Está en la página 1de 169

G

G
• Construir puentes en
psicología jurídica •

REFLEXIONES ACERCA DEL QUEHACER PERICIAL


Edición actualizada, ampliada y digitalizada

Psicóloga Graciela Gardiner

1
G
G
2
AGRADECIMIENTOS

G
En primer lugar quiero agradecer a mi padre, que me dio el “ser” laburante y
tesonero, por sobre todas las cosas. A mi madre, que me acompañó hasta que pudo
y por esa magia de la función materna, me sigue amparando desde algún lugar

sí, porque lo quiero.

G
especial de mi psiquismo. A mi hermano, que hizo su parte para que pudiéramos
conformar la familia de origen necesaria para no obstaculizar el devenir de la vida. A
Rocío, mi sol –que ahora alumbró a otro solcito: Jeremías, por seguir dándole sentido
a mi existencia. A Eduardo por acompañarme en la vida. A mi sobrino Mauro, porque

A mis amigos, que están siempre, especialmente al Lic. José E. Kameniecki, por
leer y corregir el estilo y a su esposa, la Lic. Luisa Osdoba, por ofrecer una de sus obras
para ilustrar la portada. Al Dr. Armando N. Gallo, primer letrado que confió en mí.
A quienes dieron el puntapié inicial en mi formación.
A mis compañeros de la Asesoría Pericial de Lomas de Zamora, que en el juego de la
interdisciplina me dejaron crecer sin interferencias, respetando los lugares de cada uno.
A los Directivos del Colegio de Psicólogos de la Provincia de Buenos Aires
-Distrito X- que me hicieron un espacio en su plantel docente, para que pudiera
seguir aprendiendo mientras enseñaba. Fundamentalmente a los licenciados Carlos
Guaglianone, Jorge Gianobi, Ana Euletche y Dolly Jolis.
A las colegas y amigas que colaboraron conmigo en los Seminarios de extensión
en la Universidad de Buenos Aires.
A todos mis alumnos de psicología Jurídica, por sus inquietudes en el aprendizaje,
sus monografías y trabajos escritos, que significaron verdaderos hallazgos para mi.
Muy especialmente al grupo “seguidor” de Mar del Plata, entre ellos a las que me
acompañaron en la tarea de revisar y corregir los escritos del presente libro. A Clarita
y Lucía, que se portaron bien mientras sus mamás y el grupo trabajábamos.
Un apartado especial para dos consecuentes, las Licenciadas en Psicología Laura
Secondi y Cecilia Puime “la puimecita”, quienes siempre agradecen lo que aprendieron
pero no registran cuánto me permitieron aprender con sus inteligentes preguntas.
A todos los que lean y obtengan utilidad de este libro, porque completan así la
tarea que le da sentido al esfuerzo de llevarlo a cabo.

Graciela Gardiner

3
“El grupo de trabajo de Mar del Plata, le agradece especialmente a la Psicóloga
Graciela Gardiner, tanto por su generosa convocatoria para la producción conjunta
de este libro, como por su estímulo permanente hacia nuevos recorridos teórico-
técnicos dentro de la especialidad.”

G
Marita Amilkar, Silvia Bernal, María de los Ángeles de la Vega, María Inés Depaoli, Liliana

G
Graciela Fortini, Alicia Beatriz Rodríguez, Liliana Waters, Analía Beatriz Yacobino.

2017

Agradezco profundamente a aquellos que se interesaron en mi producción


teórica e hicieron posible que se agotaran las dos ediciones papel de este texto.
Ahora le doy entrada a esta modalidad CD del texto inicial con algunas
modificaciones que espero sean también de utilidad.
Lo dedico especialmente a los noveles psicólogos forenses invitándolos a la
formación en esta apasionante especialidad.

Psic. Graciela Gardiner


Especialista en Psicología Jurídica
Mt. en Criminología y Ciencias Forenses
Marzo 2017

4
INDICE

Agradecimientos 3

G
Prefacio 7
Graciela Gardiner

Prólogo
Dr. Mario Daniel Laborde

Discurso psicológico

Graciela Gardiner

Entrevista

G
¿Discurso psicológico vs. discurso jurídico? Como la canción: ”A veces si, a veces no”

La importancia de la entrevista psicológica en la actividad pericial


Silvia Bernal

Secreto Profesional
La ética, el secreto profesional y el perito forense
María Cristina Angós

Inclusión de protocolos en expedientes: Un posicionamiento ético


Graciela Gardiner

Secreto Profesional: La Cámara Gesell


Graciela Gardiner

Delitos sexuales
Abuso deshonesto: un diagnóstico infalible
Graciela Gardiner
8

10

16

20

28

31

39

Delito Sexual: daño psíquico y victimización secundaria 49


Graciela Gardiner, Nora Neüendam

Un caso de Abuso sexual: una forma de detección 55


Analía Yacobino, Alicia Beatriz Rodríguez y Ángeles de la Vega

¿Un abuso de palabras? 61


Liliana Waters

Indicadores recurrentes vinculares en casos de abuso sexual (NUEVO) 65


Graciela Gardiner

Vínculos
Relaciones de asimetría: un vínculo pasional 76
Graciela Gardiner

Daño psíquico 81
Graciela Gardiner

Baremos y en Veremos… Algunas conceptualizaciones 97


Graciela Gardiner

5
Desorden por estrés Postraumático (PTSD). Herencia del futuro 103
Graciela Gardiner

Lo traumático: Una oportunidad no buscada 107

G
María N. Amilkar

Estrés Post Traumático 110


María Inés Depaoli y Liliana Graciela Fortini

Familia
El deseo camina por los pasillos de tribunales
Graciela Gardiner y Graciela Anfosso

Exigencias
¿Psicólogos Forenses o Adivinos?
Alicia Rodríguez

Psicopatología forense
La psicopatía: una patología en revisión
María Avelina Tenorio

Algunas reflexiones sobre perversión


María Avelina Tenorio

El juicio oral
G
La escucha del perito psicólogo en el juicio oral
María Cristina Angós

Después del informe


Algunas consecuencias del informe pericial
Laura Secondi
116

124

128

141

159

162

Sobre las autoras 168

6
PREFACIO

La realización de este libro, es el corolario concausal de varios hechos

G
encadenados: la manía de escribir, producto de dos obligaciones en tareas diferentes:
los informe que allá por 1980 hacía para el Dr. Citrinovitz y la Lic. Berta Derman en

G
su Instituto de Rehabilitación de Lesionados cerebrales y mis dictámenes periciales
cotidianos; el vacío de formación e información que hay sobre el tema; el silencio
al que se llaman en general los peritos psicólogos quizá por “secreto profesional”,
o quizá cansados de tanto escribir informes periciales y; finalmente y a modo de
broche, la tarea realizada en el Colegio de Psicólogos de Mar del Plata, como parte
de la formación de posgrado de la Escuela de Especialización.

La primera aproximación a la escuela fue en 1995, cuando un grupo numeroso


de alumnos se interesó por la temática de la Psicología Forense. Con posterioridad a
esa primera experiencia y por iniciativa e impulso de los propios alumnos en 1997 se
reinicia la formación que continúa en forma ininterrumpida hasta el año 2001. Todos
los años el grupo me planteaba. ¿y el año que viene, que haremos? La inventiva
fue grande, y la voluntad también. El conjunto se fue achicando pero parece que
la voluntad no. En el año 2001, le ofrecí al grupo de imperturbables seguidoras,
acompañarme en este viejo sueño de editar un libro. Para él habíamos trabajado
mucho todas. Después de tantos años y tanta escucha consideraba que el lugar de
las colegas que me acompañaban estaba tanto en el decir como en el escuchar. A
partir de allí nos planteamos la tarea de leer y corregir nuestros escritos; los míos,
los de ellas y los de algunos colegas (Laura Secondi, María Cristina Angos, Nora
Neüendam, Graciela Anfosso) y los del mismo grupo mar del Plata (Licenciadas Silvia
Bernal, Alicia Rodríguez, Analía Yacobino, Marita Amilkar, María Inés Depaoli, Liliana
Fortini, Liliana Waters, María de los Ángeles de la Vega). En el 2002 lo llevamos adelante.

La selección de temas se debió básicamente a que nos planteamos mostrar


herramientas de trabajo, interrogantes y algunas respuesta a ellos, teorías que
sustentamos y sus aplicaciones en el quehacer diario.

Con verdadera satisfacción, presento el libro.

Psic. Graciela Gardiner / 2003

7
PRÓLOGO

G
No reúno las calidades necesarias como para constituirme en prologuista.
Y fundamentalmente sospecho que el detalle es obvio para aquellos que me conocen.
Por lo tanto, no escribiré un exordio, de esos tradicionales. Pero sí responderé,

G
desde lo más sincero de mi espíritu, al gesto de afecto que me ha convocado a estas líneas.
Quizá sepa el lector lo difícil que resulta olvidar lo aprendido por repetición.
Sobre todo, si la pertinacia proviene de un colectivo ilustrado, ninguno de cuyos
miembros considera necesaria la prueba de discusión.
Así, tantas veces he leído o escuchado de eminentes profesores que el Derecho
se aprende a través de la Dogmática. Con lo que se transmite la idea por la cual los
postulados del derecho resultan dogmas: verdades inapelables de la ciencia.
Con ello corrientemente y en aplicación del Derecho Penal, hablo de acción,
conducta, comprensión, motivos determinantes, inconsciente, peligrosidad, etc. Lo
hago desde sus respectivos orígenes dogmáticos. Pero llevo a mi lado, como vieja
compañera, la incómoda sensación de no haber aprehendido integralmente la
esencia de tales términos, en caso de resultar aptos para lo que quiere ser expresado.
El trance de crisis que hoy atraviesa tiene origen allí, donde mirar a la vida de frente
resulta más necesario y eficaz que conceptuar teorizaciones.
La compilación que sigue, nutrida de la realidad forense, acuerda en sintonía
y contribuye a paliar mi ignorancia. Dejo expresa mi esperanza de que las autoras
prosigan en el rumbo emprendido -pues la que ellas profesan es la especialización
que corresponde- sumadas a una incipiente bibliografía moderna. Seguramente
lograrán enseñarnos a preguntar.

Mar del Plata, diciembre de 2002


Mario Daniel Laborde


Abogado, Universidad Nacional de La Plata,
Juez de la Cámara de Apelaciones y Garantías en lo Penal del Departamento
Judicial de Mar del Plata

8
G
G
DISCURSO PSICOLÓGICO

9
¿Discurso psicológico versus discurso jurídico?
Como la canción: “A veces si, a veces no”
Graciela Gardiner

G
“El día que condenen los crímenes gramaticales, el mundo será mejor”
José E. Kameniecki

• RESUMEN

un hecho.

jurídico.
G
El discurso jurídico, positivista o no, busca intrínsecamente dilucidar “la” verdad.
Pero para la psicología y su concepción freudiana del inconsciente, “la” verdad no
existe; se podría decir que existen tantas verdades como psiquismos intervienen en

¿Cuándo nos piden que colaboremos con la dilucidación de la verdad jurídica?


Cuando los hechos controvertidos, demanda, contestación de demanda, tenencia y
régimen de visitas, o exclusión, o algún delito, dejen huecos en el decir del acto del
sujeto, que no pueden ser completados, llenados o significados desde el discurso

El saber jurídico no sabe del sentido del acto, sino de su relación con la norma
que lo significa jurídicamente.
El sistema simbólico particular del derecho, cumple con la función de construir
la verdad jurídica. La pericia psicológica debe producir un dictamen que diga
algo sobre la vedad subjetiva del sujeto de la pericia, que pueda poner palabras o
significados en el hueco del acto a veces incomprensible desde la verdad jurídica.
Se busca básicamente el entendimiento, lo que en este campo implica discriminar
nociones tales como daño moral y daño psíquico, causalidad y concausalidad,
incapacidad o discapacidad, o medir esta última y lo que es peor, cuando se trata del
mismo término: prueba, hijo, madre, padre, sujeto.
Algunas veces tenemos la oportunidad de decir algo.

Como primer punto introductorio diré que siempre me resultó extraño leer tanto
en las demandas como en las contestaciones de demandas, dos versiones exactamente
opuestas de los mismos hechos. Entiendo que esto constituye una de las reglas básicas
de este juego, donde los abogados son los jugadores titulares. Pero en el tiempo en
que los jugadores suplentes -los Peritos (versados en algún arte o ciencia) psicólogos
en nuestro caso- entran a jugar, se produce una ruptura en este decir contundente
y se comienza a buscar la verdad o parte de ella, en otro lugar.
Ya no es sobre el hecho, donde naturalmente sólo los magistrados tienen
la posibilidad de dictar sentencia sobre “la” verdad fáctica, sino que parte de la
búsqueda de esa verdad se desplaza sobre el psiquismo de los evaluados. Se solicita
una pericia y sabemos que una pericia no es sólo un psicodiagnóstico. Sin desmerecer
una de las herramientas de que aquella se vale, el informe pericial es un informe
diferente, que incluye a aquel, pero lo excede, teniendo particularidades especiales.
Se produce exclusivamente por encargo judicial y culmina en un dictamen que será,
junto con otros, uno de los elementos que el magistrado interviniente valorará en

10
el momento de dictar sentencia. Si bien no es vinculante, constituye una prueba. Su
dictamen inicialmente se produce en el período de pruebas; es, entonces, una prueba
más de lo que se busca, constituye una prueba más de la verdad jurídica. ¿La pericia nos
lleva a pensar y trabajar sobre algo con relación a la verdad?

G
En principio constituye para un psicólogo el primer enfrentamiento con una
verdad. El discurso jurídico -positivista o no- busca intrínsecamente buscar la verdad

un hecho.

un beneficio).
G
pero para la psicología y la concepción freudiana del inconsciente, “la” verdad no
existe: se podría decir que existen tantas verdades como psiquismos intervienen en

¿Cuándo nos piden que colaboremos con la dilucidación de esta verdad?


Cuando los hechos controvertidos, demanda o contestación de demanda, tenencia
y régimen de visitas, exclusión o algún delito, dejen huecos en el decir del acto
del sujeto, que no puede ser completado, llenado o significado desde el discurso
jurídico. ¿Qué sentido tiene la pregunta sobre ese psiquismo para el sujeto de la
pericia? Muchas veces poco en relación a sí mismo (es muy ocasionalmente que el
sujeto de la pericia se hace pregunta sobre su accionar ante el hecho delictivo); pero
mucho con relación a la causa (si considera que de nuestra evaluación dependerá

Se juega entonces una severa complicación; se nos pide que demos una
respuesta que colabore en la dilucidación de “la” verdad (fáctica) pero….si “la verdad
no existe”…Al sujeto lo que generalmente le importa es el resultado de nuestro
informe para su causa judicial…” ¿Cómo me salió?” es la pregunta casi infaltable al
finalizar una entrevista o una técnica de exploración psicológica.
El saber jurídico no sabe del sentido del acto, sino de su relación con la norma
que lo significa jurídicamente.
El sistema simbólico particular del derecho cumple con la función de construir
la verdad jurídica.
La pericia psicológica debe producir un dictamen que diga algo sobre la verdad
subjetiva del sujeto, que pueda poner palabras o significados en el hueco del acto, a
veces incomprensible desde la verdad jurídica.
Aunque usemos los mismos significantes, los significados son distintos en cada
disciplina. ¿Cómo los articulamos? En el espacio privado de nuestra ciencia, casi
todos hablamos igual y nos entendemos; en la casa en que estamos (Corpus jurídico)
y nos aloja con sus particularidades, y en el juego que jugamos, el idioma es otro. Y al
dueño de casa no le sirve si no hablamos claro o comprensible a su discurso.
Para sumar a la complejidad de nuestra práctica. Agreguemos un par de
dificultades más- “Lo que no está escrito no existe” dijo hace muchos años el Dr.
Armando Gallo, cuando me ayudaba en el inicio de esta atrapante inserción. Pero
los psicólogos trabajamos con otros elementos, con la palabra; y para nosotros, la
palabra es hablada –con otros códigos agregados como el gestual y no se puede
escribir ni probar. Vuelvo al principio: los peritos (el psicólogo en este caso), no
jugamos de titulares, además de que jugamos en casa ajena, o sea como visitantes.
Por formación, nosotros hablamos, más que escribir. Nuestro discurso es psicológico
no jurídico.
¿Cuál es entonces el desafío? TODO. Por eso es que resulta claro y acertado, a
mi entender, expresar el entrecruzamiento que se provoca en el informe pericial,
como Discurso Psicológico vs. Discurso Jurídico. La tarea es en el campo de la

11
Psicología Jurídica, que es un campo relativamente nuevo y con un discurso que no
nos es propio. Ahí intentamos redefinir los términos desde nuestra propia ciencia,
sin perder especificidad y buscando básicamente el objetivo de todo lenguaje:
entendernos. Lo que en este campo implica discriminar nociones tales como daño

G
moral y daño psíquico, causalidad y concausalidad, discapacidad o incapacidad, o
medir esta última, y, lo que es peor, o más complejo cuan, cuando se trata del mismo

G
término: prueba, hijo, madre, padre, sujeto, algo a lo que brevemente se referirá en
el próximo apartado y que da cuenta de esta circunstancia particular, dos ejemplos
de casos sobre los que tuve oportunidad de decir algo.

Discurso psicológico versus discurso jurídico, a veces sí

El primero se trata de un caso de homicidio, más precisamente del homicidio


del propio hijo en el momento del parto. Las particularidades de la forma y
las características del mismo no los consigno por varias razones, una de ellas y
fundamental, es el secreto profesional (otro difícil y extenso tema). Y básicamente
porque no hacen al presente texto. Pero sí se comentará brevemente, cual fue el nudo
de la investigación pericial y el conflicto que se suscitara, no sólo en el momento de
presentar el dictamen, sino también durante el juicio oral.
Hijo versus hijo. Hijo en sentido jurídico versus hijo en sentido psicológico. La
evaluada en cuestión, sin ser psicótica, ni débil mental (tenía escolaridad primaria
completa), no se había constituido aun en hija de su madre. ¿Cómo? Todavía
no había sido ahijada o maternada y ya había perdido la posibilidad de serlo, al
menos para sus padres: había sido “dejada”, como otros muebles que no cabían
en la casa a la que se mudaron los padres cuando ella contaba con siete años de
edad. Desafectivizadamente decía, “la casa era chica, yo era traviesa...” A partir de
allí vivió en la casa de su abuela quien se encargaba de alimentarla y llevarla a la
escuela. Registremos en este instante que su abuela era quien había engendrado
a la madre (¿madre?) de la joven acusada en este caso. A los veintiún años de edad
y como producto de una relación sexual casual, (fuera de una pareja constituida)
engendra (no puedo decir un hijo) y ahí se suscita aquello que la trae finalmente al
estrado judicial y consecuentemente a la pericia psicológica. Para ser hijo en sentido
psicológico, debe ser significado como tal, se debe seguir una secuencia lógica pero
no tanto, en que el sujeto en cuestión debe constituirse en sujeto del deseo del
otro, tener un espacio prenatal en el deseo de los padres, tener un nombre que lo
cobijará, ser nominado, pre armado en el contexto del nombre elegido. Para así
poder significarse, “ser hijo”.
En sentido jurídico se puede ser hijo legítimo (los concebidos durante el
matrimonio válido o putativo de su padre o madre y también los legitimados por
subsiguientes matrimonio del padre y madre posterior a la concepción), natural,
adulterino, incestuoso o sacrílego, siguiendo otras concepciones. Cada uno de ellos
con la consecuente explicación de su significado.
En sentido psicológico, la sujeto no era hija y por lo tanto, no podía tener un
hijo. Lo engendró, lo parió, pero todo en sentido biológico y también en sentido
jurídico: era un sujeto de derecho jurídico que tuvo un hijo. En sentido psicológico,
no se había constituido en hija, y no tenía espació psíquico para engendrar un hijo

12
psíquico. Se podría decir, siguiendo este modelo teórico que era psíquicamente
estéril. Las circunstancias de la presentación del informe pericial generó inquietudes.
Las explicaciones en el juicio oral resultaron, especialmente para la fiscalía, un dislate.
Pero continúo, después de muchos años, sosteniendo lo mismo. Alejandra que así

G
llamaré a esta imputada, nunca tuvo un hijo. Alejandra nunca fue madre. Alejandra
era estéril. De esterilidad psicológica. Creo que siempre lo será.

G
Fue el ejemplo planteado, un caso que recuerdo aún (siete años después) y no con
satisfacción. Ambos discursos (jurídico y psicológico) fueron versus, no coincidieron,
se enfrentaron. La imputada fue condenada a veinticinco años de prisión. Lo recibió
de la misma manera que todo en su vida, como algo más que le había tocado: sus
padres la abandonaron cuando se mudaron, le creció algo en el útero, le salió en el
inodoro, la condenaron. Lo tomó con la misma condición de casi no sujeto ligado a la
condición de aun no engendrada por sus padres. Siempre conservé estas dudas: ¿la
condena le habrá significado algo?. ¿Habrá podido comprender en algún momento
la trascendencia y significación de ese acto, de ese acto en particular? ¿Habrá podido
encontrar en esa condena el castigo a su culpa original, la que hizo que sus padres
primero no la engendraran y consecuentemente la abandonaran por sus travesuras?

Discurso psicológico versus discurso jurídico, a veces no

Este otro caso, marca los momentos en los cuales el “a veces no”, ayuda
al acercamiento de ambos discursos y constituye éste el lugar en el que nos
corresponde situarnos a los peritos, que es el lugar del complemento, de la suma
de conocimientos desde cada práctica; que da lugar a las posibilidades de mayor
comprensión del acto delictivo, del espacio vacío en el decir que deja el sujeto y
llena con el hecho de autos; única forma que encuentra para expresar un algo que
no tolera más.
El caso que ejemplifica esta posición de complementariedad de ambos
discursos, es también un homicidio, pero en este caso el del esposo. La pareja tenía
establecida una relación vincular de tipo perverso. No estaba exento el juego
íntimo, del uso de armas blancas, lazos de sujeción, agresiones físicas donde el
color y la sangre tenían un espacio privilegiado de goce. La relación fue definida
como sadomasoquista, donde los lugares tanto sádicos como masoquistas estaban
definidos por cada una de las partes de modo rígido. En este caso el partenaire
masoquista tenía una organización psíquica con mecanismos de defensa neuróticos,
que le permitían una inserción en el medio, algo más ajustada. Una intervención
quirúrgica y un prolongado postoperatorio en otro medio, como elemento
detonante hizo de “corte”. Se encontraron muchos otros elementos que cristalizaron
en el “corte” final. La criminogénesis, el decir del acto del sujeto homicida, quedaba
sin comprensión desde el sentido jurídico. La sujeto en cuestión (Clara), ya repuesta
de aquella intervención quirúrgica (otro corte), había vuelto a buscar ropa a su casa,
con intención de mudarse de a poco a la casa de su familia que la alojara en su
recuperación. Se inicia una relación sexual y exige cambiar los roles, el atado fue el
otro, el herido, sangrado, “cortado” fue el otro. La muerte del marido fue el fin de
este encuentro diferente y para ella “el último, ese día pensaba cortar…con él”.

13
Para la Fiscalía había habido premeditación y alevosía; para la defensa, era un
claro caso de defensa propia. Para el discurso psicológico, la posibilidad de haber
podido recuperar un lugar en otra estructura familiar, neurotizarse dentro de sus
posibilidades, tomar distancia y “ver” otro final de esta historia, la invitación a incluir

G
a una menor (hija de Clara) en la “fiesta privada”, hizo el resto. “vi todo rojo”, fue el
decir de la evaluada. No vio nada más, sólo golpeó, golpeó y golpeó. El marido murió

G
desangrado por innumerables cortes producidos con un cuchillo de cocina. Clara no
fue recluida, la justicia la consideró inimputable.
Según el médico forense, Clara no pudo comprender ni dirigir sus acciones (Art 34°).
El informe psicológico dio cuenta de la criminogénesis y el decir de ese acto. Esta
vez el discurso psicológico, el médico forense y el jurídico fueron complementarios.
No fueron versus. A veces no.
El sentido último de todas las disciplinas que intervienen en la formación de
“la verdad jurídica”, marcan en nuestra práctica de peritos psicólogos ese lugar de
entrecruzamiento discursivo, que es el espacio de trabajo interdisciplinario donde
el juego y la casa son de todos. El lugar de trabajo, es el hueco que deja el acto del
que no puede dar cuenta solamente el decir jurídico. Ese es nuestro lugar de inserción,
el entrecruzamiento. El objetivo es sumar discursos que conformen un solo decir, el del
acto del sujeto, del cual luego y sin duda, es el juzgador, el que tendrá la misión de medir,
según su íntima convicción, ese sí, espacio exclusivo.

BIBLIOGRAFIA

Degano, J. El sujeto y la Ley, Buenos Aires, Homo Sapiens Ediciones.


Kameniecki, J. (2002) La calle de los museos, Buenos Aires, Editorial Francachela.
Travacio, M. (1997) Algunas consideraciones acerca de la psicología forense y el discurso
jurídico, Revista del Instituto de Investigaciones de la Facultad de Psicología UBA,
Año 2, N° 1, Buenos Aires.

14
G
G
ENTREVISTA

15
La importancia de la entrevista psicológica en la actividad pericial
Silvia Bernal

G
• RESUMEN

G
Después de muchos años en el ejercicio de la profesión en el ámbito de la
Psicología Clínica en práctica privada, en la docencia universitaria y algunas
incursiones en Psicología Laboral, ingreso al ámbito forense desarrollando la tarea
de perito de lista.
Durante este tiempo y tanto en la actividad de psicoterapeuta como de docente,
no es desconocido para mí que la entrevista es uno de los principales instrumentos
con que cuenta el psicólogo.
En este trabajo intento revalorizar la entrevista clínico diagnóstica como
instrumento científico eficaz, cuando se transforma en herramienta privilegiada sin
desconocer estas características en otros instrumentos diagnósticos, como son las
pruebas proyectivas.

Después de muchos años en el ejercicio de la profesión en el ámbito de la


Psicología Clínica en práctica privada, en la docencia universitaria y algunas
incursiones en Psicología Laboral, ingreso al ámbito forense desarrollando la tarea
de perito de lista.
Durante este tiempo y tanto en la actividad de psicoterapeuta como de docente,
no es desconocido para mí que la entrevista es uno de los principales instrumentos
con que cuenta el psicólogo.
En este trabajo intento revalorizar la entrevista clínico diagnóstica como instrumento
científico eficaz, cuando se transforma en herramienta privilegiada -sin desconocer estas
características en otros instrumentos diagnósticos, como son las pruebas proyectivas.
El desarrollo de la actividad en el campo forense nos ubica en un lugar en el
que se entrecruzan distintas variables, conformando una situación particular. Nos
insertamos en una institución que no nos pertenece, quiero decir, que es ajena a
nuestro proceso de identidad profesional. En ella todo parece moverse con una
lógica distinta, desde lo cotidiano (como son los tiempos de espera) pasando por los
aspectos formales, hasta el tener contacto con un rol profesional, el del abogado,
que tradicionalmente ha sido formado para actuar desde el litigio.
En este escenario somos convocados a producir la prueba pericial, que es aquella
“suministrada por terceros que, a raíz de un encargo judicial y fundados en los
conocimientos científicos, artísticos o prácticos que poseen, comunican al juez las
comprobaciones, opiniones o deducciones extraídas de los hechos sometidos a su
dictamen”. (Palacio)
Muchos autores modernos consideran al perito un auxiliar de la justicia y del
juez, a quien ilustran sobre la apreciación e interpretación de los hechos a fin de
formar la convicción del magistrado.
El juez cuenta con un saber jurídico que le es propio, y con los argumentos o razones
brindados por la peritación como declaración de ciencia desde un saber que le es ajeno.

16
Desde el sistema simbólico particular del derecho, cumple con la función central de éste,
como es la construcción de la Verdad Jurídica.
En el caso de la pericia psicológica, el psicólogo convocado, desde la función de
su escucha específica, producirá un decir psicológico que indique algo de la Verdad

G
Subjetiva de la persona peritada.
Como peritos psicólogos nos ubicamos en un espacio de encuentro de discursos

G
divergentes, de puntos de vista dispares que ponen de manifiesto distintas formas
de concebir al hombre y de entender su conducta. Es un lugar de convergencia de
diferentes campos conceptuales y de nexos de causalidad que no son comunes. Pero
finalmente somos interrogados desde el decir jurídico.
Es nuestra tarea emitir un dictamen pericial que debe reunir ciertos requisitos
para asegurar la existencia jurídica, la validez y la eficacia probatoria. Entre éstos
últimos se indica que esté debidamente fundado, o sea que no puede consistir en la
mera opinión del experto prescindiendo de un necesario sustento científico.
¿Y cómo obtener datos que estén debida y científicamente fundados?
Degano, señala que no se privilegia en forma exclusiva ningún tipo de técnica o
indicación instrumental específica. Quizá en la mayoría de las pericias individuales
se realiza un proceso psicodiagnóstico, que clásicamente consta de un número de
entrevistas semidirigidas y una batería de test diseñadas para el caso.
Dicen las autoras Siquier de Ocampo y García Arzeno que la entrevista
(semidirigida) permite conocer exclusivamente a la persona, extraer datos para
formular hipótesis, planificar la batería de test e interpretar luego, con mayor
precisión, los datos de los test. Y agregan que la entrevista “…es insustituible
en tanto cumple con ciertos objetivos del proceso psicodiagnóstico pero los
test (especialmente los proyectivos) presentan ciertas ventajas que los hacen
irreemplazables e imprescindibles. Mencionamos entre ellas, su estandarización,
característica que otorga al psicodiagnóstico un mayor grado de seguridad…”.
Las pruebas ¿constituyen casi el único elemento que permitiría fundamentar
científicamente lo evaluado?
El dictamen pericial se presenta a la consideración de otros, no expertos
en nuestra materia y que desconocen nuestra forma específica de trabajo y de
evaluación. Y desde el decir jurídico, se solicitan las pruebas proyectivas como medio
para corroborar los dichos del informe pericial. En estos casos no accedemos al
pedido, en razón de que la entrevista da contexto y sentido a todo el proceso diagnóstico.
Consecuentemente la información obtenida adquiere significación en la medida
en que se realiza la comprensión psicodinámica global, interrelacionando todos los
datos a manera de Gestalt.
Pero la entrevista ¿sigue funcionando sólo como contexto o como continente de
las pruebas proyectivas, que deben corroborar los datos que en ella se recogen? La
entrevista ¿se ubica únicamente como fondo en el interjuego gestáltico?
En algunos casos, la entrevista es la fuente primordial de los datos, aunque se
hayan administrado las técnicas de exploración. En otros casos, cuando por las
características de la persona evaluada no podemos administrarlas, la entrevista es la
única fuente de datos con que contamos.
La entrevista como herramienta privilegiada, pasa a ser figura.
Este planteo no lleva a desconocer que la entrevista y las pruebas proyectivas
investigan distintos tipos de conducta y que se consideran tareas complementarias

17
y no excluyentes. Las autoras mencionadas destacan que la entrevista diagnóstica brinda
una pantalla más ambigua, semejante a la lámina en blanco del T.A.T. o del Phillipson.
Entre los criterios generales para interpretar la entrevista diagnóstica, se incluyen
el tipo de vínculo entrevistado-entrevistador y niveles de vinculación, fenómenos

G
de transferencia y contratransferencia, calidad de vínculos interpersonales con
otros significativos, tipo de ansiedad predominante, conductas defensivas, aspectos

G
adaptativos y no adaptativos, diagnóstico y pronóstico.
Los datos que la entrevista puede aportar por si, son entre otros:

• Percepción inicial del entrevistado y sus variaciones en cuanto a cómo se nos


presenta: vestimenta, lenguaje corporal, manejo en el espacio.
• Pautas de estructuración ante una situación nueva.
• Comunicación verbal y analógica, que verbaliza, cuándo, para qué, cómo: ritmo,
inflexiones de voz, cadencia; niveles semántico, pragmático y sintáctico.
• Características del lenguaje: claridad o confusión, terminología utilizada, fluidez.
• Coherencia o discrepancia entre lenguaje verbal y lenguaje no verbal.
• Aspectos de su vida de los que no puede hablar espontáneamente: qué temas
de su historia vital le provocan bloqueo, ansiedad o angustia.
• Cómo incluye los tres tiempos de su vida: pasado, preente y futuro y la
plasticidad para entrar y salir de cada una de las secuencias temporales.
• Fortaleza yoica y funciones del yo.
• Necesidad de tratamiento psicológico y conciencia de enfermedad.

Porque se plantea la subjetividad del psicólogo en la interpretación de los datos,


se debe mantener la cientificidad desde un esquema referencial, que permita hacer
inferencias que se alejan de una mera elucubración sobre el mundo interno del sujeto.
De esta manera, se jerarquiza la entrevista como instrumento de validez científica
en el proceso diagnóstico, no desde lo cuantificable, pero sí en la medida en que estamos
formados y entrenados para la lectura y comprensión de los fenómenos psicológicos que
en ella se ponen en juego.
Lo expuesto me aleja de la creencia de que un dato no corroborado en las
pruebas no es dato fidedigno, y me reasegura la convicción que debemos mantener
la flexibilidad técnica e instrumental en cualquier práctica que desarrollemos.

BIBLIOGRAFÍA

Degano, J. (1997) El sujeto y la ley, Rosario, edit. Homo Sapiens.


Frank de Verthelyi, R. (1997) Temas de evaluación psicológica, Buenos Aires, edit. Lugar.
Kielmanovich, J. (1993) Medios de Prueba, Buenos Aires, edit. Abeledo Perrort.
Siquier de Ocampo, M. et al (1974) Las técnicas proyectivas y el proceso psicodiagnóstico,
Buenos Aires, edit. Nueva Visión.
Travacio, M. (1997) Algunas consideraciones acerca de la psicología forense y el discurso
jurídico, en revista del instituto de investigaciones de la Facultad de Psicología de la
Universidad de Buenos Aires, Año 2, N° 1.

18
G
G
SECRETO PROFESIONAL

19
La ética, el secreto profesional y el perito forense
María Cristina Angós

G
• RESUMEN

G
Para poder referirnos al concepto de ética dentro del campo de lo profesional
y del desempeño del rol del perito en el ámbito forense, es necesario referirnos a la
ética como concepto general. La ética se configura como una rama de la filosofía cuyo
objeto son los juicios de valor sobre las acciones humanas.
La ética trata de los actos humanos, es decir de “aquellos que son realizados por
los hombres como seres racionales y libres, con ausencia de todo impedimento o
coacción externos”.
Un comportamiento ético sería obrar dentro del sistema de normas y
comportamientos aceptados socialmente. La ética en Freud es la articuladora entre el
individuo y la sociedad y se funda en la renuncia a la satisfacción directa instintiva. Se trata
de una ética del deber.

Me voy a referir al tema desde mi experiencia como perito integrante de la Asesoría


pericial de La Plata de la Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires.
Desde ese lugar, creo justo agradecerles a los magistrados integrantes de las
cuatro salas Penales, por el buen trato y el respeto profesional que han tenido en
estos años de desempeño. Ello es necesario en virtud de que éste trabajo se va a
basar en las dificultades e inconvenientes que como perito se me han presentado
en ocasión de tener que desempeñar la tarea como Asesoría de Alzada en otras
Departamentales del interior. Por haber vivido estas diferentes situaciones es que
puedo afirmar que el mantenimiento de un proceder ético y el mantenimiento del
secreto profesional se pueden sostener y defender.
Para poder referirnos al concepto de ética dentro del campo de lo profesional
y del desempeño del rol del perito en el ámbito forense, es necesario referirnos a
la ética como concepto general. La ética se configura como una rama de la filosofía
cuyo objeto son los juicios de valor sobre las acciones humanas.
La ética trata de los actos humanos, es decir de “aquellos que son realizados por
los hombres como seres racionales y libres, con ausencia de todo impedimento o
coacción externos”.
Un comportamiento ético sería obrar dentro del sistema de normas y
comportamientos aceptados socialmente. La ética en Freud es la articuladora entre
el individuo y la sociedad y se funda en la renuncia a la satisfacción directa instintiva. Se
trata de una ética del deber.
Creo importante recordar que para ser perito psicólogo oficial en el ámbito de la
SCJPBA es imprescindible contar con el título universitario de grado que lo acredite
como profesional de la psicología, con la matrícula profesional que habilite el
ejercicio dentro de la provincia, con una experiencia de cinco años y conocimientos
sobre la temática forense.

20
En mi caso, al recibir el título de grado, debí efectuar el juramento universitario
sobre el buen desempeño de la profesión y al crearse la Institución Colegial tuve
que realizar un nuevo juramento que actualmente suple al universitario. En las dos
oportunidades, el juramento se efectuó sobre el desempeño profesional conforme

G
las leyes que lo regulan.
El texto del Juramento actual dice:

G
“En mi desempeño profesional como Psicólogo juro por la Constitución Nacional,
la Ley de Ejercicio Profesional y de Colegiación y el Código de Ética:
• Hacer propios los principios establecidos por la declaración Universal de los
Derechos del Hombre, respetando los derechos fundamentales, la dignidad y el
valor de todas las personas, así como sus derechos a la privacidad, confidencialidad,
autodeterminación y autonomía.
• No participar en prácticas discriminatorias.
• Cumplir con el desempeño profesional con el máximo de idoneidad, proveyendo
solamente aquellos servicios y técnicas para las que habilitan la formación y
capacitación realizada.
• Mantener la actualización en el conocimiento científico y profesional.
• Respetar las diversidades culturales y ser consciente acerca del propio sistema
de creencias, valores, necesidades y limitaciones, y del efecto que éstos tienen sobre
la práctica profesional.
• Asumir la responsabilidad profesional y científica hacia la comunidad y sociedad
con actitud crítica, capacidad creativa y vocación solidaria.
• Contribuir al bienestar y desarrollo del individuo y la comunidad, reconociendo
como valores fundamentales, la libertad, la equidad social y la dignidad”.

No podemos desconocer los psicólogos, la importancia que tiene para nuestra


profesión actuar éticamente y guardar el secreto profesional; condiciones básicas
para poder establecer un vínculo de confianza que le permita al sujeto que se
encuentra enfrente, tener la seguridad de que todo aquello que va a confiarnos no va
a trascender las fronteras del consultorio. Esto le permite actuar con la más absoluta
libertad para el despliegue de su intimidad en forma espontánea, sin temores y
relatar aspectos de su vida personal y privada que en otro ámbito ni siquiera podría
acercarse a pensar. Situaciones conflictivas, dolorosas, muchas veces reprimidas,
que sólo el ambiente propicio y la garantía de la privacidad permiten su abordaje.
No se debe olvidar que el entrevistado desconoce todo lo que en su discurso está
transmitiendo y que no está en condiciones de conocerlo; que no sólo transmite lo
verbalizado, sino que a través de ello también aporta una serie de elementos que
muestran su mundo interno y su inconsciente y que sólo los profesionales de la
psicología estamos capacitados para develar y formular hipótesis.
El comportamiento ético y el resguardo absoluto del secreto profesional son
los pilares de nuestra profesión. De ahí que desde la legislación se establezca la
obligación de guardar el secreto profesional. Ver para ello en la Provincia de Buenos
Aires la Ley 10306 de Ejercicio Profesional de la Psicología y el Código de ética que de
ella emana con sus modificatorias al momento de la aplicación que correspondiese.
En su Artículo 7 la Ley 10.306 dice: “Los profesionales de la psicología están
obligados a… inc. c) Guardar secreto profesional”.

21
El Código de ética en su artículo 12 dice: “La obligación de guardar secreto
profesional…
a) Implica también mantener siempre bajo reserva la información que en su
desempeño recibe directamente de quienes requieren sus servicios en todos los

G
ámbitos de la sociedad.
b) ...

e) ... G
c) Los informes escritos o verbales sobre personas, instituciones o grupos
deberán excluir aquellos antecedentes entregados al amparo del secreto profesional,
y se proporcionarán sólo en los casos necesarios, cuando, según estricto criterio del
profesional interviniente, constituyan elementos ineludibles para confeccionar el
informe. En el caso de que puedan trascender a organismos donde no sea posible
cautelar la privacidad, deben adoptar las precauciones necesarias para no generar
perjuicios a las personas involucradas.
d) Si el psicólogo considera que la declaración del diagnóstico perjudica al
interesado, debe negarlo para no violar el secreto profesional…

f ) Todo lo relativo al secreto profesional debe cumplirse en todos los ámbitos y


en todo tipo de prestación….”
La Ley Nacional 23.277 de Ejercicio de la Psicología establece en su artículo 8°:
Los profesionales que ejerzan la psicología están obligados a:…
4) Guardar el más riguroso secreto profesional sobre cualquier prescripción o
acto que realizare en cumplimiento de sus tareas específicas, así como los datos o
hechos que se les comunicare en razón de su actividad profesional, sobre aspectos
físicos, psicológicos o ideológicos de los personas”.

Desde la justicia penal

El Código Penal, establece en su artículo 156 -revelación del Secreto sin justa
causa. Responsabilidad: “Será reprimido con multa e inhabilitación especial en su
caso por seis meses a tres años el que, teniendo noticia por razón de su estado, oficio,
empleo, profesión o arte, de un secreto cuya divulgación pudiere ocasionar daño, lo
revelare sin justa causa”
El Código Procesal Penal de la Nación Art.177 Obligación de denunciar, dice:
“…
2) Los médicos, parteras, farmacéuticos y demás personas que ejerzan cualquier
rama del arte de curar, en cuanto a los delitos contra la vida y la integridad física
que conozcan al prestar los auxilios de su profesión, salvo que los hechos conocidos
estén bajo el amparo del secreto profesional.”
Toda esta legislación está marcando la obligatoriedad de guardar el secreto
profesional, tanto desde el lugar de la psicología como desde el derecho. Sin
embargo, en nuestra experiencia en algunos ámbitos de la justicia se considera
que el juez tiene la potestad de poder eximir a los profesionales de la psicología del
secreto profesional aferrándose al concepto de “justa causa” del art. 156 del CP
Y hago hincapié en que sólo desde algunos ámbitos. Y aquí es donde corresponde
a mi entender hacer un análisis.

22
Cuando el Código establece justa causa, la pregunta es: ¿para quién: para el juez
que necesita asegurarse en su íntima convicción, o para el profesional que, tomando
conocimiento del hecho, debe evaluar si existe un motivo suficientemente grave
como para transgredir el secreto?

G
¿Qué conocimiento tiene un magistrado para determinar lo que un profesional
de otra especialidad debe o no decir?

G
Cuando se alega la necesidad para la causa, ¿esto es una “justa causa” para
romper el secreto profesional del perito?
Las necesidades de las causas ¿deben ser satisfechas con el incumplimiento de
normas éticas de otras profesiones?
¿Tiene autoridad legal el juez para ordenar el levantamiento del secreto
profesional, o está imponiendo su autoridad de manera intimidatoria?
De la legislación ya explicitada hay obligatoriedad de mantener el secreto
profesional. Violarlo está penado, y en los casos conocidos sólo se ha llevado a
denuncias que luego fueron desestimadas por la misma justicia en virtud de haberse
tomado conocimiento de los hechos dentro del marco del ejercicio de su profesión.
Como ejemplo cito dos casos.
El primero lo tomo del manual de Psicología Forense de Mariana Travacio y paso
a trascribirlo:
“Un fallo de la Cámara Nacional Criminal y Correccional Federal en el que, por
mayoría, se absuelve a una mujer denunciada por la médica que la atendió en un
hospital de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. La mujer accede al nosocomio y
es internada en terapia intensiva, donde se le inicia un proceso de desintoxicación
que deriva en la expulsión oral y anal de 44 bombitas de látex conteniendo cocaína.
Frente al hecho, la mujer confiesa que a cambio de trescientos pesos, traía cocaína
desde Bolivia a Buenos Aires. La médica interviniente denuncia el suceso. En primera
instancia, la mujer es condenada a 4 años de prisión. La Cámara revoca el fallo por
mayoría y la absuelve, fundada “en el argumento de la ilegitimidad del proceso por
haberse iniciado mediante violación del secreto profesional” (de Héctor Fernández
en su comentario al fallo: “Discurso penal, garantismo y solidarismo. Breve estudio
de un caso judicial”. Rev. El Derecho. Año XXXIV N° 9038, 10///96). Por su parte, en el
fallo mismo, se sostiene que considerar que prevalece el deber de denunciar sobre
la reserva del secreto profesional, significa afirmar que el valor de persecución del
delito es antepuesto a los valores que se encuentran en el trasfondo de la prohibición
contenida en el Artículo 156 del Código Penal”. (47.254- CN Crim Y Correc. Fed. Sala I,
febrero 14, 1995 – ZD N: B s/inf. Ley 23737).”
El segundo caso fue extraído de Diario Judicial.com
Noticia del Día 18/4/2001 NO SE LO DIGAS A NADIE
“La justicia sobreseyó a una mujer que fue denunciada por su psicóloga, por entender
que la profesional incurrió en una violación del secreto profesional”.
La justicia sobreseyó a una mujer que había sido condenada por la “supresión de
estado civil” de una menor inscripta de modo irregular hace más de treinta años, debido a que
la denuncia en su contra la formuló su propia psicóloga, en violación del secreto profesional.
La denuncia por presunta “supresión de identidad” había sido formulada por la
Psicóloga XX y su paciente fue condenada por ese delito por el Juez federal JLB.

23
La Sala II de la Cámara Federal en lo Criminal y Correccional, al analizar el fallo
apelado por la defensa puso énfasis en el origen de la causa, basada en la denuncia
que formuló xx a quien, durante una sesión terapéutica, su paciente le reveló que
quien se presumía su hija natural o biológica, no era tal, “sino adoptada, circunstancia

G
que junto a su esposo ya fallecido, habían decidido ocultarle”.
La Sala Segunda de la Cámara se preguntó en principio “si es legítima la

G
investigación llevada a cabo a partir de la denuncia de una psicóloga contra su
propia paciente (…) cuando éste le fue comunicado dentro del marco de la relación
terapéutica, y en particular, cuando las circunstancias del hecho constitutivas del
delito le fueron transmitidas por el paciente como dato coadyuvante para el éxito
del tratamiento profesional”.
En este sentido, el tribunal aclaró que si bien ese hecho no fue mencionado por
la defensa en su apelación, debía ser analizado de oficio “en razón de que podrían
encontrarse conculcados principios que comprometen el orden público y garantías
fundamentales del Estado de Derecho”.
Al ahondar en la cuestión, recordaron los camaristas que el Artículo 177 del
Código Procesal Penal impone en su inicio segundo a los médicos, parteras y todas
aquellas personas que ejerzan ramas del arte de curar, la obligación de denunciar
los delitos que conozcan al prestar auxilio, exceptuando “los hechos conocidos bajo
el amparo del secreto profesional”, en tanto que el artículo 156 del Código Penal
“reprime penalmente al que teniendo noticia, por razón de estado, oficio, empleo,
profesión o arte, de un secreto cuya divulgación pueda causar daño, lo revelare sin
justa causa”.
Luego de sostenerse que no existió causa, los camaristas llegaron a la conclusión
de que “es improcedente la denuncia efectuada por xx y que constituye el germen
de las presentes actuaciones, ya que la información que puso en conocimiento de la
Justicia fue conocida por ella en el marco de su desempeño como psicóloga de la imputada”.
La Ley 23277 de Ejercicio de la Psicología dispone en su artículo 8 inciso 4 que
los profesionales de esa rama deben “guardar el más riguroso secreto profesional
sobre cualquier prescripción o acto que realizaren en cumplimiento de sus tareas
específicas, así como de los datos o hechos que se les comunicare en razón de su
actividad profesional.”.
Asimismo los antecedentes colectados, señalan que “la denuncia del acto ilícito,
que el médico ha conocido por revelaciones amparadas por el secreto profesional,
no pueden servir de base a proceso alguno porque es insanablemente nula desde
el comienzo, y su exteriorización implica una violación delictiva del secreto debido”.
El psicólogo en su condición de perito está incorporado a una institución
judicial, que tiene lenguaje, pautas de comportamiento y códigos propios, que
en ocasiones utilizan una misma palabra pero con significados muy diferentes.
Ambas interpretaciones son correctas, sólo que la significación que tienen para las
profesiones son muy diferentes. El psicólogo en su condición de perito pertenece a la
Institución Judicial en carácter de auxiliar del juez. No es un empleado del Juez, sino
que su función es la de asesorar a los magistrados para que cuenten con el mayor
número de elementos para poder arribar a un dictamen o sentencia de acuerdo a su
íntima convicción.

24
Un error muy frecuente es pensar que el perito es empleado del juez y que por
ello le debe lealtad. El perito sólo le debe lealtad a su profesión, y por ende, a todas
las normas y comportamientos éticos que la rijan, que es por lo que ha jurado en
su momento. De ahí que para poder desempeñar el cargo se deba ser profesional y

G
experto con conocimiento del ámbito forense. El perito debe conocer acabadamente
su lugar de inserción, esto es, lo que le va a permitir encontrar un lugar común, la

G
comprensión del lenguaje institucional y la discriminación de su tarea pudiendo
asesorar adecuadamente al magistrado solicitante. El asesoramiento no tiene
porqué ser sólo la realización de un informe. La interpretación y reelaboración de
un punto de pericia, la explicitación de su limitación fundada, la sugerencia de una
intervención o la advertencia sobre el perjuicio que pudiera ocasionar lo solicitado,
son entre otras, también funciones del perito.
De ahí que si, como peritos, nos ubicáramos en el lugar de empleados,
entraríamos dentro de lo que es la obediencia debida perdiendo la imparcialidad
que es imprescindible para el desempeño de la función.
Y si por esa obediencia debida estuviéramos frente a la necesidad de transgredir
el secreto profesional, no sería útil a la justicia la incorporación de peritos
psicólogos. Se perdería la función y el psicólogo pasaría a ser un denunciante, lo
que está expresamente prohibido desde el Derecho en sus códigos. Vale decir que
no sólo transgrediría el psicólogo sus normas éticas y legales, sino que también
transgredirían los representantes del derecho sus propias normas.
Esto se plantea desde el lugar de perito oficial. Pero también se puede ser perito
dentro del ámbito forense y desde el exterior, ya sea como perito de lista en ámbito
civil o como perito de parte en el fuero penal. Para los cuales rigen exactamente
las mismas normas éticas que para los peritos oficiales. Un párrafo aparte merece
el perito de parte que debe actuar en forma conjunta con el perito oficial. Éste,
es designado por una de las partes intervinientes en el proceso para ocupar una
función de control del profesional actuante oficialmente, que es el que por su
función, debe llevar a cabo la conducción del estudio. Muchas veces, esta función se
confunde y el perito de parte interviene en el desarrollo como si fuera el conductor
de la entrevista, confundiendo al entrevistado e interfiriendo en la estrategia
previamente fijada por el perito oficial. Esto puede ocasionar no solo un perjuicio
para el estudio, sino para el propio entrevistado. Cumplir con las normas éticas en
estas ocasiones, es fundamental para el buen desarrollo en forma conjunta. El perito
de parte está igualmente obligado a mantener el secreto profesional. No puede
comentar la marcha del estudio ni adelantar las conclusiones del mismo, hasta que
el informe esté presentado ante la autoridad que lo solicitó; como así tampoco debe
realizar manifestaciones en los medios de difusión públicos, resguardando en todo
momento a la persona del entrevistado.
Todo ello debe ser tenido en cuenta en virtud de que los peritos somos asesores
de la justicia y nuestro informe, que brinda aspectos desconocidos del sujeto en
juicio, referidos a su comportamiento, conductas, emociones y sentimientos, es
orientativo y no vinculante para la causa. Y cualquier dato que pudiera surgir del
comentario efectuado fuera de lugar, podría llegar a interferir en el desarrollo del proceso.
Una vez efectuada esta aclaración y en razón de que a todos los peritos desde las
diferentes inserciones se le puede solicitar el levantamiento del secreto profesional
por parte de los magistrados, es que considero que cabe hacer un análisis más fino

25
del porqué de la necesidad de algunos magistrados de contar con lo relatado en
la entrevista psicológica, siempre solicitado con respecto al hecho que ocupa a la
causa, y que pareciera que tiene una relación directa con la necesidad de dictar
sentencia conforme a su “íntima convicción”.

G
Haciendo una evaluación, cuando se pretendió eximir del secreto profesional
a los peritos psicólogos, se lo hizo para conocer lo que el procesado había relatado

es lo que da a la herramienta su valor.


