Está en la página 1de 33

COLECTORES DE VACIO

La tecnología de tubos de vacío es actualmente la más eficaz de las empleadas en los


colectores solares térmicos. Durante un tiempo fue un sistema muy caro y de difícil
acceso. Sin embargo este sistema comienza a hacerse cada vez más accesible para
algunas aplicaciones, como lo demuestra la proliferación de sistemas compactos de
agua caliente por termosifón con tubos de vacio que en los últimos años han invadido
mercados en varios países.
Para poder decir que los colectores de vacio son mas eficientes que los de placa plana, es
importante dar una pequeña explicación sobre los procesos físicos (radiación, convección y
conducción) por los cuales la energía calorífica pasa de un cuerpo a otro y que intervienen
en los procesos que determinan la mayor o menor eficacia de un colector con respecto a
otro. Existen 3 formas en los que el calor se transmite de un cuerpo a otro y son:

Por Conducción- Se trata de la transmisión de calor que se produce entre dos cuerpos a
distinta temperatura que están en contacto físico directo o entre dos áreas de un mismo
cuerpo a distintas temperaturas. El flujo de transmisión del calor dependerá de lo amplia
que sea la superficie de contacto entre las dos áreas de distinta temperatura y del
desequilibrio térmico que exista entre ellas. Este tipo de transmisión la comprobamos
empíricamente al tocar un cuerpo caliente (nos transmite el calor) o al sostener un elemento
metálico sometido al fuego (notaremos que el calor se distribuye progresivamente por todo
el objeto)

Por Convección- Tipo de transmisión de calor que sólo se da entre los fluidos, no entre los
sólidos. Se produce porque al elevarse la temperatura de un fluido este pierde densidad y
asciende sobre el medio más frio y denso transfiriendo a este último su calor. Este tipo de
transmisión se puede comprobar empíricamente colocando una mano sobre un radiador o
una estufa. Se notará una suave corriente de aire cálido ascendente.

Por Radiación. Es este caso no se requiere que los cuerpos estén en contacto para
transmitirse calor pudiendo existir incluso en vacio entre ellos. Todo cuerpo por el simple
hecho de estar a una temperatura superior al cero absoluto (-273oC) emite radiación
electromagnética. Cuanta mayor sea su temperatura mayor será la radiación que emita en
los colectores de energía solar podemos establecer las siguientes relaciones de transmisión del
calor. El sol incide sobre el colector y este sube de temperatura. Con ese calor lo que se busca
es calentar un fluido deseado, normalmente el agua (Agua y anticongelante).
Sin embargo no todo el calor generado se aprovecha para calentar el fluido deseado ya que
una parte se perderá irremediablemente en calentar el aire externo que esta en contacto
con el colector (conducción y convección) y otra se perderá por radiación ya que el subir de
temperatura el colector emitirá más energía que el ambiente en el que se encuentra
provocándose pérdidas en ese sentido.
No todos los colectores son iguales y serán más eficaces aquellos que mantengan una mejor
relación entre lo que ganan de la energía del Sol y lo que pierden según hemos comentado.
Existen dos maneras de mejorar los colectores, mejorando la ganancia de energía que
obtiene del sol y/o reduciendo sus pérdidas.

La mejora que aportan los colectores de tubo de vacio consiste en evitar las pérdidas por
conducción y convección. Como se ha visto la transmisión de calor por conducción y
convección necesita de la materia para poder llevarse a cabo. Por ello con la colocación del
absorbedor en el interior de un tubo en el que se ha hecho el vacío evita las pérdidas por
estos métodos sólo perdiéndose el calor por radiación (que se puede transmitir en el vacio).

Si se pierde menos calor, habrá más calor disponible para calentar el fluido que
necesitamos obteniéndose así más rendimiento para la misma cantidad de energía del Sol.
También conviene mencionar que debido a la forma cilíndrica de los tubos del colector se
producen más reflejos de la luz del Sol que en los colectores de placa plana con lo que la
ganancia de la energía del Sol es menor. No obstante la adopción de esta forma compensa
ya que se deja de perder más energía por el vacio de la que se deja de ganar por los reflejos.

7.1 Componentes del calentador solar (Tubo de vacio)

La imagen muestra los principales componentes de un calentador solar de tubos de vacio.


Figura 13: Partes del colector solar de tubos de vacio

7.2 Tipos de colectores de tubo de vacio

Los aspectos más relevantes relacionados con este tipo de colectores con respecto a sus
prestaciones son la gran eficiencia energética, así como una perfecta transmisión térmica
debida precisamente al vacío realizado en el interior de los tubos.

Como resultado se obtiene:

- Una mayor captación de la irradiación solar (incluso en días nubosos y con lluvia,
aumentando las horas solares efectivas).

- Una mayor temperatura en el colector en época hibernal y una mínima pérdida de calor.

- Un aumento del 35 % aproximadamente del rendimiento del colector con respecto a


colectores convencionales planos. Las características y prestaciones de los colectores de
tubo de vacío lo hacen idóneo para aplicaciones, no sólo de ACS, sino también de
calefacción, sobre todo si existe una instalación de suelo o muro radiante.

Además, debido a su capacidad de trabajar a altas temperaturas se convierte en


una infraestructura válida para una futura y muy probable aplicación en climatización al
poder utilizarse como generador de frío solar, aplicación ampliamente experimentada en el
entorno industrial.
Los distintos sistemas de colectores de tubo de vacio se basan en los tubos evacuados.
Estos están conformados por dos tubos concéntricos entre los cuales se ha aspirado el aire
produciéndose un vacio. En uno de los extremos ambos tubos se unen sellándose el vacio.
Dentro de ambos tubos se sitúan los distintos tipos de absorbedores que determinan los
distintos sistemas.

Figura 14. Esquema de Tubos de vacío (Fuente: Sitiosolar.Portal de ene

rgías renovables).

Algunos colectores emplean un sistema denominado CPC (Colector Parabólico


Concéntrico) para aprovechar la radiación solar que incide entre dos tubos. Este sistema
consiste en una serie de reflectores que dirigen la luz que cae entre tubo y tubo hacia la
parte trasera de los mismos donde es también aprovechada. Con ello los colectores reciben
luz tanto de la parte delantera como de la trasera.

