Johnson.
Esa precocidad se ha desarrollado también en los primeros años por el trato
con prostitutas o en sitios públicos, de esta manera su cuerpo de forma
inconsciente se ha educado para precipitar la eyaculación. Aquí recordamos
los inicios sexuales de muchos chicos con la masturbación rápida, para
presumir entre sus amigos o para no ser descubiertos.
Si el joven se masturba en su casa, quizá lo hace en el baño o en su
dormitorio ... deprisa para que no le pillen, y si piensa en descargar tensiones
o para relajarse, la sensación inconsciente le llevará a terminar cuanto antes,
lo que está relacionado con sus primeras experiencias y el aprendizaje sexual.
Otro factor destacado es la ansiedad que ellos asocian con altos niveles de
excitación. Sabemos que la ansiedad, es una manifestación física de la
angustia del hombre que está excesivamente preocupado por no eyacular. Se
acelera, se preocupa, se pone tenso y está obsesionado con la excitación de su
compañera. "No siente su cuerpo" y cuando se quiere dar cuenta ya es tarde y
no se puede hacer nada.
El psicoanálisis en su teoría sobre la eyaculación precoz relaciona las causas
con el odio a la mujer. Sigmund Freud dice que el eyaculador precoz tiene en
el inconsciente, sentimientos de odio hacia la mujer, no la considera digna de
gozar y podrían aparecer sentimientos de amor-odio a la madre.
Otras teorías como la de Sager nos hablan de que el hombre que eyacula
rápido lo hace porque a nivel inconsciente interpreta ese intento de la mujer
por retrasar la eyaculación como una forma de dominio. Las causas orgánicas
de la eyaculación precoz son mínimas como alguna enfermedad de la uretra o
de los nervios que controlan el mecanismo de la eyaculación.
Lo básico es conocerte tu mismo y aprender a reconocer las sensaciones
previas a la eyaculación antes de llegar al punto de no-retorno, cuando ya es
inevitable la eyaculación. Se puede tratar sin la pareja, pero si la tienes,
aprender a establecer una buena comunicación con tu compañera, se presenta
como uno de los puntos clave para resolver la eyaculación precoz. Hay
soluciones como explico a continuación.

"La eyaculación rápida tiene solución"


Salvo que se padezca una enfermedad neurológica como la esclerosis
múltiple, que afecta a los nervios que controlan la eyaculación, la diabetes o
la uretritis, que tienen origen orgánico, la eyaculación precoz es de origen
psicológico. Y no suele ser egoísmo consciente, ni querer sexo rápido, porque
muchas veces querrían disfrutar de su pareja, porque ese es su deseo, pero no
pueden : la eyaculación es inminente y les deja a dos velas.
Si existe una causa que se da en todos ellos es que no saben percibir las
sensaciones sexuales de su pene. No conocen ese lenguaje que acusa la
excitación, emitiendo señales para que él las perciba, y cuando se les escapan
esas señales no pueden controlar la excitación voluntariamente. Ocurre porque
su aprendizaje ha sido inadecuado, erróneo, lo hacían corriendo, rápido, y se
inician improvisando. Nadie les orienta, ni los padres, ni los profesores les
han formado porque de haberlo hecho, el hombre va aprendiendo a excitarse
poco a poco y a ponerse a nivel de las chicas. A alargar su disfrute para
aproximarse más a su pareja.
¿Cuándo nos han enseñado esto?, me preguntaba un paciente con un buen
curriculum. Y es que ya desde su primera vez asocian la respuesta sexual con
la prisa. Sus masturbaciones son rápidas, siempre las disfrutan en situaciones
de tensión y cuando comparten sus primeras relaciones lo hacen a todo
correr. No saben mantener su salud sexual.
También ocurre que al recibir una educación religiosa se sienten culpables de
sus masturbaciones, de sus relaciones sexuales o de sus fantasías y cuando
llega el encuentro no pueden disfrutar de las sensaciones, del placer, y la
ansiedad y la culpa estarán presentes en esos momentos. Esta programación
anti-sexual puede acompañar al hombre durante toda su vida.
Los métodos más eficaces son los que refuerzan la percepción de las
sensaciones eróticas. Los que buscan dominar el reflejo de tensión sexual
porque como dice la doctora Kaplan "el principal factor de la precocidad no
es la rapidez sino la ausencia de control voluntario", y añade "los
eyaculadores precoces no perciben claramente las sensaciones preorgásmicas
lo que les priva de poder regular las influencias nerviosas superiores"Es por
eso que digo que la eyaculación precoz tiene solución, y las técnicas están
pensadas para trabajarlas en pareja o en solitario, que dan también muy
buenos resultados. Lo importante es aprender a vivir el sexo tranquilamente,
disfrutándolo y alejando la ansiedad y la culpa, aunque se tenga esa
disfunción sexual. Y como dice el poeta :

"El aire, el vino van con los dos amantes,


la noche les regala sus pétalos dichosos,
tienen derecho a todos los claveles"

Pablo Neruda, de su libro "Cien sonetos de amor"


Si aprenden a controlar la eyaculación
Cuando el hombre tiene interés en controlar la eyaculación tiene que saber
que es una cuestión psicosexual que no hay que despreciar. Para ello le
conviene observar lo que sucede habitualmente cuando se deja llevar, como
acostumbra, por sus instintos... Es entonces cuando le llega una excitación
cada vez más intensa, y aparece el punto de "no retorno" en el que la
eyaculación es inminente. Es un momento muy breve y casi no experimenta
placer.
Además a esto le sucede una sensación desagradable, relacionada con el
hecho de que la relación sexual ha finalizado, y ya no hay nada más ... claro
de otro modo podrían haber disfrutado de mayores placeres. Cuando
aprenden a controlar la eyaculación, el acto sexual no se ve perturbado por
orgasmos precipitados, insatisfactorios y frustrantes.
También la mujer tiene la oportunidad de hacer el amor con una pareja que
sabe compartir con ella un gran placer. Y para él, cuando controla su
eyaculación sabe que puede tener una vida sexual gozosa, y que será más
fácil la relación con la mujer porque él sabe responder y extasiarse con ella.
Su vida sexual ya no es motivo de preocupación, sino que le asegura paz
interior y el optimismo está asegurado. Se siente más activo y más alegre. El
hombre en estas condiciones se encuentra bien, seguro de sí mismo y de su
mujer, porque El Sexo es Vida y eso es lo que ellos viven en sus relaciones
sexuales.
El hombre aprende que cuando ha llegado a un alto grado de excitación en el
intercambio sexual, puede seguir disfrutando sin estar atento al punto "sin
retorno" Y tiene que saber que las penetraciones rápidas y profundas ayudan
a mantener la rigidez de la erección, aunque si todavía está inseguro podrían
conducir a la eyaculación precoz. Para él es más fácil realizar movimientos
largos y medidos, que le permiten hacer una pausa si la excitación es
imperiosa. Golpes rápidos profundizando menos en la penetración, le
ayudarán a mantener la excitación sin aumentarla.
Y si ha conseguido un nivel de control que le resulta satisfactorio, enseguida
se dará cuenta. Llegará a sentirse seguro de sí mismo y la relación sexual le
parecerá fácil, estará conseguida... Y no contará sólo el tiempo que pueda
mantener el control, aunque es importante... Además se producirán otros
cambios para mejorar la calidad de los orgasmos y para sentir más placer.
Yo considero curado al paciente que ya no tiene que seguir estrictamente las
indicaciones, como durante el tratamiento, y no tiene que parar para arrancar
de nuevo, excepto si está sometido a tensiones que no son habituales. Porque
una vez que logra el control es capaz de eyacular cuando lo desea, el coito se
convierte en algo natural y no supone ningún esfuerzo.
Con Terapia Sexual el hombre supera su antigua costumbre de intentar
resistirse a la eyaculación, y a no tener ningún tipo de miedo a estropear sus
relaciones sexuales por eyacular demasiado rápido. Y si el tratamiento lo
hace en pareja, debe ser paciente y mantenerse firme en su decisión. Si él
tarda mucho tiempo en llegar a ser natural y espontáneo en sus relaciones
sexuales sin tener que parar, debe estar atento a los sentimientos de ella. Ya
que al cabo de un tiempo la falta de espontaneidad en este entrenamiento,
puede resultar pesada para ella. Por eso se acostumbrará a ser más
comunicativo y a demostrar su agradecimiento a su compañera.
Con el sexólogo aprenderán a focalizar la atención en sus sensaciones
placenteras que van junto a la excitación. Algo que tendrán que hacer durante
el resto de su vida si desean seguir curados, lo que no supondrá ningún
esfuerzo porque se convertirá en algo habitual que les pasará desapercibido ...
Algunos que no se sienten cómodos con el placer del sexo tendrán que
esforzarse, para que su mente no se distraiga con otros pensamientos,
mientras tienen sus relaciones sexuales.
En la experiencia en consulta he podido observar, que la mayoría de los
hombres cuando han aprendido a tener un control sobre su eyaculación, no
vuelven a recaer nunca. Y si alguna vez viven una experiencia con una pareja
nueva y están sometidos a tensiones no habituales, podrían eyacular rápido.
Pero si esto te sucede no te asustes vuelve a tus ejercicios con tu nueva
amante y tu control volverá muy pronto.

Terapia para la eyaculación precoz


Antes se pensaba que la masturbación que practicaban los adolescentes era la
causa de la eyaculación precoz, porque si lo hubieran hecho con tiempo y sin
prisas habrían aprendido a prolongar la estimulación. Aunque una de las
causas más frecuentes sea que acostumbrados al sexo en solitario, se les
presenta la oportunidad de compartir la sexualidad con una pareja y la
situación es tan excitante que no son capaces de controlar la eyaculación.
Eso sí hay circunstancias que afectan con frecuencia a la respuesta sexual del
hombre como la edad, las circunstancias en las que inició la primera relación
sexual y el coito interrumpido para evitar el embarazo, que impide que
hombre aprenda el control de la eyaculación. También desviar el pensamiento
hacia otras cosas que no sea el sexo para retrasar la eyaculación, que le
provoca incomodidad y desagrado, como pensar en cuestiones laborales o en
noticias violentas. Y lo hace para evitar las sensaciones placenteras pero
podría incluso perder la erección.
Es preciso saber que cuando la ansiedad forma parte del encuentro sexual,
puede convertirse en algo aprendido, en una costumbre de la que no podrá
desembarazarse él solo, necesitará la ayuda de un experto en Sexología. En
Terapia le enseñarán a relajarse durante la relación sexual para alejar el
nerviosismo, las tensiones y el miedo, que influyen en su falta de control.
También a rescatar el placer y el goce sexual eliminando los temores. Sabrá
reconocer las sensaciones previas a la eyaculación cuando se acerca el punto
en el que la eyaculación es inevitable, y aprenderá a dominar voluntariamente
el control de la eyaculación. Tanto él como su pareja deben estar convencidos
del alto nivel de éxito de la Terapia y de lo grata que va a resultar.
Al principio aprenderán a explorarse entre los dos pero no a la vez, con
caricias y masajes por todo el cuerpo menos en los genitales. Así entrarán en
un mayor conocimiento físico y erótico, y ellos se abrirán a un tipo de
comunicación sensual que es probable que antes no existiera. Eliminan los
temores, están más seguros en los encuentros, más relajados, sin inhibiciones
y eliminan la ansiedad. De esta manera será más fácil que aparezcan
sensaciones afectivas y eróticas porque existe una mayor confianza.
EYACULACIÓN RETARDADA
La eyaculación retardada
Unos van muy deprisa y otros muy despacio. En la eyaculación retardada la
fase placentera de la eyaculación permanece inhibida, nos dice Helen Kaplan
(1974), y añade, que el fenómeno o anomalía se asemeja al orgasmo "no
percibido" de la mujer que se caracteriza por la contracción no placentera de
los músculos asociados.
Las erecciones son normales, y aunque haya una emisión de semen, el pene
permanece duro y rígido entre 5 y 10 minutos, en contraposición a la rapidez
con la que baja la erección en las eyaculaciones normales. Hay culturas en las
que esto no sería un problema pero en esta cultura sí lo es, y puede haber una
buena excitación y una buena erección pero se tarda mucho en eyacular. En
otros casos, la eyaculación no se produce y se llama aneyaculación.
Muchos hombres lo viven de una forma situacional, no eyaculan con una
pareja pero con otra sí, o no eyaculan en la vagina aunque sí con
masturbación o con poluciones nocturnas.
También hay que hablar de la eyaculación retrógrada, en la que el hombre
siente el orgasmo pero no eyacula aparentemente. Esto se debe a una causa
orgánica, por la que el varón expulsa el semen en el interior de la vejiga y se
mezcla con la orina. Cuando hay causas orgánicas, lo que es poco frecuente,
se puede pedir la opinión de un profesional para que investigue la patología.
Puede haber alteraciones hormonales o neurológicas, como la toma de
determinados psicofármacos o efectos secundarios de alguna cirugía.
Y en el 80% de casos o más, las razones para no eyacular son psico- sexuales:
una educación sexual muy restrictiva, abusos sexuales, miedo al embarazo,
relaciones sexuales traumáticas, desavenencias con la pareja o auto-
observación obsesiva del desempeño sexual. Lo que en Sexología se llama
asumir el rol del espectador.
El retraso en la eyaculación puede ser positivo en la sexualidad con la pareja,
pero eternizarse puede desesperar y la mujer puede sufrir molestias crónicas
en la vagina. Lo adecuado es que él aprenda a disfrutar de las caricias y del
juego previo sin experimentar la angustia de llegar al coito. También que
practique la masturbación con la pareja o a solas, y que introduzca el pene en
la vagina cuando esté a punto de eyacular. Así puede ir desapareciendo el
bloqueo.

Me cuesta mucho eyacular… no puedo


Viene a consulta un profesor de 41 años y manifiesta que esta disfunción le
produce una gran preocupación tanto a él como a su pareja. Para ellos es
difícil de entender y salta a la vista que el hombre está excitado pero no
puede eyacular, por más tiempo que alargue la penetración. Y la pareja se
hace mil conjeturas sobre lo que puede estar sucediendo.
Él siente la excitación necesaria para que se produzca una erección completa
durante el acto sexual, y la mujer le anima para que continúe hasta llegar al
clímax. Es en ese momento cuando él siente un bloqueo que no influye en su
erección, pero si impide que salga todo su deseo sexual. Para ella es
complicado comprenderlo y no puede evitar la duda: "no le gusto, no le
atraigo o no se excita conmigo... como para consumar el acto sexual"
A veces puede ocurrir en un momento de la vida, aunque cada persona tiene
su tiempo ,... y no debe haber dificultades para eyacular de cualquier forma.
Puede pasar con una determinada pareja pero no con otra, o puede llegar con
la masturbación pero le resulta difícil con la penetración. Hay hombres que
les influye el ritmo de la masturbación porque es distinto del que consiguen
con la penetración. Por eso a veces hay que educar la respuesta sexual para
graduar los ritmos...
Puede influir el cambio de anticonceptivo, porque si se utiliza otro método...
si se usaba el preservativo puede haber miedo a la posibilidad de embarazo.
O es que estás tan pendiente de tener que eyacular que consigues justo lo
contrario, y no eyaculas o buscas sexo con tu pareja sin deseo sexual... sólo
para probar si eres capaz. Claro lo haces por obligación sin excitarte y sin
ganas...
A veces ellas utilizan el sexo oral con su pareja, pero ellos no terminan de
relajarse o les da vergüenza eyacular... porque no a todas ellas les gusta. Casi
se pueden descartar las causas orgánicas: como las lesiones medulares o
cuando hay bajo nivel de testosterona, consumos de drogas, de alcohol o de
medicamentos.
Lo que exige es un aprendizaje para modificar la filosofía de vida,
eliminando prejuicios y tabúes para descubrir un nuevo concepto del sexo,
una idea nueva de la mujer y de las relaciones. Se trata de tener un concepto
más amplio y más limpio de una nueva faceta de la vida que puede resultar
muy hermosa.

"Tratamiento para la eyaculación retardada"


Esta disfunción es imposible resolverla sin la ayuda de un profesional, de un
sexólogo, y se aplican técnicas que empiezan por modificar las relaciones
sexuales, y se modifica la forma de entender la vida.
La terapia se hace en colaboración con la pareja. Intercambiarán Masaje
Sensorial para potenciar la Erótica –ver “La importancia del Masaje”-
porque a través de él aprenden a relajarse, a sentir, a abandonarse ... sin que el
sexo sea una exigencia.
Desarrollan la comunicación de vivencias y la afectividad, y cuando más
disfrutan del tratamiento es cuando empiezan a entender, comprenden lo que
está pasando, y van recuperando el juego erótico. Lo grato es volver a sentir el
placer de una forma relajada, y cómo la mujer se integra y disfruta con la
mejoría.
La Terapia se adapta a las necesidades del paciente, y se elimina cualquier
aspecto que trastorne su actividad sexual. Se recomienda esa fantasía erótica
o actividad sexual que es una preferencia del paciente. Luego empezarán con
los juegos previos que prefieran, y él podrá llevar a su mujer al orgasmo con
estimulación oral o manual y juegos genitales sin exigencias.
Él durante unos pocos días no podrá penetrar, ni eyacular. Más tarde podrán
acceder a la estimulación manual o al sexo oral hecho por la mujer. En otro
estadio la mujer acaricia el pene del hombre con un lubricante, y con
comentarios seductores, el hombre eyaculará manualmente con la
colaboración de su compañera.
Otro paso adelante será cuando la mujer pueda empezar a excitar con vigor el
pene del hombre, mientras él está tumbado, luego se pone encima, lo
introduce en la vagina y se mueve intensamente. Si el hombre no eyacula la
mujer se retirará de la postura y continuará con la estimulación manual.
Atenta a la estimulación y cuando la eyaculación sea inminente lo introducirá
en la vagina para intentar que el semen penetre en ella. Si el resultado no es
inmediato no debe considerarse un fracaso porque se ha logrado recuperar la
comunicación y las caricias amorosas. Este juego sexual se repetirá sin
exigencias, ni obsesiones, y si aparece la impotencia por la dificultad de
eyacular, primero se tratará la disfunción eréctil.
Es preciso apuntar que para tratar cualquier disfunción sexual en Terapia**
es necesario reconstruir la sexualidad de la pareja, sobre una base saludable
de cariño y respeto. El sexólogo enseñará a acceder a las relaciones con
sentimientos mutuos de amor, admiración y afecto, y que la complicidad
alimente su contacto.
Al empezar las sesiones se recomendará no empezar el contacto sexual
empeñándose en lograr la eyaculación, sino en disfrutar del contacto y en
dejarse llevar. Y empezar a abandonar ese control, porque el simple hecho de
estar pendiente del problema crea una carga de tensión que atentará sin duda
a la posibilidad de conseguir eyacular.
**Aspectos que hay tener en cuenta: Hay que distinguir si la eyaculación
retardada es de origen orgánico o psicógeno o si puede existir un conflicto de
no aceptación de la homosexualidad. La salud psico-sexual está en juego.
TRASTORNOS DE LA EXCITACIÓN
Falta de excitación
Cuando no una hay respuesta sexual adecuada no se reacciona, y aparecen los
síntomas típicos de la falta de excitación sexual. Entonces se dan trastornos
de la erección, y en la mujer la vagina no se humedece aunque esté excitada,
porque esa excitación no es suficiente y los labios de la vulva casi no se
hinchan o no se hinchan nada. Y sin la lubricación natural el coito puede ser
doloroso.
Y cuando hay trastornos de excitación suele ser por falta de deseo sexual,
trastornos orgásmicos o ambas cosas a la vez. Y es que el sexo rápido puede
provocar de una forma automática falta de excitación, y desde luego los
"malos amantes" se saltan los preliminares... Y si no hay un juego previo que
estimule lo suficiente, las mujeres no se enteran de nada y muchos hombres,
si no reciben durante el juego la estimulación adecuada, tienen problemas con
la erección.
Las mujeres sólo deberían aceptar sexo rápido cuando de verdad les apetezca,
y si espontáneamente aparece una relación breve y la soportan con
resignación pierde su atractivo. Porque si es una variante del repertorio sexual
debería ser estimulante ¿no? Y si tu amante es poco habilidoso enséñale tú, si
sabes ... porque sino tendréis que acudir a un "sexólogo", que con sus
habilidades y su experiencia os dé las pautas para tener un sexo más
gratificante.
También cuando cualquier miedo bloquea el proceso de excitación echa a
perder el juego previo más apasionante. Hombres y mujeres padecen miedos
... en los primeros años, a que les pillen sus padres ... al embarazo. En casa
las madres tienen sus relaciones preocupadas por si los niños pueden oírles...
aparte de las inhibiciones fruto de una educación antisexual.
Eso sí ellos y ellas se preocupan por el orgasmo hoy en día más que antes... Se
preguntan ¿tengo el orgasmo adecuado? o ¿llego demasiado tarde? Porque el
miedo a fallar es el que provoca más trastornos en la fase de excitación y en
la del orgasmo. Y la mujer no puede excitarse bajo presión, y si dada la
situación han perdido las ganas de sexo, lo máximo a lo que podrían llegar
ellas es a excitarse. Desde luego el buen sexo requiere tiempo para
desarrollarse, tienen que colaborar los dos, estar dispuestos a aceptar los
deseos del otro, y a hablar de eso que les gusta y de lo que ellos creen que les
estropea el placer.
Otras causas pueden ser dolores en el coito, vaginismo, no alcanzar el
orgasmo nunca o que sea difícil conseguirlo o la falta de experiencia.

Falta de experiencia en el sexo


Yo pienso que lo básico de la vivencia sexual es abrirse a la experiencia. Lo
comparo con aprender a caminar, tras caerse con frecuencia y volver a
levantarse, o si hacemos ejercicio físico, con un entrenamiento repetido.
Porque si no te expones a hacerlo, si no te equivocas, si no actúas, con
resultados mejores o peores... no hay respuestas. Las respuestas llegan
cuando pasas a experimentar, a la acción.
Existe la creencia de que el conocimiento sobre el sexo, vale decir que saber
sin experimentar, es suficiente para sacar conclusiones y vivirlo. Puede ser,
pero no estoy de acuerdo y no voy a negar que hay personas que funcionan
así, pero yo no creo en este principio. Y hay que darle la importancia que
tiene el conocimiento, la responsabilidad y el respeto a la libertad cuando
eliges al otro.
Pero en el terreno sexual sin la propia experiencia no puede haber integración
de ese aprendizaje, porque no cualquier tipo de conocimiento de otras
personas supone una experiencia personal. Y es que la sexualidad a secas no
es un saber sino que forma parte de las actitudes de la vida, y para esto hay
un requisito o sea ensayo y error. Es un aprender a través de sentir.
Una de las más graves consecuencias de la educación y la cultura en relación
con el sexo es que se suele tener falta de experiencia sexual porque en la
educación se coarta, se desaconseja, se prohibe experimentar con el propio
cuerpo y el de los otros. Se cree más en el conocimiento externo de los otros
que en sacar las propias conclusiones de nosotros mismos. Y es que si
seguimos este proceso de falta de experiencia, vivimos con represión. Este es
un trastorno de evitación experiencial para no sufrir ni padecer, porque
algunos creen que evitando las experiencias negativas evitarán el sufrimiento.
Aunque el bienestar emocional no es un proceso de anestesia de las
emociones, sino de involucrase en los hechos, en las sensaciones y en las
experiencias por muy duras y desagradables que sean. Y lo que no se ha
valorado a largo plazo es que cuando se evita experimentar se puede
incrementar el deseo, entonces "el resultado está en contra del propósito"
Tenemos que dejar de vivir y sufrimos por ello, porque no podemos hacer lo
que deseamos. Es interesante la contradicción... Y es que cuando evitamos la
experiencia estamos en la antesala de la represión, palabra que conocemos,
¿no? Aquí hablo de que socialmente se reprime, más que la sexualidad, la
propia libertad para conseguirlo.
Tienen que aprender a abrirse para no impedir la experiencia, para no
bloquear el desarrollo y poder llegar a las propias conclusiones. Para que no
se autolimiten, para dejar atrás la represión sexual y encontrar las respuestas a
las preguntas que no se atreven a encontrar. La autoexploración es importante
como veremos.

Y si las mujeres no conocen su cuerpo...


Y es que cuando las mujeres no conocen su cuerpo es más difícil que lleguen
a tener orgasmos. Es recomendable tocarse y experimentar con esas
maravillosas sensaciones que son el primer paso hacia la cima.
Tú te provocas tus propias reacciones sexuales y aprendes cada vez más
sobre ti misma, y así se puede descubrir el placer de la masturbación y
trasmitir a tu pareja tus conocimientos y los secretos eróticos de tu propio
cuerpo. Estos son la clave para alcanzar "altos niveles de excitación" en el
sexo en pareja. Claro porque si tienes miedo al embarazo sin quererlo o existe
en ti una obsesión por tenerlo, tienes dos grandes inconvenientes para
percibir el placer ...
Porque si el sexo va acompañado de miedo o de continuas frustraciones
porque no se cumple tu objetivo, puedes dejar de reaccionar con la excitación
y si no llega la tensión sexual, no hay orgasmo. Eso sí las mujeres tienen que
seguir siendo niñas buenas... entonces tienen que renunciar a sus propias
necesidades y se ven obligadas a renunciar a un sexo satisfactorio y al
orgasmo.
Porque la mujer puede mostrar su deseo hacia el hombre y saber cuáles son
los caminos para atraerle y si la situación lo permite puede recurrir a algo un
poco fuerte. Y actualmente los hombres desean que la mujer tome más a
menudo la iniciativa, lo que no significa perseguirles. Aunque las reglas del
juego han cambiado y requieren un entrenamiento... Así los hombres
aprenderán a disfrutar tomando la iniciativa.
Está claro que durante el juego erótico la cabeza debe estar vacía de
pensamientos de todo tipo... desde la valoración del propio cuerpo: ¿estaré
guapa?... hasta las tareas pendientes: oh se me olvidó aquello en el trabajo!
Estos no son pensamientos que se deben tener en esos momentos. También si
piensan que quizá sea este el hombre de mi vida, así que tendré que hacer lo
posible por satisfacerle al máximo para que se quede conmigo...
Y si no es el hombre de su vida no tienen ganas de sexo... porque casi
ninguna mujer sabe separar el amor y el sexo o el compañerismo del sexo. Lo
que se refleja en la capacidad orgásmica.
PROBLEMAS DE ERECCIÓN
Disfunción eréctil y ansiedad
Cuando la gran causa de la disfunción eréctil es la ansiedad, en terapia el
objetivo será que vaya disminuyendo la ansiedad para tener acceso a las
relaciones. Se trabajará para que aumenten los estímulos eróticos, para tener
acceso a las relaciones más fácilmente y que vaya desapareciendo la
ansiedad. Claro los estímulos eróticos pueden ser diferentes en cada pareja,
por eso se habla con ellos y la mujer tendrá que aceptar que durante la
Terapia tomar la iniciativa no se recomienda, para que él se centre en lo que
siente ante el sexo.
Entonces empezarán los estímulos sensoriales, aprendéis a relajaros y a
reducir la ansiedad con caricias por todo el cuerpo y con la ayuda del Masaje
Sensorial, que veréis más adelante. Luego llegará la estimulación de las
partes sexuales, pero sin exigencias, que es la única forma de liberarle de la
presión del rendimiento. Y ya sin exigencias, podrá surgir la erección, lo que
restablece esa confianza tan necesaria en sus posibilidades.
S e trata de disfrutar de las caricias sin centrarse en los genitales, y más tarde
ella empezará a estimular el pene para lograr una erección, hasta que
desaparezca la erección. Al rato vuelve a repetir la operación hasta que se
produzca la erección y después deja que el pene vuelva a su estado normal. Él
debe estar atento a sus sensaciones e incluso recrearse en sus fantasías
eróticas...
Cuando haya logrado la confianza necesaria podéis empezar a practicar el
coito... Al principio ella utiliza la postura de la mujer encima de él y deja la
penetración antes de que el hombre eyacule. Esto lo repetirá varias veces
hasta permitirle eyacular. Así él irá perdiendo la ansiedad por la exigencia del
rendimiento, y si ella presiona con fuerza los muslos después de la
penetración la presión que ejerce la vulva puede mantener la erección del
pene.
Al principio es probable, que al intentar el coito pierdas la erección, antes de
lo que deseas, es normal y no debe bajar tu estado de ánimo, únicamente
indica que has intentado pronto el coito y debes continuar practicando con la
estimulación.
En hombres menores de 40 años es un trastorno psico-sexual. Hoy el actual
ritmo de vida favorece la falta de apetito sexual, la disfunción eréctil y la
eyaculación precoz. Por eso recomiendo que para no favorecer la baja
autoestima y la pérdida de confianza, que retroalimenta estas limitaciones, lo
mejor es eludir las relaciones en momentos inadecuados... Elegir los
momentos de ocio, momentos tranquilos para disfrutar.
Si la disfunción eréctil está provocada por un problema hormonal, entonces
se pueden administrar las hormonas en forma de parches, inyecciones o
píldoras, pero no es un problema frecuente porque son pocos los hombres que
sufren esta disfunción por esta causa. Sólo está indicado si se padece
hipogonadismo, es decir que los niveles de testosterona son bajos y puede
usarse en parches o por vía oral.
No se recomienda cuando los niveles de testosterona son normales porque
pueden mejorar el impulso sexual pero puede dañarse la próstata y el hígado,
y los daños pueden ser irreversibles. Claro si la disfunción eréctil está
causada por la hormona prolactina se puede utilizar el medicamento
bromocriptina, y puede ser útil.
Otra posibilidad es el tratamiento transuretral, aplicando medicamentos
localmente a través de la uretra que es el conducto por el que pasa la orina.
Entonces la erección se produce entre los diez y quince minutos siguientes a
la aplicación. Este fármaco es eficaz en el 45% de los pacientes, y la
Asociación Europea para la Medicina Sexual (ESSM) recomienda la terapia
transuretral Muse.
Se trata de insertar un pequeño cilindro de plástico en la uretra y después
introducir la medicación. Se recomienda orinar antes, porque la orina actúa
como lubricante y absorbe el medicamento para producir la erección. La
aplicación va acompañada de un escozor en la uretra y a veces pequeñas
hemorragias en el conducto urinario.
Otro método utilizado es la inyección intracavernosa que consiste en inyectar
un fármaco directamente en el pene con una aguja fina para activar el proceso
físico que provoca la erección. Se debe aplicar entre diez o quince minutos
antes de mantener relaciones sexuales y la dosis está ajustada para que la
erección dure aproximadamente una hora, y si dura más de cuatro horas,
debes acudir al médico.
Pierdo la erección en el coito...
Es un trastorno de la erección que se da en hombres que fracasan durante la
penetración vaginal o anal después de haber vivido antes el coito sin
problemas. Cuando el hombre siente la amenaza del coito empieza triunfante
pero siempre acaba cabizbajo, nos dice el mito sobre la “vagina dentada” Esta
es la causa más frecuente de la disfunción eréctil.
Para el hombre la erección puede ser buscada o espontánea como ver a una
chica con poca ropa en una piscina, en una revista o tener un pensamiento
erótico que le provoca una erección en el momento más inadecuado... Además
la mayoría de los hombres tienen erecciones al despertarse lo que es habitual
para ellos, y si no ocurre, no tienen que dejarlo en el olvido, aunque a veces
puedan pasar por episodios de disfunción eréctil.
Este trastorno se llama impotencia secundaria porque casi en todas las
relaciones el hombre ha tenido una erección muy firme y ahora cuando acaba
de penetrar en la vagina la pierde, con el disgusto que provoca en su amante.
Ésta como todas las disfunciones sexuales genera grandes cantidades de
ansiedad hasta el punto de que el hombre no es capaz de analizar su respuesta
sexual con sentido común.
Tendría que preguntarse en qué situaciones tiene erección y en cuáles no la
consigue. Recurso, echar mano de la masturbación, que antes utilizaban para
disfrutar o para aliviarse en situaciones en las que no podían tener sexo, pero
ahora es como una prueba para comprobar cómo funciona el pene. Cuando
hacen esto se sitúan en el "rol del espectador" como el actor, entonces es
inevitable la flacidez en lugar de la dureza.
Entre las causas psicosexuales que pueden provocar un trastorno de la
erección, vemos la importancia del desarrollo del niño y la educación sexual.
Si la educación ha sido represora, llena de tabúes, las presiones de los padres
por un exceso de control de los dos o de uno de ellos. A veces un concepto
muy estricto de la religión como gran fuente de problemas y de patologías
sexuales.
Y es que las exigencias de la religión llevan a la ignorancia y a errores que
provocan amenazas y castigos vividos con miedo, vergüenza y sentimientos
de culpa, que son las emociones que más pueden bloquear la seguridad y la
dignidad en una persona. También haber vivido experiencias traumáticas con
respecto al sexo durante la infancia y la adolescencia, aunque no sean
experiencias propias o haber sufrido abusos sexuales, miedo al embarazo o a
las enfermedades de transmisión sexual (ETS)
O la no aceptación de la imagen corporal, complejo de pene pequeño, el acné
juvenil o verse demasiado endeble y la baja autoestima, o el complejo de
poco inteligente... Conflictos con la pareja o si la pareja sufre vaginismo
porque el hombre puede desarrollar trastornos de la erección, la eyaculación
precoz o problemas de identidad sexual que no se resolvieron. También
trastornos del deseo sexual o cuando pierde a la pareja por viudez o una
separación traumática a causa de otro hombre. O si las relaciones sexuales se
suspenden durante mucho tiempo y se consume... tabaco, alcohol o drogas.

Dificultades de la erección. Causas físicas


Si un hombre observa que no tiene erecciones nocturnas, ni la erección al
despertarse, es decir la erección matinal, es que tiene disfunción eréctil. Las
posibles causas físicas de este trastorno son muchas: diabetes, y sabemos que
el 50% de los diabéticos tienen problemas de erección, trastornos
circulatorios por tabaquismo, por hipertensión arterial, sobrepeso o si hay
niveles elevados de colesterol, cambios vasculares, neuropatías, falta de
testosterona, estar tomando sedantes, psicofármacos o medicamentos para el
corazón.
Y si ha habido lesiones cardio-circulatorias (después de un infarto de
miocardio) los hombres muestran menos interés sexual o tienen problemas de
erección o dificultades para alcanzar el orgasmo. Además si entra en juego el
exceso de tabaco, alcohol o drogas, el pene podría inhibirse. Porque el
alcohol tomado en pequeñas cantidades puede ser un afrodisíaco y al actuar
como un deshibidor potencia el deseo y proporciona una relajación sexual.
Lo que no ocurre con el alcohólico crónico que padece trastornos sexuales en
un 50% de los casos.
¿Cómo podría ayudar la compañera? En principio no tiene que decepcionarse
demasiado... y si él no puede tiene que alegrarse pensando en la próxima vez,
en cómo se vestirá y en lo guapa que se pondrá. Contará con mucho tiempo y
estará tranquila. Tiene que saber que a los hombres les afecta muchísimo
fallar alguna vez en la cama.
Y se dice que las mujeres lo tienen más fácil que los hombres... no es cierto
porque a ellas... sí se les nota cuando no están preparadas para el juego
erótico porque no están lubricadas... Y sabes... este asunto no conviene
tomárselo con humor porque reírse podría herir la sensibilidad de un hombre
en esta situación. Puedes decirle algo cariñoso, incluso aunque no te lo creas
en esos momentos de posible derrota. Tampoco los comentarios excesivos de
compasión, cuando él ya se siente el último mono, ni tratarlo con ternura.
Sí que son momentos en los que puedes utilizar el sexo oral o cualquier otra
técnica que prefieras... Pero olvida utilizar todo lo que se te ocurra forzando la
situación porque no se enderezará y los dos entraréis en el juego de la
ansiedad. Ahora lo que necesita es una pausa... y quizá mañana esté en
condiciones, o pasado mañana... Habrá que esperar. No te dejes influir por
ese primer percance de tu compañero porque si no en el próximo encuentro
tendrá mucho miedo a fracasar y es posible que no consiga una erección.
Y cada vez que lo intente ese miedo irá en aumento. Lo más recomendable es
que estés tranquila y si ves que está deprimido consuélale y cuéntale
cualquier cosa cotidiana que le distraiga de su frustración y acurrúcate a su
lado antes de dormiros... Y ten en cuenta que el que falle alguna vez "su
amigo" no supone la interrupción del placer de la mujer. Intenta animarle
para que pueda satisfacerte de otra manera. Quizá se le ocurran ideas nuevas
que puedan aportar variedad al sexo y algo muy importante no intentes
convencerte de que si él no puede, es por culpa tuya. Otras veces…

Cuando lo vamos a hacer... se le baja


A veces llevan tiempo intentando tener relaciones y cuando lo van a hacer se
le baja... Y es que la pérdida de erección supone la incapacidad para mantener
una erección firme para que se dé el coito y puedan penetrar con satisfacción.
Se clasifican en orgánicas, psicosexuales o mixtas, y pueden ser primarias, si
estas dificultades han existido desde el principio o secundarias si ocurren en
un momento determinado, por una enfermedad, un fármaco o un estado de
ánimo... A veces cuando son jóvenes y por la exigencia del rendimiento,
suele ser causada por el estado de ánimo o la presión social. Pero como
ninguno de los dos tiene experiencia en el hombre se da la ansiedad de
ejecución.
Aquí la anticipación y el propio miedo a no estar a la altura, le lleva a perder
la erección... Aumenta su preocupación y va con la sensación de que podría
ocurrir lo mismo en el siguiente encuentro. Entonces los hombres se arman
de excusas, como el cansancio o el estrés, para que no se cuestione su
masculinidad. Una de las fórmulas que se utilizan cuando abordan la
situación es: no presionar para llegar a la penetración. Utilizar juegos que no
impliquen penetración como caricias por el cuerpo, besos, y quizá
masturbación... para que el hombre vea que su pene es capaz de responder a
los estímulos, y vaya ganando confianza.
Hay hombres que experimentan la pérdida de erección con la pareja pero no
con otras personas... Y es que con otras mujeres no tienen compromiso, ni
obligaciones, viven esos momentos de intimidad y pasión, se liberan las
muestras de afecto, y les sirve como vía de escape después de una discusión
con su compañera. Además si hay diferentes frentes abiertos aparece el estrés
al tener que cumplir con cada mujer. A la vez que surgen pensamientos de
culpa porque no son sinceros con cada mujer, y por romper esa lealtad que se
supone que tiene que haber dentro de la pareja. Plantéate qué quieres
conseguir con tu compañera actual porque pueden ser síntomas de problemas
de comunicación en vuestra relación íntima.

Cómo se soluciona la disfunción eréctil


Para tratar la disfunción eréctil, cuando no tiene una causa orgánica, lo mejor
es acudir a un sexoterapéuta, y hay que hacerlo lo antes posible para que el
paciente pueda empezar su actividad sexual lo que puede contribuir al éxito
de la terapia.
El hombre no tiene su erección cuando desea, y está muy sensible, por eso es
importante crear un ambiente relajado y sin alteraciones, que la pareja esté
informada y que se entiendan bien. Estar tranquilo dejando atrás la ansiedad y
el miedo al fracaso.
En estos casos cuando se produce la disfunción eréctil y el hombre vive el
"gatillazo", está tan preocupado y es tal su obsesión, que en sus relaciones
sexuales vive "el rol del espectador" que se dedica a observarse y a valorar su
respuesta sexual. No intenta disfrutar, lo que quiere es tener una erección
como sea, y continuamente se valora y se empeña en controlarla, y lo que
consigue es inhibirla.
El varón sano, en la mayoría de las relaciones y con pocos estímulos eróticos
puede funcionar bien. Aunque con el paso de los años, su estado de salud y
según haya sido su vida sexual, la erección es algo delicado que necesita de
estímulos adecuados. Si deja a un lado esa obsesión por la erección y piensa
únicamente en el placer erótico que vive con su pareja, sin plantearse
objetivos y sin preocuparse por su problema, podría llegar a la erección.
Las causas estarán en las actitudes rígidas y negativas hacia la sexualidad,
relacionarla con el pecado o con algo sucio, o si han vivido experiencias
desagradables o traumáticas siendo niños o adolescentes. Una deficiente
información sexual que le habla de que, la sexualidad desaparece con la edad,
del miedo al embarazo de la mujer y... a las enfermedades de transmisión
sexual. Estos mitos son causas de la disfunción eréctil.
Y la mala relación con la pareja estaría entre ellas, porque hay parejas que no
exteriorizan sus deseos, ni sus preferencias, y en ocasiones es ella la que
adopta el papel de mujer castradora, se venga del hombre y agrava su
problema. Otras veces trastornos como la eyaculación precoz o retrógrada o
la depresión son las causas de muchas disfunciones eréctiles.
Se puede corregir y el tratamiento tiene éxito en un gran número de casos, el
objetivo fundamental es disminuir la ansiedad, que aprenda a relajarse y a
quererse, es decir aumentar su autoestima para que el varón recupere la
confianza en sí mismo. Y si puede que colabore la pareja, porque es un
problema de los dos y es con la colaboración de los dos como se puede
resolver el problema. Se pondrá énfasis en las sensaciones a través del
Masaje Sensorial que podrán compartir.

Terapia de Pareja
Lo primero en Terapia de Pareja es escucharles y atender sus demandas ya
desde la primera entrevista. El terapeuta les enseña el conocimiento correcto
del ciclo de respuesta sexual e informa sobre las diferentes técnicas sexuales
como son las caricias, los preliminares tanto manuales como bucales... los
besos y las posturas sexuales. Estas informaciones son muy necesarias.
Que el Terapeuta conozca hasta qué punto son negativas las actitudes sociales
y las de los padres hacia la expresión de la sexualidad, además de las
experiencias traumáticas que se vivieron antes. Es por esto que el Terapeuta
induce a un cambio de actitud, porque la Sexualidad se debe aceptar como
moral, decente y provechosa. Es paradójico pero la primera de estas
prescripciones, es prohibir los intentos de relación sexual, y su objetivo es
que desaparezcan la angustia y la anticipación del fracaso.
En la segunda se recomiendan ejercicios de concentración sensorial, se decir
que exploren sus sensaciones... que empiecen a sentir. Esto se hace a través de
las caricias, estando todavía vestidos, porque más tarde se trata de explorar el
cuerpo desnudo. En otra etapa se explora el cuerpo por el contacto, y aquí
aparece la caricia, y los demás sentidos: el olfato, el gusto y la sinestesia o
sentir por el contacto. En estos ejercicios cada uno de los dos da y recibe,
alternando las funciones sensoriales y corporales.
Más tarde se introducen ejercicios específicamente sexuales, como la
exploración de los genitales, que hará cada uno, respetando la alternancia, en
el que uno es observador y el otro es observado, o en el que uno da y el otro
recibe. Aquí se trata de obtener respuestas sexuales como la erección en el
hombre y la lubricación en la mujer, mediante ejercicios graduales como la
caricia, el masaje, la felación o el cunnilingus.
Así poco a poco hasta obtener reacciones sexuales suficientes para intentar la
penetración sexual, y si el hombre no padece una disfunción sexual toma la
iniciativa y dirige las actividades, y después de estos ejercicios de contacto
sexual, hay ejercicios específicos para cada problema de la función sexual.
Los principios básicos de la Terapia de Pareja tienen que ver con la
responsabilidad de cada miembro de la pareja en los futuros cambios y en la
solución de los problemas. Claro el problema sexual de cada uno puede ser
grave y antiguo, aunque si la respuesta del compañero hubiera sido distinta
qu izá no hubieran necesitado una Terapia Sexual...
Otro tema importante en la mayor parte de los pacientes que tienen
disfunciones sexuales es la Información y la Educación sexual, porque
ignoran la anatomía básica y las técnicas sexuales, que son el resultado más
que de una falta de conocimiento, de resistencias al aprendizaje. Un ejemplo:
en el vaginismo el responsable a veces, suele ser el hombre con sus intentos
de penetrar a la fuerza, desconociendo la situación exacta de la vagina...
La pareja que padece una disfunción sexual no sabe comunicar tanto sus
deseos como sus desacuerdos sexuales. Están inhibidos en lo sexual y no
pueden hablar de sexualidad, se sensibilizan frente a las críticas de la pareja,
se bloquean al intentar nuevas técnicas, y no saben que una actividad que ha
sido placentera, siempre resulta agradable.
En Terapia Sexual, les anima para que hablen de sus fantasías eróticas, a leer
libros eróticos, así como a ver películas eróticas, y a comunicarse durante la
relación sexual... Se les estimula para que cada uno comunique al compañero
su propia forma de masturbarse y darse una retroalimentación durante la
relación sexual.

Somos responsables de nuestra Sexualidad


A menudo las mujeres que me escriben se sienten con la necesidad de
enfrentarse al modelo sexual aprendido, a ese comportamiento que ya no les
da satisfacciones. Desean liberarse de antiguos cánones y crear situaciones
nuevas... Algunas crean nuevas situaciones con distintos tipos de relaciones,
con varias formas de relacionarse, y me he dejado guiar por las que a ellas les
daba más morbo...
Deciden crear situaciones de riesgo o transgreden normas sociales en su vida
privada y se abandonan a sus impulsos, hasta ahora extraños para ellas, como
la que aún guarda su virginidad para un amor especial y luego termina por
perderla con un desconocido... Y algunas se sorprenden cuando se dejan llevar
por su imaginación que les excita, cuando en el mundo real les repugna.
Desean aceptar sus contradicciones, para resolver los bloqueos y poder
responder a los estímulos eróticos, o poder excitarse sin sentirse culpables...
Los sexólogos sabemos que para el hombre el pensamiento que puede
estimular las ganas de sexo puede ser, ver cómo camina una mujer y el
movimiento de sus caderas ... Para nosotras casi siempre suelen ser
situacionales, y muchas mujeres asocian esos momentos fuertemente
excitantes con el sexo más románti co, aunque suelen ser las menos...
Una población más numerosa de hombres y mujeres, aún no han alcanzado la
desinhibición suficiente para expresarse sexualmente, y acceder al cuerpo a
cuerpo con la pareja. Y cuando el tiempo pasa, las relaciones se deterioran
cada vez más, y como resultado muchas veces la falta de deseo se añade a la
inhibición del deseo sexual...
El interés que me impulsa a continuar escribiendo, sí es descubrir qué os
excita, aunque mi mayor deseo es estimular a mis lector@s para que puedan
descubrir qué les pone de ellos mismos, porque cada uno es responsable de su
propia sexualidad, y de cómo disfruta... o no, de ella. También quiero animar
al lector a contemplar el sexo como algo básico en la comunicación con la
pareja y con la sociedad, y cómo una vía de crecimiento personal. Para que
vivan relajados y dispuestos a aliviar sus tensiones y el aburrimiento, o a
explorar su Sexualidad.

Reprimir la Sexualidad
La represión sexual tiene que ver con anular tanto el deseo como el placer
erótico, y puede ser una manipulación sutil, como impedir el conocimiento
del cuerpo o inculcar sentimientos de vergüenza o de culpa... hasta la ablación
del clítoris.
El sexo es un componente básico en el desarrollo del ser humano, tan
importante como para que haya influido en todos los actos de tu vida. Modera
la imaginación y el pensamiento que tiene que ver con los conceptos
filosóficos y morales que desarrollan o inhiben la personalidad, el
comportamiento y el carácter de los hombres. K. Horst Wrage apunta que "las
generaciones han resultado víctimas de la represión sexual, y la civilización
ha impuesto severas restricciones a las satisfacciones instintivas del hombre,
tanto eróticas como agresivas"
Es así que la sexualidad produce seres que aumentan y renuevan la sociedad,
son físicamente diferentes y sus sentimientos atraen la sexualidad de otras
personas, y desarrollan vínculos que forman las familias. La represión sexual
la sufren los niños, los adolescentes y los adultos, los padres y los profesores,
y esta práctica consciente o inconsciente se interioriza, y los reprimidos se
convierten en represores que rechazan todo lo que tienen que ver con la
sexualidad por ser inmoral, malo o pecaminoso.
Pese a todo esto la sexualidad sigue activa y si se reprime puede dar lugar a
perturbaciones y trastornos sexuales que se tratan en terapia sexual. Y es que,
hasta más de la mitad del siglo XX no se podía hablar con libertad de temas
sexuales... Podía ser indecente. Ahora en las últimas décadas ideas y
comportamientos han cambiado apoyados en los trabajos de Sigmund Freud,
en las estadísticas de Alfred Kinsey en el área social, y en la investigación de
H. Masters y Virginia E. Johnson, que se refieren a la respuesta sexual
humana.
La Sexología de hoy tiene categoría de ciencia y debe respetarse y difundirse
como lo que es. Y la Educación Sexual pretende divulgar, sin mitos ni tabúes
que la oscurezcan, el conocimiento de la Sexualidad, que forma parte de la
vida cotidiana del ser humano.
EL DESEO SEXUAL
Los nuevos modelos de deseo sexual
A menudo en varios artículos os he hablado del deseo sexual... ¿Pero
sabemos lo que no es el deseo sexual? No es una obligación, ni una
imposición, tampoco lo que nos exigen, porque sería como un trabajo y lo
haríamos con pocas ganas, sin ilusión y el resultado no sería de nuestro
agrado, ¿no?
Porque hay veces que mantener relaciones con la pareja sin estar dispuestos a
tenerlas, ni excitados, supone ceder y hacerle ese regalo, lo que puede
facilitar que piensen en otras cosas, porque como no están interesados... Y es
que el descenso del deseo tiene muchas causas pero no podemos estar
cruzados de brazos esperando a que suceda algo, ni hacer cosas que no nos
apetezcan, aunque sí las que nos apetezcan.
Hay veces que con el fin de innovar se complican y se agobian aún más ... en
lugar de pensar que la solución puede empezar por pensar en qué cosas o qué
actividades hacíais antes, que os permitían tener tiempo para vosotros y para
vuestros encuentros íntimos, y fomentarlas. Porque el deseo es un anhelo de
conseguir algo... quizá al ser amado o a vivir la atracción sexual de un sexo
hacia el otro, expresando de una manera concreta lo que cada uno es y cómo
vive su sexualidad, es decir expresando su erótica. Los griegos le llamaban
Eros, la forma latina fué Cupido que actualmente se llama Amor.
Rose Mary Basson propuso un nuevo modelo en 2001, para ella en el hombre,
el deseo parte de un fin : descargar la tensión sexual, claro en la mujer hay
otras posibilidades. Ellas parten de una motivación sin deseo sexual, que se
podría activar poco a poco en el encuentro íntimo con la pareja. Está claro
que ha ido cambiando el modelo de hombre deseante y de mujer deseada,
puesto que ahora se da también el de hombre deseado y mujer deseante...
Porque hoy día muchas mujeres se manifiestan como deseantes y no sólo
como objetos de deseo... Deciden con quién, cómo y cuándo quieren tener
una relación sexual. Toman un papel activo lo que tiene consecuencias para
algunos hombres que sienten perder su rol y se ven inseguros incluso en otras
facetas de su vida, como en su trabajo o como amantes... Aquí todos somos
deseados o deseadas, estamos deseosos o deseosas, por eso no nos extraña
recibir un no si nos acercamos a alguien, y no sólo una negación sino varias,
como dice el profesor Landa “que nos habla del No aquí, del No así y del
peor de todos del No a ti” Y es que los dos primeros te dan alguna esperanza
pero el último... y a veces ni se explican. Por eso para adaptarse a los nuevos
roles, hay que centrarse en los nuevos modelos de sexualidad, una nueva
realidad que no tiene por qué ser un problema.

El sexo en tiempos de crisis


¿Es cierto que la crisis financiera mundial está afectando a la vida sexual de
las parejas? Parece que a los que esta situación les lleva al desempleo o se
reducen sus ingresos, no suelen estar interesados en seguir viviendo el placer
del sexo.
Desencadenan estados de ansiedad que van hacia la depresión, y que
provocan la inapetencia sexual. Esta es una forma de medir el estado de
ánimo, la falta de libido que abre paso a un proceso depresivo, y que roto el
equilibrio económico personal o de la pareja, se convierte en un poderoso
agente del estrés. Provoca estados de ansiedad, baja autoestima y poco a poco
evoluciona hacia la depresión.
En la mujer puede existir falta de motivación, provocada por la crisis
económica personal, o para complacer a su pareja o positivamente utilizar el
sexo como un estímulo. En el hombre cuando vive la crisis económica
personal, primero le afectará a su autoestima, tendrá trastornos de ansiedad y
como consecuencia insomnio, inseguridad y podría provocarle disfunción
eréctil.
¿Cómo resolverlo? Dejando la negatividad, teniendo confianza, dándole
importancia a otros puntos de vista, porque todos sabemos que las crisis se
han repetido muchas veces a lo largo de la historia, y ésta también pasará.
Hay expertos trabajando para dar soluciones. Ahora que tienes más tiempo,
dedícate a estar con tu familia, a participar en actividades que antes no
podías, a tomar más contacto con la naturaleza... Intenta vivir este impasse
más tranquilo.
Para que el deseo sexual aumente céntrate en el placer que puedes compartir,
disfruta de la intimidad y entrégate a una actividad sexual que seguro que te
hará gozar. La crisis económica figura entre las excusas más frecuentes para
evadir el sexo, luego los problemas de salud, el cansancio, el insomnio, así
como el estado de ánimo, cuidar de los niños...
Y el 30% eludió las relaciones sexuales por exceso de trabajo, sobre todo
hombres, y un 10% lo evitó por falta de atractivo o por exceso de peso. La
psicóloga Ximena Cruz de la Universidad de Chile, especialista en terapia de
familia dice que "cualquier situación que nos haga pensar en exceso provoca
una inmediata desconexión con el cuerpo y puede afectar a la vida sexual de
una pareja" Recomienda actividades en común, no ver las noticias en
televisión, y que es mejor optar por una película.
Estas dificultades sexuales que viven hombres y mujeres son psico-sexuales,
no son enfermedades físicas o médicas, y se pueden corregir. Cuanto antes se
afronte, más favorable será el pronóstico y si se hace crónico puede ser más
difícil la solución.
TRASTORNOS DEL DESEO. LA FALTA DE DESEO SEXUAL
La inapetencia sexual en el hombre
La generación que tiene ahora 30 años más o menos vive una sobrecarga
añadida, es la transición entre un modelo tradicional y otro vanguardista. Y
los grandes cambios culturales de las últimas décadas que tienen que ver con
la sexualidad y los roles, los viven con confusión y con inseguridad. Además
la incorporación de la mujer al trabajo y la de añadir un sueldo a la economía
familiar ha modificado los roles de género. Ahora no saben cómo
comportarse como una pareja normal.
Por otra parte alrededor de los 30 años la pareja se encuentra en una etapa en
la que está sometida a importantes presiones como la estabilización del
trabajo, de la economía, adquisición de préstamos, adaptarse a la nueva
convivencia, a repartir tareas e incluso hijos pequeños. En el ámbito sexual las
mujeres buscan la novedad y el placer, y exigen más del varón, que confuso
ante expectativas erróneas teme no estar a la altura. Y es que el hombre que
no da la talla puede sentir vergüenza o estar deprimido, y dice no me
apetece... porque estoy cansado, en lugar de decir me da miedo o me da rabia
que...
Los nuevos compañeros actualmente son más sensibles, a veces pueden
compartir sus sentimientos con facilidad, y una de las causas podría ser la
responsabilidad que se le da al padre en la crianza de los hijos. Eso sí los
problemas emocionales del hombre repercuten en su compañera, ella podría
perder el deseo y él mantenerlo porque el varón consigue separar el sexo de
los problemas de la relación de la pareja.
En la disminución de la libido o deseo sexual intervienen factores psico-
sexuales, emocionales y físicos que habrá que tener en cuenta. Hace años la
falta de deseo sexual era un problema femenino y la mujer era la que
solicitaba las citas al terapeuta. Ahora esta disfunción se asocia a los dos
sexos. La Inapetencia Sexual hoy día la sufren 3 de cada 10 hombres muchos
de los cuales acuden a Terapia porque aunque el deseo sexual esté inhibido
no está destruido, ni supone el fin del amor, pero avisa de que algo no va
bien, porque el deseo sexual es de orden psicológico y depende de las
vivencias sexuales que hayan tenido con la pareja.
Además los hombres jóvenes están convencidos de que la sociedad les debe
hacer felices. Han desarrollado muchas expectativas en su relación de pareja
y suponen que el otro les debe hacer feliz. No quieren posponer su
satisfacción ni esforzarse, ni sacrificarse para solucionar los problemas. No
tienen tolerancia a la frustración, y no quieren sufrir, prefieren cambiar de
pareja y empezar una nueva relación. Tienen que mejorar la comunicación, la
confianza y compartir sentimientos. Dando importancia al compromiso y a lo
que cada uno está dispuesto a dar para complacer a su compañera que ha ido
cambiado…

La nueva fortaleza de la mujer actual


Los hombres vayan donde vayan se encuentran cada vez más con mujeres
que están atentas a sí mismas, y en el trabajo está la jefa o alguna enérgica
compañera, en casa su mujer, que les explica que como compañeros
sentimentales están bien, pero algunas aclaran que tampoco son
imprescindibles. Cada vez hay menos hombres que tienen ellos solos la
palabra, y para su autoestima son tiempos duros. Si tienen una compañera
con los mismos derechos y la misma condición, para la mayor parte de los
hombres supone una presión para poder estar a la altura, y la reacción es, a
menudo, inapetencia sexual.
Por esto la mujer no debe renunciar a la igualdad de derechos en la cama, ya
que sólo en una relación de igual a igual se satisfacen las necesidades
sexuales de los dos miembros de la pareja. Algunos colegas interpretan la
negación sexual de los hombres como una manera de sutil venganza por el
éxito de las mujeres. Y es que en el sexo también ha cambiado algo a favor de
la mujer, porque las mujeres manifiestan cada vez más lo que quieren en la
cama. Otras todavía son demasiado tímidas, lo que es suficiente para que
algunos de sus compañeros se desequilibren psíquicamente.
Al menos así concluyeron unos estudios científicos que se realizaron en
Estados Unidos y en Alemania. Claro que a los hombres, que antaño eran
cazadores, les crea inseguridad que las mujeres les desafíen y les atraigan, les
seduzcan y quieran tener el control en la cama. En las encuestas las mujeres
afirman siempre lo contrario y... los hombres se quejan de que las mujeres
son demasiado pasivas, aunque muchas veces el deseo no se ajusta a la
realidad, y ahora son los hombres los que simulan dolores de cabeza, cuando
llega el sexo...
El hombre actual se siente desbordado por los requisitos que se le piden
como, además de tener buen aspecto, ser solvente económicamente y
socialmente competente, manifestar sentimientos, ser sensible, atento, y
claro... ser buen padre. Muchos de estos requisitos no son nuevos, pero sí
otros. Lo que está claro es que muchos hombres tienen que cambiar su forma
de pensar. Hoy día han cambiado las reglas del juego en el trabajo y en la
cama. Reglas que también fijan las mujeres, y a la larga los hombres no
podrán resistirse a ese cambio.
Sin embargo si tienes a tu lado a un hombre que se niega a practicar el sexo
trátale con cuidado, utiliza la intuición y lleva a tu compañero por la nueva
senda. Háblale con delicadeza y si te quejas con rudeza de la falta de deseo de
él, le presionarás inútilmente, porque a diferencia de nosotras, ellos no
pueden simular el deseo. Y si no lo tienen, muchas veces no se les pone
erecto el pene. Por eso no pueden colaborar por mucho que te empeñes... y esa
presión puede reforzar todavía más su inapetencia. Aprender a conocer mejor
el propio cuerpo será su tarea, acceder a nuevos caminos para experimentar el
placer y vivir el sexo sin exigencia, como voy a explicar.

