Está en la página 1de 12

ESO-PNP- CÁTEDRA INTEGRADA DE LENGUAJE II

NIVELES DE LA LENGUA

La lengua o idioma como un código puesto en dinamismo por una determinada comunidad idiomática
sufre variantes que no deben estar al margen de nuestra atención. Quien emplea la lengua para
comunicar algo debe procurar la comprensión del mensaje y debe adaptar su comportamiento lingüístico
a las distintas situaciones que ofrece sus oyentes o lector ocasiona una tácita censura que se convierte
en una especie de sanción social, de aprobación o desaprobación. Esta valoración social de los modos
individuales y el temor a la sanción trae como consecuencia la necesidad de la corrección, lo cual sólo
tiene que ver con la forma más no con la significación, de allí que algunos autores piensen que si una
expresión de por sí inteligible, no interesa la corrección; pues la exigencia mínima para todo uso
lingüístico en su inteligibilidad, es decir, su propiedad.

La exigencia de la comunidad hablante, según normas establecidas a base de principios o razonamientos


que fundamentan la legitimidad del uso idiomático, constituye los "criterios de corrección".

Es conveniente aclarar que hay normas generales exigidas a toda la comunidad y normas particulares
que rigen sólo para determinados sectores más o menos amplios de hablantes; unas y otras toman en
cuenta situaciones y niveles de uso, lo que da al lugar a los dialectos sociales o geográficos. En tal
sentido, al examinar estas variantes lingüísticas, necesariamente tenemos que referirnos a las diferentes
circunstancias o factores que determinan los niveles de lengua.

Entonces, podemos entender por niveles de la lengua los matices especiales que un grupo social da al
idioma, según circunstancias tales como ubicación geográfica, educación, influencia ambiental,
ocupación, profesión, sexo y edad.

Al decir matices especiales nos referimos a las peculiaridades en diferentes aspectos de la lengua: léxico,
semántico, fónico y morfosintáctico. Al respecto LACAU-ROSETTI (1965:259-262) considera :

1. EL FACTOR GEOGRÁFICO

El ambiente geográfico condiciona a la lengua, en este sentido tenemos:

a) LENGUA GENERAL

Es la legua tipo, la depositaria de los principios fundamentales y opositores del sistema, por tanto, es el
modelo general para todos los hablantes de la comunidad lingüística porque posee el acervo común de
signos y sus reglas combinatorias.

Este nivel de lengua excluye los regionalismos y los usos particulares de los diversos dialectos y hablas;
por eso, al usar la lengua general, valiéndonos de términos comunes a todos los hablantes evidenciamos
la norma general.

Entonces, al usar la lengua general lo que pretendemos es ser entendidos por un mayor número de
personas; de este modo, la norma general permitirá a todo hispanoparlante entender mensajes de otro
hablante del español aun cuando vivieren en regiones muy distantes y distintas. Por ello, la frase: "El
guardameta cogió el balón" puede ser entendida por un filipino, un peruano, un guatemalteco, un andaluz,
un chileno o por un salteño porque, en ella, está presente la norma general.

b) LENGUA REGIONAL
1
Dr. Waldir Díaz
ESO-PNP- CÁTEDRA INTEGRADA DE LENGUAJE II

El conjunto de características particulares que adquiere el uso del sistema en una determinada zona,
región o país de la comunidad lingüística determina la configuración de la lengua regional, la que no es
sino la plasmación de una norma regional de la lengua. Así, pues, frente a la norma general que afirma
la semejanza entre los dialectos están las normas regionales, las cuales se diferencian entre sí en virtud
de peculiaridades que homogenizan a las hablas de dicha zonas, regiones o países.

De esta manera, el uso de cualquier de estos niveles de la lengua se comporta como un sello que revela
pertinencia o querer pertenecer a un determinado espacio geográfico de la lingüística. Veamos los
ejemplos: Si el hablante prefiere decir: "¡Atiza la candela! " o "¡Riega la sementera!", revela su
procedencia rural. Por el contrario, si dice: "Aviva el fuego" o "Riega las plantas", con ella está delatando
su procedencia urbana.

