Está en la página 1de 12

María Soledad Castaño Martínez*

La economía del comportamiento:


la racionalidad limitada de los agentes
económicos

El Premio Nobel en Economía ha sido otorgado al economista Richard Thaler por sus con-
tribuciones en el ámbito de la economía del comportamiento. Thaler se ha centrado fundamen-
talmente en analizar y comprender el proceso de toma de decisiones, que es tan complejo, y
en el que entran en juego muchas variables, no solo económicas, sino también psicológicas.
La Academia Sueca valora en especial el análisis de los factores que influyen en el proceso
de toma de decisiones de los individuos. En concreto, sus aportaciones sobre la racionalidad
limitada, las cuentas mentales separadas y la ausencia de autocontrol, las preferencias sociales
y las finanzas conductuales.

Palabras clave: toma de decisiones, riesgo, cuentas mentales, comportamiento financiero.


Clasificación JEL: D11, D14.

1. Introducción mercados. Las personas son seres compli-


cados, y hacer suposiciones simplificadoras
La Real Academia de las Ciencias de Suecia puede llevar a hacer modelos poco útiles para
ha concedido el Premio Nobel de Economía comprender una realidad económica comple-
2017 a Richard H. Thaler por sus trabajos en la ja. La teoría económica tradicional supone que
economía del comportamiento. las personas tienen un buen acceso a la infor-
Thaler incorpora el comportamiento huma- mación y pueden procesarla perfectamente.
no en sus trabajos y cuestiona que los agentes También, se asume que los agentes econó-
económicos se comporten de un modo racio- micos siempre ejecutan sus planes y que solo
nal y egoísta en todo momento, como se supo- les importa su beneficio personal. Este modelo
ne en la teoría económica tradicional. simplificado de comportamiento humano ha
La economía implica comprender el com- ayudado a los economistas a formular teorías
portamiento humano en el proceso de toma que han proporcionado soluciones a problemas
de decisiones económicas en los diferentes económicos importantes y complejos. Sin em-
Colaboraciones

bargo, existen evidentes discrepancias entre la


*Universidad de Castilla-La Mancha.
teoría y la realidad, lo que ha llevado al eco-
Versión de diciembre de 2017. nomista Richard Thaler a introducir factores

BOLETÍN ECONÓMICO DE ICE 3095


DEL 1 AL 31 DE ENERO DE 2018
31
María Soledad Castaño Martínez

distintos a los tradicionales. En concreto, el re- como American Economics Review, Journal of
cién premio Nobel introduce tres factores psi- Finance y Journal of Political Economy.
cológicos que influyen en las decisiones eco- En los siguientes apartados se van a analizar
nómicas: racionalidad limitada, percepciones sus principales aportaciones acerca de la racio-
sobre la equidad y falta de autocontrol. nabilidad limitada de los agentes económicos,
El profesor Richard Thaler nació en Nueva las cuentas mentales separadas, las dificultades
Jersey, Estados Unidos, en 1945 y es actual- para el autocontrol en el consumo, las preferen-
mente profesor en la Universidad de Chicago y cias sociales y el debate sobre los comporta-
director del Center for Decision Research en la mientos económicos que se perciben como jus-
Chicago Booth School of Business, y es el co- tos, y, por último, algunos comentarios sobre el
director (junto con Robert Shiller) del Proyecto comportamiento financiero de los individuos.
de Economía del Comportamiento en la
Oficina Nacional de Investigación Económica.
Thaler es miembro de la Academia Esta­ 2. Racionalidad limitada de
dounidense de las Artes y las Ciencias, miem- los agentes económicos
bro de la Asociación Estadounidense de
Finanzas y de Econometría y, en 2015, fue En este apartado se analiza la racionalidad
Presidente de la Asociación Estadounidense limitada por medio de varios conceptos que in-
de Economía. Antes de ser profesor en la corpora Thaler en sus trabajos; en concreto, se
Universidad de Chicago, Thaler dio clases en exponen sus aportaciones sobre la aversión al
la Universidad de Rochester y Cornell y cola- riesgo, el efecto donación y las cuentas menta-
boró con la Universidad de Columbia Británica, les separadas.
la Sloan School of Management en el MIT, la
Fundación Russell Sage y el Centro de
Estudios Avanzados en comportamiento en 2.1. Aversión a la pérdida y el efecto
Stanford. de donación
Thaler se basa en los trabajos de Daniel
Kahneman (premio Nobel 2002) y Amos Desde el inicio de su carrera profesional y
Tversky, padres fundadores del Behavioral académica, Thaler comienza ya a analizar los
Finance con el desarrollo de la teoría Prospect problemas de racionalidad limitada, más con-
Theory. Asimismo, ha escrito varios libros, cretamente desde que defendió su tesis en
entre los que puede destacar el best-seller 1974 en la Universidad de Rochester, cuando
Nudge: Improving Decisions About Health, se centró en analizar la aversión al riesgo y
Wealth and Happiness, escrito junto a Cass el efecto donación, realizando preguntas hi-
R. Sunstein, en el que utiliza la mayoría de potéticas para estimar el valor del riesgo de
los conceptos de economía del comporta- mortalidad (Thaler, 1974). Un ejemplo de esta
miento para analizar gran parte de los princi- metodología se expone a continuación; en sus
pales problemas de las sociedades actuales. estudios aparecían preguntas tales como (The
Colaboraciones

