Está en la página 1de 7

15.

¿Por qué no sorprende que Jesús fuera un


experto en la creación?

15 Muchas de las ilustraciones de Jesús revelan


un gran conocimiento del mundo natural, como
las que se refieren a las plantas, los animales y
las fuerzas de la naturaleza (Mateo 16:2, 3; Lucas
12:24, 27). ¿Dónde aprendió tales cosas? Su
infancia y juventud en Galilea de seguro le
brindaron abundantes oportunidades de
contemplar la creación. Pero más significativo
aún es que él fue “el primogénito de toda la
creación” y Jehová lo utilizó como el “obrero
maestro” para que diera origen a todo cuanto
existe (Colosenses 1:15, 16; Proverbios 8:30, 31).
¿Sorprende entonces que Jesús fuera un experto
en la creación? Veamos cómo aplicó hábilmente
sus conocimientos.

Mateo 16:2-3 “En respuesta, él les dijo: “[[Al


anochecer ustedes acostumbran decir: ‘Habrá
buen tiempo, porque el cielo está rojo
encendido’; y a la mañana: ‘Hoy habrá tiempo
invernal y lluvioso, porque el cielo está rojo
encendido, pero de aspecto sombrío’. Saben
interpretar la apariencia del cielo, pero las
señales de los tiempos no las pueden
interpretar.]]”

Lucas 12:24 “Reparen en los cuervos, que ni


siembran ni siegan, y no tienen ni troje ni
granero, y sin embargo Dios los alimenta.
¿Cuánto más valen ustedes que las aves?”

Lucas 12:27 “Reparen en los lirios, cómo


crecen; no se afanan, ni hilan; pero les digo: Ni
siquiera Salomón en toda su gloria se vistió como
uno de estos.”

16, 17. a) ¿Qué indica que Jesús conocía muy


bien las cualidades de las ovejas? b) ¿Qué
ejemplo muestra que las ovejas realmente
conocen la voz de su pastor?

16 Recordemos que Jesús dijo que él era “el


pastor excelente” y sus seguidores “las ovejas”.
Las palabras de Jesús indican que conocía muy
bien las cualidades de la oveja doméstica. Sabía
que entre el pastor y sus ovejas existe un vínculo
único. Había notado que estas confiadas
criaturas se dejan conducir dócilmente y siguen
con fidelidad a su pastor. ¿Y por qué lo siguen?
“Porque conocen su voz”, explicó (Juan 10:2-4,
11). ¿En verdad conocen las ovejas la voz de su
pastor?

Juan 10:2-4 “Pero el que entra por la puerta es


pastor de las ovejas. A este le abre el portero, y
las ovejas escuchan su voz, y él llama a sus
propias ovejas por nombre y las saca fuera.
Cuando ha sacado todas las suyas propias, va
delante de ellas, y las ovejas le siguen, porque
conocen su voz.”

Juan 10:11 “Yo soy el pastor excelente; el pastor


excelente entrega su alma a favor de las ovejas.”

17 George A. Smith relató su observación


personal en el libro Geografía histórica de la
Tierra Santa: “Algunas veces disfrutamos nuestro
descanso de mediodía junto a uno de aquellos
pozos judeos, a los que bajan tres o cuatro
pastores con sus rebaños. Los rebaños se
mezclan entre sí, y nos preguntábamos cómo
cada pastor iba a reunir de nuevo al suyo. Pero
después que [las ovejas] habían terminado de
beber y de retozar, los pastores uno a uno se iban
a diferentes sitios del valle, y cada uno llamaba
con su peculiar llamada, y las ovejas de cada uno
salían de la multitud y se iban con su propio
pastor, y los rebaños se iban con tanto orden
como habían venido”. En verdad, Jesús usó el
ejemplo perfecto para enseñarnos que si
reconocemos y obedecemos sus enseñanzas y
seguimos su guía, estaremos bajo el cuidado del
“pastor excelente”.

18. ¿Dónde podemos hallar información sobre


las creaciones de Jehová?

18 ¿Cómo podemos aprender a usar ilustraciones


extraídas de la creación? Las características
peculiares de los animales pueden servirnos de
inspiración para hacer comparaciones sencillas
pero efectivas. ¿Dónde hallamos información
sobre las creaciones de Jehová? La Biblia
constituye una rica fuente de conocimientos
sobre una gran variedad de animales, y a veces se
refiere a sus características en sentido
metafórico. Por ejemplo, habla de ser veloz como
la gacela o el leopardo, cauteloso como la
serpiente e inocente como la paloma (1 Crónicas
12:8; Habacuc 1:8; Mateo 10:16).* Otras fuentes
útiles son las revistas La Atalaya y¡Despertad!,
así como diversas publicaciones de los testigos de
Jehová. Podemos aprender mucho observando
cómo estas utilizan comparaciones sencillas
basadas en las maravillosas e innumerables
creaciones de Jehová.