2. EL FACTOR CULTURAL

Como afirma Jean DUBOIS ( 1983: 164)y otros en su Diccionario de lingüística, que:

La cultura es el conjunto complejo de las representaciones, de los juicios ideológicos y de los


sentimientos que se transmiten en el seno de una comunidad (... ) La cultura -comprende así
singularmente todas las maneras de representarse el mundo exterior, las relaciones entre los seres
humanos, los otros pueblos y los restantes individuos.

La cultura actúa de manera directa en la lengua de cada uno de los integrantes de la comunidad
lingüística, en este sentido tenemos:

a) LENGUA CULTA

El uso de ésta refleja un nivel académico calificado, un grado superior de cultura, es decir, revela una
buena instrucción del hablante porque ha logrado un acopio grande de conocimientos.

La lengua culta permite una óptima comunicación entre quienes la usan. Esta norma culta se evidencia
en los periódicos de aceptación pública, en la radio, en la televisión, tratados científicos, filosóficos y
obras literarias.

En la lengua culta, también puede considerarse a la lengua cuidada cuyos usuarios son todos aquellos
que no han logrado un alto grado intelectual pero tienden a semejarse al habla culta y alejarse del habla
vulgar. Desde el punto de vista social, esta es la lengua popular que se opone al culto, al técnico y al
grosero o vulgar. Es lo que podría llamarse lengua coloquial o corriente que revelará el origen modesto
del hablante o bien que el hombre culto tiene el deseo de parecer franco, espontáneo o campechano.

b) LENGUA VULGAR

Es el nivel de la lengua rechazado y combatido por el habla culta y cuidada, ya que el habla vulgar usa
palabras y giros bastardos y groseros que reflejan un nulo grado cultural, imperfecta educación y un
comportamiento marginal decadente de las personas. Por ejemplo: “joder”, “guita”, “achicar”. Estos
vulgarismos son intencionados, propios del lumpen (clase social más baja, inculta y que no ocupa lugar
en el proceso de producción). Estos giros, que pueden formar el repertorio de la replana, no deben ser
confundidos con aquellos vulgarismos espontáneos en que incurren los hablantes de escolaridad
restringida (como los campesinos) quienes en su lengua rural pueden incurrir en vulgarismo
evidenciando, con ello, una lengua rústica que no es intencionalmente vulgar y es, por lo tanto,

2
Dr. Waldir Díaz
ESO-PNP- CÁTEDRA INTEGRADA DE LENGUAJE II

"perdonable". Ejemplos: cuando dice "maiz." acentuado en la [á] y no en la [í], "aura" por "ahora" o
"mesmo" en vez de mismo.

Así, bien puede afirmarse los hablantes del nivel de la lengua culta usan la norma culta; ésta, entonces,
habrá de servir como modelo de corrección para los demás hablantes.

En cambio, la lengua vulgar se relaciona con la norma vulgar o baja que, lejos de conservar la lengua, la
corrompe, la degenera.

c) LENGUA CIENTÍFICA Y TÉCNICA

Cabe señalar que cada ciencia, profesión o arte necesita valerse de un vocabulario específico para hacer
conocer los objetos o conceptos que le son propios. En este sentido conocemos la existencia de las
lenguas técnicas (como la medicina, la gramática, el derecho, la ingeniería, la educación, la Psicología,
la biología, etc.).

La lengua científica es exacta, precisa, sin ambigüedades, pues establece una relación directa con la
realidad designada; por eso se dice que es denotativa. Es decir, es aquella lengua rigurosa, que presenta
en su léxico la terminología de las diferentes disciplinas científicas. Aquí se considera la lengua
profesional, la cual tiene un vocabulario especializado para designar sus conceptos, tareas, instrumentos,
técnicas y procesos; por eso, está relacionado con el lenguaje científico y técnico. Como en las
profesiones se usa el nivel culto de la lengua, entonces la lengua profesional es una variante del nivel
Standard de la lengua general. Por ejemplo, se da los tecnicismos propios de cada uno de ellas:
"tomografia" "biopsia" (Medicina), grafema, semantema, fonema, alófono (Lingüística), sobreseído, delito
estupro (Derecho), topografia, cálculo diferencial (Ingeniería), currículo, pedagogía, sesión de
aprendizaje, (educación), memoria, desarrollo humano, conducta atención, percepción (Psicología). Lo
anterior son buenos ejemplos de jerga profesional.

d) LENGUA POÉTICA

La lengua poética tiene un carácter especial, sólo mencionaremos de manera general, donde cuyos
mensajes son muy elaborados y trabajados; por eso, es que puede caracterizarse como muy culta, en la
tarea de expresar belleza al exteriorizar sentimientos y emociones.

