Está en la página 1de 5

BIODESCODIFICACION: LAS RODILLAS

26 de julio de 2014 a las 20:06


RODILLAS.-
Tus padres. La rodilla derecha es el padre y símbolo de autoridad, poderes
no materiales. La rodilla izquierda es la madre y las fuentes de poder
materiales. La
parte de atrás de las rodillas, representa a los abuelos que son nuestros padres
verdaderos. De alguna manera, sea físicamente o no, todos tenemos o hemos
tenido
algún problema de rodilla ya que es uno de los lugares en el que se manifiesta
a menudo
el ego y nuestra conciencia de la relación espiritual con nuestros padres y con
la fuente
de la vida.

Las Rodillas: “El Orgullo Y El Yo”


Las rodillas son la segunda articulación de las piernas. Cargan el peso del
cuerpo cuando estamos de pie y se necesitan para caminar, para subir y bajar
escalones, para sentarse, para descender, etc.
Las rodillas se relacionan con el orgullo, el sometimiento, la modestia y la
humildad. Representan nuestra capacidad de ceder, de soltar, en nuestra
relación con los otros. No querer doblegar las rodillas indica una actitud
orgullosa e inflexible. Caer de rodillas es una llamada a la humildad, a que
abandonemos la arrogancia o el orgullo respecto a alguna situación que
estemos viviendo.
En astrología se dice que el signo de capricornio controla la articulación de la
rodilla y el regente de este signo es Saturno. Tal vez por ese motivo se dice
que las personas muy “saturninas” (es decir rígidas) suelen acabar con
problemas de rodillas
En el maestro y las magas, Alejandro Jodorowsky explica que cada una de
nuestras edades vive en nosotros. Si los huesos son seres, las articulaciones
son puentes por donde hemos de atravesar el tiempo. Dice respecto a las
rodillas:
“Asalta esa fortaleza al parecer inexpugnable que son tus rodillas. Por delante
presentan una coraza al mundo, pero detrás, en la intimidad, te ofrecen la
sensualidad del adolescente.
Las rodillas conquistan el mundo, te permiten ocupar como un rey tu territorio,
son los caballos feroces de tu carro. Pero si no sigues subiendo, madurando,
ahí te quedarás, encerrado en tu castillo”
Las lesiones de menisco, constituido por cartílago que hacen posible la
articulación y rotación de la rodilla, se producen a causa del sobreesfuerzo.
Puede que con una excesiva actividad exterior, huyamos desmesuradamente
de solucionar algún conflicto interior. Tras la operación de menisco, los
afectados deben restringir el movimiento. A este proceso, sería conveniente
que le siguiera una toma de conciencia de cuales son nuestros límites y de que
manera los estamos trascendiendo, al tiempo que nos deberíamos preguntar
de qué asunto íntimo estamos “queriendo escapar”.
Los dolores en las rodillas son aliados que nos pueden ayudar a reflexionar
sobre nuestra relación con la jerarquía: la dominación y el sometimiento con lo
que nos rodea; sobre nuestra excesiva rigidez; e incluso nos puede invitar a dar
un repaso autobiográfico de nuestra salida del mundo adolescente, por si algo
que allí no se terminó de elaborar, sigue llamando nuestra atención a través de
alarmas en la zona corporal que representa a esa edad, las rodillas. Si no
dedicamos tiempo y energía a solucionar los problemas del “submundo”
referidos a lo anterior, todo ese tiempo y energía se concentra en una
hiperactividad fuera de nosotros, demasiado orgullosos e inflexibles para
admitir que debemos transformarnos, y en esta huida desmesurada, se rompen
los límites de nuestra capacidad física, dando problemas en los meniscos.
En lugar de vivir estos problemas de salud como algo negativo y sin sentido,
sería mejor escucharlos como si de maestros se trataran. Seguro que traen un
mensaje sanador para nosotros.

LAS RODILLAS y las emociones.