Con el sistema CPC se amplia la superficie efectiva de captación por metro cuadrado para
la tecnología de tubo de vacío factor que sin embargo siempre estará por debajo de los
colectores de placa plana (por metro cuadrado se capta menos pero se hace un uso más
eficiente de lo captado).
Figura 15. Esquema de captación de un sistema de CPC (Fuente: Sitiosolar. Portal de energías
renovables).

7.2.1 Tubos de vacio simples

Este sistema es únicamente utilizado en calentadores solares termosifónicos. Son tubos


evacuados ensamblados directamente con el depósito acumulador y que por lo tanto
contienen agua.

En la pared interior del tubo evacuado se sitúa una capa de color oscuro de material
absorbente. Cuando la radiación solar incide sobre el material absorbente se transforma en
calor y eleva la temperatura del agua que esta en contacto con él.

El agua calentada se eleva por convección y comienza a ascender siendo reemplazada por
agua fría que a su vez se calienta y reinicia el proceso.

Ventaja:

Este tipo de tubo de vacio ofrece la ventaja de tener las ya comentadas escasas pérdidas de
calor.

Desventajas:

Tiene la desventaja de ser muy sensible a la presión y de no ofrecer ninguna protección


contra las bajas temperaturas no siendo posible su utilización en zonas con inviernos fríos
sin la inclusión de un calentador eléctrico que caliente el agua del depósito cuando esta
alcanza temperaturas muy bajas.

En caso de baja temperatura la dilatación del agua al congelarse puede reventar los tubos y
arruinar el equipo.

Importante:

Aunque el tubo de vacio simple es de mayor rendimiento los colectores de placa plana
mostrados anteriormente, tiene el inconveniente de congelarse ya que no se pueden utilizar
anticongelantes, pues es el agua que consumes.

Figura 16. Tubo de vacío simple (Fuente: Sitiosolar.Portal de energías renovables).

7.2.2 Tubo de vacío de flujo directo

Esta tecnología se emplea tanto para colectores exentos como para calentadores solares
compactos con depósito integrado. Los colectores de tubo de vacío de flujo directo colocan
en el interior del tubo evacuado una plancha de material absorbente adecuado que hace las
veces de absorbedor transformando la radiación solar en calor. El absorbedor es recorrido
en su superficie por un tubo con flujo directo en el que circula un fluido que eleva su
temperatura en contacto con él.

. Algunos colectores con esta tecnología aplican el sistema CPC alterando la forma del
absorbedor que adopta una forma semicilíndrica para poder captar la energía solar de la
forma más eficiente posible por la parte trasera.

Ventajas:

Los colectores de tubo de vacio de flujo directo tienen la ventaja de poder adoptar una
posición tanto horizontal como vertical sin disminuir su rendimiento ya que el tubo puede
rotar sobre su eje inclinándose el absorbedor de la manera más adecuada.

Tiene la ventaja además de ser utilizable en áreas frías ya que permite usar las estrategias
contra la congelación de uso general en la energía solar térmica.

Figura 17. Tubo de vacío de flujo directo (Fuente: Sitiosolar. Energías Renovables).

7.2.3 Tubo de vacio de Heat Pipe.

Esta tecnología de colectores solares emplea un mecanismo denominado Heatpipe. ( tubo


de calor). Este mecanismo consiste en un tubo cerrado en el cual se introduce un fluido de
propiedades específicas. Cuando el Sol incide sobre el absorbedor adosado al tubo, el fluido
se evapora y absorbe calor (calor latente). Como gas asciende sobre el líquido hasta lo alto
del tubo donde se sitúa el foco frio. Allí se licua (condensa) y cede su calor latente al fluido
que nos interesa calentar volviendo a caer al fondo del tubo por gravedad. Este proceso se
repite mientras dure la radiación del Sol o hasta que el colector ha alcanzado una
temperatura muy alta (de en torno los 130 grados o más). El Heat pipe o tubo de calor es
considerado como un superconductor térmico por lo eficaz de su funcionamiento.

Figura 18: 1) La radiación solar incide en el absorbedor que se calienta y transmite ese calor al tubo. 2)
el calor recibido provoca que el fluido en el interior del tubo se evapore y ascienda 3) El fluido
evaporado cede su calor latente al fluido más frio que circula por el exterior de la cabeza del tubo y al
hacerlo se licua 4) El fluido de nuevo en estado liquido cae por gravedad al fondo del tubo para
reiniciar el proceso.

Ventajas:

Los colectores de tubo de vacio con tecnología Heat Pipe tienen la ventaja de no sufrir
pérdidas por la noche ya que el proceso de transferencia de calor no es reversible (es decir
el fluido caliente o el calor no puede pasar del acumulador al tubo y por lo tanto perderse).
Además cada tubo es independiente pudiéndose cambiar en pleno funcionamiento del
sistema. Es altamente resistente a las heladas.

Dado que también pueden girar sobre su eje los tubos, existe la posibilidad de que adopten
posiciones verticales y horizontales al igual que ocurre en los sistemas de flujo directo
aunque en este caso habrá que respetar una inclinación mínima del largo del tubo para
permitir que el fluido una vez licuado pueda descender por gravedad.

En esta tecnología también se aplica el sistema CPC


Figura 19: Tubo de vacio Heat Pipe

7.3 Equipos compactos

7.3.1. Equipo compacto no presurizado (termosifón)

Trabajan a baja presión, menor que 1 bar, el agua de consumo se encuentra dentro del
tanque y los tubos. Utiliza el sistema de termosifón con tubos de vacio simples.
El agua circula por efecto termosifón y convección entre tubos al vacío y el tanque térmico
en un circuito cerrado. Este diagrama (Figura 20) muestra el principio de convección:
cuando el agua fría entra al tanque de almacenamiento, el agua fría fluye hacia la parte
inferior de los tubos al vacío, y conforme el agua de los colectores se calienta con el Sol, es
menos densa, pesa menos y sube de los tubos al tanque térmico de almacenamiento. El
agua continúa circulando mientras exista radiación, aumentando la temperatura del agua
caliente en el tanque de almacenamiento.
Figura 20: Esquema del sistema termosifón en los tanques sin presión

7.3.2 Equipo compacto presurizado

Permite trabajar con presión, hasta 6 bar, el agua de consumo se encuentra dentro del
tanque y no en los tubos. Utiliza el sistema Heat Pipe. Neutraliza el riesgo por heladas, sin
perdidas hidráulicas ante posibles roturas de tubos.

