Está en la página 1de 2

COMO ALCANZAR LA PROSPERIDAD

CUENTA BANCARIA ESPIRITUAL

Filipenses 4:10-17 En gran manera me gocé en el Señor de que ya al fin


habéis revivido vuestro cuidado de mí; de lo cual también estabais
solícitos, pero os faltaba la oportunidad.
4:11 No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme,
cualquiera que sea mi situación.
4:12 Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo
estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para
tener abundancia como para padecer necesidad.
4:13 Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.
4:14 Sin embargo, bien hicisteis en participar conmigo en mi tribulación.
4:15 Y sabéis también vosotros, oh filipenses, que al principio de la
predicación del evangelio, cuando partí de Macedonia, ninguna iglesia
participó conmigo en razón de dar y recibir, sino vosotros solos;
4:16 pues aun a Tesalónica me enviasteis una y otra vez para mis
necesidades.
4:17 No es que busque dádivas, sino que busco fruto que abunde en
vuestra cuenta.

Mas acuérdate del SEÑOR tu Dios, porque El es el que te da poder para


hacer riquezas, a fin de confirmar su pacto, el cual juró a tus padres como
en este día.

Santiago 1:17 Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo


alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de
variación.

LAS DEUDAS

4:7 Vino ella luego, y lo contó al varón de Dios, el cual dijo: Ve y vende el
aceite, y paga a tus acreedores; y tú y tus hijos vivid de lo que quede.

nos dice que todo don perfecto proviene de Dios, “porque la bendición de Dios
no añade consigo tristeza” Dios es un Dios de orden y paz, es importante
grabar en nuestro corazón que Dios no está de acuerdo con las deudas. La
deuda representa esclavitud espiritual y financiera: Proverbios 22:7 El rico se
enseñorea de los pobres, Y el que toma prestado es siervo del que
presta. nos ilustra que el que toma prestado se hace esclavo de aquel que le
presta, Dios nos ha hecho libres por eso no quiere que vivamos bajo el yugo de
esclavitud de las deudas.

ORIGEN DE LAS DEUDAS


 La Deuda nació como una maldición
Génesis 9:25 = Noé maldice a su hijo Can condenándolo a ser Deudor
Deuteronomio 28: 11 – 14 / 41 –44 = Es el resultado de la desobediencia

 Es una herencia de maldición


Nehemías 5: 1 – 5 Entonces hubo gran clamor del pueblo y de sus
mujeres contra sus hermanos judíos.
5:2 Había quien decía: Nosotros, nuestros hijos y nuestras hijas, somos
muchos; por tanto, hemos pedido prestado grano para comer y vivir.
5:3 Y había quienes decían: Hemos empeñado nuestras tierras, nuestras
viñas y nuestras casas, para comprar grano, a causa del hambre.
5:4 Y había quienes decían: Hemos tomado prestado dinero para el
tributo del rey, sobre nuestras tierras y viñas.
5:5 Ahora bien, nuestra carne es como la carne de nuestros hermanos,
nuestros hijos como sus hijos; y he aquí que nosotros dimos nuestros
hijos y nuestras hijas a servidumbre, y algunas de nuestras hijas lo están
ya, y no tenemos posibilidad de rescatarlas, porque nuestras tierras y
nuestras viñas son de otros. = Las deudas y la costumbre de endeudarse
son transmitidas de padres a hijos trayendo sobre sus vidas herencias de
maldición hasta cuarta generación.

Las deudas no son solo un problema financiero, sino que tiene profunda raíces
en nuestra vida espiritual, en nuestra confianza en Dios y en la obediencia a su
palabra, muchos de nosotros la hemos heredado de nuestros padres, abuelos
etc., y hoy en día es un mal que nos aqueja y nos afecta en todas las áreas de
nuestra vida.

Nos afecta espiritualmente: Perdemos fácilmente la comunión con Dios,


nuestras oraciones se vuelven repetitivas, nos diezmamos y no vemos fruto en
nuestra vida.

Nos afecta familiarmente: Nos volvemos agresivos, de mal humor, de mal


ejemplo, amargados.

Nos afecta la salud: Provocan en nuestra vida desánimo, enfermedades,


depresión y hasta suicidio.

1 Corintios 9:11 nos ilustra que todas las cosas espirituales tiene un nexo con
la cosa materiales y en Romanos 13: 8 Dios nos invita a renunciar a las deudas
en nuestra vida, a no deber nada a nadie.

No ¡espere más las deudas hay que sacarlas de su vida ahora!


Créale a Dios y pídale en oración que lo lleve a comprender cuál es su
propósito en su vida y a renunciar a las deudas como una maldición y
rechazarlas como tal. Juan 10:10 Jeremías 29:11.

SEAMOS SOBRIOS, DILIGENTES Y RESPONSABLES!!!