Está en la página 1de 46

FACULTAD DE INGENIERÍA

ESCUELA ACADÉMICO PROFESIONAL


INGENIERÍA CIVIL

EXPERIENCIA CURRICULAR DE REDACCIÓN


UNIVERSITARIA Y CÁTEDRA VALLEJO

TÍTULO
POTENCIAL DE LA LICUEFACCION DE SUELOS
AUTORES:

CORBACHO MORALES GIANCARLO MIGUEL


SENMACHE SALAZAR JEFFERSON JESUS
VILA CASTRO LUIS ENRIQUE
VILLARROEL VILLENA JHONATHAN RENZO

ASESOR
BECERRA ORTIZ,
FRANCISCO MANUEL

LIMA – PERÚ
2017
Empieza hacer lo
necesario, luego haz lo
posible y de pronto estarás
logrando lo imposible

San francisco de Asís


A Dios, a nuestros padres y
amigos.
AGRADECIMIENTO

Agradecemos encarecidamente a nuestros padres, quienes nos apoyaron en todo momento


e hicieron posible nuestro trabajo
INDICE

Pág.
Epígrafe ii
Dedicatoria iii
Agradecimiento iv
Introducción pag.7

CAPITULO I

DEFINICION, ORIGEN DE LA LICUEFACCION

1.1 Definición del proceso de licuefacción.


1.1.1 Definición de licuefacción o licuación.
1.1.2 Planteamiento de problema de licuación.
1.1.3 Características del proceso de licuefacción.

1.2 Comportamiento de los suelos durante el fenómeno.


1.2.1 Flujo por licuación.
1.2.2 La movilidad cíclica en los suelos.

CAPITULO II
CAUSAS, CONSECUENCIAS DE LA LICUEFACCION EN LOS SUELOS

2.1 Causas que producen la licuefacción.


2.1.1 Magnitud del movimiento sísmico.
2.1.2 Duración del movimiento sísmico.
2.1.3 Profundidad del nivel freático.

2.2 Efectos de licuefacción.


2.2.1 Oscilación del terreno.
2.2.2 Granulometría del suelo.
2.2.3 Densidad relativa.

2.3 Consecuencias de la licuefacción en los suelos.


2.3.1 Falla de flujo.
2.3.2 Desplazamiento lateral.
2.3.3 Perdida de la capacidad portante.
2.4 Susceptibilidad de la licuefacción.
2.4.1 Criterios geológicos.
2.4.2 Criterios históricos.
2.4.3 Criterios basados en la composición del suelo.

CAPITULO III
ALTERNATIVAS DE SOLUCION OARA SUELOS DE POTENCIAL LICUEFACCION

3.1 Métodos de mejora para las nuevas obras ante posible licuefacción.
3.1.1 Vibroflotación.
3.1.2 Vibrosustitución.
3.1.3 Compactación dinámica clásica (CDC).

3.2 Métodos de mejora para las obras ya ejecutadas.


3.2.1 Recalce con micropilotes.
3.2.2 Inyecciones de fracturación.
3.2.3 Inyecciones de compactación.

3.3 Correcciones para la evaluación de licuefacción.


3.3.1 Correcciones por energía y esfuerzo efectivo.
3.3.2 Correcciones por presión de sobrecarga efectiva.
3.3.3 Corrección por el estado inicial des esfuerzo.

3.4 Medidas para mitigar la licuefacción.


3.4.1 Evitar construir en área de posible licuefacción.
3.4.2 Estabilizar el material licuable.
3.4.3 Técnica del drenaje de suelos.

Conclusiones
Anexos
Bibliografía
INTRODUCCION
Durante la estadía en el planeta tierra el hombre siempre ha intentado conocer todos los
fenómenos que suceden en el lugar cual habita, en ocasiones ha logrado conocerlos con
exactitud e incluso llegar a predecir cuando estos van a ocurrir, sin embargo tras no ocurrir muy
seguidos, se fue olvidando de estudiarlos. Tal es el caso de un fenómeno llamado licuefacción
de suelos, del cual no fue sino hasta el año 1964 que se tomó en consideración, debido a que
causo la mayor devastación registrada en los últimos años, esta devastación se presentó en dos
países denominados potencias mundiales, tales como ALASKA (EEUU) y NIIGATA (JAPON), el
fenómeno se presentó en una escala de 7.5 grados, logrando causar daños que dejaron a estas
ciudades al borde del colapso.

Tras conocer la gravedad de los daños causados por este fenómeno se empezó a darle la
importancia adecuada para conocer cuáles son las causas que lo provocan y como predecirlos
de tal manera que se puedan prevenir sus daños. Es así que tras realizar diversos estudios en
laboratorio y en suelos potencialmente licuables, se ha llegado a descubrir distintas formas de
mitigar los daños de este fenómeno.

En el primer capítulo se dará a conocer la definición, planteamiento y algunas características de


este fenómeno, de igual manera su comportamiento, el flujo por licuación y la movilidad cíclica,
para de esta manera conocer un poco más acerca de este fenómeno y así contar con la
información adecuada para responder las interrogantes que se presentan cuando ocurre el
fenómeno.

Continuando con el desarrollo de esta monografía en el capítulo dos, se dan a conocer las
consecuencias, causas, efectos y susceptibilidad que se presentan durante y después de la
licuefacción de suelos, de esta manera se da a conocer la magnitud y alcance de estos daños, no
solo durante el fenómeno, si no después del suceso, dado que la mayoría de daños se ven
reflejados luego de que se presentó la licuación

Y para culminar en el tercer capítulo presentamos cuales son los métodos para contrarrestar los
daños causados por este fenómeno, algunos antes de la ejecución de las obras, tales como la
vibroflotación, vibrosustitución, compactación dinámica clásica (CDC), de la misma manera
métodos para obras ya ejecutadas, como por ejemplo: recalce con micropilotes, inyecciones de
fracturación, inyecciones de compactación, entre otras medidas para mitigar los daños, más aun
algunas recomendaciones a considerar antes de construir en suelos potencialmente licuables.
CAPITULO I
DEFINICION, ORIGEN DE LA LICUEFACCION
Actualmente el ser humano se encuentra pasando por un proceso acelerado de sobrepoblación
para lo cual es muy importante el poder buscar cada vez más y más terrenos en los cuales poder
construir sus viviendas, pero en muchas ocasiones se tiene que afrontar problemas como el
clima, la altura, etc. En un determinado momento surgió un problema mayor el cual tenía gran
magnitud que podía no solo destruir esa vivienda si no a la vez destruirlas todas en un solo
momento, y este problema es conocido como el fenómeno de licuefacción o licuación.

1.1 Definición del proceso de licuefacción.

El proceso de licuefacción se da debido a que encontramos tipos de suelos que no se encuentran


compactados de manera uniforme, esto se da más en los suelos arcillosos, debido a esto en un
momento de movimiento sísmico las partículas deformadas entran en un proceso de
uniformidad causando que lo que estas construido en la superficie de ese suelo tienda a
alterarse y así sufrir daños. De igual manera diferentes autores han definido la licuación como
una consecuencia de un cambio de estado, conocido como cambio solido a cambio licuado, esto
provocado por sismos a gran escala, y en algunas ocasiones se le atribuye este fenómeno a los
movimientos cíclicos.

La licuación de suelos ha sido definida como la transformación de un estado sólido a un estado


licuado como la consecuencia del incremento de la presión de poros y la reducción del esfuerzo
efectivo. Algunas fallas en el terreno atribuidas a la licuación de suelos son correctamente atribuidas
a la movilidad cíclica. (Ayala, 2010, p.2)

Debido a lo afirmado por Ayala, se acepta la definición que brinda respecto al fenómeno de
licuación, esto debido a que se ha investigado a otros autores que brindan una definición de
este proceso y aunque se muestran teorías relativamente distintas, la mayoría llega a una misma
conclusión y de esta manera este fenómeno se logra conocer no en su totalidad porque aún se
sigue estudiando, pero si se conoce en un gran porcentaje, de esta manera se ha logrado
estudiar la manera de aplicar mejoras que contrarresten daños y consecuencias.
1.1.1 Definición de licuefacción o licuación.

Debido a los diferentes profesionales que han estudiado el fenómeno denominado licuefacción
se ha hablado de distintas teorías con respecto una sola definición de licuación, pero a la vez
todos concuerdas básicamente que dicho fenómeno se relaciona con los movimientos sísmicos
ocurridos en el planeta, el cual al surgir hacia la superficie y encontrarse con un tipo de suelo no
cohesivo o con bajo nivel de compactación provocan que dicho fenómeno se vuelva agresivo y
cause daños a diferentes escalas.

La licuación de suelos y las fallas de suelos relacionadas, son comúnmente asociadas a terremotos
de gran intensidad… […] La licuación se refiere a la perdida de resistencia en suelos granulares sin
cohesión debido al incremento de la presión de poros durante la aplicación de una carga dinámica.
(Ayala, 2010, p.1)

Tomando como referencia lo señalado por Ayala, se puede concretar como idea general que el
proceso de licuación se genera debido a la combinación movimiento sísmico – suelo no cohesivo,
siendo este un punto muy importante a tomar en cuenta al momento de edificar alguna
construcción. En conclusión y en acuerdo con el autor, existen dos factores básicos a tomar en
cuenta al momento de estudiar este fenómeno, para de esta manera buscar una solución con
los factores ya definidos.