G
sobre el hecho que se le imputa: por ejemplo, si lo reconoció o lo negó.
¿Por qué dentro del proceso psicodiagnóstico? Los mismos magistrados
reconocen que porque es un ámbito donde se manifiestan libremente y con
confianza del resguardo de sus dichos. ¿Qué implica ello? Que también los mismos
magistrados reconocen los beneficios del secreto profesional para llevar a cabo la
entrevista y la seguridad y la confianza que ello produce.
Pero ¿en qué juego entraríamos los psicólogos si utilizásemos la misma
herramienta del secreto profesional para cumplir con el deseo del imputado y
del requirente? ¿En qué situación de entrampamiento se colocará el psicólogo si
aceptara ese juego? Porque por el carácter de la herramienta (psicodiagnóstico), si
se revelara el secreto profesional, la misma dejaría de ser útil; la garantía del secreto

¿Por qué se acepta el levantamiento del secreto profesional para tener la


seguridad de la imputación? ¿Se creería si el imputado negara su participación o se
establecería el principio de que todo imputado niega la participación en el hecho?
De la experiencia surge que sólo se pregunta cuando desde el lugar del
magistrado se tienen dudas, y para despejarlas, se traslada la responsabilidad al
perito psicólogo, haciendo uso de una potestad que las leyes no les otorgan, a modo
intimidatorio. De ahí la necesidad de conocer acabadamente el lugar y la función que
corresponde al psicólogo como perito.
Es comprensible que frente a la necesidad de dictar una sentencia conforme a su
íntima convicción, los magistrados quieran tener las mayores seguridades. No debe
ser fácil ya de por sí dictar una sentencia que va a afectar la vida de otro ser humano,
y resulta tranquilizante que los magistrados quieran llevarlo a cabo con la mayor de
las seguridades. Pero es importante comenzar a aceptar las diferencias y encontrar
la complementariedad de las profesiones.
Es la posibilidad de complementar ambas intervenciones lo que enriquece el
trabajo forense. El perito se expresa a través del informe de acuerdo a su ciencia. Un
informe claro y que responda a los puntos de pericia establecidos, hacen innecesario
infringir el secreto profesional, ya que se estaría evacuando dudas que pudieran
existir en los magistrados. Se estaría brindando las características del sujeto y la
posibilidad de relacionarlas con el hecho investigado.
Y habría que hacer otra reflexión. La pregunta es: ¿Cometió el delito? Pregunta
que no estamos en condiciones de responder sin transgredir el secreto profesional,
y que muchas veces, aun cuando los entrevistados, se hubieran responsabilizado
del hecho, desde nuestro lugar profesional no encontramos características que lo
relacionen con el mismo y al finalizar la causa aparece como encubriendo a otra
persona significativa para él.
¿Tiene posibilidades psíquicas de cometer el delito? Que sí podemos contestar
desde nuestra ciencia sin infringir normas ni preceptos éticos.

26
No cabe duda que esto último es lo que un perito debe hacer: expresar
claramente en su informe las posibilidades psíquicas que tiene un individuo para
poder cometer un delito. Ello orienta y de ninguna manera responsabiliza, ya que
una cosa no es vinculante con la otra.

G
Como ejemplo puedo mencionar una intervención en una causa por homicidio
donde el imputado negó el hecho desde el inicio. El estudio pericial dejó claramente

G
estipulada una personalidad de características simuladoras.
Este estudio pericial confirmó otras pruebas acumuladas en la causa y posibilitó
desestimar la declaración del imputado, dictándose una condena de prisión perpetua.
Y esto lleva a recordar siempre que nuestro informe no es el único elemento que el
juez va a tener en cuenta para dictar una sentencia; existen en la causa otras pruebas
objetivas que lo van llevando a tener una posición y a arribar a su íntima convicción.
Para finalizar, creo que es importante recordar que las pruebas que el profesional
interviniente resuelve administrar durante el estudio, están encuadradas dentro del
secreto profesional. No corresponde presentarlas en juicio, ni entregarlas para su
evaluación ya que las mismas, no sólo son de exclusiva pertenencia del profesional que
las implementa como modo de corroborar hipótesis que se realizan en un momento
determinado y de acuerdo a la situación en que se encuentra atravesando, sino que
como elemento diagnóstico pierde validez una vez extraídas del contexto de entrevista
en el que fueron administradas, careciendo entonces de todo valor.
Todo lo expresado nos lleva a concluir que el secreto profesional es inviolable
en el ejercicio de nuestra profesión siendo el mismo, prerrequisito de la práctica
psicológica, constituyéndose el psicólogo en el “continente” de información cuya
divulgación perjudicaría a quien se la hizo conocer.
De acuerdo al levantamiento del secreto profesional para satisfacer necesidades
no inherentes a nuestra profesión, correríamos el riesgo de convertirnos en una
suerte de “nuevo servicio de inteligencia” que utiliza a la psicología a través de las
seguridades que brinda el resguardo del secreto profesional como herramienta para
lograr información.

BIBLIOGRAFÍA

Código Penal.
Código de procedimiento penal de la Provincia de Buenos Aires.
Código de ética del Colegio de Psicólogos de la Provincia de Buenos Aires.
Ley 10306 de Ejercicio profesional de la psicología en la Provincia de Buenos Aires.
Noticias del Diario Judicial.
Revista de la Asociación de Psicoanalítica de Buenos Aires, 1992 Vol XIV, N° 1.
Travacio, M. (1997) Manual de Psicología Forense, Buenos Aires, UBA, CBC.

27
Inclusión de protocolos en expedientes
Un posicionamiento ético
Graciela Gardiner

G
• RESUMEN

G
La solicitud de inclusión de protocolos de las técnicas administradas en los
expedientes, genera serias controversias, a las que los peritos designados para
intervenir, se han visto expuestos en más de una oportunidad. La presión ejercida en
estos casos ha llegado desde el pedido de impugnación, hasta sanciones y pedidos
de secuestros del material correspondiente de los archivos personales de los peritos
en cuestión. Por lo anteriormente expuesto, se intenta dar en este punto algunas
consideraciones que sostienen un posicionamiento, análisis y criterios mantenidos
a lo largo de mi propia trayectoria profesional, así como de otros colegas en el
mismo desempeño. Quiero aquí hacer mención, que se trata de una recopilación de
respuestas propias y de otros peritos que me han llevado a construir un texto que
avala mi posición al respecto.

La solicitud de inclusión de protocolos de las técnicas administradas en los


expedientes, genera serias controversias, a las que los peritos designados para intervenir,
se han visto expuestos en más de una oportunidad. La presión ejercida en estos casos
ha llegado desde el pedido de impugnación, hasta sanciones y pedidos de secuestros
del material correspondiente de los archivos personales de los peritos en cuestión.
Por lo anteriormente expuesto, se intenta dar en este punto algunas consideraciones
que sostienen un posicionamiento, análisis y criterios mantenidos a lo largo de mi
propia trayectoria profesional, así como de otros colegas en el mismo desempeño.
Quiero aquí hacer mención, que se trata de una recopilación de respuestas propias y de
otros peritos que me han llevado a construir un texto que avala mi posición al respecto.

Modalidad del requerimiento

Una vez realizado el informe pericial, y corrido el traslado a las partes, éstas pueden
solicitar ampliaciones, aclaraciones del dictamen, o presentar la impugnación del
informe.
¿Cuáles son los motivos que dan con estas diferentes posturas frente a los
escritos presentados?
El dictamen pericial, cumple un objetivo dentro del expediente, que es el
asesoramiento a los magistrados sobre aspectos de la profesión o especialidad de
que se trate, que lo ayudarán a dilucidar un tema específico en relación al hecho de
autos. Independientemente de algunos puntos oscuros de los que puede adolecer un
escrito pericial y la necesidad de ampliarlo, el pedido de impugnación responde muchas
veces a dar por inválido un dictamen que a una de las partes deja comprometido en
su demanda. Entendiéndose entonces como una estrategia de la parte, más que un
cuestionamiento al mismo.

28
Entre los motivos de nulidad aducidos, se incluye la solicitud de inclusión de
los protocolos de las pruebas administradas en el expediente, como adjuntos a la
pericia presentada, lo que “deja sin la posibilidad de llevar a cabo la legítima defensa
de mi defendido”. Punto éste de muy común justificación jurídica del requerimiento.

G
En el Fuero Penal, la posibilidad de poner peritos de parte que acompañan el
proceso de administración de pruebas y entrevistas hecha por tierra esta afirmación.

está contemplada.

G
En los casos de daños y perjuicios existe la figura de consultor técnico en Nación
que cumple con los mismos objetivos. En la Provincia de Buenos Aires, esta figura no

Las evaluaciones psicológico-periciales son siempre un juicio clínico, resultado


de la interpretación de los datos disponibles; es decir, es una evaluación de conjunto
y en un contexto que incluye el vínculo entrevistador, entrevistado, teniendo en
cuenta las interrelaciones entre cada una de las técnicas utilizadas y los elementos
cualitativos de las entrevistas.
En el dictamen pericial se debe realizar un detalle de las pruebas administradas, de
la clínica y sintomatología que presenta el sujeto evaluado, en la que conjuntamente
con las pruebas, éste se basará.
Los entrevistados desconocen lo que transmiten en su discurso, pero es nuestro
deber como psicólogos actuar éticamente y preservar el secreto profesional.
Independientemente de las pruebas elegidas para el proceso pericial, se utilizará
como herramienta fundamental la entrevista psicológica. La que habitualmente
se elige es la denominada semidirigida (en la que existen ciertos datos básicos
estipulados de antemano, pero se deja que el sujeto tenga cierta libertad para
relatar lo que le sucede; el profesional interviniente en función de situar la posición
subjetiva). En el estudio psicológico a lo largo de la entrevista, por el tipo de
dinámica de la misma, se van descartando datos que a la escucha clínica no tienen
significación patológica, o carecen de relevancia para el tema a investigar acorde a
los puntos de pericia requeridos. Es decir, se consignan datos básicos de la historia
vital y los aspectos significativos que surgen de la escucha clínica en el momento
de la entrevista y que aportan a los puntos periciales solicitados. En el momento de
elaborar el informe, se consignan aquellos datos que según el criterio profesional del
examinador se vinculan con los puntos de pericia, integrándolos con los aspectos
significativos de las técnicas hallados en la convergencia y recurrencia que requiere
el dispositivo de clínica forense.
La entrevista es una herramienta privilegiada en la clínica para arribar a
diagnósticos, así como para toda tarea dentro de la clínica (tratamientos o indicación
de ellos). Las técnicas de exploración psicológica son situaciones estandarizadas
que sirven de estímulo a un comportamiento que es evaluado por comparación
estadística con el de otros individuos puestos en la misma situación, formando parte
del conjunto de las investigaciones objetivas del comportamiento humano.
Con relación a la batería a administrar, la indicación clínico diagnóstica de cuáles
son las mejores herramientas para cada caso en particular, o el material más idóneo
para el caso, solamente puede planificarse posteriormente a la primera entrevista.
Ésta, da cuenta de lo que se busca y de las características y posibilidades subjetivas
o clínicas del evaluado, que podrá o no estar en condiciones de responder a una
prueba determinada. No puede aceptarse de un lego en psicología la indicación
de que técnicas deben administrarse en cada caso. Sólo el perito psicólogo conoce

29
cuales son los instrumentos más adecuados para cada caso en particular, en
función de las diferentes variables a considerar: aquello que se nos pregunta, las
posibilidades de respuesta del sujeto de la pericia y siempre dentro del contexto
vincular (transferencial) de la entrevista de administración.

G
Las técnicas de exploración psicológica se administran para evaluar
determinados aspectos psíquicos; pero en ellas, pueden registrarse aspectos de la

G
personalidad en su conjunto y cuestiones inconscientes del sujeto examinado, que
no necesariamente se vinculan con los puntos que se solicita que se investigue en una
pericia, y que por ello, exceden la información que se busca, así como aquello para
lo cual nos ha prestado su consentimiento informado. Cabe agregar que lo que se
denomina en psicología el psicodiagnóstico o proceso psicodiagnóstico, es el conjunto
de la evaluación técnica que el profesional considere apropiado instrumentar para el
caso. El aumento del número de técnicas administradas no garantiza la cientificidad
de una pericia. Por otra parte, sería imposible dar cuenta explícita y manifiesta
de cada uno de los datos considerados en las entrevistas, sin vulnerar la ética
profesional con la que debe moverse un perito psicólogo; ya que los entrevistados
se explayan en las entrevistas, porque tienen en cuenta la garantía de que usaremos
ese material, sólo para nuestra evaluación y para arribar a conclusiones fundadas en
nuestra formación teórica y trayectoria profesional.
Por todo lo anteriormente expuesto, se concluye que la presentación aislada
de un protocolo de una técnica no sólo no le serviría a un profesional que lo analizara
fuera de la situación pericial, sino que por su descontextualización, podría llevar a
conclusiones erróneas.
Las pruebas administradas, como es de rigor deben permanecer en los archivos
personales de cada perito, a los fines de ser consultadas ante algún requerimiento
del magistrado que corresponda. El perito, si así lo considera, las utilizará para
alguna ampliación que pudiese requerirse para la mejor comprensión de sus
conclusiones. No deben ser exhibidas en los expedientes, por las razones de estricto
secreto profesional que fija la Ley 10306 de ejercicio Profesional de la Psicología en la
Provincia de Buenos Aires y el Código de Ética (Art.12°) que de ella emana, así como
el Código de Ética de la Federación de Psicólogos de la República Argentina, o los
que correspondieran a cada jurisdicción.

BIBLIOGRAFÍA

Calo, O. Hermosilla A. (1999) Psicología, ética y profesión, aportes deontológicos para


la integración de los psicólogos del Mercosur, Mar del Plata, Universidad Nacional de
Mar del Plata.
Código de ética del Colegio de Psicólogos de la Provincia de Buenos Aires.
Código de ética de la Federación de Psicólogos de la República Argentina.
Ley 10306 de Ejercicio Profesional de la Provincia de Buenos Aires.
Pautas internacionales para el uso de los tests, international test, Asociación Argentina
de Estudio e Investigación en Psicodiagnóstico (ADEIP), Buenos Aires, 2000.
Revista Ética de psicoanálisis, Buenos Aires, ApdeBA, Vol XIV, N° 1, 1992.

30
La Cámara Gesell
Graciela Gardiner

“Una conducta es deontológicamente correcta cuando es adecuada al rol que

G
corresponde a la profesión ejercida”
L.L.H. Sanchez Pescador

• RESUMEN

G
El objeto de este escrito, está en directa relación con el uso de la Cámara Gesell en
la investigación de delitos sexuales en los que las víctimas son menores o incapaces,
y se realizan entrevistas para intentar dilucidar si existe o no una situación de abuso
por la que hubiera atravesado ese menor enunciado como víctima de abuso y
denunciado el hecho ante la justicia.
Las distintas leyes que regulan el ejercicio profesional en el país (Argentina),
coinciden en que los psicólogos deberán garantizar una apropiada confidencialidad
al crear, acceder, transferir y eliminar registros bajo su control, con los recaudos
apropiados a si son impresos, digitalizados, video grabados, etc.
¿Cuándo y cómo se usa la Cámara Gesell? En la temática que se trata, se utiliza
a pedido del fiscal o magistrado interviniente, cuando se busca observar las
entrevistas de los psicólogos con los menores, en el momento de la investigación y
para “registrar” lo que los menores dicen sobre el hecho denunciado.

Conveniencia o no de su uso

El objeto de este escrito, está en directa relación con el uso de la Cámara Gesell en
la investigación de delitos sexuales en los que las víctimas son menores o incapaces,
y se realizan entrevistas para intentar dilucidar si existe o no una situación de abuso
por la que hubiera atravesado ese menor enunciado como víctima de abuso y
denunciado el hecho ante la justicia.
Para desarrollar el tema se tomarán en consideración aspectos del marco teórico
y legal, así como prácticos y clínicos.

Aspectos teóricos

La Cámara Gesell debe su nombre al Dr. Arnoldo Gesell, psicólogo norteamericano


qu transformó la habitación espejada en un instrumento para la observación de
niños en las distintas etapas de su desarrollo, sistematizando posteriormente los
resultados. Estaba fundamentado en que el observador no participante, debía
observar un proceso a una distancia tal que la presencia del mismo no modificara lo
conducta espontánea de lo observable.
Hipotetizaba por tanto, que la presencia del observador generaba una
interacción que podía modificar lo que allí sucediese, lo que fuera fundamentado
por los teóricos de las llamadas ciencias duras (mecánica cuántica).

31
Estos últimos conceptos han sido revisados, desmentidos y vueltos a aseverar
y desmentir; acordándose en líneas generales que lo observado, modifica al
observador y a la inversa, el observador modifica lo observable. Por otra parte el
observador externo, así como cualquier otro que no participe en las entrevistas, no

G
tiene acceso a los fenómenos transferenciales y contratransferenciales presentes
siempre en una entrevista, de gran riqueza para su posterior interpretación.

G
Basados en esa concepción teórica, que trasciende el objetivo del presente texto,
se hace hincapié en mantener estable el encuadre de las entrevistas, a los efectos
de tener un menor número de variables que incluyan y que, a su vez, deberán ser
tenidas en cuenta en el momento de analizar los resultados de las entrevistas o
pruebas que pudieran llegar a administrarse.
El uso original de la técnica, posteriormente se ha ampliado a las investigacines
y tratamientos de los procesos vinculares en general.

Marco Legal

La Ley 10306 que regula el ejercicio Profesional de la Psicología en la Provincia


de Buenos Aires, en su artículo 7 dice: “Los profesionales de la psicología, están, sin
perjuicio de lo que establezcan las demás disposiciones vigentes obligados a: …
inciso c) guardar secreto profesional.”
El Código de Ética que de ella emana, dice en su artículo 12: “La obligación de
guardar secreto profesional es absoluta. El psicólogo no debe admitir que se le exima
de ella por ninguna autoridad o persona ni por los mismo confidentes. Ello da lugar
a oponer el secreto profesional ante los jueces y de negarse a contestar las preguntas
que lo expongan a violarlo.
a) Implica también mantener siempre bajo reserva la información que en su
desempeño recibe directamente de quienes requieren sus servicios en todos los
ámbitos de la sociedad
b)…
c) Los informes escritos o verbales sobre personas, instituciones o grupos
deberán excluir aquellos antecedentes entregados al amparo del secreto profesional,
y se proporcionarán sólo en los casos necesarios, cuando, según estricto criterio del
profesional interviniente, constituyan elementos ineludibles para confeccionar el
informe. En el caso de que puedan trascender a organismos donde no sea posible
cautelar la privacidad, deben adoptar las precauciones necesarias para no generar
perjuicios a las personas involucradas.
d) Si el psicólogo considera que la declaración del diagnóstico perjudica al
interesado, debe negarlo para no violar el secreto profesional…
e) …
f ) Todo lo relativo al secreto profesional debe cumplirse igualmente en todos los
ámbitos y en todo tipo de prestación…”.
La ley nacional B° 23277 de Ejercicio de la Psicología, expresa en su artículo 8°:
“…Los profesionales que ejerzan la psicología están obligados a:…
4) Guardar el más riguroso secreto profesional sobre cualquier prescripción, o
acto que realizare en cumplimiento de sus tareas específicas, así como los datos
hechos que se les comunicare en razón de su actividad profesional sobre aspectos
físicos, psicológicos o ideológicos de las personas”.

32
Por su parte, el Código de Ética de FePRA, aprobado en la Asamblea Ordinaria
del 10 de abril de 1999, en su punto 2 (2.7) dice “Los psicólogos garantizarán una
apropiada confidencialidad al crear, acceder, transferir y eliminar registros bajo
su control, con los recaudos apropiados a si son impresos, digitalizados, video

G
grabados, etc. Los psicólogos mantienen y eliminan los registros de acuerdo con las
reglamentaciones vigentes y en un modo que permita cumplir con los requisitos de
este Código de Ética.”

Aspectos prácticos

G
Como se observa, toda la legislación marca la obligatoriedad de guardar el secreto
profesional, desde las leyes que regulan el ejercicio profesional de la psicología.

El uso de la Cámara Gesell, en la clínica, se ha ido modificando y ampliando


especialmente en los tratamientos de familias y procesos vinculares en general. Se
ha implementado también un uso jurídico en Tribunales, específicamente en los
Fueros que son de incumbencia.
¿Cuándo y cómo se usa la Cámara Gesell? En la temática que se trata, se utiliza
a pedido del fiscal o magistrado interviniente, cuando se busca observar las
entrevistas de los psicólogos con los menores, en el momento de la investigación y
para “registrar” lo que los menores dicen sobre el hecho denunciado.
Del otro lado de la Cámara en el lugar de la observación, pueden estar las partes
intervinientes, tanto los propios implicados como sus letrados según sea el caso,
el asesor de menores, el fiscal si así lo considera, el personal técnico que opera
tecnológicamente, en el caso de que además de la observación directa se requiera la
grabación en video de lo observado.

Aspectos clínicos

Toda entrevista psicológica debe seguir las reglas que le son propias, que los
profesionales con título y matrícula habilitante conoce, y están preparados y les
incumbe llevarlas a cabo y cumplirlas.
El uso de la técnica presupone informar adecuadamente a los observados;
avisarles que habrá gente del otro lado del espejo, observando, registrando lo que
allí acontezca.
Este punto irrenunciable, sin faltar severamente a la ética profesional, le quita
espontaneidad a la situación vincular de que se trate ya que predetermina a los
entrevistados, estructurándose una puesta en escena.
En el caso de menores, esta situación se potencia, ya que un niño pequeño
no tiene la capacidad de distinguir lo que en dicha circunstancia se le demanda,
pudiendo llegar a respuestas que no son las mismas que daría en forma espontánea.
Percibe que se espera algo de él, que hay gente escuchando y observando lo que
dice y hace, y es muchas veces eso mismo, lo que provoca una respuesta que satisface
aquello que cree que se espera de él. Pero no se corresponde necesariamente con los
hechos que se investigan, todo lo cual obstaculiza la investigación. El niño responde

33
con algo que puede ser cierto o no y no se podría inferir que por ello fabula o miente,
sino que responde a lo que cree que se espera que él diga.
No estaría de más apuntar que la misma entrevista observada, escuchada
y registrada por un número indeterminado de personas, que sin desmerecer la

G
capacidad interpretativa del observador ocasional pueden tener o no la capacidad
de interpretar lo que allí ocurre, constituye en sí mismo un abuso para la intimidad

de la investigación.
G
del evaluado (menor o incapaz en este caso).
En líneas generales, existen numerosos elementos en las causas como para
sugerir quiénes deberían ser evaluados, quienes aún no lo han sido, considerando
además, que los menores sometidos a todo tipo de tratamientos y estudios no
deberían seguir siendo asediados: toda la situación en sí no hace más que coagularlos en
una posición de objeto de estudio, que actúa en forma negativa sobre su salud psíquica.
Por lo anteriormente expuesto, se considera que en estas condiciones:

a) Resulta nocivo realizar entrevistas en Cámara Gesell con un menor, dado


que no se estaría resguardando su integridad psíquica, llegando así a confirmar lo
denunciado, ya que si el abuso no ocurrió en los hechos, ocurre luego en el contexto

b) La investigación debe centrarse en los padres o quienes cumplan la función,


dados que son los adultos los que deben responder por la salud del menor, debiendo
quedar éste lo más alejado posible del proceso, exceptuando la evaluación de
aquellas cuestiones relativas a su estado general.
c) Un punto de apoyo importante de la investigación es naturalmente la
evaluación del imputado o denunciado, que colabora en la dilucidación del proceso,
d) Tanto las videograbaciones como la observación directa, dan a “ver”, entonces
una determinada situación artificiosa -de confiabilidad dudosa- que no hace más
que conspirar contra la búsqueda de la verdad perseguida.

Por todo lo expuesto, se concluye en lo siguiente: En principio, se dirá que el uso


descripto de la cámara Gesell, así como las videograbaciones, no resguardadas, sino
incluidas en un expediente, incumplirían con los aspectos legales anteriormente citados.
Lo que sucede en una entrevista psicológica debe pertenecer a la intimidad de la
misma, que a su vez debe encontrarse resguardada por el secreto profesional.
El material recabado en ellas, así como de las otras técnicas implementadas
por los profesionales de la psicología, debe ser utilizado a los fines de la evaluación
psicológica. Se deberá presentar el análisis que de ello se haga, excluyendo los dichos
de los observados, a excepción de aquellos datos que previamente ya figuran en las
declaraciones o los aspectos públicamente conocidos, ya vertidos en el expediente,
o necesarios para identificar o describir al sujeto.

Entrevista o interrogatorio

En una causa de abuso deshonesto, se realiza la siguiente consulta:

“Si el interrogatorio agregado a fs.xx (desgrabación de una “entrevista” en video),


sigue las pautas metodológicas con base científica y si dicho interrogatorio, puede

34
haber inducido al menor -con las características fabulatorias y manipuladoras que
surgen de autos- a contestar en la forma en que lo hizo.”

Esta pregunta reabre interrogantes: ¿no se conoce la función del perito? ¿Se

G
busca en la psicología, un instrumento revelador de la verdad jurídica, o bien de otra
verdad que sirva a quien pregunta?

interrogatorio.

G
Se considera importante en este camino compartido del mutuo aprendizaje
entre el Derecho y la Psicología, que se deslinde claramente entre la entrevista y el

En Derecho Procesal, el interrogatorio constituye una de las formas de


esclarecimiento de la verdad jurídica durante el juicio. “En el proceso penal se
designa indagatoria. Se trata de una interrogación por parte del juzgador de todos
aquellos hechos que se estimen pertinentes” (Garrone J.A. 1997). En consecuencia,
su objetivo primordial es la búsqueda de la verdad jurídica y debe ser usado en
audiencia y con la intermediación del Juez.
El interrogatorio, por lo tanto, no es un instrumento usado por los psicólogos
ni debe serlo. Su objetivo es la búsqueda de la verdad jurídica (hechos externos), no
de la verdad psicológica. Pero a la psicología no le interesan solamente los hechos,
sino principalmente la impronta psíquica que los mismos puedan haber dejado. A la
psicología le importa e incumbe la verdad psíquica (si así podemos llamarla, interna)
del sujeto y su consecuente correlato, injerencia o implicancia en el actuar y en los
procesos psíquicos de un sujeto particular, en un momento determinado, pudiendo
éstos ser traumáticos o no.
La Psicología se ocupa del hombre bajo el aspecto de las actividades mentales,
afectivos y de la conducta, tanto desde el punto de vista general, individual o social,
como de sus determinantes inter e intrasubjetivos y los procesos que distinguen la
acción de la interacción de éstos.
Para arribar a la evaluación de un sujeto, utiliza distintos instrumentos de
diagnóstico e investigación; el interrogatorio no es uno de ellos. Una de las
herramientas de uso más extendido tanto en la clínica como en el psicodiagnóstico
en general y el psicodiagnóstico forense en particular, es la entrevista psicológica, la
cual tiene su fundamento en el sustrato teórico que avala su uso.
Existen tres tipos de entrevista, de acuerdo al modo de tomarla:

a) Abierta.
b) Semidirigida.
c) Dirigida o cerrada.

Cualquiera de ellas configuran un contexto vincular específico dentro del cual


van a surgir respuestas vinculares diferentes.
Una entrevista es abierta o libre, cuando el entrevistado se expresa, comenzando
por donde prefiere o incluyendo lo que desee. Es decir que el campo psicológico
configurado por el entrevistador y el entrevistado, se estructura en función
de vectores señalados por este último. Interviene el entrevistador cuando el
entrevistado no sabe cómo comenzar o continuar. “Se pregunta de la manera más
amplia posible, para asegurar el cumplimiento de los objetivos de la entrevista.
Acerca de las lagunas en la información que el paciente ha suministrado y que se

35
considera de especial importancia, o acerca de contradicciones o ambigüedades y
verbalizaciones “oscuras…” (Siquier de Ocampo, María L. 1997 ).
Es dirigida o cerrada, cuando el entrevistado cumplimenta un rol o cuestionario
previamente establecido.

G
De las características de la entrevista en cuestión, realizada en Cámara Gesell,
y transcripta en los autos de que se da cuenta en este escrito, se dedujo que la

G
modalidad de ésta correspondía a una entrevista semidirigida. “La forma de llevarla
a cabo es preguntando o dejando de preguntar por ciertas áreas o aspectos de la
vida familiar o individual, también le transmiten al entrevistado cierta idea de lo que
se considera más conflictivo, disfuncional o adaptativo de su historia o situación actual “
(Frank de Verthely, R. 1989).
Por lo tanto, no se puede dejar de reconocer la incidencia del observador
participante en la recolección de datos, la que debe ser tenida en cuenta al momento
de la evaluación.
El psicodiagnóstico de menores, conforma una especialidad dentro de la
psicología, y requiere, para ello, de especialistas en esta materia. Una evaluación
sin los conocimientos adecuados, podría dar lugar no sólo a erróneas conclusiones,
situación grave de por sí, sino a contra indicaciones concretas en las supuestas
entrevistas, lo que resultaría iatrogénico para un menor abusado en particular.
Las entrevistas realizadas en cámara Gesell, en las condiciones expuestas, no
sólo violarían los Códigos de Ética profesionales (FePRA y Provincia de Buenos Aires),
sino que además tiñen los resultados obtenidos, los cuales deben leerse a la luz
de la dinámica vincular que se establece en cada entrevista, con un entrevistado
y un entrevistador con sus particularidades. Se quiere dejar en claro, entonces que
no se cuestiona en sí mismo el uso de la entrevista semidirigida, ni de la Cámara
Gesell en general, sino que, sobre lo que se intenta realizar un aporte es acerca del
uso de la Cámara Gesell, con fines diferentes a los que la originaron o puramente
clínico diagnósticos; que pretenden transformar una entrevista (invalorable
herramienta clínica, de indiscutible utilidad, siendo encuadrable dentro de los
posibles instrumentos de abordaje de que la psicología se vale) en un interrogatorio
pseudopsicológico, cuyo fin apunta a dilucidar “la verdad”, circunstancia ésta
absolutamente ajena a las incumbencias profesionales de los psicólogos.
Por tanto, sólo el psicólogo interviniente, administrador idóneo, puede a través del
análisis de los procesos internos de la entrevista, transferencia y contratransferencia,
dar cuenta acabada y científica de lo que en ella se produce.
Siguiendo el derrotero teórico precedente, se quiere dejar en claro que la
entrevista psicológica sólo puede ser realizada por psicólogos; que el objetivo de
su uso no es dilucidar la verdad, sino arribar a un psicodiagnóstico forense, y que
el uso de la Cámara Gesell en las condiciones precedentemente expuestas, resulta
iatrogénica para el entrevistado.
¿Cuál es entonces el objetivo de su uso, mostrar o mostrarse? Dar credibilidad
al decir de quien, ¿del menor o del perito? ¿La necesidad de poner imagen a la
supuesta verdad?
¿Cuál es su riesgo? Dejarse fagocitar por la institución que demanda
permanentemente colocarse del lado de ella, o sea, investigar buscando la verdad.
Si es así, entonces, este uso de la Cámara es producto de la iatrogenia también
padecida por los psicólogos.

36
Las instituciones, generan en su devenir contaminación en los individuos que
las transitan. Los trabajadores de cualquier rama deben tener la máxima precaución
ante ello. En el caso particular de los peritos psicólogos, deben precaverse de la
pérdida de distancia necesaria para actuar adecuadamente, de la confusión en

G
los alcances del título, de la función que se debe desempeñar, y del ejercicio de la
profesión, Pierre Legendre dijo: “Las instituciones son vacías y voraces”.

G
A esta altura del texto, resulta adecuado acuñar un término: psicoprudencia.
Así como los letrados pueden acceder a la jurisprudencia, nuestro trabajo debe
llevarnos a la Psicoprudencia.
Al término expresado se le asigna una doble acepción:

1) La prudencia psicológica en relación a nuestro trabajo profesional, dentro del


marco de las leyes que lo regulan, así como de los códigos de ética.
2) La prudencia que da cuenta de situaciones de difícil solución. El inadecuado
uso de herramientas por parte de quienes en el afán de realizar eficientemente su
trabajo, las ponen a disposición de las instituciones, no estando éstas preparadas
para usarlas.

El resultado es, entonces, altamente contaminante para las partes intervinientes:


Para las partes en litigio por lo iatrogénico de su uso en la forma ya explicitada.
Para los psicólogos, por la pérdida del objetivo profesional que los mueve y del
uso de una herramienta privilegiada: la entrevista, que pasa a transformarse en un
interrogatorio.
Para los letrados intervinientes, porque no logran llegar a la verdad jurídica,
transitando un camino que no conduce a ella.

BIBLIOGRAFÍA

Calo O. y Hermosilla A. (1999) Psicología ética y profesión. Aportes deontológicos para


la integración de los psicólogos del Mercosur. Mar del Plata, Universidad Nacional de
Mar del Plata.
Frank de Verthely, (1989) Renata Temas de evaluación en psicología, Buenos Aires,
edit. Lugar.
Garrone, J. (1997) Diccionario Manuel Jurídico, Buenos Aires, edit. Abeledo Perrot.
Siquier de Ocampo, M. (1997) Las técnicas proyectivas y el proceso psicodiagnóstico
ediciones Nueva Visión.
Código de Ética del Colegio de Psicólogos de la Provincia de Buenos Aires.
Código de Ética de la Federación de Psicólogos de la República Argentina.
Ley 10306 de Ejercicio Profesional de la Psicología en la Provincia de Buenos Aires.
Revista Ética y psicoanálisis, ApdeBA, Buenos Aires, Vol XIV, N° 1, 1992.

37
G
G
DELITOS SEXUALES

38
Abuso Deshonesto, un diagnóstico infalible
Graciela Gardiner

G
• RESUMEN

G
Objetivo: Presentar una mirada desde un ángulo diferente a la mayoría del
material que circula sobre el tema, o al menos una luz diferente sobre un tema difícil
y cada vez más frecuente, según las estadísticas o la casuística que se presenta en
el trabajo como perito oficial en los Tribunales de la Provincia de Buenos Aires. El
abuso deshonesto es un tema que acarrea en sí mismo una severa sanción penal. La
influencia de la condena social en general, de lo ideológico como marco conceptual
que guía hasta el curso de la ciencia, no está exenta en esta temática. Los listados de
síntomas que dan cuenta de un cuadro clínico hacen estragos sobre los individuos
y también sobre el concepto de salud mental, desapareciendo los enfermos, las
enfermedades, las conflictivas vinculares e individuales y pasando a ser cada
sujeto un código nomenclado que se tipifica en un programa computarizado o
una lista de al menos cinco síntomas que dan cuenta de lo que el sujeto evaluado
padecería. El sujeto un menor de edad supuestamente abusado, se transforma así
en un nomenclado. A partir de la denuncia en la institución encargada de tomar la
denuncia, el sujeto (niño/niña) pasa a ser sujeto-objeto de estudio y evaluación. Se
busca desentrañar la situación conflictiva que se les presenta a los magistrados ante
una denuncia de este tipo, donde en general no hay pruebas objetivas que acrediten
el hecho.
Se busca llamar la atención sobre un hecho que lleva a categorizarse como
diagnóstico infalible. Cuando se denuncia un abuso deshonesto de un menor,
probablemente hay un menor abusado que, si no lo fuera todavía, lo va a ser. No
es el objeto del presente texto cuestionar la institucionalización de un menor de
lo que mucho se ha escrito, ni cuestionar tampoco nuestras instituciones (también
cuestionadas largamente), donde cada uno de los efectores hace y construye un
espacio lo mejor posible con las herramientas con que se cuenta. Se pretende
ampliar la mirada a algo más que el menor o en su caso el padre o cuidador que son
en su mayoría los denunciados. Se trata de puntualizar especialmente un modelo de
denuncia de abuso deshonesto, la que realiza la madre del menor, acusando al padre
del mismo, a partir de la separación de la pareja y la condición de infalible se instala sobre
el diagnóstico de enunciado abusado. Resultado y conclusiones: el menor es abusado.

El presente trabajo se propone abordar una figura legal contaminada de


prejuicios: el abuso deshonesto.
Tema dificultoso como pocos, las estadísticas muestran un aumento permanente
de las demandas con esta carátula.
Teniendo en cuenta el trabajo cotidiano como Perito Oficial en Tribunales de la
Provincia de Buenos Aires, se busca llamar la atención acerca de un modelo particular
de denuncia sobre esta temática que da cuenta de un diagnóstico infalible.
Para ello, recordemos las sanciones a que se exponen y por las que es atravesado
el sujeto denunciado, acusado, juzgado y eventualmente condenado por este delito.

39
Sanciones

El abuso deshonesto es un tema que acarrea per se una severa sanción social, y
actualmente, después de la modificación del Código Penal, también una pena más severa en

G
lo procesal. Recordemos en el Código Penal, a los artículos que tratan este tema.
• En el Capítulo III, artículo 127 del C.P. previo a la reforma dice: “se impondrá

prisión, si:
G
prisión de 6 meses a 4 años, al que abusare deshonestamente de personas de uno
u otro sexo, concurriendo alguna de las circunstancias del artículo 119, sin que haya
acceso carnal. Si el autor del hecho fuera alguna de las personas mencionadas en el
artículo 122, se le aplicará de 3 a 10 años de reclusión o prisión.”
• Modificatorias Artículo 119 del CP. “Será reprimido con reclusión o prisión de
seis meses a cuatro años el que abusare sexualmente de persona de uno u otro sexo.
La pena será de cuatro a diez años de reclusión o prisión cuando el abuso, por su
duración o las circunstancias de su realización, hubiere configurado un sometimiento
sexual gravemente ultrajante para la víctima.”
En el supuesto anterior…”la pena será de ocho a veinte años de reclusión o

a) Resultare un grave daño en la salud física o mental de la víctima.


b) El hecho fuera cometido por ascendiente, descendiente afín en línea recta,
hermano, tutor, curador, ministro de algún culto reconocido o no, encargado de la
educación o guarda....
f ) El hecho fuera cometido contra un menor de dieciocho años, aprovechando
la situación de convivencia preexistente con el mismo. En el supuesto del primer
párrafo, la pena será de tres a diez años de reclusión o prisión, si concurren las
circunstancias de los incisos a, b, d o f.”

O sea que si el abuso es cometido por el padre, será pasible de una condena de
reclusión o prisión de tres a diez años (delito no excarcelable en principio).
Para un enfoque profundo del tema del abuso, habría que tener en cuenta la
serie de factores que inciden tanto en lo general, como en cada caso en particular.
Una visión totalizadora no puede excluir:

• Que los juristas, conscientes del impacto en el hombre, de algunos de estos


temas y de éste en particular, respondan al sentir social, modificando las leyes
que nos regulan. Las modificaciones al Código penal es una respuesta a ello.
• Que los sujetos acusados de éste delito son condenados socialmente. Hecho éste
que representa la repulsa generalizada de la sociedad al tema de los delitos
sexuales, especialmente con víctimas menores. Tanto es así que inclusive dentro
de los lugares de detención, los detenidos con ésta carátula suelen ser víctimas
de los otros reclusos, quienes les aplican una especie de Ley de Talión: los
violadores (o violetas en la jerga), son a su turno violados o terminan ubicados
en el último escalón de las jerarquías de los internos.
• Que del sentimiento social en general, no está libre lo ideológico, como
marco conceptual que guía incluso hasta el curso de la ciencia. (se investigan
especialmente o se valoran o apoyan investigaciones que sean sostenidas o
requeridas por factores de presión social o intereses particulares)

40
Las nuevas corrientes -la globalización y la tecnología al servicio de las comunicaciones
influyen- anulan las diferencias, buscando un discurso único. Masificación que pierde la
particularidad del sujeto (Manuales diagnósticos y estadísticos).
Las listas de síntomas que dan cuenta de un tema u otro, a mi criterio, hacen

G
estragos sobre los individuos y también sobre el concepto de salud mental.
En la búsqueda de las simplificaciones, se corre el riesgo de dejar de pensar.

e intérprete.

G
Los programas computarizados, que simplifican las evaluaciones de las técnicas,
o algunas escalas de simple aplicación, no pueden dar cuenta de los intrincados
espacios psíquicos. Ninguna técnica es suficiente por sí misma. Ningún programa
puede desplazar la labor del perito. Debe quedar clara la diferencia entre ejecutante

El uso de la simplificación en tiempo y recursos que significa evaluar aspectos


cuantitativos a través de un programa computarizado es innegable; por ejemplo la
realización del presente texto y sus correcciones (y el modelo CD 2017), sus idas y
vueltas, dan cuenta de ello. Pero éstos son solamente instrumentos que facilitan, la
interpretación es sólo humana. Los peritos somos intérpretes de los resultados de las
técnicas, no meros aplicadores, o cargadores de resultados (ejecutantes).
La pérdida de la posibilidad de analizar y particularizar, es caer en el riesgo de la
clonación de diagnósticos, de la clonación de humanos y de informes.
En el supuesto anterior, desaparecerían los enfermos, las enfermedades, las
conflictivas vinculares y particulares, pasando a ser cada sujeto un código que se
tipifica en un programa computarizado o una lista de al menos cinco síntomas que
dan cuenta de lo que el sujeto en cuestión padece.

Sujeto: Objeto de estudio

El sujeto en evaluación, descrito breve y someramente en el punto anterior como


un conjunto de síntomas, es un menor de edad supuestamente abusado.
Repasemos qué sucede en estos casos: los padres del menor abusado, algún
encargado de la guarda, o mayor hábil, puede efectuar una denuncia en sede policial
o en la Fiscalía de turno. A partir de allí, el menor comienza a seguir los derroteros de
las distintas instancias del recorrido del expediente que se instruye.
Para desentrañar la situación conflictiva que se les presenta a jueces y fiscales,
ante una denuncia de este tipo, donde no hay pruebas que positivamente el sujeto
un menor de edad supuestamente abusado, se transforma así en un nomenclado.
A partir de la denuncia en la institución encargada de tomar la denuncia, el sujeto
(niño/niña) pasa a ser sujeto-objeto de estudio y evaluación. Se busca desentrañar la
situación conflictiva que se les presenta a los magistrados ante una denuncia de este
tipo, donde en algunos casos no hay pruebas objetivas que acrediten el hecho, como
sería el caso de que existiera violencia física, con la presión del imaginario social a
la que como individuos de esta sociedad, están también expuestos y cumpliendo
con su función de descubrir la verdad jurídica, no ahorran en solicitar cuanto estudio
estuviere a su alcance.
En este punto, el menor (sujeto-objeto de estudio) pasa a ser evaluado en
principio por el fuero de responsabilidad Penal Juvenil (anteriormente Fuero de
menores). Posteriormente puede ser pasado a Tribunales de familia y dependiendo
de su suerte será evaluado también el caso en Asesorías periciales.

41
No es el objeto del presente texto cuestionar la institucionalización de un menor
de lo que mucho se ha escrito, ni cuestionar tampoco nuestras instituciones (también
cuestionadas largamente), donde cada uno de los efectores hace y construye un
espacio lo mejor posible con las herramientas con que se cuenta y las limitaciones

G
existentes. Sí, se pretende ampliar la mirada a algo más que el menor o en su caso
el padre o cuidador que son en su mayoría los denunciados. Se trata de puntualizar

disolución de la pareja parental.

G
especialmente un modelo de denuncia de abuso deshonesto, la que realiza la madre
del menor, acusando al padre del mismo (¿habrá dejado de serlo?), a partir de la

Cuando los integrantes de la pareja se separan, el menor pasa frecuentemente a


ser un objeto de poder, un “botín de guerra”, un rehén por cuyo intermedio se recibe
la cuota alimentaria, entre otros dones. El padre de este menor “debe”, está obligado
a pagar la cuota, la escuela, el estudio de idiomas si está en edad y todo lo demás
imaginable. Así y todo, del otro lado se presenta una madre quejosa, insatisfecha,
que reclama, que pide algo más, En algún punto se produce un quiebre y el padre
bien puede iniciar un movimiento de rebeldía. Considera que ya pagó lo suficiente
y se retira de su posición, por ejemplo de dador permanente y plenipoderoso…
pero…no de padre. Allí se gestó la denuncia, como último argumento posible y
determinante de esta especie de extorsión emocional. Por el carácter de la denuncia
y los riesgos enunciados que corre el menor, se logra la separación del menor y su padre.
Preventivamente ante esta denuncia lo que se hace es impedir las visitas del
padre al menor: parte de la batalla está ganada. La madre “se queda” con el menor y
“lo protege” de toda influencia paterna, incluyendo la de los familiares del supuesto
abusador. El menor escucha una sola campana – la materna- y declara lo que escucha.
“mi papá me tocó” dice y el padre…es detenido. El menor, por su parte percibe
que algo pasa y que es grave. No se le permite ver a su padre, pasa por distintas
entrevistas, en su presencia se habla a medias…y a veces no tanto. Duerme poco,
tiene conflictos escolares, o de conducta. Está agresivo o distraído, come menos, etc.
Todo está preparado y a punto.
Las distintas asociaciones que estudian estos temas, completan la tarea. Enuncian
una serie de síntomas de “indiscutible” rigurosidad que denotan con total certeza la
presencia de un menor abusado. Volvemos al principio: una lista de síntomas guían
nuestro diagnóstico.
A modo de ejemplo, se toma una de las más recientes publicaciones sobre este
tema; el Centro reina Sofía para el estudio de la violencia (Barcelona, España), hace
un resumen de los indicadores más utilizados para diagnosticar abuso sexual. Se
publica una tabla en el libro: Abuso sexual en la infancia; víctimas y agresores, de
Echeburúa y Guerricaecheverría, publicado por editorial Ariel Barcelona en el año 2000.
Los indicadores enunciados son: pérdida de apetito, llantos frecuentes, miedo
a estar solos, rechazo al padre o a la madre de forma repentina, cambios bruscos de
conducta, resistencia a desnudarse o bañarse, aislamiento y rechazo de las relaciones
sociales, problemas escolares o rechazo a la escuela, fantasías o conductas regresivas
(chuparse el dedo, orinarse en la cama, etc.), tendencia al secretismo, agresividad,
fugas o acciones delictivas, autolesiones o intentos de suicidio. Y agregan los autores
mencionados. “los indicadores deben tomarse en forma global y conjunta”.
No se duda en lo absoluto de la seriedad del estudio investigativo, que
seguramente sostiene el listado, ni de las motivaciones que llevaron a su

42
sistematización, pero la tendencia al uso de estas listas de síntomas lo tornan
extremadamente peligroso.
Retomando el ejemplo: hay una pareja en estado de deconstrucción o disolución.
Sus miembros se enfrentan de manera altamente conflictiva: El menor se ve obligado

G
a jugar esa pelea, puesto en el lugar de intermediario del vínculo y a tomar partido
por uno u otro padre…y la pregunta es: ¿no resulta en tales circunstancias, altamente

G
probable que presente aquellos indicadores? Y a su vez, la presencia de los mismos,
¿no denota su manera de traducir un conflicto? Y este conflicto ¿es necesariamente
de orden sexual?
Siguiendo con el uso de esta lista de indicadores o síntomas, luego de producida
la denuncia, en la que constan no sólo éstos, sino la indudable fuente de la que fue
extractada, se concluye en que, ”el menor tiene signos indiscutibles de abuso”. La
justicia hace el resto.
La experiencia obliga a hacer una lista diferente, al menos para repensar la otra,: la
pareja conyugal en disolución, un padre que quiere seguir siéndolo, algún conflicto
de “alimentos” u otro deseo insatisfecho, una madre con una familia endogámica
donde era imprescindible un genitor externo. Un conflicto edípico no resuelto, una
madre fálica y un padre débilmente estructurado, completan el cuadro.
Se hace insoslayable una evaluación del grupo familiar. No alcanza con el pedido
de evaluar al supuesto abusador, ni deberíamos los peritos quedarnos con esto sólo.
En líneas generales siempre se puede decir que esta familia no se constituyó,
que conformaron un vínculo, que tuvieron un hijo, lo que fue un intento de salida
exogámica (frustrado), que cada uno vuelve a su grupo de origen, reordenando una
organización que no da lugar para otra salida, y varios otros aportes.

CONCLUSIÓN 1

Hay un diagnóstico infalible. Hay un menor abusado -no podría afirmarse que
sexualmente abusado- pero hay, sin duda alguna, un menor abusado o en serio
riesgo de ser abusado. Abusado de su condición de niño y del poder que podría
ostentar aquel que detente su tenencia.
Para ejemplificarlo, se presenta brevemente un caso que presenta las condiciones
de lo antedicho. Lo llamaré el caso Hada.

El caso Hada

La primera evaluación se realiza en diciembre del año 2000, evaluación


realizada con perito de parte propuesto por la defensa del imputado. El objetivo: la
excarcelación pedida por la defensa.
La segunda evaluación se hace en abril de 2001, con otro perito de parte
propuesto también por la defensa, siendo el objetivo completar el informe preliminar
realizado en la anterior ocasión.

43
Primera evaluación (detenido) 12/2000

Nombre: Mariano. Argentino, 36 años de edad, con escolaridad secundaria


incompleta cursó hasta 4to año de secundario, debió salir a trabajar por problemas

G
económicos de su familia de origen. Como tenía deseos de estudiar y superarse
económicamente, hizo distintos cursos de informática, reparación de computadoras,

G
programación y otros. Debido a su preparación, y su disposición al trabajo, consiguió
empleo como consultor de sistemas en una empresa multinacional, con sede en su
zona de residencia.
Estado Civil casado, Padre de una única hija. Separado de hecho.
Respecto de su familia de origen dice que su padre falleció a los 73 años por
problemas pulmonares; dice “por el cigarrillo pero en el certificado de defunción
pusieron cáncer de colon, no dijimos nada. Ya había fallecido, el resto no nos
importaba”.
Tiene una hermana menor de nombre Marcela, sana, casada, docente, madre de
dos nenas.
Su madre de 76 años, es sana, actualmente Mariano convive con ella.
Desconoce antecedentes de trastornos psicológicos o psiquiátricos en sus
familiares. El no ha tenido nunca trastornos de este tipo y se considera una persona
sana. Es la primera vez que le hacen un psicodiagnóstico, pero le han efectuado
estudios psicotécnicos en algunas empresas. Padece de hipoacusia bilateral, pérdida
de decibeles en ambos oídos por otitis a repetición desde la infancia, causada por
infecciones.
Metodología: se realizan dos entrevistas y se administra Bender G.T., Test de los
Colores de Max Luscher. Se otorgaron 24hs. de plazo para realizar el informe pericial.

Segunda evaluación 04/2001


Ha quedado en libertad desde el 29 de diciembre pasado.

Entrevista 2

Refiere que estuvo casi tres años de novio con la denunciante Mariana, y que
posteriormente y por el embarazo de ésta, decidieron casarse. Se separaron de
hecho entre el 15 y el 17 de XX (“más o menos” SIC) a pesar de la separación dice:
“teníamos un vínculo bastante (duda) muy buena relación con ella, con intimidad no
excluida” SIC. Antes del embarazo no tenían idea de casarse pero posteriormente no
lo dudaron. Se casaron y se llevaban muy bien “a veces discutíamos por mi suegra
(Hada), porque quería decidirlo todo, desde la casa que alquilábamos hasta lo que
se tenía que comprar, pero yo me callaba para no tener problemas. “ Cuando nació
la nena, “todo fue un sol” pero, “… la madre se quejaba porque no le daba la misma
atención sexual y afectiva que antes…Yo trabajaba todo el día y cuando volvía a
casa, un rato antes de dormir, porque ni comía en casa, jugaba con la nena”.
La madre de su hija es artista plástica.
“Cuando nos separamos, ella retornó a vivir con los padres (es hija única). Nuestra
relación era mejor que antes. Yo siempre contaba lo bien que nos llevábamos y mis
compañeros decían que era envidiable esa relación y yo también lo creía. Yo me iba

44
de vacaciones con la nena y la llevaba a ella, porque Mariela es muy chiquita y temía
no saber manejarla. La pasábamos muy bien juntos…(¿?) sexualmente también
(¿?) No entiendo qué pasa o qué pasó” (se agudiza la angustia que estuvo presente
durante toda la entrevista, se ahoga, presenta dificultades para respirar).

G
“Yo siempre hice lo que ella quería, ella siempre tuvo una verdad parcializada,
negaba algo rotundamente o afirmaba algo rotundamente...en un momento yo no

G
podía pagar más la psicóloga que mi esposa quería. La nena tenía problemas en el
jardín, era muy tímida y no se relacionaba bien con los otros chicos. Así que ella me
dijo que la iba a llevar a la consulta de la psicóloga, y yo le di una cartilla de la obra
social, para que no pagáramos nada. Y ella no quiso que sea de mi parte, entonces
yo le dije que iba las veces que ella quisiera, y fui varias veces, pero que lo tenía que
pagar ella con el dinero que le daba por mes (era una suma importante de dinero
mensual) para alimentos de la nena. Además de eso siempre le compraba cosas y
por eso no me parecía justo seguir pagando más cosas por su capricho (¿?) Creo que
por orgullo de ella, por no hacer yo lo que ella quería, me denunció. Todavía hay
heridas sin cerrar y una batalla todavía… La primera vez que decidí algo, que tomé
una iniciativa yo solo fue después de separarme. (¿?) Lleve de vacaciones a mi mamá”.
Según Isidoro Berenstein, “las relaciones familiares representan a nivel de
superficie los vínculos de parentesco, cuyo sentido y fundamento es inconsciente”.
Sigue el evaluado “Yo no estaba de acuerdo con muchas cosas, pero terminaba
cediendo. A la madre se le ocurrió llevar a la nena a la televisión y allá tuve que ir yo
a acompañarlas. Le hicieron un casting y la pusieron en una parte del programa de
cocina que hacían…se desenvolvió muy bien, es muy despierta y para mí es muy linda”.

