Está en la página 1de 2

1 Crónicas 19:1-19 “Y después de esto

aconteció que murió Nahás el rey de los hijos de


Ammón, y su hijo empezó a reinar en lugar de él.
2 Ante esto, David dijo: “Ejerceré bondad
amorosa para con Hanún hijo de Nahás, porque
su padre ejerció bondad amorosa para conmigo”.
Por consiguiente, David envió mensajeros a
consolarlo en cuanto a su padre, y los siervos de
David procedieron a entrar en la tierra de los
hijos de Ammón, a donde Hanún, para
consolarlo. 3 Sin embargo, los príncipes de los
hijos de Ammón dijeron a Hanún: “¿Está David
honrando a tu padre a tus ojos al haberte enviado
consoladores? ¿No es a fin de hacer una
investigación cabal y causar un derribo y para
espiar el país para lo que han venido a ti sus
siervos?”. 4 De modo que Hanún tomó a los
siervos de David y los afeitó y les cortó sus
prendas de vestir por la mitad hasta las nalgas, y
los envió. 5 Más tarde, ciertas personas fueron e
informaron a David acerca de los hombres; y él
en seguida envió a encontrarlos, porque habían
llegado a ser hombres muy humillados; y el rey
pasó a decir: “Moren en Jericó hasta que les
crezca abundantemente la barba. Entonces
tienen que volver”. 6 Con el tiempo los hijos de
Ammón vieron que se habían hecho hediondos a
David, y Hanún y los hijos de Ammón
procedieron a enviar mil talentos de plata para
alquilarse carros y hombres de a caballo de
Mesopotamia y de Aram-maacá y de Zobá. 7 Así
se alquilaron treinta y dos mil carros, y al rey de
Maacá y su pueblo. Entonces entraron y
acamparon delante de Medebá; y en cuanto a los
hijos de Ammón, se reunieron de sus ciudades y
ahora entraron para la guerra. 8 Cuando David lo
oyó, inmediatamente envió a Joab y a todo el
ejército [y] los hombres poderosos. 9 Y los hijos
de Ammón empezaron a salir y a disponerse en
orden de batalla a la entrada de la ciudad, y los
reyes que habían venido estaban aparte en el
campo abierto. 10 Cuando Joab vio que las cargas
de la batalla habían llegado a estar contra él
desde el frente y desde atrás, en seguida escogió
algunos de todos los hombres selectos de Israel y
los dispuso en orden para encontrarse con los
sirios. 11 Y dio a la demás gente en mano de
Abisai su hermano, para que se dispusieran en
orden para encontrarse con los hijos de Ammón.
12 Y pasó a decir: “Si los sirios se ponen
demasiado fuertes para mí, entonces tienes que
servirme de salvación; pero si los hijos mismos
de Ammón se ponen demasiado fuertes para ti,
entonces yo tengo que salvarte. 13 Sé fuerte, para
que nos mostremos animosos a favor de nuestro
pueblo y a favor de las ciudades de nuestro Dios;
y en cuanto a Jehová, lo que sea bueno a sus
propios ojos él hará”. 14 Entonces Joab y la gente
que estaba con él avanzaron ante los sirios para
la batalla, y estos se dieron a la fuga de delante
de él. 15 En cuanto a los hijos de Ammón, vieron
que los sirios habían huido, y ellos mismos
también se dieron a la fuga de delante de Abisai
su hermano, y entonces entraron en la ciudad.
Más tarde Joab entró en Jerusalén. 16 Cuando los
sirios vieron que habían sido derrotados delante
de Israel, procedieron a enviar mensajeros y a
sacar a los sirios que estaban en la región del Río,
con Sofac el jefe del ejército de Hadadézer
delante de ellos. 17 Cuando se hizo el informe a
David, él inmediatamente reunió a todo Israel y
cruzó el Jordán y llegó a ellos y se dispuso en
orden contra ellos. Cuando David se dispuso en
orden de batalla para encontrarse con los sirios,
ellos empezaron a pelear contra él. 18 Pero los
sirios se dieron a la fuga debido a Israel; y David
fue matando de los sirios a siete mil conductores
de carros y a cuarenta mil hombres de a pie, y dio
muerte a Sofac mismo, jefe del ejército.
19 Cuando los siervos de Hadadézer vieron que

habían sido derrotados delante de Israel,


prontamente hicieron paz con David y se
pusieron a servirle; y Siria ya no quiso tratar de
salvar a los hijos de Ammón.”