Está en la página 1de 35

“ 'Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad'

FACULTAD: MEDICINA HUMANA


ASIGNATURA: HEMATOLOGIA
Índice

I HEMATOPOYESIS………………………………………………………………….2
1.1 ORIGEN……………………………………………………………………………2
II COMPOSICION DE LA SANGRE…………………………………………………4
2.1 PLASMA…………………………………………………………………………...4
2.2 ELEMTOS FORMES DE LA SANGRE…………………………………………..4
III Fisiología de la Hematopoyesis……………………………………………………..5
3.1 COMPARTIMIENTO DE LA CELULAS MADRES…………………………….6
IV características del eritrocito…………………………………………………………7
V regulación de la hematopoyesis………………………………………………………8
5.1 Regulación de la producción del eritrocito…………………………………………9
VI morfología serie eritroide……………………………………………………………9
VII CÉLULAS DEL SISTEMA INMUNITARIO…………………………………….10
7.1 Características del sistema inmune…………………………………………………10
7.2 Clasificación del sistema inmune…………………………………………………..10
7.3. Cómo reconoce el linfocito al antígeno……………………………………………13
VIII RESPUESTA INFALMATORIA…………………………………………………14
IX SERIE GRANULOCITICA…………………………………………………………16
9.1 SERIE NEUTRÓFILA……………………………………………………………..18
9.2 SERIE EOSINÓFILA……………………………………………………………...19
9.3 SERIE BASOFILA………………………………………………………………...20
X SERIE ERITROCITICA…………………………………………………………….21
XI LÍNEA MEGACARIOCÍTICA…………………………………………………….22
XII LINEA LINFOIDE………………………………………………………………...28
XIII FISIOLOGIA DE LA COAGULACION…………………………………………32
XIV BIBLIOGRAFIA ………………………………………………………………...35
I. Hematopoyesis
1.1 ORIGEN

La hematopoyesis es la producción de células sanguíneas indispensables para


mantener los valores normales de las células circulando en la sangre.
Para cumplir estas demandas es necesario que exista una adecuada hematopoyesis,
que puede subdividirse en dos sistemas: el sistema embriónico (primitivo) y el sistema
definitivo (adulto o maduro).Es posible también reconocer conceptualmente tres
periodos de la hematopoyesis: el mesoblástico, el hepático y el mieloide, según sea el
sitio donde ésta predomine.
Durante la primera fase, o de hematopoyesis primitiva, que son las primeras semanas
de vida embrionaria se produce en el saco vitelino (fase mesoblástica) donde
circulan en el feto eritroblastos nucleados originados en el saco de Yolk; estos
eritroblastos suministran oxígeno y nutrientes a los tejidos en desarrollo.
A medida que progresa la embriogénesis, este proceso primitivo se sustituye por la
hematopoyesis definitiva, la cual depende de la actividad de las células
hematopoyéticas pluripotenciales denominadas células tallo, madre o progenitoras,
que se caracterizan por poseer la capacidad de autorrenovación y son además capaces
de regenerar la hematopoyesis trilineal en la médula ósea de individuos sometidos a
mieloablación. Dichas células pueden dar lugar al dividirse a dos poblaciones, la
primera idéntica a sí misma y la segunda de células hematoprogenitoras mieloides,
cuya progenie evoluciona hacia un linaje específico, sea eritroide, mieloide o linfoide.
Entre la quinta y la sexta semanas de gestación (segundo trimestre) la producción de
da en principalmente en el hígado (fase hepática), pero también se produce un
numero razonable en el bazo y los ganglios linfáticos. Al último mes de la gestación
y tras el nacimiento la hematopoyesis se origina exclusivamente en la medula ósea
(fase mieloide). Casi todos los huesos producen eritrocitos hasta los 5 años de edad.
Las médulas de los huesos largos, excepto las porciones proximales de los húmeros y
las tibias, se hacen muy grasas y no producen más eritrocitos después de los 20 años.
Más allá de esta edad, la mayoría de los eritrocitos continúan produciéndose en la
médula de los huesos membranosos, como las
II. Composición de la sangre
La sangre es un tejido conectivo especializado que consiste en elementos formes (eritrocitos,
leucocitos, plaquetas) suspendidos en un líquido extracelular conocido como plasma, que se
diferencia del suero sanguíneo ya que en plasma existen los factores de coagulación.
2.1 Plasma
Es el líquido constituido por 90%-91% de agua por peso, del 6.5%-8% de proteínas y 2% de
otros, tiene la función de servir como medio de transporte para los componentes
intravasculares
Las proteínas principales del plasma son: 1) la albumina: que es la más abundante 54%,
funciona como presión osmótica de la sangre y como transportador. 2) globulinas:
comprende cerca de 38%, se dividen en alfa globulina (transporte de bilirrubina y esteroides),
beta globulina (hierro y cobre) y gamma globulina(anticuerpos).3) fibrinógeno: constituye
el 7% . 4) otros: representan el 1 %
2.2 Elementos formes de la sangre
Eritrocitos: son los más numerosos de los elementos formes, son pequeños discos
bicóncavos que transportan hemoglobina cuya función es a su vez transportar oxígeno, y,
también al equilibrio acido-base, además vive alrededor de 120 días.
Leucocitos: estos se dividen en 2 grupos:
Los granulocitos: son esféricos y tienen núcleos multilobulares distintivos: 1)
neutrófilos constituyen del 55-65% dl total de leucocitos, posee gránulos neutros y tienen
núcleos divididos en 3 a 5 lóbulos. 2) eosinofilos: se tiñen de rojo con eosina acida,
constituyen del 1-3% y aumentan en reacciones alérgicas e infecciones parasitarias. 3)
basófilos: constituyen del 0.3-0.5%, se tiñen de azul con tinción básica, participan en
reacciones alérgica y de hipersensibilidad.
Los agranulocitos: son 1) linfocitos: conforman el 20-30% son encargados del sistema
inmunitario desplazándose entre la sangre y el tejido linfático, los linfocitos se dividen a
su vez en linfocitos B (principales productoras de anticuerpos e inmunidad humoral),
linfocitos T (se distinguen linfocitos T cooperadores, linfocitos T citotóxicos) y células
citotóxicas naturales (destruir células extrañas). 2) Monocitos y Macrófagos: los
monocitos son los leucocitos más grandes y están de 3-8%, tienen un núcleo grande en
forma de riñón, circulan de 1 a3 días en la sangre antes de entrar a los tejidos y convertirse
en macrófagos, son los principales presentadores de antígenos a los linfocitos T
Trombocitos: o plaquetas, son fragmentos celulares circulantes de megacariocitos enormes,
su función es formar el tapón plaquetario en la hemostasia primaria, no tienen núcleos y
duran alrededor de 10 días antes de ser eliminados en el bazo
III. Fisiología de la Hematopoyesis.
Las células sanguíneas (glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas) se originan en
la médula ósea mediante un complejo proceso de diferenciación y maduración
celular. En este proceso denominado hematopoyesis participan varios factores de
maduración. También es fundamental la participación de las moléculas de adhesión
celular, presentes en las células hematopoyéticas, en las células del estroma y en la
matriz extracelular. Se describirá los aspectos fisiológicos fundamentales de la
hematopoyesis.