1 Crónicas 12:8 “Y hubo algunos de los gaditas


que se separaron hacia el lado de David en el
lugar de difícil acceso en el desierto, hombres
valientes, poderosos, hombres del ejército para la
guerra, que mantenían listos el escudo grande y
la lanza, cuyos rostros eran rostros de leones,
y ellos eran como las gacelas sobre las montañas
en cuanto a velocidad.”

Habacuc 1:8 “Y sus caballos han resultado más


veloces que leopardos, y ellos han resultado más
fieros que lobos nocturnos. Y sus corceles han
piafado sobre el terreno, y de lejos sus propios
corceles vienen. Vuelan como el águila que se
apresura a comer [algo].”

Mateo 10:16 “”¡Miren! Los estoy enviando


como ovejas en medio de lobos; por lo tanto,
demuestren ser cautelosos como serpientes, y,
sin embargo, inocentes como palomas.”

Extraídas de ejemplos familiares

19, 20. a) ¿Cómo utilizó Jesús un suceso reciente


para rebatir una creencia falsa? b) ¿Cómo
podemos usar nosotros ejemplos y experiencias
de la vida real al enseñar?

19 También podemos tomar ilustraciones


eficaces de lo que sucede en la vida real. En cierta
ocasión, Jesús se valió de un suceso reciente para
rebatir la creencia falsa de que las tragedias son
un castigo merecido. Dijo: “Aquellos dieciocho
sobre quienes cayó la torre de Siloam,
matándolos, ¿se imaginan ustedes que con eso se
probó que fueran mayores deudores [pecadores]
que todos los demás hombres que habitaban en
Jerusalén?” (Lucas 13:4). Aquellas dieciocho
almas no murieron porque hubieran pecado y
hubieran caído en el desagrado divino, sino que
su trágica muerte se debió al “tiempo y el suceso
imprevisto” (Eclesiastés 9:11). Jesús, pues, refutó
una enseñanza falsa aludiendo a un incidente
que sus oyentes conocían bien.
20 ¿Cómo podemos usar ejemplos y experiencias
de la vida real al enseñar? Supongamos que
estamos hablando del cumplimiento de la
profecía de Jesús sobre la señal de su presencia
(Mateo 24:3-14). Podemos citar noticias
recientes sobre guerras, hambrunas o terremotos
para demostrar el cumplimiento de rasgos
concretos de la señal. O imaginémonos que
queremos utilizar una experiencia para ilustrar
los cambios que implica ponerse la nueva
personalidad (Efesios 4:20-24). ¿Dónde
encontraremos una? Podemos pensar en los
diversos antecedentes de nuestros hermanos en
la fe o valernos de algún relato que haya
aparecido en nuestras publicaciones.

Mateo 24:3-14 “Estando él sentado en el monte


de los Olivos, se acercaron a él los discípulos
privadamente, y dijeron: “Dinos: ¿Cuándo serán
estas cosas, y qué será la señal de tu presencia y
de la conclusión del sistema de cosas?”. Y en
contestación, Jesús les dijo: “Cuidado que nadie
los extravíe; porque muchos vendrán sobre la
base de mi nombre, diciendo: ‘Yo soy el Cristo’, y
extraviarán a muchos. Ustedes van a oír de
guerras e informes de guerras; vean que no se
aterroricen. Porque estas cosas tienen que
suceder, mas todavía no es el fin. ”Porque se
levantará nación contra nación y reino contra
reino, y habrá escaseces de alimento y
terremotos en un lugar tras otro. Todas estas
cosas son principio de dolores de angustia.
”Entonces los entregarán a tribulación y los
matarán, y serán objeto de odio de parte de todas
las naciones por causa de mi nombre. Entonces,
también, a muchos se les hará tropezar, y se
traicionarán unos a otros y se odiarán unos a
otros. Y muchos falsos profetas se levantarán y
extraviarán a muchos; y por el aumento del
desafuero se enfriará el amor de la mayor parte.
Pero el que haya aguantado hasta el fin es el que
será salvo. Y estas buenas nuevas del reino se
predicarán en toda la tierra habitada para
testimonio a todas las naciones; y entonces
vendrá el fin.”

Efesios 4:20-24 “Pero ustedes no aprendieron


que el Cristo sea así, si es que, realmente, le
oyeron y se les enseñó por medio de él, tal como
[la] verdad está en Jesús, que ustedes deben
desechar la vieja personalidad que se conforma a
su manera de proceder anterior y que va
corrompiéndose conforme a sus deseos
engañosos; pero que deben ser hechos nuevos en
la fuerza que impulsa su mente, y deben vestirse
de la nueva personalidad que fue creada
conforme a la voluntad de Dios en verdadera
justicia y lealtad.”

