Está en la página 1de 7

Universidad católica de Colombia FAUC

Teoría e Historia 1
El acto de componer
El presente trabajo tiene como fundamento el bagaje teórico de las tesis de diferentes
autores reconocidos en el campo de la composición como: Francis D.K. Ching, Le Corbusier,
Wucius Wong, Ludovinco Quaroni, entre otros. Estos autores se caracterizaron por aportar
grandes documentos que resumen de una manera didáctica y práctica sus posturas acerca de
las bases y el primer reconocimiento que un estudiante de la arquitectura de diseño debe tener
para adentrarse en el campo de hacer composición. Punto, línea, plano, volumen, círculo y
cuadrado, se transforman y ya no tienen el mismo significado, pasan de ser simplemente
figuras y alteraciones de un espacio en blanco a convertirse en las primeras herramientas de
trabajo para hacer arquitectura.

Por tanto, para tener una lógica que asegure el éxito de este trabajo se aborda el tema de
la composición como eje central del documento, evaluando sus principales atributos y
características; para lo cual se recurre a diferentes ejemplos que contextualicen al lector en
este campo y se finaliza el documento determinando como la composición es importante para
crear un espacio arquitectónico.

Composición

Detrás de toda gran obra se encuentra en el silencio o en un contraste casi invisible el


motivo y la estructura de cómo nació esta creación. Se hace casi irrelevante a los ojos de un
observador cotidiano el proceso que acarreo la realización de la obra, ya que todo lo que pasa
alrededor de los ojos de quién la contempla, ocurre desde un plano perceptual, a partir del cual
se puede obvia el motivo que hizo posible la arquitectura de su alrededor. Debido a esto, es
importante que de una manera sintáctica y breve se analizasen los criterios de composición,
desde los cuales se hizo posible la construcción de una obra, y desde los que se revelaran los
esbozos a priori que dan sentido a la arquitectura.
Es por esto que inicialmente se propone un acercamiento al concepto de composición; la
composición no es más que la unión de partes que conforman, bajo un parámetro de orden, un
todo. Componer nace de la noción de que nada sobra y nada falta, es el perfecto equilibrio
entre los elementos individuales. Ejemplificando esto, la música es una magnífica muestra,
una nota adicional traumatiza completamente el motivo musical, desafina, altera el ritmo,
genera un total desarraigo del producto que se realiza y a causa de este error la idea original
del autor se desvirtúa. Al igual, el hecho de pasar por alto una nota musical, por exagerado
que parezca cambia la interpretación musical.
Vale la pena mencionar, que desde la perspectiva de quien hace la composición, es
importante comprender que toda la obra arquitectónica se desarrolla en dos grandes fases tal
como lo afirma Ching (1998), “la arquitectura se concibe (diseña) y se realiza (construye)” (p,
IX). Está afirmación es clave para situar al proceso compositivo como punto base de una
lógica de diseño, lo que sugiere que la composición no es un acto volátil que se puede realizar
sin ningún criterio, sino que implica un forma estructurada de desarrollar una idea.
Así, considerando que el “diseño es el reconocimiento de una situación problemática
y la decisión de solucionarla” (p. IX), el arquitecto encuentra un sustento reflexivo que permite
materializar la composición, acoplando de esta manera el proceso creativo al diseño,
permitiendo a este que cumpla su verdadera función que es, “la acción de producir algo nuevo
realizado con un fin específico, (Hinojosa 1998, p. 2).
Por tanto la composición es una acción que parte de las condiciones de un contexto
problemático y que busca por medio de diferentes procesos una solución que está integrada
por partes que se organizan bajo una lógica determinada.
Ahora bien, en el caso del arquitecto uno de los primeros factores a los cuales se tiene
que enfrentar es el hecho de que todo se trabaja en pro de generar un espacio habitable y esto
tiene una serie de características las cuales encasillan su proceso creativo en una directriz
determinada por la condición de la escala humana, que según la afirmación de Salíngraros es
establecer que “las reglas arquitectónicas tienen la misma fuente que las reglas físicas y
biológicas” (p. 2). En sustentó a esto, el movimiento moderno generó una notoria aplicación
de esta idea y la represento de manera contundente en el trabajó de Le Corbusier sobre el
modulor.
El concepto de modulor se puede ver esquematizado desde la propia condición del
título que propone Le Corbusier para este ensayo “el modulor ensayo sobre una medida
armónica a la escala humana aplicable universalmente a la arquitectura y a la mecánica (Le
Corbusier 1961). “ Con el Modulor Le Corbusier retomó el antiguo ideal de establecer una
relación directa entre las proporciones de los edificios y las del hombre. Pretendió, así. definir
un sistema de medidas que podía gobernar sobre las longitudes, las superficies y los
volúmenes y mantener la escala humana en todas partes, perdida por la abolición de las
medidas relacionadas con el cuerpo humano y lo absurdo de la división de sistemas de medidas
entre el métrico y el inglés” (Taboada p. 21).

