Está en la página 1de 8

VICENT CALLEBAUT

Si hablamos de arquitectura del futuro, es obligado mencionar a Vincent Callebaut, un hombre


que propone nuevas formas de afrontar los retos ambientales y sociales.
De origen belga, este arquitecto desarrolla ideas innovadoras que sugieren el uso de
la biotecnología para cambiar y mejorar la vida en las ciudades.

Nació en 1977 en Bélgica. A los 23 años se graduó con honores en la Facultad de


Arquitectura, con su proyecto “Meta museo de Artes y Civilizaciones”. Con ayuda de la
beca Leonardo da Vinci, de la Unión Europea, se pudo establecer en París e ir
desarrollando sus ideas, siempre innovadoras, extremadamente originales y además
ecológicas.
En 2001, ganó el Gran Premio de Arquitectura Napoleón Godecharle, de la Academia de
Bellas artes de Bruselas, con su proyecto “LILYPAD" – una ciudad acuática y auto sostenible
para 50.000 personas”. Ha ganado innumerables premios por su creatividad y su constante
inventiva, creando proyectos que mezclan muchos campos de la ciencia. Sus propuestas
asombran y fascinan porque parecen puras utopías. Con una permanente visión de futuro,
sus creaciones apuntan hacia estrategias que permitan una vida sostenible, a la vez hacen
que gala de una gran belleza.
En cualquier caso, hay que consignar que las nuevas tendencias en arquitectura son
increíblemente innovadoras no sólo en cuanto a la forma, sino también en cuanto a la
búsqueda de tecnologías efectivas, sostenibilidad y responsabilidad social.

En 2000, Vincent Callebaut, se graduó con el Gran Premio de Arquitectura René Serrure
otorgando el mejor proyecto de diploma en el Instituto Victor Horta en Bruselas por su
proyecto parisino'Metamuseum of Arts and Civilisations'Quay Branly. Luego, gracias a la
beca Leonardo da Vinci atribuida por la Comunidad Europea, decidió vivir en París para
extender su pensamiento crítico y su inventiva espacial durante dos años de pasantía en
agencias que le fascinan (Odile Decq Benoit Cornette Architectes Urbanistes, Massimiliano
Fuksas)
En 2001, ganó el Gran Premio de Arquitectura Napoléon Godecharle de la Academia de
Bellas Artes de Bruselas que otorga la mejor esperanza de la arquitectura belga con su
proyecto ecológico 'Elasticidad, una ciudad acuática de 50 000 habitantes totalmente
autónoma'. El jurado valoró al mismo tiempo "su dinamismo, su fuerza de expresión y la
coherencia de su concepto" y reconoció "a una personalidad dotada de una notable
capacidad para generar expectativas bien fundadas de gran éxito y capaz de contribuir al
hecho de que la reputación de Bélgica se convierte en una verdad.

En 2005, fue el finalista de los "RE-New Architecture Pleasures" premiando a las 12