1.1.2 Planteamiento de problema de licuación.

Uno de los más grandes problemas que se ha presentado desde que se descubrieron los
movimientos sísmicos sin duda son los efectos causados por el fenómeno de licuefacción, si bien
es cierto en años anteriores a 1964 no se les prestaba mucha atención y esto debido a que no
se conocía su relación con los movimientos sísmicos, sin embargo este año fue de mayor
importancia debido a los sucesos ocurridos, los cuales causaron un impacto en gran magnitud
que prácticamente dejaron devastadas estas ciudades: Alaska y Niigata. Luego de ocurrir estas
desgracias en una mayor proporción, llamo la atención de los ingenieros geotécnicos dado que
al fin se relacionaron los movimientos sísmicos con el nivel de cohesión del suelo.

La licuación o licuefacción es uno de los más importantes, interesantes y controversiales temas de


la ingeniería geotécnica. Sus efectos devastadores provocaron la atención de los ingenieros
geotécnicos desde los terremotos de Alaska (USA) Y Niigata (Japón), ambos ocurridos en 1964 y con
magnitudes superiores de 7.5. (Henríquez, 2007, p. 3)
En total concordancia con lo referido por Henríquez, se le brinda total apoyo en lo que explica
al indicar que no fue sino hasta el año 1964 que se obtuvo algún tipo de referencia respecto a
este fenómeno, recordemos que antes de este años no se registran sucesos que hagan
referencia directamente a algún fenómeno parecido. De igual manera se debe de realizar una
investigación más profunda con el fin de descubrir si en años anteriores a este se dio algún tipo
de fenómeno igual pero que por no conocerse el término no se pudo registrar como tal.

1.1.3 Determinación del potencial de licuefacción.

Mencionar la determinación del potencial de licuefacción es de suma importancia para poder


tener un mejor entendimiento con respecto a este tipo de fenómenos, dado que es un término
que afecta directamente al factor seguridad, esto de debido a ciertas relaciones entre algunas
magnitudes como tensión, resistencia cíclica, las cuales dependiendo a la variación entre su
relación son capaces de causar o no el fenómeno de licuación, durante el terremoto tienen
mucha influencia y de acuerdo a como se encuentre la relación entre estas dos magnitudes se
puede definir cuál será la consecuencia después de sucedes el movimiento sísmico.

Normalmente, el potencial de licuefacción se presenta en términos de un factor de seguridad. El


cálculo de este factor de seguridad es el paso final en una evaluación de riesgo de licuefacción. Si la
relación de tensión cíclica (CSR) es mayor que la relación de resistencia cíclica (CRR), la licuefacción
se iniciará durante el terremoto, por el contrario, si la CSR es menor que la CRR, entonces la
licuefacción no se inicia. (Rodas, 2011, p. 25).

Una de las cosas que señala Rodas y en lo cual se le respalda de manera total es que estas
magnitudes que el señala si son de total vitalidad para el efecto de licuefacción, de acuerdo a
algunos estudios en laboratorio se descubrió que efectivamente estas magnitudes se presentas
previas al fenómeno y es así como se logra definir algunas determinaciones de suelos
potencialmente licuables.
1.2 Comportamiento de los suelos durante el fenómeno.

De acuerdo a las investigaciones respecto al fenómeno de licuefacción, se ha podido descubrir


cómo reacciona o se comporta el suelo durante el proceso de licuación, si bien es cierto este se
origina desde la parte interna del planeta, al momento de querer surgir a la superficie se
encuentra con diferentes tipos de suelos, algunos bien cohesivo y otros no cohesivos los cuales
se ven sumamente afectados por este fenómeno. El suelo se comporta de una manera inestable,
esto debido al nivel freático, dado que a más alto este sea, el suelo tiende a presentar tensión
de carga cíclica, la cual hace que los poros se distorsionen y de esta manera el agua que se
encuentra en el suelo se la más rápida en emerger, provocando asentamientos de grandes
estructuras y formando así grietas en pistas, veredas, etc. Muy adicional a ello se provocan los
derrumbes de algunas estructuras más edificadas.

[…] el suelo adquiere un comportamiento no drenado cuando este se encuentra en un estado


saturado con un nivel freático alto, dado que tiende a contraerse y la presión de poros aumenta;
esto sucede en un suelo que a la vez que posea una densidad relativa baja. (Ayala, 2010, p.1)

Si bien es cierto lo mencionado por Ayala sobre el comportamiento del suelo durante el
fenómeno de licuación, es un aporte muy acertado, cabe mencionar que de acuerdo a lo
investigado, también se debe aclarar que no siempre ocurre lo mismo, esto debido que va a
depender del tipo de suelo. Los suelos que tienden a presentar este comportamiento son los no
cohesionados, pero los cohesionados de manera correcta no. También debemos resaltar que ya
se ha trabajado nuevas mejoras para que las estructuras no se asienten ni se derrumben durante
este proceso y de esta manera no tener pérdidas que lamentar.

1.2.1 Flujo por licuación.

Uno de los comportamientos que presenta el suelo es, el flujo por licuación, el cual causa la
inestabilidad del suelo a una mayor escala, de igual manera este desequilibrio estático depende
de la cantidad en masa de suelo al cual sea sometido, este tipo de flujo es el más influyente para
que el suelo en el cual se presente se torne más propenso a sufrir los daños de la licuefacción,
si bien es cierto hay otro factores que provocan la licuación, el suelo es el factor más importante
para este tipo de fenómeno, y su comportamiento es radical para definir la magnitud del daños
que se alcanza.
“[…] El flujo por licuación puede ocurrir cuando el esfuerzo cortante necesario para mantener el
equilibrio estático de una masa de suelo (esfuerzo cortante estático), es mayor que la resistencia en
el estado licuado del suelo o su resistencia residual” (Ayala, 2010, p.1).

Si bien es cierto lo que menciona Ayala, el flujo por licuación es uno de los factores importantes
para el desequilibrio del suelo, este sin embargo no es el único que se presenta, dado que se ha
descubierto otros factores que provocan igual o mayor inestabilidad del suelo. A pesar de los
esfuerzos por encontrar mejoras para mitigar los daños que provoca este fenómeno, uno de los
componentes m as inestable es el tipo de suelo, dado que el tipo de suelo es uniforme en todos
lados, es por ello que se recomienda empezar a estudiar los tipos de suelo antes de plantear una
mejora ante este tipo de flujo.

1.2.2 La movilidad cíclica en los suelos.

Continuando con los comportamientos del suelo durante la licuación encontramos la movilidad
cíclica, el cual es un fenómeno que provoca el desplazamiento de grandes masas de tierra y de
esa manera los daños que causa son aún mayores, y además de ello, esta movilidad tiene la
característica que mientras más grande sea el terremoto o movimiento sísmico aumenta su
agresividad, este fenómeno se presenta de manera constante en suelos que cuentan con
pendiente pronunciada, dado que este factor de inclinación da paso a que el fenómeno se
desarrolle. Este factor a diferencia del anterior, presenta mayores daños pero solo en suelos
inclinados, en suelos totalmente plano no es muy común, es por ello que no siempre se presenta
cuando ocurre el movimiento sísmico.

“[…] La movilidad cíclica es otro fenómeno que puede ser también producto de grandes
deformaciones permanentes durante el movimiento sísmico. Por el contrario al flujo por licuación,
la movilidad cíclica ocurre cuando es esfuerzo cortante estático es menor que el esfuerzo cortante
resistente del suelo licuado” (Ayala, 2010, p.1).

Uno de los aporte que se resalta de Ayala es que refiere cual es la diferencia entre movilidad
cíclica y flujo por licuación, dado que aunque parecen muy parecidos entres si, se presentas
distintas características de cada uno, sin embargo siempre han sido confundidos entre sí. Cabe
mencionar que en muchas ocasiones
CAPITULO II
CAUSAS, CONSECUENCIAS DE LA LICUEFACCION EN LOS SUELOS
Luego de empezar con los estudios de este fenómeno, se empezó a considerar cuales son los
factores, las causas y consecuencias de este fenómeno llamado licuefacción, tras muchas
observaciones en los distintos sucesos, se llegó a conocer algunos de las factores como; la
magnitud del movimiento sísmico, la duración del movimiento sísmico, la profundidad de nivel
freático, se dará a conocer cuáles son las causas y consecuencias de este fenómeno para de esa
manera poder conocer a profundidad la magnitud de esta problemática que no es algo tan
superficial como en un principio se creía. Con este tema se busca resaltar todo lo que puede
acarrear este fenómeno si no le damos la importancia necesaria para buscar la manera de
mitigar sus efectos.
De igual manera debemos mencionar algunos factores que causan la licuefacción de suelos
como; la oscilación del terreno, granulometría del suelo, asentamiento de arenas los cuales son
efectos que provocan algunos daños de gran magnitud. Otras consecuencias con las fallas de
flujo, pérdida de la capacidad de carga, el desplazamiento lateral, de igual manera se dará a
conocer algunos criterios a considerar al momento de verificar el tipo de suelo con potencial de
licuefacción tales como los criterios históricos, criterios geológicos, criterios de composición del
suelo. De esta manera se conocerá la magnitud que puede alcanzar este fenómeno.