En 2015 publicó Misbehaving: The Making of Royal Swedish Academy od Sciencies, 2017):
Behavioral Economics. También, ha publicado (a) Suponga que ha estado expuesto a una
numerosos artículos en revistas destacadas enfermedad que, si la contrae, le ocasionará

BOLETÍN ECONÓMICO DE ICE 3095


32 DEL 1 AL 31 DE ENERO DE 2018
La economía del comportamiento: la racionalidad limitada…

una muerte rápida e indolora en una semana. que los objetos similares que no poseen. Este
La probabilidad de que tenga la enfermedad es efecto lo denominó Thaler (1980) como el efec-
0,001. ¿Cuál es el máximo que estaría dispues- to de donación.
to a pagar por una cura? Por el lado teórico, Tversky y Kahneman
(b) Suponga que se necesitaran voluntarios (1991), así como Kőszegi y Rabin (2006), de-
para la investigación de la enfermedad ante- sarrollaron el efecto de donación formalmente
rior; todo lo que se requeriría es que se expon- y consideran implicaciones conductuales adi-
ga a una probabilidad de 0,001 de contraer la cionales. Los individuos con aversión a la pér-
enfermedad. ¿Cuál es el mínimo que requeri- dida tienen una fuerte tendencia a mantener el
ría para ser voluntario de este programa? (No statu quo porque las pérdidas de un cambio se
se le permitiría comprar la cura). ponderan más que las ganancias (Kahneman,
Ambas preguntas implican la evaluación Knetsch y Thaler, 1991). El sesgo del statu quo
de una probabilidad de muerte de 0,001. Sin fue una motivación importante para el trabajo
embargo, los resultados obtenidos por Thaler posterior de Thaler sobre los planes de pensio-
(1980) indican que las personas responden a nes que se analizará posteriormente.
las preguntas (a) y (b) de modo muy diferente. En el lado empírico, la evidencia original de
Una respuesta típica de este análisis es que Thaler consistió principalmente en respuestas
una persona, por comprar la cura, estaría dis- a cuestionarios con preguntas hipotéticas, lo
puesta a pagar 200 dólares y por ser voluntaria cual fue criticado, debido a que algunos estu-
de una investigación pediría 10.000 dólares. La dios mostraron que las diferencias entre WTP y
conclusión que saca el autor es que «las per- WTA son menores si contrastan en la realidad
sonas parecen estar mucho menos dispuestas de los mercados (Coursey et al., 1987).
a pagar por adquirir sanidad en comparación Para resolver este problema, Kahneman,
con lo que requerirían como compensación por Knetsch y Thaler (1990) probaron la solidez del
vender salud» (Thaler, 1980: 44). efecto de donación en experimentos de mer-
Thaler (1980) analiza otros escenarios don- cado con apuestas y repeticiones reales. Por
de el precio al que una persona está dispuesta ejemplo, para que la compensación económi-
a comprar un determinado bien o servicio es ca ofrecida por la expropiación estatal de una
considerablemente menor que el precio al que vivienda que acaba de ser adquirida le parez-
la persona está dispuesto a vender el mismo ca justa a los propietarios, ésta debería estar
bien o servicio. un tanto por encima del coste derivado de la
La teoría económica neoclásica difícilmente compra, aunque todo el proceso se produjera
puede explicar una diferencia tan grande entre en el mismo día y sin ningún ánimo de lucro
la disposición a pagar (WTP) y la disposición o especulación por parte de los adquirientes.
a aceptar (WTA) (Thaler, 2015). La explicación a Asimismo, este proceso también se da en las
estas discrepancias las analiza Thaler median- decisiones relacionadas con los cambios labo-
te la teoría de la perspectiva (Thaler, 1980). rales, tales como aceptar un nuevo empleo y
Según este autor, renunciar a un objeto se dejar el que ya se tiene (Thaler, 1999).
Colaboraciones

percibe como una pérdida y los individuos con Por su parte, el efecto de donación tiene una
aversión a la pérdida se comportarán como si implicación importante: la asignación inicial de
los objetos que poseen fueran más valorados los derechos de propiedad determinará la