De este modo, se puede concluir que aunque el desarrollo compositivo se encuentra


cimentado en una concepción abstracta que parte de la imaginación y la creatividad, en
disciplinas como la arquitectura, componer implica dar respuesta a las necesidades concretas
de espacios habitables

Elementos de Composición
Específicamente, desde el punto de vista del que hace una composición arquitectónica,
se parte de unos “elementos primarios” que como lo propone Ching. son:

El Punto: Es el esquema básico por naturaleza, es un elemento que establece una posición o
una referencia; de allí parten los diferentes elementos básicos de composición, es por esto que
Ching (1998) designa al punto como:
“elemento esencial de la forma. Aunque desde una óptica conceptual el punto
no tiene forma está empieza a manifestase cuando se sitúa dentro de un campo
visual., esto empieza a ocasionar ciertos fenómenos y hace que el punto se
ponga en movimiento y abandone el centro, su campo se convierte en agresivo
y empieza a establecerse una lucha por la supremacía visual. Se crea una
tensión visual entre el punto y el campo. (Ching. 1998. p. 4).
El punto es también un elemento que establece una referencia y cuenta con estas
características según Wong (1991)“su tamaño debe ser comparativamente pequeño y
su forma debe ser simple” (p. 13)
(Wong 1991)
(Ching 1998)

Línea: Es una sucesión de puntos, ya establece una dirección y un movimiento definido, según
Ching(1998) la línea es “ La prolongación de un punto. Desde un punto de vista conceptual,
la línea tiene longitud pero carece de anchura y profundidad. Mientras que un punto es
estático, una línea, al describir una trayectoria de un punto en movimiento, es capaz de
expresar visualmente una dirección, un movimiento y un desarrollo”( p . 8)

(Ching 1998)
Asociando un poco el concepto de línea al desarrollo de estructuras compositivas esta
indica una tensión por sí sola, es decir que es muy provechosa a la hora de establecer relaciones
con un espacio inmediato o incluso marcar una direccionalidad intencionada con lo que se
quiere marcar o vincular.
Plano: Nace de una consecución de líneas que empiezan a definir un espacio en dos
dimensiones es decir, que “conceptualmente tiene longitud, anchur8a, pero no profundidad”(
Ching 1998 p. 18). Los planos en un campo compositivo sirven para delimitar diferentes
espacios, según Ching “sirven para definir los limites o las fronteras de un volumen” (p. 18)

(Ching 1998)

Y en cuanto a una lógica de diseño, los planos pueden tener diferentes formas tal como
lo expresa Wong (1991): “
a. Geométricas: Construidas matemáticamente
b. Orgánicas: Rodeadas por curvas libres, que sugieren fluidez y desarrollo
c. Rectilíneas: Limitadas por rectas que no están relacionadas matemáticamente
entre sí
d. Irregulares: limitadas por líneas rectas y curvas que no están relacionadas
matemáticamente entre sí “ (p. 13)

(Wong 1991)
Luego de analizar todos los elementos compositivos y el proceso por el cual el
arquitecto tiene pasar para materializar sus ideas en un contexto real, es importante concluir
que la composición se transforma más en una disciplina, que en un sin número de acciones
sin sentido y orden, la cual configura en el diseñador modo de pensar y hacer, establece unos
parámetros que siempre tienen como objetivo la satisfacción de las necesidades, en ese caso
de espacios habitables. En cuanto al campo reflexivo, el arquitecto empieza a reconocer
diferentes formas que antes obviaba y esto es posible gracias a que la sensibilidad hacia lo
cual era aparentemente invisible aumenta, es decir que al mismo tiempo que se aprende a
componer, intuitivamente también se empieza a racionalizar los conceptos y a ser más
reflexivos y críticos en el campo en el cual se desarrolló esta disciplina, es por esto que la
ciudad es el motor o la fuente constante de aprendizaje de para arquitecto.
Bajo esta idea, el campo perceptual de un arquitecto se fortalece y se complementa con
lo que designa Ching como “elementos primarios”, los cuales surgen de la abstracción del
entorno y se codifican en formas básicas que encierran todo lo que se ve a nuestro alrededor.
Ahora bien, el conocimiento de estos elementos no garantiza el éxito completo de una
composición pero si, son la base y las herramientas de primer orden con las cuales se cuenta
a la hora de hacer composición.
A partir de esto se puede concluir que un primer acercamiento a la arquitectura es la
composición, vista como un desarrollo de variables perceptuales y reflexivas, que se
complementan con una serie de herramientas de trabajo que ordenan y hacen posible que el
arquitecto plasme sus ideas. También, se debe contar que este proceso de composición se
encuentra inmerso en un campo de diseño, el cual designa que todo se realiza en pro de
resolver problemáticas reales con soluciones del mismo orden, y es por esto que el arquitecto
debe partir de su percepción para poder hacer composición.
REFERENCIAS

Ching, F. (1998). Arquitectura, forma, espacio y orden. Gustavo Gili. Tomado de


https://es.scribd.com/doc/211959441/Arquitectura-Forma-Espacio-y-Orden-Francis-D-K-
Ching.

Hinojosa L. (1998) Elementos de expresion formal y composición arquitectónica.


Facultad de arquitectura U.A.N.L. Tomado de
https://arqlemus.files.wordpress.com/2014/04/disec3b1o-1.pdf

Salíngaros N. Manifiesto por una arquitectura a escala humana. Tomado de


http://zeta.math.utsa.edu/~yxk833/MANIFESTO-espanol.pdf

Le Corbuesier (1961). El modulor. Poseidon. Tomado de


https://monoskop.org/images/2/21/Corbusier_Le_El_Modulor_2a_ed.pdf.

Taboada M. El modulor de Le Corbusier. Tomado de


http://wiki.ead.pucv.cl/images/9/96/Modulor.pdf.

Wong W. Fundamentos de diseño bi- y tri- dimensional. Gustavo Gili. Tomado de


https://eacvvcae.files.wordpress.com/2014/02/l-fundamentos-del-disec3b1o_wicius-
wong.pdf