El sexo por obligación


Cuando enamoras, seduces... pero si tomas la iniciativa dentro de la pareja sin
que el otro esté dispuesto, exiges el sexo y la otra parte "no está preparada"
para aceptar la relación sexual. Y muchas veces alguno se queja de que en la
pareja siempre empieza él, entonces... tendría que pararse a reflexionar...
porque su comportamiento puede ser vivido por la pareja como una
obligación.
Y es que la exigencia se vive mal tanto para el que lo emite como para el que
lo recibe... Y ese que siempre toma la iniciativa se cansa y empieza a poner en
duda si verdaderamente es deseado. El otro, el receptor que siempre lo recibe
se siente agobiado y piensa que esa demanda es una exigencia que coarta su
libertad.
Claro no hay que confundir esa exigencia con la iniciativa sexual adaptada a
las necesidades de la pareja que así lo haya establecido, y por si hay dudas no
estaría de más que de vez en cuando el pasivo cambie el rol y ejerza su
reciprocidad. Una de las características de las parejas bien acopladas es que
cualquiera de ellos es capaz de aceptar, rechazar o tomar la iniciativa sexual.
Pienso que lo que da valor y es creíble al sí, a la aceptación, es que de vez en
cuando, aparezca el no.
Y un comportamiento es voluntario cuando se puede decir no en situaciones
parecidas, en las que en otros momentos habéis dicho sí. En cuanto al
principio de libertad y rechazo se da acceso a los comportamientos de tarea
obligada, porque con frecuencia si uno insiste el otro puede aceptar por
compromiso, y mantener relaciones sin deseo, lo que va en contra de la libido
y crea las condiciones para que aparezca otro error : la obligación.
Tienen que ser conscientes de que la iniciativa se puede negociar, se puede
armonizar la frecuencia y los rituales se pueden ajustar con un cierto
margen... Aunque si la relación no culmina en el orgasmo se vive con tanta
frustración que produce un alejamiento emocional y un fuerte resentimiento.
Por eso es necesario analizar la última fase del acoplamiento, si la pareja se
acopló bien o no hubo acoplamiento, para intentar favorecer su buen
funcionamiento sexual. Y que cada uno pueda expresar sus deseos…

Decir no... en la cama


El hombre o la mujer cuando "reciben un no" en materia de sexo, se
sensibilizan, se ponen muy susceptibles y sus reacciones ante un “no” van
desde la agresividad a la depresión. Se alejan ofendidos o muy deprimidos y
se instalan en el ordenador o miran la televisión, se ponen a beber en un bar
cualquiera o corren más de la cuenta en el coche.
Y si la frecuencia de ese "no" por respuesta, según ellos, es frecuente se
distancian de su compañer@, se van en busca de un amante o reprimen la
sexualidad y se conforman con una vida sin sexo. Lo que sea menos volver a
escuchar un “no” de su pareja, porque cuando hay un fuerte rechazo sexual
hay personas que deciden acabar con su relación de pareja.
Ponen en tela de juicio toda esa relación por ese "no" Piensan que ya no les
quieren y la autoestima pierde su equilibrio. En seguida se cuestionan el
rendimiento: no seré buen@ en la cama o será mi pene, piensa él, que es
demasiado pequeño, o quizá son problemas más reales... Claro como ella no
tiene orgasmos conmigo... Y un sin fin de ideas que les llenan de confusión
cuando su mujer no tiene ganas.
Algunos piensan... que es otro el que les interesa o es un ataque directo contra
su persona... Claro empieza una guerra en la que quizá se esconden muchos
otros problemas más allá de la inapetencia. A veces le preguntan si hay algo
que no le gusta de ellos, dándose por enterados de que al otro le pasa algo que
no quiere expresar. Ellos en seguida reaccionan si ven la inapetencia de su
mujer, porque para ellos el sexo es una forma de expresión de los
sentimientos, ellas piensan ya no le gusto y les baja la autoestima. Además si
tienen sexo con su compañer@ se sienten mejor, es que la relación marcha
bien...
Y es que el deseo sexual de su mujer es para él la confirmación de que
realmente le quiere. Eso sí la observa con minuciosidad si ya se ha repetido
varias veces el no, para ver cómo reacciona a partir de ese momento cuando
él decida tomar la iniciativa. Hay veces que le vuelve a rechazar porque para
ellas es una situación muy molesta. Y... si ella está cansada o estresada ¿cómo
se va a comportar? Es mejor seguirle el juego o actuar comprendiendo que...
si él sufre y está ofendido, piensa ella, tendré que hacerlo más a menudo de lo
que yo quiero. Y un buen recurso es que "cuando tengas ganas de sexo
llévatele a la cama" Claro si no quiere... no has tenido suerte.
Si el "no" lo utilizas como medio de presión: no es recomendable, no lo uses
para dar calabazas a tu amante a modo de venganza por alguna faena que te
haya hecho, a menos que no quieras compartir una vida sexual feliz con él,
porque el que "libra esa batalla en la cama" envenena y contamina el
ambiente con desconfianza y lo carga de tensiones. Ya no habrá entrega ni
abandono, lo mejor será poner fin a ese sabotaje e intentar conocer la causa,
que les puede ayudar a resolver el trastorno. Y si quieres menos sexo…

Cuando quieres menos sexo


Y si eres el que quiere menos sexo de los dos... tú verás... y quizá vives una
situación incómoda con tu pareja, ¿o es que tu pareja se ha acostumbrado y
ahora pasa de ti? Tú no le das importancia al sexo o es que no te has
preguntado hasta ahora: ¿cómo se siente tu pareja con este problema? ¿Se
siente abandonado o excesivamente vulnerable?
¿Cómo afecta a vuestra relación tu comportamiento sexual? Tú has intentado
cambiarle... pero ¿por qué no cambias tú? ¿Por qué no intentas cambiar los
roles? Encárgate de la parte sexual y tu pareja que se ocupe de la parte
emocional. Esto que parece fácil de aplicar no se consigue a la primera, y que
todo se arregle de la noche a la mañana... como en el cuento: "y fueron felices
y comieron perdices...”
No, esto sólo sucede en los cuentos de hadas... Las posibilidades que tenéis
son : la separación, tener una convivencia penosa o intentar hablarlo y llegar
a un acuerdo. Y si lo habláis que sea con limpieza, sin estrategias como antes.
Vosotros veréis... es cosa vuestra. Eres tú quien marca la pauta, y el
encuentro se producirá si tú lo decides. Date cuenta de tu responsabilidad.
¿Tu pareja te presiona o te obligas a practicar un sexo que no deseas? No te
quedes así, actúa y encuentra tu deseo perdido. Porque no va a ocurrir un
milagro. Acude a un profesional, a un especialista e intenta saber los motivos
de tu desgana y aprenderás lo que puedes hacer por ti mismo. No te escapes
dejando que pase el tiempo sin hacer nada, porque puedes hacer... y mucho.
Si dices no, aclara que es un No al sexo, no a tu pareja. Sea hombre o mujer
no es conveniente que lo interprete como algo personal. Se podría enfadar o
sentirse herido. La famosa excusa de "no tenemos tiempo" no funciona
porque el tiempo hay que buscarlo...
Podrías averiguar qué te apetece más y profundizar en ello, y busca tu placer
en los encuentros. ¿Qué es lo que te hace desear menos o que no desees?
¿Qué puedes hacer tú o qué puede hacer tu pareja para resolverlo? Quizá no
sabe qué necesitas para desearle más, para tener más sexo, y si lo ignora no
puede colaborar. Tendrías que descartar el no como respuesta y decirle a tu
amante que no va a ser el no, por sistema. ¿Es que te cuesta tanto cuidarle?
No le dejes colgado, porque tu pareja no va a tomar la iniciativa. Puedes
animarle a masturbarse y de vez en cuando además acariciar su cuerpo, sus
ingles o contarle una historia. Quizá te acabe gustando.
¿Cuándo prefieres por la mañana? Pues díselo y si sólo es un ajuste de
sincronía... ¿Y si el problema son los niños? Necesitas que se duerman o si
son mayores que no molesten... También podrías echar mano de la fantasía o
ayudarte con juguetes eróticos. La masturbación está recomendada porque si
tienes relaciones constantes contigo le puedes desear más. Fomenta tus ganas
que pueden ayudarte a mejorar, para que te sientas mejor y tengas más ganas
de todo. Y no te olvides de mantener tu atractivo, claro.
"No tienen sexo, no les sale... no se comen un rosco...
Está claro que la competencia existe, ha existido y existirá... y eso no lo
podemos evitar... Pero es muy necesario saber que uno seduce cuando puede
proyectar una muy buena imagen de sí mismo. Tú llegas a una disco de moda
y lo que buscas es conocer chicas ¿no?, y ellas quieren conocer hombres, en
eso ya hay un punto en común. Y vosotros y ellas acudís a sitios que sirven
también para eso como son los bares, las discotecas, las fiestas...
Desde la óptica masculina y, aunque ellos no lo crean, tampoco es fácil para
ellas, en lugares donde hay tantísima gente... Es cómo cuando acudes a un
buen restaurante y enseguida el camarero te entrega la carta... Tú la ojeas y
ves que hay tal variedad de platos que no sabes por cuál decidirte. Piensas…
quizá me equivoque al elegir, pero esto es como leer la Biblia.
Así que en principio se trata de destacar, de llamar la atención, sí por
"bueno", y también por cómo vistes, que no rompes las reglas sino que las
sigues. Mantén el aspecto adecuado para la ocasión porque sabes qué usar,
cuándo y en qué momento. Y agregas algo atrevido y lo mezclas en tu
atuendo, algo clásico con un detalle moderno. Porque sabes... es importante
vestirse para salir... esa noche. Y eso se nota! Tanto si llevas la ropa de todo
el día o te has aseado y acabas de vestirte para salir... Y perfúmate: utiliza un
buen perfume intenso pero que no empalague... ya verás.
Si vas dispuesto, con la autoestima alta y con una sonrisa fácil, llamarás la
atención... Aunque hay muchos... Si eres ingenioso, vas a la moda y eres un
poco discutidor... estás en línea y seguro que te harán un comentario sobre tu
ropa : me gusta tu camisa... En cuanto puedas introdúcete en su círculo...
como si estuvieras de paso. Porque nosotras cuando se nos acerca un hombre
enseguida pensamos ¿a ver qué quiere éste?

No te cortes intenta hacer una pregunta o iniciar una conversación... que no


sea lo clásico: ¿en qué trabajas? Desde luego en los lugares abarrotados y
bulliciosos cada uno hace lo que puede para sí mismo. Así que se galante y si
ves a una chica en apuros ayúdala conseguir la atención del camarero... que le
servirá una copa, y cédela el paso si la entrada a su baño está llena de gente.
Esta galantería le gustará y quizá piense si un hombre así está todavía
soltero... A lo mejor... pensará, este es un buen candidato ¿no?
Y sal fuera si puedes, a tomar el aire y quizá le des pie a pensar qué hace ahí
fuera, y salga ella para decirte hola. Tener aire de solitario pensativo y ser
fácil conversando hará que te hagas notar como individuo antes de volverte a
unir a ese grupo anónimo. Y ¿tienes fantasías sexuales?
¿Eludes tus relaciones sexuales?
Claro si no tienes fantasías sexuales, si no estás receptivo y te falta interés por
iniciar una actividad sexual es que tienes “falta de deseo sexual” No buscas
relaciones porque hay poca motivación con tu pareja o con otras personas,
porque te ha disminuido el deseo sexual ante cualquier manifestación sexual
o se limita a tu compañera o a la forma de relacionarte sexualmente.
Quizá esperas a que ella te lo pida, que ella sienta esa necesidad sexual. En
esta situación muchas mujeres temen el acercamiento, y que una caricia o una
demostración de cariño o un roce, parezca una invitación al sexo. Es un
trastorno que era más frecuente hace años en mujeres pero ahora afecta
también a los hombres.
Hace años el 40% de las mujeres que acudían a un sexólogo manifestaban
tener este trastorno, y se demostró entonces que era la primera causa de
disfunción sexual femenina. Suele aparecer en un momento específico de la
vida adulta por problemas personales o de la pareja, malestar psicológico o
acontecimientos estresantes. En algunas mujeres se convierte en una forma de
afrontar la intimidad y los compromisos cuando hay dificultades sexuales.
Las causas son muy variadas y no olvidamos la falta de tiempo para tener
acceso a la intimidad, a la oportunidad para poder tenerlas con el ritmo de
vida actual, el cansancio o la falta de ganas. Esta es un causa frecuente de
consulta y en este caso se trabaja el estrés y cuando se haya resuelto, la falta
de deseo sexual. El paciente necesitará modificar su estilo de vida para que
deje de ser una carga. Si no saben comunicarse bien sexualmente sentirán el
aburrimiento y la rutina que provocan la falta de deseo sexual.
Es importante hablar de sexo fuera de las relaciones sexuales para poder
apreciar la respuesta sexual de cada uno de ellos. Muchas parejas creen que la
comunicación no es necesaria en una buena relación sexual, cuando es el
primer paso para la satisfacción sexual. Otras veces por falta de
comunicación verbal se acumula ira y resentimiento, y sin ser consciente de
ello se da pie al enfado contenido y se pierde el deseo.
También trastornos depresivos donde no se permiten ser felices, fobia sexual
asociada a la ansiedad o al miedo al intentar una relación sexual. Así mismo la
eyaculación precoz que ocurre antes de que el varón lo desee, y sobre todo si
es un trastorno frecuente que ocasiona malestar, se hace crónico e influye en
la insatisfacción sexual personal o de la pareja. Si aparece la eyaculación
precoz hay miedo al fracaso, se evitan las relaciones sexuales o viven el rol
del espectador, se observan continuamente durante las relaciones.
Además todo este comportamiento influye en la disfunción eréctil o en los
problemas para mantener la erección, también en la anorgasmia en la que se
viven dificultades para conseguir el orgasmo de una forma recurrente, por
miedo, ansiedad o inseguridad. Hay problemas de auto-estima, miedo a
perder el control, inseguridad o antiguas experiencias traumáticas. Si ella
sufre anorgasmia necesitará permiso para el placer.
En el vaginismo que es una repuesta condicionada de la vagina ante la
penetración es importante detectar los miedos, como el miedo al embarazo, a
la primera relación sexual, a la sexualidad, y trabajar situaciones donde la
mujer sienta control y descontrol. Hay dificultades de acoplamiento en la
pareja, se recomiendan técnicas de relajación, y que su pareja vaya perdiendo
el miedo a la penetración. Además suele darse en estas personas la falta de
deseo.

La apatía sexual en la pareja


Para que haya una pérdida de deseo no es necesario que tengas una
disfunción sexual, y a lo largo de una relación duradera se pueden presentar
distintas etapas en el deseo sexual. Puedes vivir tus relaciones sintiendo que
no hay pasión, o pasar épocas de aburrimiento, y lo que ocurre es que el
deseo sexual es escaso.
La excusa más frecuente en el hombre es el dolor de cabeza, cosa que antes
se atribuía únicamente a las mujeres. Ahora el varón puede sufrirlo, perder su
libido y mostrarse indiferente ante su compañera. El estrés y la rutina
aparecen como las principales causas, además de la pérdida del trabajo o
problemas de salud, si los hubiera.
Por eso es conveniente que lo hables con tu pareja para que esté al tanto de lo
que ocurre y te ayude. En este punto sería recomendable buscar cosas nuevas,
lugares nuevos, nuevas aventuras, ropa nueva, y como se trata de estimular la
relación todo lo novedoso será estimulante, como una cena sorpresa o un
pequeño viaje a un lugar de encanto. Lo necesario para que el deseo crezca y
la pareja con él. Y con el deseo volverá la excitación y el placer sexual.
No existe una definición clara de la apatía sexual, la podríamos definir como
la falta de deseo sexual, también de excitación, de placer y de orgasmo. No
hay sensaciones eróticas, se percibe lo sexual como algo negativo y
despreciable, y hasta se vive como un castigo. Cuando se siente esta
insatisfacción, se vive con depresión y se hace todo lo posible por evitar las
relaciones sexuales.
Esta es una disfunción que afecta a un gran número de mujeres y de hombres.
Nosotras experimentamos cambios hormonales y durante la ovulación crece
el deseo, y para muchas, los días de la menstruación son especialmente
sensibles y tienen ganas de mantener relaciones, sin embargo otras mujeres
no quieren ni que las toquen. Este absoluto desinterés por las relaciones
también afecta a los hombres, hoy día tanto como a las mujeres.
Las reacciones ante el deseo sexual inhibido son muy diferentes, como en los
hombres, porque ellas están condicionadas socialmente para quitarle
importancia a la sexualidad, y en muchas relaciones la mujer se deja... para
que el marido "termine cuanto antes” Ella piensa... ya he cumplido con mi
obligación, aunque no haya deseado, ni sentido el sexo, ni haya llegado al
orgasmo... De esta situación nace la agresividad de ella hacia su marido, y
con el tiempo podría dar lugar a depresiones o a una gran pérdida de la auto-
estima.
Es importante que hagas balance de tu vida sexual y tomes nota de lo que el
sexo significa en tu vida actual. Descubrir qué es lo que te impide desarrollar
tu vida sexual, dando paso a tus fantasías eróticas… El objetivo es que tomes
contacto con tus emociones negativas como son la ansiedad, el miedo, la
vergüenza... que inhiben tu deseo sexual. Y el deseo sexual se puede
recuperar como veréis, si se quiere.

Si quieres recuperar el deseo sexual… puedes


Yo estoy especializada en el tratamiento de la falta de deseo sexual y son
muchas las personas que he tratado y han resuelto este problema conmigo.
Solo o en pareja puedes acudir a la consulta para poner fin a un problema
acuciante como es la inhibición del deseo sexual.
Hay que ser abierto de miras y estar dispuesto a encontrar salidas a esos
problemas, y si aún no habéis encontrado la solución, utilizar otras
prácticas... Hacer el propósito y utilizarlo como puesta en marcha cuando
falla el deseo hacia la pareja. ¿Estás decidido a superar el bache? Supongo
que sí por eso me estás leyendo, aunque hay veces que esa intención no existe
y quiero que penséis si estáis dispuestos a trabajar en ello.
Sabes... tu eres el protagonista y tienes que tener claras tus razones y darte la
oportunidad de querer desear. Lo primero por ti y por todos los beneficios
que te puede aportar el buen sexo, y porque contando contigo podrás
enderezar tu historia. Y volver a sentir la intimidad emocional entre vosotros,
que reafirma vuestra relación y os une...
Tenéis que ser realistas en cuanto al deseo, puede que tu libido sea distinta a
la de tu pareja... a la tuya del principio. También el hombre y la mujer son
distintos, ellos actúan impulsados por el deseo carnal, nosotras también, pero
a veces lo que nos mueve es el componente emocional...
¿Os habéis sentido identificados por lo que acabáis de leer? Entonces ya
sabéis lo que os pasa y tendréis que decidir hacer algo con esto y qué hacer...
¿no? Y malo es que no le desees, pero desearle y que te rehúya...
Actualmente hay muchos hombres con bajo o nulo deseo sexual y parece que
la cantidad va aumentando y no sólo en los hombres que tienen más edad,
también en los jóvenes.
Muchos hombres acuden a terapia empujados por sus mujeres, que no
quieren convivir con la inapetencia sexual de ellos, ni que no acepten que
también el hombre puede no desear. Los hombres basan su autoestima en su
desarrollo laboral y en sus relaciones sexuales, es decir está repartida entre el
tamaño de la cartera y el bulto de la entrepierna y si alguno de estos falla, se
les podría hundir el mundo.
Como desear tiene que ver con decidir y responsabilizarse de este aspecto tan
importante de vuestra vida, no hay que pensar más, sólo que reencontrarte
con tus ganas supone que eliges desear. Y volver a desear supone una
liberación. Es una decisión inteligente y eficaz por eso es lo que tenéis que
hacer... y sin vacilar. Y que desear al otro y desearte, se convierta en un
propósito posible. Aunque también se puede manifestar de otra manera.

¿Pierdes el interés enseguida por la pareja?


Cuando pierdes enseguida el interés por tu pareja, planteas una situación de
alerta. ¿Te ocurre en todas las relaciones? Si es así te es difícil mantener una
relación afectiva y duradera... Quizá pones excusas para no comprometerte y
tienes miedo a que la pareja se estabilice. Te puedes apoyar
inconscientemente en un malentendido, para no superar esa etapa y rechazar
esos encuentros, por miedo a perder la libertad... la independencia. Entonces
cada malentendido se convierte en un aliciente para salir corriendo.
Esto no les pasa sólo a los hombres también las mujeres tienen miedo al
compromiso, y se da en todos los ámbitos sociales. Está relacionado con la
falta de cariño y con la inestabilidad emocional que se vivió durante la
infancia. También influyen las relaciones difíciles que se vivieron antes, lo
que les condiciona, y empiezan a establecer relaciones superficiales.
La falta de deseo puede condicionar también y mucho, las relaciones con la
pareja. Y a pesar de ser muy frecuente son pocas las personas que acuden a la
consulta de un profesional para buscar solución. Muchas personas piensan
que esta disfunción sexual no tiene solución, sin embargo la experiencia
clínica nos dice que este problema tiene solución si se ponen en manos de un
profesional, de un sexólogo. Y si lo dejan pasar o se ocultan pueden crear
costumbres que en la convivencia diaria, lleven a la desaparición total de las
relaciones sexuales.
Piensan "ya pasará" y más adelante volverá el deseo, y así pasan días,
semanas y meses y el problema no se resuelve, al contrario va a más hasta
conseguir el distanciamiento o la ruptura con la pareja.
En la mayoría de los casos la inhibición del deseo sexual es de origen
psicosocial, y han influido trastornos de la excitación, dolor en las relaciones
sexuales o al alcanzar el orgasmo, lo que suele acabar con la falta de deseo
sexual. Y si tienes dolor y sufres durante la penetración, o si te frustras
porque no puedes llegar al orgasmo, acabas por no desear las relaciones... y
pierdes las ganas. También si sufres de estrés los problemas sexuales son
comunes y también la falta de deseo sexual.
Cuando hay discusiones o peleas, o poco interés de uno hacia el otro, o malos
tratos o el resentimiento diario hacia el otro no se crea el ambiente erótico
necesario. Claro si la relación cotidiana es mala el sexo se contamina, por eso
es necesario encontrar los problemas de fondo y volver a establecer la
comunicación con el compañer@. Y si llega la monotonía puede acabar con
vuestro deseo sexual, si no os dais cuenta de que ahí está la rutina, y la falta
de deseo sexual lo está indicando.
Y cuando el sexo no satisface y la mujer no llega al orgasmo y el hombre
eyacula rápido, aparece la falta de deseo, para encubrir el verdadero
problema. O si hay fallos en la penetración se van distanciando los
encuentros, se enfría el deseo y se asocia desde entonces a ese momento. Es
importante cambiar los conceptos negativos que se tienen de sí mismo y
elevar la autoestima, para obtener mejoras no sólo a nivel sexual, y mirar
hacia adelante para mejorar todos los aspectos de la vida. Y si se pierde el
deseo se podría perder la pareja ¿no?

Cuando el deseo se acaba... ¿se acaba la pareja?


¿Te haces esta pregunta a menudo? Pues... podría ser. Y para analizar esta
situación lo mejor será desvincular el sexo de la pareja ¿no? Hay veces que
cuando se acaba el deseo sexual muchos sienten que se acaba la pareja. Otras
personas cuando se acaba el deseo sexual sienten que empieza la pareja.
Aunque hay personas que si se apaga el deseo siguen manteniendo la pareja...
También hay personas que nunca tuvieron sexo y siempre tuvieron pareja... Y
las hay que siguen con sus relaciones sexuales después de dejar de ser pareja
... Y existen otras alternativas de las que no os he hablado ...
Y a nosotras es probable que nos cueste separar el deseo sexual de los otros
deseos y claro, según el estereotipo sexista, para un hombre es más explícita
esta separación. Y lo que me interesa destacar es si el deseo sexual tiene un
fin... porque tuvo un principio claro… y si el fin implica desdibujar o no en la
mente el vínculo de pareja, es decir lo que les mantenía unidos.
En mi experiencia clínica desde la psicoterapia sexual he observado que
existe generalmente un fin del deseo sexual y que las reacciones ante esta
situación son muy variadas ... Sabemos que hay personas que dicen que el fin
del deseo sexual existe y que es muy difícil mantener la chispa del deseo
sexual muchos años ... Y muchas personas mantienen la relación a lo largo de
los años no por el sexo sino que influyen otros factores como la admiración,
el cariño, el amor, la costumbre ... ¿Creéis que para perdurar se necesita
amor?
También hay personas que no lo reconocen, pero sienten que los deseos en
general hacia su pareja se acabaron hace tiempo, y no sólo el sexual, pero
mantienen a su pareja por necesidad económica, por miedo al cambio o por
los hijos... eso dicen. O por el qué dirán, la presión social, el miedo a la
soledad o por la inseguridad psicológica ¿quizá?
Y también hay personas que aunque sigan teniendo un fuerte deseo sexual
por sus parejas no desean continuar su relación con esa persona porque llevan
mucho tiempo con ella y quieren experimentar otras relaciones o no les
compensa la pareja por otros motivos... Y como hay variedad hay personas
cuyo deseo sexual por alguien se apaga, porque han conocido a otra persona a
la que desean más.
Y las hay, que después de un tiempo, sintieron que su deseo sexual era el
reflejo de otros deseos hacia su pareja como la inteligencia, el empuje, la
audacia o el afán de superación, y una vez acabadas esas categorías han
dejado de percibirlas en su pareja y aquí se acabó el deseo. Y es que en este
caso el deseo sexual es el espejo de las expectativas de la pareja. Y
finalizadas estas expectativas ponen fin a la relación.
¿Por qué...? ¿Crees que tiene edad el deseo sexual? Y... ¿cuánto tiempo te ha
durado... una hora, un día, un mes... un año o quizá un lustro? ¿Una década o
una vida? ¿En tu caso de qué depende? Esta situación se puede dar con la
pareja pero no con otros compañeros.

Sabes... no me apetece contigo


Hace tiempo que sabemos que las relaciones son la expresión más íntima de
la comunicación afectiva entre la pareja. Y no sólo basta con practicar sexo
en pareja sino que las relaciones tienen que estar impregnadas de ternura para
que no acabe siendo una actividad puramente fisiológica y rutinaria...
Es decir que eso nos aburre bastante y cómo nos mostraba Almodóvar en su
película "¿Qué hecho yo para merecer esto?", Verónica Forqué hacía sexo y
mientras él estaba encima, ella se miraba con detalle el esmalte de las uñas...
Y es que las relaciones sexuales son importantes y si son satisfactorias son
una de las mayores fuentes de gratificación en la relación de una pareja.
Es por eso que realizar un ajuste sexual entre los dos, que sepa interpretar y
descodificar el lenguaje sexual de cada uno, es importante, porque supone un
avance para ajustar los ritmos y las necesidades, evitar la monotonía o el
aburrimiento... y la desmotivación que son características del paso previo a
una ruptura.
¿Quién pone los límites? En la relación sexual con la pareja los límites los
pones tú y es necesario hablar en cuanto surja el contratiempo ... de cómo nos
sentimos y qué nos ha pasado, porque si nos cargamos de insatisfacción
crecerá el descontento por lo menos en uno de los dos lo que puede facilitar
la ruptura.
Y en cambio una vida sexual satisfactoria en la que los dos disfruten y sean
felices, se sientan a gusto y se compenetren a la hora del amor ayudará a
resolver otros conflictos caseros que son cotidianos.
Hace unos años en una encuesta realizada en Inglaterra se dio a conocer que
matrimonios que convivían con armonía habían notado una disminución del
interés sexual con el paso del tiempo. La reducción del deseo sexual se suele
dar mucho más a menudo de lo que se cree, aunque la actividad sexual
frecuente es recomendable y es una medida higiénica porque activa las
funciones fisiológicas nerviosas del sistema nervioso central y del periférico,
además de las cardiovasculares y endocrinas.
Es también psicoterapéutica porque liberamos tensiones, se está menos
irritable, nos mejora el estado de ánimo y es relajante. Notamos que
disminuye la agresividad, y facilita el flujo de la comunicación entre la
pareja. Los expertos recomiendan a las parejas ya maduras y sanas que
tengan una frecuencia mínima de días alternos entre una y otra práctica
sexual. Lo que puede variar según las características de la pareja.
Aunque este artículo no está pensado para analizar los trastornos sexuales de
la pareja, como son los trastornos de excitación sexual en la mujer, los
problemas de la erección, los trastornos del orgasmo, la eyaculación precoz o
retardada, la inapetencia sexual, la aversión al sexo, entre otros, que habría
que tratarlos en la consulta de sexología. Sí tener en cuenta lo que supone
vivir con la pareja con inapetencia sexual por falta de acoplamiento entre la
pareja y derivada de causas concretas que se observan en la relación, día a
día.
También la falta de práctica sexual desarrolla una insatisfacción que deriva
en otros problemas y afecta a la convivencia de la pareja y a su estabilidad,
por eso recomiendo prestar atención a esos muchos factores que provocan la
desgana sexual como… "ahora ponerme...", problemas de trabajo, las
tensiones sociales, las tareas del hogar, el nacimiento de los hijos, el abuso de
los fármacos o el alcohol, y la ansiedad de cumplir correctamente con el
cónyuge, por ejemplo. Además hacer algún comentario cariñoso al llegar a
casa, escuchar al otro y no hacerle reproches, hará que sean posibles las
relaciones de cariño. También se dan otras circunstancias, como:

La inapetencia sexual en la menopausia


La mujer empieza a disfrutar cada vez más del sexo después de los 30 años, y
mucho más entre los 35 y los 40. El deseo sexual aumenta a partir de los 40
años, y ya Masters y Johnson hablan de una "excitación rápida e intensa
después de haber tenido varios hijos". Se piensa que cuando la mujer ya ha
tenido un parto, el riego sanguíneo aumenta en la zona pélvica.
Y con la llegada de la menopausia aparece una nueva etapa en la vida de la
mujer, y hay mujeres que ven disminuida su capacidad sexual, y a veces
disminuye poco a poco, aunque mucho más lentamente en los hombres. Lo
que permanece inalterable es la capacidad para llegar al orgasmo. La edad no
nos afecta y no tenemos por qué despedirnos del sexo?? Es un mito, no es
cierto, en todo caso podemos dejar atrás la reproducción, pero no el placer, y
es que la mujer que se ha mantenido activa sexualmente puede continuar
disfrutando de su sexualidad. Eso sí el sexo hay que utilizarlo, hay que usarlo
para no perderlo.
Algunas mujeres podrían ver cómo el deseo sexual aumenta con los cambios
hormonales. Es hora ya de que la mujer tenga una mayor seguridad en sí
misma, haya perdido sus inhibiciones, se haya librado de embarazos no
deseados, y además sus hijos ya se valen por sí mismos. Claro que si una
mujer nunca ha gozado del sexo la menopausia es una excusa para olvidarse
de él, y si nunca le ha interesado no parece el momento más adecuado para
sentirse fascinada por él, aunque podría ser. No hay regla sin excepción.
Pero si te gusta hacer el amor, podrás seguir disfrutándolo tanto durante como
después de la menopausia, y si aparece la sequedad vaginal por falta de
estrógenos y sufres irritación o dolor en el coito, cosa que le pasa también a
mujeres más jóvenes, tienes que utilizar un lubricante y quizá también le
venga bien a su compañero. Un lubricante con base agua para no dañar el
látex del preservativo.
Para que el deseo sexual aumente es importante mantenerse activa con la
pareja o a través de la masturbación porque la producción de estrógenos
aumentará con las relaciones sexuales frecuentes.
Para que el deseo sexual aumente es básico mantener el tono muscular del
suelo pélvico, que aumenta la capacidad de placer de los órganos genitales.
Se recomiendan los ejercicios de Kegel, es decir, contraer y relajar
rítmicamente los músculos del suelo de la pelvis para mantener un buen tono
muscular.
Para que el deseo sexual aumente utiliza la terapia hormonal sustitutiva.
Visita a tu ginecólogo para que explore las posibilidades y valore las
ventajas. Si no hay complicaciones de salud podrías utilizarla y los resultados
a corto y largo plazo son excelentes.
Para que el deseo sexual aumente haz una vida sana, come sano y haz
ejercicio con regularidad y ten una actitud positiva frente al envejecimiento.
Para que el deseo sexual aumente también dependerá de las relaciones con tu
compañero, de su deseo sexual y de su capacidad para mantener relaciones...
De lo sólida que sea vuestra relación, de tu nivel de auto-estima y de tu
estado de salud.

El varón que envejece en el siglo XXI


Una de las razones del efecto traumático del hipogonadismo, que así se llama,
y que afecta a algunos varones, es la certeza de que inevitablemente van a
envejecer con todas las manifestaciones desagradables como es perder
facultades físicas, mentales y de la salud. Desde hace años muchos estudios
certifican que la producción de testosterona total en el varón va descendiendo
a medida que envejece, pasados los cincuenta años.
Es lo que se ha llamado andropausia por la comparación con el proceso
femenino la menopausia, aunque existen grandes diferencias en la forma de
envejecer de los hombres y de las mujeres. Es cierto que en el varón a partir
de la cincuentena se observan estados de ansiedad, insomnio, está más
irritable, suda en exceso e incluso los sofocos nos recuerdan la menopausia
de las mujeres. Aunque las diferencias que existen entre uno y otro sexo son
importantes. Es un proceso lento.
Los síntomas del hipogonadismo a partir de los cincuenta despiertan cada día
mayor interés tanto por los varones y la sociedad como por los especialistas,
para que no sea sólo el cuidado físico, sino el mental y el emocional para
hacer frente al envejecimiento de forma plena. Lo clásico es que el varón sea
más vigoroso y más sufrido que la mujer pero si se ha descuidado, y no se
hace revisiones periódicas y cuida más de su coche que de su salud...
Por eso vemos que su salud a veces, es más frágil que la de las mujeres y su
esperanza de vida es menor, aunque esto está cambiando. Y es que los
varones en nuestro mundo occidental tan privilegiado, quieren informarse
sobre temas de salud, aceptan los tratamientos y las indicaciones del terapeuta.
Siguen los consejos de salud porque en la actualidad se tiende a desear
permanecer jóvenes.
Los cambios tienen que ver con la disminución de la actividad intelectual, la
pérdida de memoria, que produce depresión y ansiedad. El varón se puede
volver irritable y casi agresivo o notarse falto de energía. Aumenta la grasa
abdominal y de las mamas. Disminuye la masa corporal. Tiene problemas
circulatorios, puede subirle el colesterol y si es así, tendrá que cuidar su
corazón.
Los síntomas sexuales aparecen como la disminución de la libido, o deseo
sexual, la disfunción eréctil. Y se necesitan más estímulos para conseguir la
respuesta sexual adecuada, es decir la erección. Además ante estos cambios
psicológicos y sociales hay muchos factores que influyen negativamente en
los varones que envejecen, tanto en el desarrollo de la actividad social como
sexual.
Tendrán que seguir algunos cuidados de salud para envejecer bien
* Como alimentarse con moderación y con alimentos bajos en calorías.
Tomar verduras y frutas. Pescados y cereales integrales.
* Beber agua con regularidad, porque disminuye la cantidad de agua en el
organismo.
* Eliminar las sustancias tóxicas como el tabaco.
* Hacer ejercicio físico diario, pero sin excesos.
* Dormir ocho horas más o menos.
* Desarrollar actividades sociales alegres y constructivas. Utilizar el sentido
del humor y comunicarse con cordialidad y optimismo.
* Tener una actividad intelectual continuada.
* Utilizar la sustitución hormonal, es decir la testosterona, si es necesaria.
* Y tener a mano una asistencia sanitaria eficaz y eficiente.
Y saber que el hipogonadismo está relacionado con el envejecimiento y puede
afectar considerablemente a la calidad de vida, y su tratamiento y su terapia
sexual mejorarían la vida de gran cantidad de varones, e incluso en las
últimas investigaciones la medicación hormonal sustitutiva con testosterona
ayudaría a mejorar la calidad de vida de los varones con enfermedad de
Alzheimer.

Cuándo se recomienda Terapia de Pareja


Si la pareja necesita Terapia, habría que preguntarles ¿qué desean obtener de
la terapia? Y ¿él será responsable de que su mujer funcione? A veces la
compañera está decidida a separarse si él no cambia... Y se separa, y después
de separada descubre con tristeza, que estaba más equilibrada
emocionalmente cuando contaba con su marido que estando sola ...
La Terapia de Pareja constituye una forma de tratamiento, y algunos
pacientes si no vienen a Terapia Individual, pueden sacar provecho de la
Terapia de Pareja, así se confronta la falta de armonía entre ellos con los
valores normales, también ayuda a establecer los objetivos de la cura y la
Terapia para lograr los cambios... Es factible hacer una Terapia orientada
hacia uno de ellos, pero entonces no hay comunicación entre el terapeuta y el
otro esposo.
También es necesario resolver los problemas que se interponen para obtener
un equilibrio de necesidades que infunda armonía en la pareja. Y si no se
logra el equilibrio de antes por lo menos la pareja crea un nuevo estado en el
que se siente bien.
Y en la práctica la terapia se orienta hacia la persona y hacia la pareja. La
persona tiene que responsabilizarse por su cambio individual para lograr
acoplar las necesidades y obtener un cambio de conducta duradero, lo que
producirá un cambio en la persona, como resultado.
El empleo de técnicas conductuales conjuntas con buenos resultados, nos
estimulan para usarlas en el tratamiento de la Disfunción Sexual de la Pareja,
y no es para menos dadas las exitosas experiencias que tenemos en la Terapia
conjunta de Pareja. Técnicas que resaltan los problemas en la relación de la
pareja, y que son cruciales para anular los Mecanismos inadaptados que
iniciaron y que han mantenido la disfunción sexual, según Berman y Lief
(1975)
El objetivo de la Terapia de Pareja es impulsar el crecimiento de ambos
encauzando las fuerzas internas de la pareja. En Terapia Sexual el objetivo es
eliminar el síntoma, es decir la disfunción sexual. Yo personalmente como
sexóloga creo es importante integrar las técnicas de la Terapia Sexual en la
Terapia de Pareja y la Individual, tal como indica Kaplan (1974).
PARAFILIAS
¿Qué nos escandaliza?
Lo que consideramos que escandaliza en seguida lo llamamos escándalo
porque nos es difícil encajarlo, no sabemos dónde colocarlo. Y es que cuando
pensamos en un escándalo mentalmente no podemos ubicarlo porque es un
hecho que sobrepasa nuestra tolerancia. Por eso llamamos escandaloso, si
hablamos de sexo, a un juicio hecho sin basarse en la propia experiencia. Y
parece que la tendencia a ver hechos perversos o depravados marca el límite
de nuestra ignorancia porque creemos que eso que nos escandaliza es
enfermizo. Si lo que nos escandaliza está en la inexperiencia de nuestra
mente corta que nos hace sentirnos así... es porque supera el límite de nuestro
entendimiento.
Si algo nos parece desagradable -y no sólo lo sexual- tendemos a
descalificarlo y no analizamos en profundidad el por qué de esa reacción
exagerada en nosotros. Y es que nuestra mente llama patológico o enfermizo
a eso que se sale de nuestros límites de tolerancia, que tiene que ver con
nuestros límites de experiencia y cuando no comprendemos algo -ciertas
prácticas sexuales- nuestra mente se lo inventa. Necesita darle respuesta y
para controlarlo se apoya en conceptos y palabras que son el escondite de la
falta de experiencia. Si hubiéramos experimentado el sadismo o el
exhibicionismo, y al haberlo vivido decidimos que no queremos hacerlo,
entonces nuestra mente estaría tranquila. No le da más importancia que la de
haberlo vivido y haber elegido que no lo quiere más, o sí lo quiere más.
Claro cuando estas conductas responden a una actividad placentera y no
generan dependencia, ni problemas contigo ni con los demás, entonces no son
indeseables y tienen su razón de ser. Lo que definimos como perversión
aparece en los diccionarios y nos dice que "la perversión sexual no sólo
deforma la conducta o las relaciones sexuales, sino que entraña notables
alteraciones en el orden del carácter, de la personalidad y de la vida social"
Y en los manuales de psicopatología a estas conductas se les llama parafilias
es decir, desviaciones de la lógica y del deseo sexual natural. Y no es el uso
ni la conducta lo que lo hace perverso, es el propósito al que sirve, o el fin o
la idea que subyace con el propósito de sentir placer. Y si se trata de hacer de
ello la propia vida, el peligro es no poder desengancharse.
Y te propongo jugar por un momento con tu percepción e imaginar las
conductas que más rechazo te produzcan. Haz este ejercicio mental: Imagínate
viendo por Internet a alguien y diciéndole lo que desearías y haciéndolo ante
la cámara. O quizá imagina tu fantasía sexual más deseada con el actor de
moda o la modelo que has visto hace poco.
O contempla lo que más asco te dé sexualmente y siente que realizas esta
práctica con amor y con desenfado. E imagínate que haces de stripper y te
desnudas ante cientos de personas en un escenario... También podrías elegir
un objeto especialmente llamativo para ti, algo de tu casa e imagina que lo
usas sexualmente para excitarte.
Ya nos lo decía el psicólogo Gustav Jung que llamaba a la sombra (1992)
nuestro lado más oscuro que expresamos en las emociones negativas, cuando
hablamos de rechazos, penas, miedos, ascos o aversiones... Porque eso que
rechazas es parte de ti y depende de tu educación y de tu cultura. No a los
demás les disgusta lo que a ti, porque hay personas que si les hacen sexo oral
les produce asco, sin embargo otras llegan al orgasmo a través de él.
Aprende a disfrutar de lo lúdico y del sexo virtual, utiliza objetos,
consoladores, anillos, vibradores, o bolas con tu pareja. Intenta hablar a
distancia de tus deseos sexuales y crear situaciones nuevas y excitantes … si
queréis reavivar vuestra relación sexual, en momentos de aburrimiento.

Las perversiones
La escenificación de las perversiones es muy variada y son múltiples, y
tienen que ver con la biografía del individuo, pero se suelen repetir algunos
temas con más frecuencia, como los conflictos edípicos, miedo a entregarse,
la mujer prepotente y castradora. También el odio hacia ella, más la
diferencia negada entre los dos sexos. Y muchas de estas perversiones
plantean una y otra vez la diferencia entre los sexos y la invierten o la niegan.
Vemos como la psicoanalista Louise J. Kaplan nos habla en su libro
"Perversiones femeninas" de un hombre que sólo podía tener erección si todo
estaba preparado en torno a un esquema fijo. Para eso su mujer, con insultos
constantes, le obligaba a ponerse un delantal y le ataba fuertemente con cintas
alrededor de la tripa, mientras que él fantaseaba con la idea de que era
mujer... aunque con pene, claro. En este caso el pervertido dirige la escena y
escribe su guión, incluyendo al otro en un papel de coprotagonista, lo que es
válido en esta forma de perversión en la que él es la víctima pasiva...
aparentemente. Esto es masoquismo porque siempre es el masoquista quién
imagina, organiza y dirige... las reglas del juego.
Cuando se escenifica el sadomasoquismo se acuerda una palabra clave para
que cuando el masoquista sobrepase los límites de tolerancia pueda poner fin
al ritual. En esta escenificación perversa se pueden revivir sueños infantiles
de forma controlada y así el masoquista obtiene por la fuerza esa entrega
absoluta que tanto teme. Él puede aquí exteriorizar su vergüenza por ser
pasivo, por desear ser esclavo o sumiso, fingiendo que está obligado a
hacerlo y a la vez utiliza un mecanismo de defensa para su ira.
El que pone en marcha su perversión desarrolla impulsos agresivos
directamente en el sadismo o de forma indirecta en el masoquismo. Aunque
desear el sufrimiento supone enmascarar impulsos sádicos porque el
masoquismo se anticipa ante el castigo temido, por los deseos sexuales
agresivos.
El fetichismo y el sadomasoquismo son las perversiones más al uso y suelen
ser básicamente masculinas, sin embargo el masoquismo se suele creer que es
típicamente femenina, aunque verdaderamente es una perversión masculina
muy frecuente. Y de hecho hay muchas menos mujeres que hombres ... Y
sabemos que las mujeres que han crecido en un ambiente traumatizante y han
desarrollado actitudes ambivalentes respecto a la violencia ... pueden vivir de
forma contradictoria la violencia física, si el hombre que las trataba -su
padre- es la única muestra de afecto masculino que han conocido de los
hombres.
Porque sólo cuando viven el dolor pueden reunirse con sus propios
sentimientos y llegar a experimentar con la ilusión de ser queridas. Y claro
que hay mujeres sadomasoquistas, con tendencias sádicas o masoquistas,
aunque su participación es reducida, con excepción de las actrices de
profesión que representan escenificaciones masculinas y aparecen como
mujeres dominantes. Aunque si la mujer tiene dificultades para establecer sus
propios límites y se deja coaccionar... convencer, se pone en riesgo de
padecer graves problemas psíquicos.
El exhibicionismo
Es una parafilia* que produce en el que la vive una obsesión que le empuja a
mostrar sus genitales a personas desconocidas, con el fin de sorprenderlas o
de causar enfado en ellas.
Esta reacción provoca una subida de adrenalina tanto en el espectador como
en el exhibidor, por la situación de riesgo a la que se expone al ser visto, y de
todas las parafilias ésta es la que más se denuncia. Es una variante sexual que
se da mucho más en hombres que en mujeres. El hombre es el que se exhibe
y la mujer es la exhibida. Por eso el desnudo del hombre se ha evitado mucho
tiempo en el cine y la publicidad, aunque el desnudo femenino es habitual
verlo.
Para el exhibicionista, que no es el que se muestra desnudo o con poca ropa
ante la mujer, es necesaria la sorpresa como requisito previo a la excitación.
A veces se provoca la masturbación durante la exhibición, aunque no busca
relacionarse con la persona desconocida. Es una persona sin pudor, no le
importa enseñar sus genitales, pero suele ser insegura y con inhibiciones
sexuales. Para ellos el acto sexual es la exhibición, y lo hacen para que otros
les muestren a la vez, sus genitales. Es una motivación inconsciente.
Exhibir partes "no genitales" es más común en la mujer que en el varón. El
exhibicionista sufre un trastorno básicamente masculino y no puede pasar al
coito, sólo puede mostrarse. Tiene dificultades para cortejar y para amar, para
formar pareja, y se muestra como un sádico porque pretende asustar y como
masoquista, porque se expone a ser castigado. No es otra cosa que una forma
de auto castigo. Necesita personas que se asusten y si no se asustan no habrá
conseguido excitarse.
Esta parafilia, el exhibicionismo, comienza en la infancia y se manifiesta
hacia los 18 años, aunque podría empezar más tarde, y las denuncias de casos
no van más allá de los 40, con lo que el cuadro pierde intensidad con los
años. Es un inadaptado social que no se acerca a la mujer porque teme el
rechazo. No sabe cortejar, ni bailar, ni hablar con ella como un ser humano,
en cambio usa la exhibición como los animales.
* Parafilia: es una fantasía recurrente y altamente excitante. Esta conducta
provoca malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de
otras áreas importantes de la actividad del sujeto (DSM-IV).
El objeto fetiche
¿ Qué es un fetiche? Es un término que viene del francés “fétiche” y es una
fantasía recurrente ligada a objetos no animados que estimulan y llegan a
tener un alto contenido erótico, que dura por lo menos seis meses y afecta
negativamente a la vida laboral o social. Si no se considera como una
manifestación de la sexualidad.
También se da en ciertas partes del cuerpo que no conocemos como
típicamente eróticas: un ejemplo son los pies, la lencería femenina o los
tacones de aguja, que podrían ser un instrumento de erotismo. Esta conducta
dependiente de los objetos les provoca excitación sexual y se llama
fetichismo, aunque en la vida real todos somos algo fetichistas porque a
muchos les atraen objetos como cierto tipo de ropa, que se pone una persona
determinada.
A menudo mordisqueos, pellizcos o algún conato de violencia menor se da en
los mamíferos y también en los humanos, y sólo si el dolor es condición
especial que provoca placer sería sadomasoquismo, obsesiones o fetichismo.
Lo más seguro es que no haya sado-masoquismo, y en todo caso si es una
necesidad será una parafilia *: fetichismo. Esta conducta no debe ser
importante si no molesta a alguna persona, si no se dan otras formas de placer
sexual o si es una conducta anormal.
El fetichista se excita mucho más si estos objetos ya los ha llevado puestos la
persona, y seguro que pueden resultar excitantes para muchas personas
porque ocultan partes del cuerpo claramente eróticas, sin las que el fetichista
no puede alcanzar la satisfacción sexual.
Cuando se produce esta conducta sexual solitaria el fetichista lleva puesto el
objeto, lo huele o lo frota contra los genitales, y para él existen muchos
objetos de ropa femenina como los sujetadores, las bragas, guantes, zapatos,
botas, medias ... delantales, pañuelos... El psicoanalista Guy Rosolato dice
que el travestismo, voyerismo, sado-masoquismo o cualquier otra parafilia*
es la primera manifestación de los problemas que tiene el niño con la norma.
También se relaciona el fetichismo sexual con la idea del condicionamiento
en el aprendizaje infantil, y quizá el niño pudiera asociar un determinado
objeto con el placer sexual y mantenerlo en la edad adulta. El fetichista
emplea su objeto fetiche en la masturbación o se lo hace poner a la pareja
durante el encuentro sexual con el fin de activar la excitación de su pareja
sexual, que será condición indispensable para su excitación sexual. Un
ejemplo sería la ropa de cuero, las medias-panty, las botas de mujer o
excitarse por la menstruación...

El voyeur. ¿Te complaces mirando?


¿Utilizas algún instrumento para poder observar detenidamente y durante
mucho tiempo, una imagen de alguien que te excita? El voyeur se excita
sexualmente ante la visión de una persona que se desnuda o que está desnuda
o en plena actividad sexual.
Es una necesidad intensa acompañada de fantasías sexuales, y tienen una
actitud que les perturba porque no tienen control sobre ella. La salud se
resiente. Es una parafilia como el fetichismo. Es un comportamiento que no
pueden evitar y es una necesidad que les provoca excitación. Son actos no
habituales, extraños en los que insisten a veces involuntariamente. Los
hombres lo sufren más que las mujeres.
El voyeur no se relaciona con la persona que observa, no le interesa, sólo es
un medio para excitarse. Los voyeristas tienen problemas en las relaciones y
les faltan habilidades sociales para enfrentar estas dificultades. No hay que
confundir con el que le gusta ver películas eróticas para motivarse. El
voyeurista prefiere verlas en vivo, y utiliza para mirar, objetos, como el
agujero de una cerradura, gemelos o anteojos... o también cámaras
fotográficas para obtener fotos con las que luego se masturba.
El psicoanálisis considera el voyeurismo como la parafilia opuesta al
exhibicionismo. El voyeurismo no se considera delito a no ser que perturbe la
vida de una empresa, por ejemplo si el voyeur observa clandestinamente a
mujeres que trabajan en ella. Las causas estarían en el aprendizaje, las
experiencias, y con qué lo asocien en la niñez y en la adolescencia, y en el
80% de las personas puede ser un defecto del cerebro en el control de los
impulsos, o un trastorno de la personalidad o una educación sexual negativa y
con sentimientos de culpa…
La erótica del bondage
Cuando se practica el bondage se inmoviliza a una persona con esposas,
cuerdas o con el propio cuerpo, y el placer se centra en impedir el
movimiento del otro con ataduras. Si el bondage es una condición
indispensable para excitarte es una parafilia. El bondage surgió en Japón
como una forma de tortura con los prisioneros, luego evolucionó como un
arte que ellos llaman Kinbaku. Es una técnica muy sutil que primero
inmoviliza el tronco, después el vientre y las nalgas, para acabar con la
inmovilización de todo el cuerpo.
La acción de atar se conoce como "el arte del Shibari" y uno de sus aspectos
es buscar la estética que forman la cuerda, las ataduras y la sumisa. Esto
produce una especie de masaje energético sobre algunos puntos del cuerpo de
la persona sumisa, que se relaciona con los meridianos de energía según la
Medicina Tradicional China. En las antiguas tribus ataban a las mujeres
raptadas para impedir que escaparan, luego las ataduras fueron simbólicas, y
recientemente se ha observado que el deseo sexual ligado a la inmovilización
es muy conocido desde antiguo, como lo demuestran imágenes con
apariencia no erótica.
Hay personas que les gusta ser atadas porque se liberan de inhibiciones y
responsabilizan del juego a otra persona, que es el que fija las reglas. Ellas se
dejan llevar y se abandonan al juego erótico. Para muchas personas es muy
gratificante en el terreno sexual, porque experimentan la sensación de
impotencia cuando intentan liberarse, y en esos intentos les gusta ser
estimulados sexualmente por la persona activa, aunque el bondage no
siempre tiene una finalidad sexual.
Puede ser un complemento dentro de las prácticas sexuales convencionales,
para que aumente el deseo sexual en la persona que recibe el bondage, y en la
persona que lo ejecuta. Los hay que aumentan su auto-estima cuando
descubren que a pesar de sentirse atados pueden dominar con la palabra o se
liberan de tener que cumplir sexualmente, y no necesitan ser activos, se
relajan y disfrutan de las sensaciones que les provoca su pareja.
Eso sí, si decides provocar escenas de bondage háblalo con tu pareja antes de
hacerlo, explícale lo que se puede y no se puede hacer, y fija una palabra
neutra, que usará el dominado cuando no quiera seguir, y el dominante parará
automáticamente cuando el dominado pronuncie esa palabra. Es conveniente
no utilizar posturas forzadas, no dejarse atar por un desconocido, y como es
un juego progresivo y se necesita un grado de intimidad, sería recomendable
hacerlo con la pareja.
En el cine hemos visto películas en las que utilizan el bondage como Nueve
semanas y media, Instinto básico, Cruising, y libros como 11 minutos, de
Paulo Coelho.
ABUSOS SEXUALES
Experiencias sexuales tempranas
Son muchos los profesionales que coinciden en que una experiencia sexual
negativa en la infancia, se hace notar en las disfunciones sexuales, lo que está
apoyado por la experiencia clínica. Sólo a veces, las historias clínicas no
apuntan a un trauma sexual concreto en los primeros años de la vida. Aunque
sí vemos a un gran número de pacientes que padecen disfunción eréctil,
eyaculación precoz o una disfunción orgásmica, que nos cuentan experiencias
sexuales desagradables. O una experiencia sexual temprana les traumatizó,
porque emocionalmente no sabían cómo manejarla, o sus primeros contactos
sexuales con otra persona fueron frustrantes, les aterraron o se sintieron
humillados.
Algunos traumas brutales, como si una niña sufre una violación, es víctima de
la pederastia o de una seducción incestuosa, tienen un potencial destructor
que es evidente. Por eso el joven adulto en sus primeros fracasos sexuales, no
tan dramáticos, parece que inicia un proceso de ansiedad y fracasos, y se
desespera porque su funcionamiento sexual está bloqueado y puede seguir así
durante toda su vida.
Masters y Johnson nos dicen que una iniciación sexual cargada de tensión o
de fracaso produce más tarde disfunciones sexuales en muchas personas, y
añaden que la eyaculación rápida puede estar provocada por los primeros
intentos de coito en los que había que apresurarse y se vivían con tensión.
Situación que muchos vivieron en un coche, y terminar lo antes posible era su
motivación, por lo que se acostumbran a funcionar de esta manera.
También el joven que al intentar su primer contacto eyacula con rapidez,
incluso antes de penetrar, vivirá un gran humillación y vergüenza. Cuando la
chica le acepta, y hace el amor con él, porque valora la relación con su novio,
y no quiere negarse... y cuando no es estimulada de forma adecuada, puede
sentirse alarmada y confusa, si durante la relación sexual obtiene tan poco
placer.
Cuando el chico fracasa en su erección intentando hacer el amor en casa de la
chica, mientras los padres están fuera... puede sentir el fracaso y el dolor de
esa pérdida. Estos fracasos en sus relaciones, pueden remover emociones
muy intensas, y que no vea el problema como una reacción pasajera ante una
situación de estrés, sino que esté movido por un exceso de emoción y por
falta de información.
De ahí que el fracaso inicial pueda condicionarle, y que experimente ansiedad
anticipatoria, que promueve el fracaso en su próximo intento. O a partir de
ese momento escapar de toda relación sexual para evitar la ansiedad, en
próximos encuentros durante un tiempo.
Por eso si no quiere vivir ese desajuste sexual permanente y evitar
oportunidades posteriores, tiene que analizar la fuente de su problema.
Eliminar los efectos de esos fracasos con experiencias sexuales gratificantes,
que reducirán la ansiedad anticipatoria utilizando factores de refuerzo. Si el
joven adulto es incapaz de contrarrestar sus experiencias negativas, puede
desembocar en una disfunción sexual grave.