3. EL FACTOR SOCIAL

Es posible que el hablante pueda transitar por varios niveles de la lengua al recorrer ámbitos diversos, al
encontrarse en distintas situaciones y al establecer disímiles relaciones. Así, puede evidenciar el nivel
formal de la lengua (si es que realiza una exposición en la universidad), pasar al nivel informal si conversa
con sus padres o descender hasta el nivel vulgar si es que charla con sus compañeros en un bar, y,
claro, estos niveles se evidencian en consonancia con los contextos en que no hallemos y de acuerdo
con los interlocutores que tengamos. Lo que Chomsky calificaría como una multicompetencia

3.1. LENGUA FORMAL

Se caracteriza por una mejor elaboración de los mensajes en los que se patentiza un mayor cuidado y
esmero en el uso de la lengua por el apego a la corrección idiomática y al nivel culto.

Su registro lingüístico impone mayor formalismo, por eso, su uso se da en situaciones más
convencionales y calificadas: en centro de estudio, en las oficinas, en la radio, en la televisión, en el trato
con su líder, profesor, o con personas con quienes no tenemos frecuentemente contacto.
3
Dr. Waldir Díaz
ESO-PNP- CÁTEDRA INTEGRADA DE LENGUAJE II

Así en estas pequeñas parcelas sociales, usamos con mayor fidelidad las reglas gramaticales, no
expresamos con un vocabulario seleccionado y cuidamos mucho el aspecto fonético y ortográfico.

3.2. LENGUA INFORMAL

Es más espontánea; en ella, predomina una expresión más llana que tiende a lo popular. Esta se plasma
en las relaciones cotidianas, por eso, pertenece al nivel coloquial que bien podría situarse entre la lengua
culta y la lengua vulgar. Se usa en el ambiente familiar y amical; su registro lingüístico tiene giros y
palabras de connotaciones muy especiales que no lo usaríamos, tal vez, fuera de esos ámbitos.

El factor social también determina ciertas lenguas especiales y sus usos los que están condicionado por:

a) Las clases sociales.

Compare usted las ocupaciones, valores y objetivos de diferentes estratos y capas y podrá ver cómo ello
se refleja en sus usos lingüísticos. Por ejemplo, en algunos estratos altos de nuestra sociedad se usa un
vocabulario que representan modos o valores propios de un grupo social: ¡Qué regio! Se trata, pues, de
lenguas especiales, o en la siguiente, dos damas se saludan así "¡Hola querida!" (si es que no usan el
"¡Hello darling!". En la clase media o popular: "¡Que tal amiga!". Y en el lumpen: "quiubo choche".

b) Oficios y profesiones.

Los distintos sectores profesionales tienen un vocabulario propio, vinculado con sus actividades
específicas (hematoma, lipotimia, traqueotomía, dirán los médicos; demanda, exhorto, aparecerán en el
lenguaje de los abogados; ciclotrón, neutrino, fisión, serán términos usados por los físicos. Sin embargo,
es evidente que con la rápida difusión de los conocimientos, muchas voces de la lenguas técnicas han
pasado a la lengua general: nuclear, atómico, electrónico, radar, retropropulsión, psicosis, trauma,
psicoanálisis.

c) El sexo

También éste, como factor externo, determina la existencia del habla de los hombres y de las mujeres.
En cada uno de ellos, hay usos vedados para uno y para otros. Así, el empleo de "¡Qué regio!" se vería
muy raro, afectado y amanerado en los labios de un hombre. También Se da en el tono de su habla, es
decir, el sonido de la expresión de las mujeres mayormente es agudo y suave y, de los hombres es grave.