Entrevista 3

La denuncia a la que hacía referencia en la entrevista anterior la hizo la esposa


de Mariano en el Tribunal de menores el xx de xx de 2000. “Dos meses después,
le festejamos el cumpleaños a mi hija y yo estuve presente, y nadie me dijo nada.
Hasta creo recordar que en esos días estuvimos juntos…no entiendo (se refiere a
un encuentro sexual con su esposa). Me enteré de mi hija por todo esto, fue terrible.
Yo había ido a visitarla y le pregunté un día cuándo ella me iba a ir a visitar a casa
y la nena me dice, no puedo por la denuncia. Ahí salta la madre y me dice que me
denunció en Menores y que no me podía llevar más a la nena. Según ella porque
después de una entrevista con la psicóloga, yo conté que la nena dormía conmigo en
la misma cama, ya que todavía no me había terminado de mudar y aún me faltaban
algunas cosas (había dejado la casa materna). Me gustaba que durmiésemos juntos
porque no estaba mucho con ella, ahora que iba al jardín (preescolar) y se levantaba
temprano. Entonces hablábamos o mirábamos dibujitos o películas hasta que ella
se dormía. Cuando la psicóloga me dijo que eso estaba mal, yo lo entendí y compré
una camita para ella. Pero ella se pasaba a mi cama. Yo no hice muchos esfuerzos
tampoco, pero de verdad lo intenté, le juro que lo intenté, pero bueno… al final se
pasaba igual y yo la dejaba. Igualmente desde los seis meses de la nena hasta que
nos separamos, la nena dormía con nosotros (padre y madre) en el medio de los dos.
Tampoco me parecía tan terrible. Ahora que todo esto pasó lo veo diferente, pero
para mí dormir con la nena era normal. Lloraba mucho, y la casa era húmeda, tenía
frío…y así (en la cama de los padres) dormía toda la noche.

45
“Mi señora me dijo que estaban haciendo un estudio en el Tribunal de Menores,
y que me iban a llamar. Yo no entendía, porque ella me dijo que ahí lo iban a hacer
gratis. Yo no creí que era en el tribunal, sino en otra dependencia y me quedé
tranquilo. Estaba trabajando mucho y la veía por la noche un ratito y nada más.

G
Después la nena me dijo (se angustia) que no iba a venir más a mi casa porque yo le
había puesto el pito en la cola cuando ella se bañaba en la bañadera de mami”. No

G
entendía nada, la miré a la madre y ella me dijo: ándate. Me fui como loco, no sabía
que hacer. Cuando llegué a mi casa estaba preocupado por lo que la nena podía
pensar -me había ido sin saludarla, desesperado- Llame por teléfono y la madre me
pasó con mi nena y ella me decía “Papi: te enojaste por lo que te dije y no me diste
un beso.” Me puse como loco. Fui a ver a un abogado y me dijo que me quedara
tranquilo y confié. Después me vino a buscar la policía y me detuvieron. Todavía no
lo puedo creer”.
“Todo empezó con unos dibujos de hombres desnudos que la nena hace y dice:
son como papá”, pero yo le había dicho a la madre que no era bueno que la nena
estuviera todo el tiempo con esos modelos o los libros de estatuas desnudas que la
madre tiene y ella dice que son objetos de arte. Yo no sé si es eso o qué, pero mí, mi
hija nunca me vio desnudo. Yo duermo con pantalón pijama. Lo que la nena dice de
la bañera, es por la casa nuestra cuando vivíamos juntos; nunca tuvimos otra casa con
bañera, hace mucho tiempo de eso (¿Cuándo?) y no sé , no tenía todavía los tres añitos. ..”

Pruebas

En la primera evaluación (se otorgaron 48hs de plazo para realizarla) y se


administró Bender GT, Test de los Colores de Luscher y se realizó una entrevista
clínico diagnóstica.
En la segunda evaluación se administra MMPI-2 autoadministrado, Técnica
gráfica de figura humana y se realizaron entrevistas clínico diagnósticas.

Bender
A “No soy muy buen…hace mucho que…”
1.- Cuenta y recuenta varias veces, repite “son 12” Cuenta nuevamente ¿no se
puede borrar?
2.- Cuenta los puntos varias veces
3.- Sin particularidades
4.- ¿Puedo hacerlo a continuación o tiene que ser abajo?
5.- Recuenta los puntos varias veces
6.- Cuenta las ondas
7.- S/P
8.- S/P
Entrevistador: ¿Puede ponerle su nombre? Rta con pregunta: “¿en algún lado en
especial lo pongo?

46
Luscher
“Ahora diría que mi color preferido es el verde, porque me trae representaciones
de libertad; pero mi color preferido de siempre es el azul (‘) Voy a elegir el azul,
porque es el de siempre ¿o tengo que hablar de todo lo que es ahora?.

G
Repite exactamente las dos series

MMPI-2

Segunda figura: mujer

G
Curva dentro de los parámetros de la normalidad

Figura humana
Primera figura hombre: “esta terrible”

“Son personas que se conocieron a través de un vínculo laboral, que tienen en


común justamente el aspecto laboral y también gustos propios de su generación.
Tienen un compañerismo y una amistad sincera. Piensan mantener esta amistad
en la medida en que tanto uno u otro no se sientan defraudados en su amistad y
compañerismo y en la medida en que el trabajo lo permita”.

CONCLUSIÓN 2: 04/2001

Según Maslow “sólo el niño que se siente seguro es capaz de avanzar


saludablemente en el camino del desarrollo”
En el caso presentado, no sé si hubo abuso “deshonesto”. Pero el diagnóstico es
infalible: hay un menor abusado. Porque hay un menor que hace al menos (todavía)
seis meses que no ve a su padre (hay muchos otros que en similares situaciones se
mantienen durante años). Hay un menor abusado y quisiera que no haya más.
Hasta aquí este trabajo que fue presentado en las Jornadas de ADEIP Delegación
La Plata, que se realizaron en octubre del año 2001.
En las preguntas posteriores a la exposición, se trabajó el aspecto del
sometimiento del sujeto y sus quejas somáticas, y la elección del cuerpo como
depositario de sus conflictos irresueltos (dolores de cabeza, opresión en el pecho,
asfixia, rebrote de un proceso asmático).

CONCLUSIÓN 3 (ÚLTIMA)12/2001

J. D. Nasio (1998) en El libro del dolor y del amor, dijo: “Ante todo, el dolor es un
afecto, el último afecto, la última fortaleza defensiva antes de la locura y la muerte.(...).”
Mariano pagó todo, cumplió con todos los pasos requeridos: repensando el
momento en que su hija le informa porque no la dejan ir a su casa dijo: “me volví
loco”: cumplió con el dolor psíquico.
Cumplió también con el dolor físico: rebrotó su asma, una opresión en el pecho
y su vieja alergia.
Le quedaba una sola posibilidad: también pagó con ella. En navidad 2001,
posteriormente al reclamo de reiniciar un régimen de visitas de su hija que le fura
denegado, Mariano murió de un paro cardiorespiratorio.

47
Se insiste en la Conclusión 2: no se si hubo abuso sexual “deshonesto” (como se
caratulaba en el momento del caso); pero el diagnóstico fue infalible: hubo sin duda,
una menor que fue abusada. Hay una menor que nunca volvió ni volverá a ver a su
padre. ¿Podrá resignificar alguna vez esto? ¿O estará obturada la posibilidad de revisión

G
del tema, por la categórica sentencia de una madre fálica: “tu padre abusó de vos”?.

BIBLIOGRAFÍA

edit. Paidós.

G
Berenstein, I. (1981) Psicoanálisis de la estructura familiar inconsciente. Barcelona, edit. Paidós.
(1976) Familia y enfermedad mental, Buenos Aires, edit. Paidós.
(1976) Estructura familiar inconciente. Apuntes para una metapsicología, Buenos Aires,

Echeburúa, E. (2000) Abuso Sexual en la infancia: víctimas y agresores, Barcelona, Ariel S.A.
Nasio, Juan D. (1998) El libro del dolor y del amor, Barcelona, Gedisa.
Vicente L.: Indicacines en terapia familiar. Algunas consideraciones para pensar el
tema. Texto inédito.

48
Delito Sexual: Daño psíquico y victimización secundaria
Graciela Gardiner y Nora Neüendam

• RESUMEN

G
G
El presente texto trata de dar cuenta de las consecuencias de la evaluación
psicológica en las víctimas de delito sexual.
Se inscribe en el marco de la práctica pericial y surge a partir de casos peritados
en el fuero penal, que buscan el posterior resarcimiento en el fuero civil.
Al pensar en la correspondencia jurídica del resarcimiento económico en
función del daño psíquico, tal como está establecido en el fuero penal, que buscan
el posterior resarcimiento en el fuero civil, intentamos propiciar el debate sobre el
devenir psíquico de esta circunstancia legal.
Paradójicamente, dichas categorías nos conducen a pensar en el reforzamiento
de la victimización secundaria al delito.
Finalmente, a modo de ejemplo, tomamos un caso de violación peritado en el
fuero penal que nos llevó a pensar. ¿qué efectos emergen en la subjetividad a partir
del resarcimiento económico (recibir un dinero a cambio) en una mujer de 21 años
abusada sexualmente por su padre?

El presente texto trata de dar cuenta de las consecuencias de la evaluación


psicológica en las víctimas de delito sexual.
Se inscribe en el marco de la práctica pericial y surge a partir de casos peritados
en el fuero penal, que buscan el posterior resarcimiento en el fuero civil.
Al pensar en la correspondencia jurídica del resarcimiento económico en
función del daño psíquico, tal como está establecido en el fuero penal, que buscan
el posterior resarcimiento en el fuero civil, intentamos propiciar el debate sobre el
devenir psíquico de esta circunstancia legal.
Paradójicamente, dichas categorías nos conducen a pensar en el reforzamiento
de la victimización secundaria al delito.
Finalmente, a modo de ejemplo, tomamos un caso de violación peritado en el
fuero penal que nos llevó a pensar. ¿Qué efectos emergen en la subjetividad a partir
del resarcimiento económico (recibir un dinero a cambio) en una mujer de 21 años
abusada sexualmente por su padre?

Introducción

La figura jurídica de violación (abuso sexual, abuso deshonesto, delito sexual


diferentes nombres que acompañaron a la figura legal) está contemplada en el Libro
II, Título III, Capítulo II del Código Penal Argentino, bajo la denominación genérica
de “delitos contra la honestidad”. El artículo 119 establece que la violación implica
“acceso carnal con la persona de uno u otro sexo: inc. b) cuando la persona ofendida
se hallare privada de razón o sentido o cuando por enfermedad o cualquier otra
causa no pudiere resistir”.

49
Los artículos 122 o 124 del Código Penal contemplan los casos en los cuales la
figura simple de violación resulta agravada por determinadas circunstancias. Para
el caso que nos ocupa tomaremos dos incisos: a) por el resultado producido en la
persona de la víctima (grave daño en la salud o muerte de la persona ofendida) y b)

G
por el parentesco entre el autor y la persona de la víctima (ascendente, descendiente,
afín en la línea recta o colateral).

G
El daño psíquico no constituye de por sí una entidad o categoría psicopatológica.
Por tal razón, se requiere de la agudeza del perito psicólogo y de precisión en cuanto
a la capacidad de delimitar, por medio de técnicas de exploración y diagnóstico,
la magnitud del daño ocasionado, si la realidad psíquica evaluada obedece a la
personalidad estructurada de base del peritado, si resulta secuelar al acontecimiento
traumático, si persiste al momento de la evaluación, calificarlo como reversible
(transitorio) o irreversible (permanente).
Freud define, desde el punto de vista económico, el concepto de traumatismo
como una experiencia vivida que aporta un incremento tan grande de excitación de
la vida psíquica, que fracasa su liquidación o elaboración por los medios normales
o habituales, lo que inevitablemente da lugar a los trastornos duraderos en el
funcionamiento del aparato psíquico.
Las distintas definiciones de daño psíquico coinciden en concebirlo como
una perturbación permanente del equilibrio homeóstatico pre existente de carácter
patológico, producido por un hecho ilícito, que genera en quien lo padece la posibilidad
de reclamar una indemnización.
Es decir que se ubican tres condiciones a considerar en el dictamen del daño psíquico:

1) Debe constituirse el hallazgo clínico, en un orden psicopatológico.


2) Deberá tener necesariamente un nexo causal o concausal con el hecho de Litis.
3) se requiere de un tercero responsable a quien reclamar el daño.

Por último, hemos tenido en cuenta para el desarrollo del presente texto
el concepto de victimización, que es el efecto traumático producido desde el
victimario hacia la víctima, siendo la victimización secundaria, un corolario de
aquella. Nos referimos, con esto, al efecto que sucede sobre la víctima, una vez
efectuada la denuncia y teniendo que transitar por las diversas instancias policiales
y judiciales, en las que se incluyen las representaciones y los mitos por los que
están atravesadas las instituciones sociales. Existe suficiente evidencia para sostener
que dichas circunstancias generan a veces conflictos, secuelas y un incremento del
padecimiento psíquico a la víctima, lo que, en líneas generales, aumenta el daño
ocasionado por el que perpetra el delito.
Cuando una víctima denuncia un ilícito, es dable evaluar cuál es el grado de
victimización (equiparable a lo tramitado en el fuero Civil o Laboral, en causas de
daños emergentes). Con la apoyatura del posible resarcimiento del daño psíquico,
nos preguntamos si un delito de orden sexual, puede tener resarcimiento económico.
Si con la sanción penal, que marca lo condenable de esa conducta abusiva no es
suficiente para ese aparato psíquico, o si continuamos abonando el campo de la
victimización secundaria, siendo que estamos advertidos de ese daño, ya desde su
sustanciación en el fuero penal.

50
Cabe aclarar que el inicio de una demanda en el fuero civil (que persigue indemnización
pecuniaria, en este caso por el daño psíquico causado por un delito sexual) es una
decisión que corresponde que sea tomada por la víctima (actora en el caso).
¿Cómo se tramita en ese psiquismo, la necesidad de resarcimiento evaluada

G
en los actores en el fuero civil o laboral? ¿Cuál es la salida de ese psiquismo en un
delito sexual? Dentro del área penal, ¿qué lugar de resarcimiento queda dentro de
la justicia en estos casos?

Concepto de víctima

G
El resarcimiento en el fuero penal resulta ser la pena privativa de la libertad, en
los fueros civil y laboral, el resarcimiento persigue fin pecuniario.

La víctima es cualquier individuo dañado o golpeado por uno u otro, quien se


percibe herido y perjudicado, quien comparte la experiencia y solicita asistencia y
reparación, quien es reconocido como perjudicado y en consecuencia, quizá sea
asistido por instituciones públicas, privadas o comunitarias.
La ONU en 1986 nos dice: Víctima es “Aquella persona que ha sufrido un
perjuicio (lesión física o mental, sufrimiento emocional, pérdida o daño material, o
un menoscabo importante en sus derechos), como consecuencia de una acción u
omisión que constituya un delito con arreglo a la legislación nacional o del derecho
internacional”.

Concepto de victimario

Es aquel que produce el daño, sufrimiento o padecimiento de la víctima. Es


incorrecto asimilar el victimario al delincuente, pues se puede ser victimario por una
acción u omisión que no sea antisocial o delictiva, es decir “ victimario” es el género
y delincuente es la “especie”. En la auto victimización, las calidades de victimario y
víctima se unen en una misma persona.

Concepto de victimización secundaria o segunda victimización

Javier Martínez Fernández (2014) dice en su blog “La victimización secundaria es


un sufrimiento añadido que infieren las instituciones y profesionales encargados de
asistir a la víctima, investigar el delito o instruir las diligencias: policías, jueces, peritos,
forenses, abogados, fiscales y funcionarios, entre otros. La persona maltratada revive
el papel de víctima durante el protocolo de actuación policial, y con el agravante
de que este nuevo daño psíquico se genera por la intervención de instituciones
y profesionales de las que la víctima espera ayuda y apoyo. Por ello, la persona
afectada no es sólo víctima de un delito, sino también de la negligencia del sistema.
El daño psíquico que sufren las víctimas de malos tratos, así como la
vulnerabilidad de estas personas, conlleva que sea más fácil que puedan padecer
nuevos perjuicios, especialmente si reviven el episodio de violencia varias veces en
una relación médica, policial, jurídica y psicológica.”

51
La segunda victimización es el impacto negativo que recibe la víctima cuando
busca una reparación en estas instituciones.
Puede tomar la forma de comentarios mordaces al evaluar a la víctima, de
expresar dudas sobre sus dichos, de oponer dudas sobre la relevancia de su propia

G
conducta (sobre todo en los casos de delitos sexuales). Esto va ligado a un concepto
civil de “contribución por negligencia”.

G
La reviviscencia del incidente violento por parte de la víctima, como necesario
al momento de tomársele declaraciones y de realizar un psicodiagnóstico forense,
forma parte ineludible del proceso judicial de denuncia o resarcimiento.
El cierre del círculo irremediablemente vicioso hace aún más vulnerable a las
víctimas. El proceso de revictimización se concluye o quizá recomienza.

El caso peritado
Historia vital

Los datos de filiación han sido modificados para preservar las identidades de las
personas comprometidas en el texto.
El magistrado ordena una pericia psicológica y psiquiátrica a la víctima de autos.
Se trata de una persona de sexo femenino de 23 años. Su nombre será Laura.
En la carátula de la causa puede leerse “Violación”. La víctima porta el apellido
paterno. Supuestamente su padre reside en la Provincia de Catamarca y en el
momento de la sustanciación de la causa, habría dificultades para localizarlo.
Laura nació en el sur de Argentina. Su madre biológica tuvo otros hijos que
no fueron cedidos en adopción pero, a ella, en cambio decidió entregarla a un
Juzgado de menores, influida por su última pareja, especialmente por las graves
crisis convulsivas que padecía la beba. Hubo varios intentos de adopción, pero
sistemáticamente era devuelta a la institución de abrigo, por los pretensos
adoptantes debido a esas convulsiones.
A la edad de 4 años fue adoptada por quien fuera denunciado luego, como
quien la violó a los 21años. Ello a posteriori de persistentes abusos, manoseos que
no fueron significados en su momento. Laura vivió con sus padrea adoptivos hasta
los 12 años. La relación entre ellos, según manifiesta en su discurso, era de maltratos
y discusiones frecuentes. Si bien generalmente presenciaba dichas escenas, la
relación entre ella y su padre la consideraba “muy especial”, dice: “…desde el
primer momento que lo vi me pegué a él, supe que sería mi papá” Por el contrario
la relación con su madre estuvo signada por un acentuado resentimiento motivado
por el abandono de su madre biológica, reeditando con ésta el vínculo de rencor
y animosidad respecto de su madre adoptiva a lo largo de su infancia. El vínculo
materno filial se modificó notablemente luego de los hechos que dieran origen a las
actuaciones que mencionamos en el texto.
El denunciado se había retirado del hogar disruptivamente hacía 10 años. Luego de
la separación conyugal, el padre de Laura se trasladó a Catamarca. Cabe destacar que
no perdió contacto con ella, se comunicaban telefónicamente o le enviaba cartas, así
como que periódicamente viajaba a Buenos Aires para verla. Ella subraya que su padre
era quien mayor interés mostraba en comunicarse y que lo hacía casi diariamente.
En el período de la pubertad-adolescencia la problemática neurológica se
incrementó y llegó a tener tres crisis convulsivantes diarias, no pudiendo algunas

52
veces sostenerse en pie. Bajo dichas circunstancias, se decidió someterla a una
intervención quirúrgica, que llevó 12 hs de duración pero que resultó exitosa. Fue
durante el posoperatorio, según relató Laura, que se sucedieron los manoseos,
hallándose ella en una situación de mucha vulnerabilidad personal (física y psíquica).

G
Para las fiestas de fin de año, habiendo cumplido Laura 21 años, pasaba por un
momento delicado psíquicamente y tenía pesadillas nocturnas. Ella sabía que su

G
padre estaba en pareja; aun así le pidió que viajase a Buenos Aires, apoyada en que
su padre “nunca la abandonaría”, sucediéndose allí la cirugía y el abuso.

Evaluación psicológica

Se realizaron varias entrevistas clínico diagnósticas y se administraron las pruebas


de Bender, Cuestionario Desiderativo, Gráficos de Hammer, Persona bajo la lluvia y
Técnicas Rorschach. Surgió de este dispositivo implementado, que la entrevistada
presentaba un discurso claro, coherente, sin fallas en el curso o contenido del
pensamiento y no evidenciaba ideación delirante.
Presentó una personalidad de base estructurada precariamente, de
características infantiles, con una modalidad viscosa respecto de los vínculos
significativos, alternando entre apego y desconexión cuando predominaban los
estados depresivos.
Emergía cierta fijeza en los tiempos del psiquismo temprano, especialmente
debido a las situaciones traumáticas que había tenido que atravesar casi desde
su nacimiento, pasando por varias familias sustitutas y el consiguiente rechazo,
sufriendo serias crisis convulsivas. Factores desestabilizantes de un psiquismo que no
lograba transitar adecuadamente por un segundo tiempo de constitución subjetiva,
ya que durante el proceso pubertad-adolescencia fue intervenida quirúrgicamente
–momento en el que coinciden los manoseos del padre. Sobre dicha personalidad
de base impactan negativamente los hechos que se ventilan en autos, careciendo de
recursos personales apropiados para tramitar la situación traumática, lo que genera
un daño psíquico concausal al delito sexual.
Los indicadores intra e intertest ratifican un estado depresivo reactivo al
hecho, con exacerbados sentimientos de culpa, situación de aislamiento personal,
vivenciando un entorno absolutamente hostil, amenazante en un contexto de
desconfianza generalizado. Sólo está rodeada de animales y plantas a las que cuida
con esmero, cuadro tributario al daño psíquico evaluado en la víctima de autos.
Su padre, el que parecía no resultar abandónico como todos los demás, aun
viviendo en Catamarca quien le brindaba afecto y la cuidaba cerrándole el camisón
durante la internación – en verdad, creando una máxima confusión respecto
de los manoseos y los primeros atisbos de abuso. La contención el afecto y los
cuidados que van de suyo en el ejercicio de la función paterna, han sido sustituidos,
desplazados y desviados hacia la sexualización, a través de los contactos físicos
erotizados, favorecidos por la idealización edípica persistente desde los tiempos de
la infancia, desde que lo vio por primera vez e intuyó imaginariamente que la salvaría
del abandono y la cuidaría esta vez para siempre. Encontrándose actualmente con la
desilusión amorosa (respecto de su padre), el rechazo y el asco (sentimiento que dice
sentir) que le impiden todo tipo de contacto como consecuencia del delito sexual.

53
CONCLUSIONES

Nuestra labor como peritos forenses exige el desafío constante de la articulación


de los campos jurídicos y del psicoanálisis. La divergencia discursiva que se manifiesta

G
cuando lo psicológico y lo legal se encuentran, comprometen la función del psicólogo
en el conocimiento, lectura e interpretación de los conceptos jurídicos, y también nos

G
impone soportar por la vía de nuestra práctica las paradojas emergentes.
A pesar de que los puntos periciales a los que había que responder en este caso,
estaban circunscriptos a la relación de Laura con el padre, se ubicaron las condiciones
de vulnerabilidad subjetiva que conducen al ineludible concepto de daño psíquico
secuelar al delito sexual.
En el momento de dictar sentencia en el Fuero Penal, el magistrado tuvo en cuenta
los agravantes (enunciados en la introducción del tema) que incrementan la pena.
El dictamen pericial posibilitaría al letrado patrocinante en un segundo tiempo,
(a continuación del proceso penal correspondiente) el inicio de acciones en el Fuero
Civil, para reclamar el resarcimiento económico por daño psíquico.
Asimismo, y más allá del dictamen pericial psicológico, se nos abren interrogantes:
¿en qué posición subjetiva queda Laura recibiendo un pago a cambio del delito
sexual cometido por su padre? Es decir, que aquello que resultaría jurídicamente
correcto (incluyendo los procesos en ambos fueros, que concluirían en la eventual
prisión para su padre y el resarcimiento económico para la víctima) no siempre
resultaría de carácter compensatorio en términos psíquicos.
Nos surge la pregunta acerca de qué inscripción psíquica o qué marca de
posibles efectos perjudiciales podrían dejar en una personalidad de características
vulnerables, ambos procesos jurídicos y los resarcimientos legales en juego,
determinando nuevas huellas psíquicas traumáticas.
¿El pago en dinero por el acceso a sexo con su padre, no enviará a Laura a un
lugar más vulnerable aun?
La legalización del acto, poniendo a Laura en un lugar de consentimiento
y asentimiento al cobrar por ese hecho, ¿no imprimirá al acto el carácter de
prostitutivo? ¿Consecuentemente en qué posición subjetiva quedará Laura?

BIBLIOGRAFÍA

Alvarez, H. y otros La actividad pericial en psicología forense, Buenos Aires, ediciones


del Eclypse.
Blay, P. El daño psicológico en psicología forense.
Cerrutti, P. (1995) Producciones psicodiagnósticas en supuestos acusados por
abusividad sexual en menores, Anales del 1er Congreso Iberoamericano de Psicología
Forense, Chile.
Freud, S. Concepto de trauma-fijación al trauma, obras completas Amorrortu.
Salinas, C. (1995) Víctimas de violencia sexual intra familias. Variables asociadas a la
victimización secundaria, Anales del 1er Congreso Iberoamericano de Psicología
Forense, Chile.
Travacio, M. (1997) El concepto de daño psíquico en la perspectiva jurídica, Manual de
Psicología Forense, Buenos Aires, UBA.
Valenzuela, K. (1995) Derecho de las víctimas, reparación de los daños causados a las víctimas de
un ilícito, Anales del 1er Congreso Iberoamericano de Psicología Forense, Chile.
Weigle, C. (1991) Cómo interpretar el Rorschach Su articulación con el PTSD.
54
Un caso de abuso sexual: Una forma de detección
Ángeles de la Vega, Alicia Beatriz Rodríguez y Analía Beatriz Yacobino

• RESUMEN

G
de desamparo en que se encuentra el niño.
G
La agresión sexual, ya sea con violencia física, coacción o simple prevalimiento
moral, -como en el caso del abuso sexual en la infancia- es vivenciada por la víctima
como un atentado no contra su sexo, sino principalmente contra su integridad
física y psicológica. Por ello, el abuso sexual no es una forma más de victimización
en la infancia. Al margen de algunas alteraciones específicas en las respuestas
sexuales, las secuelas de este trauma son muy similares a las generadas por otro
tipo de victimizaciones (maltrato físico, abandono emocional, etc.), que además
pueden darse, en algunos casos, simultáneamente. Por ello, los efectos psicológicos
producidos en los niños están referidos, como en los demás traumas, a la situación

Para la elaboración del presente caso, se extrajeron datos obrantes en los


expediente de las instituciones intervinientes.
Las evaluaciones efectuadas y actuaciones judiciales se resumen en las que siguen.

Defensoría Municipal de los derechos del Niño


• Entrevista diagnóstica con la niña
• Entrevista con los padres
• Entrevista con los abuelos
• Visita al domicilio

Tribunal de Menores
• Pericia Psicológica y Social de las niñas María y Laura
• Pericia Médica

Asesoría Pericial
• Pericia Psicológica al padre

Información complementaria
Se tuvo acceso a declaraciones originales de los implicados en el presente
conflicto, facilitadas por el Tribunal y la Fiscalía Interviniente.

Motivo de consulta

El presente caso se inicia con la consulta del padre de las niñas a la Defensoría
Municipal, manifestando sus preocupaciones por el “bienestar física y moral“ de sus
hijas, quienes a partir de la ruptura de su matrimonio se encuentran conviviendo con
su madre en el domicilio de los abuelos maternos.
La intervención de la defensoría se centra inicialmente en la conflictiva conyugal
motivada por la consulta manifiesta del padre, quien aduce que su ex esposa no le

55
permite ver a sus hijas. Del abordaje de esta problemática inicialmente planteada, y
con la negativa de la niña mayor a ir con su padre a las visitas correspondientes al
régimen de visitas pautado, se detecta la problemática del abuso de ésta.
Esta forma de detección es lo que marca las particularidades del caso, esto es:

G
haberle brindado a la niña un espacio donde la escucha tiene valor de mensaje.
Donde la revelación al psicólogo tuvo valor de confidencia incluyendo un mensaje

G
que apuntó en la niña hacia la búsqueda de un soporte. Abrió una vía en la que pudo
expresar en palabras la situación real. De ahí, la posibilidad del Psicólogo de evaluar
el impacto emocional recibido por la situación de abuso planteada. Escuchar…
entrar en el juego de la niña, incluirnos con su “decir”, permitió que se entendiera
que su “no” a ver, a salir con su padre (incumplimiento del régimen de visitas) no
tenía sólo relación con un conflicto parental propio de separaciones conflictivas
y utilización del niño como objeto de uno u otro padre, sino una forma de hacer
visible la situación de abuso sexual a la que la niña estaba siendo sometida. Este
desciframiento de lo que la niña quiso comunicar, fue parte de un proceso en el que
el valor del vínculo terapéutico cumplió con una función primordial.
A partir de este conocimiento, se da intervención a la Unidad Fiscal de Instrucción
de Conflictos Familiares, poniéndose en marcha el proceso judicial correspondiente.

Resultados
(Derivados de las entrevistas mantenidas y los datos obrantes de la IPP
-Instrucción Penal Preparatoria- y en el legajo de la Defensoría Municipal).

Estructura familiar y antecedentes

La familia de María está conformada por: el padre, Marcos de 28 años, estudios


secundarios incompletos, cursos en Prefectura, trabajos relacionados con la industria
pesquera, embarcándose desde los 16 años, hasta hace tres años atrás, la madre,
Carmen, de 26 años, estudios secundarios incompletos, trabaja en un polirrubro
como encargada del local; la hermana Laura, dos años; los abuelos maternos,
actualmente conviviendo con las niñas y su madre; los abuelos paternos (abuelo
fallecido en 1999). De las evaluaciones efectuadas, se observó que la pareja de los
padres de la niña sostenía una dinámica conflictiva con episodios de agresión verbal
y física en presencia de las niñas.
Surgen antecedentes de abuso sexual en la madre de la niña por parte de su
padre biológico, hecho desconocido por su propia madre hasta la fecha.
La familia paterna se caracteriza por la presencia de una madre dominante y una
figura paterna débil.

Características psicológicas

De Carmen (madre de la niña):


Antecedentes de abuso. Personalidad inmadura, dependiente. Angustiada
frente a la situación de conflicto con el padre de sus hijas. Su estado de ansiedad le

56
ha dificultado la posibilidad de registro de las necesidades de su hija, sumando a esto
la resignificación de su propio abuso, minimizado y que moviliza conductas evitativas.
De Marcos (padre de la niña):
Rendimiento intelectual encuadrado dentro de los parámetros de la normalidad.

G
Estilo cognitivo: rígido, con dificultades para reflexionar, con tendencia a
adherirse a esquemas estructurados, con dificultad para aceptar los cambios

desacuerdos como un ataque a su Yo.

Actitud: desinhibida y expansiva.

G
y los puntos de vista del otro. Necesidad de tener todo bajo control. Vivencia los

Lenguaje: verborrágico, detallista, con dificultad para concretizar un tema.

Mecanismos defensivos: Proyección y racionalización

Conducta interpersonal: individualista, egocéntrico, dominante y autoritario.


Dificultad para expresar sentimientos cálidos. Preocupación por mantener una fachada
socialmente aceptable. Personalidad: Yo lábil, inmaduro, tendencia a la impulsividad.
Sexualidad: conflictos con las figuras femeninas. Imagen materna desvalorizada.
Imagen patena idealizada. Angustia y perturbación ante la sexualidad.

Diagnóstico: trastorno obsesivo

De María: Se observó un lenguaje maduro, superior al esperable a su edad


cronológica, que le ha permitido poner en palabras el hecho traumático y solicitar
ayuda. Se destacan actitudes protectoras tanto hacia los padres, como así también
hacia su hermana menor. En relación al abuso se ha observado claras manifestaciones
psicológicas: marcada resistencia a establecer contacto con su papá, que hizo pensar
en una situación de conflicto, sentimientos de culpa, temor a las reacciones de este,
“si no voy con él, me pega”, dificultades para separarse de su mamá y o cualquier
otro referente afectivo, indicadores de tristeza y decaimiento anímico y una activa
demanda a concurrir “a hablar con la psicóloga”. Facilidad para establecer vínculos,
su relato impresiona como coherente y sostenido en todo momento, no impresiona
como interferido por el discurso materno.

Indicadores psicológicos evaluados en la niña:

Ausencia de fabulación. No se detectaron elementos que hicieran pensar que


haya sido vulnerable a la sugestión o influencia por parte de un adulto.

Conclusiones y consideraciones psicológico-forenses

Definición de abuso sexual de menores: “Es la conducta y manera de relacionarse


del adulto con un menor a nivel sexual. Esto incluye el contacto físico con la boca,
los pechos, los genitales, el ano o cualquier otra parte del cuerpo del menor, con el
propósito de lograr la excitación sexual del agresor. Otros comportamientos pueden

57
ser perjudiciales para un menor aunque no impliquen contacto físico alguno, como
por ejemplo, el exhibicionismo genital, la masturbación frente al menor o tomarle
fotos sexualmente sugerentes o invadir su seguridad o privacidad (por ejemplo
espiarlos mientras se baña o viste, hacerle comentarios seductores explícitos, etc.)

G
Se produce abuso sexual entonces, cuando se somete a una menor como víctima a
la exposición de un estímulo sexual inapropiado para su edad y el nivel de desarrollo

G
psicológico e intelectual por parte de un adulto”.
Es cualquier clase de gratificación sexual, con un menor, realizada por un
adulto, desde una posición de autoridad o poder sobre él. Puede ser intra (incesto)
o extrafamiliar, siendo más frecuentes los primeros. Pueden ser ocasionales o
permanentes a lo largo de la vida infantil.
Se trata de una situación de alta emotividad o de terror, que facilita la retención
de información y el recuerdo de experiencias pasadas.
Una revelación resulta verosímil cuando las conductas, afectos y cogniciones del
menor son comprensibles y están en consonancia con la narración expuesta.
Un testimonio es válido o se lo toma como veraz, cuando el recuerdo es una
representación de lo ocurrido y se adecua a la realidad objetiva.

Consideraciones teóricas

El abuso sexual a menores es un problema universal que está presente, de


una u otra forma, en todas las culturas y sociedades y que constituye un complejo
fenómeno resultante de una combinación de factores individuales, familiares y
sociales. Lo que importa es que, en cualquier caso, supone una interferencia en el
desarrollo evolutivo de un niño y puede dejar secuelas que no siempre remiten con
el paso del tiempo. A saber:

Miedo: al futuro o derivado de las amenazas


Depresión-culpa: referido a la desunión familiar generada por la revelación del secreto.
Sexualización traumática: se refiere a la interferencia del abuso en el desarrollo
sexual normal del niño.
Pérdida de confianza: puede centrarse no sólo en el agresor, sino generalizarse a
las relaciones con el resto de la familia.
Estigmatización: es sentida como culpa, vergüenza, pérdida de valor. Estas
connotaciones negativas se incorporan a la autoimagen e influyen en su autoestima.

La realidad de las agresiones sexuales en la infancia, es muy distinta de las ideas


preconcebidas que se tienen al respecto y que alimentan el temor a las personas
desconocidas. La mayor parte de los abusos sexuales ocurren en el seno del hogar
y adquieren la forma, habitualmente, de tocamientos y sexo forzado por parte del
padre, hermanos, abuelos, tíos. Este hecho por otra parte, al quedar circunscripto
muy frecuentemente al ámbito de la familia, dificulta la intervención psicológica,
judicial o de los servicios sociales, según los casos, e impide la protección adecuada
del niño. Dicho en otras palabras, la consideración de la familia como un recinto
privado, alimentada por la ideología de que la mujer es propiedad del marido y los

58
hijos patrimonio de los padres, es un obstáculo añadido para la detección de cualquier
tipo de maltrato a niños y para la adopción de las medidas de protección necesarias.
Los abusadores de niños, al margen de las deficiencias personales y sociales que
presentan, son personas integradas a la sociedad, de hecho, no son delincuentes

G
habituales, son menos violetos, no cometen otros delitos y, salvo excepciones, no
tienen una carrera delictiva que los haya llevado a prisión.

encuentra en el niño.
G
La agresión sexual –ya sea con violencia física, coacción o simple prevalimiento
moral, como en el caso del abuso sexual en la infancia- es vivenciada por la víctima
como un atentado no contra su sexo, sino principalmente contra su integridad física
y psicológica.
Por ello el abuso sexual no es sino una forma más de victimización en la infancia.
Al margen de algunas alteraciones específicas en las respuestas sexuales, las secuelas
de este trauma son muy similares a las generadas por otro tipo de victimización
(maltrato físico, abandono emocional, etc.), que además pueden darse, en algunos
casos, simultáneamente. Por ello, los efectos psicológicos producidos en los niños
están referidos, como en los demás traumas, a la situación de desamparo que se

Estas consideraciones teóricas, dificultan la realización de un diagnóstico pericial,


por la ausencia de indicadores más específicos que remitan al abuso, tanto desde la
víctima como del victimario.
En relación al caso planteado, resulta particularmente llamativo que la víctima
de abuso haya podido verbalizar la situación vivenciada con un lenguaje, si bien
acorde a su edad, con claridad y riqueza expresiva, así como la utilización del especio
psicológico forense como marco de contención emocional y afectiva, donde expresó
la conflictiva atravesada.
Algunos conceptos teóricos que permitieron evaluar el relato de la niña son:

Fabulación: incapacidad para distinguir entre sucesos percibidos (vividos) y los


inventados (imaginados). Los niños o suelen fantasear sobre algo que está fuera
de su campo de experiencias. Por eso, cuando un niño describe detalles íntimos y
realistas sobre una actividad sexual, no hay que descartarlos per se y atribuirlos a la
condición de fabulación, sino investigar los detalles expuesto y la multiplicidad de
elementos que se conjugan en estos casos.
Capacidad de memoria: un niño recuerda menos información pero no por ello es
menos precisa.
Vulnerabilidad de la sugestión: los niños de 3 a 5 años de edad son más
sugestionables, pero lo son más en relación con sucesos que no han vivido
realmente y menos respecto de hechos que no han presenciado o en los que han
participado. Tomando el concepto de ausencia de conciencia, de conflicto, pudo
verse en este caso, que el mismo autor del hecho de abuso (padre de la niña) fue
quien desencadenó las presentes actuaciones, mostrando ausencia de conciencia
de enfermedad, negación del conflicto, proyección en los otros. En síntesis: un padre
debilitado que no pudo imponer la ley y que denuncia (en sus síntomas), además
de una endeble virilidad, el deseo de que su hija consume sus reprimidos deseos
incestuosos, erigiéndose en inductor de conductas perversas. Claro está que no
debemos olvidar que la madre es quien posibilita la entrada a la palabra del padre.

59
BIBLIOGRAFÍA:

Besten, B. (1997)Abusos sexuales en los niños, Barcelona, Herder, Colección Recortes.


Echeburúa E. y Guerricaechevarría C. (1997) Abuso Sexual en el infancia, víctimas y

G
agresores, Barcelona, edit. Ariel.
Glaser, D. y Frosch S. (1997) Abuso sexual de niños, Buenos Aires, edit. Paidós.

G
Intebi I. (1999), Abuso sexual infantil, Buenos Aires, editores Granica.
López Sánchez, F. (1999) La inocencia rota, Barcelona edit. Océano.
Vázquez Mezquita, B. (1995), Agresión sexual, Madrid, Siglo XXI.

60
¿Un abuso de palabras?
Liliana Waters

Obra de tal modo que uses la humanidad, tanto en tu persona, como en la persona de cualquier

G
otro, siempre como un fin al mismo tiempo y nunca solamente como un medio.
Immanuel Kant

• RESUMEN

o decoro”.
G
La posición para el presente análisis con la doble condición de perito de oficio
y psicóloga de un hospital municipal, al que llegan numerosos menores para ser
evaluados o tratados en su condición de víctimas de delitos (sexuales, violencia
familiar, etcétera.)
Para tratar el tema es necesario esclarecer algunos conceptos. La lengua española
dice acerca del abuso: “Abusar, acción de usar mal o indebidamente algunas cosas” y de
la honestidad: “Decencia y moderación en personas, acciones y palabras: recato, pudor

Las carátulas de los oficios de menores que llegan a tratamiento dicen: X


Presunto abuso deshonesto, o X Abuso Deshonesto: siendo X el nombre de la víctima.
Si entre X y el denunciado existe un vínculo previo, en muchos casos, éste ha sido
interrumpido a partir de este enunciado.
El denunciante pide así, que la justicia en tanto ley, sea ordenadora iniciando
una causa numerada y nominada, que en su carátula enuncia la consecuencia de
un conflicto. El ámbito judicial se abocará a la verdad comprobable. La psicología
deberá desde la escucha y los elementos de testificación, averiguar acerca de las
causas que originó esa consecuencia, que es la carátula.
¿La verdad de la carátula? ¿La verdad del inconsciente? Lo jurídico y lo psicológico
tienen un objetivo central: la conducta humana. Pero es la Psicología la que debe dar
cuenta de los conflictos humanos.
Comenzando con la tarea de despejar, en principio cabría pensar en eliminar
los vocablos “presunto” y “deshonesto”, ya que no hay correlato para sostener
calificativamente un abuso como deshonesto, ni mucho menos como “honesto”. Es
simplemente abuso. Y también cabría eliminar presunto ya que hay alguien que sí
produjo el abuso. Alguien fue abusado, en tanto objeto del uso del otro.

Me posiciono para el presente análisis con mi doble condición de perito de


oficio y psicóloga de un hospital municipal, al que llegan numerosos menores para
ser evaluados o tratados en su condición de víctimas de delitos (sexuales, violencia
familiar, etcétera.)
Para tratar el tema es necesario esclarecer algunos conceptos. La lengua española
dice acerca del abuso: “Abusar, acción de usar mal o indebidamente algunas cosas” y
de la honestidad: “Decencia y moderación en personas, acciones y palabras: recato,
pudor o decoro”.

61
Establece el Artículo 127 del Código Penal, que: se impondrá prisión de seis
meses a cuatro años, al que abusare deshonestamente de personas de uno u otro
sexo, concurriendo algunas de las circunstancias del artículo 119°,sin que haya
acceso carnal.

G
(Nota de la revisión 2017: este artículo fue substituido por art. 23 de la Ley
N° 26.842 B.O. 27/12/2012, pero al no modificar el concepto que se trabaja en el

G
presente texto, se lo ha dejado como figuraba en su original del año 2003).
Las carátulas de los oficios de menores que llegan a tratamiento dicen: X
Presunto abuso deshonesto, o X Abuso Deshonesto: siendo X el nombre de la víctima.
Si entre X y el denunciado existe un vínculo previo, en muchos casos, éste ha sido
interrumpido a partir de este enunciado.
El denunciante pide así, que la justicia en tanto ley, sea ordenadora iniciando
una causa numerada y nominada, que en su carátula enuncia la consecuencia de
un conflicto. El ámbito judicial se abocará a la verdad comprobable. La psicología
deberá desde la escucha y los elementos de testificación, averiguar acerca de las
causas que originó esa consecuencia, que es la carátula.
¿La verdad de la carátula? ¿La verdad del inconsciente? Lo jurídico y lo psicológico
tienen un objetivo central: la conducta humana. Pero es la Psicología la que debe dar
cuenta de los conflictos humanos.
Comenzando con la tarea de despejar, en principio cabría pensar en eliminar
los vocablos “presunto” y “deshonesto”, ya que no hay correlato para sostener
calificativamente un abuso como deshonesto, ni mucho menos como “honesto”. Es
simplemente abuso. Y también cabría eliminar presunto ya que hay alguien que sí
produjo el abuso. Alguien fue abusado, en tanto objeto del uso del otro.
Carpio, A. (1979) haciendo referencia a Kant, dice “Se obra inmoralmente, cuando
a una persona se la considera nada más que como un medio o un instrumento para
obtener algún fin…”
Otro punto para pensar, es si lo que se describe a continuación corresponde a
situaciones victimizantes.
Una de ellas, se da cuando la víctima (con la connotación que ésta palabra ya
implica) es puesta -expuesta- a ser testigo de sí misma.
Un caso concreto es el de Paula, de trece años, para quien el Juez de menores
indicó tratamiento psicoterapéutico por haber resultado “víctima de abuso
deshonesto”. La menor denunció manoseos por parte de un vecino que la conocía
desde muy niña. Ella pudo en la oportunidad, evadir la situación, no hubo testigos.
El demandado por su parte tenía antecedentes por razones similares. Los padres
de Paula efectuaron la denuncia. El caso llegó a la instancia del juicio oral. La niña
para entonces ya había abandonado el tratamiento. Transcurrió aproximadamente
un año de aquel juicio. Paula llega un día angustiada al consultorio, asociando ésta
angustia presente con lo sucedido aquel día del juicio, que no podía olvidar…”Todos
me hacían preguntas…Tuve un careo con él (el denunciado)…yo tenía ganas de
llorar, eso era horrible. No quiero ir nunca más a ese lugar…El sigue suelto, ahora en
el barrio algunos creen que mentí…pero yo dije la verdad. Si a otra chica le pasara lo
que me pasó a mí, le aconsejaría que no diga nada…” obturación de la palabra que la
borra del lugar de sujeto, dejándola -expuesta- a que vehiculice en un acto.
Y cuando son mujeres que denuncian maltrato a su persona aun existiendo
lesiones constatadas, la ausencia de testigos no les da absoluta credibilidad a sus

62
dichos, ya que según algunos, “ella podría haberse provocado las lesiones, para que
de esa forma sacarse al hombre de encima” .
Durante la investigación, una de las cosas que se solicitan al denunciado es que
presente personas que testimonien “su buen nombre y honor”, testimonios que

G
habitualmente se consiguen sin dificultad. El violento aparece así como un sujeto
socialmente cordial, amable y hasta solidario. Sumado esto a la ausencia de testigos

acto último de la existencia.


G
del acto, provoca que las denuncias se desmoronen o archiven.
La postura policial se orienta muchas veces a desviar la denuncia, a que quede
sólo en una exposición civil, porque esos funcionarios creen en la trillada presunción
de que “…total después vuelven a estar juntos..” por lo que es de suponer falta de
lectura del círculo de la violencia y de sus impactos, del doble perfil del violento, de
la vergüenza de la baja autoestima, las depresiones y los miedos de la víctima.
Carmen de 40 años efectuó reiteradas exposiciones civiles y denuncias
penales por violencia y amenazas. No hubo testigos de los episodios expuestos y
denunciados. El violento iba a buscarla al trabajo y bajo amenaza la amedrentaba y
obligaba a caminar junto a él por la calle como si todo estuviera bien entre ambos.
Luego la asesinó y se suicidó. En este caso, la obturación de la palabra culminó en el

Hay casos de niños que asisten a tratamiento psicológico derivados por la


justicia, por abuso físico en cualquiera de sus tipologías.
Los dos ejemplos que continúan están vinculados específicamente con
denuncias de abuso sexual, y permitirían observar el abuso del denunciante sobre
el menor. Este tipo de denuncias parecieran producirse cuando en el ámbito familiar
primario o más extenso, existe una conflictiva vincular severa; observándose que
cuando es uno de los progenitores el que denuncia, si aún cohabitan no están
diferenciados entre sí; están adheridos, indiscriminados como figuras parentales,
simbióticamente unidos, se complementan y sostienen en ese particular y patológico
vínculo. Y cuando ya no se cohabita, pareciera que aún no han logrado separarse,
divorciarse vincularmente, discriminarse. Se establecen en el lugar de la querella,
continuando aún unidos, al menos a través del expediente, por enojos, venganzas,
rencores, convirtiendo al hijo en el depositario de esos sentimientos y puntos de
descarga de la querella.
Así como en muchas oportunidades se pudo comprobar el abuso, cabe
considerar que algunas personalidades con componentes histéricos y con defensas
frágiles pueden acrecentar esta dinámica, imaginando y/o fabulando lo que el
menor hubiera dicho y que en realidad, lejos está del abuso. Y por determinadas
circunstancias acrecientan los sentimientos antes mencionados, se desestructuran,
y así lo sostiene y denuncia, por ejemplo uno de los progenitores.

CASO 1
Niño de cinco años enviado a tratamiento psicoterapéutico a partir de la denuncia
de su madre, (que previamente efectuó contra el padre del menor denuncias de otra
índole) y que culminó manifestando que la abuela manoseaba los genitales del
pequeño. No se detectaron indicadores de abuso sexual y sí se determinó que la
denunciada, lo que hacía era higienizarlo y enseñarle cómo hacerlo por él mismo.

63
CASO 2
Niña de nueve años, hija de padres “separados” con sentimientos de enojo
marcados de la señora hacia su ex pareja (padre de la niña) contra quién efectuó
decenas de denuncias, hasta que denunció que el padre había abusado de la hija.

G
Por orden judicial se prohibió el vínculo a solas. No se observaron tampoco en
éste caso indicios de buso sexual, y por el contrario, la niña repetía frases a las que

G
frecuentemente agregaba: “…mi mamá me pidió que lo diga…mi mamá dijo que mi
papá me tocó acá…”.
Los conflictos severos en la interacción conyugal o extraconyugal contribuyen a
hacer del niño un motivo de unión enferma. Estos son maltratos emocionales; por
lo tanto, es también abuso. Cuando Hay una denuncia en la cual la víctima es un
menor de edad, no cabe duda alguna de que una de las partes (el denunciante o el
denunciado) produjo el abuso, con lo que se concluye, porque no es presunto un
abuso de los denominados deshonestos.
Cabe entonces plantearse que en los casos de difícil comprobación es donde
no deberían incluirse más contradicciones de las que ellos (las partes) ya traen;
dado que se estarían estableciendo afirmaciones previas a las que los métodos
psicológicos puedan aportar, y que articulado al total de los elementos obtenidos,
evitaría posiblemente la superposición de contradicciones.
Los que dicen la verdad parece que algunas veces, no obstante, no fueran
creíbles, y son “callados” porque se los obtura en tanto sujetos del decir, puestos en
el lugar de objetos. Como Paula ¿habrá otras Paulas que si no van a expresarse más,
corran el altísimo riesgo de ser objetos del deseo de otros y no del suyo?. Como
Carmen ¿habrá otras Cármenes objetivadas en cadáveres?
Y en aquellos que denuncian los que no es verdad objetiva o es una pura
imaginación, involucrando a un tercero que es un niño ¿acaso no lo están utilizando
como objeto intermediario para un fin personal?
La justicia tiene multiplicidad de casos –expedientes- pero no debería en absoluto
postergarse la necesidad inmediata de testificar los perfiles de personalidad, en
principio de ambas partes, ya que esto sería lo más práctico, positivo y favorable.
Cuando de niños se trata, considerando, que hay ocasiones en que el denunciado
no efectuó el abuso, éste queda instalado sobre un menor, por cuestiones no
resueltas de los mayores –o como queda mejor expresado- sobre un niño por
cuestiones no resueltas de los adultos
Como hemos aprendido, el principio de placer corresponde a los niños y el de
realidad a los adultos.

BIBLIOGRAFÍA

Carpio, A.(1979) Principios de filosofía, edit. Glauco.


Corsi, J.(1992) Violencia familiar, Buenos Aires, edit. Paidós.
Echeburrúa E. y otros, Abuso sexual en la infancia: víctimas y agresores, Barcelona, Ariel.
Freud, S. El doble sentido antitético de las palabras primitivas.
Glaser, D., Frosch, S. (1997) Abuso sexual de niños, Buenos Aires, edit. Paidós.
González J. y Costa Cabanillas M., (1991) Tendencias actuales en la investigación del
maltrato infantil.
Greif, D. El menor desde la perspectiva psicológica forense, edit. Puma.
Ochotoren, J. de P. Arruabarrena I. y Madariaga, M. (1995) Maltrato infantil e
intervenciones en las familias.
64
Indicadores recurrentes vinculares en casos de abuso sexual
Psic. Graciela Gardiner

En el viaje a través de la vida no existen los caminos llanos: todos son subidas y bajadas

G
Arturo Graf, poeta y filósofo italiano

• RESUMEN

G
El tema de abuso sexual es no sólo un tema de creciente interés, sino de creciente
denuncia, lo que no podría aseverar es que sea de creciente perpretación.
Mucho se ha escrito sobre él:
• Desde el punto de vista de la víctima, se han descrito los daños que pueden
provocarle.
• Se ha escrito desde el victimario, su punilidad, su condición de reincidencia, la
patología que pueda llevar implícita.
• En menor medida se ha escrito sobre, los aspectos vinculares que se juegan en
los casos de abuso sexual intrafamiliar o de personas cercanas a la víctima.
Este texto es un aporte sobre el último punto, surgido a partir de los múltiples
casos analizados en mi actividad pericial.
Aquellos que han seguido mi producción teórica saben que no comparto
el concepto de que sea una guía de síntomas la que determine el diagnóstico en
general, ni tampoco en los casos de abuso sexual infantil.
En estos casos como en cualquier otra determinación que se busque hacer, es el
contexto el que le da valor al indicador. Un mismo observable puede remitir a diferentes
temas, conflictos e incluso diagnósticos en una u otra coyuntura vital o vincular.
No es el presente un perfil, ni una lista de síntomas, sino una sistematización de
nueve indicadores que de manera recurrente he detectado que se establecen en el
vínculo abusador-abusado.