Los abusos sexuales


Los actos sexuales con menores de edad o con personas que no comprenden o
no tienen la capacidad de consentir son agresiones y se les llama abusos
sexuales. Los que llevan a cabo estas prácticas lo hacen desde una posición
de poder, es decir tienen autoridad sobre el niño y utilizan engaños, amenazas
o chantajes.
El abuso consiste en tocar áreas genitales o violaciones... y hasta principios
de los años 70 del pasado siglo no se reconocen como un problema social al
que hay que prestar atención. Estos contactos suelen venir de familiares,
amigos de la familia o desconocidos y consisten en tocar zonas genitales o
intentar la penetración. Los niños tienen miedo a contar lo sucedido sobre
todo si el que abusa es una persona próxima a él. El niño se convierte en un
objeto usado por su agresor.
Hoy día existen muchos casos de abusos sexuales a menores que no se han
denunciado, y la mayoría de los agresores conoce a esos niños. Sólo en el
15% de los abusos el agresor es un desconocido para la víctima, el resto de
los abusos se cometen en el hogar de la víctima por personas de la familia. La
edad del agresor oscila desde los adolescentes a los ancianos, aunque la
mayoría son hombres adultos de mediana edad.
Lo que es curioso es que se suele producir una inversión y los mayores de 50
años prefieren niños menores de 10 años, sin embargo los más jóvenes eligen
entre los 12 y los 15 años. A menudo emplean la persuasión, la presión o el
engaño para someter a sus víctimas basándose en su posición de poder como
adulto, padre o profesor. Algunos sólo se relacionan con niños porque las
relaciones con adultos son insatisfactorias y las rechazan, aunque
externamente adoptan comportamientos perfectamente adaptados. Son los
paidófilos o pedófilos.
Otros mantienen una actividad sexual con adultos y sólo en algunas ocasiones
abusan sexualmente de los niños. A menudo hablan de su predilección por los
niños. Actúan en sus relaciones sexuales con los niños como si fueran
mayores. La baja autoestima en lo sexual, el alcohol, las drogas, las
desavenencias maritales, la vida desordenada y el hacinamiento favorecen
estos abusos.
Cuando no se puede olvidar y la víctima llega a adulto el abuso en la infancia
se manifiesta como un inhibidor de la conducta sexual, más que nada cuando
el abuso se ha repetido y sienten rabia, asco y mucha hostilidad. Si el agresor
es un miembro de la familia las dificultades para tener una vida sexual algo
satisfactoria, crecen y se hacen visibles. Aparecen la culpa, la indignación y
la confusión reflejadas en esa vida que sigue presente y causando tanto
sufrimiento como el primer día.
Si sospechamos que los niños están siendo abusados, maltratados, porque
notamos cambios de humor, tienen un comportamiento extraño, no responden
con alegría a nuestras caricias o desvían la cara ante un beso... Si notamos que
la proximidad física les incomoda, están rebeldes y huidizos...
Lo primero hablar con ellos e intentar comprender cuál es la causa del abuso
y si el niño o la niña continúa con su silencio, lo mejor es acudir a un
especialista, y que el niño empiece una Terapia que le ayudará a explorar las
causas de ese malestar, a conocer si existen abusos sexuales y podrá orientar
a su familia si éstos se han producido. Intentar no alarmar al niño y hacerle
comprender la desconfianza que siente para que sea capaz de mostrar
confianza y afecto hacia sus semejantes.

Los paidófilos
Si una persona adulta, más a menudo hombres que mujeres, necesita para
lograr el placer y la excitación, prácticas sexuales o fantasías con niños
preadolescentes, estamos hablando de un paidófilo. La paidofilia o pedofilia
está mucho más extendida de lo que cualquier persona normal podría
imaginar y muchas veces no se conoce porque la mayoría de los casos se dan
dentro de las familias...
Y son personas allegadas a los niños por eso son difíciles de detectar y más
difícil denunciarlas porque los intereses y la vergüenza suelen rodear estos
hechos. Es por esa razón, porque se trata de un delito, de un castigo penal,
que permanece en el anonimato, y aún así no siempre se aplica la pena.
Habitualmente el paidófilo es un hombre heterosexual puede estar casado y
tener sus hijos pero no quita ojo a la posibilidad de utilizar a menores para
beneficiarse y a veces sin sentimiento de culpa.
Han llegado a decir que es su forma de querer y de enseñar a los niños. En
cuanto a los docentes destacan los delitos sexuales del clero con menores, que
supone un gran trauma para tantos pequeños, que silencian y encubren los
obispos e incluso el Vaticano.
Entre los paidófilos hay distintos tipos de sujetos, según la clasificación de
Masters y Johnson, y el más frecuente es de personalidad inmadura, que
como es incapaz de mantener una relación equilibrada con los adultos, con
los que se siente inseguro, elige la relación con los niños hacia los que siente
atracción y con los que se siente importante. Suele optar por niños del
entorno, conocidos o de su propia familia con los que establece una relación
de confianza, como un niño más, y utiliza la seducción y se muestra como el
mejor amigo.
En el otro lado aparece el paidófilo regresivo que tiene relaciones estables,
heterosexuales, de pareja o libre, y que en algún momento experimenta un
malestar, se llena de inquietud y se le dificultan las responsabilidades
cotidianas. Para sobrellevar esta situación se entrega al consumo de
sustancias con las que se siente liberado... puede ser alcohol o alguna otra
droga. Este paidófilo se entrega a niños desconocidos y desarrolla un
comportamiento sexual compulsivo que no puede controlar. El último es el
paidófilo agresivo que es el menos frecuente. Tiene un comportamiento
antisocial y no es muy dado a acercarse a las mujeres, por eso opta por los
niños. No para tratarlos bien sino para que sean víctimas de su mente
perturbada.
Las prácticas sexuales más frecuentes son tocarles los genitales a los niños,
obligarles a tocárselos, además de presionarles para que les acaricien a ellos,
menos frecuentes son la penetración y las prácticas bucogenitales. Durante el
proceso se producen chantajes y amenazas que el pequeño no puede superar,
a menos que alguien le ayude.

La violación
Es un acto de violencia tanto física como psíquica, y hasta los delincuentes en
las cárceles no tratan con los violadores, les aíslan. Y si la mujer se ve
forzada a colaborar para evitar daños mayores soporta la agresión sexual
viviendo una situación de pánico. Actualmente la violación es más frecuente
de lo que creemos y muchas mujeres violadas no se atreven a denunciarla por
vergüenza ante los demás, por la incomprensión de su pareja o de su familia o
por temor a la incomprensión de la policía que no siempre mantiene la actitud
adecuada ante la víctima.
La mujer que acaba de ser violada no sabe qué hacer, y muchas veces no
denuncia porque le parece que no dispone de pruebas para dar con el
violador. Vive momentos muy traumáticos y lo único que desea es salir
corriendo a su casa, lavarse una y otra vez porque se siente sucia,
contaminada, aunque eso es lo que no debe hacer. Lo primero sería acudir a
un hospital, al servicio de urgencias para que curen sus lesiones, le tomen
muestras del semen, si ha habido penetración y eyaculación sea vaginal o
anal, y con esta documentación acudir a la policía para denunciar el hecho.
La personalidad del violador no suele ser como se creía la de un obseso
sexual que busca el sexo para satisfacerse porque la mayoría de los
violadores no busca el sexo para disfrutar lo que quieren es humillarla,
ofenderla, maltratarla en lo más íntimo, donde más le duele. El violador es
alguien que odia a la mujer y lo hace por vía sexual para expresar su rabia,
para descargar su cólera contra las mujeres. Es un sádico que sufre trastornos
de erección, lo que le hace enfurecerse contra la mujer porque piensa que es
la culpable de su fracaso.
Las consecuencias derivadas de la violación son muchas y al principio vive
con mucha ansiedad, con vergüenza y con rabia, y experimenta sentimientos
de culpa. Son momentos de malas noches, pesadillas y malos sueños, que
sólo conoce quien lo ha sufrido. Y después de varios meses la mujer puede
aparecer más tranquila y los que la rodean piensan que la experiencia sufrida
ha sido superada y que está dispuesta a abrirse a su vida cotidiana.
Esto sólo es una reacción postraumática en la que ella aparece como si
estuviera en una situación normal pero escondidos hay muchos miedos, como
el miedo a salir de casa, a la soledad, a ir por la calle cruzándose con
desconocidos, a desarrollar cualquier conducta cotidiana... Y lo vive como
una injusticia que no comprende cómo ha sucedido. Pueden aparecer
sobresaltos, miedo a estar sola, a estar en situación de alerta constante,
desconfianza hacia personas o continuas sospechas sin ningún fundamento.
En las relaciones sexuales puede perderse el deseo sexual, sentir asco y
pánico ante la sola idea de la penetración. Pero pasado un tiempo llega el
momento de la recuperación que son los resultados de esa " Terapia
imprescindible", en la que hay que utilizar las palabras con generosidad. Es
muy importante hablar y que hablen mucho, lo que sirve para comparar este
momento con la situación anterior. También la colaboración de la pareja si la
tiene, o de la familia, su actitud, su cariño, y su apoyo en el trato, van a
ayudar a la evolución del problema. En ocasiones el violador es el propio
marido cuando la mujer no accede a sus deseos.

¿Sufres acoso sexual?


¿Es así? Entonces vives una persecución, que tiene que ver con una conducta
sexual no deseada, por parte de otra persona. Puede ser acoso psicológico,
verbal o físico. ¿Te han manoseado o forzado? ¿Han contado chistes o hecho
comentarios vergonzantes? ¿Han intentado besarte o quitarte la ropa contra tu
deseo? Si has experimentado acoso sexual te sientes en peligro, confundida y
con vergüenza. Te sientes perseguida y obligada, con peticiones molestas o
insistentes. Te sientes fatigada y obligada a prácticas sexuales que no deseas.
La mayoría de las víctimas son mujeres, aunque las chicas pueden acosar a
otras chicas y ellos a otros chicos.
La UE define el acoso sexual como "la situación en la que se produce un
comportamiento sexual no deseado relacionado con el sexo de una persona,
con el propósito o el efecto de atentar contra su dignidad, de crear un entorno
intimidatorio, hostil, degradante, humillante u ofensivo". La nueva normativa
de la UE se dirige a las empresas para que luchen contra la discriminación en
el lugar de trabajo, y en particular contra el acoso sexual. También el trato
que sufre la embarazada o con permiso de maternidad, que debe incorporarse
a su puesto de trabajo con las condiciones laborales que tenía anteriormente.
El abuso es una ofensa que coarta la libertad, que impide aceptar a las
personas libremente. El número de ofensas sexuales no se puede precisar, y
sólo conocemos una parte. Piensan: es vergonzoso denunciar. Sabemos que
existe un gran rechazo social que hace que agresores y víctimas tiendan a
ocultar... Las víctimas suelen ser mujeres, y en el trabajo se da en profesiones
con horarios cambiantes como : azafatas, actrices, camareras, periodistas ...
También solteras, viudas o divorciadas y en un ambiente laboral con mayoría
de hombres, y las secuelas psicológicas del acoso sexual hacen que los
afectados se consideren víctimas con consecuencias psicológicas que tienen
que ver con el estado emocional. Desarrollan el estrés postraumático, con
recuerdos constantes de la situación vivida y malestar psicológico, ansiedad,
depresión y falta de auto-estima. Miedo a los hombres, dolores de cabeza y
trastornos gastrointestinales.
Se recomienda pedir ayuda a un terapeuta y hacer Terapia cuanto antes, para
poner fin a estos trastornos y hacer frente a una situación que es angustiosa, y
que crea un círculo vicioso en la víctima del que es incapaz de salir sola. Se
recomienda trabajar para clarificar aspectos que tiene confundidos, aprender a
relajarse y a reducir el estrés que la impide reaccionar, y poner fin a la
conducta del acosador.

El incesto en familia
A pesar de la gran variedad de costumbres sexuales que ha producido la
humanidad, se ha llegado a un acuerdo: penalizar el incesto: que es la práctica
de las relaciones sexuales entre miembros de una misma familia en primer
grado: padres, hermanos, abuelos, tíos, primos. Existen casos entre tío y
sobrina, que se han aceptado.
Sabemos que en otras épocas de la historia el matrimonio entre hermanos
estaba permitido e incluso a veces se forzaba para mantener los linajes y las
conveniencias en las dinastías. Sin embargo existe una tendencia natural a
evitar las uniones de consanguinidad. Es curioso observar un estudio realizado
en Israel, en el que se comprobó que había una escasez de matrimonios entre
niños criados en el mismo kibutz, y que ya siendo adultos preferían
emparejarse con personas de un kibutz diferente.
A pesar de ese aparente desinterés sexual parece ser una práctica más
frecuente de lo que podemos imaginar. Y es que ... el hogar no es sólo un
lugar donde sentirnos protegidos, seguros, a salvo de todo peligro, sino que
en muchas ocasiones se convierte en una verdadera tortura, es como una
jaula, un nido de encubridores que no quieren denunciar para no ensuciar el
buen nombre de la familia.
Empieza por un juego entre el niño y un adulto de la familia, suelen ser niñas
las abusadas. Es lo más frecuente, pero aquí no se libra nadie. El pequeño
está ajeno a las intenciones del adulto que se muestra cariñoso y sabe ganarse
la confianza del niño. Parece algo natural y nadie pensaría que hay mala
intención en ello. Son individuos que a base de arrumacos, mimos pasan a
besos más prolongados, caricias rodeando los genitales que terminan en
caricias sexuales para llegar incluso al coito. Es el tipo más temible porque
consigue que la víctima se sienta culpable y se crea culpable.
Va disfrazado de seductor y logra que su víctima no sólo esté segura de ser
culpable, sino de haberlo provocado. Abusa, pervierte y provoca una
excitación sexual y un placer que se vuelven contra ella, la víctima, que podrá
quizá arrastrar durante su vida la vergüenza y el miedo por esa culpabilidad
inexistente. Hay otro tipo, el que emplea la violencia y al que se teme por su
comportamiento agresivo. En estos casos el daño psicológico es menor. La
niña sabe que él es el agresor y ella la víctima y aquí es más raro que se
desarrolle el complejo de culpa porque no ha vivido la trampa del placer
sexual. No hay la menor duda.
Lo más grave del abuso sexual del adulto sobre el menor, es que el adulto
aparece ante el niño como una figura de autoridad, ante la que el niño tiene
pocos recursos, ni la suficiente fuerza y si ha utilizado la fuerza, el chantaje o
las amenazas, entonces cae en las redes del miedo. Porque el incesto comienza
con abusos sexuales y termina con la violación. Lo que más se denuncia es la
violación de una hija o de varias hijas, a veces desde muy pequeñas que se
prolonga en el tiempo y durante años por parte del padre.
La madre suele desconocer los hechos y las hijas temen decírselo por miedo a
que no las crea o por temor a que el padre termine en la cárcel y se rompa así
la supervivencia económica de la familia. En los casos en los que la madre se
entera decide no darlo a conocer porque no sabe cómo manejar a su marido,
ni qué hacer con la trágica situación que se ha creado en la familia. El incesto
y los abusos sexuales no son juegos de niños que se diluyen en el tiempo y no
dejan rastro, porque muchas veces, a pesar del paso de los años, siguen
viviendo grandes dosis de angustia si están en presencia de ese familiar, que
incluso se acerca y les pide un beso... como si no importase lo sucedido.
Claro que importa porque las secuelas son muy graves... ha podido meterse en
la droga, en la prostitución o haber intentado suicidarse varias veces. El caso
es utilizar cualquier vía para expiar esa culpa que no es suya, para olvidar,
para no tener que soportar ese desprecio que sienten hacia sí mismas.

Como en los Baños Romanos


Desde que nacemos lo natural es ser amante de las personas que nos cuidan
aunque no haya consentimiento por ninguna de las dos partes. Han circulado
dos amores diferentes, el intenso amor de la madre que es un amor asexuado
y la respuesta intensa del bebé que es sexual. Claro la erótica del niño no está
focalizada en los genitales, irá ocurriendo más tarde cuando llegue a los cinco
años, así su erotismo difuso adquiere su carácter genital.
Lo normal es que la madre desoiga los mensajes más o menos explícitos del
niño porque su labor es educarlo, es decir reprimirlo. Entonces el niño
entenderá al instante la Sexualidad como algo privado, íntimo y aprenderá a
disimularlo. Antes la madre le ofrecía su pecho y le alimentaba, después se lo
niega cuando quiere verlo y tocarlo a la menor cosa. De más pequeño se
bañaban juntos, más tarde está prohibido que el pequeño entre en el baño
cuando su madre está duchándose.
Llega la hora de ajustar ese contacto entre ambos y si los padres son
excesivamente liberales y continúan ofreciéndose para darse gusto mutuo,
perturbarán la evolución del niño. Pude observarlo hace mucho tiempo en el
comportamiento de una madre, muy amorosa pero un poco perturbada, que
solía entrar en la bañera con sus hijos. Esta actividad la prolongó hasta
después de la pubertad de los "pequeños" Hoy día estos niños, que ya son
hombres, son visiblemente afeminados.
El padre, su marido, era un hombre débil que asistía a esa erotización absurda
de sus hijos... indiferente. Y cuando llegaron a la pubertad no pudieron evitar
el incesto dada la excesiva liberalidad. Aunque el incesto es por estructura
imposible porque si uno de los padres se ofrece como amante, los hijos le
pierden inmediatamente. Se quedan huérfanos, porque los padres no pueden
ser amantes, hay que elegir entre amantes o padres, y uno de los dos
desaparece.
Además si es la madre la que se ofrece como amante, el hijo ocupa el lugar
del padre que desaparece en su función. Por eso para no ser huérfanos los
niños de los que hablaba fueron homosexuales... Así perdieron su virilidad
pero se pusieron a salvo del incesto. Si hubieran sido mujeres como la madre
habrían podido compartir el baño familiar.
Hay que aclarar que bañarse con el pequeño no es grave, sí utilizarlo como
compañero sexual, porque eso no libera la sexualidad, sino que frena su
desarrollo. Sabemos que el amor y las caricias de los padres son básicos para
el desarrollo afectivo del niño. Aunque la salud del niño depende de que sus
padres le amen sin erotizarle demasiado, más allá de lo que el niño necesita.
Si se le da demasiado deja de ser amor para ser estupro, lo que no es
saludable.
Y para que la función social de los padres no se pervierta, la sexualidad del
pequeño no puede ser correspondida. Es lógico que la madre sienta placer
abrazando o besando a su hijo, lo que es indispensable para la evolución del
bebé, ahora bien el adulto se da cuenta cuando ese amor se erotiza y su deber
es evitarlo. El niño va a ir sexualizando mientras que el adulto necesita ese
amor pero sin que llegue a ser erótico. Por eso si los progenitores desean que
sus hijos sean libres sexualmente, se lo permitirán cuando éstos lleguen a la
adolescencia, porque la libertad sexual en la primera infancia bloquea el
desarrollo del pequeño, es decir produce el efecto contrario. Las personas que
han sufrido este comportamiento sexual por parte de sus progenitores
necesitan la ayuda, para poder superar el incesto y disfrutar de una sexualidad
libre, sin sentimientos de culpa.

Cuando acudir a un especialista


Si presumes diciendo... de este agua no beberé probablemente más o menos
pronto tengas que decidirte... A lo mejor tu vida sexual es ahora satisfactoria
lo que no significa que dure para siempre...
Reflexiona... ¿es que siempre lo ha sido? Y es que más o menos pronto puede
surgir una duda o un problema... Quizá un escollo difícil de solucionar para
vosotros. Y si tu deseo o el suyo se ve afectado por causa del estrés en el
trabajo o por conflictos en vuestra relación. Si el coito es difícil por
problemas de erección o por dolor vaginal, por vaginismo o es que vuestros
orgasmos no son como los de antes...
Y es que sea por ti o por el que comparte tu cama no es extraño que en algún
momento dejéis atrás el orgullo mal entendido, las vergüenzas sin sentido y
pidáis ayuda a un especialista. Te lo digo porque aunque afecten a uno en
muchas ocasiones se necesita trabajar en equipo. Si el otro quiere, claro está...
Si no, ve solo. Porque... ¿cuándo hay que acudir a la consulta de un
especialista?
A veces hay poco que pensar porque hay motivos que se imponen claramente
y son fáciles de ver, como... si no se llega al orgasmo o es difícil llegar, falta
de deseo o disfunción eréctil. Problemas para controlar la eyaculación o es
imposible practicar el coito, dolor al realizarlo o problemas motivados por
una enfermedad o intervención quirúrgica
En ocasiones los motivos no aparecen tan claros o tan concretos, eso sí
existen desde el momento en que uno o quizá los dos miembros de la pareja
son infelices o están insatisfechos, y la causa es su vida sexual. Y si hay
diferencia de apetitos sexuales que provoca discusiones, culpabilidades,
recriminaciones... O si uno de ellos se siente presionado y empujado a
prácticas que no le convencen. Claramente cualquier problema que no
logremos solucionar, que siempre lo hemos tenido o porque ahora llevamos
tiempo con él, es razón suficiente para consultar a un sexólogo.
Pero a veces nos cuesta dar el paso y hay veces que pasa mucho tiempo hasta
que reconocemos que nos pasa algo y pedimos ayuda. Ese tiempo malgastado
que pasa factura porque cuanto más se tarda, más cuesta resolver el conflicto
porque se acumula frustración, ansiedad e incluso culpa. Y en ocasiones es
un peligro para la salud, porque los problemas de erección pueden indicar
diabetes o riesgo cardiovascular.
Se recomienda ponerse las pilas y hacer frente a la situación lo antes posible.
Hacer Terapia cuanto antes mejor! Por ejemplo si nos fijamos en los
británicos, ellos sólo tardan entre cuatro meses y un año en pedir cita al
especialista. Quizá de ellos tenemos que aprender algo más, que su lengua: el
inglés.
FOBIAS SEXUALES
El vaginismo
¿Qué es? Es una contracción involuntaria de los músculos de la vagina, y
como dice Zwi Hoch "el vaginismo es un proceso fóbico". Es un reflejo que
no depende de la voluntad y el miedo a la penetración provoca un
comportamiento de huida. Lo natural es que en la relación sexual los
músculos de la vagina se relajen para facilitar la introducción del pene. Pero
si hay vaginismo esto sucede al revés, se produce un espasmo automático y la
vagina se cierra total o parcialmente.
Se puede probar introduciendo un dedo en la parte externa de la vagina.
Aunque este reflejo varía mucho según los casos desde una pequeña abertura
a cerrarse completamente. Si es poco dificulta la penetración y si se cierra
puede hacerla imposible y el 3% de las mujeres lo consideran problema.
La mujer que padece vaginismo puede responder de forma adecuada a la
excitación sexual e incluso podría disfrutar del orgasmo, pero para realizar el
coito se bloquea y no se deja penetrar. Le asalta el MIEDO. Hay que prestar
atención a las relaciones de pareja, unos no le dan importancia y otros se
consideran responsables del dolor de la mujer y pueden reaccionar con
inhibición o actuar con pasividad, lo que podría repercutir en problemas de
erección.
Hay hombres que creen que es una estrategia de la mujer para boicotear la
penetración, lo que puede deteriorar la relación de pareja. La prueba será
intentar introducir un dedo o un objeto para comprobar la respuesta
automática de la musculatura vaginal, así se verá cómo la mujer no está
implicada en el problema. También se puede comprobar introduciendo
tampones para reafirmar su respuesta sexual. Lo más común es que haya un
reflejo condicionado aprendido en alguna situación anterior, que puede tener
relación con lo sexual o no.
Un reflejo que tenga que ver con el dolor incluso antes de haber vivido una
relación sexual. No obstante ha podido vivir con dolor la primera experiencia
sexual, pero no con el coito o también miedo al dolor que tuvo en el acto
sexual o fantasías propias o traumas, como intento de violación. Ya que ésta
es una respuesta que escapa al control voluntario, es difícil que una mujer
pueda poner fin espontáneamente a su problema.
La angustia la viven constantemente y rodea los síntomas. Además la
imposibilidad de penetración vaginal es característica de los "matrimonios no
consumados" La expresión matrimonio no consumado o "parejas blancas"
nos llega de la literatura jurídica y religiosa, y es una de las causas de
separación para los católicos.
También nos hablaba de bajas calificaciones frente al desempeño sexual de la
pareja. Algunos autores para evitar una terminología menos humillante y más
exacta les llaman "pareja no consumada", "noviazgo no consumado" o
"imposibilidad coital" Se puede definir como un trastorno que vive la pareja,
que aunque intenten la realización del coito regularmente, no han logrado
nunca la penetración intravaginal.
Una vez descartada una patología orgánica podemos decir que el vaginismo
se debe a inhibiciones emocionales, falta de información o secuelas psíquicas
de experiencias traumatizantes -violación o abuso sexual-, y la imposibilidad
de llevar a cabo la penetración vaginal durante largo tiempo da paso a un
problema que abarca a la pareja en su totalidad y que no puede ser tratado
individualmente como se creía tradicionalmente.
Los matrimonios "no consumados" suelen tener además falta de apetito
sexual, y la duración de estas parejas es muy variable, y aunque parezca
sorprendente pueden vivir juntas durante años, y muchas al cabo del tiempo
si deciden consultar es porque "necesitan tener hijos" Kinsey realizó una
estadística entre un elevado número de casos y señaló que un 2% de las
parejas jóvenes no consuman el acto sexual. Claro algunos se divorcian y
vista la situación, incluso anulan el matrimonio por parte de la Iglesia
Católica.
A veces antes del vaginismo ya existía fobia a la penetración, y en ocasiones
está asociado a una inhibición sexual general o a la inhibición del orgasmo.
Sin embargo pueden llegar al orgasmo con la estimulación del clítoris, gozar
de los juegos sexuales y buscar el contacto erótico si no conduce al coito. El
vaginismo no es un trastorno que se dé con frecuencia.
Como este es un trastorno que excluye la penetración rara vez se tolera y las
mujeres no se resignan ante esta situación. Suele producir un efecto
psicológico devastador no solamente en la mujer sino también en el hombre,
y ella se ve ante el dilema de, por un lado necesitar la ayuda de un sexólogo y
por otro temer una posible curación.
Aparte de los esfuerzos para penetrar del compañero, ella puede sentir dolor
físico, sentirse atemorizada, humillada e incluso frustrada con estos intentos,
y tener sentimientos de inadecuación y sobre todo si es joven. Además pueden
temer el abandono de sus parejas movidos por estas experiencias. Por todo
ello no es raro que con el paso del tiempo tiendan a evitar estos sentimientos
tan dolorosos, evitando el contacto sexual.
Y es que cualquier intento de penetración vaginal produce una intensa
ansiedad, se producen tensiones y rabia. Sentimientos que sólo desaparecen
cuando se aleja el peligro de la penetración. Esto refuerza la conducta de
evitación, lo que le sirve para mantener el síntoma, el "vaginismo" Este es
uno de los mayores obstáculos del tratamiento.
Pero ¿cuáles son las reacciones del hombre? Ante la disfunción de su mujer
reaccionan de maneras diferentes, depende de la vulnerabilidad psicológica y
sexual de él. Puede sentir una cierta frustración ante las dificultades para
penetrar y puede sentir la disfunción como un fuerte rechazo. En ocasiones su
funcionamiento sexual no está afectado porque se refugian en los juegos
previos, y sólo ante el deseo de tener hijos reaccionan, aunque hay hombres
que desarrollan una disfunción eréctil como respuesta al trastorno de su
mujer.
Las causas del vaginismo tienen que ver con una respuesta condicionada en
la que asocian el dolor o el temor en los intentos, o fantasías de la mujer ante
la penetración vaginal. El estímulo que desencadena este trastorno puede ser
un dolor físico o psicológico. Y este reflejo condicionado asociado al dolor
puede seguir existiendo o incluso haber desaparecido. Pero la mujer puede
seguir anclada ahí... Necesita superar la fobia a la penetración que es la causa
del vaginismo. Y ¿cómo se puede superar?
El vaginismo no se puede solucionar con ningún medicamento, y puede durar
toda la vida si no se hace Terapia, privando a la pareja de gozar del acto
sexual y de tener hijos. Eso sí, se recomienda que la mujer empiece por
conocerse a sí misma, a conocer sus genitales primero desde fuera y más
tarde por dentro.
A veces hay un rechazo claro a verlos desde el exterior y rechazan la idea de
que haya una abertura. Dicen "no la hay" y añaden "cómo va a penetrar si no
hay ningún agujero"... No hay que tener miedo a explorar el exterior y poco a
poco es necesario saber que ese agujero existe. Cuando lo van aceptando y lo
reconocen, comentan: "Ahí no cabe nada"
El vaginismo es una disfunción sexual que trastorna las relaciones … Sé
valiente y no tengas miedo a descubrir, ni a explorar con naturalidad tus
genitales porque tienes que aprender a conocerlos, a conocer tanto los labios
mayores como el clítoris o el orificio vaginal... En estas mujeres, dada la
evitación fóbica, la paciente suele ignorar por completo la anatomía de sus
genitales.
Aunque a veces la presión que se hace a la mujer es tan intensa que se la
somete a tratamiento quirúrgico o se fuerza la entrada vaginal, pero si se hace
así, la mujer será apta para la penetración pero la pareja quizá no pueda
disfrutar, a partir de ese momento de una buena relación sexual, porque se
trata el vaginismo de una forma muy violenta. Quizá ella pueda ver con
claridad su síntoma pero es posible que no sea adecuado para lograr su
curación. En algunos casos después de haber conseguido la penetración salen
a la luz problemas sexuales de ella o de la pareja, como falta de deseo y
dificultades de la erección o de la eyaculación del compañero.
Si hacen Terapia Sexual tienen que intentar cumplir con el objetivo
terapéutico, que es cambiar la respuesta condicionada, el sexólogo orientará y
apoyará a la paciente para que pueda experimentar la penetración una y otra
vez poco a poco, con la vagina dilatada. Masters y Johnson nos hablan de que
el índice de curación es del 100%, si completan el curso del tratamiento. A
partir de ese momento funcionan perfectamente.
El hombre también puede padecer fobias sexuales relacionadas con la
penetración…

Pierdo la erección en el coito.


Es un trastorno de la erección que se da en hombres que fracasan durante la
penetración vaginal o anal después de haber vivido antes el coito sin
problemas. Cuando el hombre siente la amenaza del coito empieza triunfante
pero siempre acaba cabizbajo, nos dice el mito sobre la “vagina dentada” Esta
es la causa más frecuente de la disfunción eréctil, es fobia a la penetración.
Para el hombre la erección puede ser buscada o espontánea como ver a una
chica con poca ropa en una piscina, en una revista o tener un pensamiento
erótico que le provoca una erección en el momento más inadecuado... Además
la mayoría de los hombres tienen erecciones al despertarse lo que es habitual
para ellos, y si no ocurre, no tienen que dejarlo en el olvido, aunque a veces
puedan pasar por episodios de disfunción eréctil.
Este trastorno se llama impotencia secundaria porque casi en todas las
relaciones el hombre ha tenido una erección muy firme y ahora cuando acaba
de penetrar en la vagina la pierde, con el disgusto que provoca en su amante.
Ésta como todas las disfunciones sexuales genera grandes cantidades de
ansiedad hasta el punto de que el hombre no es capaz de analizar su respuesta
sexual con sentido común.
Tendría que preguntarse en qué situaciones tiene erección y en cuáles no la
consigue. Recurso, echar mano de la masturbación, que antes utilizaban para
disfrutar o para aliviarse en situaciones en las que no podían tener sexo, pero
ahora es como una prueba para comprobar cómo funciona el pene. Cuando
hacen esto se sitúan en el "rol del espectador" como el actor, entonces es
inevitable la flacidez en lugar de la dureza.
Entre las causas psicosexuales que pueden provocar un trastorno de la
erección, vemos la importancia del desarrollo del niño y la educación sexual.
La educación represora, llena de tabúes, las presiones de los padres por un
exceso de control de los dos o de uno de ellos… y si se añade un concepto
muy estricto de la religión se crea una gran fuente de problemas y de
patologías sexuales.
Y es que las exigencias de la religión llevan a la ignorancia y a errores que
provocan amenazas y castigos vividos con miedo, vergüenza y sentimientos
de culpa, que son las emociones que más pueden bloquear la seguridad y la
dignidad en una persona. También haber vivido experiencias traumáticas con
respecto al sexo durante la infancia y la adolescencia, aunque no sean
experiencias propias o haber sufrido abusos sexuales, miedo al embarazo o a
las enfermedades de trasmisión sexual (ETS)
También la no aceptación de la imagen corporal, complejo de pene pequeño,
el acné juvenil o verse demasiado endeble y la baja autoestima, o el complejo
de poco inteligente...

El coito doloroso
No es lo mismo que el vaginismo porque con la dispareunia, como se la
conoce, es posible el coito pero llega a ser doloroso, y el dolor se produce al
comenzar a penetrar, durante el coito o cuando finaliza. Puede ser superficial
o profundo según sea al principio de la penetración o si el dolor aparece en la
penetración profunda.
La causa puede ser algún trastorno físico aunque la mayoría de las veces son
factores emocionales o ambos a la vez. Hay mujeres que lo tienen
habitualmente en casi todas las relaciones o el dolor aparece al cabo del
tiempo, aunque lo peor es que puede inhibir el interés sexual. En ocasiones se
producen contracciones involuntarias de la musculatura vaginal para
autoprotegerse y prevenir el dolor. Entre las causas aparecen los problemas
de pareja, no entregarse al placer, falta de entendimiento, una educación
sexual represora, miedo al embarazo, haber vivido acoso o una mala
experiencia sexual o sentimientos de culpa respecto al sexo...
Y cualquiera de ellas puede causar dispareunia. Muchas veces es temor a la
intimidad, sentimientos de ira o conflictos profundos con la pareja que están
sin resolver... Los hombres ocasionalmente también pueden padecerlo y
experimentar dolor durante el coito o después, y a veces puede producirse por
un problema de fimosis porque al ser muy estrecho el orificio del prepucio
impide la salida del glande. Otro problema frecuente es el que se produce
después de un vigoroso y prolongado movimiento durante la penetración
sobre todo si la vagina está seca.
Para superar este problema tienes que darle más importancia a los juegos
previos porque crean un clima que ayuda a los amantes a eliminar una de las
causas, que puede ser la lubricación que produce sequedad. Os recomiendo
utilizar un lubricante los dos, con base agua para no dañar el preservativo, si
lo usáis. También es recomendable la penetración posterior, es decir el
hombre penetrando desde atrás, que evita la presión de la uretra y puede así
reducir el dolor. Y si la dispareunia aparece después del parto sería
recomendable dejar unos días más, después de los quince habituales, para
reiniciar la actividad sexual.
Si no se descubre la causa física del dolor a través del examen médico debes
que acudir a un sexólogo solo o en pareja. Algunas mujeres se dejan llevar
por la vergüenza y se resignan al dolor y a continuar con el problema antes
que acudir a la consulta de un profesional. Sé consciente de que ésta no es la
mejor manera de afrontar el problema y lo mejor es perder el miedo y acudir
a terapia para intentar resolverlo.
Se tratará de ir perdiendo ese miedo a la penetración y a las relaciones
sexuales, y a percibir el sexo como algo malo y doloroso. Aprender a vivirlo
sin prejuicios, como algo placentero. Empezar por conocer más tu propio
cuerpo, explorarlo tranquilamente e interiorizar la idea de que tu cuerpo es
una parte de tu vida. Que cuando poco a poco seas consciente de tu capacidad
para sentir placer, y te hagas responsable de conseguirlo, el dolor irá
desapareciendo y tus relaciones sexuales serán intensas y placenteras.
Dolor Sexual
Coito doloroso en el varón
Este trastorno como hemos dicho se llama dispareunia y afecta con
frecuencia a la mujer y en ocasiones también al varón. Si el dolor es al
eyacular lo perciben en el glande, el falo o la base del pene o alrededor, en el
perineo, la ingle o en los testículos. A veces las molestias se presentan en
varias zonas a la vez pero en general el paciente se queja de dolor al eyacular
cuya duración es variable.
Las causas físicas pueden ser inflamación de la próstata o de la uretra, aunque
muchas veces no se conocen los problemas físicos. Y si las causas físicas no
están claras hay que considerar la posibilidad de que este síntoma tenga una
causa psicosexual como apuntan Kaplan en 1979 y Melman 1982.
Cuando afecta a la erección lo más corriente son las erecciones dolorosas
producidas por la fimosis o afecciones relacionadas con ella, en las que se
inflama el prepucio o el prepucio y el glande. En la fimosis hay estrechez en
la abertura del prepucio lo que hace difícil descubrir el glande, y puede ser
congénito o accidental. También se puede desgarrar el frenillo o tener una
herida en él, aunque las lesiones traumáticas y las infecciones suelen ser más
a menudo las causas principales.
Y la enfermedad de Peyronie que produce la curvatura del pene y puede
dificultar o impedir la penetración. También los anillos que se sujetan en la
base del pene para facilitar o prolongar la erección, pueden ocasionar
erecciones dolorosas. O lesiones inflamatorias de la uretra, entonces el dolor
lo experimentan en la última fase del acto sexual.
Si el dolor se produce al introducir el pene o se relaciona con el frotamiento
de la estimulación mecánica del pene erecto, tiene que ver con las mismas
causas que provocan las erecciones dolorosas, como son la fimosis, la
curvatura del pene erecto y cicatrices en la piel del pene. La irritación puede
producirse por un herpes genital o una uretritis. La uretritis puede ser por
dermatosis químicas, razón por la que el coito resulta doloroso. También las
alergias por lubricantes o preservativos de látex, jabones... que podrían
afectar a la uretra, en algunos hombres. Y alergia a las secreciones vaginales.
SEXO Y PAREJA
¿Es un error... llegar virgen al matrimonio?
Podría serlo porque la Sexualidad es una parte fundamental en el
conocimiento de la Pareja. También puede ser una razón encubierta para que
las parejas permanezcan unidas, y puede ser un motivo esencial de muchas
separaciones y rupturas de las parejas porque el sexo es una actividad
importante dentro de la pareja... Y si no lo habéis vivido, hay una parte
desconocida de la pareja.
Porque después de casarse muchas parejas, hasta entonces sin sexo, pueden
descubrir que él es eyaculador precoz o que no es afectivo o quizá a ella no
le apetece el sexo... o es que uno de los dos es homosexual... Otros deciden
llegar sin sexo al matrimonio, por ideas religiosas o porque como no tienen
novio, ni pareja ... Pero el que así piensa pone como condición indispensable
tener pareja o novio. No lo critico sólo describo esta creencia "que el sexo en
pareja puede ser una alternativa, y no la única para tener relaciones"
Sabes... la pareja es importante en esta cultura y parece fundamental, pienso
yo, por eso miles de personas nos dicen que buscan pareja y no la encuentran
o la nueva pareja no les dura, o si la mantienen no están contentos con ella.
Sufrimos si no la tenemos o si la tenemos, y todo lo que se relaciona con la
Sexualidad nos causa estragos, como: celos, envidia, cuernos...
N os dejamos llevar por la inercia, no elegimos, aceptamos lo que la sociedad
espera de nosotros. Porque estar en pareja no es una condición para mantener
relaciones sexuales, es una razón. Por eso os pregunto ¿estáis en pareja por
convencimiento o es que queréis el sexo sólo en pareja, o es que vivís en
pareja y os encontráis bien? Y hay personas que viven en pareja para estar
seguros de tener una vida sexual y... no siempre da el resultado esperado.
¿Elegimos o no?

Elegir o necesitar pareja...


En contra de lo que se cree la elección de pareja nunca es un accidente... y
ambos se sienten arrastrados a estar juntos. Es un acuerdo inconsciente. Para
Framo (1982) "cada compañero inconscientemente, intenta colocar al otro
dentro de algún modelo de relación infantil como el que tenía con su familia
de origen. Teme que se cuele algún viejo fantasma, que le atemorice o le
persiga. Y el compañero tiene que cooperar para complementar el proceso
necesario para mantener la relación"
También Minuchin (1974) nos dice que "cuando los compañeros se unen,
cada uno espera que las acciones del otro tomen la forma que para él es
familiar, es decir conocida. Cada uno tratará de organizar al otro a través de
las bases que le son conocidas o que prefiere, y le empujará a que se
acomode"
Y si hacemos énfasis en la elección de pareja, hay un principio sencillo en el
proceso de elección, como dice Napier, "nos emparejamos con alguien que es
un mellizo psicológico, porque nos interesa buscar a alguien que nos haga
sentirnos psicológicamente completos" Nos identificamos con los problemas
básicos de las personas...
Y en el desarrollo psicológico del niño al adulto, una parte del yo se reprime
porque no es aceptada por él mismo. De hecho es extraño encontrar
compañeros muy diferentes en su nivel de desarrollo, y si es mucha la
diferencia, como dice Buss (1987) conduce a la separación y al divorcio.
Freud resumió la elección de pareja diciéndonos que elegimos a una persona
en su totalidad no sólo por ciertos rasgos que satisfacen ciertas necesidades
nuestras, e hizo hincapié en "Tres ensayos para una teoría sexual" (1905), en
la elección por el apoyo y la satisfacción de las necesidades. Y es que se ama
a la mujer que alimenta, no sólo físicamente, o al hombre que protege... Se
busca la cualidad que se querría tener, añade Freud, porque es la imagen ideal
de lo que nos gustaría ser.
Lo que buscamos es satisfacer la mayoría de nuestros deseos, afianzar nuestra
personalidad y ganar en seguridad propia. Otro tipo de elección nos protege
frente al riesgo de enamorarnos intensamente. Y es que nos protegemos ante
el riesgo de ser absorbidos, devorados o aniquilados...
Lo vivimos como una relación peligrosa y elegimos inconscientemente a una
persona que tenga los mismos sentimientos o un conflicto parecido. Esta es
una reacción frecuente cuando lo que se vive es una invasión amorosa, así se
elige a un compañero con el que se comparten algunos aspectos de la vida,
laborales o sociales pero hay poca vida sexual y afectiva.
Si después de haber leído todo esto te ves reflejado es que necesitas ayuda
para adaptarte y a solucionar los conflictos con la pareja, para que la vida de
pareja sea más grata y más fácil.
Ciertos autores nos hablan de la capacidad que hay que tener para amar con
éxito a alguien, y Reik dijo que "uno se enamora cuando está insatisfecho con
uno mismo y encuentra a alguien que tiene las características que desea, pero
que es incapaz de lograr" Porque cuando nos identificamos con otra persona,
percibimos los fallos que tenemos y los eliminamos, para obtener esa imagen
ideal de nosotros mismos. Tener un vínculo afectivo adecuado será más
sencillo después de haber superado el proceso de desarrollo, y de ser una
persona independiente, con compromiso quizá…

¿Compromiso o no?
Y es que a menudo queremos lo que no tenemos, hay veces que estando en
pareja los hombres echan de menos estar con otras mujeres, aunque cuando
no están en pareja echan de menos la complicidad que se crea con ella si la
conoces a fondo.
Ella es alguien con el que puedes estar a tus anchas hablando... y para
algunos tiene relación con la edad porque recuerdan que siendo más jóvenes
cuando estaban con una mujer aprovechaban para hacer el amor el mayor
número de veces. Eso sí lo que a veces encuentran en la vida en pareja es un
cierto equilibrio para sentirse centrados.
Muchos creen en la pareja estable, aunque hoy día hay muchas formas de
vivir en pareja y la relación no es cómo se vivía antes, que sólo había una.
Porque hoy en día puede haber mucho espacio para cada uno sin que se
resientan el vínculo afectivo y la pasión. Incluso puede ser lo mejor para
mantener la pasión. Creo que una relación de pareja satisfactoria es un
objetivo básico. Un punto de referencia. Y muchas personas cuando no están
en pareja lo echan de menos.
Y es que cuando las relaciones son cortas no encuentras la magia, ni el
romanticismo, y si se cruza una persona casada, a veces se tienen emociones
muy fuertes y mucha pasión, os podéis enamorar. Entonces empiezan
discusiones muy intensas y puede que "tú le pidas más compromiso" para que
deje a su pareja y se quede contigo. Es fácil que te dé largas y te pedirá que
tengas paciencia pero quizá no deje a su pareja.
El peligro de una convivencia larga es que llegue el momento en el que ya no
te cuides tanto, en el que te olvides de gustar. Porque el hecho de querer
gustar te obliga a ser mejor como persona. ¿No crees? Qué ocurre… te cuidas
porque quieres ligar o es que cuando ligas estás más atractivo porque te
sientes más satisfecho y eso salta a la vista... Sabes esta explicación es muy
interesante porque se supone que tú eres el cazador aunque la recompensa la
encuentras a través de la seducción que se completa con el placer de seducir.
Y sabes que la meta es el acoplamiento.

Falta de acoplamiento en la pareja


El acoplamiento de la pareja es una fase de adaptación que suele durar entre
seis meses y un año, porque aunque se quieran, sean compatibles y tengan un
mismo proyecto de vida, la armonía sexual tiene muchos matices. ¿Cómo has
idealizado la convivencia? ¿Es cómo la deseabas antes de convivir o la
sexualidad en la convivencia choca con tu ideal sexual? Y es que cuando el
ideal sexual está muy lejos de la experiencia sexual... surgen los conflictos.
Si no hay convivencia se suele mantener el interés por el sexo, hay más deseo
que momentos para vivirlo y esa dificultad alimenta la sexualidad. Por eso
creen que van a desear más sexo cuando convivan, por lo que crean la
expectativa de convertir la convivencia en un paraíso del sexo... Eso es lo
primero que les defrauda y que tienen que superar.
En la convivencia suele haber más sexo pero menos deseo porque la
sexualidad está al alcance de la mano y como todo lo que es fácil, se podría
perder parte del interés. Es entonces cuando se inicia la fase de acoplamiento,
y cuando se plantean si coinciden sus gustos y sus necesidades, y asignan a la
sexualidad el lugar que debe ocupar.
Aquí aparecen los gustos de cada uno contaminados por creencias que la
moral social ha considerado más o menos lícitas, como la felación o la
masturbación. Si en la práctica sexual no hay sintonía es difícil que pueda
producirse el acoplamiento sexual. Se recomienda que tengan actividades en
común, para que sean compatibles y para que consigan afrontar otras
dificultades que hagan posible el acoplamiento sexual. Sí que haya
acoplamiento pero no dependencia.
Dependencia sexual
Dentro de las múltiples actividades de la pareja además del trabajo, repartirse
las tareas y el cansancio por todo esto, poco a poco su ritmo de vida se
normaliza y también su Sexualidad. Después de cumplidos los tres años los
niños son más autónomos y educarlos es más llevadero, entonces se
incrementa la actividad sexual que se autorregula según las necesidades de la
pareja.
Mientras esta fase se desarrolla podría aparecer la dependencia sexual, porque
el acoplamiento de la pareja no siempre se produce y a veces no se mantiene.
Y es que una de las partes reprime sus deseos y sus necesidades por no
perjudicar el funcionamiento sexual. Porque si uno se traiciona a sí mismo en
lugar de producirse el acoplamiento, se sobreentiende que es una relación de
dependencia.
Los candidatos son parejas que han creado un código en el que uno de ellos
acepta una Sexualidad gratificante, pero que implica una inhibición en su
comportamiento sexual. Cuando se mantiene este esquema que desequilibra,
con el tiempo y por acumulación se produce la crisis. Luego ya depende de la
intensidad de la renuncia y de la capacidad para tolerarlo pero suele oscilar
entre los cinco y los diez años desde que se estableció este comportamiento.
Aunque esta dependencia aparece de improviso cuando el dependiente llega a
un cierto nivel de saturación y hay unos síntomas claros... Ha disminuido la
frecuencia en las relaciones, aparece el malestar y comentarios que no están
justificados, se comparan con otras parejas, hay deseos de más libertad y
también resentimiento no expresado hasta ahora.
Si la persona afectada incorpora alguna de estas pautas este síndrome puede
manifestarse enseguida, entonces hay que actuar con inmediatez porque
cuando surge, puede ser demasiado tarde para resolver esta situación, para
evitar que las decisiones constantes de uno desborden la capacidad de
resistencia del otro. Por eso ante esta situación hay que reflexionar sobre las
cosas que pueden volver a proporcionar la vivencia de felicidad, para
desinhibir el deseo, volver a la acción e intentar reavivar la Sexualidad de la
pareja.
Adicción al amor
Cuando hay adicción el amor se muestra tiránico, nos intoxica como una
droga y vivimos la dependencia y el síndrome de abstinencia que nos produce
angustia, perdemos el apetito, sufrimos insomnio y una inmensa tristeza si no
le tenemos cerca... Son los síntomas de que esa relación amorosa se ha
transformado en adicción.
Ya sabemos que el amor como adicción no es una idea nueva, y suele darse
más en mujeres. Estas relaciones suelen ser tormentosas con varias rupturas y
reconciliaciones, y después de una ruptura se hunden en una desolación de la
que no pueden escapar. Se sienten bajas de energía y pegadas al teléfono y
son conscientes de que dependen de la voluntad del otro para dejar todo ese
sufrimiento atrás o para dejarse engañar de nuevo creyendo en sus promesas.
Con seguridad tu amante te quiere mal aunque probablemente intenta decir la
verdad cuando te pide perdón y jura que te quiere. Seguro que sufre cuando
no te ve, pero aunque enferme o se cure, te eche de menos o te haga
promesas, con ese comportamiento de rupturas y nuevos encuentros no se
compromete a nada. Sólo está dispuesto a pedir. Tú tendrás que tener tiempo,
paciencia y comprensión.
A veces después de pasado un tiempo, cuando hay una nueva reconciliación
puedes sentirte más fuerte y pensar que nada será como antes pero no tomes
ni un café porque al primer sorbo notarás que te enganchas, como los
alcohólicos sobrios que ante una sola gota de alcohol se embriagan. Y es que,
sabes... el mal amor como el buen whisky puede engañar y engaña. Con el
primer sorbo calmas el síndrome de abstinencia, cesa el sudor y los
escalofríos del mono y surge el autoengaño, lo puedo dejar cuando quiera...
lo tengo controlado...
Tienes que reconocer tus propios límites, estar dispuesta a no volver a ver al
otro para que haya un ascenso progresivo. Y como en todas las adicciones ser
consciente de que la salvación empieza por reconocer la propia debilidad.
Saber que eres un adicta al otro y no puedes gobernarte a ti misma, luego
vivir la abstinencia y si los alcohólicos dicen no a la primera copa, las
mujeres adictas a un mal amor tienen que decir no al primer café. Porque ese
primer contacto es el más peligroso. Después reencontrarte contigo misma y
ser dueña de ti misma. Dejar las drogas y esa adicción al amor entre ellas, y el
premio será tener las riendas, vivir las relaciones con más libertad, para tener
las llaves y el mando de la vida en tus manos. Aún así se dan variaciones
dentro de la pareja ideal.

Variaciones sexuales de la pareja ideal


Mirándolo desde la Sexualidad, el ideal en una pareja estable sería la unión
de dos personas que se ajustan a una cierta normalidad sexual, dentro de los
placeres que corresponden a tres aspectos de la Sexualidad. ¿ Pero... si no han
alcanzado este ideal? A veces se producen casamientos adecuados y éstos no
son los que se quejan, no son los que acuden a Terapia de Pareja aunque los
que acuden, sí se refieren a ellos...
"El placer sexual sin sensualidad ni amor" se da en parejas muy sexuales que
podrían comerciar con el sexo, pero que son incapaces de vivir la intimidad
física y emocional. Esto es así: la unión sexual es el vínculo que les mantiene
juntos... Puede que sus peleas duren todo el día sin que sean obstáculo para
que llegada la noche, unión sexual se desarrolle, puesto que es el vínculo que
los mantiene unidos. Esto es un índice de que aíslan el sexo de otros ámbitos,
o nos hablan de una tendencia a considerar sus gritos como un
comportamiento normal, no como una conducta agresiva pensada para
ofender... De hecho algunos matrimonios lo definen como parte del amor y
del diálogo, incluso aunque llegue a la agresión física.
"Cuando hay sensualidad y amor, pero no placer sexual" Estas parejas
durante el día son afectuosos entre ellos, son cariñosos y se consideran, pero
carecen de motivación para llevar a cabo las relaciones sexuales y el coito.
Por eso la rapidez con la que eyacula el compañero no es una molestia para
ella, porque ella piensa que eso le da contento y además sabe que no le puede
responder. Claro él no espera respuesta por parte de ella porque es incapaz de
experimentarla, no llega al orgasmo... En esta pareja si las necesidades y las
expectativas son bajas es fácil que alcancen la armonía entre ellos. Estas
parejas no suelen venir a Terapia y si lo necesitan lo hacen movidos por
expectativas que ellos no han alcanzado antes...
"Si hay sensualidad y amor pero con escaso placer sexual" Son parejas con
escasa intimidad y vida sexual, que enfocan su Sexualidad de una forma
apaciguada. Por eso su matrimonio puede parecer frío, aunque para ellos es
posible... Tanto sus necesidades como sus expectativas son mínimas, pero se
estiman entre ellos y su vida sexual es como "una folie à deux, pero sin folie"
Puedo decir, por mi experiencia clínica que la inarmonía conyugal es una falta
de naturalidad y soltura entre ambos, en su relación sexual. Esta falta de
soltura está provocada por la insatisfacción de uno de ellos o de los dos, en
cuanto a las expectativas del otro. La gratificación entre ellos de las
expectativas, da como resultado una relación sana. Y si las expectativas y los
desengaños son escasos, son matrimonios funcionales que no padecen falta
de soltura, de naturalidad...
Lo recomendable para evitar el problema de la falta de soltura en la vida de
pareja es la elección adecuada de la pareja antes de convivir. Si se trata de
producir un matrimonio armonioso, será importante que ajusten las
expectativas de la vida en pareja y en el contrato establecido entre ellos, de
las necesidades básicas. Y alejarse de la ignorancia sexual, es decir tener más
conocimiento de la Sexualidad.

La ignorancia sexual
Es común que las parejas sepan muy poco de Sexualidad, se sientan culpables
y teman explorar y experimentar... Y no me refiero sólo a los jóvenes, que
claro en esa edad las mujeres piden más estimulación a sus compañeros, para
que su potencial sexual crezca plenamente... Por lo que ellas son con
facilidad las víctimas en esa situación.
A menudo me sorprende el hecho de que muchas parejas acuden a mí porque
la mujer no se responsabiliza, o porque la frecuencia de los encuentros está
disminuyendo, y en esta situación uno de los problemas es una gran
ignorancia... En estos casos el compañero desconoce dónde está el clítoris y
no conoce su potencial ... Así no puede trasmitir placer erótico.
Van directos al acto sexual en cuanto se produce la erección, él eyacula con
rapidez sin considerar en qué momento del encuentro está su compañera, y no
parece creíble que estas parejas no se pregunten aún, por qué la mujer ha sido
incapaz de llegar el orgasmo... Claro los dos contribuyen a esta relación
sexual restringida e ineficaz. La mujer no es consciente de sus necesidades y
no pide la estimulación que necesita.
Teme el abandono de su compañero y el rechazo, y piensa que sus
necesidades no son normales o son egoístas. Él se resiste a considerarse un
amante poco satisfactorio para ella... Y los dos se entregan, en silencio, a
prácticas sexualmente decepcionantes... Esto suelen hacerlo los jóvenes, pero
a otras edades llegados los cincuenta años, los hombres acostumbrados en su
juventud a tener una erección rápida en los primeros contactos con una mujer,
no son conscientes de que ahora necesitan ser estimulados intensamente para
poder funcionar.
Aparece la ansiedad y la incapacidad para adaptarse a otra etapa de la vida
que en muchos hombres no implica decadencia fisiológica en su respuesta
sexual, sino la necesidad de comunicar estos cambios a su compañera, lo que
suele ser responsable de la disfunción eréctil secundaria, que puede ocurrir en
el otoño de la vida. Y si la disfunción es fruto de la ignorancia sexual, el
hombre se pondrá a trabajar en ello con el sexólogo, y el resultado suele ser
excelente.
A su pareja hay que enseñarla cuál es el ámbito normal de la sexualidad y qué
técnicas son eficaces, entonces se liberan del complejo de culpa y empiezan a
disfrutar del acto sexual. A lo largo de la terapia sexual el terapeuta anima a la
pareja para que comuniquen dónde y cómo desean ser acariciados y qué tipo
de estimulación desean de común acuerdo... Sabemos que nuestra cultura es
castradora en el ámbito sexual y es la responsable de mucha información
errónea e incluso destructiva, a descartar si pretendemos ayudar a nuestra
pareja sexualmente y no queremos conformarnos con lo que vivimos,
estemos de acuerdo o no.