Es la edad, la que condiciona para que tenga un tipo de lengua. En este sentido, será diferente la lengua
de un niño, con la lengua de un adolescente o de un adulto. También llamado cronolecto

6. TIPOS DE LENGUA

En cuanto a los tipos de lengua, LACAU-ROSETTI expone: conviene confundirlos con los niveles de
lengua. Los tipos de lengua están relacionados con la actitud del hablante, con la intención con que éste
utiliza los signos lingüísticos. Son tres: discursivo, expresivo, y activo.

a) LA LENGUA DISCURSIVA

4
Dr. Waldir Díaz
ESO-PNP- CÁTEDRA INTEGRADA DE LENGUAJE II

Si el hablante se propone hablar simplemente, comunicar su contenido en la forma más objetiva


posible, sin enriquecerlo con la fantasía, ni cargarlo de matices afectivos, utilizará la lengua discursiva o
informativa. Ejemplo:

Facundo Quiroga muere asesinado en barranca Yaco. Su temeridad inconsciente lo llevó a


la muerte.

b) LENGUA EXPRESIVA.

Pero si el hablante se propone recrear este mismo hecho con intensión de escribir una obra artística
recurrirá a la lengua expresiva-literaria, que se vale de ciertos recursos sugeridores, del modo de sentir,
de valorar, de imaginar del autor (…).

Frente a estos matices expresivos de la lengua literaria, la lengua discursiva se nos presenta como una
lengua neutra. Ejemplo:

Pero al brillar el día sobre Barranca Yaco

sables a filo y punta menudearon sobre él

muerte de mala muerte se lo llevó al riojano

y una de puñaladas lo mentó a Juan Manuel.

Ya muerto, ya de pie, ya inmortal, ya fantasma,

se presentó al infierno que Dios le había marcado,

y a sus órdenes iban, rotas y desangradas,

las ánimas en pena de hombres y caballos.

Jorge Luis Borges.

Las formas expresivas aparecen también en la lengua coloquial (interjecciones, exclamaciones,


oraciones unimembres, etc.).

5
Dr. Waldir Díaz
ESO-PNP- CÁTEDRA INTEGRADA DE LENGUAJE II

c) LA LENGUA ACTIVA

A veces los hablantes, mediante el uso de determinadas expresiones tratan de actuar sobre los
demás, de influir sobre ellos, de persuadirlos o predisponerlos en una determinada dirección. Utilizan
para ello la lengua activa. Por ejemplo: La oración interrogativa y el modo potencial se usan para impulsar
cortésmente a la acción, sin mostrar exigencia:

¿Puedes prestarme tu trabajo de investigación?

El diminutivo sirve para atenuar una situación y tranquilizar la inquietud de nuestro interlocutor:

Espéreme un momentito.

Hágame ese trabajito.

(Obsérvese el valor atenuador de me, que destaca el carácter de favor personal de este pedido).

EL VERBO 1

El verbo es la palabra por excelencia que expresa el juicio mental incluyendo sus términos
esenciales y el sujeto…

Asís como los sustantivos designan los objetos, y los adjetivos las cualidades de estos
objetos, está en el verbo la expresión de los cambios, movimientos, alteraciones de estos
mismos objetos en relación con el mundo exterior.

A) CONCEPTO.

1
SECO, Rafael. Manual de gramática española. E9na Edición, página. Edit. Aguilar , Pág. 54
6
Dr. Waldir Díaz
ESO-PNP- CÁTEDRA INTEGRADA DE LENGUAJE II

Criterio semántico: Cuando el verbo se refiere al sujeto expresado principalmente acción, inacción,
estado o existencia

Criterio morfológico (accidentes gramaticales o morfemas flexivos). El verbo varía en su forma,


expresando cuatro morfemas flexivos: dos comunes: número y persona; dos privativos: modo y
tiempo.

Criterio sintáctico: El verbo dentro de la oración funciona como núcleo del predicado.