Introducción

El tema de abuso sexual es un tema de creciente interés en los encuentros de


profesionales (congresos, cursos, jornadas). Se puede encontrar copiosa bibliografía
en los anaqueles de las librerías, en internet y revistas científicas.
Su interés o rating lo hace presente en los medios masivos de comunicación,
donde aparecen en grandes titulares hechos de esta naturaleza y como consecuencia
de ello, se sientan a debatir en paneles, distintos efectores sociales (con diversos
modos de acercamiento al tema). Pueden encontrarse en estas mesas de debate:
víctimas, familiares de víctimas, Profesionales del derecho, Profesionales de la Salud,
Dirigentes, Políticos, Militantes de organizaciones civiles con pertenencia al tema, y
opinólogos varios.
Su denuncia es creciente probablemente amparados en el espacio que se ha ido
gestando para las víctimas de estos delitos.
Dado el objeto de la temática no son asequibles estadísticas sobre hechos (lo
fáctico) que no ha sido nunca denunciado. Por lo que no podría aseverar que el
abuso sexual, violación, abuso deshonesto o delito contra la identidad sexual, que

65
son los distintos nombres que a lo largo de su análisis ha ido tomando el tema, haya
aumentado en número.
Lo que ha aumentado, sin duda, es su denuncia.
“La información recopilada de distintos países de la región de América Latina y

G
el Caribe (Unicef Argentina, 2016) muestran que entre el 70 y 80% de las víctimas
de abuso sexual son niñas, que en la mitad de los casos los agresores viven con las

G
víctimas y en tres cuartas partes son familiares directos.”
“…en Argentina, si bien no existen datos oficiales a nivel nacional, los
relevamientos de organismos especializados e investigaciones de campo indican
que se estima que 1 de cada 5 niños y niñas, son abusados por un familiar directo
antes de los 18 años…Le edad media de inicio del abuso es de 8 años…generalmente
ocurre en la propia casa”
El informe de Unicef “Ocultos a plena luz”, dice que 7 de cada 10 niñas
adolescentes de 15 a 19 años que fueron abusadas nunca se lo contaron a nadie ni
habían buscado ayuda.
Según la Oficina de Violencia Doméstica de la Corte Suprema de Justicia de la
Nación Argentina (OVD) desde septiembre 2008 hasta 2014, se denunciaron 1762
casos en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
En el programa Las víctimas contra la Violencias del Ministerio de Justicia y
Derechos Humanos de la Nación Argentina informan 485 víctimas en el año 2011 y
en el mismo período del 2012, recibieron 653 víctimas.

Desarrollo

Mucho se ha escrito sobre el tema de abuso sexual y dentro de éste podemos


encontrar bibliografía que se posiciona en distintos puntos de vista:

• Desde el punto de vista de la víctima, y los daños que puede provocarle.


• Desde el victimario, su punilidad, su condición de reincidencia, la patología que
pueda llevar implícita.

De lo que menos se ha escrito es sobre, los aspectos vinculares que se juegan en


los casos de abuso sexual intrafamiliar o de personas cercanas a la víctima.
No es el presente un perfil, ni una lista de síntomas, sino una sistematización de
nueve indicadores que de manera recurrente he detectado que se establecen en
el vínculo abusador-abusado. Es un aporte surgido a partir de los múltiples casos
analizados en mi actividad pericial.
Aquellos que han seguido mi producción teórica saben que no comparto
el concepto de que sea una guía de síntomas la que determine el diagnóstico en
general, ni tampoco en particular en los casos de abuso sexual infantil.
En estos casos como en cualquier otra determinación que se busque hacer, es el
contexto el que le da valor al indicador. Un mismo observable puede remitir a diferentes
temas, conflictos e incluso diagnósticos en una u otra coyuntura vital o vincular.
La enuresis, encopresis, irritabilidad, rabietas, llantos aparentemente
inmotivados, alteración del sueño, trastornos escolares, negativa a vincularse con
uno u otro padre, entre una larga lista de síntomas en los niños, pueden remitir a

66
casi innumerables etiologías, no necesariamente a abuso sexual o delitos contra la
identidad sexual.
En un conflicto de pareja, un divorcio, alguna mudanza inesperada, cambio de
institución educativa, duelos, conflictos familiares pueden aparecer estas conductas,

G
sin que el detonante, desencadenante o factor etiológico sea el abuso en general o
el abuso sexual en particular.

G
Con esta descripción se quiere dejar sentado un posicionamiento sobre la
presentación de una lista de indicadores recurrentes vinculares y la mostración de
ellos como un hallazgo clínico. Estos se han seleccionado en los múltiples análisis
realizados en la casuística psicoforense y en especial en aquellos casos en que se
pudo evaluar a los imputados de esos hechos y a víctimas mayores (cuyos abusos
fueron perpetrados desde niños) y por tiempo prolongado.
Si vamos a hablar sobre abuso sexual intrafamiliar o de enmarcarla en un vínculo
con características endogámicas por las condiciones de proximidad entre víctima
y victimario, se considera necesario explicitar dos temas que hacen al encuadre
en que se desarrolla el vínculo con estas características abusivas en general y
sexual en particular. Ellos son el concepto de vínculo y el concepto de violencia,
específicamente violencia sexual

Violencia Sexual

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la violencia como: El


uso intencional de la fuerza o el poder físico, de hecho o como amenaza, contra
uno mismo, otra persona o un grupo o comunidad, que cause o tenga muchas
probabilidades de causar lesiones, muerte, daños psicológicos, trastornos del
desarrollo o privaciones.
Define asimismo a la violencia sexual como: “…todo acto sexual, la tentativa de
consumar un acto sexual, los comentarios o insinuaciones sexuales no deseados, o
las acciones para comercializar o utilizar de cualquier otro modo la sexualidad de una
persona mediante coacción por otra persona, independientemente de la relación de
esta con la víctima, en cualquier ámbito, incluidos el hogar y el lugar de trabajo”.
Abarca actos que van desde el acoso verbal a la penetración forzada y una
variedad de tipos de coacción, desde la presión social y la intimidación a la fuerza física.
La coacción puede abarcar:

• Uso de grados variables de fuerza


• Intimidación psicológica
• Extorsión
• Amenazas (por ejemplo de daño físico o de no obtener un trabajo o una
calificación, etc.)

También puede haber violencia sexual si la persona no está en condiciones


de dar su consentimiento, por ejemplo cuando está ebria, bajo los efectos de un
estupefaciente, dormida o mentalmente incapacitada.
La definición de la OMS es muy amplia, pero también existen definiciones
más circunscritas. Por ejemplo, para fines de investigación algunas definiciones

67
de violencia sexual se limitan a los actos que incluyen la fuerza o la amenaza de
violencia física.
El Estudio multipaís de la OMS definió la violencia sexual como actos en los
cuales una mujer:

G
• Fue forzada físicamente a tener relaciones sexuales en contra de su voluntad.

su pareja.

• Vergüenza.
• Temor o riesgo de represalias.
• Temor o riesgo de ser culpadas.
G
• Tuvo relaciones sexuales contra su voluntad por temor a lo que pudiera hacer

• Fue obligada a realizar un acto sexual que consideraba degradante o humillante.

Sobre la denuncia de los casos de abuso sexual, un estudio latinoamericano


calculó que solo alrededor de 5% de las víctimas adultas de la violencia sexual
notificaron el incidente a la policía.
Hay muchas razones lógicas que explican por qué las mujeres no notifican sobre
la violencia sexual, siendo ellos:

• Carecer de sistemas de apoyo adecuados.

• Ignorancia de sus derechos, entre otros.

En el caso específico de niños, se entiende por abuso sexual infantil a cualquier


búsqueda y/o obtención de placer sexual con un niño o joven, por parte de un
adulto. No es necesario que exista contacto físico (en forma de penetración o
tocamientos) para considerar que existe abuso. Se acuerda como abuso, también
cuando se utiliza al niño como objeto de estimulación sexual. Es decir que un adulto
toque de manera inapropiada a un niño/a, con o sin ropa; o bien alentar, forzar o
permitir a un niño que toque inapropiadamente a un adulto. También integra esta
categoría la seducción verbal, solicitud obscena, exposición de órganos sexuales a
un niño/a para obtener gratificación sexual, realización de actos sexuales menor y /o
masturbación en su presencia.

Condiciones del vínculo


El uso de la violencia vincular:

La violencia constituiría una aberración de la agresividad; supone un “plus de


destructividad”, de “depredación” que la cualifica. Pensándolo como un fenómeno
propiamente humano, la violencia supone un accionar que intenta someter al otro
por el uso de la fuerza.
Desde una perspectiva vincular, la violencia apunta a anular la singularidad
del otro, sus límites y autonomía. En el espacio intersubjetivo, la violencia vincular
supone el despojo del carácter de ajenidad del otro, intentando tornarlo similar o
idéntico al Yo. La violencia apunta a anular la otredad, la diferencia del otro que es
una característica irreductible de los vínculos humanos.

68
Supone la imposición a un sujeto, de una idea o acto que no está en condiciones
de recibir, de decodificar por edad u otras circunstancias personales (sometimiento),
generando un efecto de destitución subjetiva.
Laplanche & Pontalis (1996), definen el concepto de agresividad como la

G
“tendencia o conjunto de tendencias que se actualizan en conductas reales o
fantasmáticas, dirigidas a dañar al otro, a destruirlo, a contrariarlo, a humillarlo, etc.”,

G
pudiendo adoptar diferentes modalidades. En la investidura objetal, la sexualidad y
la agresividad se hayan imbricadas.
“Quien maltrata, no trata al sujeto como tal, no lo reconoce en su condición de
Sujeto del deseo, dimensión de la verdadera Subjetividad y lo coloca como soporte
de un trato inadecuado que lo subsume de su condición subjetiva. Esta modalidad
de trato es un acto ejercido sobre otro, que es el objeto del acto, violentando, de este
modo su condición de sujeto. (Degano, 1991)
Es interesante en este recorrido teórico, seguir el concepto de trauma acumulativo
que propone Khan (1980) quien dice que este trauma acumulativo, es el resultado
de las fisuras en los roles amparadores (habla más específicamente de la madre)
como protección contra las excitaciones a lo largo del desarrollo del niño, fisuras
éstas que las caracteriza como acumulables de manera silenciosa e inevitable.
“No es el cuerpo la verdadera víctima…el delito es el abuso perpetrado en la
psique y en el propio ser” Bollas (1989)
En el recorte del modelo de abuso sexual vincular del que vamos a desmembrar
indicadores se abusa de un cuerpo, de un psiquismo, de un sujeto, de un sujeto de
deseo: se abusa de un vínculo. El vínculo abusivo se va construyendo en el tiempo,
en base al manejo de la confianza, la autoridad y el poder.
Y este abuso vincular deja marcas imborrables, en el psiquismo en construcción
del menor.
“El niño es como un barro suave, donde puedes grabar lo que quieras…pero
esas marcas quedan en la piel…Esas cicatrices se marcan en el corazón…Y no se
borran nunca” Zenaida Bacardi de Argamasilla.

INDICADORES:

Se han seleccionado nueve indicadores. Han sido hallados de manera recurrente


en el seguimiento de casos que se ha realizado en los últimos años en las causas
iniciadas con carátula de Violación, Abuso Deshonesto, Abuso sexual, Delitos contra
la identidad sexual, o las distintas figuras jurídicas con los que se han designado
estos hechos.

1)SECRETO

El victimario exige a la víctima que mantenga el secreto de esas acciones,


apelando al poder que el vínculo establecido le genera. Puede llegar a ser desde
una sugerencia hasta una amenaza real o velada, aunque por debajo subyace
siempre la característica que forma parte de la inducción y manejo del otro y que
supone que el beneficio de conservar el secreto no es para el abusador, sino para
la víctima. El secreto es para un bien suyo o de sus familiares cercanos o queridos,
madre, hermanos.

69
Este Secreto, como precondición del abuso, es mantenido por temor a las
posibles consecuencias. Muchas veces más o menos claramente también es la
familia, donde los hechos se suscitan, la que oculta o disfraza el abuso.
Lo distintivo es, que es la víctima quien carga con la responsabilidad del

G
resguardo del secreto.
Las frases que siguen explicitan esta condición de depositario y guardián del

G
secreto, así como los beneficios que para la víctima traería esta condición.

“Si mamá lo sabe se va a poner celosa y se va a enfermar”


El beneficio es que el silencio garantiza la salud materna, o sino la enfermedad
posible centra su etiología en la palabra de la víctima, dándole a su decir el poder de
enfermar o no a su madre.

“Tus hermanos no tienen esta suerte, vos mejor no cuentes porque te van a hacer
problemas…por celos digo”
El beneficio es que su silencio la preserva de tener problemas con sus hermanos.

“este secreto nuestro mejor guárdalo vos, que es a quien más le conviene que no se sepa”
El beneficio es que guardar el secreto la preserva de algo no dicho, pero de tono
claramente preocupante sino más grave aún para quien lo revele.

2) CONFUSION

En este indicador que consideré ponerle confusión y no en el sentido de


estado confusional delirante, sino en el del uso más común del término confusión:
ambigüedad, imprecisión, equívoco, desconcierto, enredo, lío, maraña, según el
listado de sinónimos que pude hallar sobre el término.
Esta confusión modifica o transforma en algún punto un aspecto del criterio de
realidad que tiene que ver con la pérdida o alteración más o menos profunda de la
capacidad de crítica.

En un caso trabajado el victimario le decía a una de sus hijas:


“Vamos a rezar para que no nos vuelva a pasar”
“Dios no querrá que esto suceda más, vamos a rezar juntos y pedirle”

En esta confusión se esconde: esto nos pasa a los dos, no está bien lo que
hacemos, pero si Dios quiere no nos volverá a pasar (a ambos)…ahora si nos pasa es
porque Dios lo ha permitido…
Esta caracterización de un modo de vincularse y de someter a la víctima, genera
o aumenta su estado de vulnerabilidad.

3) VIOLENCIA

Física y/o Psicológica:


Es este el aspecto más notorio de los casos de victimización, la violencia es física,
en tanto hay un avance sobre el cuerpo del otro, una irrupción sobre su espacio de
privacidad corporal y también es subjetiva.

70
La violencia también es psicológica, implica una agresión a la psiquis y a la
emocionalidad.
En este sentido puede herir mucho más profundo que la violencia física, ya que
dejan a la víctima débil y vulnerable frente al agresor (quien ejerce su poder de

G
jerarquía y debilita la figura del otro). La violencia psicológica corroe el psiquismo,
limitando el desarrollo y muchas veces termina desembocando en dramas fantásticos

G
y muy dolorosos cuando la persona que lo sufre entra en crisis.
La violencia psicológica, puede estar incluida en un discurso que va de la
seducción a la amenaza. En estas escenas de seducción, el menor no está preparado
para ser partenaire del adulto, queda entrampado en ellas, en estado pasivo, de
indefensión respecto de lo que le sobreviene. No podrá integrar adecuadamente
lo que adviene de esa escena por un lado amorosa, perturbadora pero francamente
violenta. En esta indefensión el niño accede a la voluntad de su agresor

“…sos tan linda que no puedo evitar tocarte…pero sos así linda sólo para mí porque
soy tu papi, que nadie intente mirarte como yo porque mueren los dos…”

4) AMENAZAS

La amenaza forma parte del conjunto de elementos de sometimiento a la


víctima, siendo el contenido de ésta, de daño a la familia, encubierta o abiertamente
planteada. La intimidación puede llegar a ser amable, pseudo cariñosa o amenazante
En el texto del discurso abusador puede leerse una represalia oculta:

“Si mamá se muere es por tu culpa”


“si contas nuestro secreto los mato a todos”
“si no me dejás (que te viole o abuse) lo voy a tener que hacer con tu hermanita”

Se expresa en esto la vivencia del niño de estar inmerso en una situación de


riesgo. Esta amenaza queda anudada al secreto, ya que su no develación lo preserva
a él y garantiza la seguridad de su familia.

5) PROYECCION DE LA RESPONSABILIDAD

En la trama vincular que se va generando y gestando en el sometimiento, la


depositación de la culpa en el otro o la conducta exculpatoria del abusador están
presentes de muchas maneras, más o menos solapadamente.
Para el abusador, el abusado es el responsable de la situación abusiva. Es posible
detectar estos elementos en el discurso del abusador, de manera directa o indirecta:

Un abuelo sobre su nieta de 9 años decía abiertamente:


“Desde bebé me buscaba”
explicando actitudes de la bebe cuando le sacaban los pañales y posiciones
corporales, que leía como seductoras en su nieta que lo llevaron a tomar la
determinación de
“…darse ambos el gusto…”

71
6) AISLAMIENTO

El aislamiento es una forma común de control en estos abusos intrafamiliares, en


general lo que cuentan las personas evaluadas, es que no les permitieron generar

G
o perdieron prácticamente amigos bajo distintos pretextos, tales como: ”x no es
buena chica”, “no me gustan sus compañías” o “no es suficientemente buena para

G
vos”, quedando entonces la víctima aislada, sin salir de la casa, sin vida social.
Eliminando de este modo un intermediario que pueda hacer un aporte sobre
cómo viven otros. Esto conlleva a que se distorsione o altere la percepción o el
cotejo con el otro. La falta de alteridad vuelve a la víctima aún más vulnerable.
La víctima entonces, es separada de otros vínculos contando con la anuencia del
entorno, bajo el discurso de la protección.

“Mi única salida era subirme al techo” (la víctima)


“sólo en casa vas a estar protegida…la gente es tan mala…” (el imputado)

7) NORMALIZACION

Se trata del concepto de normalización como aquella vivencia que lleva a que
algo de lo siniestro o el espanto de la práctica sexual con el niño (incestuado o
víctima de abuso intrafamiliar) sea entendido como normal.
El énfasis está puesto en que la violencia sexual que ocurre dentro de un sistema
familiar, pasa a ser normal, negando la gravedad del hecho. Particularmente se
trata el tema en relación al concepto de la normalización en tanto habituación a la
experiencia. La normalización del abuso sexual es descrita como un efecto que se
produce cuando la situación abusiva no ha sido interrumpida por la intervención de
algún adulto cercano a la víctima que señale la prohibición que recae sobre estos actos.
Pasar a percibir como normales estos actos abusivos, genera o complementan la
dificultan en la víctima de crear relaciones sociales.
El agresor sexual alecciona al abusado sobre la normalidad del vínculo abusivo:

“Todos los padres y sus hijas lo hacen… así aprendes como hacer feliz a un hombre y
además no te van a lastimar, nadie te va a cuidar como yo”.
“Es para evitar males mayores”.
“Me duele más a mí”.
“A mí también me pegaron y tan mal no he salido” .

8) PREMIO A LA PREFERENCIA

Sosteniendo el abuso en una conflictiva vincular, la situación de abuso,


recurrente, prolongada en el tiempo debe mantenerse y apoyarse en algunas
vivencias de supuesto beneficio secundario para el menor.
Beneficios éstos que ya han sido expresados en algún otro punto, pero que en
este aspecto se ve más marcadamente.
El abuso se lleva a cabo “por ser la preferida” o “sobre la o el preferido”.
Se invierte el afecto de sometimiento (dolor, tristeza, enojo, sorpresa), por el efecto
de sometimiento (indecilidad) y ser elegida, generando rivalidades entre los hermanos:

72
“Esto que hacemos nosotros es porque sos mi preferida, es nuestro secreto, a nadie
quise como a vos, ni a mamá”.

9) RETRACTACION - NEGACION DEL HECHO

G
La retractación sucede muchas veces, cuando se observa que de uno u otro

G
modo la familia sabía y toleraba el abuso. Forma parte de un modelo familiar, donde
la entrega como ofrenda sexual del menor trae aparejados beneficios muchas
veces económicos. Es el abusador el proveedor de la familia y su encarcelamiento o
separación lleva al grupo familiar a una difícil situación de sobrevivencia.
Una vez efectuada la develación algunas de las amenazas son cumplidas: “nadie
te va a creer” y la familia niega lo develado. Se genera en la víctima un profundo
sentimiento de culpabilidad por ser el causante de la desintegración de la familia.
Sucede esto, muchas veces ante el temor que se cumplan las amenazas o cuando
ya se han cumplido. “mamá se va a enfermar o va a llorar mucho”.
La negación del hecho es frecuente y el tenor del texto informa algo similar a lo
de la frase:

“lo dije porque me enoje con él, nunca me hizo nada”

Desde el punto de vista de su formalización, es tan válido el testimonio o


declaración del menor en la denuncia como en la retractación.
Ahora desde el análisis que como perito psicólogos podemos hacer sobre los
vínculos establecidos en el grupo familiar o entorno de la víctima la retractación
aporta un elemento más del sometimiento y la condición vulnerable del abusado.
Por ello, distintos estudios toman a la retractación como un factor más que
confirma el abuso, en forma contraria a lo que busca quien utiliza este medio.

CONCLUSIÓN

Si bien en la presente lista se ha puesto un orden y se lo ha numerado, esto no


representa una secuencia sobre el modo de aparición de los indicadores.
Son simultáneos, se superponen y entrelazan, dejando entrampado en esta
telaraña imbricada a un menor, a veces también un adulto de condición vulnerable.
Incluso el último, la retractación, puede no siempre ser el último.
Retractándose de todo lo develado, la luz de esperanza que se abre para el
abusado, vuelve a opacarse. Está en riesgo de ser nuevamente abusado, por el
abusador, por la familia, por las instituciones pero por sobre todo por lo vínculos que
ha aprendido a establecer: de sometimiento, de normalización del horror.
Este es un modelo de aprendizaje, de establecimiento de vínculos, que si no
puede intervenirse sobre él, se reiterará, conformándose en un abuso de transmisión
transgeneracional. Siempre reiterándose el mismo modelo vincular, aunque puedan
cambiarse los roles.

73
BIBLIOGRAFÍA

Bollas, C. (1989) El trauma del incesto. En fuerzas del destino. Amorrortu.


Degano, J. (1991) El sujeto y la Ley, Rosario, edit. Homo Sapiens.

G
Dio Bleichmar, E. (2005). Manual de psicoterapia de la relación padres e hijos. Barcelona,
edit. Paidós.

Madrid. edit. Saltes.

Psimática.

G
Gardiner, G. (2010) Psicología jurídica recorrer lo construido, Buenos Aires, JVE Editorial.
Khan, M. (1980) El concepto de trauma acumulativo. En La intimidad del sí mismo

Laplanche & Pontalis (1996), Diccionario de psicoanálisis, Amazon.es


Marrone E, M. (2001) La teoría del apego. Un enfoque actual. (2º ed. 2009) Madrid,

Organización Mundial de la Salud. Violencia contra la mujer: violencia de pareja y


violencia sexual contra la mujer. Nota descriptiva N°. 239. Actualización de septiembre
de 2011. Ginebra, Organización Mundial de la Salud, 2011.
Waters, L (2016) Los sonidos del silencio. Tesis de Especialización UCES (inédito)
www.memoria.fahce.unlp.edu.ar
Código Penal de la Nación Argentina. Delitos Contra la identidad sexual. Capítulo II. Art. 119°.

74
G
G
VÍNCULOS

75
Relaciones de asimetría: Un vínculo pasional
Graciela Gardiner

G
• RESUMEN

G
Toda relación amorosa implica una potencialidad conflictiva que lleva a la
oscilación entre los momentos en que el otro es fuente de placer sexual y narcisista y
los momentos en que es fuente de sufrimiento. Para que la catectización se preserve
será necesario que se establezca cierto equilibrio entre estas dos vivencias…

En Metamorfosis de la Pubertad, Freud escribe respecto de los cambios que se


producen en ese período del desarrollo, que llevarían la vida sexual infantil a su
conformación definitiva. La Pulsión sexual, hasta ese momento predominantemente
autoerótica, halla el objeto sexual. Considera una nueva meta sexual, debiendo
todas las pulsiones parciales, cooperar y las zonas erógenas subordinarse al primado
de la zona genital. La normalidad de la vida sexual es garantizada únicamente por
la coincidencia de las dos corrientes dirigidas al objeto: la tierna y la sensual. Desde
el psiquismo se consuma el hallazgo de objeto, preparado desde la más temprana
infancia, que más que hallazgo es un reencuentro, dado que remite a la primerísima
satisfacción, conectada a la nutrición, cuyo objeto pulsional es el pecho materno.
El concepto de pulsión nos lleva a intentar definir el concepto de libido, a cuya
subrogación psíquica se la llama libido yoica. La producción de ésta, su aumento o
disminución, su distribución y su desplazamiento, explican, se correlacionan con los
fenómenos psicosexuales. Esta libido yoica cuando inviste objetos, se la llama libido
de objeto. La vemos concentrarse en ello, fijarse o bien abandonarlos, pasar de unos
a otros, y a partir de esas posiciones, guiar el quehacer sexual del individuo; lo que
lleva a la satisfacción (extinción parcial y temporaria de la posición libidinal) que se
repliega de los objetos y puede nuevamente ser recogida por el Yo y convertirse así
en libido yoica.
Con respecto a la elección de objetos, Piera Aulagnier menciona que poder amar
exige la catectización privilegiada del Yo del otro. Cuando se ama, la idea de que
uno pudiera elegir a algún otro no solamente parece absurda, sino que cuando se
presenta, lejos de tranquilizar al Yo, suele hacer pensar en el peligro de sufrimiento
que esa posibilidad implicaría si el Yo del amado compartiera la idea del abandono.
El estado amoroso va acompañado del sentimiento y de la ilusión de que ya no nos
enfrentaremos con la necesidad de hacer una nueva elección objetal. No es una
certeza, sino que hay un olvido de esa posibilidad, una esperanza de que no se
corre el riesgo de tener que enfrentarse con ella.
Ante la necesidad de cambiar de objeto de amor, la posibilidad de descatectizar
ese objeto, dependerá de la capacidad del sujeto para realizar el trabajo de duelo
necesario para volver a apropiarse de su propio capital libidinal y de esa manera
quedar libre, fluctuante, para realizar nuevas elecciones. Amar implica poder
diversificar y preservar diferentes destinatarios de las demandas de placer no sexual.
Es necesario conservar la libertad de desplazamiento de las catectizaciones según los
momentos de la existencia, incluso del dia. La catectización privilegiada no supone

76
una descatectización total de otros objetos. Una vez hallado otro Yo catectizado
privilegiadamente, que formule una demanda análoga, se podrá establecer lo que
Piera Aulagnier denomina una relación de simetría. Esto implica que cada uno de los
Yo atravesados por ese sentimiento, convierte al otro en el destinatario privilegiado

G
–pero no exclusivo- de sus demandas de placer, preserva al otro como soporte de su
libido y le asegura la permanencia del objeto, durante su ausencia por medio de la

A Elisa

Para que encuentren en tu pecho asilo


Y les des juventud, vida, calor
Tres cosas que yo no puedo darles
Hice mis versos yo.
Para hacerte gozar con mi alegría
Para que sufras tú con mi dolor
Para que sientas palpitar mi vida
Hice mis versos yo.
G
representación psíquica. Reconoce que el poder de placer siempre es proporcional
al poder de sufrimiento, que viene a limitar la dependencia del amante con respecto
al amado y lo torna compatible con esa parte de autonomía de las catectizaciones
narcisistas que el Yo tiene la obligación de preservar. Toda relación amorosa implica
una potencialidad conflictiva que lleva a la oscilación entre los momentos en que es
fuente de placer sexual y narcisista y los momentos en que es fuente de sufrimiento.
Para que la catectización se preserve, será necesario que se establezca cierto
equilibrio entre estas dos vivencias.

Ejemplo en la literatura:

Ejemplo en la clínica: “…mi mujer es capaz de hacerme llegar al cielo, pero a veces
también al infierno”
Si así no sucede, nos encontramos ante las relaciones de asimetría, que se
caracterizan en que el poder de placer y sufrimiento presente entre los dos
participantes nos enfrenta con una diferencia cualitativa y no cuantitativa. Como
variante, la autora nos presenta dos tipos de estas relaciones: la pasional y la psicótica.
La relación pasional es aquella en la cual un objeto se ha convertido para el yo
del otro en fuente exclusiva de todo placer y ha sido desplazado por él en el registro
de las necesidades. Podemos diferenciar tres prototipos de acuerdo a la naturaleza
del objeto: a) la relación del toxicómano con la droga, b) la del jugador con esa actividad y
c) la del sujeto con el Yo del otro (que es la llamada relación pasional, propiamente dicha).
a) La relación del toxicómano con la droga demostraría en sentido propio
y en sentido metafórico que podemos ver las cosas y el mundo de otra manera.
Si permanecemos en el registro del pensamiento, se diría que la toxicomanía
es un compromiso entre el deseo de no pensar más la realidad y la negación o la
imposibilidad de recurrir a reconstrucciones delirantes de esa realidad. El Yo parece
desplazar sobre la droga la actividad pensante en cuanto acción, y él mismo se coloca
en el sitio que contempla y goza de lo que produce esa actividad. El placer buscado
y experimentado en la toxicomanía tiene su origen en lo pensado. El componente
sexual, la vivencia del cuerpo (exceptuando lo que atañe a una representación

77
ideica del poder de su propia sensorialidad), está ausente o es secundaria. Pero
inversamente, el cuerpo en cuanto vínculo y posibilidad de sufrimiento desempeña
una función esencial.
Ejemplo: el alcohol como adicción aparece en la cultura popular, en muchos

G
tangos en los cuales se ve que el fracaso de una relación de pareja, culmina con la
catectización privilegiada de ese tóxico (Mi noche triste, La última curda)

• “Me mamo bien mamo pa´ no pensar”

G
• “Eche amigo nomas, écheme y llene /hasta el borde la copa de champán/que
esta noche de farra y alegría/el dolor que hay en mi alma quiero ahogar/…Yo me
emborracho por ella y ella quien sabe qué hará…”

b) En el caso del juego, la exclusión de lo sexual resulta aún más evidente. El Yo


busca una situación en la cual goza de un encuentro con el azar; una azar anómico
y negado. El otro jugador no es más que el instrumento que le permite vivir ese
encuentro. El jugador desplaza sobre ese fragmento de la realidad (el paño verde
o la ruleta por ejemplo) su imposibilidad de poder prever lo que será su destino,
la respuesta que hallará su propio proyecto identificatorio. Gane o pierda, le será
necesario recomenzar para volverse a confirmar que él puede adivinar de antemano
la respuesta. El Yo se encuentra sumergido en un conflicto identificatorio que jamás
ha podido resolver. Cada vez que éste conflicto supera cierta medida, el sujeto sólo
puede resolverlo u olvidarlo recurriendo al objeto droga o a la actividad juego; en
caso contrario, ante el mismo conflicto identificatorio se podría caer en el registro
de la psicosis.

Ejemplo en la literatura:
El jugador de Dostoievski:

• “… Ante todo me pareció sucio y repugnante. No hablo de la expresión ávida


e inquieta de aquellos rostros que, por docenas, por centenares, asedian el tapete
verde…Cómo yo experimentaba en mí mismo un vivo deseo de ganar, esa ansia,
esa mancha general si se quiere, me era familiar en el mismo momento de entrar a
la sala. Nada tan encantador como no hacer ceremonias, como obrar abiertamente
y sin encogimiento. Además ¿para qué censurarse a sí mismo? ¿No es la ocupación
más vana e inconsiderada? Lo que no gustaba a primera vista, en esa reunión de
jugadores era su modo respetuoso de proceder, la seriedad y la diferencia con que
todos rodeaban el tapete verde…Nuestro general se aproximó a la mesa con un
aplomo majestuoso. Un criado se apresuró a acercarle una silla, pero él ni se fijó
siquiera. Con una lentitud extrema sacó su monedero, extrajo trescientos francos,
los puso sobre el negro y ganó. No recogió su ganancia. El negro salió de nuevo.
Dejó todavía su postura y cuando a la tercera vez fue el rojo el que salió, perdió mil
doscientos francos de golpe. Se retiró impasible y sonriendo.”

c) En el caso de la relación pasional amorosa (en este uso del término “pasión”, se
excluye una relación compartida o recíproca, el Yo sitúa al Yo del otro como objeto de
necesidad, por consiguiente a su propio Yo como privado de lo que solamente ese
objeto podría hacer posible. El Yo del otro debe presentarse como autoposeedor de

78
un omnipoder, como no careciendo de nada, como no teniendo ninguna necesidad
del Yo catectizador ni de cualquier otro Yo. El Yo se piensa como tendiendo el poder
de ofrecer placer al objeto, pero como no teniendo el poder de ser para ese objeto
fuente de sufrimiento. Ésta es una de las razones de la dependencia pasional y el

G
sufrimiento consecuente. El Yo atribuye al Yo del otro un poder de placer exclusivo.
Este sufrimiento es propio de la relación pasional, ya sea por el rechazo o por el

G
temor al rechazo del objeto. Ese otro satisface a Eros durante el placer sexualizado y
a Tánatos puesto que lleva en sí el riesgo de muerte o asesinato.
Hay un carácter común a toda relación de asimetría, que desempeña un papel
más importante. La droga puede matar, el juego puede llevar al jugador a una
insatisfacción en la cual no tendrá más salida, excepto el suicidio. El rechazo por el
otro Yo, amado apasionadamente, también puede llevar a elegir la muerte.

Ejemplo en la literatura:
El ingles de los güesos de Benito Lynch

“Mientras tanto, desde la puerta del rancho, Santos Telmo, una mano en la
cadera y el rebenque colgando del meñique, contemplaba la escena entre grave
y risueño. De buena gana hubiese ofrecido su ayuda a los muchachos, pero no se
atrevía por temor a una mala respuesta de la negra, en presencia de aquel extraño.
“¡OH, como si la oyera!: -No, no quiero nada con usté…salga de aquí… Y él, una vez
más, tendría que tragarse aquel ultraje, como ya se había tragado tantos otros en
el espacio de los tres años que llevaba de rondar aquella “prenda”… ¡Pobre Santos
Telmo! Su amor sin fortuna era el ludibrio de todos, era más conocido en el pago que
la Laguna de “Los Toros” o que los “Médanos Blancos”, y sin embargo, él continuaba
aún en su empeño, sordo a las burlas que oía zumbar en torno como mangangaes
invisibles y sin conmoverse en apariencia por los desaires de la muchacha, cada vez
más aguerrida y envalentonada por el ejercicio de la práctica cruel…
Antes, al principio, Santos Telmo, en la integridad de sus dignidades de
pretendiente, discutía, peleaba con la muchacha, trataba de imponérsele; pero
como para todos esos desplantes es necesaria una base con la que no contaba
Santos Telmo: la del ascendiente amoroso, poco a poco tuvo que ir cediendo y
conformándose con todo, hasta llegar a la miserable situación de mendigo pasional
en que se hallaba…

“-Vea Santos- ya estoy cansada, yo no quiero saber nada con usté… ¿me ha
entendido?...
El sintió al oírla como un calor interno, como que se le retorcían las entrañas al
igual que esas “achuras” frescas puestas en contacto directo con las brasas…”

Estas reflexiones me llevaron a pensar qué pasa en la vida cotidiana, en las


situaciones masivas, en los recitales, en el futbol, en las asociaciones ilícitas, donde la
adherencia a un líder identificatorios lleva a personas vulnerables o de organización
psíquica frágil, un Yo débil o lábil, a adherir de manera incuestionada al ideólogo
de conductas delictivas, sea o no sea la misma banda, se actúe con ella o en forma
independiente: “…los pibes chorros”.

79
Es importante en estos casos tener en cuenta la identificación o la elección de
objeto que implica ser; “ser” de tal o cual Club, ligado por un lado a un objeto de
amor “Es mi vida… Yo doy la vida por…llevo los colores de xx adheridos a la piel”); la
presencia de multiplicidad de tatuajes y el sentido de pertenencia que ellos tienen.

G
¿Qué pasa cuando ese otro Yo no satisface? Cuando el equipo pierde un partido,
un campeonato, nunca lo ganó, o yerra un gol, o es detenido el líder de una barra, o

es el riesgo?).

G
“se quiebran”, o “son buchones”). Generalmente hay violencia descontrolada, a veces
masiva, no importa contra quién o a qué costo: hay que defenderse (¿de qué, cuál

En los hechos delictivos donde la relación establecida con la muerte es aleatoria,


el objeto valioso como elemento de supervivencia no siempre es el dinero. Siendo
éste un motivo manifiesto, el latente está relacionado con algo mucho más profundo
y alejado de la conciencia del que transgrede: está relacionado con un proyecto
identificatorio fallido, donde el líder, el cabecilla, es el poseedor de todos los poderes,
sobre él y su grupo y no importa con qué se pague, dinero, cárcel o muerte.
Nuevamente la pregunta es ¿por qué?, ¿cuál es el riesgo de no seguirlo o de
no imitarlo? Es la pérdida de ese sustento o al menos proyecto identificatorio. La
identificación, en estos casos, es la pertenencia a su grupo: “Yo pertenezco a la barra
de…” La identidad civil no importa, sí importa el nombre “de guerra o asignado”, o
en su caso la identificación construida por oposición “contra los ratis” (policías en
la jerga delictual). El nombre en estos casos, tiene una connotación identificatoria
sobrecatectizada por sobre la identidad civil y que su grupo de crianza o su inclusión
social no pudo darle.
Si como sabemos, en toda relación de objeto se satisface a Eros y Tánatos, pero
más preponderantemente en estas relaciones de asimetría al último, es porque la
elección de objeto es mas tarea de Tánatos que de Eros.
En esta relación asimétrica se tranforma el objeto de placer en objeto necesario,
de necesidad vital, liberando al Yo de posibilidad, pero también de responsabilidad,
en el registro de la elección: objeto elegido – placer obligado- vida obligada –impulso
de muerte…y muchas veces ésta llega en una cancha de fútbol, en un recital, en un
ilícito o en un enfrentamiento. ¿… Enfrentamiento… con qué?

BIBLIOGRAFÍA

Aulagnier, P. (1978) Los destinos del placer, Buenos Aires, edit. Paidós.
Becquer, G. Rimas y leyendas / A Elisa, Buenos Aires, Troquel.
Dostoievski, F. El Jugador, Calomino.
Freud S.
- Tres ensayos para una teoría sexual.
- Metamorfósis de la pubertad.
- Psicología de las masas y análisis del Yo.
- La identificación proyectiva, enamoramiento e hipnosis.
- Introducción al narcisismo, Obras Completas Amorrortu.
Lynch, Benito. (1992) El inglés de los güesos, Buenos Aires, ediciones del Viento.

80
Daño Psíquico
Graciela Gardiner

Sobre el texto original (2003) se realizó la adecuación a las normativas vigentes a la fecha de la

G
presente 3ra. edición (2017)

• RESUMEN

G
La necesidad cada vez más creciente de la aplicación del término Daño Psíquico,
lleva a realizar una investigación que se intenta plasmar en el presente texto.
Este rubro Daño Psíquico es reclamado por los demandantes en los litigios que
se promueven por distintas causas, siendo las más comunes: accidentes de tránsito
o de trabajo, enfermedades laborativas, mala praxis, etc.
La delimitación del concepto, a veces por demás complejo, se debe en particular
al entrecruzamiento de dos discursos diferentes y con reglas propias, por momentos
divergentes y otros convergentes, tales como el psicológico y el jurídico.
En principio y como primera paradoja, y no por ello menos atrapante para la
investigación, se dirá que a pesar de todo lo escrito, leído y hablado, sostenido y
denostado, en la Legislación, el daño psíquico no existió como tal hasta la modificación
del CC en Argentina (2015). Con esto se pretende aclarar que no formaba parte de
ninguna legislación vigente en el país hasta el año 2015, así como que tampoco
comprende ningún cuadro psicopatológico encuadrable en entidad nosográfica
alguna. A pesar de ello se ha ido abriendo espacio en las demandas, de modo tal que
ya es prácticamente imposible encontrar demandas por Daños y Perjuicios que no
incluyan este concepto.
Si bien existe en la bibliografía al respecto numerosas definiciones, se considera
adecuado acuñar una definición que responde a los diversos elementos que entran
en juego en el concepto.
Para probarlo, se tendrá en cuenta las condiciones que debe reunir, la calificación
del mismo, la diferencia con el daño moral o agravio moral, su relación con la salud
y la enfermedad, el dispositivo diagnóstico forense, los conceptos de causalidad y
concausalidad.
Se concluirá entonces que si bien el Daño Psíquico como tal no figuraba hasta
recientemente en la legislación vigente, ni es asimilable como concepto a un cuadro
psicopatológico definido, existe y existió y como tal debe ser adecuadamente
teorizado, estudiado e implementado, a los efectos de poder trabajar sobre él,
incluyéndolo en un área del discurso psicológico jurídico cada vez más amplia. Hoy
ya nacido formalmente ha sido inscripto en el CC, en los Artículos 1736,1737, 1740
entre otros, donde podrán consultar los aspectos de su interés.

Introducción

La complejidad del tema Daño Psíquico -y a mi criterio, el mal uso que se hace
del mismo- impregna de severas confusiones en su discurso y comprensión, tanto a
colegas de la psicología como a otros profesionales de la salud mental y a legos en ella.

81
Por ello se arriba a errores de implementación conceptual y a salidas erráticas del
concepto, entre otras complicaciones.
La necesidad cada vez más creciente de la aplicación del término Daño Psíquico,
lleva a realizar una investigación que se intenta plasmar en el presente texto.

G
Para ello se presentaron diferentes limitaciones, las que básicamente se remiten
a tres temas, a saber:

distintas posturas teóricas

G
1) Las dificultades de compatibilizar entre sí conceptos psicológicos desde

2) Las dificultades de hallar y compatibilizar el concepto jurídico en la Teoría


General de Daños para arribar a una delimitación específica del tema
3) Las dificultades de compatibilizar conceptos provenientes del cuerpo de lo
jurídico con los temas propios de nuestra ciencia psicológica.

Para llevar a cabo la presente investigación, se realizaron consultas bibliográficas


y observación de casos en demandas por daños y perjuicios de los Fueros Civil
y Laboral en la Provincia de Buenos Aires, donde me he desempeñado como
Perito Oficial desde el año 1992 y los observados en los mismos fueros, así como
en la Justicia Federal, donde realicé numerosas pericias de oficio. Para la tarea, se
realizaron entrevistas clínico diagnósticas en cada una de las pericias efectuadas y se
administraron técnicas proyectivas gráficas y verbales, así como psicométricas, que
permitieron arribar a las conclusiones que se expondrán.
En principio, el término Daño psíquico fue de exclusiva utilidad en el Fuero Civil,
siendo posteriormente extendido a otros fueros como el Fuero Laboral, y a partir
de la Creación de los Centros de Asistencia a la Víctima, se extendió la utilización
del concepto al área penal, no sólo como agravante en algunos delitos, sino como
la apertura al resarcimiento que posteriormente se puede realizar como reclamo
pecuniario en el Fuero Civil. En tanto que se demuestre su existencia y se atribuya su
responsabilidad, el concepto de Daño Psíquico (DP) es utilizable y reclamable según
se lo considere en los Fueros Contencioso Administrativo, Laboral, Civil y Comercial,
de Familia y Penal.
En este texto se tomaron exclusivamente los conceptos y usos aplicables a los
fueros Laboral, Civil y Comercial y Contencioso Administrativo.

Desarrollo

Este rubro DP, es reclamado por los demandantes en los litigios que se
promueven por diversas causas, siendo algunas de las más comunes las que se
incoan por accidentes de tránsito o de trabajo y mala praxis. La delimitación del
concepto, a veces por demás complejo, se debe en particular al entrecruzamiento
de dos discursos diferentes y con reglas propias, por momentos divergentes y otros
convergentes, tales como el psicológico y el jurídico.
En principio y como primera paradoja, y no por ello menos atrapante para la
investigación, se dirá que a pesar de todo lo escrito, leído y hablado, sostenido
y denostado, en la Legislación, el daño psíquico no existió como tal hasta la
modificación del CC en Argentina (2015). Con esto se pretende aclarar que no

82
formaba parte de ninguna legislación vigente en el país hasta el año 2015, así como
que tampoco comprende ningún cuadro psicopatológico encuadrable en entidad
nosográfica alguna. A pesar de ello se ha ido abriendo espacio en las demandas,
de modo tal que ya es prácticamente imposible encontrar demandas por Daños y

G
Perjuicios que no incluyan este concepto.

G
Evolución histórica del concepto de Daño

El concepto de DP deviene de la Teoría General de daños del CC de la República


Argentina específicamente se puede consultar el Artículo 1737 “Concepto de
daño. Hay daño cuando se lesiona un derecho o un interés no reprobado por
el ordenamiento jurídico, que tenga por objeto la persona, el patrimonio, o un
derecho de incidencia colectiva.” Si bien no estaba incluido en la legislación vigente
hasta la modificación mencionada, del año 2015, se puede encontrar abundante
jurisprudencia al igual que en otras reparaciones.
En primer término, para que pueda hacerse referencia a la existencia de un daño
psicológico es indispensable que exista un daño jurídico.
Es la violación del deber de no dañar a otro el que genera la obligación de
reparar el daño causado y que tal noción comprende todo perjuicio susceptible
de apreciación pecuniaria que afecte en forma cierta a otro, a su patrimonio, a su
persona, a sus derechos o facultades. A ello debe sumarse que el hecho generador
del daño puede también consistir en una omisión del deber de cuidar o preservar
un bien por ejemplo. Se puede decir que aquel daño jurídico se contempla
considerando aquellos valores que el estado valúa como tal: la salud, la libertad, el
honor, la intimidad, etc.
En consecuencia, debemos empezar por definir qué se entendió y que se
entiende por daño.

Antiguamente

Se reconocía solamente el resarcimiento cuando el daño era corporal y limitaba


la posibilidad de obtener ingresos, o en su defecto el mal hecho a una persona
sobre su cuerpo que fuera un daño en sí mismo concebido a imagen y semejanza al
derecho a la propiedad.

Posteriormente

Se consideró que el daño era el menoscabo que a consecuencia de un


acaecimiento o evento determinado sufre una persona ya en sus bienes vitales
naturales, ya en su propiedad, ya en su patrimonio.
Debía reunir 6 condiciones

1) Ser personal de quien pretende la indemnización


2) Imputar dolo culpa o negligencia

83
3) Imputable a alguien
4) Que exista daño patrimonial o vital
5) Que exista nexo de causalidad
6) Que el impacto emocional experimentado se deba a situaciones que revistan

G
cierta gravedad o irrecuperabilidad.

G
“Más allá de las concepciones clásicas acerca de la responsabilidad civil, que
identificaban el daño con la lesión ocasionada exclusivamente a un derecho
subjetivo, se ha avanzado, gracias a la labor de la doctrina y jurisprudencia, a un
concepto de daño jurídico que comprende cualquier contradicción con un interés
lícito del sujeto afectado; así como de daños tipificados a una atipicidad del daño,
lo que es congruente con el viraje desde la concepción de un daño esencialmente
patrimonial al nuevo concepto, más abarcativo, de daño a la persona.
Debe remarcarse que estamos frente a una definición eminentemente
patrimonialista de daño (comprensiva de los denominados daños patrimoniales
directos e indirectos) que debe complementarse, conforme las nuevas tendencias
en materia de derecho de daños a las personas, con la definición del daño
extrapatrimonial o moral, es decir, el daño se encuentra constituido no sólo por
el menoscabo patrimonial sufrido por el individuo sino también por aquellas
afecciones de índole moral y/o espiritual.” (Satta, 2012)

Actualmente

Si bien existen al respecto en la bibliografía numerosas definiciones, me resulta


adecuado acuñar un mix que responde a los diversos elementos que entran en
juego en el concepto.
Podemos decir entonces, que se entiende por Daño Psíquico a la perturbación de
carácter patológico y permanente del equilibrio psíquico preexistente, producida por un
hecho súbito, inesperado, ilícito o por omisión, que, limitando su quehacer vital, genera
en quien la padece la posibilidad de reclamar una indemnización por tal concepto, a
quien la haya ocasionado o deba responder por ella, teniendo el objeto de la obligación
siempre un contenido patrimonial, aunque el interés del actor o litigante pueda ser
extrapatrimonial.
Debe reunir tres condiciones de existencia básicas:

1) La conformación de un orden patológico en el evaluado


2) Un nexo entre el hecho generador y la patología hallada
3) La presencia de un tercero, responsable del hecho por el que se litiga.

¿Cómo se indemniza?

Para los litigantes, que reclaman en su consideración que algo se ha perdido en


el hecho objeto de litis, la legislación vigente plantea dos formas de indemnización:

84
1- En forma de reparación natural o innatura, aportando el resarcimiento
económico que se requiera para volver las cosas al estado en que estaban
antes de sucedido el evento dañoso. En el caso de la aparición de un cuadro
psicopatológico a posteriori y a causa del hecho de litis, el responsable de

G
lo sucedido hará el aporte económico necesario para que el actor realice el
tratamiento psicológico que el perito indique. Esto se basa en el supuesto

psíquico dañado.

aunque no se reintegra el bien.

G
de que el éxito del trabajo analítico deje sin secuelas sintomáticas al aparato

2- En forma de reparación por equivalente: no pudiendo volverse al estado


psíquico previo al evento dañoso, se compensa pecuniariamente la pérdida,

Se resarce por medio de un monto indemnizatorio que se fijará acorde al valor


de lo perdido, ya no el monto necesario para recuperarlo como en el caso
presentado en el ítem1.
Todo ello se resarce por medio del porcentaje o gradación de incapacidad fijada.
Si lo perdido a causa del evento es la salud psíquica, o la posibilidad de realizar una
vida dentro de los parámetros normales o iguales anteriores al hecho, de buscar
o mantener un trabajo, de relacionarse con su familia o su grupo de pertenencia,
de llevar a cabo actividades recreativas del tenor y calidad de las que llevaba
anteriormente al hecho que da lugar al litigio.

Siempre recurriendo a la teoría General de Daños, se indemnizan los daños:


Se indemnizan los daños a:

• La integridad física
• Las condiciones estéticas
• La libertad
• La honestidad
• El honor
• La intimidad
• La salud, incluyéndose en esta a la Salud Psíquica.

Daño psíquico y Daño moral o agravio moral

Debemos diferenciarlos claramente, debido a que estos dos conceptos muchas veces
se toman como sinónimos o al menos se desconocen acabadamente las diferencias
entre uno y otro, llevando esto a severos errores no sólo en los pedidos de puntos de
pericia, sino en las respuestas que los profesionales de la salud damos a éstos.
En principio y en líneas generales, los distintos autores psicólogos consideramos
que el daño psicológico y el daño moral son totalmente independientes. Ambas
clases de daños existen con total independencia uno del otro, ya que apuntan a
análisis diferentes de las consecuencias en el actor de la Litis, pero es interesante
considerar que a pesar de ello, no es posible la existencia de un daño psicológico sino
existe previamente, un daño moral en la persona del reclamante, cuyo padecimiento
(normal y esperable) no pudo ser asimilado por el psiquismo del sujeto provocando
una patología etiológicamente ligada con el hecho de autos.

85
Es decir, el sujeto puede haber sufrido un daño moral sin encontrarse afectada
su psiquis pero nunca puede haber un daño psicológico sin un daño moral padecido
por el reclamante.
Para su más acabada comprensión, me permito desmembrar algunos aspectos

G
de ambos temas con el fin de compararlos y diferenciarlos.

Daño psíquico

G
1. Es de carácter patológico; requiere la presencia de un cuadro psicopatológico
diagnosticable por perito de la especialidad
2. Es autónomo del menoscabo, no es necesario un grave evento para provocar
un daño, dependiendo éste de la particular forma de asimilar ese evento, que
ese aparato psíquico en particular haya tenido
3. Es pasible de pautas de evaluación
4. Es un término jurídico extraído del término general Daños, que se relaciona
con trastornos psicopatológicos
5. Tiene una finalidad resarcitoria en función de la condena
6. Para fijar la condición resarcitoria, se tendrá en cuenta la importancia de las
pérdidas o de los padecimientos presentes o futuros del reclamante
7. El menoscabo puede ser actual o futuro
8. Lo percibe aquel que acredite haber sufrido el daño, aunque sea de manera
indirecta
9. Requiere prueba específica
10. Es procedente autónomamente del carácter de las lesiones siempre que
aporte la prueba específica
11. Se debe evaluar y fijar incapacidad
12. Corresponde ser evaluado por perito de la especialidad
13. Provoca trauma psíquico.

