Está en la página 1de 4

PRIMEROS AUXILIOS PSICOLÓGICOS. TRABAJO FINAL

1. DESCRIPCIÓN DEL ESCENARIO.

El suceso es un accidente de tráfico en el cual el conductor de un autocar pierde el conocimiento mientras transportaba 35 estudiantes de 8 años junto a sus dos maestras de 38 y 43 años. El saldo es de dos niños muertos, cinco heridos graves que requieren atención inmediata y varios heridos leves. También hay tres testigos involucrados que viajaban en otro vehículo cuando ocurrió el accidente.

2. POBLACIÓN DIANA AFECTADA Y GRADOS DE AFECTACIÓN.

La población afectada por el accidente es amplia y variada, por lo que la dividiremos en los siguientes grupos:

Menores sobrevivientes: afectación alta.

Familiares de los niños fallecidos: afectación alta.

Maestras (adultos) sobrevivientes al accidente: afectación alta.

Testigos: afectación baja.

3.

NECESIDADES DE LOS AFECTADOS Y ACTUACIONES GENERALES TRAS EL

ACCIDENTE. Lo primero que ha de llevarse a cabo es el apoyo médico inmediato para los heridos graves. Es importante respetar el cuerpo de las personas fallecidas. Así mismo, este tipo

de casos suelen conllevar un gran despliegue de los medios de comunicación, siendo imprescindible la protección de la intimidad de las víctimas y particularmente de los menores, así como asegurar que este despliegue no afecte el trabajo de los profesionales médicos y de seguridad. Por último, es necesario trasladar a las personas afectadas a un entorno tranquilo en función de los medios disponibles, para así dar una mejor respuesta a sus necesidades y permitirles procesar lo ocurrido.

4.

PAUTAS PARA LA INTERVENCIÓN PSICOEDUCATIVA EN LOS MENORES AFECTADOS.

POSIBLE SINTOMATOLOGÍA:

Cambios conductuales: estar más callados de lo habitual, comportamiento agitado, pérdida de autonomía.

Cambios en el patrón de comunicación: pueden mostrarse excesivamente silenciosos o, por el contrario, demandar constantemente información.

Miedo generalizado.

Pensamientos reiterados sobre el accidente. Si es su primer contacto con la muerte, tendrá muchas preguntas sobre ella y lo ocurre después de ella. A estas edades empiezan a ser conscientes de la irreversibilidad de la muerte y de que afecta a todos los seres vivos, aunque puede no haber conciencia de la propia muerte.

Alteraciones del sueño: dificultades para dormir, pesadillas

PAUTAS PARA LA INTERVENCIÓN.

1.

Contener

Lograr un equilibrio entre control y ventilación emocional.

 

Recoger los miedos y las fantasías.

 

2. Calmar

Tratar de reducir la ansiedad y controlar sus miedos.

 

Ofrecer motivos y razones que ayuden a tranquilizarse.

3.

Informar

Responder a todas sus preguntas.

 

Dar solo la información que nos pide, de forma simple.

Abordar el tema de la muerte.

4. Normalizar

Animarle a expresar sus emociones, verbalmente o mediante el juego o el dibujo.

No obligarle a hablar ni ignorarlo si está irritado.

5.

Consolar

Permitirle participar en los rituales de despedida.

 

Fomentar la vida social. Permitirle volver a la escuela a su

rutina habitual.

IMPLICACIÓN DE LOS FAMILIARES Y SEGUIMIENTO.

Dar toda la información necesaria a los padres para que puedan reducir su propia ansiedad, y de esta manera puedan a su vez calmar a sus hijos dado que son los cuidadores principales. La sintomatología es esperable que disminuya gradualmente y desaparezca en aproximadamente en 4 semanas. Si esto no es así, o no se observan respuestas adaptativas por parte del menor, será necesario acudir a un especialista.

5. PAUTAS PARA LA INTERVENCIÓN PSICOEDUCATIVA PARA LOS FAMILIARES DE LOS

FALLECIDOS. En primer lugar, es importante atender a sus necesidades más inmediatas. Para ello, es necesario brindarles un espacio íntimo para que puedan recibir toda la información necesaria, así como para que puedan expresarse emocionalmente con libertad (llanto, ira, dolor).

POSIBLE SINTOMATOLOGÍA:

Síntomas cognitivos: confusión y desorientación, dificultad para tomar decisiones, dificultad para pensar con claridad.

Síntomas físicos: Temblores, mareos, náuseas, hiperventilación, taquicardia

Síntomas emocionales: shock, ansiedad, miedo, cólera y resentimiento

Síntomas conductuales: aislamiento o evitación de los demás, incapacidad para realizar tareas que antes dominaba, explosiones emocionales

A largo plazo pueden permanecer síntomas como crisis de llanto, irritabilidad intensa, sentimientos de culpa, fracaso o depresión, inhabilidad para concentrarse, perturbaciones del sueño, cambios en los hábitos de comida, aislamiento, etc.

PAUTAS DE AUTOCUIDADO, AFRONTAMIENTO Y SEGUIMIENTO.

Cuando los familiares están relativamente calmados se les debe proporcionar pautas de autocuidado, pues este tipo de duelos pueden conllevar un descuido de la propia salud. Se debe seguir un seguimiento tanto a corto plazo, para evaluar la presencia de síntomas de estrés retardado, como a largo plazo para evaluar el proceso de duelo. Se debe identificar la posibilidad de cronificación de síntomas con el objetivo de poder evitar la aparición de un Trastorno de Estrés Post-Traumático (TEPT).

6. PAUTAS PARA LA INTERVENCIÓN PSICOEDUCATIVA PARA LAS MAESTRAS.

Como en el resto de los casos, se deben atender a sus necesidades básicas tras el accidente así como brindar toda la información que soliciten y proporcionales un espacio tranquilo para que puedan expresar sus emociones con libertad.

En cuanto a la posible sintomatología, los síntomas se dividen como en el caso de los familiares en los siguientes aspectos: síntomas cognitivos, físicos, emocionales y conductuales.

Es de especia relevancia abordar con ellas el tema de la culpabilidad, dado que al ser las personas a cargo de los menores durante el viaje puede aparecer un sentimiento de culpa elevado. Es necesario hacerles conscientes de que no pudieron tener control sobre la situación del accidente.

Por último, hay que hacer un seguimiento con las maestras para evitar la cronificación de los síntomas. También es importante brindarles herramientas que les permitan mantener un seguimiento de los niños, puesto que están en contacto con ellos casi diariamente.

7. PAUTAS PARA LA INTERVENCIÓN PSICOEDUCATIVA PARA LOS TESTIGOS.

Respecto a los testigos del accidente, se deben atender a sus necesidades inmediatas, permitir su expresión emocional e intentar reducir sus niveles de ansiedad. También es importante brindarles información y proporcionales pautas de autocuidado.