BOLETÍN ECONÓMICO DE ICE 3095


DEL 1 AL 31 DE ENERO DE 2018
33
María Soledad Castaño Martínez

asignación final de los recursos, incluso si no préstamos para financiar dicho consumo a cor-
hay costes de transacción y las valoraciones to plazo. No obstante, esto puede ayudar a pla-
son demasiado pequeñas para que importen nificar las finanzas de los agentes económicos
los efectos en los ingresos. Esto contradice el y proteger el ahorro a largo plazo (Thaler 2015).
famoso teorema de Coase, una piedra angu- Además, la contabilidad mental permite rea-
lar en el campo del derecho y de la economía, lizar un análisis coste-beneficio tanto ex  ante
que predice que las asignaciones finales son como ex  post a la realización de un evento,
independientes de las asignaciones iniciales, debido a que los resultados de un evento son
de los costes de transacción y de los efectos percibidos y experimentados (Thaler, 1999).
en los ingresos (Coase, 1960). Así, pues, Thaler (1985) sugiere que la
práctica de mantener cuentas separadas para
diferentes categorías de gastos también pro-
2.2.  Cuentas mentales separadas porciona un dispositivo de compromiso contra
el gasto excesivo, especialmente para bienes
Posteriormente vendría su aportación más no esenciales o adictivos. Considera la práctica
importante: «las cuentas mentales separadas». común de mantener simultáneamente dinero
Dicha aportación supone una ruptura más ra- en una cuenta de ahorros y tener deudas de
dical con el modelo neoclásico (Thaler 1985, tarjetas de crédito (Thaler y Sunstein 2008). En
1999). La contabilidad mental es una teoría psi- vista de la tasa de interés sustancialmente más
cológica de cómo la cognición limitada afecta alta en este último, esta disposición es difícil
al gasto, al ahorro y a otros comportamientos de cuadrar con el modelo estándar de com-
domésticos. Se tiende a simplificar tales de- portamiento racional. Sin embargo, se puede
cisiones creando cuentas separadas en las esperar que una persona que sufre una falta
mentes de los agentes económicos, tomando de autocontrol vuelva a acumular rápidamente
decisiones individuales sobre la base de su la deuda de la tarjeta de crédito después de
efecto en cada una de estas cuentas en lugar pagarla. Mantener los ahorros como una cuen-
de sobre los activos totales. Este tema es in- ta separada con un punto de referencia sepa-
teresante debido a que viola el principio de la rado puede disuadir a la persona de usar sus
fungibilidad del dinero, y que se refiere a tratar ahorros para pagar la tarjeta de crédito, lo que
el dinero de la misma manera, sin importar su proporciona un compromiso contra el gasto
origen. excesivo.
Un ejemplo sería cómo las personas divi- Por otro lado, basándose en la teoría de los
den el presupuesto de su hogar en una cuenta puntos de referencia, Thaler (1985) separa las
para vivienda, comida, ropa, etcétera, corres- fuentes de utilidad del consumidor en un com-
pondiendo cada categoría a una cuenta men- ponente asociado con consumir el producto o
tal separada, con reglas que impiden usar el servicio, llamado utilidad de adquisición, y otro
dinero de una cuenta para pagar algo en otra. componente asociado con la transacción de
Este comportamiento a veces conduce a cos- compraventa, llamado utilidad de transacción.
Colaboraciones

tes adicionales, como no usar dinero desde La utilidad de adquisición es similar al exce-
cuentas de ahorro a largo plazo para necesida- dente del consumidor: el valor del bien para el
des a corto plazo y, en cambio, piden costosos consumidor se recibe como regalo, menos

BOLETÍN ECONÓMICO DE ICE 3095


34 DEL 1 AL 31 DE ENERO DE 2018
La economía del comportamiento: la racionalidad limitada…

el precio pagado. La utilidad de transacción es Bordeaux 1982 a 20 dólares la botella. La bo-


la diferencia entre el precio real y el precio es- tella se vende ahora a 75 USD y usted decide
perado o «justo», denominado precio de refe- abrirla: ¿Cuál de las siguientes alternativas re-
rencia. La parte de utilidad de transacción im- fleja mejor el coste que tiene para usted beber
plica que si el consumidor compra un producto esa botella?: 1) 0 dólares; 2) 20 dólares; 3) 20
por debajo del precio esperado, considera que dólares + intereses; 4) 75 dólares; 5) 55 dólares
habría hecho un «buen negocio», pero sufre (75 – 20 dólares). Gran parte de encuestados
una pérdida en la utilidad si percibe que el pre- seleccionaron la respuesta económicamente
cio es alto o superior al precio de referencia; correcta (75 dólares). No obstante, más de la
en este caso percibía que ha hecho un «mal mitad de los encuestados contestaron que be-
negocio». El consumidor puede abstenerse de ber la botella no tenía costes o que habían aho-
comprar un bien si el precio se percibe como rrado dinero. El hecho de que la mayoría de los
un resultado particularmente «malo», aunque encuestados no tienen en cuenta los costes de
en otro escenario podría haber tenido un exce- oportunidad genera que las personas sientan
dente positivo (The Royal Swedish Academic que el bien es gratis aun cuando puede ven-
of Sciencies, 2017). derse en el mercado, lo que contradice la teoría
Al definir estos conceptos, Thaler relacio- económica tradicional. Además, el gasto paga-
na la teoría de los puntos de referencia con la do por la compra inicial es percibida como una
teoría de las preferencias sociales. Una defi- inversión y, por lo tanto, probablemente no está
ciencia de la formulación original de la teoría sujeta a intensificar su «dolor» por pagar el vino.
de la perspectiva era que no explicaba cómo De hecho, Thaler (1999) sugiere que los cos-
se determinaba el punto de referencia. Thaler tes de transacción no deben ser tratados como
propone que el precio de referencia es el deter- pérdidas dolorosas, sino como costes de hacer
minado por ambas partes en una transacción, negocios. Este «prepago» separa el gasto del
y ambos lo consideran «justo», es decir, un consumo y así también reduce el costo percibi-
comprador sufriría una pérdida particularmen- do de la actividad (Prelec y Lowenstein, 1998).
te grande en la utilidad de la transacción si el
precio se considera injustamente alto (Thaler,
1985). 3. Dificultades para el autocontrol
Por su parte, Shafir y Thaler (1999) sugie- en el consumo
ren que las cuentas mentales pueden reducir
los efectos negativos del «dolor» causado por El modelo neoclásico estándar de elección
el pago del bien, así como la reducción del intertemporal es el modelo de descuento de
consumo hedónico (Cifuentes et al., 2003). Fisher (1930) y Samuelson (1937), en que los
Para ilustrar este hecho, Shafir y Thaler (1999) individuos tienen un comportamiento racional
analizan el caso de los coleccionistas de vi- y han de encontrar el equilibrio entre consumo
nos, quienes a menudo compran vino con la presente y el consumo futuro, debido a que un
intención de almacenarlo durante diez años o mayor consumo presente, usualmente, conlle-
Colaboraciones

más para que madure. A estas personas se le va un menor consumo en el futuro.