mejores figuras de la Arquitectura en la Comunidad francesa de Bélgica. Durante el mismo
año, la Compañía de Edición Damdi de Seúl le dedicó a la edad de 28 años su primera
monografía de arquitectura que detalla la historia de sus proyectos premiados y exhibidos
durante propuestas espontáneas en todo el mundo y concursos internacionales.
En 2008, publica su segunda monografía "Archibiotic" en inglés y chino con el apoyo de
United Asia Art & Design Cooperation en Beijing. Él es confirmado como uno de los líderes
más importantes en la arquitectura verde y la vida con bajas emisiones de carbono. Desde
Nueva York hasta Hong Kong cruzando Bruselas y París, Vincent Callebaut propone con
determinación y convicción proyectos prospectivos y ecológicos al insuflar diálogos y
reuniones locales que intentan plantear nuestras interrogantes sobre la sociedad en la que
vivimos como ciudadanos de un mundo globalizado. Dado que, en el marco de su estudio
de arquitectura y grandes colaboraciones (Jakob + MacFarlane, Claude Vasconi, Jacques
Rougerie), milita continuamente para el desarrollo sostenible de las nuevas Ecopolises a
través de estrategias transdisciplinarias para una arquitectura de investigación que mezcla
la biología con las tecnologías de la información y la comunicación. Para el Principado de
Mónaco, Vincent Callebaut diseña su proyecto manifiesto autosuficiente llamado "Lilypad,
un Ecopolis flotante para los refugiados climáticos".
En 2009, los principales proyectos sostenibles de Vincent Callebaut se exhiben en la
Exposición Universal de Shanghai en 7 pabellones para ilustrar el futuro de Ecopolises del
mañana. En la ciudad de Nueva York, crea el primer concepto ecológico emblemático de la
agricultura urbana llamado "Libélula, una granja metabólica para la agricultura urbana".
En 2010, BES Engineering Corporation adjudicó a Vincent Callebaut Architectures el primer
premio para el diseño y la construcción de una torre residencial ecológica en la parte
inferior de la Torre 101 en el corazón de Taipei, Taiwán. Esta torre ecológica llamada
"Agora Garden" está en construcción y se entregará en 2016.
En 2011, Time Magazine se refirió a su trabajo como el mejor arquitecto eco-utópico:
"Imaginando proyectos fantásticos que abordan los males ambientales y sociales del
mundo".
En 2012, Vincent Callebaut presenta su trabajo en la Feria Internacional de Arte de Abu
Dhabi y es invitado a diseñar, por parte del Ministerio de Asuntos Exteriores de Abu Dhabi,
algunos proyectos ecológicos como el Nuevo Complejo Presidencial de Casas de Reposo en
Marruecos y un Nuevo Majlis Panorámico en Emiratos Árabes Unidos. En Nueva York, está
nominado para los "World Technology Awards" en la Categoría de Medio Ambiente.
En 2013, estableciendo su excelente reputación como practicantes de la arquitectura
sostenible, Vincent Callebaut es seleccionado para estar en la lista de los 50 mejores
miembros del Premio de Arquitectura Sostenible de Green Planet Architects. En Frankfurt,
es nominado para los "Design German Awards 2014" por su proyecto en Shenzhen "Asian
Cairns, Sustainable Farmscrapers". Para el documental presentado por Arte Television
llamado "Future by Starck", es seleccionado para ilustrar el futuro de nuestras ciudades
ecológicas. Vincent Callebaut, arquitecto principal, participa en conferencias en Bucarest,
Bratislava, Moscú, Singapur, París, etc. con el fin de exhibir todas sus perspectivas
prospectivas y muy positivas para nuestro estilo de vida ecológico inspirado en la
biomimética. Su compañía está invitada en varios concursos internacionales en todos los
países emergentes.
En 2014, Vincent Callebaut es galardonado por el proyecto Tao-Zhu Garden con el
"International Architecture Award 2014" en Nueva York organizado por el Chicago
Athenaeum y por el European Centre Architecture Art Design y Urban Studies. En Singapur,
para el mismo proyecto en Taiwán, fue el ganador del "Highly Commented Award 2014"
durante el World Architecture Festival en la categoría Future Residential Buildings. Por
Greenroofs.com en Georgia, Vincent Callebaut, tomando un papel de liderazgo en Green
Design, se selecciona en la lista de las 10 principales tendencias de Greenroof y Greenwall
Design. Liaoning Science & Technology Publishing House Ltd edita su quinta monografía
arquitectónica titulada "Ciudades fértiles, nuevos modos de vida ecoresponsables
inspirados en la biomimética".
En 2015, Vincent Callebaut publica su sexta monografía "Paris 2050" (Ed. Michel Lafon) en
la que explica sus visiones sostenibles para la Ciudad de la Luz y el Amor. Siguiendo el Plan
de Energía Climática de París, con el objetivo de reducir el 75% de las emisiones de gases
de efecto invernadero en 2050, este «PARIS SMART CITY 2050» es un proyecto de
investigación y desarrollo. Vincent Callebaut trabaja en la integración de los rascacielos
con más energía que producen por solidaridad la mayor parte de la energía que consumen
en las áreas históricas circundantes. En Chicago, es el finalista del premio en Diseño
Innovador del Consejo de Edificios Altos y Hábitat Urbano (CTBUH). En China, Vincent
Callebaut recibe por UIA (Unión Internacional de Arquitectos) el Premio a la Mención
Honorífica por su proyecto "Orquídeas de Madera", un centro comercial 2.0 que cambia a
la economía circular. A fin de año, propone con su proyecto Aequorea un nuevo concepto
de "oceanscraper" impreso en 3D a partir de basura oceánica. Con el fin de proteger la
vida marina y crear una nueva civilización de marineros para los refugiados climáticos, esta
ciudad submarina lucha contra la acidificación de los océanos y la contaminación del
plástico de los océanos.

http://vincent.callebaut.org/cv/user
EL CENTRO BOTÁNICO FLORECIENTE – BRUSELAS, BELGICA

Análisis del discurso sobre la obra: La memoria

“Metamorfosis significa la transformación de la oruga en mariposa.