Daño moral o agravio moral

1. No es patológico
2. No es autónomo del menoscabo
3. No es pasible de pautas de evaluación
4. Es un término jurídico sin relación con la psicopatología
5. Tiene finalidad punitoria (condena):
6. Para fijas la condición punitoria, se evaluará la gravedad del accionar del
responsable
7. El menoscabo debe ser actual
8. Lo perciben directamente el damnificado o sus herederos forzosos
9. No requiere prueba, se deben acreditar solamente los hechos generadores
idóneos para producirlo
10. Es procedente al reclamante independientemente del tenor de las lesiones
padecidas
11. No se evalúa ni se fija incapacidad

86
12. No corresponde ser evaluado por perito de la especialidad
13. Implica una percepción conciente de perjuicio o sufrimiento.

G
Calificación del daño psíquico

magnitud y vinculación.

a) Tiempo

G
El daño puede ser calificado según cuatro categorías: tiempo, prevalencia,

Este tiempo puede ser actual o futuro, en ambos casos se exige que el daño sea
cierto, comprobable

a.1. Actual (presente)

Es el daño emergente. Esta es una primera diferencia importante a tener en cuenta


entre los aportes de la Psicología y del derecho, donde los tiempos cronológicos
se miden en otra magnitud. Medimos en otra cronología. El tiempo presente del
daño es el ideal que está configurado por el litigio en su integridad. El presente es el
tiempo transcurrido desde la demanda hasta la sentencia. Por ello, podemos hablar
de un presente que dure varios años, lo que será determinado por el tiempo entre
la fecha de inicio de la demanda y la fecha de la sentencia. Son indemnizables las
consecuencias ya sucedidas y demostrables por medio de la peritación psicológica.
El daño actual o presente, es el que ya se ha producido, entendiéndose por presente
un espacio virtual comprendido entre el inicio y el fin de la Litis, un ideal que va
desde la demanda hasta la sentencia

a.2. Futuro

Requiere precisión de certeza. Se deberá evaluar con precisión de certeza que


una situación cualquiera sea ésta, ocurrirá. Se prevén repercusiones dentro del curso
natural y ordinario de las cosas, esto significa que debe existir certidumbre de que
ese daño se ha de producir, sin que medien elementos o hechos que lo produzcan,
y que, a su vez, tenga nexo de causalidad con el hecho de autos, aunque todavía no
pueda precisarse el monto del daño.
La jurisprudencia admite la indemnización actual del daño futuro, si éste es
prolongación inevitable de un daño actual.
En consecuencia, y para estos parámetros, el magistrado podrá tomar en su fallo
aquellas consecuencias que se reclamaron y probaron o aquellas que con certeza se
producirán.

b) Prevalencia

Esta calificación por prevalencia requiere también precisión de certeza, dado


que debemos dictaminar que la patología encontrada sea:

87
b.1) Permanente:

Significa que debemos dar certeza de que el daño evaluado reviste carácter de
irreversible e irrecuperable. Se resarce por equivalencia, intentando indemnizar un

G
monto que equivalga a la situación de salud perdida, lo que lo transforma (causal o
concausalmente con el evento) en DP. Se podrá dictaminar sobre la incapacidad,

b.2) Transitoria

G
dado que ésta última (incapacidad) requiere carácter de permanencia.

Significa que debemos dictaminar que la patología evaluada es pasible de


tratamiento y recuperación. No se indemniza, sino que se repara por naturaleza.
La reparación esperable estará dada por la estimación del costo del tratamiento
que dará la posibilidad de volver al actor a su estado de equilibrio previo al evento
dañoso. No constituye en sí mismo verdadero DP, aunque se resarce por el Rubro
Indemnizatorio DP. No se fijará incapacidad dado que ésta última requiere carácter
de permanencia de la pérdida y en este caso hablamos de una patología transitoria
que puede revertirse con el tratamiento prescripto.

c) Magnitud

Parcial o total: de acuerdo a ésta, se deberá evaluar si el mismo incapacita al


actor en forma total o parcial.

c.1) Total

Se refiere a la incapacidad total y corresponde a la pérdida del 100% de la


capacidad que tenía el actor previo al hecho por el que litiga. Por ejemplo una severa
fobia escénica en un actor o cantante o una fobia a los vehículos de transporte en
un chofer de una línea de colectivos o cualquier otro transporte público. Podemos
decir allí que está incapacitado al 100% para desarrollar la actividad puntual que
desarrollaba previo al hecho traumático.

c.2) Parcial

Se refiere al porcentaje de la incapacidad inferior al 100%. Los daños civiles en


su mayorías se refieren a incapacidades parciales, ya que es prácticamente imposible
pensar en un sujeto evaluado que haya perdido el total de su capacidad recreativa, de
vincularse con su familia, de realizar alguna actividad de goce, así sea de observación
(ver películas, series, asistir a espectáculos) o desarrollar alguna actividad laborativa
así no sea la llevaba a cabo previo al hecho de Litis.

d) Vinculación

Se clasifica en directo o indirecto

88
d.1) Directo

Es aquel ocasionado en las cosas del dominio o posesión de la víctima

G
d.2) Indirecto

Daño Psíquico y estrés

G
Es aquel sufrido en la persona misma, derechos o facultades del sujeto afectado

El estrés reconoce diferentes teorizaciones que fueron evolucionando y


extendiendo su uso. Una de las primeras, data de 1936 y se deba a Hans Selye, quien
lo denomina Síndrome General de Adaptación. Para Selye, constituía la respuesta
no específica del organismo a cualquier reclamación que exigiera adaptarse a una
situación nueva. Según el autor mencionado, si el estrés persiste, el individuo puede
llegar a un estado de comportamiento generador de afecciones psicosomáticas
tales como úlceras gástricas, afecciones cardiovasculares, etcétera. Según otros
autores, el estrés es una alarma del organismo. Si el sujeto no da respuestas
adecuadas a la alarma, ésta seguirá sonando hasta provocar diferentes cuadros
psicosomáticos o psicopatológicos en el organismo, que den cuenta de la situación
de tensión permanente en que éste vive. Pavese Gianibelli (1989) manifiestan que
en “… base a experiencias de laboratorio, a observaciones de terrenos y a estudios
epidemiológicos existente razones fundadas para sospechar una relación de causa
efecto entre el estrés ligado al trabajo por un lado, y la insatisfacción, los trastornos
psicosomáticos y las enfermedades, por otro lado, aunque sea difícil aportar muchas
veces pruebas irrefutables…”
Por todo lo antedicho, vemos que para producir estrés, se deben dar diferentes
situaciones, que aportan sustento al concepto. En principio, situaciones nuevas,
abruptas, súbitas inesperadas, breves; o en su defecto, permanentes y reiterativas,
que vayan minando la capacidad de tolerancia en el individuo y de magnitud
suficiente para provocar estas reacciones. Esta descripción nos permite evaluar la
posibilidad de encontrar tanto en la esfera de lo civil, o laboral, daño consecuente
a estrés por traumas de carácter repentino e inesperado (accidentes, entre otras
causas de Litis) o en el Fuero Laboral, daño consecuente con estrés por reiteración
de intentos fallidos de adaptación (enfermedades laborativas o profesionales). En
ambos casos, es un ataque que sobrepasa la capacidad de tolerancia de un sujeto,
que deriva en trastornos patológicos de mayor o menor tiempo de duración y de
reversibilidad variable.
Por tanto, la existencia de situaciones de estrés dan lugar a la interacción del
sujeto con el medio (laboral, familiar, social) y permiten arribar a la conclusión de
que nos encontramos con una situación concreta de estrés postraumático, que debe
dar lugar a la posibilidad de solicitar una indemnización por daño psíquico a quien la
causara o deba responder por ella.

89
Daño Psíquico, salud o enfermedad

Al decir de Bergeret, citado por Helena Lunazzi, en Lectura del Psicodiagnóstico,


Capítulo III, la persona sana no es la que se declara simplemente como tal, ni mucho

G
menos un enfermo que se ignora; sino un sujeto que conserva en sí tantas fijaciones
conflictuales como la mayoría de la gente que no ha encontrado en su camino

G
dificultades internas o externas que superan su equilibrio afectivo hereditario o
adquirido, sus facultades personales de defensa o adaptación; que se permita un
juego bastante flexible de sus necesidades pulsionales, de sus procesos primarios y
secundarios, tanto en los planos personales como sociales, evaluando la necesidad
con exactitud y reservándose el derecho de comportarse de manera aparentemente
aberrante en circunstancias excepcionalmente anormales.
Aceptando el concepto anteriormente planteado, no está expuesto a ser
diagnósticada como padeciendo daño psíquico, solamente aquella persona que
presenta características psicopatológicas, sino también todas aquellas que se
comportarán de manera sobreadaptada, sin precisar sufrimientos o padecimientos
psíquicos, pero que desvinculándose el sujeto de su cuerpo y a posteriori de un
evento dañoso “hacen o desarrollan” verdaderos cuadros orgánicos, tales como
picos hipertensivos, cardíacos o gástricos, sin aparente relación ni con el evento ni
con otras circunstancias físicas.
Asimismo, el padecimiento aparentemente de excesiva respuesta ante el
sufrimiento, puede significar un adecuado signo de salud, de ese aparato psíquico
que permita una ruptura dentro de su habitual equilibrio, para recuperar una nueva
organización adaptativa a la situación traumática vivida.
Por ello en el concepto de DP deben estar incluidas la ruptura del equilibrio
preexistente y sus secuelas definitivas (Daño permanente) no el padecimiento con
la consecuente reorganización, aunque haya existido un sufrimiento consciente o
no por el evento (se incluiría en este aspecto una caracterización de DP en relación al
tiempo, que es inexistente, el pasado). Por lo tanto, el daño debe ser presente, desde
el inicio de la demanda hasta la sentencia, o futuro; con precisión de certeza.
El padecimiento que es anterior a la evaluación psicológica y no deja secuelas
definitivas, seguros padecimientos futuros o sobreadaptación por desplazamiento o
negación del padecimiento no constituye DP.

Dispositivo diagnóstico forense

En función de una cronología basada en la secuencia de “construcción” de un


expediente, se organiza un esquema de trabajo posible que nos permita arribar a la
evaluación de Daño Psíquico.
Toda evaluación posible de daño se inicia con una demanda que debemos
analizar especialmente, lo que constituye nuestro primer acercamiento al
expediente. En ella se destacan los hechos y consecuencias que a consideración de
la parte actora justifican o dan cuenta de la presencia del menoscabo.
Posteriormente a ello y no menos importante, se analiza la contestación de la
demanda, donde los hechos vertidos, en general niegan los anteriores (lo que no se
niega se consiente) y aportan otros nuevos. A partir de allí y de ambos: demanda,

90
contestación de demanda y citada en garantía (si la hubiere), se nos impone la
necesidad de extraer los puntos de pericia que nos solicita una u otra de las partes o
ambas. Es importante tomar, luego de esta lectura, nota de los datos del expediente
que consideremos relevantes. Esto constituye una primera información que llamaré

G
“lectura psicológica del expediente o preentrevista” , pues a partir de allí y entre
líneas, podremos empezar a ver algunos aspectos de la Litis que nos servirán en el

G
momento de realizar nuestro primer contacto con el actor o evaluado.
Posteriormente a ello, si se trata de peritaciones de lista o de oficio, debemos
citar al actor, siempre mediante un escrito adecuadamente presentado y con cargo
(datado o fechado). Si el actor concurre, realizaremos nuestra primera entrevista de
obtención de datos o anamnesis, de acuerdo a nuestra modalidad de trabajo. De ella
-y no antes- debemos realizar la selección de las pruebas que acorde con los puntos
de pericia a responder, consideremos necesarias para arribar a las conclusiones
que se nos solicitan. Éstas constituirán nuestra batería de técnicas o entrevistas
necesarias, siendo esto de nuestra exclusiva incumbencia (independientemente de
lo que las partes puedan solicitar). Muchas veces no se compatibiliza la colección de
pruebas que la demanda solicita con el objetivo reclamado o, al menos solicitado en
los puntos periciales.
A partir de todos los datos obtenidos, se realizará nuestro informe pericial,
respondiendo a todos los puntos de pericia solicitados que sean de nuestra
incumbencia, y aclarando aquellos que no son de competencia.
Tras el traslado de nuestra pericia a las partes, éstas pueden (y habitualmente
lo hacen), solicitar impugnación o aclaración de nuestro escrito. Es posible que
también se nos cite a alguna audiencia o vista de causa para aclarar lo necesario.

¿Cómo probar el Daño psíquico?

Para probar adecuadamente la presencia de Daño Psíquico se debe evaluar:


1) Si el sujeto padece alguna patología;
2) Si ésta es atribuible al hecho ventilado en autos determinando causalidad o
concausalidad (etiología del padecimiento);
3) Si produce incapacidad parcial o total;
4) Si ésta tiene la condición de actual o futura;
5) Si se solicita, e deberá determinar grado o porcentaje de la misma, para esto
último se utilizarán baremos, en las condiciones explicitadas en el capítulo
“Baremos y en Veremos“, del presente libro o en las características que el
perito considere pertinente;
6) Si existe la posibilidad de realizar tratamiento y la eficacia del mismo, o si en
su defecto reviste carácter de irrecuperable (verdadero DP). Se nos puede
solicitar en función de este punto, el costo del tratamiento y su duración.

Causalidad o concausalidad

Habrá daño siempre que se cause a otro algún perjuicio susceptible de


apreciación pecuniaria, directamente, en las cosas o en las cosas de su dominio o
posesión, o indirectamente por el mal hecho a su persona o a sus facultades.

91
Se entiende que el daño patrimonial comprende todas aquellas consecuencias
derivadas del hecho dañoso que repercuten tanto en la integridad física del sujeto
como en sus bienes, abarcando la incapacidad física, es decir, todo daño sufrido
en la integridad física del sujeto afectado (tanto transitoria como permanente), el

G
daño emergente y el lucro cesante, mientras que el daño extrapatrimonial incluye
todas las consecuencias que repercuten sobre los sentimientos o espiritualidad del

G
individuo, es decir, sobre bienes no valuables patrimonialmente.
La gran parte de la doctrina y jurisprudencia señala que estas categorías, dada
su amplitud conceptual, son susceptibles de recibir en su seno las consecuencias
derivadas del hecho dañoso que puedan ser rotuladas bajo cualquier nueva
denominación, es decir, que los nuevos daños encuentran su reparación en una de
ellas o en ambas a la vez. Entre estas últimas se encuentra el daño psíquico.
Para determinarlo, debemos encontrar un nexo de causalidad adecuado entre el
hecho por el que se demanda y el daño. Para evaluar la causalidad y su nexo existe
la teoría de la “causa adecuada”. Esta causa adecuada o nexo, es necesaria de ser
analizada y explicitada para fijar el alcance de la obligación de indemnizar que nace
de la comisión de un ilícito, punto éste que es de exclusiva decisión del juzgador (la
determinación del tercero responsable del hecho). La relación causal es la medida y
límite que encuentra la extensión del resarcimiento.
Podemos encontrar un detrimento de carácter psíquico sólo, o complementario
de uno físico, o posterior a uno físico.
Para comprender adecuadamente los conceptos de causa y concausa, utilizaré
las siguientes definiciones: hablo de concausa cuando un daño en el cuerpo o en
la salud es agravado como resultado de una predisposición preexistente o de una
complicación sobreviniente, es decir agravamiento de un estado previo o también
en la reunión de dos o más causas (multicausalidad) en la producción de un estado
mórbido. La que emana de aquella predisposición o complicación o la multiplicidad
de causales que determinan el desarrollo de una patología psíquica, de la que el el
hecho por el que se litiga, es parte determinante.
En virtud del principio de concausa, no es necesario que el accidente por ejemplo,
sea exclusivamente el causal del total de las secuelas, basta que haya intervenido,
para que las consecuencias del mismo, hayan obrado desencadenando, agravando
o acelerando un estado preexistente o sobreviniente.
También es dable hablar de concausa, en el sentido de multicausalidad como
ya se ha expresado. Podemos evaluar en el concurso de la existencia de un daño
psíquico: las series complementarias, concepto de trauma (estado psíquico pre existente)
y el hecho traumático como sobre agregado traumáticamente a lo pre existente.
Entiendo como trauma a un ataque que desborda la tolerancia de un sujeto, que
se instaura a nivel inconciente por su grado de intensidad y la incapacidad del sujeto
de responder a él por la desorganización de sus mecanismos defensivos, derivando
en estados psíquicos de características patológicas, que se mantienen por un tiempo
indeterminado, que pueden o no ser remisibles.
Si nos remitimos al concepto dinámico, podemos señalar que “…se caracteriza
por un aflujo de excitaciones excesivo, en relación con la tolerancia del sujeto y su
capacidad de controlar y elaborar psíquicamente dichas excitaciones…Llamamos
así a una experiencia vivida que aporta en poco tiempo un aumento tan grande
de excitación a la vida psíquica que fracasa su liquidación o su elaboración por

92
los medios normales y habituales, lo que inevitablemente da lugar a trastornos
duraderos en relación con la tolerancia del aparato psíquico, tanto si se trata de un
solo acontecimiento muy violento (emoción intensa) como de una acumulación de
excitaciones …al ser incapaz el aparato de descargar la acumulación…Si tomamos

G
en cuenta el concepto de neurosis traumática consideramos que llamamos así a
aquellas en las que el síntoma aparece consecutivamente a un choque emotivo,

G
generalmente ligado a una situación en la que el sujeto ha sentido amenazada
su vida. Se manifiesta en el momento del choque por una crisis de ansiedad
paroxística que puede provocar estados de agitación, estupor o confusión mental.
Su evolución ulterior, casi siempre después de un intervalo libre, permitiría distinguir
esquemáticamente dos casos: a) el trauma actúa como elemento desencadenante,
revelador de una estructura neurótica pre existente; b) el trauma posee una
parte determinante en el contenido mismo del síntoma (repetición mental del
acontecimiento traumático, pesadillas repetitivas, trastornos del sueño, etcétera) que
aparecen como un intento reiterado de ligar y descargar por abreacción el trauma.
Tal fijación al trauma se acompaña de una inhibición, más o menos generalizada, de
la actividad del sujeto. ..”. (Laplanche Pontalis, 1974)
La fijación al trauma, es la instalación del mismo sobre un aparato psíquico
que se ve desbordado por la situación abrupta e inesperada o repetitiva, que no
puede asimilar y genera un conjunto de alteraciones que desequilibran su estado
premórbido sea cual sea éste, generando en el sujeto entrevistado (actor) un daño
psíquico con las características mencionadas.
Para probar adecuadamente el Daño Psíquico, se deberán entonces cumplir los
tres requisitos básicos, anunciados anteriormente:

1) Tener por condición de existencia la conformación de orden patológico;


2) Existir un nexo entre el hecho generador y el daño producido;
3) Existir indispensablemente la existencia de un tercero responsable.

Siendo de incumbencia del perito psicólogo la determinación de los dos


primeros de ellos, ya que el tercer punto es de exclusiva pertinencia jurídica.

CONCLUSIÓN

Se concluye entonces, luego de este derrotero teórico, que si bien el Daño


Psíquico es de existencia reciente en la legislación vigente y no es asimilable como
concepto a un cuadro psicopatológico definido como tal es notable que no sólo
tiene cada vez mayor inclusión en las demandas, sino que es poco probable que
se inicie una demanda de daños y perjuicios sin incluir este rubro indemnizatorio
autónomo.
Asimismo el uso entre los colegas psicólogos y otros profesionales de la salud,
me fuerza a retomar el concepto y plantear que el Daño Psíquico, ha demostrado
por jurisprudencia y por inclusión hoy en el nuevo CC, que como tal, debe ser
adecuadamente teorizado, estudiado e implementado, a los efectos de poder trabajar
sobre él, incluyéndolo en un área de discurso psicológico jurídico. Cuerpo éste que

93
es necesario definir, planteando una máxima de cualquier cuerpo discursivo: debe
servir para comunicar.
Es imprescindible entonces, que los términos que lo incluyan sean: 1)
suficientemente claros y 2) sin perder especificidad, en resguardo de nuestra

G
identidad profesional, sin mimetizarnos con otras profesiones (tarea difícil en las
instituciones multidisciplinarias).

expediente
Carátula: Nombre dado a la demanda
G
Se trató pues, en el presente trabajo, de un intento de dar claridad, definiciones y
aportes a un concepto clave en las demandas civiles, puntapié inicial de las necesarias
conceptualizaciones del corpus jurídico psicológico apuntado precedentemente.

Definición de términos empleados

Con la intención que el presente texto pueda ser consultado por legos en la
especialidad, se aclaran algunos conceptos del corpus jurídico.

Actor: sujeto de la demanda, en nuestro caso el peritado


Autos: expediente por el que se tramita la indemnización
Actuados o actuaciones: conjunto de escritos y actuaciones que conforman el

Litis: término jurídico asimilable a litigio


Causalidad: relación directa entre el hecho generador de la Litis y las
consecuencias dañosas evaluadas
Concausalidad: término que indica que un daño en el cuerpo o en la salud
agravado como resultado de una predisposición preexistente o de una complicación
sobreviniente, o de una multiplicidad de factores.
Multicausalidad: reunión de dos o más causas en la producción del cuadro
o estado hallado; la propia del daño y las que surgen de una predisposición o
complicación del mismo entre otros factores que puedan incidir
Quehacer vital: capacidad de goce individual, familiar, laboral, social y recreativo
Dispositivo diagnóstico forense: constructo formado por las entrevistas, las
técnicas administradas y la lectura psicológica del expediente.
Lectura psicológica del expediente: pre entrevista constituida por la apreciación
entre líneas de los hechos, denuncias y escritos en general que conforman el cuerpo
del expediente.

Algunos artículos del nuevo código civil atinentes al tema


Fecha de vigencia: a partir del 1 de Agosto del Año 2015

ARTICULO 1740.-Reparación plena. La reparación del daño debe ser plena.


Consiste en la restitución de la situación del damnificado al estado anterior al hecho
dañoso, sea por el pago en dinero o en especie. La víctima puede optar por el
reintegro específico, excepto que sea parcial o totalmente imposible, excesivamente
oneroso o abusivo, en cuyo caso se debe fijar en dinero. En el caso de daños derivados
de la lesión del honor, la intimidad o la identidad personal, el juez puede, a pedido

94
de parte, ordenar la publicación de la sentencia, o de sus partes pertinentes, a costa
del responsable.

ARTICULO 1737.-Concepto de daño. Hay daño cuando se lesiona un derecho

G
o un interés no reprobado por el ordenamiento jurídico, que tenga por objeto la
persona, el patrimonio, o un derecho de incidencia colectiva.

G
ARTICULO 1746.-Indemnización por lesiones o incapacidad física o psíquica.
En caso de lesiones o incapacidad permanente, física o psíquica, total o parcial,
la indemnización debe ser evaluada mediante la determinación de un capital,
de tal modo que sus rentas cubran la disminución de la aptitud del damnificado
para realizar actividades productivas o económicamente valorables, y que se
agote al término del plazo en que razonablemente pudo continuar realizando
tales actividades. Se presumen los gastos médicos, farmacéuticos y por transporte
que resultan razonables en función de la índole de las lesiones o la incapacidad.
En el supuesto de incapacidad permanente se debe indemnizar el daño aunque
el damnificado continúe ejerciendo una tarea remunerada. Esta indemnización
procede aun cuando otra persona deba prestar alimentos al damnificado.

BIBLIOGRAFÍA

Albarracin, A. y Ardu, M. (2000) El sujeto y el accidente vehículo motor: ¿casualidad o


causalidad? Presentación hecha en el X Congreso Argentino de Psicología, Rosario.
Alvarez H., Varela O. y Greif, D. (1992) La actividad pericial en psicología forense
Ediciones del Eclypse, Buenos Aires.
Blay P. (1997) El daño psicológico en la psicología forense, revista del Instituto de
Investigaciones de la Facultad de Psicología, año 2, Nº 1, Buenos Aires.
Caramánico Z., Trosman C. (2000) Simulación en Daño psíquico indicadores a tener en
cuenta, presentación hecha en el congreso ADEIP, Salta.
Compagnucci de Caso, R. H. Responsabilidad civil y relación de causalidad, Buenos
Aires, edit. Astrea.
Daray H. Daño psicológico (1995) Buenos Aires, edit. Astrea.
Degano J. (2000) La psicología y el derecho en el nuevo siglo, presentación hecha en el
X Congreso Argentino de Psicología, Rosario.
Delucca, N. Petriz, G. (1993) La Paradoja del tiempo en la construcción de la subjetividad,
publicación entre textos, Colegio de Psicólogos de la Provincia de Buenos Aires,
Distrito XI año 1, N° 1.
Duran de Castillo S. Daño psíquico, Revista APFRA, año 3, N° 1.
Gardiner G. (1994) Sintomatología recurrente en choferes de colectivos, revista
científica del Colegio de Psicólogos de la Provincia de Buenos Aires, año 1, N° 1.
Gil M. Cardinale A. La determinación pericial del Daño Psíquico, revista Síntesis Forense.
Herrero A. (2000) Cicatrices, miradas y ecos sobre daño estético. Articulación entre el
campo de la subjetividad y el campo estético. X Congreso Argentino de Psicología, Rosario.
Iribarne H. (1989) El daño psíquico causado a los damnificados por la muerte de una
persona y por su incapacidad, revista Tribunales Jurisprudencia Doctrina, Buenos
Aires, año III, N° 4.

95
Laplanche J. Pontalis J. (1974) Diccionario de Psicoanlálisis, Barcelona, edit. Labor S.A.
Lisi F. (1989) Medicina del Trabajo, Buenos Aires, edit. Némesis.
(1992) Patología Laboral. Análisis de la causalidad, Buenos Aires, edit. Némesis.
Lunazzi H. (1994) Lectura del psicodiagnóstico, Buenos Aires, edit. Belgrano.

G
Marianetti, J. E. (1997) El daño psíquico, Mendoza, ediciones jurídicas Cuyo.
Satta, S. D. (2012) El daño psicológico. www.infojus.gov.ar Id SAIJ: DACF120014.

psicología UBA, Buenos Aires.

G
Taczuk J. (1997) Peritación en psicología forense, Buenos Aires, edit. De palma.
Travacio, M. (1997) Manual de psicología forense, materiales de Cátedra, facultad de

Travacio, M. (1997) Algunas consideraciones acerca de la psicología forense y el discurso


jurídico. Revista de Investigaciones de la Facultad de Psicología, UBA, Buenos Aires
año 2, N° 1.
Wlasic J.C. Daño psíquico en el derecho Civil. Responsabilidad por daños, revista APFRA N° 7.
Sorgen E. (1995) Evaluación del daño psíquico emergente en el psicodiagnóstico
forense, actualidad psicológica, abril 1995 Pag 7/9.
Código de Ética, Colegio de Psicólogos de la Provincia de Buenos Aires, República
Argentina.
Código de ética, FEPRA Federación de Psicólogos de la República Argentina.
Código de ética del Psicodiagnosticador, Asociación de Estudio e Investigación en
Psicodiagnóstico (ADEIP).

96
Baremos y en veremos...
Algunas Conceptualizaciones
Graciela Gardiner

G
• RESUMEN

G
El tema baremos es uno de los de más difícil aplicación, para los profesionales que
no pertenecen a las ciencias exactas, o cuyo modelo de pensamiento está asociado
a la producción ideica más libre, en lugar de encontrarse en situaciones regladas,
métricas o tabuladas, como ocurre con otros profesionales.
Desde esta atalaya se dispone abordar uno de los temas más complejos que
se nos presentan a los psicólogos, cuando enfrentamos el punto álgido de dar
respuesta al requerimiento de fijar porcentaje a una incapacidad psíquica. Es una
dificultad común tanto para los profesionales de la salud mental, como para otras
disciplinas, incluidos los que abogan y a aquellos a quienes les compete impartir
justicia.
Se hará un distingo entre lo que es una tabla tarifada o tarifa de lo que es una
tabla de incapacidades o baremo.
Siendo éstas dos cuestiones diferentes, se acepta el concepto de que ningún
guarismo puede ser la expresión aritmética fiel de una incapacidad psíquica;
solamente es una estimación lo más cercana posible a la realidad.
Distintas terminologías ajenas al quehacer psicológico, dificultan la tarea al
momento de realizar precisiones sobre una enfermedad determinada y su etiología
o incidencia actual y futura; pero a su vez, impulsan a una dificultad aún mayor: al
requerimiento muchas veces con carácter de obligatoriedad a cuantificarlas. Y allí
es el verdadero desafío, especialmente teniendo en cuenta que no se dispone de
baremos psicológicos.

El tema baremos es uno de los de más difícil aplicación, para los profesionales que
no pertenecen a las ciencias exactas, o cuyo modelo de pensamiento está asociado
a la producción ideica más libre, en lugar de encontrarse en situaciones regladas,
métricas o tabuladas, como ocurre con otros profesionales.
Desde esta atalaya se dispone abordar uno de los temas más complejos que se
nos presentan a los psicólogos, cuando enfrentamos el punto álgido de dar respuesta
al requerimiento de fijar porcentaje a una incapacidad psíquica. Es una dificultad
común tanto para los profesionales de la salud mental, como para otras disciplinas,
incluidos los que abogan y a aquellos a quienes les compete impartir justicia.
Se hará un distingo entre lo que es una tabla tarifada o tarifa de lo que es una
tabla de incapacidades o baremo.
Siendo éstas dos cuestiones diferentes, se acepta el concepto de que ningún
guarismo puede ser la expresión aritmética fiel de una incapacidad psíquica;
solamente es una estimación lo más cercana posible a la realidad.
Tarifa es una palabra de origen árabe que significa lista de precios, impuestos
o derechos que deben pagarse por ciertos trabajos o cosas. Baremo es un término

97
acuñado en homenaje a François-Bertrand Barrême (1638 - 1703) fue un matemático
francés, considerado uno de los padres fundadores de la Contabilidad, autor de
varios libros de esta clase y significa “libro de cuentas ajustadas”. También bareme
es una tabla de cálculos para tantos por cientos o proporciones según el sistema

G
Barreme. Esta última expresión es estima como la más correcta para definir las tablas
de incapacidades.

G
En consecuencia, una cosa es el baremo, tabla o cuadro de valorización de
disminución de la capacidad psíquica y otro tema es el precio o tarifa que se debe
pagar de acuerdo a la disminución de la capacidad determinada por ese baremo.
La distinción entre la medición de la capacidad psíquica a posteriori de un
evento dañoso, o la determinación de la incapacidad psíquica proveniente de ese
evento, es precisamente la tarea a la que nos vemos compelidos; el precio o la tarifa
que se deba pagar de acuerdo a esa medida, no es de nuestra incumbencia. Nuestra
única función posible, en cuanto a estimar costos, es la de la cantidad de sesiones
psicológicas estimadas para la rehabilitación (como recuperación plena) o mejoría
(recuperación no plena) del sujeto afectado y valor actualizado de las mismas.
Este pronóstico , orientativo se realiza calculando cuántas sesiones semanales se
indicaría para el caso evaluado, y cuánto tiempo en meses se estima necesario para
el mismo fin. La multiplicación de las sesione semanales (ejemplo: 2), por cuatro
semanas mensuales (8), multiplicado por los meses (12,18 o 24) darán el primer
número (ej. 24x8x12). Este primer número es la cantidad de sesiones necesarias para
el tratamiento psicoterapéutico del sujeto. El valor se multiplica a su vez por el costo
estimado de las sesiones en plaza, a la fecha de la pericia, (ej. $500 x 192: $96.000) El
costo del tratamiento indicado, en el ejemplo dado, ascendería a $ 96.000. - Este tema
de relativamente fácil instrumentación desde las matemáticas, y hasta superfluo de
colocarlo en este texto, nos lleva asimismo a un posicionamiento que también tiene
sus complicaciones aceptar. ¿Podemos con total firmeza estimar cuánto demorará
un sujeto en recuperar la salud perdida? Y si la recuperara, ¿podemos calcular cuánto
demorará en establecer transferencia e iniciar análisis? ¿Podrá? ¿Podremos?
Se presentan temas de todavía más difícil apreciación. ¿Cuáles son éstos? La
capacidad actual del sujeto y su complemento: su incapacidad actual. Pero más aún:

1) La relación entre éstas y la anterior al hecho de autos, o sea el 100% al


momento del accidente.
2) Qué hechos posteriores pudieron haberse agregado al estado actual, que
no tengan que ver con el evento dañoso (por lo tanto restan a la medida del
estado actual).
3) O por el contrario, esos hechos posteriores efectivamente sucedidos al
actor, devienen del hecho dañoso, son resignificaciones de ese hecho y/o
concausalidades (por lo tanto suman).
4) Medir el daño futuro, que también forma parte de esta dificultad ya que
requiere para su expedición, ser efectuado “con precisión de certeza”.

Para analizar todas estas dificultades, es necesario realizar algunas


conceptualizaciones en relación con definiciones de uso habitual en la tarea:

98
Capacidad laboral

Esta es el conjunto de cualidades psíquicas y físicas que confiere al ser humano la


idoneidad para realizar los actos necesarios para el ejercicio de un trabajo y de otras

G
manifestaciones de la vida de relación.

Incapacidad laboral

graficas o verbales)

G
Es toda pérdida de la capacidad laboral derivada de un evento o enfermedad
laborativa, que puede ser objetivable por los métodos de investigación reconocidas
en la práctica (Entrevistas clínico diagnósticas. Pruebas psicométrica o proyectivas,

El concepto derivada se refiere al criterio y análisis etiológico de la patología


observada. Se plantea que frecuentemente el factor causal (etiológico) no es el
único, aceptándose cada vez más, la multicausalidad de los estados de incapacidad.
Es importante siempre tener en cuenta que la respuesta psíquica a un evento
cualquiera, es siempre instalada sobre la base de un psiquismo predisponente, con una
historia previa, con situaciones traumáticas propias del decurso de su vida, así como
puntos de fijación al trauma, series complementarias, etcétera. De este concepto deviene
la concausalidad, asociada generalmente al daño psíquico.
Para la valoración de las incapacidades no puede dejar de estimarse la edad y
el sexo, el nivel de formación, el entorno socioeconómico, la preparación técnico
laboral y la subjetividad del evaluado. También existen otros factores o causas
médicas como la integridad orgánica, la pérdida de la capacidad funcional y la
sintomatología álgica, elementos éstos que si devienen del hecho traumático y a su
vez generan repercusiones psíquicas, suman al estado y grado de estimación en la
incapacidad psicológica.
La incapacidad a su vez, podrá tener carácter temporal o permanente y éste
vendrá definido por las características pronosticadas del análisis realizado, se refiere
concretamente al tiempo de duración, cronicidad o no que la misma tenga. Esta
determinación, estará basada en el diagnóstico y naturalmente en el pronóstico que
de esa patología se realice.
Para evaluar las incapacidades laborales progresivas se deberán tener en
cuenta las enfermedades crónicas degenerativas, que constituyen una causa de
incapacidad laboral progresiva. En el diagnóstico de la incapacidad laboral, más
que en ningún tipo de diagnóstico, se trata de enfermos y no de enfermedades,
que han visto alterada su actividad laboral. En estos casos deberá tenerse muy
especialmente en cuenta, todo lo antedicho sobre multicausalidad, estrés propio de
la patología, factores predisponentes y situaciones vitales propias del devenir de la
vida, al momento de medir el porcentaje del daño que pudiera corresponder ser
indemnizado.
Contrariamente a las posturas biologisistas sustentadas por décadas, el daño a
la persona nunca es exclusivamente biológico. Aunque éste puede no coincidir con
el daño psíquico. El daño biológico es objetivo, pero representa solo una parte del
daño total y tiene repercusiones en la vida psíquica y en el ser social del individuo.

99
Al mismo tiempo el daño biológico es el único que puede ser precisado por el
perito médico, el que cuantifica la minusvalía anatómica y funcional. El daño total
solo podrá valorarse haciendo un análisis que integre las lesiones objetivadas, las
condiciones socioeconómicas concretas y el daño psíquico que detente el afectado.

G
Ninguna de ellas por sí sola puede dar cuenta de la totalidad de la organización real
de un sujeto, parcializarlo, sería un acto de injusticia para el demandante.

G
Un tema aparte que es oportuno mencionar, es el envejecimiento. Este configura
un estado de la población que crea situaciones dignas de estudios específicos.
No necesariamente es sinónimo de disminución laboral, pero sí de diferentes
capacidades que habrá que evaluar puntualmente.
Con algunos puntos en común con el anterior, y otros de discrepancia, se
analizará el concepto de aptitud psicofísica. “Es el estado armónico de aptitud física
y mental necesario para ejercer cargos o empleos, con capacidad, suficiencia y
disposición”. El total de la aptitud psicofísica se valora convencionalmente como un
entero, lo que equivale al 100%.
De esta se desprende el concepto de aptitud psicofísica específica, que es el
estado óptimo para desempeñar un cargo específico, o empleo determinado, con
capacidad, suficiencia y disposición”. El total de la aptitud psicofísica específica se
valora también convencinalmente en un entero, igual al 100%.
Este concepto tiene similitudes con el Valor Total Obrera (VTO), ya que ésta TO
o VTO, está en directa relación con la capacidad de un sujeto para desempeñarse
en una tarea en específico. Tomemos un ejemplo para poder comprender de que
se trata. Un psicólogo con una severa disminución de su capacidad motora, puede
tener una capacidad del 100% para la tarea específica que desempeña. Pero un
pianista con dificultades en la motricidad fina, tendrá un procentaje sobre la TOE
inferior que en relación a la anterior. Su capacidad (TOE) con igual patología que la
del psicólogo es inferior. Su incapacidad con relación a aquel, es mayor. O sea que,
siempre que evaluemos un porcentaje de incapacidad en el área laboral, debemos
tener en cuenta también lo relativo a las capacidades propias de la profesión del
sujeto de que se trate. Así como sus capacidades futuras en relación a ése y otros
trabajos y la influencia de estos aspectos en su vida anímica en general. El sujeto es
tomado como un todo integrado y no fragmentariamente.
Un psicólogo sin capacidad de lenguaje oral tendrá desde el punto de su valor
(TOE) un porcentaje de incapacidad superior al músico tomado como ejemplo en
el párrafo anterior, teniendo en consideración la importancia de la aptitud perdida,
para el desempeño de su tarea específica.
Analicemos un poco el concepto de trastorno reactivo.
Este es muchas veces entendido como invalidante y tiene la posibilidad de
cronificarse o extenderse la patología en el tiempo.
Lo reactivo comparte el concepto de agudo en salud, en el hecho de ser el
disparador del estado actual, pero puede compartir todos los criterios de cronicidad
y extensión en el tiempo de cualquier cuadro grave. Por el hecho de ser reactivo debe
ser de reacción a algo, en estos casos el hecho de autos (accidente por ejemplo).
La legislación contempla las incapacidades temporales; parciales y permanentes,
absolutas o totales y permanentes en relación con el puesto de trabajo y absolutas y
permanentes para todo tipo de trabajo.

100
Además debe agregarse la Gran Invalidez, que inhabilita para los actos más
esenciales de la vida cotidiana (cuando el incapacitado necesita la asistencia
constante de otra persona).
Estas terminologías, un poco ajenas al quehacer psicológico, nos dificultan la

G
tarea al momento de realizar precisiones sobre una enfermedad determinada, su
etiología o incidencia actual y futura ; pero a su vez, nos impulsan a una dificultad aún

G
mayor: a la obligatoriedad jurídica de cuantificarlas. Allí está el verdadero desafío.
Retomemos las preguntas del principio: ¿Cuáles son los temas de más difícil
apreciación? No tanto la capacidad actual del sujeto y su correlato, la incapacidad
actual, sino las siguientes exigencias.

1) La relación entre éstas y la anterior, o sea el 100% de ese sujeto al momento


previo al accidente. Porque, si bien podemos evaluar la capacidad anterior de la
actividad previa del sujeto “probada en autos, de los dichos, de los elementos de
las entrevistas con el actor o su grupo familiar, estamos obligados a definir que
tenía y que perdió el sujeto. Diferencia ésta que nos lleva a expedirnos sobre
lo que no estaos “viendo”, sino sobre las consecuencias observables hoy y una
apreciación lo más ajustada posible a la salud necesaria para llevar a cabo lo que
el sujeto anteriormente realizaba;

2) Qué hechos posteriores pudieron haber sumado al estado actual que no tengan
que ver con el motivo de Litis (por lo tanto restan al estado actual atribuible al
hecho ventilado).

De la ajustada anamnesis que se realice, así como de los resultados de las


pruebas administradas y de la observación clínica, evaluaremos qué circunstancias
vitales debió atravesar el actor que son parte de su propia vida, divorcio, muerte
de familiares, despidos, otras patologías físicas no relacionadas con el hecho, que
no resultan por tanto responsabilidad del demandado, y que, naturalmente no
devienen del hecho por el que se litiga.

3) O por el contrario, esos hechos posteriores efectivamente sucedidos al actor,


devienen del hecho, son resignificaciones de ese hecho y/o concausalidades
(por lo tanto suman).

En esta circunstancia, nos piden evaluar puntualmente a través de la metodología


implementada; con que capital de salud psíquica o no, contó el actor para enfrentar
posibles posteriores situaciones vitales, que por la situación traumática del evento,
no le hayan permitido responder con su propio caudal a ellas. Si son consecuencias
por resignificación, o si son reactualización del evento de Litis, y a consecuencia del
mismo y, por ello deben complementar el porcentaje de incapacidad fijado.

4) Medir el daño futuro, que también forma parte de esta dificultad ya que
requiere “precisión de certeza”.

Esta última, es una de las tareas de más difícil concreción, dado que la “precisión
de certeza”, es en la ciencia psicológica un quehacer bastante cercano a hacer

101
futurología. Y cada uno de nosotros en el momento de expedirse deberá conceptuar,
cuáles son a su criterio los motivos por los cuales puede aseverar con precisión de
certeza que una patología novedosa (que hoy no tiene), a consecuencia del hecho
efectivamente sucederá en el curso natural y ordinario de las cosas, sin que medien

G
elementos extraordinarios que deriven en ella.
A modo de síntesis, conclusión y marcando la falta: los psicólogos no nos

G
llevamos muy bien con el tema de cuantificar. Eso hace por ejemplo, que la aplicación
de las técnicas de evaluación de cociente sean las más resistidas de las que menos
cantidad se dispone comparativamente con las proyectivas. Y naturalmente, como
grave falta se apunta que no contamos con baremos propios de nuestra disciplina.

BIBLIOGRAFÍA

Bonnet, E.(1975) Lecciones de medicina legal, Buenos Aires, López Libreros editores.
Gardiner, G. (1994) Sintomatología recurrente en choferes de colectivos, revista
científica del Colegio de Psicólogos de la Provincia de Buenos Aires, año 1, Nº 1.
Lisi, F. (1989) Manual de medicina del trabajo, Buenos Aires, edit. Némesis.
(1992) Patología Laboral Análisis de la causalidad, Buenos Aires, edit. Némesis.
Silva D. y De la Parra J. (1992) Psicofisiología del trabajo. Stress Psíquico, Anales de la
Academia Nacional de Ciencias, Buenos Aires.

102
Desorden por estrés postraumático (PTSD)
Herencia del futuro
Graciela Gardiner

G
“¡Triste época la nuestra! Es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio”.
Albert Einstein

• RESUMEN

G
Nuestro país (Argentina), libre por muchos años de experiencias traumáticas masivas,
pudo haberse considerado al margen de las consecuencias de un particular PTSD.
Últimamente, se han dado diferentes circunstancias que por distintas razones:
climáticas, políticas, sociales y económicas han puesto sobre el tapete esta temática,
y se observan en la consulta privada muchas patologías asociadas a situaciones de
este tipo, que independientemente de las condiciones particulares de cada sujeto,
tienen una connotación general, a tener en cuenta.
Cabe destacar que no se trata de una enfermedad mental en sí misma, una entidad
nosográfica definida, sino que toda la sintomatología forma parte de la defensa que
el organismo naturalmente pone en marcha al presentarse una situación de peligro
inminente (estrés), lo que hace a esta defensa tan vital para la conservación del individuo
y la especie, como la satisfacción de las necesidades básicas.
ELPTSD afecta seriamente las relaciones interpersonales del individuo.
La convivencia con estos sujetos, contamina los vínculos establecidos o a
establecer en sus grupos primarios, pudiendo afectar luego de ese evento a distintas
generaciones.
En este sentido el PTSD tiene carácter “hereditario” e “invalidante.
Grave riesgo para las generaciones futuras, las que deben preservarse de manera
preventiva.

El Post Traumatic Stress Disorder (PTSD o SPT) es una patología que data su
descripción de la década del 1980 que fue incluida a partir de esa época en los
manuales internacionales de psiquiatría y psicología. Anteriormente se había
descripto una patología similar como la que en la primera guerra Mundial se llamó
“neurosis de guerra” o “corazón de soldado” y en la segunda Guerra Mundial se llamó
“fatiga de guerra”.
La condición de aparición de este cuadro, es el haber sufrido el sujeto, un
acontecimiento traumático que implique la posibilidad de muerte, para él o terceros; o
riesgo para su integridad física o sufrir heridas graves; o haber sido testigo de la muerte
violenta de un tercero; o experiencias tales como haber sufrido violación, haber estado
en combate, graves accidentes aéreos o automovilísticos, haber sido torturado, etcétera.
El Manual de Psiquiatría DSM, caracteriza a este Síndrome por tres grandes
grupos de síntomas:

1) Síntomas de reexperimentación del trauma


2) Síntomas de evitación y adormecimiento emocional
3) Síntomas de alerta psicológico aumentado.

103
En el primer grupo de síntomas podemos observar: flash back, recuerdos
intrusivos, pesadillas relativas al acontecimiento traumático, etcétera.
En el segundo grupo se constatan, por ejemplo: negación, evitación de pensar
o hablar acerca de los hechos, falta de interés en actividades antes placenteras,

G
incapacidad para sentir amor o felicidad, sensación de no futuro y otras.
En el tercer grupo de síntomas aparecen problemas tales como: dificultad

G
para conciliar el sueño, enojo o irritabilidad inusuales, hipervigilancia, sobresalto,
sudoración al enfrentarse a situaciones asociadas al hecho traumático, etc. Se puede
a veces observar la aparición de sintomatología física tal como la hipertensión de
difícil control, trastornos digestivos, o infartos en personas jóvenes y sin aparentes
factores de riesgo, erupciones en la piel, eccemas cutáneos. Todo ello según sea la
localización física de la sensación psicológica de angustia (somatización).
Se observan también síntomas psíquicos puros o cuadros asociados a estrés, lo
que se conoce como comorbilidad, como la sensación de culpa por estar vivo, la
depresión, abuso de alcohol o drogas, ataques de pánico, entre otras afecciones.
Este trastorno puede ser agudo, crónico o de inicio demorado.
Es agudo cuando se registra la aparición de los síntomas al poco tiempo de
haber sufrido la experiencia traumática; crónico, cuando tiene una duración mayor
de tres meses y de inicio demorado, cuando la aparición de síntomas se da tiempo
después del hecho traumático. En este último caso se pueden entender cómo, por
ejemplo, los veteranos de guerra, después de años de haber finalizado la situación
bélica, comienzan con dificultades o verdaderos cuadros psicopatológicos.
Los hechos traumáticos pueden ser individuales (como accidentes de tránsito,
situaciones de violencia padecida, o grupales (tales como terremotos, huracanes,
contaminaciones masivas, guerras o inundaciones).
Nuestro país (Argentina), libre por muchos años de experiencias traumáticas masivas,
pudo haberse considerado al margen de las consecuencias de un particular PTSD.
Últimamente, se han dado diferentes circunstancias que por distintas razones:
climáticas, políticas, sociales y económicas han puesto sobre el tapete esta temática,
y se observan en la consulta privada muchas patologías asociadas a situaciones de
este tipo, que independientemente de las condiciones particulares de cada sujeto,
tienen una connotación general, a tener en cuenta.
Cabe destacar que no se trata de una enfermedad mental en sí misma, una
entidad nosográfica definida, sino que toda la sintomatología forma parte de
la defensa que el organismo naturalmente pone en marcha al presentarse una
situación de peligro inminente (estrés), lo que hace a esta defensa tan vital para la
conservación del individuo y la especie, como la satisfacción de las necesidades básicas.
Se puede ver cómo esta sintomatología es altamente invasora de la vida
cotidiana del individuo. Pensemos por ejemplo, que algún veterano de Malvinas,
de repente se reinstala intrapsíquicamente en la situación de combate y empiece
a comportarse en consecuencia (sumado a la presencia de ciertos estímulos
externos, asociados a ella, como por ejemplo el ruido de un helicóptero, el frío o la
niebla, etc.) y ello desencadena el estado sintomatológico. Esto haría que el sujeto
restrinja su actividad evitando la cercanía de tales estímulos. Si sumamos a esta
situación, la sensación de culpa por estar vivo, el desinterés por actividades que

104
antes le resultaban placenteras, el embotamiento afectivo y la sintomatología física,
tendremos ante nosotros un sujeto con una patología altamente invalidante que, si
no es tratado adecuadamente, muchas veces va a terminar con la vida del sujeto -ya
sea por suicidio, por otra muerte violenta, tal como desarrollar actos violentos y ser

G
víctimas ellos mismo- o por enfermedad física asociada al cuadro psíquico.
El PTSD afecta seriamente las relaciones interpersonales del individuo. El

preservarse de manera preventiva.

G
aislamiento y la evitación del contactos con otros, son sintomáticos.
La convivencia con estos sujetos, contamina los vínculos establecidos o a
establecer en sus grupos primarios, pudiendo afectar luego a las siguientes
generaciones. En este sentido el PTSD tiene carácter de “hereditario” e “invalidante”.
Constituye pues, un grave riesgo para las generaciones futuras, las que deben

Se puede tomar como hechos traumáticos grupales en nuestro país: la guerra de


Malvinas, los atentados a la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) y la Embajada
de Israel, la explosión de Fabricaciones Militares de Rio Tercero, las frecuentes
inundaciones de nuestros campos y ciudades. También han sucedido otros hechos
que sin constituir catástrofes de esta naturaleza, son altamente invalidantes: generan
depresión, angustia, impotencia, sentimientos de inutilidad, temores, dificultades en
el sueño, embotamiento afectivo y diferentes sintomatologías físicas. Éstos son los
hechos de violencia diaria, de parte de los grupos transgresores a las normativas:
los que asaltan, violan, matan, secuestran y también los que incumpliendo con sus
deberes de protección y cuidado de la sociedad, transgreden las normas básicas, los
derechos de los otros, de todos y generan a su vez verdaderas catástrofes cotidianas.
Analicemos un severo conflicto: la escasez de trabajo en el mundo actual.
Conocido es en nuestra cultura el lugar del trabajo, no sólo como el proveedor del
sustento básico, sino por el papel que desarrolla en la constitución del psiquismo.
Las personas cuando se dicen a sí mismas, se definen como “Soy X” y da su nombre
o “Soy X” y da su profesión u ocupación. Puede decirse que se es en tanto identidad, entre
otros elementos constitutivos, en función de lo que hace y cómo se define.
El trabajo, el futuro, la seguridad social, constituye una garantía para el psiquismo.
La pérdida de estas garantías tienen un impacto demoledor para el sujeto y su
psiquismo.
El desocupado se desvaloriza y descalifica a sí mismo, la sociedad en general
hace lo propio. Si un sujeto dice “soy x” seguido de su ocupación, esto tiene un valor
sociocultural; si lo cambia por “soy X” seguido del vocablo “desocupado”, tiene otra
connotación sociocultural muy distinta. Y si esto es una situación de larga data, se
carga de un estigma que lo afecta notoriamente.
En el caso de los sujetos de género masculino, una de las consecuencias en lo
intrafamiliar, es el cambio de roles. De salir a trabajar, proveer el sustento de la familia
junto con la pareja en muchos de los casos de nuestra modalidad familiar, trabaja
dentro de su casa, se ocupa de las tareas domésticas o escolares de los hijos, es
chofer de la familia o quien al menos los acompaña a sus actividades. Esta disrupción
en la dinámica familiar, genera preocupación, angustia, descalificación, merma de
la autoestima y una de las posibles consecuencias estadísticamente la de mayor
incidencia es la agresividad. Si ésta es puesta en acto (transformada en violencia
física o verbal), provoca catástrofes vinculares; si es reprimida, provoca catástrofes
en el psiquismo o su derivación a lo somático, generando severas somatizaciones.

105
Esta estigmatización posibilita esperar entonces, generaciones enteras con
riesgo de PTSD. Y como se ha dicho, éste es invalidante y genera a su vez, por
“herencia”, invalidez en las generaciones futuras.
En las temáticas sociales analizadas, el daño psíquico consecuente con la

G
situación de estrés es: actual, presente y por lo antedicho futuro. Siguiendo esta
conceptualización, puede afirmarse muy lamentablemente que tiene una de las

G
cualidades que requiere el diagnóstico-pronóstico de daño futuro: precisión de
certeza (aunque no cumpla con los requisitos jurídicos para el mismo).

-Nota: Agradezco los conceptos aportados para el presente texto, por el Dr.
Camilo Matías Aurelio Cuenca.