hizo la siguiente pregunta: «Suponga que usted En este apartado se analizan las aportacio-
compró hace varios años una caja de un buen nes del recién galardonado respecto a la

BOLETÍN ECONÓMICO DE ICE 3095


DEL 1 AL 31 DE ENERO DE 2018
35
María Soledad Castaño Martínez

teoría de descuento hiperbólico, el modelo de miras, de acuerdo a los planteamientos previos


planificador-ejecutor de Thaler y Shefrin, para, del modelo de Strotz (Strotz, 1956). Sin embar-
finalmente, considerar sus planteamientos en go, mientras que el modelo de Strotz sugiere
la formulación de políticas económicas que un conflicto entre diferentes yos que existen en
realiza junto con Cass Sunstein. diferentes momentos (yo actual vs. yo futuro),
Thaler (1981) proporcionó la primera evi- el modelo planificador-ejecutor sugiere un con-
dencia experimental de descuento hiperbólico1. flicto entre diferentes yos que existen simultá-
Los individuos implicados en el experimento neamente (yo planificador vs. yo ejecutor).
debían tomar decisiones hipotéticas entre pa- Para maximizar la utilidad del consumo a
gos en diferentes horizontes, y descubrió que lo largo de la vida, el planificador puede forzar
el descuento era mayor entre el presente y el al ejecutor para reducir el consumo actual me-
futuro cercano que entre los períodos de un fu- diante la aplicación de la fuerza de voluntad,
turo más lejano. Además, descubrió que las ga- o imponer reglas que limitan el rango de dis-
nancias se descuentan más que las pérdidas y creción del ejecutor. Estas reglas autoimpues-
que los resultados más pequeños se descuen- tas restringen el comportamiento del ejecutor,
tan más que los resultados más grandes. aunque imperfectamente. El modelo planifica-
Los hallazgos de Thaler despertaron el in- dor-ejecutor capta la idea de que la fuerza de
terés de los economistas en los problemas de voluntad se puede aplicar para resistir la ten-
autocontrol y de las preferencias inconsistentes tación, pero esto conlleva un coste psíquico.
en el tiempo. El descuento hiperbólico puede Esa costosa fuerza de voluntad se usa para
explicar muchas observaciones desconcertan- restringir el comportamiento del ejecutor que
tes como, por ejemplo, que las personas que implica que el grado efectivo de autocontrol
quieren dejar de fumar continúan posponiendo es endógeno. Las características individuales
la decisión. determinarán si el planificador puede controlar
Motivados por las desviaciones observadas al ejecutor en mayor o menor grado, de modo
del descuento hiperbólico, Thaler y su colabo- que las diferentes personas exhibirán diferen-
radora Hersh Shefrin propusieron el modelo de tes grados de autocontrol.
planificador-ejecutor (Thaler y Shefrin, 1981; Por tanto, Thaler y Shefrin (1981) trataron
Shefrin y Thaler, 1988). En el modelo planifi- el problema de autocontrol como un problema
cador-ejecutor, una persona tiene dos yos: un principal-agente, con el planificador (principal)
ejecutor miope y un planificador con visión de tratando de restringir e incentivar al ejecutor
futuro. El planificador se preocupa por la maxi- (agente) para maximizar la utilidad a lo lar-
mización de la utilidad a lo largo de la vida (va- go de la vida. Thaler y Shefrin (1981) fueron
lor presente descontado), mientras que al eje- los primeros en presentar un modelo dual de
cutor solo le interesa la utilidad actual. Debido autocontrol.
a que el ejecutor no se preocupa por el futuro, El modelo planificador-ejecutor hace una se-
su comportamiento tiende a volverse corto de rie de predicciones que han sido respaldadas
en trabajos empíricos posteriores. Por ejem-
Colaboraciones

1  Hace referencia al hecho de que los individuos valoran más el


plo, predice que un plan de pensiones obliga-
consumo presente que el consumo futuro, es decir, cualquier recompensa torio aumentará los ahorros totales (es decir,
para la que tengamos que esperar es mucho menos valiosa que una que
llegue ahora mismo (Strotz, 1956). los ahorros obligatorios no se compensan

BOLETÍN ECONÓMICO DE ICE 3095


36 DEL 1 AL 31 DE ENERO DE 2018
La economía del comportamiento: la racionalidad limitada…

completamente con una reducción en otros 4. Si los empleados se unen, su contribu-