Caer en la trampa de la armonía


Mira: es que nunca reñimos! - Qué bien eso es tener suerte y capacidad de
adaptación! O es que esa concordancia expresa consciente o
inconscientemente los propios deseos de libertad, de independencia, quizá
también de autonomía... Entonces se adormecen los conflictos y el deseo
también puede adormecerse... Y si se reprimen continuamente las agresiones
y los conflictos, el erotismo puede desaparecer... Algunos se hacen
carantoñas sólo... Por qué no pruebas con una bronca en toda regla, pero
juega limpio: escúchale de verdad, déjale explicarse, interésate por él...
Luego espera la reconciliación y los fuegos artificiales en la cama!
Y llega la rutina... haz algo para evitarlo. ¿Crees que has sacrificado el deseo
por la rutina? Y si es así reúne todo tu valor y dile a tu compañero lo que
deseas. A lo mejor él también ha pensado en lo que le propones... En esta
situación puede aparecer la inapetencia porque necesitan protestar contra esa
desigualdad de poder entre los sexos. Y cuando las mujeres dependen
económicamente de su compañero reaccionan con inapetencia sexual, sienten
que les falta autoridad, y algunos sexólogos consideran que la inapetencia es
una resistencia de la mujer, ante las expectativas sexuales de él, ya que la
sexualidad masculina continúa marcando la pauta en lo que pasa en la cama...
Claro... para que no te sientas impotente podrías hacer una cosa: toma la
iniciativa.
Y como explico más adelante: "¿Siempre prefieres la cama?"…. convéncele
para hacer experimentos. Intenta averiguar qué le gusta... qué juegos le
excitan. Muchos estímulos fluyen diariamente hacia nosotros y cada vez son
más intensos, más rápidos, más ruidosos, de más colores y el sexo lo invade
todo... La mayoría de las películas tienen alguna escena de desnudo, las
revistas nos ofrecen poses eróticas, las vallas publicitarias están llenas de
cuerpos bien formados... Por eso ¿cómo va a causar un efecto erótico el
cuerpo desnudo de tu amante?
En el sexo, el cerebro necesita estímulos más fuertes para tener una respuesta
adecuada... El gusto también se ve afectado y le percibimos más débilmente
que hace veinte años. Por ejemplo los caramelos tienen mayor cantidad de
edulcorante más o menos natural, para que a los consumidores les parezcan
verdaderamente dulces. El sexólogo Gunter Schmindt ha comprobado, en un
estudio sobre las chicas jóvenes de hoy día, que tienen menos deseo sexual
que las de hace veinte años. El motivo según él es que hay una mayor
conciencia de la discriminación y de la violencia sexual que sufren las
mujeres, y de la violencia sexual que sufren los hombres contra ellas. Y
algunas se tornan escépticas hacia los hombres y al futuro de la relación con
ellos o para cumplir con la pareja…

Hago el amor porque toca…


"Hago el amor porque toca", piensa... y no sabe que este comportamiento lo
viven como una tarea y si caen en ese error es porque tienen un vínculo con
la pareja y deciden tomar la iniciativa sexual no porque ellos lo deseen, sino
porque piensan que el otro lo necesita.
Muchas veces os he hablado de la importancia de sentir el deseo antes de
mantener una relación sexual y no porque se lo tomen como una tarea, que
contraviene esta base fundamental, es que tampoco estás seguro de que el
otro lo necesite. Y muchas veces ocurre lo contrario ya que esa tarea suele
provocar también la de tu pareja por lo que el encuentro es contraproducente
para los dos.
Voy a explicar un mecanismo de refuerzo para ambos porque va ayudar a que
cuando uno caiga... el otro no le siga. Este refuerzo recíproco de tomarse el
sexo como una tarea lo he tratado en la consulta y actúa así: uno piensa que el
otro quiere relaciones... entonces toma la iniciativa y el receptor del estímulo
responde aunque sea sin ganas, porque piensa a su vez que el que ha tomado
la iniciativa lo necesita... Y es que si actúas así estás creando un refuerzo
entre el que toma la iniciativa y el que la acepta, así que mantenéis relaciones
sexuales sin que lo deseéis ninguno de los dos.
Y lo que sucede en esta iniciativa afecta también a los rituales... porque
atiendo con frecuencia a parejas que se sorprenden cuando saben que están
haciendo cosas que piensan que le gustan al otro... y resulta que no las desea
ninguno de los dos. Que no se nos olvide que lo importante es no hacer nada
que no deseéis y que la autenticidad es lo único que tiene la pareja para saber
que lo que están haciendo lo quieren ambos.
Porque el que actúa por consideración, amor malentendido o deseo de
complacer está haciendo lo que no quiere, lo que perjudica su deseo y
deteriora la relación porque cuando se asocia el sexo con el deber aparece una
de las principales causas de inhibición, porque el sexo se relaciona con el
placer.
No tomes la iniciativa que no desees, ni practiques rituales - cosas previas al
coito- que no te gusten, porque va en detrimento de tu placer sexual, y si
quieres agasajar o tener un detalle con tu pareja no lo hagas en clave sexual...
sino afectiva. Y tienes que saber que en el amor las atenciones son
importantes y beneficiosas para el sexo, pero no tengas atenciones sexuales
porque... nunca benefician al amor. Y ¿cómo son tus costumbres sexuales?
¿Siempre prefieres la cama?
¿Has convertido el dormitorio en un lugar de lo más sensual, en un nido de
amor que ya conoces palmo a palmo? Aunque si practicáis el sexo siempre en
el mismo sitio y a la misma hora: aparece la rutina y se convierte en algo muy
aburrido. Ahora hay que cambiar el escenario y lo más sencillo es hacerlo en
otra habitación, para eso haz una ronda e inspecciona las habitaciones de la
casa. Piensa qué mueble o qué rincón puede servir para hacer el amor por
sorpresa...
Revisa si la estantería es estable para agarrarse a ella... ¿Qué tal el sofá?
¿Cómo es la alfombra mullida o te puede dañar las rodillas? Y la mesa de la
cocina... soportará el peso? Mira la encimera... ¿Está muy alta? No olvides la
lavadora en marcha... Y en el baño... ¿Qué elegirías? En el cuarto de los
niños... Aprovecha que están en casa de la abuela... ¿Será obsceno allí o
sientes curiosidad?
Prueba a apoyarte en la puerta de entrada con sigilo... para no ser descubierto.
Y es que cada rincón tiene su erotismo ¿no? Cambia el horario... ¿Por qué no
sustituyes el desayuno por un encuentro algo más rápido? o inténtalo por la
noche desde que llegue y no esperes a acabar la cena para empezar con las
caricias... Y en el baño mientras se lava los dientes... Acósalo allí o cítate a
mediodía con tu amor en casa, seguro que repetirás esta pausa en el día.
Al aire libre también podéis hacer realidad vuestros deseos... Y si tienes un
jardín a mano esconderos detrás de unos arbustos... o en pleno desierto si
estás allí, entre las dunas. Y si es un bosque párate en un claro... Experimenta
con la intimidad... si hay gente más o menos cerca.
Prueba a viajar en coche-cama o queda en el bar de un hotel, en el que
previamente has reservado habitación. Toma una copa y sedúcele antes de
subir a ese nidito imprevisto... ¿Por qué no en la siesta? Tanto el
compartimento de un tren como la habitación de un hotel conservan un aura
de... esos amantes ocasionales que se han dado a la fuga. Estas son siempre
una variante sexual interesante. Y si después de todo sigues prefiriendo la
cama, regresa durante una temporada a tu nidito de amor. Porque si esto te
ocasiona tensiones en tus relaciones…
Cuando hay tensiones... en la relación sexual
Las tensiones suelen ser una parte fundamental de sus peleas por eso llegan a
la conclusión de que necesitan atención inmediata, aunque otros nos hablan
de las exigencias que están presentes en todas las discusiones de la pareja, y
que sus dificultades sexuales reflejan su incapacidad para llegar a pactos, para
entender sus diferencias.
Entonces habrá que analizar la situación, será necesario recurrir a una terapia
de pareja, para incluir días de atenciones especiales entre ellos, citas
románticas en las que recuerden los tiempos del noviazgo y del goce sexual,
según Jacobson y Margolin en 1979.
Desde mi experiencia un cambio en un área de la relación produce una
modificación en otras. En general los terapeutas sabemos que los
enfrentamientos en las relaciones se reducen cuando la pareja aprende a
escuchar activamente al otro y a hablar constructivamente sobre sus
diferencias. Cuando las parejas viven ciclos difíciles en los que la
comunicación está afectada, ésta se puede alterar para que sea posible una
conversación y una vida sexual satisfactoria.
Cuando se ha modificado la manera de comunicarse la pareja irá aplicando
las habilidades aprendidas en la discusión de los problemas más difíciles. Por
ejemplo saber interrumpir el ciclo de culpabilidad entre ellos escuchándose el
uno al otro para discutir menos y dejar de atacarse tan a menudo. Y es que
cuando aprenden a ponerse de acuerdo, pueden resolver pequeñas peleas
cotidianas y abordar con más facilidad temas más delicados, como la relación
con los amigos.
Una de las claves es que la pareja acepte que están en desacuerdo para ser
capaces de ponerse de acuerdo, que acepten la ideología del otro en lugar de
tomarse esas diferencias como algo personal o intentar que el otro cambie.
Entonces reconocen que la aceptación es algo mutuo que les aporta placer al
conjunto de la relación, y que esto se extiende a lo que sucede entre las
sábanas , o si no lo aceptan tendrán que afrontar otros problemas.

El matrimonio “no consumado”


Un gran número de factores físicos y psicológicos pueden ser la causa de que
la pareja no pueda realizar el coito. Y las parejas que no pueden consumar su
relación sexual se cuentan entre las más desdichadas. Se sienten preocupadas
y son quizá las más infelices que el sexólogo puede observar diariamente en
la consulta, y cuando reciben la asistencia adecuada suelen ser de las más
agradecidas...
A menudo los componentes de la pareja se sienten confusos ante esa carencia
que consideran vergonzosa y que tienden a ocultar ante otras personas. Estas
dificultades las guardan para ellos y se culpan a sí mismos porque parecen no
encontrar la razón que lo justifique, y piensan que es un castigo por abusar de
la masturbación o porque han tenido relaciones prohibidas...
Entre las causas físicas que impiden la unión sexual están el himen rígido y la
curvatura grave del pene, también la agenesia genital -ausencia de desarrollo
del aparato sexual femenino- y el micro pene. También los trastornos
dolorosos e incapacitantes de la vagina. La mayoría de las veces son de
origen psicológico y van desde evitar el sexo en mujeres normales, hasta
patologías mentales graves y trastornos significantes de la armonía en la
pareja.
Una pregunta que tiene que hacer el terapeuta es: ¿alguno de los dos ha tenido
relaciones sexuales buenas con otra o con otras personas? Y si la respuesta es
afirmativa, no hay duda de que el problema está sobre todo en el otro
miembro de la pareja. O ¿qué pasa cuando intentan realizar el coito? ¿Siente
ella dolor, y es capaz de introducir cualquier cosa... desde los dedos a un
objeto, un tampón...? En este caso lo posible es que la paciente padezca
vaginismo. Si es así es una evitación fóbica.
O el problema es del varón ¿se masturba, tiene erecciones, padece de alguna
disfunción sexual? ¿ pierde la erección o el deseo, o es que eyacula antes de
penetrar en la vagina? ¿puede eyacular? ¿evita las relaciones sexuales? Si
hasta ahora ha ido bien puede ser situacional, de todos modos se recomienda
un examen médico de los genitales para excluir factores orgánicos. Porque la
incapacidad para tener relaciones sexuales completas y normales puede dar
lugar a grandes traumas.

Para tener hijos.


Lo que influye sobre el psiquismo de la mujer es el deseo de gestar y la
necesidad de estar atenta a la prole, pero el hombre al no vivir el embarazo, el
parto y la lactancia de una forma vivencial, sino al intelectualizarlo no siente
esta necesidad como la mujer. Por eso muchas veces vemos cómo la mujer
pide al hombre que se implique tanto como ella con los hijos, y él muchas
veces no es capaz de hacerlo.
Claro muchas de estas tareas pueden repartirse, sin abusar del hombre
tampoco, porque sabemos que esta tarea para ellos requiere un mayor
esfuerzo, porque el hombre se sentiría mejor en otro tipo de tareas aunque
requieran más gasto energético. A veces se mal interpreta, pensando que él
prefiere vivir cómodamente, que es ella la que tiene que cargar con todo, que
ella es la esclava del hombre...
No hablo por hablar, pero he visto como hombres con cultura se ven cargados
con las tareas del hogar todos los días al llegar a casa al final de la jornada, y
también los fines de semana... mientras la mujer está sentada con los niños...
Claro lo ideal es llegar a pactos para que estas tareas sean compartidas.
Y para tener hijos la mujer necesita cierta estabilidad en la relación, por eso
busca algunas garantías en sus relaciones sentimentales, está claro que siente
que los hijos sólo pueden desarrollarse en un medio estable. La lectura de
esto sería que la mujer es capaz de sacrificar muchas cosas en su vida con tal
de hacer real su deseo maternal, es capaz de limitar su libertad individual si
llega a ser madre, en esto influye la identificación con su propia madre.
La renuncia a muchos aspectos de sí misma no es equiparable en el hombre.
Y tener hijos significa seguridad y un medio estable, esto exige mantener
unas normas materiales y morales.
Este aspecto no es tan acusado en el varón que no lo vive tan intensamente
como ella y puede que para él no sea tan importante mantener la estabilidad,
por eso muchos hombres sienten horror ante una relación estable y duradera,
aunque la mujer se siente "en su medio" y no le importa lo que sacrifica.
Entonces la estabilidad en la relación con la mujer proporciona estabilidad
sentimental y da estabilidad y seguridad a la especie.
Son elementos propios de su sexo biológico y también un anclaje
fundamental de la mujer con la naturaleza de la que el hombre puede salirse.
Decía Bachofen que la mujer "fija la vida", ella le devuelve a la naturaleza, le
hace retornar al mundo. Por eso la mujer tiene aversión a la guerra...
En 1948 Kinsey decía "Las mujeres se casan porque quieren una relación
afectiva larga y estable con una sola persona, porque quieren una casa,
quieren hijos, quieren bienestar material y seguridad. También a los hombres
les interesan estas cosas, pero son muy pocos los que estarían dispuestos a
casarse si no estuvieran seguros de poder hacer el amor. Para el hombre la
relación sexual "el sexo" en el matrimonio es una “necesidad cotidiana"
Lo que influye notablemente es la comprensión de las diferencias, y
aceptarlas contribuye a la armonía de la pareja y la enriquece de modo
extraordinario. Así en la relación se crea "el verdadero erotismo, como nos
dice Alberoni en 1988, y éste es posible cuando cada sexo trata de
comprender al otro, logra ponerse en su lugar"
Y a veces... las posibilidades de conflicto están servidas, aparece la apatía
sexual y la experiencia clínica en consulta nos demuestra que las
Disfunciones Sexuales y de Pareja tienen su base en la falta de comprensión y
en las dificultades para ponerse en el lugar del otro. Eso sí en determinadas
circunstancias las diferencias entre los sexos se suavizan extraordinariamente,
y ocurre muy claramente si se dan sentimientos amorosos entre el hombre y
la mujer.

Toma nota. El sexo durante el embarazo


Las relaciones sexuales durante el embarazo están recomendadas desde el
punto de vista emocional. Unir el sexo con el embarazo a veces produce
miedo, y la precaución les lleva a elegir el contacto piel a piel y la
comunicación no verbal.
En este periodo la mujer necesita más apoyo y más atención para sentirse
amada. La puesta en marcha de la afectividad va a tener una gran influencia
incluso, en el bebé que esperan. Las mujeres que sufren problemas o
molestias durante el embarazo pueden llegar a suprimir la vida sexual. En
este caso conviene intensificar los sentimientos de amor, y compartir los
momentos de placer para sentirse más unidos.
Yo opino que a menos que haya problemas médicos, las relaciones sexuales
durante el embarazo son necesarias, y constituyen una valiosa herramienta
para que ella pueda experimentar las transformaciones de la gestación, y
sentirse tan querida y deseada como antes. Así podrán empezar a hacer planes
entre los dos y prepararse para su cercana paternidad.
Si las relaciones acostumbran a ser muy intensas es posible que en los
últimos meses tengan que bajar el ritmo, y acostumbrarse a ir más despacio
sin reducir la frecuencia que ambos deseen. Ellos irán descubriendo las
posturas que más les convengan teniendo en cuenta el volumen que va
alcanzando el vientre de ella. Los primeros cuatro meses pueden continuar
con la frecuencia habitual, y esto dependerá del curso del embarazo, y si
puede o no haber riesgo de aborto.
Del cuarto al octavo mes, evitar la postura del hombre encima, y si quieren
continuar con la penetración podrían introducir en sus relaciones el Masaje
Sensorial (ver índice), e ir descubriendo otras partes del cuerpo que quizás no
consideraban hasta ahora eróticas. Este masaje brinda la posibilidad de
mejorar la vida sexual, y enseña a la mujer a relajarse, lo que le resultará muy
útil en los momentos del parto. En la recta final del embarazo, después del
"Masaje Sensorial" pueden terminar con el masaje sexual y el coito. Así la
pareja irá recuperando sus momentos de intimidad para que el feliz
acontecimiento no produzca malestar…

Ya no me tocas... como antes


Necesitar afecto es algo básico... es un alimento psíquico, y cuando hay una
carencia en los primeros meses de la vida el bebé tiende a no evolucionar, no
come bien, a los seis meses no se sienta y cuando llega a cumplir un año lo
más probable es que aún no pueda andar... No tiene interés por la vida por
eso a las personas encargadas de atenderlos desde hace años se les enseña a
darles cariño y prestarles atención para que el bebé pueda evolucionar ...
Lo mismo ocurre con la pareja que es una asociación estrecha entre dos
personas que intercambian muchas actividades, muchos momentos, que
podrían criar hijos y compartir tanto ocio como el trabajo del hogar. Entonces
el afecto y el sexo se convierten para la mayoría en algo necesario. La pareja
tiene que tocarse a menudo y cuando digo esto no hablo de tocar sólo los
genitales o las zonas erógenas sino una caricia en la cara... cogerse las manos,
rodearse con los brazos... un beso... Y los abrazos...
Este afecto que te da a entender que el otro te reconoce, piensa en ti y eres
importante para él ... Y es que entonces esa caricia se convierte en una
demostración afectiva mínima y muy amplia a la vez, del reconocimiento del
otro. Es por eso que la caricia es muy importante en la relación de pareja ya
sean físicas como tocar a tu amado, verbales, exteriorizando sentimientos,
hablándole de lo que sientes en ese momento, o dar señales demostrando el
afecto, y que estás ahí... guiñándole un ojo o saludándole con la mano...
Vemos que para demostrar cariño no podemos atenernos sólo al plano físico
sino también demostrarlo verbalmente y con gestos porque todo el conjunto
es importante para mantener una relación de pareja completa. Y si no la
convivencia economiza las caricias y entran en un régimen que limita las
muestras de afecto a un sólo plano de los que hemos hablado, y aparecen las
caricias de rutina como el beso por la mañana, o antes de dormir o un saludo
hecho automáticamente... sin afecto.
Y si estas demostraciones no son habituales puede ser que la pareja rechace
las muestras de afecto del otro. Así cuando hace tiempo que no damos ni
recibimos nos convertimos en analfabetos del afecto, ya no lo reconocemos
cuando lo vemos en situaciones cotidianas... Lo que deja huella en la
convivencia. El afecto entre ellos puede deberse a que sean iguales o lo crean,
o sean opuestos. Lo que no es un inconveniente, como se cree, para que vivan
en armonía y compartiendo la vida en pareja.
Cuando se creen iguales es más fácil que se admiren ya que generalmente
comparten los mismos traumas, es decir experiencias de vida muy parecidas
que les permiten empatizar con más facilidad. Tendrán que aprender a
demostrar el afecto, a exteriorizar esas caricias que los dos necesitan, por algo
están juntos.
Sentir que son supervivientes de una determinada situación y para desarrollar
una unión que esté basada en la confianza, en el afecto y la admiración, y en
esa lucha del otro que es como la lucha de uno mismo. Y si ellos son
diferentes, tienen que aprender a modificar su actitud, para que el otro pueda
sentirse querido y sentir que le tienes en cuenta. Y si hay desapego es que no
se sienten oprimidos…

Desapego por la pareja


Vemos que cuando se produce un trauma en los primeros años de la vida
afecta al patrón de apego del niño. Ya John Bowlby en 1950 estudió los
trastornos psicológicos que viven los niños cuando pierden la figura de
apego. La aparición del desapego es la fase de protesta que una persona vive
con la ansiedad de separación, con desesperación y con tristeza, ante la
pérdida de un ser querido. En la pérdida temprana se puede vivir el apego
ansioso y trastornos depresivos de mayor o menor intensidad.
Cuando se producen pérdidas repetidas será más difícil encariñarse con otra
persona, entonces apartarán sus deseos y se centrarán en objetos de todo tipo,
cosas materiales, dulces, alimentos, juguetes... y el desapego lo aprenderán en
situaciones de las que no pueden escapar. A menudo muchas personas vienen
de hogares disfuncionales y les cuesta más entrar en contacto con ellos
mismos, conocer su propia identidad. No saben distinguir lo bueno, de lo que
no lo es para ellos mismos, y se convierten en "niños buenos" que necesitan
la aprobación constante de los demás.
El problema se plantea si no se gana auto-estima, porque si no existe una
verdadera identidad no puede estabilizarse una pareja, es necesario que se
unan dos identidades sin abandonar su propio eje. El deseo no tiene que ver
con el apego, y el que está apegado vive como el adicto, bajo los efectos de
una droga. No puede desistir, le resulta imprescindible, no está preparado
para la pérdida y no entiende la vida sin su fuente de placer, sin esa seguridad
que le aporta el otro.
Y si se vive la abstinencia en ausencia del amado es que hay apego, hay
miedo, y detrás una discapacidad. El apego es una manera de adaptarse y el
desapego es una forma de vivir, no con desamor sino con independencia.
Viviendo sin miedo al abandono, sin sentirse oprimido. Es dejar espacio a la
ternura. Cuando una persona no es capaz de hacerse cargo de sí misma tendrá
miedo a estar sola, necesitará personas que le aporten seguridad. Es una
adicción afectiva.
Y para el psicoanálisis el desapego es el fin del duelo, por eso el objetivo en
la elaboración del duelo es separar sentimientos y apegos del objeto amado.
Las personas que elaboran el duelo pueden funcionar mejor por sí mismas
aunque acepten la ausencia física permanente de la persona amada. El
desapego es elegir amar libremente, sin miedo. Aparecer en lugar de
desaparecer, volver a nuestro propio ser en lugar de sentirnos perdidos en la
nada. Este es el cambio de actitud que busca y que crea el que lo que practica,
en vez de lamentarse por lo que ha perdido.
Tendrán que trabajar el duelo, aprendiendo a dejar de ser víctima, a ser
responsable de sus pensamientos y de sus acciones. A centrarse, a desarrollar
la fe en sí mismo. Saber ser más tolerante ante la frustración. No ser el mejor
ni el peor, aprender a estar en posiciones intermedias. Sentir que el desapego
es alejarse de las preocupaciones, dejar de ser indispensable para demostrar
su valía.
Aprender a no vivir la vida de los demás. Saber hacer la mudanza y trasladar
la atención de ellos a ti, y centrarte en lo que deseas, en lo que sientes, en lo
que necesitas, y echar mano de tus recursos para poder ayudar a otros.
Aprender a poner en práctica la vida social, tener actividades intelectuales y
manuales, irse acercando al placer, para empezar a saborearlo porque todo
eso nos dinamiza y nos ilumina.

Por qué y cuándo consultar a un terapeuta


Una persona busca ayuda profesional cuando los consejos de su entorno no
han conseguido que deje de sufrir. Parece no encontrar cambios ni mejoras
que alivien sus síntomas... en aspectos concretos de su vida.
Y claro la función del terapeuta es ayudar al paciente a reflexionar y a
comprender eso que cuenta, que relata en cada sesión. ¿Cuánto le ha costado
llegar? El terapeuta hace su trabajo que consiste en descubrir qué historia
repite el paciente que le obliga a mantenerse en una situación determinada...
¿Qué está repitiendo? Para responder a las preguntas del paciente hay que
explorar terrenos desconocidos desbloquear con él esos nudos que le
mantienen atado a una situación de infelicidad.
En este relato se podrá saber qué lugar ocupa en la familia, porque no es lo
mismo ser hijo único que ser el mayor, ser el tercer hermano o el más
pequeño de una familia numerosa y se observa que hay personas que ocupan
el mismo lugar en la familia y han afrontado de distintas maneras la situación
familiar. El menor suele ser el mimado por todos, o ese que llegó a
destiempo, o el que tiene la sensación de que sobra, o el que piensa que tiene
que demostrar que él vale tanto como los hermanos mayores.
No hay una única manera de ocupar un lugar. El paciente traerá sus sueños,
sus recuerdos, sus olvidos ... y nos dejamos llevar por su discurso más
espontáneo donde él nos conduzca ... y poco a poco, sesión a sesión nos
acercamos del presente al pasado y del pasado al presente hasta llegar a un
punto encendido que une este tiempo actual con otro tiempo, a través de la
repetición. Luego en terapia el paciente cada vez necesita más un espacio
propio, un espacio para poder hablar de sí mismo en profundidad y sin prisas,
es decir entrar en el pasado para poder cambiar el futuro.
LA IMPORTANCIA DEL MASAJE
El Masaje de los amantes. Masaje Sensorial
El masaje es una sabia costumbre oriental que nos hace sentirnos bien a
todos, porque es bueno para la salud, y los beneficios van de lo físico a lo
emocional. Es una preciosa herramienta en Psicoterapia y en Sexología, y
combinado con Terapia es un estimulante que ayuda a recuperar el bajo
estado de ánimo que se vive, por ejemplo, en las separaciones o ante la
pérdida de un ser querido. También cuando haya que elaborar un duelo, como
supone la pérdida del trabajo o abandonar el hábito de fumar...
Y cuando la relación es reciente, es una forma de abordaje si las mujeres son
algo tímidas. Eso dicen los hombres... que las mujeres no hablan de lo que les
gusta, y no quieren experimentar sexualmente. Sin embargo cuando el masaje
se comparte es una posibilidad de encontrarse... y se da una buena disposición
para un acercamiento libre y profundo, aunque el masaje no siempre se da
con una finalidad sexual.
Durante el masaje se despiertan sensaciones y emociones, que suavizan la
relación cuando el trabajo agota y la vida se ha convertido en una rutina. Es
entonces cuando la pareja necesita recibir caricias... "el Masaje Sensorial",
lleno de pequeños movimientos y movimientos largos que fluyen y
envuelven todo el cuerpo, deja espacio a la ternura, y la Sexualidad se activa
y se puede recuperar la pasión en las parejas estables.
En el tratamiento de las Disfunciones Sexuales o de los desencuentros con la
pareja incluyo en la Terapia el Masaje Sensorial, y los resultados son
magníficos. Empiezan a producirse cada vez más encuentros. La Sexualidad
se regula de una forma natural. No son necesarios los fármacos. Les orienta
en el conocimiento de su propio cuerpo y aprenden a conocer la intensidad de
las caricias, las zonas especiales... esas donde les gustaría que les tocasen o
que les acariciasen.
El Masaje Sensorial se convierte en el “masaje de los amantes” y crea el
ambiente para que se produzca el encuentro, activa todos los sentidos y
pueden disfrutar de las sensaciones. "El
Masaje Sensorial" puede acabar aquí, o si los estímulos han despertado el
deseo, la pareja podría iniciar el Masaje Erótico. Eso sí tiene que iniciarse
con el consentimiento mutuo para que aumente el disfrute y la respuesta
sexual. Con la estimulación de la piel aparecen sensaciones de placer y
crecimiento erótico, y los movimientos de las manos son como caricias muy
suaves sobre el cuerpo, son una parte del juego erótico. También se pueden
utilizar objetos...
Cuando después de compartir el Masaje Sensorial la pareja inicia el Masaje
Erótico el cuerpo entero es el protagonista, no sólo los genitales, y es
interesante descubrir cómo el Masaje Erótico puede proporcionar tanto
placer.

Taller de Evolución y Masaje Sensorial


Este masaje ha causado un gran impacto en aquellos que lo han vivido, y a
todos les ha parecido un masaje intenso, suave y práctico. Y es que en los
últimos años, en Occidente nos hemos ido dando cuenta de que la
responsabilidad de mantener la buena salud, tanto física como mental, reside
en la propia persona y en sus hábitos cotidianos.
En el Taller de Evolución y Masaje Sensorial se aprende a dar y a recibir el
Masaje para aliviar dolores de cabeza, de espalda, musculares... así como la
ansiedad, la irritabilidad, las sensaciones de inseguridad y agitación. Es un
método poderoso para promover el sueño sin necesidad de medicamentos.
También a las personas que están dejando el tabaco, el alcohol... les sirve
para tranquilizarse y mejorar el estado de ánimo frente a los estados
depresivos que acompañan este proceso.
Por eso es importante introducirlo en la Terapia Sexual cuando se presentan
problemas de Inapetencia Sexual, si llegar al orgasmo supone un reto, hay
problemas de erección o de eyaculación, vaginismo o falta de acoplamiento
en la pareja... porque el Masaje Sensorial aumenta el conocimiento del propio
cuerpo y a la vez sirve de instrumento para conservar la buena salud psico-
sexual.
Durante el Taller de Evolución y Masaje Sensorial se pueden notar los
músculos tensos, se ponen en contacto con sus auténticas sensaciones y
pueden disolver estados emocionales antiguos, que tienen bloqueados en su
cuerpo, y cuando se desbloquean empiezan a funcionar armoniosa y
libremente. Muchos de estos cambios pueden notarse rápidamente... El
Masaje Sensorial puede ayudar a retrasar el momento de la eyaculación. En
los casos de Eyaculación Precoz se combina el Masaje Sensorial con
ejercicios específicos que ayudan a distender la tensión psico-sexual, que
aparece en la excitación. Y en la eyaculación retardada activan las
sensaciones para poder eyacular cuando lo decidan.
También ayuda a romper la monotonía, y yo he podido comprobar que
algunas personas que asisten a mis Talleres de Evolución y Masaje Sensorial,
han comentado durante los talleres, que uno de sus objetivos era romper la
monotonía, porque se puede utilizar para "romper la monotonía" en las
parejas que han caído en la rutina. Por eso muchas personas que participan en
el Taller de Evolución y Masaje Sensorial parece que inician un proceso de
cambio consciente o inconscientemente, de sus aptitudes de sus
comportamientos y en general de su forma de vivir sus relaciones de pareja...
Es posible que ese inicio de cambio obedezca a una demanda interior no
consciente de querer potenciar o enriquecer ese intercambio con su
compañero. Durante los Talleres Evolución y Masaje Sensorial se trabaja
fundamentalmente con las sensaciones que proporciona el sentido del tacto,
aunque no se trata únicamente de estimular la piel para aumentar su
sensibilidad, que es uno de los fines del Taller, sino que también es muy
importante que cada alumno se dé cuenta de sus aptitudes frente al Masaje.
No basta con recibir o dar Masaje para despertar la sensibilidad de la piel,
sino que para que las sensaciones penetren y el alumno pueda enriquecerse es
necesario abrirse a la experiencia, es decir tener cierta aptitud frente al
Masaje.
Relajarse profundamente, dejar la cabeza libre de pensamientos, equilibrase,
centrarse y sentir lleva más tiempo porque hemos pasado muchos años
construyendo a nuestro alrededor el corsé del que ahora tenemos que
desprendernos. En un texto religioso hindú llamado Babisia Purana se habla
de la importancia de este Masaje que los esposos comparten, y aconsejan que
sea una práctica regular entre ellos y en sus relaciones sexuales.
** Cuando el Masaje se vive en Terapia Sexual, hablar de las sensaciones
vividas después de recibir el "Masaje Sensorial" supone avanzar en la
dirección correcta. Dejarse guiar por el Terapeuta Sexual de una forma más
tranquila, dándole al Masaje Sensorial la importancia que tiene para aliviar
las tensiones que surgen en las relaciones sexuales. Abriendo la puerta al
conocimiento y a la confianza en uno mismo, para alejar la rutina y empezar
a disolver la separación entre el cuerpo y la mente, y dirigirse hacia el
"cuerpo consciente" Para poder saborear la Erótica durante el Masaje.

El Masaje Sensorial para potenciar la Erótica


Cuando utilizamos el Masaje Sensorial perseguimos distintos fines, por
ejemplo potenciar la erótica y que el deseo sexual no sea algo difícil de
alcanzar. Que sea la consecuencia de mantener una relación sexual
satisfactoria con una persona que te atrae y con la que tienes un vínculo
afectivo y sexual. Puede ser tu pareja o tu compañer@. Para que puedas
empezar a darle el masaje tendrás que empezar por sentirl@, es decir sentir a
la persona que está recibiendo el masaje y además trasmitirle energía positiva
a través del placer de tocarla. Esto no es fácil, es mucho más complicado de
lo que parece.
"Sentir cuando se toca" es un objetivo que tiene la persona que da este
masaje. No es sólo dar y recibir el Masaje para despertar las sensaciones de la
piel y la sensibilidad erótica. También es necesario estar abierto
psicológicamente para que las sensaciones sean profundas, se extiendan por
todo el cuerpo y los dos puedan enriquecerse.
Para tener una actitud adecuada cuando se da este masaje, hay que estar
abierto y vivirlo con libertad. Estar atento al cuerpo del compañero y no sólo
mirarlo sino implicarse con sentimientos, y que al tocar puedan dar el masaje
sintiendo a la pareja. El que lo recibe capta los sentimientos del otro y tendría
que darse permiso para sentir cuando le tocan.
En la Terapia conmigo incluyo el Masaje Sensorial, son dos actividades
separadas pero dentro de la misma sesión. Como dice una paciente mía "es
una terapia muy buena porque también tiene masaje", claro lo que hago es
una Terapia Integral. Y cuando las personas empiezan Terapia inician un
proceso en el que el cambio de actitudes es consciente o inconsciente y,
cambian los comportamientos y su forma de vivir las relaciones íntimas con
la pareja. Puede que sea un cambio sea inconsciente que les lleva a potenciar
la Sexualidad y a enriquecer poco a poco la “vida erótica”
Y uno de los objetivos de la Terapia Sexual combinada con el Masaje
Sensorial es que cuando vayan desapareciendo los bloqueos, las personas
puedan intercambiar el masaje, y así crear un espacio nuevo, dónde estimular
las sensaciones placenteras entre los dos, y despertar la capacidad Sensorial
que es la base de la calidad en las relaciones.

El Masaje Erótico
Uno de los fines de este masaje es llegar a practicar el coito sin exigencias, es
decir sin la presión psicológica que implica la práctica del acto sexual. Esta es
una recomendación que a menudo, suelo dar a mis pacientes. Es una
herramienta que ayuda a las parejas con dificultades sexuales en sus
relaciones a superar la ansiedad y el temor que les produce el contacto físico.
El objetivo de este masaje es proporcionar placer sensual y sexual, y se
diferencia de los clásicos masajes terapéuticos cuyo objetivo es relajar los
músculos y aliviar la tensión corporal. En el Masaje Erótico reina la
estimulación táctil y se utilizan las caricias, los roces, el frotamiento, los
abrazos... Está indicado para todas las parejas, y todas las relaciones sexuales
podrían mejorar si de vez en cuando se molestaran en darse un masaje
erótico.
Todos necesitamos el contacto físico corporal. La sociedad enseña a limitar el
contacto físico a actividades que lo permiten como practicar el sexo, el
atletismo, el saludo o las expresiones agresivas. Pero las parejas que limitan
el contacto físico a la sexualidad corren el peligro de perder contacto
emocional, y si ambos miembros de una pareja ignoran durante un tiempo el
contacto piel a piel pueden perder el deseo sexual.
Si a partir de ahora quieres practicarlo, toma nota. Busca un lugar tranquilo,
sin ruidos, donde no os puedan molestar... Calienta entre las manos un poco
de aceite perfumado masajeando suavemente a tu pareja por todo el cuerpo,
empezando por la espalda. Desliza tus manos por la superficie del cuerpo
utilizando movimientos largos. Amasa el cuello, no con mucha presión, y la
parte superior de la espalda para liberar las tensiones de la excitación sexual.
Usa las yemas de los dedos rozando a penas la piel, pero sin hacer cosquillas.
Puedes utilizar el pelo, la boca o tu cuerpo para acariciar el cuerpo de tu
pareja. Amasa las nalgas, la hendidura que las separa y continúa masajeando
hasta el ano. Luego el perineo... y pídele que se dé la vuelta. Pon una de tus
manos en la parte delantera del cuerpo utilizando los movimientos anteriores
y con la otra masajéale el pecho. Acaríciale los pechos y alterna las presiones
y los movimientos suaves.
Por último, recorre lentamente su cuerpo desde el pecho a los genitales.
Acaríciale las ingles, sube a la tripa y vuelve a bajar al interior de las ingles.
Cuando llegues a los genitales acarícialos y masajea si puedes un poco el
abdomen, el pecho o los muslos. Llegado este punto, el nivel de deseo y de
excitación de tu pareja te indicará hasta dónde puedes llegar con el masaje
genital.

Pasar suavemente los dedos...


Esta es una experiencia interesante que yo hago vivir a mis pacientes en la
consulta. Es muy recomendable para descansar y poder llegar al cuerpo y a
sus sensaciones... Y cuando se vive esto con la pareja, es un momento muy
gratificante, porque es como un ligero masaje en la superficie de la piel.
Los pelillos del vello se erizan y los toques son muy excitantes ... Se
excluyen las zonas genitales y las manos se pasean por la espalda, por el
pecho, la tripa ... Puedes hacer movimientos largos o circulares, rozar las
palmas de las manos o las plantas de los pies, la parte interna de los brazos y
de las piernas. También puedes rozar las nalgas...
¿Te apetece dedicar mucho tiempo a dar un suave masaje por el cuerpo? Esta
vez podrías añadir el toque erótico del aceite para darte tu misma con las
manos untadas de aceite, un masaje en los pechos. Observa cómo te gusta de
suave o de fuerte para explicárselo a tu compañero, y ponlo en práctica con
él... Y si las sensaciones son muy relajantes alguna vez podrías quedarte
dormid@ durante el Masaje. No te preocupes porque ha sido una experiencia
deliciosa... No siempre tiene que terminar con sexo o tal vez te despiertes
después de haber tenido un sueño erótico.
Es una experiencia que os enseñará más sobre vuestras propias sensaciones,
vuestros deseos o vuestras fantasías. Claro estos delicados masajes en los pies
o en las piernas pueden provocar en él una erección... Y si ella después de
practicar este "arte de las caricias" está tan excitada ... y ya no puede más,
tiene que pedir lo que necesita y prometer a su amado una dulce revancha.
Lo cierto es que el Masaje, cuando se tienen problemas, no puede provocar el
máximo rendimiento en la cama, y a veces no es bastante para estimular el
placer, ni el amor de la pareja. Y si no obtienes los resultados deseados ni el
efecto que esperas... Tendrás que iniciar “el proceso piel a piel”

El proceso piel a piel


En contra de lo que se cree, resolver la anorgasmia y los trastornos sexuales
de una forma favorable puede ser cosa de poco tiempo. Además la terapia es
muy eficaz y muy agradable de vivir. En una primera fase él recibirá
información detallada de la fisiología sexual de la mujer, de la anatomía
femenina y de la sensibilidad sexual de la mujer.
Conocer el cuerpo y sus reacciones es básico para ambos, también el
conocimiento de las zonas erógenas y saber que éstas no funcionan
automáticamente sino que activarlas o bloquearlas depende del estado
psíquico y emocional que rodee a la mujer en ese momento. Algo muy
común que sucede es que la mujer pueda sufrir depresión a causa de la
anorgasmia o al revés, o si se ha sometido a tratamiento con fármacos, su
bajo estado de ánimo o emocional más la acción de los fármacos pueden
contribuir a la falta de deseo o al bloqueo sexual.
En este proceso terapéutico con el sexólogo, los dos miembros de la pareja
tienen que estar de acuerdo. Dejar de mantener las relaciones sexuales como
las tenían, lo que no significa que no vayan a disfrutar del encuentro sino que
estén dispuestos a experimentar con el placer sexual. Es ahora cuando
evitarán acariciarse a la vez y lo harán alternando, uno será el activo y otro el
pasivo, el receptor. Luego los roles se intercambian y uno será más generoso,
el que procura las caricias, y el otro más egoísta, el que las recibe, sin pensar
en devolverlas enseguida. Y luego cambian los roles y se establece una
relación solidaria.
Así cada uno centra su atención en lo que hace y se dedican a dar y recibir
evitando distraerse. Aquí desarrollan la sensualidad al máximo y las caricias
deben hacerlas por todo el cuerpo menos en las zonas erógenas y en los
genitales, para no provocar el orgasmo. Se despertarán las sensaciones, las
vibraciones de la piel y el deleite y el gozo.
Esta es una forma de alejarse de las exigencias sexuales y del sentimiento de
frustración, porque que en la sexualidad no cabe el fracaso, y en ese momento
no hay que tener otro objetivo que disfrutar de las sensaciones y abandonarse
a ellas. Sólo pensar en uno mismo y en el contacto piel a piel.
A partir de ahora aprenderán a acariciarse, y poco a poco empezarán a
explorar los genitales del otro para saber masturbarse, evitando los
sentimientos de culpa y permitiéndose las fantasías sexuales que vayan a
aumentar el placer y la excitación. Irán introduciendo estrategias mientras
dura la masturbación para alcanzar el orgasmo, como contraer los músculos
de los muslos, el perineo y la vagina con intervalos de un segundo, por lo
menos doce veces. Así cuando se conoce cómo llegar al orgasmo, ya se sabe
cómo disfrutar sin obstáculos. La importancia del tacto…

Yo te toco... tú me tocas: el tacto


La importancia del tacto es tal, que no sólo en las relaciones sexuales tendrían
que producirse acercamientos sino en cualquier otra situación o con cualquier
otra persona. Muchos cuando te acercas y les tocas, aunque tengan ropa, les
encanta.
Porque en las relaciones, sólo se tocan los órganos genitales ¿no? Claro no
hay que excluirlos pero... y el resto del cuerpo. Lo que ocurre es que a muchos
hombres no les gusta que les toquen el cuerpo, y hay hombres que no
disfrutan si les tocan o les acarician el pecho, los pezones... Les resulta
desagradable aunque lamer los pechos de una mujer les parece una delicia. Es
una cuestión cultural.
A mí, me dice un paciente en la consulta, "las mujeres no me tocan y añade yo
las toco mucho y por todas partes, las acaricio constantemente, pero ellas a
mi no o no tanto" Dice: "a mí me gustaría que me tocasen más" Y es que
muchos se quejan de que esto les ocurre tanto con sus amantes como cuando
tienen pareja estable. Claro para la mayoría de las personas la caricia tiene un
componente más afectivo, y es difícil que la incorporen en las relaciones de
una noche, que son más impulsivas y sexuales.
Cuando el sexo funciona bien las parejas estables se acarician mucho, y
comentan que esas caricias son sensaciones de lo más placenteras dentro de
la relación íntima. Y sobre todo acariciarse durante mucho tiempo y sin prisas
recorriendo todos los rincones... A veces las mujeres creen que ellos sólo usan
un músculo del cuerpo y si se lo acarician... es suficiente.
Lo que sí influye es el rol social que, hasta hace poco, asociaba las relaciones
sexuales de las mujeres con la pasividad, es decir dejarse hacer más que hacer
ellas. También hay hombres que son muy activos por miedo a que ellas
tomen la iniciativa... Y a muchos les ha costado mucho aprender a dejarse
tocar... vamos a dejarse hacer cosas sexuales. Claro les gusta tomar la
iniciativa pero se cansan de tomarla siempre y a veces les gusta que ellas les
busquen, y si por ejemplo su pareja les despierta para hacer el amor, no se
ponen de mal humor.
Y hay hombres que dan con mujeres con problemas que no les gusta que les
toquen los pechos o el pubis, que rechazan el cunilingus o que sólo llegan al
clímax en una postura determinada y prefieren que no sea cara a cara, porque
les da vergüenza que él las vea disfrutar y las tome por una puta... Les
conviene elaborar esos problemas que son la base de una vida sexual
compartida y satisfactoria porque el contacto físico también importa.

El contacto físico también es sexo


¿ Cómor...? Como diría el famoso cómico. ¿Que sólo el contacto físico es
sexo? Sí, eso, por ahí vas bien... Y sigue... porque en las relaciones físicas se
experimentan sentimientos y sensaciones que tienen que ver con la
proximidad física. Es una forma de valorar la intimidad y la proximidad por
sí mismas, que sólo considerarlas como la antesala del coito y el orgasmo.
Desde luego en un mundo ideal el sexo tendría que ser una manera de estar
cerca, de comunicarse con facilidad con otra persona. Lo que no significa
establecer relaciones con más personas o que alguien se vaya metiendo en la
cama de todos sus amigos. Entonces sería posible gozar de la proximidad y
de la afectividad que necesitamos sin que esta actitud conduzca
invariablemente al coito.
Y es que, si todos nos relacionamos con más personas con afecto y contacto
físico, seguramente disfrutaríamos de una atmósfera muy agradable en la que
viviríamos con comodidad y no necesitaríamos sentir que siempre el contacto
físico va en dirección al coito. Para muchas mujeres es más importante el
contacto físico y la proximidad, que los orgasmos con la pareja. Esto se
puede aceptar, pero si las mujeres se masturban para alcanzar el orgasmo, es
evidente que también el orgasmo es fundamental para ellas.
La verdad es que tanto el contacto íntimo con el cuerpo y la proximidad
física, como el orgasmo, son muy importantes para ellas porque muchas
veces se han visto obligadas a llegar al orgasmo por caminos separados. Lo
que parece más significativo es que el contacto del cuerpo y la proximidad
física se han infravalorado en nuestro modelo de relaciones sexuales. Y que
los besos, las caricias, la charla y la ternura que hay en la pareja cuando se
gustan y disfrutan estando juntos, es también muy importante. Que el sexo
tiene que apoyarse en la sensualidad mutua, en la comprensión y en ese estar
cerca físicamente, y las caricias se han considerado desde tiempos
inmemoriales como una forma de sexualidad que no siempre es preludio del
coito.
Según Kinsey también otros mamíferos se acarician mucho como una forma
de sexualidad. Y añade "en la mayoría de los mamíferos hay una gran
cantidad de juegos sexuales que nunca conducen al coito. Casi todos los
mamíferos se unen y exploran con sus morros. Labios con labios, lenguas con
lenguas, y emplean la boca para manipular todas las partes de su compañero,
incluyendo los genitales" Y añade: "algunos animales esperan horas o días de
juegos sexuales antes de llegar al coito, si es que no se separan antes de la
unión genital"

La importancia del sexo en la sociedad


Voy a hablaros de la visión de la Sexualidad hoy en día. La experiencia
clínica en consulta nos pone en contacto con mujeres y hombres que están
muy apartados de la realidad cotidiana, que en grupos de amigos relatan
experiencias sexuales maravillosas con hombres y mujeres excepcionales,
que jadean y gritan en cada orgasmo. Hombres que nos hablan de tener tres
orgasmos en una noche o encuentros con mujeres que se insinúan y que se
meten en su cama casi por sorpresa... Y así hasta el infinito.
Los relatos así contados movilizan a los amigos porque creen exactamente lo
que oyen. Se angustian por estas hazañas, que en parte pueden ser ciertas, y
que comparan con la pobreza de sus relaciones cotidianas. Desde luego estas
maravillosas relaciones pueden ser ciertas lo que implica esfuerzo y voluntad
para lograrlo. Claro sus protagonistas no son superhombres que emergen de
las revistas de aventuras, son hombres que han aprendido a vivir el sexo con
calidad, igual que se pueden comer un buen asado o un riquísimo plato de
Paella.
Han aprendido a utilizar el sexo no sólo para procrear, sino para gozar de él,
controlando la eyaculación para alargar la relación sexual, para tener
orgasmos más intensos y a veces para introducir la ternura. Esto que parece
un mito: no lo es, es posible, y los que lo viven pueden atestiguarlo. Cuando la
Sexualidad se disfruta los deseos se cumplen y se da paso a las ilusiones en la
vida cotidiana, y la calidad de vida aumenta.
Hoy día la Sexualidad Humana se ha hecho social y está con pleno derecho
en las conversaciones entre compañeros y amigos, en los medios de
comunicación, prensa, radio y televisión, penetra en los seres humanos, se
cuela en los libros de autoayuda, en las revistas del corazón, y en las páginas
de Internet.
En las grandes ciudades la participación social de las personas se ha reducido
mucho, y la Sexualidad es su último refugio. Se utiliza el sexo en
propagandas y en promociones y muchas veces el sexo es un ansiolítico o un
antidepresivo natural. También para escapar hacia la felicidad anhelada frente
a los problemas económicos, sociales o políticos, el paro y la lucha por
conseguir lo básico para subsistir.
Los que aún no han podido o actualmente no pueden vivir una Sexualidad
moderna y satisfactoria responden a deseos incumplidos y son insatisfechos
crónicos de la Sexualidad común y corriente. Se frustran porque no pueden
llevar a cabo sus ilusiones en su Sexualidad del día a día. En consulta nos
plantean problemas con la pareja porque no hay un acoplamiento, lo que es
fundamental y moviliza todas las energías del universo.
Si te identificas con los problemas que te da el sexo y tu vida sexual continúa
sin demasiadas variantes, la solución te conduce a una ansiedad sexual que
elude las relaciones sexuales, con temores hacia el próximo encuentro y
desconfianza en resolver la disfunción sexual. Prueba a acercarte a tu
pareja…

Compartir sensaciones en el ahora


Para agrandar el momento presente tienes que compartir con la pareja lo que
experimentas interiormente, sentimientos afectivos que llegan a tu corazón o
cualquier sensación sutil que se manifieste en tu cuerpo...
Dar a conocer a tu pareja lo que sientes y dónde lo sientes, es abrir una
ventana desde donde ella puede conocer tus sensaciones o compartir tus
sentimientos. Empezar a adoptar una forma de sexualidad desconocida para ti.
Saber qué está pasando dentro del cuerpo de tu pareja... Que si no lo sabes
tendrás que imaginar, lo que puede llevarte a confusión, y generar dudas y
tensiones, que no apoyarían una buena relación sexual.
Informar con pocas palabras puede llevaros tanto a ti como a tu pareja a
experimentar una relajación gustosa. Aunque sea muy leve siempre habrá
algo que compartir mientras las sensaciones internas aparecen, fluyen y se
mueven continuamente. No es necesario dialogar sino comunicarse con el
otro y recibir un feedback de lo que siente en esos momentos.
Cuando reconoces las sensaciones internas se amplifican, y si centras la
atención en sentimientos gratificantes o en zonas agradables del cuerpo,
podrás comprobar que las sensaciones o esos lugares se expanden... Porque si
confiesas algo que tenga que ver con tus impresiones internas, tu cuerpo
recibe esa comunicación simultáneamente y también tu cerebro, lo que te
sitúa más en el aquí y ahora, y te hace estar en el presente.
Si no tienes sensaciones genitales, sino percibes nada... has de saber que es
muy frecuente al principio, y tienes que decirlo sin temor. Y añade qué es lo
que sientes cuando no sientes nada, cuando seas capaz de admitirlo darás un
gran paso adelante y poco a poco vas a recuperar la sensibilidad perdida.
Llora si es lo que necesitas, porque después es muy posible que notes mayor
sensibilidad en el pene o en la vagina.
Si hay sentimientos ocultos que es necesario mostrar a tu pareja, entonces no
puedes comunicar lo que sucede, a menos que bloquees tus sentimientos o te
distancies de ellos. Tienes que dar rienda suelta a tus sentimientos con
control, a permitir que emerjan sensaciones reprimidas, que es actuar de una
forma muy sana y renovadora para tu Sexualidad.
LA ERÓTICA
Taller de Erótica
¿Qué es la Erótica? Si nos fijamos podemos ver que es una atracción muy
intensa semejante a la sexual. Muchos poetas a lo largo de los tiempos han
invocado al dios Eros para atraer a la mujer amada, esa que deseaban y no
podían tener en sus brazos.
Sabemos que la Erótica es una expresión natural... espontánea, luego habrá
que explorar... ir descubriendo y vivir otras formas de expresión corporal.
Empezar un camino, una ruta hacia la captación y el descubrimiento de
nuevas sensaciones que hasta ahora pasaron sin ser percibidas... ¿Cómo
respondemos a un acercamiento o a una caricia del otro? ¿Le enviamos a
cambio un gesto o huimos? ¿Nos alejamos con cualquier excusa?
Es muy importante trabajar en los Talleres de Erótica buscando el equilibrio
entre la conciencia, el cuerpo y las emociones. Emociones que pueden ser
negativas, como la tristeza o el miedo o positivas como la alegría. Conseguir
esta armonía es uno de los objetivos de este Taller porque las personas de una
forma automática han aprendido a contener sus sentimientos, a cambiar su
expresión y exteriorizan lo contrario de lo que sienten.
Es decir si están enfadados, sonríen... cuando están tristes reprimen sus
lágrimas, y muchas veces cuando el hombre en una situación determinada
inicia un acercamiento... va despacio hacia ella. La mujer está expectante, no
sabe qué va le a hacer... una caricia o sólo la mirará a los ojos... y eso sí ella,
captará una sensación en su cuerpo que la pedirá alguna respuesta por su
parte. Si cuando la vivas te das cuenta de cómo es esa sensación podrás
actuar con armonía y coherencia: podrás dar la respuesta adecuada.
En estos Talleres de Erótica podrás compartir tus limitaciones, las que hablan
de tus debilidades que muchas veces, ocultas ... En estos Talleres podrás ser
consciente de ellas, hacerlas tuyas e integrarlas ... El número de participantes
que asisten a los Talleres de Erótica varía, entre 6 y 10 personas, siempre
pares porque muchos de los juegos se hacen en pareja. Y descubren la
importancia de las manos…

Manos hábiles para el amor


Cuando las manos hablan pueden ofrecer a veces tanto placer como los
genitales y para algunas personas más... Aquí la fantasía puede desarrollarse
e imaginar cómo serían las caricias de él o de ella si pudieran rozar su
cuerpo. Las manos son ricas en expresividad, pueden expresar afecto, ternura,
trasmitir seguridad y sensación de dominio, de poder... Y son percepciones
ligadas a nuestra cultura y a nuestra educación. Tradicionalmente es el
hombre el que toma la iniciativa, el que nos da la mano en cualquier relación
sea o no de trabajo, aquí el varón hace gala de su poder.
Aunque si es la mujer la que se acerca y toca antes al hombre, se asocia a una
intención sexual. Esto nos dicen los estudios sobre comunicación no verbal,
estudios realizados en los años setenta que necesitan actualizarse en este
nuevo siglo, en el que la mujer se ha integrado en el mundo de la empresa y
la política.
Para la mujer las manos del hombre han sido un foco de atracción con el que
habitualmente ha soñado... Las manos grandes significan para ella
sensaciones de calor y de acogida. Manos que conquistan... Luego depende
de la actitud, si quieren un rollo sin más y no quieren implicarse
emocionalmente o si desean estar pendiente de ti. Las manos femeninas
también hacer soñar al hombre.
Además y según la experiencia que tengan, pueden estar más pendientes del
otro, que quizá sólo desea disfrutar y pasarlo bien y por eso prefiere a alguien
experimentado. Luego ya depende de los gustos, si las mujeres prefieren
hombres más altos que ellas, algo creativos, educados y con manos
expresivas... O si a ellos les gustan llenitas, dulces ... pero seguras de sí
mismas. Porque al sexo hay que echarle imaginación ¿no?
La experiencia en el sexo es primordial, es un punto de apoyo para poder
gozar del sexo compartido, porque el sexo es un encuentro con el otro, que a
veces prefiere relaciones con alguien con experiencia, que sepa hacer, no sólo
recibir. Si éste es tu caso, si no tienes experiencia y hacer el amor supone un
caos, deja de sufrir e infórmate para que el sexo fluya como la seda y
empieces a conocer las zonas especiales de tu cuerpo y del de tu pareja.

Las zonas erógenas


Las partes del cuerpo con una respuesta sexual más intensa se les llamó zonas
erógenas, y son partes de la piel que al estimularlas responden sexualmente
con excitación.
Hoy se utiliza menos este término porque se considera toda la piel como una
zona erógena llena de sensaciones, lo que no excluye que dentro de ellas haya
otras que provoquen una excitación mayor. Estas conductas en el momento
de la excitación tienen una misión: sincronizar las respuestas sexuales de los
dos amantes. Cuando ellos se besan, se acarician y hablan en sintonía,
disfrutan de una satisfacción plena, viviendo a la vez una fase parecida de
excitación.
Este es un punto clave en las disfunciones sexuales, porque a menudo los
trastornos de la Respuesta Sexual se originan por una falta de sincronización
en la Fase de excitación. Se pueden encontrar puntos erógenos en cualquier
parte del cuerpo, en el pelo, los párpados, la nuca, los brazos, la parte interna
de los muslos, los pies, y…
La cabeza y el pelo son sensibles al roce del cuero cabelludo con los dedos,
dando un masaje que produce relajamiento y placer.
Los ojos poseen muchas terminaciones nerviosas y con suaves caricias con la
lengua o los dedos se excitan con facilidad.
La boca y los labios se excitan con el contacto y las caricias de otros labios o
se pueden utilizar para acariciar el cuerpo de la pareja.
Las orejas son muy sensibles tanto la parte de atrás como el lóbulo y se rozan
con la lengua o los labios para provocar el placer de la pareja, y el oído
cuando escucha susurros se vuelve especialmente erógeno para la mujer.
El cuello, la nuca y los hombros se sensibilizan al contacto con las manos y
con la boca, y podrían producir hasta escalofríos. Psicológicamente, la nuca
transmite una sensación de confianza para el que recibe la caricia, y de
ternura para el que la hace.
Los brazos se estimulan desde la axila hasta la cara interna del antebrazo, y
en las mujeres la extensión de las mamas puede ser particularmente erógena.
Las manos casi no se contemplan, pero el contacto de las manos de los
amantes da confianza y prepara para el encuentro sexual.
El pecho responde a los contactos piel a piel o con las manos, aunque con
menos excitación en algunos hombres, mientras que los senos de la mujer son
un centro de placer femenino, y una de las zonas erógenas más destacadas en
su cuerpo.
También el vientre dónde las pequeñas caricias y movimientos de las manos
proporcionan placer sexual por su proximidad a los genitales, eso sí: atención
a las cosquillas.
Las ingles y los muslos tienen abundantes terminaciones nerviosas. Se
recomienda un masaje espontáneo utilizando la intuición.
Los pies son esos desconocidos, y contienen una gran zona erógena que
después de una buena limpieza, se convierte en una fuente de placer sobre
todo el dedo pulgar del pie.
Así podríamos seguir aludiendo a otras bien conocidas como son: las nalgas,
la parte posterior de las rodillas, el perineo y por supuesto los genitales. Y
como no, el cerebro que dando paso a las fantasías propias, puede funcionar
como una auténtica zona erógena. Y atención al morbo sexual, que es un gran
estimulante.