2.1. Factores que producen la licuefacción.

Este fenómeno llamado licuefacción presenta distintos factores que influirán en su proceso,
cada uno de estos con diferentes magnitudes, tales como la magnitud del movimiento sísmico,
duración del movimiento sísmico, profundidad del nivel freático, algunos de estén tiene una
influencia a mayor escala, sin embargo cada uno de estos factores causan efectos en la
licuefacción.
Estos factores han podido ser descubiertos luego de largas horas de observación del fenómeno
tanto en campo como en laboratorios, para de esta manera poder descubrir cuál es el efecto de
cada factor, uno de los primeros pasos para descubrir estos factores es el realizar una evaluación
de la susceptibilidad de licuefacción.

La evaluación de la susceptibilidad de licuación es el primer paso que se debe tomar para determinar
los riesgos de licuación de un suelo. Tanto las investigaciones en el laboratorio como las
observaciones en campo han demostrado que el potencial de licuación debido a sismos en depósitos
de suelo depende de las características que se muestran. (Mussio, 2012, p. 18)
Resulta interesante lo señalado por Mussio dado que en este fenómeno son muchos los factores
que influyen, sin embargo el llegar a conocerlos no es algo que se pueda realizar en una sola
observación, esto implica mucho más estudio y evaluación del fenómeno. En conclusión el llegar
a conocer los factores que dan cavidad a que se produzca este fenómeno es muy importante
para poder brindar una solución que pueda ayudar a mitigar sus consecuencias.

2.1.1. Magnitud del movimiento sísmico.

Uno de los factores de mayor influencia para que se produzca este fenómeno de licuefacción es
la magnitud del movimiento sísmico, esto se debe a que depende de la forma en cómo se
propagan las ondas desde su epicentro, al llegar estas ondas casi a nivel superficial va a provocar
que los suelos que no se encuentran bien compactados se cohesionen y de esta manera se
presente el fenómeno de licuación. Debemos mencionar de igual forma que estas ondas causan
el daño, de acuerdo a su rango de propagación, es por ello que necesariamente se deben de
tomar en cuenta al momento de realizar estudios del fenómeno.

La magnitud del sismo está relacionada con la magnitud de los esfuerzos y deformaciones inducidas
en el terreno. Dependiendo de la distancia del epicentro, la magnitud sismo generará cierto valor
de aceleración máxima la cual sufrirá amplificación, dependiendo de las condiciones locales del
suelo hasta llegar a la superficie. (Mussio, 2012, p. 18)

Tomando en cuenta lo señalado por Mussio, se puede dar a conocer que la magnitud de este
movimiento sísmico es un aspecto a tener en cuenta si a futuro se desea conocer más factores
que influyen en este fenómeno, aun así hoy en día no se toma en cuenta dado que hay lugares
en los cuales aún no se ha presentado tal fenómeno, y más aun no es un suceso muy común, sin
embargo resulta de mucha utilidad lo resaltado por Mussio, de esta forma se logra tener un
panorama mejor del fenómeno de licuación.

2.1.2. Duración del movimiento sísmico.

Otro de los factores que influyen en el fenómeno de licuefacción es la duración del movimiento
sísmico, y esto debido a que mientras mayor sea la duración de este, mayor será el impacto que
tendrá en el suelo, haciendo que este experimente ciclos de carga, lo cual hace que el potencial
de licuefacción se eleve y de esta manera los daños que causa sean mayores, llegando incluso a
provocar un terremotos y en algunos casos maremotos, los cuales causan daños a mayor escala,
de igual cabe mencionar que de acuerdo a su duración también será su alcance, haciendo que
el daños se propague a zonas aledañas y las perdidas sean mayores, se tiene en referente que
en algunas ocasiones su magnitud fue tal que llego a destruir ciudades enteras.

La duración del movimiento sísmico es un factor importante en la determinación del potencial de


licuación porque este determina de manera general el número de ciclos de carga al cual el suelo
estará sujeto. Si el movimiento es intenso predominará la condición no drenada, es decir la
disipación de la presión de poro se verá restringida. (Mussio, 2012, p. 22)

Mussio tiene mucha razón al decir que la duración del movimiento sísmico es un factor
importante dado que incluso en Perú se tiene referentes con los daños causados, este referente
incluso llego a causar la completa desaparición de un lugar llamado el callejón de Huaylas, e
incluso en el año 2007 afecto la parte sur del país causando muchos daños.
En conclusión este es uno de los factores a los que se le debe prestar mayor atención, dado que
es el que mayor daño causa, para de esta manera buscar una solución alternativa que ayude a
mitigar sus efectos.

2.1.3. Profundidad del nivel freático.

El factor denominado profundidad del nivel freático, tiene una influencia variada en la
licuefacción, esto se debe a que no siempre se tendrá en mismo nivel en todo lugar, en algunos
casos puede ser superficial y en otros puede ser muy profundo. Sin embargo esto no quita el
hecho que los daños causados con fatales, la profundidad solo determina el nivel de licuefacción
que ese suelo puede llegar a alcanzar, dado que varían los espacios vacíos, y estos espacios
determinan el nivel de licuefacción.

La profundidad del nivel freático es un factor que influye en la ocurrencia de licuación. La presión
de poro, producida por el agua que ocupa los vacíos existentes entre las partículas del material
debido a la posición del nivel freático, se incrementa por efecto de la vibración producida por el
movimiento sísmico. (Mussio, 2012, p. 21).
Referente a lo señalado por Mussio, se le da conformidad a la explicación que formula, esto
debido a que los referentes con respecto a este factor, han demostrado que si influye en el nivel
de daño, recordemos que a mayor profundidad del nivel freático, el daño será más elevado.
Adicional a ello se debe acotar que en el Perú como en otros países de Sudamérica el nivel
freático no es uniforme, lo que provoca que los daños varían de acuerdo a donde es que se
presenta el daño, tal es el caso que la parte más afectada siempre ha sido la parte sur de
Sudamérica.

2.2. Efectos de licuefacción.

Una de las cosas más importantes que debemos recalcar son los efectos de la licuefacción, tales
que causan daños en gran escala cuando se presenta, sin embargo cabe mencionar que el
fenómeno por sí mismo no es destructivo, lo que conlleva que este se vuelva peligroso o que
cause destrozos es el hecho que al momento de ocurrir a su paso se cruce con suelos que no se
encuentren bien compactados, esta combinación de fenómeno – suelos no compactado es la
que provoca la mayor cantidad de daños, sin embargo recordemos que en la mayoría de
ocasiones en los que se presentó licuación el terreno se encontraba en estado no cohesionada
es por ello que los daños fueron mayores.

El fenómeno de la licuación no es destructivo o peligroso por sí mismo, solamente cuando la


licuación va acompañada de un desplazamiento o falla del terreno, lo cual es dañino para las
construcciones. Para los propósitos de la ingeniería, la ocurrencia de licuación no es lo más
importante, sino el potencial de daños asociados. Los efectos adversos de la licuación pueden tomar
varias formas. (Mussio, 2012, p. 25)

De acuerdo a lo explicado por Mussio, se debe considerar en hecho que uno de los factores que
no se ha tenido en cuenta hasta el momento es que el fenómeno por sí solo no es destructivo,
esto cambia por completo el panorama de la problemática dado que como señala depende
directamente de la forma como se encuentra el terreno o el tipo de desplazamiento que se de
en su momento. En conclusión se le da la razón y se le felicita por este gran aporte a Mussio
dando que sin su aporte no se hubiera conocido la definición más clara del problema.
2.2.1. Oscilación del terreno.

Cuando ocurre el fenómeno de licuefacción, lo más común es notar ciertas fisuras que se
observan el suelo, esto se debe a la oscilación de terreno, esto depende directamente si el
terreno es plano o tiene cierta pendiente, estos factores influyen en tal manera que hasta
pueden provocar volcanes de arena o los llamados sumideros los cuales son causados por un
proceso de dilatación y contracción del mismo de terreno direccionándose desde los más
profundo hacia la superficie, estos casos de fisuras son as notorios en los fenómenos ocurridos
en Estados Unidos, Japón, países que se han visto más afectados por este tipo de fenómeno, y
las fisuras que se observaron en sus carreteras eran de grandes dimensiones.

Cuando el terreno es plano o la pendiente demasiado suave para permitir el desplazamiento lateral,
la licuación de un estrato profundo puede desacoplar los estratos de suelo superiores, permitiendo
la oscilación de los suelos superficiales en forma de ondas, provocando una contracción y dilatación
de las grietas formadas por los bloques, produciendo así volcanes de arena. (Mussio, 2012, p. 26)

En acorde con lo que menciona Mussio, se puede verificar que su explicación es cierta en el
aspecto de las causas de la oscilación del terreno, cabe mencionar que las fisuras en muchas
ocasiones no tienes grandes dimensiones, pero no obstante en otras oportunidades han llegado
a alcanzar diámetros muy elevados provocando incluso que casas enteran se hundan en dichas
fisuras. En conclusión se debe tener en cuenta los factores que causan estas fisuras para poder
contrarrestarlas con una mejora mitigue este problema.

2.2.2. Granulometría del suelo.

En algunas ocasiones son muchos los factores que influyen para que se presente el fenómeno
de licuefacción, y uno de estos es la granulometría del suelo, esto debido a que mientras más
uniforme sea la composición del suelos, el fenómeno de licuación se producirá en mayor
magnitud, por lo cual lo recomendable deformas esa uniformidad con la que está compuesta
cierto tipo de suelos. Un punto a tomar en cuenta es que las arenas son las propensas a sufrir
este fenómeno, sin embargo debemos tomar en cuenta que las arenas no siempre son
susceptibles, por ejemplo las arenas limosas las cuales poseen mayor resistencia ante este
posible fenómeno.
“[…] Los suelos más susceptibles a sufrir licuación son aquellos que poseen una granulometría
uniforme, siendo las arenas finas uniformes las que son más propensas a licuar que las arenas
gruesas uniformes. Además, según algunos autores las arenas limosas poseen mayor resistencia
a sufrir licuación con respecto a las arenas limpias o con escaso contenido de finos” (Chozo y
Peñaloza, 2016, p. 35).