La médula ósea está formada por dos importantes compartimientos: vascular y


hematopoyético. El compartimiento hematopoyético está formado por los islotes
de células hematopoyéticas de las diferentes líneas celulares (serie eritroblástica,
serie granulocítica, serie monocítica serie linfoide y serie megacariocítica), en sus
distintos estadios madurativos. Además de las células hematopoyéticas en la médula
ósea también existen otras células que forman parte del denominado estroma
medular. Entre ellas destacan: macrófagos, células reticulares y algunas células
adiposas (figura 1-2). Estas células participan activamente en la regulación de la
hematopoyesis secretando citoquinas y factores de maduración. Adicionalmente los
macrófagos fagocitan núcleos expulsados por los eritroblastos ortocromáticos al
madurar a reticulocitos, células alteradas y células muertas.

3.1 Compartimiento de células madres.


Las células madres o troncales (“stem cells”) representan menos del 1% de las células de
la médula ósea. Las CTH (“stem cells”) también denominadas CFU-ML (Unidad
formadora de colonias mieloides y linfoides) dan origen a dos líneas celulares principales,
mieloide y linfoide (figura 1-3). En la línea mieloide, a partir de la CFUGEMM
(granulocítica, eritroide, monocítica y megacariocítica) se producen dos diferentes CFU
“encomendadas”, CFU-GM (granulocito, monocito) y CFU-MegE (megacariocito,
eritroide); posteriormente se generan las CFUG, CFU-M, CFU-E, CFU-Meg. Figura 1-3.
Esquema de la Hematopoyesis. La célula madre pluripotencial autoperpetuable, da origen
a una célula pluripotencial, también denominada CFU-ML (Unidad formadora de colonias
mieloides y linfoides), de la que se originan:
a) el progenitor mieloide (CFU-GEMM), a partir del cual por procesos de maduración y
diferenciación se originan los granulocitos (neutrófilos, eosinófilos y basófilos),
monocitos, eritrocitos y plaquetas
b) el progenitor linfoide (CFU-L), que después de un proceso de maduración y diferenciación,
da origen a los linfocitos T y linfocitos B.

Se muestra los puntos de acción de las citoquinas (IL-1, IL-3, IL-6 e IL-7) y factores
estimuladores de colonias (CSF) específicos, que participan como factores reguladores de
la granulopoyesis y linfopoyesis. EPO, eritropoyetina; TPO, trombopoyetina. Entre los
mecanismos de control que regulan las células troncales, destacan: células del estroma
medular, matriz extracelular (fibronectina, vitronectina, laminina, colágeno), moléculas de
adhesión (integrinas, superfamilia de las inmunoglobulinas, selectinas), y citoquinas y
factores de crecimiento. Actualmente existen varias fuentes de «stem cells»: médula ósea,
sangre periférica, sangre de cordón umbilical, hígado fetal y sistemas in vitro, siendo la
sangre periférica y de cordón umbilical las más utilizadas actualmente en el tratamiento
con células progenitoras.

ERITROCITOS.
Una función importante de los eritrocitos también conocidos como hematíes, es
transportar la Hemoglobina, que a su vez transporta oxigeno desde los pulmones a
los tejidos. En algunos animales, la hemoglobina circula como una proteína libre en
el plasma y no encerrada en los eritrocitos. Cuando está libre en el plasma del ser
humano, alrededor del 3% se filtra por la membrana capilar hacia el espacio tisular o
a través de la membrana glomerular del riñón hacia el filtrado glomerular cada vez
que la sangre pasa por los capilares. Luego la hemoglobina debe permanecer dentro
de los eritrocitos para realizar con eficacia sus funciones en los seres humanos.
IV. Características del eritrocito.
 Forma y tamaño de los eritrocitos. – Los eritrocitos normales, son
discos bicóncavos que tienen un diámetro medio de unos 7,8 mm y
un espesor de 2,5 mm en su punto mas grueso y de 1 mm o menos
en el centro. El volumen medio del eritrocito es de 90 – 95 mm3.
Las formas del eritrocito pueden cambiar mucho a medida que las
células exprimidas a través de los capilares.
 Concentración de eritrocitos en la sangre. – En los hombres
sanos, el número medio de eritrocitos por milímetro cúbico es de
5.200.0000 (mas, menos 300.000); en las mujeres es de 4.700.000
(mas, menos 300000). Las personas que viven en altitudes elevadas
tienen más eritrocitos.
 Cantidad de hemoglobina en las células. – Los eritrocitos tienen
la capacidad de concentrar hemoglobina en el líquido celular hasta unos 34 gr por
cada 100 ml de células. La concentración no aumenta por encima de este valor porque
este es el límite metabólico del mecanismo formador de la hemoglobina en la célula.
Cuando el hematocrito (porcentaje de sangre que son células, normalmente 40 –
45%) y la cantidad de hemoglobina en cada célula son normales, la sangre completa
de los hombres contiene una media de 15 gr de hemoglobina por 100 ml, en las
mujeres contiene una media de 14 gr por 100 ml.
 Ciclo vital de los eritrocitos.
Cuando los eritrocitos salen de la médula ósea hacia el sistema circulatorio, suelen
circular una media de 120 días antes de ser destruidos. Aunque los eritrocitos
maduros no tienen núcleo, mitocondrias ni retículo endoplasmático, tienen enzimas
citoplasmáticas capaces de metabolizar la glucosa y formar pequeñas cantidades de
trifosfato de adenosina.
Estas enzimas también: 1) mantienen la flexibilidad de la membrana celular; 2)
mantienen el transporte de iones en la membrana; 3) mantienen el hierro de la
hemoglobina en la forma ferrosa en lugar de la férrica, y 4) impiden la oxidación de
las proteínas en los eritrocitos. Incluso así, los sistemas metabólicos de los eritrocitos
viejos son cada vez menos activos y más frágiles, probablemente porque sus procesos
vitales se desgastan.
Una vez que la membrana del eritrocito se hace frágil, la célula se rompe durante el
paso a través de algunos puntos rígidos de la circulación. Muchos de los eritrocitos
se autodestruyen en el bazo, donde son exprimidos a través de la pulpa roja esplénica.
Allí, los espacios entre las trabéculas estructurales de la pulpa roja, a través de los
cuales deben pasar la mayoría de los eritrocitos, tienen solo un diámetro de 3 mm,
comparados con los 8 mm del eritrocito. Cuando se extirpa el bazo, el número de
eritrocitos anormales viejos que circula en la sangre aumenta considerablemente.
V. Regulación de la hematopoyesis
La regulación de los elementos formes está controlada por factores de crecimiento,
llamado citosinas,
Estas citosinas (que se derivan de linfocitos o de células de estroma de médula ósea)
estimulan el crecimiento y la producción de nuevos elementos formes. Algunos se
llaman factores estimuladores de colonias (FEC) por su habilidad para promover el
crecimiento de colonias de células hematopoyéticas en el laboratorio. Entre
Los FEC tenemos:
 eritropoyetina (EPO), que estimula a GR.
 factor estimulante de colonias de granulocitos-monocitos (FEC-GM), el cual
estimula los progenitores de granulocitos, monocitos, eritrocitos y megacariocitos.
 factor estimulante de colonias de granulocitos (FEC-G), el cual promueve la
proliferación de neutrófilos.
 factor estimulante de colonias de macrófagos (FEC-M), que induce las colonias de
macrófagos
 trombopoyetina (TPO), la cual estimula la diferenciación de las plaquetas.
5.1 Regulación de la producción del eritrocito
La oxigenación tisular es el regulador más importante de la producción de eritrocitos,
cualquier trastorno que disminuya la cantidad de oxigeno transportada a los tejidos
aumentara la producción de eritrocitos

