Está en la página 1de 5

Relación del profetismo Israelita con la iglesia venezolana

Yemir Cuesta Cuesta


Tercer año de teología
Instituto de teología para religiosos (ITER)

Introducción
La Iglesia y cristianismo al estar situados en la historia y en medio de los hombres, están llamados
a sentir y a percibir más profundamente los deseos y anhelos escondidos de todos los hombres
situados en el presente, que reflexionan sobre sus memorias y están lanzados a la esperanza de un
futuro mejor. Fue así como los profetas de los siglos VII Y VIII se preocuparon por la situación de
su pueblo y el pueblo vio como Dios actuaba por medio de ellos. En este ensayo echaremos un
vistazo por el fenómeno profético, como surgió como literatura y como esta literatura se convierte
en la voz de Dios que no quiere la opresión de ningún pueblo y también la relación de ese mensaje
con el de la iglesia venezolana hoy.

Desarrollo
¿Qué relación hay entre al mensaje profético de Israel y el mensaje de la iglesia Venezuela hoy con
relación a la crisis del país?

Antes de examinar la relación que hay entre la iglesia venezolana y el profetismo Israelita queremos
señalar como surge el fenómeno profético en Israel. Si Dios ha querido revelarse al hombre para
que conozca su designio es improbable pensar que Dios solo pudo manifestarle su amor a un pueblo
en específico. la profecía de Israel1, en sus orígenes de los siglos XI y X, ofrece puntos de contacto
con otros pueblos como Mari y Canaán. Sin embargo, a partir del siglo VIII, es cuando la profecía
llega a su época de mayor esplendor con Amós, Isaías, Oseas y Miqueas.

Los profetas no son exclusivamente del pueblo de Israel; este fenómeno religioso existió antes en
babilonia y Egipto. Israel conoce este movimiento debido al difícil encuentro que se produjo en el

1
Lo más sensato parece admitir que la profecía de Israel, en sus remotos orígenes de los siglos XI y X,
ofrece puntos de contacto con Mari y Canaán; incluso es probable que debamos ver ahí su punto de partida.
Sin embargo, los profetas hebreos se distancian más tarde de este mundo, como lo demuestra la forma tan
distinta en que actúan Elías y los profetas de Baal (1 Re 18). Y este abismo será aún más grande a partir del
siglo VIII, cuando la profecía llega a su época de mayor esplendor (Amós, Isaías, Oseas, Miqueas). Incluso
a partir de este momento, los profetas hebreos pudieron utilizar recursos literarios difundidos por otros
países.
siglo XIII a. c. en tierras palestinas, entre la fe yahvista y la civilización cananea. En su recorrido
nómada los clanes hebreos que se establecen en palestina quedan impresionados de sus habitantes
y empiezan adoptar algunos comportamientos y costumbres. Entre estos comportamientos estaba
el del profeta en griego prophetés “el que habla en lugar de” y en hebreo se designa de varias
maneras en primer lugar era un vidente (1Sm 9,9), el Nabí es el hablador (Jr. 14,18) el proclamador.
Esta experiencia es adoptada por los hebreos como forma útil para mantener a los creyentes. Israel
hereda esta tradición, pero dándole una nueva identidad a partir de su experiencia con Yahvé.

Con lo dicho anteriormente podemos decir que fenómeno del profetismo es una institución y no
solamente de Israel, está presente en el medio oriente y que consistió en que determinadas personas
tienen experiencias con Dios o se les revela la palabra de Dios. Este profetismo bíblico tiene dos
vertientes fundamentales, una que es colectiva y la otra individual. Esta vertiente colectiva es la
más antigua, es decir, estamos hablando de grupos de profetas que formaban parte del personal de
los santuarios locales y por medio de ellos se consulta al Señor, se procuraba saber su voluntad. De
estos grupos de profetas los textos bíblicos nos ofrecen el relato de (1Sm 10,5-23) diciendo que
habían grupos de profetas vivían en comunidad, y a veces eran presididos por Samuel; (1Re 18,4)
también nos habla de grupos con estas características, cuando Abdías esconde a los profetas de
Yahvé porque estaban en peligro de muerte por parte de Jezabel, él les da de comer y los esconde,
lo importante es que eran un grupo de profetas; también vemos comunidad de profetas en (2Re 38-
44) La vertiente individual es un poco más compleja, pero son hombres independientes que reciben
la palabra de Dios. En esta vertiente situaremos al profeta Amós que aparece a mediados del s. VIII
a.C., es el más antiguo de los profetas del oráculo, aunque habría que decir que estos profetas como
el mencionado, tienen sus predecesores en personajes de los libros de Samuel y Reyes.