Se debe tomar en cuenta que lo mencionado por Chozo y Peñaloza es un punto muy importante
y esto debido que aunque parezca contradictoria que a mayor uniformidad, mayor sea la
probabilidad de licuefacción, pero los estudios realizados en laboratorios arrojaron el resultado
que a mayor uniformidad, el suelo se vuelve más propenso a ser licuable.

2.2.3. Asentamientos de arenas.

Si bien es cierto los efectos de asentamientos de arenas no son tan perjudiciales, dado que por
ser tipo de suelos en los que prima la arena no se suele construir en ellos, debemos mencionar
que no se debe pasar por alto este efecto, porque así como no puede causar daño, también
puede interrumpir el paso en carreteras que son de arena, o incluso en los desiertos provocando
una inestabilidad en el mismo suelo, se debe tomar en cuenta que este efecto ocurre después
de haberse dado el fenómeno de licuefacción de suelos. De igual forma se debe tomar en cuenta
que el asentamiento se debe al nivel de permeabilidad del suelo.

“[…] Los asentamientos en las arenas son provocados por la densificación que sufren éstas después
de un sismo. Este efecto está asociado a la disipación de presión de poro generada durante un sismo,
provocando la densificación del suelo y en consecuencia ligeros asentamientos, que no causan
daños tan severos como los producidos por las fallas de flujo o desplazamientos laterales” (Mussio,
2012, p. 27).

Mussio al mencionar los efectos causados por este asentamiento de arenas, da a conocer uno
de los efectos no tan dañino, pero que se debe tomar en cuenta al momento de querer realizar
algún otro tipo de trabajo sobre este tipo de suelos arenosos. En conclusión es un efecto no tan
destructivo pero que si se debe tomar en cuenta dado que puede causar otro tipo de
inestabilidad, tal vez no netamente en las construcciones pero si en el mismo entorno en el que
se presenta.
2.3. Consecuencias de la licuefacción en los suelos.

Si bien es cierto el fenómeno de licuefacción deja como resultado distintas consecuencias a su


paso, se dará a conocer a continuación cuales de estas son las de mayor transcendencia y que
se deberían tomar en cuenta; tales como la falla de flujo, desplazamiento lateral, perdida de la
capacidad de carga, entre otras consecuencias que se deben tomar en cuenta para buscar una
manera de como mitigar estos efectos y así poder minimizar los daños que causan estas
consecuencias.

2.3.1. Falla de flujo.

Una de las principales consecuencias de este fenómeno llamado licuación, son las llamadas fallas
de flujo las cuales su manera más pronunciada de desarrollarse es lo que comúnmente se conoce
como derrumbes, dado que los suelos con pendientes hacen que la superficie de este viaje en
caída libre, en ocasiones se ha presentado el caso de fallas que llegaron a viajar grandes
distancias, provocando de esta manera destruir todo a su paso, esto debido a que esta falla
mueve grandes cantidades de masa de tierra. Un punto muy importante es que mientras más
pendiente presente el terreno, la masa llegara muy lejos y los daños provocados serian en
exceso graves.

“[…] Son fallas asociadas a superficies inclinadas, como taludes. Las fallas de flujo y los
deslizamientos son las fallas del terreno más catastróficas causadas por la licuación. Estas fallas
comúnmente producen desplazamientos de decenas de metros, de grandes masas desuelo y en
algunos casos, las masas de suelo han viajado varios kilómetros hacia abajo en terrenos con
pendiente, con velocidades considerables” (Mussio, 2012, p. 26).

Lo mencionado por Mussio es aceptable dado que si se ha verificado el caso de este tipo de
derrumbes, sin embargo debemos mencionar que se ha dado el caso, que por ser el terreno mus
rocoso y bien compactado, al darse el fenómeno de licuación no se presentaron daños algunos,
sin embargo el hecho que en algunas ocasiones no se presentaron daños no significa que
siempre será lo mismo, dado que si el suelo no es de tipo rocoso los daños causados serán de
gran magnitud por el nivel de alcance que este presenta.
2.3.2. Desplazamiento lateral.

Cuando el sismo se presenta a una gran escala en la cual ya pasa a ser un terremoto de gran
magnitud, conlleva el que los daños sean mayores como provocar el desplazamiento lateral, este
proceso implica que grandes bloques de suelo se desplacen, provocando mayor cantidad de
daños, dado que es más pronunciado su efecto al causar deformaciones en edificios, en ríos,
corte de tuberías que provocan el desabastecimiento de algunos servicios, e incluso la
deformación misma del suelo. Este tipo de desplazamiento provoca más daños que los antes
mencionados y es una de las consecuencias a las que se le debe prestar mayor atención para
poder contrarrestarla con alguna mejora de suelo, dado que los daños causados tiene una
magnitud de impacto muy elevado.

“[…] Los desplazamientos laterales involucran el desplazamiento de grandes bloques de suelo


superficiales como consecuencia de la licuación de un estrato inferior. Cuando los estratos más
profundos se licuan, los estratos superficiales del suelo se mueven lateralmente en bloques rígidos.
Este desplazamiento ocurre debido a la acción de las fuerzas gravitacionales y de las fuerzas de
inercia generadas por el terremoto” (Mussio, 2012, p. 26).

Lo que recalca Mussio en su tesis es un tema que se debe tomar mucho en cuenta dado que,
este desplazamiento es una de las consecuencias de mayor impacto, como ya se han registrado
sucesos en los distintos países que se produjo en los cuales incluso llego al grado de terminar
moviendo construcciones enteras de su lugar de origen. En conclusión se debe concientizar a la
comunidad de profesionales a cargo de la construcción a prestar una especial atención a esta
consecuencia para poder encontrar una forma de mejorar los métodos de mitigar el efecto de
la licuefacción.

2.3.3. Perdida de la capacidad de carga.

Debido a la magnitud con la que se produce el fenómeno de licuefacción se presentan distintos


efectos, de los cuales uno de ellos es la capacidad de carga de los suelos, si bien es cierto que
los suelos al soportar una edificación presentan un equilibrio para que sean estables, al
momento de producirse el fenómeno se pierde esta capacidad ocasionando que las
edificaciones tiendan a sufrir inclinaciones que provocan inestabilidad y la hacen no apta para
ser habitada. De igual manera se debe mencionar que esta consecuencia es relevante en el tipo
de suelos limo arcillosos y no cohesivos donde el fenómeno de licuefacción causa más daño.
“[…] Cuando un suelo está soportando una estructura existe un equilibrio que mantiene la
estabilidad debido a la capacidad de carga del suelo. Cuando el suelo sufre licuación, se produce
una drástica disminución en la capacidad de carga debido a sus nuevas características del fluido”
(Mussio, 2012, p. 26).

Respecto a lo señalado por Mussio se le da total conformidad con lo expresado, esto debido a
que se ha podido verificar con algunos antecedentes que este fenómeno deja algunas
edificaciones tan inclinadas que llegan al punto de venirse abajo sin mayor reparo, sin embargo
es importante mencionar que este tipo de efecto no es muy común, pero si se presenta cuando
la magnitud del sismo es elevada y tiene mucha duración.

2.4. Susceptibilidad de la licuefacción.

Es muy importante tener en cuenta que no todos los tipos de suelos son susceptibles a verse
afectados por este fenómeno llamado licuación y esto debido a que tenemos distintos tipos de
suelos, algunos no son cohesivos pero otros sí, es por ello que el factor de la cohesión influye en
gran manera para que se presente o no el fenómeno, aunque se debe mencionar que existen
algunos factores que se deben tomar en cuenta al momento del estudio de suelos para verificar
si son potencialmente licuables, algunos de estos aspecto son: criterios geológicos, criterios
históricos, criterios basados en la misma composición del suelo, muchos de estos factores tiene
una gran influencia para verifica si un tipo de suelo en específico es susceptible de licuación.

“[…] No todos los suelos son susceptibles de presentar licuefacción, así que el primer paso en el
desarrollo de una evaluación de riesgo de licuefacción es la determinación de la susceptibilidad de
licuefacción. La susceptibilidad de licuefacción de un suelo puede ser evaluada usando criterios
históricos, geológicos, basados en su composición o según su estado” (Santibáñez, 2016, p. 73).

En total acuerdo con lo mencionado por Santibáñez, es necesario tener en cuenta los criterios
que indica para verificar si el tipo de suelo en el que se va a realizar la edificación tiene potencial
de ser licuable, de esta forma se tendrá un mejor panorama de las posibles medidas a tomar si
resulta ser un suelo licuable, si no lo es, se puede realizar la obra sin ningún problemas. En
conclusión lo que señala el autor es muy cierto y se debe tomar en cuenta para no caer en el
mal procedimiento antes de ejecutar una obra.
2.4.1. Criterios geológicos.