El morbo sexual
El morbo es difícil de definir porque es subjetivo, y a veces se utiliza como
término peyorativo si definimos el comportamiento de una persona, pero no
el nuestro. En ocasiones "morbo" se utiliza para definir un comportamiento
sexual más libre o menos inhibido que el de una pareja tradicional...
Un ejemplo lo tenemos en el sexo oral y la masturbación que hace mucho
tiempo se consideraban prácticas morbosas y que ahora forman parte de las
prácticas sexuales de la mayoría de las parejas. Antes muchos se masturbaban
con la misma frecuencia que ahora, pero pocos admitían que lo hacían porque
era una actividad condenada por profesores, sacerdotes...
Claro que hoy se le llama sexo morboso a las prácticas sexuales fuera del
juego previo, del coito, de la masturbación o del sexo oral. Y también se
consideran morbosas las parafilias como el fetichismo, y el sexo anal
heterosexual que hoy día es una práctica más habitual de lo que creemos.
Parece que no pero ¿es muy común la práctica del sexo morboso? En las
parejas estables entre el 10 y el 30% han practicado alguna vez el sexo
morboso y los expertos aseguran que el sexo ha empezado a ser más morboso
en los últimos 20 años. Esto se debe a varios factores como el deseo de la
pareja monógama por añadir algo de pimienta a sus relaciones sexuales,
practicando juegos sexuales tomados de los medios de comunicación como
el esclavismo sexual, el bondage o la ropa de cuero...
Si quieres añadir variedad a tu vida sexual podrías practicar el morbo suave
para añadir variantes a tu vida sexual, aunque algunas personas tienen mayor
necesidad de variar que otras, y las hay que necesitan vivir sensaciones
sexuales fuertes, que asocian con el bondage o con los juegos
sadomasoquistas... También puedes incorporar prácticas sexuales más
exóticas como son los juegos sexuales tiernos y emotivos.
Si las prácticas sexuales te producen dolor o humillación, o se vuelven
obsesivas y se convierten en una condición indispensable para la excitación o
para llegar al orgasmo, entonces deben ser un motivo de preocupación. Y
entender que nadie tiene por qué sufrir coacción por parte de su pareja o
hacer cosas que no desea hacer... Y aprender que estos juegos deben constituir
una fuente de placer no un problema constante con el que tienes que
convivir...

Los tacones y la Erótica


¿ Los tacones colocan a las mujeres a la altura de los hombres?
Freud, el conocido psicoanalista, fue quién primero descubrió los zapatos de
tacón, y los relacionó con el deseo sexual y con la sumisión del hombre que
se dejaba vencer. Lo cierto es que cuando la chica se arregla y elige entre sus
zapatos, esos de tacón, es que algo persigue... más o menos consciente de
ello. De entrada ya cambia su manera de andar y empieza a cambiar su
actitud...
La uróloga Tatiana María Cerruto, de la Universidad de Verona, aseguró a
través de un estudio que "el uso de tacones altos en las relaciones, mejora la
performance erótica de las mujeres", publica MUNDO 52...Y añade "los
músculos de la pelvis se ven beneficiados mejorando el rendimiento sexual"
Este estudio fue realizado a 66 mujeres menores de 50 años, que cuando
elevan su talón a 15º del suelo, lo que supone un tacón de 5 cm., mantienen
una buena postura en sus músculos pélvicos. Los tacones también refuerzan
los músculos del suelo pélvico, como son, la vejiga, el intestino grueso y el
útero.
Las mujeres que usan tacones logran orgasmos más intensos y la zona genital
no envejece. Los músculos están más relajados, lo que les da fuerza y
habilidad para contraerse. La actitud erótica estimula sobre todo la
imaginación aunque ésta por si sola puede articular imágenes muy subidas de
tono.
La Erótica es el arte de la Sensualidad, de la provocación y de los mensajes
subliminales. A veces mostrar, otras tapar y poner la imaginación a su
servicio ... No habéis pensado que, los zapatos dicen mucho de quién se los
pone, de sus gustos, de su estilo de vida, de su clase social, de su sensualidad,
de su Sexualidad ... y es que... forman una imagen completa de la persona
que los lleva.

¿Qué te da más placer el sexo o el dinero?


El dinero y el sexo no se pueden comparar. El dinero nos aporta seguridad,
poder, es como un talismán. Nos da prestigio, categoría... Marca esa
distinción que muchas veces es índice de ser una persona, inteligente,
trabajadora, ordenada. Que tiene una familia... que sigue las normas sociales.
Si tiene dinero es bien venido a la sociedad. Llega con todos los honores... Y
como el dinero es necesario para la supervivencia, a veces las parejas se
deshacen por motivos económicos... – “Nos queremos, pero es una pelea
constante” ¡Siempre discutiendo por lo mismo!
¿Y el sexo cómo lo vivimos? El sexo nos lleva por el camino de las
emociones. Algo distinto a lo que acostumbramos durante el día. Nos conecta
con el cuerpo y con sus sensaciones. ¡Es uno de los estímulos más poderosos
que poseemos! En las biografías de grandes personalidades, de genios o
incluso de hombres de hoy que han llegado a conseguir logros, la mayoría de
ellos tiene una fuerte naturaleza sexual. Eso no quiere decir que todos los que
poseen una fuerte Sexualidad sean genios.
A lo largo de la historia vemos, que esa poderosa energía sexual es la que
impulsa a los grandes líderes, inventores o artistas. La Sexualidad es la
energía creativa que utilizan los genios. Toda esta energía sexual les ayuda a
ascender. Es un gran estimulante mental. Las relaciones sexuales bien
vividas, alejan las preocupaciones y las pequeñas molestias cotidianas y nos
cargan de energía sexual, que podemos utilizar en nuestra vida cotidiana, en
nuestras relaciones sociales o en el trabajo. Uno de los rasgos de la
personalidad es el "magnetismo", que es energía sexual. Las personas que
desarrollan una fuerte naturaleza sexual están cargadas de "magnetismo".

Un juego : el sexo en la calle


¿Prefieres ser discreto e inhibir tus deseos o dejarte llevar por tus impulsos
sexuales sin que te importe que haya gente a tu alrededor? Tener sexo en
público para algunos es algo prohibido porque aunque lo deseen muchas
veces ni siquiera pueden manifestar expresiones de cariño. Sienten vergüenza
y automáticamente inhiben su deseo sexual para no mostrar ningún tipo de
interés y se retiran de esa pareja para no interactuar sexualmente con ella.
Y es que la excitación puede llegar en cualquier momento en el autobús, en el
parque, subiendo las escaleras de tu casa... Sí, hay personas que disfrutan
mucho en estos encuentros eróticos en lugares públicos y elevan su nivel de
excitación porque están haciendo algo prohibido. En sus juegos las parejas
solteras o no, a veces en alguna de sus salidas deciden arriesgarse y ante la
amenaza de ser descubiertos, alcanzan altos niveles de excitación que no
obtienen en su vida cotidiana haciendo sexo en su casa o en la consabida
cama. En ocasiones otras parejas necesitan reafirmarse a través de estos actos
y perciben un gran desahogo disfrutando de su libertad sexual.
Porque la cama no lo es todo... y sabemos que hay otros lugares ideales para
disfrutar del sexo. Esos en los que se estimula la adrenalina, se juega con la
sorpresa y el sexo salvaje ... Y por qué no echar mano a veces del colchón,
utilizado como una herramienta erótica que puede haber en cualquier casa y
que es cómodo y accesible. El primer lugar donde se suele hacer sexo es en el
coche porque ofrece un sexo divertido y se accede a la sorpresa. Allí hay
oscuridad, soledad y a la vez peligro. Ahora ya depende de la amplitud del
coche que puedan adoptarse distintas posturas... Así que si te gusta el riesgo
inténtalo una noche en una calle no muy transitada.
En el Cine se puede vivir un sexo pícaro porque se unen la oscuridad, los
sonidos, y butacas en las últimas filas o en los laterales. Allí guardar silencio
será todo un reto ! Y es un recurso para disfrutar en las películas aburridas! Si
puedes intenta tener sexo al aire libre en parques, jardines o en el campo.
Busca un espacio con muchos árboles donde puedas respirar y apartarte del
mundo. Es un sexo divertido y diferente que te permite disfrutar de la
naturaleza y formar parte de ella.
Si tienes una piscina a mano vive momentos eróticos, juega y sorprende a tu
pareja. Aquí ella puede montarse sobre él fácilmente, aunque a veces puede
haber problemas de lubricación. Es decir la lubricación no es tan grande
como fuera del agua debido a los líquidos que se emplean para la depuración.
Lo que habrá que tener en cuenta es que aquí no puede usarse el preservativo,
así que se recomienda sólo para parejas estables.
Si puedes intenta tener sexo al aire libre en parques, jardines o en el campo.
Busca un espacio con muchos árboles donde puedas respirar y apartarte del
mundo. Es un sexo divertido y diferente que te permite disfrutar de la
naturaleza y formar parte de ella.
No olvidamos el mar que con su vaivén es perfecto para que los amantes
disfruten en cualquier playa tranquila y vivan una de las experiencias más
eróticas del sexo al aire libre ... y espontáneamente... ese lugar que surja en
segundos y que os permita hacer esas travesuras que seguro hace tiempo que
no hacéis.
LA MASTURBACIÓN
La masturbación ¿importa?
Se sabe que la masturbación en el hombre y en la mujer es un primer nivel
sobre el que se irá desarrollando la sexualidad. Es una práctica natural y
necesaria en la evolución sexual de las personas. Disfrutar... te hace conocer
tu propio cuerpo y sus reacciones lo que es básico para descubrir el placer de
la autosatisfacción. Es más sencillo y te preparará, al principio... para
disfrutar más tarde del placer compartido, sabiendo que no has tenido
obstáculos, ni miedo de lograrlo y de disfrutarlo a solas. Porque la
masturbación es la mejor manera de descubrir tus estímulos físicos y
psíquicos que harán que se te despierte el deseo y tus respuestas sexuales.
No sólo no perjudica tu salud física, ni tu salud mental sino que puede ser una
válvula de escape para liberar tensiones sexuales y emocionales por
conflictos de tu entorno o porque actúa como un sedante que libera
endorfinas durante el orgasmo. También a veces la desilusión por el sexo
podría venir por la incapacidad de llegar al orgasmo durante el coito. Además
te sirve para aprender a dirigir tus fantasías, para conseguir un nivel de
erotismo mental del que carecen sobre todo muchas mujeres.
Y es que con la masturbación podrían investigar las mejores formas de llegar
al orgasmo y de conseguir orgasmos múltiples, que la mayor parte de las
mujeres alcanzan con facilidad con la autoestimulación. Es una manera de
liberar y desviar la agresividad para liberarte de las tensiones del entorno, por
eso de las endorfinas, de esas morfinas naturales y biológicas que libera tu
cerebro con cada orgasmo.
Todo y aún más porque puede funcionar como un analgésico para aliviar los
dolores menstruales y algunas lumb álgias, y es un inocuo y excelente
somnífero cuando necesitas dormir. Es un gran fármaco natural, sano, barato,
eficaz y divertido. Es un recurso natural que aunque el sexo y el amor
compartidos son el ideal con el que sueñas, a veces no es posible acceder a
esa pareja con la que puedas encontrarte íntimamente.
También tu pareja podría sufrir una enfermedad, rarezas del embarazo o no
estar dispuesta, y no se adapta a tu frecuencia sexual. Entonces ¿por qué
privarte de disfrutar de tu cuerpo si tú tienes otras apetencias? A nadie
ofendes, ni a tu pareja le perjudicas, sólo es un diálogo privado de tú a tú con
tu cuerpo y ejercitar tu libertad. Y tanto para ellos como para ellas, si
aprendéis a conocer qué desencadena esta explosión será más fácil que lo
podáis transmitir a vuestra pareja y así conseguiréis volver a vivir el gusto y
el deseo por vuestras relaciones sexuales.
Eso sí cuando la masturbación se hace compulsiva es preocupante. Cuando se
vive una obsesión que esclaviza nos habla de un síntoma que sale a la luz a
través de esa conducta, que nos muestra un trastorno de ansiedad. Además
para frenar sus comportamientos compulsivos tiene que cambiar su actitud
hacia la sexualidad. Para reducir la vergüenza y la culpa para que desarrolle
un satisfactorio modelo sexual y erótico también con la pareja.

El placer a solas viviendo en pareja


Si lo haces es porque lo necesitas, aunque puedes sentir angustia o culpa, lo
haces a escondidas y nunca lo hablas. ¿Qué es lo que te produce malestar? El
placer solitario aparece en la vida sexual de hombres y mujeres sanos desde
la niñez a la adolescencia y hasta la ancianidad.
Creemos que cuando vivimos en pareja ya no es posible la individualidad
sexual, y no es cierto porque te puede apetecer recrearte en ti mismo y
ocuparte de tu propio cuerpo, sin interrumpir los deseos de tu compañero.
¿Te satisface tu pareja? ¿Tienes en cuenta tus necesidades? Si no es así quizá
necesites satisfacerte a solas, pero si crees que hay un rechazo continuo
tendrías que explicarle lo que sientes para buscar soluciones.
Si es necesario, acudir a un sexólogo, como irías a la consulta de un
traumatólogo, si tuvieras molestias en la espalda ¿No? Tu sexualidad no
merece menos atención: es tan importante como tu espalda, y hay parejas que
no viven con las mismas necesidades sexuales. A veces uno lo desea pero el
otro no. ¿Qué hacer?
Si seguimos las pautas tradicionales uno se quedará insatisfecho o el otro se
verá forzado a mantener relaciones sexuales sin desearlas. Los dos saldrán
mal parados, excepto si aceptan que el otro se pueda autosatisfacer como una
actividad sexual más en la vida de la pareja. Este placer en solitario no tiene
que ver con estar o no en pareja, y hay estudios que nos dicen que el 65% de
los matrimonios los dos se masturban, y que tengan esta actividad en solitario
no significa que no estén satisfechos con su vida sexual. En un informe
difundido por el Instituto Kinsey preguntaron a 30 parejas si solían
autosatisfacerse a solas, y 60 personas contestaron que sí. Es decir el 100%.
Lo sorprendente es que 28 de estos hombres lo desconocían, de ellas sólo dos
pensaban que su marido lo hacía.
Hay parejas que les cuesta entender que aunque tengan muchas actividades
en común, a veces se necesita disponer de un espacio propio para disfrutar de
la propia intimidad y poder estar a solas. La autosatisfacción no tiene por qué
que ser una amenaza para la vida en pareja, debería vivirse sabiendo que la
pareja puede disfrutar de momentos íntimos para dedicárselos a sí misma y
también compartirlos.

El placer y la masturbación juntos


Para empezar debes dominar la técnica de alcanzar por ti misma el orgasmo,
entonces puedes invitar a tu pareja a experimentarlo contigo… Porque en la
masturbación mutua puedes observar de cerca a tu pareja y ver cómo se
acaricia, lo que potencia la excitación y se convierte en una experiencia
única. Hay que conocer las técnicas.
Cuando uno de los dos se excita se lo trasmite al otro, y la excitación crece
entre ambos, y se produce una mayor estimulación, que no podrían lograr
masturbándose a solas. Así la masturbación y el placer que genera,
incrementa la intimidad entre la pareja. Tienen cada uno la posibilidad de
explorar su cuerpo, yendo a su ritmo, y además reciben como estímulo la
presencia de su amante. En un sondeo hecho en EEUU se reveló que el 95%
de los hombres encuestados afirmó sentirse enormemente excitado mientras
su chica está masturbándose. Y muchos se liberan de una carga...
Quizá no hay manera más directa de demostrarle cómo te gustaría que te
tocase. Y si por lo que sea, tus necesidades han cambiado pero el modo de
hacer el amor de tu pareja no : la masturbación hablará por sí misma. Este
sistema os ayudará a desinhibiros durante el coito. Si ella necesita un
vibrador, lo puede utilizar mientras se masturba, después que lo emplee de
cuando en cuando y de forma gradual, mientras lo hace con su compañero. Y
lo mejor que puedes hacer por él es dejar que tu propio placer fluya...
Ellos deben saber que tocar el clítoris directamente, puede ser muy intenso
para algunas mujeres, y les produce molestias, justo lo opuesto a la
estimulación que pretenden ... Por eso si quieren evitarlo, lo mejor es colocar
los dedos índice y corazón a cada lado de los labios mayores y luego hacer un
movimiento circular para estimular la región del clítoris.
Hay mujeres que piensan que masturbarse delante de la pareja es violento, y
creen que las parejas no deben masturbarse ... Al contrario muchos hombres,
disfrutan cuando ven cómo se masturba su mujer, lo que es para ellos un
auténtico deseo sexual. Eso nos habla de que hay falta de acoplamiento en la
pareja, y de la necesidad de hablar con un sexólogo, que les orientará y les
informará sobre el comportamiento de la pareja en las relaciones sexuales.
El Dr. Ramos psiquiatra, afirma que la masturbación es la principal fuente de
orgasmos en las mujeres, no importa la edad que tengan o su estado civil, ni
su experiencia sexual. En mi experiencia como sexóloga clínica, una paciente
anorgásmica de 29 años, afirmaba masturbarse por las noches en la cama
mientras su marido dormía. Lo que demuestra que ella no era anorgásmica,
sólo lo era durante las relaciones sexuales con su marido...
Y el Dr. Ramos añade, que incluso las mujeres más activas sexualmente
tienen en la masturbación un gran aliado, y para muchas constituye el 80% de
sus orgasmos. Claro la razón más importante para masturbarse es el orgasmo.
La mayoría no utilizan juguetes eróticos, ni nada, muchas veces por no
tenerlos a mano ... También aceptan que su pareja se masturbe, porque ellas
creen que la masturbación es otra forma de experimentar el sexo más íntima,
más personal, que satisface y es necesaria.

La pornografía
A menudo pensamos que la mayoría de los que se excitan con vídeos porno
son personas solitarias que reprimen su sexualidad y su vida amorosa, pero
no siempre es cierto. ¡Te equivocas! Es un cliché que nos hace enemigos del
placer, y de hecho hay muchas personas que viven una vida sexual intensa y
sincera y disfrutan de las películas eróticas.
Y lo hacen por distintas razones, para estimularse, para renovarse con nuevas
ideas, para extraer material para sus fantasías o quizá ... para aprender algo
nuevo. Es así porque en los últimos años “la pornografía” se ha rescatado del
cubo de la basura, ha aumentado su aceptación y hay más adeptos al porno. Y
también las mujeres, que cada vez en mayor número confiesan que les gusta
utilizar la literatura, las fotos y las películas eróticas para estimularse
sexualmente. Cuando lo hacen por primera vez se sorprenden con las escenas
que más las han excitado.
Y es que durante mucho tiempo se afirmó que las mujeres no reaccionan ante
estos estímulos visuales, porque claro, a las damas decentes no les gustan
esas cochinadas... El uso consagró esa imagen patriarcal. Esa imagen que
desexualiza, en gran medida, a las mujeres. No, las mujeres no son criaturas
pánfilas... y se pueden excitar a través de lo visual. ¿Por qué no van a sentir el
efecto ante el cuerpo desnudo de un hombre? ¿O ante la excitación de una
mujer apasionada, o por qué no pueden excitarse observando los juegos
sexuales de otros? Porque "la pornografía es una forma de artística que nos
permite acceder sin trabas a la fantasía humana" dice Camille Paglia, famosa
autora de culto norteamericana y crítica cultural.
Desde luego depende de la escenificación porque toda obra de arte ya sea
literatura, poesía, pintura, fotografía o película que contenga elementos
relativos a la sexualidad puede ser erótica. Para contrastar, la pornografía es
más fuerte, más directa y se confecciona con el propósito de provocar
sensaciones sexuales. Eso sí como cada cuál es diferente lo que para unos es
erótico, para otros es obsceno y lo rechazan, otros lo encuentran aburrido.
Hay que aceptar que la mercancía no es de buena calidad, por eso a la
mayoría no nos conmueve y nadie se deleita con ese cine porno. Y muchas
mujeres nos quejamos de lo necesario que es un buen guión, una buena
dirección de cámara, una estimulación orientada al placer femenino... y la
elección de hombres guapos y juegos sexuales más variados. Lo que sí es
cierto es que el buen cine erótico como: "El cartero siempre llama dos veces"
es, como el pornográfico una forma artística y sin trabas de representar los
juegos sexuales. Estos films tratan de personas como nosotros que mantienen
conversaciones inteligentes y crean lentamente la tensión sexual necesaria
para llegar al orgasmo, que simultáneamente estamos viendo en la pantalla.
Nosotros pensamos que las películas porno no son documentales como las
policíacas o las de amor, necesitan casi siempre un guión y su única finalidad
es entretener y estimular.
LA INFIDELIDAD
¿Por qué existen los amantes?
Sabes... que existen estereotipos que ven a la pareja como una unión que
implica renuncia de la propia libertad, en la que no existe la sinceridad y los
intercambios entre ambos son rígidos. Es curioso observar que una unión que
-pienso- crearon para el amor, para compartir y respetarse, se puede convertir
en una encerrona, en la que ellos - quizá no saben por qué- tienen la
impresión de estar en un laberinto sin salida. Sí fueron ellos los que entraron
pero ahora no saben cómo salir. Esto, claro está, no se da en todas las parejas,
pero cuando tienen este tipo de vivencia, se puede resolver el problema
utilizando la comunicación.
Tienen que hablar de todo lo que les asfixia, de la necesidad de cambio, de
que hay que innovar o renovarse... Sin embargo lo que ocurre, es que ellos
buscan otros mecanismos ajenos a la pareja, para intentar salir de esa
situación cerrada, para aliviar la asfixia, aunque manteniendo a la pareja. Es
aquí cuando pueden surgir los amantes. Aquí tienen una razón, porque en la
unión de la pareja existe un vínculo de dependencia y no hay libertad, así el
amante se convierte en un medio para lograrlo.
No sabemos si el amante va a resolver la asfixia o no... Lo que digo es que
puede ser un motivo para buscar amantes. Aunque los amantes, suele pasar
que se conviertan en una asfixia añadida, lo que indica que el problema real
no está en la falta de libertad o en el aburrimiento de la pareja. Sabemos que a
veces el amante es un recurso, una vía de escape de esa asfixia que vive la
pareja y que no la aborda y no se comunican. Creo que hay veces que ni son
conscientes de ella, sino que lo que manda es la inercia en estas situaciones.
Y si entran en una dinámica de falta de comunicación y se resignan con lo
que viven con la pareja, no es raro que busquen mecanismos de
compensación para aliviar las tensiones internas. Lo más interesante de estos
mecanismos es el deseo de mantener a la pareja y aliviarse a través de los
amantes. El amante cumple una función paliativa, como un medicamento
para el dolor de cabeza, que alivia pero no resuelve el problema, eso sí
desaparece el síntoma -el dolor- en ese momento.
Y aquí llegamos al autoengaño, el problema no se resuelve pero en nuestra
mente inconsciente podemos creer que si se elimina la asfixia el problema
está resuelto y no es así. Y hay casos en los que el aburrimiento y la pérdida
libertad dentro de la pareja hacen surgir la promiscuidad. Se mantienen
relaciones con varias personas y hay cambio de amante, lo que indica un
problema emocional que inhibe la sexualidad y el funcionamiento sexual en
la pareja.
Ahora si se es consciente de la promiscuidad y se elige sin dependencias,
entonces no hay riesgo, es una elección como otras. También se recurre a los
amantes cuando hay insatisfacción sexual, cuando falta complicidad, cuando
hay deseos inconscientes de acabar con la pareja, de separase.
Tienen que ser conscientes de que muchas veces no estamos unidos a los
amantes, sino que son instrumentos que utilizamos para llevar a cabo
nuestros deseos no aceptados de separarnos, y acabar la relación. Además
sabrán que lo recomendable es aprender a no involucrar a otras personas, a no
usarlas, ni manipular a la pareja. Esto que no es frecuente se puede aprender a
verlo.

¿Has oído hablar de los cuernos?


Si negamos que hay personas que buscan sexo fuera de la pareja que tienen,
es como cerrar los ojos a la realidad. Y sabemos que hay parejas que lo
hablan entre ellos, comparten el sexo con más personas, y hay quien decide
no contarlo a su pareja, es aquí cuando aparecen los "cuernos" Parece un
asunto superficial pero para poder hablarlo tienes que estar seguro de ser
comprendido, porque puedes dañar al otro, que puede desarrollar una
personalidad celosa. También depende de la pauta cultural... del sistema de
valores de la pareja, y según el estilo que hayan acordado. La pregunta que
tendrías que hacerte es : ¿vivo en pareja según mi propio modelo?
Y si queremos avanzar sobre la tolerancia, es decir encajar otros modelos de
relación entre las parejas, garantizando la supervivencia de la pareja,
prácticas sexuales. Muchas veces el rechazo a modos alternativos de
sexualidad se debe al miedo que tenemos al abandono, y a reconocer que las
parejas más que amarse, se poseen. Claro en teoría somos libres a la hora de
expresarnos, no nos poseemos unos a otros, y el sexo es una forma más de
manifestación. Y si nuestra pareja no responde a nuestras expectativas
entonces magnificamos el problema sexual, porque el compañero puede
darnos la máxima satisfacción o puede convertirse en el más grande de los
infiernos.
El problema aparece si nuestra pareja quiere o desea algo diferente a lo que
esperamos. Es un tema complejo que tiene su origen en nuestra cultura
sexista que es posesiva y está centrada en el poder de unos sobre otros. Y
cuando digo complejas, no hablo de que no haya amor entre las parejas, y no
dudo que lo hay también, lo que ocurre es que muchas veces son relaciones
de control y dominación que están maquilladas de un aparente amor.

Infieles
Es un comportamiento que puede apreciarse en algunas personas, y que
amenaza la vida de la pareja. En él se ocultan miedos que afectan a la
confianza, la lealtad y el respeto mutuo. Es una razón de peso para que la
pareja rompa la relación.
- Me ha puesto "los cuernos". Ya no podré confiar... Esto ha destruido la
confianza que es común entre los enamorados, y creo que es una de las bases
de la relación. No hay distinción de género: hombres y mujeres podrían ser
infieles por igual porque los infieles buscan algo que no les ofrece su
relación, y en vez de dialogar eligen ser infieles. A nivel sentimental o sexual
da paso a la monotonía, la insatisfacción o a sentir que la pareja es menos
cariñosa. También pueden meterse en la rutina cotidiana, esto da pie a desear
nuevas sensaciones.
Otras causas son: ver amenazada la libertad, el poder, la posición social o el
dinero, lo que les lleva a un exceso de ambición. Por ejemplo, el hombre
traiciona para hacer gala de su masculinidad. Eso es lo que espera la
sociedad. ¿No? Hay personas que se preguntan si la pareja está siendo infiel...
Y es que, si vives en pareja, obsérvale: si vuelve o no a la hora acostumbrada,
si hay poco diálogo, si está irritable... Quizá no sean síntomas de traición pero
son indicadores de que algo va mal, y existe el peligro de la infidelidad.
Los hombres son menos observadores y tardan más en descubrir una
infidelidad, a las mujeres no se les escapan los cambios en su pareja, y hay
mujeres que no perdonan al hombre infiel, pero otras se auto-engañan para no
hacer frente a esa hiriente realidad. Descubrir que nuestro amor nos engaña es
doloroso y humillante porque salen a la luz ciertos valores que se atribuyen a
las parejas, como la sinceridad... Cuando se decide perdonar pero no se
olvida, la discusiones se utilizan como arma a esgrimir que desgasta la
relación, y lo más común es que las infidelidades sean el resultado de las
crisis de la pareja, que busca en el sexo, experiencias emocionales o
intelectuales que su pareja no les da.
Si vivimos la infidelidad de la pareja nuestra autoestima baja, es entonces
cuando deseamos relacionarnos con una persona distinta, que nos valore. Es
una elección inconsciente. Cuando en la vida matrimonial entra en la rutina,
ya no hay detalles del uno con el otro, ya no nos sentimos amados, llega la
distancia y se pierde el encanto, y si la vida sexual carece de motivaciones, es
defectuosa ... y podrían buscar fuera del matrimonio la satisfacción sexual
que no encuentran en la pareja.
Si en la cama no sentimos nada excitante, buscamos relaciones sexuales con
otra persona para vengarnos, porque estamos enfadados con ella, y si la
pareja tiene una dependencia emocional con sus padres, sino es independiente
de ellos, su conducta infantil nos hace sentir que no contamos con su apoyo.
Si nuestra relación es asfixiante, sentimos que hemos perdido nuestra
independencia... Aunque también hay parejas que permiten la infidelidad
porque se dan cuenta de las carencias que tienen. Cuando el hombre ha
obtenido poder, dinero o una elevada posición social, se cree con el derecho a
tener relaciones con más mujeres.
Y a lo largo de la convivencia de una pareja se presentan crisis, y como no es
imposible prevenir la infidelidad habrá que saber: que la comunicación
formará parte de la vida cotidiana y se luchará contra la rutina. Habrá que
tener aficiones comunes y conocer al otro, sus deseos y sus gustos, saber que
nos ama y somos importantes para él. Para que se pueda facilitar esa puesta en
marcha y la otra parte de la pareja se sienta cómoda y feliz contigo, y puedas
vivir de acuerdo a tus expectativas y a tus deseos.

Si aparece un tercero...
Todos conocemos la infidelidad esporádica, pero algo muy distinto es la
infidelidad duradera, que acaba formando parte de la vida del "infiel" y
además, de la relación de pareja. Y cuando el nuevo miembro, aparece en
escena -porque a veces es un hobby, una ocupación o sus amigos- bloquea o
interfiere la relación con la pareja.
Se establece entonces una relación con terceros en la que uno de ellos
participa de dos relaciones paralelas sin que el otro esté al corriente ...
Cuando se forma la nueva pareja dentro de la pareja, no es con intención de
que dure, suele ser una diversión en un momento concreto, en horas bajas ...
Esta es una de las consultas más frecuentes que atiendo en la consulta. Son
personas que acuden a Terapia Sexual porque necesitan orientación, se
sienten sin rumbo, desorientadas y no saben cómo salir... Me hablan de que
su vida está acoplada a dos personas con amor, y dicen: qué haría yo sin
alguna de ellas. No me sentiría complet@
Las causas son varias desde la soledad a la evolución divergente de gustos,
aficiones e intereses de cada uno, amén de la rutina, la necesidad de un afecto
que no tienen, y que puede conducir a un cambio de objetivos diferente al que
se estableció al principio de la relación, por eso buscan una solución al
problema. En esta situación buscan una persona que tenga esas
características, que llene ese vacío, que ya no cubre la pareja.
Uno de los factores más frecuentes que provoca esta búsqueda es la soledad:
se necesita un tercero, porque aunque parezca absurdo uno de los dos se
siente solo, aunque esté en compañía y no está a gusto, por eso busca o a otro
para cubrir ese vacío. Y si llega la rutina y hacer siempre lo mismo, sin
novedades, ni sorpresas, les cansa... la relación se agota y provoca que uno de
los dos o a veces, los dos, salga de ese circuito cerrado y se lance a buscar
alicientes o nuevos atractivos.
El nuevo amante puede aparecer en sitios de lo más comunes como en el
trabajo, entre los amigos, el gimnasio, el súper o cualquier tienda del barrio.
La necesidad de afecto se pierde con el tiempo y como es necesaria para
mantenerse y sobrevivir ... Si se pierde el hábito de dar y de mostrar el cariño
al otro, y las manifestaciones de afecto suponen un esfuerzo ... ya no se da el
beso, ni el abrazo íntimo, que incluso puede llegar a desaparecer.
La cotidianidad y el sentimiento de posesión bloquean la necesidad de
mostrar el afecto al compañero y la relación se vuelve raquítica, fría, rígida y
carente de cariño. Así las cosas, no es raro que uno de los dos salga a buscar
el afecto que perdió... En esta situación la actividad sexual suele ser
insuficiente e insatisfactoria, y tiende a reflejar la salud de la relación. Y si la
sexualidad es pobre en cantidad y en calidad, ya no da sorpresas... Además se
alarga en el tiempo, y suele ser uno factores desencadenantes de la búsqueda
consciente o inconsciente, de nuevos alicientes sexuales para sentirse más
vivo y más motivado.
Otro factor a tener en cuenta es la evolución divergente, que se da más que
nada en parejas que se conocen desde muy temprana edad y la relación se
hace muy antigua. Aquí la evolución de cada uno a su manera y a veces de
forma independiente, va agrandando la incomunicación y las diferencias, y se
encuentran de pronto sin nada que decirse, sus intereses y sus inquietudes no
coinciden. Ya ni se ven, no se escuchan, ni se oyen. Entonces aparece en
escena un tercero, ese que sirve como complemento. Hoy en día es un
problema no sólo para el hombre…

El hombre y sus problemas sexuales


Muchas veces es el hombre quién inicia a la mujer en la vida sexual y el que
la lleva al mundo del placer. Entonces él le trasmite su experiencia en el
campo de la sexualidad, pero ¿al hombre quién le enseña? Es un problema
complejo que tiene consecuencias, y si el hombre tiene problemas sexuales,
su identidad como hombre, su rol en la relación con su mujer y en la sociedad
se ven afectados.
Su anatomía por tener sus órganos sexuales a la vista y al tacto le harán ser
muy dependiente de la atención hacia su pene y a su capacidad eréctil, al
volumen de su semen, a la duración del coito, número de eyaculaciones... y
valora siempre el cuánto no el cómo. Y la mujer al prestar atención a sus
órganos genitales que son más que nada internos no focaliza su atención tanto
entre sus piernas sino en la totalidad de la piel. Y mientras que el hombre
detecta con facilidad sus problemas no sucede lo mismo con ellas.
Él observa a través de sus erecciones la certeza visible y palpable de que está
excitado y disponible para las relaciones sexuales, y si está débil y frágil se
sentirá vulnerable a las situaciones traumáticas... La sociedad asigna al varón
el rol de fortaleza, actividad y agresividad, a la vez que rechaza la debilidad y
muestra mucha reserva en la expresión de los afectos. Actualmente las cosas
están cambiando, los hombres tienen menos testosterona son más expresivos
y no sólo expresan la cólera, algunos se permiten expresar sus sentimientos.
Ahora quiero referirme a la aparición de la exigencia, de la culpa y de un
profundo malestar ante los fallos de su vida sexual que son opuestos.
Aparecen las quejas y ella es lenta pero él ... Se siente incómodo o asustado
por la demanda de su mujer lo que intenta evadir con la ternura que expresa
en la fase posterior a la eyaculación.
El varón se excita sexualmente y eyacula puntualmente, pero hay mujeres que
no siempre consiguen llegar al orgasmo, en algunas relaciones sí, y si lo
dejan pueden llegar a la anorgasmia o a un pequeño orgasmo imperceptible a
los ojos del hombre. Él suele desear y excitarse con más frecuencia, su
compañera necesita ser seducida, estimulada ... para disfrutar del sexo.
Hoy en día las consultas de sexología por disfunciones sexuales, son tanto de
hombres como de mujeres en cualquier parte del mundo. La falta de deseo
sexual en ambos, los problemas de erección, la eyaculación rápida en ellos, o
las dificultades para llegar al orgasmo, el vaginismo o el dolor en el coito en
ellas, son las quejas de jóvenes y de personas mayores...
Son pocas las dudas sobre causas orgánicas que determinan problemas
sexuales tanto neurológicos como hormonales y cuanto más orgánico más
psicosexual es. Hoy no existen los problemas sexuales orgánicos o
psicológicos son problemas psico-sexuales y cuando se detectan, hay que
aprender a disminuir la ansiedad y el descontrol, los sentimientos de rabia e
impotencia que forman parte de la conducta habitual y que se han repetido
desde la adolescencia. Muy a menudo los hombres y las mujeres se
comparan…

Problemas con la diferencia


Hay algunos que se enervan cuando se enfrentan a cosas o a personas
diferentes, y tienen ideas confusas sobre la igualdad. Es una igualdad
doméstica que les produce rabia si el vecino, como dicen los americanos...
tiene un jardín más verde o estrena un coche nuevo. Y es que se trata de la
irritación que despierta eso, que es diferente.
Los blancos que no aguantan a los negros, los altos que desprecian a los bajos
o los ricos que humillan a los pobres... Y esta es una cuestión que se inserta
en la vida erótica. Estas afirmaciones pueden resultar extrañas e incluso
forzadas, pero si las observamos desde la gran creatividad humana, veremos
una manifestación de lo más curiosa ...
Desde luego los genitales masculinos y femeninos son diferentes, aunque esta
diferencia se hace evidente durante la práctica del sexo: el pene duplica su
medida y en la mujer la vulva se hincha y la vagina se dilata. Aquí podríamos
observar, cómo se acentúa la diferencia, las reacciones inesperadas de
hombres y mujeres, sus gemidos o sus palabras exageradas, que expresan que
su excitación crece por momentos...
Eso sí cuando hay problemas podrían reaccionar con llanto, gritos o peleas
sin más, aunque algunos lo hacen con más discreción. El método inconsciente
más utilizado por ellas, para demostrar su hostilidad hacia el pene, el más
simple, es no gozar de él. Y el caso de la mujer que no alcanza el orgasmo, es
el equivalente femenino al del hombre con disfunción eréctil.
Esta es una forma eficaz que tienen ambos, para rechazar la diferencia sexual.
El hombre con problemas de erección no quiere admitir la diferencia, así que
su pene flácido hace la relación más simétrica. Es un acto sexual frustrado
inconscientemente, él no ejerce como hombre sino de manera femenina, de la
misma forma que la mujer anorgásmica, que no llega al orgasmo, y no actúa
plenamente como mujer.
Así se logra la igualdad sexual, mientras hombres y mujeres luchan en el
anonimato de sus habitaciones, para anular sus diferencias. Es una guerra
absurda, como todas, en la que tenéis que conseguir el infinito placer de la
paz, que llega sólo cuando siendo distintos, se ofrecen generosamente para
que el otro goce. Y con seguridad tendrán que introducir cambios…

¿Qué cambiarías en tus relaciones sexuales?


Muchas parejas no pueden especificar lo que les gustaría que fuera diferente
en sus relaciones sexuales, y al principio suelen hablar más de lo que no
quieren o de lo que no les agrada de su pareja. Por eso en Terapia les pido por
separado que me lo expliquen con detalle. Se ponen a considerar la crítica del
otro y a analizarla para que puedan ser conscientes de lo que no quieren y
poder comprender lo que desean. Aquí están listos para compartir el uno con
el otro sus propuestas de lo que les gusta.
En la sesión terapéutica antes de que uno de ellos empiece a hablar, le pido al
otro que esté receptivo, es decir que escuche sin estar a la defensiva, sólo que
deje que le llegue lo que explica el otro sobre lo que le gusta, porque en esa
información está la llave que se entregan el uno al otro porque confían en él y
le permiten la entrada.
Se explora el tipo de obstáculos habituales que pueden encontrarse, y que
tienen que tomarse en serio lo que con sinceridad diga el uno al otro,
aceptando esa afirmación como la intención de expresarlo con la verdad. Y
ese cambio traerá más intimidad y también buen sexo y afecto, y el placer de
conversar. A partir de aquí han encontrado nuevas formas de reconocer la
importancia del uno para el otro.
A menudo me emociona tener la suerte de que la pareja me permita entrar en
esa zona tierna y vulnerable de su mundo privado, y es entonces cuando
trabajo para lograr cambios en los sentimientos y en los comportamientos
sexuales esos que dan problemas y repercuten en otros aspectos de la
relación, para mejorarla. También trabajo con el duelo para resolver traumas
del pasado y prestarles la ayuda necesaria para que la pareja se pueda
encontrar y puedan compartir su amabilidad y su ternura.
SEXO ANAL
Es una práctica que ofrece una variante más en las relaciones con la pareja,
aunque no es una forma más de practicar la sexualidad. No se puede utilizar
en cualquier contacto sexual, sólo cuando hay confianza, es decir con la
pareja y practicando sexo seguro. Esta vez el pene se introduce por vía anal lo
que en la antigüedad se llamaba sodomía, aludiendo a una práctica contra
natura, por no perseguir los fines de la reproducción. Ahora se considera un
juego erótico o una variante sexual, y a pesar de ser una parte del juego
sexual que los heterosexuales ya utilizan hace bastante tiempo, algunos textos
nos hablan de que es poco corriente entre hombres y mujeres.
Otros la califican de asquerosa… poco higiénica, sin embargo en los pueblos
primitivos era un acto común en los ritos de la pubertad y también cuando la
mujer tenía la menstruación. Es una práctica utilizada también por los
heterosexuales, y el hombre se lo propone a menudo a la mujer, aunque es
una práctica menos aceptada que el sexo bucogenital. Muchos hombres lo
piden y sus mujeres unas asienten sin desearlo y otras disfrutan mucho con
este contacto.
Los homosexuales practican el coito anal que vulgarmente se conoce como
griego, aunque la felación es la práctica más frecuente entre ellos, y no es
raro que el hombre pida esta caricia porque el ano como la vagina, tiene
muchas terminaciones nerviosas y especialmente erógenas. Cuando la
penetración es anal hay que saber que el esfínter anal muchas veces ofrece
resistencia, y lo que necesita es una buena relajación muscular. También una
estimulación adecuada que se lleva a cabo con un lubricante (con base agua,
para no dañar el preservativo) y con la ayuda de un dedo que asegurará la
dilatación del ano.
El coito anal se llevará a la relación sexual con el consentimiento de la
compañera, y si después de introducir el pene ella sintiera un dolor intenso o
desagrado, su compañero se retirará. Tendrá que empezar con suavidad e ir
penetrando poco a poco pero sin ser demasiado vigoroso. Utilizar el
preservativo porque el tejido del recto es muy fino, podría romperse y al
sangrar daría entrada a enfermedades de trasmisión sexual (ETS), como el
SIDA. Habrá que proteger la salud, y si se utilizan objetos ir con cuidado
porque el ano podría succionarlos y nos puede poner en un apuro...
Si después de la penetración anal se pasa a la vaginal o bucal pueden pasar
bacterias a la vagina o a la boca. Sería recomendable cambiar de preservativo,
y si no se utiliza, lavarse cuidadosamente el pene, antes de volver a penetrar.
SALUD SEXUAL
La salud sexual
Cuando están integrados los elementos somáticos, emocionales y sociales de
una persona, es que tiene salud sexual, según dijo La Organización Mundial
de la Salud (OMS) en 1975. Y añade , “por medios enriquecedores que
potencien la personalidad, la comunicación y el amor”. Y La Asociación
Mundial de Sexología nos habla de que la Sexualidad es una parte integral de
la personalidad humana.
Como sabemos, los problemas sexuales son muy frecuentes en las parejas, y
lo primero es conocerlos, para intentar darles soluciones. Un problema sexual
se presenta cuando la pareja o uno de ellos está insatisfecho por aspectos de su
conducta sexual con la pareja o en solitario, o es que el comportamiento
sexual hace sufrir, produce dolores o molestias, a uno mismo o a la pareja, o
es que uno es menor o discapacitado.
Tomar contacto con la pareja para tratar un problema sexual no es fácil, lo
primero son las dificultades para poder comentarlo abiertamente. Otras veces
se busca cuál es el responsable del problema... el culpable, y se aborda desde
la más absoluta soledad y miedo. Y si la pareja lo habla en privado, es con
vergüenza, lo que dificulta la resolución del problema.
Uno de mis deseos es ayudarte a mejorar tu vida sexual y la de tu pareja. Y si
la pareja desea evaluar lo que falla en sus relaciones sexuales, tendrá que
consultarlo, para buscar una solución al problema. Y no estaría de más
recordar que todo problema sexual se tiene o se sufre con alguien, por eso
cuando se consulta a un terapeuta sexual él intentará ayudarte o ayudaros -si
vienes solo o en pareja- a valorar el problema.
Lo primero será preguntar por tu educación sexual, religiosa o moral. Por tus
actitudes hacia la sexualidad que te transmitieron, y cómo las has resuelto. Te
preguntará por tu aprendizaje de conductas sexuales, si has sido víctima de
abusos sexuales y cómo te has enfrentado a ellos. También la frecuencia que
has tenido en las relaciones sexuales con las sucesivas parejas, y qué calidad
había en tus relaciones afectivas. Así como los niveles de comunicación con
tu pareja y cómo son las relaciones con otras personas...
Además tendrás que hablar, es muy importante hablar para explicar tu
dificultad sexual, cuáles crees que son las causas, cuáles son tus expectativas
y las de tu pareja, el impacto que tiene en la relación de pareja ... Qué
soluciones has intentado ... Claro tu puedes estar seguro, de que todo lo que
digas es estrictamente confidencial.

El daño que nos hace el tabaco


¿Es el tabaco la causa de trastornos sexuales?, me preguntan a menudo los
pacientes. Y es que además del efecto psicológico que lleva en sí el acto de
fumar, conocemos que la nicotina, a bajas temperaturas tiene un efecto
estimulante, aumenta la capacidad de atención y disminuye la tensión
nerviosa.
Sabemos sin embargo, el efecto adverso que produce en el sistema
circulatorio, claramente esencial para una buena función sexual. Cuando la
irrigación sanguínea es dificultosa aparece la hipertensión, los infartos, la
angina de pecho ... y otros trastornos vasculares que afectan a la sexualidad
provocando en el hombre la disfunción eréctil y en la mujer problemas de
lubricación.
A veces en el caso de las mujeres la lubricación puede pasar desapercibida,
aunque las dificultades para obtener placer y mantener la excitación son
palpables. Se ha observado en algunos estudios que el varón que consume 20
o más de 20 cigarrillos al día observa que su capacidad de respuesta eréctil ha
mermado.
Los estudios sobre los efectos de la nicotina nos hablan de que cada
cigarrillo, por efecto de la nicotina, produce media hora de espasmo arterial
por lo que si alguien fuma un paquete y medio tiene mucho tiempo sus
arterias contraídas, lo que dificulta la circulación de la sangre al pene para
lograr la erección. A largo plazo produce arterioesclerosis, enfermedades
vasculares periféricas, lo que también contribuye a la aparición de
dificultades en la erección.
En lo referente a la actividad sexual existe un estudio hecho por Médicos de
la unidad de tabaquismo del Hospital de Bellvitge, en Barcelona (España) que
nos revela que el tabaco influye negativamente como el alcohol o las drogas
produciendo impotencia y esterilidad.
Los especialistas señalan en primer lugar la voluntad del paciente como un
factor importantísimo para dejar el tabaco, subrayando que cada uno escogerá
sus métodos para frenar la ansiedad, como beber grandes cantidades de agua,
tomar infusiones sedantes, oler fruta, recurrir al café, masticar chicle, ponerse
los parches ...
Y por supuesto refugiarse en el sexo para calmar la ansiedad de los primeros
días sin tabaco. Y sí, es un buen método utilizado como calmante de la
ansiedad y para liberar las toxinas acumuladas por el tabaco. En torno al
hábito de fumar se crea un cerco que se hace cada vez más estrecho, y un
nuevo estudio realizado en Australia llega a la conclusión de que los hombres
que se fuman 20 o más cigarrillos al día tienen el 40% más de probabilidades
de padecer impotencia sexual que los no fumadores.
Recordemos el cigarrillo post-coito que muchas veces hemos visto reflejado
en las películas, que hace referencia a muchas experiencias cotidianas, y para
algunos es más esperado que el cigarrillo después de una comida apetitosa. Y
los amantes nos cuentan cómo ese cigarrillo les relaja y les hace sentirse más
seguros...
Eso sí la dependencia de la nicotina provoca mal humor lo que exige muchas
veces fármacos sedantes o antidepresivos para ayudar al paciente, o hacer
Terapia porque empezar una Terapia con Masaje, como he comprobado en
consulta, frena esa gran ansiedad sin tener que recurrir a los fármacos.

Las drogas y sus efectos en la Sexualidad


Algunas drogas pueden afectar al comportamiento sexual, a la libido, al
placer sexual o causar un cierto desinterés. Otras alteran la respuesta sexual,
la erección, la eyaculación y el orgasmo. Eso sí suelen disminuir el placer
porque alteran la química de los nervios que regulan la respuesta sexual.
Los que ingieren LSD dicen que es una droga que no estimula el deseo
sexual, cuando las condiciones minimizan la sugestión y el placebo, pero
cuando toman LSD en un ambiente erótico y el compañero está vinculado
intensamente y espera que la sustancia potencie su sexualidad, a veces
afirman haber tenido un encuentro sexual largo e intenso.
La mayoría de las drogas de acción central, inhiben el comportamiento sexual
no son afrodisíacos, farmacológicamente son inactivos, y si notan cómo
aumenta su conducta erótica es únicamente debido al efecto placebo, como la
mandrágora que tiene forma de hombre y obtuvo popularidad en la Europa
Medieval.
Una sustancia de acción central es el alcohol, que durante mucho tiempo se
dijo que era un afrodisíaco, pero en realidad es un depresor general del
cerebro. Los efectos en pequeñas cantidades, en actividades sociales,
producen un incremento de la libido porque liberan las inhibiciones por poco
tiempo, en personas inhibidas, antes de que estén ebrias y resulten
incapacitadas. Y las dosis mayores de alcohol bloquean la conducta en
general de las personas, incluida la respuesta sexual.
Si el alcoholismo es crónico, el consumo habitual de alcohol afecta
seriamente la respuesta sexual en ambos sexos, aunque más en el hombre. No
es raro que el hombre que se queja de falta de erección se tome tres copas de
alcohol durante la comida, un whisky a media tarde y tres bebidas más
durante la cena ... Claro tanto alcohol deprime gravemente la respuesta
sexual. Necesita una terapia psico-sexual para que el sexólogo le ayude a
reducir considerablemente estas dosis.
Parecidos efectos sobre la conducta y sobre el sexo se producen cuando
toman barbitúricos e hipnóticos. En pequeñas dosis no afectan, en dosis más
grandes bloquean por completo toda la conducta, incluida la sexual.
Disminuye la sexualidad en los seres humanos cuando se abusa del consumo
de sedantes.
Otras drogas son los alucinógenos y sobre todo el LSD, la marihuana y la
MDA, que actúan sobre el sistema nervioso central y se emplean como
afrodisíacos. Pueden afectar a la sexualidad por su acción general sobre el
sistema nervioso central. El LSD es un alucinógeno poderoso, las personas
conservan la orientación y la memoria, se liberan de inhibiciones y el
resultado es que se ven inundados por una serie de imágenes y pensamientos
que viven con intensidad.
Si tienen relaciones sexuales en este estado de intoxicación no viven un
sentimiento intensamente erótico. Suelen describirlo como algo interesante y
diferente. Las relaciones suelen depender de cada individuo, pero a menudo
son más difusas y se mezclan con otras sensaciones y pensamientos.
Experimentan con menor intensidad el orgasmo, y lo viven como si estuviera
separado de ellos, como algo de afuera. Si viven un mal viaje experimentan
sentimientos de miedo y paranoia.
El HTC o marihuana es más suave, y es un alucinógeno que se toma en
pequeñas dosis. A menudo los fumadores de porros dicen que les incrementa
sus vivencias sexuales porque están más relajados y bajo los efectos de una
ligera embriaguez (high) El MDA es un alucinógeno vinculado a las
anfetaminas y parece tener un efecto estimulante sobre la sexualidad. No es
un fenómeno aislado, sino que está en el contexto global de los alucinógenos.
Las anfetaminas son estimulantes cerebrales que actúan centralmente y
ejercen algunos efectos sobre la sexualidad. Algunos afirman que en dosis
muy altas potencia el interés por el sexo y la ejecución del acto. Están más
relajados y más confiados, incluso los hay que si se habitúan al consumo de
esta sustancia química, ya no pueden funcionar sin ella. Hay estudios que
afirman que los que utilizan con regularidad esta droga notan una
disminución de su capacidad y de su interés por el sexo.
La cocaína según sus consumidores produce un efecto placentero y excitante.
Los adictos a esta droga se preocupan más por su deseo de consumir que de
vivir el placer sexual. Informes sobre esta droga nos hablan de que en ciertas
dosis estimulan la sexualidad y la realización del coito. Estos son los efectos
de la acción de la droga sobre el cerebro y si el adicto consume dosis más
altas constantemente, suele enfermar y el interés por el sexo desaparece.
Habrá que tener en cuenta la edad, y a partir de la cuarentena...
Por último os hablaré de las que afectan a la conducta sexual de manera
indirecta, son las drogas que se utilizan para tratar trastornos psiquiátricos.
Los pacientes que toman tranquilizantes y antidepresivos pueden notar cómo
mejora su funcionamiento sexual, pero en realidad es que ha disminuido la
ansiedad y no es un estímulo sexual. Algunas como el Haloperidol reducen la
libido y la potencia sexual, y retrasan la eyaculación en algunos hombres.
Bueno ya sé que podría seguir hablando de otras drogas como las de diseño y
otras, pero será ya en un próximo artículo.

Adicción al sexo
En Octubre publiqué en el Blog un artículo sobre la adicción al trabajo, a las
drogas. Ahora vamos a hablar de la adicción al sexo que es una adicción tan
dura como las otras y se estima que el 6% de la población lo padece y sólo el
2% son mujeres.
Es más fácil advertir la adicción a una sustancia como a las drogas, o a la
comida, la bulimia, o a la ludopatía, el juego, o a la cleptomanía, la
apropiación indebida, por más problemas que nos pueda dar. Aunque les
cause sufrimiento este enganche, los adictos al sexo son como los yonquis, y
ya sea un padecimiento personal o de algún familiar nada es comparable con
la adicción al sexo.
Cuando una persona adicta al sexo siente esa llamada que le presiona para
poner en marcha esa conducta, no podrá resistirse, y no se puede librar es un
esclavo de ella. Hay que aclarar que nada tiene que ver con una persona
apasionada que le guste practicar mucho el sexo, porque el adicto tiene una
libido muy activa y una obsesión por el sexo, y cuando siente esa compulsión
y practica sexo no consigue disfrutar de esa experiencia. Buscan
experimentar sexualmente con quién sea sin conseguir el placer que esperan.
El concepto de adicción al sexo sustituye a lo que antiguamente se conocía
como ninfomanía en la mujer, y en el hombre satiriasis. Actualmente estos
conceptos no aparecen en el DSM-IV. Aún no se conocen las causas que
originan este problema y se llama también hipersexualidad y puede ser un
reflejo de otros trastornos mentales.
Si viven en pareja o están casados será a menudo ella la que tendrá que
soportar las presiones y las exigencias que le resultará imposible cumplir, y si
fuera posible, a él no le parecerían suficientes. El adicto no discrimina el sexo
porque no sabe lo que quiere. Dispone de una insaciable sed, lo prueba todo y
de su comportamiento compulsivo no se puede librar. Es un desorden que les
causa incomodidad e impide el funcionamiento social. Tienen problemas de
autoestima, de identidad sexual, trastornos depresivos y sufren de ansiedad y
estrés. Tiene tratamiento si el sexoadicto es capaz de reconocerlo.
Para tratarlos se utiliza la terapia cognitivo conductual para controlar la
conducta sexual del paciente y conocer las posibles causas de la dependencia.
Los adictos al sexo suelen buscar la ayuda de un profesional cuando su
problema les ha hecho estragos como, ETS (enfermedades de transmisión
sexual), ruptura con la pareja, grandes facturas de teléfono o de prostíbulos,
la pérdida del puesto de trabajo, sentirse esclavos de cosas impensables o
intentos de suicidio.
El Cibersexo. ¿Sientes vergüenza de tus deseos sexuales?
No puedes evitar acceder compulsivamente a páginas de Internet porno, en
los últimos meses... y si ella se entera no podrá confiar en ti, pensará que no
es atractiva para ti, que no la amas y que probablemente podrías abandonarla.
Además las relaciones sexuales son poco frecuentes y entre la escasez de
tiempo, las necesidades de los niños y la presión que ellos representan para
ella... Y es que la mujer, cada vez que satisfaga las demandas de los niños,
tiene que hacer lo mismo con la niña que lleva dentro y que quizá nunca
recibió esos mensajes de su madre. Su marido tendrá que apoyar sus
objetivos y juntos encontrarán la manera de no culparse de una forma abierta
o encubierta como antes.
Eso sí, podéis escucharos entre vosotros sin poneros a la defensiva, con
reacciones violentas o juzgaros, y poco a poco ella dejará de hablar de su mal
humor y de criticar su personalidad, y él la convencerá con ternura de que la
ama, de que disfruta estando con ella, la desea y añora su contacto. Entonces
la pareja se aceptará, empezarán a sentirse más seguros y desearán explorar
esas visitas porno a Internet que quizá tienen una motivación diferente a lo
que ella teme.
Ella tiene que aprender a escucharle a él, a valorar su estado de ánimo y las
necesidades de los niños. Que sepa que si se siente presionado en el trabajo o
está deprimido será difícil que hable de su malestar y tema las reacciones de
ella si le habla de sus incursiones en Internet, por eso no lo dice, y se evade
navegando por ese mundo de fantasías porno que no le exige nada.
Aprenderá también a entenderle para sentirse más aliviada, a escuchar sus
explicaciones y a creerle. A no decir que sí a todas las necesidades de los
niños... Así podrán acceder a un espacio nuevo en el que ya hay tiempo para
ellos, para jugar con la sexualidad de otras maneras, y verán que los
resultados son muy satisfactorios.

