Está en la página 1de 2

Nos hicimos rumor en redes y calles; un malestar comenzó a brotar.

PURO
VENENO, campaña gráfica de sello anti-uribista con un propósito claro: ser
parte del antídoto contra la mentira y su sed por sembrar la muerte y la
impunidad.
Hemos decidido gritar en el anonimato para proteger y motivar a quien pueda
compartir este manifiesto sin riesgo. Nos animan motivos simples e ideas
prácticas. Desde aquí los convocamos:
Quienes vean en el pasado de este país una historia de crimen y saqueo se
levanten y señalen a quien llegó al poder con la mafia a cuestas; que se
organicen y decidan tomar sin miedo la memoria para desenmascarar la
miseria y el hambre.
Nos rebelamos contra la inyección del veneno ideológico, conscientes de que
su legado de muerte también ha estado acolitado por la viejas castas
gobernantes de los últimos 200 años. La crisis permanente en salud e
impuestos, la privatización del agua y los recursos; la pauperización educativa
y la persecución y asesinato a líderes sociales, marca la rancia herencia de la
clase política.
No somos igual que ellos y no olvidamos, a nosotros sí nos mueve el dolor
ajeno, nos indigna la injusticia y por eso actuamos: somos la medicina que
obra contra esa plaga de indiferencia que nos invade, somos resistencia y
dignidad.
Hoy el Veneno toma fuerza con la anacrónica renovación presidencial, bajo
una cúpula robusta por su prontuario delictivo y sus nulos atributos
académicos. El malestar crece y proporcional a él un antídoto. Estamos hechos
de engrudo, de pinceles, de diseño, de resistencia pacífica. Estamos hechos de
arte.
Somos una plataforma en la que se combinan todas las formas de arte contra
la violencia, la corrupción, la desigualdad y el odio que la política ha
enquistado. Somos una generación de catarsis, aerosoles, pintura, carteles,
calcas, fotografías y piezas audiovisuales.
Salga a la calle, llame a su parche, conozca su territorio y sus problemáticas,
identifique a los venenosos, proponga acciones, invite y convoque. Aproveche
las coyunturas políticas y apoye las movilizaciones; manténgase atento, lo que
hacemos no es un delito, pero es mejor no dar papaya: Expresarse le resultará
incómodo a los venenosos.
PURO VENENO no responde a partidos políticos porque se lee como parte de
la generación que quiere la paz, la justicia social, la democracia plena y el buen
vivir. Tampoco pretende ser la vanguardia en el mundo del arte, aquel que
olvidó su propósito fundamental de proveer verdad más que concepto.
¡Hagamos evidente nuestra desazón!
Esto apenas comienza
Somos el ANTÍDOTO, duélale a quien le duela
Somos uno y miles al mismo tiempo
Estamos en todos lados