B) ESTRUCTURA.
El verbo se compone de las siguientes partes:

 una base o raíz que manifiesta un morfema léxico.


 uno o más sufijos de flexión que manifiestan los morfemas flexivos, tradicionalmente
llamados accidentes gramaticales:
-número

-persona

-tiempo

-modo

-aspecto

raíz sufijos de flexión

am- -o

am- -é

am- -aré

la raíz /am-/ da la idea de “amar”

7
Dr. Waldir Díaz
ESO-PNP- CÁTEDRA INTEGRADA DE LENGUAJE II

Los sufijos de flexión: /-o/

/-e/ expresan “persona, número”

/-aré/ “tiempo y modo”

C) CLASES DE VERBO
Sintácticamente los verbos se clasifican en:

 Copulativos
 No copulativos
 Transitivos
 Intransitivos
 Reflexivos o reflejos
 Recíprocos
 Auxiliares
1. Copulativos. Necesitan de una palabra sustantivo o adjetivos, para completar la idea de la
expresión.
Los más usuales de estos verbos son: ser, estar, parecer, yacer y soler.

Tú eres Verónica parece

Tú eres optimista Verónica parece angelito

2. No copulativos. No necesitan de un sustantivo o adjetivo para completar la idea de la


expresión.
Ejemplo:

Arturo llegó rápido

3. Transitivos: Llevan objeto directo, por ello pueden pasar a voz pasiva.
Ejemplo:

El regala flores (voz activa)

8
Dr. Waldir Díaz
ESO-PNP- CÁTEDRA INTEGRADA DE LENGUAJE II

Las flores son regalados por él (voz pasiva)

4. Intransitivos. No llevan objeto directo por lo tanto no pueden pasar a voz pasiva.
Ejemplo:

Tú lees con tus amigos.

5. Reflexivos o reflejos. Cuando la acción verbal realizada por el sujeto retorna al mismo sujeto.
Ejemplo

Yo me lavo.

6. Verbos recíprocos. son los mismos verbos reflexivos, pero en plural.


Características:

- La acción del verbo es mutua de un sujeto a otro o viceversa.


- Maricarmen y marcos se besan

7. Verbos auxiliares. Son aquellos verbos que auxilian a otros verbos en determinadas
funciones.
Los verbos auxiliares son:

–haber, ser y estar

LAS FLEXIONES VERBALES

Son los cambios que sufre el verbo para expresar el tiempo (presente, pasado, futuro), la
persona (primera, segunda, tercera), el número (singular y plural), el modo (indicativo,
subjuntivo, imperativo).

De estas flexione verbales, las exclusiva del verbo son el tiempo y el modo, ya que el número
también existe en otras partes variables de la oración o clases de palabras (llamadas
comúnmente).

Además de éstos existen otros dos: el aspecto y la voz.

9
Dr. Waldir Díaz
ESO-PNP- CÁTEDRA INTEGRADA DE LENGUAJE II

1. El aspecto verbal. Al decir jugué y jugaré, se expresa una acción opuesta a la otra por
el tiempo, pasado y futuro, respectivamente, en que están expresadas
Pero si decimos jugué y jugaba son dos acciones en las que no es tan fácil encontrar la
oposición entre ellas, ya que las dos están en pasado.
Así, pues, aquí entra en juego el aspecto como flexión verbal, que es el que permite
matizar esa diferencia y en la que es fundamental la idea de duración:
Jugué indica una acción pasada que finalizó en un momento del pasado: jugué fulbito
en el parque ( pero dejé de jugar en algún momento)
Jugaba expresa una acción también pasada, pero sin tener en cuenta el momento final
de la misma, es decir, la acción puede continuar en el pasado: jugaba fulbito en el parque
( no implica final de la acción).
Este aspecto puede ser:
Perfecto e imperfecto
a) Perfecto: Existe en todas las formas verbales en las que va implícito el término o
finalización de la acción verbal.
b) Imperfecto: Existe en las formas en las que el fin de la acción no está implícito; son
los tiempos simples menos el pretérito indefinido del indicativo que ya hemos dicho
que es aspecto perfecto: trabajó aquí, cataba cumbias.
2. La voz.
En estas dos oraciones:
Arguedas escribió la obra Todas las sangres.
La obra Todas las sangres fue escrita por Arguedas.
El sentido es el mismo, pero se diferencian gramaticalmente en que:
 En la primera Arguedas (sujeto) es el autor de esa acción ( escribió)
 En la segunda, La obra Todas las sangres (sujeto) es sobre lo que actuó el
verbo.
Según esto, afirmamos que el verbo escribió está en voz activa en
concordancia de número y persona con el sujeto agente y que fue escrito está
en voz pasiva en concordancia de número y persona con el sujeto paciente
3. El tiempo
Indica el momento en que se realiza la acción del verbo. Éste puede ser en una época
pasada, ahora, o una época después de ahora.
Estas modificaciones se indican por morfemas llamados actualmente características