BIBLIOGRAFÍA

Bonnet, E. (1975) Lecciones de Medicina Legal, Buenos Aires, edit. López


Gardiner, G. (1994) Sintomatología Recurrente en choferes de colectivos, revista
científica del Colegio de Psicólogos de la Provincia de Buenos Aires, Año 1, N° 1.
Lisi, F. (1992) Manual de Medicina del Trabajo, Buenos Aires, edit. Némesis, 2ª edición.
Silva, D. y De la Parra, J.(1992) Psicofisiología del trabajo. Stress psíquico, Buenos Aires,
Anales de la Academia Nacional de Ciencias.

106
Lo traumático: una oportunidad no buscada
María Nicolasa Amilkar

G
• RESUMEN

G
En este trabajo se consideran a partir del análisis de una viñeta clínica, algunos
de los efectos e implicancias del trauma y su tramitación en el espacio intersubjetivo.
Al reflexionar sobre el encuentro entre la realidad material y la realidad psíquica
atravesadas por las perspectivas de género, ingresando al esquema de las Series
complementarias de S. Freud, surgen algunos interrogantes.
Éstos están vinculados al lugar que tiene lo radicalmente nuevo, lo indeterminado
en la disciplina psicológica.
Apuntalada en desarrollos pioneros sobre el tema (Badiu, Deleuze y otros)
y regresando al marco judicial desde el que emerge esta Demanda, se proponen
algunas líneas de abordaje desde un dispositivo vincular.

Al ser convocada como perito psicóloga para evaluar y determinar si como


consecuencia de un hecho doloso (accidente, mala praxis), hubo daño psíquico en
las personas implicadas, recibo a los actores Marta y Oscar. Son la mamá y el papá
de María Sol, quien ha fallecido a sus diez días de vida, hace tres años, sin causa
justificada según la opinión de sus progenitores.
En la primera entrevista se refieren a la muerte de su hija, en estos términos: “…
Me fui con la panza vacía sin nada en los brazos, vacía…y él me mira y no dice nada…No
sabemos qué pasó…hacemos el juicio para que nos digan…” Mientras Oscar agrega:
“…Me lo tragué todo, se me aflojaron las piernas cuando la llevé al cementerio…Volví
al año y no me acordaba dónde la había dejado, archivo las cosas, para mi señora esto
nunca termina…hace tres años, llora y llora…”.
Una panza y brazos vacíos, evocando una herida que no cicatriza, no logra
tramitarse. Reclama a su marido palabras que aporten significaciones que lo ayuden
a elaborar su duelo. Intenta así convertir algo singular en una experiencia conjunta.
El trauma ha impactado en el vínculo, dejándolos individualmente librados a su
suerte ante el encuentro con lo incompartible de la experiencia de dolor.
Esta viñeta nos permite ingresar a la comprensión de la naturaleza del trauma y
sus efectos: el factor sorpresa, que arrasa con todos los mecanismos protectores del
psiquismo, la imposibilidad de organizarse ante lo inesperado e imprevisible del mismo.
La necesidad de ligazón a experiencias vividas, tratando de encontrar las causas
que otorguen sentido al hecho que irrumpió sorpresivamente.
La apelación al otro de la pareja, al proceso judicial, para que aporte esas
significaciones de las que ambos carecen, “explicar lo inexplicable”, con la finalidad
de ampliar el propio universo significativo y producir algún cierre que les permita seguir.
Si bien la muerte inesperada de la hija, tiene en principio un significado
compartido para ambos padres, el efecto traumático no es equivalente para cada
uno de ellos.

107
La realidad material y la realidad psíquica, remitiendo a diversos universos de
sentido, nos colocan ante Oscar, ex seminarista y religioso práctico, dando a la
muerte de su hija una significación particular, la que le permite su pertenencia a
un contexto religioso no compartido por su esposa Marta. Así desde el inicio, la

G
realidad material tiene para ambos una inscripción psíquica propia, siendo la muerte
para el padre, otra forma de existencia; mientras que la madre lo semantiza como

G
siniestra, quedando de este modo la capacidad de su aparato psíquico desbordada
para que pueda ser asimilada.
No debe dejarse de tener en cuenta el atravesamiento de las perspectivas de
género tradicionales que a través de las Normativas Hegemónicas de Género
(3) marcadas, como todo producto de la cultura patriarcal, por la dicotomía y la
desigualdad, organiza la producción y la reproducción de las identidades masculinas
y femeninas. Reservando para ambos mandatos imperativos, en función de los
cuales los varones, deben ser…”independientes, fuertes, dominantes…” y las mujeres
“…frágiles, dependientes, depositarias de la locura…” sin diversidad posible.
S. Freud plantea que del encuentro entre estas dos realidades dependerá el
destino y el valor traumático del suceso acaecido. Siguiendo esta línea, ingresa al
esquema de las Series complementarias, donde la historia particular del sujeto tiene
un peso decisivo en los acontecimientos actuales.
Pero hay casos como el planteado en el que lo vivido es condición necesaria pero
no suficiente para otorgarle sentido a lo acontecido. La significación del suceso actual
no está contenido en potencia en las historias vitales de las personas implicadas.
Surge así un interrogante: ¿Qué lugar tiene lo radicalmente nuevo, lo indeterminado,
en nuestra disciplina?
“La problemática de la novedad radical tiene que pensarse con el principio de la
razón suficiente” (8)
“Con radicalmente nuevo, no me refiero simplemente a lo novedoso, como
podría ser una combinación de elementos existentes que resulte más adaptada
pero homogénea con la existente, ni algún reacomodo de cosas o despliegue de
potencialidades existentes pero retenidas, como las de una semilla que espera la
oportunidad para germinar, sino a la adquisición de una nueva clave no homogénea
con las existentes, que hasta entonces era impensable para esa situación.” (2)
Desde la perspectiva teórica que desarrolla la noción de acontecimiento (Badiou,
Deleuze y otros), queda acentuado el grado de originalidad que el acontecimiento
introduce, a diferencia del trauma, donde lo que se enfatiza es su valor como
resignificador de situaciones vividas.
Para estos pensadores, los hechos anteriores son causa necesaria pero no
suficiente para significar los acontecimientos actuales.
Siguiendo ésta línea de pensamiento, las vidas de Oscar y Marta tienen la
oportunidad de ser suplementadas con una nueva organización de sentido, no
prevista en los tramos previos a los hechos que nos ocupan.
La concepción Deleuziana de devenir es opuesta a la de desarrollo, donde lo que
se acentúa es el despliegue de lo que está en potencia; permite la emergencia de lo
nuevo, lo diferente que caracteriza al acontecimiento.
Continuando con esta pareja de padres, a los que la calidad y magnitud de lo
sucedido rebasa los parámetros conocidos y las significaciones dadas, reclaman
algo más que no está contenido en potencia en el desarrollo anterior, estamos en

108
presencia de un acontecimiento que deja una marca en la estructura conmovida
desde sus cimientos. “Estamos desunidos, no tenemos proyectos juntos, intereses
distintos…¿para qué seguir así?...nos separamos, nos juntamos…no sabemos que hacer”
Aquello que para la justicia cierra a partir de la sentencia dictada por el Juez, abre

G
en nuestra disciplina hacia un campo de problemáticas al que desde nuestro lugar
de peritos debemos aportar indicaciones y reflexiones.

G
En el caso que nos ocupa, los actores fueron derivados a un tratamiento de
pareja que les permitiría la apertura a otros espacios simbólicos, posibilitándoles la
construcción de múltiples sentidos. “El acontecimiento se construye con el proceso
mismo de la intervención” (8). Una propuesta terapéutica alineada hacia una
apuesta reorganizada, nueva, donde ambos alternativamente puedan ser sostén
del otro, les facilitará la producción de sentidos suplementarios. “Deshacer algunos
anudamientos paralizantes a fin de descubrir nuevas tramas”. (9)
“Si bien al instante del acontecimiento es inaprensible, su dirección impredecible
y su transcurso inmanente, lo rodean dos tiempos esenciales a la práctica y tienen
gran relevancia clínica. Los tiempos del trabajo vincular incluyen: un tiempo de
trabajo sobre el vacío de la situación anterior y el tiempo de la posible fidelidad a la
ruptura que su suplementación implica” (J. Moreno, 1990)
Trabajar con esta pareja en relación a su cotidianeidad, proyecto vital compartido,
así como en el despliegue de sus posibilidades vinculares e individuales; es apostar
a la potencialidad creativa de ambos, donde una oportunidad no buscada pueda
producir acontecimiento.

BIBLIOGRAFÍA

(1) Berenstein,I. (1981) Psicoanálisis de la estructura familiar, Buenos Aires, edit. Paidós.
(2) (compilador) (2000) Clínica familiar Psicoanalítica, Estructura y Acontecimiento,
Buenos Aires, edit. Paidós.
(3) Bonino, L. (1998) “Deconstruyendo la normalidad masculina. Apuntes para una
psicopatología de género masculino, actualidad psicológica, año XXIII, N° 253.
(4) Daray, H. (1995) Daño psicológico, Buenos Aires, Astrea.
(5) Fenichel, O. (1966) Teoría psicoanalítica de las neurosis, Buenos Aires, edit. Paidós.
(6) Freud, S. (1920) Más allá del principio del placer, Tomo XVIII Amorrortu.
(7) Laplanche, J. y Pontalis, J. (1971) Diccionario de Psicoanálisis, Barcelona, edit. Labor.
(8) Lewkowicz, I. (1997) La irrupción del acontecimiento, Badiou, Deleuze, Castoriadis,
Seminario AAPPG.
(9) Puget, J. (2001) (Compiladora) La Pareja y sus anudamientos. Erotismo placer-
poder-trauma, Buenos Aires, edit. Lugar.

109
Estrés post traumático
María Ines Depaoli / Liliana Graciela Fortini

G
• RESUMEN

G
El estrés postraumático ha sido durante los últimos años un tema de enorme interés.
Aunque la inclusión del Trastorno por Estrés Postraumático (TPE), como categoría
diagnóstica independiente e las clasificaciones psicológicas es relativamente
reciente, no aparece hasta 1980 en el DSMIII.
En la actualidad el TPE hace referencia a aquel trastorno de ansiedad que
aparece como consecuencia de una experiencia trágica o fuertemente traumática,
englobando un amplio conjunto de síntomas o estados psicológicos muy variados.
Los criterios diagnósticos para el TPE que aparecen en el DSMIV, contemplan una
sintomatología que se agrupa en las categorías de reexperimentación, evitación y
aumento de la activación, además de señalar un deterioro de la activación, además
de señalar un deterioro en el proceso emocional que da lugar a una experiencia de
terror e indefensión.

Desarrollo

El estrés postraumático ha sido durante los últimos años un tema de enorme interés.
Las características del actual ambiente social, donde las guerras permanentes, las
catástrofes, los accidentes, los actos terroristas y agresiones de toda índole toman
una especial relevancia, de acuerdo a su frecuencia e intensidad, dan, si cabe, un
mayor interés a esta temática.
Aunque la inclusión del Trastorno por Estrés Postraumático (TPE), como categoría
diagnóstica independiente e las clasificaciones psicológicas es relativamente
reciente, no aparece hasta 1980 en el DSMIII, su estudio tiene una larga trayectoria
que abarca desde las formulaciones iniciales de Oppenheim (1892) o Janet (1925),
hasta los actuales modelos multifactoriales e integrados como el de Everly (1995)
o el de Bryan Harvey (2000) en que se funden aspectos cognitivos conductables y
psicobiológicos.
En la actualidad el TPE hace referencia a aquel trastorno de ansiedad que aparece
como consecuencia de una experiencia trágica o fuertemente traumática, englobando
un amplio conjunto de síntomas o estados psicológicos muy variados. Los criterios
diagnósticos para el TPE que aparecen en el DSMIV, contemplan una sintomatología
que se agrupa en las categorías de reexperimentación, evitación y aumento de
la activación, además de señalar un deterioro de la activación, además de señalar un
deterioro en el proceso emocional que da lugar a una experiencia de terror e indefensión.
El TPE es una condición debilitante que sigue a un evento de terror. Con
frecuencia, las personas que sufren el TPE tienen persistentemente memorias y
pensamientos espantosos de su experiencia.
El evento que desata ese trastorno puede ser algo que amenace la vida de esa
persona, o la vida de alguien cercano a ella. Cualquiera sea la razón del problema,
algunas personas con TPE vuelven reiteradamente a vivir el trauma en forma de

110
pesadillas o recuerdos inquietantes durante el día. Pueden también experimentar
problemas del sueño, depresión y sobresaltarse fácilmente. Es posible que se sientan
irritables, más agresivas que antes y hasta violentas. Puede resultarles altamente
inquietante ver cosas que les recuerden el incidente.

G
Los síntomas pueden ser ligeros o graves. Las personas pueden irritarse con
facilidad. En los casos severos, los afectados pueden tener dificultades para trabajar.

G
Los eventos ordinarios pueden traer el trauma a la mente e iniciar recuerdos
retrospectivos o imágenes intrusas. Un recuerdo retrospectivo puede hacer que la
persona pierda el contacto con la realidad.
No todas las personas traumatizadas sufren un verdadero caso de TPE. ¿De
qué depende que unas personas manifiesten frente a un mismo acontecimiento
una respuesta adaptativa y otras desarrollen un TPE? Del desborde de la capacidad
adaptativa de cada sujeto.
El hecho en sí no es el único factor generador del trastorno. Otros factores
pueden ser; alteraciones neurobiológicas, historia del sujeto, rasgos de personalidad,
adaptación previa, apoyo social, etcétera.
Que un hecho repentino provoque reacciones psíquicas, en algunos casos
características, hace que nos postulemos conceptos integracionistas que nos
conduzcan a entender el funcionamiento psíquico de un hombre en constante
interacción con su medio, y la respuesta de su organismo en base a su organización
psíquica particular.
La prevalencia del TPE va en aumento en países occidentales. En la Argentina,
los niveles de incidencia fueron aumentando en relación al deterioro de la situación
socioeconómica.
Queremos plantear un caso que se nos presentó en nuestra tarea como peritos
de lista. Uno de los puntos de pericia era responder si el sujeto presentaba TPE.
El actor, Alfredo, tiene 33 años, está casado y tiene un hijo de 6 años. Trabaja
desde hace 8 años en un supermercado. Tiene estudios primarios completos y
secundarios hasta segundo año. Tiene vivienda propia. Se presenta en horario y
fecha convenidos. Asume una actitud de colaboración para con la tarea.
Manifiesta que en el día del accidente, fue a cruzar la Ruta 2 con su bicicleta.
Los autos que salían de Mar del Plata le daban paso y por el otro carril no venía
nadie, pero al cruzar, “de repente”, apareció una camioneta y lo atropelló. Tuvo triple
fractura de un brazo, se golpeó la cabeza y el tabique de la nariz le quedó desviado,
lo que le dificulta la respiración.
A raíz del accidente perdió el segundo trabajo de changarín en el Mercado de
Abasto. En el supermercado donde trabajaba lo tuvieron que cambiar del Sector
Fiambrería al de panadería, porque allí tiene menor responsabilidad y menor riesgo
y necesita menos concentración. Dejó de practicar atletismo, dadas sus dificultades
para respirar.
Hay noches en que dice despertarse atemorizado, sobresaltado. Al hijo de 6
años, no lo deja salir a la calle por miedo. No volvió a andar en bicicleta, dice que está
guardada en su casa, rota, para no olvidar. Manifiesta que después del accidente sus
compañeros le dicen que “no está bien mentalmente”.
Se realizan entrevistas clínico diagnósticas, Test de Luscher, Bender, TAT,
MMPI-2, HTP Persona Bajo la Lluvia. Entre las pruebas administradas figuró el
MMPI 2 para detectar simulación, ya que el sujeto llegó a nosotros no desde una

111
demanda terapétutica sino desde un reclamo forense, donde lo que se busca es un
resarcimiento económico que compense con dinero el padecimiento atravesado.
Se observan síntomas característicos, que siguen a un acontecimiento
psicológicamente traumático, tales como reexperimentación del acontecimiento

G
traumático, reducción de la capacidad de respuesta frente al mundo exterior con
disminución de la implicación en él, unido a una gran variedad de síntomas.

G
Frecuentemente aparecen recuerdos dolorosos e intrusivos del acontecimiento,
sueños y pesadillas recurrentes durante las cuales reexperimenta el accidente.
La menor sensibilidad a responder ante el mundo exterior, está presente desde
poco después del acontecimiento traumático.
Desarrolla síntomas de excesiva activación vegetativa, tales como estado de
hipervigilia, exagerada respuesta de alarmas y dificultades para dormir. Se observa
déficit de memoria y dificultades para concentrarse y concretar tareas.
Los síntomas se ven intensificados cuando se ve expuesto a situaciones o
actividades que simbolizan o recuerdan el trauma original. Evita también las actividades
o situaciones que pueden provocar los recuerdos del acontecimiento traumático.
Muchas cosas cambiaron en su vida, además de sufrir temores, miedos, alteración
del sueño, la dificultad que tiene para concentrarse, no sólo son su expresión, sino
que está corroborado en las pruebas proyectivas.
Tuvo que reorganizar su vida cotidiana: perdió un trabajo, ya que no pudo volver
a trabajar como changarín en el mercado; se modificó su área de desempeño en el
Supermercado donde fue reubicado, acorde a sus capacidades actuales. No pudo
realizar la actividad que lo distraía y “descargaba”, el atletismo, lo que lo sume en
enojo y frustración, ya que respira con dificultad a consecuencia del desvío del
tabique nasal por el accidente que sufriera.
El actor presenta una personalidad de base predisponente para desarrollar su TPE.
Hasta el momento del accidente, se manejaba con conductas adaptativas y un
equilibrio adecuado, que se vio alterado por el hecho traumático. Si bien intenta
realizar proyectos, en especial en lo que hace a su funcionamiento futuro, no se
encuentra en condiciones de llevarlos a cabo, atento a su fragilidad Yoica.
Según el DSM IV se diagnostica (TPE) únicamente si los síntomas duran más de
un mes. En aquellas personas que tienen TPE, los síntomas generalmente comienzan
tres meses después del trauma y el curso de la enfermedad varía. Hay quienes se
recuperan dentro de los siguientes seis meses, y quienes requieren más tiempo para
ello. En algunos casos la condición puede llegar a ser crónica. Ocasionalmente la
enfermedad no se detecta sino hasta varios años después del evento traumático.
Según el DSMIV los criterios para diagnosticar los Trastornos por Estrés
Postraumático (309.81) son los siguientes:

a. La persona ha estado expuesta a un acontecimiento traumático


b. El acontecimiento traumático es reexperimentado persistentemente como:

1. Recuerdos que provocan malestar en los que se incluyen imágenes


2. Sueños de carácter recurrente sobre el acontecimiento que producen malestar
3. Malestar psicológico intenso al exponerse a estímulos que simbolizan el
acontecimiento traumático.

112
c. Evitación persistente de estímulos asociados al trauma:

1. Esfuerzos para evitar pensamientos, sentimientos sobre el suceso traumático


2. Esfuerzos para evitar actividades, lugares o personas que motivan recuerdos

G
del trauma.

del trauma:

3. Dificultades para concentrarse


4. Hipervigilancia

G
d. Síntomas persistentes de aumento de la activación (arousal) ausentes antes

1. Dificultades para conciliar o mantener el sueño


2. Irritabilidad o ataques de ira

5. Respuesta exagerada de sobresalto


e. Estas alteraciones se prolongan más de un mes
f. Estas alteraciones provocan malestar clínico o deterioro social y laboral.

Estos síntomas se hallan todos en Alfredo, por lo que se puede decir que presenta
un cuadro de trastorno por estrés postraumático según el DSM IV; corroborado todo
esto por las pruebas administradas (Minnesota, Luscher, Bender y TAT)
El acontecimiento traumático es reexperimentado por el actor persistentemente;
presenta un malestar psicológico al exponerse a estímulos internos o externos, que
simbolizan o recuerdan un aspecto del acontecimiento traumático (Según DSM IV).
La fijación al trauma producida por el hecho de autos, está dada en que el actor
tiene la bicicleta rota en su casa “para no olvidar”.
Según Laplanche, trauma es el acontecimiento de la vida del sujeto, caracterizado
por su intensidad y la incapacidad de responder a él adecuadamente, y el trastorno y los
efectos patológicos duraderos que provocan en la organización psíquica.
Todo hecho deja huellas en el psiquismo. El hecho de autos alteró el equilibrio del
psiquismo de Alfredo, que le permitía actuar adecuadamente, y se ha desestabilizado
a partir del hecho traumático.
Otto Fenichel dice: “Los hechos que no han sido anticipados, son experimentados
de una manera más violenta que aquellos para los cuales hubo una preparación
previa. Es por esto que las probabilidades que tiene un incidente determinado de producir
un efecto traumático, se halla en relación directa con su carácter de hecho imprevisto.
Cantidades de excitación no controlada originada en abrumadores
acontecimientos repentinos, crean sensaciones de tensión sumamente dolorosas y
ponen en marcha intentos patológicos y arcaicos de controlar lo que no pudo ser
controlado en forma habitual”.
Cuando una situación es percibida como traumática por su fuerte impacto
psicológico, se genera una reacción que desborda lo adaptativo. Es probable que
el evento en sí no sea el único generador del trastorno, sino que se deben dar un
conjunto de factores que favorezcan la aparición del TPE.
Nos encontramos, en el caso planteado, ante un desorden que provoca
importantes consecuencias psicológicas y secuelas a largo plazo, con muchas
facetas aún no delimitadas, y en el que, por el momento, no cabe descartar la posible
existencia de variantes neurológicas y clínicas.

113
BIBLIOGRAFÍA

Benkayar, M. (1997) Trauma y Estrés. Perspectivas clínicas. Buenos Aires, Centro editor Argentino.
DSM IV Manual Diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales.

G
Fenichel, O. Psicoanálisis de las neurosis.
Laplanche J. (1974) Diccionario de psicoanálisis, Barcelona Labor S.A.

estudio de la ansiedad y el estrés, Benidorm.

G
Martín García, J. y López Fuentes, (2002) T. Revisión bibliográfica del TPE, Universidad
Complutense de Madrid, IV Congreso Internacional de la Sociedad Española para el

Tobal, M. (2002) Estrés Postraumático. IV Congreso Internacional de la Sociedad


Española para el estudio de la ansiedad y el estrés, Benidorm.

114
G
G
FAMILIA

115
El deseo camina por los pasillos de Tribunales
Graciela Gardiner/Graciela Anfosso

G
• RESUMEN

G
Las personas que transitan los pasillos de Tribunales esperan que el litigio del que
son parte, se resuelva favorablemente para ellos. Demandan por algo que conocen,
lo manifiesto, pero también por algo que desconocen, aspectos por los que se hallan
atravesadas, que tiene que ver con lo profundo de su psiquismo.
Cuando un juez solicita la intervención de un perito, éste actuará como auxiliar
de la justicia, es decir que, desde los conocimientos que tiene de su saber-ciencia,
informará al magistrado respondiendo a los puntos de pericia que le fueron solicitados.
El afuera, es decir, la introducción de la ley, la cultura y lo social, trae consigo
modificaciones indispensables para la aceptación de normas.
El caso del Fuero de Familia, con derivaciones penales y civiles, con el que
ejemplificamos, es el de un padre denunciado por abusar de su hija de dos años de edad.
La patología que se juega en estos vínculos, hace que si la menor logra
discriminarse de su madre e ir poco a poco elaborando su propia identidad, la madre
siente y hace sentir que se traiciona un pacto con ella.
La buena evolución terapéutica de la niña, hace que comience a incorporar
lentamente el afuera -distinto al discurso materno-. Se produce una apertura para
incluir desde lo verbal, sin connotaciones de temor, amenazantes, ni paralizantes,
figuras masculinas amparadoras y luego la figura paterna.
Se reafirma la necesidad que para que el proceso de identidad e individuación
pueda realizarse, debe incorporarse el discurso paterno, no sólo lo que el padre
“habla”, sino rescatar los lazos con la familia paterna, en consideración de la
importancia que los vínculos afectivos con los abuelos tienen en la evolución de los
menores, los que fueron cortados abruptamente.
La familia del padre no deja de intentarlo y siempre se enfrentan con la misma
situación. La madre trasgrede y hace trasgredir, no va a las audiencias o encuentros
pautados, no recibe las citaciones, cédulas ni siquiera sugerencias terapéuticas.
La menor está en riesgo y verdaderamente de alguna manera ha sido abusada.
El desafío es dilucidar y probar cuándo, cómo y por quién.

Recurrir a la Justicia, solicitar su intervención para la resolución de un litigio, supone


la intervención de la ley y que las resoluciones y dictámenes judiciales se cumplan.
Las personas que transitan los pasillos de los Tribunales, aspiran a que el
resultado del litigio que protagonizan les sea favorable.
Desear según el diccionario de la real Academia española, edición del
Tricentenario es, “aspirar con vehemencia al conocimiento, posesión o disfrute de
algo”, también aparece en él “ anhelar que acontezca o deje de acontecer algún
suceso” y deseo es: “movimiento afectivo hacia algo que se apetece” o “movimiento
enérgico de la voluntad hacia lo que se quiere conseguir”.
Pero también, las personas se hallan atravesadas por otros deseos, aquellos que
tienen que ver con los aspectos más profundos de su psiquismo.

116
Siguiendo el diccionario de Laplanche Pontalis, el deseo desde la teoría
Freudiana es: “…uno de los polos del conflicto defensivo: el deseo inconsciente
tiende a realizarse, restableciendo, según las leyes del proceso primario, los signos
ligados a las primeras experiencias de satisfacción…El deseo nace de la separación

G
entre necesidad y demanda; es irreductible a la necesidad, puesto que su origen no
es en relación con un objeto real independiente del sujeto, sino con el fantasma;

Una historia familiar


G
es irreductible a la demanda, por cuanto intenta imponerse sin tener en cuenta el
lenguaje y el inconsciente del otro, y exige ser reconocido absolutamente por el…”
Podemos ver entonces a las personas que van transitando por los pasillos y en su
transitar dicen, dicen en dos niveles, uno superficial, manifiesto, que se ve a través de
su accionar: demanda, contrademanda, pruebas, oficios, cédulas y otro más profundo,
latente, que tiene uno de sus anclajes en el deseo y el cumplimiento de éste.
Cuando un juez solicita la intervención de un perito, éste actuará como auxiliar
de la justicia. Es decir, que desde los conocimientos que tiene de su saber-ciencia,
informará al magistrado respondiendo a los puntos de pericia que le son solicitados.

Nuestro primer contacto con esta historia familiar, fue a través de una derivación
hecha a consultorio particular para a tender a quien llamaremos P.
Cuando P solicitó un turno, se comienza a tomar conocimiento de lo que se
tramitaba en la trama familiar (contenido latente) y lo que circulaba por tribunales
(contenido manifiesto). Con la derivación a tratamiento psicológico a P, se intentaba
reestablecer un régimen de visitas entre P y su hija, a quien llamaremos T. El mismo
se había interrumpido tres años antes, por una denuncia de violación que presentara
M (la madre de T) contra P. La denuncia se tramitó en el Fuero Penal por el delito
caratulado en un primer momento violación, luego recaratulado abuso deshonesto
(figuras jurídicas a la fecha de la primera edición del presente texto). P fue sobreseído,
por no hallarse elementos probatorios que confirmaran en principio que él había
abusado de su hija y posteriormente no pudo confirmarse que su hija hubiese sido
abusada.
Desde la clínica médica, aparece un certificado expedido por un pediatra del
hospital de niños local, donde se hacía mención a una irritación dérmica ginecológica,
uno de cuyos factores etiológicos puede ser “haber estado la menor, expuesta a un
mismo pañal durante muchas horas”.
Como P intenta reencontrarse con su hija y M no lo permite, el padre recurre a la
Justicia, solicitando un régimen de visitas que se tramita ante el Fuero de Competencia
(Civil y Comercial en aquel momento).
Ante las reiteradas negativas de M para que el mismo se llevara a cabo y los
numerosos informes periciales que contaban las distintas causas (tanto en el Fuero
Civil como en el Fuero Penal), P como parte y su letrado patrocinante ahora y
defensor particular en la causa penal, requieren un psicodiagnóstico individual de
la Asesoría Pericial Provincial para adjuntar al expediente. Paralelamente a ello y en
sede de Tribunales, el magistrado interviniente solicita la intervención de psicólogos
de la matrícula para realizar un estudio psicodiagnóstico de la menor y de ambos padres.

117
Es así que P propone y M acepta realizar dichos informes con la misma profesional
que ya había iniciado su propio estudio psicológico, a quien se le solicita realice
además:

G
• Una evaluación vincular familiar.
• Una evaluación vincular de las díadas padre-hija, madre-hija.

• Un diagnóstico individual de P.
• Un diagnóstico individual de M.

G
• Un diagnóstico individual de la menor.

Dadas las severas complejidades del caso y el amplio espectro del pedido, se
busca la intervención de otra psicóloga, quien intervendrá en las entrevistas de los
adultos y se abocaría por su parte a la tarea diagnóstica individual con la menor en
forma individual. Se intenta así iniciar las entrevistas clínico diagnósticas compartidas
vinculares con los progenitores.
Desde el comienzo resulta imposible coordinar horarios con M y cuando
finalmente acuerda un horario no concurre a ninguna de las varias entrevistas
acordadas, con distintas excusas o finalmente ninguna: “no pude”, así sin más detalles.
De las entrevistas iniciales con P, surge que no entiende ni comprende las
denuncias que se le efectuaran, se muestra en shock, dificultándosele pensar
al respecto, por momentos en posición de ajenidad, tal la magnitud del impacto
sufrido frente a haber sido denunciado pero básicamente al tenor de la misma.
En el curso de la instancia penal, se había dado intervención a los peritos oficiales
de la sección psicología y psiquiatría -dos psicólogas y un psiquiatra- quienes
realizaron pericias a ambos padres y una entrevista con T, de la que surgía que no
había elementos psicopatológicos en P, que obstaculizaran la vinculación paterno
filial (se repiten los informe periciales en seis oportunidades).
El Sr. P, ante las nuevas frustraciones de lo que el consideraba un principio de
acercamiento con su hija, recae en un proceso de angustia. En ese estado inicia
tratamiento individual, con una de nosotras con quien había entrado en una fuerte
transferencia.
Al no ser peritos oficiales aún, sino intervenir como profesionales psicólogas de
matrícula, esto fue posible. Recordemos la abstinencia a intervenir psicológicamente
en otra función que no es la específicamente pericial de los peritos de lista u oficiales
con las personas involucradas en la causa que se tramita.
Nuestra evaluación inicial, una vez consultado el expediente, corrobora los datos:
“la pelea” en sede de Tribunales comienza con la separación de la pareja conyugal P
y M y la Sra. M. se encuentra esquiva, desde entonces, al encuentro de la menor con
su progenitor.
Luego de muchas excusas sin sustento, se logra pautar una entrevista con
la madre. Es llamativo que ésta a través de un discurso totalmente cerrado y
desvalorizante hacia los hombres y sólo mediante una regla mnemotécnica (que
toma un hecho de gran impacto para la sociedad) puede recordar el día del abuso.
Sin ese registro dice que “le sería dificultoso” señalar el día en que dice que pasó el
hecho abusivo de P hacia T. ¿para su psiquismo el impacto mayor fue el atentado
terrorista y no la violación de su hija?

118
Por otra parte, se mostraba, desafiante, fría y calculadora, negándose también
al contacto de T con sus abuelos y tía paterna, aún sin la presencia del padre y
ofreciéndole acompañamiento profesional, a los que P y su familia estaban dispuestos.

G
Evaluación de la menor

G
Citadas posteriormente M con T, se comienza la evaluación de esta última. A
estas alturas T tiene cinco años y desde antes de los dos años se encuentra separada
de su padre (y no lo ve), por los motivos mencionados.
En el primer encuentro llama la atención la similitud no sólo física sino en modales
y por sobre todo, en la vestimenta de ambas. Madre e hija parecían la imagen de una
misma persona en dos momentos diferentes de la vida. Modelos de ropa, peinados,
colores las identifican y fusionan en una sola imagen.
Iniciada la primera entrevista y luego de la consigna, T se muestra con buena
predisposición al trabajo propuesto, curiosa por los juguetes que hay en una caja
que se le ofrece, los mira uno a uno, los saca, los vuelve a guardar, dibuja un arco iris.
En las entrevistas siguientes se la observa más independiente de la madre, y en
forma repentina M manifiesta que la niña no desea seguir concurriendo.
La cadena asociativa de la menor, se interrumpe abruptamente cuando en el
discurso aparece la madre, como si el evocarla actuara como censura que impidiese
seguir avanzando.
Fue asombroso ver como cortaba la cadena de asociaciones, cuando de alguna
manera percibía que, enunciando, denunciaba, ponía en evidencia, algunas
características de la madre y de lo que acontece en su casa. Familia=madre.
Mientras no aparecen contenidos ligados de alguna manera al núcleo simbiótico
inmovilizado (madre-hija), cuando algo de lo depositado en el vínculo depositario
puede movilizarse, aparece una forma tendiente a controlas los contenidos de esa
cadena asociativa. Éste consiste en repetir frases (cualquiera sea, una canción, una
propaganda), que al repetir no se denuncia, no se enuncia (lo que no puede decirse
ni pensarse) y todo vuelve a inmovilizarse.
Si la menor logra discriminarse e ir de a poco elaborando su propia identidad, la
madre siente y hace sentir, que se traiciona un pacto con ella.
En la buena evolución terapéutica, T comienza a incorporar lentamente el
afuera -distinto a discurso materno-. Se produce una apertura para incluir desde lo
verbal, sin connotaciones de temor, amenazantes, ni paralizantes, figuras masculina
amparadoras y luego la figura paterna.
Se reafirma la necesidad de que para que el proceso de identidad e individuación
pueda realizarse, debe incorporarse el discurso paterno, como un otro discriminado.
Entendiendo como discurso paterno, no sólo lo que el padre “habla”, sino rescatar
los lazos con la familia paterna, en consideración de la importancia que los vínculos
afectivos con los abuelos tienen en la evolución de los menores, los que fueron
cortados abruptamente, junto con todo aquello que deviniese del lado paterno.
El afuera, es decir, la introducción de la ley, el acceso a la cultura y lo social, trae
consigo modificaciones indispensables para la aceptación de normas.
La madre de la niña, refiere que la menor, se niega a venir primero por temor, luego
porque se aburre, cuestión ésta que no se evalúa en absoluto en el proceso terapéutico.

119
Posteriormente y con una agresividad que no es propia de la vinculación con
T y con terminología no acorde a la edad, con un discurso vacío, refiere: “…no
vengo porque me aburro, para las fiestas no quiero venir…” No coincidiendo con la
afectividad que puede acompañar dicho discurso, pone distancia con la profesional,

G
cosa llamativa, abrupta y descontextualizada de la tarea hasta ese momento.

Dinámica vincular

G
En la evaluación de la dinámica vincular, se observó que la organización de la
misma se basa en la prevalencia de relaciones diádicas (vínculo de dos), fusionados,
indiscriminados, donde no puede existir la diferencia o la disidencia. En esta primitiva
forma de organización vincular, el tercero es excluido –primero el lugar del hijo-
posteriormente a partir del hijo real (T), se excluye al progenitor padre, en este caso P.
Desde este funcionamiento T pasa a ser posesión de uno u otro padre, quedando
en esta puja en posesión exclusiva, fusionada e indiscriminada de la madre
(mellicidad: madre-hija).
Los discursos de los progenitores, claramente diferentes y básicamente
irreconciliables, ponen de manifiesto dos modelos funcionales no sólo individuales
sino familiares.
La pareja (P-M) no llegó a constituirse como tal y mucho menos en familia.
Funcionó en un modelo dominador-dominado, donde el discurso y el acto responden
a una construcción cerrada de absoluta certeza (desde el sí mismo de la madre).
A partir del análisis y su evolución favorable P puede recuperar su palabra y
repensar su historia desde un discurso propio. T quizá hubiese podido.
El modelo de pensamiento de la Sra. M es cerrado, encapsulado, hermético y sin
posibilidad de ser discutido. No acepta ni tolera interferencias, ni la diferencia con el
otro, consecuentemente tampoco la disidencia.
En la defensa de esto está en juego la defensa de su propio Yo, adherido a su
discurso y sustentado en él.
En esta verdad irreductible, lo rechazado depositado denigratoriamente en la figura
paterna, tiene una sola forma de no retornar (como proceso psíquico). Lo proyectado
en el otro: primero escindido y luego aniquilado, da protección al sí mismo, sólo de eta
forma puede no volver.
En este proceso, el discurso materno pasa a tener las características de un discurso
delirante, cerrado inconmovible, y lo más peligroso convincente (en algún caso).
En este entrampado queda primero el Sr. P luego T -como figura significativa- y
en menor medida el mundo circundante, incluidos letrados, jueces y psicólogos.
Oponerse a este discurso tiene gravísimos riesgos: quedar paralizado ante esta
irreductible verdad y/o la denigración total con todo lo proyectado por M.
En esta organización no hay lugar para el padre, el representante de la Ley como
parte de la cultura, y lo intrapsíquico.
Para M recurrir a la justicia impidiendo el vínculo padre-hija, es buscar, corroborar
en el afuera, la única Ley, la propia, la del inconsciente: “…ninguna producción del
inconsciente puede decirse que cumpla un deseo; cada una de ellas aparece como
resultado de un conflicto y de compromiso…” Laplanche.

120
M. decidió de antemano suspender el tratamiento, su sólo deseo debe ser
cumplido. La realidad psíquica, subjetiva de la señora, es para ella la realidad. Por lo
tanto si no quiere continuar con el tratamiento de la menor, lo vehiculiza a través de
su letrada por medio de un escrito, siendo esto simplemente una formalidad, porque

G
la expresión del deseo es por sí misma suficiente para satisfacerlo. Si ella no puede
tolerar un tercero, y con ello el lugar del padre, sólo tiene que decirlo, enunciarlo

G
y si es necesario denunciarlo, así lograr la satisfacción de su deseo. La ley sólo
debe confirmar su decisión. Por ello sus escritos los actúa, y los escritos del otro no
existen(incluso los de los jueces), los desoye, por lo tanto los incumple.
Este modelo funcional materno descrito, puesto en juego también en el proceso
terapéutico de T, deja al otro denigrado, sin poder actuar, quedando M en el lugar de
víctima (ella o su hija en la indiscriminación es lo mismo) y el otro (P, terapeutas) en
el lugar del transgresor o victimario, armando un entrampador discurso, en el que el
final y hasta ahora (2003) su objetivo fue logrado.

Abrir una puerta

Para P recurrir a la justicia solicitando que se de cumplimiento al régimen de


visitas, es dar contenido a su rol de padre, que se ha tratado de aniquilar y sólo ha
sido tomado como genitor. La carátula de su última presentación es: “Restitución de hijo”.
Considerando la inclusión de la ley (jurídica, intrapsíquica, de la cultura, del
padre) se prescribió que la menor continuara con su tratamiento individual y que de
una manera progresiva se incluyera al padre y su entorno nuevamente en su vida.
Esto permitiría la posibilidad de acceder a un discurso alternativo, algo diferente
al de su madre, discriminarse, tener alguna posibilidad de salida de la asfixiante y
paralizante mellicidad.
Se consideró imprescindible que M iniciara un tratamiento psicológico
individual, cosa que no sucedió. Se remarcó que de no cumplirse con esto la menor
se encontraría en severo riesgo psíquico.

Cerrar las puertas

La negación inconciente es de tal fuerza, que el litigio continúa, con apelación


en la Cámara Civil y Comercial en la Provincia de Buenos Aires, habiéndose incluso
solicitado un pedido de explicaciones a la terapeuta de la menor, sobre posibles
malos tratos (se denuncia que durante las sesiones la niña era golpeada por la
profesional).
La familia de P no deja de intentarlo y siempre se enfrentan con la misma
situación. De una u otra manera nada logran.
M transgrede y hace transgredir, no va a las audiencias o encuentros pautados,
no recibe citaciones, cédulas ni sugerencias o indicaciones clínicas.
La familia paterna pierde miembros paulatinamente (bisabuela y abuelos de T).
Los discursos alternativos son cada vez más restringidos.
T es entrampada cada vez más.

121
“Cuando Freud intenta definir el inconsciente como sistema, resume sus
caracteres específicos del siguiente modo: proceso primario (movilidad de las
catexias, características de la energía libre), ausencia de negación, de duda, de grado
en la certidumbre; indiferencia a la realidad y regulación por el solo principio del

G
placer-displacer (tendiente éste a restablecer por la vía más corta la identidad de
percepción)..” Laplanche Pontalis

La sentencia ya fue dictada por M:


T fue violada por el padre
T fue golpeada por la terapeuta

Nuestro decir:

G
Ausencia de negación y de duda, certidumbre total:

T está en severo riesgo psíquico. No tiene buen pronóstico


M como el deseo…sigue caminando por los pasillos de Tribunales
P también, pero cada vez más solo.

Catorce años después (2017) a la fecha de esta nueva edición (digital, ampliada
y corregida)…

Puedo contar que P siguió en análisis unos años.


Dejó y retomó su análisis varias veces
Se volvió a casar y tuvo hijos.
Nunca volvió a ver a T (hoy mayor de edad), quien convencida de que fue
abusada por su padre cuando era bebe, se cruza de vereda cuando lo ve pasar sólo
o con sus hermanos de la mano.
M ya no camina (por esta causa al menos por los pasillos de tribunales), pero su
discurso cerrado, encapsulado, de certidumbre total ha logrado su cometido.

Graciela Gardiner

BIBLIOGRAFÍA

Berenstein, I. (1976) Familia y enfermedad mental. Buenos Aires, edit. Paidós.


Freud, S.
- Más allá del principio del placer
- Totem y tabú
- Duelo y melancolía, Buenos Aires, Amorrortu.
Greif, D. (2000) El menor y la familia, Buenos Aires, edit. Pluma.
Kaes, R. (1993) Lo generacional: abordaje en terapia familiar psicoanalítica, Buenos
Aires, Amorrortu.
Viar Jantorno, L. (1995) Incesto paterno filial. Una visión multidisciplinaria, Buenos
Aires. edit. Universidad.
Sanz, D. y Molina, A (1999) Violencia y abuso en la familia, Buenos Aires edit. Lumen-
Humanitas.

122
G
G
EXIGENCIAS

123
¿Psicólogos forenses o adivinos?
Alicia Beatriz Rodríguez

La reflexión ética constante no lleva a un ejercicio diario para convertir nuestro saber en un objeto

G
de rehumanización del hombre y no al hombre en un mero objeto de nuestro saber.

• RESUMEN

probable de la muerte?
G
Autopsia psicológica: Procedimiento para clarificar la naturaleza de una
muerte, centrada en los aspectos psicológicos de la misma. Se trata de una técnica
esencialmente psicobiográfica que trata de reconstruir las circunstancias de un
fallecimiento. Sintetizando, es un proceso de recolección de datos y análisis con el
énfasis puesto en el examen de los eventos en la vida del fallecido, inmediatamente
antes de su muerte (Spellman y Heine 1989). La autopsia psicológica trata de ayudar
a responder al menos tres cuestiones: ¿Por qué lo hizo el individuo? ¿Cómo murió
y cuándo? ¿Por qué en ese momento en particular? ¿Cuál es el mecanismo más

En nuestra tarea pericial, muchas veces somos llamados a informar acerca del
pronóstico de determinado sujeto sometido a proceso, ya sea de reinserción social,
de sus conductas futuras, de la eficacia o no de determinado tratamiento, cuando
no se nos pide que a través de la lectura de un expediente realicemos una “autopsia
psicológica” destinada a obtener datos acerca de la personalidad del sujeto, de su
conducta y sus estados de ánimo antes de su muerte.
Esta ardua labor abre un abanico de consideraciones a tener en cuenta para
responder al pedido que nos formulan, así como un amplio espectro de tópicos
desde donde pensar nuestra tarea.
A las dificultades propias de “diagnosticar” en nuestra actividad, “forense” se
suman otras dificultades, como por ejemplo:

• El tiempo acotado, no solo de las entrevistas, la administración de técnicas


psicológicas, sino también para la evaluación y análisis de las mismas.
• Las personas no concurren por propia voluntad, sino que lo hacen por mandato
judicial, y esto hace que asuman una postura sumamente defensiva.
• La angustia (cuando la hay) es reactiva a la situación originada en autos
(privación de la libertad, estar sometido a reglas de conducta, etcétera), no
estando la angustia relacionada con el reconocimiento de los propios conflictos
y dificultades, las cuales son casi siempre proyectadas en el “otro”, cuando no
“totalmente negadas”.
• Los evaluados despliegan (las más de las veces) un diálogo espontáneo y
fluido, debiéndose repreguntar constantemente para obtener información,
brindando respuestas acotadas y tangenciales.

Dentro de estos “pronósticos” que se nos piden y aunque exceda el ámbito de


nuestra incumbencia, es necesario tener en cuenta el concepto de peligrosidad.

124
Los estudiosos del derecho definen la peligrosidad como la capacidad de un
individuo para cometer un delito o volver a cometerlo; y la dividen en dos variedades:
predelictual o peligrosidad social, que es previa a cometerse el delito, y delictual o
posdelictual (peligrosidad criminal) cuando ya se hubieran cometido.

G
Desde una mirada psicológica, podríamos pensar que cualquier persona puede
llegar a ser peligrosa, en el sentido de poder llegar a cometer un delito (dentro

• La conducta anterior.
• La personalidad del sujeto.
G
de determinadas circunstancias), tengamos en cuenta que muchos delitos son
cometidos por personas sin antecedentes, no pudiendo dejar de considerar que hay
determinadas condiciones que aumentan los riesgos.
Por eso, consideramos que ante la necesidad de evaluar y realizar un “pronóstico”
que lleva implícita la noción de peligrosidad hay que tener en cuenta varios tópicos:

• El tipo de delito cometido.


• Los motivos que lo determinaron.
• La capacidad de introspección y autocrítica del evaluado.
• La aparición de sentimientos de culpa.
• La vida anterior al hecho.

• La existencia o no de patología psíquica.


• Los hábitos y adicciones.
• La respuesta a tratamientos efectuados.
• La presencia o ausencia de conciencia de enfermedad si la hubiese.
• La familia.
• La historia laboral y sus capacidades en éste ámbito.
• Las amistades.
• El entorno sociocultural de pertenencia.
• Otros.

En nuestra tarea, tratando de dar respuestas que ayuden a los magistrados a


comprender la conducta de los imputados, nos encontramos que muchas veces es
fácil inferir la presencia de un impulso, pero no es tan fácil prever cómo se expresará
ese impulso en la conducta manifiesta; por ejemplo, se puede detectar una conducta
homosexual latente, pero no tener datos para predecir si ésta tendencia llevará al
sujeto a una homosexualidad activa, encubierta o a una activa defensa a través de la
asunción del rol de Don Juan.
Por lo tanto, también podemos pensar, siempre desde nuestra óptica psicológica,
que la peligrosidad constituye un concepto “peligroso”, una noción paradójica, ya que
implica al mismo tiempo la afirmación de la presencia de una cualidad inmanente al
sujeto (es peligroso) y una simple probabilidad, ya que la prueba del peligro se obtendrá
fuera del tiempo de la pericia, es decir, cuando el acto delictivo ya se haya producido.

125
CONCLUSIÓN

A modo conclusivo podemos intentar respondernos a esta pregunta planteada


a modo de título ¿Psicólogos forenses o adivinos? Podemos decir, que toda operación

G
que realicemos nunca podrá ser exacta, porque hay variables que se nos escapan;
que las cantidades acotadas de información son generadoras de por sí de una serie

G
de inferencias que son hechas con diversos grados de certeza, pero sabiendo que
todo lo que uno expone no es más que una construcción analítica, corroborada
por técnicas científicamente evaluadas y fundadas en nuestro juicio clínico. Pero
esto, de ninguna manera constituye una predicción certera de la conducta que el
evaluado desplegará en el futuro, como tampoco de la que pudo haber desplegado
en el pasado. Tener las condiciones psicológicas para realizar determinados actos, no
constituye certeza de que las haya realizado.
Debemos ser cuidadosos y humildes en nuestro andar, teniendo en cuenta que existe
siempre incertidumbre entre el diagnóstico de peligrosidad y la realidad del paso al acto.
Todo fenómeno que incluya lo humano no puede ser aprehendido en su
totalidad; y esto es una dificultad con la que tenemos que lidiar, tratando de
contestar las preguntas que nos hacen en relación a cómo se comportará un sujeto
en cierta circunstancia.
Nadie puede predecir sin margen de error una acción futura de un individuo;
siempre habrá incertidumbre y tendremos que aprender a vivir con ello y a decir
“no”, cuando sabemos que no podemos brindar las respuestas que se nos piden.
Porque en definitiva somos psicólogos forenses y no adivinos.

BIBLIOGRAFÍA

Delgado Bueno, S. (1994) Manual de Psiquiatría Forense, Madrid, edit. Colex.


Sotomayor Acosta, J. (1990) Crítica a la peligrosidad como fundamento y medida de la
reacción frente al imputable, Nuevo Foro Penal, junio 1990, Nº 48, 199.
Terradillos Basoco, J. (1998) Enfermedad mental, peligrosidad social y derecho penal,
Psiquiatría legal y forense, Madrid, edit. Colex.
(1981) Peligrosidad social y Estado de derecho. edit. AKAL.

126
G
G
PSICOPATOLOGÍA FORENSE

127
La Psicopatía: una patología en revisión
María Avelina Tenorio

G
• RESUMEN

patología.

G
Es intención de este trabajo realizar un pequeño recorrido sobre los conceptos
de psicopatía, partiendo de las definiciones de Alonso Fernández en su Tratado
de Psiquiatría, para finalizar con desarrollos desde el Psicoanálisis y los aportes
invalorables de Joel Zac. Veremos también diferentes posturas jurídicas frente a esta

Vamos a realizar un pequeño recorrido sobre los conceptos de Psicopatía,


partiendo de las definiciones de Alonso Fernández en su Tratado de Psiquiatría, para
finalizar con desarrollos desde el Psicoanálisis y los aportes invalorables de Joel Zac.
Veremos también diferentes posturas jurídicas frente a esta patología.
Para comenzar tomamos el criterio de “absoluta hereditariedad de las psicopatías”
que Lange (1929) investigó en numerosos pares de gemelos univitelinos criminales.
En su publicación denominada El crimen como destino, intenta demostrar este
destino inexorable de la herencia genética en la cual según su postura, la estructura
de personalidad y la conducta social están genéticamente determinadas.
Este criterio de hereditariedad tiene implícita una interpretación de
inimputabilidad, como concepción jurídica que indica que si un sujeto está
genéticamente determinado, no puede dominar sus actos, y por, y por tanto, es
inimputable. Esto puede dar lugar a una larga discusión en un juicio oral, entre
defensores y fiscales. Por lo que actualmente se torna difícil definir diagnósticamente
en un informe pericial que un individuo es psicópata.
Ya en 1939 y 1942 Stumpfl y Kranz en 1936, también tomando gemelos para su
investigación, arriban a la conclusión totalmente opuesta a la de Lange, mostrando
que los factores ambientales y más específicamente familiares, son de vital
importancia en la producción de la conducta criminal.
Actualmente, la ciencia avanzó en forma tan contundente que permite demostrar
que las investigaciones genéticas sobre la criminalidad, basadas en la concordancia
de gemelos, no es demostración de determinismo genético de la conducta antisocial,
pero sí en cambio es inapelable la influencia ambiental y familiar; ya que los mellizos
no sólo comparten una genética sino también un ámbito social y familiar común y
que existe una transmisión familiar por convivencia.
La personalidad humana es sumamente permeable a la influencia ambiental,
a tal punto que el período posterior al parto se denomina “exterogestación” y al
ambiente que lo cobija “endoambiente” o ambiente internalizado. Hoy se considera
a la personalidad psicopática como el producto de la interacción dinámica entre
genética y ambiente; el destino de disposición genética de que sobrevenga un freno
inhibitorio o su exaltación depende directamente del medio de socialización.
El amor, el cuidado y la contención son factores de organización psíquica
adaptada, mientras que la sobreprotección, la hostilidad y la privación afectiva,

128
pueden hacer del niño un psicópata aún con ausencia de factores genéticos. En el
psicópata prevalece el “llegar a ser” en lugar del “ser”.
Vamos a tomar ahora el desarrollo sobre éste tema que realiza la psiquiatría
dinámica de Henri Ey. Éste las presenta como anomalías caracterológicas de la

G
personalidad”, ya que dan lugar a conductas antisociales sin que el individuo
presente una alteración psíquica llamativa. Precisamente, este abismo entre la

G
alteración de la conducta y la baja presencia de síntomas de enfermedad mental,
hace muy dificultoso fijar una posición sobre éste fenómeno desde lo jurídico. Desde
un comienzo se trazó una frontera que separaba el “individuo normal” y el “anormal”
tomando sólo investigaciones estadísticas. El individuo anormal era presentado
como aberrante, antisocial, excéntrico, inadaptado, desadaptado, deficiente,
perverso e inmoral, precriminal, criminal y delincuente; entraban aquí entidades
psíquicas diferentes.
Pinel la llamo “manía sin delirio”, diciendo al respecto: “Creía que la locura era
inseparable del delirio y me llamó la atención ver éstos paciente sin perturbaciones
en el entendimiento”. (Esquirol, “Monomanía instintiva o impulsiva). También
se lo llamó “locura moral”. El psicoanálisis lo llama en algunos escritos “neurosis
de carácter” o “neurosis impulsivas”. Aquí se presenta luego una contradicción
importante, ya que para Freud la neurosis es abordable desde la transferencia y, sin
embargo, la psicopatía no es pasible de entrar en transferencia.
Mucho recorrió el psicoanálisis hasta ubicarla dentro de las perversiones, pero
pueden ser descriptas como una estructura de la personalidad, no sólo en su
comportamiento sino en sus valores éticos, en sus intereses sociales y de la estructura
social. En situaciones de crisis y de grandes cambios sociales, estos cambios facilitan
que ciertas conformaciones psíquicas produzcan acciones como única modalidad
de respuesta frente a conflictos internos insoportables. A través de esta acción, el
grupo de psicópatas se convierte en el grupo más activo de la sociedad y son usados
de acuerdo a intereses políticos y económicos; lo que implica un peligro extremo,
ya que obran como palanca de un momento histórico que puede desembocar
en la anarquía. Para que se despliegue la conducta sicopática, son necesarios una
configuración psíquica en interjuego con un ámbito socioeconómico; frente a esto
es importante diferenciar la conducta sicopática que transforma el pensamiento y
sentir en acción, de la conducta de acción transformadora de la realidad, ejercida por
grupos anticonformistas con intención de producir cambios sociales.

