Está en la página 1de 6

Porción (Parashá) Bo – Éxodo 10:1 - 13:16

Por Hno. Angel Luis Soto-Cora

I. Introducción

Recordarán que desde hace algún tiempo he estado estudiando la Biblia en su contexto

(hebraico – toma en cuenta su contexto geográfico-cultural, especialmente la fecha o el tiempo y

el lenguaje original en que fue escrita, entre otros detalles. Y se trata de estudia la Torá, el

Pentateuco o los primeros cinco libros de la Biblia, atribuidos a Moisés, bajo el sistema de

Porciones o Parashot (el cual divide los libros desde Génesis a Deuteronomio en 52 porciones para

ser estudiadas en ciclos de un año). De esta forma, cada año se estudian las mismas porciones,

pero anualmente se le da un enfoque distinto a cada porción debido a su extensión (que por lo

general incluyen de 3 a 4 capítulos – O sea que, de los diferentes temas que pueden estar presentes

en cada porción anualmente se enfoca en uno distinto para ser estudiado en profundidad). Cada

porción lleva por nombre las primeras palabras con las que comienzan, en hebreo, y se relacionan

con su expresión o cumplimiento en los libros de los profetas, los escritos y en el Nuevo

Testamento.

Esta semana la porción estudiada se llama Bo; que en español significa: entra, ven o ve (del

verbo, ir)… Esta noche no seré tal extenso, pero solicito su mas profunda reflexión sobre el tema…

II. Desarrollo

A. Éxodo 10:1-2, comienza diciendo:

Jehová dijo a Moisés: Entra a la presencia de Faraón; porque yo he endurecido su corazón,


y el corazón de sus siervos, para mostrar entre ellos estas mis señales, y para que cuentes a
tus hijos y a tus nietos las cosas que yo hice en Egipto, y mis señales que hice entre ellos;
para que sepáis que yo soy Jehová.

Y luego de estas palabras, la porción que comienza con el anuncio de la 8va plaga continúa
relatando lo sucedido sobre las 10 plagas de Yahveh contra Egipto.

1. La 8va – la plaga de las langostas.

2. La 9na – los tres días en tinieblas.

3. Y finalmente la 10ma – la muerte de los primogénitos.

B. Ya conocemos, por estudios anteriores sobre el tema de las 10 plagas de Yahveh sobre Egipto

en los tiempos de Moisés, que estas tenían varios propósitos; entre ellos, demostrar a los

egipcios, y a los hebreos, que Yahveh o Yehovah, es el único Dios vivo, que esta sobre todos

los dioses de Egipto; el único Dios Eterno y Todopoderoso, Creador de la Tierra y de todo lo

que en ella había (para la gente de la época de Moisés, y el creador del universo para nosotros,

que sabemos un poco mas sobre la grandeza de la creación del Altísimo). Y era que, no solo el

pueblo egipcio, sino que también el pueblo hebreo, creían en la existencia de muchos dioses;

recuerden que los hijos de Israel estuvieron 400 y pico de años esclavizados en Egipto, por lo

que aquellos descendientes de los hijos directos de Israel que entraron a Egipto por medio de

José tenían que haber olvidado al Dios de sus antepasados, Abraham, Isaac y Jacob.

C. De esta manera, con la manifestación de las plagas, Yahveh le demostraba al faraón, que El

era Dios, y no el faraón ni los dioses egipcios. Recuerden que, para aquella época, y según la

religión egipcia antigua, el faraón era el hijo de Dios, por lo tanto, Dios.

Yahveh fue demostrando su poder sobre cada dios egipcio, comenzando por el Nilo convertido

en sangre…

1. El río Nilo – Era un dios para los egipcios, porque consideraban a aquel caudaloso rio,

como uno de los dioses de la vida, al proveer por el agua, vida a los demás seres vivientes.

Y que también era la morada del Dios Apofis, una serpiente cobra (por eso ven la cabeza

de una cobra en muchas imágenes antiguas de Egipto). Cuando Yahveh lo convirtió en


sangre, dijo Yo soy Yahveh, el Dios Altisimo sobre el cual no hay otro dios…

2. Las ranas – Simbolizaban a la diosa Heket – Una diosa con cabeza de rana, diosa de la

fertilidad y de la abundancia; las ranas emergen del agua (vean la relación con el río Nilo).

Cuando Dios por medio de Moisés hizo cundir de ranas todo Egipto, daba a entender que

el control de la abundancia y de la vida lo tenia El. Yo soy Yahveh, el Dios Altisimo sobre

el cual no hay otro dios…

3. Los piojos – Eran realmente molestos a los egipcios. Pueden ver en películas y otros

medios, al los egipcios y egipcias afeitados, porque los piojos y las liendres eran un

problema real para ellos… por medio de esta plaga Dios les decía a los egipcios: Yo soy

Yahveh, el Dios Altisimo sobre el cual no hay otro dios… Y tengo el control sobre ustedes.