El sistema presurizado puede trabajar con serpentina dentro del tanque soportando alta
presión de agua y temperaturas hasta 18º bajo cero, o sin serpentina, con tubo al vacio
Heat Pipe, especial para temperaturas menores a 18º bajo cero hasta 50º bajo cero.
· Sistemas "Solar Compacto Presurizado con serpentina"

Se componen de un Calentador Termo Solar que provee presión principal precalentada vía
un intercambiador de calor de alta eficiencia ubicado dentro del tanque del colector solar.

La forma en que el colector solar principal de presión calienta el agua es la misma que
sistemas sin presión, más allá de usar el agua directamente calentada, este usa entre 45 a 60
metros de cañería de cobre en serpentín, que le permite mantener la presión del agua sin
necesidad de caída y o de una bomba externa.

El intercambiador de calor dentro provee una superficie útil de 1,2 m2 para transferir calor.
Cuando el agua fluye a través de la cañería, esta absorbe el calor del agua precalentada
dentro del tanque del colector solar.
El componente clave del "sistema solar Termo solar" son los tubos de vidrio al vacío de alta
tecnología que absorben no solamente los rayos solares directos, sino también el calor del
medio ambiente (radiación solar difusa), pueden ser los tubos Heat pipe.

Figura 21: Calentador solar compacto presurizado A. con serpentina y B. sin


serpentina

Ventajas del sistema compacto con serpentina,


Calor en cualquier momento: Adopta la idea avanzada del diseño e integra la técnica del
precalentamiento de reconocida eficiencia, así que puede calentar el agua fría rápidamente
cuando atraviesa el serpentín. Puede superar los problemas de posible cortocircuito del
termosifón abierto tradicional, tal como calentamiento lento y tiempos de espera largo.

7.2.4 Equipo solar compacto split

Split significa que los colectores están separados de los tanques de agua caliente. Utiliza
una bomba de circulación y un controlador solar para circular el fluido entre el colector y el
tanque presurizado, por lo que el colector puede ser instalado en el techo (en el exterior),
mientras que el tanque puede instalarse dentro de la edificación. Los colectores armonizan
con la fachada de la vivienda, manteniendo así su belleza.

El traspaso de calor del fluido del circuito primario se puede realizar en forma directa al
tanque acumulador, o mediante un intercambiador de calor en forma de serpentín dentro del
tanque (con una o dos serpentinas)

El tanque sin serpentina permite calentar el agua directamente de forma más eficiente, el
uso de dos serpentinas de cobre dentro del tanque es usado para climas donde hay riesgo de
congelamiento, siendo así mismo menos costoso y fácil de instalar.
Figura 22: Sistema Split con y sin serpentina de cobre

Esquema básico de funcionamiento y ahorro.

Figura 23: Esquema de circulación de agua caliente dentro de una casa con un sistema split

7.2.5 Sistema heat pipe en U


Estos colectores tienen una alta eficiencia, trabajan en posición horizontal, resisten todo
tipo de climas incluso inviernos largos, funciona exitosamente en posición vertical para
sistemas de circulación forzada. Es un sistema ideal para uso familiar.
Puede funcionar con presiones hasta 6 bar.
Tiene un coeficiente óptico de 0.70
Rango de temperaturas que van de 10 hasta 130oC con una temperatura mínima de -50oC.
Figura 24: Tubo de vacio Heatpipe en U

http://www.termasolar.com/2011/06/7-colectores-de-vacio.html
Calentalor solar de
tubos al vacío

Por Luis Bérriz Pérez*

Una opción eficiente y sostenible


para el calentamiento de agua.

En el calentamiento de agua para usos doméstico, de servicios e industrial se consumen enormes


cantidades de energía. Las formas más comunes de calentar agua se realizan por medio de leña o
carbón vegetal, petróleo, gas o carbón mineral, electricidad y radiación solar.

Aunque en todos los casos el resultado final es el mismo, agua caliente, el proceso es muy
diferente, como muestran los esquemas de la figura 1.

Fig. 1. Esquemas de dos procesos


diferentes de calentamiento de agua.

El primero es un proceso de millones de años; el segundo es instantáneo. En el primero se utiliza


una valiosa materia fósil como combustible, que pudiera ser utilizada como materia prima de
diferentes productos; en el segundo no se consume ninguna materia. El primero es una de las
causas de mayor contaminación; el segundo no contamina. Es evidente que no es adecuado
utilizar la valiosa materia fósil como combustible, cuando existen métodos más sencillos para
generar calor y calentar agua.

En estos tiempos y por diferentes causas, avanza aceleradamente el uso de calentadores solares
de agua, tanto para pequeños como para grandes consumidores. Ya en algunos países es
obligatorio su uso para determinados fines, principalmente en las nuevas construcciones.

Existen en el mercado diferentes tipos de calentadores solares. El modelo más adecuado para el
aseo personal en las condiciones tropicales es el llamado «calentador compacto», por su sencillez,
eficiencia y bajo costo, pero no es bueno para su uso a temperaturas superiores a 60 °C, ni para
grandes instalaciones industriales.

Con el avance tecnológico se han ido desarrollando tipos de calentadores solares más eficientes y
apropiados para diferentes usos, donde se necesite un rango de temperatura de trabajo mayor que
la que se requiere para calentar agua para el aseo personal, tales como calentamiento industrial de
fluidos, sistemas de refrigeración, etc. El que ha alcanzado mayor éxito es el calentador solar de
tubos al vacío (Fig. 2).

Fig. 2. Calentador solar de tubos al vacío.

Los calentadores de tubos al vacío tienen el mismo principio de trabajo que los colectores de plato
plano, o sea, la radiación es recibida por el absorbedor y llevada en forma de calor hacia un tanque
acumulador. La diferencia consiste en que el absorbedor está formado por tubos en los cuales se
ha hecho vacío para disminuir las pérdidas de calor y dentro del tubo van colocadas las secciones
del plato absorbedor.