Adictos al trabajo
¿Es una necesidad o es una elección? ¿Cuántas veces has decidido irte a casa
y finalizar el trabajo, y sin embargo te has quedado un poco más que se ha
prolongado durante horas? Y es que no sólo es necesario tomar una sustancia
adictiva para tener una adicción porque hay adicciones de origen psicológico
y el que trabaja llega a ser una persona respetable. Aunque cuando "el trabajo
es un exceso" puede ser causa de enfermedades en la espalda, depresión o
trastornos cardiovasculares.
El perfil nos da personas con profesiones liberales, perfeccionistas, que
necesitan alcanzar el éxito. Tienen entre 35 y 40 años, no tienen tiempo libre
y necesitan ver resultados inmediatos. Son hombres de negocios, abogados,
economistas, médicos, los que a menudo sufren esta enfermedad.
Para algunas personas es lo más importante, tienen abandonada a la familia, y
es casi lo único que les produce verdadera satisfacción. Es un riesgo psico-
social, y se convierte en una obsesión por asumir tareas. Suele ser
recompensada, y 8 de cada 10 empresas premian a sus empleados y no suelen
ser conscientes del deterioro físico y psíquico. Se calcula que el 10% de la
población trabaja más de 12 horas al día. En inglés se les llama workalcolic y
relaciona el concepto de trabajo con el alcoholismo y con la dependencia a
las drogas. Sobre todo afecta a los hombres, y en los últimos años al 20% de
las mujeres. Es una forma de huida ante los problemas personales: el olvido
de sí mismo.
Tienen un alto nivel de exigencia, una necesidad de mantener un control para
que las cosas se hagan a su manera, no pueden delegar en subordinados y les
puede un exceso de ambición por el prestigio, el poder o el dinero. A estos
hombres se les ha educado para que asuman el rol de proveedor familiar, y
cumplen sus objetivos pero privan a su familia de su cariño y de su compañía.
En los últimos años empresas multinacionales han decidido utilizar el sistema
de luces apagadas para obligar a sus empleados a salir a una hora
determinada entre las 17,30 y las 19,30 así los adictos no tienen excusas para
escapar de sí mismos. El trabajo está sobrevalorado en la sociedad, es una
adicción encubierta, y podrían no ser conscientes ni ellos ni los que les
rodean, como no hacen daño a nadie y logran beneficios personales y
familiares... Los japoneses le llaman karoshi que significa "morir por
sobreesfuerzo" en el trabajo.
Para vencer la adicción y restablecer la salud tienen que aprender a separar el
mundo del trabajo y el personal. Establecer un orden de prioridades, no
tomarlo como algo personal sino como un medio de vida. Saber que es
necesario delegar, que la jornada es de ocho horas, y que trabajar en casa es
una excepción... ¡Organizarte para ver a los amigos y hacer deporte! Sólo
depende de ti.

La mujer ninfómana
¿Existe realmente la ninfomanía? El DSM-IV o Manual Diagnóstico y
Estadístico de los Trastornos Mentales, de la Asociación Americana de
Psiquiatría de los Estados Unidos no contiene ninguna categoría que se
refiera a la adicción al sexo. Los que proponen incluir las adicciones sexuales
dicen que se trata de un comportamiento que puede proporcionar placer y
aliviar sentimientos de dolor y sus características son un fallo en el control
del comportamiento que tiene continuidad a pesar de ser destructivo para el
sujeto. Se va a incluir en el DSM-V.
La ninfómana es una adicta al sexo que no controla su comportamiento y lo
repite de forma compulsiva aunque repercuta negativamente en su vida
familiar, laboral o social. Un ejemplo lo tenemos en Tiger Woods, el mejor
golfista del mundo, al que la prensa ha contabilizado más de trece relaciones
extramatrimoniales, y cuya salida a la luz ha dado lugar a que sus
patrocinadores hayan decidido bloquear sus campañas publicitarias.
La palabra ninfomanía viene del griego nynfhes, chica joven, y tiene que ver
con una desproporcionada necesidad coital de ciertas mujeres que es como
una locura erótica y suele encubrir a una persona anorgásmica. A veces se la
llama también andromanía que alude a la desesperación sexual por los
hombres. Es un apetito sexual sin control llamado por Krafft - Ebing "libido
insatiata".
Es un desorden psicológico que se da únicamente en mujeres y se caracteriza
por una libido muy activa y obsesión por el sexo. En los hombres se llama
satiriasis. Actualmente estos términos no se utilizan en la Sexología moderna.
Eso sí mujeres ninfómanas, es decir enfermas, hay muy pocas, aunque en el
lenguaje coloquial se utiliza de forma inadecuada para definir a mujeres que
tienen una fuerte carga erótica, sexualmente abiertas y que son objeto de
críticas porque van en contra de los convencionalismos sociales.
Su comportamiento no busca sólo el placer sino que se deja llevar por un
instinto descontrolado. Igual que la heroinómana se pincha sin parar, o la
bulímica no puede dejar de comer y nunca se siente saciada, la ninfómana se
ve empujada a entregar su cuerpo al primero que llega, es incapaz de elegir.
Puede ser hombre o mujer, joven o viejo, atractivo o repelente, cualquiera es
apto porque no le es posible controlar el deseo sexual.
Todo esto se agrava cuando es consciente del desprecio social que provoca su
comportamiento y desea ponerle fin pero como no puede resistir sus
impulsos, pierde auto-estima y cómo el alcohólico, se lanza a nuevas
aventuras para aturdirse y olvidarse de esa sensación de amargura. Así
desarrolla un círculo vicioso que no puede impedir aunque lo desee.
La Clínica Mayo de los Estados Unidos dice, "que es la presencia repetida de
fantasías o de escenarios sexuales que son los que le provocan la excitación"
y añade que "por otro lado, estas fantasías o escenas pueden ser más o menos
obligatorias: la persona a veces puede controlarlo. Pero existen ciertas
situaciones, un episodio de depresión o ansiedad, que pueden hacer que esto
sea más inmanejable"
Seguir un tratamiento para ellas es difícil, porque según Helien de la Clínica
Mayo, "estas personas consultan sólo cuando su adicción al sexo les trae
problemas de pareja, familiares, sociales o incluso legales. O también pueden
consultar porque no cumplen con esas fantasías o escenarios, no se excitan o
tienen disfunciones sexuales"

La cuarentena, etapa de reflexión


Cuando se alcanza la cuarentena aparece la crisis de la mitad de la vida,
entendiendo que la duración media de la vida es aproximadamente de 80
años. En este periodo, se hace un análisis de lo vivido, objetivos alcanzados
que habíamos previsto, sobre la familia y el matrimonio...
En esta etapa las adicciones como el tabaquismo, las drogas o el alcohol se
hacen más patentes porque tienen un efecto acumulativo, aunque los aspectos
psicológicos van por delante. El hombre que está en la mitad de la vida, se
compara con el joven y se da cuenta de que ya no tiene ante sí, una
larguísima existencia. Y empieza a hacer balance de lo acontecido en su vida.
Gellman y Torjdman afirman que "no somos millonarios en días de vida, ni en
orgasmos" y Reich "había evaluado en aproximadamente cinco mil orgasmos
la capacidad orgásmica para cincuenta años de vida" Y es que, aquí el
hombre se pregunta y se replantea todo lo que tiene, en lo afectivo, lo
profesional o lo laboral. Es una etapa de divorcios y rupturas ... Incluso se
plantea por primera vez, pedir la ayuda de un sexólogo pasados los diez años
de matrimonio, para consultar una eyaculación precoz, que comprende que es
grave para él y para su pareja.
Aunque la persona se considera joven, a veces sufre por no haber cumplido
sus previsiones, tiene dudas sobre su propio trabajo, y es la edad en la que se
atreven a plantearse nuevos proyectos profesionales e incluso abren un
negocio propio.
Se podría presentar la aneyaculación, dificultades para eyacular, por el
abandono de los hijos. El hombre es más consciente de la adultez, de lo que
es él mismo, de su fragilidad, del final de aquellas ilusiones tan jóvenes, de la
posibilidad del primer infarto, y a veces se empieza a vivir como parado
crónico. En la cuarentena se podría producir un deterioro en el cuerpo,
depende del estado de salud, del ejercicio físico y de cómo nos alimentemos.
Existe una tendencia a engordar, aparecen las canas y las arrugas, aunque se
sigue buscando el atractivo físico que se vive como necesidad.
Esta es una crisis, que no afecta por igual a todos los hombres, y a medida
que los objetivos personales y profesionales se hayan cumplido, su incidencia
será menor. Si se ha cuidado la profesión, puede haber un buen puesto a nivel
laboral con el empuje del joven y la experiencia de la nueva edad. Es la edad
de oro de los buenos profesionales.
En la pareja no se vive con la ilusión de los primeros años, ya no es nueva la
relación, aunque si se ha podido mantener bien, se puede alcanzar la plenitud,
conociendo más a la otra persona desde su psicología, sus emociones o su
sexualidad. Si se ha conseguido, es el momento de disfrutar de la pareja por
completo. La rutina es el peor enemigo. Y si lo necesitan acudir a un
sexólogo es la mejor opción para preservar la armonía de la pareja. En
resumen, la cuarentena puede ser una etapa de crisis y de frustración o una
época de esplendor.
EL SEXO EN LA ENFERMEDAD
El sexo en discapacitados por accidente o enfermedad
Hay muchas enfermedades crónicas con sus tratamientos y ciertas
discapacidades que pueden interrumpir el funcionamiento de la sexualidad.
Entre ellas están las discapacitadas por accidente o enfermedad, y otras como
la diabetes, la hipertensión, las enfermedades que afectan al corazón o la
arterioesclerosis, la endometriosis, algunos quistes ováricos... Algunas
afectan al comportamiento sexual de una forma indirecta, y es fácil que un
hombre o una mujer, si están debilitados o sienten dolor se alejen del
comportamiento erótico.
Pierden el interés por el sexo e incluso, con otras enfermedades se
desmoralizan psicológicamente, lo que tiene efectos nocivos en la forma de
comportarse sexualmente, influenciados también por otros mecanismos como
el sistema vascular, neurológico u hormonal, necesarios para una adecuada
respuesta sexual.
Y es que la forma en la que vivimos la sexualidad, influye igual que las
enfermedades, y además afecta a nuestro estado de ánimo ... a nuestro
entusiasmo por la vida, a la propia imagen y a las relaciones con los demás.
Por eso profesionales y pacientes se resisten a hablar de las consecuencias
sexuales de la enfermedad, de la medicación o de las enfermedades. Se sabe
que las mujeres diabéticas tienen propensión a las infecciones vaginales y
cuando la diabetes es avanzada suele producir falta de sensibilidad sexual.
Aunque se hace más énfasis en la sexualidad del varón y en sus problemas de
erección.
Una de las claves es compartir los sentimientos, ser afectuoso aunque no se
tengan deseos de practicar el sexo, es básico no abandonar el contacto físico-
afectivo porque la pareja sigue necesitando el contacto físico, los besos, los
abrazos, los achuchones mutuos y cogerse la mano.
Por eso si sufres una enfermedad o eres discapacitado crónico, no te
desanimes. Está recomendada una vida sana porque puede beneficiar
cualquier proceso de la enfermedad. No dudes en consultar a un sexólogo que
te ayudará a no encerrarte en ti mismo, a alejar el temor de molestar a los
demás, a elaborar la ira y la vergüenza por sufrir una enfermedad. A no
aislarte y compartir tus sentimientos. Para que puedas disfrutar de un
contacto placentero con tu pareja, y puedas comprobar que es posible, a pesar
de tus circunstancias físicas o de tu historial médico.

Recuperación después de la prostatectomía


En los pacientes que están en rehabilitación después la prostatectomía el
tratamiento de los problemas sexuales incluye procedimientos como
educación sexual, utilizar métodos para cambiar actitudes, para que recuperen
el funcionamiento sexual con la pareja. Que se asocian a ejercicios, técnicas
para aprender a minimizar las limitaciones físicas y resolver conflictos
maritales, es decir: terapia sexual intensiva con entrenamiento...
El tratamiento psicosexual incluye varios componentes: la educación sexual,
cambiar aptitudes de mala adaptación, las orientaciones del terapeuta para
conseguir sexo agradable, minimizar las limitaciones físicas y resolver los
conflictos matrimoniales relacionados con los efectos secundarios de la
prostatectomía. Habitualmente las técnicas de educación sexual a menudo
satisfacen las necesidades más apremiantes de los pacientes, cuando conocen
cómo funciona su cuerpo y cómo después de la operación cambia su función.
Se utilizan métodos para cambiar actitudes que son útiles para hacer una
limpieza psicológica y reestructurar las ideas y los pensamientos. Alejar los
mitos con relación a la Sexualidad, a considerar el coito como la única
práctica normal de conducta sexual para llegar al orgasmo. Se respetan las
prácticas preferidas y las elecciones basadas en asuntos religiosos porque la
función terapéutica es sugerir alternativas. La orientación del terapeuta sexual
para recuperar el sexo les ayuda a discutir sus deseos con el otro. Por eso los
ejercicios que se utilizan en terapia sexual ponen a su alcance la organización
ideal para conseguir el sexo adecuado.
También es importante la minimización de las limitaciones físicas, durante la
Terapia, como el dolor crónico, la fatiga, la falta de movilidad, que son
secuelas de la operación. Y en lugar de esperar a que la relación sexual se
produzca espontáneamente tienen que planificarla para cuando tengan menos
síntomas y se sientan más capaces. Además la postura para hacer el amor es
un factor importante a tener en cuenta, aunque no hay una posición correcta
para todos. Por eso es necesario dedicar más esfuerzos para desarrollar
técnicas de rehabilitación sexual para aliviar los problemas.
Y claro para que el matrimonio continúe después de de esta operación es
necesario que los dos miembros de la pareja cambien. Lo más común es que
ambos acepten fácilmente que el cónyuge es un valioso aliado en ayudar a su
pareja a rehabilitarse después de la prostatectomía para volver a encontrar el
camino. Pero si el matrimonio está muy deteriorado ambos deben saber que
disolverlo sería lo mejor para los dos.
Sabemos que entre un 10 y un 20% padecen una disfunción sexual severa y
que el terapeuta sexual con sus habilidades especiales y su experiencia está
entrenado para el uso de técnicas de Terapia Sexual intensiva que incluye
intervenciones del sexólogo dirigidas a controlar los síntomas, y en ella se
cuenta con la participación de la pareja.
Se asignan tareas determinadas a los pacientes que intercambiarán el Masaje
Sensorial y aprenderán a jugar con la pareja , porque la fluidez de la
comunicación marital y el bienestar psicológico de cada uno son a menudo
importantes en el tratamiento. Se irá hacia la solución de conflictos
matrimoniales, y el apoyo del cónyuge que se involucrará para provocar el
cambio necesario conseguirán que la Sexualidad provoque bienestar,
satisfacción y felicidad. En estos casos luchar no es una utopía es una meta
alcanzable para solucionar problemas sexuales, dentro de una relación de
amor armónica...
PASTILLAS PARA LA ERECCIÓN
Pastillas para la erección
En este estudio sobre los trastornos de la erección no nos hemos olvidado del
tratamiento con fármacos en el que sobre todo destaca Viagra que es la
primera pastilla que se comercializó como un remedio para la erección. Este
fue el primer tratamiento por vía oral contra este problema. La composición
de la Viagra es el citrato de sidenafilo que potencia el riego sanguíneo en el
pene y facilita la erección. Fue el primer tratamiento autorizado por la
Asociación de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos. Se aprobó a
finales de Marzo de 1998.
Lo primero decir que Viagra no es un afrodisíaco, tampoco aumenta el deseo
sexual, y no hace efecto si no se tiene deseo sexual, ni la estimulación
adecuada. Por eso hay que saber que tomar Viagra no significa una erección
automática, lo que hace Viagra es aumentar una sustancia que se llama GMP
cíclico, que el pene produce durante la actividad sexual y que aumenta el
riego sanguíneo. Y al relajar los vasos sanguíneos del pene, permite que la
sangre entre en él y facilita la erección, si el hombre tiene el estímulo
necesario.
El médico indicará la dosis adecuada según el caso. Sólo debe usarse una vez
al día porque aumentar la dosis, se ha comprobado que no mejora la eficacia,
multiplica los efectos secundarios. Se toma 1 h. antes de la relación sexual, y
el tiempo de reacción depende de cada persona, suele ser entre 20 minutos y
media hora. No se debe tomar alcohol porque reduce la eficacia, ni mezclarlo
con otros medicamentos.
Los efectos secundarios son ligeros dolores de cabeza, sofocos. A veces
indigestión, mareos o dificultades de la visión, como especial sensibilidad a
la luz. Viagra ha revolucionado el mundo de la Sexología, porque antes de su
aparición sólo el 10% de los hombres con problemas de erección acudía a un
sexólogo. Desde la aparición de la Viagra la cifra ha ascendido al 30%.
Además de Viagra se han puesto a la venta también fármacos similares que
son otras pastillas para mantener la erección. Como Viagra ha aparecido
Cialis que es tadalafilo y pertenece a los inhibidores de la fosfodiesterasa,
PDE5. Ya se puede encontrar en 40 países. Es una pastilla de color amarillo
que ayuda a que los vasos sanguíneos del pene se relajen y permite así, que
fluya la sangre al pene y se produzca la erección. El efecto se nota media hora
después de haberla tomado y podría durar 36 horas.
Con Cialis se puede tomar algo de alcohol y cualquier comida. Son pastillas
de 10 y 20 mg. Tiene leves efectos secundarios que son transitorios como la
indigestión o las jaquecas, también mareos o dolores de espalda. Es
incompatible como la Viagra con medicamentos con nitratos, y con
enfermedades de corazón o de hígado. Como su efecto es duradero ha tenido
gran acogida en el mercado, y es que muchos hombres no se acuerdan de que
están medicados y su autoestima crece.
Otra pastilla que apareció en el mercado es Levitra, vardenafilo. Es de color
naranja, redonda, y actúa más rápido que las otras, pero hay que recordar que
estos fármacos no producen una erección ellos solos, necesitan una
estimulación previa. Los estudios sobre Levitra nos dicen que el efecto se
produce 20 minutos después de haberla tomado y a veces en 10 minutos. Eso
sí hombres que toman medicamentos similares, y tienen que esperar a que
hagan efecto pueden desarrollar ansiedad durante la espera.
También como Cialis se puede tomar alcohol de una forma moderada, pueden
no hacer dieta pero tienen que saber que si comen muchas grasas, el efecto se
retrasará. Se recomienda como mucho tomar una pastilla al día y bajo
prescripción médica. Se vende en dosis de 2,5 - 5 y 10 mg.
Los efectos secundarios de Levitra, son dolores de cabeza, sofocos y en casos
aislados, según el fabricante, priapismo, es decir una erección permanente y
no deseada, o alteraciones de la visión. Son incompatibles como las
anteriores con medicamentos con nitratos y con enfermedades del corazón o
del hígado. En un estudio en el que participaron 805 varones se demostró que
el 70% de los que tomaron Levitra, durante 12 semanas tuvieron una erección
al primer intento frente al 46% que consumieron un placebo.
Recomendaciones.
Si tienes disfunción eréctil o crees que puedes tenerla:
* Haz vida sana que será tu mejor aliado. Cuídate y haz ejercicio, evita el
alcohol y el tabaco. Procura equilibrar el trabajo y el tiempo libre para alejar
el estrés. Intenta mantener una relación con tu pareja donde haya tiempo para
la intimidad sexual. Además hablar con ella facilitará las relaciones porque la
primera causa de disfunción sexual es la falta de información y de
comunicación en la pareja por eso se recomienda hacer Terapia Sexual
* No tengas miedo a consultar a un sexólogo, esto es algo natural cuando se
tienen problemas, y no eres la única persona que pasa por la consulta de un
experto. Procura no tomar tranquilizantes, pastillas para dormir, sustitúyelos
por productos naturales o plantas, y si no puedes, tómalos lo menos posible.
*También es importante que tu cuerpo y tu mente te acompañen. No te
obsesiones con tu problema porque empezarás a vivir con ansiedad. Sé
positivo y no te desanimes e intenta utilizar el coito aún cuando el pene no
esté completamente erecto, porque el coito es un poderoso estimulante
sexual.

Se necesita un Terapeuta Sexual


Uno de los momentos más difíciles que puede vivir un hombre es tener que
experimentar la falta de erección, sea al principio de sus relaciones o cuando
ya tienen experiencia. A veces ponen una disculpa... la primera que se les
ocurre. Su ego está afectado y les cuesta superar la sensación de fracaso.
A partir de ese momento cuanto llegue la erección se acentuará el miedo al
fracaso, y si los problemas de erección se mantienen en el tiempo, tienen un
comportamiento de huida ante las situaciones sexuales, evitan el
acercamiento de su compañera o se separan de ella. La disfunción eréctil se
hace crónica si se mantiene en el tiempo, y cuanto más a menudo se dé mayor
será el miedo. Se forma un círculo vicioso en el que se sienten atrapados.
La inquietud es tanta que viven sentimientos de culpa por no poder satisfacer
a su compañera, y les molestan los deseos sexuales de ella. Así empiezan con
la pereza sexual que termina afectando a su capacidad de erección. Las
causas son varias entre ellas una enfermedad orgánica como la diabetes, el
estrés o problemas laborales, aunque la mayoría manifiesta un problema de
pareja que nunca se habló. Él no responde y no sabes qué hacer cuando no
tiene ganas, y si el deseo no vuelve habrá que echarle una mano. Pasa el
tiempo y si la falta de deseo se mantiene, se necesita la ayuda de un
especialista.
La T erapia Sexual se ofrece como la opción más conveniente y no resulta
desagradable. Se enseñará cómo conocer su cuerpo, y a descubrir nuevas
sensaciones para que sea más fácil experimentar el placer. Hay distintos
métodos para tratar los trastornos de la fase del deseo.
Primero habrá que distanciar a la pareja físicamente para que no tengan
prácticas sexuales entre ellos. Puede ser conveniente que empiecen con la
masturbación y así tomen contacto con su propio cuerpo y con su placer. Esto
aumentará la autoestima de esa mujer que ha sufrido un rechazo durante
mucho tiempo. Aquí habrá que echar mano de las fantasías sexuales, por
ejemplo jugar mentalmente con la infidelidad.
Cuando la relación es larga y está en letargo aprenden a introducir novedades.
Luego se les indica que se miren mientras se masturban, más tarde que
empiecen a tocarse o a acariciarse, a compartir el Masaje Sensorial que
aprenderán durante la Terapia... a veces masturbarse manualmente entre ellos
o a intercambiar sensaciones con pequeños roces, que aprenden durante los
ejercicios, y a las pocas semanas empiezan a acostarse juntos.

Para que la frecuencia sexual aumente


Actualmente hay muchas parejas que desean tener relaciones sexuales con
más frecuencia, y si las dos las quieren tener... ¿por qué no lo hacen?
Aumentar la frecuencia en la práctica sexual supone despertar la energía
sexual que en el desarrollo de la cotidianeidad se ha ido apagando. Sólo hay
que fijarse que al principio de las relaciones el nivel de energía suele ser muy
alto, no importa lo ocupada que esté la pareja.
Pero pasa el tiempo y el flujo de energía va disminuyendo, y hay personas
que piensan que es inevitable. Cuando reflexionan sobre ello consideran que
eso es algo que vivieron y que pertenece al pasado, aunque aún son jóvenes y
la frecuencia en las relaciones sexuales se puede recuperar. La frecuencia
puede aumentar si los dos lo desean.
Hay parejas en las que el marido se pasa el día trabajando, casi no tiene vida
privada y cuando se da cuenta tiene la sensación de que aquello hubiera
desaparecido. Piensa que es culpa de su mujer, que ella no le excita, que no
se lo pide. Ella nunca inicia el juego sexual, aunque si él se lo reprocha quizá
la respuesta de ella sea… yo también quiero tener más frecuencia en las
relaciones pero tú no haces nada por excitarme. Nunca inicias los juegos
sexuales. Entonces se preguntarán ambos ¿qué nos pasa?
Quizá aproximarse a la Sexualidad con pasividad no es la forma más
adecuada de hacerlo para conseguir logros. Una de las claves será no esperar
a que el otro despierte su energía sexual sino que cada uno avance poco a
poco para recuperar el apetito sexual por sí mismo. Y si uno tiene interés en
volver a sentir algo, tendrá que hacer algo. No desear sólo tener relaciones
sexuales con más frecuencia sino poner los medios para que suceda.
Hacer énfasis en la forma de vestirse, porque la forma de vestirnos dice
mucho de nosotros, y poner atención en la ropa que utilizamos en casa.
¿Cómo es? Sí será cómoda pero está vieja y deteriorada... ¿Qué te pones para
ir a la cama? ¿Qué señales le estás enviando a tu pareja con esa ropa?
Siéntete atracti@ en casa... no sólo para ir a la cama. Escoge el estilo y el
colorido que mejor te sienta, el que te haga más deseable. Si sabes vestirte
para triunfar en la vida social, aprende a vestirte para tener éxito en la cama.
No olvides los mensajitos a tu pareja. Estos mensajes le sorprenderán aunque
viváis juntos. Háblale de tus fantasías sexuales, de lo que deseas... Sé preciso
en los detalles. Los mensajes escritos resultan excitantes tanto para el que los
lee como para el que los escribe. Déjate llevar por tu imaginación e inspírate
en películas eróticas y escribe poemas.
Ve cine erótico y lee novelas eróticas. Fíjate en las personas atractivas de tu
alrededor, admíralas y no dejes que te pasen inadvertidas. Utiliza tu fantasía y
date cuenta de las cosas que te excitan. Este es el más potente de los
afrodisíacos, y no olvides los detalles románticos, como las flores en días
especiales que puedes regalarla. Y tú, como mujer, podrías decorar la casa o
la mesa con flores... ¿No? Utiliza el romanticismo para volver a despertar la
atracción y la pasión. Y cuando puedas haz una escapada: viaja y disfruta de
tus vacaciones. Muestra tu afecto física y verbalmente.
Y siempre que lo necesites hazte el amor a ti mismo, sin olvidar a tu pareja, y
cuándo sientas una necesidad sexual que no puedas satisfacer, mastúrbate.
Enséñale a complacerte... háblale de tus gustos. Y tienes que saber que una de
las claves es pensar en ti mismo sin olvidarte de tu pareja, porque eso
aumentará tu propio placer y el de tu compañer@, y deseareis volver a
encontraros con más frecuencia para disfrutar del sexo.
ENFERMEDADES DE TRANSMISIÓN SEXUAL
El sexo y las enfermedades de Transmisión Sexual (ETS)
Las enfermedades de Transmisión Sexual son infecciones que casi
únicamente se transmiten por contacto sexual. Están ocasionadas por virus,
bacterias, hongos y parásitos. En unas el microorganismo es contagioso y en
otras se transmite. Por ejemplo el VIH es un virus que no se contagia pero se
transmite a través de las mucosas de la vulva, del pene y de la boca. La piel y
las mucosas se diferencian en que éstas alojan virus y bacterias en el cuerpo.
Las infecciones más frecuentes son: candidiasis, clamidia, gonorrea, herpes
genital, Virus del Papiloma Humano, SIDA, sífilis, tricomoniasis... También
las tricomonas, la hepatitis B, VIH, que produce SIDA, la sarna y el piojo
púbico. De ellas tres producen úlceras o llagas que se aprecian en la piel o
sobre la vagina o la boca, y son el Herpes genital, la Sífilis y el Chancro. La
Gonorrea y la Clamidia producen inflamación y secreción de la uretra, en los
hombres, y en las mujeres inflamación y secreción del cuello de útero.
Enfermedad de transmisión sexual significa que es una infección que da
síntomas como son:
L a Candidiasis que de una forma natural está en la vagina y no causa
molestias pero cuando el microorganismo se reproduce se manifiesta con
picor y un flujo blanco. No se considera enfermedad de transmisión sexual, y
el 15% de los hombres sufren picor en el pene después de las relaciones con
una persona infectada.
La Clamidia se ocasiona por una bacteria e inflama las vías genitouretrales y
el recto. También es causa de infertilidad.
La Gonorrea la causa es una bacteria que inflama los genitales y el recto, y
puede llegar a infectar la sangre (septicemia), artritis, meningitis y
enfermedades de la uretra. En la transmisión madre-hijo, durante el parto, el
niño podría padecer ceguera.
El Herpes genital está causado por un virus que provoca vaginitis dolorosa,
úlceras que enferman la vulva y el interior de la vagina. A los hombres les
causa lesiones en el pene y después de la primera infección el virus se oculta
dentro de las células nerviosas para reaparecer a menudo con múltiples
ataques.
El Virus del Papiloma Humano tiene muchas variedades, algunas son
benignas, otras se asocian al cáncer anogenital. Algunos de estos virus pueden
causar verrugas que se llaman condilomas y se ven alrededor o dentro de los
genitales, el ano, la boca o la garganta, y pueden crecer, hacerse estables o
desaparecer. Aparecen a los tres meses del contagio y en la mujer se aprecian
en la vulva, la vagina y el cuello del útero o cerca del ano. En el hombre en el
pene, el escroto y el recto. Y en los dos sexos en la boca y en la garganta.
El SIDA (VIH ) : el virus de inmunodeficiencia humana se transmite por la
sangre, por las secreciones vaginales o el esperma, y a través de la madre en
el embarazo, el parto o la lactancia. El virus se instala en los linfocitos T4 que
destruyen el sistema inmunitario y la capacidad para combatir enfermedades,
puede ser el Sarcoma de Kaposi (una forma rara de cáncer de piel), un tipo de
neumonía no muy común, tuberculosis o diarrea intensa.
Las Tricomoniasis presentan síntomas 1 de cada 2 mujeres infectadas, y
produce vaginitis, flujo verde amarillento y de mal olor, y uretritis en el
hombre. Se puede contraer el VIH y se contagia a través de un parásito
llamado Trichomonas.
Se recomienda: Sexo seguro porque las ETS se transmiten por las relaciones
sexuales entre las personas, por eso se recomienda sexo seguro utilizando
condones y estando atentos a las personas que tienen muchas parejas
sexuales. Se puede ser portador sin síntomas y padecer una infección de
transmisión sexual. Ahora vamos a ver algunas recomendaciones…

Cómo tener nuevas parejas en los tiempos del SIDA


El SIDA no se puede curar pero la infección por el VIH se puede prevenir.
Hay personas que ya en sus primeras relaciones sexuales se han infectado. Si
la situación se da y se trata de una relación nueva es conveniente hablarlo.
Por encima de todo está la salud, y los últimos estudios hablan de que los que
padecen enfermedades de transmisión sexual (ETS) no lo cuentan a sus
parejas e incluso no toman precauciones.
También hay muchos que ignoran estar infectados y no saben que han tenido
relaciones de riesgo. En todos los casos el condón es el mejor aliado. No hay
que ceder ante esos hombres que aseguran que no sienten o que están
incómodos si se lo ponen o explican que están sanos ?? Vamos que se han
hecho la prueba...! Ponte en tu lugar y no lo aceptes. Tienes que cuidar tu
salud sexual!
Las personas solteras que no tienen pareja estable deben hablarlo entre ellos
en la primera relación, interesándose por el tema desde la primera cita
amorosa. No esperar a que lleguen los momentos de pasión para sacar a la luz
el tema. Hablarlo con naturalidad como si se hablara del trabajo o de
cualquier actividad.
¿Qué piensa el otro sobre ese tema? ¿Tiene idea de cómo puede transmitirse?
¿Utiliza los preservativos? Este es un tema del que hay que hablar, es
necesario, porque el riesgo existe y la responsabilidad de protegerse, y si esa
posible pareja no quiere hablar de las Enfermedades de Transmisión Sexual
(ETS), no vale la pena insistir. Pierdes el tiempo.
Es básico ponerse el preservativo antes de la introducción del pene en la
vagina, aunque sea sólo el glande, o para la marcha atrás porque son técnicas
que no evitan las ETS. Los hombres segregan un fluido llamado líquido
preseminal que contiene espermatozoides y que es uno de los principales
vehículos para contraer las ETS y también el semen, la sangre, y las
secreciones vaginales.
Si la relación ya ha empezado y existe un interés mutuo conviene que os
hagáis la prueba del VIH, y así se establece una buena base con claridad y
respeto mutuo. Esto también es extensible a los matrimonios, y hablar de
hacerse la prueba no es fácil. Puede crear desconfianza, aunque hay hombres
que no son sinceros, que tienen relaciones extrapareja, y ésta es una de las
causas de muchas infecciones del VIH. Y es que algunos hombres casados y
con hijos mantienen relaciones con otros hombres o pueden consumir drogas,
aunque aún trabajan bien y mantienen la familia.
Para evitar las ETS la comunicación es la clave, estar al tanto de la salud
sexual y utilizar el "sexo protegido" es vivirlo desde lo maravilloso, natural y
bello. Es disfrutar de una sexualidad normal y única. Así nuestro cuerpo y
nuestros deseos sexuales serán motivos de alegría y no la manifestación de un
castigo que sale a flote si nos infectamos. Una enfermedad frecuente es:
El Virus del Papiloma Humano
Es un virus el VPH que produce pequeñas lesiones en el pene, en la vulva o
en la boca que crecen y se reproducen con fuerza. Otras veces provocan las
conocidas verrugas genitales sin importancia. El Virus del Papiloma Humano
produce una enfermedad de trasmisión sexual y es mucho más común de lo
que se cree. Se trasmite a través de las relaciones sexuales y la infección es
crónica. La infección la pueden ocasionar más de cien cepas, la mayoría de
ellas son inofensivas. Es la más frecuente de las enfermedades de trasmisión
sexual y a veces está encubierta y no da síntomas. Entonces el paciente no
sabe que la tiene a menos que aparezcan otras alteraciones en la prueba de
Papanicolau.
Como no tiene cura es positivo que pueda desaparecer de manera espontánea
en los primeros seis meses. Así evita que se cronifique. Algunas variedades
del VPH pueden provocar infecciones genitales que pueden causar cáncer de
cuello de útero, en el pene o el ano. Las últimas investigaciones de Maura
Gillison investigadora en la Universidad de Ohio (EEUU) y en una reunión
de la Asociación Americana de Adelantos Científicos que se celebra estos
días en Washington concluyeron que cuando se practica sexo oral de una
forma promiscua, es decir, con muchos compañeros sexuales, hay muchas
más posibilidades de desarrollar esta enfermedad. En EEUU ha habido un
incremento de cáncer oral derivado de la infección del VPH.
Si cursa sin síntomas el propio organismo puede controlarla sin problemas,
pero cuando la infección continúa de forma latente puede ocasionar lesiones
premalignas que son un primer paso hacia el cáncer, como les ocurre a las
mujeres con los tumores de cervix. Gillison es partidaria de vacunar a los
varones jóvenes porque las chicas pueden estar inmunizadas más que los
hombres. Dice "que ellos tienen más riesgo de contraer cáncer de boca o
garganta debido al sexo inseguro" De los más de 100 tipos 40 de ellos pueden
trasmitirse sexualmente.
Las verrugas genitales las debe tratar un médico y no se deben usar remedios
caseros para otro tipo de verrugas. Cuando ya se hayan tenido estas verrugas
o se tengan compañeros sexuales que las hayan tenido se recomiendan
citologías vaginales (prueba de Papanicolau) al menos una vez al año. Las
mujeres y las niñas de 8 a 28 años se deben vacunar contra el VPH. Una
mayoría de hombres que resultan infectados con el Virus del Papiloma
Humano no manifiestan ningún síntoma, ningún problema a causa de la
infección, pero pueden trasmitirla a sus compañeras sexuales actuales y a
veces a sus futuras parejas.
También una mayoría de mujeres jóvenes sexualmente activas resultan
infectadas con VPH, aunque muy pocas continúan infectadas más de cinco
años y en otros casos el virus desaparece espontáneamente. Si tienes el VPH
debes decírselo a tu pareja actual, y si has sido diagnosticado recientemente
de verrugas genitales debes informar a todas las parejas con las que has
tenido sexo en los últimos 3 meses anteriores a la aparición de las verrugas.
Para prevenirlo lo mejor es que limites el número de compañeros sexuales y
escojas personas que hagan lo mismo. Los hombres que utilicen el
preservativo y se lo suban bien. Preservativo de "cuello alto", como yo digo.
Además no mantengas contacto sexual con personas que tengan verrugas
genitales visibles. También la higiene bucal y las visitas anuales al dentista,
que son una manera eficaz de controlar posibles infecciones. Y de vez en
cuando si eres mujer, hazte la prueba de Papanicolau y del VPH, si eres mayor
de 30 años.

El miedo al contagio
Una mayoría de Enfermedades de Trasmisión Sexual (ETS) pasan
inadvertidas, no se detectan a tiempo porque aunque haya síntomas, no nos
movemos, no nos informamos, porque nos avergonzamos, tenemos
sentimientos de culpa y no queremos afrontar la realidad.
Existen frenos para la salud sexual como la vergüenza, no protegernos ante
los demás por miedo a que nos rechacen y hay personas que aceptan el sexo
sin protección incluso ante situaciones de riesgo. A mí me decía una paciente
de 22 años, guapa ella , estudiante de Farmacia, y que tenía facilidad para
ligarse a chicos en muchas ocasiones:
"Es que cómo le voy a decir que se ponga el preservativo… además de
acostarse conmigo... Qué corte ¿no? Encima que me elige a mí (ella tenía
problemas para llegar al orgasmo) No puedo" Desde luego ella nunca lo hace
con protección y después la atenazan los sentimientos de culpa.
Hay veces que piensan... como es un encuentro esporádico, no existen
posibilidades de contagio. Esto es un mito, es apoyarse en una falsa creencia.
Otras veces nos dejamos llevar por los deseos de otros en contra de los
nuestros y de nuestra seguridad, y en ocasiones creemos que amar a alguien
es una razón de peso, y aceptamos incluso la posibilidad de contagio, y no
somos conscientes que no sólo es un problema el contagiarnos, sino que si
más tarde nos separamos, podemos contagiar a otro.
Creemos que las ETS se curan con facilidad con medicaciones ... aunque hay
algunas ETS que se pueden tratar pero son incurables, como el Herpes y otras
como la Uretritis o la Clamidia que producen infertilidad. No nos hacemos
responsables si no le damos importancia a comunicar que tenemos una ETS a
las personas con las que estamos, como la Gonorrea o la Vaginitis porque a
veces no dan síntomas, es decir no se notan. Y si me curo y no se lo he dicho
al que me contagió puedo volverme a contagiar.
Creemos en las palabras dichas en esos momentos por nuestra pareja sexual,
que nos asegura que no va a contagiarnos, con buenas palabras... sólo la
puntita... haré la marcha atrás... No te preocupes no voy a eyacular dentro... Y
la frase tan repetida ... no pasa nada ... ya verás. Así las cosas, creemos que la
responsabilidad no es nuestra, otra falsa creencia, porque el otro es
responsable de él pero tú lo eres de ti mismo.
Y como en otros aspectos de la vida, las ETS son también un medio de
comunicación y hay que darle importancia y reflexionar sobre el uso que
hacemos de ellas, porque tiene que ver con ese estilo de hacer en la vida... no
decir la verdad, justificarnos, encubrir y evitar ser responsables. Y la empatía
está en primer plano, ponernos en el lugar del otro, y quizá cuando intentes
ponerte en el lugar del otro no te sientas correspondido.
Y darnos cuenta de que la irresponsabilidad es la madre de los contagios y es
una constante en las relaciones humanas y así vemos las dificultades de
comunicación, la falta de claridad, las dudas no manifestadas, los deseos no
comunicados... y si lo llevamos al terreno sexual: existe el riesgo real de
involucrar a otros y sus consecuencias pueden afectar a la salud y a la calidad
de la vida propia y de otros. Sabéis que... los investigadores dicen que el 5%
de las Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS) no se curan, son para toda
la vida.
ANTICONCEPTIVOS
La anticoncepción
Se llama también Control de la natalidad o Planificación familiar, y son
métodos para impedir la gestación. No existe un método para la mayoría sino
que es una opción individual que valora ventajas y desventajas
comparándolos con los demás. Un antiguo método anticonceptivo es el Coitus
interruptus que se utilizaba en la Antigua Roma, la mujer tenía que estar
pendiente de las contracciones del varón y cuando la eyaculación era casi
inminente inspiraban profundamente y apartaban las caderas del varón.
Desde el año 41 al 70 prohibieron "los métodos anticonceptivos" y estaban
penados por la ley.
Este último método se ha llamado también "la marcha atrás" y que con otros
como la Abstinencia periódica, el Método Ogino, la Temperatura basal, etc.
figura entre los anticonceptivos naturales que son falsos métodos que ni
protegen de las enfermedades de transmisión sexual, ni previenen el
embarazo. Los distintos métodos deben ofrecer las características de un
anticonceptivo de seguridad, que sea fácil de usar, reversible... y optar por la
anticoncepción puede ser porque las relaciones sexuales son frecuentes,
porque no se desea la gestación, para espaciar los embarazos o si esa
posibilidad ocurre en un país donde la interrupción voluntaria del embarazo
no está aceptada. Habrá que tener en cuenta la edad de la mujer, su salud o su
patología, los riesgos de adquirir ETS, si la pareja es estable o si tiene un
cierto número de compañeros sexuales...
Los métodos más conocidos son:
* Diafragma que es un capuchón que cubre el cuello del útero y se utiliza con
espermicidas.
* Preservativo femenino es una funda plástica transparente con anillos en los
extremos que se adapta a las paredes de la vagina y funciona como el
preservativo masculino.
* Anillo mensual que se usa una vez al mes y mantiene los niveles
hormonales constantes durante el mes.
* La píldora se conoce desde el año 1969 y fue una auténtica liberación
sexual porque libera a la mujer de embarazos no deseados, ha separado la
procreación de la sexualidad, y con el tiempo se han descubierto nuevas
píldoras de más baja dosis hormonal.
* DIU es un dispositivo intrauterino de cobre o plata que se coloca en el
útero.
* Píldora poscoital o del día después que se toma antes de que pasen 24 horas
desde la relación sexual y viene la regla en la fecha prevista. Se compra en
Farmacias sin receta médica.
* Esterilización femenina y masculina en la mujer se conoce como Ligadura
de Trompas y se ligan o se cortan las Trompas de Falopio. En el hombre se
hace lo mismo con los conductos que llevan los espermatozoides y se llama
Vasectomía. Son métodos irreversibles.
* Inyección anticonceptiva se inyecta una vez al mes o al trimestre, contiene
hormonas de acción prolongada que inhiben la ovulación.
** ¡Atención! Los rechazos inconscientes de los métodos anticonceptivos son
los dolores de cabeza, las nauseas...
La píldora del día después
Aunque hace años que está en el mercado, porque desde el año 1972 se
vendía en Francia, en Inglaterra y en China, todavía hay muchas mujeres que
no conocen esta píldora. No saben para qué es, ni cómo actúa. Se llama
también píldora postcoital o anticoncepción de emergencia, y desde el año
1997 está disponible en España.
Está indicada cuando se ha tenido un coito sin protección, se ha roto el
preservativo o ha habido una agresión sexual. El principio activo es
levonorgestrel que es una hormona sintética que impide la ovulación,
dificulta la fecundación del óvulo y si se produce la fecundación, evita la
implantación del óvulo fecundado en el útero.
Es un anticonceptivo que se toma después del coito, se vende en farmacias
sin receta, y cualquiera lo puede adquirir. Vale más o menos 20E. No
contiene estrógenos sino una hormona que produce nuestro organismo de
forma natural, en dosis altas. No hay que confundirla con la RU-486 que es
abortiva y cuyo efecto se prolonga hasta las 12 semanas de embarazo y se
utiliza en los hospitales para los supuestos de aborto.
¿Cómo se toma? Se toma la píldora del envase dentro de las primeras 24
horas posteriores al coito, y la eficacia es del 96%, si se toma entre las 24 y
las 48 horas baja al 85%, y no tiene ningún efecto pasados los 5 días. Los
médicos hasta hace poco utilizaban como método anticonceptivo de
emergencia los anticonceptivos tradicionales compuestos de estrógenos y
gestógenos que en dosis más elevadas provocan un choque hormonal que
impide el embarazo, pero que produce muchos más efectos secundarios que
el levonorgestrel.
Más del 50% de las mujeres tienen la regla cuando esperaban, y si se retrasa
más de 7 días podría haber embarazo. Si es así se recomienda acudir a un
centro de planificación familiar. Este medicamento se ha venido utilizando en
España desde los años 70 como terapia hormonal sustitutiva en la
menopausia, y en algunos cánceres ginecológicos. Sólo se empezó a usar
como anticonceptivo de urgencia a partir del año 1999, y el 23 de Marzo de
2001 fue autorizada esta píldora por la Agencia Española del Medicamento.
El 11 de Mayo de 2009 el Ministerio de Sanidad anunció que desde ese día se
vende en farmacias sin necesidad de receta médica.
Para la Organización Mundial de la Salud "la anticoncepción de emergencia
se refiere a métodos que las mujeres pueden usar como respaldo y en caso de
urgencia, dentro de los días posteriores a una relación sexual sin protección,
con el objetivo de prevenir un embarazo no deseado. Los métodos
anticonceptivos de emergencia no son adecuados para uso regular"

La píldora anticonceptiva o cómo prevenir el embarazo


Es interesante saber que el periodo de mayor riesgo y en el que hay que tomar
la máxima precaución dura entre 8 y 10 días, y que cada cuatro semanas
empieza una nueva ovulación, en los años fértiles de la mujer. Cuando esto
sucede, se desprende un óvulo maduro y va a parar a la matriz desde una
trompa uterina. Este óvulo es fecundado por los espermatozoides masculinos
sólo entre seis y doce horas después del coito.
La píldora anticonceptiva ya se vendía en Alemania desde el año 1961 y más
del 50% de las mujeres con menos de 49 años toman la píldora desde
entonces, y aproximadamente la cuarta parte de ellas la micropíldora. De este
modo la píldora se ha convertido en el método más utilizado cuando se trata
de prevenir el embarazo no deseado.
Lo que ocurre cuando se toma la píldora es que se simula un embarazo,
gracias a determinadas hormonas sexuales femeninas. Y con esto se consigue
que no madure ningún óvulo en los ovarios. También se frena la producción
de mucosa uterina, por eso el óvulo si está fecundado no puede anidar y la
mucosidad del orificio uterino es tan espesa que no permite el paso de los
espermatozoides.
En cuanto a las micropíldoras tienen dosis inferiores, también impiden la
maduración del óvulo y la ovulación: no llevan estrógenos en su
composición, sólo gestágenos. Otras son las minipíldoras que no impiden la
ovulación únicamente, también inhiben la formación de mucosa uterina y
alteran su grosor para impedir el paso de los espermatozoides.
La píldora es uno de los métodos anticonceptivos más utilizado porque es
cómodo, seguro y para la mayoría de las mujeres se convierte en un ritual,
que toman por la mañana o por la noche, y es como lavarse los dientes. Otra
variedad es la píldora del día después, de la que ya hemos hablado, aunque no
es un método anticonceptivo para usar regularmente, se considera un
anticonceptivo de urgencia.
Las píldoras tienen como otros medicamentos efectos secundarios -
exceptuando la minipíldora- y contienen el estrógeno llamado ethinylestradiol
y varios gestágenos de origen químico. Hay mucha polémica con esto de los
efectos secundarios y actualmente existen en el mercado una variedad de
píldoras en las que las dosis varían y algunas tienen dosis muy bajas. En las
fumadoras, que tienen más de 30 años, el riesgo de padecer trastornos
cardiovasculares es mayor.
Si te olvidas de tomar la píldora no te asustes, tómala entre las siguientes diez
horas, de todas formas repasa el prospecto para ver el número exacto de
horas. Si no la has tomado en ese plazo y has sobrepasado el número de
horas, tómala al día siguiente y a la hora de costumbre. Eso sí los restantes
días del ciclo protégete con otro anticonceptivo, como el condón. Y si
observas que se te olvida con frecuencia tomar la píldora puede haber algún
rechazo inconsciente a ese preparado. Quizá conviene que pruebes algún otro
método anticonceptivo.
**Importante: si te encuentras bien con la píldora y tu médico está de acuerdo
puedes seguir tomándola sin miedo ni sentimientos de culpa.

El placer con el condón


Falsas creencias muchas... pero el condón no es antierótico en el juego
amoroso. Cubrir el pene no interrumpe ni frena ese fuerte instinto sexual que
se vive en esos momentos... Entonces... ¿por qué ocurre? Muchas son las
quejas de hombres que comentan cómo el condón les distrae por completo y
también a sus parejas que dicen que no sienten el pene, aunque a algunas no
les moleste... Las sensaciones y el calor del pene en la vagina con el condón,
se detectan por completo y tanto él como ella pueden disfrutar de un coito
satisfactorio y, si pueden y lo desean, prolongado.
Hombres que dicen que no notan cuando van a eyacular... y que si llevan
puesto el preservativo "no pueden influir en eso" Bueno... bueno... a ver si es
que ellas no tienen sensaciones en la vagina... con preservativo o no. A ver si
es que ellos padecen de eyaculación retardada, porque si el condón inhibe las
sensaciones... sería ideal para el control de la eyaculación precoz, ¿no? ... Sin
embargo hay muchos hombres con eyaculación rápida que usan regularmente
el preservativo... y no logran con este método controlar la eyaculación que se
les escapa a pesar del condón.
Olvidarse de uno mismo y perder el control es esencial para disfrutar del sexo
y el condón no es una limitación... es algo más dentro del juego sexual.
Según sean las necesidades de la pareja el condón se pone durante los juegos
fantasiosos, o únicamente antes de la penetración, o para practicar el sexo
oral, y como chupar el látex es menos apetecible habrá que utilizar los
preservativos de sabores.
Lo que no hay duda es que para los ligues, con un compañero nuevo o para
diferentes etapas en las relaciones estables el preservativo es una buena
medida de protección y… ante el embarazo y el SIDA, además de otras
graves enfermedades de transmisión sexual. La cuestión es utilizar el condón
y dejar la cabeza vacía de otros pensamientos y preocupaciones, y decidirse
por sentir el propio cuerpo e integrarse en el juego erótico sin reservas... y
esta será la fórmula para automatizar esa protección tan necesaria. Y si tu
preservativo no te satisface prueba otra marca... hay muchas diferencias entre
unas y otras. También existen los preservativos de poliuretano.
Nuevo anticonceptivo natural: PERSONA
Nuevos métodos anticonceptivos aparecen en el mercado para dar respuesta a
las necesidades de las mujeres y a la planificación familiar... Interesan a la
mujer de hoy que trabaja y es responsable por eso decide cuidarse, y algunas
eligen los anticonceptivos naturales porque funcionan en armonía con su
cuerpo.
El último que se utiliza es el método PERSONA y es un método que
identifica los cambios hormonales femeninos que se traducen en días en los
que pueden mantener relaciones sin utilizar anticonceptivos, y los días en los
que deben abstenerse de mantener relaciones. PERSONA no tiene efectos
secundarios y sólo pueden quedarse embarazadas algunos días en cada ciclo.
Es un método interesante que funciona mediante la supervisión de los
cambios hormonales, es decir de la hormona luteinizante y el estrógeno.
Estos controlan el ciclo e identifican los días en los que el riesgo de embarazo
es alto. Está pensado para mujeres con relaciones estables, que tienen ciclos
entre 23 y 35 días y aceptarían un embarazo no planificado. Para ello se
utiliza un monitor que hay que comprobar todos los días. Es fácil de utilizar y
funciona con unas varillas de prueba y el monitor de mano. Las varillas
recogen las hormonas de la primera orina del día y las transforman en
información que el monitor puede leer.
Utilizando el monitor la mujer lee, almacena y utiliza la información para
saber si está en riesgo de quedar embarazada, entonces aparece como día
"Red" o no, y tiene la libertad de hacer el amor sin anticonceptivo : día
"Verde" Tendrá que observar los cambios de color de las luces para que el
monitor le diga cuál es su estado. Está basado en ensayos independientes y es
efectivo en el 94% casos, si se utiliza siguiendo las instrucciones y como
único método anticonceptivo.
Hay que tener en cuenta que no protege de las enfermedades de transmisión
sexual - ETS - , y que de 100 mujeres que utilizan PERSONA durante un
año, seis se quedan embarazadas por una incorrecta identificación de los días
fértiles. Es eficaz desde el primer día que se usa.
El coito interrumpido
Se llama también coitus interruptus que con facilidad traducimos como la
interrupción del coito. Es un "método anticonceptivo" muy antiguo y aún hay
quienes lo siguen utilizando. Siguen con esa vieja historia y... luego vienen
los disgustos. Pasa lo que pasa, porque la marcha atrás, como también se le
conoce, no es un método anticonceptivo, al menos desde hace muchos años. Y
es que cuando la pareja está centrada, distendida, gozando de una relación
sexual grata, pendiente de sus sensaciones placenteras y en pleno goce
sexual... tienen que estar alerta, tienen que estar pendientes y no despistarse
cuando le venga ... la eyaculación.
Todo esto les genera una tensión y una ansiedad incompatible, que les aleja
de esa tranquilidad que necesitan para disfrutar del encuentro con la pareja.
Porque llegado ese momento el hombre retira el pene de la vagina cuando
percibe que va a eyacular y justo antes de eyacular expulsa el semen fuera de
la vagina, donde puede... generalmente entre los muslos de ella.
A ninguna edad se debe utilizar. En los jóvenes hay miedo al embarazo, a un
embarazo no deseado, porque el hombre no siempre puede controlar
exactamente su eyaculación y además durante el coito el pene desprende un
flujo que contiene espermatozoides. Además es muy raro que empiece a llover
de repente, normalmente antes de llover, chispea y ahí está el peligro. Esas
pequeñas gotitas que salen mucho antes de eyacular que son distintas al
semen, contienen espermatozoides y son más líquidas. Te pueden dejar
embarazada y no debes pensar más, ha sido la marcha atrás.
A ese flujo se le conoce como líquido preseminal y lo producen las glándulas
de Cowper que limpian la uretra de restos de orina. Contienen el esperma
suficiente para producir un embarazo. Además de esto el "coito
interrumpido" no protege frente a las Enfermedades de Trasmisión Sexual.
Por eso si no quieres te quieres arriesgar informate sobre los distintos
métodos anticonceptivos y sobre sus características, y elige el que más te
convenga.

No me permito usar anticonceptivos


Cuando se tienen unas ciertas creencias el uso de métodos anticonceptivos no
es una forma de evitar el embarazo. Tienen otra manera de entender la vida y
se sienten mal si se quedan embarazadas mientras los utilizan... Lo que ocurre
es que los anticonceptivos son una opción más que puede contemplar la
pareja para evitar los embarazos no deseados.
Podrían usar otros métodos que incluyen los juegos eróticos y todas las
prácticas sin penetración vaginal, en los días fértiles. Entre ellos están el
método del calendario, conocido por Ogino-Knaus, el Billings o el moco
cervical, la temperatura basal, el sintotérmico y el método Persona. Con ellos
la mujer tiene que observar el comportamiento de su cuerpo durante el ciclo
ovulatorio.
Así puede identificar el momento de la ovulación y los días fértiles para
evitar la penetración vaginal en esos días... Por eso según el método que haya
utilizado contabilizará los días del ciclo, la temperatura, el espesor del moco
cervical o la primera orina del día, que transforma en información a través de
un monitor, para conocer el momento de la ovulación.
En la India utilizan el método tántrico que propone una estrategia para evitar
la eyaculación e impedir la fecundación del óvulo. El Tantra enseña al
hombre a través de la meditación a tener orgasmos sin eyacular mediante el
control del cuerpo y de la mente, para esto utilizan la respiración que además,
dicen ellos, que prolonga el acto sexual. El riesgo es que durante la
penetración el hombre vierte el líquido preseminal que contiene
espermatozoides, por lo que el método es poco fiable.
No se recomienda la abstinencia sexual porque puede producir dificultades en
la pareja y tensión psicológica. Otro método utilizado desde muy antiguo, del
que ya os he hablado, es la marcha atrás o coito interrumpido, que puede
fracasar hasta en un 25% de los casos. Sin duda que los métodos de
abstinencia periódica son para parejas con problemas de conciencia religiosa
o que están ante la imposibilidad de utilizar otros métodos de anticoncepción.
Son para parejas con problemas de fecundidad o parejas con un nivel
intelectual adecuado que pueden hacer gráficos, cálculos o interpretar los
signos externos de posible fertilidad. Las ventajas están a la vista ya que no
hay riesgo de efectos secundarios, además estimula la comunicación de la
pareja y no altera los órganos reproductores, pero hay un riesgo claro de
embarazo.
OTRA SEXUALIDAD
El swinging : un nuevo estilo de vida
El objetivo de las nuevas tendencias es crear un movimiento humanista de
liberación sexual, se interesan por las personas solteras y los matrimonios de
hecho. La sexualidad y el adulterio son consentidos. El "swinging" se vive
como algo recreativo que permite relacionarse sexualmente pero
involucrándose ligeramente en lo interpersonal y lo emocional. En América
en el lenguaje al uso es "estar a la moda" y "tener costumbres
ultramodernas... ”
Lo que hay que tener en cuenta es el grado de libertad de cada miembro de la
pareja para relacionarse íntimamente con otras personas sin abandonar la
convivencia con el compañero ni su relación íntima y cariñosa. Sin embargo
las relaciones abiertas permiten mantener relaciones sexuales, emocionales...
con otras personas. Y en el "swinging" hay un conjunto de reglas, cotos y
limitaciones que pueden mantener unido a un matrimonio rutinario.
Las relaciones abiertas no se orientan hacia el matrimonio sino al crecimiento
del individuo y si llega otro compañero principal se acepta como parte del
proceso de crecimiento. Claro este enfoque plantea un problema recurrente
que no desaparece por completo: los celos. Y las personas que practican estos
estilos de vida defienden su generalización y no entienden que aunque
algunas personas tengan éxito con estas prácticas a otras les resultan
intolerables.
En Estados Unidos se avanza hacia la aceptación de unos estilos de vida
pluralistas aunque imponer un estilo nuevo como el correcto o el único... Los
que son partidarios del cambio social no son conscientes de que ese conjunto
de condiciones tiene ventajas y desventajas, y cada vez que se implanta un
nuevo estilo de vida para eliminar las desventajas del anterior se encuentran
con nuevas desventajas por solucionar.
Si simplificamos y hablamos del matrimonio monogámico vemos que les
ofrece seguridad aunque a veces un cierto aburrimiento sexual, sin embargo
un matrimonio abierto brinda excitación sexual pero con celos e inseguridad.
Porque toda persona debe poder elegir sus placeres o sus malos
sentimientos... Y es que la cuestión principal que lleva en sí la monogamia o
una forma diferente de matrimonio es si la persona es capaz de utilizarla
como experiencia creativa, y en ese caso ofrece el mismo potencial de
crecimiento y desarrollo personal que cualquier modelo de matrimonio.
Podemos pensar que la respuesta está en el sexo y no sería una actitud nueva,
ya Freud lo pensó al principio de su obra. Porque la naturaleza humana es
compleja y no acepta una respuesta única. Y es que no existe una forma ideal
de matrimonio , por eso los que buscan ayuda son los que han sido relegados
o han fracasado en estas experiencias. Otra posibilidad es…

¿Es posible amar a varias personas a la vez?


