Está en la página 1de 2

UNMSM HIDROGEOLOGIA 2019-1

SALINIZACIÓN DE AGUAS

El agua en forma líquida es un compuesto con una gran capacidad para disolver
sales que inicialmente se hallaban en fase sólida e incorporarlas al medio
acuoso. De esta forma, es muy común que encontremos en ella un variado
número y cantidad de concentración de compuestos inorgánicos en forma iónica
que en conjunto definen su salinidad.

La salinidad es la suma de la totalidad de los iones inorgánicos disueltos, en la


naturaleza, la mayor contribución a dicho valor la realizan los compuestos
mayoritarios: Na+, Ca2+, Mg2+, K+, SO4 2- , CO3 2- o HCO3 - y en
determinados acuíferos, el NO3.

En el caso de los acuíferos, sus características específicas provocan que, a nivel


global se pueda considerar usual la existencia de procesos de salinización
natural de sus aguas, que posteriormente se verifican en sus descargas, en
formas de fuentes, lagos o humedales salinos. En muchos ecosistemas, el
exceso de salinidad es un factor que limita la supervivencia de organismos de
agua dulce, generando efectos negativos de tipo económico y para la salud

En muchos ecosistemas, el exceso de salinidad es un factor que limita la


supervivencia de organismos de agua dulce, generando efectos negativos de
tipo económico y para la salud. En otros, como los humedales o lagos salinos es
parte de su desarrollo como ecosistema. Asimismo, la salinización por ascenso
capilar del agua de los acuíferos con una elevada concentración de iones
disueltos (especialmente sodio o cloruro, aunque también elementos minoritarios
como el boro) hacia la superficie, a partir de procesos de evapotranspiración
provoca la pérdida de productividad vegetal o agrícola de extensos territorios o
modificaciones en la futura gestión de los terrenos.

La profundidad del agua subterránea suele relacionarse directamente con la


salinidad de la misma y, en paralelo, con la viabilidad técnica o el coste del
abastecimiento y riego con agua subterránea está fuertemente condicionado por
su salinidad. Por ello, la explotación de agua para abastecimiento se realiza
preferentemente entre los 0 y 500 m de profundidad, donde los acuíferos suelen
todavía presentar concentraciones bajas o moderadas de sales.

Sin embargo, bajo determinadas condiciones hidrogeológicas naturales


(elevados tiempos de residencia, muy bajos gradientes hidrogeológicos,
existencia de fracturas que conecten niveles a profundidades diversas,
variaciones locales en el grado de confinamiento o litologías favorables a la
disolución) pueden existir aguas muy salinas incluso en bajas profundidades y
que superan ampliamente dicho valor.

Página | 1
UNMSM HIDROGEOLOGIA 2019-1

La cantidad de sales que se encuentran en las aguas subterráneas tiene una


mezcla de orígenes diversos, pueden ser naturales o antrópicos, que siempre
están relacionados con el comportamiento hidrodinámico del acuífero y su
variación en el espacio y tiempo.

Los principales procesos naturales de aporte o distribución de grandes acuíferos


salinos
son:
 Existencia de aguas connatas , atrapadas en el acuífero en el mismo
momento de su sedimentación y que han mantenido su composición a lo
largo del tiempo geológico.
 Incorporación de grandes volúmenes de aguas con alto contenido salino.
En ocasiones, estas aguas se han mezclado con aguas más jóvenes y diluidas
gracias a las características que definen el flujo de agua en el acuífero y a la
estructura geológica del sistema acuífero, aunque también puede deberse al
régimen de explotación del agua subterránea.
 Ascensos de agua salinizada profunda a niveles acuíferos más someros
o a masas de agua superficiales a partir de surgencias de aguas salinas
procedentes de acuíferos con elevado tiempo de residencia, acuíferos
fósiles o paleoaguas

Página | 2