Algunos modelos están formados por tubos sencillos de vidrio, los cuales tienen en su interior un
sector de plato plano de absorción acoplado a un tubo metálico por donde fluye el líquido. En otros
modelos el absorbedor suele ser un tubo interior con tratamiento óptico selectivo, lo que mejora
todavía más la eficiencia del colector. Entre el tubo interior y el exterior, ambos concéntricos, existe
vacío (Fig. 3).
Hay varios modelos de colectores de tubos al vacío, en
dependencia del movimiento del fluido y el método de
transferencia de calor utilizado. Los principales son:

• Tubos termosifónicos.
• Tubos en U.
• Tubos calóricos.

En todos los casos, los tubos van directamente


acoplados al tanque-termo o a un cabezal, por donde
fluye el agua o líquido a calentar.

Calentador solar de tubos termosifónicos


En el caso de los tubos termosifónicos, el agua del
tanque-termo fluye directamente por dentro del tubo
interior, y su movimiento dentro del mismo se debe al
cambio de densidad del agua más caliente, la cual sube,
y la menos caliente, que baja (Fig. 4). En este caso, la
presión del tanque-termo se trasmite al tubo de vidrio.
Estos calentadores no resisten sobrepresión y
normalmente trabajan a presión atmosférica. No
necesitan intercambiadores de calor, ya que calientan el
líquido directamente. Si un tubo se rompe, el sistema se
queda sin agua. Las ventajas son su alta eficiencia y su
relativo bajo costo.
Fig. 3. Tubos de calentadores solares
al vacío.

Fig. 4. Calentador solar de tubos termosifónicos.

Existe un modelo en el cual el tubo interior, por donde fluye el agua, no es de vidrio sino de metal
(preferentemente cobre) y, por lo tanto, puede trabajar a presión de varias atmósferas. Sin
embargo, son más costosos. Como estos calentadores trabajan con circulación natural, requieren
una inclinación mínima de 20° con relación al plano horizontal.

Calentador solar de tubos en U


En los calentadores de tubos en U el agua (o líquido) fluye por un tubo metálico (comúnmente de
cobre) de pequeño diámetro, doblado en U, que va situado dentro del tubo al vacío y acoplado a la
superficie captadora (absorbedora) por medio de una aleta metálica (de cobre o aluminio) (Fig. 5).

Fig. 5. Calentador solar de tubos en U.

En algunos casos cada tubo lleva un reflector en su parte inferior con el objetivo de ganar el
máximo de radiación solar. Estos calentadores suelen trabajar con circulación forzada, por lo que
pueden situarse horizontalmente.

Calentador solar con tubos calóricos


El calentador de tubos al vacío con tubos calóricos ha significado un gran avance en la tecnología
de transferencia de calor, aplicada en este caso al calentador solar. En este modelo, por dentro del
tubo de vidrio no fluye el agua, sino que tiene en su eje central un tubo calórico para transmitir el
calor solar ganado al agua del tanque-termo o cabezal.

El tubo calórico forma un sistema cerrado de evaporación-condensación y suele ser un tubo


metálico largo y fino, herméticamente cerrado, el cual contiene un líquido en equilibrio con su vapor
(gas) a determinada presión (vacío) y temperatura. Si la temperatura aumenta, aumenta la fase
gaseosa; y si disminuye, aumenta la fase líquida. La temperatura de cambio de fase (líquido-gas-
líquido) depende de la presión, la cual cambia directamente proporcional al cambio de temperatura.
La presión (vacío) dentro del tubo se selecciona de tal forma que la evaporación empiece a 25 °C,
lo que garantiza el funcionamiento del colector solar aún con baja radiación (Fig. 6).
Fig. 6. Sistema cerrado de evaporación-condensación.

La parte superior del tubo calórico va introducida en el agua del tanque-termo o cabezal. De esta
forma, cuando la parte que está expuesta a la radiación solar (dentro del tubo de vidrio al vacío) se
calienta, genera vapor y éste sube. Cuando este vapor se pone en contacto con el agua del
tanque-termo, la cual está más fría, se condensa, y baja en forma líquida por gravedad a la parte
baja del tubo calórico. De esta forma se completa el ciclo.

El tubo de vidrio que se somete al vacío suele ser de borosilicato, por sus buenas condiciones
ópticas y resistencia mecánica. En este tipo de colector se requiere que los tubos tengan una
inclinación mínima de 20° con respecto a la horizontal, para que el fluido condensado baje por
gravedad.

Características de los calentadores de tubos al vacío


• Es un colector fabricado con alta calidad y dada la baja emisividad del tubo (0,08), su alta
absortividad (0,93) y su aislamiento por vacío, se consiguen rendimientos superiores a otros tipos
de colectores solares.
• El aprovechamiento de la luz difusa permite lograr temperaturas por encima de 40 °C en días
totalmente nublados.
• En días de radiación normal en Cuba adquiere temperaturas superiores a los 75 °C con un
consumo promedio calculado de agua caliente.
• El comportamiento térmico es superior a otros colectores solares que se comercializan, y puede
trabajar a temperaturas superiores a los 80 °C con una eficiencia superior a 50%.
• La curvatura del tubo de vidrio (de 30 a 40 mm de diámetro) ofrece una mayor resistencia a los
impactos que los colectores planos. Se reporta que ha superado pruebas equivalentes a un granizo
de 15 mm.
• Su montaje es muy sencillo si se tiene experiencia.
• El transporte es muy cómodo y ocupa poco espacio, al ser totalmente desarmable.
• El mantenimiento es muy sencillo y solamente requiere de limpieza una vez al año.
• En los modelos de tubos en U y tubos calóricos se puede trabajar con presiones en el tanque-
termo superiores a 4 atmósferas, no así en el modelo de tubos termosifónicos, que no aguanta
sobrepresiones.
• En esos mismos modelos de tubos en U y calóricos, si un tubo de vidrio se rompe, elcalentador
sigue funcionando; sin embargo, si un tubo de vidrio se rompe en el modelo de tubos
termosifónicos, la instalación se vacía y deja de funcionar.