ahorros), porque el plan produce ahorros sin los ción se incrementa comenzando con la
costes psíquicos de inducir a la fuerza de volun- primera nómina después de un aumento
tad. Esta predicción está empíricamente apoya- salarial. Debido a que el aumento de los
da en el estudio reciente de Chetty et al. (2014). ahorros proviene de una ganancia futura
Otro campo de trabajo junto a su colabora- (el aumento salarial), las personas con
dor Cass Sunstein, ha sido el diseño de polí- aversión a las pérdidas no deben temer
ticas económicas mínimamente invasivas que una reducción en el salario neto.
empujen a las personas a tomar las decisiones 5. Cuando hay una subida automática, la
correctas por sí mismas (Thaler y Sunstein, tasa de cotización continúa aumentando
2003, 2008; Sunstein y Thaler, 2003). con cada aumento salarial programa-
Este planteamiento se aplicó a los sistemas do hasta que la contribución alcance el
de ahorros para las pensiones. Thaler propone máximo preestablecido, de modo que la
que se realicen aportaciones definidas para inercia y el sesgo de statu quo funcionan
un sistema de ahorros para pensiones y que para mantener a las personas en el plan.
se ofrezca por medio de los empleadores es- 6. Los planes 401(k) tienen importantes
tadounidenses. Un ejemplo de planes de pen- ventajas fiscales tanto para los emplea-
siones son los planes 401 (k) (Thaler, 1994). dores como para los trabajadores.
Estos sistemas de pensiones tienen varias
características: En definitiva, el programa «Save More
Tomorrow» (SMarT) tuvo una importante in-
1. Los empleadores pueden adscribirse y fluencia en la Ley de Protección de Pensiones
salir voluntariamente del plan de pensio- aprobada por el Congreso de EEUU en 2006,
nes, pero, una vez que se unen, tienen que alentó a las empresas a implementar la
que cumplir las normas. inscripción automática a los planes de ahorro
2. La idea fundamental de estos planes es para la jubilación 401 (k). La evidencia sugie-
que es mejor aportar las contribuciones re que esta ley ha aumentado sustancialmente
en el lugar de trabajo antes de que los los ahorros de pensiones en el país norteame-
trabajadores tengan la oportunidad de ricano (Thaler, 2015).
gastar sus ingresos. Por su parte, el «paternalismo libertario»
3. Los empleados deciden si aumentan es similar al marketing, ya que utiliza las ideas
sus ahorros en un tiempo considerable sobre la psicología humana para influir en el
o si reciben un aumento salarial, por comportamiento. Sin embargo, difiere en la
lo que la decisión no implica una com- intención, ya que un objetivo es aumentar el
pensación entre el consumo actual y el bienestar a largo plazo del pueblo, según lo
consumo futuro, sino más bien una com- juzguen ellos mismos. Por su parte, el principio
pensación entre el consumo en diferen- «libertario» es que las posibilidades de elec-
tes momentos del tiempo. Por la lógica ción de las personas no deben restringirse; es-
Colaboraciones

del descuento hiperbólico, esto reduce pecificar una opción predeterminada sensata
la tasa de descuento efectiva y mitiga el no significa que las personas se vean obliga-
problema del autocontrol. das a elegir esta opción.

BOLETÍN ECONÓMICO DE ICE 3095


DEL 1 AL 31 DE ENERO DE 2018
37
María Soledad Castaño Martínez

Especialmente después de la publicación Para proporcionar evidencia sobre el papel hi-


del libro Nudge por Thaler y Sunstein (2008), potético de la percepción de equidad en los
la formulación de políticas en varios países (en mercados de consumo, Kahneman, Knetsch
particular en EEUU y Reino Unido) se ha vis- y Thaler (1986b) establecen como elementos
to influenciada por este enfoque, no solo en el esenciales para entender estos hechos econó-
ámbito del ahorro previsional, sino también de micos la transacción de referencia, la codifica-
la atención médica, la educación y otras áreas ción de la acción y la ocasión para la acción. La
donde las elecciones actuales tienen conse- transacción de referencia se refiere a la nego-
cuencias a largo plazo. ciación a algún precio o salario de referencia;
los cambios de este nivel de referencia se per-
ciben como injustos.
4.  Preferencias sociales Así, pues, según estos autores, el 82 por
100 de los encuestados perciben como «injus-
En la década de 1980, Thaler se centra en tas» o «muy injustas» la subida de los precios
destacar que la equidad es un tema esencial de palas de nieve en una ferretería después de
en los análisis del comportamiento económico una gran tormenta de nieve. Otro ejemplo que
de los individuos. En un trabajo conjunto con analizan es: si un empleado gana un salario
Kahneman y Knetsch, Thaler proporcionó evi- de 9 dólares la hora, esta cifra normalmente
dencia empírica de cómo la equidad afecta a sería considerada como el salario de referen-
la toma de decisiones de los consumidores. cia, pero también que para un nuevo empleado
Sus hallazgos respaldan la hipótesis de que la el salario de referencia podría ser menor. En
equidad es una restricción a la maximización una recesión, disminuir el salario del empleado
de los beneficios, lo que impide que las empre- actual de 9 a 7 dólares sería considerado más
sas exploten plenamente su poder de mercado injusto que contratar a un nuevo empleado a 7
en las decisiones de fijación de precios. Junto dólares si el empleado anterior se va.
con Kahneman y Knetsch, Thaler también rea- Cuando los precios se evalúan en relación
lizó experimentos novedosos y descubrió tres con algún nivel de referencia, los cambios en
manifestaciones importantes de las preferen- los precios y el modo de variarlos influyen
cias por la equidad en las interacciones entre en las decisiones de consumo (Kahneman,
individuos: algunos individuos se comportarán Knetsch y Thaler, 1986b). Así, por ejemplo, un
de forma justa con los demás incluso en entor- aumento de precio de 200 dólares por un au-
nos anónimos en los que no existen repercu- tomóvil nuevo se considera más injusto que la
siones sobre la reputación; algunas personas eliminación o reducción de un descuento en
están dispuestas a renunciar a los recursos el precio. Esto es consistente con la aversión
para castigar a las personas que se comporta- a la pérdida, ya que un aumento en el precio
ron injustamente con ellos; y algunas personas se codifica como una pérdida, mientras que un
están dispuestas a gastar sus propios recursos descuento menor se codifica como una ganan-
para castigar el comportamiento injusto y las cia menor. Por tanto, la fijación de precios se ve
Colaboraciones

violaciones de la norma. influida por la equidad percibida.


