Está en la página 1de 5

En el campo educativo en el ámbito de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, si bien el

sistema se encuentra comparativamente mejor que el de muchas provincias, se advierten


aún déficits que innegablemente deben ser mejorados.

La calidad de la enseñanza, la readecuación de los planes de estudio, la capacitación


permanente y obligatoria de los docentes, la necesidad de que la escuela no solo eduque
sino que, en muchos caso, brinde contención a los niños y adolescentes en riesgo, hace
que la estructura sistémica deba ser flexible y sujeta a una continua evaluación.

Además, la falta de bibliotecas en muchos establecimientos, las dificultades burocráticas


para acceder a las becas para la compra de materiales, el grave déficit edilicio, la
imposibilidad en muchos establecimientos para acceder a computadoras, internet, y a
los materiales más modernos de enseñanza, determinan que la calidad de la educación
decaiga perjudicando a los sectores populares.

Todo esto se advierte en todos los niveles de la enseñanza que posee la Ciudad (inicial,
primario, secundario, terciario, especial y adultos) en sus diversas modalidades. Ello
determina que esta jurisdicción sea luego de la Provincia de Buenos Aires, la que mayor
cantidad de estudiantes abarca y cuenta con 2420 establecimientos.

Así, teniendo en cuanto los principios de la socialdemocracia analizados a lo largo del


curso, se puede formular una propuesta del siguiente contenido:

1.- Principios generales


Para la UCR la educación es un derecho constitucional básico que los poderes públicos
deben garantizar y un factor elementar para lograr el tan necesario progreso individual
de los habitantes de la Ciudad y el bienestar social. Su extensión a todos los ciudadanos
en condiciones de calidad es el fundamento más sólido para construir una sociedad
económicamente avanzada y socialmente igualitaria, donde el Estado local garantice las
bases indispensables para que esa igualdad pueda ser alcanzada. Sólo garantizando una
educación de calidad para todos, podremos conseguir una verdadera sociedad justa, de
ciudadanos libres y responsables. La educación resulta vital en esta sociedad del
conocimiento que se encuentra en permanente cambio, en un mundo que está viviendo
una de las mayores transformaciones de toda la historia de la humanidad, que está
introduciendo cambios que exigen una formación de la ciudadanía a lo largo de toda la
vida. Hay que educar no sólo para aprender, sino también para seguir aprendiendo.

El Estado en el ámbito de nuestro Ciudad de Buenos Aires debe garantizar el mayor


grado de calidad en la enseñanza y la mayor igualdad de oportunidades para acceder a
ella, porque sin igualdad no hay calidad éticamente defendible y sin calidad no puede
hacerse efectiva la igualdad. Pero la mejora de la calidad exige el compromiso y apoyo
de los poderes públicos, especialmente en la enseñanza pública.

De este modo, la UCR debe impulsar una política en la materia que coadyuve a llegar a
una sociedad más moderna, más justa y más cohesionada; que nos incorpore de forma
activa y creativa a la sociedad del conocimiento; que implante las bases para una
educación más cosmopolita, que prime la formación en los valores universales de los
derechos humanos; que sea capaz de responder a los nuevos servicios que demandan las
y que defina un modelo respetuoso con la diversidad cultural.
2.- Objetivos generales
Para lograr lo expuesto en el punto anterior, se deben perseguir los siguientes objetivos
de carácter general:

*Garantizar los más altos niveles de calidad para todos, con suficiencia e igualdad de
medios y obligaciones de toda la enseñanza sostenida con fondos públicos.

*Transmitir y enseñar los valores de la ética constitucional proclamados por la


Constitución local y en concordancia con al Constitución Nacional, centrando su
atención tanto en el respeto de los derechos individuales y sociales, como en la asunción
de los deberes personales y colectivos.

* Articular estructuras funcionales, en diferentes niveles, en las que estén presentes


profesores, estudiantes, padres, administración pública.

*Fomentar la escolarización temprana a través de una oferta pública de la educación


inicial como instrumento básico de compensación de las desigualdades de origen, que
permita conciliar la vida laboral y familiar e incrementar el empleo de la mujer.

*Realizar la integración de los subsistemas y otorgar una prioridad fundamental a la


formación profesional para asegurar las cualificaciones que precisa el sistema
productivo con la adaptación permanente de los profesionales para asegurar su
empleabilidad.

* Tender que hacia la doble jornada escolar en los establecimientos públicos y a la


enseñanza diaria de un idioma extranjero, como así también la incorporación de la
enseñanza en todas las escuelas de las denominadas TIC, para lo cual se debe capacitar
el personal docente y brindar a los establecimientos de los elementos necesarios para
ello.

* Incrementar el gasto por alumno en todos los niveles del sistema educativo hasta
alcanzar la media propuesta por la OEA en relación al producto bruto interno.