Por la importancia que tienen los calentadores de tubos al vacío, se incluyen las tablas 1 y 2 con
los resultados de una evaluación de dos modelos diferentes, tanto para los tubos termosifónicos
como para los calóricos.

Evaluación de calentadores de tubos al vacío de dos tipos: tubos termosifónicos y tubos


calóricos

Objetivos de la evaluación:
1. Comprobación del funcionamiento en diferentes regímenes de consumo de agua caliente,
incluyendo estados críticos.
En un año de funcionamiento, la instalación de los calentadores ha funcionado según lo previsto y
no ha tenido problemas. Se han probado en días nublados, días totalmente despejados y con
diferentes regímenes de consumo. El comportamiento térmico de ambos (tubos termosifónicos y
calóricos) fue muy similar.
Se comprobó que ambos calentadores funcionan perfectamente con 20° de inclinación, así como
que la autolimpieza se comporta normalmente.
La prueba más interesante fue cerrando el consumo. Se pudo comprobar en ambos calentadores
que al tercer día sin consumo (los días fueron de radiaciones promedio de diciembre de 4 000
kCal/día), la temperatura se elevó a 100 °C y empezaron a producir vapor. El vapor salió por el
tanque de agua fría y por el tubo respiradero, sin dañar el calentador de tubos termosifónicos, el
cual no soporta altas presiones. En los días de poco uso también se pudo apreciar la salida de
vapor.
2. Determinación de la eficiencia térmica a temperaturas aproximadas a 50 °C, así como de la
capacidad de los calentadores (Figs. 7 y 8.)
Los datos más importantes a destacar son:

• El comportamiento térmico de ambos calentadores, tanto el de tubos calóricos como el de tubos


termosifónicos, fue similar.
• La eficiencia diaria de ambos calentadores estuvo cercana a 70%.

Tabla 1. Características de los calentadores

Fig. 7. Esquema de la instalación.


Fig. 8. Colocación de los tubos calóricos antes de colocar los tubos al vacío.

Tabla 2. Eficiencia energética del calentador de tubos


termosifónicos

Eficiencia energética del calentador de tubos calóricos


• La eficiencia más alta lograda fue de 77%.
• La cantidad de agua extraída a 50 °C al calentador de tubos calóricos fue de 315 L/día como
valor promedio, y al de tubos termosifónicos fue de 309, o sea, no hay diferencia significativa.

Si se comparan entre sí los dos calentadores evaluados, se reafirma que la ventaja del calentador
de tubos termosifónicos es su bajo costo comparativo y que las ventajas del calentador de tubos
calóricos son el soporte de altas presiones y la garantía de su funcionamiento en caso de rotura de
algún tubo.

Una de las características de los calentadores de tubos al vacío es que si no hay consumo o el
mismo es muy inferior a lo planificado, la temperatura del agua sube a 100 °C, o sea, llega hasta el
punto de ebullición del agua y empieza una rápida evaporación. Existe el peligro de que una
instalación se quede sin agua si el período de falta de consumo es largo, como suele ocurrir en los
días de receso escolar.

En un calentador sin agua y expuesto al sol, la temperatura de la placa absorbedora puede llegar a
subir por encima de 200 °C, lo que puede ocasionar daños al equipo. En estos casos se
recomienda tapar los tubos para evitar que la temperatura suba demasiado. Este hecho es muy
difícil que suceda en las viviendas, donde se garantiza, por lo común, un consumo diario.

Tapar los tubos parece fácil, pero en la práctica no lo es tanto. Pudiera realizarse con una lona
resistente a las condiciones de intemperie, pero este método es incómodo. Por esta razón se
recomienda el tapado individual de cada tubo. Se ha comprobado que tapando cada tubo una
superficie de 120° garantiza que la temperatura no suba a valores indeseados, aun en el caso de
cero consumo.

Los tubos pueden cubrirse longitudinalmente con una franja opaca blanca de 50 mm que abarque
un ángulo de 120°.

Mientras la cubierta blanca está debajo, la radiación solar recibida es la máxima. Si se gira la
cubierta de tal forma que se sitúa hacia arriba tapando el tubo, la radiación solar recibida será la
mínima.

En los calentadores de tubos al vacío los tubos pueden girar. En el caso de los de tubos calóricos,
los tubos de vidrio giran libremente. En el caso de los de tubos termosifónicos los tubos giran, pero
tienen una junta de sello que dificulta el giro y, además, puede ser dañada.

Método de regulación de la radiación solar absorbida por medio del tapado


de los tubos
Si los tubos giran libremente, la cubierta puede estar fija al tubo formada por una cinta adhesiva
opaca (preferiblemente blanca) resistente a la intemperie. Inclusive, el tubo puede venir de fábrica
con esta zona cubierta (Figs. 9. y 10).

Fig. 9. Los tubos pueden cubrirse longitudinalmente con una franja,


fija o móvil, con un ángulo de 120O.

Fig. 10. Cubiertas formadas por una por una tira plástica (A)
y por una cinta adhesiva opaca (B).
Fig. 11. Temperaturas que alcanza un calentador solar
de tubos al vacío cuando no hay consumo de agua.

En el caso del calentador de tubos termosifónicos es preferible que sea la cubierta la que pueda
girar, quedando el tubo fijo.

En la figura 11 se puede observar la temperatura alcanzada en un calentador solar de tubos al


vacío cuando no hay consumo de agua. La línea superior es con los tubos totalmente destapados.
La línea intermedia es con los tubos cubiertos con una cinta adhesiva con una transmisividad de
50%. La línea inferior es con los tubos tapados mediante un plástico, 80% de la superficie
captadora.