4. Luego, las moscas – para los egipcios las moscas simbolizaban la fuerza y el dominio,

añadiéndole también la persistencia y perseverancia. Así como las moscas toman el

dominio de aquello que les atrae, demuestras ser persistentes con su presencia. Así, Dios

les demostraba su poder, dominio y persistencia sobre ellos, les decía y repetía: Yo soy

Yahveh, el Dios Altisimo sobre el cual no hay otro dios, ¡Yo tengo la fuerza y dominio

sobre ustedes!

5. Le siguió la muerte del ganado egipcio – Con esto Dios les demostró que él es Yahveh –

el único Dios que tiene el control de la vida.

6. Con las ulceras, Yahveh demostró que tenia el control de sus cuerpos, con el granizo, que

La tenía (y tiene) el control sobre la tierra, con las langostas, que El tenía (y tiene) el control

sobre la naturaleza productora de los frutos y alimentos. Y dejando todo en tinieblas por

tres días, que El estaba por encima del Dios sol.

7. Entonces llega la décima plaga – la muerte de los primogénitos…


D. Y aquí vamos a detenernos en nuestra reflexión un rato, porque esta parte se relaciona con

la pascua, que es una de las santas convocaciones de Yahveh a su pueblo, y que nosotros

lo celebramos como la santa cena. Y podemos conocer que los primogénitos son algo

especial para el Dios Altísimo.

1. Es en esta parte del tema que termina esta porción de la cual les hablo.

E. Luego de la muerte de los primogénitos y de la salida de los hijos de Israel del Egipto, Dios

le dice algo muy especial a Moisés: Éxodo 13:2

Conságrame todo primogénito. Cualquiera que abre matriz entre los hijos de Israel, así

de los hombres como de los animales, mío es.

F. Y es interesante porque no es desde aquí que el Altísimo toma posesión de la primogenitura

(hablando de forma general sobre todo aquello que es lo primero).

1. Desde la misma creación vemos que todo pertenece a Yahveh o Yehovah, sino que lo

primero es especial.

2. Dios es soberano, y como creador de todo, todo le pertenece…

3. El Dios Altísimo nos ha permitido administrar sus bienes a favor nuestro, con una

condición bien especial, que reconozcamos que de todo lo que existe, lo primero le

pertenece a Él.

a. Y que cuando reconocemos eso, le honramos de manera especial, y cumplimos con

el primero de los dos más grandes mandamientos que Jesús identificó:

En Mateo 22:36 y Marcos 12:28 - leemos que un fariseo se le acercó y le preguntó:

Maestro, ¿Cuál es el gran mandamiento en la ley y el más grande de todos? Y el le

contestó: Oye Israel, el Señor nuestro Dios, el Señor uno es. Y amarás al Señor tu

Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus
fuerzas. Este es el principal mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu

prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos depende toda la ley y los

profetas.

III. Conclusión

A. Cuando reconocemos que lo primero es de Dios, se lo damos, y le damos a El la

prioridad en todo, El nos bendice.

B. Nos bendice porque le honramos y lo reconocemos como Yahveh, el Dios Altisimo

sobre el cual no hay otro dios…

1. Cuando abrimos los ojos en la mañana y lo primero que hacemos es orar a El,

y presentarle desde el comienzo nuestro día de viva le decimos: Tu eres Yahveh,

el Dios Altisimo sobre el cual no hay otro dios…

2. Cuando guardamos sus mandamientos, estatutos y sus leyes (como dice la

Biblia que hizo Abraham, e hizo Jesús), sin palabras le decimos: Tu eres

Yahveh, el Dios Altisimo sobre el cual no hay otro dios…

3. Cuando por medio de los mandamientos hacemos justicia, misericordia y

bondad, sin palabras le decimos: Tu eres Yahveh, el Dios Altisimo sobre el cual

no hay otro dios…

4. Cuando del producto de nuestro trabajo, lo primero que hacemos, no lo último,

lo primero que sacamos es nuestro diezmo para El, sin palabras le estamos

diciendo: Tu eres Yahveh, el Dios Altisimo sobre el cual no hay otro dios…

5. Cuando al final de nuestro día, en la noche antes de acostarnos a descansar

durmiendo, nos presentamos a El en oración y le agradecemos la vida que nos

dio, su misericordia y su bondad, le estamos diciendo: Tu eres Yahveh, el Dios


Altisimo sobre el cual no hay otro dios…

6. Cuando reconocemos que Jesús, el Unigénito de Dios es el Mesias de Israel,

redentor y salvador nuestro, le estamos diciendo: Tu eres Yahveh, el Dios

Altisimo sobre el cual no hay otro dios…

7. Cuando le dedicamos nuestra vida a Yahveh, por medio de su Hijo Jesús, y

cuando procuramos vivir conforme su Espíritu Santo nos lleva por nuestra vida,

no le estamos diciendo: Tu eres Yahveh, el Dios Altisimo sobre el cual no hay

otro dios… Lo estamos demostrando: por eso en apocalipsis 14;12 dice: Aquí

está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la

fe de Jesús. Porque la fe, sin obras es muerta.

También podría gustarte