Está en la página 1de 9

“ATENCIÓN A LA DIVERSIDAD:

TRABAJO EN RINCONES”

Lic.Mtra. Nelly Mercedes Curti

PAYSANDU
ATENCIÓN A LA DIVERSIDAD: TRABAJO EN RINCONES

INTRODUCCIÓN

La atención a la diversidad en las aulas es un tema que capta todas las

miradas. Pero ¿cómo hacerlo?, es esta la discusión que está sobre el tapete.

Indudablemente hoy día todos los grupos presentan gran diversidad, que

va desde aquellos niños y niñas que plantean serios problemas de aprendizaje,

pasando por aquellos que logran una aprehensión de los contenidos en un

nivel que podríamos denominar aceptable, y llegando a aquellos niños y niñas

que lo resuelven todo muy rápidamente, y a quienes comúnmente ignoramos, o

pretendemos ignorar en nuestras planificaciones diarias. Digo pretendemos

porque de alguna forma u otra están llamando nuestra atención, sucede que a

veces no entendemos su lenguaje.

Atender toda este enorme espectro en la diversidad no es tarea sencilla,

pero consideramos, desde nuestra práctica como docente de Educación Inicial,

es posible.

COMPARTIENDO UNA EXPERIENCIA

Esta experiencia fue llevada a cabo en una Escuela de la ciudad de

Paysandú, en un contexto socio económico bajo, en un grupo de Nivel 5 años

de Educación Inicial, durante el año 2003.

Los primeros meses del año se presentaron propuestas que iban

dirigidas a todo el grupo, pero pudimos constatar que los avances eran

mínimos, y el clima de la clase se tornaba cada vez más difícil, pues las

necesidades de los niños no estaban siendo satisfechas.


¿Qué hacer? ¿Por qué no plantear las propuestas de trabajo en

rincones? ¿Por qué no presentar propuestas de acuerdo al nivel conceptual de

cada niño? No era tarea sencilla, pero nos pusimos a trabajar en este sentido.

Buscamos el fundamento teórico para conformar pequeños grupos,

entonces, que mejor que recurrir a Vygotsky. Teniendo en cuenta el planteo

que hace este psicólogo, en cuanto a que el nivel conceptual debe ser próximo

para que realmente se produzca la mediación, organizamos los grupos según

el nivel conceptual de cada niño. No debemos olvidar que Vigotsky habla de

una ZONA DE DESARROLLO PROXIMO.

¿QUÉ SON LOS RINCONES?

Para explicar “qué son los rincones” recurriremos a lo expresado por

Isabel Ganaza, quien manifiesta lo siguiente:

“Con el concepto de “metodología por rincones” sucede como con tantos

otros conceptos educativos que , a base de utilizarlos de forma equivocada,

terminan perdiendo por el camino gran parte de su auténtico sentido.(...) No

todo el mundo entiende lo mismo por organización del aula en rincones, y no

en todas las clases se organizan los rincones de la misma manera, así, en

algunos casos nos encontramos que maestras o maestros de educación infantil

hablan de rincones cuando realmente, lo que están realizando son talleres en

su aula; otros hablan de rincones cuando lo que hacen es utilizar el juego como

premio para el alumnado que ha terminado la “tarea” ( generalmente la eterna

ficha igual para todos) e incluso otros hablan de rincones porque tienen en su

aula algún espacio para realizar una actividad específica en un momento

determinado.
Precisamente ninguno de los ejemplos anteriores se adapta en sentido

estricto a lo que es realmente el concepto de rincones en el aula. Ninguna de

las prácticas aludidas es trabajar por rincones.” (2001:6)

Los rincones son espacios delimitados dentro de la propia sala de clase

o puede ser afuera de ella, según sea para trabajar con un grupo o con varios

grupos, donde se plantean varias actividades que posibilitan la elección del

niño. Los niños trabajando en forma individual o en pequeños grupos, realizan

simultáneamente diversas actividades de aprendizaje.