Uno de los primeros criterios a tomar en cuenta al momento de realizar un estudio de suelos es
el criterio geológico en el cual influye mucho las condiciones fluviales y eólicas, dado que en
algunas ocasiones los suelos suelen ser depósitos de estas materias y al paso de los años se
pueden convertir en suelos potencialmente licuables, de igual forma sucede con los suelos que
hacen el papel de depósitos de playas, estuarios y otros, y más aún estos suelos por el tipo de
contenido que se almacena en ellos se convierten en suelos licuables, aunque en ocasiones más
que influir el tiempo, influye el tipo de materia que se almacena en estos suelos.

“[…] Las condiciones geológicas también pueden indicar susceptibilidad de licuefacción, por ejemplo
los suelos de depósitos fluviales y eólicos, cuando se encuentran saturados, tienen una alta
probabilidad de ser susceptibles de presentar licuefacción. También se ha observado licuefacción
en depósitos de abanicos aluviales, playas y estuarios, pero no de manera tan evidente como en los
casos anteriores” (Santibáñez, 2016, p. 73).

Según lo que indica Santibáñez en su tesis, es un punto clave a tomar en cuenta al momento de
estudiar o de clasificar a algún tipo de suelo como licuable dado que se puede dar el caso que a
pesar de ser almacén para ciertos elementos, bien puede no ser licuable. Esto implica que se
debe realizar un estudio de suelo teniendo en cuenta este criterio para que el resultado de las
pruebas o estudios sea de ayuda y se obtenga la mayor cantidad de información.

2.4.2. Criterios históricos.

Otra opción que se debe tomar en cuenta en el estudio de susceptibilidad de suelo es el


denominado criterio histórico, esto dado que el fenómeno suele presentarse en reiteradas
ocasiones en un mismo lugar, es decir que se presenta más de una vez en un mismo lugar, debido
a que en ese terreno no se corrige el estado de suelo y cada vez que ocurra el fenómeno de
licuefacción, siempre se verá afectado, y es ahí donde se debe prestar más atención por parte
de los responsables en el tema para poder contrarrestar los daños causados por este fenómeno,
aunque si bien es cierto gracias a que sucede en el mismo lugar en más de una ocasión se puede
observar y estudiar de manera detallada las consecuencias del fenómeno.
“[…] Se ha observado que la licuefacción ocurre frecuentemente en los mismos lugares cuando las
condiciones del sitio se mantienen constantes, es por esto que la evidencia de la ocurrencia histórica
de licuefacción, observada en forma de paleo-licuefacción, puede ser utilizada como prueba de
susceptibilidad de licuefacción, en un determinado lugar” (Santibáñez, 2016, p. 73).

De igual manera Santibáñez declara que este factor es muy importante, y se le da la razón por
el motivo que se ha verificado en antecedentes que el fenómeno si se presenta en reiteradas
veces en un mismo lugar, como por ejemplo en la parte sur de Sudamérica en el cual en más de
una ocasión se ha presentado el fenómeno. Pero al margen de que el hecho que se repita en el
mismo lugar permita un mejor estudio, se debe realizar una mejora adecuada para mitigar el
fenómeno en estos lugares y así no seguir sufriendo los daños.

2.4.3. Criterios basados en la composición del suelo.


Continuando con la lista de criterios a tomar en cuenta al momento de verificar los suelos
potencialmente licuables, es necesario mencionar este criterio basado en la composición del
suelo, dado que depende directamente que tipo de suelo es en el que se presenta el fenómeno
de licuación, recordemos que el fenómeno por sí solo no es destructivo, sin embargo al
combinarse con la composición del suelo puede alcanzar niveles de perjuicio muy elevados. No
obstante es necesario mencionar que los tipos de suelos juegan un papel importante debido a
que por su composición el fenómeno puede llegar a darse o no darse, algunos tipos de suelos
como los gradados y con partículas angulares con menos susceptibles, en cambio los suelos con
arenas gradadas y limpias presentan una mayor susceptibilidad a sufrir licuefacción.

“[…] La composición física de un suelo juega un importante papel en la determinación de su


susceptibilidad de licuefacción. Las arenas uniformemente gradadas y limpias, compuestas
principalmente de partículas redondeadas son intrínsecamente más susceptibles, mientras que los
suelos bien gradados y los suelos con partículas angulares son menos susceptibles” (Santibáñez,
2016, p. 73).

Según Santibáñez, es necesario verificar la composición del suelo para poder definir de manera
clara si el suelo es potencialmente licuable lo cual es una teoría aceptada dado que como se
menciona no todos los suelos con licuables. Este es un punto importante a tomar en cuenta al
momento de realizar el estudio del suelo, y más aún al momento de aplicar alguna mejora ante
los suelos de potencial licuable, se puede tomar en cuenta algunas propiedades de los suelos no
susceptibles a la licuefacción para de esta manera ayudar a mejorar los suelos que si son
licuables.
CAPITULO III
ALTERNATIVAS DE SOLUCION PARA SUELOS DE POTENCIAL
LICUEFACCION
Ante esta problemática y como medida de prevención se han realizado estudios más detallados
con respecto a los factores que causan este fenómeno y de esa manera a través de soluciones
que daremos a conocer, poder evitar daños muy graves, este tipo de soluciones que a
continuación mencionaremos son las más aplicadas hasta el momento, pero aún se sigue
trabajando para descubrir nuevos métodos que hagan posible no sufrir, daños con la misma
magnitud en la que se sufrió en décadas anteriores.
En el siguiente capítulo se dará a conocer los diferentes métodos propuestos por los distintos
ingenieros quienes, luego de realizar diferentes pruebas tanto en laboratorio como en obra nos
dan a conocer el resultado de dichas pruebas.
Entre los métodos propuestos por los ingenieros tenemos la vibroflotación, la vibrosustitución,
la compactación dinámica clásica (CDC), estos métodos se utilizan antes de realizar la
construcción.
De igual manera los distintos métodos para obras ya ejecutadas como el recalce con micro
pilotes, inyecciones de fracturación, inyecciones de compactaciones. Así como las distintas
correcciones sugeridas, entre estas las correcciones por energía y esfuerzo efectivo,
correcciones por presión de sobrecarga efectiva, correcciones por el estado inicial del esfuerzo.
Al mismo tiempo se explicara algunos métodos para mitigar el proceso de licuefacción, entre
estos el evitar construir en área de posible licuefacción, estabilizar el material licuable, aplicar la
técnica de drenaje de suelos.
Conociendo ya todos los métodos propuestos se tendrá un mejor panorama de como
contrarrestar los problemas que causa este fenómeno ya la ves concientizar a la comunidad de
profesionales en la construcción que este fenómeno no se puede dejar pasar por alto y antes de
construir realizar las pruebas adecuadas para evitar las pérdidas que ocasionan este tipo de
fenómenos.

3. Métodos de mejora para las nuevas obras ante posible licuefacción.

Los profesionales de la construcción luego de conocer todos los devastadores daños que
ocasiona el proceso de licuefacción se han propuesto el buscar métodos que ayuden a
contrarrestar esta problemática a la cual se le prestó atención a partir del desastre causado el
año 1964 en Estados Unidos, es por ello que se empiezan a realizar pruebas y simulaciones en
laboratorios los cuales dan como resultado una respuesta favorable al usar estos métodos tanto
en forma aislada o combinada.
Tratando de dar a conocer más a fondo estas mejoras, este capítulo se enfocara en dar a conocer
a las nuevas generaciones de profesionales en la construcción los métodos que ahora se pueden
aplicar; antes y después de una obra ya ejecutada, de esta manera en un futuro no muy lejano
las construcciones serán más seguras en estos tipos de suelo que muchas veces no son estables
para la edificación de casas, pero que por necesidad de vivir el hombre utiliza para edificar sus
viviendas.

“[…]Las medidas que pueden aplicarse, en forma aislada o combinada, para impedir la ocurrencia
de este fenómeno, consiste en excavar y reemplazar las capas o estratos peligrosos, aumentar la
densidad relativa y reforzar el terreno, facilitar la disipación de los incrementos de presiones
intersticiales generadas en el terreno, entre otras” (Henríquez, 2007, p. 186)

El grupo a cargo de esta investigación se encuentra en total acuerdo con el ingeniero autor dado
que al recopilar información sobre este fenómeno se ha podido corroborar que los métodos
utilizados para las mejoras ente posible licuefacción en muchas ocasiones funcionan de manera
aislada y resuelve el problema, pero ya cuando el problema es más grave, es necesario la
combinación de dos a mas métodos para ser posible la mejora esperada, de la misma manera
concordamos con el procedimiento de excavar y reemplazar los estratos peligrosos para poder
reformar y mejorar el terreno, de esta manera podemos tener la certeza que estas edificaciones
serán aptas para ser habitadas.

3.1.1. Vibroflotación

Uno de los primeros procesos que se ha probado para ayudar a mitigar los daños causados por
este fenómeno es el de vibroflotación en el cual según explica el ingeniero Carlos Henríquez.
Es un métodos basado en aplicar la densificación del terreno, por lo cual se realiza una
excavación en la cual un vibrador se introduce al terreno, llegando a ingresar hasta la
profundidad adecuada, de ser el caso este vibrador puede ser ayudado por agua a alta presión,
esto provoca la simulación de una actividad vibratoria de manera horizontal, este método tiene
el efecto solo los suelos granulares no cohesivos, lo cual da como resultado que se produzca un
reordenamiento en la estructura y así se evitan futuros daños causados por la licuefacción. En
este método podemos indicar que su aplicación es muy favorable y se ha comprobado en
algunos países que luego de haber usado esta mejora, los riesgos de licuefacción de los suelos
disminuyeron notablemente haciendo a esas edificaciones seguras para vivir.
“[…] Método basado en la densificación del terreno, en la cual un vibrador es introducido al terreno,
penetrando hasta la profundidad requerida, por peso propio y las profundidades, y de ser necesario,
es ayudado por agua a presión lanzada por la punta” (Henríquez, 2007, p. 188).