Uno de los aspectos que considera Thaler Por otro lado, un aumento del precio al con-
es la equidad en la fijación de precios y salarios. sumidor es generalmente aceptable si se

BOLETÍN ECONÓMICO DE ICE 3095


38 DEL 1 AL 31 DE ENERO DE 2018
La economía del comportamiento: la racionalidad limitada…

debe a un aumento en los precios de los insu- injusto que un salario nominal constante con
mos, pero no si se debe a un aumento en el po- la inflación, incluso si la disminución del salario
der del mercado. Elevar el precio de las palas real es la misma.
de nieve después de una tormenta de nieve es Por otro lado, Kahneman, Knetsch y Thaler
un ejemplo de esto último. Kahneman, Knetsch (1986a) también analizaron la equidad en las
y Thaler (1986b) discutieron una serie de im- interacciones individuales por medio del juego
plicaciones y predicciones de consideraciones del dictador. A los estudiantes de una clase de
de equidad en los mercados de consumo. Los Psicología de pregrado de la Universidad
mercados no podrán vaciarse a corto plazo de Cornell se les pidió dividir una donación de
como respuesta a los shocks de demanda, ya 20 dólares entre cada uno de los alumnos
que se considera injusto elevar el precio por de la clase y un compañero de clase de al lado
un incremento de la demanda. Habrá escasez anónimo al azar. Los estudiantes podían ele-
del artículo más valioso cuando un solo pro- gir entre dos asignaciones diferentes: una di-
veedor proporcione una familia de productos visión desigual con 18 dólares para sí mismo
sin variación en los precios de los insumos, ya y 2 dólares para el otro, o una división igual
que se considera injusto cobrar más por el ar- con 10 dólares para cada uno. Una persona
tículo más valioso si cuesta lo mismo. Los pre- egoísta, preocupada solo por su propia re-
cios responderán más a las variaciones de los compensa monetaria, tomaría los 18 dólares.
costes que a las variaciones de la demanda, ya Pero resultó que el 76 por 100 de los estudian-
que se considera más aceptable elevar los pre- tes dividió el dinero por igual, como si tuvieran
cios en respuesta a los aumentos de los costes una preferencia por la equidad o la igualdad.
que a los aumentos de la demanda. Aparentemente, no todas las personas maxi-
De manera similar, los precios responde- mizarán su propio beneficio monetario, incluso
rán más a los aumentos de costes que a las en interacciones anónimas sin repercusiones
reducciones de costes. Asimismo, las bajadas en la reputación.
de precios se etiquetarán como descuentos en Asimismo, Kahneman, Knetsch y Thaler
lugar de reducciones en los precios, debido a (1986a) también incluyeron experimentos que
que la eliminación de un descuento tiene me- involucran juego del ultimátum. En el juego
nos probabilidades de ser percibida como una del ultimátum, el primer jugador propone una
pérdida y, por lo tanto, es menos probable que asignación de la donación y el segundo juga-
se perciba como injusta en comparación con dor puede aceptar o rechazar esta propuesta.
un aumento en el precio. Si se acepta la propuesta, se paga a ambos
Respecto a la fijación en los salarios, ob- jugadores de acuerdo con la propuesta; si la
servaron que en las recesiones los empleado- propuesta es rechazada, ambos jugadores no
res se muestran reacios a reducir los salarios obtienen nada. Kahneman, Knetsch y Thaler
(nominales), ya que los empleados pueden (1986a) encontraron que la propuesta típica
considerar que los recortes salariales son in- del primer jugador era casi igual a la división.
justos (y tal vez tomar represalias mediante un También, descubrieron que la mayoría de los
Colaboraciones

menor esfuerzo). Kahneman, Knetsch y Thaler segundos jugadores rechazarían propuestas


(1986b) encuentran que un recorte salarial no- que les darían menos del 25 por 100 de la do-
minal sin inflación se considera mucho más nación. Muchas personas están dispuestas