Las rodillas son la segunda articulación de las piernas.
Cargan el peso del cuerpo cuando estamos de pie y se necesitan para caminar,
para subir y bajar escalones, para sentarse, para descender, etc.
Como el cuello, se relacionan con la flexibilidad, sólo que ellas hablan de
inclinarse y de ser
orgulloso, del yo y de la obstinación. Con frecuencia, cuando avanzamos, nos
da miedo
inclinarnos y nos ponemos tiesos. Y eso vuelve rígidas las articulaciones.
Queremos avanzar,
pero no cambiar nuestra manera de ser. Por eso las rodillas tardan tanto en
curarse, porque
está en juego nuestro yo.
Las rodillas tardan en curarse porque en ellas están en juego nuestro orgullo y
nuestra
autojustificación.
La próxima vez que tenga algún problema con las rodillas, pregúntese de qué
está
justificándose, ante qué está negándose a inclinarse. Renuncie a su
obstinación y aflójese. La
vida es fluencia y movimiento, y para estar cómodos debemos ser flexibles y
fluir con ella. Un
sauce se dobla y se mece y ondula con el viento, y está siempre lleno de gracia
y en armonía
con la vida.
Falta de humildad.
Rigidez mental.
Resistencia en avanzar.
Conflicto con la autoridad.
Arrogancia, obstinación y resistencia que hace que avancemos con sufrimiento.
Resistencia emocional al curso de los acontecimientos.
Conflicto irritación mental que nos impide aceptar las cosas.
Sometimiento a nuestro egoísmo.
SOLUCIÓN POSIBLE:
Humildad.
Aceptación.
Entrega.
Las rodillas se relacionan con el orgullo, el sometimiento, la modestia y la
humildad.
Representan nuestra capacidad de ceder, de soltar, en nuestra relación con los
otros. No querer doblegar las rodillas indica una actitud orgullosa e inflexible.
Caer de rodillas es una llamada a la humildad, a que abandonemos la
arrogancia o el orgullo respecto a alguna situación que estemos viviendo.
En astrología se dice que el signo de capricornio controla la articulación de la
rodilla y el regente de este signo es Saturno.
Tal vez por ese motivo se dice que las personas muy “saturninas” (es decir
rígidas) suelen acabar con problemas de rodillas

En el maestro y las magas, Alejandro Jodorowsky explica que cada una de


nuestras edades vive en nosotros. Si los huesos son seres, las articulaciones
son puentes por donde hemos de atravesar el tiempo.
Dice respecto a las rodillas:
“Asalta esa fortaleza al parecer inexpugnable que son tus rodillas. Por delante
presentan una coraza al mundo, pero detrás, en la intimidad, te ofrecen la
sensualidad del adolescente.
Las rodillas conquistan el mundo, te permiten ocupar como un rey tu territorio,
son los caballos feroces de tu carro. Pero si no sigues subiendo, madurando,
ahí te quedarás, encerrado en tu castillo”
Las lesiones de menisco, constituido por cartílago que hacen posible la
articulación y rotación de la rodilla, se producen a causa del sobreesfuerzo.
Puede que con una excesiva actividad exterior, huyamos desmesuradamente
de solucionar algún conflicto interior.
Tras la operación de menisco, los afectados deben restringir el movimiento. A
este proceso, sería conveniente que le siguiera una toma de conciencia de
cuales son nuestros límites y de que manera los estamos trascendiendo, al
tiempo que nos deberíamos preguntar de qué asunto íntimo estamos
“queriendo escapar”.
En lugar de vivir estos problemas de salud como algo negativo y sin sentido,
sería mejor escucharlos como si de maestros se trataran.

Diccionario Jacques Martel:


Las rodillas: Mi flexibilidad, mi amor propio, mi orgullo, mi testarudez.