VI. Morfología serie eritroide


a partir del proeritroblasto se inicia la síntesis de hemoglobina hasta alcanzar una
concentración de 34%, el núcleo cada vez se ira condensando hasta desaparecer, al
mismo tiempo se reabsorbe el retículo endoplasmatico, aquí se llama Reticulocito.
En este estadio pasa de la medula ósea a los capilares por diapédesis

1. Proeritroblasto
2. Eritroblasto basófilo
3. E. policromatófilo
4. E. ortocromático
5. Reticulocito
6. eritrocito

VII. CÉLULAS DEL SISTEMA


INMUNITARIO
La función del sistema inmune es mantener
la integridad antigénica del organismo destruyendo toda célula o partícula no
identificada como propia.
7.1. Características del sistema inmune:
1. reconocer casi cantidades ilimitadas de invasores extraños y sustancias no propias y
distinguirlas de las moléculas propias.
2. protección , una vez reconocido como no propio el sistema inmune responde con la
finalidad de eliminarlo
3. puede fallar cuando la respuesta es muy excesiva (alergias) o cuando no reconoce el
tejido propio: enfermedad autoinmune.
7.2 Clasificación del sistema inmune
Inmunidad innata, inespecífica o natural: De acción inmediata, constituye la
primera línea de defensa. Son mecanismos que existen antes de la infección,
responden rápidamente y de la misma manera frente a infecciones repetidas. Aquí
encontramos, leucocitos, barreras físicas (piel y mucosas), proteínas (complemento),
células Natural killer.
Inmunidad específica, adaptativa o adquirida: De acción más lenta pero más
elaborada o específica. Aparece solo cuando el cuerpo es atacado por primera vez.
Estimulada por agentes infecciosos y no infecciosos, especifica y responde más
vigorosamente a infecciones repetidas del mismo microorganismo. Está representada
por los linfocitos T y B.
7.2.1 Inmunidad innata
a) Barreras físicas
 Piel: sudor y sebo contienen ácidos
 Mucosas: moco y barrido del tejido, sustancias bactericidas (lisozima, lactoferrina de
la saliva).
 Flora saprofita (convivencia pacífica): ciertas bacterias viven en varias regiones del
cuerpo (piel, cavidad oral, vagina, colon) son una línea de defensa.

b) Fagocitos
Esta comprendido por los neutrófilos y macrófagos tisulares. Las células dendríticas
son macrófagos especializadas en presentar antígenos.
c) Complemento
Está compuesto por proteínas plasmáticas solubles sintetizadas en el hígado (30
proteínas).
A través de una cascada enzimática el complemento activado actúa de la siguiente
manera:
1. Quimiotaxis: recluta fagocitos al sitio de lesión
2. Opsonización : marca las bacterias como blanco
3. Ataque lítico: perforación de la membrana bacteriana
Vías de activación del sistema del complemento
 Vía clásica: Requiere anticuerpos para ser activado
 Vía alternativa o properdina: Se activa por componentes bacterianos, hongos o
células tumorales
 Vía de las lectinas: Une a la manosa de bacterias encapsuladas y virus

d) Las células NK (asesinas)


Derivadas de un progenitor linfoide, destruye células infectadas por virus y
organismos intracelulares, así como actividad antitumoral. La activación de una NK
es el resultado del equilibrio entre señales activadoras e inhibidoras. Una señal
inhibidora es que todas las células posean moléculas del CMH (Complejo Mayor de
Histocompatibilidad), si no tiene se activa la NK.
Las NK actúan de la siguiente manera:
1. Mediante perforinas
2. Liberación de grandes cantidades de interferon gamma y así activar macrófagos para
destruir microorganismos

7.2.2 Inmunidad adquirida


Los linfocitos son los responsables de la inmunidad adquirida y su clasificación se
basa en dos tipos celulares: linfocitos T y linfocitos B.
Características de los linfocitos B y T
 Recirculan: de la circulación a los tejidos y volver por una vía propia de los linfocitos
(vía linfática).
 Poseen receptores capaces de reconocer antígenos
 Presentan proliferación clonal ( de una célula activada se producen clones)
 Presentan memoria : la segunda respuesta inmune es más rápida y de mayor magnitud
que la primera
 Los linfocitos T y B no tienen diferencias morfológicas pero se identifican con
marcadores de membrana celular.
 Los linfocitos B se diferencian en células plasmáticas y linfocitos B de memoria.
 Los linfocitos T se subdividen en : células T citotoxicas, células T cooperadoras y
células T de memoria
a) Inmunidad humoral o del linfocito B: Producción de anticuerpos para degradar
microorganismos extracelulares (bacterias)
Acciones:
1. Eliminación de bacterias invasoras
2. Neutralización de toxinas bacterianas
3. Prevención de las infecciones virales
4. Célula presentadora de antígeno
Ciclo del linfocito B
o Madura en la medula ósea y luego migra al tejido linfoide que es el lugar donde será
estimulado
o La maduración implica la formación de una inmunoglobulina específica que lo
expresa en su membrana sin la presencia de un antígeno.
o La activación puede ser en forma directa con el antígeno o más completa con la ayuda
del linfocito T helper.
Inmunoglobulinas
Los anticuerpos circulantes protegen al huésped mediante la unión y neutralización
de toxinas, virus, bacterias, opsonización de bacterias y activación del complemento
Clases de inmunoglobulinas
Ig G: es la más abundante está presente en los líquidos corporales e ingresa con
facilidad en los tejidos. Es la única que atraviesa la placenta. Protege contra bacterias,
toxinas y virus.
Ig A: está en la saliva, lágrimas, calostro, secreciones bronquiales, gastrointestinales,
prostáticas y vaginales. Impide la adherencia de los virus y bacterias a las mucosas.
Ig M: es una macromolécula (pentamérica), es la primera Ig que aparece en respuesta
a un antígeno lo que sugiere infección aguda.
Ig D: se encuentra en las membranas celulares de linfocito B, actúa como receptor.
Ig E: participa en la inflamación, alergias, infecciones parasitarias. Se une a los
mastocitos y basófilos para liberar histamina.

b) Inmunidad celular o del linfocito T: Producción de linfocitos t citotóxicos virus,


hongos, TBC, rechazo de trasplantes, tumores. Es mediada por los linfocitos T
Pasos de la acción del linfocito T:
1. Reconocimiento del antígeno.
2. Presentación del antígeno por la célula presentadora de antígeno.
3. Activación del linfocito T virgen.
Los linfocitos CD4 son activados por la célula presentadora de antígeno en dos
direcciones:
1. Linfocitos helper t1 colaboran con la inmunidad celular : activan macrófagos
2. Linfocitos helper t2: activan células plasmáticas
Los linfocitos CD8: son citotóxicos inducen apoptosis o por linfocinas
Los linfocitos están principalmente en los ganglios linfáticos, pero también se
localizan en bazo, submucosa del aparato digestivo, timo, médula ósea
Linfocitos T y timo
El timo asegura que los linfocitos T que abandonan el timo no reaccionen con
antígenos propios (proteínas).
El timo presenta a los auto antígenos y si un linfocito T reacciona es destruido y
fagocitado.