La metodología por rincones es una práctica educativa que se

fundamenta en un constructivismo social, cuyo punto de partida es el

aprendizaje en interacción. Al decir de Vigotsky el aprendizaje tiene una

instancia interpsicológica, para ser después intrapsicológica.

Partimos de que los niños y las niñas aprenden a través de su propia

actividad, no sólo manual, sino también y a la vez, mental, pero aprenden

mucho mejor, más y más profundamente en contextos ricos y diversos que

posibilitan una mayor interacción., es decir que aprenden mejor junto con otros

y si aquello que se les ofrece es interesante, relevante y tiene sentido para

ellos.

El juego, base de esta metodología, es la actividad fundamental en los

niños y niñas de estas edades. A partir del juego se aprende de forma más

eficaz, ya que cuando una niña o niño juega, si se equivoca no pasa nada

porque se trata de un juego y podrá seguir probando, investigando, hasta que

logre realizar bien la actividad propuesta.


El trabajo por rincones, favorece el trabajo autónomo, ya que cada niño

puede elegir una propuesta para trabajar en forma individual, en pareja o en

pequeños grupos. Además lleva al niño a ser más responsable, con el material

y con el trabajo, y le exige y crea la necesidad de un orden.

- Favorece también el trabajo cooperativo y las decisiones grupales ya

que todo el grupo deberá optar por el rincón al que desean ir.

- Potencia la necesidad y los deseos de aprender de los niños y de

adquirir nuevos conocimientos.

- Desarrolla el ansia de investigar y favorece la utilización de distintas

técnicas y estrategias de aprendizaje cuando hay que dar respuesta a un

problema.

¿CÓMO PLANIFICAR PARA LOS RINCONES?

Vigotsky plantea que “Los niños resuelven tareas prácticas con la ayuda

del lenguaje, así como con la de sus ojos y de sus manos.”y que para que esto

sea posible existen distintos mediadores como pueden ser las personas, los

textos, diversos materiales, los medios informativos, etc. En esta instancia los

mediadores pueden ser los propios compañeros, los docentes, los materiales

de juego.

El planteamiento del trabajo por rincones es una respuesta a la

necesidad de establecer estrategias organizativas a fin de responder a las

diferencias, intereses y ritmos de aprendizaje de cada niño o niña.

Esta organización implica una determinada forma de entender la relación

enseñanza – aprendizaje., no como partes de un mismo proceso, sino como

procesos diferentes que confluyen en el hecho educativo, por lo que dicho

aprendizaje ha de ser significativo y funcional.


El niño ha de participar activamente en la construcción de su propio

aprendizaje. El maestro ha de facilitarle el acceso al conocimiento,

favoreciendo la interacción con el objeto de conocimiento y con los propios

compañeros, potenciando el diálogo entre iguales.

En la experiencia que estamos compartiendo establecimos cinco

rincones: Lenguaje, Matemáticas, Biblioteca, Observación y Experimentación y

Plástica y Grafismo.,

- Es importante que cada rincón tenga un espacio fijo, bien delimitado y

fácil de identificar, con un cartel o distintivo. La cantidad de rincones puede

establecerse en función de los objetivos educativos, del número de niños y

niñas, del espacio, del material disponible o de la necesidad de intervención de

la maestra en cada rincón

- El horario puede cambiarse en función de la organización de la

actividad en el aula, pero se recomienda un horario fijo. En nuestro caso lo

hacíamos a la hora de la entrada.

- El docente planifica dos o tres propuestas para cada rincón, con

distintos niveles de dificultad. Luego que todos los grupos han pasado por

todos los rincones, o sea al cabo de una semana, se planifica una nueva

actividad por rincón, permaneciendo una de las mismas., lo que implica que

cada actividad permanece aproximadamente 15 días. Las actividades

planificadas están relacionadas con las Unidades Temáticas desarrolladas a lo

largo del curso.