En acuerdo con lo que refiere el ingeniero autor a cargo de la propuesta de este método
podemos indicar que nos encontramos en total acuerdo a la aplicación de esta mejora dado que
luego de hacer investigaciones sobre este método se obtuvo la información que si dio resultados
favorables.
En lo que se puede inferir con el autor seria que en la aplicación de esta mejora la tierra que se
excavo para que ingrese el vibrador no siempre queda bien compactada, a lo que se recomienda
trabajar más para mejorar este método de mejora que dicho sea de paso tiene excelentes
resultados pero que podría ser mucho mejor si se toma en cuenta lo antes mencionado.

3.1.2. Vibrosustitución.

Uno de los siguientes métodos propuestos por los ingenieros es el de la vibrosustitución, el cual
luego de diferentes pruebas en laboratorios, se verifico ser aún más eficaz que el método de
vibroflotación, aunque sus procesos son casi similares la diferencia radica en que además de
reforzar y densificar mejora en gran cantidad las condiciones de alcantarillado y drenaje del
terreno, aun mas esta mejora puede alcanzar el resultado de mitigar la licuefacción hasta un
máximo de 30 metros de profundidad lo cual resulta muy favorable para evitar los daños
causados por este fenómeno.
El método de vibrosustitución es muy similar al método de vibroflotación con la diferencia que
en esta oportunidad el vibrador que se utiliza alcanza la profundidad total del forado, y este se
rellena por completo con material granular

“[…] La vibrosustitución es un método de mejora, mediante densificación y refuerzo del terreno, […]
recurre a la construcción de columnas de grava o arena para mejorarlos dando lugar a una verdadera
sustitución en los puntos de tratamiento” (Henríquez, 2007, p.192).

Respecto a lo que afirma Henríquez se puede tomar de manera aceptable su propuesta dado
que al verificar información sobre este procedimiento aplicado ya en obras antes de ser
ejecutadas se obtuvo la información que la mejora realmente logra los alcances explicados por
este ingeniero, sim embargo se descubrió que el máximo de profundidad en mejoras es de aun
20 metros de profundidad y no 30 metros como se refirió en un primer momento.
Ante esta propuesta se recomendaría probar nuevos procedimientos para mejorar en gran
cantidad la profundidad a la que se puede mitigar la licuación.
3.1.3. Compactación dinámica clásica (CDC).

Luego de probar dos técnicas de mejoras en las cuales el procedimiento se basaba en realizar
forados en el suelo para poder introducir un vibrador y de esa manera simular un movimiento
sísmico y así lograr mejorar las condiciones del suelo para que este no sufra el método de
licuefacción. Se ha probado una técnica que es un sentido inversa de estas ya que en esta
oportunidad la técnica llamada compactación dinámica clásica (CDC), se basa en dejar caer un
cantidad de peso controlada al suelo, para que de esta manera las ondas causadas por el golpe
o impacto simulen un movimiento sísmico y de esta manera el suelo se compacte de manera
uniforme en un radio controlado y así sea un tipo de terreno aceptable para la edificación.

“[…] En esta técnica, grandes pesos (10 a 20 ton) al caer desde alturas elevadas (15 a 30 m),
compactan el terreno hasta que después de un cierto número de impactos, no se obtiene ninguna
disminución de volumen, pues la elevación de la presión intersticial hace que el suelo se comporte
como un líquido (se produce licuación)” (Henríquez, 2007, p.195).

Considerando la teoría en el cual se ha basado este método se le da completa aceptación a lo


mencionado por Henríquez dado que un estudio haciendo la simulación de esta mejora a través
de un ordenador, que puede controlar la cantidad de onda expansiva, se descubrió que en
realidad la mejora si genera un gran impacto dado que a mayor peso y fuerza de gravedad
combinados provoca que el impacto simule un movimiento sísmico perfecto.
En conclusión se acepta el método usado para esta mejora dado que al igual que los anteriores
sus resultados con excelentes en el sentido que cumplen con las perspectivas esperadas.

3.2. Métodos de mejora para las obras ya ejecutadas.

Dado que el fenómeno de licuefacción no ha sido tomado en cuenta si no hasta luego de los
daños causados en el año 1964, se ha provisto realizar métodos de mejoras para futuras obras,
sin embargo ¿qué pasaría con las obras ya existentes?, si bien es cierto las mejoras mencionadas
son muy buenas, no se pueden aplicar para las obras ya existentes, es por eso que se ha buscado
nuevas mejoras para estas obras.
Luego de muchos estudios y de experimentos al fin se logró encontrar métodos de mejoras para
las obras existentes en las cuales se modifica las condiciones existentes del terreno y a través de
métodos como recalce con micropilotes, inyecciones de fracturación, inyecciones de
compactación se puede prevenir los daños causados por este fenómeno.
“[…] Los métodos aplicables a obras existentes, con los cuales se modifica las condiciones existentes
del terreno, en la estructura o en su cimentación (existen métodos de mejora englobados dentro de
este grupo que podría ser también aplicable al grupo de métodos señalados” (Henríquez, 2007,
p.187).

Si bien es cierto, se ha comprobado que lo explicado por Henríquez es una buena fuente para
conocer estos métodos de mejora, es necesario que los actuales profesionales de la
construcción lo tomen en cuenta y lo apliquen para poder prevenir este fenómeno.
En conclusión se debe promover la aplicación de estas mejoras para que de esa forma la vida
como convivimos actualmente no se vea afectada por un fenómeno que puede causar muchos
daños no solo a nivel superficial, sino también a nivel económico, y de pérdidas humanas.

3.2.1. Recalce con micro pilotes.

En la búsqueda continua de nuevas técnicas para mitigar este fenómeno llamado licuefacción se
han encontrado mejoras como el recalce con micropilotes, en el cual básicamente se utiliza estos
micropilotes para poder reforzar el terreno a través de un recalce, esto permite que los tipo de
carga en la estructura se transmitan a las capas más profundas y de esta manera lograr una
mejor estabilidad ante un posible fenómeno de licuación.
La particularidad de esta mejora es que los micropilotes no solo son de un tipo, si no también se
encuentras de 2 a 3 tipos, dependiendo directamente de cómo se aplicara la mejora, y como un
adicional tiene la propiedad de confinar el terreno haciendo que este sea capaz de soportar las
deformaciones tangenciales ocasionadas por los sismos.

“[…] En el tratamiento de suelos potencialmente licuables, los micropilotes se han utilizado como
técnica de recalce, en la cual las cargas de una determinada estructura son transmitidas a capas más
profundas del terreno con mejores características, atravesando los estratos susceptibles a licuar”
(Henríquez, 2007, p. 214).

En acorde con lo mencionado por Henríquez, se puede afirmar que esta mejora es muy buena
en el sentido que le brinda al terreno más de una forma para mitigar la licuación, sin embargo
debemos recalcar que una de las desventajas de este recalce con micropilotes es que tienes
poca resistencia ante la flexión lo cual juega en contra de esta mejora. Pero dejando de lado esta
limitación, el método resulta muy eficaz, lo que se recomendaría seria, el buscar la manera de
contrarrestar este punto que juega en contra, de esta manera el método será eficaz al cien por
ciento.
3.2.2. Inyecciones de fracturación.

Después de verificar que el recalce con micropilotes presenta un punto en contra, se buscó la
manera de realizar una mejora que ya no tenga reacciones en contra, luego de mucho estudio
tanto en campo como en laboratorios se descubrió que mediante las llamadas inyecciones de
fracturación se podía tener mejoras en el terreno potencialmente licuable, y esta vez sin nada
que juegue en su contra. Es así que se desarrolla esta mejora la cual consiste en hidrofracturar
el terreno con unos tubos llamados manguitos para de esta manera lograr fisuras en el terreno
las cuales luego serían rellenadas con soluciones químicas y lechadas de cemento, esto permite
que tanto las fisuras causadas por la inyección como las fisuras naturales se llenen con esta
mezcla, y de esta forma darle al terreno mayor firmeza, es más confiándolo de terrenos aledaños
que sean potencialmente licuables.

“[…] Esta técnica consiste en la hidrofracturación deliberada del terreno mediante la inyección bajo presión,
con el objetivo de colmatar con la mezcla inyectada las fisuras así creadas, junto a los posibles huecos y
fisuras naturales existentes […] Se aplica mediante la técnica de los tubos manguitos, permitiendo la
reinyección en varias fases” (Henríquez, 2007, p.220 – 221).

Al respecto del uso de esta mejora y en total acuerdo con Henríquez, se ha podido comprobar
ser un método muy útil y ventajoso en el sentido que se puede controlar el tipo de fisuras que
se realizan, sim embargo se concluye que se debe de realizar más estudios para mejorar este
método dado que solo funciono para un limitado terreno. Se recomendaría el hacer el estudio
adecuado para que la mejora se pueda aplicar a una escala mucho mayor y de esa manera su
alcance será muy importante para que los terrenos aledaños no sufran el fenómeno.