Recomendaciones para los proyectos de instalaciones de calentadores solares:


• Tomar una capacidad de 130 litros de agua caliente a 45 °C por cada metro cuadrado de área de
captación del calentador para las instalaciones sociales (escuelas, círculos infantiles, hospitales,
etcétera).
• Tomar una capacidad de 110 litros de agua caliente a 50 °C por cada metro cuadrado de área de
captación del calentador para las instalaciones turísticas, o 100 litros de agua a
55 °C, según las exigencias de temperatura.
• Para las instalaciones industriales se recomienda seleccionar la temperatura de salida, la cual,
debido a la alta eficiencia de estos equipos, puede ser superior a 60 °C.
• Se debe tener mucho cuidado en instalar válvulas limitadoras de presión que puedan llegar a
funcionar mal por incrustaciones y de esta manera provocar una rotura del sistema por
sobrepresión.
• En los sistemas de agua caliente para el aseo se recomienda, sin ser esquemático, una
inclinación de los colectores de 30° al Sur. En las grandes instalaciones industriales se recomienda
una inclinación del colector de 20° al Sur, ya que además de ganar un máximo de energía en el
año, se aprovecha más el área de captación.
• No se recomiendan los tubos termosifónicos para instalaciones grandes debido a las dificultades
en el flujo. Para estas instalaciones, el calentador de tubos calóricos es el ideal.

* Doctor en Ciencias Técnicas. Presidente de CUBASOLAR. Autor del libro Secadores solares para
productos agropecuarios e industriales, entre otros.
tel.: (537) 6405260.
e-mail: berriz@cubaenergia.cu
http://www.cubasolar.cu/biblioteca/energia/energia39/html/articulo02.htm

Ventajas y desventajas de
los calentadores solares

Por
Luis Bérriz Pérez*

Descripción y análisis de diferentes


tipos de calentadores solares,
basados en experiencias cubanas
durante más de treinta años, por
genSolar, CIES, CUBAENERGÍA
y CUBASOLAR

En un estudio reciente realizado por el Grupo Nacional de Energía Solar Térmica y el Ministerio de
la Industria Básica (MINBAS), se constató que (si se tiene en cuenta solamente la disponibilidad de
agua y las condiciones de los techos de casas y edificios) existe actualmente la posibilidad de
instalar en el país un millón quinientos mil metros cuadrados de calentadores solares, de los cuales
un millón serían en viviendas, y quinientos mil en industrias e instalaciones de servicios. Si para
calentar toda el agua que se calienta actualmente en Cuba se utilizaran calentadores solares, las
necesidades serían de alrededor de cuatro millones de metros cuadrados, aunque es bueno
puntualizar que la energía solar que llega al archipiélago permitiría calentar un volumen de agua
muchísimo mayor.

Concretémonos solamente al millón de metros cuadrados de calentadores solares que pudiera


instalarse en las viviendas. Un calentador solar doméstico de un metro cuadrado de área de
captación calienta, como promedio, 150 litros de agua a 45 °C, lo que es suficiente para una
vivienda de cuatro a cinco habitantes, no solamente para el baño, sino también para la cocina y el
lavado de la ropa.

Cada calentador solar de un metro cuadrado de área de captación puede producir, como promedio,
3 kWh cada día como energía térmica, o sea, 1 MWh al año. Un millón de calentadores producirían
3 GWh al día, es decir, 1 000 GWh al año.

Si se tiene en cuenta que 80% del agua caliente se consume entre las 5 de la tarde y las 11 de la
noche, la instalación de un millón de calentadores solares domésticos equivale a dejar de utilizar
plantas de generación de electricidad con una potencia de 400 MW.

Si se toma un costo de 0,15 a 0,20 pesos (CUC) para el kWh eléctrico utilizado, la energía
producida por un calentador solar en un año tiene un valor de 150 a 200 pesos (CUC). Este valor
es el potencial de ahorro de un calentador solar doméstico, y es, también, su costo aproximado.
Por lo tanto, podemos llegar a la conclusión siguiente: «un calentador solar doméstico se puede
pagar en aproximadamente un año, solamente con el ahorro de energía convencional».
Es importante conocer y reconocer que las inversiones realizadas en calentadores solares son de
rápida recuperación, si se toma en consideración el ahorro de electricidad y combustibles. Este
reconocimiento de inversiones que se pagan en un corto período con el ahorro de electricidad y
combustibles fósiles, forma parte del éxito de nuestra Revolución Energética, alcanzado con el
cambio de los bombillos incandescentes, los refrigeradores y otros equipos domésticos ineficientes
y altos consumidores de electricidad.

Ha sido precisamente el ahorro lo que ha permitido el crecimiento del consumo eléctrico en otras
actividades fundamentales de la economía nacional, sin aumentar la electricidad total producida.
En el caso de que tengamos que invertir en nuevas centrales termoeléctricas para garantizar el
desarrollo económico y social del país, se hace conveniente analizar la variante de invertir en
calentadores solares, no solamente para disminuir la dependencia energética y proteger el medio
ambiente, sino también por las ventajas económicas que puede significar esta inversión.

Desgraciadamente, la disponibilidad de calentadores solares en el mercado es tan poca, que es


casi insignificante. Se hace imprescindible la elaboración de un programa nacional que tenga en
cuenta todos los factores necesarios para su generalización. La instalación de un millón de
calentadores solares no es tarea fácil, pero tampoco ha sido fácil ninguna de las tareas realizadas
en el marco de la Revolución Energética. Sin embargo, el beneficio que esto representa para la
economía nacional es significativo.

Ahora bien, si tomamos una durabilidad de veinte años para el calentador solar, y se elabora un
programa de instalación de cincuenta mil calentadores solares cada año, al cabo de veinte años se
completaría el millón. A partir del 2021, la instalación de los cincuenta mil calentadores anuales
sería para las reposiciones, con lo que se garantizaría la sustentabilidad del programa. O sea, que
cincuenta mil sería el mínimo de calentadores que se debería instalar cada año. Si se instalaran
más, se reduciría el tiempo para alcanzar el millón, y los beneficios se alcanzarían con mayor
rapidez.

La instalación de calentadores solares puede realizarse importando equipos, o fabricándolos en


Cuba. La fabricación nacional de los equipos parece ser la mejor variante, por la disminución de los
costos y la creación de puestos de trabajo.

Para la fabricación de cincuenta mil calentadores anuales pudiera valorarse la posibilidad de la


construcción de pequeñas fábricas, como fomento de la industria local, en dependencia de las
posibilidades y necesidades de las provincias o territorios. No debe descartarse la fabricación de
calentadores en cooperativas de producción industrial, así como para la prestación de servicios de
instalación y mantenimiento por las mismas.

