Está en la página 1de 2

Curso: Homiletica II

SERMÓN INFERENCIAL DIRECTO

Texto: efesios 6:2.

Sujeto: la honra.

Tema: Honrar a nuestros padres.

Proposición: efesios 6:2 nos sugiere la importancia de honrar a nuestros padres para alcanzar las
promesas del Señor.

Introducción:

A.F.I: Dios nos exhorta a honrar al padre y a la madre. Él valora el honrar a los padres, lo suficiente
como para incluirlo dentro de los 10 Mandamientos (Éxodo 20:12) y nuevamente en el Nuevo
Testamento: “Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo. Honra a tu
padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa, para que te vaya bien, y seas de
larga vida sobre la tierra.” (Efesios 6:1-3)

B.P.E: Honrar: Mostrar respeto y consideración hacia una persona.

C. Explicación: Al envejecer, puede que los padres necesiten nuestra ayuda. Los honramos al
asegurarnos de hacer todo lo posible para que tengan lo que les haga falta. Por ejemplo, justo
antes de morir, Jesús se encargó de que alguien cuidara de su madre (Juan 19:25-27).

O.T: En este momento deseo expresarles de una manera ordenada lo que efesios 6:2 nos sugiere
en cuanto a la importancia de honrar a nuestros padres para alcanzar las promesas del Señor.

I: “Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa” nos infiere
que honrar a nuestros padres es un “Principio inquebrantable”

E: Los padres tienen el derecho a ser amados de una manera especial, porque dieron sus vidas,
porque son nuestros benefactores, nuestros amigos reales y verdaderos que nos ayudan en el
camino de la vida. El padre y la madre deben ser amados siempre, incluso cuando, debido a una
enfermedad o edad avanzada, ya no pueden amarnos como nos gustaría. El verdadero hijo se
reconoce cuando el padre lo necesita. Es una responsabilidad de la que no se debe escapar. De
hecho, cuanto más nos necesitan, más tenemos que tener cuidado de ellos.

I: Ana era estéril, un motivo de gran humillación para las mujeres de la época. Ella oró
fervorosamente a Dios para tener un hijo y fue atendida, le prometió al Señor que entregaría a su
hijo para el sacerdocio, y así lo hizo cuando el pequeño Samuel nació. El muchacho honró la
promesa de su madre y creció bajo el servicio a Dios. Él también honraba a Elí, el sacerdote cuyos
hijos no eran buenos ejemplos a seguir en su trabajo. Entonces, Samuel obedecía a aquel que, en
cierto modo, era su nuevo padre en la vida y en la fe, convirtiéndose en uno de los grandes
profetas de la Biblia. Él fue quien ungió a David como rey.

C: Éxodo 20:12, Mateo 15:4.

A: Cada uno de nosotros debe esforzarse para honrar verdaderamente a sus padres. Esto significa
que debemos hacer un esfuerzo activo para cuidar de sus necesidades (tanto físicas como
espirituales), así como tratarlos con el máximo respeto. No es solo una cosa agradable o sensata
para hacer sino porque es un principio inquebrantable del creador.

Por: Yeslanny Duarte


Curso: Homiletica II

II: “Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa” nos infiere
que honrar a nuestros padres es un “Mandato de Dios”

E: La importancia de honrar a los padres está enfatizada por el hecho de que es un mandamiento
de la ley de Dios.

I: Dios quería saber si Abraham era obediente, y para probarlo, le dijo que sacrificara a Isaac en la
montaña.

C: Lucas 22:42, Génesis 24:67.

A: Ahora comprendemos que el cumplimiento de esta obligación no tiene nada que ver con
nuestros sentimientos o experiencias personales. Evidentemente, la idea de honrar a nuestros
padres tiene que estar reforzada no solo por nuestros sentimientos naturales, sino porque el
“Comandante en Jefe” lo ha ordenado así.

III: “Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa” nos infiere
que honrar a nuestros padres posee una hermosa “Promesa”

E: Honrar significa reconocer y dar importancia a los padres a través de acciones concretas, que
manifiestan afecto y cuidado; y esto tiene como efecto una vida larga y feliz. La felicidad que
promete el mandamiento no se encuentra vinculada a los méritos de los padres, sino en el
reconocimiento y el respeto hacia quienes nos han traído al mundo.

I: Rut (Rut 1:16) le dio honor a su suegra Noemí este acontecimiento le permitió que aun siendo
una Moabita ella formara parte de la genealogía del Mesías.

C: Lucas 15:18, 1Samuel 17:20.

A: Sin duda la Biblia nos da muchas promesas de parte de Dios como sus hijos, pero junto con la
promesa vienen las indicaciones de obediencia y estas van unidas. Si queremos solo las
bendiciones, pues lamentablemente no llegaran, si primero no nos esforzamos en obedecer lo que
Dios nos muestra en su santa palabra, es como cuando nuestros padres terrenales nos premian
por tener buenas calificaciones en el colegio, es decir, las buenas calificaciones son primero y
luego la gratificación, lo mismo sucede en la vida espiritual.

Conclusión: habiendo expuesto el tema honrar a nuestros padres basados en Efesios 6:2
podríamos decir.

I. Es Un Principio Inquebrantable
II. Es Un Mandato De Dios
III. Posee Una Hermosa Promesa

Por: Yeslanny Duarte