7.3. Cómo reconoce el linfocito al antígeno


Los sistemas de reconocimiento están compuestos por receptores específicos
ubicados sobre la membrana del linfocito:
Linfocitos B: por anticuerpos presentes en la membrana celular
Linfocitos T: por receptores de células T, que reconocen el antígeno procesado en
asociación con una proteína de reconocimiento de lo propio: CMH
Los anticuerpos de los linfocitos B reconocen casi todo tipo de moléculas (azúcares,
lípidos, hormonas, macromoléculas, ácidos nucleicos y proteínas).
Las moléculas del Complejo Mayor de Histocompatibilidad (CMH)
Son proteínas que sirven como patrón de comparación entre lo propio y el antígeno.
Estas proteínas están en la membrana celular y son codificadas por el cromosoma 6.
Se subdividen en 2 familias:
Clase I: están presentes en todas las células e interactúan unidas al antígeno con los
linfocitos T8
Clase II: se encuentran en la célula presentadora de antígeno e interactúan con
linfocitos T4 (helper).

VIII. RESPUESTA INFLAMATORIA


La inflamación se caracteriza por: 1) la vasodilatación de los vasos sanguíneos
locales, con el consiguiente exceso de flujo sanguíneo local; 2) el aumento de la
permeabilidad de los capilares, lo que permite la fuga de grandes cantidades de
líquido hacia los espacios intersticiales; 3) a menudo la coagulación del líquido en
los espacios intersticiales por un aumento en las cantidades de fibrinógeno y otras
proteínas que salen de los capilares; 4) la migración de un gran número de
granulocitos y monocitos al tejido, y 5) la tumefacción de las células tisulares.
Algunos de los muchos productos tisulares que provocan estas reacciones son la
histamina, la bradicinina, la serotonina, las prostaglandinas, varios productos de
reacción diferentes del sistema del complemento, los productos de reacción del
sistema de coagulación de la sangre y múltiples sustancias llamadas linfocinas, que
liberan los linfocitos T sensibilizados. Varias de estas sustancias activan con fuerza
el sistema macrofágico y en pocas horas los macrófagos comienzan a devorar los
tejidos destruidos. Sin embargo, a veces, los macrófagos también lesionan las células
tisulares que están todavía vivas.
Efecto «tabicador» de la inflamación. - Uno de los primeros resultados de la
inflamación es «aislar» la zona lesionada del resto de los tejidos. Los espacios
tisulares y los linfáticos de la zona inflamada se bloquean con coágulos de
fibrinógeno de manera que durante algún tiempo apenas fluye líquido a través de los
espacios. Este proceso de tabicación retrasa la diseminación de bacterias y productos
tóxicos.
Respuestas del macrófago y el neutrófilo durante la inflamación:
Los macrófagos tisulares proporcionan una primera línea de defensa contra la
infección, a los pocos minutos de comenzar la inflamación, los macrófagos ya
presentes en los tejidos, comienzan de inmediato sus acciones fagocíticas. Cuando se
activan por los productos de la infección y de la inflamación, el primer efecto es el
aumento de tamaño rápido de cada una de estas células. Después, muchos de los
macrófagos previamente sésiles pierden sus inserciones y se hacen móviles,
formando la primera línea de defensa frente a la infección durante la primera hora o
más. El número de estos macrófagos movilizados no es a menudo grande, pero puede
salvar la vida.
La invasión por neutrófilos de la zona inflamada es una segunda línea de
defensa:
Alrededor de la primera hora siguiente a la infección, un gran número de neutrófilos
comienza a invadir la zona inflamada desde la sangre. Esta mutación se debe a
citocinas inflamatorias (p. ej., factor de necrosis tumoral e interleucina 1) y otros
productos bioquímicos producidos por tejidos inflamados que inician las siguientes
reacciones:
1. Provocan una mayor expresión de moléculas de adhesión, como selectinas y
molécula de adhesión intracelular 1 (ICAM-1) en la superficie de las células
endoteliales en los capilares y las vénulas. Estas moléculas de adhesión, que
reaccionan con moléculas de integrina complementarias en los neutrófilos, hacen que
estos se peguen a las paredes de los capilares y las vénulas de la zona inflamada. Este
efecto se denomina marginación. 2. Hacen también que las uniones intercelulares
entre las células endoteliales de los capilares y las vénulas pequeñas se aflojen, lo
que deja aberturas suficientemente grandes para que los neutrófilos avancen
directamente desde la sangre hacia los espacios tisulares por diapédesis. 3. Provocan
la quimiotaxia de los neutrófilos hacia los tejidos lesionados.
De este modo, varias horas después de que comience la lesión tisular, la zona está
bien suplida de neutrófilos. Debido a que los neutrófilos sanguíneos ya son células
maduras, ya están preparados para comenzar de inmediato sus funciones de limpieza
matando bacterias y eliminando materiales extraños.
Aumento rápido del número de neutrófilos en la sangre: «neutrofilia»
A los pocos minutos de empezar una inflamación aguda e intensa, el número de
neutrófilos en la sangre aumenta a veces cuatro a cinco veces: desde una cifra normal
de 4.000-5.000 hasta 15.000- 25.000 neutrófilos por microlitro. A esto se le llama
neutrofilia, que significa aumento del número de neutrófilos en la sangre. La
neutrofilia se debe a los productos de la inflamación que entran en el torrente
sanguíneo, llegan a la médula ósea y allí actúan sobre los neutrófilos almacenados
para movilizarlos hacia la sangre circulante. Esto deja incluso más neutrófilos
disponibles para la zona tisular inflamada.
La segunda invasión de macrófagos del tejido inflamado es una tercera línea de
defensa
Junto con la invasión de los neutrófilos, los monocitos procedentes de la sangre
entran en el tejido inflamado y aumentan de tamaño hasta convertirse en macrófagos.
Pero el número de monocitos en la sangre circulante es bajo. Además, la reserva de
monocitos en la médula ósea es mucho menor que la de neutrófilos. Por tanto, el
aumento de macrófagos en la zona del tejido inflamado es mucho más lento que el
de los neutrófilos y necesita varios días para ser eficaz.
La mayor producción de granulocitos y monocitos en la médula ósea es una
cuarta línea de defensa
La cuarta línea de defensa es una mayor producción de granulocitos y monocitos en
la médula ósea. Esta acción se debe a la estimulación de las células precursoras de
granulocitos y monocitos en la médula. Pero transcurren 3-4 días antes de que los
granulocitos y monocitos recién formados alcancen la fase de dejar la médula ósea.
Si el estímulo procedente del tejido inflamado continúa, la médula ósea puede
continuar produciendo estas células en enormes cantidades durante meses e incluso
años, a veces 20-50 veces con respecto a lo normal.