Pero, en cualquiera de las variantes, surge una pregunta: ¿cuál tipo de calentador importar, o
fabricar? ¿Cuáles son las ventajas y desventajas de cada tipo, en dependencia de las condiciones
de nuestro país?

En el mercado mundial existen, principalmente, tres tipos de calentadores solares para uso
doméstico (ver Tabla 1, en las páginas 22 y 23):

1. Calentador solar plano con tanque-termo.


2. Calentador solar de tubos al vacío con tanque-termo: termosifónicos, o de tubos calóricos.
3. Calentador solar compacto.

Calentador solar plano con tanque-termo

El calentador solar de plato plano se compone de dos partes principales: el colector y el tanque-
termo.
Fig. 1. Calentador solar plano con tanque-termo.

El colector está compuesto por un plato absorbedor formado por una placa metálica, gran
conductora de calor y de baja capacidad calórica, que tiene la función de absorber toda la energía
solar posible. Esta placa tiene acoplada tubos por donde circula el agua que es calentada con la
radiación solar que recibe el plato. Este colector tiene, además, una envoltura aislante y una
cubierta transparente.

La superficie del plato de absorción debe tener las características necesarias para que la mayor
parte de la radiación que reciba sea absorbida, y muy poco reflejada, lo que se logra aplicándole
diferentes tratamientos químicos y físicos, y finalmente un acabado de color negro mate.
Actualmente se fabrican colectores con platos de superficie selectiva, la que absorbe un máximo
de energía solar, y emite un mínimo de radiación infrarroja.
La cubierta del colector está destinada a dejar pasar la radiación solar hacia el plato de absorción,
y disminuir la pérdida de calor por convección y radiación. Para facilitar el efecto aislante, la
cubierta está formada por una o dos planchas de material transparente, vidrio o plástico, separadas
convenientemente.

La cubierta y la envoltura aíslan del medio ambiente al plato absorbedor. El material más
frecuentemente usado para la cubierta es el vidrio, ya que posee la propiedad de dejar pasar casi
toda la radiación solar y, por el contrario, es opaco a la radiación infrarroja emitida por el plato de
absorción. También se usa el plástico (últimamente se emplea con mayor frecuencia el
policarbonato).

El colector va acoplado a un tanque-termo comúnmente confeccionado con metal y aislante de


poliuretano.

Ventajas y desventajas de los calentadores de plato plano:


• El comportamiento térmico es inferior a otros colectores solares que se comercializan. Su
eficiencia oscila entre 30 y 50%.
• El aprovechamiento de la luz difusa permite lograr temperaturas por encima de 40 °C en días
nublados.
• En días de radiación normal en Cuba, adquiere temperaturas superiores a los 60 °C.
• Son sensibles a la rotura del vidrio. Deben fabricarse con vidrios térmicos resistentes a impactos.
En caso de rotura del vidrio, siguen trabajando, aunque con una eficiencia inferior.
• Su montaje es sencillo, si se tiene experiencia.
• Son muy sensibles a las incrustaciones, debido a que las tuberías del plato absorbedor son finas.
El mantenimiento es complejo si se requiere una limpieza por incrustaciones. La única solución es
una limpieza química.
• Pueden trabajar con presiones en el tanque-termo superiores a 4 atmósferas.
• Por su forma apantallada, no resisten vientos fuertes, por lo que se recomienda su desmontaje en
caso de ciclones.

Calentadores solares de tubos al vacío

Los calentadores de tubos al vacío tienen el mismo principio de trabajo que los colectores de plato
plano, es decir, la radiación es recibida por el absorbedor y llevada en forma de calor hacia un
tanque acumulador. La diferencia consiste en que el absorbedor está formado por tubos en los
cuales se ha hecho vacío para disminuir las pérdidas de calor, y dentro del tubo van colocados las
secciones del absorbedor (Fig. 2).

Fig. 2. Detalle de un extremo de los


tubos en los que se ha creado vacío.

Algunos modelos están formados por tubos sencillos de vidrio, los cuales tienen en su interior un
sector de plato plano de absorción acoplado a un tubo metálico por donde fluye el líquido. En otros
modelos, el absorbedor suele ser un tubo interior con tratamiento óptico selectivo, lo que mejora
todavía más la eficiencia del colector. Entre el tubo interior y el exterior, ambos concéntricos, existe
vacío.

Existen varios modelos de colectores de tubos al vacío, en dependencia del movimiento del fluido y
el método de transferencia de calor utilizado. Los principales son (Fig. 3):
Fig. 3. Calentador solar de tubos al vacío.

• Tubos termosifónicos.
• Tubos calóricos.

En todos los casos, los tubos van directamente acoplados al tanque-termo, o a un cabezal por
donde fluye el agua o líquido que se desea calentar.

En el caso de los tubos termosifónicos, el agua del tanque-termo fluye directamente por dentro del
tubo interior, y su movimiento dentro del mismo se debe al cambio de densidad del agua más
caliente (la cual sube) y la menos caliente (la cual baja). En este caso, la presión del tanque-termo
se transmite al tubo de vidrio.

Otra variante es el calentador de tubos al vacío con tubos calóricos, que ha significado un gran
avance en la tecnología de transferencia de calor, aplicada en este caso al calentador solar. En
este modelo, por dentro del tubo de vidrio no fluye el agua, sino que tiene en su eje central un tubo
calórico para transmitir el calor solar ganado al agua del tanque-termo o cabezal.

El tubo calórico forma un sistema cerrado de evaporación-condensación, y suele ser un tubo


metálico largo y fino, herméticamente cerrado, el cual contiene un líquido en equilibrio con su vapor
(gas) a determinada presión (vacío) y temperatura. Si la temperatura aumenta, aumenta la fase
gaseosa; y si disminuye, aumenta la fase líquida. La presión (vacío) dentro del tubo se selecciona
de tal forma que empiece la evaporación a 25 °C, lo que garantiza el funcionamiento del colector
solar aún con baja radiación.