3.2.3. Inyecciones de compactación.

Continuando con la búsqueda de mejoras se ha probado una solución casi similar a la inyección
de fracturación, la cual se conoce como inyecciones de compactación, esta mejora consiste en
inyectar un mortero seco haciendo una masa homogénea que permite una mejor compactación
del terreno dándole así la propiedad de ser estable, sin embargo este método no es acto para
todo tipo de terreno ya que solo se aplica en suelos granulares, si se realizara en terrenos
cohesivos, saturados y limos, no se tiene la eficacia esperada. El mortero utilizado en esta mejora
está formado por arenas limosas, cenizas volantes, agua y cemento.
“[…]Al inyectar en el terreno mortero bajo presión, se produce una expansión que desplaza y
compacta el terreno, modificando las propiedades, incrementando la densidad relativa,
aumentando la resistencia, la rigidez y disminuyendo la permeabilidad, en otras palabras de
incrementa la resistencia a la licuación” (Henríquez, 2007, p. 228).

De acuerdo a lo expresado por Henríquez, se indica total acuerdo con la idea de usar esta
solución en suelos granulares, pero no obstante se observa que al contrario de otros métodos
de mejora, este tiene más de una limitación, empezando porque solo es apto para ser aplicado
en un solo tipo de suelo y de esta manera se convierte en una solución no aplicable en muchos
casos. En conclusión, la solución es aceptable y además muy eficaz, sin embargo se debe mejorar
para que se pueda aplicar en otros tipos de suelo y de esta forma poder ser más útil de lo que
ya es ahora.

3.3. Correcciones para la evaluación de licuefacción.

La licuefacción de suelos es un fenómeno que abarca muchos problemas para la comunidad de


profesionales en la construcción, es por ello que tras muchas pruebas en campo como en
laboratorio se obtuvo distintos métodos de mejora tanto para las obras antes de construir y
después de haberse ya edificado, sin embargo no todas estas mejoras se mantienen de una
manera correcta ya que sus fallas, aun varían cuando se aplican. Es por ello que se ha provisto
realizar correcciones para la evaluación de licuefacción y de esta manera obtener resultados
favorables, es así que ahora no solo se estudió el fenómeno después de haberse dado, si no
antes que se presente para que de esta forma poder anteponerse a un mejor resultado,
calculando el CSR y el CRR y sean corregidos tomando en cuenta otros factores.

“[…] Luego de haber calculado el CSR y el CRR deben ser corregidos por otros factores, la magnitud
del sismo, esfuerzos por presión de sobrecarga y estado inicial de esfuerzos. Por lo que el factor de
seguridad contra la licuación queda definido” (Chozo y Peñaloza, 2016, p. 35).

Con relación a lo mencionado por Chozo y Peñaloza, y de acuerdo a lo investigado con relación
al tema de correcciones, se le da una total aprobación con lo señalado. Sin embargo se debe
tomar en cuenta que no siempre los factores que señalan, son los factores que se van a
presentar dado que por tener placas tectónicas inestables, no siempre estas correcciones
pueden ser las más aceptadas. En conclusión, las correcciones señaladas son aceptables, pero
se debe de realizar estudios en profundidad y tratar de descubrir nuevos factores que también
influirían ante este fenómeno, de esta manera también se podrán corregir y así brindar más
estabilidad a los suelos en los cuales se levantaran edificaciones.

3.3.1. Correcciones por energía y esfuerzo efectivo.

Tras verificar los diferentes puntos débiles de los métodos de mejora en los suelos
potencialmente licuables, se ha determinado el realizar correcciones para disminuir la
probabilidad de fallas en las mismas mejoras, es por ello que se presenta la corrección por
energía y esfuerzo efectivo, la cual es una corrección que se logra tras la combinación de
corrección por parte de la energía transmitida por la cantidad de golpes realizados al suelos, si
no también se debe normalizar al esfuerzo efectivo, para dicho esfuerzo influye la presión
atmosférica. Tras combinar ambos procesos se obtiene un resultado más favorable y de esta
manera la corrección presenta resultados eficaces.

“[…] Asimismo, para la evaluación de la resistencia del suelo a la licuación, a pesar de las
correcciones realizadas por la energía transmitida, es necesario normalizarlo a un esfuerzo efectivo
dado, el cual normalmente es al de la presión atmosférica” (Chozo y Peñaloza, 2016, p. 36).

Luego de verificar cual es el resultado de este tipo de correcciones, se indica que lo mencionado
por Chozo y Peñaloza es muy acertado, dado que se ha podido comprobar el uso de estas
correcciones en distintos países donde se han aplicado, y los resultados han sido formidables.
En conclusión se afirma que esta corrección es una buena alternativa de solución para las fallas
que presentan los métodos de mejora ante un fenómeno de licuefacción. Se recomienda el uso
de esta corrección para que los métodos de mejora tengan mayor eficacia.

3.3.2. Correcciones por presión de sobrecarga efectiva.

Continuando con las correcciones a los métodos de mejora, se ha probado un nuevo


procedimiento llamado correcciones por presión de sobrecarga efectiva, siendo este un método
interesante de conocer, dado que combina la presión con la carga cíclica, ambos a la par le dan
al suelo una mayor resistencia ante el fenómeno de licuefacción, la única debilidad de este
procedimiento es que no es lineal, es por ello en el año 1983 Seed introdujo el factor de corregir
la falla, y con una presión de sobrecarga se logró obtener un mejor resultado, el cual al ser
aplicado ha obtenido excelentes resultados.

“[…] La información de ensayos de carga cíclica indica que la resistencia a la licuación aumenta con
la presión de confinamiento. La relación de ese incremento, sin embargo, es no lineal. […] Seed
(1983) introdujo el factor de corrección, para extrapolarlo en el procedimiento simplificado en
estratos de suelos con una presión de sobrecarga” (Chozo y Peñaloza, 2016, p. 38).

Respecto a lo señalado por Chozo y Peñaloza, se le brinda total apoyo en cuanto a la observación
de esta corrección, dado que si bien es cierta cuenta con un excelente resultado al ser ejecutado,
también sigue presentado algunas fallas, y más aun a lo aportado por Seed en 1983, cuya
corrección al método hizo que presente mejores resultado. Sin embargo no podemos dejar que
las correcciones solo queden con esas fallas, sino también el poder realizar nuevas pruebas para
desarrollar una corrección capaz de dar resultados excepcionales.

3.3.3. Corrección por el estado inicial de esfuerzo.

Otra de las mejoras que se probaron fue la llamada corrección por el estado inicial del esfuerzo,
la cual tiene un sistema totalmente diferente a las antes mencionadas dado que varía de acuerdo
a la presión de confinamiento, de igual forma otra de las variantes es el tipo de suelo, ya que
por las características de cada suelo ambas variantes tienes resultados diferentes, en algunos
casos como en los suelos granulares la presión de confinamiento del suelo aumente. Muy
distinto es el caso de los suelos sueltos dado que de acuerdo con la presión, sufre una gran
pérdida de confinamiento lo que causa que sea un tipo de suelo muy susceptible a los daños de
la licuefacción. Con respecto a este tipo de inconvenientes Seed en el año 1983 corrigió algunos
factores, para de esta manera poder obtener valores que permitan un mejor resultado de dicha
corrección y sea más favorable para mitigar el fenómeno de licuación.

“[…] La resistencia a la licuación de los suelos dilatantes (suelos granulares moderadamente densos
a densos bajo una presión de confinamiento baja) se incrementa… […] Por el contrario, la resistencia
a la licuación de los suelos contractivos (suelos sueltos a moderadamente densos bajo una gran
presión de confinamiento) decrece con el incremento de esfuerzo” (Chozo y Peñaloza, 2016, p. 39).
Respecto a lo mencionado por Chozo y Peñaloza, se puede inferir que al señalar esta medida
como una corrección ante un posible fenómeno de licuación, en realidad más que una
corrección pareciera ser una desventaja el uso de este método, dado que como ellos mismos
indican tiende a tener muchas variantes, lo cual no es muy favorable para su aplicación, dado
que va a depender del tipo de suelo el cambio de las variantes. En conclusión se puede indicar
que se debe realizar un estudio con mayor detalle para que los puntos a favor sean revertidos y
a su vez favorables para su fácil aplicación.

3.4. Medidas para mitigar la licuefacción.

Luego de un largo proceso de investigación con respecto al fenómeno de licuefacción y todo lo


que implica este fenómeno en las distintas obras tanto ejecutadas como próximas a ejecutarse,
se ha visto de por bien tomar medidas para mitigar los daños de este problema, pero aun así
después de todos estos métodos de mejoras y correcciones es muy importante tener en cuenta
que nada de esto sería posible si los profesionales a cargo de la construcción no siguen un
adecuado procedimiento en cuanto a la aplicación de estos métodos, y más aún si no toman en
cuenta el realizar un estudio de suelo para verificar el tipo de suelo. Como una medida para
promover la aplicación de estos métodos, he aquí unas recomendaciones para mitigar la
licuefacción y así evitar riesgos.

“[…] Según Santibáñez (como se citó en Santibáñez 2016, p. 103), existen tres posibilidades básicas
para reducir los riesgos de licuefacción. Estas medidas son evitar los suelos susceptibles de
licuefacción, construir estructuras resistentes a la licuefacción o mejorar el suelo (Santibáñez 2016,
p. 103).