BOLETÍN ECONÓMICO DE ICE 3095


DEL 1 AL 31 DE ENERO DE 2018
39
María Soledad Castaño Martínez

a pagar un coste (no obtener nada) para acciones perdedoras (acciones cuyo valor cae
castigar a las personas que les hicieron una recientemente) y de las acciones ganadoras
propuesta injusta, que es una forma de reci- (acciones cuyo valor aumenta recientemente).
procidad negativa. Trabajos posteriores han En línea con la hipótesis de reacción exage-
demostrado cómo la capacidad y la voluntad rada, descubrieron que la cartera de acciones
de castigar pueden fomentar el comportamien- perdedoras reacciona más exageradamente
to prosocial (Ostrom, Walker y Gardner, 1992; que la cartera de acciones ganadoras. Esto
Fehr y Gächter, 2000a). provoca los mayores rendimientos de las ac-
ciones perdedoras, ya que los inversores piden
una compensación por este riesgo en forma de
5. Estudios sobre las finanzas mayores primas de riesgo.
conductuales Asimismo, en un trabajo posterior, Benartzi
y Thaler (1995) acuñan la expresión «aversión
Thaler ha realizado numerosas contribu- miope a las pérdidas». La aversión a las pérdi-
ciones al estudio de los mercados financieros, das haría referencia a la tendencia de los in-
convirtiéndose así en uno de los fundadores versores de ponderar pérdidas con un mayor
de las finanzas conductuales. Este campo utili- peso que las ganancias. Los autores añaden
za la economía conductual para explicar patro- el adjetivo «miope» porque incluso aquellos
nes en los precios de los activos que son difíci- inversores con un horizonte temporal a largo
les de conciliar con los conceptos tradicionales plazo parecen preocuparse por las pérdidas y
de racionalidad y eficiencia de los mercados ganancias que puedan tener en el corto plazo.
financieros. Si bien las contribuciones anteriores brin-
No obstante, Barberis y Thaler (2003) en- dan explicaciones de finanzas conductuales
fatizan que la irracionalidad de algunos inver- para los rendimientos observados del merca-
sores en sí misma no es suficiente para afec- do financiero, esto no significa que los retornos
tar a los precios de los activos. También debe estén influenciados solamente por reacciones
haber límites al arbitraje que impidan que los exageradas u otras «anomalías» conductua-
inversionistas racionales exploten los precios les. En su trabajo sobre la fijación de precios
erróneos. El trabajo de finanzas conductuales de mercado, Thaler ha buscado evidencia que
de Thaler se ha centrado en dos cuestiones: demuestre más claramente las violaciones de
1) investigar las implicaciones en los precios la eficiencia del mercado.
de los activos de la psicología del inversor; y   Los fondos de capital cerrado son fondos
2) documentar violaciones de la ley de un solo de inversión que se negocian en el mercado
precio en los mercados financieros, por lo que bursátil y que poseen otros activos financieros,
analiza la importancia de los límites al arbitraje. como acciones de otras compañías que coti-
De Bondt y Thaler (1985) analizan cómo zan en bolsa. Estos observaron que las accio-
la psicología del inversor afecta a los precios nes de los fondos cerrados, generalmente, se
de los activos financieros; en concreto, eva- valoran de forma diferente a los activos que
Colaboraciones

lúan las reacciones exageradas del mercado poseen, lo que infringe la ley de un solo pre-
de valores ante una nueva información. De cio e implica límites al arbitraje. Lee, Shleifer
Bondt y Thaler compararon los retornos de las y Thaler (1991) proponen una explicación

BOLETÍN ECONÓMICO DE ICE 3095


40 DEL 1 AL 31 DE ENERO DE 2018
La economía del comportamiento: la racionalidad limitada…

para el rompecabezas de fondos de capital Cons­­tantinides, Harris, M. Y Stulz, R. (eds.).


cerrado basado en la existencia de «opera- Handbook of the Economics of Finance, n.º 1,
pp. 1053-1128. Elsevier Science B.V.
dores de ruido» con creencias incorrectas. En
[2] BENARTZI, S. y THALER, R.H. (1995).
algunos períodos, estos operadores de ruido «Myopic Loss-Aversion and the Equity
sobreestiman los rendimientos esperados Premium Puzzle». Quarterly Journal of
(en relación con las expectativas racionales) Economics, vol. 110, n.º 1, pp. 73-92.
[3] CHETTY, R.; FRIEDMAN, J.N.; LETH-
y, en otros períodos, subestiman los rendi-
PETERSEN, S.; NIELSEN, T.H. y OLSEN,
mientos esperados. Estas fluctuaciones en el T. (2014). «Active vs. Passive Decisions and
sentimiento del operador de ruido crean una Crowd-Out in Retirement Savings Accounts:
volatilidad adicional en el precio de los fondos Evidence from Denmark». Quarterly Journal
of Economics, vol. 129, n.º 3, pp. 1141-1219.
cerrados. Los operadores racionales necesita-
[4] CIFUENTES, A.; TORRES, E. y VELO­­
rán ser compensados ​​por este riesgo, lo que SO, C. (2003). Cuentas mentales: concep-
lleva a que los fondos cerrados operen con un to y aplicaciones, un enfoque de conducta
descuento en promedio. del consumidor. Facultad de Ciencias
Económicas y Administrativas, De­p ar ­­ta­­
mento de Administración. Universidad de
Chile.
6. Conclusión [5] COASE, R.H. (1960). «The Problem of Social
Cost». Journal of Law and Economics, n.º 3,
En definitiva, las contribuciones de Richard pp. 1-44.
[6] COURSEY, D.L.; HOVIS, J.L. y SCHULZE,
Thaler han construido un puente entre los aná-
W.D. (1987). «The Disparity between
lisis económicos y los psicológicos de la toma Willingness to Accept and Willingness to Pay
de decisiones de los individuos. Sus hallazgos Measures of Value». Quarterly Journal of
empíricos y sus puntos de vista teóricos han Economics, vol. 102, n.º 3, pp. 679-690.
[7] DE BONDT, W.F.M. y THALER, R.H. (1985).
sido fundamentales para la creación del nue-
«Does the Stock Market Overreact?». Journal
vo campo de la economía del comportamiento, of Finance, vol. 40, n.º 3, pp. 793-805.
que ha tenido un profundo impacto, ya que ha [8] FEHR, E. y GÄCHTER, S. (2000A).
cuestionado y ampliado la teoría económica «Cooperation and Punishment in Public
Goods Experiments». American Economic
tradicional, al introducir conceptos como la ra-
Review, vol. 40, n.º 4, pp. 980-994.
cionalidad limitada, las cuentas mentales se- [9] FISHER, I. (1930). The Theory of Interest, as
paradas y los problemas de autocontrol de los Determined by Impatience to Spend Income
individuos. Por último, pero no menos impor- and Opportunity to Invest it. New York:
tante, ha demostrado cómo las políticas basa- Macmillan.
[10] KAHNEMAN, D.; KNETSCH, J.L. y THALER,
das en los conocimientos de la economía del R.H. (1986a). «Fairness and the Assumptions
comportamiento pueden ayudar a las personas of Economics». Journal of Business, vol. 59,
a tomar mejores decisiones. n.º 4, pp. S285-S300.
[11] KAHNEMAN, D.; KNETSCH, J.L. y THALER,
R.H. (1986b). «Fairness as a Constraint on
Profit Seeking». American Economic Review,
Colaboraciones

Bibliografía vol. 76, n.º 4, pp. 728-741.