Control por retroalimentación de las respuestas del macrófago y del neutrófilo


Aunque se han implicado más de dos docenas de factores en el control de la respuesta
del macrófago a la inflamación, se cree que cinco de ellos desempeñan funciones
dominantes. Estos se muestran en la imagen siguiente:
Son: 1) el factor de necrosis tumoral (TNF); 2) la
interleucina 1 (IL-1); 3) el factor estimulador de
colonias de granulocitos-monocitos (GM-CSF); 4) el
factor estimulador de colonias de granulocitos (G-
CSF), y 5) el factor estimulador de colonias de
monocitos (M-CSF). Estos factores los forman los
macrófagos activados en los tejidos inflamados y en
menores cantidades las células tisulares inflamadas.
Las causas de esta mayor producción de granulocitos
y monocitos en la médula ósea son sobre todo los tres
factores estimulantes de colonias, uno de las cuales,
GM-CSF, estimula la producción de granulocitos y
monocitos; los otros dos, G-CSF y M-CSF. Esta
combinación de TNF, IL-1 y factores estimuladores de colonias constituye un
poderoso mecanismo de retroalimentación que comienza con la inflamación tisular
y conduce a la formación de un gran número de leucocitos defensivos que ayudan a
eliminar la causa de la inflamación.
IX. SERIE GRANULOCÍTICA:
Es la generación de los granulocitos polimorfonucleares de la sangre: neutrófilos,
basófilos y eosinófilos.
A los granulocitos (neutrófilos, eosinófilos y basófilos) también se les llama
polimorfonucleares (PMN) debido a que presentan un núcleo hipercromático con
lobulaciones o segmentos irregulares; siendo que:
 El neutrófilo posee un núcleo con 3 a 4 segmentos unidos por puentes nucleares muy
delgados
 El eosinófilo por lo general tiene 2 segmentos (pero puede tener 3)
 El basófilo puede tener un núcleo redondeado o con una escotadura que le hace dar
la forma de 2 segmentos.

La granulopoyesis es la ruta de diferenciación de los granulocitos o


polimorfonucleares desde la célula progenitora Granulocito-Monocito (GM) hasta
neutrófilo, basófilo y eosinófilo, la cual incluye 6 tipos de células de las cuales las 2
primeras son iguales para las tres líneas celulares y las cuatro siguientes presentan
diferencias en cada uno de los futuros granulocitos.
a) Las tres primeras generaciones celulares en esta ruta de diferenciación, las cuales son
iguales para los dos tipos de granulocitos son:
1. Mieloblasto
2. Promielocito

b) Las siguientes cuatro grupos celulares presentan diferencia para cada línea celular
partir del:
3. Mielocito eosinófilo, basófilo y neutrófilo
4. Metamielocito eosinófilo, basófilo y neutrófilo
5. Cayado eosinófilo, basófilo y neutrófilo
6. Segmentado eosinófilo, basófilo y neutrófilo.

a) MORFOLOGÍA DE LA SERIE GRANULOCÍTICA:


1. MIELOBLASTO:
- Es una célula de gran tamaño, con un diámetro de entre 14 y 20 µm.
- Tiene un núcleo grande de cromatina laxa y dos o tres nucléolos bien diferenciados.
- El citoplasma es moderadamente basófilo y no contiene gránulos.
2. PROMIELOCITO:
- Es la célula con mayor tamaño de la granulopoyesis, con un diámetro de 16-25 µm.
- Tiene un núcleo con una ligera escotadura, con cromatina algo condensada y
nucléolos evidentes. El núcleo es algo más pequeño.
- El citoplasma es basófilo y contiene en su interior unos pocos gránulos inespecíficos
(azurófilos).

b) MORFOLOGÍA DIFERENCIADA DE LA SERIE GRANULOCÍTICA:

9.1 SERIE NEUTRÓFILA

3. MIELOCITO NEUTROFILO:
- Tiene un diámetro de 12-18 µmSu núcleo presenta una escotadura más evidente y su
cromatina es más condensada.
- Su citoplasma es ligeramente acidófilo porque además de gránulos inespecíficos
empieza a sintetizar gránulos específicos de los neutrófilos.
4. METAMIELOCITO NEUTROFILO:
- Es algo más pequeño que el anterior, con un diámetro de 10-15 µm.
- Tiene un núcleo con una escotadura evidente, con cromatina más condensada.
- En este, el 80% de los gránulos son secundarios.
- El metamielocito neutrófilo madura y da lugar al cayado o banda.

5. CAYADO O EN BANDA:
- Tiene un núcleo con una escotadura muy pronunciada, pero que todavía no tiene
lóbulos.
- Tiene un citoplasma con gránulos inespecíficos y gránulos secundarios (80%).
- El cayado o banda da lugar por diferenciación al segmentado o polimorfonuclear.

6. POLIMORFONUCLEAR NEUTROFILO (maduro):


- Tiene un núcleo bilobulado o trilobulado y que puede llegar hasta 5, unidos por finas
hebras de cromatina. Y la cromatina forma gruesos grumos en donde no se distinguen
nucléolos.
- Tiene gránulos inespecíficos (miden 0.5 µm de diámetro) e específicos (miden 0.2
µm de diámetro).
- Son los más números (55-60%).
- Mide unas 9-12 µm de diámetro en los frotis.
- En mujeres el núcleo presenta el palillo de tambor (cromosoma sexual o cuerpo de
Barr).

SERIE NEUTRÓFILA

9.2 SERIE EOSINÓFILA


3. MIELOCITO EOSINOFILO:
- Menos números que los mielocitos neutrófilos.
- Es una célula más pequeña (15 µm).
- Su núcleo presenta una escotadura más evidente y su cromatina es más condensada
que la anterior.
- Su citoplasma es ligeramente eosinofilos porque además de gránulos inespecíficos
empieza a sintetizar gránulos específicos de los eosinofilos.
- Se divide y da lugar al metamielocito Eosinófilo.

4. METAMIELOCITO EOSINOFILO:
- Es algo más pequeño que el anterior.
- Tiene un núcleo con una escotadura evidente, con cromatina más condensada.
- Tiene un citoplasma más Eosinófilo.
- En este, el 80% de los gránulos son secundarios, son más abundantes que los
inespecíficos.
- El metamielocito Eosinófilo madura y da lugar al Eosinófilo.

5. EOSINOFILO:
- Tiene un núcleo bilobulado (en gafas de sol) unidos por una hiebra fina de cromatina
condensada.
- Tiene gran cantidad de gránulos eosinofilos y citoplasma muy Eosinófilo.
- En el frotis miden de 12 a 15 µm. Circulan de 6 a 10 horas en la sangre y después se
introducen en los tejidos donde permanecen de 8 a 12 días.