Metamorfosear no significa erradicar el pasado sino, por el contrario integrar lo mejor
de cada época en nuestro futuro.
Metamorfosear significa tomar partido por una historia a escribir por sobre otra.”

Este trabajo surge del análisis de la memoria de la restauración del Centro Botánico de
Bruselas, Belgica, construido en el año 1977, a cargo del arquitecto Vincent Callebaut
quien nació en ese mismo país.
La estructura organizativa del texto se basa en dar una introducción al tema, en este
caso a la idea de la “Metamorfosis” que genera el arquitecto por sobre el Centro
Botánico, patrimonio arquitectónico, para convertirlo en lo que podría verse como un
edificio del siglo XXI.
Luego apunta al contexto de la obra, es decir en qué año se construyó el edificio de
hoy en día, y en donde, y comienza por explicar la idea de la obra: La eflorescencia, el
florecer del edificio existente, donde recurre a otro campo de conocimiento como la
biología y la vegetación, aplicado al área de Bruselas.

“Elementos para plantar y una red de cables actúan como fundamento, vistiendo la
fachada inorgánica con un envoltorio vegetal que reúne toda la gama de la flora
endémica del área de Bruselas”- El centro botánico floreciente

El texto después se divide en pequeños subtítulos donde describe más en detalle las
decisiones que se tomaron para proyectar esta reforma, desde la integración urbana a
la ciudad, su diseño de fachadas carbono absorbente, su diseño energético,
estructural, funcional y programático hasta la flexibilidad del mismo para diferentes
usos y su visión económica del mismo.

El arquitecto proyecta en esta restauración del Centro Botánico un edificio con un


enfoque ambiental que pueda adaptarse al contexto del siglo XXI, ya que la obra se
presenta en el año 2016, donde es primordial el desarrollo de procesos tecnológicos y
principios constructivos innovadores y sustentables, para así poder combatir con la
contaminación y los cambios climáticos que van avanzando a lo largo del tiempo.

“La arquitectura de hoy es capaz de implementar la “solidaridad energética” entre un


patrimonio arquitectónico –moderno en este caso- aliado a un proyecto
contemporáneo” – El centro botánico floreciente

Este estilo de arquitectura que usa Callebaut se basa en un estilo de vida eco
responsable inspirado en el concepto de la biomimesis, que es la ciencia que estudia a
la naturaleza como fuente de inspiración de nuevas tecnologías innovadoras para
resolver aquellos problemas humanos que la naturaleza ha resuelto, a través de
modelos de sistemas, procesos o elementos que imitan o se inspiran en ella.
“El objetivo de desarrollar nuevos prototipos de arquitectura flexibles a los cambios
climáticos y al aumento de la contaminación en nuestro planeta.” – Fertile cities

Es por eso que en este caso, el estudia el comienzo de la floración, en el sentido


botánico del término haciendo referencia a cómo crece la vegetación y aplicándolo en
el edificio a través de un envoltorio vegetal, como describe en el texto, cubriendo tres
de las fachadas del edificio y generando así no solo que para el exterior se pueda
apreciar la flora endémica de Bruselas sino que sus fachadas se convierten en carbono
absorbentes. Esto provoca que se pueda apreciar el concepto de sustentabilidad a lo
largo del edificio, además de entender el concepto de utilizar la vegetación para
enfatizar el uso del proyecto, en este caso que es un Centro Botánico.

“Transformar nuestras ciudades en ecosistemas, nuestros barrios en bosques y


nuestros edificios en arboles habitados.” – Fertile cities.