En Israel encontramos varias clases de profetas: unos vinculados al santuario, otros vinculados al
rey como concejeros suyos ungiendo así a los nuevos reyes; profetas en comunidades que ya
mencionamos anteriormente como también los vinculados a los santuarios. El profeta es quien
habla de parte de Dios y su mensaje se puede resumir en amar a Dios y al prójimo.

¿cómo este mensaje de amar a Dios y amar al prójimo llego a ser literatura?

Este mensaje de amar a Dios y al prójimo, es decir, el mensaje de los profetas se convierte en
literatura escrita, recogiendo así el mensaje predicado de los profetas. El profeta Isaías en su libro
nos narra que recibe la orden de escribir su mensaje y de grabarlo para que este les sirva a las
futuras generaciones (Is 30,8), pero leyendo el pasaje (Is 8,16) se puede entender que el profeta
dedicaba tiempo suficiente para grabar su mensaje en el corazón y memoria de sus discípulos, de
acuerdo con lo dicho, la literatura profética era una literatura oral. Lo más importante es que este
mensaje que había sido objeto de oral tradición, tiene consecuencias definitivas para lo que será el
mensaje mismo del profeta y su contenido al ser escrito. Con esto quiero decir que los libros no
son el reflejo de lo que predico el profeta, sino que tienen elementos de obras literarias que tienen
títulos, introducción, estructura que obedecen al criterio del escritor. Avanzando en nuestro
razonamiento y para ilustrar mejor lo dicho anterior, tomaremos el texto de Oseas2 1,1 que nos
permite indicar por las pistas que nos da, porque la edición del libro es del reino sur donde existía
Ezequías y el reino norte había desaparecido. Aceptando la postura del profesor “Sicre” 3que Amos
es un profeta del reino norte.

Esta literatura tiene unos géneros literarios, para ilustrar mejor tomaremos el texto de (Jr. 1,1) que
viene siendo el título del libro porque nos presenta al profeta, su procedencia acontecimientos
importantes que pasaron en su época para que lo ubiquemos.

En los géneros literarios tenemos: lamentaciones o el ¡hay! (Nah 3,1-7), el rib o pleito (Jr. 2,9), la
acción simbólica (Os 8, 7-8). De igual modo tenemos los oráculos de condena y salvación: de
condena (Is 5,8-17) es una forma de señalar los crímenes y anunciar el castigo de un individuo o
un pueblo destacando la autoridad divina de Yahvé. Por ultimo tenemos el de salvación (Is 41,8-
13) que marca o guarda una relación con la liturgia suplicatoria, es un gesto divino de salvación
que el profeta anuncia. Y nos hacemos la pregunta ¿Escribieron los profetas sus libros, son ellos
los constructores de estas obras literarias? Definitivamente no fueron los profetas los autores de
estas construcciones. La organización de estos libros tal cual como los conocemos son el producto
de organizaciones posteriores, son producto de una tarea editorial del trabajo de un autor.
Consideramos probable que estas ediciones de los libros son el producto de un trabajo tardío
realizado por los discípulos de los profetas.

¿Cuál es el compromiso de esta literatura con la justicia social?

Exploraremos un poco el contexto en donde vivieron estos hombres que, catalogados como
profetas, para considerar la hipótesis de que fueron unos profetas de crisis, pero también de
esperanza. Crisis porque como sabemos en la historia de la humanidad siempre ha habido guerras,
pueblos que someten a otros. Israel nunca estuvo exento de esta calamidad. Las sagradas escrituras

2
El editor del libro de Oseas, que era de origen judío, sitúa su actividad en los reinados de Ozías, Yotán,
Acaz y Ezequías de Judá; largo período, que abarca desde el año 767 hasta el 698. Como concesión al origen
norteño del profeta añade que esos reinados coinciden con el de Jeroboán II de Israel (782-753). En un
examen de historia de Israel, ese editor difícilmente habría aprobado

3
Como en otros casos, hay autores que niegan la existencia de un profeta del Norte llamado Oseas. Pero la
postura más habitual acepta su existencia, aunque no podemos esbozar su biografía
entre tantos acontecimientos que nos narran, destacaremos aquí en este escrito dos de ellos que
fueron anunciados y sufridas por los profetas y que consideramos propicios para lo que queremos
lograr en este ensayo, estos acontecimientos son: la crisis del imperio asirio que termino con
destrucción de samaria en el año 722 encabezado por Salmanasar V, así mismo esta amenaza asiria
también implicaba al reino de Judá y a Jerusalén para simplificar este reino no llegó a desaparecer,
estuvo albarde con los acontecimientos del 701, cuando Senaquerib cercó a Ezequías de Judá en
Jerusalén (2 Re 18,13-19,37).

La otra gran crisis fue la aparición del imperio babilónico que acaba con la destrucción de Jerusalén
y la deportación masiva de sus habitantes en el año 586. El mayor peligro no era la amenaza militar
asiria en sí misma, sino la situación de injusticia que se vivía dentro de los dos reinos que formaban
Israel.