SERIE EOSINÓFILA

9.3 SERIE BASOFILA


3. MIELOCITO BASOFILO:
- Son células escasas.
- Tiene un núcleo de cromatina condensada, pero menos condensada que los
mielocitos anteriores y de tinción más pálida.
- Tiene una ligera escotadura en el núcleo.
- Su citoplasma es ligeramente basófilo. Contiene gránulos inespecíficos
(mayoritariamente) pero empieza a sintetizar gránulos específicos propios de los
basófilos.
- Se divide y da lugar al metamielocito basófilo.

4. METAMIELOCITO BASOFILO:
- Es algo más pequeño que el anterior.
- Tiene un núcleo con una escotadura evidente, con cromatina más condensada, pero
menos que los metamielocitos anteriores.
- Tiene un citoplasma un poco más basófilo.
- En este, el 80% de los gránulos son secundarios del basófilo, solo el 20% son
inespecíficos.
- El metamielocito eosinofilos madura y da lugar al basófilo.

5. BASOFILO:
- Tiene un núcleo bilobulado o en “J” o en “U” o en “S”.
- Tiene cromatina condensada, pero menos que los neutrófilos y los eosinofilos, con
gránulos específicos abundantes e inespecíficos menos abundantes.
- Son la población menos abundante (0,5-1%).
- Miden unas 8 a 10 micras en el frotis.
- Están unas 5 a 7 horas en sangre.

SERIE BASÓFILA

X. SERIE ERITROCÍTICA
Es el proceso de maduración de la serie eritropoyética desde proeritroblasto hasta
glóbulo rojo.
La primera célula que puede identificarse como perteneciente a la serie eritrocítica
es el proeritoblasto.
Una vez que ha formado el proeritoblasto, se divide múltiples veces formando
finalmente muchos eritrocitos maduros.
Las células de primera generación se llaman eritroblastos basófilos porque se tiñen
con colorantes básicos; la célula ha acumulado en este momento muy poca
hemoglobina.
En las generaciones siguientes las células se llenan de hemoglobina hasta una
concentración de alrededor del 34%, el núcleo se condensa hasta un tamaño pequeño
y su resto final se absorbe o expulsa de la célula. Al mismo tiempo se reabsorbe el
retículo endoplásmico. La célula en este estadio se llama reticulocito porque todavía
contiene una pequeña cantidad de material basófilo, que corresponde a restos de
aparato de Golgi, mitocondrias y algunos citoplasmáticos.
El material basófilo restante en el reticulocito desaparece normalmente en 1-2 días,
y la célula es después un eritrocito maduro. Debido a la corta vida de los reticulocitos,
su concentración entre los eritrocitos sanguíneos es normalmente algo menos de 1%.
SERIE ERITROIDE

XI. LÍNEA MEGACARIOCÍTICA

Las plaquetas, también denominadas trombocitos, son fragmentos citoplasmáticos


provenientes de una célula conocida como megacariocito. Los megacariocitos son
células de gran tamaño (80 a 150 um de diámetro) que se encuentran en mayor
medida en la médula ósea y en menor cantidad en el bazo y pulmones. De igual forma
que los eritrocitos y leucocitos, los megacariocitos se desarrollan a partir de una
célula troncal (stem cell) pluripotencial (PSC) bajo la influencia de factores
estimuladores de colonias (CSF) producidas por macrófagos, fibroblastos, linfocitos
T y células endoteliales estimuladas. La diferenciación de las células troncales en
megacarioblastos productores de plaquetas estaría influenciada por las interleucinas
3, 6 y 11 y el CSF megacariocito (Meg-CSF) y el CSF granulocito (G-CSF) estimulan
de manera sinérgica la producción de células progenitoras.
Se considera que las células de la médula ósea generan Meg-CSF en respuesta a la
masa megacariocítica. Con la reducción del número de megacariocitos, la cantidad
de Meg-CSF aumenta. La Trombopoyetina se genera sobre todo en el riñón y en
menor medida en el hígado y el bazo, en respuesta a la demanda de plaquetas. De
manera específica, se une al receptor de trombopoyetina, C-mpl, y estimula el
crecimiento de megacariocitos y la producción de plaquetas. Además, estimula la
liberación de plaquetas.

Mientras que el bazo cumple un papel activo en la regulación de la cantidad de


plaquetas. Alrededor del 30% de las plaquetas de sangre periférica se secuestra en el
bazo en cualquier momento.

Maduración de la plaqueta

La producción de plaquetas presenta otras características que son únicas de las otras
células hematopoyéticas. Los megacariocitos no presentan división celular completa.
Un proceso denominado endomitosis o endorreduplicación, en la que falta la telofase
normal, crea una célula con un núcleo multilobulado. Cada lóbulo del núcleo es
diploide (2N), con un complemento de 23 pares de cromosomas capaces de realizar
la transcripción. Los megacariocitos son poliploides, esto es, poseen más de 2 pares
de cromosomas completos. Los megacariocitos en general presentan de 8 a 16 pares
de cromosomas. Cuando la tasa de producción de plaquetas se encuentra en estado
de equilibrio, el megacariocito medio de 8N o 16N, produce alrededor de 2000 a
4000 plaquetas.

La figura 1 es un esquema de la maduración de los megacariocitos. Las células


identificables por su morfología se describen a continuación:
Figura 1. Maduración de los megacariocitos.

a) MEGACARIOBLASTO.(fig.2)
La primera célula en la secuencia de
maduración se denomina
megacarioblasto (MK1). En los
casos típicos los megacarioblastos
tienen un diámetro de 10-15 um con
una proporción elevada entre núcleo
y citoplasma. Poseen un solo núcleo
con dos a seis nucléolos. El
citoplasma es escaso y azul y no Figura 2. Megacarioblasto
contiene gránulos. Se parecen a linfocitos o a otros blastos de la médula ósea y por
ende no pueden identificarse con precisión solo sobre la base de su morfología.
Durante este estado pueden sufrir división nuclear y aumentar el volumen del
citoplasma y alcanzar un diámetro de hasta 50 um. En ocasiones los megacarioblastos
ingresan en la circulación y viajan a lugares extramedulares, donde pueden continuar
su maduración. En pacientes con leucemia mielocitica crónica y otras patologías
mieloproliferativas pueden observarse micromegacariocitos.
b) PROMEGACARIOCITO.(fig.3)
El megacarioblasto madura y se convierte en un promegacariocito (MK2), que rece
y alcanza un diámetro de 80 um. Tres tipos de gránulos formados en el aparato de
Golgi, denominados denso, alfa y lisosómico, están dispersos en todo el citoplasma.

