Está en la página 1de 2

OCHO DECLARACIONES PODEROSAS SOBRE EL

EVANGELISMO

Para que podamos predicar el Evangelio efectivamente, creo que primero es indispensable
entender lo que queremos hacer bajo la óptica de Dios.

Los siguientes ocho puntos nos darán la perspectiva correcta para cumplir la misión poderosa de la
Iglesia para con la humanidad:

1.Debemos entender la condición de los perdidos


Debemos creer que la gente sin Cristo están perdidos, muertos en vida, destinados al fuego eterno.
Debemos creer que sólo en Cristo hay salvación, vida y esperanza.

Romanos 3:10-12 dice:


“Como está escrito: No hay justo, ni aun uno; No hay quien entienda, No hay quien busque a
Dios.Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles; No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera
uno.”
(Leer también Romanos 1 y Apocalipsis 21:8)

Cuando la vida de alguien está en peligro, un bombero se mete en el fuego para rescartarlo; un
guardavidas se lanza al mar embravecido para salvarlo; una madre se pone delante de un auto
para proteger a su hijo… y nosotros como Iglesia de Cristo, ¿salimos a rescatar a los perdidos?

2.Debemos creer que sólo Jesucristo es el único acceso a Dios


Juan 14:6 “Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.”
Hechos 4:12 “Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los
hombres, en que podamos ser salvos.”
(Leer también 1 Juan 5:11-12, 19-21).

3.Debemos creer que los campos están listos para la cosecha


Mateo 9:37 dice: “Entonces dijo a sus discípulos: A la verdad la mies es mucha, mas los obreros
pocos.”

Juan 4:35-38 dice: “¿No decís vosotros: Aún faltan cuatro meses para que llegue la siega? He aquí
os digo: Alzad vuestros ojos y mirad los campos, porque ya están blancos para la siega. Y el que
siega recibe salario, y recoge fruto para vida eterna, para que el que siembra goce juntamente con
el que siega. Porque en esto es verdadero el dicho: Uno es el que siembra, y otro es el que siega.
Yo os he enviado a segar lo que vosotros no labrasteis; otros labraron, y vosotros habéis entrado
en sus labores.”

Amós 9:13 dice: “He aquí vienen días, dice Jehová, en que el que ara alcanzará al segador, y el
pisador de las uvas al que lleve la simiente; y los montes destilarán mosto, y todos los collados se
derretirán.”

4.Debemos creer que la Gran Comisión no es una sugerencia sino un mandato de Dios
Mateo 28:19-20 dice: “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones,bautizándolos en el
nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que
os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.”
¿Por dónde podemos empezar a evangelizar?

Hechos 1:8 dice: “pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me
seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra”

“Jerusalén” representa nuestro lugar más cercano, nuestro lugar de influencia cercano.

5.Todo cristiano nacido de nuevo es llamado a testificar de Cristo


2 Corintios 5:18-20 dice: “Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por
Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación; que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo
al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la
palabra de la reconciliación. Así que, somos embajadores en nombre de Cristo, como si Dios
rogase por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios.”

1 Pedro 2:9 dice: “Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo
adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz
admirable;”

6.Debemos creer que el Espíritu Santo nos utilizará con poder


Ya hemos leido Hechos1:8 que dice; “pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el
Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de
la tierra”
(También leer Efesios 5:18)

7.Debemos creer que Dios es el que trae o da los resultados


La obra de la conversión y el arrepentimiento no es nuestra, sino de Dios.

Hechos 2:47 dice: “alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada
día a la iglesia los que habían de ser salvos.”

1 Corintios 3:6 dice: “Yo planté, Apolos regó; pero el crecimiento lo ha dado Dios.”

8.Debemos creer que no sólo debemos hablar, sino vivir como Cristo para que el glorioso
mensaje de salvación no sea menospreciado
Una vida santa, es una vida de autoridad espiritual. De nada vale hablar de lo que no vivimos
primero.

Mateo 10:1 dice: “Entonces llamando a sus doce discípulos, les dio autoridad sobre los espíritus
inmundos, para que los echasen fuera, y para sanar toda enfermedad y toda dolencia.”

Mateo 10:5 dice: “A estos doce envió Jesús, y les dio instrucciones, diciendo:…”

Con lo que hemos visto, solo nos queda encomendarnos en las manos poderosas del Senor y salir
a predicar el evangelio. 2 Timoteo 2:6 dice: “El labrador, para participar de los frutos, debe trabajar
primero.” ¡Amén!