Callebaut suele plantear este lineamiento de pensamientos a lo largo de la mayoría de


sus obras, aplicando este concepto de biomimesis y sustentabilidad que lo caracteriza,
como por ejemplo en la obra de la Biblioteca Nacional Checa, ubicada en Leina en la
Republica Checa. En esta obra provoca una analogía entre una especie de árbol
llamado Baobad, el cual se describe como de tronco masivo y forma irregular,
comparando las distintas partes del árbol: tronco, ramas y brotes, con las variadas
funciones del edificio.
El Tronco reúne las circulaciones verticales y organiza los flujos y control de las áreas
públicas, de los empleados y entes externos, y conforma el soporte estructural
principal, como generalmente sucede en los árboles.
En las ramas se albergan las salas de lectura abiertas al público, los lugares de trabajo
de los empleados, y los lugares de uso más público como el restaurant, la cafetería y el
centro de convenciones. Cada rama atraviesa el cubo del Belvedere, vinculando con
fluidez los espacios que reúne el edificio, y generando en sus extremos que se abran
terrazas panorámicas para apreciar la ciudad.
Los brotes, funcionan como pasarelas que vinculan las habitaciones deposito de las
colecciones que están relacionadas con espacios de investigación y trabajo, contenidas
por ramas del Baobad.
Es así como compara la arquitectura funcional y programática con elementos de la
naturaleza como en este caso, siendo como un árbol donde cada parte cumple una
función.
Análisis profundo y conclusiones

1- ¿Su pensamiento tiene una ideología?


La línea de pensamiento del autor tiene una ideología firme en cuanto a diseñar
ciudades y edificios que sean eco responsable y estén inspirados en el concepto de la
biomimesis.
“La arquitectura biomimética dialoga con la naturaleza y con el contexto se inspira en
los hechos del mundo natural como son su capacidad de ahorro energético y la
eficiencia en términos de resistencia, para así enfrentar la imperiosa necesidad de
cambios en los modos de producción. El centro de la reflexión está con la idea de un
mundo sustentable.”- ARQ + BIO

2- ¿Hay analogías?
En el caso de esta obra, surgen ciertas analogías como la metamorfosis y la
eflorescencia.
Al principio del texto habla de la metamorfosis, haciendo alusión al concepto de
convertir un edificio que en este caso es patrimonio histórico de la ciudad de Bruselas
pero que se encuentra perdido en la ciudad, en un edificio que no solo se identifique a
la hora de observarlo con lo que es su función primordial, el Centro Botanico, sino que
a la vez se convierta en un icono de la sustentabilidad y la naturaleza, y se
contextualice con el siglo XXI.
Luego enfatiza en la eflorescencia del edificio, el florecer de este edificio existente en
el sentido botánico de la palabra. Proyecta entonces una envolvente vegetal, que
cubre tres de las fachas del edificio, reinstalando entonces la biodiversidad en el
corazón de la ciudad, seleccionando la gama de la flora endémica del area de Bruselas
que colorearan el edificio según las estaciones del año. Esta decisión no solo es
meramente para enfatizar el hecho de que es un centro botánico, sino que estas
fachadas absorben, por medio de fotosíntesis, las partículas de smog urbano e integra
energias renovables para abordar otras necesidades del edificio, provocando fachadas
“carbono-absorbentes”.

3- ¿Tiene un grado de definición la obra?


A la hora de describir la obra, no solo define el concepto de la idea la restauración del
edificio del centro botánico, sino que también hace un punteo con cada decisión
tomada en el proyecto y como esto ayuda a cumplir el lineamiento de su pensamiento.
Desde la decisiones frente a analogías y conceptos del lugar, hasta la funcionalidad del
edificio donde provoca espacios de uso más público como la crisálida que se apoya
sobre el edificio existente, y provoca panorámicas para la ciudad como la planta baja
que se plantea abierta al público y de uso más comercial.
Cada punteo lleva su conteo sobre cómo se haría a nivel estructural y constructivo, qué
produce en cuanto a sustentabilidad y como seria su rendimiento.

4- ¿Está situado en un determinado tiempo? ¿O está pensado a futuro?


La obra, al ser una restauración, se plantea desde el lado de convertir este edificio
existente en una obra que se acople al siglo XXI, desde sistemas constructivos y
estructurales como también por el lado de la sustentabilidad.
Esta situado en un determinado tiempo pero que a futuro se plantea como una obra
que se acopla a las necesidades del futuro, en cuanto a los cambios climáticos y la
contaminación del planeta.

5- ¿Es flexible la propuesta? ¿Tiene margen de maniobra? ¿Se puede modificar?