Presentación clínica

Los clínicos están de acuerdo en algunas características fundamentales que


se observan fenomenológicamente: ausencia de déficit intelectual, de angustia o
delirio; ausencia o debilidad de cumplir con imperativos sociales, insensibilidad
a la educación o represión social, impulsividad y agresividad. Estos rasgos de
comportamiento aparecen como crónicos y forman parte del carácter mismo del
individuo, pero pueden aparecer en crisis más o menos largas.

129
Tensión agresiva o impulsividad

Rencor, resentimiento, hostilidad, son rasgos esenciales en este comportamiento,


el individuo se comporta como un sujeto indisciplinado, según el psicoanálisis busca

G
satisfacción inmediata de sus necesidades sin adecuación social. Su agresividad
parece la resultante de dos movimientos: necesidad de satisfacción e irritabilidad

G
por la frustración de no lograrlo. Un pequeño obstáculo desencadena una catarata
de acciones hostiles, que se disparan de golpe sin advertencia ni reflexión y sin
considerar las consecuencias. El individuo actúa a su arbitrio, parece insensible al
amor, la amistad, al dolor ajeno, y lo más llamativo, es insensible a su propio dolor.
No sufre en la cárcel, se adapta, no sufre con el dolor físico, no es que no lo sienta,
sino que no sufre psíquicamente con él. Sujeto astuto, frío, hipoafectivo, terco y
colérico, tempranamente se aleja de la familia para vivir asociado a bandas de
iguales, a menos que en el seno de la familia se encuentren los iguales, como sucede
en las familias que tienen varios integrantes con conductas delictivas.

Malignidad

Se trata del placer de obrar mal, entraña juegos crueles, astucias y a veces acciones
refinadas de maldad o escándalo. Se los encuentra asociados con la prostitución, las
bandas delictivas, la estafa, el juego y las drogas. También se los encuentra como
instrumentos en acciones políticas donde es necesario cometer atentados. Se trata
simplemente de utilizar una característica psíquica en la que se unen el placer en el
mal y la falta de sufrimiento psíquico frente a la eventualidad de un daño. Henry Ey
los presenta como pre psicóticos, posiblemente siguiendo la línea de la psicopatía
como defensa frente a la psicosis.
En las mujeres, suele aparecer la teatralidad, la hiperactividad superficial y la
mitomanía, aunque también esto depende de otra característica de la personalidad
femenina, que estriba en si es de tipo fálico –entonces cometerá los actos
característicos de los hombres- o aquella de organización más histeriforme, en la que
se observará la cleptomanía (la clásica “mechera”), rara vez presente en los hombres.
En la actualidad, el paradigma psiquiátrico está representado por el DSMIV, que
transcribiré textualmente.

F60.2 Trastorno antisocial de la personalidad [301.7]


Características diagnósticas
La característica esencial del trastorno antisocial de la personalidad es un patrón
general de desprecio y violación de los derechos de los demás, que comienza en la
infancia o el principio de la adolescencia y continúa en la edad adulta.
Este patrón también ha sido denominado psicopatía, sociopatía o trastorno
disocial de la personalidad.
Puesto que el engaño y la manipulación son características centrales del trastorno
antisocial de la personalidad, puede ser especialmente útil integrar la información
obtenida en la evaluación clínica sistemática con la información recogida de fuentes
colaterales.
Para que se pueda establecer este diagnóstico el sujeto debe tener al menos
18 años (Criterio B) y tener historia de algunos síntomas de un trastorno disocial

130
antes de los 15 años (Criterio C). El trastorno disocial implica un patrón repetitivo
y persistente de comportamiento en el que se violan los derechos básicos de
los demás o las principales reglas o normas sociales apropiadas para la edad. Los
comportamientos característicos específicos del trastorno disocial forman parte de

G
una de estas cuatro categorías: agresión a la gente o los animales, destrucción de la
propiedad, fraudes o hurtos, o violación grave de las normas.

G
El patrón de comportamiento antisocial persiste hasta la edad adulta. Los sujetos
con un trastorno antisocial de la personalidad no logran adaptarse a las normas
sociales en lo que respecta al comportamiento legal (Criterio A1). Pueden perpetrar
repetidamente actos que son motivo de detención (que puede o no producirse)
como la destrucción de una propiedad, hostigar o robar a otros, o dedicarse
a actividades ilegales. Las personas con este trastorno desprecian los deseos,
derechos o sentimientos de los demás. Frecuentemente, engañan y manipulan con
tal de conseguir provecho o placer personales (p. ej., para obtener dinero, sexo o
poder) (Criterio A2). Pueden mentir repetidamente, utilizar un alias, estafar a otros o
simular una enfermedad. Se puede poner de manifiesto un patrón de impulsividad
mediante la incapacidad para planificar el futuro (Criterio A3). Las decisiones se
toman sin pensar, sin prevenir nada y sin tener en cuenta las consecuencias para
uno mismo o para los demás, lo que puede ocasionar cambios repentinos de trabajo,
de lugar de residencia o de amistades. Los sujetos con un trastorno antisocial de
la personalidad tienden a ser irritables y agresivos y pueden tener peleas físicas
repetidas o cometer actos de agresión (incluidos los malos tratos al cónyuge o a los
niños) (Criterio A4). Los actos agresivos necesarios para defenderse a uno mismo o
a otra persona no se consideran indicadores de este ítem. Estos individuos también
muestran una despreocupación imprudente por su seguridad o la de los demás
(Criterio A5). Esto puede demostrarse en su forma de conducir (repetidos excesos de
velocidad, conducir estando intoxicado, accidentes múltiples). Pueden involucrarse
en comportamientos sexuales o consumo de sustancias que tengan un alto riesgo
de producir consecuencias perjudiciales. Pueden descuidar o abandonar el cuidado
de un niño de forma que puede poner a ese niño en peligro.
Los sujetos con trastorno antisocial de la personalidad también tienden a ser
continua y extremadamente irresponsables (Criterio A6). El comportamiento
irresponsable en el trabajo puede indicarse por períodos significativos de desempleo
aun teniendo oportunidades de trabajar, o por el abandono de varios trabajos
sin tener planes realistas para conseguir otro trabajo. También puede haber un
patrón de ausentismo no explicado por enfermedad del individuo o de un familiar.
La irresponsabilidad económica viene indicada por actos como morosidad en las
deudas y falta de mantenimiento de los hijos o de otras personas que dependen
de ellos de forma habitual. Tienen pocos remordimientos por las consecuencias de
sus actos (Criterio A7). Pueden ser indiferentes o dar justificaciones superficiales
por haber ofendido, maltratado o robado a alguien (p. ej., «la vida es dura», «el
que es perdedor es porque lo merece» o «de todas formas le hubiese ocurrido»).
Estas personas pueden culpar a las víctimas por ser tontos, débiles o por merecer
su mala suerte, pueden minimizar las consecuencias desagradables de sus actos
o, simplemente, mostrar una completa indiferencia. En general, no dan ninguna
compensación ni resarcen a nadie por su comportamiento. Pueden pensar que todo
el mundo se esfuerza por «servir al número uno» y que uno no debe detenerse ante
nada para evitar que le intimiden.

131
El comportamiento antisocial no debe aparecer exclusivamente en el transcurso
de una esquizofrenia o de un episodio maníaco (Criterio D).

Síntomas y trastornos asociados

G
Los sujetos con trastorno antisocial de la personalidad frecuentemente carecen

G
de empatía y tienden a ser insensibles, cínicos y a menospreciar los sentimientos,
derechos y penalidades de los demás. Pueden tener un concepto de sí mismos
engreído y arrogante (pensar que el trabajo normal no está a su altura, o no tener
una preocupación realista por sus problemas actuales o futuros) y pueden ser
excesivamente tercos, autosuficientes o fanfarrones. Pueden mostrar labia y encanto
superficial y ser muy volubles y de verbo fácil (p. ej., utilizan términos técnicos o
una jerga que puede impresionar a alguien que no esté familiarizado con el tema).
La falta de empatía, el engreimiento y el encanto superficial son características que
normalmente han sido incluidas en las concepciones tradicionales de la psicopatía y
pueden ser especialmente distintivos del trastorno antisocial de la personalidad en el
medio carcelario o forense, en el que los actos delictivos, de delincuencia o agresivos
probablemente son inespecíficos. Estos sujetos también pueden ser irresponsables
y explotadores en sus relaciones sexuales. Pueden tener una historia de muchos
acompañantes sexuales y no haber tenido nunca una relación monógama duradera.
Pueden ser irresponsables como padres, como lo demuestra la malnutrición de un
hijo, una enfermedad de un hijo a consecuencia de una falta de higiene mínima, el
que la alimentación o el amparo de un hijo dependa de vecinos o familiares, el no
procurar que alguna persona cuide del niño pequeño cuando el sujeto está fuera
de casa o el derroche reiterado del dinero que se requiere para las necesidades
domésticas. Estos individuos pueden ser expulsados del ejército, pueden no ser
autosuficientes, empobrecerse e incluso llegar a vivir en la calle o pueden pasar
muchos años en prisión. Los sujetos con trastorno antisocial de la personalidad
tienen más probabilidades que la población general de morir prematuramente por
causas violentas (p. ej., suicidio, accidentes y homicidios).
Estos individuos también pueden experimentar disforia, incluidas quejas de
tensión, incapacidad para tolerar el aburrimiento y estado de ánimo depresivo.
Pueden presentar de forma asociada trastornos de ansiedad, trastornos depresivos,
trastornos relacionados con sustancias, trastorno de somatización, juego patológico
y otros trastornos del control de los impulsos. Los sujetos con trastorno antisocial de la
personalidad también tienen frecuentemente rasgos de personalidad que cumplen
los criterios para otros trastornos de la personalidad, en especial los trastornos límite,
histriónico y narcisista. Las probabilidades de desarrollar un trastorno antisocial
de la personalidad en la vida adulta aumentan si el sujeto presenta un trastorno
temprano disocial (antes de los 10 años) y un trastorno por déficit de atención con
hiperactividad asociado. El maltrato o el abandono en la infancia, el comportamiento
inestable o variable de los padres o la inconsistencia en la disciplina por parte de los
padres aumentan las probabilidades de que un trastorno disocial evolucione hasta
un trastorno antisocial de la personalidad.

132
Síntomas dependientes de la cultura, la edad y el sexo

El trastorno antisocial de la personalidad se presenta asociado a un bajo status


socioeconómico y al medio urbano. Se ha llamado la atención acerca de que, a veces,

G
el diagnóstico puede ser aplicado erróneamente a sujetos de un medio en el que un
comportamiento del tipo del antisocial forma parte de una estrategia protectora de

varones que en las mujeres.

Prevalencia
G
supervivencia. Al evaluar los rasgos antisociales, al clínico le será útil tener en cuenta
el contexto social y económico en el que ocurren estos comportamientos.
Por definición, la personalidad antisocial no se puede diagnosticar antes de los
18 años. El trastorno antisocial de la personalidad es mucho más frecuente en los

Ha habido un cierto interés en considerar si el trastorno antisocial de la


personalidad podría infradiagnosticarse en las mujeres, sobre todo por el hecho de
que en la definición del trastorno disocial se insiste de manera especial en los ítems
de agresividad.

La prevalencia total del trastorno antisocial de la personalidad en las muestras


de población general es aproximadamente del 3 % en los varones y del 1 % en las
mujeres. Las estimaciones de la prevalencia en poblaciones clínicas han variado entre
el 3 y el 30 %, dependiendo de las características predominantes de las muestras.
En los lugares de tratamiento de abuso de sustancias y en la cárcel o en el marco
forense, se han encontrado cifras de prevalencia incluso más elevadas.

Curso

El trastorno antisocial de la personalidad tiene un curso crónico, pero puede


hacerse menos manifiesto o remitir a medida que el sujeto se va haciendo mayor,
especialmente hacia la cuarta década de la vida. Si bien esta remisión suele ser más
clara por lo que respecta a involucrarse en comportamientos delictivos, es probable
que se produzca un descenso en el espectro completo de comportamientos
antisociales y de consumo de sustancias.

Patrón familiar

El trastorno antisocial de la personalidad es más frecuente en los familiares de


primer grado de quienes tienen el trastorno que en la población general. El riesgo
de los parientes biológicos de las mujeres con el trastorno tiende a ser superior al
riesgo de los parientes biológicos de los varones con el trastorno. Los parientes
biológicos de las personas con este trastorno también tienen un mayor riesgo de
presentar trastorno de somatización y trastornos relacionados con sustancias. En
una familia que tiene un miembro con un trastorno antisocial de la personalidad,
los varones suelen presentar más trastorno antisocial de la personalidad y trastornos
relacionados con sustancias, en tanto que las mujeres presentan más a menudo
trastornos de somatización. Sin embargo, en estas familias hay un aumento de
la prevalencia de todos estos trastornos tanto en varones como en mujeres, en

133
comparación con la población general. Los estudios de adopción indican que tanto
los factores genéticos como los ambientales contribuyen al riesgo para este grupo
de trastornos. Los hijos adoptivos y los biológicos de padres con trastorno antisocial
de la personalidad tienen un riesgo elevado de presentar trastorno antisocial de la

G
personalidad, trastorno de somatización y trastornos relacionados con sustancias.
Los niños adoptados se parecen a sus padres biológicos más que a sus padres

G
adoptivos, aunque el entorno de la familia de adopción influye en el riesgo de
presentar un trastorno de la personalidad y la psicopatología relacionada.

Diagnóstico diferencial

El diagnóstico del trastorno antisocial de la personalidad no se establece en


sujetos cuya edad sea menor de 18 años y sólo se establece si hay historia de algunos
síntomas de trastorno disocial antes de los 15 años. En las personas mayores de 18
años sólo se realiza el diagnóstico de trastorno disocial si no se cumplen los criterios
para el trastorno antisocial de la personalidad.
Cuando el trastorno antisocial de la personalidad en un adulto está asociado a
un trastorno relacionado con sustancias, no se establece el diagnóstico del trastorno
antisocial de la personalidad a no ser que los signos del trastorno antisocial de la
personalidad también hayan aparecido en la infancia y hayan continuado hasta la
edad adulta. Cuando el consumo de sustancias y el comportamiento antisocial hayan
empezado en la infancia y continúen en la edad adulta, se diagnosticarán tanto
trastorno relacionado con sustancias como trastorno antisocial de la personalidad,
siempre que se cumplan los criterios para ambos trastornos, aunque algunos actos
antisociales sean consecuencia del trastorno relacionado con sustancias (p. ej., venta
ilegal de drogas o robos con el fin de obtener dinero para drogas). El comportamiento
antisocial que sólo aparece en el transcurso de una esquizofrenia o un episodio
maníaco no debe diagnosticarse como trastorno antisocial de la personalidad.
Otros trastornos de la personalidad se pueden confundir con el trastorno
antisocial de la personalidad porque tienen algunas características en común. Por
tanto, es importante distinguir entre estos trastornos basándose en las diferencias
de sus rasgos característicos. Sin embargo, si un individuo presenta rasgos de
personalidad que cumplen criterios para más de un trastorno de la personalidad
además del trastorno antisocial de la personalidad, pueden diagnosticarse todos
estos trastornos. Los sujetos con trastorno antisocial de la personalidad y trastorno
narcisista de la personalidad comparten la tendencia a ser duros, poco sinceros,
superficiales, explotadores y poco empáticos. Sin embargo, el trastorno narcisista
de la personalidad no incluye las características de impulsividad, agresión y engaño.
Además, los sujetos con trastorno antisocial de la personalidad pueden no estar
tan necesitados de despertar admiración y envidia en los demás, y las personas con
trastorno narcisista de la personalidad no suelen tener historia de trastorno disocial
en la infancia o de comportamiento delictivo en la edad adulta. Los sujetos con
trastorno antisocial de la personalidad y con trastorno histriónico de la personalidad
comparten una tendencia a ser impulsivos, superficiales, buscadores de sensaciones,
imprudentes, seductores y manipuladores, pero las personas con trastorno histriónico
de la personalidad tienden a ser más exageradas en sus emociones y no se suelen
involucrar en comportamientos antisociales. Los sujetos con trastornos histriónico

134
y límite de la personalidad son manipuladores para obtener atención, mientras que
los sujetos con trastorno antisocial de la personalidad son manipuladores para sacar
un provecho, lograr poder u otra gratificación material. Los sujetos con trastorno
antisocial de la personalidad tienden a ser menos inestables emocionalmente y más

G
agresivos que los que presentan un trastorno límite de la personalidad. Aunque
el comportamiento antisocial puede aparecer en algunos sujetos con trastorno

G
paranoide de la personalidad, no acostumbra a estar motivado por el deseo de una
ganancia personal o de explotación de los demás como en el trastorno antisocial de
la personalidad, sino que más bien suele ser debido a un deseo de venganza.
El trastorno antisocial de la personalidad se ha de diferenciar del comportamiento
delictivo llevado a cabo para obtener un beneficio, que no va acompañado de los
rasgos característicos de este trastorno. El comportamiento antisocial del adulto
(expuesto en la sección «Otros problemas que pueden ser objeto de atención
clínica», pág. 699) puede utilizarse para describir el comportamiento delictivo,
agresivo u otros comportamientos antisociales que llegan a la clínica, pero que
no cumplen todos los criterios para el trastorno antisocial de la personalidad. Los
rasgos de personalidad antisocial sólo constituyen un trastorno antisocial de la
personalidad cuando son inflexibles, desadaptativos y persistentes, y ocasionan
deterioro funcional significativo o malestar subjetivo.

Relación con los Criterios Diagnósticos de Investigación de la CIE-10

Los Criterios Diagnósticos de Investigación de la CIE-10 y los criterios del DSM-IV


son diferentes, pero definen en líneas generales el mismo trastorno. A diferencia del
DSM-IV, la CIE-10 no requiere la presencia de síntomas de trastorno comportamental
en la infancia. En la CIE-10, este trastorno está recogido con el nombre de trastorno
disocial de la personalidad.

Criterios para el diagnóstico de F60.2


Trastorno antisocial de la personalidad [301.7]

A. Un patrón general de desprecio y violación de los derechos de los demás


que se presenta desde la edad de 15 años, como lo indican tres (o más) de los
siguientes ítems:

(1) Fracaso para adaptarse a las normas sociales en lo que respecta al


comportamiento legal, como lo indica el perpetrar repetidamente actos
que son motivo de detención
(2) Deshonestidad, indicada por mentir repetidamente, utilizar un alias,
estafar a otros para obtener un beneficio personal o por placer
(3) Impulsividad o incapacidad para planificar el futuro
(4) Irritabilidad y agresividad, indicados por peleas físicas repetidas o
agresiones
(5) Despreocupación imprudente por su seguridad o la de los demás
(6) Irresponsabilidad persistente, indicada por la incapacidad de mantener un
trabajo con constancia o de hacerse cargo de obligaciones económicas
(7) Falta de remordimientos, como lo indica la indiferencia o la justificación
del haber dañado, maltratado o robado a otros

135
B. El sujeto tiene al menos 18 años.

C. Existen pruebas de un trastorno disocial que comienza antes de la edad de


15 años.

G
D. El comportamiento antisocial no aparece exclusivamente en el transcurso de

Desarrollo Psicoanalítico

G
una esquizofrenia o un episodio maníaco.

Nos vamos a introducir en un desarrollo psicoanalítico efectuado por David


Liberman, editado en 1972, en donde queda expuesta la dinámica intrapsíquica de
la psicopatía. En este trabajo el Dr. Liberman nos da elementos muy claros para poder
diagnosticar una psicopatía a través del discurso; para eso, investigó los diferentes
estilos lingüísticos que corresponden a diversas entidades psíquicas.

El estilo épico
Persona de acción. Impulsiones neuróticas. Psicopatías. Perversiones. Adicciones.
Cuando predomina la agresión sobre las cargas libidinales, nos encontramos con
el estilo épico. En cabio cuando predomina el monto libidinal sobre el agresivo, nos
encontramos con la perversión.
Una de las características de estas personas que pueden no haber cometido
ningún acto delictivo, es la dificultad para realizar tareas constructivas que
necesitan una planificación ordenada y lazos vinculares permanentes. Es interesante
investigar los cambios laborales, si son muchos y frecuentes. La presentación de
estas personalidades contrasta con su historia personal, en la que se presentan
actos extravagantes, establecimiento y abandono escandaloso e intempestivo de
relaciones afectivas o eróticas. Algunos de estos pacientes requieren tratamiento
por disfunciones sexuales en las que no pretenden contactarse con otros aspectos
de su vida, sino sólo eliminar ese síntoma. Estas personas no están disgustadas con
su forma de vida. No son abordables por la psicoterapia, ya que su imposibilidad es
la de pensar: presentan un lenguaje de acción. Por ejemplo, la incapacidad de pensar
algo como “no estoy de acuerdo” se presenta como un súbito abandono del lugar y
del interlocutor, la ejecución de un acto que debió ser verbal.
Los psicópatas presentan un trastorno global en su relación con la realidad, que
implica tanto la forma de interpretarla como la forma en la que se adaptan. Existe en
el psicópata una falta de coordinación entre la realidad y la experiencia, ya que no
puede instrumentar la experiencia de su historia pasada para enfrentar el presente
(“tropieza siempre con la misma piedra”).
El psicópata se encuentra fijado a una etapa de la niñez, en donde percibe la
tensión de necesidad pero no puede decodificarla en términos verbales y transmitir
el mensaje para que sea comprendido. En compensación de esto, se observa un
aumento de la capacidad del control y manejo de la realidad a través de la actividad muscular.
Previamente, el psicópata atraviesa un período de fatiga, de aburrimiento, en el que no sabe
qué hacer, pero sintiendo la necesidad de hacer algo para aliviar la irritabilidad que siente. El
aburrimiento y el tedio surgen como formas de reacción la frustración o como una peculiar
manera de padecer la angustia, que no siente en forma directa.

136
Para que un sujeto pueda satisfacer una necesidad en forma adecuada, es
necesario, que en los eslabones que van de la percepción a la acción adecuada,
figuren los símbolos verbales que lo expresen. De esta forma se produce en el
psiquismo, a niveles inconcientes y preconcientes, una búsqueda, mediante

G
la evaluación de posibilidades, de aquellas experiencias pasadas que facilitan
adecuadamente la satisfacción de la necesidad. Este paso no es posible, porque el

G
individuo, en su desarrollo no completó los eslabones de utilización de símbolos que
dan lugar al pensamiento previo a la acción. Todo este proceso permite hacer una
evaluación entre el principio de placer y el principio de realidad.
La insatisfacción crónica de características del tedio, es producto de la depresión
por carencia del objeto necesario e inalcanzable y es la agresión vuelta hacia adentro
que se generó en el montante de energía que no ha podido desplegar la acción
adecuada a la satisfacción. En ésta situación, el sujeto se encuentra como una
embarcación perfectamente adecuada a la navegación, pero sin timón. Sobreviene
la apatía, que es la respuesta motriz correspondiente al tedio.
La irritabilidad es la expresión fenoménica del tedio y se debe al hecho de que
los mensajes procedentes de las áreas perceptivas visual y auditiva (receptores
de distancia), la táctil, olfativa, gustativa (receptores de proximidad), kinestésica,
cenestésica, térmica, dolorosa (receptores del interior del organismo) no son
elegidos activamente por el Yo, invaden y pasan a ser estímulos traumáticos. Este
fracaso proviene de la ausencia de procesos comunicacionales en los que faltan los
eslabones de síntesis que dan lugar al pensamiento.
Se suma al tedio, la apatía, la irritabilidad, un estado de inquietud que proviene
de la incapacidad de decodificar necesidades internas. Este trastorno en el proceso
de pensar, es el motivo central del estado de tedio que es el motor desencadenante
del acto psicopático. Este acto tiene por función que el individuo se evada del
tedio y logre un precario equilibrio satisfactorio. Esta falla en el pensamiento no
implica incapacidad intelectual, sino una falla en el proceso de pensar que separe
pensamiento de acción. El psicópata tiene de menos lo que le sobra al obsesivo. El
obsesivo tiende a reemplazar la acción por símbolos y el psicópata no ha llegado
a formar en el curso de su desarrollo una cantidad suficiente de símbolos verbales
ligados a la acción, pero independientes de ella, que le permitan una reflexión
adecuada cuando se encuentran en la emergencia de tener que pensar en la
necesidad y en el modo en que puede ser satisfecha en forma socialmente adecuada.
En la relación transferencial de este entrevistado aparece un sentimiento
de exclusión, ya que el entrevistador aparecerá como un ser independiente con
mente propia que deberá ser dominado, parasitado o utilizado contra terceros
(generalmente en la entrevista pedirá ayuda en el informe frente al juez).
En general, es difícil encontrar este estilo en forma pura o de estructura, en ese
caso nos encontramos con el delito, pero lo frecuente es encontrar al estilo épico
asociado con otros estilos lingüísticos.

Psicopatía e histeria
Es esta una sociedad muy frecuente, sobre todo en las mujeres. Así como decimos
que el psicópata presenta un estilo comunicacional épico, la histeria presenta un
estilo demostrativo, persona que dramatiza e intenta producir impacto estético.
Se presenta esta combinación cuando la persona histérica pierde las posibilidades

137
de manejo simbólico del medio familiar y recurre al acto para simbolizar el núcleo
de su histeria. Encontramos en las parejas de psicópatas o perversas, el partenaire
histérico, ya que su lugar es producir un ligamen simbiótico tomando el control del
otro a través de representar el personaje de los sueños diurnos del otro. El psicópata

G
con modalidad histérica sacará partido de las represiones y de la ingenuidad de las
personas con las que se relacionó; capta las fantasías edípicas reprimidas, los celos,

G
gratifican el exhibicionismo y la teatralidad del histérico. En este caso, la finalidad
es la seducción y la estafa afectiva, sacando partido de las inhibiciones en el sentir
y pensar del otro, tomando posesión de él. Seduce tomando el papel de padre
seductor del mismo sexo, para velozmente cambiar de posición, tomando el lugar
de padre represor y rival, produciendo crisis de angustia.
Vemos con frecuencia la sociedad entre un psicópata y una histérica: ambos a
nivel profundo comparten una misma fantasía, que en el histérico está erotizada en
los sueños diurnos, y en el psicópata quedó abortada en la infancia y la reemplazó
por el lenguaje de acción. Para someter al partenaire el psicópata irrumpe en la vida
de fantasía del histérico.
Cuando la red intergrupal en la que se desenvuelve el histérico hace imposible
la obtención de beneficios secundarios, entonces aparece la acción psicopática. El
histérico se escinde y configura otro tipo de persona, alterando su propia identidad
sexual e identificándose con la pareja sexual idealizada que les hubiera gustado
tener. Si es una mujer, acentuará su posición fálica pudiendo llegar en un extremo a
configurar relaciones homosexuales. En el hombre se acentuarán sus características
femeninas de corte maternal y en caso extremo puede llegar al comportamiento
perverso en el área genital.

Psicopatía y fobia
En momentos sociales difíciles en los que la competitividad destructiva se
impone, el comportamiento fóbico, por necesidad, toma la forma de contrafobia,
llegando a la actuación psicopática.
Las técnicas psicopáticas se ponen de manifiesto cuando el fóbico no puede
mantener el control y la depositación de la angustia en el objeto. Elige el psicópata
un partenaire con marcadas características fóbicas y que se deje influir por él. Se
identificará con el ideal del Yo transformándose en un ideal del Yo que triunfa en
situaciones de riesgo y rivalidad, al cual se encuentran muy apegados los fóbicos.

Psicopatía y neurosis obsesiva


Esta modalidad se encuentra en antiguos obsesivos, cuyo ritual de carácter
punitivo sen sexualizado, irrumpiendo de esa manera el impulso original en el
acto impulsivo. Estos psicópatas presentan actitudes sádicas, que han surgido de
formaciones reactivas que habían emergido como defensa contra la crueldad.
El psicópata de tipo obsesivo busca como partenaire a otro obsesivo y
especulando con el masoquismo moral, con la tenacidad, el orden y el afán de la
persona obsesiva. Estos individuos dirigen su radar a encontrar entre quienes los
rodean, a aquellas personas que tienden a considerar más las ideas sobre los hechos
que los hechos mismos.

138
SÍNTESIS

• El psicópata de características histéricas toma posesión de los demás


especulando con la magia de la expresión de los histéricos,

G
• El psicópata de características fóbicas se apoya en la necesidad de controlar la
angustia de los fóbicos;

G
• El psicópata de modalidad obsesiva, el control y el manejo se apoya en los que
privilegian la magia de las ideas y de las palabras a los hechos.

Del acto
La actuación de un impulso, tiene diferentes valores, según sea la estructura
psíquica: la neurótica, hace síntoma; la psicopática, actúa en el medio, y la psicótica
busca la satisfacción directa.
Esto da una veloz lectura del valor diagnóstico de dicho acto. Según Alexander,
el criterio diferencial para el diagnóstico es la actuación neurótica, que es aloplástica
o sea, intenta producir cambios en el entorno y es sustituto de una satisfacción real
reprimida y que sólo los psicóticos satisfacen crudamente. En este marco, si llegan a la
criminalidad –en muchos casos son mujeres- el crimen aparece como la satisfacción
del impulso incestuoso y la necesidad de castigo para apaciguar la culpa. Pero con
mayor frecuencia, estos delitos son menores: en las mujeres es frecuente el robo,
particularmente en tiendas. La lectura sería que el neurótico, no habiendo aceptado
la castración y temiéndola como castigo, comete un delito menor –en el que la
culpa se paga con una pena más tolerable como la cárcel o los trabajos sociales- El
neurótico no niega la realidad, trata de ignorarla.
El conflicto edípico se juega de diferentes formas según la neurosis en juego.

• En la histeria, tenemos la erotización de las relaciones bipersonales y la rivalidad,


consecuentemente los celos y el acto.
• En la fobia, ante la crisis de angustia frente a un objeto temido y deseado, el
acto es la fuga.
• En la neurosis obsesiva, el deseo de independencia se transforma en el deseo
de control y la hipermoralidad, aquí el síntoma es la formación reactiva.

Familia

La familia de origen del psicópata se encuentra relacionada entre sí más por los
logros materiales que por el intercambio afectivo. La pareja posee una perturbación
en el vínculo, dada por la imposibilidad de soportar pérdidas y elaborar duelos; de
allí que existe un predominio de defensas hipomaníacas.
El padre es una persona autoritaria, fría, lejana en la que predomina una
modalidad autocrática. Más allá del padre que podemos imaginar, nos sorprende
que pueda tratarse de un padre socialmente exitoso cuya actividad se encuentra
desarrollada en grupos externos a su familia, pero descomprometido con ella; un
hombre que demanda dependencia de su familia para con él, como si se trataran
de empleados de una empresa. Suele inspirar un temor reverente porque exige
que nadie se equivoque nunca. Los fracasos son negados, ocultos o castigados
severamente. La dificultad del hijo varón para identificarse con este padre ausente,

139
deriva en una identidad bisexual, o por otro lado la toma de características
fuertemente narcisísticas que el yo no puede sostener por la excesiva exigencia.
En cuanto a la madre, presenta una modalidad dependiente, lejana, superficial,
que trata al hijo como una prolongación de su cuerpo, exigiéndole las gratificaciones

G
afectivas que no tiene de su pareja. Este tipo de trato que recibe el niño impide la
captación de mensajes (pedidos) que el niño emite que no pueden ser decodificados

G
y aclarados (Liberman, D). A los padres les importan más las situaciones externas, las
apariencias, que las internas, lo que instala un fuerte exhibicionismo.
El niño finaliza internalizando una escala de valores en la que predominan los
intereses narcisistas y que genera sus conductas. El ideal del Yo está configurado
por esta modalidad. El súper Yo se organiza sobre la base de una escala de valores
distinta: no se encuentra ausente o incompleto, sino organizado en otros valores,
definiciones, aislado y cruel; prohíbe e impulsa la ruptura de la prohibición, no
integrando las pautas de conductas sociales en lo que se refiere a las normas.
Desde el punto de vista analítico, decimos que no cumple con la función de
ajustar las necesidades instintivas a las exigencias del medio ambiente.

BIBLIOGRAFÍA

Alonso Fernández, F. (1979) Fundamentos de la psiquiatría actual, Madrid, Paz


Montalvo Ediciones 4ta. Edición.
Ey, H. (1996) Tratado de psiquiatría, Barcelona, Masson, 8va. Edición (reimpresión).
Liberman, D. (1976) Comunicación y psicoanálisis Buenos Aires, Alex Editor.
Sac, J. (1973) Psicopatía, Buenos Aires, Editorial Kargieman.

140
Algunas reflexiones sobre perversión
María Avelina Tenorio

G
• RESUMEN

Características diagnósticas
G
Para desarrollar este concepto sobre una patología que frecuentemente forma
parte de la casuística que se encuentra en el trabajo dentro del Fuero Penal, se
considera importante hacerlo con una visión desde la medicina, la psiquiatría, la
concepción freudiana del inconciente y los aportes de la filosofía.
Se comenzará por la última codificación plasmada en el DSMIV, que se transcribe
en forma textual.

Parafilias

La característica esencial de las parafilias es la presencia de repetidas e intensas


fantasías sexuales de tipo excitatorio, y/o de impulsos o comportamientos sexuales
que, por lo general, engloban:

1) objetos no humanos (fetichismo),


2) sufrimiento/ humillación de uno mismo o de la pareja (masoquismo y
sadismo),
3) niños o otras personas que no consienten (pedofilia), durante un mínimo de
seis meses. (criterio A).

Para algunos individuos, las fantasías o los estímulos de tipo parafílico son
obligatorios para tener excitación y se incluyen invariablemente en la actividad
sexual. En otros la preferencia casos las preferencias de tipo parafílico, se presenta
sólo esporádicamente, c(por ejemplo durante periodos de estrés), mientras que
otras veces el individuo es capaz de funcionar sexualmente sin fantasías ni estímulos
de este tipo. El comportamiento, los estímulos sexuales o las fantasías, provocan
malestar clínico significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes
de la actividad del individuo (Criterio B).
Los parafílicos pueden intentar la representación de sus fantasías en contra de la
voluntad de la pareja, con resultados peligrosos para ella (como en el sadismo sexual
o en la pedofilia). Como consecuencia de lo anterior, el individuo puede ser detenido
y encarcelado. Las ofensas sexuales hacia los niños constituyen una proporción
significativa de todos los actos sexuales criminales documentados, y los individuos
que padecen exhibiciones, pedofilia y voyeurismo constituyen la mayoría de los
procesados por delitos sexuales. En algunas situaciones la representación de fantasías
de tipo parafílico puede conducir a autolesiones (como el masoquismo sexual). Las
relaciones sociales y sexuales pueden verse afectadas si la gente encuentra que el
comportamiento sexual del individuo es vergonzoso o repugnante o si la pareja se
niega a participar en sus preferencias sexuales. En algunos casos, el comportamiento

141
raro (p. ej., actos de exhibicionismo (exposición de genitales), el fetichismo (empleo
de objetos inanimados), el froteurismo (contactos y roces con una persona en contra
de su voluntad), la pedofilia (interés por niños en edad prepuberal), el masoquismo
sexual (recibir humillaciones o sufrimientos), el sadismo sexual (infligir humillaciones

G
o sufrimiento), el fetichismo transvestista (vestirse con ropas del sexo contrario) y el
voyeurismo (observación de la actividad sexual de otras personas). Una categoría

F65.0 Fetichismo [302.81]


F65.8 Frotteurismo [302.89]
F65.4 Pedofilia [302.2]
G
residual, la parafilia no especificada, se reserva para otras parafilias menos frecuentes.
No es raro que los individuos padezcan más de una parafilia.

Procedimientos de tipificación

Las parafilias individuales se diferencian según las características del centro de


interés parafilico. Si las preferencias sexuales de individuo cumplen criterios para
más de una parafilia deben diagnosticarse todas.
El código y los términos son los siguientes:

F65.2 Exhibicionismo [302.4]

F65.5 Masoquismo sexual [302.83]


F65.5 Sadismo sexual [302.84]
F65.3 Voyeurismo [302.85]
F65.1 Fetichismo transvestista [302.3]
F65.9 Parafilia no especificada [302.9]

Síntomas y trastornos asociados


Características desciptivas y trastornos mentales asociados

El estímulo preferido, incluso en una parafilia particular, puede ser altamente específico.
Las personas que no tienen una pareja que esté de acuerdo en realizar las
fantasías del individuo pueden solicitar los servicios de prostitutas o incluso pueden
obligar a sus víctimas a realizarlas en contra de su voluntad. Los individuos que
padecen este trastorno pueden escoger una profesión, tener como afición u ofrecerse
como voluntarios para trabajar en oficios que les permiten estar en contacto con el
estímulo deseado (p. ej., vender zapatos o lencería de mujer [fetichismo], trabajar
con niños [pedofilia] o conducir una ambulancia [sadismo sexual]). Asimismo, de
manera selectiva, pueden mirar, leer, comprar o coleccionar fotografías, películas, o
libros cuyo foco principal es el tipo de estímulo preferido por el individuo. Muchas
personas que sufren esta alteración afirman que s sexuales inusuales, que no son
aceptadas socialmente o que ellos mismos consideran inmorales. A menudo, les es
difícil desarrollar una actividad sexual recíproca y afectiva, por lo que pueden aparecer
diversas disfunciones sexuales. Asimismo, las alteraciones de la personalidad son
frecuentes y pueden ser lo suficientemente graves como para que se efectúe el
diagnóstico de trastorno de la personalidad. También pueden aparecer síntomas

142
típicos de depresión en estos individuos, lo cual puede provocar un aumento de la
frecuencia e intensidad del comportamiento parafílico.

G
Hallazgos de laboratorio

G
La pletismografia peniana se ha usado en los centros de investigación para la
evaluación de los diferentes tipos de pedofilia, con ella se intenta una medición de
la excitación sexual del individuo en respuesta a estímulos visuales y auditivos. La
fiabilidad y la validez de este procedimiento en la práctica clínica no han sido del
todo establecidas y la experiencia clínica sugiere que los individuos pueden simular
la respuesta mediante la manipulación de imágenes mentales.

Enfermedades médicas asociadas

Las relaciones sexuales sin medida de protección pueden comportar infecciones


y transmisión de enfermedades venéreas. Los comportamientos de tipo sádico o
masoquista pueden asimismo producir lesiones cuya importancia oscila entre un
mínimo y un máximo que incluso puede poner en peligro la vida del individuo.
Síntomas dependientes de la cultura, la edad y el sexo.
El diagnóstico de las parafilias en las diferentes culturas o religiones, es de
difícil realización, puesto que lo que se considera desviación de una cultura, puede
resultar del todo aceptable en otra. A excepción del masoquismo sexual, en el que
la relación según el sexo (sex ratio) es de 20 varones por 1 mujer, las otras parafilias
prácticamente no se diagnostican nunca en las mujeres, aunque se han descrito
algunos casos.

Prevalencia

Aunque las parafilias raramente se diagnostican en los centros de asistencia


primaria, el gan mercado comercial de la pornografía y todo lo relacionado con
ella sugiere que la prevalencia de este trastorno en la población puede ser elevada.
Las alteraciones que se observan más habitualmente en los centros especializados
en el diagnóstico de parafilias, son la pedofilia, el voyeurismo y el exhibicionismo.
El masoquismo y el sadismo sexual se observan con mucha menos frecuencia.
Aproximadamente la mitad de los individuos que presentan parafilia están casados.

Curso

Algunas fantasías y comportamientos asociados con las parafilias pueden


iniciarse en la infancia o en las primeras etapas de la adolescencia, pero su desarrollo
se define y elabora mejor durante la adolescencia y los primeros años de la vida
adulta. La elaboración y la revisión de las fantasías pueden continuar a los largo de
toda la vida del individuo. Por definición, las fantasías e impulsos asociados a estos
trastornos son recurrentes.

143
Muchas personas explican que siempre tienen fantasías, pero a veces existen
períodos de tiempo en los que su frecuencia e intensidad varían de modo sustancial.
Estas alteraciones tienden a cronificarse y a durar muchos años, pero tanto las
fantasías como los comportamientos, disminuyen a menudo con el paso de los

G
años. Sin embargo, los comportamientos pueden incrementarse en respuesta a
estímulos psicosociales estresantes, en relación con otros trastornos mentales o con

Diagnóstico diferencial

G
la oportunidad de poder practicar la parafilia.

La parafilia debe diferenciarse del uso de fantasías o comportamientos sexuales


no patológicos o de los objetos como un estímulo para la excitación sexual que
presentan los individuos sin parafilia. Las fantasías, los comportamientos o los objetos
son considerados parafílicos, sólo si provocan malestar o alteraciones clínicamente
significativas (p.ej., son obligatorias, producciones disfunciones sexuales, requieren
la participación de individuos en contra de su voluntad, conducen a problemas
legales o interfieren en las relaciones sociales).
En el retraso mental, la demencia, el cambio de personalidad debido a una
enfermedad médica, la intoxicación por sustancias, un episodio maníaco o
la esquizofrenia, puede existir una reducción de la capacidad de juicio, de las
habilidades sociales o del control de los impulsos que, en raras ocasiones, produce
un comportamiento sexual inusual. Estos casos se diferencian de las parafilias
por varios factores: el comportamiento sexual poco frecuente del individuo no
constituye el patrón obligatorio o preferido del sujeto, los síntomas sexuales
aparecen exclusivamente durante el curso de estos trastornos mentales y los actos
sexuales inusuales tienden a ser aislados, más que recurrentes, y a tener un inicio
más tardío.
Las parafilias individuales pueden diferenciarse según las características del
centro de interés parafílico. Sin embargo, si las preferencias sexuales del individuo
cumplen los criterios diagnósticos para más de una parafilia, deben diagnosticarse
todas. Tanto el fetichismo como el fetichismo transvestista suponen la manipulación
de prendas y artículos típicamente femeninos. En el fetichismo el foco de excitación
sexual es la prenda femenina (p.ej. medias), mientras que en el fetichismo transvestista
la excitación sexual se produce por el mero hecho de vestirse con la ropa del otro
sexo. Este comportamiento puede presentarse asimismo en el masoquismo sexual.
En este último, la excitación está producida por la humillación de verse obligado a
vestirse con ropa femenina y no por la humillación de verse obligado a vestirse con
ropa femenina y no por la presencia de las prendas.
El uso de ropa del sexo contrario puede asociarse a disforia sexual. Si ésta existe,
pero no se cumplen todos los criterios para el trastorno de la identidad sexual, el
diagnóstico es fetichismo transvestista, con disforia sexual. Los individuos deben
recibir el diagnóstico adicional de trastorno de la identidad sexual si su cuadro
clínico cumple todos los criterios.

144
F65.2 Exhibicionismo [302.4]

La característica esencial es la exposición de los propios genitales a una persona


extraña. Algunas veces, la persona se masturba durante la exposición (o mientras lo

G
imagina).
Cuando el individuo lleva a cabo sus impulsos, no existe generalmente ningún

G
intento de actividad sexual posterior con la persona extraña.
En algunos casos, la persona es conciente del deseo de asustar al observador.
En otros casos, el individuo tiene la fantasía sexual de que el observador se excitará
sexualmente. El inicio de este trastorno se produce generalmente antes de los 18
años, aunque puede manifestarse mucho más tarde. Las estadísticas muestran que
en las personad de edad avanzada apenas se realizan detenciones, lo que sugiere
que la alteración quizá sea menos grave después de los 40 años.

Criterios para el diagnóstico de F65.2 Exhibicionismo [302.4]

A. Durante un período de por lo menos 6 meses, fantasías sexuales recurrentes y


altamente excitantes, impulsos sexuales o comportamientos que implican la
exposición de los propios genitales a un extraño que no los espera.
B. Las fantasías, los impulsos sexuales o los comportamientos provocan
malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas
importantes de la actividad del sujeto.

F65.0 Fetichismo [302.81]

La característica esencial del fetichismo consiste en el uso de objetos no


animados (fetiches). Entre los fetiches más comunes se encuentran los sostenes, la
ropa interior femenina, las medias, los zapatos, las botas, o cualquier otra prenda
de vestir.
El individuo con fetichismo se masturba frecuentemente mientras sostiene,
acaricia o huele el objeto fetiche, o bien le puede pedir a su compañero sexual que
se lo ponga durante las relaciones.
Por lo general, el fetiche es necesario e intensamente preferido, para la excitación
sexual, y en su ausencia pueden producirse trastornos de la erección en el varón. El
diagnóstico no debe efectuarse cuando los fetiches se limitan a artículos de vestir
femeninos utilizados para transvetirse, como ocurre en el fetichismo transvestista,
o cuando el objeto es estimulante desde el punto de vista genital debido a que ha
sido diseñado especialmente para este propósito (p.ej un vibrador). Por lo general el
trastorno empieza en la adolescencia, aunque el fetiche puede haber tenido ya una
especial significación durante la infancia. Una vez establecido el trastorno, tiende a
ser crónico.

Criterios para el diagnóstico de F65.0 O Fetichismo [302.81]

A. Durante un período de al menos 6 meses, fantasías sexuales recurrentes y


altamente excitantes, impulsos sexuales o comportamientos ligados al uso de
objetos no animados (p. ej., ropa interior femenina).

145
B. Las fantasías, los impulsos sexuales o los comportamientos provocan
malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas
importantes de la actividad del individuo.
C. Los fetiche no deben ser únicamente artículos de vestir femeninos como los

G
utilizados para transvestirse (fetichismo transvestista) o aparatos diseñados
con el propósito de estimular los genitales (p.ej. vibrador).

F65.8 Frotteurismo [F302.89]

G
La característica esencial del frotteurismo implica el contacto y/o el roce con una
persona en contra su voluntad. Por lo general este comportamiento se produce en
lugares con mucha gente, en los que es más fácil escapar de la detención (p.ej aceras,
vehículos de transporte público). El individuo aprieta sus genitales contra las nalgas
de la víctima o intenta tocar los genitales o los pechos con las manos. .
Mientras realiza todo esto, se imagina que está viviendo una verdadera relación
con la víctima. Sin embargo es conciente de que, para poder evitar una posible
detención, debe escapar inmediatamente después de tocarla.
La mayoría de los actos de froteurismo tienen lugar cuando el individuo
se encuentra entre los 15 - 25 años de edad. Después, la frecuencia declina
gradualmente.

Criterios para el diagnóstico de F65.8 O Fetichismo [302.89]

A. Durante un período de al menos 6 meses, fantasías sexuales recurrentes y


altamente excitantes e impulsos sexuales o comportamientos ligados al hechos de
tocar y rozar una persona en contra de su voluntad.
B. Las fantasías, los impulsos sexuales o los comportamientos provocan malestar
clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de
la actividad del individuo.

F65.4 Pedofilia [302.2]

La característica esencial de la pedofilia, supone actividades sexuales con niños


prepúberes (generalmente de 13 o menos años de edad). El individuo con este
trastorno debe tener 16 años o más y ha de ser por lo menos 5 años mayor que el
niño. En los adolescentes mayores que presentan este trastorno no se especifica una
diferencia de edad precisa, y en este casi, debe utilizarse el juicio clínico; para ello
debe tenerse en cuenta tanto la madurez sexual del niño como la diferencia de edades.
La gente que presenta pedofilia declara sentirse atraída por los niños dentro de
un margen de edad particular. Algunos individuos prefieren niños, otros, niñas y
otros, los dos sexos. Las personas que se sienten atraídas por las niñas generalmente
las prefieren entre los 8 y los 10 años, mientras que quienes se sienten atraídos
por los niños, los prefieren algo mayores. La pedofilia que afecta a las niñas como
víctimas es mucho más frecuente que la que afecta a los niños. Algunos individuos
con pedofilia, sólo se sienten atraídos por niños (tipo exclusivo), mientras que otros
se sienten atraídos a veces por adultos (tipo no exclusivo).

146
La gente que presenta este trastorno y que se vincula de esta manera con
niños según sus impulsos, puede limitar su actividad simplemente a desnudarlos, a
observarlos, a exponerse frente a ellos, a masturbarse en su presencia o acariciarlos
y tocarlos suavemente.

G
Otros sin embargo, efectúan relaciones o cunnilingus, o penetran la vagina, la
boca, el ano del niño con sus dedos, objetos extraños o el pene, utilizando diversos

G
grados de fuerza para conseguir estos fines.
Estas actividades se explican comúnmente con excusas o racionalizaciones de
que pueden tener “valor educativo” para el niño, que el niño obtiene “placer sexual”
o que el niño es “sexualmente provocador”, temas que por lo demás son frecuentes
en la pornografía pedofílica.
Los individuos pueden limitar sus actividades a sus propios hijos o a los familiares,
o pueden hacer víctimas a niños de otras familias.
Algunas personas con este trastorno amenazan a los niños para impedir que
hablen. Otros, particularmente quienes lo hacen con frecuencia, desarrollan técnicas
complicadas para tener acceso a los niños, como ganarse la confianza de la madre,
casarse con una mujer que tenga un niño atractivo, comerciar con otros que tengan
el mismo trastorno o incluso, en casos raros, adoptar a niños de países en vías de
desarrollo o raptarlos.
Excepto los casos de asociación con el sadismo sexual, el individuo puede ser
muy atento con las necesidades del niño con el fin de ganarse su afecto, interés o
lealtad e impedir que lo cuente a los demás. El trastorno empieza por lo general
en la adolescencia, aunque algunos individuos manifiestan que no llegaron a
sentirse atraídos por los niños hasta la edad intermedia de la vida. La frecuencia
del comportamiento pedófilo fluctúa a menudo con el estrés psicosocial. El curso es
habitualmente crónico, en especial en quienes se sienten atraídos por los individuos
del mismo sexo. El índice de recidivas de los individuos con pedofilia que tienen
preferencia por el propio sexo, es aproximadamente el doble de los que prefieren
al otro sexo.

Criterios para el diagnóstico de F65.4. Pedofilia [302.2]

A. Durante un período de al menos 6 mese, fantasías sexuales recurrentes y


altamente excitantes, impulsos sexuales o comportamientos que implican
actividad sexual con niños pre púberes o niños algo mayores (generalmente
de 13 años o menos).
B. Las fantasías, los impulsos sexuales o los comportamientos provocan
malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas
importantes de la actividad del individuo.
C. La persona tiene al menos 16 años y es por lo menos 5 años mayor que el niño
o los niños del criterio A.

Nota: no debe incluirse a individuos en las últimas etapas de la adolescencia que se


relacionan con personas de 12 o 13 años.

