Está en la página 1de 3

FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES

ESCUELA ACADÉMICO PROFESIONAL DE ADMINISTRACIÓN

“CAMBIOS DE LA ORATORIA EN EL SIGLO XXI”

Experiencia Curricular:
Actividades Integradoras-Oratoria.

Docente:
Ventura Suclupe, Percy Ronald.

Alumno:
Farro Zapata Liseth

Aula:

203

Chiclayo – Perú
(2019)
CAMBIOS QUE HA TENIDO LA ORATORIA EN EL SIGLO XXI

La oratoria es el arte de hablar ante un auditorio con la intención de convencer, motivar,


fomentar, informar, actualizar o transmitir conocimientos a los oyentes. Es también
considerada como uno de los elementos más importantes en la unificación de criterios,
comprensión y estímulo de masas. Sin embargo, esta modalidad se remonta desde
tiempos inmemorables, principalmente en Grecia, donde llegó a ser considerada como
un instrumento fundamental para alcanzar prestigio y poder. De Grecia, la oratoria paso
a la república romana donde Cicerón la perfeccionó. No obstante, durante el imperio la
oratoria entró en crisis debido a su poca utilidad en el ámbito político y pasó a formar
parte de la literatura general en donde perdió la inspiración, la originalidad y frescura
que la caracterizaban.

Ya en la Edad Media, surgió la oratoria sagrada con la llegada del cristianismo. En


aquella época la oratoria se basaba más en las obras de Cicerón, Quintiliano y
Aristóteles. Los manuales que se empleaban estaban en latín, los cuales servían como
guía para escribir bien y saber hacer versos. Ya en el siglo XVIII resurge con la
Revolución Francesa; en donde el entusiasmo patriótico de los pueblos que lucharon por
la libertad americana, permitió el desarrollo de la oratoria política y militar. Así mismo,
en el siglo XX. Se caracterizó por la expansión capitalista, la aparición del fascismo y el
aumento de movimientos sociales y populares. A mitad del mismo siglo, renació como
disciplina científica en varias corrientes, redescubriendo su valor en distintos ámbitos
como literario, argumentativo, social, cognitivo y cultural.

Por otro lado, si nos enfocamos en rescatar los antecedentes históricos de la oratoria en
el Perú, podríamos afirmar que nuestro país tiene un rico pasado en lo que ha la práctica
de la oratoria se refiere. Desde épocas preincaicas se hizo uso activo de la expresión
oral, y no sólo para transmitir ideas o pensamientos; sino, para preservar la historia de
los pueblos del Tahuantinsuyo. Ya en la conquista, se orientó más en la formalidad y en
insuflar valor y poder sobre los quechuhablantes.

En la época de la Colonia, surgen los primeros oradores profesionales, cuya labor más
característica era la de componer extravagante y rimbombante diversos discursos para
saludar la llegada de un virrey. Posteriormente durante la Emancipación los precursores
se validaron de la oratoria tanto por escrito como en discursos para inflamar la vena
política y crear un sentimiento de rebeldía y nacionalismo que permitió años después la
independencia.

En la República la oratoria se convierte en un instrumento aglutinador y forjador de la


identidad nacional. Como el medio de transmitir ideas, pensamientos y doctrinas que
fueron utilizados por los primeros presidentes. Ya en la época Contemporánea destacó la
convicción, propiedad y facilidad en los discursos de presidentes como Leguía y Alan
García.

Sin embargo, en n el pasado quedó aquellos oradores cuyo patrón rítmico al hablar
podía ser fácilmente medible con un metrónomo. El orador parsimonioso y metódico,
que basaba su elocuencia en una atiplada voz cadenciosa ya no tiene cabida en la
modernidad.

Hoy en día el orador moderno es sin duda más extrovertido y expresivo, mucho más
centrado en transmitir emociones que conceptos, o mejor aún, capaz de transmitir
conceptos, conocimientos e ideas con potencia gracias a su extraordinaria capacidad
para conectar con las emociones de quienes lo escuchan.

Un orador integral y potente hoy en día maneja diversas variables, pero de modo
general son 3 las áreas claves que debe empeñarse en desarrollar con éxito:

 Desarrollo de contenidos: Ser capaces de tener criterios, ideas propias, en


desarrollar una visión del mundo y fortalecer su propio criterio.
 Capacidad de escuchar: Ser un gran orador, también es saber ser un gran oyente.
Y no solo ser capaz de escuchar palabras, sino, de tener una atención especial en
cuanto a gestos, contexto, entorno. En pocas palabras establecer una conexión
sincera con la gente.
 Solamente la verdad: Es decir, ser capaz de poder transmitir lo que realmente se
siente. Se trata de ser auténticos, coherentes y seguros.

En conclusión, la oratoria ha estado sujeto a constantes transformaciones, desde la


antigüedad hasta nuestros días. En donde, se ha prescindido del discurso oral y más se
enfatiza en la práctica, memoria y acción. La cual se considera actualmente útil para
actores, abogados, psicólogos, políticos, publicitarios, escritores, vendedores y, en
general, quienes quieren persuadir o convencer de algo.