10
Dr. Waldir Díaz
ESO-PNP- CÁTEDRA INTEGRADA DE LENGUAJE II

El verbo lleva implícito un tiempo interno que afecta al concepto de temporalidad, desde
el punto de vista subjetivo del hablante, que altera, en ocasiones, el sistema interno del
tiempo.
Los tiempos absolutos del modo indicativo son:
Presente (voy)
Futuro (iré)
Pretérito perfecto simple (fui)
Pretérito compuesto (he ido)
4. El modo
MODO INDICATIVO
El modo indicativo expresa una acción real, objetiva.
La banda de músicos ameniza la fiesta.
MODO SUBJUNTIVO
Se manifiesta de modo puramente subjetivo: no es sino una creencia, una opinión mías,
o sea del que habla. Existe sólo en la mente del que habla como una cierta disposición
subjetiva suya.
Yo deseo que la banda de músicos amenice la fiesta.
MODO IMPERATIVO.
Tampoco aquí se quiere decir , de ningún modo que La banda de músicos anima la
fiesta, sino que se expresa la voluntad decidida del que habla de que el que lo oye
ejecute un acto; es, pues, un mandato, que en ocasiones puede suavizarse hasta
convertirse en un ruego o súplica. Ellos requiere, evidentemente, que el sujeto haya de
ser siemre la persona que escucha, es decir la segunda persona gramatical. Por lo
demás, tampoco permite, por su naturaleza, otra época de acción del presente.
Que la banda de músicos amenice la fiesta ya.
Uso del imperativo
El imperativo anuncia la acción con sentido de mandato. Según las últimas normas de
la Real academia Española de la Lengua, sus formas se reducen a dos, ambas
correspondientes a la segunda persona: estudia (tú), estudiad (vosotros, ustedes)
Efectivamente, el hablante no puede darse órdenes a sí mismo, por lo que no existe la
primera persona del singular. No obstante, sí podemos dárselas a otros, segunda y
tercera persona, pero incluyéndonos nosotros: estudiemos, aunque en realidad, esta
forma y las demás del imperativo que no sean aceptadas para este modo, según lo
dicho, corresponden al subjuntivo (estudie, estudiemos, estudien).

11
Dr. Waldir Díaz
ESO-PNP- CÁTEDRA INTEGRADA DE LENGUAJE II

El imperativo se ve afectado por algunas reglas morfológicas. Así, es un vulgarismo el


uso del infinitivo en lugar del imperativo en expresiones como: ¡Trabajar! Por ¡trabajad!
5. La persona
Expresa si la acción la ejecuta el hablante (primera persona): amo, amamos o el oyente
(segunda persona): amas, amáis, o si la realiza alguien o algo que no es ni el hablante
ni el oyente (tercera persona): ama, aman
6. El número
Indica si la acción la realiza una persona (singular) o más de una (plural)
SINGULAR PLURAL
Am-o am-amos
Am-as am-áis
Am-a am-an

FORMAS NO PERSONALES DEL VERBO

Reciben ese nombre porque no indican ninguna persona. Estas formas son:

Infinitivo (cantar)

Gerundio (cantando)

Participio (cantado)

1) Infinitivo, expresa la significación verbal como las haría un nombre que indicase acción
(saltar, correr, hablar)
2) Gerundio, expresa la acción verbal como un adverbio (saltando, corriendo, hablando)
3) Participio, la expresa como un adjetivo (abierto, corrido, saltado).
Estas formas no tienen morfema de persona ni de tiempo, éste se infiere del contexto de
la oración en que se halle.
Pueden ir en:
Construcción conjunta, unidas a otra oración: dieron mucho que hablar; le vi durmiendo
todavía; se quedó abierto toda la noche.
Construcción absoluta, con cierta independencia sintáctica, formando una oración
subordinada circunstancial: al tragar, me duele la garganta; viendo lo que interesa,
regresamos; firmado el documento, no se puede volver atrás.

12
Dr. Waldir Díaz