147
Especificar si:

• Con atracción sexual por los varones


• Con atracción sexual por las mujeres

G
• Con atracción sexual por ambos sexos

Especificar si:

• Se limita al incesto

Especificar si:

G
• Tipo exclusivo (atracción sólo por los niños)
• Tipo no exclusivo

F65.5 Masoquismo Sexual [302.83]

La característica esencial del masoquismo sexual consiste en el acto (real, no


simulado) de ser humillado, golpeado, atado o cualquier otro tipo de sufrimiento.
Algunos individuos que padecen este trastorno se encuentran obsesionados por sus
fantasías masoquistas, las cuales deben evocar durante las relaciones sexuales o la
masturbación, pero no las llevan a cabo. En estos casos, las fantasías masoquistas
suponen por lo general, el hecho de ser violado o de estar atado y obligado a servir
a los demás, de forma que no existan posibilidades de escapar.
Otras personas llevan a cabo sus fantasías ellos mismos (p.ej. atándose
ellos mismo, pinchándose con agujas, administrándose descargas eléctricas,
autolesiones) o con un compañero. Los actos masoquistas que se pueden realizar
con una pareja suponen restricción de movimientos (sumisión física), vendajes en
los ojos (sumisión sensorial), apaleamiento, palizas, latigazos, golpes, descargas
eléctricas, cortes, pinchazos y perforaciones (infibulación) y humillaciones (p.ej. ser
orinado o defecado encima, ser forzado a arrastrarse y ladrar como un perro o ser
sometido a insultos verbales).
La obligación de vestirse con ropas de otro sexo también puede utilizarse como
forma de humillación. El individuo puede tener el deseo de ser tratado como un
niño pequeño y ser vestido con pañales (“infantilismo”). Una forma particularmente
peligrosa de masoquismo sexual es la llamada “hipoxifilia”, que supone la excitación
sexual a través de la privación de oxígeno, obtenida mediante compresión torácica,
nudos, ligaduras, bolsas de plástico, máscaras o productos químicos (a menudo
algún nitrito volátil que produce un descenso temporal de la oxigenación cerebral
por vasodilatación periférica). Las actividades que suponen la privación de oxígeno
pueden efectuarse a solas o en pareja. A causa de fallos en el utillaje, de errores
en la colocación del nudo o de las ligaduras o a otras equivocaciones, con alguna
frecuencia hay muertes accidentales.
Los datos referentes a los Estados Unidos, Inglaterra, Australia y el Canadá,
indican que estas prácticas producen de 1 a 2 muertes por millón de habitantes cada
año. Algunos individuos con masoquismo sexual presentan también fetichismo,

148
fetichismo transvestista o sadismo sexual. Las fantasías masoquistas probablemente
se dan desde la infancia. La edad en la que empiezan las actividades masoquistas con
la pareja es variable, pero con frecuencia es el principio de la edad adulta. El trastorno
tiene generalmente un curso crónico, y el individuo tiende a repetir una y otra vez el

G
mismo acto masoquista. Algunas personas con masoquismo sexual pueden llevar a
cabo actos masoquistas durante muchos años, sin aumentar su potencial lesivo. Sin

G
embargo, en otros casos aumenta la gravedad de los actos masoquistas con el paso
del tiempo o durante períodos de estrés, lo cual eventualmente puede producir
lesiones o incluso la muerte del individuo.

Criterios para el diagnóstico de F65.5. Masoquismo sexual [302.83]

A. Durante un período de al menos 6 meses, fantasías sexuales recurrentes y


altamente excitantes, impulsos sexuales o comportamientos que implican el
hecho (real, no simulado) de ser humillado, pegado, atado o cualquier otra
forma de sufrimiento.
B. Las fantasías, los impulsos sexuales o los comportamientos provocan
malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas
importantes de la actividad del individuo.

F65.5 Sadismo Sexual [302.84]

La característica esencial del sadismo sexual, implica actos (reales no simulados)


en los que el sufrimiento físico o psicológico (incluyendo la humillación) de la víctima
es sexualmente excitante. Algunos individuos con este trastorno se encuentran
alterados por sus fantasías sádicas, las cuales evocan durante la actividad sexual,
pero sin llevarlas a cabo; en estos casos, las fantasías sádicas consisten normalmente
en tener un completo control sobre la víctima, que se encuentra aterrorizada por la
anticipación del acto sádico. Otros individuos satisfacen las necesidades sexuales
sádicas con una pareja (que puede ser masoquista sexual) que consiente en sufrir
el dolor o la humillación. Otro tipo de individuos con sadismo sexual, llevan a cabo
sus necesidades sexuales con víctimas que no consientes. En todos los casos, es el
sufrimiento de la víctima lo que produce la excitación.
Las fantasías o actos sádicos pueden involucrar actividades que indican la
dominación del sujeto sobre su víctima (p.ej obligar a la víctima a arrastrarse o tenerla
en una jaula) pueden, asimismo concretarse en el hecho de inmovilizarla físicamente,
tenerla atada con los ojos vendados, darle una paliza, golpearla, azotarla, pincharla,
intentos de estrangulación, torturas, mutilación o incluso la muerte.
Las fantasías sexuales sádicas, probablemente se dan ya en la infancia. La edad
de comienzo de las actividades sádicas es variable; pero por lo general aparecen
al comienzo de la edad adulta. El trastorno es habitualmente crónico. Cuando
el sadismo sexual se practica con parejas que no consienten, la actividad tiene
tendencia a repetirse hasta que el individuo es detenido. Algunos sujetos que
padecen este trastorno, pueden dedicarse a sus actos sexuales, durante muchos
años sin aumentar el potencial para infligir lesiones físicas graves. Sin embargo, la
gravedad de los actos sádicos suele aumentar con el paso del tiempo… Cuando el

149
trastorno es grave y se halla asociado con el trastorno antisocial de la personalidad,
los individuos pueden lesionar gravemente o matar a sus víctimas.

Criterios para el diagnóstico de F65.5. Masoquismo sexual [302.84]

G
A. Durante un período de al menos 6 meses, fantasías sexuales recurrentes y

G
altamente excitantes, impulsos sexuales o comportamientos que implican
actos (reales, no simulados) en los que el sufrimiento psicológico o físico
(incluyendo la humillación) de la víctima es sexualmente excitante para el
individuo.
B. Las fantasías, los impulsos sexuales o los comportamientos provocan
malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas
importantes de la actividad del individuo.

F65.1 Fetichismo Transvestista [302.3]

La característica esencial del fetichismo transvestista, consiste en vestirse


con ropas del otro sexo. Por lo general el individuo guarda una colección de ropa
femenina que utiliza intermitentemente para transvestirse; cuando lo ha hecho,
habitualmente se masturba y se imagina que es al mismo tiempo sujeto masculino y
el objeto femenino de su fantasía.
Este trastorno ha sido descrito sólo en varones heterosexuales. El diagnóstico no
debe efectuarse en los casos en los que el transvestismo aparece en el transcurso de
un trastorno de la identidad sexual.
Los fenómenos transvestistas comprenden desde llevar ropa femenina en
solitario y de forma ocasional hasta una involucración extensa en la subcultura
transvestista. Algunos varones llevan una pieza de ropa femenina (p.ej ropa interior
o lencería) bajo su vestido masculino; otros visten completamente como una mujer
y llevan maquillaje.
El grado con el que el individuo transvestido parece ser una mujer varía
y depende de los gestos, el hábito corporal y la habilidad para transvestirse.
Cuando el individuo no se encuentra transvestido, por lo general tiene un aspecto
completamente masculino. Aunque la preferencia básica es heterosexual, estas
personas tienden a poseer pocos compañeros sexuales y en ocasiones han realizado
actos homosexuales. Un rasgo asociado a este trastorno puede ser la presencia de
masoquismo sexual. El trastorno empieza típicamente con el transvestismo en la
infancia o a principios de la adolescencia. En muchos casos, el acto transvestista no se
efectúa en público hasta llegar a la edad adulta. La experiencia inicial puede suponer
un transvestismo parcial o total; cuando es parcial, progresa a menudo hacia un
transvestismo completo. Un artículo favorito de vestido puede transformarse en un
objeto erótico en sí mismo y utilizarse habitualmente primero para la masturbación
y después para las relaciones sexuales.
En algunos individuos, la excitación que produce el transvestirse puede cambiar
a lo largo del tiempo, de manera temporal o permanente, tendiendo a disminuir o
desaparecer. En estos casos, el transvestismo se convierte en un antídoto para la
ansiedad o la depresión, o contribuye a obtener una sensación de paz y tranquilidad.

150
En otros individuos puede aparecer disforia sexual, especialmente en situaciones
de estrés, con o sin síntomas de depresión. Para un reducido número de personas,
la disforia sexual se convierte en una arte fija del cuadro clínico y se acompaña
del deseo de vestir y vivir permanentemente como mujer, así como la búsqueda

G
de un cambio de sexo hormonal o quirúrgico. Los individuos con este trastorno a
menudo buscan tratamiento cuando aparece disforia sexual. El subtipo con disforia

G
sexual ha sido establecido con el fin de permitir al clínico anotar la presencia de esta
característica como parte del fetichismo transvestista.

Criterios para el diagnóstico de F65.1. Masoquismo sexual [302.3]

A. Durante un período de al menos 6 meses, fantasías sexuales recurrentes y


altamente excitantes, impulsos sexuales o comportamientos que implican el acto de
transvestirse, en un varón heterosexual.
B. Las fantasías, los impulsos sexuales o los comportamientos provocan malestar
clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de
la actividad del individuo.

Especificar si:

• Con disforia sexual: si el individuo presenta malestar persistente con su papel


o identidad sexuales.

F65.3 Voyeurismo [302.82]

La característica esencial de voyeurismo, implica el hecho de observar


ocultamente a personas, por lo general desconocidas cuando están desnudas,
desnudándose o en plena actividad sexual.
El acto de mirar se efectúa con el propósito de obtener una excitación sexual y
por lo general no se busca ningún tipo de relación sexual con la persona observada.
El orgasmo, habitualmente producido por la masturbación, puede aparecer
durante la actividad voyuerística o más tarde, como respuesta al recuerdo de lo
observado. A menudo este tipo de personas disfrutan con la fantasía de tener una
experiencia sexual con la persona observada, pero en realidad esto rara vez sucede.
En su forma más grave, el voyeurismo constituye la forma exclusiva de actividad sexual.
El inicio del comportamiento voyeurístico acostumbra a tener lugar antes de los
15 años. El curso tiende a ser crónico.

Criterios para el diagnóstico de F65.5. Masoquismo sexual [302.83]

A. Durante un período de al menos 6 meses, fantasías sexuales recurrentes y


altamente excitantes, impulsos sexuales o comportamientos que implican el hecho
de observar ocultamente a personas desnudas, desnudándose o que se encuentran
en plena actividad sexual.

151
B. Las fantasías, los impulsos sexuales o los comportamientos provocan malestar
clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de
la actividad del individuo

G
F65.9 Parafilias no Especificadas [302.9]

G
Esta categoría se incluye para codificar las parafilias que no cumplen los criterios
para ninguna de las categorías específicas. Como ejemplos de estas parafilias cabe
mencionar (aunque no se limitan a): Escatología Telefónica (llamadas obscenas),
Necrofilia (cadáveres), Parcialismo (atención centrada exclusivamente en una parte
del cuerpo), Zoofilia (animales), Coprofilia (heces), Clismafilia (enemas) y Urofilia (orina).

Para continuar con estas reflexiones, se abordará el tema de la psiquiatría


tomando para ello las conceptualizaciones de Henri Ey.
Esta autor realiza una clasificación de la perversión en la que incluye la psicopatía
y la homosexualidad así como la piromanía, el robo y la malignidad. Sin embargo,
los aportes más contundentes fueron realizados por S. Freud, quien investigó
profundamente la sexualidad humana y encontró allí el núcleo de las perversiones.
Siguiendo momentáneamente a Henri Ey, éste hace una clasificación en la que
se encuentra como un apartado lo que él llama Perversiones Sexuales y allí dice que
con este nombre se describen comportamientos sexuales regresivos que constituyen
como predilección y a veces en forma exclusiva, las condiciones normales del
orgasmo. Sucede que la perversión sexual vicia no sólo el comportamiento sexual,
sino que abarca notables alteraciones de la personalidad y la vida social.
Volviendo a Freud y su profundo estudio de la sexualidad humana, nos
encontramos con que la perversión es una estructura psíquica, compleja, inamovible
y motivadora de importantes actos antisociales (ej. Transvestismo, exhibicionismo)
y también productora de dolorosos actos privados como sadomasoquismo o abuso
sexual con menores. Su terreno es la sexualidad. Freud nos habló de perversos
polimorfos, refiriéndose a los niños. Para ello desarrollaba la idea de las pulsiones
parciales, pregenitales y que a la salida del Edipo, debían integrarse a la genitalidad
adulta. Nos ilustró acerca de que la pulsión tiene una zona erógena privilegiada,
pero no un objeto; este puede ser cualquiera.
Para un abordaje, que se nos muestra muy complejo, tenemos dos polos
importantes; uno es el de quien aparece como más activo y generalmente
considerado el “culpable” pero suele quedar escondido; el otro, el partícipe pasivo,
“la víctima”. Aquel que vive ligado al dolor, aquel que ha hecho del dolor su forma
de vida, ¿qué padece, una enfermedad, un síntoma o un destino? Pregunta que
puede tener varias respuestas según se aborde desde la salud mental, la filosofía o
la religión.
Sartre, desde el existencialismo nos habla de Baudelaire, el poeta y dice
“Baudelaire era sifilítico, vivía en los prostíbulos, borracho, sin un centavo, sufría
terriblemente, pero escribía maravillosos poemas […] Este era el proyecto de vida
de Baudelaire: vivir peor y escribir mejor” La desdicha era su proyecto de vida. En
este caso, vemos la patología en su aspecto tal vez más privado, ya que, por el
contrario, la producción de Baudelaire lo instalaba en un lugar privilegiado de la
sociedad, podemos decir que su patología “hacía lazo social”. Aquí vemos un abismo

152
de diferencia de un violador, pero por ejemplo, en la relación sadomasoquista en la
que el activo le propina una feroz paliza al pasivo ¿no le está brindando también un
placer? La perversión es inamovible e incurable, porque trata de la forma de goce
del individuo…y nadie se priva de gozar. Lo que se penaliza es el acto antisocial. Si la

G
persona golpeada no lo denuncia, no puede ir nadie a hacerlo, porque se trata de un
acto privado entre dos personas.

G
Vamos a ubicar la perversión en el terreno de la sexualidad, o mejor dicho en el
terreno de las prácticas sexuales. Con respecto a la práctica clínica, sabemos que el
perverso nunca consulta por su forma de gozar, porque nadie se queja de obtener
placer con algo, sino que su consulta es por algo aleatorio, como el temor al reproche
o al abandono si es descubierto; pero no se cuestiona cambiar su práctica, sino ver
cómo evitar las consecuencias.
Sabemos que el término sadismo nos lo regaló Sade, quien según se dice, no era
perverso sino neurótico, pero que supo escribir una obra maestra sobre la relación
de sometimiento y dolor físico que se llamó sadismo-masoquismo.
En la perversión hay una dinámica de goce puesta en la dirección del sufrir, pero
que por estructura misma no se estabiliza con el sufrimiento sino que pide cada vez
más. Sade nos muestra cómo el sufrir no es estabilizante; sino que existe un proyecto
inconciente de acrecentamiento del sufrir, lo que es muy inquietante, porque puede
finalizar en la muerte.
Puede llegar sobre todo, a los hospitales, una consulta de algún familiar, que
no sabe cómo resolver la conflictiva de tener algún miembro sádico; porque resulta
que éstas personas sometidas dentro de una familia con un personaje sádico; se
encuentran en una trampa que no pueden resolver y que tiene dos soluciones:
ambas negativas:

1. Someterse al sadismo y sufrir.


2. Revelarse; pero generalmente, como el sádico es un personaje poderoso
y tiene un socio dentro de la familia, la represalia es terrible y se cumple el
sufrimiento nuevamente.

Freud descompone la sexualidad en tantas piezas que la deja como un


rompecabezas. Por eso, el concepto en Freud va más allá del coito.
La sexualidad no es un bloque sino un collage que no encaja en su totalidad. Las
perversiones arman un conjunto diferente, particular, con estas piezas. El incluye en
este apartado, al voyeurismo y su par el exhibicionismo, el sadomasoquismo, a las
tendencias incestuosas con el abuso de niños y el fetichismo.
“Perversión” deriva de pervertere, que significa pasar un límite, atravesar un
límite. El concepto de perversión va ligado al de violentar un límite, que en general
es puesto por el consenso cultural.
En la cultura el primer límite o LEY, así con mayúsculas porque es la ley fundante
de la cultura, es la prohibición del incesto (su tramitación nos ubica como neuróticos,
psicóticos o perversos, según se disponga el Nombre del Padre para establecer la
prohibición). En nuestra cultura occidental es la prohibición de relaciones sexuales
entre padres e hijos y entre hermanos; en otras culturas es el tío materno, lo que
quiere decir que inexorablemente existe una prohibición, aunque no es la misma
en todas las culturas. De aquí derivan todas las leyes; por ejemplo, hay un consenso

153
de que los actos sexuales deben ser privados, por lo tanto, el exhibicionista burla
este acuerdo. La idea de la perversión consiste en forzar la ley, traspasarla, pasarla a
través, per-vertere.
Freud nos va a mostrar que el objeto sexual puede ser cualquier cosa, que ese

G
objeto se inventa, en función de obtener placer y que no está dado por la biología
sino por la configuración psíquica; está desligado de la realidad, está inventado

G
y para ello la mejor prueba es el fetichismo, en donde el objeto sexual está fuera
del cuerpo -lo clásico es el zapato de mujer o las pieles-. Si es cierto lo volcado
en las biografías, podemos pensar en el cadáver de Evita, que era gozado por su
cuidador. Esto nos da la pauta de que la sexualidad no es biológica, sino psíquica y
de ahí el fracaso de las pastillas masculinas que pueden garantizar una muy buena
erección, pero que no garantizan el placer. También se está pensando que en la
mujer anorgásmica el goce está precisamente en su anorgasmia, ya que la mayoría
se resiste al tratamiento psicológico.
Tenemos una noción en el psicoanálisis que es la de “fantasma”: sería similar a
que el inconciente tiene escrito un guion de teatro y en este guion los individuos
aman, odian gozan, sufren; y este guion se repite toda nuestra vida, por eso, una
persona se separa de una pareja que la agrede y después elige otra que también la
agrede. Este guion está hecho de infinitas piezas y el trabajo del analista es descifrar
este guion y permitir que el sujeto sea conciente de él, o sea, deje de ser esclavo de
este guion.
Cuando una persona nos cuenta sus preocupaciones o temas de análisis, nos
cuenta puestas en escena de este guion que pueden parecer diferentes, pero la
esencia es la misma, como en el ballet o en la ópera, donde según la representación,
la puesta en escena puede ser distinta, con bailarines y cantantes distintos, con
vestidos y escenografías distintas, pero el argumento y la música son los mismos.
Vamos a acercarnos a una definición de perversión; llamaremos perversión a
aquella situación en donde la puesta en escena del fantasma perverso es la única manera
de acceder al orgasmo. Lo que marca la perversión, es la rigidez de las condiciones de
acceso al goce; por eso, lo de violentar la realidad para que se acomode a su forma
de goce. No podemos decir que el perverso no tenga ley: tiene su ley perversa,
y es inexorable en su rigidez. El perverso establece un contrato con su partenaire
en el cual la ley se cumple sin fallas. Por eso vemos que el perverso es una persona
fría, desapasionada, calculadora, porque debe estar pendiente de que el contrato no
tenga fallas y se cumpla al pie de la letra. En cambio, en la sexualidad neurótica, la
fantasía perversa es móvil, flexible e intercambiable por cualquiera de otras.
La puesta en escena del fantasma perverso requiere de personajes reales y
escenarios reales, de modo que es necesario cierta violencia en el plano de la
realidad. Se trata de un psiquismo que debe violentar la realidad para que se
acomode a su fantasma. Un sujeto que se encontraba orinando en un baño público,
sintió aterrorizado la mirada de un voyeur que observaba su pene como diciendo “no
se te ocurra moverte y quietarme este goce. Ahora te toca a vos mostrarme tu pene” el
sujeto cuenta que la situación, aunque de mucha quietud, era intensamente violenta.
Los indicadores de una estructura perversa son:

154
1. Bisexualidad primitiva
2. Confusión de zonas erógenas
3. Renegación de la castración
4. Escisión del Yo

G
5. Objetos parciales
6. Desafío, transgresión de la ley

G
7. Control y ataque al Súper Yo, imponiendo otra ley (contrato perverso).

Con respecto a la bisexualidad, Freud nos dice que el perverso queda fijado en
una etapa primitiva y pone en escena ese argumento. También nos da una secuencia
de las etapas: oral, anal y fálica, y nos dice que sus zonas erógenas son permutables,
por lo que lo polimorfo es la pluralidad y la confusión de las zonas.
La renegación es un tema muy complejo en la teoría y apelamos a la creencia del
niño en la posesión de pene para los dos géneros y el descubrimiento de la diferencia
sexual anatómica, y que la perversión consiste en creer a ultranza la teoría infantil.
La Ley del deseo. La dialéctica pregenital se resume en: Ser el Falo o tener el Falo;
ambos enunciados se dirigen al deseo del Otro. El deseo recubre al pene del brillo
fálico. En lo pregenital la trama se desarrolla en “Ser el falo para la madre-recibirlo de
ella como prueba de su imposible castración”. El brillo que convierte al pene en falo
es el deseo.
Para que el padre se reconocido como depositario del poder fálico no basta con
que el niño compruebe que tiene pene, sino que es imprescindible que sea deseado
por la madre, o, como dice Colette Soler, que el padre haya privilegiado a una mujer
y sólo una como objeto de su deseo y sea prohibida al deseo del hijo, en tanto que
es su madre. No sólo se debe reconocer la diferencia sexual anatómica, sino que el
padre es deseante de esa diferencia. Ésta es una cara de la castración simbólica.
Arribamos a la “renegación” como estructural de la perversión. El yo del perverso,
se escinde en dos argumentos: “la madre fue castrada por el padre”, la “madre
tiene pene”, afirmaciones contradictorias que escinden y sostienen al Yo perverso.
Es necesario poner en claro que no tiene nada que ver con que una premisa sea
conciente y la otra sea inconciente, sino que se trata de una doble afirmación que
se enuncia en forma conjunta tanto en el tiempo como en la ubicación tópica, y
que el sujeto pone en escena en su actuar y que debe convalidar constantemente
en el montaje de la escena perversa. No desconoce la contradicción, sino que logra
la proeza de hacer de esa contradicción una prueba de verdad sobre el goce. El
perverso tiene ese plus, negado a los neuróticos, de sostener la contradicción y que
sea la prueba del saber sobre el goce.
Nos preguntamos ¿Qué verdad última pone a prueba? ¿De qué reniega? La
madre castrada alude a lo que conocemos como castración simbólica indispensable
para acceder al deseo y apoyada en la diferencia sexual anatómica, sin castración
real; esto es lo inaccesible al perverso, la condición de simbólica, por eso hace a una
regresión y vuelve al enunciado infantil, “mi madre tiene pene”, o sea, ella tiene el
objeto de deseo.
El perverso reniega del deseo de la madre por el padre y la filiación como “ley
del deseo”. El padre no cumplió con hacer de esta mujer el objeto privilegiado de su
deseo, entonces el perverso pivotea entre la forclusión del Nombre del Padre, falta
de la ley, patrimonio de la psicosis, y la apertura al goce, teniendo como cómplice a

155
la madre; de aquí la necesidad de establecer con sus parejas la misma complicidad a
partir del contrato que asegure la ejecución de la escena perversa.
La madre debió haber sido una madre seductora realmente, no se trata de un
fantasma de seducción forjado por el sujeto (en este caso se trataría de un neurótico).

G
La amenaza por esta seducción prohibida fue entendida como ridícula y un mero
formulismo. Vamos a notar algo muy claro: el perverso “adora a su madre”, la adora

2. La Ley.
3. El Goce.
G
idílicamente; ocupa el lugar de un dios y él es su instrumento de placer. Su relación
con la madre no pasa por la sublimación y no hay disolución del Edipo, al menos
como instalación plena del nombre del padre, pero no cae en el incesto por medio
de la idealización y el clivaje del objeto. La madre es ese objeto ideal inalcanzable
fuera de todo deseo, pura mirada, puro oído, que está presente para garantizarle la
impunidad y la legitimidad de su hacer. Es común encontrar una amiga del alma que
ocupa este lugar y que se encuentra fuera de todo deseo: el lugar de la sexualidad, estará
ocupado por la compañera erótica con quien pondrá en escena el ceremonial perverso.
Encontramos entonces un ceremonial que se apoya en tres vértices:

1. El contrato.

En relación al contrato, llama la atención la forma rígida, casi notarial que tiene.
Se podría pensar en un contrato de amor, pasional, y sin embargo, es un discurso
pronunciado en nombre de la ley -no del amor-. Se trata de un compromiso adquirido
por la pareja a respetar ciegamente, rigurosamente, en el que definirán una serie
de reglas que de manera inmutable, regularán su actuar erótico, lo que significa
que aplicarán esas leyes cualquiera sea su dese. Lo que significa que inventan una
ley que regula y se liga al deseo. Entonces el goce, ya no es un derecho ligado a
la libertad individual, sino un deber a cumplir -algo sacrificial-. Desde ya, es obvio
que en la pareja sado-masoquista, es el masoquista quien impone el contrato. Él es
quien regula el juego y quien dicta los caminos del sufrimiento.
La fantasmatización de una escena de castración es lo que se lleva a cabo. Un
actor ofrece su cuerpo encadenado, símbolo del pecado y merecedor de castigo,
para que el otro ridículamente ataviado con símbolos de la fuerza y disciplina abra su
carne el surco que evoca la castración materna, no la simbólica sino la falta de pene
y horror es re-negado y transformado en goce privilegiado.
Debe encontrar un camino que enlace goce con ley, que hace del primero un
artículo del código; lo que lo conduce a una extraña alianza con el dolor, ya se trate
de un dolor físico u otro conocido como la degradación.
En la pareja heterosexual, es la mujer a quien el masoquista otorga la investidura
que hace de ella el Amo del deseo. El la disfraza de agente de la castración, ocupa
la posición simétrica y opuesta dl masoquismo, pone en escena la diferencia sexual
anatómica y se presenta la paradoja de que el perverso, en el momento en que más
debería encontrarse al abrigo de la angustia de castración, la invoca y la sufre en el
acto sexual.
En el sadomasoquismo, el masoquista impone que sea el otro el que se ocupe de
castrar con el látigo -o cualquier otro instrumento- pero es él el que paradójicamente
otorga ese derecho: es él el que tiene el privilegio de investir al otro con la potencia fálica.

156
El juego entre ambos componentes es circular en el recorrido, que va de
demandante a deseante. Cualquiera de ellos se posiciona en que el Otro sujeto de
la demanda, es aquel que ignora lo que tiene que ver con el objeto de su deseo, que
es él, el perverso, y que también es el que sabe la verdad de su goce y le trae lo no

G
sabido de su goce; le trae la revelación.
Para el perverso el Otro es el garante de la verdad de su discurso y de la

G
legitimidad de su hacer y suele ser un tercero, aquella amiga del alma o voyeur con el
que compartirá sus secretos y que le garantiza que no está fuera de la ley.

BIBLIOGRAFÍA

Castoriadis Aulagnier, P. (1966) La perversión como estructura, Seminario de Santa Ana.


DSM IV Trastornos sexuales de la Identidad sexual.
Fiorini, H. (1965) Abordaje psicoterapéutico de las perversiones, Conferencias en
Acippia, Madrid.
Freud, S. (1905) Tres ensayos de teoría sexual, Buenos Aires, Amorrortu.
(1927) Fetichismo, id.
(1920) Más allá del principio del placer, id.

157
G
G
EL JUICIO ORAL

158
La escucha del perito psicólogo en el juicio oral
María Cristina Angós

G
• RESUMEN

G
La función del perito en general es la de asesorar. Dentro del Poder Judicial y
como perito oficial, al Psicólogo le corresponde responder los puntos de pericia
efectuados por los magistrados. Ello lleva implícito la decodificación del punto
de pericia, pudiendo leerlo desde el requerimiento jurídico y responder desde el
conocimiento de nuestra ciencia. En un primer momento, esto solo se efectuaba
desde la letra escrita.
Al incorporarse el sistema de juicio oral como método de acortar tiempos y
agilizar el proceso penal, la pericia psicológica pasa a ser un elemento a explicitar
dentro de la audiencia oral.

La función del perito en general es la de asesorar. Dentro del Poder Judicial y


como perito oficial, al Psicólogo le corresponde responder los puntos de pericia
efectuados por los magistrados. Ello lleva implícito la decodificación del punto
de pericia, pudiendo leerlo desde el requerimiento jurídico y responder desde el
conocimiento de nuestra ciencia. En un primer momento, esto solo se efectuaba
desde la letra escrita.
Al incorporarse el sistema de juicio oral como método de acortar tiempos y
agilizar el proceso penal, la pericia psicológica pasa a ser un elemento a explicitar
dentro de la audiencia oral.
Es de destacar que en la Provincia de Buenos Aires, en un primer momento sólo
se llegaba a la instancia oral en las causas por homicidio. Es con la reforma del Código
de Procedimiento Penal que se instala la oralidad en todas las causas penales.
La oralidad incorpora un sistema diferente de escucha desde nuestro lugar de
psicólogos dentro de esta audiencia oral, debiendo destacar la importancia de esta
nueva escucha. En el debate oral, se encuentran presentes no sólo los integrantes de
la Justicia y el perito, sino también el o los imputados y el público en general.
De ahí que la tarea pericial del psicólogo se complemente con una adecuada
escucha, que permita decodificar los requerimientos de los señores jueces y dar
una respuesta poniendo en extremo el cuidado, en la terminología utilizada. Ésta
debe cumplir la tarea de ser lo suficientemente clara y precisa como para esclarecer
y brindar los elementos necesarios. Vale decir que se debe escuchar, analizar,
comprender, interpretar el lenguaje jurídico y responder con un lenguaje sencillo, preciso
y comprensible para la generalidad de los presentes dentro del marco de lo científico.
Hay que tener en cuenta, además, que frente a uno también está la persona
peritada, que no concurrió voluntariamente y que puede no estar en condiciones
de recibir los resultados de un estudio que no pidió y al que fue sometido
obligatoriamente.
No se puede dejar de lado el público presente, entre el cual se pueden encontrar
tanto familiares del procesado como las víctimas o familiares de las víctimas. De ahí
que la escucha deba tener en consideración lo solicitado, pero sin desconocer que

159
la respuesta, a su vez, va a ser recibida por personas que no tienen un conocimiento
profesional de la Psicología.
El cuidado debe estar puesto en la utilización de una terminología clara, pero no
excesivamente técnica, que pueda dar lugar a interpretaciones diferentes, dado que

G
si nos quedamos específicamente en lo técnico se termina en un discurso cerrado,
vacío que el otro no comprende y que hace perder el objetivo del perito como tal
en el juicio oral.

G
Se debe interpretar que se quiere preguntar para permanecer en un lugar
neutral, no adquiriendo compromiso con ninguna de las partes, teniendo en cuenta
que cada una de ellas escucha lo que quiere escuchar, tomando de los dichos del
perito aquellos aspectos que le son útiles a su lugar dentro del proceso. El fiscal y el
abogado defensor son partes opuestas, mientras que el Tribunal necesita la mayor
objetividad y neutralidad para comprender y evaluar la acción del sujeto juzgado.
La oralidad desde el Derecho tiene como objetivo abreviar plazos y poner en
palabras hechos.
La oralidad desde el perito psicólogo implica tener la posibilidad de transmitir
al otro, verbalmente, la descripción del individuo, su mundo interno, sus recursos,
sus defensas, sus comportamientos, su afectividad. Todo ello, posteriormente a lo ya
expresado en el informe escrito, primera aproximación a la tramitación legal.
Si bien el perito es llamado como testigo, cabe la diferencia establecida desde el
punto de vista legal entre perito y testigo.
Testigo es aquel que observa directamente un hecho determinado. Realiza una
observación presencial.
Perito es la persona que interviene posteriormente al hecho, a pedido de las
partes y teniendo en cuenta los antecedentes reunidos en la causa, los que le
pueden aportar elementos adicionales a los obtenidos por su intervención directa
para poder expedirse según su ciencia. No realiza una observación presencial del hecho.
Por lo tanto el perito no es testigo.
Volvemos a destacar entonces la importancia de la escucha psicológica en el juicio
oral para interpretar adecuadamente y responder en consecuencia, cumpliendo con
las expectativas y con la función como peritos, que es la de brindar un elemento más
al Juez, que lo lleva a poder emitir su dictamen o sentencia.

BIBLIOGRAFÍA

Código Penal de la Nación.


Código de Procedimiento Penal de la Provincia de Buenos Aires.
Ley 10306 de Ejercicio Profesional de la Psicología, Provincia de Buenos Aires.
Código de Ética del Colegio de Psicólogos de la Provincia de Buenos Aires.
Travacio, M. (1997) Manual de psicología forense, Buenos Aires, material de cátedra UBA.
(1992) Revista de la Asociación Psicoanalítica de Buenos Aires, Vol XIV, N°1.
Noticias del Diario judicial.

160
G
G
DESPUÉS DEL INFORME

161
Algunas consecuencias del Informe Pericial
Laura secondi

G
• RESUMEN

G
De un informe pericial, pueden derivar consecuencias que en el Fuero de Familia,
pueden llegar a determinar para un Juez, qué sucederá con una tenencia, con un
Régimen de Visitas, con una nulidad de matrimonio, en el Fuero Civil con la existencia
o no de daño psíquico, una inhabilitación, determinación de la capacidad jurídica,
etc. En lo penal puede derivar en la imputabilidad o no de un sujeto, con lo cual un
sujeto puede resultar más o menos punible de sus actos, lo que no es poco decir, ya
que si la pericia psicológica es un medio para medir la punilidad de los sujetos, eso
nos lleva inmediatamente al tema de la responsabilidad y al mejor destino posible
para el delincuente/loco: ¿cárcel o encierro manicomial? Y así siguiendo con la
escalada, siempre en un borde entre la punición y la exculpación, borde muchas
veces sin solución. Cabe aclarar que si bien corresponde a la incumbencia del
psiquiatra responder sobre la peligrosidad de un sujeto y sobre el Art. 34° del Código
Penal, (comprensión y dirección de los actos) el psicólogo queda implicado en ello
por el hecho de trabajar las dos disciplinas en forma conjunta y avalar o no con el
diagnóstico el dictamen psiquiátrico, ya que debe existir una coherencia interna
entre ambas pericias.

Hare primeramente unos breves comentarios acerca de lo que define a una


pericia, a diferencia de otro tipo de informe psicodiagnóstico. Una pericia es un
informe especial, en tanto se produce exclusivamente por encargo judicial y culmina
en un dictamen que será, junto con otros, uno de los elementos que el Juez valorará
en el momento de dictar sentencia. El perito es llamado a colaborar como tercero
imparcial, para producir un diagnóstico psicológico a los efectos de asesorar al juez
con conclusiones lógicamente fundadas y que den respuesta a los puntos de pericia.
El dictamen pericial no es vinculante, pero es una prueba ¿y qué es una prueba? Es
el medio con que se pretende “mostrar o hacer patente la verdad o falsedad de una
cosa”, cooperando en este caso a la función pericial del proceso; la construcción de
la verdad jurídica. Vemos que una pericia nos remite de inmediato a alguna cuestión
con la verdad,
¿Cuándo se solicita una pericia? Cuando el acto del sujeto de la causa no puede
ser significado totalmente desde el discurso jurídico. Es por ello que la demanda de
una pericia ocupa un lugar de hueco. Hueco que será ocupado a su vez con el decir
del perito, lo cual hace que ese decir deba tomar extremos recaudos porque no será
sin consecuencias. Además, según como esté posicionado el perito, se podrá llegar
a un trabajo en el que el sujeto sea convocado a decir más acerca de su singularidad
histórica que desde su condición de sujeto de la pericia, y de este modo llegar a un
saber más acabado acerca de las coordenadas que condujeron al sujeto a transitar
en el campo de la demanda judicial, intentando llegar a algo que de sentido a la
interrogación que su acto (demanda/denuncia) ha producido.

162
Se pone en juego la mayor complicación que atraviesa la pericia, la articulación
de dos discursos, el jurídico y el psicológico, soportados por nociones de sujeto muy
diferentes. Para el derecho el sujeto es una persona autoconciente y responsable
de sus actos, lo que supone una voluntad de la persona en cuanto a sus acciones

G
y una conciencia organizadora de las mismas. Para el Psicoanálisis, se trata de un
sujeto predeterminado por necesidades y funciones que le son ajenas y de las que

G
no es conciente, como tampoco elector voluntario de sus acciones. Ello no lo vuelve
irresponsable de sus actos. El sujeto sabe lo que hace; pero al mismo tiempo, no
sabe, en tanto y en cuanto desconoce las motivaciones inconcientes, siendo su
accionar el resultado de un juego de tensión entre el deseo y la represión.
Dije que la pericia ocurría por encargo judicial, pero en el fondo la pericia se debe
más a la iniciativa de las partes, que a requerimiento del juzgador, ya que cada una
de las personas aspira a que la realización pericial favorezca su posición o al menos
no la lesiones.
Como operador en la dimensión de la subjetividad, el perito intentará no quedar
sujeto a los determinantes del discurso jurídico, bajo la posibilidad de leer las
demandas judiciales desde una dimensión amplia y operar así con mayor grado de
eficacia en la dimensión de la verdad subjetiva en juego.
La verdadera dificultad en la elaboración del dictamen está en el deber de informar
sobre lo procesalmente indicado (puntos de pericia) y la necesidad de informar sobre la
verdad subjetiva del sujeto de la pericia.
Un perito psicólogo es una persona física y su objeto de estudio es otra persona
física. Entre ambas personas debe producirse una relación tal que permita arribar a
un diagnóstico. Eso que debe producir, tiene que ver con un tipo de encuentro que
es un tipo de transferencia.
El diagnóstico es una transferencia posible que trae aparejados indicadores.
Diagnosticar no debe ser un acto cerrado que rotule y etiquete a alguien; por el
contrario, debe sostenerse la pasión por el enigma, aquello que permita ubicar
la pregunta acerca de la singularidad en el marco del motivo que demanda la
intervención pericial. Con lo cual, todo diagnóstico pone en acto el compromiso
ético de la posición del perito y de sus conceptos dentro de la operatoria judicial.
¿De qué puede dar cuenta nuestro saber? Se nos pide algo del orden de una definición
y toda definición supone el ejercicio de un poder.
La definición diagnóstica no es aleatoria para el sujeto, y tampoco la definición
de diagnóstico que cada uno de nosotros tengamos para operar. Por eso, no se
puede dejar de tener presente que se trata de un pronunciamiento psicológico en
las redes del discurso jurídico.
Se produce una clasificación del sujeto en la que puede quedar algo ordenado,
por la problemática de lo singular del síntoma y de su acto, quedarían excluidos. No
son inocuas estas clasificaciones para las personas que sufren. Existe una creencia
generalizada en los fueros, de que cada delito estaría tipificado en una patología
con lo cual la clasificación se va apoderando de la singularidad de ese sujeto y
los sistemas de regulación pueden estar muy distanciados de las necesidades
de quienes lo reciben. No podemos desconocer que se trata de problemáticas
subjetivas en parte coaguladas en papeles, que de algún modo al pasar por un
diagnóstico, éste genera consecuencias prácticas para esa persona. Suele tomarse
en la oposición significante: loco-no loco, imputable-inimputable, peligroso-

163
inofensivo, recuperable-no recuperable. Entonces, decir “forense” demarca una
variante institucional con lógica propia, la general falta de demanda del sujeto y la
especificada del interlocutor.
El diagnóstico tendrá una inscripción particular en cada institución, y en el

G
ámbito forense tiene un efecto altamente persecutorio, ya que el mismo sistema
propicia la paranoia en los distintos miembros que intervienen en este proceso.

G
Desde este ángulo, podemos acceder al campo psicopatológico, que desde mi
punto de vista, debe centrarse en nociones de estructuras clínicas para no caer en
clasificaciones basadas en agrupaciones de síntomas.
Vamos ahora a analizar las diferencias resultantes entre un informe psicológico
que surge de una práctica privada y del que surge del ámbito judicial, siguiendo las
siguientes claves:

• Quién pide el informe


• A quién se lo pide
• Para qué lo pide
• Qué uso le dará (consecuencias)

1) ¿Quién lo pide?: Así como el informe pericial debe ocurrir por encargo judicial,
en la práctica privada se produce por iniciativa del interesado.
2) ¿A quién se lo pide?: La pericia no suele ser demandada en forma directa al
profesional, ya que se vehiculiza el pedido por medio de un expediente
con autorización judicial: en forma privada, se pacta directamente con el
profesional a cargo.
3) ¿Para qué lo pide?: En lo pericial la relación es de tres: el perito como tercero
imparcial entre dos partes. En lo privado, la relación, en cambio, entre dos: el
sujeto de la demanda y el profesional.
4) La pericia asesora a un magistrado de la justicia; el psicodiagnóstico responde
a quien lo pide.
5) ¿Qué uso se la dará?: La pericia implica una dimensión pública que limita
la posibilidad del secreto profesional. En el caso de ser privado, supone
una dimensión cuya información se encuentra a resguardo del secreto
profesional.
6) La pericia es un medio de prueba sobe algo que alguien dice o hace: busca
confirmaciones de presuposiciones que las partes sostienen e intenta
confirmar a quien la pide. El psicodiagnóstico privado, no prueba, concluye
algo sobre alguien.
7) La existencia de una pericia supone un litigio de orden judicial. El informe
privado sólo supone la existencia de conflicto psíquico.
8) En un informe pericial, el profesional actuante (perito) está más limitado
por los puntos de pericia a los que debe responder. En el otro caso, las
conclusiones no están necesariamente pautadas por preguntas específicas.
9) Puede quedar fácilmente excluida la problemática de lo singular del sujeto,
ya que así como el sujeto “es mandado”, aun existiendo alguna demanda
no sería el perito el que tomara el tratamiento y aun derivándolo el
tratamiento es viciado por las pautas que podría imponer el sistema judicial
(tratamientos por encargo). En la práctica privada, además de no existir

164
tantos intermediarios, la singularidad del sujeto queda incluida desde el
vamos. A su vez, de existir la posibilidad de un tratamiento éste podría ser
llevado a cabo por el profesional actuante. Vale decir que, si bien puede ser
que la demanda no esté madura para fines terapéuticos, desde el momento

G
en que el consultante “pide”, es porque hay una mínima pregunta de su parte.
10) La pericia suele generar un conflicto con la ética, ya que se impone la pregunta

y el psicológico.

G
de hasta dónde llega la obligación de hacer pública una información privada
por el uso que se hará de la misma. El informe privado no genera en sí mismo
conflicto ético.
11) El informe pericial implica el entrecruzamiento de dos discursos: el jurídico

12) En la pericia no hay devolución oral al cierre del proceso; sí la hay en cambio,
en la práctica privada.

De todo lo dicho se infiere que, de un informe pericial, pueden derivar


consecuencias que en el Fuero de Familia, pueden llegar a determinar para un
Juez, qué sucederá con una tenencia, con un Régimen de Visitas, con una nulidad
de matrimonio, en el Fuero Civil con la existencia o no de daño psíquico, una
inhabilitación, determinación de la capacidad jurídica, etc. En lo penal puede derivar
en la imputabilidad o no de un sujeto, con lo cual un sujeto puede resultar más o
menos punible de sus actos, lo que no es poco decir, ya que si la pericia psicológica
es un medio para medir la punilidad de los sujetos, eso nos lleva inmediatamente
al tema de la responsabilidad y al mejor destino posible para el delincuente/loco:
¿cárcel o encierro manicomial? Y así siguiendo con la escalada, siempre en un
borde entre la punición y la exculpación, borde muchas veces sin solución. Cabe
aclarar que si bien corresponde a la incumbencia del psiquiatra responder sobre
la peligrosidad de un sujeto y sobre el Art. 34° del Código Penal, (comprensión y
dirección de los actos) el psicólogo queda implicado en ello por el hecho de trabajar
las dos disciplinas en forma conjunta y avalar o no con el diagnóstico el dictamen
psiquiátrico, ya que debe existir una coherencia interna entre ambas pericias.
Para concluir ejemplificaré este tema con un caso que me ha tocado resolver
en forma conjunta con una de las peritos psiquiatras de la Asesoría Pericial. Un caso
muy conmovedor y en el que se puede ver bien cómo según sea interpretada una
conducta (y la lectura dependerá justamente del discurso de que se trate) alguien
puede ser tomado por criminal o por víctima de sus propios actos.
Se trata de una joven de 20 años, soltera, detenida por homicidio agravado exceso
acusatorio, ya que el delito real es “abandono de persona seguido de muerte”). El
hecho fue que tuvo un bebé al que abandonó en un predio lindero a una casa y que
el niño fue muerto por las mordidas de unos perros.
La joven se presenta en un fuerte estado de angustia e inhibida al diálogo en un
comienzo. Marca su discurso el sentimiento de culpabilidad y el intento de justificar
las conductas de terceros. Refiere una historia muy dura de maltrato y violencia
por parte de su madre, la cual fallece cuando la causante tenía 12 años. Recuerda
que su padre se encontraba muy deprimido y una vez que empezó a levantarse
(pasaba el día en cama) se dedicó a trabajar. Finalmente, unos años después se fue
“de vacaciones” al interior y no volvió más. Ella queda sola con sus cuatro hermanos,
dos menores que ella y dos mayores. Los mayores son los que sostienen la economía

165
familiar, mientras ella intenta justificar y reparar la falta de sus padres con torpes
explicaciones.
En estas condiciones y sin saberlo, la sujeto queda embarazada. Estaba saliendo
con un chico, pero al notar que podría tratarse de un embarazo dicha relación ya

G
había terminado. Transcurre así el embarazo desconociéndolo y llega al parto. Se
va al hospital acompañada de su hermana de 15 años porque se sentía mal y se

G
encuentra repentinamente con un bebe en sus brazos, al que de ninguna manera
podía significar como su hijo. En el hospital la presionan para que se conecte con él,
le dan unas ropitas y le otorgan el alta. Ella queda a la espera de su hermana que no
aparece y finalmente se va. Piensa que no puede aparecer ante sus hermanos con
un bebé, ya que le habían preguntado reiteradamente si estaba embarazada y ella
siempre lo había negado. No encontraba salida. Se subió a un tren, a otro y así fue
pasando el tiempo mientras sentía como un martillero en su cabeza la pregunta:
“Qué hacer?”. Describe una situación compatible con estado de perplejidad.
Va caminando sin saber qué hacer y finalmente deja al niño en un jardín.
Relata que en ese momento que lo miró y que el bebé la miró a ella. Pensó “Lo va a
encontrar alguien que lo va a cuidar bien. Tendrá una madre”. Después de alejarse
una cuadra se arrepiente, pero cree que ya es tarde porque “seguramente ya lo
habrían encontrado” y se va a su casa (nótese lo bizarro del pensamiento). Llega a su
casa, le cuenta todo a su hermana y lloran.
Al otro día la policía la detiene. Ella sigue negando la situación frente a los
hermanos, hasta que finalmente confiesa. Cree que la detienen por el abandono, pero
mientras la está revisando una médica de policía, le pregunta: “¿Vos sos la que dejó
al bebé que se comieron los perros?”. Suficiente para la sujeto. Ésta es su sentencia:
necesitará toda su vida (y tal vez no le alcance) para quedar exculpada. A partir de
entonces, entra en un estado de culpabilidad que en derecho se conceptúa como
“pena natural”, ya que aunque no se la condene, la condena ya la tiene, impuesta
por ella misma. Esto es así, porque no estamos hablando de una psicopatía ni de una
perversión, sino de un estado particularmente melancólico (depresión puerperal con
síntomas psicóticos en una estructura endeble, de rasgos esquizoides pasivos) que la
lleva a un pasaje al acto restitutivo de una posible descompensación psicótica.
En lo que respecta a las consecuencias antes referidas, tenemos dos posiciones:

• Anterior al informe pericial, en la que la fiscalía consideraba que se trataba de


una persona capaz de cometer un delito socialmente execrable y peligrosa
para terceros, a la cual le correspondería la máxima pena.
• Y la otra posición, posterior al informe: “La delincuente es en verdad una víctima
de su historia y de sus propios actos”.

Finalmente fue sobreseída y derivada a tratamiento psicológico, tal como fue


indicado en la pericia, bajo la aclaración de que la imputada podía resultar peligrosa
para sí misma, pero de ningún modo para terceros.
Sería este un ejemplo en el que ambos discursos (jurídico y psicológico) se
escucharon: no siempre sucede, lo cual no releva al perito de optar por una ética que,
según mi entender, nunca debe inclinarse en la dirección de satisfacer la demanda.
Nunca sabremos si para el sujeto el sobreseimiento le otorgó algún alivio.

166
BIBLIOGRAFÍA

Álvarez, H. Varela, O. Greiff, B. (1992) La actividad pericial en psicología forense, Buenos


Aires, ediciones del Eclipse.

G
Álvarez, L. Artículo inédito. La pericia como práctica psicodiagnóstica.
Degano, J. y colaboradores (1993) El sujeto y la ley, Rosario, ediciones Homo Sapiens.
Freud, S.

- Dostoievsky y el parricidio.

G
- El psicodiagnóstico de los hechos en los procedimientos judiciales.
- La responsabilidad moral por el contenido de los sueños.

- La peritación forense en el proceso Halsmann, Obras Completas, Amorrortu.


Lacan, J. (1950) Introducción teórica a las funciones del psicoanálisis en criminología, Escritos.
Saunier, V. Acto delictivo, Artículo inédito.

167
Sobre las autoras
Grupo Mar del Plata

G
Compiladora y Coordinadora del Taller de escritura del texto
Graciela Gardiner

G
Psicóloga graduada en la Universidad Nacional de La Plata en 1976 y como
Profesora de Psicología en 1992. Especialista en Psicología Jurídica.
Perito Oficial de la Suprema corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires.
A la fecha de la segunda edición (2011) fue jefa de la Sección Psicología de la
Asesoría Pericial del Departamento Judicial La Plata
A la fecha de la presente (2017) es personal de la Dirección General de Asesorías
Periciales con cargo de Asesora Técnica.

Autoras de artículos publicados e integrantes del grupo de revisión y


corrección general de textos del compilado.

Alicia Beatriz Rodríguez


Licenciada en Psicología Universidad Nacional de Mar del Plata (1992) Perito
Oficial de Tribunales de la Provincia de Buenos Aires. Actividad Clínica Privada

Analía Yacobino
Licenciada en Psicología Universidad Nacional de Mar del Plata (1992). Perito
Oficial de Tribunales de la Provincia de Buenos Aires. Actividad Clínica Privada

Liliana Graciela Fortini


Licenciada en Psicología Universidad Nacional de Mar del Plata (1973). Perito de
Oficio de Tribunales de la Provincia de Buenos Aires. Actividad Clínica Privada

Liliana Waters
Licenciada en Psicología Universidad Argentina John F. Kennedy (1985).
Graduada como Especialista en Psicología Clínica en la misma universidad (1989).
Especialista en Psicología Forense UCES (2017) Referente del Servicio de Salud Mental
del Hospital Municipal de San Clemente del Tuyu. Perito de Oficio de Tribunales de
la Provincia de Buenos Aires. Actividad Clínica Privada

María de los Ángeles de la Vega


Licenciada en Psicología Universidad Nacional de Mar del Plata (1993) Perito de
oficio de Tribunales de la Provincia de Buenos Aires. Psicóloga de Hogares de Niños
y adolescentes. Actividad Clínica Privada.

María Inés Deapoli


Licenciada en Psicología Universidad Nacional de Mar del Plata (1974) Perito de
Oficio de Tribunales de la Provincia de Buenos Aires. Actividad Clínica Privada.

168
María Nicolasa Amilkar
Licenciada en Psicología Universidad Nacional de Mar del Plata (1973) Perito
de Oficio de Tribunales de la Provincia de Buenos Aires. Docente Regular de las
Facultades de Psicología y Ciencias Económicas y Sociales UNM del P. Actividad

G
Clínica Privada.

Silvia Amelia Bernal

Clínica Privada.

María Cristina Angós


G
Licenciada en Psicología Universidad Nacional de Mar del Plata (1977) Perito de
Oficio de Tribunales de la Provincia de Buenos Aires. Docente Regular en la Carrera
de Psicología UNM del Plata. Actividad Clínica Privada.

Invitados a participar con sus trabajos en la primera edición

Laura Secondi
Licenciada en Psicología Universidad de Buenos Aires (1987) Psicoanalista. Perito
Oficial de la Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires. Actividad

Psicóloga Universidad Nacional de la Plata (1978) Perito Psicóloga de Tribunales


de Menores (1978-1987). Perito Psicóloga de la Asesoría Pericial de la Provincia de
Buenos Aires (1987-2001). Actividad Clínica Privada.

María Avelina Tenorio


Psicóloga Universidad Nacional de la Plata (1980) Ex Perito Psicóloga de la
Asesoría Pericial de la Provincia de Buenos Aires (1987-2001). Docente de grado en
la Carrera de Psicología de la Universidad Nacional de La Plata. Actividad Clínica Privada.

Presentan trabajos en coautoría con la Psic. Graciela Gardiner

Graciela Cristina Anfosso


Licenciada en Psicología Universidad de Buenos Aires (1980) Perito Psicóloga de
la Asesoría Pericial de la Provincia de Buenos Aires (1987-2001). Actividad Clínica Privada.

Nora Neüendam
Licenciada en Psicología Universidad Nacional de Buenos Aires (1990) Docente
de Grado en la misma Universidad. Docente de Posgrado en la Universidad Católica
Argentina “Santa María de los Buenos Aires”. Perito Psicóloga contratada de la
Asesoría Pericial de la Provincia de Buenos Aires. Actividad Clínica Privada.

Diseño de libro digital, portada cd y sobre

Silvia Mónica Vesprini


Diseñadora en Comunicación Visual Universidad Nacional de La Plata (1998)

169

También podría gustarte