Figura 3. Promegacariocito. Célula grande sin lóbulos


nucleares.

c) MEGACARIOCITO BASÓFILO. (Fig. 4)


Los distintos patrones de
granulación y las divisiones finales
del núcleo se producen en el tercer
estadio, denominado
megacariocito basófilo (MK3).
Las líneas citoplasmáticas de
demarcación comienzan a hacerse
notorias y delinean fragmentos
citoplasmáticos individuales que
luego se liberan como plaquetas.
Figura 4. Megacariocito basófilo. Citoplasma muy
Cada área demarcada contiene una azul con líneas de demarcación evidentes.

membrana, un citoesqueleto, un sistema de micrótubulos, canales y una porción de


gránulos citoplasmáticos. Cada área posee también un depósito de glucógeno que
contribuye con el sostén de la plaqueta durante 9 a 11 días. Luego, el fragmento
citoplasmático desarrolla una membrana con distintos tipos de receptores de
glucoproteínas que permiten la activación, la adherencia, la agregación y el
entrecruzamiento.

d) MEGACARIOCITOS. (fig.5)
En la etapa final de la maduración,
el megacariocito maduro (MK4)
libera segmentos citoplasmáticos a
través de fenestraciones sinusoides
medulares en un proceso
denominado brote o
desprendimiento de plaquetas.
(fig.6). Cunado todas las plaquetas
han sido liberadas hacia el torrente
sanguíneo, los núcleos desnudos Figura 5. Megacariocito activo (formador de
plaquetas). Nótese la fase inicial del brote
restantes son fagocitados por los plaquetario.
histiocitos medulares. Gracias a su tamaño, los megacariocitos pueden detectarse con
rapidez en una película medular coloreada con la tinción de Wright, utilizando un
objetivo 4x o 10x. su hallazgo sin demasiada búsqueda en general indica producción
adecuada. La hiperplasia megacariocítica indica una respuesta normal al aumento de
la demanda o una proliferación autónoma, como la observada en las patologías
mieloproliferativas. El agrupamiento de megacariocitos suele observarse en
patologías mieloproliferativas.
Figura 6.. Extensión del megacariocito que da lugar a
plaquetas.

e) PLAQUETAS.
Cuando las plaquetas ingresan en la circulación sanguínea periférica, su diámetro
promedio es de 2.5 um. Lamentablemente, este tamaño está muy cerca del poder de
resolución del microscopio óptico y no es posible observar los detalles. Por lo tanto,
la mayor parte del trabajo microscópico en plaquetas se efectúa por microscopio
electrónico. En su mayoría, las plaquetas no estimuladas son discos lentiformes con
márgenes lisos. La estructura plaquetaria puede dividirse en áreas: periférica, sol-gel,
organela y de membrana. (Fig.7).
Figura 7. Dibujo que representa la ultraestructura de la plaqueta que muestra
organelas y áreas importantes.

XII. LÍNEA LINFOIDE


los linfocitos son los leucocitos sanguíneos del ser humano que se desarrollan no solo
en a médula ósea sino también en tejidos denominados órganos linfáticos primarios
y secundarios. En los seres humanos los órganos primarios son el timo y la médula
ósea, mientras que los lugares secundarios son bazo, placas de Peyer en el tracto
gastrointestinal, anillo de Waldermyer en las amígdalas y adenoides, y ganglios
linfáticos distribuidos en todo el organismo.
Las células circulan por el organismo a través de la sangre periférica y la linfa, que
las llevan a los sitios de acción. Los linfocitos migran desde el conducto torácico a
través del endotelio del vaso hasta los ganglios linfáticos hacia la circulación y luego
vuelven.

Desarrollo. (fig.8)

Es probable que, como resultado de un estímulo hormonal específico, la maduración


inicial de la PSC produzca una célula troncal para la célula linfoide (CFU-L), que
madura en distintos sitios. El timo y la médula ósea producen linfocitos, estimulan la
diferenciación y son independientes de la estimulación antigénica. Ciertas linfocinas
y proteínas externas como las proteínas G regularían la diversidad existente en la
diferenciación de los linfocitos T y B. estos sitios determinan en gran medida la
funcionalidad de la célula. Las células que se desarrollan bajo la influencia del timo
se denominan linfocitos T y tienen en conjunto de receptores y respuestas específicos
y únicos. Los linfocitos B provienen de la médula ósea y poseen un conjunto de
funciones y capacidades diferentes. La célula terminal de la maduración del linfocito
B es el plasmocito. Una vez que actuaron los estímulos ambientales, los linfocitos
migran a los tejidos linfáticos secundarios como el bazo y las amígdalas, que actúan
como los repositores principales de los linfocitos diferenciados.
Las interacciones celulares para la presentación del antígeno a las células tienen un
papel fundamental en el cebado de células para proliferación y efecto en la
maduración celular, en especial los linfocitos T. Estas células son ahora sensibles a
antígenos específicos.
Mas allá de los factores ambientales, las células pueden, cuando se observan por
métodos de tinción tradicional tipo Romanowsky, dividirse en tres estadios
morfológicos macroscópicos: linfoblasto, prolinfocito y linfocito maduro.

Figura 8. Esquema de la diferenciación de los linfocitos T y B, que muestran los


agentes de diferenciación y estimulación apropiados.

Maduración del linfocito.

 Linfoblasto a prolinfocito.
El linfoblasto es una célula de tamaño pequeño a mediano (10-18 um) con un núcleo
de redondo a ovalado que contiene cromatina laxa y uno o mas nucléolos activos. El
citoplasma es escaso y presenta basofilia en grado proporcional a la cantidad de RNA
presente (fig.9).

Figura 9. A, Linfoblasto. B, Microfotografia electrónica del linfoblasto.

El estadio siguiente puede ser difícil de distinguir de la etapa de blasto, ya que el


prolinfocito difiere del blasto por cambios sutiles, como una cromatina levemente
mas condesada, una reducción de la prominencia nucleolar y un cambio en el grosor
de la membrana nuclear (fig.10).

Figura 10. Prolinfocito.

 Prolinfocito a linfocito.
La forma más común es el linfocito pequeño, de alrededor de 9 um de diámetro con
citoplasma escaso y unos pocos gránulos azurófilos. El núcleo es redondo a oval, y
su patrón de cromatina es en bloque. Se describió que la célula no se divide o se
encuentra en reposo (fig.11).
El linfocito de tamaño mediano tiene un diámetro de alrededor de 11 a 14 um. Su
citoplasma en general contiene gránulos azurófilos que se distinguen con mayor
claridad, quizá como resultado de una cantidad mayor de citoplasma. Aunque estas
células son más grandes que los linfocitos pequeños, la relación entre núcleo y
citoplasma es en esencia similar. Al igual que los linfocitos pequeños, estas células
no se dividen.
El linfocito grande es el más raro en sangre periférica. Tiene un diámetro de unos 15
um o más, y su citoplasma mas generoso suele adquirir un color azul más oscuro
cuando se tiñe. EL DNA dispuesto en bloque es un poco más laxo. Puede
considerarse que la célula está en transformación dada la presencia de proliferación
celular activa. De acuerdo con el examen por técnicas inmunológicas, esta célula, si
contiene la granulación adecuada, puede ser parte de una subpoblación de células
dependientes del timo denominadas natural killer (NK).

Figura 11. A, Linfocito. B, Microfotografia electrónica del linfocito.