En cuanto a la resolución espacial y funcional, encontramos la propuesta flexible en
cuanto a los espacios como la planta baja que es de uso más público, o como la
crisálida en la parte de arriba del edificio donde se expone a la ciudad, dando un
espacio flexible al uso y de modo público, otorgando panorámicas hacia la ciudad.
Se habla en el texto de plantas tipo-flexibles, que a lo largo del estudio de mercado se
propondrán programas para lograr que el edificio tome valor a nivel programático.
“El propósito de la inervación técnica, estructural y de fluidos es permitir a los usuarios
reconfigurar sin cesar sus interiores. Como se ha comentado, los componentes técnicos
desaparecen dentro de los entrepisos técnicos y de los doble-muros, liberando así el
espacio.”

6- ¿La condición ecológica verifica? ¿O tiene agujeros negros?


“Diseñar una arquitectura que optimice la calidad de vida y el uso es otro deber; ya que
la sustentabilidad de un edificio no se basa únicamente en la energía. También se basa
en la flexibilidad espacial en el uso de biomateriales que proporcionan calidad y servicio
en términos de confort, rendimiento y atmosfera, en la reducción de perjuicios y la
generación de impactos positivos.”
A la hora de convertirse en un edificio eco responsable, tiene varios factores que
ayudan a la idea de la sustentabilidad.
La fachada como envolvente vegetal, mencionada antes, es una fachada “carbono
existente” que a través de la fotosíntesis de su vegetación absorbe el smog urbano que
se genera en la ciudad de Bruselas, capturando toneladas de dióxido de carbono de la
atmosfera de la ciudad. A su vez, este tipo de fachada aumenta la inercia térmica del
edificio.
Por parte de la crisálida que se apoya en la parte superior del edificio, se diseña un
tejado fotovoltaico , al construir una cascara de alta energía térmica cubierta de
titanio, y a su vez la parte superior compuesta por las branquias que miran al sur,
captan la mejor luz solar. La producción anual de estar energías renovables, permite
cubrir parte de las necesidades del edificio existente y asegurar la autosuficiencia de los
nuevos espacios ubicados dentro de la crisálida.

7- ¿Cómo es la unión tecnología – arquitectura? ¿Cómo se relaciona?


En cuanto a la tecnología – arquitectura en el caso de nuestra memoria, se dan datos
técnicos de lo que se quiere construir, con qué tipos de materiales, y ciertos cálculos al
respecto. Pero con lo visto en los demás casos, se ve como carecen de estos datos y es
algo más “volado”

8- ¿Toma datos del lugar donde se implanta? ¿Se contextualiza? ¿Hay un estudio
geográfico cultural?
En cuanto a la implantación del edificio está ubicado en una zona estratégica en la
entrada a la Rue Neuve y frente al centro comercial City 2, de gran escala, y a la torre
Belfius, en una ubicación urbana digna de celebración.
Al estar cerca del Jardín Botánico, y en el corazón del Boulevard Botánico, se propone
una Arquitectura vegetal como hito ecológico. En frente del edificio se encuentra la
Place rogier, cubierto por un inmenso dosel circular diseñado por Xaveer de Geyter.

9- ¿Puede tener otro uso al propuesto? ¿Cambia radicalmente el programa?


Cuando él hace referencia a la sustentabilidad, en esta incluye la idea de planta
flexible, donde se puedan dar actividades de distinstas características, y este epacio se
adapte correctamente. Ya que en el transcurso del tiempo cualquier edificio puede
cambiar su destino.

10- ¿Cuál es el aporte del edificio en cuanto a lo urbanístico, arquitectónico, socio


cultural?
El edificio en cuanto a lo urbanístico propone una integración del espacio público a la
planta baja vidriada de uso flexible, ya que su entrada puede ser desde las tres calles
que bordean al edificio, interactuando con los distintos edificios existentes como el
City 2 y la torre Belfius.
En cuanto a lo arquitectónico los procesos constructivos innovadores como la crisálida
en la parte superior, tanto como las diferentes decisiones de diseño que se llevan a lo
largo del edificio, que lo hace tan flexible.
En cuanto a lo socio-cultural, provoca una concientización sobre medio ambiente por
medio de la sustentabilidad e integra a toda la sociedad a que puedan conocer el
centro botánico de la ciudad, que actualmente es un patrimonio cultural.