¿Es una nueva forma de amar? ¿De amar a varias personas a la vez y hablarlo
con confianza a la pareja? ¿Se pueden mantener varias relaciones afectivas y
sexuales a la vez, sin ocultarlo? Los que lo practican aseguran que la
diferencia es que ellos mantienen sus relaciones, sin engaños, sin mentiras, ni
traiciones. Y ya en la California de los años 60 apareció este nuevo concepto
y se extendió por los países anglosajones. Aquí no está aceptado socialmente.
A veces se establecen relaciones amorosas en las que puede o no haber sexo,
y es que en el “poliamor” no hay límites en el número de parejas. La mayoría
de las que encontramos en España son extranjeras y se definen como
poliamorosas: más libres, más honestas y tan respetables como otras. No es
un intercambio de parejas y no es sexo casual. No les interesa, lo que quieren
es compartir el amor con varias personas y mantenerlo en el tiempo.
Otra forma es la poligamia, y sabemos que en Occidente se dice de varios
matrimonios que poseen un mismo cónyuge. En los países islámicos está
aceptada con la condición de que un varón tenga varias esposas, y no es
poligamia si no existe un vínculo: sin son esporádicas, de algunas noches,
amoríos o prostitución.
La “poliandría” se dice de una mujer con varios hombres y la poligamia un
hombre con varias mujeres aunque son términos que hoy día no son
suficientes para hablar de relaciones dónde haya una cantidad igual de
hombres y mujeres. En el “círculo matrimonial” se forma un matrimonio con
más de un varón y más de una mujer que componen la familia en la que todos
sus miembros tienen la misma responsabilidad como padres de los hijos que
hubiera en el matrimonio.
En el famoso libro Maha Barata los cinco hermanos Pádava se casan con la
misma mujer Draupadi, esto es habitual en las tribus de la India en las que
varios hermanos tienen una sola mujer y así pueden mantener las propias
tierras dentro de la familia... La bigamia se refiere a personas que se casan
por segunda vez y ya tenían un matrimonio legal. En muchos países no está
permitido. El bígamo es una persona que permanece casada y tiene un
segundo vínculo matrimonial. Legalmente no está aceptado, tiene que anular
éste último porque del primero aún no se ha divorciado.
Todas estas son variantes de las relaciones de amor y sexualidad, de las
relaciones afectivas, y aunque la sociedad actual parece muy tolerante... habrá
que tener en cuenta también los factores psicosociales que vivimos en
Occidente como la exclusividad, la monogamia... en contra de los divorcios
que son cada día más frecuentes, la violencia o las infidelidades.

Los intercambios de pareja y sus consecuencias


Los efectos pueden ser positivos y desarrollar una complicidad en la pareja.
Entonces la pareja tiene la sensación de apartarse de la norma, y es cierto son
cómplices... Esto podría mejorar el acuerdo de la pareja, reducir ciertos
sentimientos como los celos y el adulterio, ya que se habla y no se oculta. La
frecuencia es muy limitada en el tiempo, por eso las parejas casadas lo
practican de una forma espaciada, no más de una vez al mes porque tiene que
haber una organización... reservar la noche y suele ser muy caro.
También puede haber consecuencias negativas y la más importante es
enamorarse de otro hombre o mujer, porque en estas situaciones es posible el
amor a primera vista. Conozco el caso de una paciente que se encontró al
hombre de su vida en un grupo sexual, se casaron enseguida y no volvieron a
frecuentar estos grupos. Y es que en estas reuniones todo puede pasar...
también el amor y el matrimonio. Claro a menudo, estas parejas que se lanzan
a los grupos sexuales suelen tener problemas bastante importantes, y estos
problemas se podrían agravar allí. Cuando el hombre no ama a su mujer le es
indiferente que ella pueda tener relaciones sexuales con otros hombres, y la
utiliza como una compañera permisiva con la que puede participar en el
grupo sexual.
Recientemente se ha realizado una estadística sobre cuarenta parejas
"abiertas" -que así se llaman las que permiten las relaciones extrapareja y las
consienten- y en resumen han dicho, que hay más o menos los mismos
divorcios o separaciones en los matrimonios "abiertos" que en los
matrimonios cerrados y tradicionales. A veces el hombre encuentra en estos
grupos sexuales un entrenamiento para la vida sexual mediante el
conocimiento de otras compañeras y la repetición de los coitos, que
favorecen el conocimiento de la Sexualidad. Aunque el riesgo de adquirir
Enfermedades de Trasmisión Sexual (ETS) es grande, y si tienen más de tres
parejas sexuales en un año, el riesgo se multiplicaría por diez. Quizá por eso
algunos clubes han visto reducida su actividad.
Algunos hombres encuentran alivio en estos amores de grupo... ¿Por qué?
Porque en esta actividad no existe el miedo al fracaso, ni la vergüenza de no
poder satisfacer a la pareja... que si no queda satisfecha con el marido, se
satisfará con algún otro. Hay hombres que podrían mejorar, sin embargo
otros pueden tener problemas de erección en un grupo sexual. En resumen si
uno se interesa por la Salud Sexual y trata sus disfunciones, puede reducir la
ansiedad y la insatisfacción sexual, entonces mejorará su salud global. Porque
la función sexual es el barómetro del estado físico y psíquico individual y de
la situación de la pareja.
Y si la actividad sexual es de calidad necesitará incluir en su vida el deporte,
y apartar las intoxicaciones del mundo civilizado: el alcohol, el tabaco, los
somníferos y los tranquilizantes. Además esta disciplina es un factor de
longevidad, no es igual a aburrimiento. Y si se respeta, se vive la Sexualidad
que da placer, juego, amor, relaciones excitantes e intensas, e incluso
violentas, proporciona alegría de vivir y da todo su sentido a la vida.
El dinero... ¿despierta tu deseo?
No siempre es un estímulo, y sabemos que el atractivo de una persona no está
sólo en el cuerpo influyen otros componentes como el carácter, que recibe la
influencia del medio social en el que vive. Si alguien se mueve entre personas
con un cierto nivel social sentirá atracción por el lujo, los coches, la ropa de
calidad y se sentirá atraída por la persona que las posea.
Sin embargo hay que tener en cuenta la cantidad de infidelidades que se dan
con personas de recursos muy limitados, lo que nos habla de que el dinero no
es la única arma para seducir, pero es una ayuda. Lo que es seguro es que el
dinero buscará novedades, viajes a lugares lejanos donde poder disfrutar de
buenos hoteles con una música deliciosa, buenos perfumes... Todo esto, en
principio, favorece los encuentros y para lograrlo es necesario dinero.
Lo más recomendable es hacer el amor con una persona a la que ames, y si no
tienes pareja pero deseas tener relaciones, hay que procurar no pagar por ellas
porque jugarán con tus sentimientos. Si tienes una pareja desde hace años
cuida o modifica tu apariencia física, introduce algún cambio, quizá
perfúmate antes de hacer el amor. Y no hay que olvidar que el juego amoroso
empieza de día con besos al llegar a casa, piropos a veces, ducharse juntos o
llamarse por teléfono en horas de trabajo con insinuaciones o palabras
eróticas. Los resultados estarán a la vista.
El sexo si se disfruta te mantiene en forma, la mujer está más guapa y el
hombre está estimulado frente a la lucha diaria si se han prometido una noche
de pasión. No es tan importante aprender nuevas posturas para hacer el amor
porque el secreto no está ahí, sino que el contacto debe empezar d urante el
día. Y no hay que avergonzarse del cuerpo si ya no es tan joven, ni
menospreciar el del compañero, y decirse piropos para quitar complejos.
Si hay dificultades en la relación sexual porque él no puede mantener la
erección, o ella no consigue llegar al orgasmo como antes necesitan adaptarse
a la nueva situación y recuperar el tono sexual que hará que vuelvan a
disfrutar de sus noches de amor.

La prostitución
¿Es necesaria? ¿Cuál es su atractivo? ¿Es la soledad o la carencia de afecto?
Y sabemos que además de los adultos, los más jóvenes se acercan cada vez
más a la prostitución, porque el sexo no se disfruta, se consume.
Los clientes de la prostitución no presumen, pero se comprende que los
hombres que están solos utilicen los servicios de una prostituta, porque existe
“un mito que dice que los hombres son más sexuales” Tienen más
necesidades que la mujer, y tienen que satisfacerlas.
Y si se recurre a la prostitución es que hay insatisfacción, hay problemas no
resueltos, algo no va bien. Y cuando demandan los servicios de una prostituta
quieren que les presten atención, suelen hablar mucho y necesitan afecto.
Están pidiendo ayuda a gritos! Y muchos hombres casados no admiten que
tengan problemas con la mujer, y dicen que lo hacen para poder variar, que
eso no perturba el amor con la pareja.
Realmente cuando una pareja vive una sexualidad plena no hay ninguna
necesidad de tener relaciones con otras personas, y aunque no es tan habitual,
todavía algunos jóvenes consideran que es una forma de iniciarse en el sexo.
Creen que la prostituta les va a enseñar y buscan resolverlo por la vía más
fácil, pero sólo podrán vivir una fantasía porque las prostitutas no sienten,
están trabajando con el sexo. Sólo les interesa que las paguen.
En el mundo de hoy hay muchas personas que han recibido una educación
muy estricta o muy religiosa que reprime su sexualidad y les impide expresar
sus deseos sexuales. No tienen confianza para compartir sus fantasías, o no se
atreven a manifestar sus deseos o a buscar el encuentro con el otro. La
prostitución sólo produce insatisfacción, promete y no puede cumplir, es un
acto denigrante.
Es una vejación para otras personas, y ellos pierden la autoestima y entran en
una trampa que les produce dificultades en sus relaciones como la
eyaculación precoz, problemas con la erección o falta de deseo sexual.
Además las mujeres que ejercen la prostitución no tienen libertad para actuar
y tienen problemas afectivos en su vida. Utilizan el sexo como trabajo por
eso no sienten su cuerpo y viven situaciones que no quieren vivir.

Soltería. El sexo en solitario


A los hombres solteros les cuesta definir lo que es una Sexualidad sana. Esto
se debe a los muchos mitos asociados al sexo en solitario, y además los hay
que creen que si una persona soltera no sale con alguien o si no procura
encuentros sexuales... quizá tiene problemas o evita las relaciones porque
algo le pasa...
Y una persona sin relaciones, que disfruta de la pornografía o del sexo por
Internet, lo más fácil es que tenga sentimientos de culpa y piense que esa no
es una forma normal de vivir las relaciones sexuales.
Muchos hombres piensan que es tan malo hacerlo como no hacerlo. Dicen
que lo hacen porque les gusta el anonimato, tienen seguridad y los contactos
son creativos, porque entran en chats de contacto de pago, que se dedican al
emparejamiento. Algunos chatean tres y cuatro veces por semana, y muchos
cuando llegan a este punto piensan que podrían ser adictos al sexo, y se
deciden a consultar a un sexólogo.
El caso es que reconocen que están contentos con lo que obtienen del
Cibersexo y de los contactos que han hecho, pero a algunos les preocupa
establecer una relación con una persona real y no sentirse preparado para el
encuentro. Aunque sería por motivos equivocados, pero más aceptados
socialmente. Claro lo que se rumorea es que estas personas evitan las
relaciones, son adictos al sexo por Internet y a veces tienen relaciones reales
o todo a la vez. Lo que les lleva a concluir que son adictos, y disfrutar con
estas actividades no está bien.
Y es que la “adicción al sexo” suele negarse en nuestra cultura, el sexo es
tabú y a estas conductas se une la vergüenza para obtener sexo. Y su
desarrollo es similar a otras adicciones y la persona depende de los efectos
que se producen en el cerebro con estas relaciones sexuales, por eso busca
cómo eliminar este síndrome de abstinencia.
Algunos usan el sexo para evadirse de problemas, y como es una fuente de
placer muy potente, lo que empezó para aliviar un malestar, en lugar de
disfrutar de él, se convirtió en un acto peligroso. Claro si como norma se
recurre al sexo, cualquier malestar o deseo de evasión lleva a buscar el sexo,
y buscarlo trae problemas desde los económicos a las infidelidades o a delitos
sexuales. Después aparecen los sentimientos de culpa en el adicto y ante esta
emoción negativa recurre de nuevo al sexo.
Su mente está invadida de pensamientos sexuales y fantasías que le producen
malestar, y cuando ponen en práctica estas fantasías para aliviar los
pensamientos obsesivos, en lugar de librarse de esas obsesiones crean
mayores problemas... El primer paso son las fantasías, el problema empieza
cuando las usan para escapar o para evadirse de problemas.
Empiezan con la masturbación que es suficiente para aliviar el deseo, más
tarde cuando no sea suficiente, intentarán llevar a cabo las fantasías... Los
hombres minimizan esta conducta y la justifican apoyándose en la cultura
occidental, que espera un deseo insaciable en el hombre... Y un adicto al sexo
cuando ya no mantiene relaciones sexuales no está recuperado, no se ha
curado porque no es como con cualquier droga, el sexo es básico en el ser
humano.
E l objetivo es que disfruten de una Sexualidad saludable, con control y
eligiendo cuándo desean tener relaciones sexuales pero no ser esclavo de
ellas. Para prevenir estas conductas lo único es una educación sexual
adecuada frente a este tipo de adicciones. Que los jóvenes aprendan que el
sexo es maravilloso, fomenta la comunicación afectiva, aumenta la
autoestima y nos proporciona sensaciones de felicidad si sabemos utilizarlo
de una forma adecuada.
Cuando se sienten mejor experimentan una sensación de comodidad en su
forma de expresar la Sexualidad. Aprenden que la exploración esporádica de
Internet si buscan sexo no es algo terrible, es una actividad frecuente, es fruto
de las nuevas tecnologías que acompañan a los seres humanos. Son estímulos
que expresan sus fantasías sexuales. Y tanto la pornografía como el
Cibersexo crean fantasías sexuales que pueden ser positivas. Para descubrir
aspectos sanos en sus preferencias sexuales, lo que disminuye su vergüenza y
sus temores…

La homosexualidad y la culpa
Evitan una sexualidad satisfactoria porque no pueden aceptar la
homosexualidad y por eso se ocultan, o lo niegan o se exhiben, y viven con
depresión, con rabia, pero lo que verdaderamente sienten es la culpa.
Inconscientemente o no lo que intentan es aparentar que son normales
buscando el reconocimiento y la aceptación externa. Temen ser rechazados si
se muestran tal como son y no se dan cuenta de que si no se aceptan ellos
mismos, la sociedad no les va a aceptar...
Hay culturas en las que las prácticas homosexuales se toleran más o menos,
pero en esta cultura quizá hay que justificar que se es homosexual, y la
homosexualidad se asocia a la indecencia, el peligro, el vicio, la perversión o
la promiscuidad... Pienso que desde el punto de vista social el homosexual
rompe el modelo clásico de la familia tradicional, y pueden vivirlo pensando
en que nuestra cultura puede fraccionarse, y no se fractura la estructura
social sino el modelo actual. Se trata de flexibilizar la estructura social hacia
una sexualidad alternativa compatible con la actual.
Claro la culpabilidad a veces es muy sutil y afecta de forma diferente a las
personas directa o indirectamente. Así encontramos disfunciones sexuales
que tienen que ver con la no aceptación de la homosexualidad, como la
impotencia. Y con la excusa de que no les gusta o les da asco se niegan a
realizar ciertas prácticas sexuales. Tendrían que averiguar si hay una solución
o si es que no aceptamos nuestra orientación sexual...
Aquí aparecen los problemas con la diferencia, de los que ya os he hablado.
Necesitan ser "normales" acoplarse a lo que no les gusta a lo que no son, para
evitar el rechazo social. Y cuando sienten la atracción sexual aparece la
censura y su moralidad personal... Es ahí cuando se aborta ese contacto que
les conduce a la realización personal y que les permite madurar como seres
humanos.
Y no es una tarea fácil cuando tienen muy arraigado el modelo cultural
actual, expresar las preferencias sexuales, pero se puede conseguir. Cuando la
orientación sexual está reprimida aparece un impulso, mientras se da un
proceso de aceptación, o si no se asume puede ser destructivo. Puedes
destruirte o destruir a otros, en algunos casos de pederastia puede ser un
mecanismo inconsciente de autorepresión.
Si sienten que desean a alguien de su mismo sexo es inútil luchar contra ellos
mismos, porque lo que intentan ocultar vuelve. De nada sirve cerrar los ojos a
la realidad, lo mejor que es aceptarnos y aceptar nuestros deseos y no
compararnos con lo que debemos sentir o cómo tenemos que comportarnos.
Debemos asumir lo que sentimos porque eso no hace ser como que somos.
No es fácil renunciar a una parte de sí mismo porque se corre el riesgo de
perderse, de estar confundido y de un día no saber quién eres . Sabes... tus
actos y tus elecciones te van contando cómo eres.
RUPTURA SENTIMENTAL
Cuándo elijo a la persona equivocada
Algunas personas repiten una vez y otra con el mismo tipo de persona, esa
que les hace sufrir, la que no desea compromiso. Esa que teme estar sola...
¿Te has preguntado si esa persona tiene algo que ver contigo ...? A veces se
repite el modelo de los padres, por eso surgen dificultades para formar pareja.
Tenemos muchas maneras de relacionarnos, tantas como personas hay en el
mundo, igual que nos sucede en el amor...
Muchos encuentran un amor estable, pero otros no saben cómo encontrar una
pareja sólida, cómo encontrar el amor que el ser humano necesita. A muchos
les gustaría encontrar alguien con el que hacer proyectos, que les ame...
Ahora el 10% de la población está separada, divorciada o soltera ¿Qué sucede
es que no hay hombres ni mujeres para enamorarse, o quizá elegimos mal?
Y es que en la infancia construimos las bases de nuestra vida adulta,
establecemos nuestras primeras relaciones... por lo menos conflictivas y
quizá traumáticas. O nuestro hogar era disfuncional y hemos vivido el
maltrato, la agresión, la infidelidad, o la familia ha generado situaciones que
han bajado nuestra autoestima. Por eso nos valoramos poco y no confiamos
en nosotros...
De ahí nuestro miedo a sufrir, a depender, a ser abandonado o a quedarse
solo, porque las relaciones están dirigidas por nuestros primeros vínculos.
Allí se moldea la personalidad, la forma de tomar contacto con el otro, lo que
nos proyecta en otras relaciones, como la de pareja. Se elige mal si esa
relación nos trae sufrimiento, que es cuando vivimos el amor no
correspondido, el maltrato físico y psíquico, la violencia o el modelo de
nuestros padres.
Y es que lo que se repiten son antiguas situaciones familiares, el modelo de
educación tiene mucho que ver... Sobre todo ha influido la incorporación de
la mujer al trabajo y la anticoncepción, que no fue entendido por el varón. Lo
que nos ha dado mayor independencia y autonomía mientras que el varón ha
evolucionado más lentamente y sigue defendiendo los valores tradicionales.
Sabemos que el padre y la madre son nuestros referentes en la vida, por eso
hombres y mujeres tienden a elegir al que se les parezca o sea opuesto. Es
una elección inconsciente. Y si la relación con el padre con el que te
identificas fue intensa, idealizada, pensamos que no encontraremos nadie
como él.
Quizá elijas inconscientemente una pareja muy devaluada que no pueda
hacerle sombra. Lo decisivo es el temor a la soledad y para eso se vinculan al
primero que aparece en su vida y confunden amor y enamoramiento. Lo
primero es aprender a elegir bien, reflexionar sobre las personas que quieres
conocer y en qué ambientes quieres estar. Los lugares en los que tú te sientas
bien, porque si no tus posibles parejas no te interesarán emocionalmente.
Pones en orden tu vida y aprendes que en el mundo hay mucha gente sana,
que hasta ahora no te ha parecido atractiva, porque te has acostumbrado a
tratar con personas conflictivas. Y te puedes encontrar a menudo con el
desamor.

Cuando se vive el desamor


¿Recuerdas esa ceguera que te embargaba en los primeros pasos de tu
relación? Después desaparecieron aquellos espejismos que nos presentaban
perfecto al ser amado, empezamos a ver sus defectos pero aún así nos gustaba,
nos interesaba, sentíamos el amor-pasión. Y es que desde que vivimos con él
nuestra vida ha cambiado, nos hemos convertido en amigos, en admiradores...
le deseamos. Y la pareja bien avenida serían dos amigos íntimos con derecho
a sexo. ¿No?
Pero un día sentimos que entre nosotros existe una distancia, nuestra pareja
nos evita, no está cómoda, salta a la menor cosa, discute, y nos preguntamos
cómo hemos llegado hasta aquí. Buscamos las razones, los malentendidos,
los roces de la convivencia... Quizá haya también otras razones. Y sentimos
un fuerte dolor emocional cuando vivimos el desamor, el alma se nos
desgarra pero no podemos evitarlo.
Nos preguntamos dónde están esos pensamientos apasionados que no nos
volverán a encender. Su acercamiento nos produce rechazo, parece que
seguimos caminos opuestos, silencios sin respuesta y la cotidianeidad se hace
costumbre. La rutina diaria ha evaporado todo con lo que adornamos al ser
amado, y ya conoce cómo somos, no es tan fácil fingir y cuando nos
cruzamos ya no nos vemos... Vivimos con la amargura del desengaño, no
hacemos nada para mantener la afectividad que nos unía.
Llega la pereza, y el amor y la admiración que sentíamos ya no es lo primero,
hay otras prioridades como el trabajo, los hijos, las ocupaciones de cada uno.
Ya no hay tiempo para estimular el amor. Nuestros sentimientos están
anestesiados, estamos llenos de dudas...? Y podemos optar por aguantar la
situación, pensando que ya vivimos un amor sosegado, y vaciarnos de
sentimientos afectivos.
Nos vienen frases al uso... Se empieza con la pasión y se suele terminar así.
Se acabó la amistad y vivimos en una sociedad que naufraga, que se va a
pique. Lo vivido son sólo recuerdos de aquella intimidad sexual que era
ardiente, y en la que había demostraciones de amor. Ya no nos planteamos
habilidades sexuales, sólo sentimos decepción, sentimientos de amor y
desamor, soledad, desprecio, todo menos sexo.
Para que una pareja pueda llegar a superar el desamor tiene que reforzar la
comunicación, cuidar y nutrir el amor para reavivarlo. Utilizar conductas en
las que se aproximen entre ellos y sepan gratificarse. Y tener una convivencia
gratificante, positiva, saber hablar, saber escuchar cuándo es el momento,
respetar los deseos del otro, utilizar el sentido del humor que es una actitud
ante la vida y saber que la vida es una evolución constante, estamos siempre
haciéndonos. Y hay veces que los problemas son cotidianos…

¿Tienes una pareja tóxica?


Recuerda cómo te ilusionaba compartir sus diferencias, hablarlas con tu
pareja y con argumentos, discutirlas. Empleando la asertividad y practicando
la escucha activa, para escuchar y ser escuchado. ¡Qué bien y qué armonía! Y
el compartir está lleno de bienestar, de momentos gratos...
Ha pasado el tiempo y ahora la pareja es un hecho. Y tus expectativas de
pareja no son cómo las deseabas y la relación no te devuelve esos momentos
agradables, os estáis agrediendo y empleáis la violencia verbal e incluso
física. A veces estar con el otro supone un reto y una pérdida para ambos,
pero si la relación es sana, es una ganancia, os complementáis y a largo plazo
supone un crecimiento.
Lo primero es reconocer si la pareja es tóxica y... sin quererlo, no es sana. A
partir de ahora, si tienes dudas, observa si cuando no hay diálogo aparecen
los insultos o si es que se carece de argumentos que esgrimir y hay diferencia
de opiniones. Alguno de vosotros no sabe manejar la ira, ni los sentimientos,
es visceral y se abandona a sus impulsos...
Los sentimientos de malestar son habituales en tus relaciones y en tus
expectativas de vida en pareja. Estos amores no son provechosos, hay
dependencia, tristeza, mucho sacrificio y poca comprensión. Una de las
claves de la relación tóxica es anularse y autoengañarse para no provocar
conflictos en la relación.
Con facilidad las palabras humillan y empobrecen al compañero, lo que es
cotidiano, aunque a veces lo hacen "por su bien", claro ... Uno de los dos
suele ser el que más ejerce esa presión, habrá que ver qué sentimientos
favorece el que soporta esos comentarios ... Y además no podéis hablar para
solucionar los conflictos reales porque es doloroso.
La pareja tóxica la componen dos personas que no saben estar solos, y
piensan: mejor mal acompañado que solo y les urgen las manifestaciones de
afecto. Y por eso aguantan los malos tratos y olvidan todo, si reciben cariño,
atenciones... un poco de afecto. Ellos están supliendo carencias afectivas, de
la manera que saben, y por cierto no es la más sana.
Así soportan abusos y se encierran en una pareja egoísta, que se hace daño
afectivamente, que se encierra en una relación tóxica. Ante el gran dolor, los
remordimientos y la culpa viven relaciones violentas, muchas veces con
infidelidad. La relación se fractura cada día más y se está abandonando el
vínculo con la pareja lo que seguramente no va a cambiar hasta que pares en
serio y decidas aumentar tu autoestima. Piensa si es así como lo habías
imaginado e intenta ordenar tus pensamientos con respecto a lo que estás
viviendo, si estás de acuerdo con tu propia historia, cuando eras niño, con tus
padres ... Quizá estás imitando o siguiendo patrones antiguos ...
Y no te atreves a cambiar, a empezar a nutrir tu vida personal y de pareja de
nuevas experiencias y emociones, aportando algo fresco a la relación, quizá
en tu vida sexual o en tus actividades... para sentirte querido también por ti
mismo. Decídete a sanar por fin tu relación porque los dos merecéis una vida
equilibrada emocionalmente, tu familia lo merece y todo empieza parando
esa serie de actitudes destructivas que anulan una relación sana.
Si este tema te ha interesado empieza por dejar de ser víctima, dejar de sentir
que te sacrificas para que todo marche bien, y no sentirte desparejado,
abandonado y muy humillado. No entie ndes y no sabes cómo arreglarlo:
primero tú y luego los demás. O es que… la relación de pareja se ha
desgastado.

Las parejas... ¿tienen fecha de caducidad?


En la vida casi todo tiene fecha de caducidad, a veces y en contra de lo que
creemos, sucede hasta en las relaciones de pareja. Sabemos que muchas
relaciones amorosas se rompen... no tanto por las discusiones o las
desavenencias... sino por el desgaste sentimental de la convivencia. Ese
desgaste que ha sufrido la convivencia a lo largo del tiempo.
Además de querer al otro es importante saber hacerlo, es decir quererle bien.
Cosa que no es tan fácil como puede parecer, y si una pareja se mantiene feliz
muchos años puede suponer un reto que no imaginábamos tan difícil a simple
vista. Lo que no significa que las relaciones de pareja tengan que caducar... y
para eso estamos los terapeutas de pareja para ayudar en la evolución de
ambos miembros de la pareja, porque si esta evolución no se produce en uno
de los dos al mismo ritmo que en el otro, según vaya pasando el tiempo la
relación de pareja puede tener los días contados.
A veces una pareja que ha caducado no siempre acaba separándose. También
hay muchas cosas, además de su amor, que ayudan a que la relación se
mantenga, como es el miedo al cambio : vivir apartado de la familia, sobre
todo si hay hijos, y algunas veces se aplaza la separación eternamente por
miedo a que afecte al crecimiento emocional de los niños. Porque la
separación es un proceso traumático, en la mayoría de los casos, por lo que
algunos matrimonios siguen unidos en pro de un mejor clima familiar que
favorezca a los hijos.
También el cambio de la situación económica que provoca vivir con más
estrechez y que incluso puede dificultar la separación. Y es muchas veces el
miedo al fracaso, a la soledad, al vacío lo que hace que minimicen las
diferencias entre ellos y decidan no enfrentarse a una realidad que imaginan
muy complicada para llevarla solo. En los últimos años ha aumentado
espectacularmente la esperanza de vida en Occidente pasando de vivir menos
de cuarenta años en el siglo XIX a una vida que se puede prolongar más allá
de los ochenta años.
Por eso, las personas de cuarenta años han de ser conscientes de que si su
vida se alarga podría suponer vivir varias vidas en ésta, y tenderán a explorar
otras alternativas, lo que en otros tiempos no se podía hacer, y que afecta
muy directamente a sus relaciones de pareja. Claro, si las expectativas de vida
aumentan hay más probabilidades de tener varias parejas con las que vivir en
las distintas etapas del desarrollo personal.
Un momento clave en la vida del matrimonio es cuando los hijos se
independizan. Es entonces cuando se cumplen los objetivos biológicos de la
pareja. En este periodo los hijos alcanzarían la mayoría de edad entre los 15 y
los 20 años. Y hay veces que los hijos alargan su permanencia, parecen no
decidirse a dar ese paso... Sin embargo los padres tienen la sensación de
haber finalizado su tarea. Aquí puede aparecer asociado el fin de la pareja
creada inconscientemente para ayudar a crecer a los hijos.
El matrimonio como sacramento, para toda la vida y que en la era cristiana
duraba de 10 a 15 años, es curioso observar que es la duración media del
matrimonio en la actualidad: 12,8 años. Claro que para nuestros antepasados
era para toda la vida porque morían antes... También la igualdad en la
productividad económica y social de ambos les ayuda a ser más autónomos y
cada uno tiene su círculo de amigos. Ahora ser divorciado se ha normalizado,
está aceptado socialmente y los miembros de la pareja se integran al haber
menos crítica social.
Habrá que elaborar los sentimientos de culpa y la baja autoestima así como el
sentimiento de fracaso después de la ruptura, y si se elaboran bien facilitarán
la nueva etapa de maduración y será una experiencia útil en el futuro que les
ayudará a no repetir comportamientos erróneos en su futura relación.

Ruptura sentimental. Cómo salir y no morir en el intento


Cuando una relación amorosa acaba es que ha finalizado, y a la pareja le
afecta psicológica y emocionalmente. Experimentan una pérdida, se sienten
solos, los hijos sufren y se abre una incógnita. ¿Aparecerá pronto un nuevo
amor? Aunque depende de cada caso, las rupturas son traumáticas. Y no
importa el sexo, algunos dicen... ¡A mira, pues no parecía tan apenado! Y
otra: ¡Vaya peso que se ha quitado de encima! De todas formas cuando se
trata de sentimientos es difícil mantener un control y si la pareja está rota y se
han utilizado estrategias para mantenerse unidos... es que la salud
matrimonial es débil.
Si se manifiesta el resentimiento después de haber vivido discusiones,
maltrato, infidelidades, engaños, puede impedir que la pareja se reconcilie
aunque queden restos de cariño y del amor que se tenían. Quizá hace ya
tiempo que funcionaban mal y ha habido intentos de enderezarla. Los dos son
responsables y aparecerán como la víctima y el verdugo. Roles que podrían
intercambiarse.
Si una persona va de víctima en la separación es que está segura de que no es
culpable. Entonces no hará nada para resolver el problema y dejará el cambio
en manos del otro. ¡Veremos cómo lo hace! No es más que una forma de
eludir un problema que es de dos, es decir de la pareja. Lo difícil es aceptar la
situación, prepararse para salir de ella y para acceder a otra etapa en la vida.
Paul W. Eastwick dirigió un estudio en las universidades de Northwestern en
Virginia y Carnegie Mellon en Pittsburg en el que se pudo comprobar, que el
final del amor suele ser doloroso, aunque a veces es menos devastador
emocionalmente de lo que se cree, y la angustia que se genera puede no ser
tan perjudicial como se pronostica. Eso sí para superar el dolor, el vacío, hay
que elaborar el duelo, lo que no debe ser un obstáculo para salir adelante.
Tendrá que mostrarse la ira, el enfado, la frustración, la falta de auto-estima,
que se vivirán con intensidad. Intentar rodearse de personas que ayuden y no
anulen los sentimientos.
Más tarde podrá empezar otra relación, si se desea, después de haber
superado la pérdida y el reencuentro con uno mismo. Este es el momento de
empezar a hacer terapia y hablar. ¡Es muy importante hablar! Y que hables de
todas esas emociones contenidas que se han convertido en una carga y sólo el
hecho de hablarlas será una gran ayuda.
Lo primero será tomar conciencia de la pérdida, sin que impida la realización
normal de las actividades diarias, porque la vida debe continuar. Tendrás que
aprender a estar relajado, a mantenerte ocupado, y a ocuparte de tus hijos. Es
un túnel que también tiene salida y si se elabora bien la pérdida se podrá salir
de él y ver la luz. Puede durar seis meses o un año, por término medio,
mientras el organismo viva este proceso de recuperación y sane física y
emocionalmente. Lo mejor es que cuando pasado ese tiempo lo hayas logrado
superar, te sentirás a gusto con la vida y comprenderás que las pérdidas
duelen, pero no anulan la vida.

La pareja y el divorcio...
Durante una convivencia bien pensada, antes de llevarla a la práctica, debe
haber paz entre la pareja, pero... puede pasar de todo. Y a veces son
problemas de adaptación los que llevan a frecuentes discusiones hasta que la
nueva pareja por fin, se adapta. O si no es así, en el horizonte aparece la
posibilidad de una separación, y si no se resuelve: el divorcio.
Recientemente se publicó un libro en Estados Unidos sobre las personas que
se divorcian y su autor Josep Epstein apoya "el sueño de la familia propia", es
decir está a favor de esa familia que se funda, nos dice que es una institución
única en la que se vive para algo más grande que nosotros mismos, se
enmarca en relaciones que no tienen que ver con las transacciones
comerciales.
Se hacen cosas para los otros porque son nuestra familia. Epstein nos dice
que sólo los que han tenido una vida familiar saben las ventajas que puede
tener esto, en un mundo donde predomina la indiferencia hacia los otros. El
índice de divorcios está creciendo, es un fenómeno social, y es sobre todo por
el aumento de expectativas, demandas de autonomía y el deseo de vivir
nuevas experiencias.
En terapia contemplar la posibilidad de un divorcio puede ser una forma de
exaltar y mejorar el compromiso en un matrimonio estancado. Y cuando la
pareja habla seriamente del divorcio con el terapeuta no suelen divorciarse. A
menudo las personas afectadas por un matrimonio con problemas mantienen
un exceso de apego con su pareja. Algunos pasan de esa conducta a una
aislada, en la que les cuesta intimar, habiendo pasado antes por adultos
independientes...
Otros no logran cambiar, no ven en el divorcio una solución, y si llegan al
divorcio se involucran rápidamente en otra relación de apego excesivo. Si no
la encuentran caen en depresión. Los que logran el cambio, optan por
divorciarse o pasar por una etapa de independencia en la que recuperen su
propia identidad. Más adelante si establecen una nueva relación ya será
diferente, y será entre dos personas independientes.
Mel Krantzler habla en "El divorcio creativo" de un proceso que abarca desde
la muerte de la relación hasta el renacer del individuo, después de pasar el
periodo de duelo. Este autor subraya con satisfacción, cómo las mujeres
desarrollan recursos internos que estaban sepultados durante sus matrimonios
y que les crean una vida feliz y gratificante, incluso sin llegar a casarse. Y
añade Krantzler que su propio divorcio fue para él la experiencia que más le
enriqueció en su vida. En resumen las personas que buscan divorciarse tienen
que aprender a ser independientes y a madurar, y a contemplar la necesidad
como virtud. También pueden utilizar esta infortunada situación -el divorcio-
para descubrir y desarrollar el potencial de un individuo único e
independiente.
LA SEXUALIDAD EN LAS ETAPAS DE LA VIDA
La niñez
En la niñez cuando hablamos de sexualidad no nos referimos al instinto
genital que se desarrolla en la pubertad, por lo tanto la base de la sexualidad
infantil nada tiene que ver con lo genital. La sexualidad moderna se concibe
con aspectos biológicos, psicológicos y sociales. La herencia genética y las
hormonas condicionan el sexo biológico. Además existe la identidad sexual
que es un fenómeno complejo y se adquiere en los primeros años de la vida.
En la adquisición de esta identidad intervienen diversos estímulos internos,
psicológicos y de las relaciones con la familia y los primeros años de vida del
niño se centran en la satisfacción de las necesidades fisiológicas que son
motivo de interés y de preocupación, y nos muestran una sexualidad
incipiente, que atraviesa distintas etapas, la oral, la anal y la fálica.
En la oral nos aparece el lactante cuya función es alimentarse y su punto de
atención es la boca. En la anal, entre los dos y los tres años el niño se fija en
la orina y en la defecación y podría empezar a controlar los esfínteres. En la
fálica, ya tiene cuatro o cinco años y empieza a interesarse por sus genitales,
los explora y experimenta con la novedad.
En esta etapa se juega a papás y mamás, a médicos... y conocen cómo el otro
sexo tiene unos genitales diferentes. Esto se prolonga hasta los seis años, y
con la aparición de las normas experimentarán la vergüenza y el pudor.
Además de comida el niño necesita el calor y el cariño de sus padres, sentirse
atendido, limpio, y él que es muy emocional a través de la relación con sus
padres, desarrolla su afectividad lo que le capacita para posibles relaciones
futuras.
Como su personalidad se está formando los padres adoptarán una actitud
amable y cariñosa que él reconozca como placentera, y lo que es básico para
el bebé es la relación con la madre. Y es que nos llamamos "sujetos" porque
vivimos sujetos a la madre. El bebé mira a los ojos de su madre mientras
mama…

La adolescencia
La pubertad se inicia a los 12 años en las mujeres y a los 14 en los varones,
aunque varían en los diferentes grupos, según la salud, la alimentación, los
estímulos sexuales ... Se dice que los varones llegan dos años más tarde que
las mujeres a la pubertad.
Y en esta etapa se producen cambios corporales y psicológicos que acaban
transformando al adolescente en adulto, aunque al principio sigue siendo un
niño porque su cuerpo se desarrolla poco a poco, pero su mente va aún más
despacio.
Vive la maduración psico-corporal, y sexualmente adquiere los caracteres
secundarios, el vello en el pubis, los cambios de volumen en el pene, en los
testículos y en el escroto. Crecen los huesos, los músculos, y la cara y las
axilas se llenan de vello. Aparece el acné juvenil y el tono de la voz se hace
más grave, y todos los cambios se acompañan de nuevas sensaciones
sexuales.
El chico experimenta erecciones espontáneas, se presentan las poluciones
nocturnas, vive con inseguridad, con sentimientos contradictorios lo que
forma parte del proceso de maduración. Y los andrógenos, es decir la
testosterona, la hormona sexual masculina desempeña un papel decisivo en
este proceso.
En la mujer la pubertad se inicia incluso antes de los 12 años, en algunas
mujeres, su cuerpo adquiere formas específicas, las glándulas sexuales se
desarrollan, todo se debe a un proceso en el que están implicados aspectos
psicológicos, anatómicos y fisiológicos. Al igual que en el varón adquiere los
caracteres sexuales secundarios, como la aparición del vello, el desarrollo de
los genitales externos e internos, le crecen los senos... El cuerpo se hace más
esbelto y la voz más fina que en el hombre.
Momento importante es la aparición de la menstruación que la capacita para
procrear, para tener hijos. La menstruación fisiológicamente es la expulsión
de la pared interna del útero que crece y se prepara para engendrar, y este será
un proceso que aparecerá todos los meses en su vida mientras sea fértil. Es
una experiencia que la mujer debe saber incorporar sin trauma durante esta
etapa de la vida y los padres son los encargados de hacerlo.
Las hormonas sexuales que son los estrógenos y la progesterona han
influenciado todos estos cambios. Y como en el varón, también afectan al
desarrollo cerebral que provoca los cambios psicológicos que se producen en
la adolescencia. Además el desarrollo mental tiene que ver con factores
biológicos y ambientales.

La edad adulta
La educación y las creencias modelan la Sexualidad, y hasta las tres primeras
décadas de la vida, todavía con los residuos de la adolescencia, se tiende a
conocer, buscar, experimentar y profundizar en la práctica de la Sexualidad. Y
según se acerca la madurez se desarrolla la Sexualidad que cada uno elige y
el tipo de orientación sexual se vive de un modo pleno. La adultez llega
cuando una persona hombre o mujer conoce su cuerpo, su sexualidad, y sabe
cómo tendría que ser sexualmente el compañero que le conviene.
Y una buena comunicación sexual, expresará el equilibrio propio y el de la
pareja, y si existe el disfrute sexual se establece un intercambio entre los dos,
de instintos y de sentimientos y la pareja llega a experimentar placer sexual,
vive la fantasía y el deseo que guiado por el instinto favorecerá la intimidad,
las relaciones sexuales, y todo ello desembocará en el placer.... Y si se activa
la imaginación se fomenta y se mantiene el deseo.
El acceso a las fantasías llega y pone en marcha la imaginación que les lleva
a la satisfacción de los deseos más íntimos, que les hace volar mentalmente,
les excita y el deseo aumenta. ¡Deja que tus fantasías sean libres y se
desarrollen por sí mismas, porque son una fuente de estímulos sexuales y
contribuyen a la culminación del placer sexual! Aunque hay que saber
distinguir entre la fantasía, que aumenta el tono erótico en las relaciones
sexuales, y la realidad, porque el desajuste entre las dos puede causar
desilusión, después de un encuentro con la pareja.
Y como actualmente el adulto suele llegar a los 30 años o más soltero, tiene
más experiencia sexual y es sexualmente más activo. A menudo se desligan
de los límites paternos para poder vivir la Sexualidad y experimentar con ella.
En esta etapa se toman grandes decisiones en el trabajo, optan por casarse o
eligen el estilo de vida que quieren llevar.
Muchos de ellos podrían tener varias parejas sexuales antes del matrimonio, y
para algunos son tiempos de incertidumbre, para otros de satisfacción sexual.
Una de las causas de los conflictos llega si los antiguos hábitos sexuales o
infidelidades continúan una vez casados y forman parte de la vida en pareja.
En los comienzos de una relación estable tiene que crearse un clima de
confianza, sin inhibiciones, con libertad para expresar los deseos, las
fantasías, tener una Sexualidad activa que tenga acceso a los juegos eróticos,
y a todo lo que pueda ser sorpresa, novedad... Si el acceso a la vida de pareja
se hace con una actitud pasiva como si fuera un vulgar intercambio del propio
cuerpo "porque hay que cumplir", significa dar un paso resbaladizo, dar
entrada a una relación equivocada.
La unión sentimental puede enfrentar mejor el estrés y la falta de
comunicación, y así las relaciones sexuales no serán una obligación, porque
si lo fuesen pueden inhibir el deseo sexual, entonces tendrán aprender a saber
utilizar las fantasías y la imaginación que mantiene vivo el deseo. Y desear,
innovar o introducir cosas nuevas o cambios sutiles con cierta periodicidad…

Los de cuarenta, mejores amantes que los treintañeros


Tanto hombres como mujeres que se encuentren en la franja de los cuarenta a
los cuarenta y nueve años transitan por sus relaciones con más experiencia y
más desinhibidos después de haber superado la treintena. Son más atrevidos,
más libres y se abren a nuevas vivencias para poder disfrutar más de su
Sexualidad. Ellos tienen ya sus preferencias sexuales obtenidas desde la
experiencia sobre el auto-erotismo, la moralidad, el atrevimiento, la libertad y
el uso de Internet ... Eso sí, existe una diferencia entre el comportamiento de
hombres y mujeres, y aún ellas siguen condicionadas por los tabúes del sexo
y a muchas, les cuesta desprenderse y disfrutar de su cuerpo sin complejos.
La mujer sigue siendo más cautelosa, más discreta y pudorosa por lo que a
veces se sitúa detrás del hombre en el terreno sexual, según un estudio que ha
confeccionado mapas de conducta y preferencias sobre el lugar que ocupa el
sexo en la vida de hombres y mujeres del siglo XXI, la mujer pese a que le
gusta el morbo ... jugar y ser original suele ser más prudente, porque ... sabe
que al hombre le gusta tomar la iniciativa en muchas ocasiones ... lo que
sigue convirtiendo al hombre muchas veces, en el protagonista del encuentro.
Ya la filosofía china, hace más de seis mil años, en su libro "I ching" El libro
de las mutaciones, nos habla de la llegada de "El gran hombre" y
transcribiendo el texto dice: "ese que ocupa un puesto superior, quien por la
autoridad que ejerce podría facilitar o dificultar el camino del sujeto"
Además circulan mitos que hablan de que la mejor edad sexual para hombres
y mujeres es la treintena. Este es un mito desmentido porque no es la edad
ideal aunque siempre se ha creído. También se desmitifica el tópico de la
infidelidad, porque el estudio revela a las mujeres algo quizá más infieles que
los hombres (el 49% de las encuestadas dijo serlo) frente al 43% de los
varones.
Otro tabú que empieza a desaparecer es mantener relaciones en la primera
cita y el 60% dijo no tener problemas en las primeras relaciones sexuales si la
situación se presenta, dice Victoria Crecer en su estudio. Lo aplica a las
nuevas generaciones de mujeres y a la difusión de la Sexualidad en nuestros
tiempos.
Para ellos la aparición de Internet les ha abierto un nuevo medio para
satisfacer su apetito sexual. Así lo destaca el estudio, y es que los hombres
utilizan lo visual para excitarse y han encontrado en Internet una buena
herramienta para saciar su curiosidad y su necesidad de sexo, manteniendo el
anonimato.
De los encuestados el 37% dicen utilizar el cibersexo y un 20% reconoce ver
páginas pornográficas. Las mujeres también utilizan la red pero involucran su
parte afectiva porque Internet les sirve para conocer a sus... ¿ligues? El
estudio habla sobre las conductas y las preferencias sexuales y nos desvela lo
excitante que es para hombres y mujeres seducir a una persona que ocupa una
posición de poder.
Hay que destacar el entorno laboral y los lugares de ocio como discotecas que
son dos de los lugares en los que se producen más encuentros, a pesar de
Internet, en las relaciones interpe rsonales... El estudio hace hincapié en que
ellas son más desconfiadas y tienden a curiosear los correos electrónicos de
sus parejas y sus mensajes de móvil.
Por último una curiosidad... ¿En qué nos fijamos antes? Parece que los
hombres en lo primero que se fijan es en el culo de las mujeres... Nosotras
nos fijamos en primer lugar en el torso y en el abdomen, y después en los
glúteos masculinos o a lo mejor en el "paquete"...
La Sexualidad en la cincuentena
Casi lo mejor de la vida está por llegar porque en los 50 se recoge la cosecha,
en los 20 se siembra, y en la madurez se llega a la floración. Es una edad para
enriquecerse a todos los niveles porque "la verdadera vejez no existe es sólo
un talante del espíritu"
En esta edad hay parejas que podrían celebrar su 25 cumpleaños, y algunos
hijos ya abandonan el hogar. Así en esta fase, la pareja se encuentra sola, y la
mujer entra en la menopausia después de treinta y tantos años de periodo
fértil. Ya no la condiciona el embarazo, ni los métodos anticonceptivos. Se
siente libre con su Sexualidad, y una vez superados todos los síntomas de la
menopausia y equilibrada su salud, con la terapia hormonal sustitutiva
algunas mujeres viven una de las mejores etapas de su vida sexual.
Ahora desean las relaciones, los dos tienen más experiencia y más
sensibilidad, y como no hay riesgo de embarazo el sexo es todo placer y
demostraciones de amor. Ya en la cuarentena se daba paso a la ternura que en
la cincuentena se intensifica. El hombre está todavía en plenitud, aunque si se
ha dejado se manifestarán los efectos del alcohol, el tabaco y los
medicamentos que afectan a la circulación arterial, al sistema nervioso y al
metabolismo. En la Sexualidad aparecería la Inapetencia Sexual y las
dificultades para mantener la erección.
El objetivo en estos momentos se centra en el cambio en la pareja, que si va
bien deben felicitarse mutuamente y valorar la estabilidad conseguida, porque
si hacen balance observarán un montón de dificultades, incluso sexuales que
lograron superar con éxito. Después del recorrido se darán cuenta de la
satisfacción de haber madurado como personas y superado las desavenencias
que se dan en una larga convivencia, porque una pareja madura nunca es algo
devaluado, residual, que se deja llevar por la costumbre, sino por haber
podido lograr un buen acoplamiento después de un largo proceso.
Haber superado todos los problemas sexuales a lo largo de la vida en común,
y empezar a vivir otra etapa, que no tiene por qué ser menos satisfactoria, ni
menos gratificante. Pablo Neruda nos dice: "Confieso que he vivido", y añade
en sus versos el futuro en esa edad. En la cincuentena sólo están los que la
viven, y su de actitud dependerá cómo los perciban los otros, mayores o más
jóvenes de lo que son.
Aquí se vive también la plenitud intelectual, y la ciencia, la alimentación y el
ejercicio han conseguido que sigan siendo personas activas y atractivas. Los
hombres y las mujeres de esta edad han aprendido a respetarse y a
considerarse como iguales, y el hombre ha sabido ver en la mujer a una
compañera. Oscar Wilde llamaba a la cincuentena "la juventud de la edad
madura".

La vejez
La vejez o cómo hacerse viejo sería la cuestión ! Y hasta hace unos años era la
experiencia de unos pocos, pero ahora el crecimiento del número de personas
mayores, nos habla del éxito de esta sociedad y del desarrollo de la vida
humana. Hace años ser mayor era igual a estar enfermo, impedido o padecer
demencia senil, pero ahora si se vive con calidad, la vida podría ser muy
variada, y los hay que viven con vitalidad, optimismo... y lo mantienen hasta
el final de sus vidas.
Otros sufren la dependencia, la enfermedad, la soledad, y cuando pasan los
años viven modificaciones físicas y psíquicas, que podrían incapacitar para
ciertas actividades, como sentir emociones y poder seguir la vida después de
los 65 años. Con los años el cuerpo del hombre y de la mujer cambia, la
cantidad de agua disminuye en el organismo, la piel se hace más fina, más
frágil y los músculos tienden a atrofiarse.
La libido o deseo sexual puede disminuir o estar atenuado, y la erección del
pene puede no ser tan rígida como se precisa. Todo ello puede dificultar las
relaciones sexuales de los mayores, y casi el 25% de ellos sufren disfunción
eréctil por causa de los medicamentos. Casi todos los prescritos para la
hipertensión se los ha relacionado con la impotencia. En lo afectivo, estará
influenciado por el entorno, los familiares o la experiencia vivida, aunque la
persona mayor es capaz de experimentar placer erótico durante toda su vida.
Varios apartados más atrás, en "la cincuentena" he tratado el tema de la
menopausia, la edad crítica de la mujer, pero si hablamos del varón no hay un
descenso hormonal tan brusco, se produce poco a poco al final de los
cincuenta. Llegados los 65 años se vive la edad de las pérdidas, como dice
Volcher, a veces parece como si se juntasen en un determinado momento y se
viven muchas pérdidas, familiares, del cónyuge... Ya el Psicoanálisis habló
de que la pérdida es el núcleo fundamental de la depresión.
En esta etapa la persona anciana tiene menos posibilidades de elaborar las
pérdidas, no se plantea el futuro, no puede cambiar su modelo de vida, tiene
pocos apoyos sociales, la vida no le ofrece estímulos gratificantes, ha
disminuido la vitalidad ... Aunque si el anciano está sano se pone a la altura
de los grandes hombres, artistas, escritores, filósofos como Miguel Angel,
Goethe, Platón, Goya, Picasso, Freud y otros muchos autores que
contemplaron la transformación en esta edad y no la valoraron como
desestructuración.
Eso sí, la vejez requiere cuidados, medidas preventivas, dieta, ejercicio diario
pero con moderación. Sustitución hormonal si es necesaria (la testosterona si
son varones), dormir ocho horas, practicar el sexo porque genera endorfinas,
actividades sociales que le hagan feliz, actividad intelectual continua,
eliminar los tóxicos como el tabaco... y tener a mano una asistencia sanitaria
eficaz

¿A qué edad acaba la vida sexual?


¿Cuándo deben dejar de tener actividades sexuales las personas mayores? Me
decía un farmacéutico que vino a mi consulta: la sexualidad se acaba…
cuando se acaba. Lo adecuado es nunca, sí es cierto que influidas por la
sociedad, creen que con los años se pierde el deseo y la capacidad en la
respuesta sexual, pero estos problemas son solucionables si se acude a un
especialista. Y son mitos que relacionan la Sexualidad con las capacidades
físicas -y ¿los discapacitados?- También consideran un solo tipo de conducta
sexual, el coito...
Los investigadores Pfeiffer y Davis (1974) manifiestan que el 12% de los
hombres consultados entre los 56 y los 72 años habían dejado de practicar el
coito, un 7% entre 56 y 60, un 20% entre 61 y 65, y un 24% entre 66 y 71, y
muchos de ellos lo hacían al menos una vez al mes, y un 26% al menos una
vez a la semana. Además un 48% lo practica una vez al mes. Y si tienen
actividad sexual fuera del coito los porcentajes crecen de forma considerable
afirman Starr y Weiner, si tenemos en cuenta la masturbación de hombres y
mujeres mayores.
Estos porcentajes a veces son relativos teniendo en cuenta las enfermedades
crónicas, que dificultan o impiden las relaciones sexuales. Además son
edades en las que se pierde a la pareja, al compañer@ con el que se
relacionaban sexualmente, por eso el incremento de la masturbación. El
principal factor en el hombre es la pérdida de interés, no en la mujer como
nos dice Kinsey en 1953.
No hay duda que se produce cierta disminución de la Sexualidad, en parte por
problemas físicos y también como consecuencia de las expectativas
impuestas por la sociedad, que se comporta con ellas como si las personas
mayores no tuvieran vida sexual. Aunque la verdad es que las personas con
edad avanzada tienen también la necesidad psicológica y emocional de
intimidad sexual, de excitación y de gozar con otra persona. Y no hay
factores biológicos que invaliden la función sexual.
Basándonos en los estudios de Leiblum y sus colaboradores en 1983,
manifestaron que la actividad sexual periódica, tiene efectos positivos en la
alteración de las funciones fisiológicas, y lo contrario: la abstención de la
actividad sexual, facilita la atrofia de los órganos genitales. Lo que varía es la
forma de interacción sexual, dándole más atención a los aspectos de ternura y
comunicación, que para algunos son más importantes, que los puramente
físicos, muy importantes para otros...
Lo que es fundamental a esas edades , es contar con la ayuda con un buen
asesoramiento médico y psicológico que oriente a la persona mayor, y que le
ayude a eliminar sus tensiones, que le permita hablar de sus problemas o de la
soledad en la que puede vivir, que tenga alguien que le escuche...
OTRA OPCIÓN. Cuando vives lejos o no puedes desplazarte
La terapia por teléfono. Un método eficaz.
El ritmo de vida en la actualidad ha hecho que cada vez más pacientes
decidan hacer las consultas por teléfono. La mayoría de los terapeutas
programan una cita para atender en persona a sus pacientes, aunque las
últimas informaciones sugieren que la terapia por teléfono podría ser la mejor
opción para cierto tipo de pacientes. Un análisis hecho recientemente sobre la
terapia por teléfono, por la Universidad de Northwerstern nos muestra que los
pacientes que reciben terapia vía telefónica en casos de depresión, problemas
con la pareja... más del 90% continúa con ella.
Además los investigadores descubrieron que la terapia telefónica es tan
efectiva en caso de depresión o problemas de pareja como la terapia cara a
cara. Y estas personas notan cómo se reducen los síntomas ya desde las
primeras sesiones. Yo inicié este tipo de tratamiento viendo que algunos
pacientes vivían lejos, en pueblos o en otras ciudades, o les era difícil asistir
por el horario de trabajo. Otros se trasladaron a otro país y como el vínculo
ya estaba establecido acordamos continuar por teléfono.
El Doctor Mohr señala que "uno de los síntomas de la depresión es que la
gente pierde toda motivación" y añade " es muy difícil para ellos hacer todo
lo que se supone que tendrían que hacer... llegar a la cita con el terapeuta es
una de ellas" También la falta de tiempo es uno de los principales motivos
por los que muchas personas solicitan ayuda terapéutica a través del teléfono.
Sí la falta de tiempo, y además el miedo, que para algunos pacientes es
enfrentarse a sus problemas... han propiciado que se imponga esta alternativa
frente a la consulta tradicional.
Este tipo de servicios aunque parecen actuales ya llevan años funcionando.
Porque para hacer una terapia con éxito no se necesita estar en la consulta de
un sexólogo. Y en los demás aspectos la consulta se desarrolla de la misma
manera que una consulta en persona. También es más cómodo, rápido y
eficaz. Es un método que sólo aporta ventajas. Los problemas más tratados
van desde las fobias sexuales, como el vaginismo, hasta situaciones difíciles
con la pareja o bloqueos y en las que se hace necesario un seguimiento
continuo del paciente. También se lleva a cabo la terapia de pareja.
Y mujeres y hombres recurren a estas terapias cuando en algún momento de
su vida necesitan la ayuda de un profesional. Las sesiones se conciertan por
teléfono y empiezan a la hora señalada. Es necesario ser puntual y no
confundirse con los cambios de horario, si se llama desde el extranjero. El
coste de los honorarios varía según sea la duración de la sesión y el caso de
que se trate. Es una alternativa que empleo desde hace más de diez años y los
resultados son magníficos. Os animo a empezar!
SI TODO VA BIEN
El cortejo: proceso de selección
¿El cortejo está vigente o es algo que tiende a desaparecer? El encuentro
erótico que vemos en las películas no nos muestra el cortejo, y a menudo se
desnudan con ansia, participan en el coito, gozan y llegan al orgasmo
simultáneamente… ¿Sí? Para cierto tipo de población joven puede ser un
modelo a seguir sobre todo los que no conocen cómo se vive el orgasmo, o
carecen de una buena información sexual. Los roles tan definidos en otra
época para cada sexo ahora han dejado de serlo. Y si el hombre corteja es
más gentil, y la mujer acepta esas galanterías, y si esto se pone en marcha y
ellos participan del juego, pueden venir sorpresas muy agradables.
La mujer desea el cortejo, las caricias, las palabras, que la toquen y necesita
tiempo para excitarse y gozar. Helen Fisher antropóloga, dice que "el cortejo
nunca va a acabar porque es una parte básica de la vida humana y surge de
manera natural..." El doctor Juan Yáñez de la Universidad de Chile, cree que
"lo que se ha perdido son los rituales más que la estrategia, debido a que las
condiciones socio-culturales permiten saltarse etapas"
Si se quiere cortejar, hay que dejar paso a las distintas etapas del cortejo:
hacer ojitos, flirtear, sonreír para conocer al macho, y poder elegir al mejor.
Seguir el juego del cortejo porque sonreír y mirar a los ojos parecen ser las
claves de la seducción. Si el interés es mutuo, el propósito de conocerse
puede durar toda la vida.
Cuando llega la cita cada uno muestra sus mejores cualidades, se comporta
bien y se muestra atractivo para el otro. Se asea, se viste bien y se perfuma.
Algunos animales exhiben una hermosa cornamenta o decoran con colores
sus plumas, otros saben cómo acondicionar el nido o tener una abultada
cuenta bancaria. A los machos les gusta hacer la corte y su rivalidad les
puede acercar a la muerte. Los machos luchan por la conquista femenina, y
ellas coquetean mostrando o no, sembrando el misterio, la duda... Y hay que
elegir bien la pareja porque esto condiciona el futuro vínculo de ellas y de sus
hijos. Ellas suelen cuidar el nido y si el macho no atiende al compromiso,
desaparece dejando esas vidas en peligro.
Las Universidades de Stirling y Aberdeen, en Escocia defienden en un
ambicioso estudio hecho por psicólogos, que una persona nos parece más
atractiva si nos mira a los ojos sea o no muy agraciada, y cuando miramos
fijamente a los ojos de alguien nos mostramos sexualmente más atractivos y
se dispara la atracción sexual. Claro si tienes dificultades para acceder al
cortejo infórmate para que llegar al contacto con ella a través del cortejo no
sea para ti un problema, sino algo natural.

