Está en la página 1de 3

El Jarjacha

Este ser mitológico,conocido como el demonio de los andes, es


un monstruo con forma de llama de dos o hasta tres cabezas. Su
nombre proviene del grito tenebroso que propaga para atemorizar
a los pobladores: “Jar-jar-jar”.

Se dice que esta criatura nació a raíz del pecado del incesto. Este
hecho lo condenó a convertirse en un ser demoníaco que sale en
las noches a matar. Puede hipnotizar a sus víctimas con solo
verlos fijamente a los ojos.

Existe una película sobre este popular mito, “El Demonio de los
Andes” del director Palito Ortega Matute. ¡No dejas de verla!
El tunche
El tunche o también conocido como el tinchi en algunas partes de la
selva peruana, es un alma en pena que deambula libremente por
los caminos y trochas de la selva, cobrando la vida de aquellos que
se internen demasiado en ella. Se dice que estas almas fueron
individuos perversos en su vida terrenal y que se toparon con la
muerte de forma violenta. Además, también están aquellas
personas que se toparon con la muerte de forma injusta y
desconcertante, o también aquellas que se suicidaron
arrepintiéndose de su cobarde hazaña, negándose a dejar este
mundo y andar entre nosotros los vivos.

Muchas de estas almas deambulan por los montes sin saber qué es
lo que les ocurrió, no aceptan su cruel destino y necesitan saldar
sus cuentas pendientes para así poder pasar el otro plano. A este
tipo de espíritus se le puede denominar como “Almas Blancas”.

Se dice también que existen los tunches de alma perversa, que


asustan a los viajeros que deambulan por su territorio desolado, en
el peor de los casos causan la muerte. Estos seres perversos están
llenos de ira, dolor y rencor por esta razón aún siguen entre
nosotros atormentándonos. Aquellas pocas personas que se han
salvado de estos espectros han llegado a perder la razón, ya sea
por el susto o por el simple hecho de escuchar el atemorizante
silbido que estos emiten.

El silbido que estos espectros emiten no es más que el abrumador


grito de dolor y rabia que estos llevan cargando en su esencia y que
llega a nuestros oídos como un chillido frustrante y abrumador. Si
alguien repite este sonido está condenado a morir.

Nadie puede saber exactamente qué aspecto tiene el tunche, lo


único que se sabe es que es un ser mítico de la Amazonía Peruana,
capaz de adoptar cualquier forma con el objetivo de atraer presas a
su trampa, con la única diferencia de poseer pies de cabra. Sobre lo
que hace con sus presas no se sabe a cierta ciencia si los deja a su
suerte, muertos o se los devora.