*Énfasis en la educación física y artística para lo cual se debe garantiza el acceso de


todas las escuelas a campos deportivos acordes a las necesidades de la práctica
deportiva y al acceso a los materias que se precisen tanto para esta actividad como para
la artística. Asimismo, la escuela debe ser un centro de actividades extracurriculares
para garantizar que aquellos que no tengan posibilidades económicas para desarrollar
estas actividades fuera del ámbito de la escuela.

*Garantizar la educación especial y para adultos.

* Impulsar el interés de los jóvenes por la lectura, mediante dotaciones adecuadas en las
bibliotecas y el fomento del libro de lectura como apoyo al desarrollo del currículo de
las diferentes materias.

* Crear condiciones para un mayor desarrollo de la autonomía de los centros


educativos.
* Reforzar la atención educativa del alumnado inmigrante, desde una perspectiva
integral procurando una adecuada escolarización, su mejor integración en el sistema
educativo a través de programas y actuaciones de adaptación lingüística.

*Impulsar la escolarización del alumnado inmigrante adulto, con objeto de facilitar su


integración en la sociedad y su plena inserción laboral.

*Promover la coeducación incorporando la perspectiva de género en el currículo


ordinario de las distintas etapas del sistema educativo.

A los fines de lograr estos cometidos se debe tener progresivamente a que los alumnos
de menores recursos puedan acceder al material bibliográfico gratuitamente y a que
exista una capacitación continua del personal docente especialmente en cuanto a las
técnicas pedagógicas modernas.

3. El profesorado
Es preciso mejorar las condiciones en las que el profesorado desarrolla su trabajo,
revisar su estatus profesional, modular su dedicación a partir de cierta edad y reformar
la formación inicial de maestros y profesores de secundaria. La promoción profesional
de los docentes no debe estar ligada al cambio de etapa educativa sino al status y
reconocimiento en la misma etapa.

4. Impulso y mejora de las enseñanzas artísticas


Es más necesario que nunca destacar la importancia de las enseñanzas de música, danza,
del arte dramático, de las artes plásticas y de diseño, para el desarrollo educativo,
cultural y artístico de los ciudadanos.

5.- Formación de adultos


Se debe apuntar a garantizar la educación y el aprendizaje a lo largo de toda la vida lo
cual requiere la adopción de medidas específicas dirigidas a toda la población más allá
de la edad obligatoria de escolarización. Por ello, se debe propender a:

*Realizar una oferta suficiente de enseñanza para las personas adultas con horarios,
metodología, curriculum y recursos específicos.

*Desarrollar programas de enseñanza a distancia.

SALUD: GARANTIZAR EL ACCESO EN CONDICIONES DE CALIDAD


ÓPTIMAS PARA LOS SECTORES POPULARES
Los millones de habitantes de la Ciudad de Buenos Aires, del conurbano e incluso del
interior, que anualmente son asistidos por el sistema público de salud de la Ciudad en
aproximadamente 460 establecimientos, exige un nuevo análisis de su funcionamiento.

Si bien se ha logrado avanzar en muchos aspectos aún se advierten serias dificultades en


la atención. La descentralización hospitalaria que derivó en la apertura de centros de
atención primaria (CeSAC) en los distintos barrios porteños fue una innovación
importante para lograr que el hospital público pueda “respirar” un poco mejor dada la
saturación del sistema. De igual modo, puede mencionarse como otro aspecto positivo
la implementación del programa Médicos de Cabecera.

En general, la calidad de los profesionales de la salud no es discutida por los usuarios.


Empero, la mala “hotelería” (edificios vetustos y disfuncionales, levantados a principio
del siglo XX en muchos casos), el problema de los turnos de atención, la falta de
equipamiento suficiente, la escasez de camas en relación al número de potenciales
pacientes y el incumplimiento de la ley de medicamentos (que garantiza el acceso de
aquellos que carecen de medios para adquirirlos), en última instancia termina por
perjudicar a los sectores más pobres de la sociedad.

Entonces, cabe destacar que en la actualidad existen las herramientas jurídicas que
permiten, en teoría, facilitar el acceso a una salud pública de calidad. Sin embargo, en la
práctica en muchos casos eso no se produce. La ley de salud de la CABA, la ley de
salud reproductiva, la ley de medicamentos, la ley de salud mental y el programa HIV
SIDA, son algunos ejemplos de estas normas progresistas en la materia.

Indudablemente se debe desburocratizar la gestión hospitalaria de modo tal que los


recursos sean aprovechados convenientemente. Aquí, el trabajo del Ministerio de Salud
de la Ciudad debe coordinarse con las áreas de Desarrollo Social para lograr una
efectiva llegada del Estado a los grupos más vulnerables. Hoy, existen innumerables
programas en este sentido que terminan siendo inútiles o inaplicables al morir en los
interminables o fríos pasillos de la burocracia del Poder Ejecutivo local.

Raul A. Varela