El sexo: un encuentro con el otro


No es de extrañar que haya disfunciones sexuales cuando las imágenes
sexuales aparecen por todas partes, absorbiendo nuestra atención y pidiendo
una respuesta sexual automática, es decir inmediata, incluso aunque no se
busque el deseo... Es como si la solución a los problemas, en el fondo, fuese la
Terapia Sexual. Puede ser porque además el sexo alivia y representa el
encuentro con el otro, con otro ser humano en un espacio de intimidad que no
siempre afrontamos. Y es que ese gran interés que ponemos en solucionar
nuestros problemas es porque el sexo representa el encuentro con otras
personas, la sexualidad nos acerca.
Supone para nosotros relajación, abandono, flexibilidad y tenemos la
sensación de que fluimos, lo que diariamente no está a nuestro alcance. Puede
que seamos mejores personas si tenemos más sexo, y que la frecuencia
sexual, alivie algún problema. Lo que es cierto es que incorporamos
cualidades, somos más cercanos, estamos más relajados, y así hacemos frente
a lo contrario. A esa pauta cultural que nos provoca estrés, rigidez, control,
una cierta distancia para protegernos de los robos, de las críticas, de que me
pisen o se aprovechen de mí...
Y la Sexualidad es como un código, un lenguaje que hemos incorporado en
nuestros contactos cotidianos, porque podemos quizá tener relaciones
profesionales relajadas, cercanas... pero suele ser al revés, por eso el sexo
representa lo que no podemos permitirnos en la vida cotidiana, y muchos
recurren al sexo inconscientemente, para estar relajados, otros recurren al
sexo frenético, sobre todo los hombres.
O el sexo puede reproducir el día a día e incorporar la ansiedad y el estrés con
el que vivimos las relaciones sociales... cosa que no le ocurre a otras personas
que tienen sexo para paliar y equilibrar la ansiedad de la vida diaria. Por eso
creo que parte de las disfunciones sexuales que existen como la falta de
deseo, las disfunciones de la erección, la eyaculación precoz, el vaginismo...
se explican por el disimulo entre lo que esperamos del sexo y lo que
realmente es.Y solemos vivir el sexo como la vida bajo la presión de
complacer a los demás, con el miedo al abandono, a la crítica, que si no se me
levanta "no estoy a la altura" o si no lubrico "no soy una mujer como Dios
manda... Dios no manda nada, a menos que creas que no funcionas por un
castigo divino.
El sexo es un proceso de aprendizaje en tu vida, es aprender a ser persona, a
saber qué te gusta, quién eres, como son tus órganos sexuales, con quién te
gusta estar... qué tipo de experiencias quieres y cuáles rechazas.
No te angusties, ni te aísles y aprende a enfrentar las dificultades sexuales,
porque el sexo no es ningún reto, es un placer, ¿sabes? Porque si tienes algún
problema de funcionamiento sexual interprétalo como una alerta de que algo
en tu vida necesita reorganizarse, y se está expresando a través de un síntoma
sexual. No te lamentes porque este es el primer paso para encontrarte
contigo... Y ¿cómo amas tú?

¿Eres buen amante?


¿Cómo saberlo? Si no ejerces ningún control consciente y te comportas con
naturalidad, si no permites que entren pensamientos que te distraigan y te
abandonas a la relación erótica... Tienes una disposición sexual adecuada y
seguro que harás más gratificantes tus relaciones. Cuando tú permites que la
ansiedad entre en tus relaciones sexuales, permaneces fuera de ti mismo, te
mantienes tenso ante la relación sexual. No puedes hacer nada para impedir el
control de tus emociones y observas minuciosamente tu comportamiento
sexual.
Esta tendencia a ser como un juez ante tu actividad sexual es destructiva para
tu sexualidad, la auto-observación te aparta de la actividad sexual. Si en tus
relaciones conviven la inseguridad y el perfeccionismo es que no puedes
confiar en los demás. Tienes miedo. No puedes abandonarte. Estás
preocupado por el rendimiento y por la posibilidad de ser rechazado. Eres un
amante inseguro.
Tienes que modificar ese control. "La actitud del espectador", que así se
llama, obstaculiza tus relaciones sexuales y te cuesta percibir las sensaciones
eróticas. No tomas contacto con tus vivencias eróticas y no vives la ternura,
la sensualidad, el amor... que podrías recordar a través de las caricias, los
besos, y el contacto piel a piel. Los conflictos y el temor hacia lo sexual te
crean defensas que impiden el abandono a una conducta sexual idónea. Quizá
te rodeas de compañeros sexuales atractivos y puedes vivir el juego amoroso,
pero procuras no sentir demasiado placer o si el placer llega te obsesionas
observándote y criticándote obsesivamente.
Recomiendo a la pareja que aprenda a unirse haciendo sitio a las caricias, y
en relaciones en las que no se permitía sentir, y ella se hace responsable de
pedir a su amante caricias en el clítoris antes de la penetración. El hombre
aprende a alejar esa observación obsesiva y la pareja aprende a funcionar sin
problemas , estimulando la vivencia de las sensaciones y dando paso a la
ternura y al erotismo que hasta ahora han evitado. También pueden utilizar la
seducción…

Y la seducción... ¿la utilizas?


A menudo las parejas que llevan unidas mucho tiempo viven en letargo y si
buscan la variación, pueden aparecer caricias distintas, en lugares no
habituales, con otras posturas... que harán los encuentros más excitantes. Esto
desarrollará conscientemente la capacidad para descubrir otras formas de
disfrutar de la relación sexual realizando el acto sexual en lugares poco
frecuentes más incómodos o no. Puede ser dentro de casa o fuera, o vivir
sensaciones nuevas viendo una película erótica, libros eróticos... y poder
compartir las fantasías, sería una forma de incrementar el goce sexual... "que
nunca quiero realizar pero sí me gusta imaginar"
No olvidar la conquista y la seducción del otro y considerarlas como una
necesidad desde lo afectivo y lo sexual. Utilizar a veces, otras formas de
vestir más seductoras, otro perfume o ir a bailar juntos son formas de
seducirle y de despertar la erótica y la sensualidad. Deben mantener viva esa
actitud que tenían en los primeros encuentros en la que predominaba el deseo
de agradar y de seducir al otro. Es una forma de decirle que sigue siendo muy
importante para ti.
Otra forma de seducir es la seducción afectiva, y mostrar las emociones
íntimas que le conquistarán desde los sentimientos, como mirarle con
detenimiento a los ojos, peinarle si eso le gusta, tocarle el pelo o coger su
mano, son maneras de seducir desde la afectividad. Estos gestos son una
forma de mantener activo el clima emocional adecuado.
Es importante que mantengan un grado de intimidad y de comunicación
dentro de la relación de pareja para que haya una base, que es necesaria para
expresar lo que desean o no desean que ocurra en sus encuentros sexuales. Si
esto se consigue, la pareja puede enriquecer de una forma natural y particular
su relación sexual, de esa manera que sólo ellos pueden hacerlo. Y que no
olviden el lenguaje sexual.

El lenguaje sexual
El lenguaje sexual es uno de los ingredientes más importantes del juego
sexual y tanto hombres como mujeres se excitan fácilmente con palabras
distintas de las habituales, y lo que a unos les parece ridículo a otros les sirve
de estimulante. La sociedad ha enseñado a los hombres a utilizar con
frecuencia palabras fuertes que a veces incomodan a las mujeres, y al revés si
ella utiliza el lenguaje sexual en la cama agrada a los hombres. El hombre es
más directo cuando habla y a menudo se expresa con los nombres vulgares de
los genitales o de otras partes del cuerpo que en ocasiones se emplean
automáticamente cuando el orgasmo está aflorando.
Antes de esos momentos, en la vida cotidiana el mejor afrodisíaco son los
piropos. Sabemos que un afrodisíaco es cualquier sustancia como una
comida, una bebida o sustancias afrodisíacas que estimulen y aumenten el
deseo sexual. Aunque lo más eficaz de un afrodisíaco es su reputación,
porque es la mente la que al final, produce ese efecto estimulante. Pero ¿cuál
es el mejor afrodisíaco? El mejor es tu pareja, claro si te gusta, sino puedes
probar sustancias naturales como el Ginkgo Biloba, la Damina, el Ginseng, el
Polen...
Además de los piropos hacia la mujer, las frases que se dirigen los
enamorados son recursos que siempre funcionan. La mujer con los gestos y
las miradas estimula al hombre a veces más que con los comentarios. Eh ahí
la gran fantasía masculina ! Y en lo cotidiano enviar una notita, los besos...
invitaciones especiales, la lengua recorriendo los labios, una comida exótica o
una llamada ardiente...Coquetear, seducir o avanzar y retroceder, idear
escenas, abrir espacios es crear un nuevo encuentro. Y ya en la cama
mantener un clima de afecto y seducción utilizando la ternura, los abrazos...
que van a favorecer que el resultado sea gratificante.
El deseo se manifiesta y todo se transforma en nosotros... y un fuerte deseo
puede ser consecuencia también de un olor, una imagen o un tipo de piel
determinada. Y quieres saber ¿qué se requiere para tener buen sexo? Lo
primero es poder concentrarse en la situación y en el amante para transcender
las fronteras de sí mismo, porque si te observas interfieres con el abandono
imprescindible para disfrutar. También hay que conocer las posturas ¿no?

La mejor postura en el sexo


¿Dominas alguna de estas posiciones: la de flor de loto, o la de plegarse como
la mariposa o formar un nudo con el amado...? ¿En qué posición te encuentras
más cómodo? ¿Crees que para ser un buen amante es fundamental dominar
cuantas más posturas mejor...? Y si son exóticas...
Pues estás equivocado porque hay que tener muy buena forma física para
experimentar con tantísimas posturas como las que nos proponen en Oriente,
véase el Tao del amor o el Kamasutra. Y probar con exóticas posturas muy a
menudo puede presionar las relaciones sexuales y olvidar el placer de lo
espontáneo, de lo sencillo. No te desconciertes con esas ofertas, piensa que la
mayoría son ligeras variantes de las posturas básicas que eso sí, tendrías que
dominar.
Y piensa, ¿qué consigues con esas acrobacias si no llegas al clímax? Son
cuatro las posturas básicas y siempre habrá alguna que escojáis como
favorita. Muchas veces después de mucho probar escogen la del misionero y
si después deciden investigar en el Kamasutra... y establecer otras posturas
para conectar entre ellos, o prolongar el orgasmo o alguna que ellos prefieran.
Porque lo importante es la calidad. Hay muchas mujeres que si no han sido
convenientemente estimuladas, y como la entrada de la vagina no es tan
sensible, sólo con el movimiento del pene no se estimulan. Eso sí cuando la
mujer siente presión en la vagina o en el clítoris se desencadena el orgasmo.
Aquí las posturas dependen del gusto, del estilo o de la profundidad de la
penetración. A ella le gusta cómo el hombre golpea mientras penetra con
movimientos rítmicos, cortos... o lentos y profundos... sus caderas rozando
con las de él... Para conocer qué te gusta y qué no te gusta en las relaciones
sexuales es necesario la práctica.
Descubrir qué os sienta bien y estar de acuerdo con la pareja. Cada uno
tendrá sus preferencias sexuales que no tienen por qué coincidir y el placer de
la mujer es lo primero, después él podrá eyacular. Las expectativas más
conocidas en el sexo con penetración son, el orgasmo simultáneo, la
lubricación natural que puede ser escasa o dolor en el coito.
Para que el deseo sexual aumente prueba posturas diferentes y no te quedes
quieta en la misma postura como diciendo "haz lo que quieras" o a ver qué
pasa porque si no estás activa no pasará nada. Cualquier cambio en la
posición de las piernas o de la pelvis podría resultar excitante, además de
utilizar estímulos manuales en el pecho o en el clítoris y... ¡si lo necesitas
pídelo!
Y si no podéis llegar al orgasmo tenéis que hacerle sitio a los juegos
amorosos, y poco antes del orgasmo adoptar la postura mejor y ella le dirá a
su compañero que no introduzca más cambios. En la fase de excitación y
cuando se aproxima el orgasmo las mujeres prefieren no cambiar el ritmo ni
la postura y si es una postura emocionalmente agradable, mejor. Si preferís
adoptar roles o fantasías como dominio o sumisión, habría que adoptar las
posturas correspondientes : ver “el sexo y la risa, ¡imprescindibles!” O
cambiar el rol en la cama…

Si cambias el rol en la cama


La educación recibida y la formación temprana condicionan el
comportamiento sexual, y más si hay que atreverse a cambiarlo... Y más si
como mujer, desde pequeña, recibías mensajes que dañaban la imagen de ti
misma. Como que: no eres atractiva ni sensual... vamos que no gustas a los
demás. A menudo las mujeres la primera vez no tuvimos una experiencia
positiva de la penetración, no obtuvimos placer, ni gusto, no sentimos pasión.
Incluso algunas fueron forzadas y vivieron algo desagradable.
Con todo este bagaje, han aprendido a valorarse peyorativamente lo que les
puede frenar a la hora de introducir nuevas conductas, por miedo al rechazo.
Esto les mueve a conformarse con el rol pasivo, para no arriesgarse a hacer lo
que les gusta o a adoptar un rol activo. Así desaparece el miedo de enfadar a
su pareja o a decepcionarla si no acepta el cambio, es decir a fracasar...
Y si aparece la ansiedad no se pueden forzar los cambios, pero quizá podrías
plantearte qué pasos podrías dar para intentar vivir la sexualidad de otra
forma, que sea más gratificante, que te dé más satisfacción. No se trata sólo
de ser activa, sino de alternar los roles con tu compañero, que unas veces seas
tú la activa, y otras tú la pasiva y él el dominante.
También es importante dejar espacio a la seducción, porque no sólo el sexo
puro es seducción, también hay otras formas de insinuarse y de excitar a la
pareja sin hacer el coito. Como el coqueteo, la ropa para seducir, utilizando la
boca o las manos de la pareja, con insinuaciones, tocándole el pene vestido,
con palabras sensuales o con tu forma coqueta de comer. Saborear un helado,
una salchicha, un yogur, marisco... Cualquier cosa puede ayudarte a seducir.
Además tienes que saber que el sexo no es una obligación o lo que es lo
mismo no va en el pack como final de la noche ... Que no se convierta en un
deber, porque ante todo el sexo es comunicación, deseo, complicidad, juego,
pasión y no es bueno a nivel psicológico, ni emocional. Tienes que dedicar
tiempo a cuidar y a mimar tus relaciones sexuales. La relación de pareja hay
que atenderla para que no se marchite, y si la dejas o la abandonas puede
acabarse, morir.
El sexo es importante en una relación de pareja, no es lo más ni lo menos,
pero es una faceta que no puede faltar, y hay muchas facetas en la vida de la
pareja que requieren cuidado, y una de ellas es el sexo. Muchas mujeres que
atiendo en la consulta les llega la hora de enfrentarse al modelo aprendido, a
ese comportamiento sexual, y con mi orientación y apoyo consiguen liberarse
creando nuevas situaciones y accediendo a su mundo de fantasías.
Desean aprender a aceptar sus propias contradicciones, su mundo complejo...
y romper con los bloqueos psicosexuales que frenan una respuesta sexual
adecuada, ante algunos estímulos eróticos o ante su excitación, sin tener
sentimientos de culpa.

Tu pareja... ¿tiene hijos?


Si tu pareja tiene hijos ¿cómo debes comportarte con ellos? ¿Mantienes una
lucha por ser siempre el más simpático con los hijos para ganártelos y que "te
permitan ser el novio o la novia" de papá o mamá y no te rechacen?
Tienes que recordar que el papel de colega cómplice no siempre da los
resultados apetecidos... cuando estáis todos juntos. Si eso ocurre no sabes
cómo explicar lo mucho que te sientes desplazado... Pero sabes... no es culpa
tuya, lo mejor es ser cordial y discreto hasta ver si las relaciones se encauzan
poco a poco.
Ensaya con una amable sonrisa, sé discreto cuando se tome una decisión
educativa y déjalas en manos del padre o de la madre, y que sea él quien lleve
la autoridad con sus hijos porque él es el progenitor, y tiene poder para
hacerlo, porque tú acabas de llegar... Y es posible que para los niños, esto se
mantenga mucho tiempo. Así que no lo vivas como un fracaso personal e
intenta ser un apoyo para tu pareja. La complicidad y el buen rollo serán el
mejor escudo ante el rechazo que vuestra unión provoque en el entorno y en
los hijos.
Plantéatelo ¿quién es más importante tú o los hijos de tu pareja? La clave es
que cuanto mejor evolucione la relación de pareja mejor estarán los hijos, y
los hay que opinan que si se centran demasiado en la pareja, eso es de
egoístas, porque por los hijos hay que hacer todos los sacrificios, aunque se
odien. Lo mejor es aguantar.
Esto es una barbaridad porque deja en manos del menor las responsabilidades
y las decisiones. Porque ¿cómo se sentirá tu hijo en un futuro si se entera que
su vida familiar fue un engaño, que mantuvieron sus padres por culpa de él?
Y es que los hijos necesitan padres que estén contentos de... estar juntos o
separados.
En la educación del niño cuando uno decida reprenderle, su pareja le apoyará,
nunca debe mostrar su discrepancia delante del niño, y si no está de acuerdo
arreglarán sus diferencias "en privado" hasta conseguir una única posición.
La experiencia ha demostrado que muchas de las divergencias que existen
entre los padres son porque creen que se menoscaba la autoridad entre ambos
y por eso se pueden sentir excluido/a. En lugar de pensar que todo se puede
arreglar en privado y con el diálogo.
Una buena idea y... cuando el niño tenga una edad adecuada sería fijar "el día
de los papás" Jornada que prepararán los pequeños con antelación y en la que
cambiarán los papeles y los papás serán cuidados y "servidos" por sus niños.
Este juego o ejercicio puede ser premiado después. Esta es una actividad que
refuerza la unión de los padres con ellos y serán mejor comprendidos por los
hijos, que entenderán mejor las responsabilidades de los padres.
Otra actividad en común que podrían planear es el "día de la bicicleta" o un
paseo por el campo o una salida por la ciudad. Entonces durante la ida manda
mamá y será ella quién decida la ruta que hay que seguir: cuál va a ser el
itinerario, dónde se harán las paradas ... a qué velocidad hay que ir. Claro
durante la vuelta será papá el que tome las riendas de autoridad y será el guía.
Cada uno según su propia personalidad pondrá su toque original al recorrido,
lo que hará más estimulante el ejercicio y les mostrará las diferentes
personalidades de los padres.
La jornada acabará con una cena de hamburguesa o de pizza y un refresco, o
cualquier otra comida preferida por los niños, en la que se hable de las
experiencias vividas, y más que nada se valoren los hechos positivos que han
tenido lugar ese día. Será una jornada que potenciará la imagen de los padres
como compañeros lúdicos, y romperá el exceso de seriedad educativa que
tienen ellos.

Cómo empezar a hablar de sexo


Para hablar de sexo lo mejor sería hacerlo lejos del momento en que se
practica o fuera de la cama, y empezar comentando lo difícil que supone
hablar con detalle de la intimidad y por qué podría ser. ¿ Cuál es la razón o a
qué se debe tanta reserva? Para empezar hablarlo con un lenguaje claro que
no sea escurridizo ni muy florido. Un lenguaje sencillo y directo, de fácil
comprensión, que cuando expresemos un deseo se pueda entender y
corresponderle. Y es que a muchas parejas les cuesta comunicar y compartir
sus deseos sexuales, y a veces el otro tendría hasta que adivinarlos.
Tenemos que saber que si se quiere tener satisfecha la sexualidad no es
necesario ser un docto en la materia, practicar en muchas posturas, sino
conocer vuestros deseos, vuestras expectativas, exteriorizarlo con naturalidad
y si es posible utilizando la seducción. Y si después de hablarlo en
profundidad se van a la cama pueden tener claro qué les apetece y cómo
desean hacer el amor y los resultados son magníficos.
De nada sirve un espacio agradable... una cama confortable, si se acuestan
con las preocupaciones por los hijos, incómodos con su cuerpo, pensado en la
economía, en los problemas familiares o en los roces con la pareja. En estas
condiciones sus compañeros de cama les contaminan, no hay lugar para
disfrutar del amor y la pasión más encendida se apaga. Si no damos a la
relación de pareja el valor que tiene, y día a día tenemos que darle sentido al
compromiso, al amor y a las ilusiones, las cosas irán mal y la relación se
tambaleará.
Porque el sexo o es un sentimiento o se convierte en la causa de todos los
roces, los complejos... el amor se agota y la cotidianidad aporta menos
satisfacciones que buenos momentos. Porque si lo pensamos nos daremos
cuenta de que... ¡el sexo es fuente de tantas ilusiones, de tantas fantasías que
esperábamos alcanzar con el goce sexual! Por eso cuando la vida en pareja se
llena de obstáculos, no sabemos cómo afrontarlos, ni qué nos sucede porque
se han acabado las palabras entonces, para encontrarnos, recurrimos al sexo,
que es lo más vulnerable y lo más frágil de la vida en común.
Si ya son muchas las relaciones fallidas ve con tiento, no personalices la
disfunción, habla en plural para que esté claro que el problema es de los dos...
Él puede valorarlo como un intento de mejorar vuestra relación, pero si no
quiere consultar a un especialista empieza tu a pensar, cuál es el futuro de
vuestra relación si no se puede resolver un tema tan importante.

Fantasías sexuales
Las fantasías nos permiten ponernos en situaciones nuevas, liberar tensiones
y obtener placer sin tener que contar con otras personas. Son una buena
opción tanto para el individuo como para su pareja porque ayudan a alejar la
rutina y el aburrimiento cuando la relación está estancada. Pueden ser útiles
cuando se utilizan como estímulo en las relaciones sexuales o si tú quieres
realizar un deseo que tu pareja no colma. Desde el punto de vista terapéutico,
si se utilizan las fantasías, se pueden evitar infidelidades hablándolas con el
compañero en los momentos íntimos, si no molesta al otro miembro de la
pareja.
Así el acercamiento es mayor y podría dar lugar a juegos eróticos que
aumenten la tensión sexual y la diversión entre ellos. Pero ¿cuáles son las
fantasías preferidas de cada sexo? Las mujeres fantaseamos tanto como los
hombres, pero nuestras imágenes s uelen ser mucho más románticas, aunque a
veces pueden ser muy eróticas… Creamos una película entera donde las
secuencias se suceden poco a poco, a medida que nos llegan los estímulos.
Las fantasías masculinas van a toda velocidad, por eso el hombre está
sexualmente más activo, casi siempre, desde el principio de la relación, y
según la habilidad que tenga para estimular a su compañera, ella le podrá
seguir por la ruta de la excitación. Parece que se dan dos tipos de fantasías
preferidos por las mujeres, la de ser violada o ejercer de prostituta. Estos no
son deseos reales solamente están dentro de nuestros juegos sexuales. Todas
valen porque están destinadas a darnos placer, a considerar que el cuerpo es
algo natural, y a alejarnos de los sentimientos de culpa, que a veces pueden
aguar las relaciones sexuales.

Parafilias íntimas
Para huir del gran enemigo sexual de la pareja estable, es decir de la rutina,
hay que evitar la saturación, se podría utilizar una amplia gama de estímulos,
de una forma moderada, utilizando los cinco sentidos en busca del erotismo.
Cada uno debe establecer sus límites y lo que desea experimentar y no debe
regirse por otra categoría moral que la que la pareja decida otorgarle. Los
códigos sexuales de cada uno no pueden salirse demasiado de la norma para
no desarrollar sentimientos de culpa o creer que ese comportamiento es
perverso, no es normal.
Las perversiones siempre han despertado polémica porque muchos quieren
experimentar pero no quieren ser catalogados de perversos. Y desean hacer
cosas raras pero ser normal, lo que plantea una contradicción porque o se
hacen cosas raras, cosas infrecuentes, y no serían normales, o si son
frecuentes aunque no se aceptan como normales, no son raras... Y es en esa
encrucijada en la que se debaten un gran número de parejas, entre el deseo de
ajustarse a la norma y el deseo de transgredirla... cuando se habla de
Sexualidad normativa, que es transgresora.
La parafília es un comportamiento que se sale de la Sexualidad aceptada, por
eso las parafilias son un conjunto de prácticas sexuales que según nuestro
modelo cultural se consideran aberrantes, razón por la que tradicionalmente
se las califica de perversiones, aunque la Sexología para liberar esas prácticas
de su aspecto enfermizo les dio un significado más neutro y las llamó
parafílias. Es por esto que la palabra no ha aparecido en la gran enciclopedia
Larousse hasta el año 1999.
Las parafílias pueden ser íntimas o relacionales. Las primeras se practican
dentro de la pareja y se practican rituales distintos de la norma que se
convierten en dominantes. En las parafilias relacionales se transgrede la
Sexualidad monogamia y se incorporan una o varias personas a la relación. Y
la consecuencia de haber llegado hasta aquí… a las parafilias, es la evolución
del código sexual de algunas parejas pero... ¿dónde se gestan todas ellas?: en
el grandioso mundo de las fantasías.
Claro las fantasías sexuales no son parafílias, pero las “parafílias íntimas”
empiezan siendo fantasías, aunque en el sexo son muy distintas las fantasías y
la realidad. Y no es igual excitarse hablando con la esposa de lo que
podríamos hacer a una amiga común, que estar con la amiga y con la esposa
en la cama. Mi opinión respecto a la utilidad erótica de las “parafílias
íntimas” es que deben estar presentes en la imaginación de la pareja más que
en la acción. En mi experiencia en consulta, todos los casos que he tratado o
han dejado esta práctica o han dejado de ser pareja.

El sexo y la risa, ¡imprescindibles!


La risa es una ganancia de placer en sí misma y cuando reímos nos liberamos.
Sentimos que descargamos tensiones, esas que acumulamos en situaciones
difíciles, porque nuestra mente necesita distensión. Cuando la risa aparece en
el momento más inesperado es espontánea y nos despierta una satisfacción
inmediata. Y si se acompaña del humor que todo lo minimiza, lo suaviza,
podemos conseguir un buen equipaje para sobrellevar nuestra cotidianeidad,
nuestra vida.
A través del humor llegamos a la risa y la función de la risa parece que es el
alivio de las tensiones. Sigmund Freud relaciona la risa con el chiste e
investigó la lógica de las bromas en su artículo "El chiste y su relación con el
inconsciente". Entonces es cuando observa... que éste se introduce sutilmente
en el pensamiento infantil y los adultos lo mantienen de modo inconsciente.
Lo vemos en los primeros juegos de los niños y de los jóvenes, así como en
todos los mamíferos que están llenos de ese doble ingrediente que hace que la
risa y el sexo se confundan en una misma cosa. A través de la risa nos
permitimos descargar emociones que reprimimos en la infancia y que escapan
a la censura de la conciencia.
Añadir risa al sexo es poner unas gotas de humor a tu vida sexual. Por
muchas que sean tus preocupaciones aprovecha esos momentos para
desconectar... Vívelos con goce, con la frescura que significa dejar a un lado
los prejuicios, los tabúes. Y si no sabes cómo despertar las risas... utiliza las
cosquillas porque además tienen su lado erótico. La risa es muy relajante y
favorece el acercamiento amoroso, el juego sexual y la atracción mutua que
despierta el deseo sexual. Yo digo en uno de mis post "Haciendo el amor con
humor" de Febrero de 2009, "que la risa es uno de los ingredientes que más
se valoran en los menús sexuales" y añado "¿por qué no utilizar las
carcajadas para liberar endorfinas, para aumentar el gozo y el placer en vez
de exteriorizar el sufrimiento, la vergüenza, la culpa...?"
Y añado: "El sentido del humor, debería ser como el preservativo, un método
barrera que aleje las inseguridades, los problemas... que deje espacio a lo
gracioso, a lo placentero, a lo gozoso. Que cuando el sexo es divertido, ya no
hay lugar para pensamientos que saboteen, porque ya no nos preocupamos
tanto por nuestros defectos, sino que los compartimos"
Date cuenta de lo divertido que es soltar la risa cuando estás en medio de una
situación erótica. No se interrumpe el clima de excitación que habéis creado
sino que os predispone al disfrute. O si lo preferís podríais inspiraros y probar
algunas posturas del Lejano Oriente...
Ekabandha o el nudo, en la que él se sienta sobre sus pantorrillas y ella le da
la espalda, se sienta sobre él y dobla el cuerpo hacia adelante hasta que sus
pechos rocen los muslos.
Tripidam o el trípode que es una postura de pie, en la que ella alza una rodilla
y él la sujeta hacia adelante. Cuando se consigue el equilibrio ella tiene sus
dos manos libres para acariciarle a él.
Nágara , como lo hacen los habitantes de las ciudades. Ella se tumba boca
arriba con las piernas estiradas hacia arriba como una vela. Él está de pie o de
rodillas frente a ella y una vez que haya penetrado en la vagina ella cruza las
piernas levantadas, las aprieta y las apoya encogidas sobre uno de los
hombros de él. Aquí gracias al juego muscular de la vagina, el pene es
masajeado y es en esta postura cuando puede penetrarla profundamente.
Dolita o el columpio. Los amantes se sientan muy juntos el uno frente al otro
y ella con las piernas enrolladas a la cintura del compañero. Después se
reclinan hacia atrás sujetándose fuerte a las muñecas del otro. Ahora es
cuando el columpio se pone en movimiento con suavidad.
Garuda o el corcel de Dios, en la que él se tumba boca arriba y ella se sienta
encima de él mirando hacia sus pies. Ella pone una pierna sobre su pantorrilla
y otra sobre su muslo. Mientras el hombre disfruta de esta postura viendo la
seductora espalda de la mujer y gozando porque hay mucho roce.
Y para las embarazadas la postura de la cuchara, que en otros momentos
pueden hacer frente a frente, pero durante la gestación ella se sienta sobre él
dándole la espalda, como dos cucharas que se acoplan perfectamente y él
penetra suavemente desde atrás. Las ventajas son la estimulación directa del
clítoris, y también porque a veces si ella es tímida es más difícil de frente.
También la postura de uno al lado del otro permite una penetración lenta y
profunda. El movimiento y la profundidad de los empujones son fáciles de
controlar y están liberados del peso del otro cuerpo. Y si prácticas mucho el
sexo, tenlas en cuenta…

Practicar mucho el sexo…


Existe una preocupación por la frecuencia de las relaciones coitales para
saber si están o no por encima de la media. Lo cierto es que para salir de la
duda "es mucho mejor la calidad que la cantidad", y no darle a este aspecto,
tanta importancia ! Y es que la sexualidad depende de cada persona y de los
dos, de cómo organizan su vida, de su salud, de su edad … Si tienen o no
hijos, de las exigencias de su trabajo, del tiempo que lleven juntos, del día a
día ... de sus estados de ánimo ... Lo que no es una excusa constante para no
tenerlas!
Además en las estadísticas sólo se cuentan las relaciones con coito, lo demás
da igual, y hay parejas que disfrutan mucho con el sexo oral, las felaciones, la
masturbación hecha por la pareja o la estimulación a solas, aunque el número
de penetraciones haya sido menor. Lo normal es que al hombre casi siempre
le apetezca y que a ella la presión se las quite, que alargue los encuentros...
Cada pareja puede preferir... el sexo con cópula, o a él le apetece pero a ella
no, o deseáis hacer otras cosas, y para entenderse lo mejor es hablar de lo que
a cada uno le afecta y con lo que se siente bien. Compartir los quehaceres de
la casa, proporcionalmente a los horarios de cada uno. ¡Habrá que proteger la
salud sexual de la pareja!
Y una vez dicho esto escuchar al otro, ponerse en su lugar, decirle lo que
sientes, lo que quieres ... Y si llega el momento ... ir despacio ... quizá la
estimulación es muy intensa. Mejor acariciarle el cuerpo, crear un clima de
seguridad, de ternura, porque el buen amante es el que cumple las
expectativas. No hay que fingir el orgasmo porque rompe el abandono y la
confianza. Te obliga a rendir, o a escenificar esa escena teatral con gemidos y
gritos. Hay que abandonar el control y esa vigilancia intensa que anula el
placer del orgasmo.
Y si la relación atraviesa un mal momento, necesitáis más tiempo para
vosotros, y si estáis decididos lo habláis con un sexólogo para que os ayude a
acoplaros o a entender vuestros conflictos. Lo que está claro es que si no lo
habláis las diferencias se agrandarán y no las podréis resolver. Y... tener a
mano las fantasías eróticas que ayudarán a dominar la ansiedad o el miedo al
fracaso.
¡No dejes que la vida sexual se marchite! Y no sólo es cuestión de deseo sino
de comunicación, de intentar innovar y aprender juntos, descubriendo cómo
os sentís mejor. La vida sexual requiere cuidados igual que cualquier otro
aspecto de la relación, desarrollar la confianza o la fidelidad, y aunque a
veces no aparezca la pasión hay que esforzarse para "mantener las emociones
en forma" Y... encender el fuego estimula la pasión.

Los orgasmos más especiales


Algunos autores como Levine definían el orgasmo femenino como "la
percepción de contracciones perineales involuntarias, o de potentes
contracciones vaginales que la mujer podía observar directamente" Porque las
mujeres que no viven una intensa respuesta general, aunque estén satisfechas,
según él, no conseguirán más que picos de placer que no se podrían parecer al
orgasmo. En la primera definición se refiere al orgasmo clitoridiano o externo
del que nos habla Masters, en la segunda define el orgasmo vaginal.
Y es que el orgasmo, es una descarga en el plano psíquico y somático que se
produce como reacción a una emoción erótica muy fuerte. Muchas mujeres
dicen que canalizan sus angustias, sus inquietudes, sus miedos... A pesar de su
importancia, no todas las mujeres llegan siempre o casi siempre al orgasmo y
sólo muy pocas conocen el orgasmo vaginal. ¿Qué hacer? Lo primero es que
el compañero controle bien la eyaculación.
Otra de las claves es estimular el clítoris con los dedos o la lengua, y cuando
ella llegue al orgasmo, introducir el pene con penetraciones profundas para
estimular la vagina. Fue Kinsey que ya en 1953 decía que "la vagina debe ser
estimulada por el órgano masculino" Y añadía "esta estimulación constituye
para ellas una condición previa de su satisfacción orgásmica"
¿Cómo es el orgasmo simultáneo? ¿Proporciona doble placer? Hace ya algún
tiempo que se consideraba como lo más gratificante, todos lo querían
experimentar y de forma regular. Opino se puede obtener un placer diferente
que el conseguido con los labios menores o el clítoris solamente. De esta
forma se puede alcanzar el orgasmo simultáneo durante el coito. Primero ella
llega al orgasmo vaginal y cuando él sienta el orgasmo podrán vivirlo
simultáneamente. Lo que parece evidente es que la "naturaleza y la variedad
de los preliminares pueden condicionar la realización de uno u otro tipo de
orgasmo"
Los sexólogos decimos que las mujeres están capacitadas para el orgasmo
múltiple y todas podemos experimentarlo, aunque menos del 50% conoce el
multiorgasmo. Sin embargo hay mujeres que tienen más orgasmos que la
media porque poseen el arte de soñar, de dar libertad a sus fantasías sexuales.
Procuran no bloquear su imaginación con prohibiciones antiguas y no
conocen los sentimientos de culpa.
El orgasmo múltiple se puede vivir de distintas formas, la más conocida sería
conseguir varios orgasmos aislados, generalmente con el clítoris, con pausas
de unos segundos o minutos, aunque la excitación sexual no remite casi. Otra
manera de experimentarlo es a través del coito, y comienza con un orgasmo
vaginal que se repite continuamente provocando orgasmos continuos con
intensas contracciones.
Por eso cuando ella no llega al orgasmo... Cuando hay una "ausencia reiterada
y persistente de orgasmo en una mujer, como dice el diccionario sexológico,
pese ha haber tenido un estímulo bien localizado y apropiado en su duración
y en su intensidad”... entonces la mujer debe saber por lo menos, cómo
alcanzarlo, debe ser capaz de recibirlo o de obtenerlo por sí misma cuando
quiera.
También es importante saber que el orgasmo sigue estando influido por la
religiosidad. Un estudio reciente dio a conocer que las mujeres católicas muy
creyentes tienen muchos menos orgasmos que las menos creyentes, porque el
sexo como pecado parece que sigue existiendo y perjudica e influye en las
sensaciones de placer de las mujeres.
¿A qué tipo de fantasías recurre? ¿Se angustia cuando su pareja se le acerca?
¿Cuál es la reacción de su compañero ante sus dificultades para llegar al
orgasmo? También ayudarla a reconstruir la situación para que utilizando el
“despertar sensorial” tome conciencia de su deseo o de su excitación erótica.
Que aprenda a asociar sus fantasías y sus reacciones fisiológicas, y las
mujeres que han experimentado el orgasmo, que revivan esa experiencia
sensorial para que puedan trasladarla a las relaciones con su compañero.

El orgasmo simultáneo
El orgasmo simultáneo no es un mito, aunque no se debe tener como único
objetivo... Y hay parejas que consideran que es llegar a lo más... El objetivo
último de la felicidad y para ellos es como alcanzar la normalidad sexual. Y
es que en muchas parejas este orgasmo mutuo es más la excepción que la
regla. Hay que reconocer que alcanzar ese momento del clímax es
experimentar algo extraordinario, y si ella no ha llegado antes al orgasmo
externo, él no necesita estimularla después de vivir el orgasmo simultáneo.
Lo que ocurre es que el orgasmo simultáneo es más fácil de conseguir cuando
la mujer llega con facilidad al orgasmo con el clítoris...
Son mujeres que desde el principio de la relación sexual pueden sentir otros
muchos orgasmos, por eso cuando el varón alcanza el orgasmo durante el
acto sexual, las contracciones del pene pueden desencadenar de nuevo el
orgasmo en ella, con lo que los dos vivirán el orgasmo simultáneo. Pero frente
a esto, hay muchas mujeres normales que no tienen tanta facilidad para llegar
al clímax, es entonces cuando puede aparecer el deseo compulsivo de
alcanzar el orgasmo, lo que puede tener un efecto muy negativo en la vida de
la pareja. Pueden llegar a sentirse frustrados o culpables...
La pareja debe estar liberada de esa responsabilidad, porque sin esa
simultaneidad, la Sexualidad también puede ser algo maravilloso, y el
orgasmo simultáneo puede ser siempre una alternativa que, sin perseguirlo... a
veces pueden alcanzar. Les enseñará a dar y recibir placer alternándose... a
explorar la capacidad de placer, variando las experiencias sexuales para
acoplarse a las necesidades del otro. También informarse, porque la falta de
conocimientos puede ejercer un mal efecto sobre el hombre o sobre la
mujer... así como la preocupación de la mujer, por la lentitud de su respuesta
sexual que ejerce una fuerza muy destructiva, y puede impedir la relajación, y
llevarla a la simulación del orgasmo muy a menudo...
La edad o las exigencias cotidianas pueden disminuir la libido y la capacidad
sexual de un hombre, que fracasa en la erección y reacciona con una alarma
que puede crear síndromes sexológicos graves. Con una orientación adecuada
la pareja aprende a moverse dentro del ámbito normal de la Sexualidad y se
instruye para que explorar técnicas más eficaces, libres del complejo de
culpa, para que puedan gozar del acto sexual.
EL SEXO EN RELACIONES PROLONGADAS
El sexo después de los primeros diez años de casados
Seguro que el día de tu boda no faltó el ingrediente del amor, y reuniste a tu
familia y a tus amigos en una maravillosa fiesta. Un día tan ansiado, tan
esperado que por fin se materializó, y después de todas las sensaciones, y del
cansancio os encontrasteis por fin solos. Luego el viaje de novios para
alimentar la fantasía y volar por encima de la realidad, con el amor y el deseo
mutuo porque ellos poseen la verdad de sus sentimientos. Lo que no saben es
cómo será ese amor, esas caricias, después de la primera década de casados.
Cuándo la convivencia se inicia es más tarde, es después... al volver a casa. A
esa casa que se ha ido amueblando, acondicionando poco a poco. Todavía
resuenan las felicitaciones de la boda, llegan algunos regalos... y la emoción
de la boda queda atrás. Empieza el día a día y las labores diarias, el trabajo...
Se reparten las tareas. Ya estás casado y no se observa nada especial. La vida
sexual intenta adaptarse a los horarios, empieza el sexo doméstico y
tranquilo. Pasa el tiempo y la vida pasa.
Se comparte con los hijos, el trabajo, y según haya sido su convivencia se
apoyan en los cimientos de esa historia construida a base de vivencias,
recuerdos. ¿Existe todavía la pasión? Quizá no recuerdes la última vez que la
adrenalina corrió por tus venas y te fundiste en uno. ¿Se despierta el deseo si
dormís en habitaciones separadas? El sexo y el erotismo en las relaciones de
más de diez años, o se habla en profundidad o se elude porque es muy
delicado. ¿Ha desaparecido la emoción erótica y todavía se puede reanimar?
El roce electrizante y la personalidad estimulante son ya muy conocidos,
aburridos para algunos. Han perdido el misterio.
Y la experiencia nos muestra que las parejas que no llegan a la satisfacción
sexual suelen desarrollar una relación destructiva. Aparecen problemas que
no tienen solución... quizá malentendidos, ofensas. Todo se ha hecho
mecánico, y en las relaciones de pareja hay tantas diferencias y formas de
mantener la excitación... que no hay un remedio que sirva para todas. El sexo
es una manifestación muy especial del amor, de complacer al otro, de
intercambiar emociones en la intimidad.
No se habla de la vida sexual que comparten, y cuanto más tiempo pasa más
difícil se hace ser sincero. En muchas ocasiones son problemas cotidianos,
los niños, el trabajo, o superar la rutina. Tendrán que ser conscientes de qué le
da más placer al otro. Aprender a encontrarse, y a averiguar qué le hace
sentirse amado, y llevarlo a la práctica. Recordar qué palabras, qué
situaciones, qué lugares le provocaban el deseo.
Quizá algo de esto se pueda recuperar. Empezar a hacerse la corte el uno al
otro, aunque es un papel del hombre, a él también le gusta que le deseen, y el
sexo excitante no es propio sólo de la juventud, ni de los que se acaban de
enamorar, ni de las relaciones apasionantes... Aunque el sexo se transforma
con el paso del tiempo.

La transformación del sexo en las relaciones


Cada uno inicia su relación de una forma muy personal lo que influye en sus
necesidades sexuales, en sus inhibiciones en sus fantasías y en sus miedos...
Y construir una relación satisfactoria y sugerente para los dos es bastante
difícil, y los ingredientes son la paciencia, la delicadeza y la confianza para
permitirse expresar los deseos y adaptarse al otro.
Ellos más o menos conscientemente deciden si su vida erótica va a ser
experimental, emocional o apasionada. Algunos pacientes confiesan que al
principio su matrimonio era torpe e inhibido en el sexo... Claro si el sexo no
tiene en cuenta los deseos del otro, afianza los miedos, no expresa la ternura
y es un ritual sin gracia... La responsabilidad es siempre de la pareja.
Me decía una paciente, mi marido desde el principio no me satisfacía, y como
yo estaba acostumbrada a tener buen sexo... no se lo dije, no quería ofenderle
y pensé que poco a poco se arreglaría el problema. Pensaba... como le
quiero... y así me tranquilizaba. Lo que ocurrió es que con el paso del tiempo
el sexo me daba igual, ya no nos acostábamos juntos y al cabo de unos años
nuestra pareja se rompió. Fracasó por esta razón. Creo que no hubo una
pérdida porque nunca construimos una relación sexual.
En las relaciones prolongadas las parejas se acuestan juntas por varias
necesidades... No sólo para satisfacer el deseo. Cuando empiezan a convivir
el sexo es un juego apasionado, comprueban sus límites y a veces hay una
lucha por el poder, y se entregan. Poco a poco tienen cada vez más confianza
y como hay tanta intimidad, es una buena oportunidad para apartar las
inhibiciones, las barreras, los miedos...
La Sexualidad se transforma y también la emoción y la pasión que derivan en
proximidad y confianza. Y el cariño y la entrega van desgastando el estímulo
erótico. Y para los hombres es necesaria la sorpresa y algo de agresividad,
por eso a ellos les gusta inventar juegos o escenas excitantes con sus
mujeres... Todas las parejas cambian sus deseos, su forma de ver las
relaciones, sus sueños... Las personalidades se refuerzan y las manías son
más visibles.
Los cambios personales transforman la relación y también la vida erótica,
además aportan entusiasmo y son un poco de aire fresco que ventila a la
pareja. Y a veces sorprende ver a una mujer tímida, callada convertida en una
hembra deseosa de placer... Pasan por fases en las que se retraen y se centran
en sí mismas. Es una época en la que quizá no atrae el contacto con el
compañer@... no tiene que ver con la falta de amor, y puede ser
completamente inconsciente.
En esta situación la pareja tendrá que acoger al otro, tener paciencia y
comprenderle, y darse cuenta de que algo le pasa. Para salvar este bache de la
convivencia apoya a tu pareja. No te impongas ni psíquica, ni físicamente…
Porque quizás tu relación se alargue en el tiempo…

"Para toda la vida"


Hasta que la muerte nos separe... oímos todos durante la ceremonia de nuestra
boda... y nos lo creemos... y eso nos parece eterno. Decía un chico de
veintitantos años, paciente mío, “la eternidad qué pesado!" Pues es lo que nos
debemos plantear si queremos que nuestra relación dure casi tanto como
nosotros. Una de las palabras clave es adaptación, y cada pareja observará
cómo se ha ido adaptando con el paso del tiempo. No todas las relaciones se
viven con pasión al principio, pero sí existe el componente de la novedad.
Eso sí haya pasión o no, para que la relación perdure hay que prestar atención
a la convivencia y a las relaciones sexuales.
Pasan los años, y más rápidamente de lo que queremos y, ¿qué hacemos con
nuestra Sexualidad? ¿Nos queremos o sólo queda un leve rescoldo de aquellas
brasas que nos encendían? ¿Disfrutamos del sexo desde el principio de
nuestra relación o nunca anduvo muy bien? Sabemos que cuando la
Sexualidad no se comparte aparecen las diferencias, los piques, nos
molestamos a la menor cosa.
Si en la Sexualidad ha habido un buen acoplamiento desde el principio, puede
ser que haya ido adaptándose a las nuevas necesidades y a la nueva edad de
los cónyuges, y el hombre como la mujer evolucionan y cada uno tiene su
ritmo. A veces la rutina aparece cuando la relación no ha crecido, no se ha
modificado con los años.
Por eso es importante aceptar que con el paso de los años los dos no tienen la
misma energía. Uno de los miembros de la pareja sigue teniendo una fuerte
Sexualidad, pero no el otro. En ocasiones piensan que ya no se desean, que ya
no hay amor entre ellos. Y es que, la forma en la que se vivió la sexualidad
durante toda la vida será como la van a vivir en las etapas más difíciles.
La Sexualidad no acaba y si no fue una Sexualidad rica, más tarde tendrán
muchas carencias en sus relaciones. Será más fácil que aparezcan
disfunciones en la erección o que ella finalice sus relaciones sexuales con la
menopausia. Los que relegaron la Sexualidad para ejercer de padres quizá
tengan que recuperar el tiempo cuando los hijos crezcan.
También hay mujeres que su meta es la fecundación y cuando ya tienen el
número de hijos previsto, seguir con las relaciones sexuales no tiene sentido,
y ya no están disponibles para compartir la Sexualidad con la pareja. Si no es
así, con el paso del tiempo la mujer se deshinibe, y si el hombre no se ha
cuidado no tendrá la vitalidad que tenía...
Y se vive otro erotismo que no depende tanto del cuerpo, y hay que acabar
con la idea de que la Sexualidad se termina, y si se vivió una Sexualidad
plena y activa tendrán un buen futuro juntos, pero si no se vivió así, si no
hubo diálogo, si la mujer centró su Sexualidad en el ejercicio de la
maternidad, puede que esté muy alejada de sus sensaciones corporales, no
sienta el placer o sienta vergüenza de hablar de esas cosas que no se hablaron
durante tanto tiempo.
Las claves para que una pareja dure toda la vida serán, saber conversar,
respetarse, hablar de sus gustos, y que sus fantasías podrán vivirlas con su
pareja, desarrollar la intimidad y estar abierto a probar cosas nuevas. El
diálogo se muestra como un medio destacado para manifestar lo que nos
gusta o no, y construir la Sexualidad dentro de uno mismo, es decir atender a
las necesidades propias con independencia de la pareja, y con la pareja.
Las parejas estáticas en las que "nunca pasa nada" son las que tienen más
problemas, y cuando llega la maternidad la vida pone a prueba a la pareja
porque a veces la relación se quiebra y el bache suele aparecer después. Esta
es una época muy delicada para la pareja y en los seis primeros meses el
hombre tiene que acompañarla... Bien, pero luego tiene que sacar a esa mujer
de esa madre. Pedirla que vuelva a ser mujer. ¡Su mujer! … Y que vaya
adaptándose a ese nuevo periodo de la convivencia.
BIBLIOGRAFIA CONSULTADA
Alberoni, Francesco. (2006). El erotismo, Gedisa, Barcelona.
Alborch, C. (2007) Solas: Gozos y sombras de una manera de vivir. Madrid:
Temas de hoy.
Anand, Margo. (1990). La senda del éxtasis: el arte de la sexualidad sublime,
Martínez Roca, Barcelona.
Arroyo, C. (1985). Yo soy cuando comprendo, Sirio, Málaga.
Ashley, M. El sentido del tacto, Aguilar
Assoun, P. L. (1994). Lecciones psicoanalíticas sobre el masoquismo, Nueva
Visión, Buenos Aires.
Assoun , P. L. (2006). La pareja inconsciente, Nueva Visión, Buenos Aires.
Beger , Erika, (1991). Amor y sexo. Una asignatura pendiente, Ediciones
Elfos, Barcelona.
Bertherat , T.(1987). El cuerpo tiene sus razones, Paidós, Barcelona.
Brizendine , L. (2010). El cerebro masculino, Barcelona, RBA Libros.,
Barcelona.
Chia , Abrams y Carlton Abrams. (2000). La pareja multiorgásmica,
NeoPerson, Madrid.
Coelho P. (2007). Once minutos, Planeta, Barcelona.
Confort, Alex. (1980). El placer de amar. More Joy of sex, Editorial Blume.
Barcelona.
Dannam , Marc, (2008). Atrévete… a hacer el amor en cualquier lugar,
Robinbook. Barcelona.
Diamond , J. (2007). ¿Por qué es divertido el sexo? La evolución de la
sexualidad humana, DeBolsillo, Barcelona.
Downing G. (1987). El libro del Masaje, Urano, Barcelona.
Eyre , Pilar (2002). Cibersexo, Debolsillo, Barcelona.
Freud, S (1960). Las cartas de Sigmund Freud, Nueva York: Basic Books.
Freud, S. (1979). El problema económico del masoquismo., Obras completas,
Amorrortu Editores, Buenos Aires.
Grimm, Hnos. (1985). Cuentos escogidos, Gaspar Editores, Madrid.
Haxthausen, M. y Leiman. (1989). Sentir el cuerpo, Urano, Barcelona.
Heiman , J. y LoPiccolo, J. (1989). “Para Alcanzar el Orgasmo”, Grijalbo,
Barcelona.
Hite, S. (1976). Informe sobre la sexualidad femenina. Barcelona Plaza y
Janés.
Kaplan, H. S. (1985). Evaluación de los trastornos sexuales. Aspectos
médicos y psicológicos, Grijalbo, Barcelona.
Kaplan Harold I. y Sadock, Benjamín J. (1991). Psiquiatría clínica, Acides,
Buenos Aires.
Kinsey, A.; Pomeroy, W.; Martín, C.; Gebhard, P. (1953) “La Conducta
Sexual de la Mujer”. Siglo Veinte.
Knapp , M. L. La comunicación no-verbal, el cuerpo y su entorno, Paidós.
Kusnetzoff , J. (1990). “La Mujer Sexualmente Feliz”. Javier Vergara, 1ª
edición.
Labrador, F. (1994). Guía de la Sexualidad. Espasa Calpe.
Lachaud, D.(2000). Celos. Un estudio psicoanalítico de su diversidad. Nueva
Visión, Buenos Aires.
Lehrman , Nat. (1976). Las técnicas sexuales de Masters y Johnson, Gedisa,
Barcelona.
Lowen , A. (1982). Bioenergética, Editorial Diana, México
Masters , W. y Johnson, W. (1981) Respuesta sexual humana, Buenos Aires.
Michelena, M. (2001). Un año para toda la vida, Temas de hoy. Madrid.
Milmaniene, J. E. (1998). Extrañas parejas. Psicopatología de la vida erótica,
Paidós, Buenos aires.
Pomerol , J. M. y Arrondo J. L. (1994) Práctica Andrológica. Barcelona
Mason-Salvat.
Ponte, Claudia, (2007). Sexo para mujeres, Océano, Barcelona.
Posadas, C. (1999). Un veneno llamado amor. Madrid. Temas de hoy.
Reich , Wilheim, (1991). La función del orgasmo, Paidós, México.
Yourcenar, M. (1995). Fuegos, Alfaguara, Madrid.
Wilfred, W. (1992). Los hombres se dejan querer. La adicción a la mujer,
Barcelona, Urano.
CONTRAPORTADA
Esta obra es el resultado de muchos años de estudio y de trabajo con todo tipo
de problemas, en los últimos 29 años. Mi intención es aliviar su sufrimiento y
orientarles para que pongan fin a sus inhibiciones sexuales. Y que sean
capaces de expresar sentimientos y de compartir su Sexualidad, y puedan
superar las Disfunciones Sexuales, los abusos y la Falta de Acoplamiento.
El malestar de muchas personas y la necesidad de llenar ese vacío en la
Educación Sexual que todavía existe en la sociedad, me llevó a escribir sobre
Sexualidad y Pareja. Coincido con las palabras del Dr. Martí Ibañez: “La
Sexualidad, al encajarse como pieza de mosaico en el cuadro integral de la
personalidad humana, adquiere su pleno significado” Ya después de más de
350 artículos publicados me decidí a escribir este libro, cuya elaboración me
ha llevado cuatro años.
Pienso que este libro es una pieza muy valiosa que hay que tener como libro
de consulta, para cualquier problema que enturbie el desarrollo natural de la
vida cotidiana. Lo que pretendo es devolver el cuerpo a la mente a través de
la Terapia Sexual, para aliviar la ansiedad, los bajos estados de ánimo y
reducir las tensiones que provocan agotamiento físico, psíquico y emocional.
Para contribuir a que la Sexualidad Humana se vea desde una perspectiva
liberadora, y se viva desde una vida más plena y feliz.

También podría gustarte