De manera coincidente con Santibáñez quien recalca lo que dice Johansson en el año 2000, se
le brinda el total apoya a estas ideas, dado que como se ha podido verificar luego de tomar en
cuenta algunas medidas para mitigar los daños del fenómeno, los resultados han sido favorables
para la población. Pero aun así debemos de ser más objetivos con la aplicación de estos
métodos, los daños de licuefacción se pueden evitar, siempre y cuando tomemos las medidas
necesarias.
3.4.1. Evitar construir en área de posible licuefacción.

Una de las primeras medidas recomendables para mitigar los daños causados por un posible
fenómeno de licuefacción, radica en que el profesional a cargo de la edificación, debe tomar en
cuenta todos los aspectos necesario, y estudiar el tipo de suelo sobre el cual va a ejecutar una
obra de construcción, de esta manera podrá aplicar la mejora más conveniente al tipo de suelo
con el que se va a trabajar, y si se da el caso que el tipo de suelo no es apto para alguna
edificación, optar por tomar otras medidas, o si es posible recomendar el no construir en ese
tipo de suelo, de la misma manera estudiar ese terreno en la búsqueda de nuevos métodos de
mejora.

“[…] El ingeniero debe decidir cuál es el mejor criterio para evaluar susceptibilidad en el sitio de
interés y determinar la susceptibilidad. De acuerdo a esta determinación, se debe decidir si es
recomendable construir la estructura en ese sitio, y en el caso de obtener un resultado negativo
puede ser necesaria la realización de mayores análisis o aplicar otras medidas” (Santibáñez 2016, p.
103).

De acuerdo con lo señalado por Santibáñez al mencionar que el profesional a cargo de ejecutar
es la persona adecuada para recomendar el uso o no del tipo de terreno para la edificación, se
le da total apoyo ya que si bien es cierto en muchas ocasiones los clientes solicitan la ejecución
de una obra buscando su comodidad, el ingeniero a cargo debe ser la persona guía para estos
clientes y proporcionar las medidas adecuadas a tomar para que la comodidad buscada por el
cliente sea la mejor.

3.4.2. Mejorar las estructuras ante una posible licuefacción.

Una de las medidas que se pueden tomar para poder evitar los riesgos ante una posible
licuefacción seria el mejorar las estructuras usadas en la edificación, aunque este tipo de medida
se aplica tanto como para estructuras superficiales y estructuras profundas, ambas estructuras
deben ser reforzadas y mejoradas, como por ejemplo el mejoramiento de los servicios públicos,
acoplándose de una mejor manera al terreno y evitando los daños luego de una posible
licuación.
“[…] Las estructuras resistentes a la licuefacción pueden dividirse en estructuras con fundaciones
superficiales y estructuras con fundaciones profundas… […]Los servicios públicos enterrados, como
cañerías de agua potable y alcantarillado, deberían tener uniones dúctiles para acomodar los
movimientos de la estructura y los asentamientos que pueden ocurrir debido a la licuefacción”
(Santibáñez 2016, p. 104).

De manera objetiva y en total acuerdo con Santibáñez cabe señalar que el mejor las estructuras
ya no solo depende de los profesionales de la construcción, sino también de las empresas a
cargo de proveer los materiales que se usaran para la estructura, de esta manera trabajando en
conjunto se darán resultados formidables. En conclusión, si se tienes buenos materiales y
excelentes ingenieros se obtendrán unas edificaciones que reúnan los requisitos adecuados para
ser habitados de forma segura.

3.4.3. Técnica del drenaje de suelos.

Una de las técnicas tal vez no muy conocida es la técnica del drenaje de suelos, esto debido a
que cuando se habla de drenaje se relaciona de inmediato con drenaje subterráneo de tuberías
para aguas servidas, sin embargo este método resulta ser muy favorable, y a esto se le suma el
hecho que se puede combinar con otras mejoras para su mayor eficacia. Este método consiste
básicamente en aumentar la presión del suelo para que los poros se disipen rápidamente y de
esta manera el agua pueda ser drenada libremente.

“[…] Los riesgos de licuefacción pueden ser disminuidos aumentando la capacidad de drenaje del
suelo, ya que el aumento de la presión de poros se disipa rápidamente si el agua puede drenar
libremente. Las técnicas de drenaje incluyen la instalación de drenajes de grava, arena o materiales
sintéticos” (Santibáñez 2016, p. 107).

En concordancia con lo señalado por Santibáñez es necesario recalcar que la técnica presenta
resultados beneficiosos, de acuerdo a las investigaciones se ha verificado que en los lugares
donde se ha aplicado, se ha logrado mitigar los daños causados por la licuefacción. Sería
recomendable el hecho de poder brindar charlas informativas el uso y aplicación de esta técnica,
para de esta manera lograr que más terrenos sean prevenidos de los efectos de la
CONCLUSIONES
Tras una larga investigación sobre el fenómeno de licuefacción o licuación, y luego de conocer
los detalles de este, se ha llegado a las siguientes conclusiones:

En el primer capítulo, donde se detalla la definición de este fenómeno, SE PUEDE INFERIR QUE
EL HOMBRE TIENE UN GRAN RETO POR VENCER, DADO QUE ESTA LICUACIÓN, SE PRESENTÓ DE
MANERA INESTABLE E INESPERADA, DE IGUAL FORMA EL COMPORTAMIENTO DEL SUELO
DURANTE EL FENÓMENO. nos deja la lección que, de acuerdo a los distintos tipos de suelo
podemos encontrar distintas reacciones, en conclusión, se debe realizar un estudio mejor
detallado sobre la licuefacción.

En el siguiente capítulo donde se detallan los diferentes daños, causas, consecuencias, y


susceptibilidad del fenómeno, se debe indicar que estos son muy graves en comparación a otros
fenómenos naturales, sin embargo el hecho de no poder realizar un estudio a detalle, dado que
no sucede muy a menudo, no permite que el estudio de este sea más completo y se llegue a
mejores conclusiones para mitigar los daños, debemos mencionar de igual forma que la
información brindada por los diferentes científicos a cargo del estudio de este fenómeno es muy
útil al momento de calcular los daños provocados, pero se ha podido comprobar que lo
registrados por ellos, no es completo, dado que se ha podido obtener información adicional de
consecuencias a largo plazo, es por ello que se hace hincapié en que se debe prestar aún más
atención, no solo en los daños a corto plazo, sino también a largo plazo.

Y por último el tercer capítulo, cual contenido se ha basado en las distintas propuestas para
mitigar los daños, antes de ejecutar obras y después de ya ejecutadas, se le presta total apoyo,
dado que las diferentes mejoras utilizadas han brindado resultados favorables en muchas
construcciones de las que se tiene registro, aun mas estas mejoras lograron estabilizar los tipos
de suelos potencialmente licuables para de esta manera obtener construcciones seguras y
confortables.

En conclusión de todo el tema licuefacción de suelos, se indica que es un fenómeno el cual si


bien es cierto causa daños devastadores, el prestarle atención y llegar estudiarlo a tiempo le ha
brindado al hombre mejorar su calidad de vida en estos tiempos globalizados, y más aún ha
podido utilizar la tecnología a su favor para mitigar sus daños, sin embargo se espera contar con
nuevos descubrimientos de mejoras aún más favorables y sobretodo que abarquen un radio
más extenso.
ANEXOS
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
AYALA, Renzo, Evaluación del potencial de licuación de suelos de la ciudad de tambo de
mora, Universidad Nacional de Ingeniería, 2010, 132pp.
HENRIQUEZ, Carlos, Mejora de terrenos potencialmente licuables con inyecciones de
compactación, Universidad Politécnica de Madrid, 2007, 691 pp.
MUSSIO, Vanessa, Potencial de licuefacción mediante el método de microtremores en
la colonia solidaridad social Mexicali, Universidad Nacional Autónoma de México, 2012,
111pp.
RODAS, Erick, susceptibilidad a la licuefacción por medio del sondeo de penetración
estándar: las lisas, chiquimulilla, santa rosa, Guatemala, Universidad de San Carlos de
Guatemala, 2011, 156 pp.
SANTIBAÑEZ, Daniel, Determinación del potencial de licuefacción de suelos no
cohesivos saturados bajo cargas sísmicas usando el ensayo de penetración estándar,
Universidad Austral de Chile, 2006, 125 pp.

https://thingybob.de/wp-content/uploads/2011/03/japan_strasse_1.jpg
http://www.newsmedialive.com/wp-content/uploads/2016/04/EARTHQUAKE-
ECUADOR-670x460.jpg
http://photos.demandstudios.com/getty/article/184/23/87688806.jpg
http://ww2.cs.fsu.edu/~swafford/subside.jpeg
http://www.monografias.com/trabajos-pdf2/cuantificacion-potencial-licuacion-
suelos/image010.jpg
http://www.monografias.com/trabajos-pdf5/licuacion-sismica-suelo-
managua/image003.jpg
https://image.slidesharecdn.com/licuaciondesuelos-130102030425-
phpapp01/95/licuacion-de-suelos-3-638.jpg?cb=1357095912
https://www.researchgate.net/profile/Roberto_Lorenzo_Pacheco/publication/263742
519/figure/fig3/AS:392475765166101@1470584922827/Figura-4-Comportamiento-
de-un-material-en-condiciones-no-drenadas-Definicion-de-los.png
http://www.prontubeam.com/articulos/10_2015_sifonamiento_vrs_licuefaccion/10_2
015_sifonamiento_vrs_licuefaccion_articulo_archivos/liquefaction_larga.jpg