Estas crisis fueron el resultado de la acumulación de sucesos que los profetas iban denunciando,
ellos veían que el pueblo de Israel iba caminando hacia la desintegración de su identidad como
pueblo, así que iniciaron a denunciar la injusticia, la falsa seguridad, la idolatría, es decir la
infidelidad a Yahvé, y sus palabras iban acompañadas de anuncios que predecían la crisis del
pueblo. Estos profetas iluminados por Yahvé supieron también iluminar la realidad y anunciaron
palabras de esperanza para pueblo, que fueron piezas claves de la supervivencia del pueblo de
Israel.

Cuando leemos la historia Israel nos damos cuenta que la política expansionista de los imperios
vecinos arrastraba a Israel, dicho brevemente la crisis venia del exterior. Pero los profetas buscan
la causa de la crisis en su mismo pueblo, por no saber resguardar su identidad en medio de la
influencia de culturas vecinas, y por haberse corrompido.

Los profetas del siglo VIII llegan a la conclusión que Israel ha perdido el sentido de pueblo de Dios
porque se ha vuelto un pueblo injusto como los muestran los siguientes textos.
Codicia y trampas en el comercio (Am 8,5-6; Is 5,8; Miq 2,2
Corrupción de los tribunales de justicia (Am 5,7.10.12; Is 1,23; 5,23)
Impuestos y préstamos de usura (Am 2,8; 5,11; Is 1,23)
Esclavitud por deudas que no se pueden pagar (Am 2,6; Is 3,15)
Estos textos muestran que la crisis social no es tanto por la influencia de los extranjeros sino por el
pueblo mismo que ha perdido los valores y que no respeta a Yahvé como soberano suyo.

Dimensión profética de la iglesia hoy


Después de haber abordado el mensaje de los profetas y después de afirmar que fueron hombres de
esperanza para sus paisanos, abordaremos el mensaje de la iglesia en los últimos tiempos.
Iniciaremos con los documentos de la doctrina social de la iglesia, RERUM NOVARUM, escrita
a partir de la explosión industrial en la segunda mitad del S. XIX, donde la iglesia denuncia
enérgicamente el maltrato a la clase obrera. QUADRAGESIMO ANNO cuadragésimo año Pío XI,
1931, que trata el derecho a la propiedad privada y además establece que el salario debe alcanzar
para sostener la familia. POPULORUM PROGRESSIO, el desarrollo de los pueblos, Pablo VI,
1967, se destaca la acción de la Iglesia, en todo su ser como promovedora del desarrollo integral
del hombre, cuando anuncia la caridad y el respeto hacia la dignidad humana, en donde resulta que,
el mensaje de la iglesia de Venezuela hoy, es el mismo mensaje profético de hombres llamados por
Dios para transmitir su palabra, para orientar a sus contemporáneos e indicarles el camino de la
vida, es decir, es un grupo de hombres que han sido llamados para ser fieles a los designios de
Dios, escuchando y actuando según éstos designios para a propiciarse de un mundo más justo,
solidario y guiado por lo que Dios manda.

La iglesia venezolana ha venido con la línea profética del siglo VIII denunciando la injusticia, pero
también dando un mensaje de esperanza al pueblo y en sus últimos comunicados hemos sido
testigos como la iglesia ha alzado su voz en favor de los que sufren, que no solamente son los
pobres sino el pueblo en general haciendo énfasis que es un pecado social y estructurado y que esta
realidad no ha sido atendida ni por el gobierno nacional y los regionales. La iglesia venezolana
entiende que su responsabilidad moral, espiritual y como ciudadanos del estado lo más oportuno
que le puede pasar al país es recuperar el estado de derecho, según la constitución y la
reconstrucción de la sociedad venezolana en dignidad libertad y justicia para todos.

Conclusión
Los profetas no solamente denunciaron la injusticia y mostraron la esperanza activa de Dios como
acompañante de los débiles, sino que también muestran a ese Dios bondadoso compasivo que da
la vida por cada uno de sus hijos. Los profetas se sienten y nos sentimos portadores del mensaje de
Dios en la sociedad que nos tocó vivir. La humanidad siempre ha pasado por momentos difíciles a
causa del pecado, pero Dios se sirve de hombres y mujeres para hacer su voluntad y dar a conocer
su designio como lo está haciendo en la iglesia venezolana hoy.

Bibliografía
Jiménez, C. S. (2014). Crisis y esperanza en los profetas de Israel . Estudios , 7-22.
Monloubou, L. (1987). Los profetas del antiguotestamento . Navarra: verbo divino .
Pío XI. (1931). QUADRAGESIMO ANNO. Roma: roma .
Sicre, J. L. (2012). Introducciónal al profetismo bíblico . Navarra: verbo divino.
Conferencia Episcopal Venezolana (CEV)