21. ¿Qué recompensas recibimos por ser


maestros eficaces de la Palabra de Dios?

21 Ciertamente, Jesús fue el Gran Maestro. Como


hemos visto en esta sección, el centro de su vida
era ‘enseñar y predicar las buenas nuevas’
(Mateo 4:23). Para nosotros, esa labor también
es el centro de nuestra vida. Cuando nos
esforzamos por ser maestros eficaces, recibimos
grandes recompensas. Puesto que al enseñar a
otros estamos dando de nosotros mismos,
sentimos una gran felicidad (Hechos 20:35). Esta
felicidad viene de saber que estamos impartiendo
algo de valor auténtico y duradero: la verdad de
Jehová. Y también nos sentimos felices al saber
que estamos siguiendo el ejemplo de Jesús, el
mejor Maestro que ha pisado la Tierra.

Hechos 20:35 “En todas las cosas les he


exhibido que por medio de laborar así tienen que
prestar ayuda a los que son débiles, y tienen que
tener presentes las palabras del Señor Jesús,
cuando él mismo dijo: ‘Hay más felicidad en dar
que en recibir’”.”

¿Cómo podemos seguir a Jesús?

• ¿Qué elementos de la creación utilizó Jesús en


sus ilustraciones, y cómo podemos nosotros usar
ejemplos parecidos? (Mateo 13:24-32.)

Mateo 13:24-32 “Otra ilustración les propuso,


diciendo: “El reino de los cielos ha llegado a ser
semejante a un hombre que sembró semilla
excelente en su campo. Mientras los hombres
dormían, vino el enemigo de él y sobresembró
mala hierba entre el trigo, y se fue. Cuando el
tallo brotó y produjo fruto, entonces apareció
también la mala hierba. De modo que los
esclavos del amo de casa vinieron y le dijeron:
‘Amo, ¿no sembraste semilla excelente en tu
campo? Entonces, ¿cómo sucede que tiene mala
hierba?’. Él les dijo: ‘Un enemigo, un hombre,
hizo esto’. Ellos le dijeron: ‘¿Quieres, pues, que
vayamos y la juntemos?’. Él dijo: ‘No; no sea que
por casualidad, al juntar la mala hierba,
desarraiguen el trigo junto con ella. Dejen que
ambos crezcan juntos hasta la siega; y en la época
de la siega diré a los segadores: Junten primero
la mala hierba y átenla en haces para quemarla;
entonces pónganse a recoger el trigo en mi
granero’”. Otra ilustración les propuso, diciendo:
“El reino de los cielos es semejante a un grano de
mostaza, que un hombre tomó y sembró en su
campo; la cual es, de hecho, la más pequeña de
todas las semillas, pero cuando ha crecido es la
más grande de todas las legumbres, y se hace un
árbol, de modo que vienen las aves del cielo y
hallan albergue entre sus ramas”.”

• ¿Cómo se valió Jesús de una ilustración sencilla


para transmitir una valiosa lección, y qué
aprendemos de este ejemplo? (Mateo 18:12-14.)

Mateo 18:12-14 “”¿Qué les parece? Si cierto


hombre llega a tener cien ovejas y una de ellas se
descarría, ¿no dejará las noventa y nueve sobre
las montañas y emprenderá una búsqueda por la
que anda descarriada? Y si sucede que la halla,
de seguro les digo, se regocija más por ella que
por las noventa y nueve que no se han
descarriado. Así mismo, no es cosa deseable a mi
Padre que está en el cielo el que uno de estos
pequeños perezca.”

• ¿En qué experiencias del diario vivir basó Jesús


sus ilustraciones, y cómo podemos imitarlo?
(Lucas 11:5-8; 12:6.)

Lucas 11:5-8 “Además, les dijo: “¿Quién de


ustedes tendrá un amigo e irá a él a medianoche
y le dirá: ‘Amigo, préstame tres panes, porque un
amigo mío acaba de venir a mí de viaje y no
tengo qué poner delante de él’? Y aquel, desde
dentro, en respuesta dice: ‘Deja de causarme
molestia. La puerta ya está asegurada con
cerradura, y mis niñitos están conmigo en la
cama; no puedo levantarme y darte nada’. Les
digo: Aunque no se levante a darle algo por ser su
amigo, ciertamente por causa de su persistencia
atrevida se levantará y le dará cuantas cosas
necesite.”
Lucas 12:6 “Se venden cinco gorriones por dos
monedas de poco valor, ¿no es verdad? Sin
embargo, ni uno de ellos está olvidado delante de
Dios.”