¿CÓMO INTERVENIR?
El docente participa en un rincón por vez, o por semana según sea su

objetivo. Quizás al comienzo deberá recorrer los rincones, aportando

sugerencias. Luego, cuando el objetivo sea la enseñanza específica por

ejemplo en el área de la lengua, el docente deberá trabajar en el Rincón de

Lengua, pero sin perder de vista el resto de los rincones.

En cada rincón podemos utilizar distintas estrategias que nos permitan

desarrollar al máximo las potencialidades de los niños y niñas. Por ejemplo en

el Rincón de Lenguaje, en un principio buscamos incentivar la oralidad, para lo

cual se propusieron cuatro cajas pequeñas con juguetes distintos, con la

consigna de que debían crea un cuento, ese cuento se grababa y luego era

escuchado por todos los niños. Esto llevó a que todos quisieran pasar por dicho

rincón.

¿CÓMO EVALUAR?

Teniendo en cuenta que la evaluación es una actividad de análisis y

valoración, que debe ser realizada en forma consciente, consideramos que

dicho análisis y reflexión debe ser realizado en dos sentidos:

a) Con respecto al funcionamiento y estructuración de los

rincones y la actividad en sí misma.

b) Con respecto a los contenidos que se planifican para cada

rincón.

Esta evaluación debe llevarnos a introducir los cambios necesarios

durante los procesos de enseñanza – aprendizaje con el propósito de buscar

soluciones a los problemas que encontramos en la cotidianeidad de nuestras

aulas, teniendo en cuenta que éstas son algo vivo y por lo tanto en continua

transformación.
El trabajo en rincones permite llevar a cabo una evaluación constante, ya

que es posible un conocimiento pormenorizado de cada uno de los niños

integrantes de los distintos grupos . En el transcurso de la experiencia que

compartimos fue necesario reorganizar los grupos varias veces, pues los

avances de los niños hicieron necesaria esta adaptación.

Además, teniendo en cuenta que los niveles conceptuales de los niños

pueden diferir de una disciplina a la otra, los grupos serán distintos si quiero

trabajar en matemáticas o si quiero trabajar en lengua.

El trabajo en rincones posibilita al docente una observación continua y

sistemática, que conlleva la creación de un clima de seguridad y confianza, así

como que permite la intervención del adulto en situaciones que lo requieran y

en el momento adecuado.

El trabajo en rincones posibilita la atención de niños con capacidades

diferentes, ya que estos niños son capaces de aprender, sólo que tienen

tiempos diferentes

Los rincones nos permiten sorprendernos continuamente de los

niños, de todo lo que saben y de todo lo que saben hacer; pero también

nos permiten “dejarlos ser”. Los incones nos permiten brindar a las niñas

y niños de nuestra clase, una enseñanza que atienda necesidades

diferentes, y donde cada uno se siente parte del grupo, sin necesidad de

incluir, porque no existen excluidos.


BIBLIOGRAFÍA

FERNÁNDEZ, E, QUER, L, SECURUN, R (1997) “Rincón a Rincón:

actividades para trabajar con niños y niñas de 3 a 8 años”, Centro de

Publicaciones del MEC, Barcelona.

GANAZA, M. Isabel, “Hablemos de Rincones”, en Aula Infantil Número 2

Julio-Agosto 2001, Editorial Graó

GIL JUAN, María Rosa, “El Papel de la maestra en los incones”, en Aula

de Infantil Núm.2 Julio- Agosto 2001, Editorial Graó.

POZO, Juan Ignacio, ( 1989) “Teorías Cognitivas del Aprendizaje”,

Barcelona, Morata

VIGOTSKY, L.(1988) “El desarrollo de los procesos Psicológicos

Superiores”, Ed. Grijalbo, Barcelona

Lic.Mtra.Nelly Mercedes Curti

También podría gustarte