 Linfocito B.
Con su maduración a células pre-B, o prolinfocito, las células desencadenan la
reorganización de los genes de inmunoglobulinas y el desarrollo de
inmunoglobulinas citoplasmáticas, sobre todo de inmunoglobulina D y M (IgD e
IgM). Algunos receptores de membrana son evidentes. Los linfocitos B maduros
destinados a la producción de anticuerpos específicos poseen un complemento
íntegro de IgM e IgD en sus membranas, así como una cantidad completa de
inmunoglobulinas citoplasmáticas. El linfocito B completamente diferenciado es el
plasmocito (fig.12). En la etapa final del desarrollo de la célula, las inmunoglobulinas
de superficie y otros receptores con cantidades abundantes de inmunoglobulinas
citoplasmáticas poseen especificidad.
Figura 12. A, Plasmocito que exhibe el típico citoplasma abundante y el halo perinuclear. B,
Microfotografia electrónica del plasmocito.

 Linfocito T.
La descripción de los linfocitos T es un poco más difícil debido a que los receptores
y los marcadores aparecen, desaparecen y reaparecen durante el desarrollo de la
célula, lo que indica que podrían cumplir alguna función de desarrollo o proliferativa.
El linfocito T primitivo es la CFU-L, que viaja hacia el timo para su maduración y
diferenciación. La célula más precoz en el timo es la pre-T, que muestra la presencia
de TdT y el marcador de linfocito T común (CD2), mientras que el protimocito posee
TdT pero pierde al CD2 y adquiere un receptor de transferrina que parece ser
especifico no para la diferenciación sino para la proliferación celular. El timocito
cortical común se caracteriza por la presencia de TdT, CD1, CD2 y CD4 (subgrupo
de marcador cooperador e inductor) o de CD8 (subgrupo de marcador citotóxico y
supresor). Los linfocitos T maduros pierden todos los marcadores del precursor y
tienen una función activa cooperadora o supresora. Los linfocitos T se diferencia más
tarde con la presencia o a la ausencia de antígenos HLA-D.

XIII. FISIOLOGÍA DE LA COAGULACIÓN


En condiciones fisiológicas la sangre es un tejido líquido y es mantenido en esas
condiciones por:
1. funcionamiento normal del endotelio
2. integridad del sistema vascular
3. funcionamiento normal del sistema hemostático
Endotelio
Protege de la activación plaquetaria: sintetiza prostaciclina (vasodilatador e inhibidor
de la agregación plaquetaria). Sintetiza anticoagulantes trombomodulina, heparina,
inhibidores de la vía del factor tisular (inhiben a la trombina y factores de
coagulación). Regula la fibrinólisis, sintetizan moléculas del sistema fibrinolitico (t-
PA), una proteasa que forma plasmina.
Tejido conectivo Subendotelial (tejido trombogénico)
Lugar donde se adhieren las plaquetas y se activa la coagulación por la presencia de
colágeno. Las plaquetas entran en contacto y se activan. El factor tisular entra en
contacto con el factor VII y lo activa desencadenando la vía extrínseca de la
coagulación.
Sistema hemostático
Ante una lesión vascular, el sistema hemostático está preparado para reaccionar
rápidamente sellando el defecto en la pared: evitar la hemorragia y reparación
Componentes del sistema hemostático
o Mecanismos activadores : favorecen la formación del coagulo
o Mecanismos moduladores: inhiben la formación del coagulo
o Fibrinólisis : disolución del coagulo
Hemostasia 1°: tapón plaquetario
Primer paso: adhesión, se da por las glicoproteínas
Segundo paso: activación y secreción plaquetaria
Tercer paso: el fibrinógeno se une al GPIIb de las plaquetas
Hemostasia 2°: formación del coagulo
El fibrinógeno experimenta un cambio químico que lo convierte en insoluble: fibrina.
Formación de fibrina: la protrombina, gracias al activador de la protrombina se
convierte en trombina; esta trombina es la encargada de convertir el fibrinógeno en
fibrina.
Importancia del calcio
El calcio iónico es importante para el proceso de coagulación. Si se inhibe el calcio,
la sangre se vuelve incoagulable (bolsas de sangre para transfusión).
Si se transfunde 3 U PG hay que infundir calcio para que se pueda coagular la sangre.

Vitamina K (fitomenadiona o antihemorrágica)


Es un cofactor: carboxila proteínas. Es esencial para el funcionamiento de las
proteínas involucradas en la coagulación, estas proteínas tienen la capacidad de unir
calcio en presencia de vitamina K.
Activa la proteína S y C (anticoagulantes naturales)
Sistema fibrinolitico
La fibrinólisis se refiere a la desintegración del coagulo. La degradación de la fibrina
es catalizada por la plasmina que se genera por el plasminógeno
Pruebas de coagulación
 Tiempo de protrombina: 11-15 segundos
 INR 1: Analiza la vía extrínseca
 Tiempo de tromboplastina parcial: 24-32 segundos, analiza la vía intrínseca
 Tiempo de sangría: mide la función plaquetaria
XIV. Bibliografía:
John E. Hall, Ph. D. Arthur C. Guyton. Resistencia del organismo a la infección . Tratado
de Fisiología Médica. 13ra edición. España, Elsevier saunders . p.426-431
John E. Hall, Ph. D. Arthur C. Guyton. Eritrocitos, anemia y policitemia. Tratado de
Fisiología Médica. 13ra edición. España, Elsevier saunders . p.413-419
John E. Hall, Ph. D. Arthur C. Guyton. Eritrocitos, anemia y policitemia. Tratado de
Fisiología Médica. 13ra edición. España, Elsevier saunders . p.445-446
Sheila C. Grossman, Phd Carol Mattson Porth. elementos formes y el sistema
heamtopoyetico. Porth Fisiopatologia. 9ra edición., Wolters Kluwer . p.638-643
Jose Carlos Jaime Perez. David Gomez Amaguer. Hematopoyesis .Hematologia la sangre
y sus enfermedades. 3ra edición. España, Mc Graw Hill. p.16-18
Guyton, A.C. Hall, J.E. .Eritrocitosis.Tratado de fisiología médica. 10ª ed. Madrid:
Elsevier; 2006.p.465-468.
Pereira, J., “Producción, cinética y función de los granulocitos” en Fisiología de la sangre
Mezzano, D. y Pereira, J., (Eds.), capítulo 7, Editorial Universitaria, P. Universidad
Católica de Chile, Santiago, Chile, 1993.
Sheila Grossman. Elementos formes y el sistema hematopoyético. En: Sheila Grossman,
Carol Mattson Porth, editores. Porth Fisiopatología, alteraciones de salud y conceptos
básicos. 9a ed. Barcelona. Wolters Kluwer Health | Lippincott Williams & Wilkins;
2014 .1194.25.
Susan J. Leclair. Leucopoyesis. En: Silvia Rondinone, et al. Hematología: Fundamentos
y aplicaciones clínicas. 2ª ed. Buenos Aires: Médica Panamericana; 2002.p. 125-142
Susan J. Leclair. Megacariopoyesis. En: Silvia Rondinone, et al. Hematología:
Fundamentos y aplicaciones clínicas. 2ª ed. Buenos Aires: Médica Panamericana; 2002.p.
143-152
John E. Hall, Ph. D. Arthur C. Guyton. Resistencia del organismo a la infección:
Inflamación: participación de los neutrófilos y los macrófagos. Tratado de Fisiología
Médica. 13ra edición. España, Elsevier Saunders. p.459-462