Louise L. Hay:
Causa probable: Representan el orgullo y el yo. Soy flexible y me muevo con
soltura. Orgullo
y obstinación. Incapacidad de inclinarse. Temor. Inflexibilidad. Terquedad.
Nuevo modelo mental: Perdón, comprensión, compasión. Me inclino y me
muevo con
soltura. Todo está bien.

LISA BOURBEAU
BLOQUEO FÍSICO: La definición que sigue abarca todo problema que pueda
afectar la función
natural de la rodilla y todo dolor en ella.
BLOQUEO EMOCIONAL: Un dolor en la rodilla o un problema que perjudique
una de sus
funciones es señal de una falta de flexibilidad en la forma de enfocar el
porvenir. Dicho dolor se
manifiesta en la persona que es orgullosa o testaruda y que no quiere
doblegarse ante las ideas
o los consejos de los demás. Esta persona se ocasiona más perjuicio que
beneficio con esta
actitud inflexible porque se impide encontrar medios más fáciles para hacer
frente a su futuro.
BLOQUEO MENTAL: Este dolor te dice que dejes de creer que eres flexible.
Recuerda que tu
cuerpo siempre quiere advertirte de algo de lo que no eres consciente. No
tienes por qué tener
miedo de perder el control si aceptas las ideas nuevas de los demás y si
permites enfocar tu
porvenir o el de aquellos a quienes amas de otra manera. No tienes que seguir
creyendo que
doblegarte quiere decir arrodillarte ante los demás o ser una persona sumisa.
Tu inflexibilidad
puede provenir del miedo a ser como tus progenitores. Date cuenta de que
eres un ser distinto
a tus padres y que, aun cuando existan similitudes, tú puedes dirigir
BLOQUEO ESPIRITUAL: Para conocer el bloqueo espiritual que te impide
responder a una necesidad importante de tu SER, utiliza las preguntas
sugeridas.

 Para precisar mejor la causa de tu problema físico, hazte las siguientes


preguntas: BLOQUEO FÍSICO: "¿Qué adjetivos pueden describir mejor lo que
siento en mi cuerpo?". Tu respuesta representará lo que sientes ante la
persona o la situación que ha desencadenado el mal. BLOQUEO
EMOCIONAL: "¿Qué me impide realizar esta enfermedad?". Tus respuestas a
esta pregunta representan al deseo o los deseos bloqueados. "¿A qué me
obliga esta enfermedad?". Retoma esta respuesta (o respuestas) y agrega la
palabra "no" al principio de cada uno de ellas. Estas frases representan tus
deseos bloqueados. BLOQUEO ESPIRITUAL: "Si me permitiera estos deseos,
¿qué sería?" (Utiliza los deseos encontrados en la etapa anterior). La respuesta
a esta pregunta corresponde a una necesidad profunda de tu ser, bloqueada
por alguna carencia. BLOQUEO MENTAL: "Si en mi vida me permitiera ser..
(Repite la respuesta de la pregunta anterior), ¿qué podría sucederme de
desagradable o de no aceptable?". La respuesta a esta pregunta corresponde
a la creencia no benéfica que bloquea tus deseos y te impide realizar tu
necesidad, creando así el problema físico. Cuando conoces la creencia no
benéfica o la manera de pensar que te impide ser lo que quieres, lo primero
que debes hacer para transformarte es permitirte haber tenido la necesidad de
creerla, estableciendo contacto con el niño que habita en ti y que la creyó
después de haber experimentado un sufrimiento. Después,pregúntate si
todavía la necesitas realmente para ser feliz. Si la respuesta es afirmativa, ello
es señal de que todavía te es útil. Tú eres quien gobierna tu vida,de modo que
puedes seguir creyendo en ella, pero debes saber que, al actuar así,obtendrás
los mismos resultados que han obtenido hasta ahora. No esperes ningún
cambio. Si estás convencido de que esta creencia todavía es cierta pero que el
hecho de creerla no te hace feliz, verifica en tu interior si estás tan convencido
de tus respuestas.

También podría gustarte