La parte superior del tubo calórico va introducida en el agua del tanque-termo o cabezal. De esta
forma, cuando la parte que está expuesta a la radiación solar (dentro del tubo de vidrio al vacío) se
calienta, genera vapor y éste sube. Cuando el vapor se pone en contacto con el agua del tanque-
termo, la cual está más fría, se condensa, bajando en forma líquida por gravedad a la parte baja
del tubo calórico. De esta forma se completa el ciclo (Fig. 4).
Fig. 4. Calentador solar de tubos al vacío:
a) termosifónico y b) tubos calóricos.

Ventajas y desventajas de los calentadores de tubos al vacío:


• Son productos de alta calidad, y dada la baja emisividad del tubo (0,08), su alta absorbencia
(0,93) y su aislamiento por vacío, se consiguen rendimientos superiores a otros tipos de
calentadores solares.
• El aprovechamiento de la luz difusa permite lograr temperaturas por encima de 40 °C en días
totalmente nublados.
• En días de radiación normal en Cuba, adquiere temperaturas superiores a los 75°C.
• El comportamiento térmico es superior a otros colectores solares que se comercializan, pudiendo
trabajar a temperaturas superiores a los 80 °C, con una eficiencia superior a 50%.
• La curvatura del tubo de vidrio (de 30 a 40 mm de diámetro) ofrece una mayor resistencia a los
impactos que los colectores planos. Su montaje es muy sencillo si se tienen experiencias.
• El mantenimiento es muy sencillo y solamente requiere de limpieza una vez al año. No son
sensibles a las incrustaciones.
• En los modelos de tubos calóricos se puede trabajar con presiones en el tanque-termo superiores
a cuatro atmósferas, no así en el modelo de tubos termosifónicos, que no resiste sobrepresiones.
• En los modelos de tubos calóricos, si un tubo de vidrio se rompe, el calentador sigue funcionando;
sin embargo, si un tubo de vidrio se rompe en el modelo de tubos termosifónicos, la instalación se
vacía y deja de funcionar.
• Por la forma aerodinámica de los tubos, resisten vientos fuertes, por lo que si el montaje ha sido
correcto, no es necesario desmontarlos durante ciclones (Fig. 5).

Fig. 5. Estructura del tubo al vacío.


D: Diámetro exterior del tubo. L: Longitud del tubo.
a: Tubo de vidrio interior. b: Capa selectiva. c: Zona de vacío.
d: Diámetro interior del tubo. e: Tubo de vidrio exterior.
f: Soporte de acero. g: Presilla.
Calentador compacto

Un calentador solar compacto está formado, en esencia, por un recipiente cerrado pintado de
negro, con una entrada y una salida de agua. Este recipiente está convenientemente aislado por el
fondo y los lados con cualquier material aislante, y por arriba (por donde le llega la radiación solar),
con un vidrio u otro material transparente (Fig. 6).

Fig. 6. Calentador compacto.

El recipiente puede tener cualquier forma, pero preferentemente debe hacerse con un tubo de un
diámetro adecuado, pues tolera más presión y es más fácil taparlo por los extremos (Fig. 7).

Fig. 7. Corte transversal


del calentador compacto.

La envoltura o caja aislante del calentador solar puede hacerse también con materiales de la
construcción, tales como ladrillos, bloques, etc. En la figura siguiente puede observarse el corte
transversal de una variante de calentador solar construido con un tubo de aluminio, ladrillos y
vidrio. Como a veces el sellado de la cubierta no puede ser perfecto, debe dejarse la posibilidad de
que salga el agua, en caso de que entre, mediante un pequeño agujero situado en la parte inferior
de la base.
Un calentador compacto bien construido y aislado, puede conservar el agua caliente inclusive por
la noche.

Tabla 1. Comparación de diferentes tipos de calentadores solares

Ventajas y desventajas de los calentadores compactos:

• Son los calentadores más sencillos que existen en el mercado. A diferencia de los otros tipos, no
requieren de tanque-termo independiente, ya que el colector hace también la función de tanque-
termo.
• El aprovechamiento de la luz difusa permite lograr temperaturas por encima de 40 °C en días
nublados.
• En días de radiación normal en Cuba, adquiere temperaturas de 60 °C.
• El comportamiento térmico es aceptable, pudiendo trabajar a temperaturas de 50 °C, con una
eficiencia superior a 50%.
• Son sensibles a la rotura del vidrio. Deben fabricarse con vidrios térmicos resistentes a impactos,
o con policarbonato estabilizado a la radiación ultravioleta. En caso de rotura del vidrio, siguen
trabajando, aunque con una eficiencia inferior.
• Su montaje es muy sencillo.
• El mantenimiento es muy sencillo, y generalmente no lo requiere.
• Soportan presiones superiores a cuatro atmósferas.
• Por su forma, resisten vientos fuertes, por lo que no hace falta su desmontaje en caso de
ciclones.
• Debido a su sencillez, es fácil su fabricación, así como su montaje y explotación.

Recomendaciones

• La generalización de los calentadores solares puede basarse tanto en la importación como en la


fabricación en Cuba, ya que, en ambos casos, la inversión es de rápida recuperación.
• Es ventajoso para la economía nacional poner en marcha un programa de fabricación de
calentadores solares en Cuba. En todo caso, los calentadores que se proyecten fabricar deben ser
los del tipo compacto, o los de tubos al vacío, y no los de plato plano.
• Los calentadores compactos son los más baratos y fáciles de construir, por lo que deben tener
prioridad en el programa.
• En caso de construirse los calentadores de tubos al vacío, deben ser de tubos termosifónicos.
Los de tubos calóricos deben dejarse para uso industrial, así como en las instalaciones donde se
requieran altas presiones (por ejemplo, para el turismo).
• Para la construcción de calentadores de tubos al vacío, deben importarse los tubos y analizar la
variante de construcción del tanque-termo de material plástico, según las experiencias obtenidas
en CUBAENERGÍA.
• Se debe considerar la fábrica de calentadores RENSOL, de Morón, dentro del programa para
ahorro de electricidad y combustibles, y no sólo para sustituir calentadores importados.

http://www.cubasolar.cu/Biblioteca/Energia/Energia55/HTML/Articulo05.htm