[12] KAHNEMAN, D.; KNETSCH, J.L. y THALER,
[1] BARBERIS, N. y THALER, R.H. (2003). «A R.H. (1990). «Experimental Tests of the
Survey of Behavioral Finance». In: G. Endowment Effect and the Coase

BOLETÍN ECONÓMICO DE ICE 3095


DEL 1 AL 31 DE ENERO DE 2018
41
María Soledad Castaño Martínez

Theorem». Journal of Political Economy, vol. Economic Behavior and Organization, vol. 1,
98, n.º 6, pp. 1325-1348. n.º1, pp. 39-60.
[13] KAHNEMAN, D.; KNETSCH, J.L. y THALER, [24] THALER, R.H. (1981). «Some Empirical
R.H. (1991). «The Endowment Effect, Loss Evidence on Dynamic Inconsistency».
Aversion, and Status Quo Bias». Journal Economics Letters, vol. 8, n.º 3, pp. 201-207.
of Economic Perspectives, vol. 5, n.º 1, [25] THALER, R.H. (1985). «Mental Accounting
pp. 193-206. and Consumer Choice». Marketing Science,
[14] KŐSZEGI, B. y RABIN, M. (2006). «A Model of vol. 4, n.º 3, pp. 199-214.
Reference-Dependent Preferences».Quarterly [26] THALER, R.H. (1994). «Psychology and
Journal of Economics, vol. 121, n.º 4, pp. 1133- Savings Policies». American Economic
1165. Review, vol. 84, n.º 2, pp. 186-192.
[15] LEE, C.M.C.; SHLEIFER, A. y THALER, R.H. [27] THALER, R.H. (1999). «Mental Accounting
(1991). «Investor Sentiment and the Closed- Matters». Journal of Behavioral Decision
End Fund Puzzle». Journal of Finance, vol. 46, Making, vol. 12, n.º 3, pp. 183-206.
n.º 1, pp. 75-109. [28] THALER, R.H. (2015). Misbehaving: The
[16] OSTROM, E.; WALKER, J. y GARDNER, R. Making of Behavioral Economics. New York:
(1992). «Covenants With and Without a Sword: W. W. Norton & Company.
Self Governance is Possible». American Political [29] THALER, R.H. y SHEFRIN, H.M. (1981). «An
Science Review, vol. 86, n.º 2, pp. 404–417. Economic Theory of Self-Control». Journal of
[17] PRELEC, D. y LOEWENSTEIN, G. (1998). Political Economy, vol. 89, n.º 2, pp. 392-406.
«The Red and the Black: Mental Accounting of [30] THALER, R.H. y SUNSTEIN, C.R. (2008).
Savings and Debt». Marketing Science, Nudge: Improving Decisions about Health,
vol. 17, n.º 1, pp. 4-28. Wealth, and Happiness. New Haven: Yale
[18] SAMUELSON, P.A. (1937). «A Note on University Press.
Measurement of Utility». Review of Economic [31] THALER, R.H. y SUNSTEIN, C.R. (2003).
Studies, vol. 4, n.º 2, pp. 155-161. «Libertarian Paternalism». American Economic
[19] SHEFRIN, H.M. y THALER, R.H. (1988). «The Review Papers and Proceedings, vol. 93,
Behavioral Life-Cycle Hypothesis». Economic n.º 2, pp. 175-179.
Inquiry, vol. 26, n.º 4, pp. 609-643. [32] THALER, R.H. y SUNSTEIN, C.R. (2008).
[20] STROTZ, R.H. (1956). «Myopia and Nudge: Improving Decisions about Health,
Inconsistency in Dynamic Utility Maximization». Wealth, and Happiness. New Haven: Yale
Review of Economic Studies, vol. 23, n.º 3, University Press.
pp. 165-180. [33] THE ROYAL SWEDISH ACADEMY OF
[21] SUNSTEIN, C.R. y THALER, R.H. (2003). SCIENCES (2017). Richard H. Thaler:
«Libertarian Paternalism is not an Oxymoron». Integration economics with psychology.
University of Chicago Law Review, vol, 70, Disponible en: https://www.nobelprize.org/
n.º 4, pp. 1159-1202. nobel_prizes/economic-sciences/
[22] THALER, R.H. (1974). The Value of Saving a [34] TVERSKY, A. y KAHNEMAN, D. (1991).
Life: A Market Estimate. PhD thesis. University «Loss-Aversion in Riskless Choice: A
of Rochester. Reference-Dependent Model». Quarterly
[23] THALER, R.H. (1980). «Toward a Positive Journal of Economics, vol. 106, n.º 4, pp.
Theory of Consumer Choice». Journal of 1039-1061.
Colaboraciones

BOLETÍN ECONÓMICO DE ICE 3095


42 DEL 1 AL 31 DE ENERO DE 2018